Pirámide financiera colosal: BlackRock y el “Gran reinicio” del WEF

Por F. William Engdahl

Una empresa de inversión prácticamente no regulada hoy en día ejerce más influencia política y financiera que la Reserva Federal y la mayoría de los gobiernos de este planeta.

La firma, BlackRock Inc., el administrador de activos más grande del mundo, invierte la asombrosa cantidad de $ 9 billones en fondos de clientes en todo el mundo, una suma de más del doble del PIB anual de la República Federal de Alemania.

Este coloso se encuentra en la cima de la pirámide de propiedad corporativa mundial, incluso en China más recientemente. Desde 1988, la compañía se ha colocado en posición de controlar de facto la Reserva Federal, la mayoría de los megabancos de Wall Street, incluido Goldman Sachs, el Gran Reinicio del Foro Económico Mundial de Davos, la Administración Biden y, si no se controla, el futuro económico de nuestro mundo. BlackRock es el epítome de lo que Mussolini llamó corporativismo, donde una élite corporativa no elegida dicta de arriba hacia abajo a la población.

Cómo el “banco en la sombra” más grande del mundo ejerce este enorme poder sobre el mundo debería preocuparnos. BlackRock desde que Larry Fink lo fundó en 1988 ha logrado ensamblar un software financiero único y activos que ninguna otra entidad tiene. El sistema de gestión de riesgos Aladdin de BlackRock, una herramienta de software que puede rastrear y analizar operaciones, monitorea más de $18 billones en activos para 200 firmas financieras, incluida la Reserva Federal y los bancos centrales europeos. El que “vigila” también sabe, nos podemos imaginar. BlackRock ha sido llamado una «navaja suiza financiera: inversor institucional, administrador de dinero, firma de capital privado y socio gubernamental global, todo en uno «. Sin embargo, los principales medios tratan a la compañía como una firma financiera más de Wall Street.

Existe una interfaz perfecta que vincula la Agenda 2030 de la ONU con el Gran Reinicio del Foro Económico Mundial de Davos y las políticas económicas nacientes de la Administración Biden. Esa interfaz es BlackRock.

Equipo Biden y BlackRock

A estas alturas, debería quedar claro para cualquiera que se moleste en mirar, que la persona que dice ser el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, de 78 años, no está tomando ninguna decisión. Incluso tiene dificultades para leer un teleprompter o responder preguntas preparadas de medios amigos sin confundir a Siria y Libia o incluso si es presidente. Está siendo microgestionado por un grupo de controladores para mantener una «imagen» escrita de un presidente, mientras que otros hacen la política entre bastidores. Recuerda inquietantemente al personaje de la película de Peter Sellers de 1979, Chauncey Gardiner, en Being There .

Lo que es menos público son las personas clave que manejan la política económica de Biden Inc. Simplemente se dicen, BlackRock. Así como Goldman Sachs dirigió la política económica bajo Obama y también Trump, hoy BlackRock está desempeñando ese papel clave. Aparentemente, el acuerdo se cerró en enero de 2019 cuando Joe Biden, entonces candidato y con una posibilidad remota de derrotar a Trump, fue a reunirse con Larry Fink en Nueva York, quien supuestamente le dijo al «Joe de la clase trabajadora» que » Estoy aquí para ayudar .”

Ahora como presidente en una de sus primeras designaciones, Biden nombró a Brian Deese como director del Consejo Económico Nacional, el principal asesor del presidente en política económica. Una de las primeras Órdenes Ejecutivas Presidenciales se ocupó de la economía y la política climática. Eso no es sorprendente, ya que Deese provenía de Fink’s BlackRock, donde era director global de inversiones sostenibles. Antes de unirse a BlackRock, Deese ocupó altos cargos económicos bajo Obama, incluido el reemplazo de John Podesta como asesor principal del presidente, donde trabajó junto a Valerie Jarrett. Bajo Obama, Deese desempeñó un papel clave en la negociación de  los Acuerdos de París sobre el Calentamiento Global.

En el puesto de política clave como subsecretario del Tesoro bajo la dirección de la secretaria Janet Yellen, encontramos a Adewale “Wally” Adeyemo, nacido en Nigeria. Adeyemo también proviene de BlackRock, donde de 2017 a 2019 fue asesor principal y jefe de gabinete del director ejecutivo de BlackRock, Larry Fink, luego de dejar la administración de Obama. Sus lazos personales con Obama son fuertes, ya que Obama lo nombró primer presidente de la Fundación Obama en 2019.

Y una tercera persona de alto nivel de BlackRock que dirige la política económica en la Administración ahora también es inusual en varios aspectos. Michael Pyle es el asesor económico sénior de la vicepresidenta Kamala Harris. Llegó a Washington desde el puesto de estratega jefe global de inversiones en BlackRock, donde supervisó la estrategia para invertir unos 9 billones de dólares en fondos. Antes de unirse a BlackRock al más alto nivel, también había estado en la Administración Obama como asesor principal del Subsecretario del Tesoro para Asuntos Internacionales, y en 2015 se convirtió en asesor de la candidatura presidencial de Hillary Clinton.

Cabe destacar el hecho de que tres de los nombramientos económicos más influyentes de la Administración Biden provengan de BlackRock, y antes de eso, todos de la Administración Obama. Hay un patrón definido y sugiere que el papel de BlackRock en Washington es mucho mayor de lo que se nos dice.

¿Qué es Black Rock?

Nunca antes una empresa financiera con tanta influencia sobre los mercados mundiales había estado tan oculta del escrutinio público. Eso no es un accidente. Como técnicamente no es un banco que otorga préstamos bancarios o toma depósitos, evade la supervisión de la regulación de la Reserva Federal a pesar de que hace lo que hacen la mayoría de los megabancos como HSBC o JP MorganChase: comprar y vender valores para obtener ganancias. Cuando hubo un impulso del Congreso para incluir administradores de activos como BlackRock y Vanguard Funds bajo la ley Dodd-Frank posterior a 2008 como «instituciones financieras sistémicamente importantes» o SIFI, un gran impulso de cabildeo de BlackRock puso fin a la amenaza. BlackRock es esencialmente una ley sobre sí mismo. Y, de hecho, es «sistémicamente importante» como ningún otro, con la posible excepción de Vanguard, que se dice que también es un accionista importante de BlackRock.

El fundador y CEO de BlackRock, Larry Fink, está claramente interesado en comprar influencia a nivel mundial. Nombró al exdiputado alemán de la CDU Friederich Merz jefe de BlackRock Alemania cuando parecía que podría suceder a la canciller Merkel, y al excanciller de Hacienda británico George Osborne como “consultor político”. Fink nombró a la ex jefa de gabinete de Hillary Clinton, Cheryl Mills, para la junta de BlackRock cuando parecía seguro que Hillary pronto estaría en la Casa Blanca.

Ha nombrado a ex banqueros centrales para su directorio y ha obtenido lucrativos contratos con sus antiguas instituciones. Stanley Fisher, ex director del Banco de Israel y luego vicepresidente de la Reserva Federal, ahora es asesor principal de BlackRock. Philipp Hildebrand, expresidente del Banco Nacional Suizo, es vicepresidente de BlackRock, donde supervisa el Instituto de Inversiones BlackRock. Jean Boivin, ex vicegobernador del Banco de Canadá, es el director global de investigación del instituto de inversiones de BlackRock.

BlackRock y la Reserva Federal

Fue este ex-equipo del banco central en BlackRock el que desarrolló un plan de rescate de «emergencia» para el presidente de la Fed, Powell, en marzo de 2019, cuando los mercados financieros parecían estar al borde de otro colapso de la «crisis de Lehman» de 2008. Como “gracias”, el presidente de la Fed, Jerome Powell, nombró a BlackRock en un cargo sin licitación para administrar todos los programas de compra de bonos corporativos de la Fed, incluidos los bonos en los que invierte BlackRock. ¿Conflicto de intereses? Un grupo de unas 30 ONG escribieron al presidente de la Fed, Powell: “Al dar a BlackRock el control total de este programa de compra de deuda, la Fed… hace que BlackRock sea aún más importante desde el punto de vista sistémico para el sistema financiero. Sin embargo, BlackRock no está sujeto al escrutinio regulatorio de instituciones financieras de importancia sistémica aún más pequeñas. sistémica aún más pequeñas ”.

En un informe detallado de 2019, un grupo de investigación sin fines de lucro de Washington, Campaign for Accountability, señaló que “BlackRock, el administrador de activos más grande del mundo, implementó una estrategia de cabildeo, contribuciones de campaña y contrataciones de puertas giratorias para luchar contra la regulación gubernamental y consolidarse como una de las empresas financieras más poderosas del mundo”.

La Reserva Federal de Nueva York contrató a BlackRock en marzo de 2019 para administrar su programa comercial de valores respaldados por hipotecas y sus compras primarias y secundarias de bonos corporativos y ETF por $750 mil millones en contratos sin licitación. Los periodistas financieros estadounidenses Pam y Russ Martens, al criticar el turbio rescate de Wall Street por parte de la Fed en 2019, comentaron: “Por primera vez en la historia, la Fed ha contratado a BlackRock para “ir directamente” y comprar $ 750 mil millones en bonos corporativos primarios y secundarios y bonos ETF (Exchange Traded Funds), un producto del cual BlackRock es uno de los proveedores más grandes del mundo”. Continuaron: “Agregando más indignación, el programa administrado por BlackRock obtendrá $ 75 mil millones de los $ 454 mil millones en dinero de los contribuyentes para absorber las pérdidas en sus compras de bonos corporativos, que incluirán sus propios ETF, que la Reserva Federal le está permitiendo comprar…»

Al parecer, el jefe de la Fed, Jerome Powell, y Larry Fink se conocen bien. Incluso después de que Powell le dio a BlackRock el enormemente lucrativo acuerdo de «ir directo» sin licitación, Powell siguió haciendo que el mismo BlackRock administrara aproximadamente $ 25 millones de las inversiones de valores privados de Powell. Los registros públicos muestran que en ese momento Powell realizó llamadas telefónicas confidenciales directas con el director ejecutivo de BlackRock, Fink. De acuerdo con la divulgación financiera requerida, ¡BlackRock logró duplicar el valor de las inversiones de Powell con respecto al año anterior! No hay conflicto de intereses, no?

Un Rock muy Black en México

La turbia historia de BlackRock en México muestra que los conflictos de intereses y la creación de influencia con las principales agencias gubernamentales no se limitan solo a los EE. UU. El candidato presidencial del PRI, Peña Nieto, fue a Wall Street durante su campaña en noviembre de 2011. Allí conoció a Larry Fink. Lo que siguió a la victoria de Nieto en 2012 fue una estrecha relación entre Fink y Nieto que estuvo plagada de conflictos de intereses , amiguismo y corrupción.

Lo más probable para estar seguro de que BlackRock estaba en el bando ganador en el corrupto nuevo régimen de Nieto, Fink nombró a Marcos Antonio Slim Domit, de 52 años, hijo multimillonario del hombre más rico y posiblemente más corrupto de México, Carlos Slim, para la junta directiva de BlackRock. Marcos Antonio, junto a su hermano Carlos Slim Domit, dirigen hoy el enorme imperio empresarial del padre. Carlos Slim Domit, el hijo mayor, fue copresidente del Foro Económico Mundial de América Latina en 2015 y actualmente se desempeña como presidente del directorio de América Móvil, donde BlackRock es un importante inversionista. Pequeño mundo acogedor.

El padre, Carlos Slim, en ese momento nombrado por Forbes como la persona más rica del mundo, construyó un imperio basado en su amada adquisición de Telemex (luego América Móvil). El entonces presidente, Carlos Salinas de Gortari, le regaló el imperio de las telecomunicaciones a Slim en 1989. Salinas luego huyó de México acusado de robar más de $10 mil millones de las arcas del estado.

Al igual que en México desde la década de 1980, el dinero de las drogas aparentemente jugó un papel muy importante con el anciano Carlos Slim, padre del director de BlackRock, Marcos Slim. En 2015, WikiLeaks publicó correos electrónicos internos de la empresa de la corporación de inteligencia privada Stratfor. Stratfor escribe en un correo electrónico de abril de 2011, cuando BlackRock está estableciendo sus planes para México, que un agente especial de la DEA de EE. UU., William F. Dionne, confirmó los vínculos de Carlos Slim con los cárteles mexicanos de la droga. Stratfor le pregunta a Dionne: “Billy, ¿el multimillonario MX (mexicano) Carlos Slim está vinculado a los narcos?”. Dionne responde: “Con respecto a tu pregunta , el multimillonario de las telecomunicaciones de MX lo es”. En un país donde el 44% de la población vive en la pobreza no te conviertes en el hombre más rico del mundo en solo dos décadas vendiendo galletas Girl Scout.

Fink y la APP mexicana

Con Marcos Slim en su directorio de BlackRock y el nuevo presidente Enrique Peña Nieto, el socio mexicano de Larry Fink en la alianza PublicPrivatePartnership (PPP) de $590 mil millones de Nieto Peña, BlackRock, estaba listo para cosechar la cosecha. Para afinar sus nuevas operaciones mexicanas, Fink nombró al ex subsecretario de Finanzas de México, Gerardo Rodríguez Regordosa, para dirigir la Estrategia de Mercados Emergentes de BlackRock en 2013. Luego, en 2016, Peña Nieto nombró a Isaac Volin, entonces director de BlackRock México, como el número 2 en PEMEX, donde presidió corrupción, escándalos y la mayor pérdida en la historia de PEMEX, $38 mil millones.

Peña Nieto había abierto el enorme monopolio estatal petrolero, PEMEX, a inversionistas privados por primera vez desde la nacionalización en la década de 1930. El primero en beneficiarse fue BlackRock de Fink. En siete meses, BlackRock había asegurado $1 mil millones en proyectos de energía de PEMEX, muchos como el único postor. Durante el mandato de Peña Nieto, uno de los presidentes más controvertidos y menos populares, BlackRock prosperó gracias a los lazos acogedores. Pronto se involucró  en proyectos de infraestructura altamente rentables (y corruptos) bajo Peña Nieto, incluidos no solo oleoductos y gasoductos y pozos, sino también carreteras de peaje, hospitales, gasoductos e incluso prisiones.

En particular, el “amigo” mexicano de BlackRock, Peña Nieto, también era “amigo” no solo de Carlos Slim, sino también del jefe del notorio Cartel de Sinaloa, “El Chapo” Guzmán. En un testimonio judicial en 2019 en Nueva York, Alex Cifuentes, un narcotraficante colombiano que se ha descrito a sí mismo como la «mano derecha» de El Chapo, testificó que justo después de su elección en 2012, Peña Nieto había pedido $250 millones al Cartel de Sinaloa antes de llegar a un acuerdo. en $100 millones. Sólo podemos adivinar para qué.

Gran reinicio de Larry Fink y WEF

En 2019, Larry Fink se unió a la Junta del Foro Económico Mundial de Davos, la organización con sede en Suiza que durante unos 40 años ha promovido la globalización económica. Fink, quien es cercano al jefe tecnócrata del WEF, Klaus Schwab, de la notoriedad de Great Reset, ahora está posicionado para usar el enorme peso de BlackRock para crear lo que es potencialmente, si no colapsa antes, la mayor estafa Ponzi del mundo, ESG inversión corporativa. Fink, con $ 9 billones para apalancar, está impulsando el mayor cambio de capital en la historia hacia una estafa conocida como ESG Investing. La agenda de «economía sostenible» de la ONU está siendo realizada silenciosamente por los mismos bancos globales que crearon las crisis financieras en 2008. Esta vez están preparando el Gran Reinicio del FEM de Klaus Schwab dirigiendo cientos de miles de millones y pronto billones en inversiones a su mano. -compañías «despertadas» escogidas, y lejos de los «no despiertos» como las empresas de petróleo y gas o el carbón. BlackRock desde 2018 ha estado a la vanguardia en la creación de una nueva infraestructura de inversión que elige a los «ganadores» o «perdedores» para la inversión según la seriedad de la empresa con respecto a ESG: medioambiente, valores sociales y gobernanza.

Por ejemplo, una empresa obtiene calificaciones positivas por la seriedad de contratar gerentes y empleados con diversidad de género, o toma medidas para eliminar su “huella” de carbono al hacer que sus fuentes de energía sean ecológicas o sostenibles para usar el término de la ONU. La forma en que las corporaciones contribuyen a una gobernanza sostenible global es la más vaga de los ESG, y podría incluir cualquier cosa, desde donaciones corporativas a Black Lives Matter hasta el apoyo a agencias de la ONU como la OMS. Las compañías petroleras como ExxonMobil o las compañías de carbón, sin importar qué tan claro estén, están condenadas, ya que Fink y sus amigos ahora promueven su Gran Reinicio financiero o Green New Deal. Es por eso que llegó a un acuerdo con la presidencia de Biden en 2019.

Sigue el dinero. Y podemos esperar que el New York Times aliente a BlackRock mientras destruye las estructuras financieras mundiales. Desde 2017, BlackRock ha sido el mayor accionista del periódico. Carlos Slim fue el segundo más grande. Incluso Carl Icahn, un despiadado despojador de activos de Wall Street, una vez llamó a  BlackRock, «una compañía extremadamente peligrosa… Solía ​​decir, ya saben, la mafia tiene un mejor código de ética que ustedes». 

Fuente: https://www.globalresearch.ca/more-blackrock-than-you-might-imagine/5748159

Desde Kosovo hasta Taiwán, la receta probada y confiable de Washington para el caos vuelve a asomar su fea cabeza.

El secretario de Estado, Antony Blinken, se reúne con la presidenta de Kosovo, Vjosa Osmani Sadriu, y el primer ministro de Kosovo, Albin Kurti, en el Departamento de Estado en Washington, el martes 26 de julio de 2022. ©  Olivier Douliery/Pool Photo vía AP

Rachel Marsden es columnista, estratega política y presentadora de programas de entrevistas producidos de forma independiente en francés e inglés.

No hay duda de que es una extraña coincidencia que el secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, haya mantenido conversaciones oficiales con los líderes de Kosovo justo antes de que comenzaran los problemas allí el fin de semana pasado. Se produjo justo cuando los funcionarios de Pristina se preparaban para negarse a reconocer las placas de matrícula o los documentos emitidos por el gobierno central de Serbia (antes de posponer la medida justo antes de que entrara en vigor el lunes por la noche).

También podemos preguntarnos cuáles son las probabilidades de que el “presidente” del estado parcialmente reconocido, Vjosa Osmani, ahora esté hablando de Rusia, diciendo que “seguiremos necesitando el firme apoyo de los Estados Unidos, así como de nuestros aliados europeos. , para asegurarse de que se detengan los planes de Rusia y sus representantes en la región”.  O que Blinken también está evocando el “ firme apoyo a Ucrania ” de Pristina, lo cual es divertido ya que Ucrania ni siquiera reconoce oficialmente la independencia de  Kosovo de Serbia.

Por no hablar de que Kosovo alberga una gran base militar de la OTAN, y que la OTAN ha emitido un comunicado oficial citando su interés en “ intervenir ” en Kosovo, si fuera necesario. Que conveniente.

Probablemente también sea un accidente total que Serbia simplemente se niegue a retroceder en su apoyo a Rusia, busque un mayor comercio con Irán y cooperación militar con Bielorrusia, aliado de Rusia. Y que su Ministro del Interior, Aleksandar Vulin, dijo la semana pasada que no se uniría a las sanciones contra Rusia por Ucrania, y que no sería el “ soldado de a pie ” de la OTAN contra Rusia. O que la OTAN, a finales de los 90, bajo el liderazgo «moral» del entonces presidente estadounidense Bill Clinton, forjó la provincia serbia de Kosovo por motivos «humanitarios» y la ha estado utilizando como una herramienta para aumentar o disminuir la presión. sobre Serbia (y, hasta cierto punto, sobre sus amigos en Moscú) desde entonces.

Pero si no es posible que todo sea el resultado de la casualidad, entonces un modelo occidental para el cambio de régimen se convierte en una explicación plausible.

Ese plan implica la creación de un estado proxy y/o combatientes que los funcionarios occidentales venden al público como víctimas del “régimen” en cuestión, es decir, el rival geopolítico que Occidente tiene en la mira. 

El mismo patrón se está desarrollando en Asia en este momento, ya que la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se muestra tímida sobre cualquier plan para viajar a Taiwán en medio de su gira por Asia. Solo 13 países reconocen a Taiwán como independiente de China, y EE. UU. no ha estado entre ellos desde 1979. Pero la Ley de Relaciones con Taiwán de 1979 ha sido un Caballo de Troya para la militarización estadounidense dentro de China desde entonces. La ley requiere que Washington “ ponga a disposición de Taiwán los artículos de defensa y los servicios de defensa en la cantidad que sea necesaria para permitirle a Taiwán mantener una capacidad de autodefensa suficiente según lo determinen el Presidente y el Congreso .” lo que explica por qué los neoconservadores en el establecimiento político occidental y el complejo industrial militar han tenido un fetiche de Taiwán durante décadas.

No solo es un cliente de armas, sino que saben que cada vez que Washington cumple con su obligación del tratado, lo que hacen en cada oportunidad por una suma de miles de millones de dólares  , irrita a los chinos dentro de su propio país. Sería como si Beijing vendiera armas de grado militar al estado de Hawái para protegerlo de la potencial «amenaza» asimétrica de una «invasión» de Washington .

Por supuesto, probablemente sea solo otra coincidencia total que la visita del tercer funcionario del gobierno de EE. UU. de más alto rango a Taiwán en contra de los deseos expresos de Beijing se produzca en medio de mayores tensiones con China, ya que golpea con fuerza el orden mundial dominado por Occidente junto con Rusia en medio de el conflicto en Ucrania. O que iniciar un conflicto desestabilizador dentro de China a través de Taiwán serviría a los intereses competitivos de Washington. 

El mismo tipo de explotación de representantes se puede ver en el apoyo de Washington a los combatientes neonazis de Azov en Ucrania contra Rusia en el período previo al conflicto de Ucrania, o en el respaldo de la CIA y el Pentágono a los rebeldes sirios en un intento fallido de varios años. intento de derrocar al presidente sirio Bashar al-Assad, o con el entrenamiento y equipamiento de combatientes muyahidines en Afganistán en la operación dirigida por la CIA contra los soviéticos, o con el reclutamiento por parte de la CIA de 500 rebeldes nicaragüenses (conocidos como los Contras) para derrocar a los izquierdistas el liderazgo sandinista en Nicaragua, o el intento de varios funcionarios estadounidenses durante varios años de fomentar un cambio de régimen en Irán promoviendo y apoyando al grupo de oposición iraní conocido como Mujahadeen-e-Khalq (MEK).  

Varios grupos de la «sociedad civil» financiados por el gobierno de los Estados Unidos a través de programas como USAID, y ubicados estratégicamente en áreas de importancia primordial para las operaciones de cambio de régimen de Washington, también forman parte de la misma maquinaria. El gobierno ruso llamó la atención sobre el tema en 2015 a través de una legislación que prohíbe aquellos que considera una amenaza para la seguridad nacional. 

Cuando un punto crítico está al borde de la guerra (como Taiwán o Kosovo) o ya está sumido en un conflicto (como Ucrania), a menudo es demasiado tarde para tomar a Washington de la mano. En cambio, vale la pena estar atento a otros representantes de EE. UU., aunque solo sea para captar cualquier vibración inquietantemente familiar que pueda tener características similares a las operaciones anteriores de cambio de régimen occidental.

Fuente: https://www.rt.com/news/560058-kosovo-taiwan-washingtons-chaos/

La guerra de la OTAN contra Yugoslavia: el fantasma que aún acecha a Europa

Por Rick Rozoff

Hace veintitrés años, la República Federativa de Yugoslavia fue sometida al 55º día consecutivo de bombardeos de la entonces Organización del Tratado del Atlántico Norte, que entonces era de 19 miembros, con 23 días más por delante. Muchas familias en Belgrado, Novi Sad y Niš huyeron diariamente a refugios antiaéreos durante el ataque aéreo. El trauma permanente infligido a millones de civiles, especialmente a los niños, es quizás imposible de calcular. Y ha sido negado o ignorado por Europa y el mundo. Tan olvidados como los fragmentos de bombas de racimo y el uranio empobrecido dejados por la «intervención humanitaria» de la OTAN.

La guerra aérea fue justificada por el presidente estadounidense Bill Clinton, el primer ministro británico Tony Blair y el secretario general de la OTAN Javier Solana como una noble cruzada para detener, para emplear una expresión no infrecuente en ese momento, el «peor genocidio desde Hitler» en la provincia serbia de Kosovo. La operación, Operación Fuerza Aliada para la OTAN, Operación Noble Yunque para los Estados Unidos, comenzó con un aluvión de misiles de crucero Tomahawk disparados desde barcos y submarinos en el Mar Adriático. En total, más de 1.000 aviones militares de la OTAN volaron 30.000 incursiones de combate sobre una nación de poco más de 10 millones de personas, dos millones de ellas en Kosovo; un bloque militar cuya población combinada en ese momento era de unos 850 millones y que incluía a tres de las potencias nucleares del mundo.

Durante la guerra, posiblemente la más desigual desde la invasión estadounidense de Granada en 1983, los funcionarios estadounidenses y otros funcionarios occidentales mantuvieron un ritmo constante de reclamos cada vez más hiperbólicos y criminalmente desmesurados de albaneses étnicos en Kosovo asesinados por las fuerzas yugoslavas. El 16 de mayo, el secretario de Defensa William Cohen apareció en Face the Nation y dijo: «Ahora hemos visto a unos 100,000 hombres en edad militar desaparecidos … Pueden haber sido asesinados». Casi inmediatamente después, otro funcionario estadounidense elevó ese número a 200.000.

Las tácticas de miedo funcionaron, ya que el principal comandante militar de la OTAN, el general Wesley Clark, pudo continuar las misiones diarias de bombardeo sobre la pequeña nación meses después de que todos los objetivos de valor militar hubieran sido golpeados y golpeados repetidamente. Un tren de pasajeros, una procesión religiosa, una columna de refugiados, la sede de Radio Televisión de Serbia. una fábrica de aspiradoras, puentes, mercados, patios de apartamentos, la embajada suiza en Belgrado y la embajada china también, con tres periodistas muertos y otros 27 chinos heridos. Las bombas de racimo, las bombas de grafito y las municiones de uranio empobrecido se utilizaron ampliamente. Nadie, ni un solo individuo, ha rendido cuentas por esos crímenes de guerra. Tampoco por lo que debería ser un crimen de guerra y uno de los más graves: fabricar y exagerar intencionalmente historias de atrocidades para agitar y escalar una guerra. Pocos políticos y periodistas occidentales habrían escapado a esa acusación por sus papeles en 1999.

Cuando el gobierno yugoslavo del presidente Slobodan Milosevic se vio obligado a adherirse al dictado de la OTAN el 10 de junio, más de 200.000 serbios étnicos, romaníes y otras minorías abandonaron Kosovo con tropas yugoslavas, y la OTAN y sus llamados asesinos del Ejército de Liberación de Kosovo, por quienes y con quienes libró la guerra, marcharon hacia Kosovo. Después de que estos últimos llegaron aún más, tal vez cien mil o más, serbios, romaníes, turcos, judíos, egipcios, ashkalíes y miembros de otras comunidades étnicas minoritarias, junto con no pocos albaneses, huyeron de la provincia. Numerosos «colaboradores» serbios, romaníes y albaneses fueron asesinados en lo que la prensa occidental describió invariablemente como asesinatos por venganza. (Durante la guerra aérea, el Daily Telegraph de Gran Bretaña informó que 100.000 albaneses étnicos huyeron de Kosovo a otras partes de Serbia).

El desplazamiento permanente de cientos de miles de albaneses no étnicos de Kosovo y la expulsión de más de un cuarto de millón de serbios de Croacia a principios del decenio de 1990 son los dos mayores casos de limpieza étnica irreversible en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Décadas después, nadie ha rendido cuentas por esos crímenes tampoco.

Casi todo lo anterior se ha olvidado si alguna vez se conoció. Así es como se planeó. Mientras la OTAN celebraba su jubileo del cincuentenario en Washington, D.C. e inducía a los primeros nuevos miembros desde España en 1986, y a los antiguos miembros del Pacto de Varsovia en ese momento, la República Checa, Hungría y Polonia, una guerra de alto perfil y bajo riesgo era justo lo que necesitaba para lanzar una nueva OTAN global en el mundo.

La víctima, Yugoslavia, había sido herida de muerte; cuatro años después ya no existía, ni siquiera en el mapa. Se esperaba que el cadáver descansara en silencio.

Pero su fantasma se niega a desaparecer. El 14 de mayo, el presidente serbio Aleksandar Vucic, respondiendo a un comentario de su homólogo esloveno, Borut Pahor, en el sentido de que no debería haber un rediseño de las fronteras en Europa, dijo:

«Tenemos una opinión diferente sobre la independencia de Kosovo. Cuando escucho que, como dice Pahor, no hay cambios fronterizos sin conflicto, estoy de acuerdo, y eso debería quedar claro para todos los que han estado generando conflictos y querían cambiar las fronteras de Serbia». Esa es una referencia a Occidente – Estados Unidos, la Unión Europea y la OTAN – arrancando con éxito Kosovo de Serbia en 2008, en violación del Acuerdo de Kumanovo de 1999. Vucic respaldó su afirmación de que las fronteras nacionales no deben cambiarse arbitraria o unilateralmente al afirmar que solo las fronteras reconocidas por las Naciones Unidas son legítimas. Sin embargo, dijo que una práctica contraria había estado en funcionamiento desde 1999, el resultado de «la brutal hipocresía de las potencias occidentales que no tienen principios, o tienen principios según sea necesario».

El Presidente Vucic estuvo en Praga, República Checa, el 18 de mayo y se reunió allí con el Presidente Miloš Zeman. Zeman fue primer ministro de la República Checa en 1999 cuando su país se unió a la OTAN y se lanzó la guerra contra Yugoslavia.

El portavoz del líder checo, Jiri Ovcacec, confirmó que «el presidente Miloš Zeman presentó disculpas públicas al presidente Aleksandar Vucic por los bombardeos [de la OTAN] de Yugoslavia en 1999», y que «pidió perdón personalmente al pueblo serbio».

Durante la guerra, Praga negó a los aviones de combate de la OTAN el derecho a aterrizar en territorio checo. Hoy el propio Zeman dijo a la prensa después de su reunión con el presidente de Serbia:

«Estábamos buscando desesperadamente al menos un país más [de la OTAN] que se uniera a nosotros y se manifestara contra [los bombardeos de Yugoslavia]. Nos quedamos solos». Mostrando la más rara de las virtudes para un político, la penitencia, también dijo que su gobierno debería haber ejercido más determinación al exigir el fin del bombardeo una vez que hubiera comenzado.

Cuando la República Checa se unió a la OTAN en 1999, estaba acompañada por Hungría y Polonia, miembros del grupo de los Cuatro de Visegrado en Europa Central. El cuarto miembro, Eslovaquia, no fue invitado porque el partido del tres veces primer ministro Vladimír Mečiar no era del agrado de Estados Unidos, la OTAN y la UE. Al año siguiente, Mečiar abandonó la política, con su colega del partido Movimiento por una Eslovaquia Democrática Augustín Marián Húska revelando: «La guerra de la OTAN contra Yugoslavia en 1999 también fue una señal para nosotros, para no perseguir más ninguna visión de independencia política. Hemos visto lo que sucederá con las fuerzas que quieren ser independientes».

El 7 de mayo, los gobiernos de Serbia y China conmemoraron el bombardeo de la OTAN de la embajada de China en Serbia en 1999. El Ministro serbio de Trabajo, Empleo, Veteranos y Asuntos Sociales, Dr. Darija Kisic Tepavcevic, el jefe de la Asociación de Periodistas de Serbia Vladimir Radomirovic, el embajador chino en Serbia Chen Bo y otros depositaron coronas de flores en honor de tres periodistas chinos muertos en el ataque.

La embajadora china agradeció al pueblo serbio por mantener viva la memoria de las víctimas que, dijo, «pagaron el precio de la verdad, la justicia y la rectitud con sus vidas.

«Nunca olvidaremos el crimen llevado a cabo por el agresor, que violó brutalmente los derechos humanos, en nombre de la llamada protección de los derechos humanos».

Si la mayor parte del resto del mundo ha olvidado la primera guerra de la OTAN y su sangrienta aparición en el escenario mundial, China y Serbia no lo han hecho.

El 26 de marzo, para marcar el comienzo de la guerra aérea de la OTAN contra Yugoslavia y el Día de Conmemoración de Serbia para las Víctimas de la Agresión de la OTAN, Hua Chunying, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, declaró:

«A China le gustaría recordar a la OTAN que todavía tienen una deuda de sangre con el pueblo chino … Los muertos han fallecido, pero los vivos necesitan más vigilancia y reflexión».

Vale la pena citarlo más a fondo como un recordatorio de que el crimen de 1999 ha perseguido no solo a Europa sino al mundo desde que se perpetró; que lo que aparentemente es pasado es realmente a la vez prólogo y precedente.

«Ya sea en Yugoslavia, Irak, Libia o Siria, nunca debemos olvidar las vidas de la gente común perdida por los repetidos bombardeos, los muros que se desmoronan bajo los proyectiles, los gloriosos sitios históricos consumidos por las llamas.

«Estados Unidos y algunos países occidentales han mantenido la boca abierta sobre los derechos humanos y han mantenido la boca cerrada sobre sus responsabilidades… Cuando lanzaron descaradamente una guerra contra un país soberano sin la autorización del Consejo de Seguridad, causando cientos de miles de muertes y la dispersión de millones de personas, ¿alguna vez se preocuparon por los derechos humanos de las personas en esos países? ¿Es esto lo que quieren decir con reglas internacionales? ¿No deberían rendir cuentas por sus acciones de guerra?»

Esas preguntas, que si se hubieran hecho hace veintidós años podrían haber salvado millones de vidas en las naciones que el diplomático chino enumeró y otras, deben hacerse ahora y con una pasión e insistencia hasta ahora ausentes.

Publicado por primera vez el 21 de mayo de 2021

Fuente: https://www.globalresearch.ca/nato-war-against-yugoslavia-ghost-still-haunts-europe/5745787

EE.UU.: el 89% de nuestros senadores y el Congreso tienen doble ciudadanía con Israel

Este artículo tiene más de dos años, pero las elecciones de EE.UU. lo pone de nuevo en la palestra y actualidad entre muchas otras cosas, y no menores, por cierto.

El 89% de nuestros senadores y el Congreso tienen la doble ciudadanía con Israel y estamos en Siria debido a que Israel se pregunta quiénes son los verdaderos traidores al país sacrificando soldados estadounidenses en beneficio del país extranjero.

Senadores corporativos de EE.UU. y representantes que son ciudadanos duales de Israel

govbanknotes.wordpress.com/2017/06/07/us-senators-and-us-representatives-that-are-israel-dual-citizens/

Aquí hay una lista de políticos estadounidenses que tienen doble ciudadanía estadounidense/israelí. Tenga en cuenta los puestos de asesoramiento bancario y de política.


ADMINISTRACIÓN OBAMA

Jack Lew – Jefe de Gabinete del Presidente; Secretario del Tesoro

David Plouffe – Asesor Superior del Presidente

Danielle Borrin – Directora Asociada, Oficina de Participación Pública; Asistente Especial del Vicepresidente

Gary Gensler – Presidente de la Commodity Futures Trading Commission

Dan Shapiro – Embajador en Israel

Gene Sperling – Director del Consejo Económico Nacional

Mary Schapiro – Presidenta de la Comisión de Bolsa y Valores

Steven Simon – Jefe de la Mesa para Oriente Medio y el Norte de Africa en el Consejo de Seguridad Nacional

Eric Lynn – Asesor de Políticas de Oriente Medio

ADMINISTRACIÓN PASADA DE OBAMA

Rahm Emanuel (2009-2010) Jefe de Gabinete del Presidente

David Axelrod (2009-2011) Asesor Superior del Presidente

Elena Kagan (2009-2010) Procuradora General de los Estados Unidos

Peter Orszag (2009-2010) Director de la Oficina de Gestión y Presupuesto

Lawrence Summers (’09-’11) Director del Consejo Económico Nacional

Mona Sutphen (2009-2011) Jefe de Gabinete Adjunto de la Casa Blanca

James B. Steinberg (’09-’11 ) Secretario de Estado Adjunto

Dennis Ross (2009-2011) Asistente Especial del Presidente, Director Superior de la Región Central del Secretario de Estado

Ronald Klain (2009-2011) Jefe de Gabinete del Vicepresidente

Jared Bernstein (2009-2011) Economista Jefe y Asesor de Política Económica del Vicepresidente

Susan Sher (2009-2011) Jefa de Estado Mayor de la Primera Dama

Lee Feinstein (2009) Asesor de Política Exterior de la Campaña

Mara Rudman (2009) Asesor de Política Exterior Fuentes: Casa Blanca

112 CONGRESO (actual)

EL SENADO DE LOS ESTADOS UNIDOS [13]

Richard Blumenthal (D-CT) Barbara Boxer (D-CA) Benjamin Cardin (D-MD) Dianne Feinstein (D-CA) Al Franken (D-MN) Herb Kohl (D-WI) Frank Lautenberg (D-NJ) Joseph Lieberman (Independent-CT) Carl Levin (D-MI) Bernie Sanders (Independent-VT) Charles Schumer (D-) NY

CASA DE REPRESENTANTES [27]

Gary Ackerman (D-NY) Shelley Berkley (D-NV) Howard Berman (D-CA) Eric Cantor (R-VA) David Cicilline (D-RI) Stephen Cohen (D-TN) Susan Davis (D-CA) T Deutch (D-FL) Eliot Engel (D-NY) Bob Filner (D-CA) Barney Frank (D-MA) Gabrielle Giffords (D-AZ) Jane Harman (D-CA) Steve Israel (D-NY) Sander Levin (D-MI) Nita Lowey (D-NY) Jerrold Nadler (D-NY) Jared Polis (D-CO) Steve Rothman (D-NJ) Jan Schakowsky (D-IL) Allyson Schwartz (D-IL D-PA) Adam Schiff (D-CA) Brad Sherman (D-CA) Debbie Wasserman Schultz (D-FL) Henry Waxman (D-CA) Anthony Weiner (D-NY) John Yarmuth (D-KY)

¡Y esos son sólo los demócratas! Estoy seguro de que los republicanos son igual de malos si no peores, pero parece más difícil encontrar información. Aquí hay otra lista: american3rdposition.com/?p=12767

He aquí una explicación de cómo esto solía no ser permitido, entonces la ley fue cambiada, y también señala a muchos grandes titulares de doble ciudadanía en las administraciones de Bush y Clinton: www.viewzone.com/dualcitizen.html

¿Por qué está permitido? No está permitido que los ciudadanos regulares de Estados Unidos tengan doble ciudadanía, ¿verdad?

Creo que este tipo de cosas están permitidas porque los sionistas «Israel primero» son esencialmente dueños de nuestro gobierno, lo cual es porque los Rothschild poseen el sistema bancario central y tienen poderes de creación de dinero y promueven el sionismo. Así que juegas según sus reglas, o no obtienes mucho acceso a los dineros. Esta es la razón por la que la mayoría de los monopolios de la industria están encabezados por sionistas. No es una posibilidad aleatoria de que las cimas de la mayoría de las industrias son super gung-ho sobre Israel. Esta es también la razón por la que reciben la mayor ayuda, y por qué tienen los grupos de cabildeo más grandes.

Y para ser claros, no estoy hablando de judíos, la mitad de los cuales rechazan el sionismo. Hablo del sistema de creencias ideológicas, que dice que el gobierno israelí merece poseer el Monte Sión, también conocido como que Palestina necesita ser removida y la seguridad regional para Israel necesita ser asegurada en el Medio Oriente. Obama es un sionista, Biden es un sionista. Bush es un sionista. También Hillary, y Trump, como sus discursos de AIPAC mostraron con toda claridad.

Estos grandes banqueros necesitan dejar de ser capaces de tirar de las cuerdas de todos, pero eso no se detendrá hasta que la gente se dé cuenta de que sus habilidades de creación de dinero se basan en narrativas legales que provienen de falsas esperanzas y la falsa apariencia de autoridad. El gobierno debería ser capaz de crear su propio dinero, no pedir prestado a un banco privado en un sistema de creación de dinero basado en deudas donde siempre habrá, matemáticamente, más deuda adeudada de la que existe dinero, lo que les da poder sobre el gobierno porque son los cobradores de deudas.

Todo esto es una farsa absurda para cualquiera que vea la verdad de ello.

«Es bastante bien que la gente de la nación no entienda nuestro sistema bancario y monetario, porque si lo hicieran, creo que habría una revolución antes de mañana por la mañana».

www.reddit.com/r/conspiracy/comments/4zm640/why_do_so_many_us_politicians_have_dual_usisraeli/?st=jf1r0ugy&sh=17467c91

 por IWB

https://www.investmentwatchblog.com/89-of-our-senators-and-congress-hold-dual-citizenship-citizenship-with-israel/