¿Qué pasa en Australia?

¡REVOLUCIÓN! Manifestantes encabezados por los trabajadores de la construcción en Melbourne cierran las principales autopistas por la tiranía Covid y las vacunas obligatorias.

¡Esto no va a salir en los medios de comunicación!

¡Parece que tenemos una revolución bona fide que se desarrolla en la ciudad de Melbourne, Australia!

Australia es el líder mundial de la tiranía médica, porque ha llegado a un estado policial médico total en las últimas semanas, con las autoridades tratando desesperadamente de mantener viva la narrativa COVID, tratando de rastrear cada movimiento de los ciudadano, obligándolos a quedarse en casa a menos que el gobierno les de permiso para salir, y obligándolos a la vacunación COVID para participar en la sociedad.

Encabezados por los trabajadores de la construcción, pero a los que también se unieron otros sindicatos, los ciudadanos salieron en masa a las calles de Melbourne el martes, cerrando durante un rato la autopista más transitada de toda Australia.

Los manifestantes afirman que esto continuará todos los días hasta que el gobierno atienda sus demandas, que son las siguientes:

– Que se eliminen inmediatamente los poderes del estado de emergencia.
– Que terminen inmediatamente los encierros.
– Que termine inmediatamente la obligación de la mascarilla.
– Que termine inmediatamente la obligación de la vacunación.
– Que se eliminen los pasaportes de vacunación.
– Que dimita inmediatamente el primer ministro Daniel Andrews.
– Que dimita inmediatamente Brett Sutton (Jefe de la Oficina de Salud de Victoria).
– Que dimita inmediatamente Shane Patton, Comisario Jefe de la Policía de Victoria.
– Comisión Real para la respuesta del gobierno ante la pandemia.
– Cargos acusatorios contra los funcionarios por el ataque a los manifestantes pacíficos.
– Que vuelva a funcionar inmediatamente toda la construcción,
– Distribución masiva de ivermectina, vitaminas C, D y Cinc.

Vídeo: https://www.bitchute.com/embed/LJkFYPA2fIxH/

Fuentes: https://contraelencierro.blogspot.com/2021/09/revolucion-manifestantes-encabezados.html

https://contraelencierro.blogspot.com/

Artículo en Health Impact News por Brian Shilhavy.

Y lea también https://nomasmentiras.uy/2021/09/22/sindicato-griego-de-la-salud-realiza-una-huelga-a-nivel-nacional-por-las-vacunas-obligatorias/

Y esto: Estén unidos, sean valientes: el grito de batalla de Riccardo Bosi contra el estado policial de Oz

Pocas personas seguramente ahora pueden desconocer el estado policial al que ha descendido Australia a medida que impone sus políticas de confinamiento cada vez más extremas y absolutas.

La oposición política, aparte de las protestas callejeras, sofocadas violentamente, como se informó en Twitter, parece estar ausente. No es así. A continuación se muestra una transcripción de un discurso en video a la nación australiana por Riccardo Bosi, líder del partido Australia One.

El poder emocional, es igual a la conmovedora oración de víspera de batalla del coronel Tim Collins en Irak en 2003. Es un electrizante llamado a la resistencia, que también puedes ver aquí en BitChute.

https://www.bitchute.com/embed/2M889HxYIiCT/?feature=oembed#?secret=za7O2B4aKp

En los próximos días, semanas y meses, comenzarán a circular rumores inquietantes sobre la gobernabilidad de nuestro país.

Estos rumores parecerán ser tan increíbles, tan improbables, incluso tan ridículos, que la única respuesta sensata parecería ser descartarlos de plano.

Algunos de estos rumores con el tiempo, de hecho, demostrarán ser falsos. Desafortunadamente, algunos serán ciertos, y serán evidencia prima facie de crímenes despreciables de traición y sedición, y algunos incluso moralmente peores, por parte de aquellos en los niveles más altos de poder en Australia.

Durante este tiempo, es imperativo que vigilen de cerca las respuestas de quienes integran la política, el poder judicial, la burocracia, el ejército, la policía, las corporaciones, los medios de comunicación, la academia y las organizaciones religiosas.

Ya se puede hacer el caso de que muchas de estas personas ya están alcanzadas por traición. Pero si alguno permanece en silencio ante un ataque obvio a la soberanía australiana, habrá firmado sus propias órdenes de muerte.

Recuérdalos, desde el Gobernador General y los gobernadores estatales, pasando por el parlamento, pasando por todos los tribunales, incluido el Tribunal Superior, pasando por el servicio público, la fuerza de defensa, las fuerzas policiales, las salas de juntas, los sindicatos, las organizaciones benéficas, los principales medios de comunicación, escuelas y universidades y, finalmente, incluso las iglesias, sinagogas, mezquitas, templos y logias.

Recuerda sus nombres y quiénes son. Recuerda lo que dijeron y lo que no dijeron. Recuerda lo que hicieron y lo que no hicieron.

¿Por qué y cómo se ha llegado a esto? En pocas palabras, durante décadas, hemos sido engañados por aquellos en quienes confiábamos. Poco a poco la verdad ha sido revelada por los incansables esfuerzos de unos pocos y esta ha sido una tarea muy difícil.

Algunos de ustedes habrán escuchado decir: ‘A veces no puedes decirle a la gente, solo tienes que mostrárselo’. Y para poner eso en la lengua vernácula australiana, algunas personas solo necesitan mear en la cerca eléctrica por sí mismas. Afortunadamente, suficientes de nosotros ahora estamos despiertos a las mentiras y nuestros números continúan creciendo más rápido cada día.

Entonces, ¿qué debemos hacer? En primer lugar, mantén la calma. Sepan que podemos, y lo haremos, ganar esta guerra. En segundo lugar, estar unidos; no importa cuántos envíen contra nosotros, no pueden derrotar a 25 millones de australianos que se unen como uno solo. Y simplemente decir, con una voz clara, fuerte e invencible: «Sin consentimiento, sin consentimiento, sin consentimiento».

En tercer lugar, sé valiente. Algunos de nosotros podríamos ser heridos, algunos de nosotros podríamos morir. Pero si realmente buscamos la libertad, debemos ganarla para nosotros mismos. Nada que valga la pena ganar se gana a bajo precio.

Cuarto, sé bueno. Nosotros, el pueblo, debemos ganar esta guerra con una cooperación no violenta. Porque la forma de nuestra victoria es de importancia fundamental para el futuro de Australia como estado nación. Debemos ganar esta guerra con tal autoridad moral que seamos capaces de ganar la paz que sigue.

Finalmente, cuando todo esté hecho, el culpable será castigado. Trataremos a los traidores de una manera legal que, después de la malversación y la violencia reprobables y coordinadas que nos han impuesto, serán más de lo que merecen.

Haremos esto porque nosotros, la gente común de Australia, somos, y siempre hemos sido, mucho más que la élite. Somos mejores que ellos. No hemos sacrificado ni sacrificaremos nuestra decencia y nuestra humanidad para ganar la guerra como lo han hecho ellos.

Señorías, estamos a punto de entrar en un período de la historia sin precedentes, una guerra por el mundo. Y nosotros, tú y yo, estamos en primera línea.

Estén tranquilos, unidos, sean valientes y sean buenos. Y finalmente recuerda que luchamos, como escribió G K Chesterton, no porque odiemos lo que está frente a nosotros, sino porque amamos lo que está detrás de nosotros. Gracias.

La democracia es una amenaza para el Covid

Si bien millones de personas han esquivado los efectos adversos a corto plazo, las lesiones graves causadas por las vacunas son una realidad en la campaña de vacunación masiva y deben discutirse para promover el consentimiento informado y prevenir un desastre potencial de proporciones masivas.

2 de septiembre de 2021 / Mike Ryan

Felicitaciones a los medios de comunicación en Australia. El gobierno del estado de Victoria en Australia ha encarcelado al líder de un incipiente partido político llamado Reignite Democracy Australia. Nada de los medios de comunicación, excepto que Monica Smit es una activista e incitó manifestaciones en todo Melbourne. Ella no estuvo de acuerdo, junto con muchos de sus partidarios con los confinamientos y los mandatos de vacunas.

Es casi tan peligrosa como el Elevator Sneezer de Sydney.

Los medios de comunicación se volvieron locos por este estornudo criminal. Deja de estornudar o serás arrestado. Y con la primavera recién comenzando y con todas las alergias, las cárceles podrían estar llenas antes de que te des cuenta. Así que una advertencia. No cometa el delito de estornudar. Los medios de comunicación están mirando.

Pero si un partido político es cerrado por el Gobierno gobernante, no se dice nada. Usted ve que su delito fue estar en desacuerdo con el Gobierno. El primer ministro Dan Andrews ahora ha sido elevado como un dictador muy querido del culto Covid, y necesitaba que ella se callara.

Y de momento tienen… cállate.

George Christensen MP en su página de Facebook dijo «… A la Sra. Smit solo se le permitirá salir de la cárcel si cierra un partido político incipiente y los medios de comunicación de ese partido político incipiente, y si se abstiene de cualquier discusión sobre el tema político de los confinamientos en Victoria .

George es uno de los pocos políticos que defendiendo a los australianos.

Estornudando, los medios de comunicación lo tienen cubierto y expondrán a cualquiera que estornuda. Pero cuando se trata de la verdad, esa es otra historia.

Tal vez los medios de comunicación deberían entender que la democracia y todo lo que representa no es nada a lo que estornudar.

Si bien millones de personas han esquivado los efectos adversos a corto plazo, las lesiones graves causadas por las vacunas son una realidad en la campaña de vacunación masiva y deben discutirse para promover el consentimiento informado y prevenir un desastre potencial de proporciones masivas.

Sabemos que los principales medios de comunicación no expusieron las mentiras del gobierno, convirtiéndose en mentirosos sobre los verdaderos riesgos del Covid-19, los confinamientos prolongados y la vacunación forzada. Las Big Tech censoras y los verificadores de hechos conflictivos han sido los conspiradores.

Hoy, la prensa de Murdoch se regodea abiertamente de la muerte de los llamados escépticos del Covid-19, teóricos de la conspiración y antivacunas. Esto es periodismo depravado y despreciable.

Entonces, ¿qué tan seguras son las vacunas? En el caso de Angelia Deselle, no mucho.

Bajo Covid19, Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Estados Unidos y otras naciones democráticas se han vuelto irreconocibles. ¿Cómo ha ocurrido esto? ¿A quién siguen estos gobiernos elegidos democráticamente? Sabemos que los medios corruptos faltan en acción, pero ¿dónde están los legisladores de la oposición, dónde están los abogados, dónde están los profesionales de la salud y la medicina, dónde están los libertarios civiles, dónde están los grupos de defensa empresarial, dónde están los comisionados designados para proteger a los niños y a los más vulnerables?

Al igual que el abogado Thomas Renz está haciendo en los Estados Unidos, un hombre que lo está llevando al Gobierno en Australia es Tony Nikolic, un abogado con un fuerte compromiso con la justicia social, los derechos humanos y el mejoramiento de la sociedad.

Mike Ryan

Fuente: http://www.asiapacifictoday.tv/democracy-is-a-threat-to-covid/

No Duda Razonable = Dictadura Sanitaria

Artículo de Jon Ander Etxebarría, Decano del Colegio de Biólogos del País Vasco. 10 de junio del 2021.

Cuando no se permite ni la más mínima duda razonable en un asunto de nueva aparición como es esta pandemia a nivel de la ciencia es porque lo que se pretende no es atajar un problema de salud pública y más bien las intenciones van en otra dirección que no tiene nada que ver con la sanidad, eso si, se ha utilizado el estamento sanitario con su total connivencia precisamente para que no se admita una mínima duda razonable y de esa manera establecer lo que es de hecho una dictadura sanitaria.

– No se admite una duda razonable en el origen del virus si es de una zoonosis o su origen está en el laboratorio de Wuhan.

– No se admite como una duda razonable sobre si el confinamiento no ha servido ni desde un punto de vista sanitario ni socioeconómico.

– No se admite duda razonable sobre si la técnica de la PCR sirve para diagnosticar una enfermedad.

– No se admite una duda razonable sobre si la PCR da los mismos resultados con pocos o con muchos ciclos.

– No se admite una duda razonable en si los asintomáticos son o no enfermos, y si éstos, sin desarrollar la enfermedad, pueden seguir dando positivo a lo largo del tiempo y ser considerados enfermos.

– No se admite una duda razonable en considerar a estos asintomáticos sin sintomatología alguna como supercontagiadores.

– No se admite una duda razonable en considerar que las mascarillas no previenen del contagio de un virus con tamaño bastante menor que las bacterias, que es para lo que están diseñadas las mismas.

– No se admite una duda razonable sobre el sector de actividad donde se contagia la gente.

– No se admite una duda razonable sobre las franjas horarias en las que el virus es más peligroso y si es más dañino por estar de pie o sentado.

– No se admite una duda razonable en considerar un estadístico que cuantos más test se hacen más positivos hay, y por lo tanto más IA [Incidencia Acumulada].

– No se admite una duda razonable sobre la utilización al albur de quien gobierna de la realización de test y con ello la estrategia seguida para justificar las medidas de restricción.

– No se admite una duda razonable en que si se hubiese utilizado el % de positivos, se hiciera el nº de test que se hiciera, no se hubiesen podido tomar las medidas que se han adoptado durante la pandemia.

– No se admite una duda razonable sobre que si en Euskadi se han hecho más de tres millones de test, eso supondría que toda la población ha sido chequeada -y más de una vez- pero, sin embargo, cada positivo contabiliza como una persona diferente en la IA.

– No se admite una duda razonable de considerar que la mayoría de los fallecidos se ha dado en la franja de edad de 80 años, y principalmente en residencias, que son las personas que tienen patologías y el sistema inmunológico debilitado.

– No se admite una duda razonable en considerar que la vacuna es de nueva creación y por lo tanto con falta de estudio como para que se esté aplicando en la población, para que con ello se continúe la investigación utilizando a las personas en el experimento.

– No se admite una duda razonable para considerar que por mucho dinero que se haya invertido en la vacuna, lo que este dinero no puede comprar es el tiempo necesario para una investigación.

– No se admite una duda razonable para considerar que los efectos secundarios puedan tener una significancia más importante de la que inicialmente se suponía precisamente por la falta de tiempo en la investigación.

– No se admite una duda razonable para considerar que una persona que haya pasado la covid tenga anticuerpos, no siendo necesario que se fuerce a la persona (y más en ciertas edades) a que cree de forma exagerada más anticuerpos.

– No se admite una duda razonable para considerar que igualmente con una dosis y sobre todo en ciertas franjas de edad es más que suficiente para que se produjesen los anticuerpos mínimos necesarios que pudieran necesitar esas personas, no necesitándose esa segunda dosis.

– No se admite una duda razonable en considerar que si con la vacuna pueden darse positivos de covid, contabilizándolos en la IA cuando son provocados por la propia vacuna.

– No se admite una duda razonable para considerar que estos positivos vacunados sean un porcentaje importante de hospitalizados y UCIs.

– No se admite una duda razonable para considerar que lo del pasaporte verde no tiene base científica, ya que una persona que haya pasado la covid o que se haya vacunado con probabilidad después de unos meses puede no dar anticuerpos y, por lo tanto, al final ese pasaporte verde sigue enmascarando el continuar con el test de PCR que da del orden de 70% de positivos asintómaticos a los cuales se les denegaría ese pasaporte verde, es decir, se llegaría a denegarlo incluso a personas que han pasado la covid y vacunados.

– No se admite una duda razonable sobre la intención de vacunar antes del curso escolar en esa franja de edad cuando prácticamente no ha habido fallecidos en la misma.

– No se admite una duda razonable en que, si lo que se pretende es que la población se inmunice, no hubiese sido mejor la inmunidad natural de toda la vida que esta inmnidad provocada por un medicamento que no se sabe, por falta de estudios, lo que pudiera provocar.

Con toda esta carencia de admisión de dudas razonables por parte de los gobiernos, los políticos de todo el arco parlamentario y con la connivencia de la profesión sanitaria (médicina, biólogía, enfermería) utilizando como verdadera herramienta armamentística a los medios de comunicación, que ejercen de tribunales sobre toda aquella duda razonable, es por lo que se puede decir No Duda Razonable = Dictadura Sanitaria.