¡No diga ni MU!

Sólo tiene que cambiar Delta por MA, ME, MI, MO, MU. Puede elegir. O esperar.

La falsa “variante Delta” y la cuarta ola: ¿otro confinamiento? ¿Próxima crisis financiera? ¿Sabotaje económico y social en todo el mundo?

Por el Prof. Michel Chossudovsky Global Research, 04 de septiembre de 2021

Publicado por primera vez el 11 de agosto de 2021

Introducción

¿Se prevé un nuevo confinamiento mundial como un medio para combatir la variante “peligrosa” de Covid titulada “Delta”?

La campaña del miedo ha vuelto a ponerse en marcha.

Permítanme repasar brevemente la historia de esta crisis.

Hay una secuencia de mentiras descaradas e invenciones utilizadas para justificar decisiones políticas de gran alcance en el transcurso de los últimos 18 meses.

La mayor mentira, que es firmemente reconocida tanto por la opinión científica como por la OMS, es que la prueba RT-PCR utilizada para “detectar” la propagación del virus (así como las variantes) no solo es defectuosa sino TOTALMENTE INVÁLIDA. (Michel Chossudovsky, Capítulo III)

Desde el principio, en enero de 2020, todas las decisiones políticas de gran alcance confirmadas y presentadas al público como un “medio para salvar vidas” se basaron en casos positivos de RT-PCR defectuosos e inválidos junto con datos falsos de mortalidad relacionados con muertes relacionadas con Covid-19: “La causa subyacente de muerte” es Covid-19 “más a menudo o no”. No se requiere autopsia

Estas “estimaciones” del Covid se utilizaron para justificar el confinamiento, el distanciamiento social, la mascarilla, la prohibición de reuniones sociales, eventos culturales y deportivos, el cierre de la actividad económica.

La crisis estuvo marcada por varias etapas importantes:

1. Crisis en los viajes aéreos y el transporte internacional

La convocatoria de una emergencia de salud pública de importancia internacional (ESPII) por parte del Director General de la OMS el 30 de enero fue fundamental para lanzar la crisis coronal. Hubo 83 casos positivos fuera de China de una población de 6.400 millones. No hubo emergencia:Irónicamente, se utilizó la prueba RT-PCR defectuosa e inválida para estimar esos 83 casos positivos.

Al día siguiente, el presidente Trump ordenó el cierre de los viajes aéreos con China, lo que marcó el inicio de una crisis en los viajes aéreos y el transporte internacional que ha extendido su control durante un período de 18 meses que ha llevado a la quiebra de las compañías aéreas en todo el mundo, la destrucción de la industria turística, una gran crisis en el comercio de productos básicos, etc. Este fue un acto deliberado para dar a conocer la desaparición de Air Travel Worldwide. Hubo 5 casos positivos en los Estados Unidos, que se utilizaron para justificar la decisión de Trump el 31 de enero de 2020.

2. La crisis financiera de febrero del 20 de febrero de 2020

Fue la crisis financiera más grave de la historia mundial, superando con creces la de 1929. Ocurrió inmediatamente después de las “advertencias” de la OMS de que una pandemia de covid-19 era inminente, encabezando así la campaña del miedo. Había amplia evidencia de “conflicto de intereses” y fraude, incluido el conocimiento previo, la información privilegiada, etc., lo que resultó en una concentración masiva de la riqueza monetaria por parte de un puñado de multimillonarios. Ese mismo día, millones de personas en todo el mundo perdieron sus ahorros de por vida. ¿Cuál fue la justificación de las declaraciones de conmoción y asombro de la OMS? Esta amenaza inminente se basó en 1078 (defectuosos) casos positivos de COVID RT-PCR fuera de China.

3. Apenas tres semanas después, el confinamiento del 11 de marzo de 2020 con 44.279 casos en todo el mundo fuera de China se utilizó para justificar el confinamiento domiciliario, el distanciamiento social y el cierre de la actividad económica en todo el mundo, lo que llevó a la pobreza y el desempleo masivo.

Y luego, a principios de noviembre, fue el lanzamiento de la “vacuna asesina” mrnmn que ha resultado en una tendencia de mortalidad y morbilidad. Vea las últimas cifras a continuación.


UE/EEE/Suiza hasta el 28 de agosto de 2021: 23 252 muertes relacionadas con la inyección de Covid-19 y 2 166 285 lesiones, según la base de datos EudraVigilance.

Reino Unido hasta el 18 de agosto de 2021: 1,609 muertes relacionadas con la inyección de Covid-19 y 1,165,636 lesiones,según el esquema de tarjeta amarilla de MHRA.

EE.UU. hasta el 20 de agosto de 2021:1 3.627 muertes relacionadas con la inyección de Covid-19 y 2.932.001 lesiones,según la base de datos VAERS.

TOTAL para la UE/Reino Unido/EE.UU.: 38.488 muertes relacionadas con la inyección de Covid-19 y 6.263.922 lesiones notificadas al 30 de agosto de 2021.

Nota Bene: Es importante tener en cuenta que las cifras oficiales anteriores (informadas a las autoridades sanitarias) no son más que un pequeño porcentaje de las cifras reales. Además, las personas continúan muriendo (y sufriendo lesiones) a causa de las inyecciones con cada día que pasa. Ver Declaración D4CE


La variante Delta y “La Cuarta Ola”

Y ahora, a partir de mayo-junio de 2021, tenemos la variante Delta. Es el nuevo tema de conversación.

Los supuestos peligros de la variante Delta se están utilizando para acelerar el programa de vacunación, así como la imposición del pasaporte de vacunación.

“Una cuarta ola” ya ha sido anunciada.

¿Está un segundo confinamiento mundial en la mesa de dibujo, que requiere quedarse en casa con confinamiento, distanciamiento social y el cierre de la actividad económica junto con otra crisis financiera devastadora similar a la que ocurrió el Jueves Negro 12 de marzo de 2020?

Las variantes mortales sostenidas por la desinformación de los medios y la ciencia falsa

La desinformación de los medios de comunicación es un arma mortal que sostiene las 24 semanas del día, los 7 días de la semana, la ilusión de una peligrosa variante delta del SARS-2.

Identificada por primera vez el año pasado en la India, la variante Delta del SARS-CoV-2 “se cree que ha impulsado la segunda ola mortal de infecciones este verano en la India”. Según la llamada “opinión científica”, ahora se dice que se está extendiendo por todo el mundo, a unos 80 países.

“Aquí está el trato: la variante Delta es más contagiosa, es más mortal y se está propagando rápidamente por todo el mundo, dejando a las personas jóvenes no vacunadas más vulnerables que nunca”.

Eso es mentira. El virus original categorizado por la OMS y los CDC como “similar a la influenza estacional” no es un virus asesino. Además, las variantes del virus son siempre “menos vigilantes” y “menos peligrosas” que el virus original.

La “solución” propuesta por Joe Biden es “la vacuna asesina”, que ya en el transcurso de los últimos siete meses ha resultado en innumerables muertes y lesiones.

“Por favor, vacúnese si aún no lo ha hecho. Dejemos esta tensión antes de que sea demasiado tarde”. (sin cursivas en el original)

Las autoridades sanitarias afirman ahora que los nuevos casos de la variante Delta B1.617,aumentan el riesgo de hospitalización en 2,7 veces.

¿Cuál es la “ciencia” detrás de estas afirmaciones?

El infame “modelo matemático” de ferguson ¿Hacia una “cuarta ola”? Combatiendo “D la peligrosa variante Delta”. El “Modelo Matemático de Confinamiento”

Imagen de la derecha: Neil Ferguson (Fuente: Financial Times)

El modelo matemático de Ferguson de marzo de 2020 basado en “predicciones” de 600.000 muertes en el Reino Unido raya en el ridículo. Es más que una mentira. Es un crimen de lesa humanidad. Fue utilizado por el establishment financiero como una justificación para desencadenar el caos económico y social en todo el mundo. Los esfuerzos de Ferguson han sido generosamente financiados por la Fundación Bill y Melinda Gates.

La devastación económica y social del llamado confinamiento de marzo de 2020 está fuera de toda descripción: 190 estados miembros de las Naciones Unidas aceptaron “cerrar” su economía nacional junto con la máscara facial, el distanciamiento social y la derogación de los derechos humanos fundamentales.

La intención declarada era proteger a las personas contra V el virus. El confinamiento del 11 de marzo fue seguido por el “colapso financiero” del Jueves Negro (12 de marzo de 2020), que creó estragos en los mercados bursátiles de todo el mundo. El confinamiento del 11 de marzo de 2020 fue anunciado como un medio para contener la supuesta “pandemia”. Tontería.

“Modelo matemático” en apoyo de una “cuarta ola”

Y ahora se está presentando un segundo “modelo matemático” autorizado para “justificar” otro confinamiento.

El mismo “científico” (Ferguson) ha sido llamado a diseñar un nuevo “modelo matemático” que se está utilizando para justificar un “confinamiento de la cuarta ola”.

La “suposición” errónea detrás del ejercicio de modelado es que la variante Delta es “mortal”.

“Un nuevo modelo para el comité de expertos SAGE del gobierno [al que pertenece Ferguson] ha puesto de relieve el riesgo de una “tercera ola sustancial” de infecciones y hospitalizaciones, …”. El panorama oficial es “ahora más pesimista”. (Informe de la BBC, junio de 2021, énfasis añadido).

Según el profesor Neil Ferguson:

“la variante Delta del coronavirus es entre un 30% y un 100% más transmisible que la variante anteriormente dominante”. (citado por The Guardian).

¿De dónde obtiene Ferguson sus datos y estimaciones? ¿La prueba RT-PCR defectuosa e inválida?

Lo que no menciona es que las variantes del virus son siempre “menos vigilantes” y “menos peligrosas” en comparación con el virus original. ¿Y cómo establece la “identidad” del virus original?

Tanto los funcionarios británicos como los del Reino Unido están insinuando la posibilidad de un confinamiento de la Cuarta Ola, programado tentativamente para el próximo otoño.

Según el director médico de Gran Bretaña, el profesor Chris Whitty (miembro del Comité SAGE)

“El NHS necesita prepararse para otro invierno difícil por delante ,con la posibilidad de un nuevo “aumento muy significativo de Covid”.

Según el subgrupo de modelado SPI-M del panel SAGE del gobierno (al que pertenecen Whitty y Ferguson):

“habría que reintroducir las restricciones”. … la variante Delta planteaba un “mayor riesgo de hospitalizaciones”

Estos anuncios son frívolos. Su intención es justificar medidas políticas drásticas (confinamiento, mascarilla, distanciamiento social, cierre de la actividad económica, interrupción de los servicios de salud), así como la aceleración del programa de vacunación y la represión del movimiento de protesta.

Además, las declaraciones de los funcionarios de salud británicos, estadounidenses y de la UE sobre la llamada propagación de “la variante más infecciosa del Delta” ahora también se están utilizando para justificar la implementación de políticas de confinamiento de la “Cuarta Ola” a nivel internacional en un gran número de países.

El Foro Económico Mundial al rescate

El Foro Económico Mundial (WEF), que representa a las élites financieras, desempeñó un papel clave en el lanzamiento del confinamiento del 11 de marzo de 2020. Y ahora lo que están diciendo es que es probable que ocurra otra devastadora crisis económica y social mundial a raíz de la pandemia de Covid-19.

El WEF ahora apunta a:

“Unciberataque con características similares a las de COVID”, que promete ser mucho más devastador y caótico que la pandemia de Covid-19.

El “Concepto 2021” del Foro Económico Mundial. Escenario de polígono cibernético

En los últimos acontecimientos, el Foro Económico Mundial (WEF) que copatrocinó el Evento 201, la simulación de mesa de la pandemia de coronavirus junto con John Hopkins y la Fundación Gates en octubre de 2019, ahora está involucrado en otro ejercicio estratégico titulado Concepto 2021. Este último se describe como una “iniciativa internacional de desarrollo de capacidades destinada a aumentar la resiliencia cibernética global. No es una simulación de mesa comparable al Evento 201.

El año pasado se llevó a cabo en el apogeo del confinamiento a través de videoconferencia. Este año, la Conferencia de 2021 “discutió los“riesgos clave de la digitalización”.

Los participantes en el Ejercicio del Polígono Cibernético incluyeron compañías de alta tecnología como IBM, numerosos bancos e instituciones financieras, compañías de Internet, agencias de seguridad cibernética, medios corporativos y gubernamentales, grupos de expertos, agencias de aplicación de la ley, incluida Interpol, con representantes de 48 países. El ejercicio es un medio obvio para asegurar socios confiables y desarrollar alianzas estratégicas. En este sentido, había numerosos representantes de Rusia y países de la antigua Unión Soviética, incluidos los principales intereses bancarios rusos, las empresas de comunicaciones y medios de comunicación. En total, 42 socios. Ningún socio corporativo / gubernamental de China.

También hubo un programa de entrenamiento con 200 equipos de 48 países.

Vídeo del WEF

Klaus Schwab, fundador y Director Ejecutivo del WEF y arquitecto del “Gran Reinicio” describe el escenario de crisis de la siguiente manera:

 El aterrador escenario de un ataque cibernético integral podría detener por completo el suministro de energía, el transporte, los servicios hospitalarios, nuestra sociedad en su conjunto. La crisis de COVID-19 se vería a este respecto como una pequeña perturbación en comparación con un ciberataque importante”. (sin cursivas en el original)

Jeremy Jurgens, Director General del WEF:

“Creo que habrá otra crisis. Será más significativo. Será más rápido de lo que hemos visto con COVID. El impacto será mayor y, como resultado, las implicaciones económicas y sociales serán aún más significativas”. (sin cursivas en el original)

Las implicaciones de estas audaces “predicciones” que representan los intereses del establishment financiero son de gran alcance.

Lo que describen es un escenario de caos económico y social que implica la interrupción de los sistemas de comunicaciones, Internet, las transacciones financieras y monetarias (incluido SWIFT), la red eléctrica, el transporte global, el comercio de productos básicos, etc., así como probables “dislocaciones geopolíticas”.

La sesión de apertura (julio de 2021) del Cyber Polygon 2021 fue conducida (video a continuación) por el Primer Ministro de la Federación Rusa Mikhail Mishustin junto con el Director General del WEF Klaus Schwab.

¿Es este escenario un ensayo general para una próxima crisis cibernética?

¿Por qué se excluyó a China del Ejercicio del Polígono Cibernético? Los principales socios eran del antiguo bloque soviético.

Vídeo. La sesión de apertura (julio de 2021).

La simulación realizada en julio de 2021 se titula Cyber Polygon 2021

¿Es un “Escenario de Ciberataque” contemplado por el establishment financiero?

Si bien no se puede especular, el asunto debe abordarse.

La variante Delta

¿Se utilizará la “mortal” variante Delta como pretexto para justificar el lanzamiento de una nueva fase de la crisis del coronavirus, lo que resultará en un nuevo proceso de enriquecimiento multimillonario junto con el aumento de las deudas públicas y privadas, la inflación, el desempleo y la pobreza?

Además, en esta coyuntura de una crisis en desarrollo, los gobiernos y los medios de comunicación están ahora involucrados en una campaña de miedo centrada en gran medida en las variantes “mortales” del SARS-CoV-2.

Con el fin de salvar vidas, las autoridades sanitarias están insinuando que si las Variantes no se controlan, se debe contemplar un confinamiento importante.

Esta narrativa se basa en mentiras y distorsiones descaradas. No hay evidencia científica derivada de la prueba RT-PCR defectuosa e inválida que se utiliza para sostener la “evidencia” de estas “variantes” mortales del SARS-CoV-2.

¿Es la agenda Covid parte de un proyecto hegemónico de Estados Unidos?

¿Es la crisis del covid diseñada por el establishment financiero parte de un proyecto hegemónico, relacionado con el control sobre sectores estratégicos de la economía global como lo describe el director general del WEF, Klaus Schwab?

¿Es un acto de guerra económica?

Es “imperialismo con rostro humano”, comprometido con “salvar vidas”.

Visiblemente, es parte de la agenda de política exterior del presidente Joe Biden. Tiene implicaciones geopolíticas y estratégicas.

La inteligencia estadounidense y el Pentágono (incluido DARPA), así como la OTAN, están directa o indirectamente involucrados en la crisis del coronavirus. Cyber Warfare ya está en la mesa de dibujo.

El confinamiento del 11 de marzo de 2020 que llevó al cierre de las economías nacionales en todo el mundo también ha sido fundamental para desestabilizar a varios países que se clasifican como “Enemigos de Estados Unidos”.

No hay necesidad de que Washington imponga sanciones fragmentas a Irán, Venezuela y Cuba. Estos países han respaldado la narrativa del covid. Han aceptado la “sanción final”,es decir, el cierre de su economía nacional como un medio para combatir “V el virus”.

La situación en Cuba es particularmente dramática. Como resultado del confinamiento de marzo de 2020, la industria turística de Cuba, que constituye la principal fuente de divisas del país, se destruye. Desde la década de 1980, los ingresos de divisas del turismo se han utilizado para importar alimentos. Y ahora, como resultado del cierre de la industria turística, Cuba está experimentando una grave escasez de alimentos.

Sin embargo, el gobierno cubano ha aceptado la “Gran Mentira” y ha respaldado el confinamiento que literalmente está destruyendo los logros de la Revolución Cubana.

Y desafortunadamente los intelectuales progresistas están totalmente ciegos. No solo apoyan la narrativa de Covid, sino que no entienden cómo las políticas de confinamiento de Covid, así como la mortal vacuna de ARNm, se están utilizando para desestabilizar y destruir países uno tras otro. Estos países ahora están totalmente controlados por los acreedores occidentales y las fundaciones multimillonarias.

Caos económico y social diseñado. ¿No es eso parte de un proyecto hegemónico estadounidense?

Bastilla 2.0: “Cambio de régimen real”

¿Cuál es la solución? Las complejidades de esta crisis deben abordarse, incluidas las estructuras de poder del capitalismo global.

Lo que también debe entenderse son los astutos mecanismos, incluidas las amenazas y los sobornos, que se utilizan sistemáticamente para tomar el control no solo de los políticos corruptos, sino de todo el tejido gubernamental de lo que solían ser “países soberanos”.

¿Se contempla un segundo confinamiento mundial? Debemos asegurarnos de que no se lleve a cabo, lo que significa que debemos enfrentarnos a los poderes de la llamada “gobernanza global”.

Los movimientos de protesta deben cuestionar la legitimidad tanto de los actores financieros como de los políticos en altos cargos:

La legitimidad de los políticos y sus poderosos patrocinadores corporativos debe ser cuestionada, incluidas las medidas del estado policial adoptadas para hacer cumplir el cierre de la actividad económica, la imposición de un pasaporte de vacuna digital, así como el uso de la máscara facial, el distanciamiento social, etc.

Esta red debe establecerse (a nivel nacional e internacional) en todos los niveles de la sociedad, en ciudades y pueblos, lugares de trabajo, parroquias. Los sindicatos, las organizaciones de agricultores, las asociaciones profesionales, las asociaciones empresariales, los sindicatos de estudiantes, las asociaciones de veteranos, los grupos eclesiásticos serían llamados a integrar este movimiento.

La primera tarea sería desactivar la campaña del miedo y la desinformación de los medios, así como poner fin al programa de vacunación contra el Covid de las grandes farmacéuticas.

Los medios corporativos deben ser desafiados directamente, sin apuntar específicamente a los periodistas convencionales, muchos de los cuales han recibido instrucciones de cumplir con la narrativa oficial. Este esfuerzo requeriría un proceso paralelo a nivel de base, de sensibilización y educación de los conciudadanos sobre la naturaleza del virus, los impactos de la vacuna y el confinamiento.

“Difundir la palabra” a través de las redes sociales y los medios de comunicación en línea independientes se llevará a cabo teniendo en cuenta que Google y Facebook son instrumentos de censura.

La creación de tal movimiento, que desafía enérgicamente la legitimidad de las élites financieras, así como las estructuras de autoridad política a nivel nacional, no es una tarea fácil. Requerirá un grado de solidaridad, unidad y compromiso sin precedentes en la historia mundial.

También requerirá romper las barreras políticas e ideológicas dentro de la sociedad (es decir, entre partidos políticos) y actuar con una sola voz.

También debemos entender que el “proyecto corona” es una parte integral de la agenda imperial de los Estados Unidos. Tiene implicaciones geopolíticas y estratégicas. También requerirá eventualmente desbancar a los arquitectos de esta diabólica “pandemia” y acusarlos de crímenes contra la humanidad. (Michel Chossudovsky, diciembre de 2020. Con algunos cambios menores)

Lo que se requiere es un “verdadero cambio de régimen”, la restauración de la democracia y lo que antes se llamaba “El Estado de Bienestar”.

La solidaridad debe prevalecer. Una tarea compleja y un compromiso por delante para toda la humanidad.

Sobre el autor

Michel Chossudovsky es un autor galardonado, profesor de Economía (emérito) en la Universidad de Ottawa, fundador y director del Centro de Investigación sobre la Globalización (CRG), Montreal, editor de Global Research.

Ha realizado investigaciones de campo en América Latina, Asia, Oriente Medio, África subsahariana y el Pacífico y ha escrito extensamente sobre las economías de los países en desarrollo con un enfoque en la pobreza y la desigualdad social. También ha realizado investigaciones en Economía de la Salud (Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (CEPAL), UNFPA, CIDA, OMS, Gobierno de Venezuela, John Hopkins International Journal of Health Services (1979, 1983)

Es autor de doce libros, entre ellos The Globalization of Poverty y The New World Order (2003), America’s “War on Terrorism” (2005), The Globalization of War, America’s Long War against Humanity (2015).

Es colaborador de la Enciclopedia Británica. Sus escritos han sido publicados en más de veinte idiomas. En 2014, fue galardonado con la Medalla de Oro al Mérito de la República de Serbia por sus escritos sobre la guerra de agresión de la OTAN contra Yugoslavia. Se puede contactar con él en crgeditor@yahoo.com

Véase Michel Chossudovsky, Nota biográfica

Artículos de Michel Chossudovsky sobre la investigación global

*

Nota para los lectores: Haga clic en los botones de compartir arriba o abajo. Síguenos en Instagram, @crg_globalresearch. Reenvía este artículo a tus listas de correo electrónico. Crosspost en su sitio de blog, foros de Internet. etc.

Fuente: https://www.globalresearch.ca/fake-delta-variant-fourth-wave-another-lockdown-upcoming-financial-crash-worldwide-economic-social-sabotage/5751819

Una profecía autocumplida: colapso sistémico y simulación de pandemias

Comentario de este blog: Esta guerra está llena de espigas, digo de aristas que las mantiene y erige un mismo tallo. Siempre he dicho que no se trataba de dinero, que ya lo poseían, que era otra cosa, como más poder o una especie de poder eterno, un juego de dioses, o más terrenal, un “capitalismo feudal” y un nuevo “neuro-capitalismo sanitario”. Con todo, hay que ir mirando con microscopio todas estas aristas, entre ellas, el colapso económico, por los que tienen el dinero pero más aún, por los que no lo tienen. Estamos en Guerra. El Globalismo contra el pueblo. Artículo importante.

POR FABIO VIGHI

Un año y medio después de la llegada de Virus, algunos pueden haber comenzado a preguntarse por qué las élites gobernantes generalmente sin escrúpulos decidieron congelar la máquina global de obtener ganancias frente a un patógeno que se dirige casi exclusivamente a los improductivos (mayores de 80 años). ¿Por qué tanto celo humanitario? Cui bono? Solo aquellos que no están familiarizados con las maravillosas aventuras de GloboCap pueden engañarse a sí mismos pensando que el sistema eligió cerrarse por compasión. Seamos claros desde el principio: los grandes depredadores del petróleo, las armas y las vacunas no podrían preocuparse menos por la humanidad.

Sigue el dinero

En tiempos pre-Covid, la economía mundial estaba al borde de otro colapso colosal. Aquí hay una breve crónica de cómo se estaba acumulando la presión:

Junio 2019: En su Informe Económico Anual, el Banco de Pagos Internacionales (BPI), con sede en Suiza, el “Banco Central de todos los bancos centrales”, hace sonar las alarmas internacionales. El documento destaca “el sobrecalentamiento […] en el mercado de préstamos apalancados”, donde “los estándares de crédito se han ido deteriorando” y “las obligaciones de préstamos garantizados (CLO) han aumentado, lo que recuerda el fuerte aumento de las obligaciones de deuda garantizada [CDO] que amplificaron la crisis subprime [en 2008]”. En pocas palabras, el vientre de la industria financiera está una vez más lleno de basura.

9 agosto 2019: El BPI publica un documento de trabajo en el que pide “medidas de política monetaria no convencionales” para “aislar a la economía real de un mayor deterioro de las condiciones financieras”. El documento indica que, al ofrecer “crédito directo a la economía” durante una crisis, los préstamos de los bancos centrales “pueden reemplazar a los bancos comerciales en la concesión de préstamos a las empresas”.

15 de agosto de 2019: Blackrock Inc., el fondo de inversión más poderoso del mundo (que administra alrededor de $ 7 billones en fondos de acciones y bonos), publica un libro blanco titulado Lidiar con la próxima recesión. Esencialmente, el documento instruye a la Reserva Federal de los Estados Unidos a inyectar liquidez directamente en el sistema financiero para evitar “una recesión dramática”. Una vez más, el mensaje es inequívoco: “Se necesita una respuesta sin precedentes cuando la política monetaria se agota y la política fiscal por sí sola no es suficiente. Esa respuesta probablemente implicará ‘ir directo'”: “encontrar formas de poner el dinero del banco central directamente en manos de los gastadores del sector público y privado” mientras se evita la “hiperinflación”. Los ejemplos incluyen la República de Weimar en la década de 1920, así como Argentina y Zimbabwe más recientemente”.

22-24 de agosto de 2019: Los banqueros centrales del G7 se reúnen en Jackson Hole, Wyoming, para discutir el documento de BlackRock junto con medidas urgentes para prevenir el colapso que se avecina. En las proféticas palabras de James Bullard, presidente de la Reserva Federal de San Luis: “Solo tenemos que dejar de pensar que el próximo año las cosas van a ser normales”.

15-16 de septiembre de 2019: La recesión se inaugura oficialmente por un aumento repentino en las tasas de repos (del 2% al 10,5%). ‘Repo’ es la abreviatura de ‘acuerdo de recompra’, un contrato en el que los fondos de inversión prestan dinero contra activos colaterales (normalmente valores del Tesoro). En el momento del intercambio, los operadores financieros (bancos) se comprometen a recomprar los activos a un precio más alto, generalmente de la noche a la mañana. En resumen, los repos son préstamos garantizados a corto plazo. Son la principal fuente de financiación para los comerciantes en la mayoría de los mercados, especialmente en la galaxia de los derivados. La falta de liquidez en el mercado de repos puede tener un efecto dominó devastador en todos los principales sectores financieros.

17 de septiembre de 2019: La Fed comienza el programa monetario de emergencia, inyectando cientos de miles de millones de dólares por semana en Wall Street, ejecutando efectivamente el plan “directo” de BlackRock. (Como era de esperar, en marzo de 2020 la Fed contratará a BlackRock para gestionar el paquete de rescate en respuesta a la “crisis de COVID-19”).

19 de septiembre de 2019: Donald Trump firma la Orden Ejecutiva 13887, que establece un Grupo de Trabajo Nacional de Vacunas contra la Influenza cuyo objetivo es desarrollar un “Plan nacional de 5 años (Plan) para promover el uso de tecnologías de fabricación de vacunas más ágiles y escalables y acelerar el desarrollo de vacunas que protejan contra muchos o todos los virus de la influenza”. Esto es para contrarrestar “una pandemia de gripe”, que, “a diferencia de la gripe estacional […] tiene el potencial de propagarse rápidamente por todo el mundo, infectar a un mayor número de personas y causar altas tasas de enfermedad y muerte en poblaciones que carecen de inmunidad previa”. Como alguien adivinó, la pandemia era inminente, mientras que en Europa también estaban en marcha los preparativos (ver aquí y aquí).

18 de octubre de 2019: En Nueva York, se simula una pandemia zoonótica global durante el Evento 201, un ejercicio estratégico coordinado por el Centro de Bioseguridad Johns Hopkins y la Fundación Bill y Melissa Gates.

21-24 de enero de 2020: La reunión anual del Foro Económico Mundial tiene lugar en Davos, Suiza, donde se discuten tanto la economía como las vacunas.

23 de enero de 2020: China pone Wuhan y otras ciudades de la provincia de Hubei en confinamiento.

11 de marzo de 2020: El director general de la OMS llama al Covid-19 una pandemia. El resto es historia.

Unir los puntos es un ejercicio bastante simple. Si lo hacemos, podríamos ver surgir un esquema narrativo bien definido, cuyo resumen sucinto dice lo siguiente: los bloqueos y la suspensión global de las transacciones económicas tenían la intención de 1) Permitir que la Fed inundara los mercados financieros enfermos con dinero recién impreso mientras aplazaba la hiperinflación; y 2) Introducir programas de vacunación masiva y pasaportes sanitarios como pilares de un régimen neofeudal de acumulación capitalista. Como veremos, los dos objetivos se funden en uno solo.

En 2019, la economía mundial estuvo plagada de la misma enfermedad que había causado la crisis crediticia de 2008. Se estaba asfixiando bajo una montaña insostenible de deuda. Muchas empresas públicas no podían generar suficientes beneficios para cubrir el pago de intereses de sus propias deudas y se mantenían a flote sólo mediante la adopción de nuevos préstamos. Las “empresas zombis” (con baja rentabilidad interanual, caída de la facturación, márgenes reducidos, flujo de caja limitado y balance altamente apalancado) estaban aumentando en todas partes. El colapso del mercado de repos de septiembre de 2019 debe ubicarse dentro de este frágil contexto económico.

Cuando el aire está saturado de materiales inflamables, cualquier chispa puede causar la explosión. Y en el mágico mundo de las finanzas, tout se tient:un aleteo de las alas de una mariposa en un determinado sector puede hacer que todo el casa de naipes se derrumbe. En los mercados financieros impulsados por préstamos baratos, cualquier aumento en las tasas de interés es potencialmente catastrófico para los bancos, los fondos de cobertura, los fondos de pensiones y todo el mercado de bonos del gobierno, porque el costo de los préstamos aumenta y la liquidez se agota. Esto es lo que sucedió con el ‘repocalypse’ de septiembre de 2019: las tasas de interés se dispararon a 10.5% en cuestión de horas, estalló el pánico afectando a futuros, opciones, divisas y otros mercados donde los operadores apuestan pidiendo prestado a los repos. La única forma de desactivar el contagio era arrojando tanta liquidez como fuera necesario al sistema, como helicópteros que arrojan miles de galones de agua en un incendio forestal. Entre septiembre de 2019 y marzo de 2020, la Fed inyectó más de 9 billones de dólares en el sistema bancario, lo que equivale a más del 40% del PIB estadounidense.

Por lo tanto, la narrativa dominante debe revertirse: el mercado de valores no colapsó (en marzo de 2020) porque se tuvieron que imponer confinamientos; más bien, hubo que imponer confinamientos porque los mercados financieros estaban colapsando. Con los confinamientos llegó la suspensión de las transacciones comerciales, que drenó la demanda de crédito y detuvo el contagio. En otras palabras, la reestructuración de la arquitectura financiera a través de una política monetaria extraordinaria dependía de que se apagara el motor de la economía. Si la enorme masa de liquidez inyectada en el sector financiero hubiera alcanzado transacciones sobre el terreno, se habría desatado un tsunami monetario con consecuencias catastróficas.

Como afirma la economista Ellen Brown, fue “otro rescate”, pero esta vez “al amparo de un virus”. Del mismo modo, John Titus y Catherine Austin Fitts señalaron que la “varita mágica” Covid-19 permitió a la Fed ejecutar el plan “directo” de BlackRock, literalmente: llevó a cabo una compra sin precedentes de bonos del gobierno, mientras que, en una escala infinitesimalmente menor, también emitió “préstamos COVID” respaldados por el gobierno a las empresas. En resumen, solo un coma económico inducido proporcionaría a la Fed el espacio para desactivar la bomba de tiempo que se está desvaneciendo en el sector financiero. Examinado por la histeria colectiva, el banco central de los Estados Unidos tapó los agujeros en el mercado de préstamos interbancarios, esquivando la hiperinflación, así como el “Consejo de Supervisión de la Estabilidad Financiera” (la agencia federal para monitorear el riesgo financiero creado después del colapso de 2008), como se discute aquí. Sin embargo, el plan de “ir directo” también debe enmarcarse como una medida desesperada, ya que solo puede prolongar la agonía de una economía global cada vez más rehén de la impresión de dinero y la inflación artificial de los activos financieros.

En el corazón de nuestra situación se encuentra un callejón sin salida estructural insuperable. La financiarización apalancada en la deuda es la única línea de vuelo del capitalismo contemporáneo, la inevitable ruta de escape hacia adelante para un modelo reproductivo que ha alcanzado su límite histórico. Los capitales se dirigen a los mercados financieros porque la economía basada en el trabajo es cada vez menos rentable. ¿Cómo llegamos a esto?

La respuesta se puede resumir de la siguiente manera: 1. La misión de la economía de generar plusvalía es tanto el impulso para explotar la fuerza de trabajo como para expulsarla de la producción. Esto es lo que Marx llamó la “contradicción en movimiento” del capitalismo. [1] Si bien constituye la esencia de nuestro modo de producción, esta contradicción hoy es contraproducente, convirtiendo la economía política en un modo de devastación permanente. 2. La razón de este cambio de fortuna es el fracaso objetivo de la dialéctica trabajo-capital: la aceleración sin precedentes en la automatización tecnológica desde la década de 1980 hace que se expulse más fuerza de trabajo de la producción que (re)absorbida. La contracción del volumen de salarios significa que el poder adquisitivo de una parte creciente de la población mundial está disminuyendo, con la deuda y la miseria como consecuencias inevitables. 3. A medida que se produce menos plusvalía, el capital busca rendimientos inmediatos en el sector financiero apalancado por la deuda en lugar de en la economía real o invirtiendo en sectores socialmente constructivos como la educación, la investigación y los servicios públicos.

La conclusión es que el cambio de paradigma en curso es la condición necesaria para la supervivencia (distópica) del capitalismo, que ya no es capaz de reproducirse a través del trabajo asalariado masivo y la utopía consumista concomitante. La agenda de la pandemia fue dictada, en última instancia, por la implosión sistémica: la caída de la rentabilidad de un modo de producción que la automatización desenfrenada está haciendo obsoleto. Por esta razón inmanente, el capitalismo depende cada vez más de la deuda pública, los bajos salarios, la centralización de la riqueza y el poder, un estado de emergencia permanente y las acrobacias financieras.

Si ‘seguimos el dinero’, veremos que el bloqueo económico atribuido desviadamente al Virus ha logrado resultados nada despreciables, no solo en términos de ingeniería social, sino también de depredación financiera. Rápidamente destacaré cuatro de ellos.

1) Como se anticipó, ha permitido a la Fed reorganizar el sector financiero imprimiendo un flujo continuo de miles de millones de dólares de la nada; 2) Ha acelerado la extinción de las pequeñas y medianas empresas, permitiendo a los grandes grupos monopolizar los flujos comerciales; 3) Ha deprimido aún más los salarios laborales y ha facilitado ahorros significativos de capital a través del “trabajo inteligente” (que es particularmente inteligente para aquellos que lo implementan); 4) Ha permitido el crecimiento del comercio electrónico, la explosión de big tech y la proliferación del dólar farmacéutico, que también incluye la muy despreciada industria del plástico, que ahora produce millones de nuevas máscaras faciales y guantes cada semana, muchos de los cuales terminan en los océanos (para deleite de los “nuevos distribuidores verdes”). Solo en 2020, la riqueza de los aproximadamente 2.200 multimillonarios del planeta creció en 1,9 billones de dólares,un aumento sin precedentes históricos. Todo ello gracias a un patógeno tan letal que, según datos oficiales, solo el 99,8% de los infectados sobreviven (ver aquí y aquí),la mayoría de ellos sin experimentar ningún síntoma.

Hacer el capitalismo de manera diferente

El motivo económico del whodunit Covid debe situarse en un contexto más amplio de transformación social. Si rascamos la superficie de la narrativa oficial, un escenario neofeudal comienza a tomar forma. Masas de consumidores cada vez más improductivos están siendo reglamentados y dejados de lado, simplemente porque Mr Global ya no sabe qué hacer con ellos. Junto con los subempleados y los excluidos, las clases medias empobrecidas son ahora un problema que debe manejarse con el palo de los confinamientos, los toques de queda, la vacunación masiva, la propaganda y la militarización de la sociedad, en lugar de con la zanahoria del trabajo, el consumo, la democracia participativa, los derechos sociales (reemplazados en el imaginario colectivo por los derechos civiles de las minorías) y las “vacaciones bien merecidas”.

Por lo tanto, es delirante creer que el propósito de los confinamientos es terapéutico y humanitario. ¿Cuándo se ha preocupado el capital por la gente? La indiferencia y la misantropía son los rasgos típicos del capitalismo, cuya única pasión real es la ganancia, y el poder que viene con ella. Hoy en día, el poder capitalista se puede resumir con los nombres de los tres fondos de inversión más grandes del mundo: BlackRock, Vanguard y State Street Global Advisor. Estos gigantes, que se encuentran en el centro de una enorme galaxia de entidades financieras, gestionan una masa de valor cercana a la mitad del PIB mundial y son accionistas importantes en alrededor del 90% de las empresas que cotizan en bolsa. A su alrededor gravitan instituciones transnacionales como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Foro Económico Mundial, la Comisión Trilateral y el Banco de Pagos Internacionales, cuya función es coordinar el consenso dentro de la constelación financiera. Podemos asumir con seguridad que todas las decisiones estratégicas clave – económicas, políticas y militares – están al menos fuertemente influenciadas por estas élites. ¿O queremos creer que Virus los ha tomado por sorpresa? Más bien, el SARS-CoV-2 , que, según la admisión de los CDC y la Comisión Europea, nunca ha sido aislado ni purificado, es el nombre de un arma especial de guerra psicológica que se desplegó en el momento de mayor necesidad.

¿Por qué deberíamos confiar en un mega cártel farmacéutico (la OMS) que no se encarga de la “salud pública”, sino de comercializar productos privados en todo el mundo a las tasas más rentables posibles? Los problemas de salud pública se derivan de las pésimas condiciones de trabajo, la mala nutrición, el aire, el agua y la contaminación de los alimentos, y sobre todo de la pobreza desenfrenada; sin embargo, ninguno de estos “patógenos” está en la lista de preocupaciones humanitarias de la OMS. Los inmensos conflictos de intereses entre los depredadores de la industria farmacéutica, las agencias médicas nacionales y supranacionales, y los cínicos ejecutores políticos, es ahora un secreto a voces. No es de extrañar que el día en que el COVID-19 fue clasificado como una pandemia, el WEF, junto con la OMS, lanzó la Plataforma de Acción Covid, una coalición de “protección de la vida” dirigida por más de 1.000 de las empresas privadas más poderosas del mundo.

Lo único que importa para la camarilla que dirige la orquesta de emergencias sanitarias es alimentar la maquinaria lucrativa, y cada movimiento está planeado para este fin, con el apoyo de un frente político y mediático motivado por el oportunismo. Si la industria militar necesita guerras, la industria farmacéutica necesita enfermedades. No es casualidad que la “salud pública” sea, con mucho, el sector más rentable de la economía mundial, en la medida en que las grandes farmacéuticas gastan aproximadamente tres veces más que las grandes petroleras y el doble que las grandes tecnológicas en cabildeo. La demanda potencialmente interminable de vacunas y brebajes genéticos experimentales ofrece a los cárteles farmacéuticos la perspectiva de flujos de ganancias casi ilimitados, especialmente cuando están garantizados por programas de vacunación masiva subsidiados con dinero público (es decir, por más deuda que caerá sobre nuestras cabezas).

¿Por qué todos los tratamientos contra el Covid han sido prohibidos o saboteados penalmente? Como admite cándidamente la FDA, el uso de vacunas de emergencia solo es posible si “no hay alternativas adecuadas, aprobadas y disponibles”. Un caso de verdad oculto a plena vista. Además, la actual religión de la vacuna está estrechamente vinculada al aumento del dólar farmacéutico, que, al alimentarse de pandemias, está listo para emular las glorias del ‘petrodólar’, permitiendo a los Estados Unidos continuar ejerciendo la supremacía monetaria global. ¿Por qué toda la humanidad (¡incluidos los niños!) inyectar “vacunas” experimentales con efectos adversos cada vez más preocupantes pero sistemáticamente minimizados, cuando más del 99% de los infectados, la gran mayoría asintomáticos, se recuperan? La respuesta es obvia: porque las vacunas son el becerro de oro del tercer milenio, mientras que la humanidad es material de explotación de “última generación” en modalidad de conejillo de indias.

Ante este contexto, la puesta en escena de la pantomima de emergencia triunfa a través de una manipulación inaudita de la opinión pública. Cada “debate público” sobre la pandemia está descaradamente privatizado,o más bien monopolizado por la creencia religiosa en comités técnico-científicos financiados por las élites financieras. Toda “discusión libre” está legitimada por la adhesión a protocolos pseudocientíficas cuidadosamente purgados del contexto socioeconómico: uno “sigue a la ciencia” mientras finge no saber que “la ciencia sigue al dinero”. La famosa declaración de Karl Popper de que la “ciencia real” solo es posible bajo la égida del capitalismo liberal en lo que él llamó “la sociedad abierta”,[1] ahora se está haciendo realidad en la ideología globalista que anima, entre otros, la Open Society Foundation de George Soros. La combinación de “ciencia real” y “sociedad abierta e inclusiva” hace que la doctrina Covid sea casi imposible de desafiar.

Para el COVID-19, entonces, podríamos imaginar la siguiente agenda. Se prepara una narrativa ficticia basada en un riesgo epidémico presentado de tal manera que promueva el miedo y el comportamiento sumiso. Lo más probable es que se trata de un caso de reclasificación diagnóstica. Todo lo que se necesita es un virus de la gripe epidemiológicamente ambiguo, sobre el que construir una historia agresiva de contagio relacionable con áreas geográficas donde el impacto de las enfermedades respiratorias o vasculares en la población anciana e inmunocomprometa es alto, tal vez con el agravante de la fuerte contaminación. No hay necesidad de recuperar mucho, dado que las unidades de cuidados intensivos en los países ‘avanzados’ ya habían colapsado en los años previos a la llegada del Covid, con picos de mortalidad para los que nadie había soñado con exhumar la cuarentena. En otras palabras, los sistemas de salud pública ya habían sido demolidos y, por lo tanto, preparados para el escenario de pandemia.

Pero esta vez hay un método en la locura: se declara un estado de emergencia, que desencadena el pánico, causando a su vez la obstrucción de hospitales y residencias de ancianos (con alto riesgo de sepsis), la aplicación de protocolos nefastos y la suspensión de la atención médica. Et voilà, ¡el virus asesino se convierte en una profecía autocumplida! La propaganda que se extiende por los principales centros de poder financiero (especialmente América del Norte y Europa) es esencial para mantener el “estado de excepción” (Carl Schmitt), que se acepta inmediatamente como la única forma posible de racionalidad política y existencial. Poblaciones enteras expuestas al intenso bombardeo mediático se rinden a través de la autodisciplina, adhiriéndose con grotesco entusiasmo a formas de “responsabilidad cívica” en las que la coerción se transforma en altruismo.

Todo el guión de la pandemia, desde la ‘curva de contagio’ hasta las ‘muertes por Covid’, se basa en la prueba PCR, que fue autorizada para la detección del SARS-CoV-2 por un estudio elaborado en tiempo récord por encargo de la OMS. Como muchos ya sabrán, la falta de fiabilidad diagnóstica de la prueba PCR fue denunciada por su propio inventor, el premio Nobel Kary Mullis (lamentablemente fallecida el 7 de agosto de 2019), y recientemente reiterada por, entre otros, 22 expertos de renombre internacional que exigieron su eliminación por claros defectos científicos. Obviamente, la solicitud cayó en oídos sordos.

La prueba PCR es el motor de la pandemia. Funciona a través de los infames ‘umbrales de ciclo’: cuantos más ciclos haces, más falsos positivos (infecciones, muertes por Covid) produces, como incluso el gurú Anthony Fauci admitió imprudentemente cuando afirmó que los hisopos no valen nada por encima de los 35 ciclos. Ahora, ¿por qué durante la pandemia se realizaron rutinariamente amplificaciones de 35 ciclos o más en laboratorios de todo el mundo? Incluso el New York Times, ciertamente no una guarnda de peligrosos negadores del Covid, planteó esta pregunta clave el verano pasado. Gracias a la sensibilidad del hisopo, la pandemia se puede encender y apagar como un grifo, lo que permite al régimen de salud ejercer un control total sobre el “monstruo numerológico” de los casos y muertes por Covid, los instrumentos clave del terror cotidiano.

Todo este alarmismo continúa hoy, a pesar de la flexibilización de algunas medidas. Para entender por qué, deberíamos volver al motivo económico. Como se ha señalado, varios billones de efectivo recién impreso han sido creados con unos pocos clics de un ratón por los bancos centrales e inyectados en los sistemas financieros, donde en gran parte han permanecido. El objetivo de la ola de impresión era tapar las calamitosas brechas de liquidez. La mayor parte de este “dinero del árbol mágico” todavía está congelado dentro del sistema bancario en la sombra, las bolsas de valores y varios esquemas de moneda virtual que no están destinados a ser utilizados para el gasto y la inversión. Su función es únicamente proporcionar préstamos baratos para la especulación financiera. Esto es lo que Marx llamó “capital ficticio”, que continúa expandiéndose en un bucle orbital que ahora es completamente independiente de los ciclos económicos en el suelo.

La conclusión es que no se puede permitir que todo este efectivo inunde la economía real, ya que esta última se sobrecalentaría y desencadenaría la hiperinflación. Y aquí es donde Virus sigue siendo útil. Si inicialmente sirvió para “aislar la economía real” (para citar nuevamente el documento del BIS), ahora supervisa su reapertura tentativa, caracterizada por la sumisión al dogma de la vacunación y los métodos cromáticos de regimentación masiva, que pronto pueden incluir bloqueos climáticos. ¿Recuerdas cómo nos dijeron que solo las vacunas nos devolverían nuestra “libertad”? De manera demasiado predecible, ahora descubrimos que el camino hacia la libertad está lleno de “variantes”, es decir, iteraciones de Virus. Su propósito es aumentar el “recuento de casos” y, por lo tanto, prolongar los estados de emergencia que justifican la producción de dinero virtual de los bancos centrales destinado a monetizar la deuda y financiar los déficits. En lugar de volver a los tipos de interés normales, las élites optan por normalizar la emergencia sanitaria alimentando el fantasma del contagio. Por lo tanto, la tan publicitada “reducción” (reducción del estímulo monetario) puede esperar, al igual que Pandexit.

En la UE, por ejemplo, el «programa de compras de emergencia pandémica» del Banco Central Europeo de 1,85 billones de euros, conocido como PEPP, se prevé que continúe hasta marzo de 2022. Sin embargo, se ha insinuado que podría necesitar extenderse más allá de esa fecha. Mientras tanto, la variante Delta está causando estragos en la industria de viajes y turismo, con nuevas restricciones (incluida la cuarentena) que interrumpen la temporada de verano. Una vez más, parece que estamos atrapados dentro de una profecía autocumplida (especialmente si, como el premio Nobel Luc Montagnier y muchos otros han insinuado, las variantes, por leves que sean, son la consecuencia de agresivas campañas de vacunación masiva). Cualquiera que sea el caso, el punto fundamental es que el Virus sigue siendo necesario para el capitalismo senil, cuya única posibilidad de supervivencia depende de generar un cambio de paradigma del liberalismo al autoritarismo oligárquico.

Si bien su crimen está lejos de ser perfecto, los orquestadores de este golpe global deben, sin embargo, ser acreditados con una cierta brillantez sádica. Su prestidigitación tuvo éxito, tal vez incluso más allá de las expectativas. Sin embargo, cualquier poder que apunte a la totalización está destinado al fracaso, y esto se aplica también a los sumos sacerdotes de la religión Covid y a los títeres institucionales que han movilizado para desplegar el psyop de emergencia sanitaria. Después de todo, el poder tiende a engañarse a sí mismo acerca de su omnipotencia. Aquellos sentados en la sala de control no se dan cuenta de hasta qué punto su dominio es incierto. Lo que no ven es que su autoridad depende de una “misión superior”, a la que permanecen parcialmente ciegos, a saber, la auto reproducción anónima de la matriz capitalista. El poder de hoy reside en la máquina lucradora cuyo único propósito es continuar su viaje imprudente, lo que podría conducir a la extinción prematura del Homo sapiens. Las élites que han estafado al mundo en la obediencia al Covid son la manifestación antropomórfica del autómata capitalista, cuya invisibilidad es tan astuta como la del propio Virus. Y la novedad de nuestra era es que la “sociedad encerrada” es el modelo que mejor garantiza la reproducibilidad de la máquina capitalista, independientemente de su destino distópico.

Notas:

[1] Karl Marx, Grundrisse (Londres: Penguin, 1993), 706.

[2] Karl Popper, The Open Society and its Enemies,2 volúmenes (Princeton: Princeton UP, 2013).

Fuente: http://thephilosophicalsalon.com/a-self-fulfilling-prophecy-systemic-collapse-and-pandemic-simulation/

La Red De Dinero Oscuro E Influencia De Bill Gates

PARTE 1: Conformación Narrativa Filantrópica (The Last American Vagabond)

En los primeros meses de 2020, el magnate de los negocios y multimillonario Bill Gates vio cómo su popularidad se disparaba por las nubes. Según YouGov, el 58 por ciento de los estadounidenses encuestados sobre Gates tenían una opinión positiva de él, es igualmente querido por hombres y mujeres, y tanto los Boomers como los Millennials lo adoran. La popularidad de Gates podría haber aumentado debido a que un documental viral de Netflix sobre su vida se estrenó a finales de 2019. Combine esa prensa positiva con una ola de entrevistas en los medios de comunicación que buscan la guía del hombre que “predijo” la próxima gran pandemia, y listo – Bill Gates es un superhéroe aquí para salvar al planeta de la inminente fatalidad.

Por supuesto, esta visión bastante caricaturesca ignora varios hechos incontrovertibles, y algunas teorías fuertes sobre las verdaderas intenciones de Gates. En primer lugar, los hechos. Bill Gates ha utilizado su inmensa riqueza para ganar influencia y tiempo en los medios de comunicación, difundiendo su mensaje de solucionar problemas de salud global mientras continúa ganando miles de millones. Usando la Fundación Bill y Melinda Gates para repartir subvenciones y donaciones, Gates ha creado una red de organizaciones que deben su presupuesto a la fundación o responden directamente a Gates. Al rastrear las inversiones de la Fundación y las relaciones de Gates, podemos ver que casi todas las personas involucradas en la lucha contra el COVID-19 están vinculadas a Gates o a su fundación por dos grados o menos. Esto le da a Bill Gates y su fundación una influencia indiscutida sobre la respuesta a la pandemia. Igualmente preocupante es el llamado de Gates para el bloqueo global hasta que el mundo entero haya sido vacunado y se le haya dado un certificado digital para probar la inmunidad.

Ahora, las teorías: al escuchar cuidadosamente varios discursos y declaraciones hechas por Gates, queda claro que tiene una inclinación por discutir la reducción del crecimiento de la población. A pesar de que los “verificadores de hechos” afirman que las palabras de Gates han sido sacadas de contexto, sus palabras hablan por sí mismas. Él cree que la población debe reducirse o evitarse que crezca, y cree que esto se puede hacer con vacunas y atención médica.

Mientras tratamos de despegar las capas de acrobacias de relaciones públicas y piezas de calado que adulan a Bill Gates, esperamos ilustrar que el hombre que está siendo apuntalado en el escenario global y vendido a la gente como su salvador, es cualquier cosa menos. A pesar del aparente crecimiento en el apoyo a Bill Gates, también hay evidencia en las redes sociales de que la gente está comenzando a cuestionarlo y desafiar la narrativa del salvador. Este es el primer paso para desentrañar la Red de Dinero Oscuro y Manipulación de Bill Gates.

La influencia global de la Fundación Bill y Melinda Gates

En 1994, según la historia, Bill Gates le pidió a su padre, William Gates Sr., que lo ayudara a “mejorar la salud reproductiva e infantil” fundando y dirigiendo la Fundación William H. Gates. Gates Sr. estuvo de acuerdo y en el año 2000, la Fundación se fusionó con la Gates Learning Foundation para convertirse en la Fundación Bill y Melinda Gates. Según la Fundación, Bill Gates ha donado 36 mil millones de dólares de su riqueza personal a la fundación. Se estima que la Fundación está valorada en $46.8 mil millones.

Durante las últimas dos décadas, la Fundación ha invertido en una serie de empresas y proyectos controvertidos mientras persigue su objetivo de mejorar la salud mundial y el acceso a las vacunas y la atención reproductiva. Todo esto se ha hecho como parte del plan de Gates para remodelar su imagen pública como la de un multimillonario amable y amable cuyo único objetivo es ayudar al mundo. La realidad es mucho más sospechosa.

Tomemos, por ejemplo, el documental de Netflix mencionado anteriormente,Inside Bill’s Brain: Decoding Bill Gates. En lugar de ser una mirada genuina a la vida y la personalidad de Gates, el documental no reconoció los conflictos de intereses que podrían retratar la película – y Bill Gates – bajo una luz diferente. En una reciente investigación explosiva que examina el alcance del dinero de Gates, The Nation señaló que, “en el primer episodio, el director Davis Guggenheim subraya el intelecto expansivo de Gates al entrevistar a Bernie Noe, descrito como un amigo de Gates”. Noe continúa diciendo que Gates lee 150 páginas por hora con un 90 por ciento de retención. Sin embargo, The Nation informó: “Guggenheim no le dice a las audiencias que Noe es el director de Lakeside School, una institución privada a la que la Fundación Bill y Melinda Gates ha dado $ 80 millones”. Casualmente, esta es la misma escuela a la que asisten los hijos de los Gates.

Por supuesto, el uso de la riqueza de las fundaciones para influir en la cobertura de los medios no es nuevo para Bill Gates. Aunque The Guardian reclama independencia editorial, su sección de Desarrollo Global está financiada en parte por The Gates Foundation. La fundación también ha dado más de $ 9 millones a The Guardian, más de $ 3 millones a NBC Universal, más de $ 4 millones al periódico francés Le Monde, más de $ 4.5 millones a NPR, $ 1 millón a Al-Jazeera y $ 49 millones al programa Media Action de la BBC. A la luz de estas inversiones, es fácil entender cómo Gates pudo organizar rápidamente una gira de conferencias de sus medios de comunicación favoritos.

Los medios de comunicación corporativos no son los únicos beneficiarios de la fundación Gates. También han invertido en tecnologías y compañías controvertidas, como Monsanto, geoingeniería, tecnología 5G y vacunas.

MintPress News informó recientemente sobre cómo la Fundación Gates ayudó al gigante farmacéutico y químico altamente controvertido Monsanto Corporation a “ganar un punto de apoyo más fuerte en África”. Mpn también señala que la fundación financió un “ensayo clínicodefectuoso de la vacuna contra el VPH en la India en 2009, donde 23.000 niñas empobrecidas de entre 9 y 15 años estuvieron expuestas a medicamentos potencialmente letales sin siquiera el consentimiento de sus padres, lo que llevó a siete muertes”.

En 2010, también se informó que desde 2007, Gates había dado $ 4.5 millones para estudiar métodos de geoingeniería para alterar la estratosfera para reflejar la energía solar, técnicas para filtrar el dióxido de carbono directamente de la atmósfera y el brillo de las nubes del océano. La geoingeniería es la manipulación deliberada a escala masiva del clima con el propósito declarado de reducir el calentamiento en el planeta. The Guardian señaló previamente que Gates da “unasuma no revelada” al defensor de la geoingeniería y profesor de Harvard David Keith. Gates también posee una participación mayoritaria en la compañía de geoingeniería de Keith, Carbon Engineering. El prominente investigador de geoingeniería Ken Caldeira dice que recibe $ 375,000 al año de Gates y trabaja para Intellectual Ventures, una compañía privada de investigación de geoingeniería propiedad parcial de Gates y dirigida por Nathan Myhrvold, ex jefe de tecnología de Microsoft.

La Fundación también ha invertido 10 millones de dólares en el desarrollo de antenas que acelerarán el despliegue de la controvertida tecnología celular de 5ª generación, también conocida como 5G.

Las preocupaciones en torno a la fortuna de Bill Gates y su uso de la Fundación Bill y Melinda Gates para influir en proyectos de mascotas no es la única preocupación expresada por los críticos de la fundación. El más grande – y más inmediato – es que los multimillonarios no electos como Gates están usando sus fortunas para dar forma a las políticas públicas utilizando sus fundaciones filantrópicas. Este método de invertir miles de millones de dólares en forma de donaciones de caridad deducibles de impuestos a compañías privadas está permitiendo a Gates dar forma a la política y las ganancias al mantener acciones en las mismas compañías apoyadas por la Fundación Gates.

Una investigación reciente de The Nation descubrió más de 19,000 subvenciones caritativas de la Fundación Gates en las últimas dos décadas. También encontraron $ 2 mil millones en estas donaciones caritativas deducibles de impuestos a empresas privadas. Las compañías que reciben estas donaciones incluyen GlaxoSmithKline, Unilever, IBM y NBC Universal Media. La Nación señaló que la Fundación Gates ha dado 250 millones de dólares a compañías de medios y “otros grupos para influir en las noticias”.

La Nación encontró cerca de $ 250 millones en donaciones caritativas de la Fundación Gates a compañías en las que la fundación tiene acciones y bonos corporativos: Merck, Novartis, GlaxoSmithKline, Vodafone, Sanofi, Ericsson, LG, Medtronic, Teva y numerosas nuevas empresas.

Es posible que vea la declaración anterior y pregunte, “¿cómo puede ser esto legal? ¿No es un conflicto de intereses mantener acciones en una empresa a la que también se dan donaciones libres de impuestos?” El simple hecho es que no hay reglas o leyes en contra de hacer exactamente lo que la Fundación Bill y Melinda Gates están haciendo. Si bien algunos podrían argumentar que el esquema de Bill Gates es brillante – donar su fortuna mediante la formación de una fundación que puede dar donaciones deducibles de impuestos a las empresas que en parte posee y cosechar ganancias, mientras que evitar los impuestos – que le está permitiendo ocultar su dinero en una miríada de maneras. Se ha vuelto casi imposible rastrear cada donación, inversión u otra asociación.

La Nación concluyó, “es difícil ignorar las ocasiones en que sus actividades caritativas parecen servir principalmente a intereses privados, incluidos los suyos, apoyando las escuelas a las que asisten sus hijos, las compañías que su fundación posee en parte y los grupos de interés especial que defienden a los estadounidenses ricos, al tiempo que generan miles de millones de dólares en ahorros fiscales”.

Otros hechos notables de la investigación incluyen que la “dotación de $ 50 mil millones de la Fundación Gates ha generado $ 28.5 mil millones en ingresos de inversión en los últimos cinco años”, mientras que solo regala $ 23.5 mil millones en subvenciones caritativas. Además, una investigación de 2007 de LA Times encontró que la organización estaba involucrada en préstamos hipotecarios de alto riesgo y hospitales con fines de lucro que, según los informes, realizaron cirugías innecesarias. Según los informes, la Fundación Gates también invierte en compañías de chocolate que utilizan mano de obra infantil.

Sería un error ver a la Fundación Bill y Melinda Gates como un mero recipiente para que un hombre rico esconda su dinero y obtenga ganancias inconmensurables. No, la Fundación es “más que una colección de subvenciones y proyectos”, dice el Dr. David McCoy, médico de salud pública e investigador del University College de Londres y asesor del Movimiento por la Salud popular. McCoy dice que la Fundación “opera a través de una red interconectada de organizaciones e individuos en el mundo académico y los sectores de ONG y negocios” que permite a Bill Gates “aprovechar” la influencia” en una especie de “pensamiento grupal”.

En la parte 2 de esta investigación examinaremos la miríada de conexiones entre Bill Gates, su fundación y los muchos actores involucrados en la respuesta al COVID-19. También intentaremos responder a la pregunta esencial: ¿Es Bill Gates una fuerza para el bien o una fuerza para el daño?

Fuente: La red de dinero oscuro e influencia de Bill Gates – Parte 1: Conformación narrativa filantrópica (thelastamericanvagabond.com)

PARTE 2: La Operación COVID-19

Antes de sumergirnos en la actual crisis del COVID-19, se necesita un poco más de información sobre Gates. En la última pieza discutimos la historia de las inversiones de la Fundación Gates. Lo que es importante tener en cuenta es que al usar la Fundación como la organización principal, Gates puede donar e influir en hospitales, universidades, medios de comunicación, gobiernos y organizaciones de salud. La Fundación claramente tiene la capacidad de dar forma a las decisiones tomadas por algunas de las instituciones que financian, incluso cuando estas decisiones van en contra de los deseos de las masas que dicen estar ayudando.

Por ejemplo, en 2017 Independent Science News publicó un informe que detallaba cómo la Fundación Bill y Melinda Gates pagó a la firma de relaciones públicas Emerging Ag $ 1.6 millones para “reclutar a una coalición encubierta de académicos para manipular un proceso de toma de decisiones de la ONU sobre las unidades genéticas”. Los correos electrónicos publicados por la Solicitud de la Ley de Libertad de Información revelan que el esfuerzo de reclutamiento de gates fue parte de un plan para “luchar contra los defensores de la moratoria de la impulsión genética”. Las unidades genéticas son una controvertida tecnología de extinción genética promovida como una forma de eliminar los mosquitos con malaria, plagas agrícolas y especies invasoras.

En el Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica de 2016, 179 organizaciones internacionales pidieron una moratoria de la ONU sobre las unidades genéticas. Los opositores a esta tecnología también distribuyeron una carta, “Un llamado a la conservación con conciencia: no hay lugar para las unidades genéticas en la conservación”, firmada por 30 líderes ambientales que pidieron un “alto a todas las propuestas para el uso de tecnologías de impulso genético, pero especialmente en la conservación”. La Fundación Gates está fuertemente invertida en tecnología de conducción genética y no estaba contenta de ver un retroceso diverso y unificado contra la conducción de genes. La Fundación contrató a Emerging Ag , que tiene su propia red de conexiones con Big Pharma y Big Ag , para cerrar los opositores a la conducción de genes. Emerging Ag tuvo éxito y la moratoria fue derribada.

Coincidentemente, en 2016, la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos publicó un informe sobre la conducción de genes que fue cofinanciado por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) y la Fundación Bill y Melinda Gates. DARPA también se invierte en la investigación de la unidad genética. Como señaló The Guardian después de la publicación del informe nas:

“La misma agencia de investigación de defensa estadounidense (DARPA) que pagó por el estudio NAS ha hecho saber que están participando en la investigación y el desarrollo de organismos sintéticos ‘robustos’. Hay buenas razones para estar preocupados”.

Además, Jim Thomas, del Grupo ETC, que monitorea el impacto de las tecnologías emergentes y las estrategias corporativas en la biodiversidad, la agricultura y los derechos humanos, dijo a ISN que cree que las unidades genéticas son armas biológicas potenciales que podrían tener un impacto “desastroso” en la vida humana y la seguridad alimentaria. “El hecho de que el desarrollo de la unidad genética ahora esté siendo financiado y estructurado principalmente por el ejército estadounidense plantea preguntas alarmantes sobre todo este campo”, declaró.

Independent Science News también señaló:

“Esta tampoco es la primera vez que la Fundación Gates ha utilizado a académicos para influir en la opinión pública y privada sobre las tecnologías de ingeniería genética, como lo demuestra su financiación de la Cornell Alliance for Science“.”

Los correos electrónicos privados obtenidos por Independent Science News se suman a las montañas de evidencia que detallan cómo Gates es capaz de presionar a las organizaciones para que lleven a cabo sus intereses y los de su fundación.

La mafia de la salud global

Bill Gtaes

Teniendo en cuenta estos alarmantes informes sobre la influencia de Gates en la política de salud pública, es importante tomarse un momento para examinar la respuesta actual al COVID-19. Cuando observamos a los actores e instituciones involucradas, ¿vemos la influencia y el dinero de Gates? En caso afirmativo, ¿qué significa esto para la salud pública? ¿La gigantesca influencia y las finanzas de Gates le permitirán dirigir personalmente el curso de la recuperación del COVID-19?

Comencemos por mirar al doctor Anthony S. Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), parte de los Institutos Nacionales de Salud y líder en la lucha contra el COVID-19. Desafortunadamente, cuando se trata de Fauci y el NIAID vemos claramente la influencia de Bill Gates. En 2010, el NIAID y la Fundación Bill y Melinda Gates anunciaron su “Década de colaboración en materia de vacunas”, en la que pedían la coordinación entre la “comunidad internacional de vacunas” y la creación de un “Plan de Acción Mundial sobre Vacunas”. El Dr. Fauci fue nombrado miembro del Consejo de Liderazgo de la asociación. Del mismo modo, Bill Gates se ha asociado con los NIH durante varios años.

A finales de abril, se conoció la noticia de que el NIAID de Fauci donó un total de 7,4 millones de dólares a la investigación relacionada con el coronavirus de murciélagos. Las inversiones agregaron combustible a la teoría de que covid-19 podría ser un virus de bioingeniería que fue liberado a propósito o accidentalmente desde el Instituto de Virología de Wuhan en Wuhan, China. La noticia de la financiación plantea la pregunta obvia; ¿El dinero de Gates influyó o coronó la investigación del coronavirus del NIAID? El tiempo lo dirá.

Otra jugadora importante con conexiones con Gates es la Dra. Deborah Birx, una médica y diplomática estadounidense que se desempeña como Coordinadora Mundial de Sida de Estados Unidos para los presidentes Barack Obama y Donald Trump desde 2014. Actualmente es la Coordinadora de Respuesta al Coronavirus para el Grupo de Trabajo de la Casa Blanca de la Administración Trump. Birx también forma parte de la Junta Directiva de The Global Fund,una organización a la que la Fundación Bill y Melinda Gates prometió una inversión de 750 millones de dólares en 2012. El Fondo Mundial también cuenta con el miembro de la junta directiva Kieran Daly, director adjunto de Política Global y Promoción de la Fundación Gates.

“La Fundación Bill y Melinda Gates es un socio clave del Fondo Mundial, proporcionando contribuciones en efectivo, participando activamente en su junta directiva y comités, y apoyando los esfuerzos de promoción, comunicación y recaudación de fondos del Fondo Mundial”, afirma el Fondo Mundial.

La Universidad Johns Hopkins ha sido un miembro igualmente importante de la respuesta global al COVID-19. Los cálculos de la universidad de las tasas globales de infección y mortalidad se citan comúnmente en los principales medios de comunicación. Sin embargo, una vez más, encontramos que la Fundación Bill y Melinda Gates ha estado invirtiendo en Johns Hopkins durante dos décadas.

Por último, recientemente se informó que la organización conocida como Wellcome Trust se ha asociado con la Fundación Bill y Melinda Gates y MasterCard para “catalizar el trabajo inicial” del Acelerador terapéutico COVID-19. Se supone que la Aceleradora acelerará y evaluará “medicamentos y productos biológicos nuevos y reutilizados para tratar a pacientes con COVID-19 a corto plazo”. Lo que no se mencionó es que la Fundación Gates ha sido un “Fideicomisario” del Wellcome Trust durante varios años. Curiosamente, en 2017, Mark Henderson, Director de Comunicaciones de Wellcome Trust participó en un panel llamado “Deep Dive: Preventing Pandemics”. El Dr. Anthony Fauci también participó en la mesa redonda.

Uno podría señalar la participación de Fauci y Wellcome Trust en un panel sobre pandemias como perfectamente razonable, después de todo, estos son profesionales que se centran en la salud global. Sin embargo, ignorar que las huellas dactilares de Bill Gates están en toda la industria de la salud global sería un error.

Basado en el historial de la Fundación Gates de contratar empresas de relaciones públicas para cerrar detractores o usar su dinero para influir en las instituciones, uno podría ser perdonado por asumir que la fundación no sería alta en la lista de líderes potenciales para una crisis de salud pública. Desafortunadamente, a partir de mayo de 2020, Bill Gates y su Fundación siguen siendo promovidos como héroes en la lucha contra el COVID-19.

¿Quién dirige la OMS?

Desde el brote de COVID-19, tanto Bill Gates como la Organización Mundial de la Salud han entrado en el centro del escenario mientras el mundo los mira en busca de respuestas. A estas alturas, es bien sabido que la Fundación Bill y Melinda Gates es el principal donante no estatal a la OMS. Estados Unidos ha sido el principal donante estatal, pero eso puede cambiar bajo la administración Trump. Gates también fue la primera persona no estatal en dar un discurso de apertura ante la asamblea general de la OMS.

Según un informe de Politico, la opinión (y el dinero) de Bill Gates tiene tanta influencia en la OMS que los funcionarios lo llaman en privado “el Bill Chill”. Dieciséis funcionarios que hablaron bajo condición de anonimato dijeron a Politico que Gates tiene una influencia desmesada en la política de la OMS y pocos se atreven a desafiarlo. “Es tratado como un jefe de Estado, no solo en la OMS, sino también en el G20”,declaró un representante de una ONG con sede en Ginebra.

Las acusaciones de la influencia de Gates fueron secundadas por Foreign Affairs cuando informaron que “pocas iniciativas de política o estándares normativos establecidos por la Organización Mundial de la Salud se anuncian antes de que hayan sido investigadas casual y extraoficialmente por el personal de la Fundación Gates”.

El actual Director General de la OMS es Tedros Adhanom, ex Ministro de Salud de Etiopía. Durante su mandato como Ministro de Salud de Etiopía, Tedros colaboró con la Fundación Clinton y la Fundación Bill y Melinda Gates para trabajar en vacunas, entre otras medidas sanitarias. Politico informó que antes de que Tedros fuera seleccionado para el puesto de la OMS en 2017, Gates fue acusado de apoyar a Tedros y usar su influencia para ayudar a ganar la nominación.

Si bien la mayoría de los delegados de los países miembros expresaron su creencia de que Gates tiene buenas intenciones, algunos temían que el dinero de la Fundación Gates provenga de “grandes empresas” y pudiera “servir como un caballo de Troya para que los intereses corporativos socaven el papel de la OMS en el establecimiento de normas y la formulación de políticas de salud”.

La conclusión más importante es que las tarifas pagadas por los países miembros de la OMS representan menos de una cuarta parte del presupuesto bienal de 4,5 mil millones de dólares, lo que deja a Gates, los gobiernos y otras fundaciones para llenar el vacío. Estas donaciones se destinan a proyectos específicos y la OMS no puede decidir cómo utilizarlas. En el caso de la Fundación Bill y Melinda Gates, esos fondos suelen destinarse a programas de vacunación.

No importa de qué manera abordes las soluciones que se presentan como respuesta a la pandemia de COVID-19, encontrarás las huellas dactilares de Bill Gates. En repetidas ocasiones ha utilizado su dinero e influencia para obtener ganancias y ganar poder constantemente sin haber sido elegido para un cargo político.

En la parte 3 de esta investigación examinaremos las estrategias que Bill Gates ha pedido en respuesta al COVID-19. También veremos cómo Bill Gates y la familia Rockefeller han ido prediciendo una situación como la que estamos presenciando actualmente. Finalmente, mostraremos cómo esta crisis presenta la oportunidad perfecta para que Gates y sus cohortes obtengan enormes ganancias y se posicionen a la cabeza de un Estado tecnocrático emergente.

Fuente: La red de dinero oscuro e influencia de Bill Gates – Parte 2: La operación COVID-19 (thelastamericanvagabond.com)

PARTE 3: Vigilancia De La Salud, Evento 201 Y La Conexión Rockefeller

Bloqueos, rastreo de contactos, certificados digitales y vacunas

En los últimos cuatro meses Bill Gates ha hecho decenas de apariciones en medios donde ha pedido varias “soluciones” controvertidas al COVID-19. Gates dice que estas propuestas deben implementarse antes de que la sociedad pueda volver a la “normalidad”. Desde pedir bloqueos prolongados, vigilancia de la salud (también conocido como rastreo de contactos)certificados digitales.

La ciencia detrás de los cierres ha sido cuestionada en numerosas ocasiones por los expertos en salud. Más recientemente, Michael Levitt, un profesor de la Universidad de Stanford que predijo la trayectoria inicial de la pandemia, declaró que creía que el confinamiento fue un “gran error” y que en realidad pudo haber costado vidas. TLAV también ha expuesto el rastreo de contratos y el llamado a un “ejército” de personas para monitorear al público como una expansión de la vigilancia. Coincidentemente, se informó esta misma semana que la Fundación Gates invirtió recientemente cientos de millones de dólares en compañías tecnológicas como Google, que pueden terminar construyendo la infraestructura de rastreo de contactos.

Lo que Gates describe como “certificados digitales” suena idéntico a lo que algunos llaman “pasaportes de inmunidad”, una forma de identificación digital que incluirá los datos de salud de una persona, así como su estado de vacunación. Durante un AMA de Reddit, Gates declaró: “Eventualmente tendremos algunos certificados digitales para mostrar quién se ha recuperado o ha sido probado recientemente o cuando tengamos una vacuna quién la ha recibido”. Lo que Gates describe –un certificado digital para demostrar quién ha sido vacunado– suena similar a los recientes llamamientos para que los pasajeros usen pasaportes de inmunidad antes de que se les permita volar.

Sin embargo, las declaraciones y la filantropía de Gates revelan su enfoque principal en la “lucha por la salud global”: la promoción de vacunas para todo el mundo. En lugar de centrarse en el agua potable, el acceso a la vivienda o cualquier otra propuesta para ayudar a los más pobres del mundo, Gates cree que el acceso a las vacunas es más apremiante. Mucho antes del COVID-19, la Fundación Gates ha estado involucrada en la financiación de polémicos esfuerzos de vacunación en África e India.

Un informe de 2015 titulado, Poder filantrópico y desarrollo: ¿Quién da forma a la agenda?, examina la influencia de la filantropía global y proporciona ejemplos de la influencia indebida que Gates y otros pueden ejercer. El informe describe gran parte de lo que describimos en la Parte 1 de esta investigación, incluyendo cómo,“a través de la colocación del personal de la Fundación en los órganos de toma de decisiones de las organizaciones internacionales y las asociaciones mundiales de salud” la Fundación Gates influye y guía la política de salud pública. La Fundación Gates es miembro de la junta directiva no sólo de GAVI, sino también del Fondo Mundial, la Alianza para la Salud de la Madre, el Recién Nacido y el Niño, la Empresa medicamentos para la malaria, la Alianza para lograr la regresión de la malaria, la Alianza contra la Tuberculosis, la Alianza Alto a la Tuberculosis y muchas otras.

La investigación también proporciona detalles sobre las inversiones de Gates en vacunas y sus conexiones con los fabricantes de vacunas. Como se informó en la Parte 2 de esta investigación, en 2010 la Fundación Bill y Melinda Gates lanzó la “Década de las Vacunas” y pidió un “Plan de Acción Mundial de Vacunas”. También ayudaron a crear la asociación público-privada conocida como GAVI, o la Alianza Mundial para el Fomento de la Vacunación y la Inmunización.

“La Fundación Gates proporcionó una promesa inicial de cinco años de US$ 750 millones como capital inicial para lanzar esta asociación mundial público-privada en el año 2000 y ha seguido siendo su fuerza impulsora y su mayor donante”, señala el informe. “Entre 2000 y 2014, la Fundación Gates aportó el 23 por ciento (US$2.287,94 millones) del financiamiento total de los donantes de alrededor de US$9,9 mil millones”.

El informe señaló que los investigadores han criticado a GAVI por seguir un “enfoque gates” sobre los desafíos de salud global, “centrándose en intervenciones de salud verticales específicas de la enfermedad (a través de vacunas), en lugar de enfoques horizontales y holísticos (por ejemplo, el fortalecimiento del sistema de salud)”. Además, hay evidencia de que el apoyo de la Fundación Gates a GAVI ha alentado a los fabricantes de vacunas a producir vacunas específicas que resultan en “más de $ 1 mil millones para Pfizer y GlaxoSmithKline (GSK)”.

La organización no gubernamental Médicos sin Fronteras (MSF) también ha cuestionado el impacto general de la Alianza GAVI en la asequibilidad de las vacunas, afirmando que “el costo de inmunizar completamente a un niño fue 68 veces más caro en 2014 que en 2001”. MSF también pide a GAVI que excluya a las compañías farmacéuticas de su consejo de administración para reducir los conflictos de intereses.

Una de las conclusiones más importantes de la investigación es que la Fundación Gates opera una puerta giratoria entre el personal de la Fundación y las grandes compañías farmacéuticas como Merck y GSK. El informe proporciona varios ejemplos de esta puerta giratoria, incluido Trevor Mundel, el presidente de la División de Salud Global de la Fundación Gates, trabajó anteriormente con Novartis, Pfizer y Parke-Davis. El predecesor de Mundel, Tachi Yamada, había sido ejecutivo y miembro de la junta directiva de GSK. Kim Bush, responsable de las iniciativas de asociación con la atención médica para la Fundación Gates, anteriormente trabajó para Baxter International Healthcare Corporation. Penny Heaton, Directora de Desarrollo de Vacunas en la Fundación Gates desde 2013, trabajó antes para Novartis Vaccines and Diagnostics y para Merck &Co.

La Fundación Gates y las vacunas de ARNm

Otra nota interesante del informe es cómo la Fundación tiene una participación de 52 millones de dólares en el capital de la compañía farmacéutica alemana CureVac. La colaboración está destinada a acelerar el desarrollo de vacunas de ARN mensajero (ARNm) contra diversas enfermedades, incluidos el rotavirus, el VIH y el virus sincitial respiratorio.

La vacuna de ARNm se ha discutido como un candidato potencial para la vacuna contra el COVID-19. Específicamente, la compañía biotecnológica Moderna Therapeutics está liderando el camino para la terapéutica de ARNm y las vacunas potenciales. El programa de vacunación contra el ARN de Moderna ha recibido 100 millones de dólares en fondos de la Fundación Gates. La controvertida vacuna de ARNm de Moderna también fue desarrollada con una donación de 25 millones de dólares de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA).

Como informó TLAV, Donald Trump también nombró al Dr. Moncef Slaoui , un ex ejecutivo de Big Pharma que hasta hace poco se sentaba en la junta de Moderna , como su “Zar de las Vacunas” para dirigir la “Operación Warp Speed”, el esfuerzo de la administración Trump para acelerar una vacuna para fines de 2020. En 2016, Slaoui fue nombrado miembro del Consejo de Administración de Moderna Therapeutics. Renunció al ser nombrado para un cargo en la actual administración estadounidense.

La escritora de TLAV Whitney Webb informó recientemente sobre el papel de Moderna en la lucha contra el COVID-19 y sus conexiones con la Fundación Gates:

“La Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus, anunció que financiaría tres programas separados para promover el desarrollo de una vacuna para el nuevo coronavirus responsable del brote actual.

Cepi – que se describe a sí mismo como “una asociación de organizaciones públicas, privadas, filantrópicas y civiles que financiará y coordinará el desarrollo de vacunas contra amenazas de alta prioridad para la salud pública” – fue fundada en 2017 por los gobiernos de Noruega y la India junto con el Foro Económico Mundial y la Fundación Bill y Melinda Gates. Su financiación masiva y sus estrechas conexiones con organizaciones públicas, privadas y sin ánimo de lucro la han posicionado para poder financiar la rápida creación de vacunas y distribuirlas ampliamente.

El reciente anuncio de CEPI reveló que financiaría dos compañías farmacéuticas , Inovio Pharmaceuticals y Moderna Inc., así como la Universidad de Queensland de Australia, que se convirtió en socio de CEPI a principios del año pasado. Cabe destacar que las dos compañías farmacéuticas elegidas tienen estrechos vínculos y/o asociaciones estratégicas con DARPA y están desarrollando vacunas que involucran de manera controvertida material genético y/o edición de genes. La Universidad de Queensland también tiene vínculos con DARPA, pero esos vínculos no están relacionados con la investigación biotecnológica de la universidad, sino con la ingeniería y el desarrollo de misiles“.”

Webb continúa detallando cómo Moderna está trabajando con los NIH de Estados Unidos para desarrollar una vacuna para el nuevo coronavirus y cómo el proyecto será financiado en su totalidad por cepi, que a su vez fue fundada y financiada por la Fundación Bill y Melinda Gates.

No debería sorprender que Bill Gates ahora esté apoyando abiertamente las vacunas de ARN. El desarrollo de estas vacunas —y el esfuerzo general de la Operación Warp Speed— está ignorando los ya inestables protocolos y medidas de seguridad para la fabricación de vacunas. La Operación Warp Speed y los ensayos posteriores en humanos en los que participaron 100.000 voluntarios “comprimirán lo que normalmente son 10 años de desarrollo y pruebas de vacunas en cuestión de meses”.

La prisa por conseguir al público una vacuna que no ha sido probada adecuadamente es aún más preocupante teniendo en cuenta las recientes declaraciones de Gates sobre la necesidad de vacunar a toda la población mundial. En un blog en su sitio web, Gate afirma: “El objetivo es elegir una o dos mejores construcciones de vacunas y vacunar a todo el mundo, es decir, 7 mil millones de dosis si es una vacuna de dosis única y 14 mil millones si es una vacuna de dos dosis”.

El impulso de Gates para una vacuna obligatoria probablemente tendrá un fuerte impacto en las decisiones de la OMS, los CDC y otras organizaciones de salud globales que financia, influye o de las que es miembro de la junta directiva. La financiación de Gates de un ” tatuaje de punto cuántico” que puede almacenar registros de vacunación ha hecho poco para calmar la disidencia y el miedo a sus verdaderas motivaciones.

A pesar de la proclamación de Gates como un héroe que ha salvado millones de vidas, la idea de forzar las vacunas ha provocado una creciente oposición a las vacunas y preocupaciones sobre su seguridad. Ya sea que se trate del denunciante de los CDC, el testimonio del Dr. Andrew Zimmerman sobre la seguridad de las vacunas o simplemente el apoyo a la libertad de elección, las personas de todo el mundo son escépticas de la seguridad de las vacunas y la influencia de las grandes farmacéuticas y no es probable que acepten una vacuna obligatoria en silencio.

La conexión rockefeller, el paso de bloqueo y el evento 201

Bill Gates

A medida que concluimos nuestra investigación sobre Bill Gates y consideramos sus segundas intenciones, es importante hacer un balance de la compañía que mantiene y las filosofías que ha promovido.

El informe, Poder filantrópico y desarrollo: ¿Quién da formaa la agenda? , también proporciona un antecedente importante sobre los orígenes de la filantropía moderna y la capacidad de ese dinero para influir en la salud global, la alimentación y la política agrícola. Los investigadores describen el papel de las dinastías Rockefeller y Carnegie en la creación de la filantropía estadounidense:

“Las raíces de la filantropía moderna se remontan al comienzo del siglo 20 en los Estados Unidos, cuando los magnates de los negocios John D. Rockefeller y Andrew Carnegie establecieron las primeras grandes fundaciones estadounidenses, principalmente como una forma de proteger algunos de sus ingresos de los impuestos, pero también como una forma de obtener prestigio e influencia en los Estados Unidos y los asuntos mundiales.

En 1911 Andrew Carnegie estableció la Carnegie Corporation de Nueva York y le dio una dotación de 125 millones de dólares, convirtiéndola en el mayor fideicomiso filantrópico jamás establecido hasta ese momento. Un año antes, Carnegie, que hizo su fortuna en la industria del acero, fundó el Carnegie Endowment for International Peace, que se convirtió en uno de los principales think tanks de política exterior de EEUU”.

Irónicamente, la formación de la Fundación Rockefeller suena inquietantemente similar a la propia historia de Gates de enfrentar acusaciones antimonopolio y de monopolio durante su tiempo en Microsoft y luego fundar la Fundación Bill y Melinda Gates como una forma de reescribir la historia y crear un personaje de héroe alrededor de sí mismo.

“La Fundación Rockefeller se estableció en 1913, dos años después de que la Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminara que la Standard Oil Company de John D. Rockefeller era un monopolio ilegal y ordenó que se dividiera en compañías más pequeñas. La disolución de la entonces compañía petrolera más grande del mundo convirtió a su fundador y principal accionista John D. Rockefeller en el hombre más rico del mundo. Con el establecimiento de su fundación, pudo aislar una gran parte de su fortuna de los impuestos sobre la renta y la herencia.

La filantropía y la evasión fiscal no son los únicos puntos en común entre Bill Gates y los Rockefeller. Según los registros genealógicos, Gates está relacionado con la familia Rockefeller a través de Nelson Rockefeller, un ex vicepresidente de los ESTADOS UNIDOS. Sin embargo, las conexiones van más allá de ser asociadas por parientes lejanos. Tanto la Fundación Rockefeller como la Fundación Gates aparentemente “predijeron” un escenario muy similar al de la pandemia que se desarrolla frente a nuestros ojos.

El 18 de octubre de 2019, la Fundación Bill y Melinda Gates se asoció con el Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud y el Foro Económico Mundial en un ejercicio pandémico de alto nivel conocido como Evento 201. Gates es un largo tiempo “Colaborador de agenda” para el WEF y ha donado a Johns Hopkins. El evento 201 simuló cómo respondería el mundo a una pandemia de coronavirus que arrasó el planeta. La simulación imaginó la muerte de 65 millones de personas, los cierres masivos, las cuarentenas, la censura de puntos de vista alternativos bajo el pretexto de combatir la “desinformación”, e incluso planteó la idea de arrestar a las personas que cuestionan la narrativa de la pandemia.

Coincidentemente, uno de los jugadores involucrados en el Evento 201 fue el Dr. Michael Ryan, el jefe del equipo de la Organización Mundial de la Salud responsable de la contención internacional y el tratamiento del COVID-19. Ryan llamó a buscar familias para encontrar individuos potencialmente enfermos y aislarlos de sus familias.

La Fundación Rockefeller imaginó un escenario similar en 2010 como parte de su documento,“Escenarios para el futuro de la tecnología y el desarrollointernacional”. Este documento incluye un escenario llamado “Lockstep”, que describe una pandemia que arrasa el mundo y resulta en un control más autoritario por parte de los gobiernos de los países desarrollados. El documento también describe la respuesta a la pandemia de la siguiente manera:

“Durante la pandemia, los líderes nacionales de todo el mundo exhibieron su autoridad e impusieron reglas y restricciones herméticas, desde el uso obligatorio de mascarillas hasta controles de temperatura corporal en las entradas a espacios comunes como estaciones de tren y supermercados. Incluso después de que la pandemia se desvaneció, este control y supervisión más autoritarios de los ciudadanos y sus actividades se mantuvo e incluso se intensificó”.

En el escenario imaginado, la fundación Rockefeller predice que “los escáneres que utilizan tecnología avanzada de resonancia magnética funcional (fMRI) se convierten en la norma en los aeropuertos y otras áreas públicas para detectar comportamientos anormales que pueden indicar “intención antisocial”. Curiosamente, la Administración de Seguridad en el Transporte anunció recientemente planes para controlar las temperaturas en los aeropuertos estadounidenses. El documento continúa describiendo cómo, eventualmente, la gente del mundo se cansaría del control y los disturbios civiles comenzarían:

“Para 2025, la gente parecía estar cansándose de tanto control de arriba hacia abajo y dejando que los líderes y las autoridades tomaran decisiones por ellos. Dondequiera que los intereses nacionales chocan con los intereses individuales, hay conflictos. El retroceso esporádico se volvió cada vez más organizado y coordinado, a medida que los jóvenes desafectos y las personas que habían visto cómo su estatus y sus oportunidades se escapaban, principalmente en los países en desarrollo, incitaban a los disturbios civiles”.

Si bien podría ser conveniente descartar el Evento 201 y Lock Step como una coincidencia, sería miope ignorarlos teniendo en cuenta que las Fundaciones Gates y Rockefeller están muy involucradas en la financiación de la industria mundial de la salud. Si bien abundan las teorías sobre si la pandemia de COVID-19 fue planeada o diseñada de alguna manera, como para imitar los planes discutidos en el Evento 201 y Lock Step, evidencia dura si actualmente falta. Aun así, no debemos descartarlos por completo.

Reducción de la población a través de la eugenesia

Las dinastías Gates y Rockefeller también están unidas por su interés común en la eugenesia, la ciencia desacreditada que promovió la idea de que las personas de “buen nacimiento” deben ser alentadas a reproducirse, mientras que aquellos con “genes malos” deben ser desalentados de la reproducción o esterilizados por completo. La ciencia fue desarrollada por Francis Galton como una estrategia para mejorar la raza humana. La idea era extremadamente popular en Estados Unidos antes de que los nazis abrazaran la doctrina y la llevara al extremo.

La eugenesia también fue extremadamente popular entre la familia Rockefeller. Un informe del Instituto Hudson señala que “las primeras fundaciones estadounidenses estaban profundamente inmersas en la eugenesia, el esfuerzo por promover la reproducción del ajuste y suprimir la reproducción de los no aptos”. El informe afirma que los Rockefeller y otros primeros filántropos estadounidenses creían en la “eugenesia filantrópica”, la idea de que podían usar su dinero para crear fundaciones que promovieran la filosofía de la eugenesia.

La Fundación Rockefeller y su familia ayudaron a financiar a los investigadores de los Institutos Kaiser Wilhelm en Alemania que estaban involucrados en los programas de esterilización nazi, financiaron la Oficina de Registros de Eugenesia y muchos otros programas que promovían el control de la población. En 1952, después de que los experimentos de eugenesia nazis fueran ampliamente conocidos, John D. Rockefeller III ayudó a crear el Population Council para promover la eugenesia sin el bagaje del término.

En su libro, Apareciendo por la vida,el padre de Bill Gates, William H. Gates II, escribió sobre su admiración por los Rockefeller y su filantropía:

“Una lección que aprendimos al estudiar y trabajar con los Rockefeller es que para tener éxito en la búsqueda de objetivos audaces se necesitan socios de ideas afines con los que colaborar.

Y aprendimos que tales goles no son premios reclamados por los de corto plazo. Los Rockefellers se quedan con problemas difíciles durante generaciones”.

Parece que Gates II era un partidario de la filosofía de eugenesia de Rockefellers, ya que sirvió como jefe de Planned Parenthood durante un tiempo. Planned Parenthood fue financiado en parte por una donación de $1.5 millones del Consejo de Población creado por Rockefeller. Gates II fue precedido en Planned Parenthood por Alan Guttmacher, quien simultáneamente se desempeñó como Director de la Sociedad Americana de Eugenesia.

Este interés en la eugenesia puede haber retrocedido tres generaciones al abuelo de Bill Gates, William H. Gates, ya que la Sociedad Americana de Eugenesia tenía un miembro con el nombre de “William H. Gates” en la década de 1920. El William H. Gates que aparece en la lista de AES fue catalogado como “profesor” y hay un profesor William H. Gates de la Universidad Estatal de Luisiana, pero todavía no hay evidencia de que el abuelo de Gates sea el mismo William H. Gates.

A pesar de todo, la actual familia Gates tiene la costumbre de pasar tiempo alrededor de sus compañeros eugenistas filantrópicos. En diciembre de 2001, William H. Gates recibió la inauguración de las “Medallas Andrew Carnegie de Filantropía” por su trabajo de caridad. Gates Sr. recibió su premio junto a Walter H. y Leonore Annenberg en nombre de la Fundación Annenberg, Brooke Astor, Irene Diamond, David y Laurance S. Rockefeller en nombre de la familia Rockefeller, George Soros y Ted Turner. Aunque Bill Gates no aparece en la foto, la Carnegie Corporation menciona que el mayor Gates estaba representando a la “familia Gates”.

Bill Gates
Bill Gates

Más recientemente, en 2010 Bill Gates fue visto con otros multimillonarios en un evento que fue descrito por los medios corporativos como “Se llaman el Buen Club – y quieren salvar al mundo.” The Guardian informó:

“Este es el Buen Club, el nombre dado a la pequeña élite global de filántropos multimillonarios que recientemente celebraron su primera y altamente secreta reunión en el corazón de la ciudad de Nueva York.

Los nombres de algunos de los miembros son figuras familiares: Bill Gates, George Soros, Warren Buffett, Oprah Winfrey, Michael Bloomberg, David Rockefeller y Ted Turner. Pero también hay otros, como los gigantes empresariales Eli y Edythe Broad, que son igualmente ricos pero menos conocidos. En total, sus miembros valen 125 mil millones de dólares”.

The Guardian también señala que Rockefeller, Gates y Buffet organizaron la reunión. The Wall Street Journal informó que la reunión se centró en la desaceleración del crecimiento de la población, un eufemismo para la eugenesia. La aparición de Ted Turner tanto en la reunión de 2001 como en la reunión de 2010 no debería ser una sorpresa, ya que también ha sido un defensor vocal del control de la población.

También cabe señalar que a pesar de las negaciones de Bill Gates, también fue socio del depredador sexual Jeffrey Epstein. La escritora de TLAV Whitney Webb documentó previamente la relación y los intentos de ocultarla. Coincidentemente, Epstein también fue expuesto como un defensor de la eugenesia.

¿Se levantará el verdadero Bill Gates?

Ahora que hemos llegado al final de esta investigación sobre las vidas, las finanzas y la historia de Bill Gates, debemos detenernos a reflexionar sobre sus motivaciones. ¿Es Bill Gates el adorable filántropo multimillonario que podría salvar al mundo del COVID-19? ¿Es el financiador de los peligrosos ensayos de vacunas? ¿Está motivado por un deseo de ayudar a la humanidad o está motivado por una filosofía desacreditada o la ciencia de la raza y la eugenesia?
Si vamos a juzgar a un individuo por la empresa que mantiene, por los proyectos que financian y por las palabras que dicen, entonces debería quedar claro que la familia Gates tiene una historia de promoción y apoyo a la eugenesia. Armados con este conocimiento podemos echar un nuevo vistazo a la filantropía de Bill Gates y llegar a entender que podría tener motivos que son muy diferentes de sus declaraciones públicas.

El hecho es que Bill Gates corre en círculos de élite donde la promoción de la eugenesia, el control de la población, la esterilización y otras tácticas de ingeniería social son la norma. Este hombre está siendo apuntalado frente al mundo como el héroe que necesitamos desesperadamente para liberarnos de las garras de la pandemia de COVID-19. Si sus trucos de relaciones públicas y filantropía logran convencer a las personas de que él es el salvador que han estado buscando, es probable que nos enfrentemos a un futuro de vigilancia de rastreo de contactos, certificados digitales para viajar, vacunas forzadas, seguimiento y restricciones de todo movimiento y cuarentenas forzadas.

Lo único que se interpone entre Gates y su agenda son los corazones y las mentes libres del mundo. Nuestro tiempo es corto. Debemos organizarnos, compartir esta información vital y #ExposeBillGates.

Fuente: La red de dinero oscuro e influencia de Bill Gates – Parte 3: Vigilancia de la salud, Evento 201 y la conexión Rockefeller (thelastamericanvagabond.com)

The Last American Vagabond