Dugin y “neonazis”

runas_3Alexander Dugin confunde o lo han hecho confundir a propósito (y lo han conseguido) meter en el saco de sus “enemigos” al Nacional Socialismo (Socialismo Nacional) con la neblina del nombre “neonazis” sobre todo y por todo en el conflicto de Donbáss. Ahí la confusión. Las ramas impiden ver el bosque. Y el bosque lo riega alguien del Pantano: Soros. Judío, ¿y este apoya a los nazis (neos)? Unos compañeros de cama al menos sospechosos. Compañeros sí, pero no hay Nacional Socialismo por medio, es un ardid de conveniencia falsificado. Esto es, avivar el conflicto colocando actores que se deberían odiar atrayendo a la cercana Historia que guardan las naciones en recuerdos que el tiempo aún no ha curado, pero desfasados por la urgencia del cambio de los tiempos en que vivimos. Quiero decir, enfrentamiento Alemania-Rusia (II GM), Ucrania-Rusia (nazis contra soviéticos). El subconsciente existe, y tanto. Soros y el Pantano consiguen con esto un doble juego, al que ha entrado Dugin. Dugin está más cerca del Socialismo Nacional de lo que el cree, y viceversa. El verdadero, el SN que no está tergiversado por el Pantano. Yo apoyo a Dugin, pero soy consciente del error incrustado para hacer daño a ambas partes. Soros mata a dos pájaros de un tiro. A Dugin por “atacar” a la Europa “empantanada” y a los verdaderos Socialistas Nacionales, que aunque dicen ser la “vanguardia” de la lucha contra la Rusia neozarista de Putin, aprovechan (ellos solitos lo hacen) para dar una imagen de lo que no es un Socialista Nacional serio: una especie de ogro asesino sin piedad. ¿Quién gana con esto? Soros y el Pantano. ¿Quién pierde? Dugin y su cuarta teoría política, a la que me sumo. Y soy Socialista Nacional.

Aquí dejo la parte que comporta este escrito del artículo de Dugin:

Hoy en día el Pantano también tiene instrumentos extremos a los que está recurriendo cada vez más. Estos elementos extremos del globalismo transnacional y liberal son:

• Los extremistas de izquierda, anarquistas y ultra-liberales que desafían cualquier forma de orden,
• Los extremistas islámicos de todas las tendencias (en primer lugar, wahhabís y salafistas),
• Grupos chovinistas neonazis de xenófobos perversos.

G.R-M.

por Alexander Dugin – El papel de la sexta columna La estructura del mundo de hoy es simple. Hay un – sigue siendo uno – polo dominante: el pantano, la élite globalista, el núcleo transnacional liberal. Actúa a través de: 1. Las redes liberales y de izquierda (en política, economía, cultura, tecnología, educación, arte). 2. […]

a través de La hegemonía y el ataque terrorista en San Petersburgo — La Cuarta Teoría Política (4TPes)

Dugin and “neo-Nazis”
Alexander Dugin confuses or has made him confuse (and have succeeded) in the sack of his “enemies” National Socialism with the mist of the name “neo-Nazis” especially and for everything in the conflict of Donbass . There the confusion. Branches prevent you from seeing the forest. And the forest is watered by someone from the Swamp: Soros. Jewish, and does this support the Nazis? At least suspicious bed fellows. Companions yes, but there is no National Socialism in the middle, it is a trick of falsified convenience. That is, to enliven the conflict by placing actors who ought to hate attracting the close history that the nations keep in memories that time has not yet healed, but outdated by the urgency of the change of the times in which we live. I mean, Germany-Russia (II GM), Ukraine-Russia (Nazi vs. Soviet) clash. The subconscious exists, and so much. Soros and the Swamp get with this a double game, to which Dugin has entered. Dugin is closer to National Socialism than he believes, and vice versa. The real one, the SN who is not misrepresented by the Swamp. I support Dugin, but I am aware of the embedded error to hurt both parties. Soros kills two birds with one stone. Dugin for “attacking” Europe “bogged down” and the true National Socialists, who claim to be the “vanguard” of the struggle against Putin’s neo-Nazi Russia, take advantage (they alone do) to give a picture of what He is not a serious National Socialist: a sort of ogre-murderer without mercy. Who wins with this? Soros and the Swamp. Who loses? Dugin and his fourth political theory, to which I add. And I’m a National Socialist. Here I leave the part that carries this writing of Dugin’s article:
Nowadays the Swamp also has extreme instruments to which it is appealing more and more. These extreme elements of transnational and liberal globalism are:
• Left-wing, anarchist and ultra-liberal extremists who defy any form of order,
• Islamic extremists of all walks of life (in the first place, Wahhabis and Salafists),
Neo-Nazi chauvinist groups of perverse xenophobes.

Tercera Guerra Mundial: ¿el principio?

Os dejo un artículo interesante de A. Dugin. Interesante por la extraña actitud de Trump respecto al coflicto sirio, que localizado en Siria está estrategicamente globalizado.

Página transversal

por Alexander Dugin – ¿Qué sucedió el 7 de abril de 2017? ¿Puede ser el comienzo de la Tercera Guerra Mundial? Nadie quiere guerras, pero las guerras, por desgracia, suceden. A veces, guerras mundiales. Por lo tanto, creo que primero es necesario – como en el caso de cualquier catástrofe – mantener la calma y prepararse con reflexiones.

Ver la entrada original 3.317 palabras más

EL ENIGMA DE COLÓN

CColonSi una persona quiere borrar su pasado, lo primero que hace es cambiar de identidad. Esta tesis, ya planteada, falla en una interpretación errónea al considerarlo noble portugués que tiene problemas con sus soberanos y para salvar bienes y vida se esconde tras otra personalidad. No es el caso. No digo que no sea portugués, que puede. Quizás no tuviera “patria” en el sentido espiritual, como es el caso de muchos judíos, donde la “tierra prometida” es su morada y no se consideran de donde nacen, esto sólo es un accidente, que a diferencia de los demás mortales, no sienten un vínculo “maternal” donde pusieron el primer pie.

En el siglo XV decir genovés también era decir judío y cuando escribe sólo una vez, que era de Génova ¿Nos querría decir entonces que era de Judá, de Israel? Si nunca quiso que supiéramos de donde venía, no lo iba a poner por escrito. Su hijo también escribió que nunca quiso que lo supiéramos (tampoco lo sabía su vástago), ¿No puede estar ahí la confusión? Todos sabemos que en lo que hoy es España y Portugal el cambio de nombre y apellido de los judíos conversos era lo habitual, e incluso un siglo antes por lo del Arcediano de Écija.firma

El sintomático inmovilismo histórico de darle al Almirante el nombre de Cristóbal Colón, hace que este consiga lo que se propuso: desaparecer del mapa hasta que decidió aparecer en la Historia. Que coincida con otro Cristoforo Colombo (apellido usual) allá por la Lombardía italiana no es más que una casualidad como podría pasar en estas fechas a quien cambie de identidad: que haya otro individuo con el mismo nombre y apellido en la misma época. No es descabellado.

El que cambia de identidad, tiene el privilegio de elegir nombre y apellido y Cristóbal no eligió uno cualquiera. Un judío sabe que su nombre y apellido tiene un significado que no es casual metafísicamente hablando, sino causal física, tribal y religioso-histórico. Por tanto su cambio debía de significar algo, al menos para el.

“Cristóbal Colón” se puede interpretar algo así como “la paloma que porta el cuerpo de cristo (o al mesías, que todavía esperan los judíos)”, que lo lleva, que lo transporta, que viaja con el. Un significado profundo donde no hay duda de una elección premeditada y estudiada.mapa

El que descubra la anterior identidad del Gran Almirante, desvelará el enigma, tendrá el timón de otro viaje, retrospectivo, eso sí, pero que hará avanzar al que aún sigue el curso de la ruta que Don Cristóbal puso en marcha y que fenecido alumbra los negativos (ya digital) de una historia que cuenta: …Y la nave va…

G.R-M.                                                            ccjudios

 

THE ENIGMA DE COLÓN

If a person wants to erase their past, the first thing they do is change their identity. This thesis, already raised, fails in an erroneous interpretation when considering it noble Portuguese that has problems with its sovereigns and to save goods and life hides behind another personality. It is not the case. I do not say that he is not Portuguese, that he can. Perhaps it did not have a “homeland” in the spiritual sense, as is the case with many Jews, where the “promised land” is their dwelling and are not considered from where they are born, this is only an accident, unlike other mortals, They do not feel a “maternal” bond where they put the first foot.

In the fifteenth century to say Genoese was also to say Jewish and when he writes only once, that he was from Genoa. Did he mean to us that he was from Judah, from Israel? If he never wanted us to know where he came from, he would not put it in writing. His son also wrote that he never wanted us to know (his stem did not know), can not the confusion be there? We all know that in what is now Spain and Portugal the change of name and surname of the converted Jews was the usual, and even a century earlier because of the Archdeacon of Ecija.
The symptomatic historical immobility of giving the Admiral the name Christopher Columbus makes him get what he set out to disappear from the map until he decided to appear in history. That coincides with another Cristoforo Colombo (usual surname) back in Italian Lombardy is no more than a chance as it could happen in these dates to who changed identity: that there is another individual with the same name and surname at the same time. It’s not crazy.
The one that changes of identity, has the privilege to choose name and surname and Cristóbal did not choose any one. A Jew knows that his name and surname have a meaning that is not accidental metaphysically speaking, but causal physical, tribal and religious-historical. So his change must have meant something, at least for him. “Christopher Columbus” can be interpreted as something like “the dove that carries the body of Christ (or the Messiah, still awaiting the Jews)”, who carries it, who transports it, who travels with it. A deep meaning where there is no doubt of a premeditated and studied choice.
The one who discovers the previous identity of the Grand Admiral, will reveal the enigma, will have the rudder of another trip, retrospective, yes, but that will advance to the one that still follows the course of the route that Don Cristóbal put in march and that fenecido lights the Negative (and digital) of a story that tells: … And the ship goes …