Las Guerras del holocausto III

“Las Guerras del holocausto” es un ensayo escrito en tres partes por Paul Eisen, judío que no está de acuerdo con la propaganda dada a un hecho histórico que se ha convertido en acto de fe e incluso en una religión en sí misma. Sólo intenta dialogar, pensar, intercambiar… pero sólo hay un lugar para el que piensa en contra de esa religión: la hoguera intelectual.

Por Paul Eisen

Tercera parte. LA GUERRA POR EL ESPÍRITU

Un amigo y colega en solidaridad con los palestinos escribió:

(Su escritura) en última instancia sirve a las mismas fuerzas de racismo que permiten a los soldados israelíes matar a los palestinos a sangre fría. Los nazis no sólo articularon -tomaron medidas diarias y directas para implementar- su concepción de una jerarquía racial. Mataron a personas que creían que amenazaban la pureza y superioridad racial aria: los discapacitados físicos y mentales; gitanos; homosexuales; Eslavos; Polacos; Judíos. Jugar a la hora de intentar establecer si millones de personas fueron gaseadas o asesinadas por otros medios me parece que simplemente huye del punto político central: que las ideologías racistas son fundamentalmente asesinas, y cuando las personas que las abrazan llegan al poder, se vuelven literalmente asesinas. ¿Qué más importa? ¿Realmente cree usted que “probar” que unos pocos cientos de miles de judíos/eslavos/polacos aquí y unos pocos cientos de miles allí fueron fusilados en lugar de gaseados, hará alguna diferencia en absoluto en la forma en que se percibe el Estado de Israel, o cómo se perciben a sí mismos los israelíes, para el sentido de culpabilidad de Europa (desplazado a los palestinos, por supuesto), o si Europa y los Estados Unidos deciden o no aplicar sanciones contra Israel, o retirar el apoyo financiero a Israel.Estas son preguntas difíciles. ¿Escribir sobre el revisionismo del Holocausto le da una credibilidad que no merece? ¿Da el revisionismo a la ideología nacionalsocialista una credibilidad que no merece? ¿Está el revisionismo del Holocausto inextricablemente ligado al fascismo, el racismo y el antisemitismo y, en caso afirmativo, no deberíamos investigarlo? ¿Es el nacionalsocialismo peor que muchas otras ideologías como el marxismo estalinista, que consideramos adecuado para una investigación objetiva? ¿Tiene alguna relación con la lucha de los palestinos contra la opresión israelí la confirmación de la verdad o no del Holocausto?
Porque lo que valen mis puntos de vista son: Escribir sin prejuicios sobre el revisionismo del Holocausto inevitablemente debe darle cierta credibilidad, pero en mi opinión, por razones ahora obvias, esto es
merecido. El revisionismo del Holocausto no está inextricablemente ligado al fascismo, el racismo y el antisemitismo, aunque puedo ver cómo podría parecer así. La erudición revisionista inevitablemente da mayor credibilidad al nacionalsocialismo, en el sentido de que permite la posibilidad de que el régimen nacionalsocialista no fuera tan indecible como se ha pintado. Que esto sea merecido o no depende del resultado de la beca. En cuanto a si el nacionalsocialismo es peor que las muchas otras ideologías que se consideran dignas de un estudio imparcial, la respuesta es que no lo sé.
Pero tenemos derecho a buscar la
verdad. El verdadero crimen cometido por los nacionalsocialistas -la exclusión, la desempoderamiento, la deportación, la esclavitud, la muerte por omisión y por comisión y expulsión de un pueblo por el simple hecho de serlo- fue terrible. Uno no necesita cámaras de gas para hacer que el ataque contra los judíos, sólo porque son judíos, sea extraordinario e inaceptable. No obstante, si este objetivo no se extendiera al exterminio, si no hubiera cámaras de gas y si seis millones de judíos no murieran, entonces deberíamos saberlo y, si es necesario, abordar las implicaciones. Si hay alguna razón por la que no deberíamos investigar este asunto, entonces la competencia es de aquellos que nos niegan ese derecho, de decir por qué. Los que nos niegan ese derecho han intentado decir por qué, pero en mi opinión han fracasado estrepitosamente.
Pero, ¿qué importa cuántos judíos fueron asesinados y de qué manera y con qué
intención? Un asesinato es un asesinato y un asesinato es un asesinato de más. ¿Qué diferencia hará si el Holocausto está probado o no? ¿Tendrá algún efecto en el estatuto y las actitudes de Israel o en su comportamiento hacia los palestinos, cuestiones en las que tenemos que centrarnos urgentemente?
Pero el Holocausto no es sólo un
asesinato. Tampoco se trata de un asesinato en masa. Ni siquiera es un genocidio. Ha habido muchos asesinatos, asesinatos en masa e incluso genocidios, pero ninguno ha sido conmemorado como el Holocausto. Se considera que el Holocausto es el peor crimen de la historia de la humanidad, y esto no se debe a que más personas fueran asesinadas o a que fueran asesinadas de manera más brutal o más sin sentido. Se consideran que tres millones de judíos polacos murieron en el Holocausto. Tres millones de polacos no judíos también murieron en el mismo período de la historia – sin embargo, los judíos, como lo demuestra la conmemoración que se les concedió, se consideran más importantes. Cincuenta millones de personas murieron en la Segunda Guerra Mundial, incluidos veinte millones de rusos, diez millones de alemanes y austriacos y seis millones de judíos. Sin embargo, sólo los judíos merecen un “Holocausto”.
¿Es esto porque sólo los judíos fueron blanco de la destrucción simplemente porque eran judíos, y porque sólo los judíos fueron exterminados de una manera tan fría, premeditada y moderna por una nación tan avanzada, liberal e ilustrada en el corazón de la Europa
cristiana? Si los revisionistas demostraran su caso de que los judíos no fueron blanco de exterminio, que no había cámaras de gas y que no había seis millones, ¿no habría entonces holocausto? ¿Se convertirían los judíos en víctimas más trágicas de un período trágico de la historia, a la par de los millones de otras víctimas, incluidos los miles y miles de civiles alemanes masacrados en el bombardeo terrorista de ciudades alemanas por los aliados occidentales?
La comunidad revisionista probablemente ha dicho casi todo lo que puede decir y demostrado todo lo que puede probar y probablemente ha hecho el caso lo suficiente como para al menos poner en duda la veracidad de la narrativa del
Holocausto. Los historiadores futuros bien pueden rechazar el Holocausto como historia, pero el Holocausto todavía puede continuar, ya no como historia, sino como ideología e incluso teología. A pesar de que la evidencia puede llevarnos a aceptar que nunca hubo intención de eliminar a todos y cada uno de los judíos de Europa, o cualquier cámara de gas en Auschwitz, o cualquier cosa cerca de seis millones de víctimas, esto puede no hacer un ápice de diferencia más de lo que la evidencia arqueológica podría probar que no hubo éxodo de Egipto y la ciencia médica podría arrojar dudas sobre el nacimiento virginal.
Porque hay otra posibilidad – que el sufrimiento de los judíos se considera que es el peor crimen en la historia de la humanidad no debido a la naturaleza del crimen, sino debido a la naturaleza de las
víctimas. Tal vez Abe Foxman tenía casi razón cuando escribió:
(El Holocaust es) “no simplemente un ejemplo del genocidio, sino una tentativa casi acertada en la vida de los niños elegidos de Dios y, así, en Dios mismo” [20]Porque puede ser que el Holocausto no sea sólo especial, puede ser que el Holocausto sea sagrado. Puede ser que hablar del Holocausto junto con otras atrocidades sea como hablar de la Pasión como la crucifixión de un alborotador y dos ladrones. Puede ser que el Holocausto sea una narrativa de sufrimiento mayor que la de una sola persona en una cruz.
Si Auschwitz es algo más que un horror de la historia, si va más allá de la «banalidad del mal», entonces el cristianismo se tambalea sobre sus cimientos. Cristo es el Hijo de Dios, que fue al fin de lo humanamente soportable, donde soportó el sufrimiento más cruel… Si Auschwitz es cierto, entonces hay un sufrimiento humano que simplemente no se puede comparar con el de Cristo… En este caso, Cristo es falso, y la salvación no vendrá de Él Auschwitz es la refutación de Cristo. Claude LanzmannAsí que el Holocausto y el sufrimiento judío, ya no la historia, ahora la teología, se han convertido en un imperativo religioso para los judíos, y más críticamente para todos los judíos, incluso para aquellos judíos que se consideran seculares, que no han estado cerca de una sinagoga desde que eran niños, incluso para aquellos judíos que no se consideran judíos. Tome diez judíos hoy, tal vez tres adorarán a Dios, tal vez nueve adorarán al estado de Israel, nueve puntos-cinco pueden adorar “El pueblo judío” pero nueve puntos nueve-nueve-nueve recurrentes adorarán el sufrimiento judío y el Holocausto. El Holocausto resuelve el gran dilema de la vida judía moderna: cómo ser judío cuando ya no crees en el Dios judío. Los judíos seculares han encontrado muchos dioses para reemplazar al que rechazan – Marx y Trotsky, el ateísmo, el psicoanálisis, el multiculturalismo, los derechos humanos, el dinero y el éxito, y por supuesto, el sionismo – hay mucho para elegir, pero sólo uno que sirve como un cajón de mecanismos para todos. Y si no lo crees, prueba esto – ve a buscar al judío más educado, secular, progresista, iluminado, perceptivo y sensible que conoces – niega el Holocausto y luego retrocede.
Pero el Holocausto no se limita a los judíos.
El Holocausto no sólo es el martirio central y, por lo tanto, un foco religioso en la historia judía moderna, sino también, si no en la historia mundial, entonces ciertamente en la historia estadounidense y europea. Por toda América del Norte y Europa Occidental: Museos del Holocausto – catedrales a la nueva religión con sus propios sacerdotes y sacerdotisas; Abe Foxman, Deborah Lipstadt, Elie Wiesel, Simon Wiesenthal, abundan – el más grande y mejor en Washington DC con todos los demás símbolos de la nación estadounidense y el poder. Cátedras sobre el Holocausto en las principales universidades, memoriales, fundaciones, conferencias y simposios, libros, revistas, películas, documentales de televisión. Cuanto más nos alejamos en el tiempo de los acontecimientos reales, mayor es la sacralización. Pero estas son sólo las manifestaciones externas. El Holocausto, el último en sufrimiento es un paradigma para todo el sufrimiento judío y para toda intolerancia, discriminación y odio contra los judíos y esto es en sí mismo un paradigma para todo el sufrimiento y toda la intolerancia, la discriminación y el odio contra todas las personas. Es por eso que un importante Museo del Holocausto en los Estados Unidos es capaz de estilizarse a sí mismo como simplemente “El Museo de la Tolerancia”, y es por eso que aquellos que se atreven a desafiar la afirmación judía de una particularidad de sufrimiento casi siempre son acusados de “intolerancia” o de “promover el odio”. El Holocausto puede ser el símbolo supremo del poder judío, el medio más visible por el cual la voluntad judía en este mundo se impone y se muestra a un mundo no judío acobardado. Proclama que los judíos están sufriendo y los judíos son inocentes para que los judíos puedan hacer lo que quieran y, por asociación, el estado de los judíos también está sufriendo, también es inocente y también puede hacer lo que quiera.

La ropa

nueva del Emperador Pero el mundo no salta porque siente pena por los judíos.
Como dice Israel Shamir, la compasión y la culpa pueden darte un plato de sopa gratis, pero no mucho más, y ciertamente no los noventa mil millones de marcos alemanes pagados en reparaciones por la República Federal de Alemania al estado infantil de Israel, los miles de millones de dólares pagados por los sucesivos gobiernos estadounidenses para mantener ese estado, ni el pase libre dado a Israel por casi todo el mundo para hacer más o menos lo que les gusta a los palestinos. El poder del Holocausto no es el poder de despertar piedad y compasión en el resto del mundo. Cualquiera puede ver que Israel no necesita de nuestra piedad o compasión y tampoco de los judíos. Israel no es débil e Israel no es inocente y tampoco lo son los judíos. Lo que es más difícil de ver es cómo alguien podría haber pensado lo contrario. ¿Podría ser lo mismo con el Holocausto? ¿No está claro a estas alturas que hay muy poca evidencia para apoyar la narrativa del Holocausto, que la narrativa del exterminio simplemente no cuadra, y que el tema de las cámaras de gas podría, como nos recordó Ingrid Rimland, resolverse fácilmente mediante la investigación forense?
Sugiero que la ciencia forense debería resolver ese desacuerdo sobre lo que los alemanes hicieron o de no hicieron en la Segunda Guerra Mundial en un foro público abierto.¿Por qué no se ha hecho esto? Todo el mundo debe saber que si el establishment pudiera refutar las afirmaciones revisionistas lo haría, ¿por qué no lo han hecho? Y cualquiera puede visitar cualquier número de sitios web y encontrar montañas de evidencia contra la veracidad del Holocausto, así que ¿por qué no lo hacemos? La razón es la misma razón por la que los cortesanos, desde que comenzó el tiempo, han actuado como si un emperador desnudo estuviera bellamente ataviado, porque tienen que hacerlo.

El poder del Holocausto es el mismo poder que permitió a unos pocos miles de ingleses gobernar a cientos de millones de indios; unos pocos cientos de aristócratas franceses para gobernar unos pocos millones de campesinos franceses y un zar y unos pocos cientos de nobles rusos para gobernar millones de siervos rusos. Es el mismo poder que en todo el mundo y a lo largo de la historia de la humanidad ha permitido a unos pocos prósperos gobernar sobre los muchos empobrecidos. Es la esencia misma del poder en este mundo; el poder del farol. Así como el emperador desvesado puede obligar a la gente a creer que está vestido, así los establecimientos judíos y del Holocausto pueden hacernos creer que el negro es blanco en la narrativa del Holocausto y que los judíos e Israel son sufridos e inocentes. Y si no pueden hacernos creer, al menos pueden hacernos decir que lo creemos. Para el disidente wannabee, el poder detrás del Holocausto dice esto: “¡Míralo! ¡Si podemos hacer cumplir esto, podemos hacer cumplir cualquier cosa!”
Pero, ¿por qué debería importarnos si los judíos eligen crear para sí mismos tal mitología, incluso si esa mitología ha sido aceptada por tantos
otros? La respuesta es: debemos preocuparnos porque si el Holocausto es falso, entonces hay quienes sufren bajo esa falsedad. Primero, si se elimina el estatus especial de los judíos, entonces el estatus igualitario de cada uno de los no judíos que murieron en ese mismo tiempo, hasta ahora degradado y denigrado, se restaura inmediatamente a su lugar legítimo e igualitario. Y también hay otras víctimas. El pueblo alemán está acusado y declarado culpable de haber cometido el peor crimen de la historia de la humanidad. Los polacos, ucranianos, letones, lituanos, etc. etc. están acusados y declarados culpables de ayudar, instigar e incluso aplaudir la comisión del peor crimen de la historia de la humanidad. Añádase a ellos la Iglesia Católica y el Papa, los estadounidenses y británicos que están acusados y declarados culpables de no haber hecho lo suficiente para evitar la comisión del peor crimen de la historia de la humanidad. Añádase a ellos el cristianismo y los cristianos que a lo largo de los siglos son acusados y declarados culpables de sentar las bases para la comisión del peor crimen de la historia de la humanidad. Y finalmente también puedes lanzar a casi todo el mundo no judío acusado y culpable de lo que equivale a simplemente no ser una de las víctimas elegidas del peor crimen en la historia de la humanidad, y por lo tanto condenado para siempre a silenciar sus voces cada vez que se menciona la palabra “judío” y a permanecer en silencio mientras se propaga el mito de la elección judía en el Holocausto.

Las armas de los pobres Hay otra víctima: una víctima presente, apremiante, última.
El pueblo palestino -negado, denigrado y abusado por un poder que utiliza el Holocausto como escudo detrás del cual pueden tener lugar todas y cada una de las atrocidades- es sin duda el principal culpable del Holocausto.
El 22 de marzo de 2001 Robert Faurisson escribió un documento para la conferencia propuesta de Beirut sobre revisionismo y sionismo, que sabía que nunca sería
presentada. Tenía razón. La conferencia fue cancelada debido a la presión externa, en gran parte por grupos judíos. En su artículo por primera vez, Faurisson se dirigió al mundo árabe. Primero les dijo que un adversario inteligente puede decir que temen algo cuando no lo hacen, y que no temen algo cuando lo hacen. Por lo tanto, el poder de fuego de sus enemigos se desvía de aquellos lugares donde puede hacer daño real a aquellas áreas donde puede hacer poco daño.
Luego enumeró esas cosas que los sionistas no temen: No temen al poder militar – tienen más que suficiente de su propia y de todos modos, saben que cualquiera que tenga poder militar es mucho más probable que los apoye en lugar de oponerse a
ellos. No temen el antisemitismo, sino que, por el contrario, se alimentan de él para crear simpatía por su causa. En realidad, no temen a los denunciantes de la explotación del Holocausto -los Norman Finkelstein y los Peter Novick- siempre y cuando no desafíen el Holocausto en sí. Después de todo, el crítico más feroz de algo puede (aunque a menudo sin saberlo) convertirse en su guardián más acérrimo – (Si Norman Finkelstein lo dice, debe ser cierto.) Ni siquiera temen al antisionismo, ya que el sionismo, al igual que el poder judío en sí, tiene la maravillosa capacidad de transformarse en cualquier cosa que quiera – izquierda / derecha, religioso / secular, un estado / dos estados – todos proporcionan un terreno fértil para el sionismo y la particularidad judía. Tampoco temen mucho los ataques a los mitos fundacionales de Israel, es decir, todos menos uno. Por último, ni siquiera temen ser llamados judeo-nazis. Por el contrario, ser etiquetado por los adversarios de uno como un nazi simplemente afirma que “nazi” es lo peor imaginable.
Luego le dijo a su audiencia lo que los sionistas temen: Temen las armas de aquellos que no tienen nada que perder: los pobres y los débiles.
Temen las piedras y los terroristas suicidas de la Intifada palestina -y temen las armas de esa otra Intifada-, las palabras de los revisionistas.
Los sionistas realmente temen las armas de los pobres (piedras de los niños, sus tirachinas como la de David contra el gigante Goliat, los ataques suicidas) y todo lo que pueda poner en peligro a las personas y los negocios; temen una degradación de su imagen de marca. Pero sobre todo aprehensivos de “la bomba atómica del pobre”, es decir, la desintegración, por el revisionismo histórico, de la mentira de las cámaras de gas, el genocidio y los seis millones; temen esta arma que no mata a nadie pero que no fallaría, si se usa adecuadamente para explotar su gran mentira como una bolsa de aire caliente . . . perder el “Holocausto” es perder la espada y el escudo de Israel, así como un formidable instrumento de chantaje político y financiero; [21]A pesar de sus honorables intenciones y esfuerzos dedicados, el movimiento de solidaridad, que incluye a muchos judíos de conciencia, ha tenido poco éxito en detener al gigante sionista. La verdad es que lo único que lo ha paralizado ha sido la firmeza palestina y las piedras palestinas. Aunque nunca lo dirán, los palestinos deben saber que no sólo se enfrentan al poder del Estado israelí, sino también al poder de los judíos del mundo organizado y a su brazo principal, el Holocausto. Tal vez los palestinos deberían considerar la posibilidad de astillar algunas piedras en esa dirección. Quizás todos deberíamos hacerlo.

Las guerras del Holocausto — RighteousJews.org

Paul Eisen diciembre de 2004 paul@eisen.demon.co.uk Posdata: El 2 de marzo de 2005 Ernst Z ndel fue deportado a Alemania, donde se enfrenta a una sentencia de cinco años de prisión por negar el Holocausto.

http://www.nimn.org/Perspectives/americanjews/000308.php?section=American%20Jewish%20Voices

[2] Queja en virtud del Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos contra Canadá – 4 de enero de 2005.

[3] http://www.righteousjews.org/article10.html [4] http://www.ihr.org/main/journal.shtml [5] http://www.resistance.com/Hayward/hay1.html [6] http://www.ihr.org/jhr/v12/v12pl67_Webera.html [7] Robert Faurisson, Conferencia de prensa, Estocolmo, marzo de 1992.

[8] http://www.ihr.org/conference/beirutconf/010331faurisson.html [9] Paul Rassinier, Le Drame des Juifs europ ens, Les Sept Couleurs, 1964, reimpreso por La Vieille Taupe, París, p. 79.

[10] http://www.adl.org/holocaust/introduction.asp [11] http://www.nizkor.org/ [12] Klara Obermueller Weltwoche series, “Auschwitz und die ‘Auschwitz-L ge'”, 9, 16 y 23 de diciembre de 1993, 3 artículos.

[13] Negacionistas, Relativistas y Pseudo-Beca – Deborah Lipstadt.
Publicado en Dimensions, Vol. 6, No. 1, 1991.

[14] ibíd. [15] ibíd. [16] Extracto de la Ley de negación del Holocausto (prohibición) 5746/1986 aprobada por la Knesset israelí el 8 de julio de 1986 citado en Hayward P 25.

http://www.resistance.com/Hayward/hay1.html [17] http://www.freewebs.com/joelhayward/thesisaddendum.htm

[18] http://www.geocities.com/Athens/Rhodes/5338/psa/cole.html

[19] Elie Wiesel, Noche, 1960, en La trilogía nocturna, 1985, pp. 40-43).
[20] Abraham Foxman citado en Peter Novick “The Holocaust in American Life” por Peter Novick, publicado por Houghton Mifflin Co. 1999.
Pp.195; 199.

[21] Paper written by Robert Faurisson for Beirut Conference on Revisionism and Zionism – March 2001.

¿Qué era Auschwitz en realidad?

Auschwitz1

La mente colectiva influye y actúa como la pulsión en un linchamiento. No tiene vuelta atrás. Es como si la acción, el principio y el fin, estuviera encapsulado en el tiempo. Es poco más que imposible pararlo, puedes gritar, pero ese grito se entreteje con los de la mayoría y se confunde es uno más, dices ¡NO! pero la marabunta tangencial te mira y dice ¡VAMOS, ya está hecho!

Bien, la mente colectiva, la psique, el símbolo está más que configurado, es como si tuviera 3000 años de antigüedad, casi estuviera en nuestros genes. Esto es lo que creemos:

Para empezar hay que contextualizar. Primero, dicen los aliados que Alemania ha de ser destruida, arrasada, no hay vuelta atrás, imposible un armisticio, es la guerra total. Alemania a partir 1943 empieza a ver un túnel sin luz al final. Los bombardeos son continuos, todos los hombres productivos, digamos, están en el frente, millones de alemanes combaten a este (terrible guerra) y oeste. En una guerra total la industria bélica ha de continuar por exigencia natural de supervivencia. Pero todo es muy complicado, las vías de comunicación son constantemente bombardeadas, la comida y los medicamentos no fluyen ni por asomo con una normalidad natural. La miseria y las enfermedades también matan, sobre todo a los más débiles. No se puede malgastar la energía, cualquiera que sea, toda va en dirección inequívoca destinada ya no al ataque, sino a la defensa aunque a veces sea atacando.

En este contexto se encuentra el complejo de Auschwitz. Un campo de concentración o de trabajo.

Lo que creemos. Auschwitz es un campo de la muerte, se moviliza a toda la infraestructura ferroviaria de una Alemania devastada para traer judíos a este y otros campos con el fin de aniquilar a su mano de obra.

Con todo lo anteriormente dicho ¿Saben cuanta energía  e infraestructura hace falta para asesinar e incinerar a 6 millones de personas con todo lo que necesitaba Alemania en esos momentos? Pasa que al convertirse en símbolo, la lógica no hace su efecto, ambos están disociados, separados, cada uno en un hemisferio del cerebro. Muy pocos pueden abrir las compuertas y ver la imposibilidad de tamaña empresa en ciertas condiciones. El cerebro ve y siente la irrealidad como algo que se ve (la propaganda ayuda) y por tanto es real y no hay vuelta atrás. Nadie puede rebatirlo ni reescribirlo, un hecho aparentemente histórico se ha convertido en un acto de fe. Flaco favor a la historia académica y ¿científica? mezclarla en creer lo que no se ve a cambio de una vista espiritual.

Lo que era Auschwitz. Campo de concentración (USA también los tuvo de japoneses) alrededor de un complejo industrial que fabricaba caucho sintético y combustibles líquidos (y otras muchas mercancías necesarias como tubos de acero, ropa militar, etc.) que había instalado allí IG Farben, empresa química más importante de Alemania.

Nadie mata a quien te da la mano de obra que no tienes y que fabrican combustible para tus tanques, por poner un ejemplo, ni gasta energías en tamaña obra del mal.

¿Donde está la ceniza? ¿Si mataron y quemaron a tamaño número, como tamaño número sobrevivió?

No hay lógica por ningún sitio.

¿Entonces no murieron? pues claro que murieron, como todos en esa guerra. Ellos fueron los más desfavorecidos, pues la (poca) comida faltaba y los medicamentos no llegaban. Cuando aparecieron los rusos se encontraron con muchos muertos y enfermos por lo anteriormente dicho de tifus y otras enfermedades contagiosas, incluso de hambre y frío, pero no por el símbolo de Auschwitz.

¿El por qué y el cómo de esta invención? A lo primero no sabría responder, pregúntenle a ellos (judíos). El cómo. Si tienes los medios de creación, producción y distribución de los medios de comunicación y una sed de venganza enorme es posible crear un símbolo. Auschwitz.

Sobre todo cuando lees en la prensa que los supervivientes dicen que Mengele les decía que “los niños se los llevaba el humo de las chimeneas”, esto es poco más que infantil, pero el cerebro absorbe el símbolo no la realidad. O otro que entrenaba y combatía a boxeo (eran un equipo con gimnasio y todo) porque el malo malísimo comandante que quemaba a niños pero se enternecía con fieros luchadores… y es que cuando se relajan contando recuerdos, muy duros, por supuesto, se relaja el símbolo y se les escapa que allí no sucedió lo que el símbolo obliga a decir y a creer. Es más, nadie vio nada salvo pocos testigos oficiales en Núremberg (otro símbolo colectivo) y los que lo iban a negar no los dejaron entrar en esa macrocausa vengativa.

Es posible que yo no tenga razón pero tampoco ellos. Por supuesto todos mis respetos a todos los que murieron en la hasta ahora más cruel guerra vista por el hombre. Todos ellos se merecen la verdad.

G.R.M.

What was Auschwitz really?

The collective mind influences and acts as the drive in a lynching. It has no turning back. It is as if the action, the beginning and the end, were encapsulated in time. It is little more than impossible to stop it, you can scream, but that scream is interwoven with those of the majority and is confused is one more, you say NO! but the tangential marabunta looks at you and says GO, it’s done!
Well, the collective mind, the psyche, the symbol is more than configured, it is as if it were 3000 years old, almost in our genes. This is what we believe:
To start you have to contextualize. First, the allies say that Germany has to be destroyed, razed, there is no turning back, an armistice is impossible, it is total war. Germany from 1943 begins to see a tunnel without light at the end. The bombings are continuous, all productive men, say, are in the front, millions of Germans fight east (terrible war) and west. In a total war the war industry must continue due to the natural requirement of survival. But everything is very complicated, the communication channels are constantly bombarded, food and medicines do not flow even naturally. Misery and disease also kill, especially the weakest. The energy cannot be wasted, whatever it is, everything goes in an unequivocal direction destined no longer to attack, but to defense even if it is sometimes attacking.
In this context is the Auschwitz complex. A concentration or work camp.
What we believe Auschwitz is a death camp, the entire railway infrastructure of a devastated Germany is mobilized to bring Jews to this and other camps in order to annihilate its workforce.
With all of the above, do you know how much energy and infrastructure it takes to kill and incinerate 6 million people with everything that Germany needed at the time? It happens that when becoming a symbol, logic does not take effect, both are dissociated, separated, each in a hemisphere of the brain. Very few can open the floodgates and see the impossibility of such a company in certain conditions. The brain sees and feels unreality as something that is seen (propaganda helps) and therefore it is real and there is no going back. No one can refute or rewrite it, an apparently historical fact has become an act of faith. Skinny favor to academic and scientific history? mix it in believing what is not seen in exchange for a spiritual view.
What was Auschwitz. Concentration camp (USA also had them from Japanese) around an industrial complex that manufactured synthetic rubber and liquid fuels (and many other necessary goods such as steel tubes, military clothing, etc.) that IG Farben had installed there, chemical company more important from Germany.
Nobody kills who gives you the workforce that you don’t have and that makes fuel for your tanks, for example, nor does it spend energy on such a great work of evil.
Where is the ash? If they killed and burned to size number, how did size number survive?
There is no logic anywhere.
So they didn’t die? Of course they died, like everyone else in that war. They were the most disadvantaged, because the (little) food was missing and the medications did not arrive. When the Russians appeared they found many dead and sick from the aforementioned of typhus and other contagious diseases, including hunger and cold, but not by the Auschwitz symbol.
The why and how of this invention? At first I would not know how to answer, ask them (Jews). The how. If you have the means of creation, production and distribution of the media and a huge thirst for revenge it is possible to create a symbol. Auschwitz
Especially when you read in the press that the survivors say that Mengele told them that “the children were carried by the smoke from the chimneys,” this is little more than childish, but the brain absorbs the symbol, not reality. Or another that trained and fought boxing (they were a team with a gym and everything) because the bad bad commander who burned children but became fierce with fierce fighters … and that is when they relax telling memories, very hard, of course, the symbol relaxes and it escapes them that what the symbol forces to say and believe did not happen there. Moreover, no one saw anything except a few official witnesses in Nuremberg (another collective symbol) and those who were going to deny it did not let them into that vindictive macrocause.
It is possible that I am not right but neither are they. Of course all my respect to all those who died in the hitherto most cruel war seen by man. They all deserve the truth.

Auschwitz, Fake news 3.0

images (1)Prepárense para la artillería pesada de todos los medios de comunicación y mass media para conmemorar el 75º aniversario. Todos, y el que no tenga capital judío también lo hará, no se puede enemistar con los que pueden refinanciar tu negocio, por si acaso.

¿Se puede estudiar y debatir un hecho histórico? ¿O cuando un hecho histórico se convierte en acto de fe y como tal no se puede tocar? Siempre se ha dicho que los vencedores escriben la Historia. Las fake news siempre han existido y existirán, pero esta es especial por su imposible ejecución (el hecho), eficacia temporal y estupefacta grandeza psicoesférica (han logrado que permanezca en la psique como el Gran Diluvio Universal).

Tres datos que importan. 1) En el momento que supuestamente lo sabían (los aliados) bombardean Auschwitz. ¿Cómo puede ser eso? 2) La Cruz Roja Internacional visita los campos de concentración y no ven absolutamente nada que indiquen que son de exterminio ¿y esto otro? 3) Los rusos, que fueron los primeros en llegar, nunca dijeron nada de cámaras de gas ni otras historias ¿también esto es normal, con las ganas que les tenían a los alemanes?

Murieron judíos pero no es como lo cuentan. Murieron alemanes (ya acabada la guerra) pero no lo cuentan… La_verdad

Aquí un extracto del documento La mentira de AuschwitzLean, no tengan miedo.

G.R.M.

Carta Nro. 1

Al presidente de la Cámara de abogados.

Muy estimado Sr. presidente:

Adjunto encontrará usted un folleto bajo el título La mentira de Auschwitz, aparecido en la serie de escritos de la Deutsche Bürger Initiative, representada por el abogado Manfred Roeder, 614 Bensheim, Roonstr 8. Suponemos que es miembro de su Cámara. Sin tener en cuenta que el folleto mismo contiene afirmaciones odiosas hace tiempo refutadas sobre el campo de Auschwitz y los sufrimientos de los judíos, en el prefacio del señor Roeder están contenidas observaciones que merecen ser examinadas por la Comisión Disciplinaria de la Cámara de Abogados. Le ruego que lea este folleto y en especial el prefacio del abogado Manfred Roeder y tome luego su decisión. De cualquier modo le solicito una información.

Viena, 10 de mayo de 1973 Simón Wiesenthal, del Centro de documentación de la liga de perseguidos judíos del régimen nazi

Respuesta a la carta Nro. 1

Muy estimado Sr. Wiesenthal:

La Cámara de Abogados de Frankfurt me ha hecho llegar su carta del 10 de mayo sobre el folleto La mentira de Auschwitz, para que tome conocimiento. Me es una necesidad responder a ella personalmente. ¿Teme usted que un abogado alemán no se atenga al programa de reeducación establecido por su gente y busque para su propio arbitrio testigos oculares y documentos verdaderos acerca de supuestas atrocidades KZ? La preocupación seguramente está justificada, porque en ocasión de mi toma de juramento como abogado el 27 de enero de 1967 en Berlín he jurado, por Dios el Omnisapiente y Omnipotente, guardar el orden constitucional y cumplir a conciencia los deberes de un abogado, así Dios me ayude. Por consiguiente no me he comprometido a respetar la verdad autorizada o deseada por el señor Wiesenthal y su Centro de Documentación, o de reconocer la verdad sancionada en Núremberg como única obligatoria. Tampoco de otros colegas no tengo conocimiento que hayan prestado tales juramentos adicionales. Yo dependía tanto más de la propia búsqueda de testigos cuanto que su Centro de Documentación no parece estar precisamente bendecido con documentos. En todo caso a mi urgente solicitud de material documental sobre los presuntamente asesinados judíos no me ha ofrecido ni una sola pieza. En lugar de ello me ha remitido a cualesquiera estadísticas obscuras (y para más judías) ¿Desde cuándo se comprueban asesinatos mediante estadísticas? El derecho alemán continúa basándose en que un asesinato recién está probado y puede ser afirmado cuando existe una cadena ininterrumpida de pruebas e indicios de que un ser humano determinado ha sido asesinado por otro. Pero usted ni siquiera se toma el trabajo de decir el nombre de las supuestas víctimas, ni mucho menos las circunstancias de su muerte. ¡Usted compara sencillamente cifras de pre y postguerra de la población judía para probar asesinatos! Esto es más o menos como si yo afirmara que todo ser humano desaparecido después de la guerra fue asesinado por los judíos por venganza. Usted sabe muy bien lo que me pasaría en tal caso, Pero usted puede seguir afirmando impunemente que todo judío que según su estadística falta ha sido gasificado y quemado por los bárbaros alemanes. Y al respecto como ingeniero diplomado debería serle claro ya desde el punto de vista técnico el error de esta afirmación. En todo el radio de dominio alemán no habría habido durante la guerra la cantidad de energía necesaria como para quemar aunque más no fuera una fracción de estos seres humanos: y es por cierto significativo que en ninguna parte se han encontrado montañas de cenizas. Y las gigantescas instalaciones que se hubieran requerido para tales acciones han desaparecido del suelo sin dejar rastros. Nada, pero absolutamente nada pudo encontrarse de ello después de la guerra. Quizá le interesa que entretanto conozco a suficientes testigos oculares que estuvieron como prisioneros de guerra alemanes después de la guerra en Auschwitz y que corroboran cada una de las observaciones de Christophersen: tales instalaciones de exterminio no las hubo jamás. Pero estos testigos tienen un miedo pánico de los polacos y de determinadas organizaciones judías si se presentan públicamente con la verdad. Y yo, por cierto, sólo puedo permitirme esto lenguaje abierto porque tengo una profesión libre. Por eso trata usted de ejercer presión a través de la Cámara de Abogados, para que en el futuro también los abogados se unan a su hallazgo de la verdad. Pero quizás usted haya sobreestimado un tanto el poder de influencia de los abogados alemanes. A pesar de ello le estoy agradecido por su carta sumamente reveladora. Es el mejor documento que tengo en manos de su Centro. Prueba en todo caso que usted mantiene una tupida red de espionaje sobre toda Alemania. De otro modo en todo caso no se explica cómo llegó a la posesión del folleto sobre Auschwitz, que hasta ahora sólo ha ido a un círculo limitado de personas y no ha sido ofrecido o vendido públicamente. Y en realidad no puedo imaginarme que usted se cuente entre el círculo de amigos de la Deutsche Bürger Initiative. Naturalmente deseo la más amplia difusión al folleto, y le estaría extraordinariamente agradecido si usted lo hiciera conocer entre sus amigos judíos. Porque como ya lo he expresado en mi prefacio, estoy convencido de que este folleto sirve solamente al hallazgo de la verdad y que por ello también será celebrado por todo judío decente. Sólo un necio o un provocador puede estar interesado en una ulterior campaña de atrocidades contra Alemania. Su carta fue también interesante en otro sentido. Suena como si usted fuera el secreto Gauleiter de Alemania o el encargado de alguna organización mundial para controlar y censurar la libertad de opinión. ¿Quién lo ha encargado, en realidad, de velar sobre la actividad profesional de los abogados alemanes y de hacer sugerencias a las cámaras de abogados? Nosotros los abogados alemanes no admitimos una censura y apadrinamiento judío, o de otra clase. Quizás sería de todos modos más aconsejable, antes que continúe husmeando en nuestros asuntos, de tomar posición con respecto a las acusaciones de los diarios polacos, que le reprochan haber sido un agente de la Gestapo. De lo contrario su héctica actividad antialemana tiene demasiado la apariencia del método ¡detened al ladrón! La Cámara de Abogados recibe copia de este escrito. Dada la importancia del asunto trataré nuestra correspondencia públicamente. Con alta consideración

Manfred Roeder

Auschwitz fake news 3.0

Prepare for the heavy artillery of all media and mass media to commemorate the 75th anniversary. Everyone, and he who does not have Jewish capital will also do so, you cannot antagonize those who can refinance your business, just in case.
Can you study and debate a historical fact? Or when a historical event becomes an act of faith and as such cannot be touched? It has always been said that the victors write history. Fake news has always existed and will exist, but this is special because of its impossible execution (the fact), temporal efficacy and stunned psychospheric greatness (they have managed to remain in the psyche as the Great Universal Flood).
Three data that matters. 1) At the time they supposedly knew (the allies) bombard Auschwitz. How can that be? 2) The International Red Cross visits the concentration camps and sees absolutely nothing to indicate that they are exterminating, and this one? 3) The Russians, who were the first to arrive, never said anything about gas chambers or other stories. Is this also normal, with the desire of the Germans?
Jews died but it’s not as they tell it. Germans died (the war is over) but they don’t tell it …
Here is an excerpt from the document The Lie of Auschwitz. Read, don’t be afraid.
Letter No. 1

To the president of the Chamber of lawyers.

Dear President,

You will find attached a booklet under the title The Lie of Auschwitz, which appeared in the series of writings of the Deutsche Bürger Initiative, represented by lawyer Manfred Roeder, 614 Bensheim, Roonstr 8. We assume that you are a member of your Chamber. Regardless of the fact that the booklet itself contains hateful statements that have long been refuted about the Auschwitz camp and the sufferings of the Jews, in the preface of Mr. Roeder are contained observations that deserve to be examined by the Disciplinary Commission of the Chamber of Lawyers. Please read this brochure and especially the preface by lawyer Manfred Roeder and then make your decision. Anyway I ask for information.

Vienna, May 10, 1973 Simon Wiesenthal of the Documentation Center of the League of Persecuted Jews of the Nazi Regime

Response to letter No. 1

Dear Mr. Wiesenthal,

The Frankfurt Chamber of Law has sent me its letter of May 10 on the booklet The Lie of Auschwitz, so that it becomes aware. It is a necessity for me to respond to her personally. Do you fear that a German lawyer will not stick to the re-education program established by his people and look for eyewitnesses and real documents about alleged KZ atrocities for his own discretion? The concern is surely justified, because on the occasion of my oath as a lawyer on January 27, 1967 in Berlin I have sworn, by God the Almighty and Almighty, to keep the constitutional order and conscientiously fulfill the duties of a lawyer, so God I helped myself. Therefore, I have not undertaken to respect the truth authorized or desired by Mr. Wiesenthal and his Documentation Center, or to recognize the truth sanctioned in Nuremberg as the only mandatory. I also have no knowledge of other colleagues who have taken such additional oaths. I depended so much more on the search for witnesses as much as their Documentation Center does not seem to be precisely blessed with documents. In any case, my urgent request for documentary material about the allegedly murdered Jews has not offered me a single piece. Instead he has referred me to any obscure statistics (and for more beans). Since when are murders checked by statistics? German law continues to be based on the fact that a murder has just been proven and can be affirmed when there is an unbroken chain of evidence and evidence that a given human being has been killed by another. But you don’t even take the job of saying the name of the alleged victims, much less the circumstances of your death. You simply compare pre and post-war figures of the Jewish population to prove murders! This is more or less as if I claimed that every human being disappeared after the war was killed by the Jews for revenge. You know very well what would happen to me in such a case, but you can continue to state with impunity that every Jew who according to his statistic is missing has been gasified and burned by the German barbarians. And in this regard as a certified engineer, it should be clear from the technical point of view the error of this statement. Throughout the German-dominated radio, there would not have been during the war the amount of energy needed to burn even if it was no longer a fraction of these human beings: and it is certainly significant that nowhere have ash mountains been found. And the gigantic facilities that would have been required for such actions have disappeared from the ground without leaving traces. Nothing, but absolutely nothing could be found about it after the war. You may be interested in the meantime that I know enough eyewitnesses who were as German prisoners of war after the war in Auschwitz and that corroborate each of Christophersen’s observations: there were never such extermination facilities. But these witnesses have a panic fear of Poles and certain Jewish organizations if they present themselves publicly with the truth. And I, by the way, can only afford this open language because I have a free profession. That is why you try to exert pressure through the Chamber of Lawyers, so that in the future the lawyers also join your finding of the truth. But perhaps you have overestimated the influence of German lawyers somewhat. In spite of that I am grateful for his most revealing letter. It is the best document I have in the hands of your Center. Proof in any case that you maintain a dense spy network over all of Germany. Otherwise, in any case, it is not explained how he came into possession of the booklet on Auschwitz, which until now has only gone to a limited circle of people and has not been offered or sold publicly. And I can’t really imagine you being among the circle of friends of the Deutsche Bürger Initiative. Naturally I wish the broadest dissemination to the brochure, and I would be extremely grateful if you made it known among your Jewish friends. Because as I have already expressed in my preface, I am convinced that this booklet only serves the discovery of the truth and that it will also be celebrated by every decent Jew. Only a fool or a provocateur may be interested in a further campaign of atrocities against Germany. His letter was also interesting in another way. It sounds as if you were the secret Gauleiter of Germany or in charge of some world organization to control and censor freedom of opinion. Who has actually commissioned it to watch over the professional activity of German lawyers and make suggestions to the lawyers’ chambers? We German lawyers do not admit censorship and sponsorship from Jewish, or other class. Perhaps it would be more advisable anyway, before he continues to snoop around our affairs, to take a position on the accusations of the Polish newspapers, which reproach him for having been an agent of the Gestapo. Otherwise his hectic anti-German activity has too much the appearance of the method, stop the thief! The Chamber of Lawyers receives a copy of this document. Given the importance of the matter I will treat our correspondence publicly. With high consideration

Manfred Roeder

 

¿Murieron realmente seis millones de Judíos en la Segunda Guerra Mundial?

¡Angela Merkel, no es verdad que la memoria de los crímenes nazis sean “inseparables” de la identidad alemana. Lo que dice es tan inmoral como que la inmoralidad se hereda!

Al Otro Lado del Espejo

descarga¿Murieron realmente seis millones? es un libro revisionista del Holocausto judío, escrito por el británico Richard Harwood. Se trata de un completo trabajo de recopilación de documentos, testimonios y análisis, que según el autor, concluyen en la refutación de la versión oficial del Holocausto que defiende el Lobby judío. Desde el comienzo de la obra, Harwood advierte que mas allá de su orientación política y creencias, se ha comprometido a estudiar y analizar este acontecimiento histórico en forma objetiva y en búsqueda de la verdad. Intentando acallar la verdad fue asesinado con un coche bomba en 1978 el escritor revisionista François Duprat, que había publicado y difundido la versión en francés del libro.

Ver la entrada original 1.484 palabras más