¿POR QUÉ?

Interesante capítulo del libro “Los crímenes de los buenos” del autor Joaquín Bochaca. Declaración de Joe Kennedy, padre del famoso asesinado presidente de los EE.UU. del mismo apellido, que ahora se cumplen 50 años del crimen. La Segunda Guerra Mundial la impulsó el sionismo, pero, ¿por qué?. Pasen y lean.Imagen

Sí; ¿ por qué ?. ¿ Por qué esa declaración de guerra ? ¿ Por qué Inglaterra y Francia, los dos mayores imperios coloniales del momento, se meten, sin preparación, en una guerra contra un país que no les pide nada, más aún, que les ofrece su amistad? ¿Por qué el Sionismo se erige súbitamente, en defensor de Polonia, el país de los progroms? ¿Por qué los paladines de la Democracia y del derecho de autodeterminación de los pueblos se oponen al derecho de autodeterminación de Dantzig y hacen una guerra por un ferrocarril y una carretera ? ¿ Por qué las plañideras internacionales que arman un escándalo espantoso por los excesos -indiscutibles- de la “Kristallnacht”, guardan distraído silencio ante las exacciones polacas contra su minoría alemana y pasan, como sobre ascuas, sobre el crimen de Bromberg ? ¿ Por qué un ferrocarril y una carretera y, si se quiere, un pequeño territorio – Dantzig – con un máximo total de unos ochenta kilómetros cuadrados es motivo de una guerra, mientras las anexiones soviéticas, anteriores y posteriores al 3 de Septiembre de 1939, y hasta el momento del ataque alemán a la URSS, que totalizan 6.349.000 kilómetros cuadrados poblados por más de 62.000.000 de habitantes (328), merecen el placet y la alianza de los campeones de la Democracia ? ¿ Por qué un ataque a Polonia desde el Oeste merece la guerra, mientras otro ataque al mismo país merece Imagenel aplauso de las democracias por el mero hecho de haberse realizado desde el Este ? Podríamos continuar inquiriendo porqués que, creemos, han quedado expresa y tácitamente contestados en las páginas precedentes. La guerra se hizo por que los poderes fácticos repetidamente aludidos y expresamente nombrados arrastraron a la misma a los poderes legales, a los gobiernos de Inglaterra y Francia. Por si no bastan los testimonios aducidos hasta ahora, vamos a añadir unos cuantos testimonios de parte contraria, absolutamente irrebatibles que remachan lo ya demostrado: que la Segunda Guerra Mundial fue desencadenada por los BUENOS. Los BUENOS según la tesis masificadora e idiotizante de los “mass media”. En anteriores obras ya hemos dicho quien forzó, obligó, a Chamberlain a dar el paso funesto del 3 de Septiembre de 1939; pero en el contexto de la actual considero imprescindible repetir una de las revelaciones más asombrosas de la Historia, entresacada del diario de James Forrestal, el Secretario de Defensa de los Estados Unidos. “27 de Diciembre de 1945.- Hoy he Jugado al golf con Joe Kennedy, embajador de Roosevelt en Gran Bretaña en los años Imageninmediatos al estallido de la guerra. Le pregunté sobre la conversación sostenida con Roosevelt y Sir Neville Chamberlain en 1938. Me dijo que la posición de Chamberlain en 1938 era la de que Inglaterra no tenía que luchar y que no debería arriesgarse a entrar en guerra con Hitler.

Opinión de Kennedy: Que Hitler habría combatido a Rusia sin ningún conflicto ulterior con Inglaterra, si no hubiese sido por la instigación de Bullitt sobre Roosevelt en el verano de 1939 para que hiciese frente a los alemanes en Polonia, pues ni los franceses ni los ingleses hubieran considerado a Polonia causa de una guerra si no hubiese sido por la constan- te presión de Washington. Bullitt dijo que debía informar a Roosevelt de que los alemanes no lucharían; Kennedy replicó que ellos lo harían y que invadirían Europa. CHAMBERLAIN DECLARO QUE AMÉRICA Y EL MUNDO JUDÍO HABÍAN FORZADO A INGLATERRA A ENTRAR EN LA GUERRA. ” (329).

Todo un Secretario de Defensa de los Estados Unidos da fe, de su puño y letra, de la confesión que le hizo uno de los tres hombres que, mecánicamente, intervinieron en el hecho de forzar a Inglaterra a entrar en la guerra; nada menos que Kennedy, embajador norteamericano en Londres, personalidad política de primer rango y padre de un futuro presidente de los Estados Unidos. Chamberlain, el hombre que técnicamente cursó la declaración de guerra – ¡si lo Imagen
sabrá el !- afirma que quienes le forzaron a ello fueron “América y el mundo judío”. De las dos entidades aludidas por el Premier Británico, una, “el mundo judío”, es de fácil identificación: el Sionismo. Pero… ¿ América ?. ¿ A qué América podía referirse Chamberlain ? No, ciertamente, a la América real, no ciertamente al pueblo americano, cuya actitud conocemos por los resultados de las encuestas Gallup y Roper, ya mencionadas anteriormente. Por “América” sólo podía entender Chamberlain al gobierno americano de entonces, y no creemos que esa interpretación constituya un juicio temerario. Pues bien, aparte Roosevelt, cuya ascendencia Judaica ya se ha mencionando, y su Brain Trust, cuya aplastante mayoría de miembros eran igualmente judíos, aparte del omnipresente Bullitt, en París y en todas partes a la vez, aparte Davies, en Moscú, aparte los dos tercios de los ministros norteamericanos, judíos, debía contarse con el formidable poder del Dinero, el Money Power. La Finanza internacional, hostil por motivos económicos, políticos y raciales a la Alemania Nacionalsocialista. Esta era la “América” aludida por Chamberlain. No podía ser la América real, la de los descendientes de dignos emigrantes europeos, que inequívocamente quería la paz, como lo demostraba al dar sus votos al candidato Imagenque, como Roosevelt, les prometía que “no mandaría a los ciudadanos americanos a luchar en guerras europeas”. La “otra América” fue la que forzó a Inglaterra a declarar la guerra. Creemos es imprescindible traer a colación unos testimonios típicos, testimonios, como siempre, de parte contraria, que reforzaran este aserto que creemos haber ya demostrado, en esta obra y en las precedentes. Por ejemplo, en ocasión de ofrecer una medalla del Instituto Nacional de Ciencias Sociales a Bernard M. Baruch, el apodado “Procónsul de Judá en América”, en Mayo de 1944, el General George Catlett Marshall dijo a los asistentes que, “ya en 1938 Baruch me dijo que Íbamos a destrozar a ese fulano, a Hitler. No se saldrá con la suya” (330). Entre los asistentes se encontraban cinco ministros del gobierno. Quien hacía la sensacional revelación era nada menos que el General Marshall, Jefe del Alto Estado Mayor del Ejército de los Estados Unidos. El mismo Baruch, en Septiembre de 1939, tras una conferencia con Roosevelt hizo la siguiente manifestación a la prensa: “Si mantenemos nuestros precios bajos, aún perdiendo dinero, no hay ninguna razón para que no podamos quitarles sus clientes a los beligerantes. De tal modo, el sistema alemán del barter será destruido. Hace años que luchamos para conseguirlo. Habrá costado una guerra, pero lo habremos logrado” (331).Imagen

Hitler ponía en práctica el patrón-trabajo, opuesto al patrón-oro. En sus relaciones comerciales internacionales preconizaba el barter (intercambio) y estaba dispuesto a no aceptar préstamos bancarios extranjeros (la banca alemana había sido embridada y puesta al servicio del Reich). Esto era fatal para la Alta Finanza Internacional, no ya por el hecho de haber perdido el importante mercado alemán, sino por el peligro que representaba el Reich, en su doble vertiente de su expansión económica y de ejemplo para otros países que desearan romper las cadenas de la Kapintern. La verdad siempre acaba por salir a la superficie. Así, un año después de iniciada la guerra, nada menos que el Times londinense- y el Times, en Inglaterra es, por múltiples razones, bastante más que un simple periódico, como expresión de los poderes fácticos de la Isla- publicó estas reveladoras líneas: “Una de las causas fundamentales de esta guerra ha sido el esfuerzo permanente hecho por Alemania desde 1918, y agravado desde 1933, para asegurarse importantes mercados extranjeros y fortalecer así su comercio, eliminando el paro interno, al mismo tempo que sus competidores se veían obligados, a causa de sus deudas, a adoptar el mismo camino. Era inevitable que que se produjeran fricciones, dado que los productos alemanes eran más baratos y estaban bien hechos” (332). En otro artículo, el mismo periódico hizo la siguiente sorprendente revelación: “En plena guerra, en Alemania, no se habla de la Imagen
necesidad de aumentar los impuestos, ni de estimular el ahorro ni de lanzar enormes
empréstitos de guerra. Muy al contrario. Recientemente acaba de abolirse un importante impuesto. El dinero es tan abundante que, desde nuestro punto de vista no tiene explicación. Hitler parece haber descubierto el secreto de trabajar sin un sistema financiero clásico y haber puesto en marcha un sistema basado en el movimiento perpetuo” (333).
El Times, el órgano de la Finanza inglesa -o radicada en Inglaterra- sabia porqué había estallado la guerra. Se sabe, por ejemplo, que Baruch dijo a Hopkins -llamado la ” mano derecha” de Roosevelt- que ” estaba plenamente de acuerdo con su amigo, Winston Churchill en que la guerra llegara pronto. Pronto estaremos de lleno en ella y los Estados Unidos también, más pronto o más tarde. Tú (Baruch) dirigirás el cotarro en América, y yo (Churchill), en Inglaterra ” (334). Churchill le decía ésto a Baruch en 1937, cuando no era ni ministro, sino simplemente un miembro del Partido en el poder, el Conservador, pero opuesto a la política oficial de dicho partido. Churchill no era ni siquiera un jefe de la Oposición. No era nada. Pero él y Baruch sabían que uno dirigiría el cotarro en América ( como realmente lo hizo, antes y después de Roosevelt) y que el otro lo haría en Inglaterra (como así fue, mientras fue necesario). En otro lugar nos ocuparemos con cierto detenimiento de la figura de Churchill, que era de los buenos hasta que los poderes tácticos dejaron de necesitarlo y lo echaron por la borda, tras otorgarle un ridículo Premio Nobel de Literatura. Hoy en día, ser churchilliano en Inglaterra es símbolo de
“fascismo reaccionario”. Imagen
Pero volvamos a los azarosos tiempos de la preguerra, en que Churchill, el todopoderoso político que nunca fue votado por el pueblo británico, le decía al General Robert E. Wood, en Noviembre de 1936, que “Alemania se está haciendo demasiado fuerte y deberemos aplastarla otra vez”. Esto lo atestiguó bajo juramento ese general norteamericano ante una comisión
investigadora del Senado de su país (335). Algo similar le dijo Churchill al propio von Ribbentrop, cuando éste era embajador en Londres, pero no lo aducimos como testimonio por no ser de parte contraria. Churchill era el hombre de la Finanza Internacional en Inglaterra y amigo personal de Baruch; él era el instigador de Chamberlain, apoyado en tal menester por el embajador americano Kennedy, por el “itinerante” Bullitt y, naturalmente, por la majestuosa influencia de la Casa Rothschild. Mucho se ha hablado de los “negocios de guerra” y de los beneficios de los fabricantes de armamento, pero ésta es una causa circunstancial. La razón principal siempre estribó en que la política financiera de Hitler significaba, a la corta o a la larga -y más a la corta que a la larga- el fin de lo que actualmente se denomina el Establishment: la Finanza Internacional. Añádase a ésto los mesianismos sionistas y, en menor grado, los intereses circunstanciales de los pequeños nacionalismos, a su vez explotados por los grandes nacionalismos, igualmente explotados o embridados por los Poderes Fácticos. Esta es la respuesta al ” ¿ por qué ? ” del epígrafe. No hay otra.Imagen

__________________________________

328 / Desde su nacimiento, la URSS se había anexionado Carelia Meridional y Ucrania, y posteriormeníe Georgia,
Armenia del Norte. Kazakhstan, Uzbekistán, Azerbidjan, Tadjikistan, Kirghizia, Turkmenistán, Tanutuva y la
Mongolia exterior. Si añadimos las anexiones llevadas a cabo entre el 3-1X-1939 y el momento de la invasión
alemana de Rusia, es decir, Besarabia/Bukobina, Carelia Septentrional y media Polonia, mas los tres estados bálticos.
Estonia, Letonia y Lituania, llegamos a más de siete millones de kilómetros cuadrados y a 85 millones de habitantes.-
¡Algo mas que Dantzig! En extensión, y aritméticamente, 87.500 veces más (N. del A.).

329 / James V. Forrestal: ‘”The Forrestal Diaries”, Págs. 221-222.
330 / Citado por Francis Neilson in “The Tragedy of Europe”, Vol V. p. 302.
331 / The New York Times”, 14-IX-1939.

332 / “The Times”, Londres, 11 y 13-X-1940.
333 / “The Times” Londres, 15-X- 1940.
334 / Robert E. Sherwood: “Roosevelt & Hopkins”, p. 113
335 / “The New York Times”; 5-II-1941.

Anuncios

3 pensamientos en “¿POR QUÉ?

  1. Lo triste del asunto, descansa en el cocimiento del comportamiento.

    En un experimento con gaseosa televisivo disfrazado de concurso.,un calavera accionaba unos electrodos con un voltaje en aumento para el concursante que respondía mal a las preguntas. Fueron muy pocos los calaveras que dejaron de accionar la palanca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s