Los orígenes oscuros del Gran Reinicio de Davos

Por F. William Engdahl

Es importante entender que no hay una sola idea nueva u original en la llamada agenda del Gran Reinicio para el mundo de Klaus Schwab . Su agenda de la Cuarta Revolución Industrial tampoco es su afirmación de haber inventado la noción de Capitalismo de Partes Interesadas producto de Schwab.

Klaus Schwab es poco más que un hábil agente de relaciones públicas para una agenda tecnocrática global, una unidad corporativista del poder corporativo con el gobierno, incluida la ONU, una agenda cuyos orígenes se remontan a principios de la década de 1970 e incluso antes. El gran reinicio de Davos es simplemente un plan actualizado para una dictadura distópica global bajo el control de la ONU que lleva décadas en desarrollo. Los actores clave fueron David Rockefeller y su protegido, Maurice Strong.

A principios de la década de 1970, posiblemente no había una persona más influyente en la política mundial que el difunto David Rockefeller, entonces ampliamente conocido como presidente del Chase Manhattan Bank.

Creando el nuevo paradigma

A fines de la década de 1960 y principios de la de 1970, los círculos internacionales directamente vinculados a David Rockefeller lanzaron una deslumbrante variedad de organizaciones de élite y grupos de expertos. Estos incluyeron El Club de Roma; el 1001: A Nature Trust, vinculado al Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF); la conferencia del Día de la Tierra de las Naciones Unidas en Estocolmo; el estudio del MIT, Limits to Growth; y la Comisión Trilateral de David Rockefeller.

Club de Roma

En 1968, David Rockefeller fundó un grupo de expertos neomaltusianos, El Club de Roma, junto con Aurelio Peccei y Alexander King. Aurelio Peccei, fue un alto directivo de la empresa automovilística Fiat, propiedad de la poderosa familia italiana Agnelli. Gianni Agnelli de Fiat era amigo íntimo de David Rockefeller y miembro del Comité Asesor Internacional del Chase Manhattan Bank de Rockefeller. Agnelli y David Rockefeller habían sido amigos cercanos desde 1957. Agnelli se convirtió en miembro fundador de la Comisión Trilateral de David Rockefeller en 1973. Alexander King, director del Programa Científico de la OCDE, también fue consultor de la OTAN.  [i] Ese fue el comienzo de lo que se convertiría en el movimiento neo-maltusiano de “la gente contamina”.

En 1971, el Club de Roma publicó un informe profundamente defectuoso, Los límites del crecimiento, que predecía el fin de la civilización tal como la conocíamos debido al rápido crecimiento de la población, combinado con recursos fijos como el petróleo. El informe concluyó que sin cambios sustanciales en el consumo de recursos, “el resultado más probable será una disminución bastante repentina e incontrolable tanto de la población como de la capacidad industrial”.

Se basó en simulaciones informáticas falsas realizadas por un grupo de científicos informáticos del MIT. Afirmó la audaz predicción: “Si las tendencias actuales de crecimiento en la población mundial, la industrialización, la contaminación, la producción de alimentos y el agotamiento de los recursos continúan sin cambios, los límites del crecimiento en este planeta se alcanzarán en algún momento dentro de los próximos cien años”. Eso fue en 1971. En 1973, Klaus Schwab, en su tercera reunión anual de líderes empresariales de Davos, invitó a Peccei a Davos para presentar Los límites del crecimiento a los directores ejecutivos corporativos reunidos. [ii]

En 1974, el Club de Roma declaró audazmente: “La Tierra tiene cáncer y el cáncer es el Hombre”. Entonces: “el mundo se enfrenta a un conjunto sin precedentes de problemas globales entrelazados, como la sobrepoblación, la escasez de alimentos, el agotamiento de los recursos no renovables [petróleo w.e.], la degradación ambiental y la mala gobernanza”. [iii] 

Argumentaron que, se necesita una reestructuración ‘horizontal’ del sistema mundial… son necesarios cambios drásticos en el estrato normativo, es decir, en el sistema de valores y las metas del hombre, para resolver las crisis energética, alimentaria y de otro tipo, es decir, cambios sociales y se necesitan cambios en las actitudes individuales para que tenga lugar la transición al crecimiento orgánico. [iv]

En su informe de 1974, Mankind at the Turning Point , el Club de Roma argumentó además:

La creciente interdependencia entre naciones y regiones debe traducirse entonces en una disminución de la independencia. Las naciones no pueden ser interdependientes sin que cada una de ellas renuncie a parte de, o al menos reconozca los límites de su propia independencia. Ahora es el momento de elaborar un plan maestro para el crecimiento sostenible orgánico y el desarrollo mundial basado en la asignación global de todos los recursos finitos y un nuevo sistema económico global. [v]

Esa fue la formulación inicial de la Agenda 21 de la ONU, la Agenda 2030 y el Gran Reinicio de Davos de 2020.

David Rockefeller y Maurice Strong

Con mucho, el organizador más influyente de la agenda de «crecimiento cero» de Rockefeller a principios de la década de 1970 fue el viejo amigo de David Rockefeller, un petrolero multimillonario llamado Maurice Strong.

El canadiense Maurice Strong fue uno de los primeros propagadores clave de la teoría científicamente defectuosa de que las emisiones de CO2 provocadas por el hombre de los vehículos de transporte, las plantas de carbón y la agricultura causaron un aumento dramático y acelerado de la temperatura global que amenaza «al planeta», el llamado Calentamiento Global.

Como presidente de la Conferencia de Estocolmo de la ONU del Día de la Tierra de 1972, Strong promovió una agenda de reducción de la población y reducción del nivel de vida en todo el mundo para «salvar el medio ambiente».

Strong declaró su agenda ecologista radical:

“¿No es la única esperanza para el planeta que las civilizaciones industrializadas colapsen? ¿No es nuestra responsabilidad lograr eso?”. [vi]

Esto es lo que está ocurriendo ahora al amparo de una pandemia mundial publicitada.

Strong fue una elección curiosa para encabezar una importante iniciativa de la ONU para movilizar la acción sobre el medio ambiente, ya que su carrera y su considerable fortuna se habían construido sobre la explotación del petróleo, como un número inusual de los nuevos defensores de la ‘pureza ecológica’, como David Rockefeller o Robert O. Anderson del Instituto Aspen o John Loudon de Shell.

Strong había conocido a David Rockefeller en 1947 cuando era un joven canadiense de dieciocho años y desde ese momento, su carrera quedó ligada a la red de la familia Rockefeller.[vii] A través de su nueva amistad con David Rockefeller, Strong, a los 18 años, recibió un puesto clave en la ONU bajo el cargo del Tesorero de la ONU, Noah Monod. Los fondos de la ONU fueron convenientemente manejados por el Chase Bank de Rockefeller. Esto era típico del modelo de “asociación público-privada” que implementaría Strong: ganancia privada del gobierno público. [vii]

En la década de 1960, Strong se había convertido en presidente del enorme conglomerado de energía y compañía petrolera de Montreal conocida como Power Corporation, entonces propiedad del influyente Paul Desmarais. Según los informes, Power Corporation también se usó como un fondo político para sobornos para financiar campañas de políticos canadienses selectos como Pierre Trudeau, padre del protegido de Davos, Justin Trudeau, según la investigadora canadiense Elaine Dewar. [ix]

Cumbre de la Tierra I y Cumbre de la Tierra de Río

En 1971, Strong fue nombrado subsecretario de las Naciones Unidas en Nueva York y secretario general de la próxima conferencia del Día de la Tierra, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano (Cumbre de la Tierra I) en Estocolmo, Suecia. También fue nombrado ese año como fideicomisario de la Fundación Rockefeller, que financió su lanzamiento del proyecto del Día de la Tierra en Estocolmo.[x] En Estocolmo se creó el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) con Strong a la cabeza.

En 1989, Strong fue nombrado por el Secretario General de las Naciones Unidas para encabezar la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992 o UNCED ( «Cumbre de la Tierra de Río II» ). Supervisó la redacción de los objetivos de «Medio Ambiente Sostenible» de la ONU allí, la Agenda 21 para el Desarrollo Sostenible que forma la base del Gran Reinicio de Klaus Schwab, así como la creación del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU. Strong, que también era miembro de la junta de Davos WEF, había hecho arreglos para que Schwab actuara como asesor clave en la Cumbre de la Tierra de Río.

Como Secretario General de la Conferencia de las Naciones Unidas en Río, Strong también encargó un informe del Club de Roma, La Primera Revolución Global, escrito por Alexander King, que admitía que la afirmación del calentamiento global del CO2 era simplemente una artimaña inventada para forzar el cambio:

“El enemigo común de la humanidad es el hombre. En la búsqueda de un nuevo enemigo que nos uniera, se nos ocurrió la idea de que la contaminación, la amenaza del calentamiento global, la escasez de agua, el hambre y cosas por el estilo encajarían perfectamente. Todos estos peligros son causados ​​por la intervención humana, y solo a través del cambio de actitudes y comportamientos se pueden superar. El verdadero enemigo, entonces, es la humanidad misma”. [xi]

El delegado del presidente Clinton en Río, Tim Wirth, admitió lo mismo y afirmó:

“Tenemos que abordar el tema del calentamiento global. Incluso si la teoría del calentamiento global es incorrecta, estaremos haciendo lo correcto en términos de política económica y política ambiental”. [xii]

En Rio Strong se introdujo por primera vez la idea manipuladora de “sociedad sustentable” definida en relación con este objetivo arbitrario de eliminar el CO2 y otros llamados Gases de Efecto Invernadero. La Agenda 21 se convirtió en Agenda 2030 en septiembre de 2015 en Roma, con la bendición del Papa, con 17 objetivos “sostenibles”. Declaró, entre otras cosas,

“La tierra, por su naturaleza única y el papel crucial que juega en el asentamiento humano, no puede ser tratada como un activo ordinario, controlado por individuos y sujeto a las presiones e ineficiencias del mercado. La propiedad privada de la tierra también es un instrumento principal de acumulación y concentración de la riqueza y, por lo tanto, contribuye a la injusticia social… La justicia social, la renovación y el desarrollo urbanos, la provisión de viviendas decentes y condiciones saludables para la gente sólo pueden «alcanzarse si se utiliza la tierra». en interés de la sociedad en su conjunto”.

En resumen, la propiedad privada de la tierra debe socializarse para la «sociedad en su conjunto», una idea bien conocida en los días de la Unión Soviética y una parte clave del Gran Reinicio de Davos.

En Río en 1992, donde fue presidente y secretario general, Strong declaró:

“Está claro que los estilos de vida actuales y los patrones de consumo de la clase media acomodada, que implican un alto consumo de carne , consumo de grandes cantidades de alimentos congelados y de conveniencia, uso de combustibles fósiles , electrodomésticos, aire acondicionado en el hogar y en el lugar de trabajo y viviendas suburbanas , son no sostenible.”  [xiii] (énfasis añadido)

En ese momento, Strong estaba en el centro mismo de la transformación de la ONU en el vehículo para imponer un nuevo «paradigma» tecnocrático global de forma sigilosa, utilizando advertencias terribles sobre la extinción del planeta y el calentamiento global, fusionando las agencias gubernamentales con el poder corporativo en un control no elegido. de casi todo, bajo la tapadera de la “sostenibilidad”. En 1997, Strong supervisó la creación del plan de acción posterior a la Cumbre de la Tierra, The Global Diversity Assessment, un modelo para el lanzamiento de una Cuarta Revolución Industrial, un inventario de todos los recursos del planeta, cómo se controlarían y cómo esta revolución se lograría.[xiv]

En ese momento, Strong era copresidente del Foro Económico Mundial de Davos de Klaus Schwab. En 2015, tras la muerte de Strong, el fundador de Davos, Klaus Schwab, escribió:

“Fue mi mentor desde la creación del Foro: un gran amigo; un asesor indispensable; y, durante muchos años, miembro del Patronato de nuestra Fundación”. [xv]

Antes de dejar la ONU por un escándalo de corrupción de Alimentos por Petróleo en Irak, Strong fue miembro del Club de Roma, fideicomisario del Instituto Aspen, fideicomisario de la Fundación Rockefeller y la Fundación Rothschild. Strong también fue director del Templo del Entendimiento de Lucifer Trust (también conocido como Lucis Trust) ubicado en la Catedral de St. John the Divine en la ciudad de Nueva York.

“donde los rituales paganos incluyen escoltar ovejas y ganado al altar para ser bendecidos. Aquí, el vicepresidente Al Gore pronunció un sermón, mientras los fieles marchaban hacia el altar con tazones de abono y gusanos…” [xvi]

Este es el origen oscuro de la agenda del Gran Reinicio de Schwab, donde debemos comer gusanos y no tener propiedad privada para «salvar el planeta». La agenda es oscura, distópica y está destinada a eliminar a miles de millones de nosotros, los «humanos comunes».

***

F. William Engdahl es consultor de riesgos estratégicos y conferencista, tiene un título en política de la Universidad de Princeton y es autor de best-sellers sobre petróleo y geopolítica. Es investigador asociado del Centro de Investigación sobre la Globalización (CRG).

notas

[i] Biografías de los miembros de 1001 Nature Trust, Gianni Agnelli , consultadas en http://www.bibliotecapleyades.net/sociopolitica/sociopol_1001club02.htm

[ii] Klaus Schwab, El Foro Económico Mundial: un socio para dar forma a la historia: los primeros 40 años: 1971 – 2010, 2009, Foro Económico Mundial, p. 15, https://www3.weforum.org/docs/WEF_First40Years_Book_2010.pdf

[iii] Citado del Informe del Club de Roma, Mankind at the Turning Point , 1974, citado en http://www.greenagenda.com/turningpoint.html

[iv] Ibíd.

[v] The Club of Rome, Mankind at the Turning Point , 1974, citado en Brent Jessop,  Mankind at the Turning Point – Part 2 – Creating A One World Consciousness , consultado en http://www.wiseupjournal.com/?p =154

[vi] Maurice Strong, Discurso de apertura de la Cumbre de la Tierra de Río de las Naciones Unidas , Río de Janeiro, 1992, consultado en http://www.infowars.com/maurice-strong-in-1972-isnt-it-our-responsibility-to- colapso-sociedades-industriales/

[vii] Elaine Dewar, Cloak of Green: Los vínculos entre los principales grupos ambientales, el gobierno y las grandes empresas , Toronto, James Lorimer & Co., 1995, pp. 259-265.

[viii] Brian Akira, NACIONES UNIDAS DE LUCIFER, http://www.fourwinds10.com/siterun_data/religion_cults/news.php?q=1249755048

[ix] Elaine Dewar, op cit. pags. 269-271.

[x] Ibíd., pág. 277.

[xi] ¿Qué es la Agenda 21/2030? ¿Quién está detrás? Introducción, https://sandiadams.net/what-is-agenda-21-introduction-history/

[xii] Larry Bell, Agenda 21: La Cumbre de la Tierra de la ONU tiene la cabeza en las nubes, Forbes, 14 de junio de 2011, https://www.forbes.com/sites/larrybell/2011/06/14/the-uns -la-cumbre-de-la-tierra-tiene-su-cabeza-en-las-nubes/?sh=5af856a687ca

[xiii] John Izzard, Maurice Strong, Climate Crook, 2 de diciembre de 2015, https://quadrant.org.au/opinion/doomed-planet/2015/12/discovering-maurice-strong/

[xiv] ¿Qué es la Agenda 21/2030? ¿Quién está detrás? Introducción, https://sandiadams.net/what-is-agenda-21-introduction-history/

[xv] Maurice Strong An Appreciation por Klaus Schwab, 2015, https://www.weforum.org/agenda/2015/11/maurice-strong-an-appreciation

[xvi] Dr. Eric T. Karlstrom, La ONU, Maurice Strong, Crestone/Baca, CO, y la “nueva religión mundial”, septiembre de 2017, https://naturalclimatechange.org/new-world-religion/part-i /

La imagen destacada es de The Unz Review

Fuente: https://www.globalresearch.ca/dark-origins-davos-great-reset/5797113

El desastre de carbono neto cero de Alemania y la conspiración criminal del gran reinicio

POR RHODA WILSON

El globalista Foro Económico Mundial de Davos proclama la necesidad de alcanzar un objetivo mundial de “carbono neto cero” para 2050. Para la mayoría, esto suena lejano en el futuro y, por lo tanto, se ignora en gran medida. Sin embargo, las transformaciones en curso desde Alemania a los EE. UU., y a innumerables otras economías, están preparando el escenario para la creación de lo que en la década de 1970 se llamó el Nuevo Orden Económico Internacional.

En realidad, es un modelo para un corporativismo totalitario tecnocrático global, que promete un enorme desempleo, desindustrialización y colapso económico por diseño. Considere algunos antecedentes.

Por   F. William Engdahl , republicado de Global Research

(Nota: este artículo se publicó por primera vez el 8 de febrero de 2021)

El Foro Económico Mundial (WEF) de Klaus Schwab está promocionando actualmente su tema favorito, el Gran Reinicio de la economía mundial. La clave de todo es comprender qué quieren decir los globalistas con Net Zero Carbon para 2050.

La UE lidera la carrera, con un plan audaz para convertirse en el primer continente «carbono neutral» del mundo para 2050 y reducir sus emisiones de CO2 en al menos un 55 % para 2030.

En una publicación de agosto de 2020 en su blog, el autodenominado zar mundial de las vacunas,  Bill Gates, escribió sobre la próxima crisis climática:

Tan terrible como es esta pandemia, el cambio climático podría ser peor… La disminución relativamente pequeña de las emisiones este año deja una cosa en claro: no podemos llegar a cero emisiones simplemente, o incluso en su mayoría, volando y  conduciendo menos.

Con un monopolio virtual en los principales medios de comunicación y en las redes sociales, el grupo de presión del Calentamiento Global ha logrado que gran parte del mundo asuma que lo mejor para la humanidad es eliminar los hidrocarburos, incluidos el petróleo, el gas natural, el carbón e incluso el “carbono” de la electricidad nuclear libre” para 2050, que con suerte podríamos evitar un aumento de 1,5 a 2 grados centígrados en la temperatura mundial promedio. Solo hay un problema con esto. Es la tapadera de una agenda ulterior diabólica.

Orígenes del “Calentamiento Global”

Muchos han olvidado la tesis científica original presentada para justificar un cambio radical en nuestras fuentes de energía. No fue el “cambio climático”. El clima de la Tierra cambia constantemente, en correlación con los cambios en la emisión de erupciones solares o ciclos de manchas solares que afectan el clima de la Tierra.

Alrededor del cambio de milenio, cuando el anterior ciclo de calentamiento inducido por la energía solar ya no era evidente, Al Gore y otros cambiaron la narrativa en un juego de prestidigitación lingüística del «cambio climático» al «calentamiento global». Ahora, la narrativa del miedo se ha vuelto tan absurda que cada evento meteorológico extraño se trata como una «crisis climática». Cada huracán o tormenta de invierno se afirma como prueba de que los dioses del clima nos están castigando a los pecadores humanos emisores de CO2.

Pero espera. Toda la razón de la transición a fuentes de energía alternativas como la solar o la eólica, y el abandono de las fuentes de energía de carbono, es su afirmación de que el CO2 es un gas de efecto invernadero que de alguna manera sube a la atmósfera donde forma una capa que supuestamente calienta la Tierra debajo. calentamiento global. Las emisiones de gases de efecto invernadero según la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. provienen principalmente del CO2. De ahí el enfoque en las “huellas de carbono”.

Lo que casi nunca se dice es que el  CO2 no puede ascender a la atmósfera desde los gases de escape de los automóviles o las plantas de carbón u otros orígenes hechos por el hombre . El dióxido de carbono no es carbono ni hollín.  Es un gas invisible e inodoro esencial para la fotosíntesis de las plantas y todas las formas de vida en la tierra,  incluidos nosotros. El CO2 tiene un peso molecular de poco más de 44, mientras que el aire, principalmente oxígeno y nitrógeno, tiene un peso molecular de solo 29.

La gravedad específica del CO2 es unas 1,5 veces mayor que la del aire. Eso sugeriría que los gases de escape de CO2 de los vehículos o centrales eléctricas no se elevan a la atmósfera a unas 12 millas o más sobre la Tierra para formar el temido  efecto invernadero .

mauricio strong

Para apreciar la acción criminal que se desarrolla hoy en torno a Gates, Schwab y los defensores de una supuesta economía mundial “sostenible”, debemos remontarnos a 1968 cuando  David Rockefeller  y sus amigos crearon un movimiento en torno a la idea de que el consumo humano y el crecimiento de la población eran los principales factores problemáticos mundiales. Rockefeller, cuya riqueza se basaba en el petróleo, creó el Club Neo-Malthusiano de Roma en la villa Rockefeller en Bellagio, Italia. Su primer proyecto fue financiar un estudio basura en el MIT llamado Limits to Growth en 1972.

Un organizador clave de la agenda de «crecimiento cero» de Rockefeller a principios de la década de 1970 fue su viejo amigo, un petrolero canadiense llamado Maurice Strong, también miembro del Club de Roma. En 1971, Strong fue nombrado Subsecretario de las Naciones Unidas y Secretario General de la conferencia del Día de la Tierra de junio de 1972 en Estocolmo. También fue fideicomisario de la Fundación Rockefeller.

Maurice Strong fue uno de los primeros propagadores clave de la teoría científicamente infundada de que las emisiones provocadas por el hombre de los vehículos de transporte, las plantas de carbón y la agricultura causaron un aumento dramático y acelerado de la temperatura global que amenaza a la civilización, el llamado calentamiento global. Inventó el término elástico “desarrollo sostenible”.

Como presidente de la Conferencia de Estocolmo de la ONU del Día de la Tierra de 1972, Strong promovió la reducción de la población y la reducción del nivel de vida en todo el mundo para «salvar el medio ambiente». Algunos años después, el mismo Strong  afirmó :

“¿No es la única esperanza para el planeta que las civilizaciones industrializadas colapsen? ¿No es nuestra responsabilidad lograr eso?”.

Esta es la agenda que hoy se conoce como el Gran Reinicio o la Agenda 2030 de la ONU. Strong pasó a crear el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU, un organismo político que avanza la afirmación no comprobada de que las emisiones de CO2 provocadas por el hombre estaban a punto de inclinar nuestro mundo en una catástrofe ecológica irreversible.

El cofundador del Club de Roma, el Dr. Alexander King, admitió el fraude esencial de su agenda ambiental algunos años después en su libro ‘ La primera revolución global ‘. Él afirmó:

En la búsqueda de un nuevo enemigo que nos uniera, se nos ocurrió la idea de que la contaminación, la amenaza del calentamiento global, la escasez de agua, la hambruna y similares encajarían a la perfección… Todos estos peligros son causados ​​por la intervención humana y es solo a través de cambios de actitudes y comportamientos que puedan ser superados. El verdadero enemigo, entonces, es la humanidad misma.

King admitió que la «amenaza del calentamiento global» era simplemente una estratagema para justificar un ataque contra «la humanidad misma». Esto ahora se está implementando como el Gran Reinicio y la artimaña Net Zero Carbon.

    Desastre de energía alternativa

    En 2011, siguiendo el consejo de Joachim Schnellnhuber, del Potsdam Institute for Climate Impact Research (PIK), Angela Merkel y el gobierno alemán impusieron una prohibición total de la electricidad nuclear para 2022, como parte de una estrategia gubernamental de 2001 llamada  Energiewende  o Energy Turn, para confiar en la energía solar, eólica y otras «energías renovables». El objetivo era convertir a Alemania en la primera nación industrial en ser «neutral en carbono».

    La estrategia ha sido una catástrofe económica. De tener una de las redes de generación eléctrica más estables, baratas y fiables del mundo industrial, hoy Alemania se ha convertido en el generador eléctrico más caro del mundo. Según la asociación alemana de la industria energética BDEW, a más tardar en 2023, cuando cierre la última planta nuclear, Alemania se enfrentará a un déficit de electricidad.

    Al mismo tiempo, el carbón, la mayor fuente de energía eléctrica, se está eliminando paulatinamente para alcanzar el carbono neto cero. Las industrias tradicionales que consumen mucha energía, como el acero, la producción de vidrio, los productos químicos básicos, la fabricación de papel y cemento, se enfrentan a costes altísimos y cierres o deslocalización y la pérdida de millones de puestos de trabajo cualificados. Las energías ineficientes eólicas y solares, hoy cuestan unas 7 a 9 veces  más  que el gas.

    Alemania tiene poco sol en comparación con los países tropicales, por lo que el viento se considera la principal fuente de energía verde. Se necesita una gran cantidad de hormigón y aluminio para producir parques solares o eólicos. Eso necesita energía barata (gas, carbón o nuclear) para producir. A medida que se elimina gradualmente, el costo se vuelve prohibitivo, incluso sin «impuestos al carbono» adicionales.

    Alemania ya tiene unas 30.000 turbinas eólicas, más que en cualquier otro lugar de la UE. Las gigantescas turbinas eólicas tienen serios problemas de ruido o infrasonidos, peligros para la salud de los residentes cercanos a las enormes estructuras y daños por el clima y las aves. Para 2025, se estima que el 25% de los molinos de viento alemanes existentes necesitarán ser reemplazados y la eliminación de desechos es un problema colosal. Las empresas están siendo demandadas a medida que los ciudadanos se dan cuenta del desastre que son. Para alcanzar los objetivos para 2030, Deutsche Bank admitió recientemente que el estado necesitará crear una » dictadura ecológica «.

    Al mismo tiempo, el impulso alemán para poner fin al transporte de gasolina o diésel para 2035 a favor de los vehículos eléctricos está en camino de destruir la industria más grande y rentable de Alemania, el sector automotriz, y eliminar millones de puestos de trabajo. Los vehículos que funcionan con baterías de iones de litio tienen una «huella de carbono» total  cuando se incluyen los efectos de la extracción de litio y la producción de todas las piezas, que es peor que los automóviles diésel.

    Y la cantidad de electricidad adicional necesaria para una Alemania con cero emisiones de carbono para 2050 sería mucho mayor que la actual, ya que millones de cargadores de baterías necesitarán electricidad de la red con energía confiable. Ahora Alemania y la UE comienzan a imponer nuevos “impuestos al carbono”, supuestamente para financiar la transición a cero emisiones de carbono. Los impuestos solo harán que la energía eléctrica y la energía sean aún más caras, asegurando el colapso más rápido de la industria alemana.

    Despoblación

    Según quienes promueven la agenda Carbono Cero, es justo lo que desean: la desindustrialización de las economías más avanzadas, una estrategia calculada de décadas, como dijo Maurice Strong, para provocar el colapso de las civilizaciones industrializadas.

    Hacer retroceder la economía industrial mundial actual a una distopía de quema de leña y molinos de viento donde los apagones se convierten en la norma como ahora en California, es una parte esencial de una transformación del Gran Reinicio bajo la Agenda 2030: Pacto Mundial de las Naciones Unidas para la Sostenibilidad.

    El asesor climático de Merkel, Joachim Schnellnhuber, presentó en 2015 la agenda verde radical del Papa Francisco, la carta encíclica Laudato Si, como designado de Francisco para la Academia Pontificia de Ciencias. Y asesoró a la UE en su agenda verde. En una entrevista de 2015, Schnellnhuber declaró que la «ciencia» ahora ha determinado que la capacidad de carga máxima de una población humana «sostenible» era de unos seis mil millones de personas menos:

    De una manera muy cínica, es un triunfo para la ciencia porque por fin hemos estabilizado algo, a saber, las  estimaciones  de la capacidad de carga del planeta,  es decir, por debajo de los mil millones de personas.

    Para hacer eso, el mundo industrializado debe ser desmantelado. Christiana Figueres, colaboradora de la agenda del Foro Económico Mundial y exsecretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, reveló el verdadero objetivo de la agenda climática de las Naciones Unidas en una conferencia de prensa de febrero de 2015 en Bruselas, donde afirmó: «Esta es la primera vez en la historia que nos estamos dando a la tarea de cambiar intencionalmente el modelo de desarrollo económico que ha  imperado  desde la Revolución Industrial”.

    Las declaraciones de Figueres de 2015 se repiten hoy por el presidente francés Macron en la «Agenda de Davos» del Foro Económico Mundial de enero de 2021, donde afirmó que «en las circunstancias actuales, el modelo capitalista y la economía abierta ya no son viables». Macron, un exbanquero de Rothschild, afirmó que “la única forma de salir de esta epidemia es crear una economía que esté más enfocada en eliminar la brecha entre ricos y pobres”. Merkel, Macron, Gates, Schwab y sus amigos lo harán bajando el nivel de vida en Alemania y la OCDE a los niveles de Etiopía o Sudán. Esta es su distopía de carbono cero. Limitar severamente los viajes aéreos, los viajes en automóvil, el movimiento de personas, cerrar la industria «contaminante», todo para reducir el CO2.

    Es asombroso cuán convenientemente la pandemia de coronavirus prepara el escenario para el Gran Reinicio y la Agenda de la ONU 2030 Net Zero Carbon.

    Sobre el Autor

    F. William Engdahl  es consultor de riesgos estratégicos y conferencista, tiene un título en política de la Universidad de Princeton y es autor de best-sellers sobre petróleo y geopolítica, exclusivamente para la revista en línea  New Eastern Outlook ,  donde el artículo anterior se publicó originalmente como ‘ The Gran Conspiración Criminal Cero Carbono ‘.   Es investigador asociado del Centro de Investigación sobre la Globalización.

    Fuente: https://expose-news.com/2022/09/27/germanys-net-zero-carbon-disaster-and-the-great-reset/

    El primer ministro de Nueva Zelanda pide un sistema de censura global

    POR TYLER DURDEN

    Escrito por Jonathan Turley,

    La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, es la última líder liberal en pedir una alianza internacional para censurar el discurso. Insatisfechos con la censura corporativa sin precedentes de las empresas de redes sociales,  líderes como Hillary Clinton  han pasado de la censura privada a la buena censura estatal a la antigua. La regulación del habla se ha convertido en un artículo de fe para la izquierda. Ardern usó su discurso esta semana ante la Asamblea General de las Naciones Unidas para pedir censura a escala mundial.

    Ardern arremetió contra la “desinformación” y pidió una coalición global para controlar el discurso. Después de asentir a favor de la libertad de expresión, procedió a diseñar un plan para su desaparición a través de la regulación gubernamental:

    Pero, ¿qué pasa si esa mentira, dicha repetidamente y a través de muchas plataformas, incita, inspira o motiva a otros a tomar las armas? Amenazar la seguridad de los demás. Hacer la vista gorda ante las atrocidades, o peor aún, volverse cómplice de ellas. ¿Entonces que?

    Esto ya no es una hipotética. Las armas de guerra han cambiado, están sobre nosotros y requieren el mismo nivel de acción y actividad que ponemos en las armas de antaño.

    Reconocimos las amenazas que creaban las viejas armas. Nos unimos como comunidades para minimizar estas amenazas. Creamos reglas, normas y expectativas internacionales. Nunca vimos eso como una amenaza a nuestras libertades individuales; más bien, fue una preservación de ellas. Lo mismo debe aplicarse ahora que asumimos estos nuevos desafíos.

    Ardern señaló cómo los extremistas usan el discurso para difundir mentiras sin señalar que los no extremistas usan la misma libertad de expresión para contrarrestar tales puntos de vista. Para responder a su pregunta sobre «cómo abordas el cambio climático si la gente no cree que existe» es que convences a la gente usando la misma libertad de expresión. En cambio, Ardern parece querer silenciar a quienes tienen dudas.

    Si bien se refirió a una coalición de censura global como un «enfoque ligero para la desinformación», Ardern reveló cuán amplio sería probablemente un sistema de este tipo. Defendió la necesidad de tal censura global al tener que combatir a quienes cuestionan el cambio climático y la necesidad de detener “la retórica y la ideología odiosas y peligrosas”.

    “Después de todo, ¿cómo terminas con éxito una guerra si se hace creer a la gente que la razón de su existencia no solo es legal sino noble? ¿Cómo se aborda el cambio climático si la gente no cree que existe? ¿Cómo se asegura de que se respeten los derechos humanos de los demás, cuando están sujetos a una retórica e ideología odiosas y peligrosas?”.

    Esa es la misma lógica utilizada por países autoritarios como China, Irán y Rusia para censurar a disidentes, grupos minoritarios y rivales políticos. Lo que es «odioso» y «peligroso» es un concepto fluido que el gobierno ha utilizado históricamente para silenciar a los críticos o disidentes.

    Ardern es la cara sonriente de la nueva generación de censores. Al menos la vieja generación de censores como los iraníes no pretenden apoyar la libertad de expresión y admiten abiertamente que están aplastando la disidencia. El punto es que debemos estar igualmente en guardia cuando la censura es impulsada desde la izquierda con las mejores motivaciones y los peores medios.

    Como dijo una vez el gran juez libertario civil Louis Brandeis, “los mayores peligros para la libertad acechan en la invasión insidiosa de hombres entusiastas, bien intencionados pero sin entendimiento”.

    Fuente: https://www.zerohedge.com/geopolitical/new-zealand-prime-minister-calls-global-censorship-system

    1.100 científicos proclaman “No hay emergencia climática”

    Por James Murphy

    Más de 1100 científicos, incluido un premio Nobel, el físico noruego-estadounidense Ivar Giaever, firmaron una declaración que establece que «no hay emergencia climática». La declaración se firmó a fines de junio y ya está causando revuelo dentro de la comunidad de histeria climática.

    Entre otras cosas, los signatarios declaran que la ciencia del clima, en su estado actual, se ha politizado demasiado como para tomarla en serio y que el cambio climático, tal como se postula actualmente, no es una amenaza existencial para la humanidad.

    “La ciencia del clima debería ser menos política, mientras que las políticas climáticas deberían ser más científicas”, afirma la declaración . “Los científicos deberían abordar abiertamente las incertidumbres y las exageraciones en sus predicciones sobre el calentamiento global, mientras que los políticos deberían contar desapasionadamente los costos reales y los beneficios imaginados de sus medidas políticas”.

    La declaración establece claramente que cualquier cambio climático que podamos estar viendo en la Tierra está impulsado por factores naturales al menos tanto como por factores creados por el hombre.

    “El archivo geológico revela que el clima de la Tierra ha variado desde que existe el planeta, con fases naturales frías y cálidas”, declaran los firmantes. «La Pequeña Edad de Hielo terminó en 1850. Por lo tanto, no sorprende que ahora estemos experimentando un período de calentamiento».

    Signatarios de todo el mundo han firmado la declaración de naciones tan diversas como Australia, Brasil, Canadá, China, Dinamarca, los Países Bajos, Francia e Indonesia han firmado el documento.

    Entre los signatarios estadounidenses se encuentran el Dr. Richard Lindzen , profesor emérito de atmósferas, océanos y clima en el Instituto Tecnológico de Massachusetts; el Dr. William Happer , profesor emérito del Departamento de Física de la Universidad de Princeton; y el Dr. Willie Soon , astrofísico.

    Los signatarios científicos tuvieron palabras duras para el modelado climático lamentablemente inadecuado que crea gran parte del pánico que rodea al calentamiento global.

    “Los modelos climáticos tienen muchas deficiencias y no son ni remotamente plausibles como herramientas políticas”, afirma la declaración.

    “Creer en el resultado de un modelo climático es creer en lo que han puesto los creadores del modelo. Este es precisamente el problema de la discusión climática actual en la que los modelos climáticos son centrales. La ciencia del clima ha degenerado en una discusión basada en creencias, no en una ciencia sólida y autocrítica. ¿No deberíamos liberarnos de la ingenua creencia en modelos climáticos inmaduros?”

    Los científicos también lucharon por el dióxido de carbono, que muchos creen que está siendo vilipendiado injustamente como la «perilla de control» del cambio climático.

    “El CO2 no es un contaminante. Es esencial para toda la vida en la Tierra. Más CO2 es favorable para la naturaleza, reverdeciendo nuestro planeta. El CO2 adicional en el aire ha promovido el crecimiento de la biomasa vegetal global. También es rentable para la agricultura, ya que aumenta el rendimiento de los cultivos en todo el mundo”.

    Los signatarios también encuentran que las afirmaciones histéricas de los medios de comunicación sobre el aumento de los desastres naturales debido al calentamiento global provocado por el hombre simplemente no están ocurriendo. También advierten contra la tecnología de captura de carbono.

    “No hay evidencia estadística de que el calentamiento global esté intensificando huracanes, inundaciones, sequías y desastres naturales similares, o haciéndolos más frecuentes”, declara el documento. “Sin embargo, existe amplia evidencia de que las medidas de mitigación de CO2 son tan dañinas como costosas”.

    Como era de esperar, los alarmistas climáticos están luchando para contrarrestar la declaración. El sitio web de alarma climática Inside Climate News anunció que los «expertos» ya han desacreditado la carta.

    “A pesar de su tono mesurado y su lista de partidarios con títulos impresionantes como profesor o doctor, la declaración no es lo que parece ser”, según el escritor Kristoffer Tigue.

    Michael Mann, quien produjo el gráfico de «palo de hockey» en gran parte desacreditado que apareció de manera tan prominente en la película de ciencia ficción de Al Gore Una verdad incómoda , calificó la declaración de «irrelevante».

    “Es irrelevante para la conversación real que se está llevando a cabo hoy sobre la crisis climática”, dijo Mann a Inside Climate News. “Los republicanos podrían tratar de apuntalar esta última táctica desesperada. Pero la conversación ha avanzado, y esto es realmente solo una distracción y un espectáculo secundario”.

    Zeke Hausfather, que trabaja con la organización de alarmistas climáticos Berkeley Earth, optó por perseguir la buena fe científica de los signatarios.

    “Mirando la lista de signatarios, hay muchos ingenieros, médicos y geólogos petroleros y casi ningún científico climático real”, dijo Hausfather.

    “Hay millones de científicos en todo el mundo, así que no estoy seguro de que lograr que 1000 personas firmen una petición sea particularmente significativo”, explicó Hausfather. “Particularmente cuando se compara con el acuerdo científico masivo sobre el cambio climático, incluidas las academias nacionales de ciencia en casi todos los países importantes”.

    Sin embargo, un “científico” como Hausfather debería saber que la verdadera ciencia no es una cuestión de acuerdo, es una cuestión de lo que es observable y está basado en la evidencia.

    Al final, argumentan los signatarios, incluso si el cambio climático es una especie de amenaza futura, cualquier dinero gastado en el tema debe usarse para la adaptación, no para la mitigación.

    “No hay emergencia climática. Por lo tanto, no hay motivo para el pánico y la alarma. Nos oponemos firmemente a la política dañina y poco realista de CO2 neto cero propuesta para 2050. Optar por la adaptación en lugar de la mitigación; la adaptación funciona sean cuales sean las causas”, afirma la declaración.

    Fuente: https://thenewamerican.com/1100-scientists-proclaim-there-is-no-climate-emergency/

    ‘La consecuencia de los gases de efecto invernadero no existe’, un físico suizo desafía el calentamiento global del Clima ortodoxo

    Por  Jerome R. Corsi, Ph.D.

    Thomas Allmendinger, un físico suizo independiente , ha realizado una serie de experimentos publicados en revistas científicas revisadas por pares que cuestionan los principios físicos de la teoría de los gases de efecto invernadero. Thomas Allmendinger, un académico independiente educado en el Instituto Federal Suizo de Tecnología en Zúrich, se ha atrevido a desafiar el dictamen climático políticamente correcto convencional de que el CO 2 es un gas de efecto invernadero con propiedades únicas de calentamiento global. En una serie de artículos publicados en revistas científicas, Allmendinger ha argumentado que su investigación experimental con la absorción térmica de la radiación infrarroja (IR) ha demostrado que “los gases atmosféricos traza como el dióxido de carbono no tienen ninguna influencia en el clima”.

    La teoría de los gases de efecto invernadero se remonta a una publicación de 1827 del físico francés Jean Baptiste Joseph Fourier titulada “ Memoire sur les temperature du globe Terrestre ed de espaces planétaires ”, [en español: “ Memorias sobre las temperaturas del globo terrestre y los espacios planetarios ” . ”] Como muchas metáforas en la ciencia, la imagen del invernadero es engañosa porque sugiere que ciertos gases como el vapor de agua y el CO2 actúan como un escudo que evita que la radiación infrarroja (IR) emitida por el sol y absorbida por la Tierra se escape por la noche al espacio exterior.  

    Una fuente supuestamente tan autorizada como la NASA todavía elabora sobre el efecto de los gases de efecto invernadero de la siguiente manera:

    “Un invernadero real está hecho de vidrio, que deja pasar la luz solar visible desde el exterior. Esta luz es absorbida por todos los materiales del interior, y las superficies calentadas irradian luz infrarroja, a veces llamada «rayos de calor». Pero el vidrio, aunque transparente a la luz visible, actúa como un escudo parcial a la luz infrarroja. Entonces, parte de esta radiación infrarroja, o calor, queda atrapada en el interior. El resultado es que todo dentro del invernadero, incluido el aire, se calienta”.

    Esta descripción de la NASA recuerda a un sitio web de jardinería que explica la complicada física en estos términos simplistas: «Mientras entra la luz del sol, el calor no puede salir», una descripción que atribuye el efecto invernadero a la convección del calor. Pero en lugar de impedir que los IR escapen de la capa base vidriada de los gases de efecto invernadero, los gases de efecto invernadero atmosféricos se “escudan” contra el escape de IR al espacio exterior al absorber la energía IR que se escapa. La física IR convencional que se remonta a unos 200 años se basa principalmente en el análisis espectrográfico, del que se deriva la presunción de que solo los gases dipolares como el vapor de agua o el CO 2 pueden absorber la radiación infrarroja. La mayor parte de la atmósfera está compuesta de oxígeno (O 2) y nitrógeno (N 2 ), ninguno de los cuales son gases dipolares.

    En 2016, Allmendinger publicó un artículo titulado “El comportamiento térmico de los gases bajo la influencia de la radiación infrarroja” en el International Journal of Physical Sciences .  Aquí, Allmendinger abordó la sabiduría convencional de que «cualquier actividad IR de moléculas o átomos requiere un cambio del momento dipolar eléctrico, de modo que las moléculas homonucleares de dos átomos (como O2 o N2) siempre estén activas en IR». Allmendinger insistió en que esta proposición “debe considerarse como un teorema y no como una ley natural principal” porque “se conocen numerosos ejemplos de sustancias no polares en las que se produce una interacción con la radiación electromagnética, por ejemplo, en los halógenos, donde se absorbe incluso la luz coloreada y, por lo tanto, la luz visible. ” Lo que Allmendinger encontró sorprendente fue que los científicos físicos se habían basado casi por completo en el análisis espectrográfico para medir la absorción molecular de la energía IR por parte de los gases. Destacó que “aparentemente no se han realizado mediciones térmicas de gases en presencia de radiación IR, particularmente de la luz solar,

    En 2017, Allmendinger publicó un artículo titulado “La refutación de la teoría del efecto invernadero climático: una alternativa esperanzadora” en Contaminación ambiental y cambio climático .   Allmendinger defendió la necesidad de medir la absorción térmica para determinar si el análisis espectrográfico había fallado en detectar la actividad molecular que absorbía la energía IR en los gases atmosféricos no dipolares. En un lenguaje muy técnico, explicó:

    “Como sabemos hoy, la absorción fotométrica va acompañada de la excitación (cuantificada) de los electrones seguida de una emisión de luz, debido al salto hacia atrás de los electrones excitados al estado fundamental. Este salto electrónico puede estar asociado, pero no necesariamente, con vibraciones o rotaciones de los núcleos de la molécula. En los cuerpos sólidos, y en cierta medida también en los medios fluidos, estas vibraciones o rotaciones no son independientes sino acopladas. Sin embargo, en los gases son ampliamente independientes ya que las moléculas o átomos se mueven obedeciendo leyes estadísticas, por lo que su energía cinética de traslación media es proporcional a su temperatura absoluta”. 

    Él continuó:

    “Sin embargo, en el caso de una excitación electrónica, una parte de la energía de vibración o rotación puede convertirse en energía cinética y, por lo tanto, en calor sensible, pero la cantidad fraccionaria de esta energía concertada no es teóricamente derivable a priori, sino que debe determinarse experimentalmente. . A la inversa, parte de la energía térmica cinética puede convertirse en energía de vibración molecular o atómica”.

    Allmendinger concluyó: 

    “Así, en los gases están involucrados dos tipos de energía: la energía “interna” está relacionada con los movimientos intramoleculares y la energía “externa” está relacionada con los movimientos intermoleculares. El primer tipo es objeto de la mecánica cuántica, mientras que el segundo tipo es objeto de la teoría cinética de los gases. Como consecuencia, las mediciones fotométricas o espectroscópicas no pueden brindar información cuantitativa sobre el calentamiento de los gases debido a la radiación térmica u otra radiación infrarroja, mientras que tales mediciones nunca se han realizado hasta ahora”.

    Allmendinger construyó un aparato experimental que le permitió medir la absorción térmica IR (en lugar de la absorción espectrográfica de ondas de luz) de gases atmosféricos, incluidos CO 2 , O 2 , N 2 y argón (Ar).

    En un artículo de 2018 titulado «La verdadera causa del calentamiento global y sus consecuencias sobre el clima», publicado en SciFed Journal of Global Warming , Allmendinger resumió sus hallazgos experimentales. Las mediciones térmicas de Allmendinger concluyeron que «cualquier gas absorbe IR, incluso los gases nobles [como el Ar], se calientan hasta una temperatura límite que se alcanza cuando el poder de absorción es igual al poder de emisión del gas calentado». Continuó: “Se podría demostrar teóricamente que el poder de emisión de un gas está relacionado con la frecuencia de sus partículas (átomos o moléculas) y por lo tanto con su tamaño”.  

    Las pruebas experimentales de Allmendinger no encontraron diferencias significativas entre las capacidades de absorción IR de CO 2 , O 2 , N 2 o Ar cuando se midió la absorción térmica en lugar de la absorción de ondas espectrográficas. «Como consecuencia, un ‘efecto invernadero’ realmente no existe, al menos no relacionado con los gases traza como el dióxido de carbono».

    La comunidad científica ortodoxa del calentamiento global ha rechazado el trabajo de Allmendinger como una completa tontería , argumentando que » actualmente no está afiliado a ningún instituto de investigación o universidad de renombre». Sin embargo, Thomas Kuhn, en su muy influyente libro de 1962 La estructura de las revoluciones científicas, nos recordó que los cambios de paradigma científico implican revoluciones, en las que nuevas teorías en competencia aparecen primero como «herejías». Los desafíos a la ortodoxia científica deben abrirse camino hacia la aceptación contra una legión de opositores establecidos que han invertido sus carreras basando sus puntos de vista sobre el calentamiento global y el cambio climático en la teoría de los gases de efecto invernadero. El argumento de Thomas Allmendinger de que el CO 2el efecto de los gases de efecto invernadero es inexistente merece una seria consideración. El argumento del calentamiento global falla si se puede demostrar que el CO 2 , un elemento traza en la atmósfera compleja de la Tierra, no tiene capacidades de calentamiento de la atmósfera que no compartan por igual el oxígeno y el nitrógeno.

    Fuente: https://www.climatedepot.com/2022/07/26/greenhouse-gas-effect-does-not-exist-a-swiss-physicist-challenges-global-warming-climate-orthodoxy/

    El experimento verde de la UE

    Por Andy Mayo

    El GWPF acaba de publicar un nuevo informe , escrito por John Constable que describe el impacto económico de sus políticas verdes, y no es agradable. Algunos aspectos destacados:

    • Los precios de la electricidad en la UE para los hogares están un 80 % por encima del resto del G20, y los precios industriales de la UE están un 30 % por encima del G20, los precios del gas natural para los hogares duplican los del G20.
    • Los altos precios son probablemente responsables de una reducción en el consumo de electricidad. Esto no es bueno ya que la calidad de vida está estrechamente relacionada con el consumo de energía. El consumo de energía es también el principal determinante de la salud y la calidad ambiental .
    • Los costos de reducción del dióxido de carbono son muchas veces más altos incluso que las estimaciones de alto nivel del costo social del carbono, lo que sugiere que el daño económico de las políticas de mitigación de carbono de la UE es mayor que el costo posible (o proyectado, si lo prefiere) del calentamiento global. .
    • El empleo en las industrias eólica y solar europeas ha caído desde 2008, los subsidios no lograron crear puestos de trabajo en Europa, ya que el equipo ahora se compra a China. La única área de crecimiento de empleo renovable es en biocombustibles, básicamente talando árboles y produciendo etanol a partir de alimentos. Los biocombustibles también son responsables de gran parte de la contaminación atmosférica tóxica de Europa .

    ¿Ha aprendido algo la UE de su fracaso y del sufrimiento que han impuesto a su pueblo? No, en cambio, parecen estar duplicando sus malas políticas.

    En palabras de John Constable:

    “Un espectador, quizás de los Estados Unidos, podría notar que el entusiasmo gubernamental por las políticas verdes continúa, y si algo ha crecido durante los treinta años desde 1990. Podrían suponer, bastante razonablemente, que la UE solo avanzaría de esta manera. si las políticas estuvieran funcionando. Pero esta suposición sería errónea. Los gobiernos persisten en su locura no solo porque están demasiado cerca de sus propios fracasos para enfocarlos, sino porque a veces la persistencia es el medio más efectivo para ocultar los fracasos. No hay más ciego que el que no quiere ver.”

    John Constable, 2022

    Constable informa que las políticas de la UE han producido la caída sostenida más larga en el consumo de energía en los tiempos modernos. Sugiere siniestramente que esto podría causar inestabilidad social. Vale la pena leer el informe.

    Fuente: https://wattsupwiththat.com/2022/07/24/the-eus-green-experiment/