Don Otancredo y Doña Marussia (Cap. 1)

Pastel_1Había un pastel que era todo un reino. Con rey propio. En el convivían el azúcar moreno y la azúcar blanca, la crema, la canela, los huevos, y todo tipo de ingredientes que mantenían al país en pie. Dentro, unos subían y otros bajaban, el que viajaba a su interior a probarlo quedaba maravillado de sabores que una vez probado cambiaban de gozo y explotaba en el gusto un sin fin de extrañas proporciones que por irresistible, era menester dar un solo bocado a cada visitante. Era la única forma que el reino perdurara. Los visitantes querían siempre repetir pero las leyes del pastel eran muy rígidas en este tema.

A veces había discordia entre los ingredientes pero la mano dura del rey aplacaba los ánimos de venganza y los reproches de quién le daba mayor dulzura y consistencia al reino. Pastel_2

Otancredo no era un turista más. Quiso repetir. Fuerte, orgulloso, fiero, altivo, había visitado todo tipo de pasteles y era especialista en su cata. Eso decía a todo el que se encontraba en su camino. A los oídos del rey llegó noticia de su entrada. Otro pastel había conseguido comunicarse para decir que el turista en poco menos de un año había hecho desmoronarse al reino que llevaba en pie cientos de años. Y no crean, no era nada fácil mantener un país tierno tanto tiempo. De padres a hijos hacían maravillas para ser un verdadero pastel de repostería.

Otancredo comió su porción y esperó. El rey le puso de escolta dos azucarillos y les decía después de un año, que aun estaba degustando tan rico bocado. Hasta que le dijo a uno de ellos que quería conversar con el rey. Este accedió a regañadientes, pues ya estaba avisado y no para bien. Dio consentimiento. Algo le decía por dentro que su pastel iba a ser troceado. Tenía esa intuición. A un antepasado, muy lejano en el tiempo el Duque de Gula masacró al condado del Sabor, y este linaje sobrevivió porque un hijo suyo estaba visitando el reino del Horno para aprender el grado perfecto de calor. Nuestro rey del pastel, es su antepasado. Otan2

Otancredo tenía sus planes bien dispuesto para que el rey y su pastel tuviera una negativa por respuesta pero en realidad lo que quería aquel era que se la diese, pues el plan iba un paso por delante…

La Asamblea pastelera gritaba:¡¡¡”menudo pastel”!!!

Seguirá…

G.R-M.

Anuncios

3 pensamientos en “Don Otancredo y Doña Marussia (Cap. 1)

  1. Los lacayos, los pasteleros:

    La obscena y letal deriva aznarista de la coyuntura actual me viene a ofrecer razón (lo siento, deudos de FAES y demás compañeros de la abonada mamandurria del gran conducator) respecto a lo que llevo años denunciando. José María Aznar siempre fue un tigre de papel que, si se analiza bien su trayectoria como hombre acomplejado, no es óbice para que utilizara el poder con la misma ferocidad con la que lo hizo su abuelo durante el franquismo. ¡De casta le viene al galgo!

    La última andanada contra Mariano Rajoy -¡se le nota demasiado que desea fervientemente que pierda el poder para así sacarle la piel a tiras!- viene porque ha tenido un gran fracaso en Cataluña, que lo tuvo, así como otras cuatro elecciones con demérito. Tampoco hace falta ser consejero del tramposo Rupert Murdoch, ni hacer lobby para grandes fondos financieros mundiales, ni tener una mansión en Guadalmina (Marbella), para llegar a tamaña conclusión. Por cierto, que el fiasco en las municipales y autonómicas del 25M fue mayor en las plazas donde acudió como telonero el señor Aznar, léase, Zaragoza, Madrid y Castilla-La Mancha.

    Pero el asunto capital donde se le ve el plumero ególatra es cuando acusa a su sucesor (designado por él) de no defender suficientemente la constitucionalidad de España en Cataluña. ¡Hace falta tener mala baba!

    Aznar, con la enormidad de recursos (muchos públicos) con los que cuenta FAES, debería saber a estas alturas –lo sabe, pero no le interesa- que la lacra fundamental que atenaza al PP es la corrupción. Básicamente, el caso Gürtel, Rato, Blesa, Bárcenas…. Estas son las causas letales para los intereses electorales del Partido Popular.

    Oiga, señor Aznar, ¿puede negar usted mirando de frente que no permitió personalmente que Francisco Correa (Gürtel) entrara a trabajar para el PP? ¿Puede decirnos a cambio de qué? ¿Niega usted que Correa y Álvaro Pérez “El Bigotes” intervinieron muy activamente en la organización de la boda de su hija en El Escorial? ¡Niéguelo, señor Aznar! O lléveme a los tribunales para que yo lo pueda demostrar.

    Oiga, señor Aznar, ¿niega usted que nombró a Rodrigo Rato como vicepresidente del Gobierno? ¿Niega usted que le ofreció en primer lugar ser su sucesor al frente del PP y encabezar la lista de este partido para que intentara ser jefe del gobierno?

    Oiga, señor Aznar, ¿puede decirnos quién fue el dedo que colocó en 1997 a don Miguel Blesa en la presidencia de Cajamadrid? ¿Niega usted que le mandó al señor Blesa emails pidiendo la compra por cuenta de Cajamadrid de unos cuadros del pintor Rueda, al parecer, amigo suyo, a través del protegido Miguel Angel Cortés?

    Podríamos seguir con otros quilombos “made in Aznar”, pero los anteriores son más que suficientes para deshacer sus mentiras. Por ejemplo, recordar los millones que costó al erario público el intentar colgarse la Medalla de Honor del Congreso USA. Podría preguntarle también si conoce la cantidad que pagó el Gobierno español cuando usted lo presidía a la Universidad norteamericana de Georgetown donde, curiosamente, sólo curiosamente, pudo usted hacerse una tarjeta de visita anunciando que era profesor de tan prestigioso centro jesuítico.

    Usted, señor Aznar, es uno de los grandes culpables de que el partido que se hizo enorme bajo su disciplina prusiana pueda acabar dentro de dos meses en el averno.

    (Extraído de MSN)

  2. El KdF Wagen…Quién iba a decir que se coche cuyo proyecto de fabricación fue abandonado en su día por los norteamericanos, auténticos usurpadores venidos del oeste, por considerarlo inviable, iba a ser toda una pesadilla para la industria del automóvil de América.

    Si no nos podemos fiar de los alemanes, es que no nos podemos fiar de nadie. Los alemanes exportan coches a América, pero, ¿cuántos coches fabricados en Norteamérica se venden en Europa? ¿no está cuasi arruinada la General Motors Company?

    Es el mundo de los vencedores de 1945. Hay cosas que no se pueden hacer, y si se hacen hay que correr con los riesgos. Es el mundo del espionaje, del gangsterismo, occidental y oriental.

    Una pena.

  3. La Historia oficial apesta, como un contenedor desbordante de basura al tórrido calor del verano.

    El recibimiento que se hizo en Hamburgo al presidente húngaro Miklós Horty el 24 de agosto de 1938:


    Der Bahnhof Hamburg-Dammtor im zeitgenössischen Festgewand anlässlich des Staatsbesuchs des ungarischen Reichsverwesers und Regenten Miklós Horty. Stets wurde der Bahnhof Dammtor und nicht der Hauptbahnhof für den Empfang von Staatsgästen genutzt. (24.08.1938) Foto: Walter Hollnagel


    Letzte Vorbereitungen zum Staatsbesuch vom ungarischen Regenten Miklós Horty. Während die geladenen Gästen bereits zum Empfang angetreten sind, ist noch ein Arbeiter im Vordergrund mit den letzten Arbeiten am roten Teppich beschäftigt. (24.08.1938) Foto: Walter Hollnagel


    Zeitgenössischer Schmuck anlässlich des Staatsbesuchs des ungarischen Reichsverwesers Miklós Horty am Hamburger Hauptbahnhof. (24.08.1938) Foto: Walter Hollnagel

    Varsovia en 1943:


    Auf seiner Reise in die Ukraine machte Walter Hollnagel auch in Warschau Station, natürlich nicht ohne auch hier auf den Auslöser seiner Kamera gedrückt zu haben. So gelangen ihm hier einmalige Aufnahmen aus dem Alltagsleben der Stadt mitten im Krieg, allerdings ohne das Grauen, das sich nicht weit entfernt im Warschauer Ghetto abspielte. (1943) Foto: Walter Hollnagel


    Starßensszene in Warschau im zweiten Weltkrieg. Nach dem Aufstand der polnischen Heimatarmee zwischen August und Oktober 1944 wurde die Mehrzahl der noch vorhandenen Gebäude auf dem linken Weichselufer von den deutschen Truppen planmäßig gesprengt und Warschau weitgehend zerstört. (1943) Foto: Walter Hollnagel


    In der Nähe der Ostbahnbetriebsdirektion (OBD) Warschau gelang Walter Hollnagel dieser Schnappschuss an einer orthodoxen Kirche, der nebenbei auch den permanenten Mangel an ausreichendem Transportmittel dokumentierte. (1943) Foto: Walter Hollnagel


    Alltag in Warschau mitten im Zweiten Weltkrieg, einer Stadt, die bis zum Einmarsch der deutschen Truppen im September 1939 die größte jüdische Gemeinde Europas beherrschte. Mindestens 300.000 jüdische Bürger wurden von dort deportiert und ermordet. 1941 wurde für Juden die Ghettopflicht eingeführt und das Verlassen des Ghettos sowie jegliche Hilfe für die jüdischen Warschauer unter Todesstrafe gesetzt. Walter Hollnagel fotografierte freilich nur die “Glanzseiten” der Stadt. (1943) Foto: Walter Hollnagel

    Hamburgo en 1947:


    Was mag Walter Hollnagel wohl empfunden haben, seine geliebte Heimatstadt in Schutt und Ruinen wiederzufinden. Die Wohnungsnot war nach dem Krieg derart dramatisch, dass jede irgendwie geartete Räumlichkeit als Wohnung genutzt wurde. Familie Poppenhagen hat sich in den Resten ihres Hauses notdürftig eingerichtet. Das an der Hauswand angebrachte Schild “Die Entnahme jedlichen Materials von meinen Grundstücken ist verboten!” verdeutlicht die eklatante Versorgungslage. Not macht aber auch erfinderisch, wie die in den Vorgarten reichende provisorische Dachrinne aus Doppel-T-Trägern zeigt. (1947) Foto: Walter Hollnagel


    Bei einer Zugfahrt mit der S-Bahn dokumentierte Walter Hollnagel die Ergebnisse der “Operation Gomorrha”, bei der britische Bomber im Juli 1943 Hamburg in einem Feuersturm in Schutt und Asche legten und 35.000 Tote zu beklagen waren. (1947) Foto: Walter Hollnagel


    Die Bombardierung Hamburgs legte ganze Stadtteile in Schutt und Asche. Zwei Jahre nach Kriegsende glaubte angesichts solcher Bilder wohl kaum jemand daran, dass bald wieder eine blühende Stadt aus den Trümmern wachsen sollte. (1947) Foto: Walter Hollnagel


    Die Aufnahmen von Walter Hollnagel aus der fahrenden S-Bahn waren 1947 sicherlich nicht legal. Da er ein Meister der versteckten Schnappschüsse war, hinterließ er uns so einzigartige Bilddokumente aus dem zerstörten Hamburg. (1947) Foto: Walter Hollnagel

    ¿Quiénes fueron los sacrificados? A la vista está.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s