SÚBDITOS EN BUSCA DE CASTA

democracia1El que ingada un poco en la Historia, no ve más que una historia de castas a la que la gran mayoría de un, digamos pueblo, le regala el buen sustento para sí y sus descendientes. Otros vendrán a quitarles el puesto, pero estos son de la misma familia para perpetuar los privilegios regalados.

La questión es ¿en qué hemos avanzado? Por tanto el cómo y el cuándo quedan huérfanos.

Y entremos al trapo, basta ya de repetir el mantra “la democracia es el mal menor”. Porque ahora no se trata de esta forma de gobierno, sino de la casta que lo representa.

Se da la circunstancia ¿se dan cuenta?, que los que nos gobiernan no representan a los ciudadanos, representan a una forma de gobierno sustentado por pilares muy ajenos a los que dicen representar, por tanto es un vicio que involucrado en el cuerpo, es difícil de erradicar. democracia2

Los tres pilares son, dinero para la banca internacional, dinero para la banca nacional y dinero para ellos. Por este orden. La maquinaria para sustentar el sistema se basa en jugar el papel de sostén de unos derechos para convertir el gobierno en unos privilegios que la ciudadanía les otorga (ese es el tema), para aclamar envuelto en la capa de la mayoría, que poseen el derecho divino, universal para manejar millones de personas que en sí, son engañadas y peor aun, autoengañadas en una sociedad con gobierno estructuralmente viciado y coyunturalmente drogado.

Es por tanto que cualquier forma de gobierno no es el mala ni buena, es la estructura mal construida la que pide vigas torcidas.democracia3

Y es por eso que la democracia en Occidente se convierte y se transforma en una coyuntura donde cada pocos años, súbditos andan en busca de casta.

G.R.M.

SUBJECTS LOOKING FOR CASTE

He who ingada a little in History, sees only a history of castes to which the vast majority of a, say people, gives him good livelihood for himself and his descendants. Others will come to take their place, but these are from the same family to perpetuate the privileges given. The questión is in what we have advanced? Therefore the how and when are orphans. And let’s go into the rag, enough of repeating the mantra “democracy is the lesser evil”. Because now it is not about this form of government, but about the caste that represents it. Given the circumstance, do you realize ?, that those who govern us do not represent citizens, they represent a form of government supported by pillars that are very alien to those they claim to represent, therefore it is a vice that is involved in the body, is difficult to eradicate. The three pillars are, money for international banking, money for national banking and money for them. In this order. The machinery to sustain the system is based on playing the role of supporting rights to turn government into privileges that citizenship grants them (that’s the theme), to cheer wrapped in the layer of the majority, who have the right divine, universal to handle millions of people who, in themselves, are deceived and, worse yet, self-deceived in a society with structurally tainted and coyunturally drugged government. It is therefore that any form of government is not the bad or good, it is the poorly constructed structure that asks for twisted beams. And that is why democracy in the West is converted and transformed into a conjuncture where every few years, subjects go in search of caste.

 

LA FUERZA DE LA RAZÓN…

Imagen…Y la razón de la fuerza son dos poderosas armas nucleares que implotan en el devenir de la humanidad. En realidad esta última frase es una cursilería, pero cuando te cansas de escribir porque el mundo sigue igual y por más que dispares con palabras nadie queda herido, quizá la cursilería haya que dejarla a un lado, y lo que es más triste, la palabra. Eso sí, quien escriba bien, que siga. Por lo menos tendremos literatura. Imagen

La historia de la humanidad es la lucha por uno mismo y así, egoístamente damos los pasos al futuro y cuando unos cientos de miles lo dan a la vez, entonces hacemos historia, esto es, que merece escribirse en los libros. ¿Sólo eso? ¿Para eso las personas se juegan la vida? ¿Para que los de a pie nunca ganemos ni salgan nuestros nombres escritos? Ni falta que hace, pero hay que cambiar muchas, muchas cosas.

El primer problema, la comodidad de nuestro cerebro. La democracia es cómoda y nuestro cerebro aún más. Sería el ejemplo del hombre que estando tan cómodo en su sillón, murió de inanición. Ni se levantó a ingerir alimento. Se retroalimentaba de su inacción, hasta que falleció. Pero otro vino a ocupar su lugar e incluso nos hipotecamos para comprar el sillón más cómodo y caro. Y claro… todos cómodos y todos muertos.Imagen

Pero un día uno se levantó. Tenía hambre y quería sentir el sol, oler la noche y ver las flores. Pero le dijeron que viera y mirara al sol, así ciego, por la noche no le hacía falta ver y las flores se la harían oler. El hombre se volvió a sentar y estuvo dubitativo tres días y cuatro noches. Seguía teniendo hambre y escapó. He hizo lo que quería hacer. Saltaron las alarmas. Y los gobiernos democráticos y sus fácticos poderes y mass medias hicieron que los ciudadanos (antes pueblo) se amarraran con cadenas al sillón y tiraran las llaves del candado fuera de su alcance, así y ahora decían, es cuando estarían bien seguros.

ImagenEl hombre que escapó quería gritar al cielo con palabras lo que ocurría, pero ahora nadie podía levantarse a coger un libro u ordenador para leer. Entonces se apoderó de un cortafrío y fue sillón por sillón cortando las cadenas y se dieron cuenta que sin acción no hay revolución. Estas como las guerras son cíclicas y aquellas siempre, son para quitar un régimen injusto para la mayoría de las personas. Pero, ¿se puede demorar una revolución? Ya me gustaría que fuera una ideolución, esto es, que no haya sangre, pero los perjudicados (la élite, la casta, ahora los políticos) la demoran tanto tiempo que estalla con rabia. Imagen

Y no hay revolución sin sangre. Si no, que se lo digan a la revolución feminista (ya femenina), que todavía no ha terminado y salen todos los días cadáveres y le llaman violencia de género. Pero las mujeres han de seguir la lucha. ¿Qué le pasa a esta revolución? Que no dan el paso a la vez. ¿Qué le pasa a la política? Que no marchamos  todos a una y si lo hacemos a contra pie.

Entonces ¿revolución o ideolución? De momento cortar las cadenas. Lo próximo lo darán nuestros pasos. Imagen

Y esto es tan antiguo como la vida.  G.R-M.Imagen