SILENCIO, EL ARMA DE LA IIIGM

silencio

Pululan por doquier teorías conspirativas llamadas ikeanianas. Te haces de una mesa, una estantería y una cómoda de Ikea y montas una litera. Sabemos qué le va a pasar a la litera cuando subas a descansar, lo que no quita que si volvemos a desmontarla y juntar las piezas de cada mueble, vuelvan a ser de nuevo, y sirvan para lo que son, una mesa, estantería y una cómoda.

Anda por ahí una teoría con nombre de cruzada anglosajona que no se mantiene en pie en su conjunto, pero que aisladas, aun siendo perogrulladas, puedan contener como toda conjetura o hipótesis, algo de verdad, pero ni mucho menos, que es lo que pretende, convertirse en litera.

Esta teoría tiene cuatro patas: 1) Israel ataca a Irán con digamos, “pequeñas” bombas nucleares para ir haciendo aperitivo. 2) Se esparce por China un virus, guerra bacteriológica. 3) Con el caos y la supuesta debilidad de China, empieza una verdadera, pero con cierto control, guerra nuclear. Quien salga menos debilitado de todo esto, ganará la guerra. 4) Todo esto se adelanta por una inminente catástrofe natural y se saltan el punto uno.

Bien, la última ya puede inutilizar a todas las demás. Pero vayamos por partes. Como ven las cuatro son unos muebles bien hermosos pero no hacen un salón. Para qué vas a lanzar algo, si viene gratis del cielo.

Hay que decir también que la III Guerra Mundial ha comenzado. Seamos valientes, no tengan miedo, sólo el necesario para sobrevivir. ¿Por qué digo esto? Porque da igual que lo que ha pasado en China con el coronavirus sea natural o artificial. De las dos potencias, la que salga ganadora y reforzada de esto, habrá ganado la contienda. Con lo cual, estamos en guerra y es mundial.

coronavirus_2

Desmontemos la litera. El punto uno puede pasar desde 1979, y cualquiera que sepa un poco de geopolítica es tan plausible como que todos nos vamos a resfriar alguna vez.

El punto dos es el más interesante por obvio. Se divide en tres: a) China ha sido atacada con un virus. Su rápida actuación, contención y propagación mundial ha desconcertado al enemigo. China ha ganado esta batalla, la guerra ya se verá. b) China, a sabiendas que iba a ser atacada con un virus, se ha adelantado y ha soltado el suyo propio, sabiendo que lo iba a contener y que se iba a propagar como se está viendo a nivel mundial. Desconcertando e inactivando al enemigo, China también ha ganado esta batalla. c) El virus se ha desencadenado de forma natural. Se sabe que las pandemias del SARS se iban a dar cada diez o doce años, esperar a que saliera de la naturaleza un virus como este era cuestión de tiempo. ¿Para qué voy a lanzar una bomba si me va a caer del cielo gratis?, vuelvo a decir. Y no tiene importancia que el virus empiece en tu país. Posiblemente puedas controlarlo mejor si sabías que las tres hipótesis podían pasar. China también en este caso ha ganado la batalla.

El punto tres es una mesa.

El cuatro es una estantería muy barroca.

Hay que decir que la II Guerra Mundial en sí, no fue la que cambió el modo de vida del siglo XX. Sí lo fue la energía nuclear, sus consecuencias y relación con respecto a la geopolítica.

En este caso, tampoco lo va a ser la guerra en sí, sino el arma que va a cambiar el sistema al menos en setenta años. Y son los virus y su aprehensión en relación a la actitud vital de los gobiernos. Esto es, nadie va a comunicar que ha desatado una guerra bacteriológica, pues ya pierde la guerra antes de apretar el gatillo.

Las dos grandes potencias en realidad no se van a acusar de que el enemigo lo ha atacado con un virus. El motivo es que el virus prácticamente sería el mismo, con lo cual sería poco demostrable a nivel científico y lo más difícil, a nivel comunicacional entre gobernantes y pueblo. ¡Me han atacado pero yo estaba preparado para atacar con un virus mucho peor! Como comprenderán, esto no es asumible por el hombre de a pie. Esto es, perderíamos todos, y da igual en el bando que nos encontremos, el hombre medio no lo entendería y los ejércitos en cantidad quedarían inmovilizados por cuenta propia, no lucharían por el gobierno que los va a matar.

Es por esto que todo ha empezado, en silencio. Por ahora. asomado

¿Y qué hacemos? Nada. Bueno, lo que seguimos haciendo hasta ahora y por ahora. Es otra guerra. Una guerra comercial mundial con muertos. De momento, pongámonos a salvo como lo estamos haciendo.

Cuídense.

G.R.M.

SILENCE, THE WEAPON OF THE WWIII

There are everywhere conspiracy theories called IKEANIANAS. You get a table, a bookshelf and an IKEA chest of drawers and set up a bunk bed. We know what will happen to the bunk bed when you go up to rest, which does not mean that if we dismantle it again and put the pieces of each piece of furniture together, they will be again, and serve what they are, a table, a shelf and a chest of drawers.
There is a theory with the name of the Anglo-Saxon crusade that does not stand up as a whole, but that isolated, even if they are truisms, can contain, like any conjecture or hypothesis, some truth, but far from it, which is what it intends , become a bunk bed.
This theory has four legs: 1) Israel attacks Iran with, say, “small” nuclear bombs to make snacks. 2) A virus spreads throughout China, bacteriological warfare. 3) With the chaos and the supposed weakness of China, a true, but with some control, nuclear war begins. Whoever is least weakened from all this will win the war. 4) All this is advanced by an imminent natural catastrophe and skip point one.
Well, the last one can already disable all the others. But let’s go by parts. As you can see the four are very beautiful furniture but they do not make a living room. Why are you going to launch something, if it comes free from heaven.
It must also be said that World War III has begun. Let us be brave, do not be afraid, only what is necessary to survive. Why am I saying this? Because it does not matter that what has happened in China with the coronavirus is natural or artificial. Of the two powers, the winner and reinforced of this, will have won the contest. With which, we are at war and it is worldwide.
Let’s dismantle the bunk bed. Point one can go from 1979 and anyone who knows a little bit of geopolitics is as plausible as we are all going to catch a cold sometime.
Point two is the most interesting by obvious. It is divided into three: a) China has been attacked with a virus. Their swift action, containment, and global spread have baffled the enemy. China has won this battle, the war will be seen. b) China, knowing that it was going to be attacked with a virus, has gone ahead and released its own, knowing that it would contain it and that it would spread as it is being seen worldwide. By baffling and inactivating the enemy, China has also won this battle. c) The virus has been triggered naturally. It is known that the SARS pandemics were to occur every ten or twelve years, waiting for a virus like this to come out of nature was a matter of time. Why am I going to drop a bomb if it’s going to fall from the sky for free? I say again. And it doesn’t matter that the virus starts in your country. Possibly you can control it better if you knew that all three hypotheses could pass. China in this case too has won the battle.
Point three is a table.
The four is a very baroque bookcase.
It must be said that World War II itself was not the one that changed the way of life of the 20th century. Yes, nuclear energy was, its consequences and relationship with respect to geopolitics.
In this case, neither is the war itself, but the weapon that will change the system in at least seventy years. And they are viruses and their apprehension in relation to the vital attitude of governments. That is, no one is going to communicate that he has unleashed a bacteriological war, since he already loses the war before pulling the trigger.
The two great powers are not really going to accuse that the enemy has attacked him with a virus. The reason is that the virus would be practically the same, with which it would be unprovable scientifically and, more difficult, at the communicational level between rulers and people. I have been attacked but I was prepared to attack with a much worse virus! As you will understand, this is not acceptable for ordinary man. That is, we would all lose, and it does not matter on which side we are, the average man would not understand it and the armies in quantity would be immobilized on their own, they would not fight for the government that is going to kill them.
This is why everything has started, in silence. For now.
And what do we do? Nothing. Well, what we continue to do so far and for now. It is another war. A world trade war with the dead. For now, let’s get to safety as we are doing.
Take care of yourselves.

 

 

 

LA GRAN ESTAFA (III GM)

Evidentemente no soy experto en economía, pero hay algo que no encaja del todo. Falta una pieza. Ahora hay crisis, pero esta pieza a la que aludo tampoco estaba en los tiempos de “bonanza”.

En realidad falla algo en este sistema, el liberal capitalista “democrático”. Pero yerra para el noventa y nueve por ciento de la población. La pieza existe, pero la conserva el uno restante. Y no quieren que la veamos. Ni olerla de lejos.

Pero algo novedoso está pasando y es que como una adivinanza o un objeto escondido en un cuadro, hay personas, que se están acercando a la verdadera acción por parte de unos pocos contra la mayoría del planeta.

Saldrán contradiciéndome legiones de economistas liberales y políticos (si leyeran esto, claro) de altísimo nivel europeos y norteamericanos. Ellos viven del sistema y lo representan. Es posible también que esto ya lo hayan dicho otros (es imposible estar al tanto de toda la mastodóntica información y contrainformación que se da y en tantos canales a la vez y por día). No quiero por tando ni mérito ni demérito.

Quiero decirlo, contarlo.

Repito, algo está ocurriendo en el planeta y no es nada aleatorio ni va a ser bueno, pues insisto en que al revelarse el “truco” por donde nos han estado guiando, estos mismos “porteadores” quieren dar una vuelta a todo al modo “lampedusiano” y jugárselo todo a una carta.

Claro que ellos juegan a la ruleta pero a la vez son los dueños del casino. Así nunca pierden. Pueden arriesgarse. Hubieran seguido como siempre, pero saben que una mentira puede durar cien, doscientos años… pero entra dentro de las posibilidades que se descubra.

Y esto o ya ha pasado, o falta poco para que ocurra. Y desean una gran cortina de humo para que sus hijos y nietos sigan con “el negocio”. Esto sería una tercera guerra mundial. Así, podrían vivir cicuenta o cien años más a costa de los demás. Y esto, ya creo que ha ocurrido otra vez.

No quiero mezclar política con economía pues de esa manera tendré menos lectores. A la Alemania Socialista Nacional no se la atacó por otra cuestión que no sea la económica, al querer salirse del patrón oro. Al igual que a Sadam Huisein y a Irak, no se la destruyó como todos sabemos por las armas de “destrucción masiva”, no estaba aún “el mundo preparado” para una falta de confianza en el dólar, al querer a cambio de petróleo la moneda europea.

A parte, ya que sale a colación, el “patrón confianza”, trozos de papel que no es más que otra patraña más de este uno por ciento, en cuestión unas familias. Sigue en pie el “patrón oro”. Nunca ha dejado de existir. De hecho, en una Gran Tercera Guerra Mundial dicen que sólo sobrevivirá el que tenga tierra y oro. Yo digo que sólo lo hará el que posea ese metal. Por tanto, nunca ha dejado de existir este patrón. Cuando en 1973 se cambió por el de “confianza”, ellos sabían que tampoco se estaba preparado la para confirmación de la mentira (la verdad).

Con ello, y la caída del comunismo por su propio peso (la URSS sólo fue una “China” en sus zapatos) sabían que les quedaba poco tiempo para que alguien denunciara este “sistema” de opresión amparado y viviendo de la libertad denominada “democracia”. Ellos no creen en ella, sólo se sirven de la “estafa” y esta respira muy bien en aquella.

Todos sabemos que sólo se puede jugar con un “patrón”. La “confianza” es un telón del “patrón oro”. Hitler quería destronar a este por el “patrón trabajo”, justo, digamos que la moneda vale lo que aporta la producción y el trabajo de las personas.

Bien, la estafa es esta, jugar con dos patrones. Esto lo manejan, digamos que diez “familias” en el planeta y nueve son judías (no estoy contra el judío de a pie).

Estas familias han tardado unos trescientos años en conseguir que todo, absolutamente todo lo que necesite y pueda consumir una persona normal, pase por sus manos y por supuesto por sus bolsillos, haciendo caja. Desde el combustible hasta una patata, desde una aspirina al dinero de los bancos.

Esto es: Nos dan el patrón oro y nosotros le devolvemos este con intereses más el patrón trabajo. En latín paladino, le damos el dinero (ganado con nuestro esfuerzo) con intereses más nuestra productividad. En realidad, ese dinero que “nos” prestan lo han conseguido con nuestro “patrón trabajo”, con nuestro esfuerzo. Nos cobran dos veces. Todo vuelve hacia ellos. El oro (con intereses) y nuestro esfuerzo.

Tienen el negocio de los siglos. Redondo. Y no lo van a soltar.

Hay que quitárselo.

G.R-M.