La Agenda Secreta del Banco Mundial y el FMI

Por Peter Koenig

El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) trabajan de la misma mano – sin problemas. No sólo están prestando regularmente enormes sumas de dinero a regímenes de terror de todo el mundo, sino que chantajean a las naciones pobres para que acepten condiciones draconianas impuestas por Occidente. En otras palabras, el BM y el FMI son culpables de los abusos más atroces contra los derechos humanos.

No se podía decir, cuando se lee sobre la entrada del Banco Mundial la noble frase, “Nuestro sueño es mundial libre de pobreza”. A esta hipocresía sólo puedo añadir, “… Y nos aseguramos de que siga siendo un sueño”. Esto dice ambas cosas, la mentira y el carácter criminal de las dos Instituciones Financieras Internacionales, creadas bajo la Carta de las Naciones Unidas, pero instigadas por los Estados Unidos.

El frente de estas instituciones es brillante. Lo que le parece a las inversiones en infraestructura social, en escuelas, sistemas de salud, necesidades básicas como agua potable, saneamiento, incluso protección del medio ambiente, sobre todo “Alivio de la pobreza”, es decir, un mundo libre de pobreza. Pero lo falso que es esto hoy en día y ya estaba en los años 1970 y 1980 es asombroso. Poco a poco la gente está abriendo los ojos a una realidad abyecta, de explotación y coerción y chantaje total. Y eso, bajo los auspicios de las Naciones Unidas. ¿Qué le dice sobre el sistema de las Naciones Unidas? ¿En qué manos están las Naciones Unidas? – La organización mundial fue creada en San Francisco, California, el 24 de octubre de 1945, justo después de la Segunda Guerra Mundial, por 51naciones, comprometidas con el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, el desarrollo de relaciones amistosas entre las naciones y la promoción del progreso social, mejores niveles de vida y derechos humanos.

La ONU reemplazó a la Sociedad de Naciones que formaba parte del Acuerdo de Paz después de la Primera Guerra Mundial, el Tratado de Versalles. Entró en vigor el 10 de enero de 1920, tenía su sede en Ginebra, Suiza, con el propósito de desarme, prevenir la guerra a través de la seguridad colectiva, resolver disputas entre países, mediante la diplomacia de negociación y mejorar el bienestar mundial. En retrospectiva, es fácil ver que todo el sistema de las Naciones Unidas se estableció como una farsa hipócrita, haciendo creer a la gente que sus poderosos líderes sólo querían la paz. Estos poderosos líderes eran todos occidentales; el mismo que menos de 20 años después de la creación de la noble Sociedad de Naciones, comenzó la Segunda Guerra Mundial.

*

Esta pequeña introducción proporciona el contexto para lo que eventualmente se convertiría en el resultado de las Naciones Unidas para el robo global, para las naciones empobrecidas, en todo el mundo, para la explotación de las personas, para los abusos contra los derechos humanos y para palear enormes cantidades de activos desde el fondo, desde el pueblo hasta la oligarquía, la élite corporativa cada vez más pequeña, las llamadas Instituciones de Bretton Woods.

En julio de 1944, más de 700 delegados de 44 Naciones Aliadas (aliados con los ganadores de la Segunda Guerra Mundial, incluida la Unión Soviética) se reunieron en el Mount Washington Hotel, situado en Bretton Woods, New Hampshire, Estados Unidos, para regular el orden monetario y financiero internacional después de la Segunda Guerra Mundial. Seamos seguros, esta conferencia se llevó a cabo bajo los auspicios de los Estados Unidos, el auto-declarado ganador de la Segunda Guerra Mundial, y a partir de ahora el maestro sobre el orden financiero del mundo, que no era inmediatamente visible, una agenda oculta a simple vista.

El FMI fue creado oficialmente para “regular” las monedas occidentales, llamadas convertibles, aquellas que se suscribieron para aplicar las reglas del nuevo estándar de oro, es decir, US$ 35 / Onza Troya (alrededor de 31,1 gramos). Tenga en cuenta que el patrón oro, aunque aplicable por igual a 44 naciones aliadas estaba vinculado al precio del oro nominado en dólares estadounidenses,no basado en una cesta del valor de las 44 monedas nacionales. Esto ya era razón suficiente para cuestionar el futuro sistema. Y cómo va a salir. Pero nadie cuestionó el arreglo. Difícil de creer, sin embargo, el de todos estos economistas nacionales, ninguno se atrevió a cuestionar la naturaleza traicionera de la configuración del patrón oro.

El Banco Mundial, o el Banco de Reconstrucción y Desarrollo (IBRD), se creó oficialmente para administrar el Plan Marshall para la Reconstrucción de Europa destruida por la guerra. El Plan Marshall fue una donación de los Estados Unidos y fue nombrado en honor al Secretario de Estado de los Estados Unidos George Marshall, quien lo propuso en 1947. El plan dio 13.200 millones de dólares en ayuda exterior a los países europeos que habían sido devastados física y económicamente por la Segunda Guerra Mundial. Se iba a implementar de 1948 a 1952, que por supuesto era un tiempo demasiado corto, y se extendió hasta principios de la década de 1960. En los términos actuales, el plan Marshall valdría unas 10 veces más, o unos 135 mil millones de dólares EE.UU.

El Plan Marshall era y sigue siendo un Fondo Rotatorio, devuelto por los países en cuestión, para que pudiera ser cedido. El dinero del Plan Marshall fue prestado varias veces y, por lo tanto, fue muy eficaz. La contraparte europea del Fondo Marshall administrado por el Banco Mundial fue un banco de reciente creación creado bajo el Ministerio de Finanzas alemán, el Banco Alemán de Reconstrucción y Desarrollo (KfW – acrónimo alemán de “Kreditanstalt f’r Wiederaufbau”).

KfW, como contraparte europea del Banco Mundial sigue existiendo y se dedica principalmente a proyectos de desarrollo en el Sur Global, ahora principalmente con fusores del Gobierno alemán y tomados prestados de los mercados de capitales alemanes y europeos. KfW a menudo coopera en proyectos conjuntos con el Banco Mundial. Hoy en día todavía hay un Departamento especial dentro de KfW que se ocupa exclusivamente del dinero del Fondo del Plan Marshall. Estos fondos todavía rotatorios se utilizan para prestar a las regiones pobres del sur de Europa, y también para apuntalar las economías de Europa del Este, y se utilizaron especialmente para integrar a la antigua Alemania Oriental en la actual “Gran Alemania”.

Dos elementos del Plan Marshall son particularmente llamativos y dignos de mención. En primer lugar, el plan de reconstrucción creó un lazo, una dependencia entre los Estados Unidos y Europa, la misma Europa que fue destruida en gran medida por las fuerzas aliadas occidentales, mientras que básicamente la Segunda Guerra Mundial fue ganada en gran medida por la Unión Soviética, los enormes sacrificios de la URSS, con un estimado de 25 a 30 millones de muertes. Por lo tanto, el Plan Marshall también fue diseñado como un escudo contra la Rusia comunista, es decir, la URSS.

Mientras que oficialmente la Unión Soviética era un aliado de las potencias occidentales, Estados Unidos, Reino Unido y Francia, en realidad la URSS comunista era un archienemigo del oeste, especialmente de los Estados Unidos. Con el dinero del Plan Marshall, Estados Unidos compró la alianza europea, una dependencia que no ha terminado hasta el día de hoy, y que todavía está impidiendo a Europa establecer relaciones normales con Rusia, a pesar de que la Unión Soviética ha desaparecido hace tres décadas. La guerra fría subsiguiente después de la Segunda Guerra Mundial contra la URSS, también basada en mentiras flagrantes, fue un testimonio directo de otra farsa propagandística occidental, que hasta el día de hoy, la mayoría de los europeos aún no han captado.

En segundo lugar, la imposición estadounidense de un fondo de reconstrucción con sede en dólares estadounidenses no sólo estaba creando una dependencia del dólar europeo, sino que también estaba sentando las bases para una moneda singular, eventualmente para invadir Europa – lo que sabemos hoy, se ha convertido en el euro. El euro no es más que el hijo adoptivo del dólar, ya que fue creado bajo la misma imagen que el dólar estadounidense: es una moneda fiduciaria, respaldada por nada. La Europa Unida, o ahora llamada Unión Europea, nunca fue realmente una unión. Nunca fue una idea europea, pero presentada por los Servicios Secretos de los Estados Unidos disfrazados de unos cuantos honchos europeos traicioneros. Y cada intento de crear una Europa Unida, una Federación Europea, con una Constitución Europea, similar a los Estados Unidos, fue amargamente saboteado por los Estados Unidos, principalmente a través del topo estadounidense en la UE, a saber, el Reino Unido.

Estados Unidos no quería una Europa fuerte, tanto económica como posiblemente con el tiempo también militarmente (pop. 450 millones de la UE, frente a US pop. 330 millones; 2019 PIB de la UE US$ 20,3 billones equivalentes, frente al PIB de EE.UU. 21,4 billones. La mayoría de los economistas estarían de acuerdo en que una moneda común para un grupo de países sueltos no tiene futuro, no es sostenible. No existe una Constitución común, por lo tanto, no hay un objetivo común, financiera, económica y militarmente. Una moneda común no es sostenible a largo plazo en estas circunstancias inestables. Esto es más que visible sólo 20 años después del euro. La eurozona es un desastre desesperado. En el Banco Central Europeo (BCE), también una creación inspirada en la FED y el Tesoro de los Estados Unidos. El BCE no tiene realmente ninguna función del Banco Central. Es más bien un perro de observación. Porque cada país miembro de la UE todavía tiene su propio Banco Central, aunque con una soberanía drásticamente reducida que los países de la eurozona concedieron al BCE, sin recibir ningún derecho equivalente.

De los 27 miembros de la UE, sólo 19 forman parte de la zona euro. Aquellos países que no forman parte de la Eurozona, es decir, la República Checa, Dinamarca, Hungría, Suecia, y más, han preservado su política financiera soberana y no dependen del BCE. Esto significa que si Grecia hubiera optado por no participar en la Eurozona cuando se vieron afectados por la “crisis” fabricada en 2008/2009, Grecia estaría ahora en camino hacia la recuperación completa. No habrían sido objeto de los caprichos y dictados del FMI, la infame troika, la Comisión Europea (CE), el BCE y el FMI, pero podrían haber optado por organizar su deuda internamente, ya que la mayor parte de la deuda era deuda interna, sin necesidad de endeudarse del extranjero.

En un referéndum de rescate de 2015, la población griega votó abrumadoramente en contra del rescate, lo que significa contra la nueva deuda gigantesca. Sin embargo, el entonces presidente griego Tsipras, siguió adelante como si el referéndum nunca hubiera tenido lugar y aprobó el enorme rescate a pesar de casi el 70% del voto popular en su contra.

Esto es una clara indicación de fraude, que no estaba pasando juego limpio. Tsipras y / o sus familias pueden haber sido coaccionados para aceptar el rescate – o de lo contrario. Tal vez nunca sepamos la verdadera razón por la que Tsipras vendió a su pueblo, el bienestar del pueblo griego a los oligarcas detrás del FMI y el Banco Mundial, y los puso en abyecta miseria, con el mayor desempleo en Europa, pobreza desenfrenada y tasas de suicidio disparadas.

Grecia puede servir de ejemplo sobre cómo pueden llevar a otros países de la UE si no se “comportan”, lo que significa adherirse a las reglas de oro no escritas de obediencia a los maestros del dinero internacional.

Esto da miedo.

*

Y ahora, en estos tiempos de covid, es relativamente fácil. Los países pobres, en particular en el Sur Mundial, ya endeudados por el plandemic, están aumentando su deuda externa para satisfacer a sus poblaciones necesidades básicas. O eso te hacen creer. Gran parte de la deuda acumulada por los países en desarrollo es deuda interna o interna, como la deuda del Norte Global. Realmente no necesita instituciones de préstamos extranjeras para eliminar la deuda local. ¿O ha visto a uno de los países ricos del Norte Global pedir prestado al FMI o al Banco Mundial para dominar su deuda? – Difícilmente.

Entonces, ¿por qué caería el Sur Global? Corrupción parcial, coacción parcial y chantaje parcial. – Sí, el chantaje, uno de los crímenes más grandes internacionales imaginables, fue cometido por las principales instituciones financieras internacionales de las Naciones Unidas, el BM y el FMI.

Por ejemplo, el mundo entero se pregunta cómo es que un enemigo invisible, un virus coronazo a los 193 países miembros de la ONU a la vez, por lo que el Dr. Tedros, Director General de la OMS, declara el 11 de marzo una pandemia -sin razón alguna ya que sólo hubo 4.617 casos en todo el mundo-, pero el resultado previsto fue un bloqueo mundial total el 16 de marzo de 2020. Sin excepciones. Había algunos países que no se lo tomaban tan en serio, como Brasil, Suecia, Bielorrusia, algunos países africanos, como Madagascar y Tanzania, desarrollaron sus propias reglas y se dieron cuenta de que el uso de máscaras hacía más daño que bien, y el distanciamiento social destruiría el tejido social de sus culturas y las generaciones futuras.

Pero el estado satánico y oscuro no quería tener nada que ver con los países “independientes”. Todos ellos tuvieron que seguir el dictado desde muy arriba, desde las Puertas, Rockefeller, Soroses, et al elite, pronto para ser reforzados por Klaus Schwab, sirviendo como el secuaz jefe del Foro Económico Mundial (WEF). De repente, se ve en Brasil, un aumento drástico en nuevos “casos”, sin preguntas, pruebas masivas, no importa que las infames pruebas de PCR no valen nada, según los científicos más serios – ver “La prueba COVID-19 RT-PCR: Cómo engañar a toda la humanidad. Usando una “Prueba” para encerrar a la Sociedad (por Pascal Sacré – 5 de noviembre de 2020) (sólo los científicos vendidos y corruptos, los pagados por las autoridades nacionales, seguirían insistiendo en las pruebas RT-PCR). El brasileño Bolsonaro se enferma con el virus y el recuento de muertes aumenta exponencialmente, a medida que la economía brasileña se desmorona.

¿Coincidencia? Apenas.

En los países del Banco Mundial y/o el FMI, ofreciendo ayuda masiva principalmente alivio de la deuda, ya sea como subvenciones o como préstamos a bajo interés. Pero con enormes ataduras: Debe seguir las reglas establecidas por la OMS, debe seguir las reglas sobre las pruebas masivas en materia de vacunación, cuando estén disponibles, vacunación de mandatarias – si se ajusta a estas y otras reglas específicas de cada país, como dejar que las corporaciones occidentales toquen sus recursos naturales, continuar privatizando su infraestructura social y servicios – puede recibir asistencia del BM y el FMI.

Ya en mayo de 2020, el Grupo del Banco Mundial anunció que sus operaciones de emergencia para luchar contra el COVID-19 ya habían llegado a 100 países en desarrollo, hogar del 70% de la población mundial con préstamos de 160 mil millones de dólares ee.UU. más. Esto significa, para hoy, 6 meses más tarde y en medio de la “Segunda Ola”, el número de países y el número de préstamos o subvenciones de “alivio” debe haber aumentado exponencialmente, habiendo llegado a cerca de los 193 países miembros de la ONU. Lo que explica cómo todos, literalmente todos los países, incluso los países africanos más importantes, como Madagascar y Tanzania, entre los más pobres de los pobres, han sucumbido a la coacción o chantaje de las infames instituciones de Bretton Woods.

Estas instituciones no tienen disputas en la generación de dólares, ya que el dólar es dinero fiduciario, no respaldado por ninguna economía, sino que puede ser producido literalmente desde el aire caliente y prestado a los países pobres, ya sea como deuda o como subvención. Estos países, a partir de ahora y por la presión de las instituciones financieras internacionales, dependerán para siempre de los maestros occidentales de la salvación. Covid-19 es la herramienta perfecta para que los mercados financieros palanen activos de abajo a arriba.

Con el fin de maximizar la concentración de las riquezas en la parte superior, tal vez una o dos o incluso tres nuevas ondas covid pueden ser necesarias. Todo eso está planeado, el WEF ya ha previsto los próximos escenarios, por su libro tiránico “Covid-19 – El Gran Reinicio”. Está todo dispuesto. Y nuestros intelectuales occidentales lo leen, lo analizan, lo critican, pero no lo destrozamos, lo dejamos pararse y observamos cómo se mueve la palabra en la dirección Restablecer. Y el plan es ejecutado debidamente por el Banco Mundial y el FMI, todo bajo el pretexto de hacer el bien para el mundo.

¿Qué es diferente del papel del Banco Mundial y el FMI ante el plandemic covid? – Nada. Sólo la causa de la explotación, el indevolcimiento, la esclavitud. Cuando Covid llegó se hizo fácil. Antes de eso y hasta finales de 2019, los países en desarrollo, en su mayoría ricos en recursos naturales como los codiciados occidentales, el petróleo, el oro, el cobre y otros minerales, como las tierras raras, serían abordados por el BM, el FMI o ambos.

Podrían recibir alivio de la deuda, los llamados préstamos de ajuste estructural, sin importar si realmente necesitaban o no esa deuda. Hoy en día estos préstamos vienen en todos los nombres, formas, formas y colores, literalmente como las revoluciones de color, por ejemplo, a menudo como operaciones de apoyo presupuestario – simplemente los llamo cheques en blanco – nadie controla lo que está sucediendo con el dinero. Sin embargo, los países tienen que reestructurar sus economías, racionalizar sus servicios públicos, privatizar el agua, la educación, los servicios de salud, la electricidad, las carreteras, los ferrocarriles y otorgar concesiones extranjeras para la explotación de los recursos naturales.

La mayor parte de este fraude –el fraude al “robar” los recursos nacionales, pasa sin ser visto por el público en general, pero los países se vuelven cada vez más dependientes de los paymasters occidentales – la soberanía de los pueblos y la soberanía institucional se ha ido. Siempre hay un corruptor y un corrupto. Desafortunadamente, siguen estando omnipresentes en el Sur Global. A menudo, por una porción de dinero, los países se ven obligados a votar con los Estados Unidos a favor o en contra de ciertas resoluciones de la ONU que son de interés para los Estados Unidos. Aquí vamos, el sistema corrupto de la ONU.

Y, por supuesto, cuando se crearon las dos organizaciones de Bretton Woods en 1944, el sistema de votación decidió que no es un país, un voto como en teoría es en la ONU, pero Estados Unidos tiene un derecho absoluto de veto en ambas organizaciones. Sus derechos de voto se calculan en función de su contribución de capital que deriva de una fórmula compleja, basada en el PIB y otros indicadores económicos. En ambas instituciones, el derecho de voto de los Estados Unidos y también el derecho de veto es de alrededor del 17%. Ambas instituciones tienen 189 países miembros. Ninguno de estos otros países tiene un derecho de voto superior al 17%. La UE lo habría hecho, pero los Estados Unidos nunca les permitieron convertirse en un país o una Federación.

*

Covid ha puesto al descubierto, si no antes, cómo estas instituciones financieras internacionales “oficiales” de Bretton Woods, constituidas por las Naciones Unidas, están plenamente integradas en el sistema de las Naciones Unidas, en el que la mayoría de los países todavía confían, tal vez por falta de algo mejor.

Pregunta, sin embargo: ¿Qué es mejor, un sistema corrupto hipócrita que proporciona la “apariencia”, o la abolición de un sistema distópico y el valor de crear uno nuevo, en nuevas circunstancias democráticas y con derechos soberanos por cada país participante?

*

Nota para los lectores: haga clic en los botones de compartir arriba o abajo. Reenvía este artículo a tus listas de correo electrónico. Crosspost en su sitio de blog, foros de Internet. etcetera.

Este artículo fue publicado originalmente en New Eastern Outlook.

Peter Koenig es economista y analista geopolítico. También es especialista en recursos hídricos y medio ambiente. Trabajó durante más de 30 años con el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud en todo el mundo en los campos del medio ambiente y el agua. Da conferencias en universidades de Estados Unidos, Europa y Sudamérica. Escribe regularmente para revistas en línea como Global Research; ICH; Nueva Perspectiva Oriental (NEO) y más. Es autor de Implosion – Un Thriller Económico sobre Guerra, Destrucción Ambiental y Codicia Corporativa – ficción basada en hechos y en 30 años de experiencia en el Banco Mundial en todo el mundo.

Peter también es coautor del libro de Cynthia McKinney “When China Sneezes: From the Coronavirus Lockdown to the Global Politico-Economic Crisis” (ClarityPress – 1 de noviembre de 2020)

Peter Koenig es investigador asociado del Centro de Investigación sobre la Globalización.

La fuente original de este artículo es Global Research. Derechos de autor © Peter Koenig, Global Research, 2020

The Secret Agenda of the World Bank and the IMF – Global ResearchGlobal Research – Centre for Research on Globalization