El Mossad y el asesinato de JFK

Os traigo aquí un artículo muy curioso con el tema hiper manido JFK. Y ya que estamos, pregunto, si se pueden “quitar” presidentes, ¿también se podrán “poner”?

John-F-Kennedy.net

“Israel no necesita disculparse por el asesinato o la destrucción de aquellos que tratan de destruirlo. La primera orden de negocios para cualquier país es la protección de su pueblo.” – Semana Judía de Washington , 9 de octubre de 1997

***

En marzo de 1992, el Representante de Illinois Paul Findley dijo en The Washington Report on Middle East Affairs: “Es interesante, pero no sorprendente, observar que en todas las palabras escritas y pronunciadas sobre el asesinato de Kennedy, la agencia de inteligencia de Israel, el Mossad, nunca ha sido mencionada”.

Teniendo en cuenta que el Mossad es posiblemente la agencia de inteligencia más despiadada y eficiente del mundo, es peculiar que nunca hayan sido escrutados en relación con el asesinato de Kennedy, especialmente cuando prácticamente todas las otras entidades del mundo (menos que los imitadores de Elvis) han sido implicadas. Pero todo eso cambió en enero de 1994 con el lanzamiento de Juicio Final de Michael Collins Piper. En este libro, Piper dice, “El Mossad de Israel fue un jugador principal (y crítico) detrás de las escenas en la conspiración que puso fin a la vida de JFK. A través de sus vastos recursos y a través de sus contactos internacionales en la comunidad de inteligencia y en el crimen organizado, Israel tenía los medios, tenía la oportunidad y tenía el motivo de desempeñar un papel importante en primera línea en el crimen del siglo, y lo hizo.”

¿Su motivo? El muy promocionado primer ministro de Israel, David Ben-Gurion, que gobernó ese país desde su creación en 1948 hasta que renunció el 16 de junio de 1963, se enfureció tanto en John F. Kennedy por no permitir que Israel se convirtiera en una potencia nuclear que, según Collins, en sus últimos días en el cargo mandó a los Mossad que se involucraran en un complot para matar al presidente de Estados Unidos.

Ben-Gurion estaba tan convencido de que la supervivencia misma de Israel estaba en grave peligro que en una de sus cartas finales a JFK dijo: “Señor Presidente, mi pueblo tiene derecho a existir, y esta existencia está en peligro”.

En los días previos a la renuncia de Ben-Gurion al cargo, él y JFK habían estado involucrados en un debate no publicitado y polémico sobre la posibilidad de que Israel tuviera capacidades nucleares. Su desacuerdo finalmente se convirtió en una guerra de palabras de pleno derecho que fue prácticamente ignorada en la prensa. Ethan Bronner escribió sobre esta batalla secreta entre JFK y Ben-Gurion años más tarde en un artículo del New York Times el 31 de octubre de 1998, llamándolo un “sujeto ferozmente oculto”. De hecho, las conversaciones Kennedy/Ben-Gurion siguen siendo clasificadas por el Gobierno de los Estados Unidos. Tal vez este sea el caso porque la rabia y la frustración de Ben-Gurion se volvieron tan intensas , y su poder tan grande dentro de Israel – que Piper sostiene que fue el centro de la conspiración para matar a John Kennedy. Esta postura es apoyada por el banquero neoyorquino Abe Feinberg, quien describe la situación como tal: “Ben-Gurion podría ser vicioso, y tenía tal odio hacia el viejo [Joe Kennedy, Padre, padre de JFK]”. Ben-Gurion despreciaba a Joe Kennedy porque sentía que no sólo era un antisemita, sino que también se había puesto del lado de Hitler durante los años 1930 y 40. [Tocaremos este aspecto de la historia en un próximo artículo titulado La CIA y el crimen organizado: dos caras de la misma moneda].

De todos modos, Ben-Gurion estaba convencido de que Israel necesitaba armas nucleares para asegurar su supervivencia, mientras que Kennedy estaba en contra. Esta incapacidad para llegar a un acuerdo causó problemas obvios. Uno de ellos giró en torno a la decisión de Kennedy de que haría de Estados Unidos su máxima prioridad en lo que respecta a la política exterior, ¡y no a Israel! Kennedy planeaba honrar la Declaración Tripartita de 1950 que decía que Estados Unidos tomaría represalias contra cualquier nación en el Medio Oriente que atacara a cualquier otro país. Ben-Gurion, por otro lado, quería que la Administración Kennedy les vendiera armas ofensivas, particularmente misiles Hawk.

Los dos líderes participaron así en un brutal intercambio de cartas, pero Kennedy no se movería. Ben-Gurion, obsesionado por este tema, se deslizó en la paranoia total, sintiendo que la obstinación de Kennedy era una amenaza flagrante a la existencia misma de Israel como nación. Piper escribe: “Ben-Gurion había dedicado toda una vida a crear un Estado judío y guiarlo a la arena mundial. Y, a los ojos de Ben-Gurion, John F. Kennedy era un enemigo del pueblo judío y de su amado estado de Israel”. Continúa: “La ‘opción nuclear’ no sólo estaba en el núcleo mismo de la visión personal del mundo de Ben-Gurion, sino en la base misma de la política de seguridad nacional de Israel”.

Ben-Gurion estaba tan preocupado por obtener armas nucleares que el 27 de junio de 1963, once días después de renunciar al cargo, anunció: “No conozco a ninguna otra nación cuyos vecinos declaren que desean terminarla, y no sólo declararla, sino prepararse para ello por todos los medios a su alcance. No debemos hacerse ilusiones de que lo que se declara cada día en El Cairo, Damasco e Irak son sólo palabras. Este es el pensamiento que guía a los líderes árabes … Estoy seguro … que la ciencia es capaz de proporcionarnos las armas que servirán a la paz y dester casarán a nuestros enemigos”.

Avner Cohen, en Israel y la Bomba, publicado por Columbia University Press, refuerza este sentido de urgencia escribiendo: “Imbuido de lecciones del Holocausto, Ben-Gurion fue consumido por temores a la seguridad … La ansiedad por el Holocausto llegó más allá de Ben-Gurion para infundir el pensamiento militar de Israel”. Añade además combustible a este punto señalando: “Ben-Gurion no tenía reparos en la necesidad de Israel de armas de destrucción masiva”, y “la visión mundial de Ben-Gurion y su estilo de gobierno decisivo dieron forma a su papel crítico en la instigación del progreso nuclear de Israel”.

Kennedy, por otro lado, fue firme en su negativa a promover la ascensión de Israel a la etapa nuclear. Avener Cohen, en Israel y la Bomba, subraya: “Ningún presidente estadounidense estaba más preocupado por el peligro de la proliferación nuclear que John Fitzgerald Kennedy. Estaba convencido de que la propagación de armas nucleares haría que el mundo fuera más peligroso y socavara los intereses estadounidenses”. Cohen continúa al final de este pasaje: “El único ejemplo que Kennedy utilizó para hacer este punto fue Israel”.

Al darse cuenta de que Kennedy no cambiaría de opinión, Ben-Gurion decidió unir fuerzas con la China comunista. Ambos países estaban muy interesados en crear programas nucleares, por lo que comenzaron sus relaciones conjuntas secretas. Trabajando al unísono a través del intermediario Shaul Eisenberg, quien era socio del corredor de armas del Mossad y contador Tibor Rosenbaum, Israel y China procedieron a desarrollar sus propias capacidades nucleares sin el conocimiento de los Estados Unidos.

Si encuentras este escenario improbable, te insto encarecidamente a leer el excelente libro de Gordon Thomas, Seeds of Fire, donde expone cómo el Mossad y el CSIS (servicio secreto chino) han conspirado en muchas ocasiones no sólo para robar secretos militares estadounidenses, sino también para doctorar programas de inteligencia estadounidenses como el software PROMISE del Departamento de Justicia. Este caso, me temo decirlo, no es más que el primero en el que los ecos del asesinato del JFK todavía se pueden sentir hoy reverberando a través de nuestro mundo posterior al 9-11. El peligro de que Israel desarrollara la Bomba al unísono con China se convirtió en una situación muy volátil, y fue vigilado de cerca por la CIA.

Con la intención de seguir este camino, el israelí construyó una instalación nuclear en Dimona. Cuando Kennedy exigió que Estados Unidos inspeccionara esta planta, Ben-Gurion estaba tan indignado que erigió otra instalación de PHONY que no tenía evidencia de investigación y desarrollo nuclear. (¿Este escenario suena muy familiar para el juego que estamos jugando con Saddam Hussein en Irak en este momento?) Sin embargo, fue totalmente consciente de sus travesuras, JFK le dijo a Charles Bartlett: “Los hijos de puta me mienten constantemente sobre su capacidad nuclear”.

Avner Cohen, en Israel y la Bomba, reitera esta afirmación diciendo que Ben-Gurion había tomado el tema nuclear tan de cerca que “concluyó que no podía decir la verdad sobre Dimona a los líderes estadounidenses, ni siquiera en privado”.

El Dr. Gerald M. Steinberg, profesor de ciencias políticas del Centro BESA de Estudios Estratégicos de la Universidad de Bar-Ilan en Tel Aviv, pesa: “Entre 1961 y 1963, la administración Kennedy ejerció una gran presión sobre Ben-Gurion en el esfuerzo por presionar para la aceptación de la inspección internacional de Dimona y la abdicación israelí de sus armas nucleares. Aparentemente, esta presión no alteró la política israelí, pero fue un factor que contribuyó a la renuncia de Ben-Gurion en 1963”.

Para transmitir la gravedad de esta situación en términos modernos, mire lo que está sucediendo en Iraq con los equipos de seguridad de las Naciones Unidas inspeccionando los palacios reales y búnkeres en busca de armas y materiales nucleares. Este asunto es tan urgente que nuestra nación está al borde de la guerra. Cuarenta años antes, el calor que JFK estaba poniendo sobre Ben-Gurion fue igual de fuerte que lo que George Bush está poniendo sobre Saddam Hussein hoy.

En Israel y la bomba, Avner Cohen refuerza este punto. “Para obligar a Ben-Gurion a aceptar las condiciones, Kennedy ejerció la influencia más útil disponible para un presidente estadounidense para tratar con Israel: una amenaza de que una solución insatisfactoria pondría en peligro el compromiso y el apoyo del gobierno de Estados Unidos con Israel”.

La presión sobre Ben-Gurion fue tan inmensa que terminó dejando el cargo. Pero Kennedy, al más puro estilo pitbull, no dejó que el sucesor de Ben-Gurion, Levi Eshkol, informa Avner Cohen. “Kennedy le dijo a Eshkol que el compromiso y el apoyo de Estados Unidos a Israel ‘podría estar seriamente en peligro’ si Israel no dejaba que Estados Unidos obtuviera ‘información confiable’ sobre sus esfuerzos en el campo nuclear. Las demandas de Kennedy no tenían precedentes. Fueron, en efecto, a un ultimátum. Cohen concluye este pensamiento afirmando: “La carta de Kennedy precipitó una situación cercana a la crisis en la oficina de Eshkol”.

Al final, como todos sabemos, Kennedy fue asesinado en noviembre de 1963; pero menos conocida es que China llevó a cabo su primera prueba nuclear en octubre de 1964. Lo que hace que este evento sea más profundo es la afirmación de Piper de que a pesar de que Israel dijo que sus primeras pruebas nucleares tuvieron lugar en 1979, ¡en realidad ocurrieron en octubre de 1964 junto con los chinos! Si esto es cierto, aparte de agosto de 1945, cuando Estados Unidos lanzó bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, octubre de 1964 podría ser el mes más peligroso de la historia del siglo XX.

Volvamos, sin embargo, al asesinato de JFK y a los resultados directos del mismo con respecto al lobby judío, la política exterior estadounidense y la militarización de Israel. Para entender lo poderoso que es el lobby israelí en este país, el venerable senador J. William Fulbright dijo a CBS Face the Nation el 15 de abril de 1973: “Israel controla el Senado de los Estados Unidos. El Senado es sumiso, demasiado; deberíamos estar más preocupados por los intereses de Estados Unidos en lugar de hacer la oferta de Israel. La gran mayoría del Senado de los Estados Unidos, en algún lugar alrededor del 80%, está completamente en apoyo de Israel; todo lo que Israel quiera; Israel se pone. Esto se ha demostrado una y otra vez, y esto ha hecho que [la política exterior] sea difícil para nuestro gobierno”.

¿Oyes lo que dijo el senador Fulbright? Esto no es un teórico de la conspiración loco o un antisemita del KKK. Es un senador de EE.UU. muy respetado diciendo que alrededor del 80% del Senado está en el bolsillo de la cadera de Israel. Añadiendo influencia a este argumento está el representante Paul Findley, quien fue citado en The Washington Report on Middle East Affairs en marzo de 1992, “Durante la campaña de John Kennedy para la presidencia, un grupo de judíos de Nueva York se había ofrecido en privado para satisfacer sus gastos de campaña si les dejaba establecer su política en Oriente Medio. No es necesario… Como presidente, sólo brindó un apoyo limitado a Israel”.

Para entender cuán importantes fueron las decisiones de Kennedy durante su efímera presidencia, tenemos que examinar el tema de las finanzas de las campañas. Teniendo en cuenta lo influyente que es el lobby israelí en el Senado de los Estados Unidos (escuchando las palabras del senador Fulbright), tuvieron que haberse enfurecido cuando el presidente Kennedy realmente quiso separarse de los métodos actuales de financiamiento de campaña porque hizo que los políticos dependan tanto de las enormes incrustaciones de efectivo de los grupos de intereses especiales. Lamentablemente, Kennedy no tuvo tiempo para implementar este programa, y hasta el día de hoy nuestro sistema político sigue siendo monopolizado por grupos de presión de los mismos grupos de interés especial. Uno sólo puede imaginar qué cambios habrían ocurrido con respecto a nuestra política exterior si Kennedy hubiera erradicado estas víboras y chupasangre de los pasillos del Congreso.

Trágicamente, las ideas de Kennedy nunca llegaron a buen término, y su acalorada batalla con el Primer Ministro Ben-Gurion sobre si se debía permitir a Israel desarrollar un programa nuclear se perdió finalmente. La razón es que Lyndon Baines Johnson, a quien Kennedy tenía la intención de retirarse de su boleto en 1964 debido a su extrema aversión por, tuvo una reversión completa en la política exterior. Como verán, el programa nuclear de Israel no sólo se adelantó sin control; también se convirtieron en el principal beneficiario de nuestra ayuda exterior.

Pero este cambio absoluto no habría ocurrido si Kennedy no hubiera sido asesinado. Hasta que LBJ se convirtió en presidente, Kennedy trató con oriente Medio de una manera que más benefició a los Estados Unidos. Su objetivo principal, y que más mantendría la paz, era un equilibrio de poder en el Medio Oriente para que todas y cada una de las naciones estuvieran seguras. Esta decisión se adhirió a la Declaración Tripartita que los Estados Unidos firmaron en 1950. Pero bajo la administración Johnson, este frágil equilibrio fue anulado, y en 1967 -sólo cuatro años después del asesinato de Kennedy- Estados Unidos era el principal proveedor de armas de Israel, y NUESTROs mejores intereses se pusieron muy por detrás de los de Israel!

Como escribe Michael Collins Piper: “La conclusión es la siguiente: JFK estaba firmemente decidido a impedir que Israel construyese la bomba nuclear. LBJ simplemente miró para otro lado. La muerte de JFK resultó beneficiosa para las ambiciones nucleares de Israel y las pruebas lo demuestran”.

Reuven Pedatzer, en una revisión de Israel y la Bomba de Avner Cohen, en el periódico israelí Ha’aretz el 5 de febrero de 1999 escribió: “El asesinato del presidente estadounidense John F. Kennedy puso fin abruptamente a la presión masiva que está aplicando la administración estadounidense sobre el gobierno de Israel para suspender su programa nuclear”. Continúa: “Kennedy dejó muy claro al Primer Ministro israelí que bajo ninguna circunstancia aceptaría que Israel se convirtiera en un estado nuclear”. Pedatzer concluye: “Si Kennedy hubiera permanecido vivo, es dudoso que Israel hoy tenga una opción nuclear” y que “la decisión de Ben-Gurion de dimitir en 1963 se tomó en gran medida en un contexto de la tremenda presión que Kennedy estaba aplicando sobre él con respecto a la cuestión nuclear”.

Si aún no estás convencido; ¿Qué tal algunos números? En el último año del presupuesto fiscal de Kennedy de 1964, la ayuda israelí fue de 40 millones de dólares. En el primer presupuesto de LBJ de 1965, se disparó a 71 millones de dólares, y en 1966 más que se triplicó de dos años antes a 130 millones de dólares. Además, durante la administración de Kennedy, casi ninguna de nuestra ayuda a Israel fue de naturaleza militar. En lugar de ello, se dividió a partes iguales entre los préstamos para el desarrollo y la asistencia alimentaria en el marco del Programa PL480. Sin embargo, en 1965 bajo la administración Johnson, el 20% de nuestra ayuda a Israel fue para el ejército, mientras que en 1966, el 71% se utilizó para materiales relacionados con la guerra.

Continuando en esta misma línea, en 1963 la administración Kennedy vendió 5 misiles Hawk a Israel como parte de un sistema de defensa aérea. En 1965-66, sin embargo, LBJ puso 250 tanques en Israel, 48 aviones de ataque Skyhawk, además de cañones y artillería que eran todos de naturaleza ofensiva. Si alguna vez te has preguntado cuándo se creó la Máquina de Guerra Israelí, ¡esto es todo! LBJ era su padre.

Según Stephen Green en Taking Sides: America’s Secret Relations with a Militant Israel, “Los 92 millones de dólares en asistencia militar proporcionada en el año fiscal 1966 fueron mayores que el total de toda la ayuda militar oficial proporcionada a Israel acumulativamente en todos los años que se remontan a la fundación de esa nación en 1948”.

Green continúa, “el 70% de toda la asistencia oficial de Estados Unidos a Israel ha sido militar. Estados Unidos ha dado a Israel más de 17.000 millones de dólares en ayuda militar desde 1946, prácticamente la totalidad de las cuales, más del 99%, se ha proporcionado desde 1965”.

¿Puedes ver lo que está pasando aquí? A los dos años del asesinato de JFK, Israel pasó de ser un miembro débil y superado de la volátil comunidad de Oriente Medio que no se le permitió desarrollar armas nucleares a uno que estaba bien en camino de convertirse en una fuerza militar innegable en la escena mundial. John Kennedy firmemente puso el pie en el pie y se negó a permitir que Israel desarrollara un programa nuclear, mientras que LBJ se inclinó hacia atrás para facilitarlos y fortalecerlos. O, como escribió Seymour Hersh en The Samson Option, “Para 1968, el presidente no tenía intención de hacer nada para detener la bomba israelí”.

El resultado de este cambio de enfoque de la administración Kennedy a Johnson es, en mi opinión, la razón PRINCIPAL detrás de nuestros problemas actuales en Oriente Medio que culminó con los ataques del 9-11 y nuestra próxima guerra con Irak (y más allá). Tengo mucha confianza en esta declaración, ya que como señala Michael Collins Piper, aquí están los resultados del asesinato de John F. Kennedy:

1) Nuestra ayuda extranjera y militar a Israel aumentó dramáticamente una vez que LBJ se convirtió en presidente.

2) En lugar de tratar de mantener un BALANCE en el Medio Oriente, Israel emergió repentinamente como la fuerza dominante.

3) Desde la administración de LBJ, Israel siempre ha tenido armamento que era superior a cualquiera de sus vecinos directos.

4) Debido a este innegable y obvio aumento de la Máquina de Guerra de Israel, se ha perpetuado una lucha constante en Oriente Medio.

5) LBJ también permitió a Israel continuar con su desarrollo nuclear, lo que resultó en que se convirtiera en la 6a fuerza nuclear más grande del mundo.

6) Por último, nuestros enormes desembolsos de ayuda extranjera a Israel (aproximadamente 10.000 millones de dólares al año cuando todo está dicho y hecho) han creado una situación de ataques y represalias interminables en el Oriente Medio, además de desprecio y enemistad absolutamente contra los Estados Unidos por desempeñar el papel de facilitador militar de Israel.

En los ojos de Israel, y especialmente de David Ben-Gurion, entonces, ¿cuáles eran sus alternativas: permanecer debilitados (o al menos equilibrados) en relación con sus vecinos y esposados por la negativa de JFK a ceder a su voluntad, o matar al único hombre que se interpone en su camino para convertirse en dominante en el Medio Oriente, el receptor de enormes cantidades de ayuda militar y una de las principales fuerzas nucleares del mundo? Es algo en lo que pensar.

Mossad And The JFK Assassination « Aletho News

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s