El Holocausto: Mito y Realidad. Visión general del libro del Dr. Nicholas Kollerstrom

Rompiendo el hechizo

Por ANTONY C. BLACK

Herejía en el siglo 21

Nunca en mi larga carrera periodística he dudado en poner el lápiz en el papel, hasta ahora. De hecho, he retrasado la redacción de esta descripción general del notable libro del Dr. Kollerstrom durante seis años.[1] Hasta ahora, ningún tema había sido demasiado controvertido, demasiado sensible, demasiado fuera de lugar como para justificar más que la consideración de las consecuencias en un momento pasajero. Pero esto es diferente. En unos dieciséis países de Europa uno puede ser encarcelado por hacer lo que estoy haciendo ahora, o incluso por expresar «negacionismo del holocausto» en las redes sociales. En Alemania, unas quince mil personas son juzgadas cada año por crimen de pensamiento, es decir, por el llamado «extremismo de derecha». Aquí en América del Norte es algo mejor; uno simplemente corre el riesgo de perder su trabajo, amigos y familiares, y posiblemente ser incluido en la lista negra como escritor de prácticamente todos los lugares con los que uno podría haber estado asociado anteriormente. No hay papas pequeñas.

El propio Dr. Kollerstrom tropezó bastante más ingenuamente en este atolladero punitivo en 2008 cuando, después de simplemente revisar un artículo científico que analizaba muestras tomadas de las paredes de las supuestas «cámaras de gas» en Auschwitz, un artículo escrito por Germar Rudolf, un joven científico que trabajaba en ese momento en el Instituto Max Planck, se encontró sumariamente despedido de su antigua posición como historiador y filósofo de la ciencia en el University College, Londres (UCL), «el único miembro del personal … haber sido expulsado por razones ideológicas». Como él relata,

«Me convertí en éticamente condenado, expulsado de grupos educados y decentes, prohibido de los foros y denunciado en los periódicos … Sentí como si alguna Marca de Caín hubiera sido marcada en mi frente. Había hecho algo tan horrible que ni siquiera podíamos discutir el asunto. El crimen medieval de herejía estaba de vuelta vivo y bien …»

La herejía, por supuesto, implica la noción de tabú, y lo que una sociedad hace tabú es lo que siente que es sagrado, y lo que es sagrado está fuera de toda duda. Cuando se trata del «Holocausto», entonces, estamos, nos asegura Kollerstrom, tratando no con la ciencia histórica, sino, esencialmente, con una religión; la Holo-religión. Y como el autor señala repetidamente, «No puede haber ciencia donde la duda esté prohibida».

De jabón y pantallas de lámparas

Antes de sumergirnos en el abismo de tinta de las diversas líneas técnicas de argumentación que involucran archivos documentales, arqueología, química, etc., nos corresponde primero tomar una vista de pájaro del paisaje probatorio general, esto tanto para calmar la curiosidad inmediata como para dar una cierta claridad y coherencia a la narrativa.

Pero antes incluso de embarcarme en ese viaje de perspectiva, permítanme hacer una pregunta.

¿Cree usted, querido lector, que durante la Segunda Guerra Mundial los nazis sondearon las profundidades de la depravación humana convirtiendo la grasa humana en jabón, cosiendo la piel humana en pantallas de lámparas y guantes y todo tipo de horrores de pesadilla similares? Si lo haces, no estarías solo. Como muchos otros, lo creí , y lo confieso, completamente a ciegas – toda mi vida. Pero me equivoqué. Si crees eso, estarías equivocado. No es cierto. Nunca sucedió. Puedes llevarlo al banco, es un mito total. Y esta conclusión no es solo una a la que llegan los llamados autores «revisionistas», sino que es más bien una simple cuestión de hecho documentado admitido y afirmado por los propios holohistoriadores ortodoxos, por ejemplo, el Museo del Holocausto Yad Vashem en Israel.

Es cierto que durante los Juicios de Nuremberg se exhibieron tales supuestos artículos, pero a lo largo de los años todos fueron sistemáticamente desacreditados, es decir, se descubrió que estaban hechos de materiales animales no humanos, de modo que, como digo, ningún holohistoriador ortodoxo mantiene la validez de ninguno de ellos. Ahora, una mente crítica, una mente curiosa es conducida ineluctablemente a la pregunta de seguimiento: A saber, si eso no es cierto, entonces¿qué otra cosa podría no ser cierto que me han dicho, y que he creído, toda mi vida? Y aquí es donde el Dr. Kollerstrom, entre otros, naturalmente, nos pide que escuchemos el caso general contrario. Pero, entonces, ¿cuál es exactamente ese caso?

En pocas palabras, el autor argumenta que los campos de concentración nazis (algunos en la propia Alemania, la mayoría del resto en Polonia) eran campos de trabajo esclavo, aunque algunos de ellos eran, como veremos, solo campos de tránsito temporales, cuyos desafortunados reclusos fueron utilizados al sombrío servicio del esfuerzo de guerra alemán.[2]

Auschwitz, por ejemplo, estaba ubicada justo al lado de la gran planta industrial de Buna-Monowitz dirigida por IG Farben, y que producía (a partir del carbón) gran parte del petróleo sintético y el caucho del Reich, y sin la cual la máquina de guerra alemana se habría detenido, y cuya fuerza de trabajo provenía del propio campo de concentración de Auschwitz. Algunos de ellos (los campos de Aktion Reinhardt) también fueron parte integrante de una política general establecida en la infame conferencia de Wannsee el 20 de enero de 1942 para la deportación sistemática «al este» de poblaciones de «indeseables», incluidos judíos, romaníes, comunistas, etc., que debían ser depositados al este de los Urales una vez que la Unión Soviética hubiera sido, como los alemanes esperaban con confianza, rápidamente vencidos por la, hasta entonces, completamente exitosa máquina de guerra alemana. Por lo tanto, el término «Endlosung», que ha sido interpretado tendenciosamente por los holohistoriadores ortodoxos para significar «solución final», realmente significa «fin» u «objetivo», en este caso, deportación al este, pero cuya acción se vio frustrada por la resistencia inesperada y, por supuesto, el eventual fracaso de la Operación Barbarroja, es decir, la invasión alemana de la Unión Soviética.

Pero lo que estos campos no eran, según Kollerstrom, eran monstruosas fábricas de exterminio que recibían a un montón de seres humanos y simplemente los molían en cadáveres humanos. Esta imagen, sostiene, es un legado brutal e inhumano que ha llegado a atormentar la imaginación occidental y formar la base de un mito sagrado demente que, junto con los mitos auxiliares, ha venido a apuntalar una sociedad basada en la Falsedad -somos, dice, el Pueblo de la Mentira- y que también ha llegado a servir oportunamente a los intereses imperiales estadounidenses y occidentales en su cultura verdaderamente monstruosa de «guerra sin fin».

Nada de esto, por supuesto, es para condonar o no reconocer el horror y la injusticia de la detención sistemática de cientos de miles o incluso millones de personas en campos de trabajo esclavo donde el tifus y otras enfermedades corrían desenfrenadamente, y donde, si no asesinatos sistemáticos, entonces ciertamente habrían tenido lugar brutalidades esporádicas. Pero, una vez más, no eran, como se nos ha asegurado toda la vida, meras fábricas para procesar a los humanos en cadáveres.

Así que ahí lo tienes, el ‘caso’. Pero, ¿qué pasa con la evidencia?

Para empezar, está el hecho, extrañamente bien documentado, de que no hay evidencia documental alguna de ningún «plan» de los nazis para exterminar sistemáticamente a millones de seres humanos. Por lo tanto, del vasto corpus de documentos sobrevivientes del Tercer Reich, no hay ni un solo trozo de evidencia que indique tal plan; sin proclamas, órdenes, transcripciones de radio, memorandos, memorias, nada en absoluto. Como dice Kollerstrom, nos quedamos creyendo que la ingeniería y el funcionamiento de esta vasta conspiración se llevaron a cabo completamente a través de alguna forma de «telepatía».

Además, y contrariamente a la comprensión popular, la conferencia de Wannsee no mencionó ningún plan de este tipo. Los holo-historiadores, en cambio, se han visto obligados a «interpretar» ciertas «palabras clave» de la conferencia como un significado distinto al significado de su diccionario. (Aquí Kollerstrom le recuerda al lector que no corresponde al historiador imponer significado a los datos, sino más bien dejar que los datos hablen por sí mismos). Tampoco hay ni siquiera un fragmento de evidencia de un plan o algo que tenga que ver con el «exterminio» de los voluminosos diarios recientemente publicados de Himmler y Goebbels. Además, el historiador británico, David Irving en su libro, ‘Hitler’s War’, basado enteramente en material de fuente primaria, concluyó que Hitler, él mismo, no conocía tal plan (una conclusión, entre otras, que llevó a Irving al expediente y, como Kollerstrom, condenó a la condenación eterna en toda la sociedad occidental, los medios de comunicación y la academia).

Luego está el decano de los holohistoriadores ortodoxos, Raul Hilberg, autor de la historia supuestamente definitiva de tres volúmenes del Holocausto, ‘La destrucción de los judíos europeos’, que fue obligado por el abogado defensor en el juicio de Ernst Zundel de 1985 a admitir bajo juramento que no había evidencia documental, ni un ápice, de ningún supuesto gaseamiento de seres humanos por parte de los nazis. Este último hecho también está respaldado, como veremos más adelante, por los Archivos Bad Arolsen (que comprenden unos treinta millones de documentos relacionados con los campos y se consideran el repositorio preeminente sobre estos asuntos) cuyos curadores emitieron una declaración en 2007 diciendo que no tenían evidencia, ni un solo documento, que sugiriera ninguna muerte por gaseamiento.

Pero, entonces, ¿qué pasa con la estructura física de las propias «cámaras de gas»? Aquí, según Kollerstrom, la evidencia es definitiva: no podrían haber sido «cámaras de gas» (es decir, realmente eran duchas) tanto porque sus estructuras (muchas partes de las cuales han sido reconstruidas fraudulentamente después de la guerra) son ridículamente permeables, como porque el análisis químico revela que no hay cianuro de hidrógeno en sus paredes, mientras que las paredes de las pequeñas cámaras de despiojamiento utilizadas para desinfectar la ropa de los reclusos, y que todos están de acuerdo en que se usaron para este propósito (a pesar de la evidente contradicción de tal en un campo de ‘exterminio’), son bloques llenos de cianuro de hidrógeno.

Pero, ¿qué pasa con los ‘seis millones’? Simplemente un meme simbólico de larga data que representaba el número tradicional de judíos en Europa y para el cual las referencias se remontan al menos medio siglo antes del «Holocausto». No se hicieron intentos sistemáticos ni estudios científicos realizados en Nuremberg para determinar el número de personas que murieron en los campos durante la guerra ni podría haber habido en el período de tiempo antes de que comenzaran los ensayos. Además, el propio Museo de Auschwitz emitió una declaración en 1989 degradando los «cuatro millones» supuestamente asesinados en Auschwitz a «un millón», pero cuya revelación nunca se tuvo en cuenta incluso entonces en el recuento oficial. Más tarde, como veremos, los «Libros de la Muerte» soviéticos para Auschwitz estuvieron disponibles después de la caída de la Unión Soviética que muestran que solo unas setenta mil personas (aproximadamente la mitad de ellas judíos) habían muerto en Auschwitz, casi todas de tifus, un número que, simplemente coincide con los números en los Archivos de Arolsen.

Pero, ¿qué pasa con todas las ‘imágenes’? Las imágenes icónicas de montones de cadáveres que se muestran de rigueur en todos los libros de texto son de Bergen-Belsen y se sabe que son víctimas del tifus, es decir, no fueron víctimas de «cámaras de gas», pero cuyas fotos continúan siendo exhibidas hasta el día de hoy como víctimas de «gaseamiento» a pesar de esta falsificación transparente y de registro público de hechos documentados. Lo que tampoco se muestran nunca son las muchas fotografías existentes de granizo y reclusos abundantes tomadas cuando los campos fueron liberados por las fuerzas soviéticas y aliadas.

¿Pero ciertamente los relatos de «testigos oculares» son definitivos? Apenas. Se ha demostrado que la mayoría de las «autobiografías» centrales son falsas, y el resto son en gran parte derivadas de estas cuentas y / o se basan en meros rumores y rumores. Además, ha surgido toda una industria artesanal de cuentas falsas de «testigos oculares» y que son parte integrante de una empresa mucho más grande. No quiero ponerle un punto demasiado fino, pero el ‘Holocausto’ es un gran negocio. De hecho, hay pruebas sólidas, como veremos más adelante, de que incluso holobiografías tan famosas como la de Elie Wiesel son completamente fraudulentas. También hay numerosos relatos, de nuevo que pronto examinaremos, de individuos bastante reconocidos que contrarrestan la narrativa oficial del «Holocausto», pero que continúan siendo rutinaria y completamente ignorados y suprimidos.

De acuerdo, pero ¿qué pasa con la «confesión» de Rudolf Hoss, el comandante de Auschwitz y el testigo clave para la acusación en los Juicios de Nuremberg? Aprendemos de Kollerstrom de la evidencia que salió a la luz a mediados de la década de 1980 de que Hoss había sido «torturado durante tres días y tres noches por un equipo de sicarios británico» antes de su confesión. Y que, en todo caso, hay contradicciones flagrantes en su testimonio torturado que demuestran que simplemente estaba inventando lo que sus fiscales/perseguidores querían escuchar. De hecho, las amenazas de pena capital o de largas penas de prisión fueron el contexto general para el resto de las «confesiones» de base en un tribunal militar por parte de los vencedores que aceptaron como un hecho predeterminado la realidad de la tesis del «exterminio» y la negación de la cual no solo no podían usarse como una posición de defensa (una característica común, por cierto, de los infames tribunales canguro internacionales de hoy / ‘tribunales de crímenes de guerra’)[3] – ¡pero qué táctica legal garantizó la condena! En consecuencia, la mayoría de los acusados eligieron la postura pragmática de aceptar la «tesis» de la fiscalía que abrió la puerta a un acuerdo de culpabilidad indulgente.

De todos modos, basta de la visión general superficial. Vayamos a las tachuelas de latón.

Los ‘seis millones’

Pocos meses después de la liberación y ocupación de Auschwitz por los soviéticos en enero de 1945, el periódico soviético Pravda anunció el asombroso total de unos cuatro millones de personas que habían muerto en el campo. Esta cifra se integró rápidamente en los Juicios de Nuremberg sin más preámbulos. Pero luego, en 1989, los llamados «Libros de la Muerte» fueron lanzados por el presidente soviético Gorbachov. Estos documentos, que habían sido capturados por los soviéticos de Auschwitz, consistían en unos 46 volúmenes que catalogaban los certificados de defunción individuales de los que habían muerto en Auschwitz, de unos 69.000 individuos. No cuatro millones, sino sesenta y nueve mil, y de los cuales unos veintinueve mil eran judíos, y el resto comprendía una mezcla de otros grupos étnicos y nacionalidades. Sólo podemos especular sobre los porqués y los porqués relacionados con las cifras iniciales, groseramente exageradas, aunque difícilmente estira la imaginación suponer que, habiendo perdido más de veintisiete millones de sus compatriotas a manos de los invasores alemanes, los soviéticos podrían no haber estado en un estado de ánimo particularmente objetivo y científico, sino más bien propagandístico.

Sin embargo, los «Libros de la Muerte de Auschwitz» constituyen, en masa, un documento fuente primaria.

Otro repositorio de material de origen primario son los Archivos Arolsen, también conocidos como el Servicio Internacional de Rastreo, ubicados en Bad Arolsen, en el norte de Alemania, y que son administrados por la Cruz Roja Internacional. Este último comprende unos treinta millones de archivos relacionados con dieciséis de los campos tanto en Alemania como en Polonia. Estos se consideran la base de datos preeminente y objetiva relacionada con los campamentos.

Digo «objetivo» ya que los archivos del Museo Yad Vashem bastante más infames en Israel son considerablemente menos objetivos. Muchas de las muertes registradas allí simplemente se toman de las listas de deportación y, para empezar, incluyen muertes antes, durante e incluso después del final de la guerra. Además, cualquiera puede simplemente completar un formulario en línea que afirma ser una «víctima del Holocausto» – una víctima sobreviviente obviamente o tal vez un pariente de tal – sin ningún tipo de documentación. Por lo tanto, no hay nada que impida las entradas múltiples o fraudulentas, y existe, como comentaremos más adelante en un momento, la ulterior cuestión motivacional de la presentación para luego presentar una reclamación de indemnización contra el gobierno alemán. Como tal, los «archivos» de Yad Vashem son considerados, al menos por los holo-historiadores revisionistas, como esencialmente inútiles.

Volviendo a los Archivos de Arolsen. En el año 1979 los curadores publicaron una cifra de las bajas de quince de los campos, y que ascendió a un total de unos 271.000 individuos. Luego, en 1984, publicaron una cifra de mortalidad total para dieciséis de los campos que llegó a 282,000. Estas muertes representan todas las muertes en los campos, excepto las de los campos de Aktion Reinhardt (que comprenden Treblinka, Sobibor y Belzec), que estos últimos se consideraron meros campos de tránsito, pero que discutiremos más adelante en relación con la controversia arqueológica que los rodea. Tanto los «Libros de la Muerte» como los archivos de Arolsen coinciden en gran medida en el número de judíos que murieron en Auschwitz, unos 30.000 en total, lo que representa menos de la mitad del total de muertes. No hace falta decir que este tipo de cifras no fueron bien recibidas en un país, Alemania, que había dictaminado que el negacionismo del holocausto era un delito penal. En consecuencia, y como relata Kollerstrom,

«Ninguna declaración del siglo 21 ha salido de los Archivos Arolsen con respecto a sus cifras totales. Sería demasiado arriesgado: el delito penal de «negar el Holocausto» en Alemania incluye «minimizar o trivializar los crímenes del nacionalsocialismo». ¡Esa ley no especifica qué constituiría exactamente esos crímenes! No es sorprendente que los gerentes de Arolsen no se hayan atrevido a hacer tal declaración. (También puede darse el caso de que hayan recibido órdenes de no hacer más recuentos…)»

Sin embargo, en 2006 los gerentes emitieron una declaración relacionada con el número de personas que habían muerto por gaseo: no había ninguna, o más bien, no tenían registros de que hubiera víctimas de gaseamiento, en absoluto. La controversia subsiguiente fue suficiente para que vencieran una retirada apresurada y no se han recibido más declaraciones. (No seremos tan reticentes, pero pronto discutiremos el asunto a fondo en la sección sobre «ciencia»).

Sin embargo, las cifras oficiales de mortalidad total en cada uno de los campos continúan fluctuando, a menudo salvajemente, dependiendo de qué relato de «testigo ocular» o pronunciamiento oficial sea prominente en este momento, pero principalmente a la baja. Así, mientras que las cifras de Dachau justo después de la guerra sumaban unas 238.000 muertes, el total actual es de 20.600. Esta reducción en un factor de diez parece ir en la dirección indicada por los archivos de fuentes primarias. Pero, ¿qué pasa entonces con la cifra de los ‘seis millones’? Seguramente los «cuatro millones» iniciales ofrecidos por los soviéticos en Nuremberg habrían jugado en el gran total. Pero, ¿por qué exactamente ‘seis’? ¿Por qué no siete u ocho, o cinco? Y aquí el autor nos ruega que tomemos nota de un hecho muy peculiar: a saber, la innegable existencia previa de un meme de larga data que involucra precisamente la cifra de los ‘seis millones’. Como relata Kollerstrom,

«Entonces, ¿de dónde vino ese número totémico? Comenzó en Estados Unidos alrededor de 1900 como un truco de recaudación de fondos, y luego siguió pulsando a través del siglo XX como un mantra infernal. Aquí hay unas 166 referencias, 1900 – 1945. Son abrumadoramente estadounidenses. En los albores del  Siglo XX, el «sufrimiento» de seis millones de judíos se convirtió en un argumento a favor del nuevo proyecto sionista … Ayudó a recaudar fondos, con el número citado como el número total de judíos en Europa. Durante la Primera Guerra Mundial siempre fueron seis millones de judíos los que se morían de hambre, necesitaban rescate, etc.

Y de ahí el autor enumera obedientemente 166 referencias. Vale la pena echar un breve vistazo a algunos de ellos, solo para tener una idea del asunto:

  • 1906 – New York Times, 25 de marzo de 1906: «… la condición y el futuro de los 6.000.000 de judíos de Rusia se hicieron el 12 de marzo en Berlín a la reunión anual de la Liga de Socorro Judío Central de Alemania por el Dr. Paul Nathan … Salió de San Petersburgo con la firme convicción de que la política estudiada del gobierno ruso para la «solución» de la cuestión judía es el exterminio sistemático y asesino.
  • 1913 – Fort Wayne Journal Gazette (Ind.), 18 de octubre de 1913, página 4: «Hay seis millones de judíos en Rusia y el gobierno está ansioso por aniquilarlos por métodos que provocan protestas del mundo civilizado».
  • 1915 – New York Tribune, 14 de octubre de 1915: «Lo que los turcos están haciendo a los armenios es un juego de niños en comparación con lo que Rusia está haciendo a seis millones de judíos, sus propios súbditos».
  • 1918 – New York Times, 18 de octubre de 1918: «Seis millones de almas necesitarán ayuda para reanudar la vida normal cuando termine la guerra… El Comité de Judíos Estadounidenses establece planes para la mayor tarea humanitaria de la historia… 6,000,000 de judíos necesitan ayuda».
  • 1919 – San Antonio Express, 9 de abril de 1919, página 12: «En ningún otro momento de la historia del pueblo judío la necesidad ha sido tan grande como ahora. Seis millones de nuestros hermanos y hermanas están muriendo de hambre. Toda la raza está amenazada de extinción».
  • 1921 – New York Times, 20 de julio de 1921, página 2: «BEGS AMERICA SAVE 6,000,000 IN RUSSIA. Los 6.000.000 de judíos de Rusia se enfrentan al exterminio por masacre».
  • 1926 – Enciclopedia Británica, 13ª Edición, Vol. 1, 1926, página 145: «Mientras permanezcan en Rusia y Rumania más de seis millones de judíos que están siendo sistemáticamente degradados…»
  • 1931 – The Montreal Gazette, 28 de diciembre de 1931, página 25: «SEIS MILLONES DE JUDÍOS SE ENFRENTAN AL HAMBRE,….. Seis millones de judíos en Europa del Este se enfrentan a la inanición, y aún peor, durante el próximo invierno».

Y así sucesivamente, para 166 entradas.

Como se mencionó anteriormente, en Nuremberg no se hizo ningún intento de determinar objetivamente el número total de personas que habían muerto en los campos durante la guerra. Por lo tanto, como lo afirmó claramente el historiador francés Vincent Reynouard, «En Nuremberg, nunca se realizó ninguna encuesta estadística … para determinar el número de judíos desaparecidos». En lo que sí se basaron los juicios (aparte del testimonio de Hoss relacionado con Auschwitz solamente) fue una declaración dada por el agente de las SS Wilhelm Hottl, quien testificó, a condición de que se le perdonara la vida, que una vez había escuchado tal historia de Adolf Eichmann (que atestigua los «seis millones»), en agosto de 1944, pero que Eichmann negó más tarde. Como comenta Kollerstrom, «¡Eso fue todo! Y así el número mágico llegó a infestar todas nuestras mentes».

Hemos inspeccionado brevemente dos documentos de fuente primaria, a saber, los «Libros de la Muerte de Auschwitz» y los Archivos Arolsen, pero hay más.

A mediados de la década de 1990 se lanzaron los Decrypts de inteligencia británicos de Bletchley Park. Estos documentos comprenden las interceptaciones de radio desde Auschwitz que fueron posibles gracias a la famosa ruptura del código enigma alemán. Los descifrados cubrieron el período crucial de trece meses desde enero de 1942 hasta finales de enero de 1943. Registran las llegadas y salidas diarias de los reclusos, los envíos de carbón y coque, etc. Manos expectantes peinaron estos archivos de valor incalculable en busca de lo que, se pensaba, sin duda revelaría evidencia prima facie del gran crimen. Sin embargo, fue simplemente una gran vergüenza cuando no se presentaron tales pruebas. Ni una migaja.

De lo que sí hablan estas transcripciones son las idas y venidas diarias de los reclusos a la gigantesca planta industrial de Buna-Monowitz, a solo dos millas al este de Auschwitz. Por lo tanto, una entrada registra,

«El uso de prisioneros para industrias de guerra a gran escala se discute a continuación … la mayor transferencia es el traslado de judíos a AUSCHWITZ para las obras de caucho sintético. Otro movimiento importante es la transferencia de prisioneros enfermos al DACHAU».

También mencionan un importante brote de tifus en el verano de 1942 y las medidas para contenerlo. Por lo tanto, esta cita del resumen de enero de 1943 sobre Auschwitz,

«El Bunawerk todavía emplea a 2210 hombres, de los cuales 1100 están en el trabajo real. Los relojeros judíos son enviados a SACHSENHAUSEN, donde se les necesita con urgencia. Se siguen notificando casos de tifus, aunque se han adoptado medidas enérgicas y el 22 de enero se encontraron 36 casos entre el nuevo grupo de presos».

Pero no hay evidencia de asesinatos en masa.

De hecho, hay un cuarto archivo de fuente primaria, que tiene que ver con los registros intactos de coque de Auschwitz, pero que cubriremos en la siguiente sección.

Finalmente, el número de «seis millones» no está completamente exento de importancia, ya que registra, irónicamente, según el autor, aproximadamente el número de «sobrevivientes del holocausto» que han demandado por reclamaciones de indemnización del gobierno alemán después de la guerra. De hecho, se han pagado unos 4,3 millones de reclamaciones por un importe de unos cien mil millones de marcos alemanes. Vale la pena señalar en este punto que, según la mayoría de los autores revisionistas, el número de judíos bajo control alemán en todos los territorios ocupados nunca llegó a ser más de 4,5 millones, aunque Kollerstrom establece la cifra algo más baja en 3,5 millones.

Ahora, ¿significa esto que el número de reclusos que murieron en los campos fue de «apenas» 300,000 más o menos? No necesariamente. Los registros de los campos de Aktion Reinhardt, que son en su mayoría campos de tránsito, no se han conservado y probablemente habría habido muertes que no se registraron. Para dar una perspectiva más amplia sobre este asunto y, posiblemente, para establecer algún tipo de límite superior a los números, cito aquí a otro autor revisionista, Peter Winter, que en su libro, ‘The Six Million: Fact or Fiction’[4] cita una cita de Stephen F. Pinter, quien se desempeñó como abogado del Departamento de Estado de los Estados Unidos en las fuerzas de ocupación en Alemania durante seis años después de la guerra, y quien hizo esta declaración a la revista católica ‘Our Sunday Visitor, el14 de junio de 1959:

«Estuve en Dachau durante 17 meses después de la guerra, como fiscal del Departamento de Guerra de los Estados Unidos, y puedo afirmar que no había cámara de gas en Dachau. Lo que se mostró a los visitantes y turistas allí y se describió erróneamente como una cámara de gas fue un crematorio. Tampoco había una cámara de gas en ninguno de los otros campos de concentración en Alemania… Por lo que pude determinar durante seis años de posguerra en Alemania y Austria, hubo un número de judíos asesinados, pero la cifra de un millón ciertamente nunca se alcanzó. Entrevisté a miles de judíos, ex reclusos de campos de concentración en Alemania y Austria, y me considero tan calificado como cualquier hombre en el tema».

La mención de «crematorio» es, de paso, significativa ya que la mayoría de los campos los tenían, al igual que muchos hospitales y prisiones los tienen hasta el día de hoy. Por lo tanto, el mero hecho de tener crematorios no habla en modo alguno de la noción de «cámaras de gas». De hecho, para un campo como Auschwitz, situado como estaba en un terreno pantanoso con un nivel freático muy alto, los pocos que tenía habrían sido indispensables para deshacerse de cualquiera que muriera allí, pero solo dentro de ciertos límites muy limitados, como veremos al aceptar cuánto combustible, esfuerzo y tiempo lleva cremar un cuerpo.

En cuanto a los números totales, por el momento creo que debemos ser prudentes y decir que, con nuestro conocimiento actual, estos probablemente oscilan entre 300,000 y quizás el doble, y qué cifras incluirían, por supuesto, a todos los reclusos, no solo a los judíos. Sería bueno, como señala Kollerstrom, poder seguir investigando sobre este asunto, pero dado que el acceso a los archivos pertinentes está, efectivamente, prohibido, y cuando incluso intentar hacerlo se considera un delito o invita al suicidio profesional, las perspectivas para ello son, en la actualidad, poco optimistas.

Además, y para dar una perspectiva sobre este «juego de números», hago referencia a mi propia experiencia periodística en la investigación y escritura sobre conflictos más modernos. Por lo tanto, uno de mis primeros ensayos como joven periodista independiente fue para el Toronto Star en cuyo artículo discutí los «campos de exterminio» de Camboya y en el que demolí la cifra oficial de «dos millones» de víctimas, que aún se mantiene hasta el día de hoy, ¡mostrando que surgió de un solo periodista italiano que luego se retractó de la cifra! Los números reales eran más probables en el rango de 400,000 con los propagandistas estadounidenses simplemente agrupando en la tarjeta de puntuación de los Jemeres Rojos los números que murieron de hambre debido al «bombardeo secreto de Camboya» de los Estados Unidos. Pero, de nuevo, nadie lo sabe con certeza. Del mismo modo que nadie parece saber realmente cuántos murieron en las guerras de Corea o Vietnam, o en la gran masacre indonesia respaldada por Estados Unidos de 1965 (el «año de vivir peligrosamente»). Las cifras citadas rutinariamente con respecto a esos conflictos varían, dependiendo de la fuente, ¡literalmente sobre millones de seres humanos!

Lo mismo es cierto hoy con respecto a Irak y otros conflictos imperiales occidentales muy recientes (¿nos atrevemos a todos ellos ‘holocaustos’?). Ciertamente es importante tratar de establecer figuras firmes, tanto porque representan vidas humanas individuales perdidas, como porque estas figuras se utilizan de manera oportunista con fines ideológicos. Pero debemos, al final del día, permanecer humildes antes de la tarea que se nos ha encomendado y, a menudo como no, estar dispuestos a vivir con incertidumbre, mientras continuamos presionando aún más nuestras investigaciones.

Con esa advertencia, continuemos con nuestra presente investigación.

En la introducción de ‘Rompiendo el hechizo’, el autor nos recuerda que el ‘Holocausto’ representa una tesis «trina», es decir, que involucra un número totémico (los ‘seis millones’), un ‘plan’ diabólico (exterminar deliberadamente a todo un grupo étnico, los judíos) – y una ‘metodología’ despiadada (‘gasear’ usando el infame ‘Zyklon B’). Hemos abordado las dos primeras de estas subtemas, y es a la tercera a la que ahora dirigimos nuestra atención investigadora.

La ciencia va a Auschwitz

Como relata Kollerstrom, un punto de inflexión en la historia del revisionismo del Holocausto llegó en 1985 cuando el canadiense, Ernst Zundel, fue encargado de publicar el folleto más vendido, ‘¿Murieron realmente seis millones?’. En su juicio tuvo la suerte, según el autor, de ser asistido por el «maestro del revisionismo moderno», Robert Faurisson, y juntos buscaron la ayuda del entonces decano de la tecnología de ejecución estadounidense, Fred Leuchter, cuya experiencia especial era en el diseño de cámaras de gas.

En febrero de 1988, Leuchter fue enviado por Zundel para viajar a Auschwitz/Birkenau (y Majdanek) donde, primero, estudió los archivos del Museo de Auschwitz para saber exactamente dónde se encontraban las supuestas «cámaras de gas»; segundo, inspeccionó las estructuras a través de la lente de su propia experiencia en gaseo; y, finalmente, recogió (ilegalmente) una treintena de muestras de las paredes de las «cámaras de gas» y de estructuras auxiliares aleatorias en Auschwitz, y una muestra de una de las cámaras de despiojamiento mucho más pequeñas. Estas muestras fueron enviadas, a su regreso, a una empresa, Alpha Analytical Laboratories (que no tenía conocimiento de dónde habían venido las muestras y que se horrorizaron cuando finalmente se enteraron), para ser analizadas en busca de rastros de cianuro de hierro.

Este último compuesto es particularmente relevante aquí, ya que el cianuro de hidrógeno es normalmente de vida bastante corta en las superficies, a menos que se una al hierro de donde se vuelve muy longevo, y que también, con el tiempo, se convierte en un azul turquesa brillante, también conocido como «azul hierro». Ahora, lo que es evidente incluso hasta el día de hoy en muchos de los campamentos es la coloración «azul hierro» de muchas de las cámaras de despiojamiento, que es lo suficientemente densa como para, en muchos casos (donde estas cámaras están hechas de ladrillo), haber penetrado hasta las paredes exteriores y, por lo tanto, son claramente visibles para el ojo sin tutoría. Ninguna de las supuestas «cámaras de gas» en Auschwitz / Birkenau, sin embargo, luce este «azul hierro», y fiel a este signo revelador (o más bien la falta de), ninguna de las muestras de las «cámaras de gas» mostró nada más que rastros residuales de cianuro, mientras que la muestra de la cámara de despiojamiento estaba llena de cosas. Leuchter también escribió su estudio de las supuestas cámaras de gas concluyendo que no podían, por ningún tramo de la imaginación, haber actuado como tales, ya que eran espectacularmente inadecuadas para el propósito de ser clara y ridículamente permeables al gas.

Éste, el «Informe Leuchter», se publicó en mayo de 1988 y puso de relieve, por primera vez, la cuestión de las cámaras de despiojamiento. Como señala Kollerstrom, «antes del Informe de Fred, la raza humana simplemente había sido desinformada de que el gas Zyklon = asesinato humano en masa».

El autor también comenta sobre el destino de Leuchter con respecto a su incursión en esta controvertida arena,

«Leuchter debería haber sido nombrado caballero por su servicio a la humanidad: Sir Fred. Pero, en cambio, su carrera terminó, fue expulsado de varios lugares, fue éticamente condenado y terminó conduciendo un autobús escolar, como me informó».

Sin embargo, en 1991 el Informe llamó la atención de un joven y brillante químico, Germar Rudolf, que en ese momento estudiaba para su doctorado en el Instituto Max Planck en Alemania. Para Rudolf, la «espina de duda» plantada en su mente al leer el Informe lo llevó a él y a dos colegas a arrastrarse a Auschwitz y robar otra treintena de muestras tanto de las paredes de las supuestas «cámaras de gas» como de las cámaras de despiojamiento más pequeñas (y en el camino fotografiando exactamente dónde, cómo y qué hicieron). Los resultados coincidieron y confirmaron los de Leuchter, existiendo un diferencial de dos mil veces entre las muestras tomadas de las cámaras de despiojamiento frente a las «cámaras de gas». (Solo para tener en cuenta que había ferrocianuro en las paredes de las duchas, también conocido como «cámaras de gas», aunque generalmente menos de 1 ppm, se debió al hecho bien documentado de que muchas de las otras habitaciones y recintos del campamento fueron rociados ocasionalmente con Zyklon B como parte de los protocolos de desinfección de rutina, y cuyas muestras también mostraron lo mismo, si es muy bajo, niveles de cianuro.)

Aquí Kollerstrom, él mismo un historiador de la ciencia, enfatiza un punto metodológico importante. A saber

«Tanto los informes Leuchter como Rudolph tenían sus debilidades, y es solo al integrar los dos juntos, lo que podemos hacer porque sus métodos eran idénticos, que se logra una base firme y clara para el debate racional».

La secuencia subsiguiente de eventos después de la publicación, primero en 1992 de un informe preliminar, y luego en 1993 de su histórico documento de 120 páginas, el Informe Rudolf, trazó el arco habitual de ruina personal con el que, a estas alturas, estamos demasiado familiarizados. Rudolf terminó su carrera y, finalmente, en 2007, se encontró, atado encadenado, en un tribunal alemán donde fue debidamente condenado a cuatro años de prisión. Como Kollerstom entona una vez más, «La ciencia no puede existir donde la duda está prohibida, seamos claros al respecto».

Como seguimiento de estas investigaciones, un químico-ingeniero, Dan Desjardins, posteriormente volvió sobre los pasos de Leuchter y Rudolf a través de Auschwitz para que, como dice Kollerstrom, tengamos una buena «corroboración con respecto a dónde provienen las muestras».

Vale la pena señalar además en esta coyuntura, y aquí hago equipo una vez más con el autor Peter Winter, que, «Los paralelismos entre la estación de despiojamiento real y las supuestas ‘cámaras de gas humanas’ están tan cerca que está claro que la historia de la cámara de gas homicida se desarrolló a partir del sistema de despiojamiento de ropa real».

Pasando ahora a otro archivo de fuente primaria, uno al que aludí anteriormente, es decir, los registros intactos de coque de Auschwitz / Birkenau (este último campo, justo al lado de, y también conocido como Auschwitz II, que se encuentra en los alrededores inmediatos de Auschwitz I), encontramos que la cantidad de coque que habría sido necesaria para quemar cientos de miles de cuerpos simplemente no existía. Aquí Kollerstrom nos dirige al denso tomo, ‘Diseccionando el Holocausto’,[5] editado por Germar Rudolf en el que un ensayo del meticuloso investigador Carlo Mattogno repasa el asunto.

Mattogno nos informa que «normalmente se necesitan de 88 a 110 libras [de coque para cremar] un cuerpo». Después de tener en cuenta varios factores (por ejemplo, cuántos hornos de cremación se están cocinando juntos, etc.) concluye que estas entregas de coque «demuestran indiscutiblemente que solo los cuerpos de los reclusos que habían muerto por causas naturales podían ser incinerados en los crematorios. Por lo tanto, ¡no hubo asesinatos en masa en Auschwitz y Birkenau en el tiempo de marzo a octubre de 1943!»

Según Kollerstrom, el Informe de Fred Leuchter también incluyó un cálculo similar mientras llegaba a la misma conclusión. Leuchter señaló además que el recuento de muertes para Auschwitz alcanzó su punto máximo exactamente «durante los peores períodos de la epidemia de tifus en 1942 y 1943». Esta última referencia es importante porque apoya el argumento, y toda la evidencia, de que el infame Zyklon B se desplegó en los campos precisamente para abordar los brotes de tifus que comenzaron en esta época. El argumento adicional de que Zyklon B no fue pensado como un arma de «exterminio», sino simplemente como lo que los nazis dijeron que era para, es decir, la desinfestación, se encuentra en dos hechos relacionados. A saber, el brebaje de cianuro de hidrógeno se envió a todos los campos, no solo a los designados, hoy en día, como «campos de exterminio», los últimos de los cuales, por cierto, ascienden solo a unos seis campos en total. Además, Zyklon B fue descontinuado a finales de 1944 para ser reemplazado por el nuevo agente despiojador, DDT, y que, por supuesto, nadie ha afirmado que se usó para matar personas. Kollerstrom señala además que la tecnología de desinfestación de microondas fue introducida por los alemanes en los campos muy tarde en la guerra, una tecnología que se convirtió en la base del horno de microondas, ahora omnipresente, aunque, hasta la fecha, no se ha recibido ningún relato de «testigos oculares» de haber sido cocinado hasta la muerte por microondas.

Para concluir esta sección, es oportuno señalar el hecho sobresaliente de la renuencia general de la historiografía ortodoxa a introducir esta ciencia forense elemental en este tema. De hecho, que esté tan dividido por el tabú atestigua una vez más la noción de que, al tratar con el «Holocausto», ya no estamos en el ámbito de la ciencia, sino del mito sagrado y de la religión. Sin embargo, continuemos con nuestras formas obstinadas y realicemos una breve revisión de la ciencia en lo que respecta a algunos de los otros campos de concentración.

De Arqueología, Diesel y Hogueras

Decir que ha habido una renuencia decidida a involucrar a la ciencia forense al servicio de «probar» el Holocausto no significa que no haya habido tales intentos.

En 1999, en Treblinka, por ejemplo, un equipo de investigadores arqueológicos dirigido por el australiano Richard Krege utilizó un radar de penetración en el suelo para tratar de localizar los restos de los 800.000 cuerpos supuestamente enterrados allí. Esto no debería haber sido difícil, ya que el área en la que supuestamente estaban contenidos estos restos cubría un área relativamente minúscula de solo unas pocas hectáreas. En cambio, lo que el equipo encontró fue: nada en absoluto. No encontraron evidencia consistente con el entierro de cientos de miles de cuerpos y, de hecho, no encontraron evidencia de ninguna perturbación del suelo. Por lo tanto, como dijo Krege en un informe posterior,

«A partir de estos escaneos pudimos identificar claramente la estratificación estratigráfica horizontal en gran parte inalterada, más conocida como horizontes, del suelo debajo del campamento. Sabemos por escaneos de tumbas y otros sitios con perturbaciones conocidas del suelo, como canteras, cuando esta estratificación se altera masivamente o falta por completo». Continúa diciendo:

«Los historiadores dicen que los cuerpos fueron exhumados e incinerados hacia el final del uso del campo de Treblinka en 1943, pero no encontramos indicios de que alguna vez existieran fosas comunes».

Naturalmente, este hallazgo no sentó bien con la ortodoxia y, por lo tanto, en 2010, otro equipo dirigido por la Dra. Caroline Sturdy Colls de la Universidad de Staffordshire realizó su propia encuesta de radar terrestre, y tampoco encontró nada. Pero eso no es lo que concluyeron y luego pregonaron a la BBC a quien afirmaron haber encontrado algunos «pozos». Sin restos, sin perturbaciones estratigráficas a gran escala, solo unos pocos «pozos». Como si no estuviera convencida por su propia retórica sobre el asunto, Colls regresó a Treblinka en 2013 con su colega Ivar Shute, donde procedieron a avergonzarse a sí mismos, después de haber transmitido sus hallazgos en documentales de televisión transmitidos tanto por la BBC como por el canal Smithsonian en los Estados Unidos, afirmando (y aquí me refiero al trabajo de Peter Winter nuevamente) haber encontrado un pedazo de porcelana con una Estrella de David en él, pero que más tarde resultó ser una «estrella de salmonete perforada» que resultó ser la marca de una famosa fábrica de porcelana en Polonia.

También es digno de mención que estos investigadores, habiendo encontrado nada más que unos pocos fragmentos de hueso -que, sin más preámbulos, afirmaron que formaban parte de «tres fosas comunes»- y algunas piezas de una base de madera, ambos elementos de los cuales uno podría esperar encontrar en un campo de tránsito como se sabía que era Treblinka, y habiendo identificado erróneamente una «pieza clave de evidencia», recibieron, sin embargo, el tratamiento real por parte de los medios de comunicación y su trabajo exaltado como una especie de prueba definitiva del caso. Por supuesto, no era nada de eso, sino más bien todo puffery y tonterías. Sus investigaciones no habían provocado cuerpos, fragmentos de esqueletos, cenizas humanas, cenizas de madera y ninguna irregularidad en el suelo, investigaciones que, reveladoramente, no implicaron excavaciones en el sitio, ya que esto, afirmaron lapidariamente, «sería una violación de la ley judía».

Pero, entonces, toda la tesis del «exterminio» de Treblinka fue terminalmente deshilachada desde el principio. Por lo tanto, para empezar, los medios ofrecidos para matar a cientos de miles en Treblinka fueron a vapor (incluso la cuenta oficial no tiene «cámaras de gas» en Treblinka); todos habían sido «cocidos al vapor como langostas hasta la muerte». Según Kollerstrom, «esa fase de la narrativa no duró demasiado, y pronto la causa de la muerte se convirtió en un escape de diesel». Ahora, el problema aquí es que Fritz Berg señaló por primera vez en 1983, y luego afirmó en 1992 por Walter Luffl, el Presidente de la Cámara Federal de Ingenieros de Austria, que el asesinato en masa por gaseo con humos de diesel es una imposibilidad virtual. Como tal, la cantidad de monóxido de carbono en los humos de diesel es muy baja (casi siempre mucho menos del 1% y a menudo no más del 0,1%) y que estar sujeto a humos de diesel en una habitación cerrada, incluso durante una hora completa, resulta, para la mayoría de las personas, en simplemente un fuerte dolor de cabeza, aunque las personas con corazones débiles podrían sucumbir en el transcurso de ese período de tiempo. El problema clave, sin embargo, es que todos los relatos de «testigos oculares», todos ellos, atestiguan la noción de que la muerte ocurrió en diez o veinte minutos.

La narrativa oficial comenzaba a tensarse en las costuras, especialmente la incapacidad de encontrar ninguna evidencia prima facie real de los cuerpos. No te preocupes. Como ya se mencionó, esta parte de la historia se completó al tener todos los cuerpos, los 800,000 de ellos, desenterrados y quemados. (Uno imagina que esto podría haber sido un pequeño problema para los apenas veinte o treinta miembros del personal administrativo de las SS y unos cien guardias ucranianos estacionados allí, pero tal vez fueron súper diligentes). Ahora se necesitan alrededor de 150 kg (más de 300 libras) de madera para quemar solo un cuerpo y un cálculo simple calcula que la cantidad de madera necesaria para quemar 800,000 cuerpos es, bueno, simplemente asombrosa. Y, por supuesto, nunca se han encontrado tales cenizas de madera, ni siquiera un rastro remoto de ellas, en Treblinka. Como kollerstrom comenta en este punto,

«Treblinka es el sitio de no uno, sino dos asombrosos Holo-milagros: el gaseo milagroso de 800,000 judíos usando un gas no letal, y luego la quema milagrosa de unos 800,000 cadáveres judíos en enormes piras al aire libre, encendiendo así los mitos Holo-caust (totalmente ardientes) con su significado inextinguiblemente infernal. Caroline Sturdy Colls y su equipo científico de Birmingham estaban pisando un terreno sagrado, con tantos cientos de miles de judíos (no) enterrados allí».

De hecho, el mismo programa de la BBC que presentó a Coll et al, «aludió casualmente a «Enormes pozos de carne en llamas abiertos», ¡la imagen original de Holo-hoax!». Llegaremos a más reminiscencias de «sangre ardiente y hirviendo» en la siguiente sección. Baste decir por ahora que la sangre, y los cuerpos humanos, no se queman simplemente por sí mismos, es decir, no sin combustible adicional.

Podríamos continuar y ver holo-historias similares y encuentros desmitificadores similares con la ciencia (incluidos recuentos de muertes muy fluctuantes, evidencia arqueológica de desaparecidos en acción y, sin embargo, metodologías de asesinato cada vez más improbables) para muchos de los otros campos, incluidos Sobibor, Chelmo, Majdanek y Belzec. Sin embargo, el tiempo y el espacio nos humillan, y así nos llevan a la última línea de nuestra investigación: el siempre popular, siempre entretenido, testimonio de «testigo ocular».

Cuentos de hadas del infierno

Comencemos aquí recordando al lector lo que se dijo al principio sobre las infames imágenes de Bergen-Belsen, las que se toman como simbólicas de toda la narrativa del Holocausto en sí; son reales, pero son, al mismo tiempo, tergiversaciones.

Bergen-Belsen, ubicado en el noroeste de Alemania, fue originalmente un campo de prisioneros de guerra que se convirtió en un campo de concentración en 1943. El campo fue liberado por soldados británicos el 15 de abril de 1945 que casualmente estaban acompañados por un gran contingente de periodistas. Es probable que debido a la presencia de estos testigos oculares reales nunca se haya afirmado que hubiera «cámaras de gas» en Bergen-Belsen. Sin embargo, esto no impidió que los medios occidentales posteriores retrataran las fotos tomadas allí de los miles de cuerpos demacrados, de haber estado gaseando a las víctimas. Las muertes de este último, es pertinente señalar, fueron el resultado de un brote de tifus en las etapas finales de la guerra, que a su vez se debió en gran medida al bombardeo aliado que había interrumpido fatalmente la infraestructura alemana y que había impedido el reabastecimiento de alimentos y Zyklon B a muchos de los campos. [De hecho, el campamento estaba tan infestado de tifus que los británicos finalmente se vieron obligados a quemarlo hasta los cimientos.]

Aquí tenemos toda la tesis del «exterminio» aparentemente de cabeza; una proposición que a primera vista podría parecer extravagante si no tuviéramos otro documento de fuente primaria que la respaldara. Como señala Kollerstrom,

«Dos millones y medio de toneladas de bombas estadounidenses y británicas destruyeron la infraestructura y la esperanza. Los campos se convirtieron en campos de exterminio. Obtenemos una visión de la catástrofe que se está desarrollando a partir del Informe de la Cruz Roja [publicado en 1948]… Por lo tanto, las autoridades alemanas se esforzaron por aliviar la grave situación en la medida de lo posible. La Cruz Roja es bastante explícita al afirmar que los suministros de alimentos cesaron en este momento debido a los bombardeos aliados … y en interés de los judíos internados habían protestado el 15 de marzoésimo, 1944 contra la «bárbara guerra aérea de los Aliados»… Al tratar el exhaustivo Informe de tres volúmenes de la Cruz Roja, es importante destacar que los delegados de la Cruz Roja Internacional no encontraron evidencia alguna en los campos en el Eje-Europa de una política deliberada para exterminar a los judíos. En todas sus 1.600 páginas, el Informe nunca insinúa ninguna cámara de gas humana».

Y lo que no mencioné anteriormente con respecto a los descifrados británicos de Intel fue que, en agosto de 1943, el jefe del Ejecutivo Británico de Guerra Psicológica, Victor Cavendish-Bentick, envió un telegrama secreto del Ministerio de Relaciones Exteriores tanto a Washington como a Moscú diciendo, efectivamente, que a pesar de los rumores que estaban escuchando, no había la más mínima evidencia para apoyar la idea de que las cámaras de gas se estaban utilizando para matar a alguien y mucho menos a millones de personas.

También se mencionó anteriormente el testimonio de testigos oculares del comandante de Auschwitz, Rudolf Hoss, cuyo testimonio extraído de la tortura fue un pilar para la fiscalía en Nuremberg. Aparte de las pruebas posteriores que atestiguan su tortura, muchos componentes clave de su testimonio fueron, incluso en ese momento se sabía que habían sido falsificados, o deberían haber sido para cualquier otro tribunal que no fuera un canguro, ya que contradecían los hechos conocidos y contemporáneos con respecto a los propios campos. Por lo tanto, Hoss dio una declaración jurada a la corte de que había visitado Treblinka en junio de 1941, donde, dijo, 80,000 judíos habían sido «liquidados» en los seis meses anteriores. El problema con todo esto es que Treblinka no comenzó a recibir judíos hasta finales de julio de 1942. En resumen, ¡su relato de ‘testigo ocular’ es un año y medio demasiado temprano! De hecho, ninguno de los campos de tránsito, incluidos Sobibor y Belzec, se puso en marcha hasta mayo de 1942. Para complicar aún más la vida de los futuros holohistoriadores ortodoxos fue la insistencia de Hoss en que el diesel se usaba como medio para matar, y que, una vez que se descubrió que tal metodología era altamente improbable, si no imposible, iba a entorpecer la narrativa oficial para siempre, ya que abandonarla significaba abandonar el testimonio de Hoss en su totalidad.

Luego está el estimado profesor Paul Rassinier, un historiador francés, socialista y antinazi que más tarde se convirtió en un combatiente de la resistencia, pero que finalmente fue capturado y encarcelado en Buchenwald. Rassinier sobrevivió a la guerra, después de lo cual comenzó su carrera de toda la vida de desacreditar las afirmaciones de gaseo por parte de otros «testigos oculares». Kollerstrom cita una cita de uno de los informes publicados por Rassinier que concluyó:

«Con respecto a las cámaras de gas, la procesión casi interminable de falsos testigos y de documentos falsificados, a la que he llamado la atención del lector durante este estudio, demuestra, sin embargo, una cosa: nunca en ningún momento las autoridades responsables del Tercer Reich tuvieron la intención de ordenar, o de hecho ordenar, el exterminio de los judíos de esta o de cualquier otra manera».

Y luego está el testigo de la defensa, el distinguido patólogo, Charles Larson, «enviado por el ejército estadounidense en 1945 para inspeccionar los cadáveres apilados en los campos de trabajo alemanes en Dachau, Belsen, etc., [quien] se negó firmemente a declarar que había visto un cadáver de color rosa asesinado por cianuro».

¿Dejé de mencionarlo? Todavía hay una pieza reveladora más de evidencia forense que atestigua la completa falacia de la tesis de gaseo. Este es el hecho bien documentado de que no hay registros de ningún tipo de cadáveres rosados. Resulta que morir por envenenamiento por cianuro de hidrógeno convierte al cuerpo en un tono rosa brillante, y no hay evidencia de que tal haya sido visto, por nadie, nunca. Aparentemente, ninguno de los «testigos oculares» eran patólogos.

Pero, entonces, querido lector, tal vez estos no son el tipo de informes de testigos oculares que podría haber estado esperando. Así que, sin más preámbulos, vayamos a ellos, aunque como el elenco de personajes aquí son legión tendremos que contentarnos con algunos ejemplos para simplemente capturar el sabor del asunto.

Probablemente el relato más prominente de «testigo ocular» es el de Elie Wiesel, cuyo libro de 1958, Night, ha vendido más de diez millones de copias, y que finalmente lo llevó a ser galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1986. El problema con el libro, aparte de su narrativa patentemente hiperbólica, es que es casi seguro que es un relato completamente fraudulento. Así, en 2009, un compañero judío húngaro, Nickolaus Gruner, después de veinte años de investigar el tema, emitió este comunicado de prensa:

«Elie Wiesel A-7713 nunca ha existido, y el hombre que se dice a sí mismo como ‘Elie Wiesel’ con el número de campo de concentración A-7713, sabiendo muy bien que este número pertenecía a otra persona, es un impostor del peor tipo. Para esta declaración, yo, Nikolaus Gruner A-11104, tengo conocimiento certificado y escrito de».

Gruner luego publicó un libro, ‘Stolen Identity A7713’, en el que proporcionó documentación detallada obtenida de los archivos del Museo de Auschwitz que muestran que Lazar Wiesel, y a quien Gruner conocía, era el verdadero portador de ese número. El primero, según Kollerstrom, «nació el 4 de septiembre de 1913, recibió el número y tatuaje A-7713; como también su hermano, Abraham, nacido el 10 de octubre de 1900, recibió el número adyacente A-7712. Este último número es el que Elie Wiesel afirma que pertenecía a su padre Shlomo… No existen tales registros de registro para Elie y su padre: no están allí«.

Elie Wiesel se negó a responder a un desafío formal de Gruner para comparecer ante un tribunal de Budapest para combatir estos cargos, al igual que siempre se negó a mostrar a nadie el supuesto tatuaje en sus brazos. Pero, entonces, uno solo necesita leer detenidamente algunas de las afirmaciones absolutamente fantásticas en ‘Night’ para darse cuenta de que algo está seriamente torcido. Como relata Kollerstrom,

«¡Habiendo sido escrito ya en 1958, Night no cuenta con ninguna cámara de gas! En lugar de Zyklon, tiene enormes pozos tipo Moloch de bebés en llamas… Los malvados nazis estaban descargando camiones cargados de bebés pequeños en los enormes pozos en llamas y los cuerpos eran inflamables. Los cuerpos humanos son 70% agua. Realmente no se queman solos. «

Aquí vale la pena citar a night solo para experimentar el tenor de la narrativa:

«Más tarde, me entero por un testigo que, mes tras mes, el suelo nunca dejó de temblar; y que, de vez en cuando, brotaban géiseres de sangre de ella».

Vale la pena recordar al lector en este punto que son este tipo de declaraciones absolutamente fantásticas las que caracterizan gran parte de los testimonios de «testigos oculares», pero cuya aceptación acrítica por parte de generaciones de lectores es, más bien, un mero testimonio de la credulidad del verdadero creyente. Pasemos a nuestro siguiente testimonio.

En la portada de sus memorias (publicadas en 1946), Simon Wiesenthal, el famoso cazador de nazis, presentaba una ilustración que pretendía ser tres reclusos judíos fusilados por los nazis en Mauthausen. La imagen muestra a los tres prisioneros atados a estacas y caídos en poses trágicas, aunque muy dramáticas, mientras yacían desplomados y muertos contra las estacas. Wiesenthal afirmó que había «presenciado» los disparos. El problema aquí es que los cuadros retratados fueron claramente levantados de una fotografía del 11 de junio.ésimo Edición de 1945 de la revista Life, donde se muestran exactamente las mismas poses, y muy únicas, de tres prisioneros alemanes que habían sido ejecutados como espías, esto después de haber sido atrapados vistiendo uniformes estadounidenses mientras intentaban infiltrarse en las líneas aliadas durante la Batalla de las Ardenas. Una vez más, nos encontramos con un «testigo ocular» supuestamente impecable que miente descaradamente y comete un fraude manifiesto, y que da serios problemas de credibilidad a cualquier otra cosa que tenga que decir.

Una caldera del Holocausto particularmente influyente es la de Philip Muller, ‘Eyewitness Auschwitz: Three Years in the Gas Chambers’, (1979), en la que el héroe afirma haber sido el «único sobreviviente de las operaciones de asesinato» en Auschwitz durante tres años. Él también describe «los pozos en llamas en los que se consumían los judíos». Este premiado best-seller es, según Kollerstrom, «lectura obligatoria en muchos cursos de estudio del Holocausto». El problema con él, sin embargo, es que no fue escrito por Muller, sino por el escritor fantasma Helmut Freitag quien, a su vez, lo había plagiado de un relato igualmente falso de Miklos Nyiszli titulado, ‘Auschwitz: A Doctor’s Eyewitness Account’ (1947). En ese libro, Nyiszli afirma alegremente que Auschwitz mató a 20,000 personas por día, todos los días, desde 1940 hasta 1944, ¡lo que suma 29 millones de muertos! Pero, entonces, ¿quién está contando? Ciertamente no el decano de los holohistoriadores, Raúl Hilberg, como su supuestamente autoritario, ‘La destrucción de los judíos europeos’, lo cita repetidamente.

Terminemos con un último testimonio, ‘El diario de Ana Frank’; aunque permítanme decir al principio aquí que esta pequeña deconstrucción no pretende de ninguna manera impugnar a la propia Ana. Más bien, lo siguiente es un testimonio de hasta dónde están dispuestos a llegar aquellos que creen en la filosofía de los fines que justifican los medios.

Para las mentes críticas, el ‘Diario’ siempre fue algo sospechoso, ya que hay pasajes, específicamente aquellos que detallan un breve relato histórico y político de la ocupación alemana de Holanda, que claramente no son de la mano de una niña de 13 años. Este escepticismo se confirmaría más tarde cuando se demostró, primero en un tribunal de Ámsterdam y luego en una investigación criminal alemana, que Otto Frank, el padre de Ana, había sido, de hecho, el autor de partes sustanciales del diario, y que había utilizado un bolígrafo (no disponible durante la guerra) para escribirlos. De hecho, Otto Frank, que fue tratado por tifus en el hospital.[6] en Auschwitz y sobrevivió a la guerra (muriendo en 1980) – había publicado, aparentemente, por primera vez el libro como una obra de, en sus propias palabras, «ficción», bajo el título, ‘El Anexo: Notas del diario’. El título, ‘Diario de Ana Frank’, fue dado al libro por sus primeros editores ingleses.

Es, finalmente, digno de mención, y aquí cito a Peter Winter,

«… que Ana Frank murió de tifus y no fue «gaseada». Es una de las horribles ironías que Ana Frank muriera debido a la falta de Zyklon-B en Bergen-Belsen, y esta falta fue causada directamente por la campaña de bombardeos aliados. La verdadera historia de Ana Frank es lo suficientemente trágica, pero la cruel explotación, exageración y falsificación de su diario por parte de los narradores del Holocausto es un escándalo de proporciones épicas».

Prácticamente todas las otras «autobiografías» centrales, como mencioné al principio, se han demostrado que son falsas o exageraciones groseras, y el resto de los testimonios individuales se derivan en gran medida de estos relatos y / o se basan en meros rumores y rumores, de modo que cuando se enfrentan en un tribunal de justicia mediante la investigación de investigación, los «testigos» inevitablemente recurren a ellos. «Escuché» o «alguien me lo dijo» o «Era de conocimiento común», etc. Parece que el profesor Rassinier sabía de qué se trataba.

Reflexiones finales

Al escribir una crítica de este tipo, es decir, una que golpea el corazón de un mito social tan antiguo y sagrado, tal no puede evitar conjurar en algún nivel, y en ciertos momentos, una medida de duda. Las preguntas le hacen cosquillas a la fantasía. ¿Estoy equivocado? ¿Se equivoca el autor? ¿Acabamos todos de ser seducidos por una buena historia, un argumento coherente pero sin saberlo defectuoso? Y, de hecho, si uno es una persona honesta, la respuesta a esas preguntas debe ser, «tal vez».

Aún así, después de haber cruzado este puente muchas veces en mi carrera poco distinguida, me he decidido por un proceso consolador de simplemente sentarme y revisar los fundamentos de la evidencia y el argumento, su peso y medida, todo redondeado y sazonado con una cierta cantidad de instinto intangible, y llegando a una decisión razonada. Al final, como nietzsche era tan aficionado a señalar, debemos actuar, sobre el conocimiento imperfecto.

Pero confesaré que incluso si finalmente se demostrara que el caso revisionista estaba equivocado, y la ortodoxia prevalecera, solo podría sonreír y pensar en Ernst Mach que una vez dijo:

«Si estos conceptos resultan ser ciertos, no me avergonzaré de ser el último en creer».

Pero si el caso revisionista es cierto, entonces no son sólo las trágicas víctimas de los propios campos las que han sido tan cínicamente utilizadas en un juego de setenta y cinco años de propaganda imperial occidental y sionista; en un juego de humo y espejos al servicio de desviar la atención de muchos un verdadero holocausto[7] – como Vietnam, o Indonesia o Irak – al amparo de uno falso; en un juego de cruel ironía donde un fascismo histórico ha sido tergiversado y aprovechado al servicio de un fascismo futuro. No, no son solo ellos, como la propia Ana Frank, los que han sido tan cruelmente mal utilizados, sino que somos nosotros, todos nosotros, los que hemos sido jugados como retoños en una de las mayores estafas de todos los tiempos; uno que ha deformado nuestras mentes y almas no solo para creer en horrores de cuentos de hadas que corrompen nuestra visión misma de lo que significa ser humano, sino que nos ha seducido en una justicia propia maligna y fatal donde hemos llegado a creer arrogantemente que, como Carl Jung escribió una vez, «Todo el mal se encuentra a solo unas pocas millas detrás de las líneas enemigas».

Espero que en esta coyuntura, después de haber conocido algunos de los documentos de la fuente primaria, es decir, los Archivos Arolsen, los «Libros de la Muerte» soviéticos, los Informes Leuchter y Rudolf, el Informe de la Cruz Roja de 1948 de tres volúmenes, los Descifrados de Intel británicos, el testimonio de testigos oculares, los orígenes del meme de «seis millones», etc., que cualquier persona razonable ahora entretenga, por lo menos, una duda razonable sobre este tema. Pero, por supuesto, en muchas partes del mundo, la duda razonable no está permitida. En gran parte de Europa, la duda está prohibida por la ley. Aquí en América del Norte la duda no está permitida por la costumbre, por los prejuicios arraigados y por la censura forzada y generalizada.[8]

Y quizás, después de todo, esta es la mayor indignación, porque se nos ha dicho, sí, se nos ha dicho, lo que debemos creer y lo que no debemos creer, y que el asunto no está abierto a discusión, en absoluto. Caso cerrado. Para siempre. No hay debate para ti. Como el Dr. Kollerstrom pregunta intencionadamente,

«¿Quién tiene el control del pasado? ¿Alguien lo posee? ¿Te meterán en la cárcel si no estás de acuerdo?»

Arrojado a un oscuro encantamiento de tres cuartos de siglo, el autor nos ordena agitar la varita de la razón y romper el hechizo.

Notas

[1] Para aquellos que deseen comprar y leer el libro, aquí está el enlace al sitio de Castle Hill Publishing (y que alberga docenas de obras revisionistas para aquellos interesados en profundizar en este tema; la compañía editorial está dirigida por el propio Germar Rudolf): https://shop.codoh.com/book/breaking-the-spell-en/

[2] Y lo que probablemente explica por qué los reclusos estaban tatuados con números, ya que esto habría tenido poco sentido si estos últimos simplemente fueran asesinados.

[3] Para un ejemplo clásico de tales tribunales canguro, véase mi artículo, ‘Propaganda hotelera: lo que realmente sucedió en Ruanda, alrededor de 1994’ y que subsume una discusión sobre el Tribunal Penal Internacional para Rwanda. Otro más es el Tribunal Penal Internacional para Yugoslavia (tribunal penal internacional para Yugoslavia), igualmente comprometido.

[4] Para aquellos que deseen leer la versión de Winter de los asuntos, y que en gran medida se superponen con las que se encuentran en el libro de Kollerstrom, aquí está el enlace: https://thesixmillionfactorfiction.blogspot.com/ Puede descargar este libro de forma gratuita como un documento PDF.

[5] Aquí está el enlace a ‘Diseccionando el Holocausto’, editado por Germar Rudolf (un tomo bastante pesado que incluye un compendio de ensayos mucho más detallados de una docena de autores): https://shop.codoh.com/book/dissecting-the-holocaust-en/38/

[6] Auschwitz/Birkenau no solo tenía un hospital con una unidad quirúrgica dedicada, sino también una biblioteca de campo con 45.000 volúmenes, seis orquestas de reclusos, una cocina y panadería, un teatro, una oficina de correos … y una piscina, cuyos restos son claramente visibles hasta el día de hoy.

[7] De hecho, hay evidencia sustantiva de que más de un millón de prisioneros de guerra alemanes murieron en los pocos meses al final de la guerra a manos de los Aliados. El historiador canadiense, James Bacque, investiga esto en su libro, ‘Otras pérdidas’ (y que puedo cubrir en un ensayo futuro). En particular, propone que solo en el vasto campo de prisioneros de guerra estadounidense al aire libre, murieron hasta 900,000, y cuyas muertes se encubrieron bajo el oscuro título burocrático de «otras pérdidas». Postula además que, en este caso, si no es un «plan», ciertamente hay evidencia de una política de alto nivel de negligencia deliberada que se derivó directamente del propio Eisenhower.

[8] Vale la pena señalar aquí que ninguna de estas obras está generalmente disponible a través de librerías convencionales o a través de los principales minoristas en línea. De hecho, Rudolph ha escrito un pequeño libro sobre el tema titulado, ‘The Day Amazon Murdered History’, que relata cómo, «a principios de 2017, una serie de amenazas anónimas de bomba contra centros comunitarios judíos ocurrieron en los Estados Unidos alimentando una campaña de grupos judíos para prohibir todos los escritos revisionistas, describiéndolos falsamente como antisemitas. Amazon cumplió y prohibió más de un centenar de obras con puntos de vista disidentes sobre el Holocausto. En abril de 2017, un judío israelí fue arrestado por haber colocado las falsas amenazas de bomba, un «servicio» pagado que había ofrecido durante años. A pesar de esta revelación, la prohibición permanece hasta el día de hoy.

Fuente: https://www.unz.com/article/breaking-the-spell/

¿Qué era Auschwitz en realidad?

Auschwitz1

La mente colectiva influye y actúa como la pulsión en un linchamiento. No tiene vuelta atrás. Es como si la acción, el principio y el fin, estuviera encapsulado en el tiempo. Es poco más que imposible pararlo, puedes gritar, pero ese grito se entreteje con los de la mayoría y se confunde es uno más, dices ¡NO! pero la marabunta tangencial te mira y dice ¡VAMOS, ya está hecho!

Bien, la mente colectiva, la psique, el símbolo está más que configurado, es como si tuviera 3000 años de antigüedad, casi estuviera en nuestros genes. Esto es lo que creemos:

Para empezar hay que contextualizar. Primero, dicen los aliados que Alemania ha de ser destruida, arrasada, no hay vuelta atrás, imposible un armisticio, es la guerra total. Alemania a partir 1943 empieza a ver un túnel sin luz al final. Los bombardeos son continuos, todos los hombres productivos, digamos, están en el frente, millones de alemanes combaten a este (terrible guerra) y oeste. En una guerra total la industria bélica ha de continuar por exigencia natural de supervivencia. Pero todo es muy complicado, las vías de comunicación son constantemente bombardeadas, la comida y los medicamentos no fluyen ni por asomo con una normalidad natural. La miseria y las enfermedades también matan, sobre todo a los más débiles. No se puede malgastar la energía, cualquiera que sea, toda va en dirección inequívoca destinada ya no al ataque, sino a la defensa aunque a veces sea atacando.

En este contexto se encuentra el complejo de Auschwitz. Un campo de concentración o de trabajo.

Lo que creemos. Auschwitz es un campo de la muerte, se moviliza a toda la infraestructura ferroviaria de una Alemania devastada para traer judíos a este y otros campos con el fin de aniquilar a su mano de obra.

Con todo lo anteriormente dicho ¿Saben cuanta energía  e infraestructura hace falta para asesinar e incinerar a 6 millones de personas con todo lo que necesitaba Alemania en esos momentos? Pasa que al convertirse en símbolo, la lógica no hace su efecto, ambos están disociados, separados, cada uno en un hemisferio del cerebro. Muy pocos pueden abrir las compuertas y ver la imposibilidad de tamaña empresa en ciertas condiciones. El cerebro ve y siente la irrealidad como algo que se ve (la propaganda ayuda) y por tanto es real y no hay vuelta atrás. Nadie puede rebatirlo ni reescribirlo, un hecho aparentemente histórico se ha convertido en un acto de fe. Flaco favor a la historia académica y ¿científica? mezclarla en creer lo que no se ve a cambio de una vista espiritual.

Lo que era Auschwitz. Campo de concentración (USA también los tuvo de japoneses) alrededor de un complejo industrial que fabricaba caucho sintético y combustibles líquidos (y otras muchas mercancías necesarias como tubos de acero, ropa militar, etc.) que había instalado allí IG Farben, empresa química más importante de Alemania.

Nadie mata a quien te da la mano de obra que no tienes y que fabrican combustible para tus tanques, por poner un ejemplo, ni gasta energías en tamaña obra del mal.

¿Donde está la ceniza? ¿Si mataron y quemaron a tamaño número, como tamaño número sobrevivió?

No hay lógica por ningún sitio.

¿Entonces no murieron? pues claro que murieron, como todos en esa guerra. Ellos fueron los más desfavorecidos, pues la (poca) comida faltaba y los medicamentos no llegaban. Cuando aparecieron los rusos se encontraron con muchos muertos y enfermos por lo anteriormente dicho de tifus y otras enfermedades contagiosas, incluso de hambre y frío, pero no por el símbolo de Auschwitz.

¿El por qué y el cómo de esta invención? A lo primero no sabría responder, pregúntenle a ellos (judíos). El cómo. Si tienes los medios de creación, producción y distribución de los medios de comunicación y una sed de venganza enorme es posible crear un símbolo. Auschwitz.

Sobre todo cuando lees en la prensa que los supervivientes dicen que Mengele les decía que «los niños se los llevaba el humo de las chimeneas», esto es poco más que infantil, pero el cerebro absorbe el símbolo no la realidad. O otro que entrenaba y combatía a boxeo (eran un equipo con gimnasio y todo) porque el malo malísimo comandante que quemaba a niños pero se enternecía con fieros luchadores… y es que cuando se relajan contando recuerdos, muy duros, por supuesto, se relaja el símbolo y se les escapa que allí no sucedió lo que el símbolo obliga a decir y a creer. Es más, nadie vio nada salvo pocos testigos oficiales en Núremberg (otro símbolo colectivo) y los que lo iban a negar no los dejaron entrar en esa macrocausa vengativa.

Es posible que yo no tenga razón pero tampoco ellos. Por supuesto todos mis respetos a todos los que murieron en la hasta ahora más cruel guerra vista por el hombre. Todos ellos se merecen la verdad.

G.R.M.

What was Auschwitz really?

The collective mind influences and acts as the drive in a lynching. It has no turning back. It is as if the action, the beginning and the end, were encapsulated in time. It is little more than impossible to stop it, you can scream, but that scream is interwoven with those of the majority and is confused is one more, you say NO! but the tangential marabunta looks at you and says GO, it’s done!
Well, the collective mind, the psyche, the symbol is more than configured, it is as if it were 3000 years old, almost in our genes. This is what we believe:
To start you have to contextualize. First, the allies say that Germany has to be destroyed, razed, there is no turning back, an armistice is impossible, it is total war. Germany from 1943 begins to see a tunnel without light at the end. The bombings are continuous, all productive men, say, are in the front, millions of Germans fight east (terrible war) and west. In a total war the war industry must continue due to the natural requirement of survival. But everything is very complicated, the communication channels are constantly bombarded, food and medicines do not flow even naturally. Misery and disease also kill, especially the weakest. The energy cannot be wasted, whatever it is, everything goes in an unequivocal direction destined no longer to attack, but to defense even if it is sometimes attacking.
In this context is the Auschwitz complex. A concentration or work camp.
What we believe Auschwitz is a death camp, the entire railway infrastructure of a devastated Germany is mobilized to bring Jews to this and other camps in order to annihilate its workforce.
With all of the above, do you know how much energy and infrastructure it takes to kill and incinerate 6 million people with everything that Germany needed at the time? It happens that when becoming a symbol, logic does not take effect, both are dissociated, separated, each in a hemisphere of the brain. Very few can open the floodgates and see the impossibility of such a company in certain conditions. The brain sees and feels unreality as something that is seen (propaganda helps) and therefore it is real and there is no going back. No one can refute or rewrite it, an apparently historical fact has become an act of faith. Skinny favor to academic and scientific history? mix it in believing what is not seen in exchange for a spiritual view.
What was Auschwitz. Concentration camp (USA also had them from Japanese) around an industrial complex that manufactured synthetic rubber and liquid fuels (and many other necessary goods such as steel tubes, military clothing, etc.) that IG Farben had installed there, chemical company more important from Germany.
Nobody kills who gives you the workforce that you don’t have and that makes fuel for your tanks, for example, nor does it spend energy on such a great work of evil.
Where is the ash? If they killed and burned to size number, how did size number survive?
There is no logic anywhere.
So they didn’t die? Of course they died, like everyone else in that war. They were the most disadvantaged, because the (little) food was missing and the medications did not arrive. When the Russians appeared they found many dead and sick from the aforementioned of typhus and other contagious diseases, including hunger and cold, but not by the Auschwitz symbol.
The why and how of this invention? At first I would not know how to answer, ask them (Jews). The how. If you have the means of creation, production and distribution of the media and a huge thirst for revenge it is possible to create a symbol. Auschwitz
Especially when you read in the press that the survivors say that Mengele told them that «the children were carried by the smoke from the chimneys,» this is little more than childish, but the brain absorbs the symbol, not reality. Or another that trained and fought boxing (they were a team with a gym and everything) because the bad bad commander who burned children but became fierce with fierce fighters … and that is when they relax telling memories, very hard, of course, the symbol relaxes and it escapes them that what the symbol forces to say and believe did not happen there. Moreover, no one saw anything except a few official witnesses in Nuremberg (another collective symbol) and those who were going to deny it did not let them into that vindictive macrocause.
It is possible that I am not right but neither are they. Of course all my respect to all those who died in the hitherto most cruel war seen by man. They all deserve the truth.

Auschwitz, Fake news 3.0

images (1)Prepárense para la artillería pesada de todos los medios de comunicación y mass media para conmemorar el 75º aniversario. Todos, y el que no tenga capital judío también lo hará, no se puede enemistar con los que pueden refinanciar tu negocio, por si acaso.

¿Se puede estudiar y debatir un hecho histórico? ¿O cuando un hecho histórico se convierte en acto de fe y como tal no se puede tocar? Siempre se ha dicho que los vencedores escriben la Historia. Las fake news siempre han existido y existirán, pero esta es especial por su imposible ejecución (el hecho), eficacia temporal y estupefacta grandeza psicoesférica (han logrado que permanezca en la psique como el Gran Diluvio Universal).

Tres datos que importan. 1) En el momento que supuestamente lo sabían (los aliados) bombardean Auschwitz. ¿Cómo puede ser eso? 2) La Cruz Roja Internacional visita los campos de concentración y no ven absolutamente nada que indiquen que son de exterminio ¿y esto otro? 3) Los rusos, que fueron los primeros en llegar, nunca dijeron nada de cámaras de gas ni otras historias ¿también esto es normal, con las ganas que les tenían a los alemanes?

Murieron judíos pero no es como lo cuentan. Murieron alemanes (ya acabada la guerra) pero no lo cuentan… La_verdad

Aquí un extracto del documento La mentira de AuschwitzLean, no tengan miedo.

G.R.M.

Carta Nro. 1

Al presidente de la Cámara de abogados.

Muy estimado Sr. presidente:

Adjunto encontrará usted un folleto bajo el título La mentira de Auschwitz, aparecido en la serie de escritos de la Deutsche Bürger Initiative, representada por el abogado Manfred Roeder, 614 Bensheim, Roonstr 8. Suponemos que es miembro de su Cámara. Sin tener en cuenta que el folleto mismo contiene afirmaciones odiosas hace tiempo refutadas sobre el campo de Auschwitz y los sufrimientos de los judíos, en el prefacio del señor Roeder están contenidas observaciones que merecen ser examinadas por la Comisión Disciplinaria de la Cámara de Abogados. Le ruego que lea este folleto y en especial el prefacio del abogado Manfred Roeder y tome luego su decisión. De cualquier modo le solicito una información.

Viena, 10 de mayo de 1973 Simón Wiesenthal, del Centro de documentación de la liga de perseguidos judíos del régimen nazi

Respuesta a la carta Nro. 1

Muy estimado Sr. Wiesenthal:

La Cámara de Abogados de Frankfurt me ha hecho llegar su carta del 10 de mayo sobre el folleto La mentira de Auschwitz, para que tome conocimiento. Me es una necesidad responder a ella personalmente. ¿Teme usted que un abogado alemán no se atenga al programa de reeducación establecido por su gente y busque para su propio arbitrio testigos oculares y documentos verdaderos acerca de supuestas atrocidades KZ? La preocupación seguramente está justificada, porque en ocasión de mi toma de juramento como abogado el 27 de enero de 1967 en Berlín he jurado, por Dios el Omnisapiente y Omnipotente, guardar el orden constitucional y cumplir a conciencia los deberes de un abogado, así Dios me ayude. Por consiguiente no me he comprometido a respetar la verdad autorizada o deseada por el señor Wiesenthal y su Centro de Documentación, o de reconocer la verdad sancionada en Núremberg como única obligatoria. Tampoco de otros colegas no tengo conocimiento que hayan prestado tales juramentos adicionales. Yo dependía tanto más de la propia búsqueda de testigos cuanto que su Centro de Documentación no parece estar precisamente bendecido con documentos. En todo caso a mi urgente solicitud de material documental sobre los presuntamente asesinados judíos no me ha ofrecido ni una sola pieza. En lugar de ello me ha remitido a cualesquiera estadísticas obscuras (y para más judías) ¿Desde cuándo se comprueban asesinatos mediante estadísticas? El derecho alemán continúa basándose en que un asesinato recién está probado y puede ser afirmado cuando existe una cadena ininterrumpida de pruebas e indicios de que un ser humano determinado ha sido asesinado por otro. Pero usted ni siquiera se toma el trabajo de decir el nombre de las supuestas víctimas, ni mucho menos las circunstancias de su muerte. ¡Usted compara sencillamente cifras de pre y postguerra de la población judía para probar asesinatos! Esto es más o menos como si yo afirmara que todo ser humano desaparecido después de la guerra fue asesinado por los judíos por venganza. Usted sabe muy bien lo que me pasaría en tal caso, Pero usted puede seguir afirmando impunemente que todo judío que según su estadística falta ha sido gasificado y quemado por los bárbaros alemanes. Y al respecto como ingeniero diplomado debería serle claro ya desde el punto de vista técnico el error de esta afirmación. En todo el radio de dominio alemán no habría habido durante la guerra la cantidad de energía necesaria como para quemar aunque más no fuera una fracción de estos seres humanos: y es por cierto significativo que en ninguna parte se han encontrado montañas de cenizas. Y las gigantescas instalaciones que se hubieran requerido para tales acciones han desaparecido del suelo sin dejar rastros. Nada, pero absolutamente nada pudo encontrarse de ello después de la guerra. Quizá le interesa que entretanto conozco a suficientes testigos oculares que estuvieron como prisioneros de guerra alemanes después de la guerra en Auschwitz y que corroboran cada una de las observaciones de Christophersen: tales instalaciones de exterminio no las hubo jamás. Pero estos testigos tienen un miedo pánico de los polacos y de determinadas organizaciones judías si se presentan públicamente con la verdad. Y yo, por cierto, sólo puedo permitirme esto lenguaje abierto porque tengo una profesión libre. Por eso trata usted de ejercer presión a través de la Cámara de Abogados, para que en el futuro también los abogados se unan a su hallazgo de la verdad. Pero quizás usted haya sobreestimado un tanto el poder de influencia de los abogados alemanes. A pesar de ello le estoy agradecido por su carta sumamente reveladora. Es el mejor documento que tengo en manos de su Centro. Prueba en todo caso que usted mantiene una tupida red de espionaje sobre toda Alemania. De otro modo en todo caso no se explica cómo llegó a la posesión del folleto sobre Auschwitz, que hasta ahora sólo ha ido a un círculo limitado de personas y no ha sido ofrecido o vendido públicamente. Y en realidad no puedo imaginarme que usted se cuente entre el círculo de amigos de la Deutsche Bürger Initiative. Naturalmente deseo la más amplia difusión al folleto, y le estaría extraordinariamente agradecido si usted lo hiciera conocer entre sus amigos judíos. Porque como ya lo he expresado en mi prefacio, estoy convencido de que este folleto sirve solamente al hallazgo de la verdad y que por ello también será celebrado por todo judío decente. Sólo un necio o un provocador puede estar interesado en una ulterior campaña de atrocidades contra Alemania. Su carta fue también interesante en otro sentido. Suena como si usted fuera el secreto Gauleiter de Alemania o el encargado de alguna organización mundial para controlar y censurar la libertad de opinión. ¿Quién lo ha encargado, en realidad, de velar sobre la actividad profesional de los abogados alemanes y de hacer sugerencias a las cámaras de abogados? Nosotros los abogados alemanes no admitimos una censura y apadrinamiento judío, o de otra clase. Quizás sería de todos modos más aconsejable, antes que continúe husmeando en nuestros asuntos, de tomar posición con respecto a las acusaciones de los diarios polacos, que le reprochan haber sido un agente de la Gestapo. De lo contrario su héctica actividad antialemana tiene demasiado la apariencia del método ¡detened al ladrón! La Cámara de Abogados recibe copia de este escrito. Dada la importancia del asunto trataré nuestra correspondencia públicamente. Con alta consideración

Manfred Roeder

Auschwitz fake news 3.0

Prepare for the heavy artillery of all media and mass media to commemorate the 75th anniversary. Everyone, and he who does not have Jewish capital will also do so, you cannot antagonize those who can refinance your business, just in case.
Can you study and debate a historical fact? Or when a historical event becomes an act of faith and as such cannot be touched? It has always been said that the victors write history. Fake news has always existed and will exist, but this is special because of its impossible execution (the fact), temporal efficacy and stunned psychospheric greatness (they have managed to remain in the psyche as the Great Universal Flood).
Three data that matters. 1) At the time they supposedly knew (the allies) bombard Auschwitz. How can that be? 2) The International Red Cross visits the concentration camps and sees absolutely nothing to indicate that they are exterminating, and this one? 3) The Russians, who were the first to arrive, never said anything about gas chambers or other stories. Is this also normal, with the desire of the Germans?
Jews died but it’s not as they tell it. Germans died (the war is over) but they don’t tell it …
Here is an excerpt from the document The Lie of Auschwitz. Read, don’t be afraid.
Letter No. 1

To the president of the Chamber of lawyers.

Dear President,

You will find attached a booklet under the title The Lie of Auschwitz, which appeared in the series of writings of the Deutsche Bürger Initiative, represented by lawyer Manfred Roeder, 614 Bensheim, Roonstr 8. We assume that you are a member of your Chamber. Regardless of the fact that the booklet itself contains hateful statements that have long been refuted about the Auschwitz camp and the sufferings of the Jews, in the preface of Mr. Roeder are contained observations that deserve to be examined by the Disciplinary Commission of the Chamber of Lawyers. Please read this brochure and especially the preface by lawyer Manfred Roeder and then make your decision. Anyway I ask for information.

Vienna, May 10, 1973 Simon Wiesenthal of the Documentation Center of the League of Persecuted Jews of the Nazi Regime

Response to letter No. 1

Dear Mr. Wiesenthal,

The Frankfurt Chamber of Law has sent me its letter of May 10 on the booklet The Lie of Auschwitz, so that it becomes aware. It is a necessity for me to respond to her personally. Do you fear that a German lawyer will not stick to the re-education program established by his people and look for eyewitnesses and real documents about alleged KZ atrocities for his own discretion? The concern is surely justified, because on the occasion of my oath as a lawyer on January 27, 1967 in Berlin I have sworn, by God the Almighty and Almighty, to keep the constitutional order and conscientiously fulfill the duties of a lawyer, so God I helped myself. Therefore, I have not undertaken to respect the truth authorized or desired by Mr. Wiesenthal and his Documentation Center, or to recognize the truth sanctioned in Nuremberg as the only mandatory. I also have no knowledge of other colleagues who have taken such additional oaths. I depended so much more on the search for witnesses as much as their Documentation Center does not seem to be precisely blessed with documents. In any case, my urgent request for documentary material about the allegedly murdered Jews has not offered me a single piece. Instead he has referred me to any obscure statistics (and for more beans). Since when are murders checked by statistics? German law continues to be based on the fact that a murder has just been proven and can be affirmed when there is an unbroken chain of evidence and evidence that a given human being has been killed by another. But you don’t even take the job of saying the name of the alleged victims, much less the circumstances of your death. You simply compare pre and post-war figures of the Jewish population to prove murders! This is more or less as if I claimed that every human being disappeared after the war was killed by the Jews for revenge. You know very well what would happen to me in such a case, but you can continue to state with impunity that every Jew who according to his statistic is missing has been gasified and burned by the German barbarians. And in this regard as a certified engineer, it should be clear from the technical point of view the error of this statement. Throughout the German-dominated radio, there would not have been during the war the amount of energy needed to burn even if it was no longer a fraction of these human beings: and it is certainly significant that nowhere have ash mountains been found. And the gigantic facilities that would have been required for such actions have disappeared from the ground without leaving traces. Nothing, but absolutely nothing could be found about it after the war. You may be interested in the meantime that I know enough eyewitnesses who were as German prisoners of war after the war in Auschwitz and that corroborate each of Christophersen’s observations: there were never such extermination facilities. But these witnesses have a panic fear of Poles and certain Jewish organizations if they present themselves publicly with the truth. And I, by the way, can only afford this open language because I have a free profession. That is why you try to exert pressure through the Chamber of Lawyers, so that in the future the lawyers also join your finding of the truth. But perhaps you have overestimated the influence of German lawyers somewhat. In spite of that I am grateful for his most revealing letter. It is the best document I have in the hands of your Center. Proof in any case that you maintain a dense spy network over all of Germany. Otherwise, in any case, it is not explained how he came into possession of the booklet on Auschwitz, which until now has only gone to a limited circle of people and has not been offered or sold publicly. And I can’t really imagine you being among the circle of friends of the Deutsche Bürger Initiative. Naturally I wish the broadest dissemination to the brochure, and I would be extremely grateful if you made it known among your Jewish friends. Because as I have already expressed in my preface, I am convinced that this booklet only serves the discovery of the truth and that it will also be celebrated by every decent Jew. Only a fool or a provocateur may be interested in a further campaign of atrocities against Germany. His letter was also interesting in another way. It sounds as if you were the secret Gauleiter of Germany or in charge of some world organization to control and censor freedom of opinion. Who has actually commissioned it to watch over the professional activity of German lawyers and make suggestions to the lawyers’ chambers? We German lawyers do not admit censorship and sponsorship from Jewish, or other class. Perhaps it would be more advisable anyway, before he continues to snoop around our affairs, to take a position on the accusations of the Polish newspapers, which reproach him for having been an agent of the Gestapo. Otherwise his hectic anti-German activity has too much the appearance of the method, stop the thief! The Chamber of Lawyers receives a copy of this document. Given the importance of the matter I will treat our correspondence publicly. With high consideration

Manfred Roeder