COVID19 – Evidencia de fraude global

Iain Davis

COVID 19, y las respuestas gubernamentales subsiguientes, parecen ser parte de una conspiración internacional para cometer fraude. Parece que no hay evidencia de que un virus llamado SARS-CoV-2 cause una enfermedad llamada COVID 19.

A veces tienes que ir con las tripas. No soy un experto en genética y, como siempre, puedo ser corregido. Sin embargo, mi atención se llamó la atención sobre algunas investigaciones publicadas por la revista médica española D-Salud-Discovery. Su consejo asesor de médicos y científicos eminentemente calificados da más credibilidad a sus investigaciones. Su afirmación es asombrosa.

Las imprimaciones genéticas y las sondas utilizadas en las pruebas RT-PCR para identificar el SARS-CoV-2 no apuntan a nada específico. Seguí las técnicas de búsqueda descritas en esta traducción al inglés de su informe y puedo corroborar la exactitud de sus afirmaciones sobre las secuencias de nucleótidos enumeradas en los protocolos de las Organizaciones Mundiales de la Salud. Puedes hacer lo mismo.

Estado D-Salud-Discovery no hay pruebas capaces de identificar SARS-CoV-2. En consecuencia, todas las afirmaciones sobre el supuesto impacto de COVID 19 en la salud de la población son infundarias.

Toda la narrativa oficial de COVID 19 es un engaño. Ostensiblemente, no hay fundamento científico para ninguna parte de ella.

Si estas afirmaciones son exactas podemos afirmar que no hay evidencia de una pandemia, simplemente la ilusión de una. Hemos sufrido pérdidas incalculables sin ninguna razón evidente, aparte de las ambiciones de déspotas sin escrúpulos que desean transformar la economía global y nuestra sociedad para adaptarse a sus propósitos.

Al hacerlo, esta “clase de parásitos” ha cometido potencialmente innumerables crímenes. Estos crímenes pueden y deben ser investigados y procesados en un tribunal de justicia.

¿IDENTIFICACIÓN DE QUÉ EXACTAMENTE?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó COVID-19 (Enfermedad de COronaVIrus 2019). Declararon una pandemia global coVID 19 el 11 de marzo de 2019.

La orientación de la OMS en las pruebas de laboratorio establece:

El agente etiológico [causalidad de la enfermedad] responsable del grupo de casos de neumonía en Wuhan ha sido identificado como un nuevo betacoronavirus, (en la misma familia que SARS-CoV y MERS-CoV) a través de la secuenciación de próxima generación (NGS) a partir de virus cultivados o directamente de muestras recibidas de varios pacientes con neumonía.”

La afirmación de la OMS es que el virus SARS-CoV-2 causa la enfermedad COVID-19. También alegan que este virus ha sido claramente identificado por los investigadores en Wuhan.

En el Informe de Situación 2019-nCovde la OMS, afirman:

Las autoridades chinas identificaron un nuevo tipo de coronavirus, que fue aislado el 7 de enero de 2020…… El 12 de enero de 2020, China compartió la secuencia genética del nuevo coronavirus para que los países lo utilizaran en el desarrollo de kits de diagnóstico específicos.”

Estas dos declaraciones de la OMS sugieren claramente que el virus SARS-CoV-2 fue aislado (es decir, purificado para estudio) y luego se identificaron secuencias genéticas a partir de la muestra aislada. A partir de esto, se desarrollaron y distribuyeron kits de diagnóstico a nivel mundial para detectar el virus en ciudades, ciudades y comunidades de todo el mundo. Según la OMS y los investigadores chinos, estas pruebas encontrarán el virus que causa COVID 19.

Sin embargo, la OMS también afirma:

Trabajando directamente a partir de información de secuencia, el equipo desarrolló una serie de ensayos de amplificación genética (PCR) utilizados por los laboratorios.”

Los científicos de Wuhan desarrollaron sus ensayos de amplificación genética a partir de “información de secuencia” porque no había una muestra aislada y purificada del llamado virus SARS-CoV-2. También mostraron imágenes de microscopio electrónico de los viriones recién descubiertos (la bola de proteína puntiaguda que contiene el ARN viral).

Sin embargo, tales estructuras proteicas no son únicas. Se parecen a otras vesículas redondas, como vesículas endocíticas y exosomas.

Los virólogos afirman que no es posible “aislar” un virus porque sólo se replican dentro de las células huésped. Añaden que los postulados de Koch no se aplican porque se relacionan con bacterias (que son organismos vivos). En su lugar, los virólogos observan los efectos citopatógenos del virus (CPE), causando mutación y degradación celular, en cultivos celulares.

Cuando los investigadores chinos secuenciaron por primera vez el genoma completo del SARS-CoV-2 observaron CPE en células Vero E6 y Huh7. Vero E6 es una línea celular de mono inmortalizada y Los Huh7 son células de cáncer inmortalizada (tumorigénicas). Lo que significa que se han mantenido in vitro (en cultivos de platos petri) durante muchos años.

La idea de que es un virus zoonótico, capaz de salvar la brecha de especies de los animales a los humanos. Cuando los científicos de los CDC de los Estados Unidos “infectaron” varias células con el virus novedoso señalaron lo siguiente:

Examinamos la capacidad de SARS-CoV-2 para infectar y replicar en varias líneas celulares comunes de primates y humanos, incluyendo células humanas de adenocarcinoma (A549) [células pulmonares], células hepáticas humanas (HUH7.0), y células renales embrionarias humanas (HEK-293T), además de Vero E6 y Vero CCL81 [células de mono]… No se observó ningún efecto citopático en ninguna de las líneas celulares excepto en las células de Vero [células mono]… Las células HUH7.0 y 293T sólo mostraron una replicación viral modesta y las células A549 [células de tejido pulmonar humano] eran incompatibles con la infección por SARS-CoV-2.”

Los CDC no observaron ningún CPE en las células humanas. No vieron evidencia de que este presunto virus causara alguna enfermedad humana. Este supuesto virus humano tampoco mostró ninguna replicación notable en las células humanas, lo que sugiere que la infección de humano a humano sería imposible.

Tomando nota de este problema, un equipo de científicos polacos introdujo este “virus” secuenciado a las células humanas del epitetelio (vías respiratorias). Observaron los efectos en estas culturas HAE durante 5 días. Señalaron una replicación mucho mayor que los científicos de los CDC, pero en última instancia declararon:

“No observamos ninguna liberación del virus del lado basolateral de la cultura HAE”.

Lo que significa que no veían ninguna evidencia de los supuestos viriones que violaban la membrana de la pared celular. Una vez más sugiriendo que este llamado virus no es infeccioso en los seres humanos.

No está claro que el SARS-CoV-2 sea un virus humano capaz de causar enfermedades. Puede que ni siquiera exista físicamente. ¿No es más que un concepto basado en secuencias genéticas predictivas?

VIAJE DE DESCUBRIMIENTO

El Centro Wuhan para el Control y la Prevención de Enfermedades y el Centro Clínico de Salud Pública de Shanghái publicaron el primer genoma completo del SARS-CoV-2 (MN908947.1). Esto se ha actualizado muchas veces. Sin embargo, MN908947.1 fue la primera secuencia genética que describió el supuesto agente etiológico COVID 19 (SARS-CoV-2).

Todas las reclamaciones, pruebas, tratamientos, estadísticas, desarrollo de vacunas y políticas resultantes se basan en esta secuencia. Si las pruebas de este virus novedoso no identifican nada capaz de causar enfermedades en los seres humanos, toda la narrativa COVID 19 no es más que una farsa.

Los investigadores de WUHAN afirmaron que efectivamente habían unido la secuencia genética SARS-CoV-2 haciendo coincidir fragmentos encontrados en muestras con otras secuencias genéticas, previamente descubiertas. A partir del material recogido encontraron una coincidencia del 87,1% con el coronavirus del SARS (SARS-Cov). Utilizaron el ensamblaje de novo y la PCR objetivo y encontraron 29,891-base-pair que compartían una coincidencia de secuencia del 79,6% con SARS-CoV.

Tuvieron que usar el ensamblaje de novo porque no tenían conocimiento priori de la secuencia o el orden correctos de esos fragmentos. Sencillamente, la declaración de la OMS de que los investigadores chinos aislaron el virus el 7 de enero es falsa.

El equipo de Wuhan utilizó 40 rondas de amplificación RT-qPCR para que coincidan con fragmentos de ADNc (ADN complementario construido a partir de fragmentos de ARN muestreados) con el genoma del coronavirus SARS publicado (SARS-CoV). Desafortunadamente, tampoco está claro cuán preciso es el genoma original de SARS-CoV.

En 2003, un equipo de investigadores de Hong Kong estudió a 50 pacientes con síndrome respiratorio agudo grave (SARS). Tomaron muestras de 2 de estos pacientes y desarrollaron un cultivo en células hepáticas de monos fetales.

Crearon 30 clones del material genético que encontraron. Incapaz de encontrar evidencia de ningún otro virus conocido, en sólo una de estas muestras clonadas encontraron secuencias genéticas de “origen desconocido”.

Al examinar estas secuencias desconocidas de ARN encontraron 57% de coincidencia con el virus del coronavirus bovino y la hepatitis murina y dedujeron que era de la familia Coronaviridae. Teniendo en cuenta estas secuencias para sugerir un virus SARS-CoV recién descubierto (nuevos descubrimientos son ambrosía para los científicos), diseñaron imprimaciones RT-PCR para probar este virus novedoso. Los investigadores declararon:

Los primeros para detectar el nuevo virus fueron diseñados para la detección RT-PCR de este genoma coronavirus asociado a la neumonía humana en muestras clínicas. De las 44 muestras nasofaríngeas disponibles de los 50 pacientes con SRAS, 22 tenían evidencia de ARN coronavirus asociado a una neumonía humana.”

La mitad de los pacientes analizados, que todos tenían los mismos síntomas, dieron positivo para este nuevo virus alegado. Nadie sabe por qué la otra mitad dio negativo para este nuevo virus SARS-CoV. La pregunta no fue hecha.

Este supuesto virus tenía sólo una coincidencia de secuencia del 57% con coronavirus supuestamente conocido. El otro 43% estaba “ahí”. Los datos secuenciados se produjeron y registraron como un nuevo genoma como GenBank Adhesión No. AY274119.

Los investigadores de Wuhan posteriormente encontraron una coincidencia de secuencia del 79,6% con AY274119 y por lo tanto lo llamaron una cepa novedosa de SARS-CoV (2019-nCoV – finalmente renombrado SARS-CoV-2). Nadie, en ninguna etapa de este proceso, había producido ninguna muestra aislada y purificada de ningún virus. Todo lo que tenían eran coincidencias de secuencia porcentual con otras coincidencias de secuencia porcentual.

AISLAR NADA

Los científicos están muy molestos porque siguen diciendo que el virus ha sido aislado, pero nadie los cree. Esto se debe a que, hasta ahora, nadie ha proporcionado una sola muestra purificada del virus SARS-CoV-2. Lo que tenemos en cambio es un genoma completo y, como estamos a punto de descubrir, no es particularmente convincente.

Los periodistas de investigación Torsten Engelbrecht y Konstantin Demeter pidieron a algunos de los científicos que dijeron que tenían imágenes de viriones SARS-C0V-2 que confirmaran que eran imágenes de un virus aislado, purificado. Ninguno de ellos pudo.

En Australia, científicos del Instituto Doherty,anunciaron que habían aislado el virus SARS-CoV-2. Cuando se le pidió que aclarara a los científicos dijo:

“Tenemos secuencias cortas (ARN) de la prueba diagnóstica que se pueden utilizar en las pruebas diagnósticas”

Esto explica por qué el estado del gobierno australiano:

La fiabilidad de las pruebas COVID-19 es incierta debido a la limitada base de evidencia… Hay pruebas limitadas disponibles para evaluar la exactitud y la utilidad clínica de las pruebas COVID-19 disponibles.”

En el Reino Unido, en julio, un grupo de académicos interesados escribió una carta al primer ministro del Reino Unido Boris Johnson en la que le pidieron que:

Producir pruebas científicas revisadas de forma independiente que demuestren que el virus Covid-19 ha sido aislado”.

Hasta la fecha no han recibido una respuesta.

Del mismo modo, el investigador del Reino Unido Andrew Johnson hizo una Solicitud de Libertad de Información a la Salud Pública de Inglaterra (PHE). Les pidió que le proporcionaran sus registros describiendo el aislamiento de un virus SARS-COV-2. A lo que respondieron:

PHE puede confirmar que no contiene información de la manera sugerida por su solicitud.”

La investigadora canadiense Christine Massey hizo una solicitud de libertad de información similar, preguntando al gobierno canadiense lo mismo. A lo que el gobierno canadiense respondió:

Después de haber completado una búsqueda exhaustiva, lamentamos informarle que no pudimos localizar ningún registro que responda a su solicitud.”

En los Estados Unidos, el Panel de Diagnóstico RT-PCR del Centro para el Control y la Enfermedad (CDC) indica:

… No hay aislados de virus cuantificados de la 2019-nCoV están actualmente disponibles…….. La detección de ARN viral puede no indicar la presencia de virus infecciosos o que 2019-nCoV es el agente causante de los síntomas clínicos.”

Actualizados por última vez el 13 de julio de 2020, los CDC aún no han obtenido ninguna muestra viral pura de ningún paciente que se diga que tiene la enfermedad de COVID-19. Admiten abiertamente que sus pruebas no necesariamente muestran si SARS-CoV-2 está presente o causa COVID 19.

Se nos dice que nada de esto importa. Que somos ignorantes y no entendemos la virología. Por lo tanto, debemos, excepto imágenes de cosas que sabemos que podrían ser otra cosa y secuencias genéticas (que podrían ser cualquier otra cosa) como prueba concluyente de que este virus, y la enfermedad que se supone que causa, son reales.

PRUEBAS PARA NADA

La OMS, y todos los gobiernos, el think tank, el comité de dirección de políticas, el asesor científico del gobierno, las instituciones supranacionales y otros que promueven la narrativa oficial coVID 19, afirman que sarS-CoV-2 causa COVID 19.

Aunque nadie ha producido nunca una muestra de este supuesto virus, se ha publicadoel supuesto genoma sars-coV-2 . Es de dominio público.

Se dice que las secuencias genéticasclave, en el genoma del SARS-CoV-2, tienen funciones específicas. Estas son las proteínas diana que los científicos prueban para identificar la presencia del “virus”. Estos incluyen:

  • Gen de la ARN-polimerasa (Rd-Rp) – Esto permite que el ARN SARS-CoV-2 se replique dentro del citoplasma de las células epiteliales enfermas COVID 19.
  • Gen S (Orf2) – esta glicoproteína forma el pico en la superficie del virión SARS-CoV-2 que supuestamente facilita la unión SARS-CoV-2 a los receptores ACE2 en las células, permitiendo que el ARN dentro de la cáscara de la proteína de virión (capsid) pase a la célula ahora infectada.
  • Gen E (Orf1ab) – pequeña proteína de membrana utilizada en el ensamblaje viral
  • N gen (Orf9a) – el gen nucleocapsid que une el ARN en la formación de cápldores

La OMS mantiene un registro disponible al público de las imprimaciones y sondas RT-PCR utilizadas para detectar el SARS-CoV-2. Las imprimaciones son secuencias específicas de nucleótidos que se unen (anneal) a las hebras antisotriciales y de sentido del ADNr sintetizado (llamados imprimaciones hacia adelante y hacia atrás respectivamente.)

Las hebras de ADNc se separan cuando se calientan y se reforman cuando se enfrían. Antes del enfriamiento, las secuencias de nucleótidos llamadas sondas se introducen en el recocido a regiones específicas del genoma viral sospechoso. Durante la amplificación, como las regiones entre imprimaciones se alargan, cuando una imprimación golpea una sonda, la sonda decae liberando un fluorescente o tinte que luego puede ser leído por los investigadores.

Es la identificación de estos marcadores que los científicos afirman que demuestran la presencia de SARS-CoV-2 en una muestra.

Algo más que está disponible públicamente es la Herramienta Básica de Búsqueda de Alineación Local (BLAST). Esto permite a cualquier persona comparar secuencias de nucleótidos publicadas con todas las almacenadas por la base de datos genética de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos (NIH) llamada GenBank. Por lo tanto, podemos BLAST las imprimaciones SARS-CoV-2 reclamadas, sondas y secuencias genéticas objetivo.

Los primeros delanteros y los protocolos de sondeo de la OMS, para el supuesto genoma viral SARS-CoV-2, se basan en perfiles genéticos RdRp, Orf1, N y E. Cualquiera puede ejecutarlos a través de BLAST para ver lo que encontramos.

La secuencia vital de nucleótidos RdRP, utilizada como imprimación directa es – ATGAGCTTAGTCCTGTTG. Si ejecutamos un NUCleótido BLAST esto se registra como un aislado completo SARS-CoV-2 con una identidad de secuencia 100% coincidente. Del mismo modo, la secuencia inversa de imprimación del gen E – ATATTGCAGCAGTACGCACACA – revela la presencia de la secuencia Orf1ab que también identifica SARS-CoV-2.

Sin embargo, BLAST también nos permite buscar en las secuencias de nucleótidos de los genomas microbianos y humanos. Si buscamos la secuencia RDRp SARS-CoV-2 revela 99 cromosomas humanos con una coincidencia de identidad de secuencia 100%. El Orf1ab (gen E) devuelve 90 con una coincidencia de identidad de secuencia del 100% con cromosomas humanos.

Haciendo lo mismo para estas secuencias con una búsqueda microbiana encuentra 92 microbios con una coincidencia del 100% con el gen SARS-CoV-2 E y 100 microbios emparejados, con una identidad de secuencia del 100%, con el gen vital SARS-CoV-2 RdRp.

Cada vez que comprobamos los llamados marcadores genéticos únicos para el SARS-CoV-2, registrados en los protocolos de la OMS, encontramos coincidencias completas o elevadas porcentuales con varios fragmentos del genoma humano. Esto sugiere que las secuencias genéticas, que se supone que identifican el SARS-CoV-2, no son únicas. Podrían ser cualquier cosa, desde secuencias microbianas hasta fragmentos de cromosomas humanos.

Los llamados verificadores de hechos,como el proyecto Health Feedback de Reuters, se han apresurado a desestimar las afirmaciones de aquellos que han notado la aparente falta de especificidad en el supuesto genoma del SARS-CoV-2.

Usando una serie de argumentos de paja como, “esta afirmación sugiere que cada prueba debe ser positiva”, (que no lo hace) su intento de desacreditación ejecuta algo como esto:

Los primeres están diseñados para unirse a secuencias específicas de nucleótidos que son exclusivas del virus. La imprimación delantera puede unirse a un cromosoma en particular, pero la imprimación inversa no se une al mismo cromosoma, por lo que el cromosoma no está presente en el virus SARS-CoV-2. Además, debido a que las imprimaciones delanteras y perversas envuelven la secuencia a amplificar, la secuencia cDMA entre imprimaciones es única para el virus.

Esto parece tergiversar deliberadamente la importancia de estas constataciones al transmitir un argumento que nadie, aparte de los propios verificadores de hechos, están formulando. Las búsquedas BLAST muestran que estas secuencias de destino no son exclusivas de SARS-CoV-2. Tampoco es necesario encontrar todos los objetivos para que un resultado se considere positivo.

Investigadores marroquíes investigaron la epidemiología de los supuestos casos marroquíes de SARS-CoV-2. El nueve por ciento fue positivo para tres genes, el dieciocho por ciento fue positivo para dos genes y el setenta y tres por ciento para sólo uno. Como acabamos de discutir, muchos pueden haber sido positivos para ninguno.

Esto está totalmente de acuerdo con las directrices de prueba de la OMS. Afirman:

“Un diagnóstico óptimo consiste en una NAAT [prueba de amplificación de ácido nucleico] con al menos dos dianas independientes del genoma del SARS-CoV-2; sin embargo, en áreas donde la transmisión está generalizada, se puede utilizar un algoritmo simple de un solo objetivo…… Uno o más resultados negativos no descartan necesariamente la infección SARS-CoV-2.”

Independientemente de los argumentos espurios de los verificadores de hechos bien financiados, si los primeros delanteros y inversos identifican basura, tal vez uno es el fragmento de un cromosoma y el otro una secuencia microbiana, entonces la región amplificada entre ellos es probablemente también basura.

El argumento de que RT-PCR sólo encuentra el ARN es especioso. La transcripción natural (la separación de las hebras de ADN) se produce durante la expresión génica. Nadie está diciendo que cromosomas enteros o microbios se secuencian en el supuesto genoma SARS-CoV-2. Aunque puedan, por lo que sabemos. Dicen que los supuestos marcadores, utilizados para probar este supuesto virus, no son aptos para el propósito.

Las pruebas RT-PCR no secuencian todo el genoma. Buscan incidentes de florescencia de sonda específica para indicar la presencia de secuencias que se dice que existen. Estas secuencias se definen mediante MN908947.1 y las actualizaciones posteriores. Estos primeros y sondas no podían revelar nada más que coincidencias de ARN extraídas de la no codificación, a veces llamada “basura”, ADN (ADNm).)

Por ejemplo, el gen SARS-CoV-2 S está destinado a ser muy específico para el genoma del virus SARS-CoV-2. La secuencia de destino es – TTGGCAAAATTCAAGACTCACTTTC. Una búsqueda BLAST microbiana devuelve 97 coincidencias microbianas con coincidencia de secuencia de identidad del 100%. La coincidencia de porcentaje de identidad más baja, dentro de los 100 primeros, es del 95%. Un BLAST del genoma humano también encuentra una coincidencia de secuencia del 100% con 86 fragmentos de cromosomas humanos.

No importa dónde mire en el supuesto genoma del SARS-CoV-2, no hay nada en los protocolos de prueba de la OMS que identifique claramente lo que es. Todo el genoma podría ser falso. Las pruebas no prueban la existencia de SARS-CoV-2. Todo lo que revelan es una sopa de material genético no especificado.

Si es así, como no hay aislados o muestras purificadas del virus, sin una prueba viable, no hay evidencia de que el SARS-CoV-2 exista. Por lo tanto, tampoco hay evidencia de que exista una enfermedad llamada COVID 19.

Esto deduce que no hay base científica para ninguna reclamación sobre el número de casos COVID 19, las cifras de ingresos hospitalarios o de mortalidad. Todas las medidas adoptadas para combatir este virus mortal posiblemente se basan en nada.

FRAUDE CONCLUYENTE

El fraude es un acto criminal. La definición legal de fraude es:

“Alguna práctica engañosa o dispositivo intencional, recurrió con la intención de privar a otro de su derecho, o de alguna manera para hacerle una lesión.”

La definición legal de una conspiración es:

“Una combinación o confederación entre dos o más personas formada con el propósito de cometer, mediante sus esfuerzos conjuntos, algún acto ilegal o delictivo”

Al parecer, aquellos que afirman que nos enfrentamos a una pandemia no han proporcionado ninguna evidencia que demuestre que un virus llamado SARS-CoV-2 causa una enfermedad llamada COVID 19. Toda la información que sugiere firmemente esta posibilidad está fácilmente disponible en el dominio público. Cualquiera puede leerlo.

Para que haya un fraude el engaño debe ser intencional. La intención debe ser privar deliberadamente a otros de sus derechos o herirlos de alguna otra manera. Si hay evidencia de colusión entre individuos ad / u organizaciones para cometer fraude, entonces esto es una conspiración (en las jurisdicciones de Derecho Común) o una Empresa Criminal Conjunta (JCE) bajo el Derecho Internacional.

Parece que COVID 19 ha sido utilizado deliberadamente como un casus belli para librar una guerra contra la humanidad. Hemos sido encarcelados en nuestros propios hogares, nuestra libertad de vagar restringidos, la libertad de expresión y de expresión erosionada, el derecho a protestar recortado, separado de sus seres queridos, nuestros negocios destruidos, bombardeados psicológicamente, amordaizados y aterrorizados.

Peor aún, si bien no hay evidencia de una mortalidad sin precedentes, hubo picos inestacionables de muertes. Estos se correlacionan precisamente con las medidas de bloqueo que vieron la retirada de los servicios de salud que pagamos y una reorientación de los servicios de salud pública para tratar una supuesta enfermedad excluyendo a todos los demás.

Además, los que han remitido la historia COVID 19 proponen que esta supuesta enfermedad justifica la reestructuración completa de la economía mundial, de nuestros sistemas políticos, de las sociedades, de las culturas y de la propia humanidad.

Para poder participar en su llamada “nueva normalidad”, que es la transformación mayorista de toda nuestra sociedad sin nuestro consentimiento, insisten en que nos sometamos a sus condiciones.

Estos incluyen, pero no se limitan a, la vigilancia biométrica de todos, el control y monitoreo centralizado de todas nuestras transacciones, las restricciones comerciales y sociales opresivas y una demanda efectiva de que no tenemos derecho a la soberanía sobre nuestros propios cuerpos. Esto constituye la condición de la esclavitud.

No hay duda de que hemos sido privados de nuestros derechos y heridos. En las jurisdicciones del Derecho Común se presume la inocencia, pero la evidencia de que el daño ha sido causado deliberadamente por una conspiración internacional es abrumadora. Las políticas destructivas, promulgadas por los gobiernos de todo el mundo, se originaron claramente entre los grupos de reflexión globalistas y las instituciones supranacionales mucho antes del surgimiento de esta pandemia inexistente.

En las jurisdicciones del Código Napoleónico, se presume la culpabilidad. Para que los conspiradores acusados demuestren su inocencia deben demostrar que, a pesar de sus inconmensurables recursos, han sido colectivamente incapaces de acceder o entender ninguna de las pruebas de libre disposición que sugieren que COVID 19 es un mito.

Los responsables del delito de conspiración para cometer fraude global deben ser juzgados. Si son encontrados culpables, deberían ser encarcelados mientras el resto de nosotros tratamos de reparar el daño que ya han infligido.

Los votos de Joe Biden violan la Ley de Benford

O dicho de otra manera, la ley y las estadísticas de Benford demuestran (o como mínimo, digamos, es bastante sospechoso) que Trump ganó las elecciones de 2020.

En los tres casos, los datos de Biden infringen la curva normal (puntos rojos). Los datos de Trump parecen estar bien.