CARTA A FELIPE VI DE ESPAÑA

Como dueño de mi mismo y sin perjuicio de los demás, declaro ante mi y ante mi ente digital que me nombro por mor de mis acaudalados méritos (pobre de solemnidad) en mi vida real y por mis pobres deudas (rico por dispensación), me autoproclamo con todos mis derechos y deberes: Barón del Ámbar.

Al ser la ley y la justicia dos gemelos separados por el destino, la primera que me persiga, la segunda que me aclame y sea guiado ante la ley con la justicia legítima de quien nace igual ante la ley y desigual ante la justicia, por ese motivo me proclamo ante esta última como convenga a mi conveniencia el título que crea conveniente y me merezca por motivos propios y ajenos a mi persona. Uno por ser jurídica y el otro por nacer cuando y donde no pedí.

El hombre es compatible con su “bipolaridad”, incongruencia e imposibilidad de seguir dos caminos a la vez sin confrontar un no-estatus interdependiente de uno mismo, por tanto, al ser mi persona Republicana y vivir en una Monarquía, no tengo más remedio que incorporarme a esta con todas sus consecuencias, es por tanto este, uno de mis méritos para dicha proclamación y nombramiento.

Si me quieren monárquico, seré Barón, si no, me borren mi estado personal de esta nación llamada España.

Por tanto podéis hallarme en mi Hacienda de la Esperanza o en mi Cortijo de la Justicia Social. Espero al BOE, a Felipe VI o a quién quiera que sea recibido (y bien) en estas mis posesiones, que bien ganadas y conquistadas ofrezco a los ciudadanos (antes pueblo) a verlas y a disfrutar en estas estancias que las dispongo a la nación a la que pertenezco, que es España.

Toda persona tiene derecho a una interpocisión si se siente perjudicada personal o institucionalmente en el plazo de treinta (30) días naturales, con lo cual y en dicho tiempo si así no ha sido, el título de Barón, caerá ante la justicia en mi persona.

Sin más y con todo el respeto a las instituciones del Estado y a todos los ciudadanos de la nación, así será, transcurrido este tiempo.

Por tanto me nombro a mi, en nombre de la Monarquía y para mis descendientes todos, Barón del Ámbar.

Y que conste, que no soy nada presuntuoso, pues podría haberme proclamado marqués o duque, pero considero que barón queda bastante elegante y ecuánime a la proporcionalidad de los que algunos podrán llamar usurpasión, y por si la ley me persiguiera, no tendría pena de prisión, al ser el hurto de menor consideración. Esto la Ley. La Justicia me da por hecho y por derecho de por vida la baronía. Así sea.

                                                                                    Firmado: Barón del Ámbar.

Anuncios

2 pensamientos en “CARTA A FELIPE VI DE ESPAÑA

  1. La proclamación de S.M. el Rey Felipe VI:

    España es monárquica, primero de monarquía electiva y luego de monarquía hereditaria, que si bien puede producir cierta desilusión según los sucesores y herederos al trono, ha evitado las confrontaciones partidistas de distintos candidatos, es decir, la lucha entre españoles por un rey.

    Del Rey padre, muchos, grandes y chicos, esperábamos que, al igual que Franco, siguiese gobernando España, por que en realidad es eso lo que en España siempre se ha esperado de un Rey. Hay que decir que los que piensen de otro modo no parecen españoles, sino discípulos de la Enciclopedia, del Iluminismo, de la masonería. Es así y no es de ningún otro modo. Un Rey que no preside el Consejo de Ministros no se entiende en España tomada como nación histórica. Lo que ha ocurrido es que la nación histórica ha sido sustituída por el propio Rey padre por la nación política, que tiene su desarrollo en el bolchevismo judío o en el liberalismo judío. De esta forma sucumbe la tradición frente a la política surgida de esa Enciclopedia, del Racionalismo. Todo esto viene ocurriendo desde Carlos IV. Nuestra tradición de gobierno representada por D. Carlos María Isidro, hizo frente a la influencia judía, masónica, personificada en Fernando VII. Y así desde el siglo XIX hasta hoy.

    La monarquía española es católica y esta seña de identidad tampoco puede borrarse por que forma parte de nuestra identidad como nación, es decir, que somos y hemos sido así desde el principio de nuestra historia como nación, historia que los enemigos de España pretenden borrar.

    ¿Y el Rey Felipe? Los británicos se preguntaron, con una cierta envidia, que para cuándo es el relevo allí; también dijeron que desde luego, al menos el Rey desfiló en un Rolls Royce phantom descapotado. El Rey ha mejorado la percepción que los españoles teníamos de la Institución, pero la realidad es que el Rey padre quiso compaginar la tradición y la modernidad.

    Y ya hemos visto el resultado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s