Gráficos muestran que las «vacunas» contra el COVID no funcionan

[Omicron es tinta de calamar. Quieren que te sigas pinchando pero ¿Por qué? y sobre todo, ¿Para qué? (LTC)]

Como sabemos, el objetivo de la vacunación es eliminar o reducir significativamente la incidencia de la enfermedad. Si una vacuna funciona, entonces en una población altamente vacunada veremos la eliminación completa de la enfermedad o una disminución significativa de su incidencia.

Dado que generalmente no es factible lograr una tasa de inoculación del 100 por ciento, la pregunta es ¿cuál es el nivel de vacunación que controlará la enfermedad o la eliminará por completo?

Este nivel a veces se conoce como «inmunidad de rebaño». Los expertos, especialmente el Dr. Anthony Fauci, nos dijeron al principio que la tasa de vacunación del 60 al 70 por ciento conferiría inmunidad colectiva con respecto al Covid 19.

La posición de Fauci estaba más o menos en línea con nuestra experiencia con muchas otras enfermedades en las que tales niveles de inoculación las han eliminado o las han hecho endémicas, es decir, lo suficientemente limitadas como para que no representen una amenaza epidémica a gran escala para la comunidad.

Unos doce meses después de la campaña mundial de vacunación, ahora hay varios países con tasas de vacunación de entre el 60 y el 70 por ciento. También hay algunos países y áreas geográficas con tasas del 80 por ciento o más.

Si bien no conocemos la cifra precisa que conferiría inmunidad colectiva contra esta enfermedad, podemos estar seguros de una cosa: si las vacunas son efectivas, las tasas de vacunación de más del sesenta por ciento deberían resultar en una reducción significativa de su incidencia.

[Nota del autor: El efecto de las vacunas se ve aumentado aún más por la inmunidad natural que, según algunos expertos, puede llegar hasta el 50% en algunas poblaciones. Casi dos años después de la pandemia, las poblaciones en muchos lugares han estado ampliamente expuestas al virus y, como resultado, poseen anticuerpos naturales. Por lo tanto, inocular, digamos, al 65 por ciento de la población con una buena vacuna debería resultar en una inmunidad general superior al 80 por ciento. Con este tipo de nivel de inmunidad deberíamos esperar, si no la eliminación de la enfermedad, entonces ciertamente una disminución considerable en su aparición.]

Esto, sin embargo, no es en absoluto lo que ha sucedido en la mayoría de los países y regiones altamente vacunados. Lo que ha ocurrido en muchos de ellos ha sido todo lo contrario. Tras el «éxito» de sus campañas de vacunación, se produjeron oleadas dramáticas de Covid 19. Aún más sorprendente, varios de estos países registraron un número récord de casos justo después de lograr sus cifras de vacunación muy altas.

Esta noticia puede sorprender a muchas personas porque la conexión entre las altas tasas de vacunación y la posterior explosión de casos ha sido prácticamente ignorada por los principales medios de comunicación.

Le mostraremos la realidad de la situación presentando los datos relevantes de una manera fácil de ver y directa. Hacemos esto yuxtaponiendo gráficos que representan las tasas de vacunación con gráficos que muestran las tasas en países con alta aceptación de vacunas.

Ninguna de las partes en el debate discutiría la validez de los datos que se presentan a continuación. Los datos están tomados de la herramienta Google Coronavirus Statistics, que extrae su material de fuentes oficiales y bases de datos gubernamentales. Los datos están a disposición del público y son ampliamente accesibles. Si desea verificar o reproducir los datos utilizados en este artículo, puede hacerlo fácilmente yendo a google.com y escribiendo «coronavirus» más el nombre del país cuyas estadísticas desea examinar. Una vez que aparecen los datos del país, puede elegir en el menú horizontal que se ejecuta justo debajo del término «Estadísticas» qué gráfico desea ver: «Nuevos casos» o «Vacunas».

Gibraltar

El 17 de noviembre, Gibraltar registró su mayor número de nuevos casos en más de 10 meses. El aumento se convirtió en una causa de gran preocupación y llevó al gobierno a posponer las festividades navideñas. La última vez que Gibraltar tuvo tantos casos fue en el apogeo de la ola invernal a mediados de enero de 2021.

(Datos de Gibraltar a través de Google.com enlace)

El aspecto más sorprendente del aumento actual es que Gibraltar es la región más vacunada del mundo, con más del 99 por ciento de su población completamente vacunada. Aún más sorprendente, más del 40 por ciento de los gibraltareños ya han recibido su refuerzo.

Teniendo en cuenta lo que nos han dicho sobre las vacunas los medios corporativos y los funcionarios del gobierno, estaría justificado pensar que se trata de algún tipo de desinformación o error. Sin embargo, es un hecho innegable que aquí, en medio del actual aumento de Gibraltar, el 99 por ciento de sus residentes están completamente vacunados. Esto es algo que puedes ver por ti mismo en la tabla a continuación.

El ejemplo de Gibraltar debería ser una lección clara y una advertencia grave para los funcionarios de salud y los políticos de todo el mundo que están tratando de obligar a sus poblaciones a una alta aceptación de la vacunación. Gibraltar muestra claramente que incluso una tasa de vacunación del 99 por ciento seguida de un refuerzo intenso no domesticará ni eliminará el Covid 19 de la población. Muy por el contrario, puede coincidir con picos casi récord que probablemente superarán los máximos anteriores, especialmente porque en las próximas semanas el país entra en el período de invierno.

Singapur

Para el 26 de octubre, casi el 83 por ciento de la población de Singapur recibió su curso de inyecciones de Covid. Esto significa que más de 8 de cada 10 singapurenses habían alcanzado el estado de vacunados por completo.

(Datos de Singapur a través de Google.com enlace)

La muy alta tasa de vacunación de Singapur, sin embargo, no hizo nada para disminuir la presencia de la enfermedad en la nación. De hecho, sucedió exactamente lo contrario. El 27 de octubre de 2021, Singapur publicó su recuento récord de casos de 5.324 nuevos casos.

Esta cifra fue casi un 300 por ciento más alta que el récord anterior de 1,426 que ocurrió el 20 de abril de 2021. En ese momento, la tasa de vacunación de Singapur era solo del 15 por ciento.

Si la vacuna fuera incluso remotamente efectiva, tal situación nunca podría haber surgido. Simplemente no hay forma de que un país donde el 83 por ciento de la población recibió una vacuna efectiva pueda experimentar un aumento tan récord. En lugar de una explosión de Covid, la tasa de vacunación muy alta de Singapur debería haber provocado inmunidad colectiva.

Dinamarca

Al 12 de noviembre, la vacunación de Dinamarca era de más del 75 por ciento.

(Datos de Dinamarca a través de Google.com enlace)

El mismo día, Dinamarca registró 4.585 nuevos casos de Covid 19, que fue el nuevo récord de casos del país. El récord anterior de Dinamarca fue de 4.508 casos registrados en diciembre de 2020 en el apogeo de la ola invernal del año pasado.

En el momento del antiguo registro de casos, la tasa de vacunación en Dinamarca era del 0 por ciento.

La altísmica tasa de vacunación del país no solo no eliminó la enfermedad, sino que coincidió con cifras récord de casos. Si las vacunas inyectadas en los cuerpos de dos tercios de los daneses fueran efectivas, tal situación nunca podría haberse dado.

Irlanda

El 16 de noviembre de este año, Irlanda contaba con una tasa de vacunación de más del 75 por ciento.

(Datos de Irlanda a través de Google.com enlace)

Ese día, Irlanda registró 8.965 nuevos casos de Covid-19. Este fue un nuevo máximo para la nación.

El máximo anterior se registró el 8 de enero de 2021. La cifra se situaba entonces en 8.227. En ese momento, la tasa de vacunación de Irlanda era del 0 por ciento.

La vacunación de 4,5 millones de personas en Irlanda, más de dos tercios de la población, fue acompañada por una explosión de casos y un nuevo aumento de casos para la nación.

Islandia

El 16 de noviembre de 2021, la tasa de vacunación del país se situó en el 76,4 por ciento.

(Datos de Islandia a través de Google.com enlace)

El 15 de noviembre de 2021, Islandia registró 420 nuevos casos de Covid-19. Este fue un récord que superó el máximo anterior del país en un 500 por ciento cuando la tasa de vacunación del país era cero.

Islas Caimán

El 12 de noviembre de 2021, la tasa de personas completamente vacunadas del país se situó en el 83,9 por ciento de la población total.

(Datos de las Islas Caimán a través de Google.com enlace)

El mismo día, Islas Caimán registró 953 nuevos casos de Covid-19, lo que fue un nuevo máximo para el país.

Superó el máximo del país de 258 casos en más del 300% desde el mismo día del año anterior. En ese momento la tasa de vacunación era del cero por ciento.

Alemania

El 17 de noviembre de 2021, la tasa de vacunación del país era del 67,7 por ciento de la población total.

(Datos de Alemania a través de Google.com enlace)

Ese día Alemania registró 68.366 nuevos casos de Covid-19. Esto estableció un nuevo récord. Superó en casi un 50 por ciento el máximo anterior de 45.333 casos desde enero de 2021. En el momento del máximo anterior, la tasa de vacunación en Alemania era del 0 por ciento.

Austria

El 19 de noviembre de 2021, la tasa de vacunación completa del país se situó en el 65 por ciento.

(Datos de Austria a través de Google.com enlace)

El mismo día, Austria registró 15.809 nuevos casos de Covid-19. Este fue un nuevo máximo. Superó en más del 50% el récord anterior del país de 9.586 casos desde el 13 de noviembre de 2020. En ese momento, la tasa de vacunación en Austria era del cero por ciento.

Vermont

El 10 de noviembre de 2021, la tasa de vacunación del estado se situó en el 71%.

(Datos de Vermont a través de Google.com enlace)

Al mismo tiempo, el estado de Vermont registró 611 nuevos casos de Covid-19, lo que fue un nuevo máximo. Superó con más del 100% el récord anterior de Vermont de 277 casos reportados el 2 de enero de 2021. En ese momento, la tasa de vacunación en Vermont era inferior al 1 por ciento.

Israel

El 13 de septiembre de 2021, la tasa de vacunación completa del país se situó por encima del 60 por ciento.

(Datos de Israel a través de Google.com enlace)

El mismo día, Israel registró 11.800 nuevos casos de Covid-19. Este fue un nuevo caso alto para el país en esta pandemia. En ese momento, Israel era un líder mundial en la administración de vacunas y se mantuvo como un ejemplo para el resto del mundo. Sin embargo, al mismo tiempo, la tasa de infección de Israel fue la más alta del planeta. La situación se volvió tan grave que la tasa de infección de Israel era más del 50 por ciento más alta que la del segundo país clasificado en esa métrica, Mongolia. En cuanto a la cuestión de la eficacia de la vacuna, es bastante revelador que Israel lidere el mundo tanto en vacunación como en infección.

El récord de septiembre de Israel superó en casi un 50% el máximo anterior del país de 7.305 casos publicado el 28 de enero de 2021. En el momento del máximo anterior, la tasa de vacunación en Israel era del 18,3%.

Conclusión

Hemos visto una y otra vez recuentos récord de casos en países y regiones con altas tasas de vacunación. Esto demuestra que la alta aceptación de la vacuna no reduce la incidencia de Covid 19.

Las vacunas no solo no reducen la incidencia de esta enfermedad, sino que también tienden a correlacionarse con su aumento. Como hemos visto anteriormente, varios países han experimentado aumentos sin precedentes justo después de lograr altas tasas de inoculación.

Los países con tasas de vacunación del 65 por ciento o más definitivamente no deberían estar en la pandemia ni sufrir aumentos repentinos. Sin embargo, lo hacen porque las infecciones «irruptivas» en los vacunados son ahora muy comunes y frecuentes. Sabemos a toda certeza que las vacunas no evitan que las personas se infecten. Esto fue confirmado en agosto por la directora de los CDC, Rochelle Walensky, quien admitió abiertamente en una entrevista con CNN que las vacunas pueden «prevenir la transmisión» por más tiempo.

Con la llegada del invierno, hay razones para estar profundamente preocupados, ya que las altas tasas de vacunación y la consiguiente explosión de casos se lograron, en su mayor parte, en el verano y principios del otoño, cuando el virus es débil. A medida que los países del hemisferio norte están entrando en la temporada de invierno y los recuentos de muertes siguen aumentando rápidamente, parece que estamos al borde de un período extremadamente difícil en los próximos meses.

Esta situación existe a pesar de que muchos países han alcanzado tasas de vacunación cercanas al 70 por ciento. La tasa media de vacunación completa de Europa, por ejemplo, se sitúa actualmente en el 65,5 por ciento, mientras que el 69,9 por ciento de los europeos han recibido al menos una inyección.

La alta aceptación de vacunas en Europa se encuentra dentro del rango de inmunidad colectiva especificado a principios de este año por el Dr. Fauci y otros expertos. Con tal tasa de inoculación, la pandemia debería estar, si no ha terminado, definitivamente bajo control. En cambio, está fuera de control.

Muchas naciones europeas, así como países de otras partes del mundo, están haciendo sonar la alarma e imponiendo una nueva ola de confinamientos.

Si las vacunas fueran incluso remotamente efectivas, esto nunca podría haber sucedido en territorios altamente vacunados.

Las vacunas no solo no han cumplido con su promesa, sino que los datos indican que en varios lugares han empeorado la situación al provocar aumentos repentinos.

Los datos demuestran claramente que las vacunas no tienen el efecto que se suponía que debían tener. Las cifras y gráficos anteriores proporcionan pruebas contundentes del fracaso de la vacuna.

Que los gobiernos persigan altas tasas de vacunación con las vacunas obviamente ineficaces es equivocado y contraproducente. También es altamente irresponsable y peligroso debido a los efectos secundarios extensos y severos de las vacunas.

*

Vasko Kohlmayer nació y creció en la antigua Checoslovaquia comunista. Puedes seguir sus escritos suscribiéndote a su boletín substack ‘Notes from the Twilight Zone’. Es autor de The West in Crisis: Civilizations and Their Death Drives

Fuente: https://www.globalresearch.ca/hard-data-shows-covid-vaccines-dont-work/5763136

31.014 muertes 2.890.600 lesiones tras las «vacunas» contra la COVID en la base de datos europea de reacciones adversas a medida que las personas jóvenes y previamente sanas continúan muriendo

[Estos datos pueden contener sólo el 10%, otros dicen que bastante menos. Hoy mismo he sabido de dos muertes de conocidos. Una mujer de 60 años con un ataque cardíaco y otro un hombre de 43. Dos conocidos en un día no es normal. Ir atando cabos. Mueren los «vacunados». Estos dos no estarán en esta lista. Los dos pauta completa. (LTC)]

por Brian Shilhavy
Editor, Health Impact News

La base de datos de la Unión Europea de informes de sospechas de reacciones a medicamentos es EudraVigilance, y ahora informan de 31,014 muertes y 2,890,600 lesiones, después de las inyecciones de COVID-19.

Un suscriptor de Health Impact News de Europa nos recordó que esta base de datos mantenida en EudraVigilance es solo para países de Europa que forman parte de la Unión Europea (UE), que comprende 27 países.

El número total de países en Europa es mucho mayor, casi el doble, con alrededor de 50. (Hay algunas diferencias de opinión en cuanto a qué países son técnicamente parte de Europa).

Por lo tanto, por muy altos que sean estos números, NO reflejan toda Europa. El número real en Europa de muertos o heridos después de las vacunas contra el COVID-19 sería mucho mayor que el que estamos informando aquí.

La base de datos EudraVigilance informa que hasta el 20 de noviembre de 2021 hay 31,014 muertes y 2,890,600 lesiones reportadas después de las inyecciones de cuatro inyecciones experimentales de COVID-19:

Del total de lesiones registradas, casi la mitad de ellas (1.355.192) son lesiones graves.

«La seriedad proporciona información sobre el presunto efecto indeseable; se puede clasificar como ‘grave’ si corresponde a un suceso médico que resulta en la muerte,es potencialmente mortal, requiere hospitalización, resulta en otra condición médicamente importante o prolongación de la hospitalización existente, resulta en discapacidad o incapacidad persistente o significativa, o es una anomalía congénita / defecto de nacimiento «.

Un suscriptor de Health Impact News en Europa publicó los informes de cada una de las cuatro vacunas contra el COVID-19 que in inclusimos aquí. Es mucho trabajo tabular cada reacción con lesiones y muertes, ya que no hay lugar en el sistema EudraVigilance que hemos encontrado que tabula todos los resultados.

Desde que comenzamos a publicar esto, otros de Europa también han calculado los números y confirmado los totales.*

Aquí están los datos resumidos hasta el 20 de noviembre de 2021.

Reacciones totales para la vacuna de ARNm Tozinameran (código BNT162b2Comirnaty) de BioNTechPfizer: 14.526 muertes 1.323.370 lesiones al 20/11/2021

  • 35.826 Trastornos sanguíneos y del sistema linfático, incluidas 207 muertes
  • 40.230 Trastornos cardíacos, incluidas 2.128 muertes
  • 376 trastornos congénitos, familiares y genéticos, incluidas 33 muertes
  • 17.995 trastornos del oído y del laberinto, incluidas 10 muertes
  • 1.217 trastornos endocrinos, incluidas 5 muertes
  • 20.443 trastornos oculares, incluidas 32 muertes
  • 110.658 trastornos gastrointestinales, incluidas 585 muertes
  • 337,450 Trastornos generales y condiciones del sitio de administración, incluidas 4,118 muertes
  • 1.502 trastornos hepatobiliares, incluidas 75 muertes
  • 14,528 trastornos del sistema inmunológico, incluidas 76 muertes
  • 53.108 Infecciones e infestaciones, incluidas 1561 muertes
  • 20,222 Lesiones, envenenamiento y complicaciones de procedimiento, incluidas 240 muertes
  • 33.067 investigaciones, incluidas 451 muertes
  • 9.103 Trastornos del metabolismo y la nutrición, incluidas 249 muertes
  • 164.885 trastornos musculoesqueléticos y del tejido conectivo, incluidas 179 muertes
  • 1.163 Neoplasias benignas, malignas y no especificadas (incluyendo quistes y pólipos) incluyendo 114 muertes
  • 225.032 Trastornos del sistema nervioso, incluidas 1.556 muertes
  • 1.851 Embarazo, puerperio y afecciones perinatales, incluidas 55 muertes
  • 206 Problemas de productos, incluidas 2 muertes
  • 24.225 trastornos psiquiátricos, incluidas 174 muertes
  • 4.667 trastornos renales y urinarios, incluidas 224 muertes
  • 43.949 Trastornos del sistema reproductivo y de la mama, incluidas 5 muertes
  • 57.013 Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos, incluidas 1.617 muertes
  • 62.414 Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo, incluidas 125 muertes
  • 2.765 Circunstancias sociales, incluidas 19 muertes
  • 4.797 Procedimientos quirúrgicos y médicos, incluidas 60 muertes
  • 34.678 trastornos vasculares, incluidas 626 muertes

Reacciones totales para la vacuna de ARNm ARNm-1273 (CX-024414) de Moderna: 8.518 muertes 390.163 lesiones al 20/11/2021

  • 8.227 Trastornos sanguíneos y del sistema linfático, incluidas 94 muertes
  • 12.657 trastornos cardíacos, incluidas 915 muertes
  • 156 trastornos congénitos, familiares y genéticos, incluidas 6 muertes
  • 4.698 trastornos del oído y del laberinto, incluidas 2 muertes
  • 348 trastornos endocrinos, incluidas 3 muertes
  • 5.731 trastornos oculares, incluidas 29 muertes
  • 32.091 trastornos gastrointestinales, incluidas 326 muertes
  • 104,720 Trastornos generales y condiciones del sitio de administración, incluidas 2,986 muertes
  • 644 trastornos hepatobiliares, incluidas 40 muertes
  • 3,820 trastornos del sistema inmunológico, incluidas 16 muertes
  • 14.668 infecciones e infestaciones, incluidas 782 muertes
  • 8,158 Lesiones, envenenamiento y complicaciones de procedimiento, incluidas 162 muertes
  • 7.117 investigaciones, incluidas 143 muertes
  • 3.703 Trastornos del metabolismo y la nutrición, incluidas 206 muertes
  • 47.355 trastornos musculoesqueléticos y del tejido conectivo, incluidas 174 muertes
  • 531 Neoplasias benignas, malignas y no especificadas (incluyendo quistes y pólipos) incluyendo 67 muertes
  • 66.320 Trastornos del sistema nervioso, incluidas 823 muertes
  • 722 Embarazo, puerperio y afecciones perinatales, incluidas 6 muertes
  • 78 Problemas de productos, incluidas 2 muertes
  • 7.100 trastornos psiquiátricos, incluidas 142 muertes
  • 2.277 trastornos renales y urinarios, incluidas 164 muertes
  • 8.061 Trastornos del sistema reproductivo y de la mama, incluidas 7 muertes
  • 17.235 trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos, incluidas 914 muertes
  • 20.963 Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo, incluidas 76 muertes
  • 1.769 Circunstancias sociales, incluidas 36 muertes
  • 1.374 Procedimientos quirúrgicos y médicos, incluidas 78 muertes
  • 9.640 trastornos vasculares, incluidas 319 muertes

Total de reacciones para la vacuna AZD1222/VAXZEVRIA (CHADOX1 NCOV-19) de Oxford/AstraZeneca: 6.145 muertes 1.075.335 lesiones al 20/11/2021

  • 13.124 Trastornos sanguíneos y del sistema linfático, incluidas 248 muertes
  • 19.128 trastornos cardíacos, incluidas 696 muertes
  • 195 Trastornos familiares y genéticos congénitos, incluidas 8 muertes
  • 12.669 trastornos del oído y del laberinto, incluidas 3 muertes
  • 597 trastornos endocrinos, incluidas 4 muertes
  • 18.919 trastornos oculares, incluidas 29 muertes
  • 102.402 trastornos gastrointestinales, incluidas 312 muertes
  • 283,288 Trastornos generales y condiciones del sitio de administración, incluidas 1,469 muertes
  • 950 trastornos hepatobiliares, incluidas 60 muertes
  • 4,834 trastornos del sistema inmunológico, incluidas 29 muertes
  • 32.441 infecciones e infestaciones, incluidas 413 muertes
  • 12,358 Lesiones por envenenamiento y complicaciones de procedimiento, incluyendo 177 muertes
  • 23.611 investigaciones, incluidas 150 muertes
  • 12.369 Trastornos del metabolismo y la nutrición, incluidas 91 muertes
  • 159.668 trastornos musculoesqueléticos y del tejido conectivo, incluidas 94 muertes
  • 624 Neoplasias benignas malignas y no especificadas (incluyendo quistes y pólipos) incluyendo 22 muertes
  • 221.536 Trastornos del sistema nervioso, incluidas 958 muertes
  • 521 Puerperio del embarazo y afecciones perinatales, incluidas 12 muertes
  • 188 Problemas del producto, incluida 1 muerte
  • 19.933 trastornos psiquiátricos, incluidas 58 muertes
  • 4.031 Trastornos renales y urinarios, incluidas 58 muertes
  • 15.124 Trastornos del sistema reproductivo y de la mama, incluidas 2 muertes
  • 37.980 trastornos respiratorios torácicos y mediastínicos, incluidas 735 muertes
  • 49.247 Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo, incluidas 48 muertes
  • 1.498 Circunstancias sociales, incluidas 6 muertes
  • 1.404 Procedimientos quirúrgicos y médicos, incluidas 25 muertes
  • 26.696 Trastornos vasculares, incluidas 437 muertes

Reacciones totales para la vacuna CONTRA la COVID-19 JANSSEN (AD26. COV2. S) de Johnson & Johnson: 1.825 muertes 101.732 heridos al 20/11/2021

  • 986 Trastornos sanguíneos y del sistema linfático, incluidas 40 muertes
  • 1.837 Trastornos cardíacos, incluidas 155 muertes
  • 35 Trastornos congénitos, familiares y genéticos
  • 1.033 trastornos del oído y del laberinto, incluidas 2 muertes
  • 69 Trastornos endocrinos incl. 1 muerte
  • 1.351 trastornos oculares, incluidas 7 muertes
  • 8.500 trastornos gastrointestinales incluyendo 75 muertes
  • 26,871 Trastornos generales y condiciones del sitio de administración, incluidas 488 muertes
  • 121 trastornos hepatobiliares, incluidas 11 muertes
  • 445 trastornos del sistema inmunitario, incluidas 9 muertes
  • 4.315 infecciones e infestaciones, incluidas 143 muertes
  • 920 Lesiones, envenenamiento y complicaciones de procedimiento, incluidas 18 muertes
  • 4.766 investigaciones, incluidas 103 muertes
  • 625 Trastornos del metabolismo y la nutrición, incluidas 45 muertes
  • 14.897 trastornos musculoesqueléticos y del tejido conectivo, incluidas 43 muertes
  • 54 Neoplasias benignas, malignas y no especificadas (incluyendo quistes y pólipos) incluyendo 3 muertes
  • 20.097 Trastornos del sistema nervioso, incluidas 197 muertes
  • 41 Embarazo, puerperio y afecciones perinatales, incluida 1 muerte
  • 26 Problemas del producto
  • 1.407 trastornos psiquiátricos, incluidas 16 muertes
  • 417 Trastornos renales y urinarios, incluidas 22 muertes
  • 2.059 Trastornos del sistema reproductivo y de los senos, incluidas 6 muertes
  • 3.617 trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos, incluidas 234 muertes
  • 3.094 Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo, incluidas 8 muertes
  • 319 Circunstancias sociales, incluidas 4 muertes
  • 690 Procedimientos quirúrgicos y médicos, incluidas 54 muertes
  • 3.140 trastornos vasculares, incluidas 140 muertes

*Estos totales son estimaciones basadas en informes presentados a EudraVigilance. Los totales pueden ser mucho más altos según el porcentaje de reacciones adversas que se informan. Algunos de estos informes también pueden ser reportados a las bases de datos de reacciones adversas de cada país, como la base de datos VAERS de EE.UU. y el sistema de Tarjeta Amarilla del Reino Unido. Las muertes se agrupan por síntomas, y algunas muertes pueden haber sido el resultado de múltiples síntomas.

Fuente: https://healthimpactnews.com/2021/31014-deaths-2890600-injuries-following-covid-shots-in-european-database-of-adverse-reactions-as-young-previously-healthy-people-continue-to-die/

Los adultos vacunados menores de 60 años están muriendo al DOBLE de la tasa de no vacunados…

…la vacuna DUPLICA las muertes por todas las causas.

La Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS), una agencia de informes del gobierno con sede en el Reino Unido, ha publicado nuevos datos que muestran que los adultos ingleses «completamente vacunados» menores de 60 años ahora están muriendo al doble de la tasa de sus contrapartes no vacunadas.

En su Substack, Alex Berenson publicó un gráfico que muestra la diferencia entre los dos grupos. Si bien las muertes no vacunadas en realidad están disminuyendo con el tiempo, las muertes completamente vacunadas están en aumento.

El conjunto de datos original de ONS muestra claramente esto para cualquiera que esté dispuesto a verlo honestamente, porque todos sabemos que los principales medios de comunicación nunca informarán sobre él.

«Yo mismo he comprobado el conjunto de datos subyacente y este gráfico es correcto», escribe Berenson. «Las personas vacunadas menores de 60 años tienen el doble de probabilidades de morir que las personas no vacunadas. Y las muertes en general en Gran Bretaña están muy por encima de lo normal».

«No sé cómo explicar esto aparte de la mortalidad causada por la vacuna», agrega.

Los problemas cardíacos se disparan debido a las inyecciones de ARNm

Una de las razones por las que estos disparos están matando a personas como locos es que destruyen el tejido celular, particularmente dentro y alrededor del corazón.

Los jabs de ARNm (ARN mensajero) son particularmente ofensivos en este sentido, señala Berenson. Varios meses después de inyectarse, el riesgo de una persona de sufrir un ataque cardíaco u otro problema coronario grave se duplica con creces.

«Los pacientes tenían un riesgo de 1 en 4 de problemas graves después de las vacunas, en comparación con 1 de cada 9 antes», escribe Berenson.

¿Te suena familiar? Ese mismo riesgo duplicado de muerte en los vacunados frente a los no vacunados también se aplica a los problemas cardíacos. Parecería como si ser pinchado fuera una forma rápida y fácil de acelerar el riesgo de morir temprano.

En la reciente conferencia anual de la Asociación Americana del Corazón (AHA), el Dr. Steven Gundry, médico de Nebraska y cirujano cardíaco retirado, presentó un estudio que muestra este aumento masivo del riesgo de problemas cardíacos después de la inyección.

Las inyecciones aumentan en gran medida los marcadores inflamatorios endoteliales, explicó. Sobre la base de estos marcadores, a un paciente se le asigna una puntuación que clasifica la probabilidad de que desarrolle un síndrome coronario agudo en los próximos cinco años.

«El síndrome coronario agudo es un término utilizado para describir una variedad de afecciones asociadas con un flujo sanguíneo repentino y reducido al corazón», explica la Clínica Mayo sobre esta clasificación.

«Una de esas afecciones es un ataque cardíaco (infarto de miocardio), cuando la muerte celular resulta en tejido cardíaco dañado o destruido».

En los propios pacientes de Gundry, observó un aumento del riesgo del 11 por ciento al 25 por ciento en la escala del síndrome coronario agudo. Este aumento persistió durante al menos 2,5 meses después de que los pacientes recibieron la segunda dosis, dice.

«Concluimos que las [vacunas] de ARNm aumentan dramáticamente la inflamación en el endotelio y la infiltración de células T del músculo cardíaco y pueden explicar las observaciones de un aumento de la trombosis, la miocardiopatía y otros eventos vasculares después de la vacunación», explicó.

«Claramente hay una sincronicidad escalofriante entre la DUPLICACIÓN DEL RIESGO DE SÍNDROME CORONARIO AGUDO que se muestra en este estudio y los gráficos de datos que muestran una DUPLICACIÓN DE LAS MUERTES GENERALES en Inglaterra que discutió en su publicación de ayer», escribió un comentarista sobre los dos artículos de Berenson.

«Se necesitarán muchos más de estos estudios e historias antes de que los totalitaristas médicos de la FDA y los CDC retroceda debido a la ‘miocarditis leve'», escribió otro, refiriéndose a la falsa afirmación de la directora de los CDC, Rochelle Walensky, de que los casos de «miocarditis leve» después de la inyección son «raros».

«Su objetivo es la despoblación y están disfrutando de los resultados ahora mismo porque no hay retroceso. Sus medios de vida no están amenazados, y están protegidos dentro de sus círculos políticos. Nada menos que el incumplimiento total en el futuro de cualquier mandato covid va a mover esta tiranía».

Fuente: https://www.naturalnews.com/2021-11-23-vaccinated-english-adults-dying-twice-rate-unvaccinated.html#

¡¡¡ESTAMOS EN GUERRA!!!

Hay valientes, héroes en todas las profesiones de esta guerra, el autor de esta maravillosa viñeta, el australiano Michael Leunig, fue DESPEDIDO por publicarla. Es tan GRAVE que esto ocurra que hasta el más creyente covidicio y/o covidiota debería empezar a rebelarse contra ella. La tiranía globalizadora.

https://t.me/Psicosfera

Dr. Robert O. Young: La microscopía electrónica de barrido revela óxido de grafeno en vacunas Covid-19

¡A TODAS LAS AUTORIDADES, POLÍTICOS, MÉDICOS Y CIENTÍFICOS! ¡URGENTE!

Este blog le dedica la primicia de este hallazgo, oculto por Dios sabe quien y en contra de la Humanidad, a Ricardo Delgado, de La Quinta Columna, al Doctor José Luis Sevillano y al Doctor Pablo Campra. Y por supuesto al Doctor Robert O Young, autor del artículo que al ser anglosajón, tiene un escaparate mayor que la investigación española (hace siglos que es así, por desgracia). Dicho esto hay que unir fuerzas para parar esta locura llamada vacunación, que en realidad es un envenenamiento a una escala jamás antes vista, asesinatos en masa que habrá que juzgar con mano de hierro a los culpables de este genocidio desconocido hasta la fecha. Y todo esto no ha hecho más que empezar. También está dedicado a las doctoras Albarracín y Prego y a «Médicos por la verdad» por su negativa a aceptar este hecho probado en aras de no se sabe qué. ¡Y a toda la sociedad!

Autor: Robert O Young DSc, PhD.

¡La microscopia de contraste de fase, la microscopía electrónica de transmisión y barrido y la espectroscopia de rayos X dispersiva de energía revelan los ingredientes de las vacunas CoV-19!

Mis pruebas de microscopía y espectrometría pueden ser duplicadas con los mismos resultados por cualquier Universidad o Laboratorio que tenga un microscopio electrónico de transmisión, campo brillante, campo oscuro y microscopio compuesto de contraste pHase con una cabeza triocular y finalmente un espectrofotometa NanoDropTM 2000 para medir las nanopartículas que se encuentran en las vacunas de Pfizer, Moderna, Astrazeneca y Janssen. ¿A qué esperan?

Abstracto

Actualmente hay cuatro grandes compañías farmacéuticas que fabrican una vacuna contra el SARS-CoV-2 ahora llamada SARS-CoV-19. Estos fabricantes y su vacuna son Pfizer–BioNTech mRNA Vaccine, la Moderna-Lonza mRNA-1273 Vaccine, la Serum Institute Oxford Astrazeneca Vaccine y la Janssen COVID -19 Vaccine, fabricada por Janssen Biotech Inc., una janssen Pharmaceutical Company de Johnson &Johnson, un adenovirus recombinante e incompetente tipo 26 que expresa la proteína espiga SARS-CoV-2. El propósito de estas vacunas es proporcionar inmunidad contra el llamado nuevo coronavirus infeccioso o virus SARS-CoV – 2 ahora llamado SARS-CoV – 19. Estas cuatro compañías farmacéuticas no han proporcionado una divulgación completa de la FDA en su caja de vacunas, inserte una hoja informativa o una etiqueta para muchos de los ingredientes principales y / o menores contenidos en estas vacunas. El propósito de este artículo de investigación es identificar los ingredientes principales y menores específicos contenidos en la vacuna de Pfizer, la vacuna de Moderna, la vacuna de Astrazeneca y la vacuna de Janssen usando varias pruebas anatómicas, fisiológicas y funcionales científicas para cada vacuna SARS-COV-2-10. Como derecho humano, regido bajo la Ley Mundial por el Código de Nuremberg de 1947, la información de ingredientes específicos de la vacuna es crítica y necesaria para que cualquier humano de cualquier país del mundo pueda tomar una decisión informada sobre si dar o no su consentimiento a la inoculación SAR-CoV-2-19. Hemos realizado las pruebas científicas de cada vacuna y hemos identificado varios ingredientes o adyuvantes que no han sido divulgados y que están contenidos en estas cuatro vacunas contra el SARS-CoV – 2 -19. Actualmente, estas vacunas se están administrando a millones de seres humanos en todo el mundo bajo una Autorización de Uso de Emergencia (EUA) emitida por cada país sin la divulgación completa de todos los ingredientes y en algunos casos ordenada por los gobiernos o empleadores en violación de los derechos humanos individuales bajo el Código de Nuremberg de 1947.

Metodología y Técnicas

Se analizaron cuatro «vacunas» que son la Vacuna Pfizer-BioNtech,Moderna-Lonza mRNA-1273, Vaxzevria de Astrazeneca, Janssen de Johnson & Johnson, utilizando diferentes instrumentaciones y protocolos de preparación según nuevos enfoques nanotecnológicos. Esta instrumentación diferente incluye microscopía óptica, microscopía de campo brillante, microscopía de contraste pHase, microscopía de campo oscuro, espectroscopio de absorbancia y fluorescencia UV, microscopía electrónica de barrido, microscopía electrónica de transmisión, espectroscopio dispersivo de energía, difractómetro de rayos X, instrumentos de resonancia magnética nuclear se utilizaron para verificar las morfologías y el contenido de las «vacunas». Para las mediciones de alta tecnología y el cuidado de la investigación, se activaron todos los controles y se adoptaron medidas de referencia con el fin de obtener resultados validados.

Contraste de fase de sangre en vivo y microscopía de campo oscuro

Posteriormente se obtuvieron imágenes de las fracciones acuosas de las vacunas para evaluar visualmente la posible presencia de partículas de carbono o grafeno.

Las observaciones bajo microscopía óptica revelaron una abundancia de objetos laminares 2D transparentes que muestran gran similitud con imágenes de la literatura (Xu et al, 2019), y con imágenes obtenidas del estándar rGO (SIGMA)(Figuras 1, 2 y 3).

Se obtuvieron imágenes de grandes láminas transparentes de tamaño y formas variables, mostrando onduladas y planas, irregulares. Las hojas más pequeñas de formas poligonales, también similares a las escamas descritas en la literatura (Xu et al, 2019) se pueden revelar con pHase Contrast y microscopía de campo oscuro (Figura 3).

Todos estos objetos laminares estaban muy extendidos en la fracción acuosa de la sangre (Figura 1) o en la muestra vacunal (Figuras 2 y 3) y ningún componente descrito por la patente registrada puede asociarse a estas láminas.

En la figura 1 Usted puede ver lo que una bomba de racimo de óxido de grafeno reducido (rGO) se ve como en la sangre humana no manchada vivo después de una inoculación de CoV-19 causando coagulación patológica de la sangre! [1] [2]

La Figura 1 es una micrografía de un grupo de carbono de óxido de grafeno reducido (rGO) visto en la sangre humana no manchada viva con microscopía de contraste pHase a 1500x. Tenga en cuenta que los glóbulos rojos se coagulan en y alrededor del cristal rGO en una condición conocida como Rouleau! Una palabra francesa que significa encadenar.

¿Cuáles son los ingredientes no divulgados contenidos en las vacunas CoV – 19 llamadas Pfizer, Moderna, Astrazeneca y Janssen?

Para responder a esta pregunta, una fracción acuosa de Pfizer, Moderna, Astrazeneca y Janssen se tomaron de cada vil y luego se vieron por separado bajo microscopía de contraste de fase a 100x, 600x hasta 1500x magnificación que muestra partículas reducidas de óxido de grafeno (rGO) que se compararon con micrografías de rGO de Choucair et al, 2009 para identificación y verificación. [3]

Pasos del análisis de fracciones acuosas de vacunas

Las muestras refrigeradas se procesaron en condiciones estériles, utilizando cámara de flujo laminar y artículos de laboratorio esterilizados.

Los pasos para los análisis fueron:

1. Dilución en solución salina fisiológica estéril al 0,9% (0,45 ml + 1,2 ml)

2. Fraccionamiento de polaridad: 1,2 ml de hexano + 120 ul de muestra RD1

3. Extracción de fase acuosa hidrofílica

4. Absorción UV y espectroscopia de fluorescencia

5. Extracción y cuantificación de ARN en la muestra

6. Microscopía electrónica y óptica de fase acuosa

Los ingredientes no divulgados de la «vacuna» de Pfizer

Las micrografías de las Figuras 2 y 3 se obtuvieron utilizando 100X, 600X y 1500X pHase Contrast, Dark Field y Bright Field Optical Microscopy. [3]

A la izquierda de cada micrografía verá las micrografías obtenidas de la fracción acuosa de la vacuna de Pfizer que contiene rGO.

A la derecha de cada micrografía verá una coincidencia de fuentes conocidas que contienen rGO para la validación anatómica.

Las observaciones bajo una microscopía pHase Contrast, Dark-Field y Bright-Field del producto de la vacuna por Pfizer revelaron algunas entidades que pueden ser tiras de grafeno como se ve a continuación en la Figura 3.

La Figura 2 muestra una imagen de fracción acuosa de la muestra de la vacuna de Pfizer (izquierda) y del estándar de óxido de grafeno reducido (rGO) (derecha) (Sigma-777684). Microscopía óptica, 100X

Figura 3 – Imágenes de fracción acuosa que contienen óxido de grafeno reducido de la muestra de la vacuna de Pfizer (izquierda) y el estándar de óxido de grafeno reducido (rGO) sonicado (derecha) (Sigma-777684). Microscopía óptica del contraste del pHase, 600X

La Figura 4 muestra la cápside del liposoma que contiene rGO que Pfizer utiliza para que su producto vehicule el óxido de grafeno uniendo la cápside del liposoma a moléculas específicas del ARNm para conducir el contenido de liposomas de fGO a órganos, glándulas y tejidos específicos, a saber, los ovarios y los testículos, la médula ósea, el corazón y el cerebro. La imagen se obtuvo mediante una preparación SEM-Cryo.

Utilizando microscopía electrónica de transmisión (TEM) observamos una intrincada matriz o malla de láminas de rGO flexibles translúcidas plegadas con una mezcla de aglomeraciones multicapa más oscuras y colores más claros de monocapas desplegadas como se ve en la Figura 5. [3]

La Figura 5 muestra un grupo de nanopartículas de grafeno en una vacuna de Pfizer. Parecen ser agregados.

Las áreas lineales más oscuras de la Figura 5 parecen ser la superposición local de hojas y la disposición local de hojas individuales en paralelo al haz de electrones. [4]

Después de la malla, aparece una alta densidad de formas claras redondeadas y elípticas no identificadas, posiblemente correspondientes a agujeros generados por forzamiento mecánico de la malla rGO durante el tratamiento como se ve en la Figura 6.[ 4]

La Figura 6 muestra una observación de microscopía TEM donde están presentes partículas de óxido de grafeno reducido en una vacuna de Pfizer. La difractometría de rayos X revela su naturaleza de nanopartículas cristalinas basadas en carbono de rGO

Espectroscopia de rayos X dispersiva de energía revela rGO en la vacuna de Pfizer[5] [6] [7]

A continuación, se analizó la fracción líquida de la vacuna de Pfizer para el contenido químico y elemental mediante espectroscopia de rayos X dispersiva de energía(EDS),como se ve en la Figura 6. El espectro EDS mostró la presencia de Carbono, Oxígeno verificando el rGO y Cloruro de Sodio ya que la muestra mostrada en las Figuras 2, 3, 5 y 6 se diluyeron en solución salina.

La Figura 7 muestra un espectro EDS de una «vacuna» de Pfizer bajo una microscopía ESEM junto con una microsonda de rayos X EDS (eje X = KeV, eje Y = Recuentos) que identifica carbono, oxígeno, sodio y cloruro

La cuantificación del ARNm en la vacuna de Pfizer

La cuantificación del ARN en la muestra de Pfizer se realizó con protocolos convencionales (Fisher).

De acuerdo con el software específico de verificación de calibración del espectrofotómetro NanoDropTM 2000 (Thermofisher), el espectro de absorción UV de la fracción acuosa total se correlacionó con 747 ng / ul de sustancias absorbentes desconocidas.

Sin embargo, después de la extracción de ARN con kit comercial (Thermofisher), la cuantificación con sonda de fluorescencia Qbit específica de ARN (Thermofisher) mostró que solo 6t ug / ul podría estar relacionado con la presencia de ARN. El espectro era compatible con el pico de rGO a 270nm.

Según las imágenes microscópicas presentadas aquí, la mayor parte de esta absorbancia podría deberse a láminas similares al grafeno, abundantes en la suspensión de fluidos en la muestra.

Las conclusiones son apoyadas además por la alta fluorescencia de la muestra con el máximo en 340 nanómetro, de acuerdo con los valores máximos para el rGO. Debe recordarse que el ARN no muestra fluorescencia espontánea bajo exposición UV.

Figura 8 – Espectro UV de la fracción acuosa de la muestra de la vacuna de Pfizer. [1] [2] [3] [5] [6]

Pruebas de fluorescencia ultravioleta de la fracción acuosa de Pfizer para el óxido de grafeno reducido (rGO)[5]

Los espectros ultra violetas de absorción y fluorescencia se obtuvieron con el espectrofotómetro de lector multimodo de imágenes celulares Cytation 5 (BioteK). El espectro de absorbancia UV confirmó un pico máximo de 270nm, compatible con la presencia de partículas rGO.

La fluorescencia UV máxima a 340 nm también sugiere la presencia de cantidades significativas de rGO en la muestra (Bano et al, 2019).

Figura 9 – Se obtuvieron espectros de absorción UV y fluorescencia con Cytation 5 Cell Imaging Multi-Mode Reader Spectrophotometer (BioteK). El espectro de absorbancia UV confirmó un pico máximo a 270 nm, compatible con la presencia de rGO. La fluorescencia UV máxima a 340 nm también sugiere la presencia de cantidades significativas de rGO en la muestra (Bano et al, 2019).

Figura 10 – El análisis uv espectroscopia mostró una adsorción debido a la presencia de óxido de grafeno reducido, que se confirma mediante observación bajo microscopía visible ultravioleta.

Las figuras 11 y 12 a continuación muestran una micrografía de diferentes micro y nanopartículas que se han identificado en Pfizer, Moderna, Astrazeneca y Janssen, las llamadas «vacunas» y analizadas bajo un microscopio electrónico de barrido ambiental junto con una microsonda de rayos X de un sistema dispersivo de energía que revela la naturaleza química de las micro y nanopartículas observadas. [5] [6] [7]

La Figura 11 muestra restos de micras afiladas de 20 um de longitud identificados en la llamada «vacuna» de Pfizer que contiene carbono, cromo de oxígeno, azufre, aluminio, cloruro, nitrógeno.

La Figura 12 muestra una particulada de 20 micras de longitud identificada en la llamada «vacuna» de Pfizer. Se compone de carbono, cromo oxígeno, azufre, aluminio, cloruro y nitrógeno.

Las figuras 13 y 14 a continuación muestran una micrografía de diferentes micro y nanopartículas que han sido identificadas en Pfizer, Moderna, Astrazeneca y Janssen, las llamadas «vacunas» y analizadas bajo un microscopio electrónico de barrido ambiental junto con una microsonda de rayos X de un sistema dispersivo de energía que revela la naturaleza química de las micro y nanopartículas observadas.

¿Hay parásitos en las «vacunas» de Pfizer?

Un cuerpo alargado de 50 micras, como se ve en la Figura 13, es una presencia misteriosa y aguda en la vacuna de Pfizer. Aparece y se identifica anatómicamente como un parásito trypanosoma cruzi del cual varias variantes son letales y es una de las muchas causas del síndrome de inmunodeficiencia adquirida o SIDA.[ Atlas of Human Parasitology, 4th Edition, Lawrence Ash y Thomas Orithel, páginas 174 a 178][8]

La Figura 13 muestra un parásito trypanosoma de aproximadamente 20 micras de longitud que se encuentra en la llamada «vacuna» de Pfizer. Se compone de carbono, cromo oxígeno, azufre, aluminio, cloruro y nitrógeno.

Una Micrografía De Microscopía De Contraste De Sangre Viva pHase Del Parásito Trypanosoma cruzi[8]

La Figura 14 identifica una composición de nanopartículas que incluyen carbono, cromo de oxígeno, azufre, aluminio, cloruro y nitrógeno que también se encuentran en las «vacunas» de CoV-19.

Figura 13 Identifica un compuesto de nanopartículas

Las figuras 15 y 16 a continuación muestran una micrografía de diferentes micro y nanopartículas que han sido identificadas y analizadas bajo un microscopio electrónico de barrido ambiental junto con una microsonda de rayos X de un sistema dispersivo de energía que revela la naturaleza química de las micro y nanopartículas observadas.

La partícula blanca de 2 micras de largo se compone de bismuto, carbono, oxígeno, aluminio, sodio, cobre y nitrógeno.

La Figura 15 muestra las partículas nano y micrones identificadas en la «vacuna» de Pfizer. La partícula blanca de 2 micras de largo se compone de bismuto, carbono, oxígeno, aluminio, sodio, cobre y nitrógeno.

La Figura 16 muestra que las partículas blancas de 2 micras encontradas en la llamada «vacuna» de Pfizer están compuestas de bismuto, carbono, oxígeno, aluminio, sodio, cobre y nitrógeno.

Las figuras 17 y 18 muestran la identificación de partículas orgánicas de carbono, oxígeno y nitrógeno con un agregado de nanopartículas incrustadas que incluyen bismuto, titanio, vanadio, hierro, cobre, silicio y aluminio que se encontraron en la llamada «vacuna» de Pfizer.

Figura 17 – muestra un agregado orgánico (Carbono-Oxígeno-Nitrógeno) con nanopartículas incrustadas de bismuto, titanio. vanadio. hierro, cobre, silicio, aluminio incrustado en pfizer «vacuna!»

Figura 18 – muestra un agregado orgánico (Carbono-Oxígeno-Nitrógeno) con nanopartículas incrustadas de bismuto, titanio. vanadio. hierro, cobre, silicio, aluminio incrustado en pfizer «vacuna!»

La «vacuna» de Astrazeneca ingredientes no divulgados

Las figuras 19 y 20 muestran un agregado de ingeniería de hierro, cromo y níquel también conocido como acero inoxidable de micro y nanopartículas incrustadas e identificado en la «vacuna» de Astrazeneca vista bajo microscopía electrónica de transmisión y cuantificado con una microsonda de rayos X de un sistema dispersivo de energía que revela la naturaleza química de las micro y nanopartículas observadas.

Figura 19 – Agregado de ingeniería de hierro, cromo y níquel también conocido como acero inoxidable.

La Figura 20 muestra las partículas de namo cuantificadas en la «vacuna» de Astrazeneca con una microsonda de rayos X de un Sistema Dispersivo de Energía que revela la naturaleza química de las micro y nanopartículas observadas.

Utilizando el instrumento XRF (fluorescencia de rayos X) se utilizó el instrumento para evaluar los adyuvantes de la «vacuna» de Astrazeneca,que identificó las siguientes moléculas de histidina, sacarosa, polietilenglicol (PEG) o alcohol anticongelante y de etileno. Los resultados de esta prueba se pueden ver en la Figura 20. [9]

La inyección de PEG y alcohol de etileno se conocen como cancerígenos y genocotóxicos. [9] PEG fue el único adyuvante declarado en la hoja de datos que enumera los ingredientes de la «vacuna» de Astrazeneca.

Figura 21 Identifica el espectro de adyuvantes de vacunas de AstraZeneca. Se utilizan diferentes colores para las cuatro moléculas identificadas por medio de espectros de referencia. La concentración relativa se calcula en integrales de señales de referencia para moléculas en un espectro cuantitativo adquirido con un ciclo de trabajo de 5 segundos con el T1 calculado más largo fue de 5 segundos.

Los ingredientes no divulgados de la «vacuna» de Janssen

Las figuras 22 y 23 muestran un agregado orgánico-inorgánico identificado en la «vacuna» de Janssen. Las partículas están compuestas de acero inoxidable y se pegan junto con un «pegamento a base de carbono» de óxido de grafeno reducido. [10] Este agregado es altamente magnético y puede desencadenar la coagulación patológica de la sangre y la creación de «El efecto corona» o «El efecto de la proteína spike» a partir de la degeneración de la membrana celular debido a las interacciones con otros dipolos.[ 10] Usted puede ver estas reacciones biológicas o transformaciones celulares en la sangre viva bajo pHase Contraste y Microscopía de Campo Oscuro en las Figuras 24, 25 y 26. [1] [11]

Figura 22 Una agregación de acero inoxidable de carbono, oxígeno, hierro y níquel mantenidos juntos con óxido de grafeno

Figura 23

El efecto corona y el efecto spike protein

¡El «efecto corona» y la «proteína spike» creados endógenamente son causados por el envenenamiento químico y por radiación de óxido de grafeno reducido y radiación de microondas! [11]

Figura 24 «El efecto Corona» y la creación endógena de exosomas debido al envenenamiento químico y por radiación de los fluidos vasculares e intersticiales del intersticio

La Figura 25 muestra «El efecto corona» y el nacimiento endógeno de picos de proteína S1 causados por la radiación y el envenenamiento químico o lo que yo llamo el «efecto de clavar proteínas»

Figura 26 Esta micrografía muestra la creación endógena de la «proteína spike» como una infección y no e infección!

Las figuras 24 y 25 anteriores muestran «El EFECTO CORONA» en los glóbulos rojos con la Figura 26 mostrando «El EFECTO DE LA PROTEÍNA SPIKED» ambos causados por la acidosis descompensada de los fluidos intersticiales y luego vasculares de un estilo de vida ácido y específicamente, la exposición a campos electromagnéticos pulsantes tóxicos a 2.4gHz o más, intoxicación química por los alimentos y el agua ingeridos, la contaminación tóxica del aire ácido, las esteras químicas y para rematar una inoculación química nana cargada de CoV – 19 inoculación! Por favor, compruebe sus sentimientos y falsas creencias en la puerta antes de que usted prematuramente causar daño a sí mismo! [11]

Los ingredientes no divulgados de la «vacuna» de Moderna

Las Figuras 26 y 27 identificaron una entidad mixta de materia orgánica e inorgánica contenida en la «vacuna» de Moderna.

Microscopía electrónica de transmisión y cuantificado con una microsonda de rayos X de un sistema dispersivo de energía reveló la naturaleza química de las micro y nano partículas observadas.

La llamada «vacuna» de Moderna es un sustrato de óxido de grafeno reducido a base de carbono donde se incrustan algunas nanopartículas. Las nanopartículas están compuestas de carbono, nitrógeno, oxígeno, aluminio, cobre, hierro y cloro. [12]

Figura 26 Microscopía Electrónica de Transmisión Revela Un Compuesto De Óxido De Grafeno De Materia Orgánica Y No Orgánica Embebida

Figura 27 Revela Nano Partículas Citotóxicas Embebidos

Las Figuras 27 y 28 muestran un análisis que también se realizó bajo Microscopía Electrónica de Transmisión y se cuantificó con una microsonda de rayos X de un Sistema Dispersivo de Energía y reveló la naturaleza química de las micro y nanopartículas observadas. Muchos cuerpos extraños fueron identificados con una morfología esférica con algunas cavidades en forma de burbuja.

La Figura 29 muestra que están compuestos de carbono, nitrógeno, oxígeno, silicio, plomo, cadmio y selenio. Esta composición de nanopartículas altamente tóxicas son puntos cuánticos de seleniuro de cadmio que son citotóxicos y genotóxicos. [13] [14]

La Figura 27 revela los nano puntos en el óxido de grafeno encontrado en la «vacuna» de Moderna

La Figura 28 revela los nano puntos en el óxido de grafeno encontrado en la «vacuna» de Moderna

Figura 29 Revela El Compuesto Citotóxico y Genotóxico de Nano Partículas En Óxido de Grafeno Encontrado en la «Vacuna» de Moderna

Las figuras 30 y 31 de análisis adicionales de la llamada «vacuna» de Moderna mostraron un simplasto de 100 micras de compuesto de nanopartículas de óxido de grafeno reducido. El rGO está compuesto de carbono y oxígeno con contaminación de nanopartículas de nitrógeno, silicio, fósforo y cloro Cloro. [15]

Figura 30 Microscopía Electrónica de Transmisión Revela Un Gran Compuesto De Symplast De 100 micras De Reduce El Óxido De Grafeno

La Figura 31 revela el complejo de nanopartículas contenido en la «vacuna» de Moderna

Las figuras 32 y 33 muestran entidades oxdie de grafeno reducidas a base de carbono en la «vacuna» de Moderna mezcladas con agregados llenos de nanoparticulados de silicato de aluminio. [16]

Figura 32 Revela Un Complejo De Óxido De Grafeno Y Silicato De Aluminio Usando Microscopía Electrónica De Transmisión

La Figura 33 revela los nanoelementos del óxido de grafeno y el silicato de aluminio contenidos en la «vacuna» de Moderna

Discusión

La pandemia de SARS-CoVid-2-19 indujo a las industrias farmacéuticas a desarrollar nuevos medicamentos que llamaron vacunas.

El mecanismo de acción de estos nuevos fármacos declarado por la industria farmacéutica junto con lo que se informa en la hoja de datos de los productos de la vacuna NO está claro para que los expertos médicos actuales entiendan que esos nuevos medicamentos producidos por Pfizer–BioNTech mRNA Vaccine,la Moderna-Lonza mRNA-1273 Vaccine,la Serum Institute Oxford Astrazeneca Vaccine y la Janssen COVID -19 Vaccine,fabricada por Janssen Biotech Inc., una janssen Pharmaceutical Company de Johnson &Johnson NO son vacunas sino medicamentos nanotecnológicos que funcionan como terapia genética.

El nombre «vacuna» es probable que sea un escamotage (engaño) utilizado por razones burocráticas y tecnocráticas con el fin de recibir una aprobación urgente, ignorando todas las reglas normales necesarias para los nuevos medicamentos, especialmente para aquellos que implican nuevos mecanismos nanotecnológicos que nunca han sido desarrollados ni experimentados por los seres humanos en cualquier lugar, en cualquier momento en la historia del mundo.

Todas estas llamadas «vacunas» están patentadas y, por lo tanto, su contenido real se mantiene en secreto incluso para los compradores, que, por supuesto, están utilizando el dinero de los contribuyentes. Por lo tanto, los consumidores (contribuyentes) no tienen información sobre lo que están recibiendo en sus cuerpos por inoculación. La humanidad se mantiene en la oscuridad en lo que respecta a los procesos tecnológicos de nanopartículas involucrados, sobre los efectos negativos en las células del cuerpo, pero sobre todo sobre el posible efecto de nano-bio-interacción magneticotoxic, citotóxico y genotóxico con la sangre y las células del cuerpo. Este presente estudio a través del análisis directo de las cuatro llamadas «vacunas» mediante instrumentación tecnológica de nanopartículas revela información y la verdad sobre su contenido real.

Los medicamentos de Pfizer, Moderna, Astrazeneca y Janssen NO son «vacunas» sino nanopartículas complejas de óxido de grafeno agregados de nanoelementos variables unidos a ácidos nucleicos genéticamente modificados de ARNm de células animales o vero y células fetales humanas abortadas como se ha visto y descrito anteriormente, y una vez más son altamente magnéticotóxicos, citotóxicos y genotóxicos para las membranas celulares de plantas, insectos, aves, animales y humanos y su genética que ya ha llevado a lesiones graves (estimaciones de más de 500 millones) o eventual muerte (estimaciones de más de 35 millones). [17] [18] a través [52]

Los llamados «expertos» o «sabios médicos» le están diciendo que las vacunas CoV -2 – 19 son la ÚNICA manera de detener la propagación de CoV-19 … incluso cuando no hay evidencia de su existencia! [53]

Que están a salvo , a pesar de la evidencia documentada de lo contrario … [53]

Que son eficaces , a pesar de que millones de personas «de doble golpe» se están enfermando, exponiendo teóricamente un VIRUS INEXISTENTE llamado CoV – 19, y muriendo … [54] ¡de MIEDO o evidencia falsa que parece real!

Que usted debe conseguir al menos dos tiros más «boosters» para vivir «vidas normales»…

Y pronto, te dirán que NO tienes más remedio que cumplir con TODOS sus MANdates incluso cuando los CDC y otros gobiernos, universidades e institutos médicos han admitido por escrito que NO tienen ningún aislamiento «ESTÁNDAR DE ORO» del virus CoV – 2 ahora llamado CoV – 19! [55]

¡NO HAY CORONAVIRUS y NUNCA LO HA SIDO! [55]

Recordar…

¡NO DEJES QUE NADIE TE QUITE TU LIBERTAD DE SALUD!

¡Es TU CUERPO, TU Vida y TU Elección!

El conocimiento es poder. Y es la clave para entender por qué las vacunas experimentales contra el CoV-19 son tan peligrosas, a pesar de la narrativa oficial de los medios corporativos que suprime y censura a cualquiera que se atreva a hablar.

Usted tiene el control de su propia salud. No seas víctima de los gobiernos globales y burócratas que están presionando a todos para que se vacunen. El multimillonario «filántropo» Bill Gates y los activistas multimillonarios de big tech creen que saben lo que es mejor para usted y su familia.

Usted debe ser libre de decidir lo que es correcto para usted. NO dejes que los gobiernos y los empleadores te obliguen a conseguir vaxxed «para su propio bien».

¡Y nunca dejes que la cultura de la cancelación te haga tener demasiado miedo de defender tus derechos!

En palabras del gran médico y científico francés, Antione BeChamp, «no hay nada tan falso que NO contenga un elemento de verdad y así es con la teoría de los gérmenes». ¡En este caso la teoría viral, vacunal y de inmunidad! [54]

Fuente original: https://www.drrobertyoung.com/post/transmission-electron-microscopy-reveals-graphene-oxide-in-cov-19-vaccines

No importa quien diga que el rey está desnudo, si lo está.

La Red De Dinero Oscuro E Influencia De Bill Gates

PARTE 1: Conformación Narrativa Filantrópica (The Last American Vagabond)

En los primeros meses de 2020, el magnate de los negocios y multimillonario Bill Gates vio cómo su popularidad se disparaba por las nubes. Según YouGov, el 58 por ciento de los estadounidenses encuestados sobre Gates tenían una opinión positiva de él, es igualmente querido por hombres y mujeres, y tanto los Boomers como los Millennials lo adoran. La popularidad de Gates podría haber aumentado debido a que un documental viral de Netflix sobre su vida se estrenó a finales de 2019. Combine esa prensa positiva con una ola de entrevistas en los medios de comunicación que buscan la guía del hombre que «predijo» la próxima gran pandemia, y listo – Bill Gates es un superhéroe aquí para salvar al planeta de la inminente fatalidad.

Por supuesto, esta visión bastante caricaturesca ignora varios hechos incontrovertibles, y algunas teorías fuertes sobre las verdaderas intenciones de Gates. En primer lugar, los hechos. Bill Gates ha utilizado su inmensa riqueza para ganar influencia y tiempo en los medios de comunicación, difundiendo su mensaje de solucionar problemas de salud global mientras continúa ganando miles de millones. Usando la Fundación Bill y Melinda Gates para repartir subvenciones y donaciones, Gates ha creado una red de organizaciones que deben su presupuesto a la fundación o responden directamente a Gates. Al rastrear las inversiones de la Fundación y las relaciones de Gates, podemos ver que casi todas las personas involucradas en la lucha contra el COVID-19 están vinculadas a Gates o a su fundación por dos grados o menos. Esto le da a Bill Gates y su fundación una influencia indiscutida sobre la respuesta a la pandemia. Igualmente preocupante es el llamado de Gates para el bloqueo global hasta que el mundo entero haya sido vacunado y se le haya dado un certificado digital para probar la inmunidad.

Ahora, las teorías: al escuchar cuidadosamente varios discursos y declaraciones hechas por Gates, queda claro que tiene una inclinación por discutir la reducción del crecimiento de la población. A pesar de que los «verificadores de hechos» afirman que las palabras de Gates han sido sacadas de contexto, sus palabras hablan por sí mismas. Él cree que la población debe reducirse o evitarse que crezca, y cree que esto se puede hacer con vacunas y atención médica.

Mientras tratamos de despegar las capas de acrobacias de relaciones públicas y piezas de calado que adulan a Bill Gates, esperamos ilustrar que el hombre que está siendo apuntalado en el escenario global y vendido a la gente como su salvador, es cualquier cosa menos. A pesar del aparente crecimiento en el apoyo a Bill Gates, también hay evidencia en las redes sociales de que la gente está comenzando a cuestionarlo y desafiar la narrativa del salvador. Este es el primer paso para desentrañar la Red de Dinero Oscuro y Manipulación de Bill Gates.

La influencia global de la Fundación Bill y Melinda Gates

En 1994, según la historia, Bill Gates le pidió a su padre, William Gates Sr., que lo ayudara a «mejorar la salud reproductiva e infantil» fundando y dirigiendo la Fundación William H. Gates. Gates Sr. estuvo de acuerdo y en el año 2000, la Fundación se fusionó con la Gates Learning Foundation para convertirse en la Fundación Bill y Melinda Gates. Según la Fundación, Bill Gates ha donado 36 mil millones de dólares de su riqueza personal a la fundación. Se estima que la Fundación está valorada en $46.8 mil millones.

Durante las últimas dos décadas, la Fundación ha invertido en una serie de empresas y proyectos controvertidos mientras persigue su objetivo de mejorar la salud mundial y el acceso a las vacunas y la atención reproductiva. Todo esto se ha hecho como parte del plan de Gates para remodelar su imagen pública como la de un multimillonario amable y amable cuyo único objetivo es ayudar al mundo. La realidad es mucho más sospechosa.

Tomemos, por ejemplo, el documental de Netflix mencionado anteriormente,Inside Bill’s Brain: Decoding Bill Gates. En lugar de ser una mirada genuina a la vida y la personalidad de Gates, el documental no reconoció los conflictos de intereses que podrían retratar la película – y Bill Gates – bajo una luz diferente. En una reciente investigación explosiva que examina el alcance del dinero de Gates, The Nation señaló que, «en el primer episodio, el director Davis Guggenheim subraya el intelecto expansivo de Gates al entrevistar a Bernie Noe, descrito como un amigo de Gates». Noe continúa diciendo que Gates lee 150 páginas por hora con un 90 por ciento de retención. Sin embargo, The Nation informó: «Guggenheim no le dice a las audiencias que Noe es el director de Lakeside School, una institución privada a la que la Fundación Bill y Melinda Gates ha dado $ 80 millones». Casualmente, esta es la misma escuela a la que asisten los hijos de los Gates.

Por supuesto, el uso de la riqueza de las fundaciones para influir en la cobertura de los medios no es nuevo para Bill Gates. Aunque The Guardian reclama independencia editorial, su sección de Desarrollo Global está financiada en parte por The Gates Foundation. La fundación también ha dado más de $ 9 millones a The Guardian, más de $ 3 millones a NBC Universal, más de $ 4 millones al periódico francés Le Monde, más de $ 4.5 millones a NPR, $ 1 millón a Al-Jazeera y $ 49 millones al programa Media Action de la BBC. A la luz de estas inversiones, es fácil entender cómo Gates pudo organizar rápidamente una gira de conferencias de sus medios de comunicación favoritos.

Los medios de comunicación corporativos no son los únicos beneficiarios de la fundación Gates. También han invertido en tecnologías y compañías controvertidas, como Monsanto, geoingeniería, tecnología 5G y vacunas.

MintPress News informó recientemente sobre cómo la Fundación Gates ayudó al gigante farmacéutico y químico altamente controvertido Monsanto Corporation a «ganar un punto de apoyo más fuerte en África». Mpn también señala que la fundación financió un «ensayo clínicodefectuoso de la vacuna contra el VPH en la India en 2009, donde 23.000 niñas empobrecidas de entre 9 y 15 años estuvieron expuestas a medicamentos potencialmente letales sin siquiera el consentimiento de sus padres, lo que llevó a siete muertes».

En 2010, también se informó que desde 2007, Gates había dado $ 4.5 millones para estudiar métodos de geoingeniería para alterar la estratosfera para reflejar la energía solar, técnicas para filtrar el dióxido de carbono directamente de la atmósfera y el brillo de las nubes del océano. La geoingeniería es la manipulación deliberada a escala masiva del clima con el propósito declarado de reducir el calentamiento en el planeta. The Guardian señaló previamente que Gates da «unasuma no revelada» al defensor de la geoingeniería y profesor de Harvard David Keith. Gates también posee una participación mayoritaria en la compañía de geoingeniería de Keith, Carbon Engineering. El prominente investigador de geoingeniería Ken Caldeira dice que recibe $ 375,000 al año de Gates y trabaja para Intellectual Ventures, una compañía privada de investigación de geoingeniería propiedad parcial de Gates y dirigida por Nathan Myhrvold, ex jefe de tecnología de Microsoft.

La Fundación también ha invertido 10 millones de dólares en el desarrollo de antenas que acelerarán el despliegue de la controvertida tecnología celular de 5ª generación, también conocida como 5G.

Las preocupaciones en torno a la fortuna de Bill Gates y su uso de la Fundación Bill y Melinda Gates para influir en proyectos de mascotas no es la única preocupación expresada por los críticos de la fundación. El más grande – y más inmediato – es que los multimillonarios no electos como Gates están usando sus fortunas para dar forma a las políticas públicas utilizando sus fundaciones filantrópicas. Este método de invertir miles de millones de dólares en forma de donaciones de caridad deducibles de impuestos a compañías privadas está permitiendo a Gates dar forma a la política y las ganancias al mantener acciones en las mismas compañías apoyadas por la Fundación Gates.

Una investigación reciente de The Nation descubrió más de 19,000 subvenciones caritativas de la Fundación Gates en las últimas dos décadas. También encontraron $ 2 mil millones en estas donaciones caritativas deducibles de impuestos a empresas privadas. Las compañías que reciben estas donaciones incluyen GlaxoSmithKline, Unilever, IBM y NBC Universal Media. La Nación señaló que la Fundación Gates ha dado 250 millones de dólares a compañías de medios y «otros grupos para influir en las noticias».

La Nación encontró cerca de $ 250 millones en donaciones caritativas de la Fundación Gates a compañías en las que la fundación tiene acciones y bonos corporativos: Merck, Novartis, GlaxoSmithKline, Vodafone, Sanofi, Ericsson, LG, Medtronic, Teva y numerosas nuevas empresas.

Es posible que vea la declaración anterior y pregunte, «¿cómo puede ser esto legal? ¿No es un conflicto de intereses mantener acciones en una empresa a la que también se dan donaciones libres de impuestos?» El simple hecho es que no hay reglas o leyes en contra de hacer exactamente lo que la Fundación Bill y Melinda Gates están haciendo. Si bien algunos podrían argumentar que el esquema de Bill Gates es brillante – donar su fortuna mediante la formación de una fundación que puede dar donaciones deducibles de impuestos a las empresas que en parte posee y cosechar ganancias, mientras que evitar los impuestos – que le está permitiendo ocultar su dinero en una miríada de maneras. Se ha vuelto casi imposible rastrear cada donación, inversión u otra asociación.

La Nación concluyó, «es difícil ignorar las ocasiones en que sus actividades caritativas parecen servir principalmente a intereses privados, incluidos los suyos, apoyando las escuelas a las que asisten sus hijos, las compañías que su fundación posee en parte y los grupos de interés especial que defienden a los estadounidenses ricos, al tiempo que generan miles de millones de dólares en ahorros fiscales».

Otros hechos notables de la investigación incluyen que la «dotación de $ 50 mil millones de la Fundación Gates ha generado $ 28.5 mil millones en ingresos de inversión en los últimos cinco años», mientras que solo regala $ 23.5 mil millones en subvenciones caritativas. Además, una investigación de 2007 de LA Times encontró que la organización estaba involucrada en préstamos hipotecarios de alto riesgo y hospitales con fines de lucro que, según los informes, realizaron cirugías innecesarias. Según los informes, la Fundación Gates también invierte en compañías de chocolate que utilizan mano de obra infantil.

Sería un error ver a la Fundación Bill y Melinda Gates como un mero recipiente para que un hombre rico esconda su dinero y obtenga ganancias inconmensurables. No, la Fundación es «más que una colección de subvenciones y proyectos», dice el Dr. David McCoy, médico de salud pública e investigador del University College de Londres y asesor del Movimiento por la Salud popular. McCoy dice que la Fundación «opera a través de una red interconectada de organizaciones e individuos en el mundo académico y los sectores de ONG y negocios» que permite a Bill Gates «aprovechar» la influencia» en una especie de «pensamiento grupal».

En la parte 2 de esta investigación examinaremos la miríada de conexiones entre Bill Gates, su fundación y los muchos actores involucrados en la respuesta al COVID-19. También intentaremos responder a la pregunta esencial: ¿Es Bill Gates una fuerza para el bien o una fuerza para el daño?

Fuente: La red de dinero oscuro e influencia de Bill Gates – Parte 1: Conformación narrativa filantrópica (thelastamericanvagabond.com)

PARTE 2: La Operación COVID-19

Antes de sumergirnos en la actual crisis del COVID-19, se necesita un poco más de información sobre Gates. En la última pieza discutimos la historia de las inversiones de la Fundación Gates. Lo que es importante tener en cuenta es que al usar la Fundación como la organización principal, Gates puede donar e influir en hospitales, universidades, medios de comunicación, gobiernos y organizaciones de salud. La Fundación claramente tiene la capacidad de dar forma a las decisiones tomadas por algunas de las instituciones que financian, incluso cuando estas decisiones van en contra de los deseos de las masas que dicen estar ayudando.

Por ejemplo, en 2017 Independent Science News publicó un informe que detallaba cómo la Fundación Bill y Melinda Gates pagó a la firma de relaciones públicas Emerging Ag $ 1.6 millones para «reclutar a una coalición encubierta de académicos para manipular un proceso de toma de decisiones de la ONU sobre las unidades genéticas». Los correos electrónicos publicados por la Solicitud de la Ley de Libertad de Información revelan que el esfuerzo de reclutamiento de gates fue parte de un plan para «luchar contra los defensores de la moratoria de la impulsión genética». Las unidades genéticas son una controvertida tecnología de extinción genética promovida como una forma de eliminar los mosquitos con malaria, plagas agrícolas y especies invasoras.

En el Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica de 2016, 179 organizaciones internacionales pidieron una moratoria de la ONU sobre las unidades genéticas. Los opositores a esta tecnología también distribuyeron una carta, «Un llamado a la conservación con conciencia: no hay lugar para las unidades genéticas en la conservación», firmada por 30 líderes ambientales que pidieron un «alto a todas las propuestas para el uso de tecnologías de impulso genético, pero especialmente en la conservación». La Fundación Gates está fuertemente invertida en tecnología de conducción genética y no estaba contenta de ver un retroceso diverso y unificado contra la conducción de genes. La Fundación contrató a Emerging Ag , que tiene su propia red de conexiones con Big Pharma y Big Ag , para cerrar los opositores a la conducción de genes. Emerging Ag tuvo éxito y la moratoria fue derribada.

Coincidentemente, en 2016, la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos publicó un informe sobre la conducción de genes que fue cofinanciado por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) y la Fundación Bill y Melinda Gates. DARPA también se invierte en la investigación de la unidad genética. Como señaló The Guardian después de la publicación del informe nas:

«La misma agencia de investigación de defensa estadounidense (DARPA) que pagó por el estudio NAS ha hecho saber que están participando en la investigación y el desarrollo de organismos sintéticos ‘robustos’. Hay buenas razones para estar preocupados».

Además, Jim Thomas, del Grupo ETC, que monitorea el impacto de las tecnologías emergentes y las estrategias corporativas en la biodiversidad, la agricultura y los derechos humanos, dijo a ISN que cree que las unidades genéticas son armas biológicas potenciales que podrían tener un impacto «desastroso» en la vida humana y la seguridad alimentaria. «El hecho de que el desarrollo de la unidad genética ahora esté siendo financiado y estructurado principalmente por el ejército estadounidense plantea preguntas alarmantes sobre todo este campo», declaró.

Independent Science News también señaló:

«Esta tampoco es la primera vez que la Fundación Gates ha utilizado a académicos para influir en la opinión pública y privada sobre las tecnologías de ingeniería genética, como lo demuestra su financiación de la Cornell Alliance for Science«.»

Los correos electrónicos privados obtenidos por Independent Science News se suman a las montañas de evidencia que detallan cómo Gates es capaz de presionar a las organizaciones para que lleven a cabo sus intereses y los de su fundación.

La mafia de la salud global

Bill Gtaes

Teniendo en cuenta estos alarmantes informes sobre la influencia de Gates en la política de salud pública, es importante tomarse un momento para examinar la respuesta actual al COVID-19. Cuando observamos a los actores e instituciones involucradas, ¿vemos la influencia y el dinero de Gates? En caso afirmativo, ¿qué significa esto para la salud pública? ¿La gigantesca influencia y las finanzas de Gates le permitirán dirigir personalmente el curso de la recuperación del COVID-19?

Comencemos por mirar al doctor Anthony S. Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), parte de los Institutos Nacionales de Salud y líder en la lucha contra el COVID-19. Desafortunadamente, cuando se trata de Fauci y el NIAID vemos claramente la influencia de Bill Gates. En 2010, el NIAID y la Fundación Bill y Melinda Gates anunciaron su «Década de colaboración en materia de vacunas», en la que pedían la coordinación entre la «comunidad internacional de vacunas» y la creación de un «Plan de Acción Mundial sobre Vacunas». El Dr. Fauci fue nombrado miembro del Consejo de Liderazgo de la asociación. Del mismo modo, Bill Gates se ha asociado con los NIH durante varios años.

A finales de abril, se conoció la noticia de que el NIAID de Fauci donó un total de 7,4 millones de dólares a la investigación relacionada con el coronavirus de murciélagos. Las inversiones agregaron combustible a la teoría de que covid-19 podría ser un virus de bioingeniería que fue liberado a propósito o accidentalmente desde el Instituto de Virología de Wuhan en Wuhan, China. La noticia de la financiación plantea la pregunta obvia; ¿El dinero de Gates influyó o coronó la investigación del coronavirus del NIAID? El tiempo lo dirá.

Otra jugadora importante con conexiones con Gates es la Dra. Deborah Birx, una médica y diplomática estadounidense que se desempeña como Coordinadora Mundial de Sida de Estados Unidos para los presidentes Barack Obama y Donald Trump desde 2014. Actualmente es la Coordinadora de Respuesta al Coronavirus para el Grupo de Trabajo de la Casa Blanca de la Administración Trump. Birx también forma parte de la Junta Directiva de The Global Fund,una organización a la que la Fundación Bill y Melinda Gates prometió una inversión de 750 millones de dólares en 2012. El Fondo Mundial también cuenta con el miembro de la junta directiva Kieran Daly, director adjunto de Política Global y Promoción de la Fundación Gates.

«La Fundación Bill y Melinda Gates es un socio clave del Fondo Mundial, proporcionando contribuciones en efectivo, participando activamente en su junta directiva y comités, y apoyando los esfuerzos de promoción, comunicación y recaudación de fondos del Fondo Mundial», afirma el Fondo Mundial.

La Universidad Johns Hopkins ha sido un miembro igualmente importante de la respuesta global al COVID-19. Los cálculos de la universidad de las tasas globales de infección y mortalidad se citan comúnmente en los principales medios de comunicación. Sin embargo, una vez más, encontramos que la Fundación Bill y Melinda Gates ha estado invirtiendo en Johns Hopkins durante dos décadas.

Por último, recientemente se informó que la organización conocida como Wellcome Trust se ha asociado con la Fundación Bill y Melinda Gates y MasterCard para «catalizar el trabajo inicial» del Acelerador terapéutico COVID-19. Se supone que la Aceleradora acelerará y evaluará «medicamentos y productos biológicos nuevos y reutilizados para tratar a pacientes con COVID-19 a corto plazo». Lo que no se mencionó es que la Fundación Gates ha sido un «Fideicomisario» del Wellcome Trust durante varios años. Curiosamente, en 2017, Mark Henderson, Director de Comunicaciones de Wellcome Trust participó en un panel llamado «Deep Dive: Preventing Pandemics». El Dr. Anthony Fauci también participó en la mesa redonda.

Uno podría señalar la participación de Fauci y Wellcome Trust en un panel sobre pandemias como perfectamente razonable, después de todo, estos son profesionales que se centran en la salud global. Sin embargo, ignorar que las huellas dactilares de Bill Gates están en toda la industria de la salud global sería un error.

Basado en el historial de la Fundación Gates de contratar empresas de relaciones públicas para cerrar detractores o usar su dinero para influir en las instituciones, uno podría ser perdonado por asumir que la fundación no sería alta en la lista de líderes potenciales para una crisis de salud pública. Desafortunadamente, a partir de mayo de 2020, Bill Gates y su Fundación siguen siendo promovidos como héroes en la lucha contra el COVID-19.

¿Quién dirige la OMS?

Desde el brote de COVID-19, tanto Bill Gates como la Organización Mundial de la Salud han entrado en el centro del escenario mientras el mundo los mira en busca de respuestas. A estas alturas, es bien sabido que la Fundación Bill y Melinda Gates es el principal donante no estatal a la OMS. Estados Unidos ha sido el principal donante estatal, pero eso puede cambiar bajo la administración Trump. Gates también fue la primera persona no estatal en dar un discurso de apertura ante la asamblea general de la OMS.

Según un informe de Politico, la opinión (y el dinero) de Bill Gates tiene tanta influencia en la OMS que los funcionarios lo llaman en privado «el Bill Chill». Dieciséis funcionarios que hablaron bajo condición de anonimato dijeron a Politico que Gates tiene una influencia desmesada en la política de la OMS y pocos se atreven a desafiarlo. «Es tratado como un jefe de Estado, no solo en la OMS, sino también en el G20»,declaró un representante de una ONG con sede en Ginebra.

Las acusaciones de la influencia de Gates fueron secundadas por Foreign Affairs cuando informaron que «pocas iniciativas de política o estándares normativos establecidos por la Organización Mundial de la Salud se anuncian antes de que hayan sido investigadas casual y extraoficialmente por el personal de la Fundación Gates».

El actual Director General de la OMS es Tedros Adhanom, ex Ministro de Salud de Etiopía. Durante su mandato como Ministro de Salud de Etiopía, Tedros colaboró con la Fundación Clinton y la Fundación Bill y Melinda Gates para trabajar en vacunas, entre otras medidas sanitarias. Politico informó que antes de que Tedros fuera seleccionado para el puesto de la OMS en 2017, Gates fue acusado de apoyar a Tedros y usar su influencia para ayudar a ganar la nominación.

Si bien la mayoría de los delegados de los países miembros expresaron su creencia de que Gates tiene buenas intenciones, algunos temían que el dinero de la Fundación Gates provenga de «grandes empresas» y pudiera «servir como un caballo de Troya para que los intereses corporativos socaven el papel de la OMS en el establecimiento de normas y la formulación de políticas de salud».

La conclusión más importante es que las tarifas pagadas por los países miembros de la OMS representan menos de una cuarta parte del presupuesto bienal de 4,5 mil millones de dólares, lo que deja a Gates, los gobiernos y otras fundaciones para llenar el vacío. Estas donaciones se destinan a proyectos específicos y la OMS no puede decidir cómo utilizarlas. En el caso de la Fundación Bill y Melinda Gates, esos fondos suelen destinarse a programas de vacunación.

No importa de qué manera abordes las soluciones que se presentan como respuesta a la pandemia de COVID-19, encontrarás las huellas dactilares de Bill Gates. En repetidas ocasiones ha utilizado su dinero e influencia para obtener ganancias y ganar poder constantemente sin haber sido elegido para un cargo político.

En la parte 3 de esta investigación examinaremos las estrategias que Bill Gates ha pedido en respuesta al COVID-19. También veremos cómo Bill Gates y la familia Rockefeller han ido prediciendo una situación como la que estamos presenciando actualmente. Finalmente, mostraremos cómo esta crisis presenta la oportunidad perfecta para que Gates y sus cohortes obtengan enormes ganancias y se posicionen a la cabeza de un Estado tecnocrático emergente.

Fuente: La red de dinero oscuro e influencia de Bill Gates – Parte 2: La operación COVID-19 (thelastamericanvagabond.com)

PARTE 3: Vigilancia De La Salud, Evento 201 Y La Conexión Rockefeller

Bloqueos, rastreo de contactos, certificados digitales y vacunas

En los últimos cuatro meses Bill Gates ha hecho decenas de apariciones en medios donde ha pedido varias «soluciones» controvertidas al COVID-19. Gates dice que estas propuestas deben implementarse antes de que la sociedad pueda volver a la «normalidad». Desde pedir bloqueos prolongados, vigilancia de la salud (también conocido como rastreo de contactos)certificados digitales.

La ciencia detrás de los cierres ha sido cuestionada en numerosas ocasiones por los expertos en salud. Más recientemente, Michael Levitt, un profesor de la Universidad de Stanford que predijo la trayectoria inicial de la pandemia, declaró que creía que el confinamiento fue un «gran error» y que en realidad pudo haber costado vidas. TLAV también ha expuesto el rastreo de contratos y el llamado a un «ejército» de personas para monitorear al público como una expansión de la vigilancia. Coincidentemente, se informó esta misma semana que la Fundación Gates invirtió recientemente cientos de millones de dólares en compañías tecnológicas como Google, que pueden terminar construyendo la infraestructura de rastreo de contactos.

Lo que Gates describe como «certificados digitales» suena idéntico a lo que algunos llaman «pasaportes de inmunidad», una forma de identificación digital que incluirá los datos de salud de una persona, así como su estado de vacunación. Durante un AMA de Reddit, Gates declaró: «Eventualmente tendremos algunos certificados digitales para mostrar quién se ha recuperado o ha sido probado recientemente o cuando tengamos una vacuna quién la ha recibido». Lo que Gates describe –un certificado digital para demostrar quién ha sido vacunado– suena similar a los recientes llamamientos para que los pasajeros usen pasaportes de inmunidad antes de que se les permita volar.

Sin embargo, las declaraciones y la filantropía de Gates revelan su enfoque principal en la «lucha por la salud global»: la promoción de vacunas para todo el mundo. En lugar de centrarse en el agua potable, el acceso a la vivienda o cualquier otra propuesta para ayudar a los más pobres del mundo, Gates cree que el acceso a las vacunas es más apremiante. Mucho antes del COVID-19, la Fundación Gates ha estado involucrada en la financiación de polémicos esfuerzos de vacunación en África e India.

Un informe de 2015 titulado, Poder filantrópico y desarrollo: ¿Quién da forma a la agenda?, examina la influencia de la filantropía global y proporciona ejemplos de la influencia indebida que Gates y otros pueden ejercer. El informe describe gran parte de lo que describimos en la Parte 1 de esta investigación, incluyendo cómo,«a través de la colocación del personal de la Fundación en los órganos de toma de decisiones de las organizaciones internacionales y las asociaciones mundiales de salud» la Fundación Gates influye y guía la política de salud pública. La Fundación Gates es miembro de la junta directiva no sólo de GAVI, sino también del Fondo Mundial, la Alianza para la Salud de la Madre, el Recién Nacido y el Niño, la Empresa medicamentos para la malaria, la Alianza para lograr la regresión de la malaria, la Alianza contra la Tuberculosis, la Alianza Alto a la Tuberculosis y muchas otras.

La investigación también proporciona detalles sobre las inversiones de Gates en vacunas y sus conexiones con los fabricantes de vacunas. Como se informó en la Parte 2 de esta investigación, en 2010 la Fundación Bill y Melinda Gates lanzó la «Década de las Vacunas» y pidió un «Plan de Acción Mundial de Vacunas». También ayudaron a crear la asociación público-privada conocida como GAVI, o la Alianza Mundial para el Fomento de la Vacunación y la Inmunización.

«La Fundación Gates proporcionó una promesa inicial de cinco años de US$ 750 millones como capital inicial para lanzar esta asociación mundial público-privada en el año 2000 y ha seguido siendo su fuerza impulsora y su mayor donante», señala el informe. «Entre 2000 y 2014, la Fundación Gates aportó el 23 por ciento (US$2.287,94 millones) del financiamiento total de los donantes de alrededor de US$9,9 mil millones».

El informe señaló que los investigadores han criticado a GAVI por seguir un «enfoque gates» sobre los desafíos de salud global, «centrándose en intervenciones de salud verticales específicas de la enfermedad (a través de vacunas), en lugar de enfoques horizontales y holísticos (por ejemplo, el fortalecimiento del sistema de salud)». Además, hay evidencia de que el apoyo de la Fundación Gates a GAVI ha alentado a los fabricantes de vacunas a producir vacunas específicas que resultan en «más de $ 1 mil millones para Pfizer y GlaxoSmithKline (GSK)».

La organización no gubernamental Médicos sin Fronteras (MSF) también ha cuestionado el impacto general de la Alianza GAVI en la asequibilidad de las vacunas, afirmando que «el costo de inmunizar completamente a un niño fue 68 veces más caro en 2014 que en 2001». MSF también pide a GAVI que excluya a las compañías farmacéuticas de su consejo de administración para reducir los conflictos de intereses.

Una de las conclusiones más importantes de la investigación es que la Fundación Gates opera una puerta giratoria entre el personal de la Fundación y las grandes compañías farmacéuticas como Merck y GSK. El informe proporciona varios ejemplos de esta puerta giratoria, incluido Trevor Mundel, el presidente de la División de Salud Global de la Fundación Gates, trabajó anteriormente con Novartis, Pfizer y Parke-Davis. El predecesor de Mundel, Tachi Yamada, había sido ejecutivo y miembro de la junta directiva de GSK. Kim Bush, responsable de las iniciativas de asociación con la atención médica para la Fundación Gates, anteriormente trabajó para Baxter International Healthcare Corporation. Penny Heaton, Directora de Desarrollo de Vacunas en la Fundación Gates desde 2013, trabajó antes para Novartis Vaccines and Diagnostics y para Merck &Co.

La Fundación Gates y las vacunas de ARNm

Otra nota interesante del informe es cómo la Fundación tiene una participación de 52 millones de dólares en el capital de la compañía farmacéutica alemana CureVac. La colaboración está destinada a acelerar el desarrollo de vacunas de ARN mensajero (ARNm) contra diversas enfermedades, incluidos el rotavirus, el VIH y el virus sincitial respiratorio.

La vacuna de ARNm se ha discutido como un candidato potencial para la vacuna contra el COVID-19. Específicamente, la compañía biotecnológica Moderna Therapeutics está liderando el camino para la terapéutica de ARNm y las vacunas potenciales. El programa de vacunación contra el ARN de Moderna ha recibido 100 millones de dólares en fondos de la Fundación Gates. La controvertida vacuna de ARNm de Moderna también fue desarrollada con una donación de 25 millones de dólares de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA).

Como informó TLAV, Donald Trump también nombró al Dr. Moncef Slaoui , un ex ejecutivo de Big Pharma que hasta hace poco se sentaba en la junta de Moderna , como su «Zar de las Vacunas» para dirigir la «Operación Warp Speed», el esfuerzo de la administración Trump para acelerar una vacuna para fines de 2020. En 2016, Slaoui fue nombrado miembro del Consejo de Administración de Moderna Therapeutics. Renunció al ser nombrado para un cargo en la actual administración estadounidense.

La escritora de TLAV Whitney Webb informó recientemente sobre el papel de Moderna en la lucha contra el COVID-19 y sus conexiones con la Fundación Gates:

«La Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI, por sus, anunció que financiaría tres programas separados para promover el desarrollo de una vacuna para el nuevo coronavirus responsable del brote actual.

Cepi – que se describe a sí mismo como «una asociación de organizaciones públicas, privadas, filantrópicas y civiles que financiará y coordinará el desarrollo de vacunas contra amenazas de alta prioridad para la salud pública» – fue fundada en 2017 por los gobiernos de Noruega y la India junto con el Foro Económico Mundial y la Fundación Bill y Melinda Gates. Su financiación masiva y sus estrechas conexiones con organizaciones públicas, privadas y sin ánimo de lucro la han posicionado para poder financiar la rápida creación de vacunas y distribuirlas ampliamente.

El reciente anuncio de CEPI reveló que financiaría dos compañías farmacéuticas , Inovio Pharmaceuticals y Moderna Inc., así como la Universidad de Queensland de Australia, que se convirtió en socio de CEPI a principios del año pasado. Cabe destacar que las dos compañías farmacéuticas elegidas tienen estrechos vínculos y/o asociaciones estratégicas con DARPA y están desarrollando vacunas que involucran de manera controvertida material genético y/o edición de genes. La Universidad de Queensland también tiene vínculos con DARPA, pero esos vínculos no están relacionados con la investigación biotecnológica de la universidad, sino con la ingeniería y el desarrollo de misiles«.»

Webb continúa detallando cómo Moderna está trabajando con los NIH de Estados Unidos para desarrollar una vacuna para el nuevo coronavirus y cómo el proyecto será financiado en su totalidad por cepi, que a su vez fue fundada y financiada por la Fundación Bill y Melinda Gates.

No debería sorprender que Bill Gates ahora esté apoyando abiertamente las vacunas de ARN. El desarrollo de estas vacunas —y el esfuerzo general de la Operación Warp Speed— está ignorando los ya inestables protocolos y medidas de seguridad para la fabricación de vacunas. La Operación Warp Speed y los ensayos posteriores en humanos en los que participaron 100.000 voluntarios «comprimirán lo que normalmente son 10 años de desarrollo y pruebas de vacunas en cuestión de meses».

La prisa por conseguir al público una vacuna que no ha sido probada adecuadamente es aún más preocupante teniendo en cuenta las recientes declaraciones de Gates sobre la necesidad de vacunar a toda la población mundial. En un blog en su sitio web, Gate afirma: «El objetivo es elegir una o dos mejores construcciones de vacunas y vacunar a todo el mundo, es decir, 7 mil millones de dosis si es una vacuna de dosis única y 14 mil millones si es una vacuna de dos dosis».

El impulso de Gates para una vacuna obligatoria probablemente tendrá un fuerte impacto en las decisiones de la OMS, los CDC y otras organizaciones de salud globales que financia, influye o de las que es miembro de la junta directiva. La financiación de Gates de un » tatuaje de punto cuántico» que puede almacenar registros de vacunación ha hecho poco para calmar la disidencia y el miedo a sus verdaderas motivaciones.

A pesar de la proclamación de Gates como un héroe que ha salvado millones de vidas, la idea de forzar las vacunas ha provocado una creciente oposición a las vacunas y preocupaciones sobre su seguridad. Ya sea que se trate del denunciante de los CDC, el testimonio del Dr. Andrew Zimmerman sobre la seguridad de las vacunas o simplemente el apoyo a la libertad de elección, las personas de todo el mundo son escépticas de la seguridad de las vacunas y la influencia de las grandes farmacéuticas y no es probable que acepten una vacuna obligatoria en silencio.

La conexión rockefeller, el paso de bloqueo y el evento 201

Bill Gates

A medida que concluimos nuestra investigación sobre Bill Gates y consideramos sus segundas intenciones, es importante hacer un balance de la compañía que mantiene y las filosofías que ha promovido.

El informe, Poder filantrópico y desarrollo: ¿Quién da formaa la agenda? , también proporciona un antecedente importante sobre los orígenes de la filantropía moderna y la capacidad de ese dinero para influir en la salud global, la alimentación y la política agrícola. Los investigadores describen el papel de las dinastías Rockefeller y Carnegie en la creación de la filantropía estadounidense:

«Las raíces de la filantropía moderna se remontan al comienzo del siglo 20 en los Estados Unidos, cuando los magnates de los negocios John D. Rockefeller y Andrew Carnegie establecieron las primeras grandes fundaciones estadounidenses, principalmente como una forma de proteger algunos de sus ingresos de los impuestos, pero también como una forma de obtener prestigio e influencia en los Estados Unidos y los asuntos mundiales.

En 1911 Andrew Carnegie estableció la Carnegie Corporation de Nueva York y le dio una dotación de 125 millones de dólares, convirtiéndola en el mayor fideicomiso filantrópico jamás establecido hasta ese momento. Un año antes, Carnegie, que hizo su fortuna en la industria del acero, fundó el Carnegie Endowment for International Peace, que se convirtió en uno de los principales think tanks de política exterior de EEUU».

Irónicamente, la formación de la Fundación Rockefeller suena inquietantemente similar a la propia historia de Gates de enfrentar acusaciones antimonopolio y de monopolio durante su tiempo en Microsoft y luego fundar la Fundación Bill y Melinda Gates como una forma de reescribir la historia y crear un personaje de héroe alrededor de sí mismo.

«La Fundación Rockefeller se estableció en 1913, dos años después de que la Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminara que la Standard Oil Company de John D. Rockefeller era un monopolio ilegal y ordenó que se dividiera en compañías más pequeñas. La disolución de la entonces compañía petrolera más grande del mundo convirtió a su fundador y principal accionista John D. Rockefeller en el hombre más rico del mundo. Con el establecimiento de su fundación, pudo aislar una gran parte de su fortuna de los impuestos sobre la renta y la herencia.«

La filantropía y la evasión fiscal no son los únicos puntos en común entre Bill Gates y los Rockefeller. Según los registros genealógicos, Gates está relacionado con la familia Rockefeller a través de Nelson Rockefeller, un ex vicepresidente de los ESTADOS UNIDOS. Sin embargo, las conexiones van más allá de ser asociadas por parientes lejanos. Tanto la Fundación Rockefeller como la Fundación Gates aparentemente «predijeron» un escenario muy similar al de la pandemia que se desarrolla frente a nuestros ojos.

El 18 de octubre de 2019, la Fundación Bill y Melinda Gates se asoció con el Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud y el Foro Económico Mundial en un ejercicio pandémico de alto nivel conocido como Evento 201. Gates es un largo tiempo «Colaborador de agenda» para el WEF y ha donado a Johns Hopkins. El evento 201 simuló cómo respondería el mundo a una pandemia de coronavirus que arrasó el planeta. La simulación imaginó la muerte de 65 millones de personas, los cierres masivos, las cuarentenas, la censura de puntos de vista alternativos bajo el pretexto de combatir la «desinformación», e incluso planteó la idea de arrestar a las personas que cuestionan la narrativa de la pandemia.

Coincidentemente, uno de los jugadores involucrados en el Evento 201 fue el Dr. Michael Ryan, el jefe del equipo de la Organización Mundial de la Salud responsable de la contención internacional y el tratamiento del COVID-19. Ryan llamó a buscar familias para encontrar individuos potencialmente enfermos y aislarlos de sus familias.

La Fundación Rockefeller imaginó un escenario similar en 2010 como parte de su documento,«Escenarios para el futuro de la tecnología y el desarrollointernacional». Este documento incluye un escenario llamado «Lockstep», que describe una pandemia que arrasa el mundo y resulta en un control más autoritario por parte de los gobiernos de los países desarrollados. El documento también describe la respuesta a la pandemia de la siguiente manera:

«Durante la pandemia, los líderes nacionales de todo el mundo exhibieron su autoridad e impusieron reglas y restricciones herméticas, desde el uso obligatorio de mascarillas hasta controles de temperatura corporal en las entradas a espacios comunes como estaciones de tren y supermercados. Incluso después de que la pandemia se desvaneció, este control y supervisión más autoritarios de los ciudadanos y sus actividades se mantuvo e incluso se intensificó».

En el escenario imaginado, la fundación Rockefeller predice que «los escáneres que utilizan tecnología avanzada de resonancia magnética funcional (fMRI) se convierten en la norma en los aeropuertos y otras áreas públicas para detectar comportamientos anormales que pueden indicar «intención antisocial». Curiosamente, la Administración de Seguridad en el Transporte anunció recientemente planes para controlar las temperaturas en los aeropuertos estadounidenses. El documento continúa describiendo cómo, eventualmente, la gente del mundo se cansaría del control y los disturbios civiles comenzarían:

«Para 2025, la gente parecía estar cansándose de tanto control de arriba hacia abajo y dejando que los líderes y las autoridades tomaran decisiones por ellos. Dondequiera que los intereses nacionales chocan con los intereses individuales, hay conflictos. El retroceso esporádico se volvió cada vez más organizado y coordinado, a medida que los jóvenes desafectos y las personas que habían visto cómo su estatus y sus oportunidades se escapaban, principalmente en los países en desarrollo, incitaban a los disturbios civiles».

Si bien podría ser conveniente descartar el Evento 201 y Lock Step como una coincidencia, sería miope ignorarlos teniendo en cuenta que las Fundaciones Gates y Rockefeller están muy involucradas en la financiación de la industria mundial de la salud. Si bien abundan las teorías sobre si la pandemia de COVID-19 fue planeada o diseñada de alguna manera, como para imitar los planes discutidos en el Evento 201 y Lock Step, evidencia dura si actualmente falta. Aun así, no debemos descartarlos por completo.

Reducción de la población a través de la eugenesia

Las dinastías Gates y Rockefeller también están unidas por su interés común en la eugenesia, la ciencia desacreditada que promovió la idea de que las personas de «buen nacimiento» deben ser alentadas a reproducirse, mientras que aquellos con «genes malos» deben ser desalentados de la reproducción o esterilizados por completo. La ciencia fue desarrollada por Francis Galton como una estrategia para mejorar la raza humana. La idea era extremadamente popular en Estados Unidos antes de que los nazis abrazaran la doctrina y la llevara al extremo.

La eugenesia también fue extremadamente popular entre la familia Rockefeller. Un informe del Instituto Hudson señala que «las primeras fundaciones estadounidenses estaban profundamente inmersas en la eugenesia, el esfuerzo por promover la reproducción del ajuste y suprimir la reproducción de los no aptos». El informe afirma que los Rockefeller y otros primeros filántropos estadounidenses creían en la «eugenesia filantrópica», la idea de que podían usar su dinero para crear fundaciones que promovieran la filosofía de la eugenesia.

La Fundación Rockefeller y su familia ayudaron a financiar a los investigadores de los Institutos Kaiser Wilhelm en Alemania que estaban involucrados en los programas de esterilización nazi, financiaron la Oficina de Registros de Eugenesia y muchos otros programas que promovían el control de la población. En 1952, después de que los experimentos de eugenesia nazis fueran ampliamente conocidos, John D. Rockefeller III ayudó a crear el Population Council para promover la eugenesia sin el bagaje del término.

En su libro, Apareciendo por la vida,el padre de Bill Gates, William H. Gates II, escribió sobre su admiración por los Rockefeller y su filantropía:

«Una lección que aprendimos al estudiar y trabajar con los Rockefeller es que para tener éxito en la búsqueda de objetivos audaces se necesitan socios de ideas afines con los que colaborar.

Y aprendimos que tales goles no son premios reclamados por los de corto plazo. Los Rockefellers se quedan con problemas difíciles durante generaciones».

Parece que Gates II era un partidario de la filosofía de eugenesia de Rockefellers, ya que sirvió como jefe de Planned Parenthood durante un tiempo. Planned Parenthood fue financiado en parte por una donación de $1.5 millones del Consejo de Población creado por Rockefeller. Gates II fue precedido en Planned Parenthood por Alan Guttmacher, quien simultáneamente se desempeñó como Director de la Sociedad Americana de Eugenesia.

Este interés en la eugenesia puede haber retrocedido tres generaciones al abuelo de Bill Gates, William H. Gates, ya que la Sociedad Americana de Eugenesia tenía un miembro con el nombre de «William H. Gates» en la década de 1920. El William H. Gates que aparece en la lista de AES fue catalogado como «profesor» y hay un profesor William H. Gates de la Universidad Estatal de Luisiana, pero todavía no hay evidencia de que el abuelo de Gates sea el mismo William H. Gates.

A pesar de todo, la actual familia Gates tiene la costumbre de pasar tiempo alrededor de sus compañeros eugenistas filantrópicos. En diciembre de 2001, William H. Gates recibió la inauguración de las «Medallas Andrew Carnegie de Filantropía» por su trabajo de caridad. Gates Sr. recibió su premio junto a Walter H. y Leonore Annenberg en nombre de la Fundación Annenberg, Brooke Astor, Irene Diamond, David y Laurance S. Rockefeller en nombre de la familia Rockefeller, George Soros y Ted Turner. Aunque Bill Gates no aparece en la foto, la Carnegie Corporation menciona que el mayor Gates estaba representando a la «familia Gates».

Bill Gates
Bill Gates

Más recientemente, en 2010 Bill Gates fue visto con otros multimillonarios en un evento que fue descrito por los medios corporativos como «Se llaman el Buen Club – y quieren salvar al mundo.» The Guardian informó:

«Este es el Buen Club, el nombre dado a la pequeña élite global de filántropos multimillonarios que recientemente celebraron su primera y altamente secreta reunión en el corazón de la ciudad de Nueva York.

Los nombres de algunos de los miembros son figuras familiares: Bill Gates, George Soros, Warren Buffett, Oprah Winfrey, Michael Bloomberg, David Rockefeller y Ted Turner. Pero también hay otros, como los gigantes empresariales Eli y Edythe Broad, que son igualmente ricos pero menos conocidos. En total, sus miembros valen 125 mil millones de dólares».

The Guardian también señala que Rockefeller, Gates y Buffet organizaron la reunión. The Wall Street Journal informó que la reunión se centró en la desaceleración del crecimiento de la población, un eufemismo para la eugenesia. La aparición de Ted Turner tanto en la reunión de 2001 como en la reunión de 2010 no debería ser una sorpresa, ya que también ha sido un defensor vocal del control de la población.

También cabe señalar que a pesar de las negaciones de Bill Gates, también fue socio del depredador sexual Jeffrey Epstein. La escritora de TLAV Whitney Webb documentó previamente la relación y los intentos de ocultarla. Coincidentemente, Epstein también fue expuesto como un defensor de la eugenesia.

¿Se levantará el verdadero Bill Gates?

Ahora que hemos llegado al final de esta investigación sobre las vidas, las finanzas y la historia de Bill Gates, debemos detenernos a reflexionar sobre sus motivaciones. ¿Es Bill Gates el adorable filántropo multimillonario que podría salvar al mundo del COVID-19? ¿Es el financiador de los peligrosos ensayos de vacunas? ¿Está motivado por un deseo de ayudar a la humanidad o está motivado por una filosofía desacreditada o la ciencia de la raza y la eugenesia?
Si vamos a juzgar a un individuo por la empresa que mantiene, por los proyectos que financian y por las palabras que dicen, entonces debería quedar claro que la familia Gates tiene una historia de promoción y apoyo a la eugenesia. Armados con este conocimiento podemos echar un nuevo vistazo a la filantropía de Bill Gates y llegar a entender que podría tener motivos que son muy diferentes de sus declaraciones públicas.

El hecho es que Bill Gates corre en círculos de élite donde la promoción de la eugenesia, el control de la población, la esterilización y otras tácticas de ingeniería social son la norma. Este hombre está siendo apuntalado frente al mundo como el héroe que necesitamos desesperadamente para liberarnos de las garras de la pandemia de COVID-19. Si sus trucos de relaciones públicas y filantropía logran convencer a las personas de que él es el salvador que han estado buscando, es probable que nos enfrentemos a un futuro de vigilancia de rastreo de contactos, certificados digitales para viajar, vacunas forzadas, seguimiento y restricciones de todo movimiento y cuarentenas forzadas.

Lo único que se interpone entre Gates y su agenda son los corazones y las mentes libres del mundo. Nuestro tiempo es corto. Debemos organizarnos, compartir esta información vital y #ExposeBillGates.

Fuente: La red de dinero oscuro e influencia de Bill Gates – Parte 3: Vigilancia de la salud, Evento 201 y la conexión Rockefeller (thelastamericanvagabond.com)

The Last American Vagabond

Bioética del despliegue de la vacuna experimental COVID en el marco de la EUA: es hora de que nos detengamos y veamos lo que está pasando

Proporciono este breve ensayo para la comunidad de TrialSite porque está involucrada, o al menos interesada, en la investigación clínica en seres humanos. A modo de antecedente, entiendan que soy un especialista y defensor de las vacunas, así como el inventor original de la tecnología de la plataforma central de la vacuna de ARNm (y de la vacuna de ADN). Pero también tengo una amplia formación en bioética por la Universidad de Maryland, el Instituto de Investigación del Ejército Walter Reed y la Facultad de Medicina de Harvard, y el desarrollo clínico avanzado y los asuntos reglamentarios son competencias fundamentales para mí.  

Dr. Robert MALONE

Antes de examinar los fundamentos bioéticos de la política y la práctica actuales que sustentan el despliegue de la vacuna experimental contra el COVID en muchos países occidentales, permítanme comenzar compartiendo algunas pruebas de primera mano del «mundo real».  

La semana pasada estuve en una llamada con un médico de atención primaria canadiense durante un par de horas. Me contó la historia de los seis (en su opinión) casos clínicos altamente inusuales de eventos adversos post-vacunación que ha observado personalmente en su práctica, relacionados con la vacunación de sus pacientes con el producto de la vacuna de ARNm de Pfizer. Hay que tener en cuenta que fueron los médicos canadienses -actuando por su cuenta- los que presentaron la FOIA para obtener acceso al IND de la vacuna de Pfizer.

Lo más alarmante para mí fue que mi colega médico de atención primaria me dijo que cada uno de estos casos fue reportado por los canales apropiados en Canadá, y cada uno fue sumariamente determinado como no relacionado con la vacuna por las autoridades, sin una investigación significativa. Además, me informó de que cualquier médico en activo en Canadá que haga públicas sus preocupaciones sobre la seguridad de las vacunas se ve sometido a una tormenta de burlas por parte de los médicos académicos, al posible despido (medicina socializada controlada por el Estado), y a la pérdida de la licencia para ejercer.

Esta es una de las caras de la censura en la época de COVID . Pero, ¿de qué tienen miedo los dirigentes oficiales de la sanidad pública? ¿Por qué es necesario suprimir el debate y la plena divulgación de la información relativa a la reactogenicidad y los riesgos de seguridad del ARNm? Analicemos con rigor los datos de eventos adversos relacionados con las vacunas. ¿Hay información o patrones que se puedan encontrar, como el reciente hallazgo de las señales de cardiomiopatía, o las señales de reactivación del virus latente?  Deberíamos contar con los mejores expertos en bioestadística y aprendizaje automático para examinar estos datos, y los resultados deberían ponerse a disposición del público sin demora. Por favor, síganme y tómense un momento para examinar conmigo la bioética subyacente de esta situación.

Creo que a los ciudadanos adultos se les debe permitir el libre albedrío, la libertad de elegir. Esto es especialmente cierto en el caso de la investigación clínica. Estas vacunas de ARNm y adenovirus recombinante siguen siendo experimentales en este momento. Además, se supone que estamos haciendo ciencia y medicina rigurosas y basadas en hechos. Si no se lleva a cabo una evaluación rigurosa y transparente de la reactogenicidad de las vacunas y de los efectos adversos post-vacunación, nosotros (las comunidades de salud pública, de investigación clínica y de desarrollo de vacunas) hacemos el juego a los memes anti-vaxxers y validamos muchos de sus argumentos. La supresión de la información, el debate y la censura total en relación con estas vacunas COVID actuales, que se basan en tecnologías de terapia genética, arrojan una mala luz sobre toda la empresa de vacunas.  En mi opinión, el público adulto puede manejar la información y el debate abierto. Además, debemos divulgar plenamente todos los riesgos asociados a estos productos de investigación experimental.

En este contexto, el público adulto es básicamente un sujeto de investigación al que no se le exige que firme el consentimiento informado debido a la exención de la EUA. Pero eso no significa que no merezcan la divulgación completa de los riesgos que normalmente se exigiría en un documento de consentimiento informado para un ensayo clínico.  Y ahora algunas autoridades nacionales piden que se apliquen las vacunas EUA a los adolescentes y a los jóvenes, que por definición no pueden dar directamente el consentimiento informado para participar en una investigación clínica, ya sea por escrito o de otro modo.

El punto clave aquí es que lo que se está haciendo al suprimir la divulgación abierta y el debate sobre el perfil de los eventos adversos asociados con estas vacunas viola los principios bioéticos fundamentales para la investigación clínica. Esto se remonta a la convención de Ginebra y a la declaración de Helsinki. Debe haber un consentimiento informado para la experimentación en seres humanos. Los sujetos humanos -usted, yo y los ciudadanos de estos países- deben ser informados de los riesgos.  Como comunidad, ya hemos debatido y tomado una decisión: no podemos obligar a los presos, a los reclutas militares ni a ninguna otra población humana a participar en un estudio de investigación clínica.  Por ejemplo, véase el informe Belmont, que proporcionó los fundamentos de la ley federal estadounidense Code of Federal Regulations 45 CFR 46 (subparte A), denominada «The Federal Policy for the Protection of Human Subjects» (también conocida como «Common Rule»).

Citando el Informe Belmont 

«Consentimiento informado. – El respeto a las personas requiere que los sujetos, en la medida en que sean capaces, tengan la oportunidad de elegir lo que les sucederá o no. Esta oportunidad se ofrece cuando se cumplen las normas adecuadas para el consentimiento informado. Aunque la importancia del consentimiento informado es incuestionable, prevalece la controversia sobre la naturaleza y la posibilidad de un consentimiento informado. No obstante, existe un acuerdo generalizado en que el proceso de consentimiento puede analizarse como si contuviera tres elementos: información, comprensión y voluntariedad

Información, comprensión y voluntariedad. En mi opinión, parece que en muchas regiones la dirección de la sanidad pública se ha pasado de la raya y está violando los principios básicos sobre los que se construye la ética de la investigación clínica. Creo que esto debe terminar. Debemos tener una divulgación pública transparente de los riesgos -en un sentido amplio- asociados a estas vacunas experimentales. O eso, o habrá que replantearse toda la estructura bioética moderna que sustenta la investigación con seres humanos.

Realmente creo que tenemos que  hacer como aquella canción que decía «paren, niños, qué es ese sonido – miren todos lo que está pasando«. 

Además, como estas vacunas aún no están autorizadas en el mercado (con licencia), la coacción a los sujetos humanos para que participen en experimentos médicos está específicamente prohibida. Por lo tanto, las políticas de salud pública que cumplen los criterios generalmente aceptados de coerción para participar en la investigación clínica están prohibidas.  

Por ejemplo, si yo propusiera un ensayo clínico en el que participaran niños y los incitara a participar regalando helados a los que estuvieran dispuestos a participar, cualquier junta institucional de seguridad de sujetos humanos (IRB) de Estados Unidos rechazaría ese protocolo. Si yo propusiera un protocolo de investigación clínica en el que la población de una región geográfica perdiera libertades personales a menos que el 70% de la población participara en mi estudio, una vez más, ese protocolo sería rechazado por cualquier IRB de Estados Unidos basándose en la coacción de la participación de los sujetos. No se permite la coacción para participar en el estudio. En la investigación clínica con sujetos humanos, en la mayoría de los países del mundo, esto se considera una línea roja que no se puede cruzar ¿Cómo es que ahora se nos dice que renunciemos a ese requisito sin ni siquiera permitir un debate público abierto?  

En conclusión, espero que se unan a mí; deténganse un momento y consideren por sí mismos lo que está sucediendo. La lógica me parece clara.

1) Un producto médico sin licencia desplegado bajo autorización de uso de emergencia (EUA) sigue siendo un producto experimental en desarrollo de investigación clínica.

2) La EUA autorizada por las autoridades nacionales básicamente concede un derecho a corto plazo para administrar el producto de investigación a sujetos humanos sin un consentimiento informado por escrito.

3) La Convención de Ginebra, la declaración de Helsinki y toda la estructura que sustenta la investigación ética en seres humanos exigen que los sujetos de la investigación estén plenamente informados de los riesgos y den su consentimiento para participar sin coacción. ¿Se ha cruzado esa línea clara? Si es así, ¿qué medidas hay que tomar? Estoy deseando conocer sus ideas y conclusiones.


Publicado originalmente en https://trialsitenews.com/bioethics-of-experimental-covid-vaccine-deployment-under-eua-its-time-we-stop-and-look-at-whats-going-down/

Fuente: Bioética del despliegue de la vacuna experimental COVID en el marco de la EUA: es hora de que nos detengamos y veamos lo que está pasando – eXtramuros (extramurosrevista.com)

Vacunas COVID-19. Luego de seis meses de su uso, ¿existe alguna razón para alarmarse?

Artículo extenso pero necesario. Si los médicos, trabajadores de la salud y científicos no tienen tiempo ni ganas de leer escritos como este, más vale mantenerte lejos de ellos.

***

Un resumen de los asuntos principales bajo examen, junio 2021

Por Aldo Mazzucchelli

PARTE 1. Signos preocupantes más allá de la supervisión oficial

Al momento de preparar este reporte, poco más de seis meses después de iniciada la vacunación en el mundo, algunas señales de preocupación están adquiriendo un volumen y una visibilidad que los va haciendo discutidos en círculos algo más amplios a los de los grupos críticos más duros. Esos problemas demandan explicación. ¿Cuáles son esos problemas, para empezar pues?

Sigamos la recopilación realizada hasta el día 11 de junio por Austin Walters para Estados Unidos. En ese país de más de 330 millones de habitantes, aproximadamente la mitad de la población ya está vacunada (53% una dosis; 47% dos dosis), y sólo están usando vacunas de nueva tecnología (ARNm o vectorizadas). Por tanto, Estados Unidos, país enorme y diverso, sirve como una muestra de razonable relevancia. 

El VAERS (Sistema de Reporte de Efectos Adversos de Vacunas) norteamericano reporta a esta altura un número de fallecimientos vinculados a las vacunas contra COVID muy alto, en términos comparativos, respecto de todas las vacunas conocidas antes en todos los años de existencia del mecanismo VAERS. Esta es meramente una comparación interna que no permite extraer conclusiones finales sobre lo que esté pasando, pero el gráfico inicial es llamativo: 

Reportes de muerte en VAERS desde 1990 al 28 de mayo de 2021. Números absolutos.

Estos datos han sido inmediatamente recibidos con una andanada de críticas de parte de los usuales «fact-checkers» que, lejos de ser fuentes objetivas de verificación, son organizaciones ideológicas y políticas totalmente comprometidas con la defensa del discurso ortodoxo relativo a Covid-19. De modo que si el lector intenta hacer una verificación superficial de cualquier crítica que se haga a las vacunas, lo primero que encontrará si usa Google será una gran cantidad de «verificaciones independientes» que dirán lo contrario. Así funciona la censura y el control mental de las grandes compañías tecnológicas estos días, de modo que el lector que quiera realmente avanzar en la veracidad de las cosas deberá ir más allá de esta primera barrera de desinformación que se le tira encima. 

Lo llamativo es que incluso PolitiFact, uno de los fact checkers más conocidos, parciales y comprometidos con la ortodoxia Covid, no puede negar totalmente los hechos. Lo que hace es relativizarlos, y decir que el VAERS no debe usarse como mecanismo para «sacar conclusiones definitivas», sino que «es bueno para detectar patrones de eventos que podrían indicar un problema, lo que a su vez podría desencadenar una mayor investigación de un posible problema de seguridad«.

Obviamente, solo un tonto sacaría conclusiones exclusivamente por los datos del VAERS. Pero es justamente el patrón de eventos que notablemente y sin lugar a muchas dudas emerge del VAERS, lo que debería «desencadenar una mayor investigación». De modo que, incluso siguiendo las recomendaciones de cosas como PolitiFact, hay patrones preocupantes que deberían llamar a la cautela respecto de estas vacunas.

Además de ello, el reporte de efectos indeseados, muchos de ellos graves, es extremadamente alto también. 

Hagamos pues una crítica más equilibrada del VAERS y lo que permite ver, y complementémosla con algunas fuentes más duras. Por ejemplo, con las muertes reales y oficiales reportadas por el CDC.

1.1 Primero, el VAERS es definitivamente una sub-representación de lo que pasa. 

En efecto, el mecanismo VAERS no reporta más que una pequeña fracción de los eventos (incluidos  fallecimientos) reales. Esto es conocido y admitido por las propias autoridades del VAERS, y ocurre por un conjunto de causas. El reporte no es obligatorio; el reporte genera responsabilidades incluso penales -en caso de falsificación- para la persona que se hace responsable; y el reporte es muy engorroso en términos del tiempo y detalles que insume llenarlo. De modo que sean cuales sean las cifras que arroja el VAERS, estas son necesariamente sólo una fracción de las ocurrencias reales, y de qué fracción se trata es materia especulativa -algunos indican que es el 1% y otros que es el 25%, por ejemplo. Ver por ejemplo un estudio para el nivel de subreporte de anafilaxis aquí

1.2 Segundo, existe un problema de definición conceptual respecto de qué es lo que se está reportando. 

En efecto, los problemas y síntomas experimentados por algunos o muchos de los vacunados tienen un amplio espectro que complica cualquier panorama simplista. Muchos de ellos -especialmente los más graves- involucran problemas circulatorios que llegan hasta el infarto fulminante, o el ACV provocado por coagulación, pasando por diversas formas de parálisis, inflamaciones y dolores persistentes, miocarditis, problemas con la coagulación, sangrados, pérdida de la visión y el habla, y desórdenes de la función menstrual, abortos espontáneos, entre otros. Pero -y debido al ambiente obviamente enrarecido y las presiones que son cosa de todos los días en relación al asunto de las vacunas, su efectividad, sus riesgos relativos, etc.- se desarrolla una verdadera guerra dialéctica y de «papers» encontrados, de donde es muy difícil obtener una visión clara. 

1.3 Tercero, «correlación no es causalidad», y «cercanía en el tiempo de dos eventos» no es demostración de que existe conexión causal entre ellos.

Esto es perfectamente lógico, y debe tenérselo en cuenta. Pero si nada impotante cambió en el mundo de la vacunación en diciembre de 2020 salvo que se comenzó a vacunar contra COVID-19, y los eventos reportados en conexión con esta vacuna suben hasta golpear el techo, no es la hipótesis más plausible decir que ambos hechos no tienen nada que ver, ni ignorarlo. Es preciso profundizar.


1.4 La mortalidad inexplicada

Veamos pues otra fuente de datos. Sea el CDC, el lugar más oficial y autorizado de Estados Unidos que lleva el conteo de fallecimientos y sus causas. 

Un elemento que parece significativo, entre otros y además del aumento indiscutible y astronómico de reportes VAERS, es el aumento de muertes desde que se comenzó a vacunar, en Estados Unidos, por lo que se conoce como «Signos, síntomas y hallazgos clínicos y de laboratorio anormales, no clasificadas de otra forma» (categoría R00-R99). 

Esto, en palabras más simples, son todas las muertes que aun el CDC no puede explicarSteve Kirsch tiene una interpretación más detallada -y más extrema- que la que sugeriremos aquí.

Abajo se ve una captura de pantalla con los datos del CDC para esa categoría al 16 de junio, donde se ve que existe un aumento muy significativo de esa categoría «R00-R99». En el gráfico se ve la curva (en rojo) de esas muertes, aumentando abruptamente a partir de la vacunación; se la compara con un evento estacional que característicamente lleva a un aumento de fallecimientos en esos meses invernales, la categoría J09-J18, «Influenza y neumonía», (en azul):  

Cuenta provisional de muertos semanales en estsdos de Estados Unidos. Fuente: Centers for Disease, Control and Prevention (CDC)

Las muertes no explicadas trepan a un total muy por encima de lo normal desde el mes de Febrero 2021, un mes y medio después de comenzar la vacunación. 

Para que se aprecie con claridad cuán anormal este aumento es, compáreselo con los casos de la misma categoría, R00-R99 en los últimos 7 años. Las muertes «inexplicables» son la línea azul. En este caso, la línea roja muestra las muertes por influenza:

Serie histórica de muertes atribuidas a la categoría «Signos, síntomas y hallazgos clínicos y de laboratorio anormales, no clasificadas de otra forma«. Fuente: Centers for Disease, Control and Prevention (CDC)

El reporte de muertes asociadas en VAERS directamente a la vacuna es de casi 6.000 al momento de escribir este reporte . Recuérdese que el VAERS sub reporta de un modo significativo -pero en este momento imposible determinar cuán significativo.

El lector puede conectar los dos datos recién brindados -fallecimientos reportados por el CDC como «no explicados» desde que se comenzó a vacunar en Estados Unidos, y reporte de muertes en VAERS asociadas a la vacunación contra COVID-19. Acaso no sea insensato aventurar que la unión de ambos eventos, y cada uno por sí solo, alcanzan para plantear la hipótesis de que podría estar habiendo efectos secundarios graves, y muertes, asociadas a las vacunas con aprobación de emergencia contra COVID-19. 

Mientras que esos son los datos más relevantes que pueden citarse para Estados Unidos, hay sistemas similares en Canadá, países de la Unión Europea o Israel que también podrían consultarse. En todo caso esta es información suficiente ya para dar una alarma seria, sin contar los numerosos eventos anecdóticos de fallecimientos con una o dos dosis de vacunas, a menudo por causas similares a COVID-19 o por muertes vinculadas a fallas cardiovasculares, que -como casi todo el mundo hoy- conocemos, y que hemos dejado fuera a propósito y para mantener este reporte en la mayor neutralidad posible.


PARTE 2. La aprobación de las vacunas y la versión por el momento oficial y autorizada: la proteína espiga no viaja

Como el lector verá si consulta los textos que componen este dossier -y si quiere profundizar, también le remitimos a otros materiales fundamentales en inglés, citados en este número- el problema fundamental reside en el hallazgo -que se ha intentado negar por parte de las mismas voces de los «fact checkers» y por campañas de ataque personal llevadas adelante a menudo en base a anónimos, como se verá- de que la proteína espiga generada por las vacunas, que se creía era biológicamente inactiva, y que se creía permanecía en la zona de la inyección, en realidad se acaba de descubrir que se libera y viaja por todo el cuerpo, instalándose en diversas partes del cuerpo, con un alto potencial de crear daños a corto, mediano o largo plazo.

El problema por ahora reside, pues, en si es correcto este hallazgo, y si la proteína espiga se comporta como estaba previsto por quienes diseñaron las vacunas, o no.

Demos primero el argumento que niega que haya cualquier problema. Derek Lowe, desde su blog en Science Translational Medicine, afirma que no los hay, apoyando la versión oficial sostenida por las empresas fabricantes. Traducimos aquí el párrafo fundamental, donde Lowe explica por qué no puede compararse el comportamiento y efectos de la proteína espiga generada por la vacunación con la proteína espiga original del virus:

Ahora llegamos a una diferencia clave: cuando una célula recibe el efecto de una nanopartícula de ARNm o de un vector de adenovirus, por supuesto comienza a expresar la proteína Spike (espiga). Pero en lugar de ensamblarse en más partículas virales infecciosas, como ocurriría en una infección real por coronavirus, esta proteína se traslada a la superficie de la célula, donde permanece. Ahí es donde se presenta al sistema inmunitario, como una proteína intrusa anormal en la superficie celular. La proteína Spike no se libera para vagar libremente por el torrente sanguíneo por sí misma, porque tiene una región de anclaje transmembrana que (como su nombre indica) la deja pegada. Así es como se asienta en el propio virus, y hace lo mismo en las células humanas. Véase la discusión en este artículo sobre el desarrollo de la vacuna Moderna, y lo mismo se aplica a todas las vacunas de ARNm y vectores que producen la espiga. Ciertamente, no se da la situación de infección real de los virus cubiertos de Spike que se arrastran por todas partes a través de la circulación. La proteína Spike producida por la vacunación no se libera de manera que llegue a encontrarse con las proteínas ACE2 en la superficie de otras células humanas en absoluto: está asentada en la superficie de las células musculares y linfáticas en el hombro, no vagando por los pulmones causando problemas.

Esa es la versión que dieron por buena las agencias reguladoras, la FDA norteamericana, la Agencia Europea del Medicamento, etc. al momento de aprobar las vacunas condicionalmente. Y hasta el momento, esas reguladoras siguen manteniendo su confianza en que los resultados anunciados por las empresas eran correctos. 

Dificultades en la evaluación de la seguridad de las vacunas experimentales

En este punto, conviene profundizar en algunos detalles de los mecanismos según los cuales estas vacunas recibieron sus aprobaciones de emergencia. Puesto que la noción generalizadamente transmitida por los medios tradicionales de comunicación es que las vacunas no ofrecen ningún problema de seguridad, corresponde preguntarse de dónde sale esa afirmación y qué la sustenta.

En principio las agencias reguladoras, por ejemplo en Estados Unidos y Canadá, aun no han tomado medidas sobre los potenciales efectos secundarios negativos que, en diverso volumen, se han venido conociendo para las vacunas experimentales contra la Covid-19. Pero esto está comenzando a cambiar.

Por ejemplo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) anunciaron, el 11 de junio de 2021, que se celebraría una reunión de emergencia el 18 de junio de 2021 para discutir los informes de inflamación del corazón resultantes del uso de las vacunas Pfizer y Moderna en hombres jóvenes de 16 a 24 años de edad. 

Según el experto canadiense Byram Bridle -de quien hablaremos más adelante- existen diversas razones por las cuales recién ahora estas revisiones estén ocurriendo. Él las enumera:

* «Dificultad nº 1: Es demasiado pronto para saberlo con seguridad. 

Tanto Pfizer como Moderna iniciaron grandes ensayos de fase 3 aleatorizados, doblemente ciegos y controlados con placebo. El grupo de placebo es importante porque sirve como grupo de referencia y ayuda a interpretar los efectos secundarios experimentados en el grupo de la vacuna. 

En el momento en que se concedió la autorización de uso de emergencia a las vacunas, cada empresa tenía datos de seguridad y eficacia para una media de sólo dos meses después de la administración de la segunda dosis de la vacuna; en el estudio de los adolescentes, la mayoría de los sujetos tenían datos de seguridad y eficacia sólo para uno o dos meses. 

Según los protocolos originales, se supone que cada individuo del estudio debe recibir seguimiento durante un total de dos años después de la segunda dosis. 

Dificultad nº 2: Abandono del grupo de control 

Las vacunas han sido autorizadas bajo uso de emergencia en muchos países clave, a nivel mundial; y las presiones basadas en el miedo impuestas por las agencias de salud pública para vacunar a todo el mundo han desencadenado que los participantes en el estudio quisieran saber a qué grupo del estudio habían sido asignados, para que los del grupo de placebo pudieran ser vacunados. Por lo tanto, los estudios se han desenmascarado, lo que significa que que ya no hay un grupo de placeboEsto significa que una evaluación rigurosa de la seguridad en el contexto de un estudio clínico bien controlado ya no es posible, y hay que confiar más en sistemas de vigilancia pasiva posteriores a la aplicación de la vacuna.

Por supuesto, esto, en sí mismo, es un reto, dado que hay incertidumbre tanto en el numerador (el número de eventos adversos relacionados con la vacuna) como en el denominador (el número que es típico para ese evento, también conocido como la «incidencia de fondo» del acontecimiento). Además, es muy difícil demostrar definitivamente que un acontecimiento está causado por la vacunación (y no sólo asociado a ella) cuando se utilizan sistemas de vigilancia pasiva.

Dificultad nº 3: Notificación insuficiente de los acontecimientos adversos 

El problema de los sistemas de notificación pasiva de acontecimientos adversos, que es el tipo de sistema que tanto Canadá como los Estados Unidos utilizan, es que existe un problema notorio de subnotificación de los efectos adversos. Esto se debe a que la notificación es voluntaria; la gente puede desconocer que hay formas de notificar los acontecimientos adversos; a menudo se disuade a la gente de notificar los acontecimientos adversos; la gente (incluidos los médicos) asumen que la afección no está relacionada con la vacunación; o las personas pueden no ser capaces de notificar sus efectos adversos (si están gravemente discapacitados, enfermos o han fallecido). 

Lo más desconcertante es la situación, como vemos en Canadá, en la que los informes de eventos adversos que intentan presentar los profesionales médicos son preseleccionados, y a veces rechazados por las autoridades de preselección. En consecuencia, las bases de datos de acontecimientos adversos pueden fácilmente no identificar posibles problemas, o subestimar los problemas en un grado desconocido y, por lo tanto, no son una fuente de  cifras exactas para calcular el verdadero riesgo. 

Por ejemplo, utilizando el VAERS de Estados Unidos, se estimó que el riesgo de anafilaxia era de 4,7 por millón para la vacuna Pfizer y de 2,5 por millón para la Moderna; sin embargo, en un estudio de vigilancia activa de 64.900 trabajadores sanitarios vacunados, la tasa fue en realidad de 216 por millón , lo que representa una tasa potencial de subnotificación de 46 a 86 veces. A pesar de estas limitaciones, los sistemas de vigilancia pasiva son útiles. 

Dificultad nº 4: Falta de consistencia global y de rigor en la definición de los eventos de especial interés para identificar posibles riesgos que podrían investigarse en estudios de seguridad adecuadamente diseñados.

Mediante el VAERS de EE.UU. y otros sistemas similares de notificación de acontecimientos adversos en todo el mundo, existe un seguimiento continuo de los acontecimientos adversos de especial interés. Pero se deja a cada jurisdicción la decisión de decidir qué acontecimientos adversos de especial interés, si los hay, serán objeto de un examen más minucioso. Por ejemplo, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ha elaborado una lista de eventos médicos importantes (EMI) que siempre deben clasificarse como graves. Los EMI que se notifican con mayor frecuencia tras la vacunación con COVID-19 (en orden descendente) son

– Desmayo (síncope) 

– Coágulo(s) de sangre en los pulmones 

– Reacción anafiláctica 

– Trombosis venosa profunda 

– Neumonía 

– Recuento bajo de plaquetas (trombocitopenia)

– Coágulo(s) de sangre o hemorragia en el cerebro

– Alucinaciones 

– Derrame cerebral 

– Pérdida de conocimiento 

Todavía no se han establecido relaciones definitivas de causa y efecto para estos acontecimientos; se espera que, con más vigilancia y tiempo, se comprenda mejor el papel de las vacunas en la causa de estos acontecimientos. Mientras tanto, dado que la proteína de la espiga está biológicamente activa y que existen mecanismos que podrían explicar algunos de estos EMI, hay buenas razones para preocuparse de verdad


PARTE 3. Los desafíos a la versión oficial sobre la seguridad de las vacunas. Las opiniones de Robert Malone, el creador de la tecnología de vacunas ARNm

¿Cuál es el problema con esa versión oficial, que es la que usted encontrará en la mayoría de narrativas «centrales» u «oficiales» hoy respecto de la vacuna? Aparentemente, los científicos que crearon la vacuna creyeron que este sería el caso, e intentaron incluso asegurarse de que lo sería. Pero, al no haberse realizado los estudios con la extensión y profundidad requerida, hay acontecimientos científicos que parecen comenzar a revelar desde hace unas semanas que, en realidad, la vacuna no se comporta como se esperaba.

¿En quién podemos apoyar esta afirmación? Encontramos una voz que es considerablemente experta como para escucharla. Se trata del creador mismo de la tecnología ARNm empleada en estas vacunas, Robert Malone.

Robert Malone ha descrito recientemente su trayectoria profesional así: «Soy un médico y científico afincado en Estados Unidos con un amplio historial de innovaciones exitosas en ciencia básica y aplicada, patología, virología molecular, inmunología, desarrollo de vacunas, biodefensa, gestión de proyectos, desarrollo clínico, asuntos normativos y bioética. Llevo trabajando en esta área desde 1984 y he intervenido en múltiples hallazgos, normalmente apoyando a clientes farmacéuticos o al Departamento de Defensa de los Estados Unidos. He recibido autorización de nivel «secreto» para el Departamento de Defensa. Desempeñé un papel clave en el avance del candidato a vacuna contra el ébola rVSV-ZEBOV de PHAC y en la participación de Merck en el desarrollo, lo que dio lugar a la eventual concesión de licencias para este producto tan importante de la investigación canadiense de PHAC.

También soy el inventor original de las vacunas de ARNm y de ADN. Esta afirmación está corroborada por publicaciones académicas, así como por un amplio conjunto de patentes estadounidenses y mundiales con fecha de presentación de 1989.»

Veamos pues lo que explica Malone al ser entrevistado en el podcast DarkHorse del biólogo, profesor universitario y divulgador científico Dr. Bret Weinstein –le pasamos el link a BitChute aquí porque, desde luego, el podcast original en YouTube ha sido censurado. 

Aunque el lector puede interesarse en saber que Weinstein está republicando la conversación (originalmente de 3 horas) en varios y muy interesantes fragmentos, aquíaquíaquí y aquí. Todos son invalorablemente valientes e interesantes -hasta que los censuren de nuevo, ahí están.

Robert Malone (izq), Bret Weinstein (centro) y Steve Kirsch (derecha) discutiendo sobre la seguridad de las vacunas ARNm. Malone es el creador inicial de la tecnología en discusión

Así iba la parte relevante a nuestro asunto de aquella conversación:

Bret Weinstein: La teoría es que la vacuna codifica la proteína espiga sola (sin el resto del virus). Es decir, el material genético estabilizado y recubierto por un lípido es enviado a células del cuerpo y ahí da la orden a la propia célula del cuerpo para que produzca una proteína, la «espiga». En qué consiste lo que se va sabiendo: en que la proteína espiga por sí misma es muy peligrosa. Es citotóxica. ¿Es esta una descripción justa?

Dr. Robert Malone: Más que justa. Y yo alerté a la FDA acerca de este riesgo hace muchos, muchos meses… Simplemente para dejarlo bien claro: Ellos sabían. Les mandé los manuscritos, y su determinación fue que no pensaban que esa documentación fuese suficiente respecto del riesgo de la que espiga estuviese activa biológicamente.

B. WeinsteinHoy sabemos que la spike es muy peligrosa. 

R. Malone: Si la proteína espiga hiciese lo que los prospectos de estas vacunas dicen que hace, que es alojarse en la membrana de la célula que está haciendo la transcripción, sería mucho menos destructiva. No se trata solo de la literatura que acompaña a la vacuna, se trata de la literatura publicada por la gente que la desarrolló -que desarrolló estos clones. Ellos sabían que existía un riesgo de que la espiga estuviese biológicamente activa y que hubiese eventos adversos, si no se quedaba adherida a las células que estaban siendo transfectadas -las que recibieron el ARN y crearon esas proteínas espiga.

Entonces, usaron un método de ingeniería genética, de poner un dominio transmembrana en ellas, para asegurarse de que se mantuviese aislada y se mantuviese quieta en esa célula. Luego hicieron estudios no clínicos limitados. Y dijeron «parece que se queda quieta. Nosotros la ingenierizamos para que se quedase quieta». Y publicaron eso.

El problema es que eso, en general, no es considerado suficientemente bueno. Un paquete de datos no clínicos. Normalmente, antes de liberar una vacuna para que sea usada en humanos, no nos apuramos. Tenemos que hacer en animales una serie muy rigurosa de pruebas. 

Revelar que la espiga se separa de la célula en la que se supone debe permanecer y queda liberada es algo que absolutamente debió ser conocido y comprendido bien mucho antes de arriesgarse a ponerla en seres humanos.

[…]

Yo soy un regulador profesional, y hablé con la FDA, y tengo buenos amigos ahí en posiciones de mando. Ellos estaban conscientes, ya cuando se estaban haciendo los ensayos clínicos al azar, que estaban ocurriendo estos eventos adversos. Muchos se demoraban de manera extraña, y eran atípicos para lo que es un estudio para una vacuna. Esta es una tecnología totalmente nueva, y eso como que va al centro del problema. Creo que una de las cosas que pasan es que se asume que esta es una vacuna como cualquier otra. Y no lo es.  

[…] 

Yo no sabía… yo recibí el paquete de datos que los canadienses obtuvieron via FOIA, dentro de las 24 horas de que se liberó, lo revisé -en nombre de TrialSite, a pedido- y francamente me alarmé de lo que vi. Muy inusual. De modo que le pedí a un regulador aun más experimentado y senior que yo que lo mirase. Y él descubrió más cosas. Como la ausencia del Reprotox -Paquete de Toxicidad Reproductiva-, que normalmente debe hacerse e incluirse. Así como la Genotoxicity -que es la toxicidad a los genes del sistema en prueba. Ese es algo como el Nivel 1 para genotoxicinomas. Pero, estos son ensayos imperfectos. Si hay un truismo en la investigación no-clínica es, como siempre decimos, que los ratones mienten, los monos engañan, y los seres humanos son los únicos que prueban si algo es seguro y efectivo para humanos. Pero uno debe hacer algo antes de permitir que un material sea testado inicialmente en humanos. En fin, lo que fue alarmante, es que lo que se había hecho, al menos en ese paquete. Y me dijeron… hablé con Peter Marks, el director de CBER [el Centro para Evaluación e Investigación Biológicas de la FDA] sobre estas preocupaciones, y me dijo que Pfizer había presentado un nuevo paquete de datos en las últimas dos semanas, y que estaban evaluándoloDe modo que pienso que tenemos que tomar esos datos con un poco de cautela, porque están siendo actualizados, y aun no sabemos lo que hay de nuevo.»  

S. Kirsch: ¿Pero estos datos nuevos son sobre humanos?

R. Malone: No, son en roedores

S. Kirsch: Bueno, ¡pero los roedores no tienen la misma afinidad a los receptores ACE2!

R. MaloneEstamos en terreno confuso. Y pienso que todos podemos estar de acuerdo -Tony Fauci podría estar de acuerdo- que se tomaron atajos debido a la emergencia, y cuando uno hace eso… Estos son procesos para confirmar la seguridad que han evolucionado durante décadas…


PARTE 4. Las alertas de Byram Bridle

El Dr Byram Bridle es Profesor Asociado de Inmunología Viral de la Universidad de Guelph, en Canadá. El Dr. Bridle es exactamente lo contrario a un «antivacunas». Se trata de un doctor en inmunología viral que ha pasado buena parte de su carrera investigando y creando… precisamente, vacunas. Él mismo describe lo que hace: -«Trabajo mucho. He pasado mi carrera desarrollando vacunas. Nunca he recibido financiación para esta investigación de ninguna fuente de la industria farmacéutica. He recibido financiación de las agencias gubernamentales que he enumerado aquí. Así que tenemos dos agencias federales de financiación, los Institutos Canadienses de Investigación Sanitaria, y otra, el Consejo de Investigación de Ciencias Naturales e Ingeniería de Canadá«. 

Dr. Byram Bridle

Bridle está en este momento en el ojo de una tormenta que amenaza con quitarle su trabajo y su título profesional -al final transcribimos la ejemplar carta de apoyo que, sin conocerlo, le escribió Robert Malone hoy 19 de junio-, luego de que divulgase y comentase una información que obtuvo antes que nadie, junto a un grupo de colaboradores internacionales. Esa información surge de un reporte hecho al gobierno japonés por Pfizer, que Bridle encontró en una referencia a un reporte del British Medical Journal que transcribimos también en este número.

Entre la campaña de ataques personales a Bridle se incluye la creación anónima de un sitio web que usurpa su nombre, donde se intenta destruir -con argumentos que hemos revisado y no merecen mayor destaque, pues se limitan a citar un conjunto de trabajos no arbitrados creados todos en un solo hospital de Israel y sobre un número minúsculo de casos-, junto a una cita al mismo párrafo de la misma entrada del blog de Derek Lowe que citamos al comienzo de este reporte, el cual está cuestionado posteriormente por todo lo nuevo que ha aparecido. 

Byram Bridle -preocupado fundamentalmente por las posibles efectos de las vacunas en la población más joven, que según opinan muchos expertos, no la necesita- ha reunido su posición en este documento, titulado «Las Vacunas Covid-19 y los niños: guía de un científico para padres» 

Transcribimos a continuación el Resumen Ejecutivo y los capítulos más sustanciales de esta guía.


«Las vacunas Covid-19 y los niños: guía de un científico para padres»

Resumen Ejecutivo

«La vacuna de ARNm COVID-19 de Pfizer BioNTech ha sido autorizada en virtud de una orden provisional por Health Canadá para su uso en canadienses a partir de los 12 años, con compromisos obligatorios para el seguimiento de seguridad y eficacia a largo plazo. La autorización en virtud de una orden provisional significa que se necesita información adicional sobre la seguridad, la eficacia y la calidad de la vacuna, incluso en niños y adolescentes, para para respaldar la futura autorización completa de la vacuna en el mercado y su licencia.

Existe cierta incertidumbre respecto a la seguridad a largo plazo de la vacuna COVID-19 de Pfizer BioNTech en todos los en todos los individuos, y especialmente en niños, jóvenes y adultos jóvenes en edad fértil. De hecho, algunos estudios de seguridad parecen haberse dejado de hacer, en la prisa por lanzar las vacunas, y cada día se aprende más sobre ellas. 

Por ejemplo, antes se suponía que la vacunación con las vacunas de ARNm es segura porque es un evento localizado en el cuerpo, pues la vacuna queda limitada al músculo del hombro tras la inyección, y desencadena una respuesta inmunitaria en los nódulos linfáticos locales. Sin embargo, hay pruebas de que la vacuna COVID-19 de Pfizer no permanece en el lugar de la inyección. De hecho, una vez inyectada, el contenido de la vacuna parece viajar ampliamente por todo el cuerpo, hasta el cerebro y otros tejidos sensibles, como la médula ósea, el bazo, el hígado, las glándulas suprarrenales, los ovarios etc. No se sabe si estos sitios del cuerpo están involucrados en la producción de la proteína de la espiga, ya que esto nunca fue estudiado. No obstante, se han publicado nuevos datos según los cuales, tras la vacunación con la vacuna Moderna (una vacuna de ARNm muy similar a la vacuna de ARNm de Pfizer), la proteína de la espiga puede entrar en el sistema circulatorio. Presumiblemente, esto significa que la proteína de la espiga puede viajar extensamente por todo el cuerpo.

Es importante entender qué órganos producen la proteína de la espiga, qué factores hacen que la que la proteína de la espiga entre en la circulación, cuánto tiempo circula la proteína de la espiga y en qué fluidos corporales (por ejemplo, el semen, la saliva, la leche materna, la orina) la proteína de la espiga está presente. Esta información es increíblemente importante porque recientemente se ha descubierto que la proteína de la espiga es «biológicamente activa».

Esto significa que la proteína de la espiga no es sólo un antígeno que el sistema inmunitario reconoce como extraño. Significa que la proteína de la espiga, por sí misma, puede interactuar con receptores en todo el cuerpo, llamados receptores ACE2, causando potencialmente efectos indeseables como daños al corazón y al sistema cardiovascular, coágulos de sangre, hemorragias y efectos neurológicos. 

Aunque algunos podrían argumentar que el riesgo de que la proteína de la espiga cause este tipo de daños es sólo un riesgo teórico, cuando estamos vacunando en masa a una población predominantemente sana, incluidos niños, adolescentes y adultos en edad fértil, no tenemos absolutamente ningún margen de error.

Las incertidumbres científicas actuales exigen que sea interrumpida la administración de la vacuna COVID-19 de Pfizer a niños, adolescentes y adultos jóvenes en edad fértil hasta que se realicen estudios científicos adecuados que se centren en la seguridad, la farmacocinética y la biodistribución de las vacunas y de la proteína de espiga codificada en la vacuna. La interrupción de la vacunación puede hacerse de forma segura porque:

– El riesgo de COVID-19 grave y potencialmente letal en estas poblaciones específicas es tan bajo que necesitamos estar muy seguros de que los riesgos asociados a la vacunación masiva no son mayores;

– Los miembros asintomáticos de esta población no representan un riesgo sustancial de transmitir el COVID-19 a otros; y 

– Existen estrategias eficaces de tratamiento precoz para los pocos niños, adolescentes y jóvenes adultos en edad fértil que pueden estar en riesgo de desarrollar COVID-19 grave, como la ivermectina, fluvoxamina y budesonida.

No es apropiado utilizar una vacuna «experimental» en un grupo de población a menos que el beneficio de la vacunación supere el riesgo de la misma en ese grupo de población. Siendo ya tan bajo el riesgo de COVID-19 grave en niños, adolescentes y adultos jóvenes en edad fértil, no se puede concluir que el beneficio de vacunar a estos grupos de población con una vacuna de la que no se conoce ni la seguridad ni la eficacia a largo plazo supere el riesgo. En otras palabras, el riesgo de COVID-19 grave es tan bajo en niños adolescentes y adultos jóvenes en edad fértil que los estándares de seguridad deben ser mucho más altos para ellos.

[…]

Pruebas de que las vacunas COVID-19 basadas en ARNm pueden distribuirse por todo el cuerpo

Cuando se diseñaron las vacunas COVID-19, no se apreció que la proteína spike podría dañar las células del cuerpo. Como consecuencia, la administración de las actuales vacunas COVID-19 puede poner a las personas en riesgo de dañar sus células, especialmente si la expresión de la proteína spike no se limita al lugar de inyección de la vacuna. Se hizo una suposición con estas vacunas que ha demostrado ser incorrecta. La suposición era que las vacunas de ARNm, que son una nueva tecnología, se comportarían igual que las vacunas tradicionales. Muchos pensaron que las vacunas de ARNm se quedarían en el lugar de la inyección y que el único lugar al que irían es a los nódulos linfáticos de drenaje en las inmediaciones del lugar de la inyección. Más concretamente, se pensaba que las células del sistema inmunitario llegarían al lugar de la inyección y crearían trozos del virus y llevarían estos trozos a los ganglios linfáticos donde se mostrarían a las células B y T (es decir, a los linfocitos B y T). Los linfocitos B y T se activarían, se multiplicarían en gran número

(por eso los ganglios linfáticos se hinchan cuando una persona está montando una respuesta inmune) y luego se dirigen a buscar el patógeno en el cuerpo. En particular, las células B son la fuente de los anticuerpos.

Por desgracia, los investigadores han llegado a saber que las vacunas de ARNm no se quedan en el músculo del hombro. De hecho, tienen el potencial de extenderse por todo el cuerpo a través de la sangre. Obviamente, esta es una conclusión muy seria, así que vamos a repasar la sólida evidencia científica que demuestra este potencial de biodistribución.

Un informe que Pfizer proporcionó al gobierno japonés (véase el Apéndice 2) fue publicado como referencia #25 en un artículo publicado en BMJ que se puede encontrar en este enlace. En la sección 2.6.5.5B del informe al gobierno japonés hay una tabla que contiene datos de biodistribución de las nanopartículas lipídicas.

Esta tabla muestra dónde se encuentra su «vacuna» sustituta (es decir, representada en laboratorio por pequeñas burbujas de grasa sustitutiva que contienen un marcador de detección analítico) acabó en el cuerpo de las ratas inmunizadas, utilizadas en el laboratorio como sustitutos de los humanos. A continuación se reproduce una parte de la tabla se reproduce a continuación. Por favor, revise los datos para que pueda obtener la imagen completa. Me gustaría destacar algunas observaciones. En primer lugar, como se muestra en el rectángulo azul que he añadido a la tabla, una gran parte de la dosis de la vacuna sustitutiva permaneció en el lugar de la inyección, como era de esperar. 

Notablemente, sin embargo, la mayor parte de la dosis de vacuna se había ido a otra parte. 

Cuadro del estudio de biodistribución de vacuna Pfizer, reporte a la agencia reguladora japonesa
Cuadro del estudio de biodistribución de vacuna Pfizer, reporte a la agencia reguladora japonesa (continuación)

La parte derecha de la tabla (mostrada en el informe al gobierno japonés) enseña que entre el 50 y el 75% de la dosis de vacuna no permaneció en el lugar de la inyección. La gran pregunta es, ¿a dónde fue a parar? 

Mirando los otros tejidos se muestran algunos de los lugares a los que fue y se acumuló. El rectángulo rojo muestra que la vacuna sustituta circulaba en la sangre. También hay pruebas de que una cantidad sustancial de la vacuna fue a lugares como el bazo (rectángulo verde), el hígado (rectángulo marrón), los ovarios (amarillo rectángulo), las glándulas suprarrenales (rectángulo morado) y la médula ósea (rectángulo naranja). La vacuna también llegó a otros lugares, como los testículos, los pulmones, los intestinos, los riñones, la glándula tiroides, la hipófisis, pituitaria, el útero, etc. La vacuna sustituta probada en un laboratorio se distribuyó ampliamente por todo el cuerpo de los animales de laboratorio.

Basándose en los resultados de esta prueba de biodistribución, deberían haberse realizado más pruebas para evaluar los impactos en más tejidos y durante un tiempo antes de que se autorizara el uso de la vacuna, especialmente en niños en crecimiento, adolescentes y adultos jóvenes en edad fértil. El fabricante de la vacuna, los investigadores y las autoridades reguladoras deberían haber examinado de forma más exhaustiva la posibilidad de que los animales de prueba eliminaran la vacuna mediante la evaluación de la saliva, la orina y las heces. Hay que tener en cuenta que hubo evidencia de cierto tráfico de la vacuna hacia la glándula salival y la vejiga, lo que indica que existe la posibilidad de que la vacuna se desprenda del cuerpo. Además, la biodistribución de la proteína de la espiga creada por el cuerpo después de la vacunación debió ser determinada cuidadosamente. Estos estudios deben realizarse en al menos dos modelos animales, uno de los cuales no debe ser un roedor, ya que los roedores tienen niveles de afinidad de unión al receptor ACE2 que es mucho menor que la de los humanos y puede, como resultado, subestimar el impacto de la proteína de la espiga en los seres humanos. También debería haber habido una evaluación de dónde iban la vacuna y la proteína de espiga en humanos en un ensayo clínico de seguridad de fase 1 muy limitado.

Esto podría no haber importado tanto si la proteína codificada por el ARNm fuese inerte, aunque los riesgos de autoinmunidad con la deposición de los nanomateriales lipídicos en diferentes órganos son ciertamente dignos de consideración. Pero ahora que sabemos que la proteína codificada por el ARNm tiene de sus propias actividades biológicas, existe un potencial aún mayor de daño a los órganos y tejidos derivados del material vacunal en circulación.

Aunque no son tan detallados como los datos del informe al gobierno japonés, el informe de Pfizer a la Agencia Europea del Medicamento establece conclusiones similares en cuanto a la amplia distribución de su plataforma de vacunas por todo el cuerpo. El informe se encuentra en el Apéndice 3. Es muy preocupante el siguiente extracto de la sección 2.3.2 en la página 45: «No se han realizado estudios tradicionales de farmacocinética o biodistribución con la vacuna candidata [Pfizer-BioNTech] BNT162b2«. Si esta es la primera vez que esta plataforma tecnológica de vacunas se ha puesto en marcha para su amplia distribución a los humanos, y si los datos de biodistribución japoneses mostraron evidencia de la propagación de la vacuna sustituta, hay que preguntarse ¿por qué se permitió el uso de esta vacuna experimental sin haber sido sometida primero a un estudio crucial de biodistribución? Esto nos habría dicho a dónde iba la vacuna en el cuerpo antes de su uso en las personas.

Apoyando la necesidad de abordar las incertidumbres y preocupaciones relativas a la biodistribución de la vacuna y la proteína resultante existe un artículo científico revisado por pares que acaba de ser aceptado para su publicación. En él se describe un estudio en el que se evaluó a 13 trabajadores sanitarios para la presencia de la proteína de la espiga en su sangre después de recibir la vacuna de Moderna (una vacuna de ARNm con una tecnología de plataforma esencialmente idéntica a la de la vacuna de Pfizer-BioNTech). En particular, la proteína de la espiga, (o la parte que se une al receptor ACE2), pudo encontrarse en la circulación en 3 de las 13 personas (y en 11 de las 13 personas), respectivamente42. La proteína de la proteína se pudo detectar en la sangre hasta dos semanas después de la vacunación en la mayoría de los individuos, y a los 28 días post-vacunación en un individuo. Algunos pueden argumentar que la concentración de la proteína era baja en la mayoría de las personas estudiadas. Sin embargo, una proteína que circula a una baja concentración durante dos o más semanas podría acumularse en las células a lo largo del tiempo, ya que la sangre perfunde constantemente (es decir, fluye a través de) los tejidos corporales. Además, los estudios de biodistribución en los apéndices sugieren que la proteína de la espiga podría concentrarse en muchos tejidos que que no serían evidentes si se observara sólo la sangre. También existe la posibilidad de que haya proteínas de espiga de la ACE2 en las células que recubren los vasos sanguíneos, pero esto no se investigó.

En cualquier caso, en este estudio a pequeña escala cabría esperar bajas concentraciones de la proteína de espiga en la circulación. Las altas concentraciones de una proteína que puede causar daños en los vasos sanguíneos en un gran número de personas no sería consistente con una baja incidencia de eventos adversos severos.

Recuérdese que el programa de vacunación de AstraZeneca fue suspendido en Canadá debido a una incidencia de 1:55.000 de coágulos de sangre. Si las proteínas de espiga en la sangre fueran responsables de un efecto secundario severo, uno esperaría ver altas concentraciones de esta proteína en sólo una entre muchas miles de personas; un fenómeno que probablemente no se detectaría en un análisis de sólo 13 personas. Es evidente que es necesario trabajar más para evaluar la biodistribución de las proteínas de la espiga en el cuerpo humano después de la vacunación.

Leche materna

En un artículo pre-impreso (nota: esto significa que el artículo aún no ha sido sometido a una revisión revisión científica independiente), hay datos que indican que el ARNm puede detectarse incluso en la leche materna después de la vacunación. Este aspecto del estudio fue minimizado, pero proporciona una prueba de principio de que esto puede ocurrir. Sabiendo lo que sabemos ahora, no sería sorprendente tener la proteína de la espiga

en la leche materna de algunas mujeres lactantes si se vacunaran. Las proteínas que circulan en la sangre suelen concentrarse en la leche materna. En particular, se han notificado algunos acontecimientos adversos de sangrado en el tracto gastrointestinal después de mamar de madres que habían recibido la vacuna COVID-19. 

Estos son algunos ejemplos del VAERS de EE.UU. (no he buscado más desde mayo de 2021):

Acontecimientos adversos graves relacionados con la lactancia después de recibir una vacuna COVID-19:

– VAERS ID #945282; una madre de 32 años hizo que su hija de 2 meses que estaba amamantando murió 7 días después de que la madre recibiera la vacuna de Pfizer-BioNTech

– VAERS ID #949926; una madre de 34 años hizo que su hijo de 4 meses en periodo de lactancia expulsara sangre y mucosidad en las heces a partir de 2 días después de que la madre recibiera la vacuna Moderna

– VAERS ID #992676; una madre de 30 años en período de lactancia, su hijo de 2 meses de edad experimentó anorexia, regurgitación, heces sanguinolentas descoloridas, vómitos de sangre, ulceración del estómago y hemorragia en el tracto gastrointestinal a partir de 2 días después de que la madre recibió la vacuna Moderna

También se produjeron otros tipos de acontecimientos adversos en lactantes asociados a la lactancia materna de madres que habían recibido recientemente la vacuna COVID-19. En aras de la brevedad, aquí he enumerado los números de identificación del VAERS; cualquiera puede buscarlos en la base de datos del VAERS disponible al público.

– VAERS ID #s: 903355, 911226, 913968, 913971, 918972, 921052, 927664, 936865,

939409, 974519, 978085, 978485, 984448 (madre) – 984602 (bebé), 1049482,

1105816, 1168901, 1171284

***

También hay un artículo preimpreso que describe cómo una vacuna basada en el adenovirus puede resultar en proteínas de espiga que dañan el sistema vascular. Este tipo de vacunas actualmente no se administradas a los niños en Canadá. El mecanismo es diferente al de las vacunas basadas en ARNm, pero el resultado es similar. Los autores de este artículo han acuñado un término interesante para describir el efecto de una vacuna contra el COVID-19 que causa el mismo daño en el cuerpo que el SARS-CoV-2; lo llamaron «síndrome de imitación de COVID-19 inducido por la vacuna»

PEG (Polietilenglicol)

Resulta que la sugerida amplia distribución de las vacunas de ARNm en todo el cuerpo tiene un precedente histórico, como la inmunización contra la gripe, por ejemplo. Sin embargo mucha gente no se da cuenta de que las nanopartículas lipídicas no fueron diseñadas para funcionar como vacunas. Fueron diseñadas para servir como terapias genéticas, o para transportar cargas de medicamentos por todo el cuerpo, incluso al cerebro, donde se podría intentar tratar enfermedades como el Alzheimer, la enfermedad de Parkinson y los cánceres cerebrales. El uso de PEG, se ha asociado a un shock anafiláctico en algunas personas tras recibir una vacuna de ARNm. 

El PEG se añadió a las nanopartículas lipídicas en los primeros días del desarrollo de fármacos para promover una distribución mucho más amplia en el cuerpo. En concreto, cuando el PEG se añade a las nanopartículas lipídicas, ayuda a las partículas evitan ser consumidas por las células en todo el cuerpo, especialmente las células del sistema inmunitario, lo que limitaría la distribución de la carga de ARNm. De hecho la adición de PEG a las nanopartículas lipídicas fue aclamada como un avance porque «este efecto es sustancialmente mayor que el observado anteriormente con los liposomas convencionales y está asociado a una prolongación de más de 5 veces del tiempo de circulación del liposoma en sangre «. 

En retrospectiva, parece que se ha cometido otro error en la prisa por administrar estas vacunas a las personas: Podría decirse que el componente PEG debería haberse eliminado de la formulación de nanopartículas lipídicas. Esto probablemente habría dado lugar a nanopartículas lipídicas con una mayor tendencia a permanecer en el lugar de la inyección y ser captadas por las mismas células del sistema inmunitario que queremos inducir una respuesta inmunitaria.

Conclusión:  La suposición de que las vacunas COVID-19 permanecen en el lugar de la inyección (es decir, el músculo del hombro) no está respaldada por las pruebas. Los estudios de laboratorio han demostrado que la propia vacuna, y la proteína de la espiga que codifica, pueden llegar a la sangre y distribuirse ampliamente por todo el cuerpo. Las vacunas dirigidas a la proteína pico del SARS-CoV-2 fueron diseñadas para inducir anticuerpos que se unieran a esta proteína para evitar que el virus pudiera infectar nuestro cuerpo. Se suponía que la proteína de la espiga era la «primera cosa» que debía proporcionar una vacuna; un objetivo para el sistema inmunitario. No nos dimos cuenta del potencial de la proteína de la espiga por sí sola para causar daño a las células del cuerpo. Ahora entendemos que las actuales vacunas de ARNm de COVID-19 tienen el potencial de distribuirse por todo el cuerpo, inoculando potencialmente e inadvertidamente inoculando muchos tejidos con una proteína que es posiblemente dañina. Si se está causando daños desconocidos a algunos órganos, éstos podrían no ser claramente evidentes hasta años después de la vacunación. Los datos presentados aquí no proporcionan pruebas de daños a largo plazo. Sin embargo, proporcionan la justificación para plantear una serie de cuestiones de seguridad. Estas cuestiones deben ser investigadas a fondo en estudios de seguridad antes de utilizar las vacunas COVID-19 en niños, adolescentes y adultos jóvenes en edad fértil.»

Una preocupación más allá de las proteínas de espiga circulantes: el potencial de inducción de autoinmunidad

Algunos científicos han propuesto que la proteína pico del SARS-CoV-2 podría tener porciones que son muy similares a las proteínas de nuestro propio cuerpo47. De ser cierto, inducir la inmunidad contra la proteína de la espiga podría, en teoría, promover trastornos autoinmunes. De hecho, dos investigadores descubrieron que existía una reactividad cruzada entre los anticuerpos inducidos contra la proteína de la espiga y varias proteínas «propias «. Esto llevó a recomendar, hace casi un año, que se evitara atacar la totalidad de la proteína de la espiga en las vacunas y, en su lugar, dirigirse sólo a las porciones de la proteína que no son similares a las proteínas de nuestro propio cuerpo. Por desgracia, las enfermedades autoinmunes pueden ser insidiosas y tardan años en manifestarse.

La amplia distribución de una vacuna de ARNm por todo el cuerpo implica otros mecanismos que podrían conducir a una enfermedad autoinmune. En primer lugar, las vacunas de ARNm promueven una fuerte inflamación. Esta es la razón por la que muchas personas tienen dolores en los hombros después de ser inmunizadas. Promoción de la inflamación en tejidos críticos, como los ovarios, después de ser sembrados con la vacuna podría tener consecuencias nefastas. Se supone que tejidos como los ovarios no deben inflamarse. Esto es así porque la inflamación causa mucho daño a los tejidos normales, lo que es indeseable en un órgano diseñado para la reproducción. Además, la proteína espiga codificada por la vacuna está diseñada para permanecer anclada en la superficie de la célula que la ha fabricado. Si los anticuerpos están presentes, como sería el caso de varios días después de la vacunación o la infección natural, podrían unirse a las proteínas de espiga en las células de todo el cuerpo, lo que provocaría su destrucción. Tomemos los los ovarios, de nuevo, como escenario teórico. Si fueran a sufrir cualquier tipo de destrucción de tejido, existe la posibilidad de que se liberen proteínas que el sistema inmunológico nunca ha visto antes.

Esto se debe a que nuestro sistema inmunitario aprende a tolerar lo «propio» a una edad muy temprana. Sin embargo, los órganos como los ovarios y los testículos comienzan a expresar nuevas proteínas durante la pubertad que el sistema inmunitario no ha sido enseñado a tolerar. Si éstas se liberan debido a un daño en el tejido, esto podría proporcionar las las mismas dos señales que necesita una vacuna para activar el sistema inmunitario: la señal 1 (proteína diana) y la señal 2 (señales de peligro asociadas al daño). Esto podría dar lugar a una respuesta autoinmune contra el órgano. En este ejemplo (ovarios), este daño podría no hacerse evidente hasta años años después, al intentar tener un bebé. Esto es una especulación, pero se basa en una gran cantidad de literatura científica que estudia cómo se inician las enfermedades autoinmunes. En particular, esto podría ocurrir en cualquiera de los tejidos sembrados con la vacuna si empiezan a expresar la proteína de la espiga.

Esto es ciertamente digno de investigación antes de la vacunación masiva de niños, adolescentes y adultos jóvenes en edad fértil.

Incluso el hecho de que las actuales vacunas COVID-19 hagan que las células musculares del hombro expresen la proteína de la espiga, es un problema potencial. Esto podría dar lugar a respuestas inmunitarias contra el tejido muscular. Esto es especialmente preocupante, porque Israel sospecha de una relación entre las vacunas COVID-19 y la inflamación del músculo cardíaco (una enfermedad conocida como miocarditis). De hecho, la Agencia Europea del Medicamento está investigando activamente esta posible relación.

Una vez más, con este tipo de preocupación en la comunidad mundial, uno debe preguntarse por qué estas vacunas se imponen con tanta fuerza a los jóvenes canadienses que no corren un alto riesgo de contraer la COVID-19. Será una tragedia si repetimos algo similar o incluso peor que el fiasco de la vacuna de AstraZeneca con nuestros jóvenes.»

¿Por qué no todos los que se vacunan experimentan un efecto secundario grave?

Es probable que la proteína de la espiga no entre en circulación en todas las personas. De hecho, en el estudio de 13 personas vacunadas con la vacuna Moderna, diez no tenían evidencia de la proteína de la espiga y dos no tenían evidencia de la subunidad S1 (un fragmento de la proteína de la espiga) en su sangre. Además, es importante recordar que, tras la vacunación, las personas fabrican la proteína de la espiga en sus propias células. La cantidad y la calidad del ARNm en cada dosis de la vacuna puede variar de un lote a otro.

La estabilidad del ARNm también depende de su manipulación, ya que es muy temperatura. Por lo tanto, diferentes personas recibirán diferentes cantidades de ARNm activo. Las personas que reciben la misma cantidad de ARNm pueden producir diferentes cantidades de la proteína de espiga dependiendo de lo metabólicamente activas que sean sus células. Y es probable que haya muchos otros factores, como el tamaño del cuerpo, etc. Todo esto podría contribuir a una variabilidad sustancial en la concentración de proteínas de espiga que produce una persona. En particular, cabe esperar que una inyección de vacuna estándar tenga un impacto diferente en un joven de 75 libras que en un adulto de 200 libras. Los efectos adversos que conocemos que conocemos parecen ser relativamente raros. Algunos efectos adversos pueden pasar desapercibidos. Por ejemplo, sabiendo que la proteína del pico entra en la circulación y sabiendo que puede matar las plaquetas, no sería no sería sorprendente que la mayoría de las personas tuvieran alguna pérdida de plaquetas después de vacunarse. Además, las plaquetas podrían captar el ARNm de las nanopartículas lipídicas circulantes y luego mostrar la de la proteína de la espiga en su superficie, lo que las marcaría para su destrucción por la consiguiente respuesta de los anticuerpos. Sin embargo, el recuento de plaquetas no se controla de forma rutinaria después de de las clínicas de vacunación, ni las empresas de vacunas han hecho públicos sus datos sobre el de plaquetas después de la vacunación. De hecho, en un primer estudio en humanos de BNT162b1, un prototipo anterior de la vacuna BNT162b2 de Pfizer que se utiliza actualmente, que codifica la subunidad S1 de la proteína (que contiene la porción de la proteína spike que se une a los receptores ACE2, llamada dominio de unión al receptor), el número de plaquetas disminuyó tras la vacunación tanto en los adultos jóvenes como en los mayores estudiados.

Lamentablemente, los valores de química clínica y hematología tras de la vacunación con la vacuna BNT162b2, que es la que se utiliza actualmente para vacunar personas, no se publicaron en el primer estudio en humanos de Pfizer.

Uno no sabría si está experimentando una pérdida de plaquetas a menos que su recuento de plaquetas fuera peligrosamente bajo y sufriera un traumatismo que provocara una hemorragia. Más preocupante es la posibilidad de que se creen efectos de los que podríamos no saber durante mucho tiempo. Por ejemplo, el daño a los ovarios o a los testículos podría provocar una infertilidad que no se manifestaría hasta que se intentara tener hijos. Los ovocitos presentes en los ovarios de las recién nacidas representan el suministro fijo de ovocitos de esa mujer para toda la vida, que son los precursores de los óvulos. Estos ovocitos no pueden reproducirse ni regenerarse si se dañan o destruyen.

Los daños en el útero podrían potenciar los abortos espontáneos o los abortos involuntarios durante el embarazo.

El hecho es que existe un conjunto de mecanismos biológicos claramente establecidos que plantean numerosas preocupaciones científicas legítimas sobre las vacunas COVID-19. No podemos confiar simplemente en que ninguna de estas preocupaciones termine por hacerse realidad. Por el contrario, debemos volver a seguir el método científico.

Debemos detener el despliegue del programa de vacunación para niños, jóvenes y adultos jóvenes en edad fértil, y pedir a los fabricantes de las vacunas COVID-19 que se tomen el tiempo necesario para realizar los estudios de biodistribución y seguridad adecuados para responder a estas preguntas emergentes, y luego realizar una reevaluación precisa del riesgo de COVID-19 frente a los riesgos asociados a las vacunas experimentales de COVID-19.


PARTE 5. Bridle amenazado

Una vez que Byram Bridle -junto a los doctores, también canadienses, Dr. Patrick Philips y Dr. Don Welsh- hizo públicas estas preocupaciones, éstas no fueron tomadas como la razonable alarma de alguien experto y preocupado por la salud de los canadienses y de todo el mundo, sino como un ataque -uno debería preguntarse a qué o a quiénes- que merecía ser respondido con violencia institucional. 

Bridle ha ofrecido recientemente una conferencia de prensa en donde, entre otras cosas, dice algunos conceptos que merecen ser reproducidos. Dice, por ejemplo, que aunque es un individuo introvertido al que no le gusta estar expuesto a audiencias, es, sin embargo, «un servidor público. Mi trabajo es financiado por ustedes, canadienses, con sus dólares de impuestos, trabajo en una institución académica que es financiada públicamente, y veo por tanto que es mi responsabilidad ante los canadienses que, cuando tienen preguntas, puedan dirigirse a mi y preguntar, si son pertinentes a las áreas en que soy experto, y es mi responsabilidad dar la respuesta más informada que pueda.«

«Fui entrevistado cinco minutos por un programa radial […] expresé lo que pienso yo y una conjunto internacional de colegas expertos en vacunas como yo, y luego de esos cinco minutos mi vida quedó patas arriba, probablemente para siempre. 

En menos de 24 horas alguien había montado un sitio usando mi nombre de dominio, se abrió una cuenta falsa de Twitter, para enchastrarme, y empecé a sufrir toda clase de ataques, por email, por teléfono, y definitivamente en las redes sociales.

Yo nunca tuve una presencia en las redes sociales, hasta hace unos días, en que tengo una presencia falsa en redes montada por otros.

Debo mencionar también que estoy experimentando acoso, mucho acoso, en mi lugar de trabajo.» 

Las autoridades de la universidad Guelph, dice Bridle, lo han apoyado y han honrado el principio de libertad académica y de expresión. «Pero ha habido colegas que me han estado acosando, tanto en las redes sociales como en el lugar de trabajo.

Esto ha ido tan lejos como para tener a uno de los miembros del Comité Científico Covid 19 de Ontario publicando por primera vez el link al sitio web falso que se armó para insultarme, y llegaron tan lejos como a divulgar información médica confidencial sobre mis padres. Esto es un acto inconcebible. Se trata de un médico. Un médico practicante debería saber que no debe comunicar información médica confidencial sobre personas.

Formo parte de un grupo que actualmente ya tiene 100 profesionales, siendo muy nuevo aun, cuyo propósito es hablar libremente sobre la ciencia subyacente al Covid19. y Solamente nos sentimos seguros dentro de ese grupo. De los 100, solamente yo y otra persona estamos dispuestos a hablar en los medios abiertamente. El resto tiene miedo por sus trabajos, los médicos tienen miedo de perder sus licencias, y los demás tienen miedo de perder el trabajo.»

Es muy posible que por expresar estas cosas mi carrera ya haya quedado destruida. Y yo no entiendo esto. Como canadienses deben preguntarse, ¿quieren que sean suprimidas las voces de médicos y científicos? Estamos polarizados en Canadá ahora. Tenemos gente en dos bandos. Tenemos que entender que somos todos apasionados por igual. Estamos todos buscando lo mejor. Estamos haciendo nuestros análisis de riesgo. Por ejemplo, en mi caso, con los niños. Y honestamente siento que seguir adelante con la vacunación ahora, sin hacer los estudios que corresponden, podríamos estar haciendo más daño que bien. Yo soy apasionado de esta posición, pero respeto a los que tienen la posición contraria. Lo único que pido es el mismo respeto para mí y mis colegas«. 


La carta de Robert Malone en apoyo al Dr. Byram Bridle

19 de junio de 2021

De: Robert W. Malone, MD, MS 357 Hebron Valley Rd, 

Madison, VA 22727 

A quien corresponda

Escribo esta carta para apoyar al buen Dr. Bridle y su derecho a expresar libremente su opinión científica, que está respaldada por la literatura y un razonamiento deductivo bien informado.

Soy un médico y científico residente en Estados Unidos con un amplio historial de innovaciones exitosas en ciencia básica y aplicada, patología, virología molecular, inmunología, desarrollo de vacunas, biodefensa, gestión de proyectos, desarrollo clínico, asuntos regulatorios y bioética. Llevo trabajando en esta área desde 1984 y he pasado por múltiples brotes, normalmente apoyando a clientes farmacéuticos o al Departamento de Defensa de los Estados Unidos. He recibido autorización a nivel «secreto» para el Departamento de Defensa. Desempeñé un papel clave en el avance del candidato a vacuna contra el ébola rVSV-ZEBOV de PHAC y en la participación de Merck en el desarrollo, lo que dio lugar a la eventual concesión de licencias para este producto tan importante de la investigación canadiense de PHAC.

También soy el inventor original de las vacunas de ARNm y de ADN. Esta afirmación está corroborada por publicaciones académicas, así como por un amplio conjunto de patentes estadounidenses y mundiales con fecha de presentación de 1989.

He evaluado de forma independiente la mayor parte de los datos que sirven de base a las comunicaciones del Dr. Bridle en relación con los riesgos de seguridad asociados a las vacunas genéticas COVID-19, coincido con sus conclusiones y he planteado de forma independiente mis preocupaciones a la FDA de EE.UU., incluso hablando directamente con el director del CBER, Peter Marks.

Estoy particularmente alarmado y sorprendido por las posiciones bioéticas que está adoptando el gobierno de Canadá en relación con estas vacunas en fase experimental. Muy sorprendido. Siempre he considerado que el gobierno y el pueblo de Canadá son eminentemente razonables, casi hasta el exceso. Estas políticas parecen contrarias a lo que me han enseñado como los principios básicos de la investigación clínica y la bioética en seres humanos.

Y luego está la censura del discurso académico legítimo, lo que nos lleva de nuevo al caso concreto del Dr. Bridle. En resumen, ¿sus acusadores no tienen vergüenza? Estoy verdaderamente sorprendido. Una vez más, esto va en contra de todo lo que siempre había creído sobre el pueblo y la cultura de Canadá. Supongo que tendré que replantearme mis suposiciones sobre la sensatez fundamental de los canadienses.

Además, estos ataques le convertirán en un mártir mundial y amplificarán su mensaje. ¿Es eso realmente una buena política pública?

Por favor, detente un momento. Piensa en lo que está pasando aquí. Esto no es justo. Esto no es correcto. Esto no es adecuado. El Dr. Bridle ha examinado los datos de que dispone y ha sacado conclusiones razonables sobre el significado de esos datos en su totalidad. No se está beneficiando de esto. No hay conflictos de intereses financieros. No es alguien que busque fama y fortuna. Está haciendo lo que puede, de buena fe, para ayudar a proteger a la población de Canadá y del mundo, y en particular a los adolescentes y los niños. 

En resumen, en lo que respecta al COVID-19, considero que la censura general del gobierno de Canadá, los errores bioéticos, y este ejemplo específico en el que está involucrado el Dr. Bridle, son particularmente atroces, e inconsistentes con todo lo que había creído anteriormente en cuanto a la razonabilidad fundamental y el compromiso con la equidad de la cultura política y social canadiense. 

El proceso científico requiere la disensión y el debate para llegar a la verdad. Este es un principio fundamental. El Dr. Bridle ha dicho la verdad tal como la ve. Otros pueden interpretar los datos de manera diferente. Mi evaluación está muy alineada con la del Dr. Bridle. Eso no significa que esté bien o mal. El tiempo lo resolverá. Pero estoy seguro de que los intentos de silenciar al Dr. Bridle y de dañar su carrera y su reputación son fundamentalmente erróneos. 

Independientemente de cuáles sean sus juicios y opiniones, o las mías, por favor, dejemos que la ciencia y el proceso científico sean quienes resuelvan esto. Estos ataques a la credibilidad del Dr. Bridle y a sus esfuerzos de buena fe por alertar sobre las señales de inseguridad asociadas a estas vacunas son muy inapropiados y contraproducentes. Es de suponer que la historia no verá esto con buenos ojos. Los canadienses no siempre han estado en el lado correcto de la historia -sirvan de testigos los pueblos indígenas. Pero, según mi experiencia, intentan hacer lo correcto. 

Hagan lo correcto en este caso. 

Sinceramente

Robert W Malone, MD, MS


Para leer más

  • ¿Peor que la enfermedad? Revisando algunas de las posibles consecuencias no deseadas de las vacunas ARNm contra Covid-19

https://ijvtpr.com/index.php/IJVTPR/article/view/23/51

  • COMIRNATY (Vacuna Covid-19) Reporte de evaluación de la Agencia Europea del Medicamento, Febrero 2021;
  • La proteína espiga del SARS-CoV-2 daña la función endotelial vía desregulación de ACE 2

https://www.ahajournals.org/doi/full/10.1161/CIRCRESAHA.121.318902

  • Malone, R. La verdadera historia de cómo se inventó la vacunación ARNm

https://www.rwmalonemd.com/mrna-vaccine-inventor

  • La fluvoxamina en el tratamiento del Covid19

https://www.treatearly.org/fluvoxamine

  • La proteína espiga cruza la barrera hematoencefálica en ratones

https://www.nature.com/articles/s41593-020-00771-8

Fuente: Vacunas COVID-19. Luego de seis meses de su uso, ¿existe alguna razón para alarmarse? – eXtramuros (extramurosrevista.com)

15,472 MUERTOS 1.5 Millones de heridos (50% GRAVES) reportados en la base de datos de la Unión Europea de reacciones adversas a medicamentos por vacunas contra COVID-19

por Brian Shilhavy

Editor, Health Impact News

La base de datos europea de informes de presuntas reacciones a fármacos es EudraVigilance, que también rastrea los informes de lesiones y muertes tras las «vacunas» experimentales de COVID-19.

Un suscriptor de Europa nos envió recientemente un correo electrónico y nos recordó que esta base de datos mantenida en EudraVigilance es solo para países de Europa que forman parte de la Unión Europea (UE), que comprende 27 países.

El número total de países de Europa es mucho mayor, casi el doble, y se trata de unos 50, aunque existen algunas diferencias de opinión sobre qué países forman parte técnicamente de Europa.

Así que por muy altas que sean estas cifras, NO reflejan toda Europa. El número real en Europa de muertos o heridos debido a las vacunas contra el COVID-19 sería mucho mayor que el que estamos reportando aquí.

La base de datos de EudraVigilance informa que hasta el 19 de junio de 2021 hay 15,472 muertes y 1,509,266 lesiones reportadas después de las inyecciones de cuatro vacunas experimentales de COVID-19:

Del total de heridos registrados, la mitad de ellos (753.657) son heridos graves.

«La gravedad proporciona información sobre el presunto efecto indeseable; se puede clasificar como ‘grave’ si corresponde a un incidente médico que resulta en la muerte,es potencialmente mortal, requiere hospitalización de pacientes hospitalizados, resulta en otra condición médicamente importante o prolongación de la hospitalización existente, resulta en una discapacidad o incapacidad persistente o significativa, o es una anomalía congénita / defecto congénito «.

Un suscriptor de Health Impact News en Europa publicó los informes de cada una de las cuatro vacunas de COVID-19 que estamos incluyendo aquí. Este suscriptor se ha ofrecido como voluntario para hacer esto, y es mucho trabajo tabular cada reacción con lesiones y muertes, ya que no hay lugar en el sistema EudraVigilance que hemos encontrado que tabula todos los resultados.

Desde que empezamos a publicar esto, otros de Europa también han calculado los números y confirmado los totales.*

Estos son los datos resumidos hasta el 19 de junio de 2021.

Reacciones totales para la vacuna experimental de ARNm Tozinameran (código BNT162b2,Comirnaty) de BioNTechPfizer: 7.420 muertes 560.256 lesiones hasta el 19/06/2021

  • 16.133 Trastornos de la sangre y del sistema linfático, incluidas 81 muertes
  • 12,637   Cardiac disorders incl. 964 deaths
  • 101 Trastornos congénitos, familiares y genéticos, incluidas 6 muertes
  • 7000 Trastornos del oído y del laberinto, incluidas 4 muertes
  • 265        Endocrine disorders incl. 1 death
  • 8.122 Trastornos oculares, incluidas 17 muertes
  • 51,030   Gastrointestinal disorders incl. 348 deaths
  • 155.486 Trastornos generales y condiciones del lugar de administración, incluidas 2.290 muertes
  • 468        Hepatobiliary disorders incl. 31 deaths
  • 6,110     Immune system disorders incl. 32 deaths
  • 17.549 Infecciones e infestaciones, incluidas 762 muertes
  • 6.275 Lesiones, envenenamiento y complicaciones procesales, incluidas 104 muertes
  • 13,249   Investigations incl. 285 deaths
  • 4.162 Trastornos del metabolismo y la nutrición, incluidas 139 muertes
  • 79.125 Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conectivo, incluidas 88 muertes
  • 325 Neoplasias benignas, malignas y no especificadas (incluidos quistes y pólipos) incl. 23 muertes
  • 100,895 Nervous system disorders incl. 780 deaths
  • 384 Embarazo, puerperio y afecciones perinatales, incluidas 10 muertes
  • 107        Product issues
  • 9,928     Psychiatric disorders incl. 105 deaths
  • 1.765 Trastornos renales y urinarios, incluidas 115 muertes
  • 2.696 Trastornos del aparato reproductor y mamarios, incluidas 3 muertes
  • 23.689 Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos, incluidas 848 muertes
  • 26.641 Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo, incluidas 66 muertes
  • 846        Social circumstances incl. 10 deaths
  • 281 Procedimientos quirúrgicos y médicos, incluidas 19 muertes
  • 14,987   Vascular disorders incl. 289 deaths

Reacciones totales para la vacuna experimental de ARNm mRNA-1273(CX-024414) de Moderna: 4.147 muertes y 122.643 heridos hasta el 19/06/2021

  • 2.239 Trastornos de la sangre y del sistema linfático, incluidas 29 muertes
  • 3,315     Cardiac disorders incl. 446 deaths
  • 39 Trastornos congénitos, familiares y genéticos, incluidas 3 muertes
  • 1,454     Ear and labyrinth disorders
  • 82           Endocrine disorders incl. 1 death
  • 1.883 Trastornos oculares, incluidas 7 muertes
  • 10.655 Trastornos gastrointestinales incl. 142 muertes
  • 33.936 Trastornos generales y condiciones del lugar de administración, incluidas 1.759 muertes
  • 209 Trastornos hepatobiliares incl. 11 muertes
  • 1.117 Trastornos del sistema inmunitario, incluidas 5 muertes
  • 3.835 Infecciones e infestaciones, incluidas 234 muertes
  • 2.480 Lesiones, envenenamiento y complicaciones procesales, incluidas 77 muertes
  • 2.670 Investigaciones, entre las que se supe 89 muertes
  • 1.297 Trastornos del metabolismo y la nutrición, incluidas 85 muertes
  • 15.131 Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conectivo, incluidas 77 muertes
  • 128 Neoplasias benignas, malignas y no especificadas (incluido. quistes y pólipos) incl. 15 muertes
  • 21.684 Trastornos del sistema nervioso, incluidas 424 muertes
  • 255 Embarazo, puerperio y afecciones perinatales, incluida la muerte por 2
  • 20 Problemas con el producto
  • 2.437 Trastornos psiquiátricos, incluidas 69 muertes
  • 807 Trastornos renales y urinarios, incluidas 52 muertes
  • 459 Trastornos del sistema reproductivo y de las mamas, incluida 1 muerte
  • 5.640 Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos, incluidas 399 muertes
  • 6.538 Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo, incluidas 28 muertes
  • 504 Circunstancias sociales, incluidas 13 muertes
  • 397 Procedimientos quirúrgicos y médicos, incluidas 38 muertes
  • 3.432 Trastornos vasculares incl. 141 muertes

Reacciones totales para la vacuna experimental AZD1222/VAXZEVRIA (CHADOX1 NCOV-19) de Oxford/ AstraZeneca3.364 muertes793.036 lesiones a 19/06/2021

  • 9.136 Trastornos de la sangre y del sistema linfático, incluidas 132 muertes
  • 12.135 Trastornos cardíacos incl. 396 muertes
  • 95 Trastornos congénitos, familiares y genéticos, incluidas 2 muertes
  • 8.797 Trastornos del oído y del laberinto
  • 309 Trastornos endocrinos incl. 2 muertes
  • 13.459 Trastornos oculares, incluidas 12 muertes
  • 81.806 Trastornos gastrointestinales incl. 161 muertes
  • 212.663 Trastornos generales y condiciones del lugar de administración, incluidas 891 muertes
  • 525 Trastornos hepatobiliares incl. 25 muertes
  • 3.085 Trastornos del sistema inmunitario, incluidas 11 muertes
  • 17.791 Infecciones e infestaciones, incluidas 217 muertes
  • 7.854 Lesiones, envenenamiento y complicaciones procesales, incluidas 77 muertes
  • 16.731 Investigaciones, entre las que se han fallecido 79
  • 9.765 Trastornos del metabolismo y la nutrición, incluidas 50 muertes
  • 123.637 Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conectivo, incluidas 45 muertes
  • 332 Neoplasias benignas, malignas y no especificadas (incluidos quistes y pólipos) incl. 8 muertes
  • 169.286 Trastornos del sistema nervioso, incluidas 532 muertes
  • 223 Embarazo, puerperio y afecciones perinatales, incluidas 4 muertes
  • 103 Problemas del producto
  • 14.931 Trastornos psiquiátricos, incluidas 27 muertes
  • 2.809 Trastornos renales y urinarios, incluidas 29 muertes
  • 5.967 Trastornos del sistema reproductivo y de la mama
  • 26.631 Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos, incluidas 387 muertes
  • 36.457 Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo, incluidas 22 muertes
  • 772 Circunstancias sociales, incluidas 4 muertes
  • 671 Procedimientos quirúrgicos y médicos, incluidas 16 muertes
  • 17.066 Trastornos vasculares incl. 235 muertes

Reacciones totales para la vacuna experimental covid-19 JANSSEN (AD26. COV2. S) de Johnson &Johnson541 muertes 33, 331 lesiones a 19/06/2021

  • 306 Trastornos de la sangre y del sistema linfático, incluidas 16 muertes
  • 496 Trastornos cardíacos incl. 56 muertes
  • 14 Trastornos congénitos, familiares y genéticos
  • 177 Trastornos del oído y del laberinto
  • 8 Trastornos endocrinos incluido. 1 muerte
  • 383 Trastornos oculares incl. 3 muertes
  • 3.086 Trastornos gastrointestinales incl. 23 muertes
  • 8.761 Trastornos generales y condiciones del lugar de administración, incluidas 137 muertes
  • 52 Trastornos hepatobiliares incl. 4 muertes
  • 85 Trastornos del sistema inmunitario
  • 392 Infecciones e infestaciones incl. 13 muertes
  • 320 Lesiones, envenenamiento y complicaciones del procedimiento, incluidas 8 muertes
  • 2.003 Investigaciones, entre las que se han fallecido 37
  • 184 Trastornos del metabolismo y la nutrición, incluidas 10 muertes
  • 5.718 Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conectivo, incluidas 17 muertes
  • 16 Neoplasias benignas, malignas y no especificadas (incluido. quistes y pólipos)
  • 7.093 Trastornos del sistema nervioso, incluidas 68 muertes
  • 9 Embarazo, puerperio y afecciones perinatales, incluida 1 muerte
  • 9             Product issues
  • 355 Trastornos psiquiátricos incl. 5 muertes
  • 119        Renal and urinary disorders incl. 8 deaths
  • 114 Trastornos del sistema reproductivo y de la mama
  • 1.130 Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos, incluidas 43 muertes
  • 804 Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo, incluidas 2 muertes
  • 72           Social circumstances incl. 3 deaths
  • 336 Procedimientos quirúrgicos y médicos, incluidas 26 muertes
  • 1,289     Vascular disorders incl. 60 deaths

*Estos totales son estimaciones basadas en informes presentados a EudraVigilance. Los totales pueden ser mucho más altos en función del porcentaje de reacciones adversas que se notifican. Algunos de estos informes también pueden ser reportados a las bases de datos de reacciones adversas de cada país, como la base de datos VAERS de los Estados Unidos y el sistema de tarjetas amarillas del Reino Unido. Las muertes se agrupan por síntomas, y algunas muertes pueden haber resultado de múltiples síntomas.

15,472 MUERTOS 1.5 Millones de heridos (50% GRAVES) reportados en la base de datos de la Unión Europea de reacciones adversas a medicamentos por vacunas contra COVID-19 (healthimpactnews.com)

El genocidio continúa a través de las vacunas, mientras los CDC luchan por engañar al público

The genocide continues through the vaccines, as the CDC scrambles to deceive the public

05/04/2021 / Por Lance D Johnson

  • En pocos meses, los CDC han divulgado 118.902 reacciones adversas y 3.848 muertes tras la vacunación covid-19. Desde sus inicios, el Sistema de Notificación de Sucesos Adversos de Vacunas (VAERS) nunca ha visto un aumento tan enorme en los informes sobre lesiones de vacunas. Desde diciembre de 2020, el total de muertes registradas tras las inyecciones experimentales de COVID es superior a las muertes registradas por todas las vacunas observadas en los últimos 15 años y medio.

Estos datos incluyen ahora a cinco niños que fueron esencialmente asesinados debido a las inyecciones. Estos niños podrían estar vivos hoy en día, enfrentando coronavirus con un sistema inmunológico saludable y ganando inmunidad de por vida, pero sus vidas fueron robadas de ellos debido a este impulso masivo y coercitivo para experimentar con adultos y niños sanos. El genocidio continúa a través de las vacunas.

Genocidio causado por investigación de vacuna contra coronavirus se convierte en genocidio por inyección

La investigación sobre el aumento de la función del coronavirus existía con el único propósito del desarrollo de vacunas. Cuando el SARS-CoV-2 escapó de la contención, los desarrolladores de vacunas ya estaban preparados para completar un experimento de vacunación en vivo utilizando código genético de la proteína de pico coronavirus. Este código genético de la proteína spike se transcribe a través de ardor o un adenovirus-vector, obligando a las células humanas a eliminar las propiedades del arma biológica. Estas vacunas experimentales tienen un historial pobre de seguridad y eficacia, pero estaban listas para ser implementadas tan pronto como se declaró la pandemia. En los meses posteriores a los encierros iniciales, se censuraron los protocolos de tratamiento eficaces y las estrategias de inmunidad natural, y se censuró a los médicos que tuvieron un éxito de tratamiento del 100%. Este apagón allanó el camino para la autorización de uso de emergencia para las vacunas, permitiendo que la investigación de ganancia de función del coronavirus pasara por su siguiente fase.

La investigación de vacunas a través de la ingeniería del virus de ganancia de función conduce a la liberación accidental o intencional de armas biológicas, causando genocidio en todo el mundo. La segunda mitad de este experimento en vivo llega a través de la «solución» en sí. Las vacunas, utilizando código genético de la bio-arma, han demostrado ser ineficaces e inseguras en un corto período de tiempo. El genocidio que se originó con la investigación inicial de la vacuna se ve agravado aún más por las propias vacunas. Es un escándalo de proporción masiva, que cobra vidas todos los días. Es un escándalo que carga los sistemas hospitalarios que no están preparados para lidiar adecuadamente con el sistema inmunológico del paciente. A pesar de que el tratamiento ha avanzado y las tasas de mortalidad han disminuido en el último año, las vacunas ahora están tomando crédito por estos aumentos, al tiempo que añaden nuevas muertes y causan inflamación sistémica en el cuerpo de las personas, inflamación que conduce a nuevos problemas de salud y complicaciones futuras de infecciones.

CDC usa fraude médico engañoso para encubrir el genocidio

Cuando llegó el momento de contabilizar muertes por covid-19, los CDC aceptaron todos los casos provisionales, casos en disputa, casos sospechosos y casos falsos positivos como la causa de la muerte de una persona, sin importar cuántos problemas de salud subyacentes contribuyeran a su muerte. Una persona que se recuperó de covid pero murió meses después podría ser codificada como una muerte covid-19. Una persona cuyos pulmones fueron destruidos en un respirador, que contrajo neumonía por esta negligencia médica, a menudo fue codificada como una muerte covid-19. Las muertes por gripe desaparecieron en 2020 y fueron codificadas como muertes por covid-19.

Sin embargo, cuando una persona muere en las horas y días posteriores a la vacunación, la vacuna se descarta inmediatamente como la causa de la muerte. Pero los adultos sanos sin problemas de salud subyacentes están muriendo después de la vacunación. Muchas muertes después de la vacunación ya ni siquiera se reportan porque los CDC mantienen la posición de que NINGUNA de estas muertes está relacionada con las vacunas; son sólo «coincidencias». El síndrome de muerte súbita de los adultos es el nuevo síndrome de muerte súbita del lactante, y ambos fenómenos comparten un denominador común.

Este fraude médico se ve agravado por el hecho de que los CDC están instruyendo a los laboratorios de todo el país a reportar sólo pruebas posteriores a la vacunación positivas covid-19 si estas pruebas se calibran con un recuento de ciclo de amplificación inferior a veintiocho. Esto reducirá artificialmente el número de casos y muertes covid innovadores que se están notificando después de la vacunación, al tiempo que inflará artificialmente la eficacia de la vacuna. Si se utilizara el mismo estándar para las pruebas de PCR a lo largo del escándalo covid-19, entonces no habría «pandemia» y las vacunas se revelarían como la fuente de este genocidio en curso.

The genocide continues through the vaccines, as the CDC scrambles to deceive the public (vaccinedamage.news)

La simplicidad de una cadena argumental. Covid-19

Hay comentarios de los internautas sobre artículos que merecen el artículo en sí. Este es a mi modo de parecer el de un tal «Willen», que ilustro a continuación:

‘Carl Sagan sobre el tema del razonamiento científico dice (entre otras cosas) que

«Si hay una cadena argumental, cada eslabón de la cadena debe funcionar (incluida la premisa), no solo la mayoría de ellos».

Considero que ese punto es muy útil. Así que a pesar de que no sé (exactamente) cómo funciona el PCR, qué son las vacunas contra el ARNm y lo que realmente hay en ella, no necesito saber todo esto (aunque si quiero, siempre puedo intentarlo, por supuesto). Sólo tengo que encontrar el eslabón más débil para saber si Covid es el virus asesino o no para el que tenemos que bloquear países, etc.

Y el eslabón más débil para Covid19 es la premisa. Es decir, si el promedio de morir con Covid (en Países Bajos) es de 82 años, mientras que la edad promedio de muerte (en Países Bajos) fue de 80 años en el 2019, usted sabe que no hay exceso de mortalidad por Covid y que el riesgo de morir desde la vejez es el mismo que el riesgo de morir con Covid.

Todo lo demás que se desprende de esto, incluidos los encierros, los tipos de pruebas, la vacunación y el miedo de la población, es claramente absurdo’.

What’s up with our fact-checking blind spots? – OffGuardian (off-guardian.org)

The simplicity of a story line. Covid-19

There are comments from Internet users about articles that deserve the article itself. This is in my opinion that of a certain «Willen», which I put below:

‘Carl Sagan on the issue of scientific reasoning says (amongst others) that

‘If there’s a chain of argument, every link in the chain must work (including the premise)—not just most of them.’

I consider that point as very useful. So even though I do not know (exactly) how the pcr thingy works, what mRNA vaccines are and what is actually in it, I do not need to know all this (although if I want to, I can always try of course). I only have to find the weakest link in order to know if covid is the killer virus or not for which we have to lockdown countries, etc.

And the weakest link for covid19=the premise. That is, if the average of dying with covid (in NL) is 82 years, while the average age of death (in NL) was 80 years in 2019, you know that there is no excess mortality from covid and that the risk of dying from old age is the same as the risk of dying with covid.

All the rest that follows from this, including lockdowns, types of testing, vaccination, and the population being (made) frightened, is plainly absurd’.

¿Podrían las vacunas contra el ARNm alterar permanentemente el ADN? La ciencia reciente sugiere que podrían.

Could mRNA Vaccines Permanently Alter DNA? Recent Science Suggests They Might.

Por Equipo de Defensa de la Salud Infantil

La investigación sobre el ARN SARS-CoV-2 realizada por científicos de Harvard y el MIT tiene implicaciones sobre cómo las vacunas contra el ARNM podrían alterar permanentemente el ADN genómico, según Doug Corrigan, Ph.D., un biólogo bioquímico-molecular que dice que se necesita más investigación.

Durante el año pasado, sería casi imposible para los estadounidenses no darse cuenta de la decisión de los medios de comunicación de hacer de las vacunas la narrativa dominante de COVID, apresurada a hacerlo incluso antes de que ocurrieran muertes atribuidas al coronavirus.

La cobertura inclinada de los medios de comunicación ha proporcionado un impulso particularmente fructífero de las relaciones públicas para las vacunas con ARN mensajero (ARNM), décadas en desarrollo pero nunca aprobadas para uso humano, ayudando a acercar la tecnología experimental a la línea de meta regulatoria.

En circunstancias ordinarias, el cuerpo produce («transcribes») ARNm a partir del ADN en el núcleo de una célula. A continuación, el ARNM viaja fuera del núcleo hacia el citoplasma, donde proporciona instrucciones sobre qué proteínas hacer.

En comparación, las vacunas contra el ARNM envían su carga útil de ARNm sintetizada químicamente (incluida con instrucciones de fabricación de proteínas de pico) directamente al citoplasma.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la mayoría de los científicos de vacunas contra el ARNM, el dinero se detiene allí: las vacunas contra el ARNM «no afectan ni interactúan con nuestro ADN de ninguna manera», dicen los CDC. Los CDC afirman primero que el ARNM no puede entrar en el núcleo de la célula (donde reside el ADN), y segundo, que la célula , al estilo Misión Imposible, «se deshace del ARNm poco después de que termine de usar las instrucciones».

Una preimpresión de diciembre sobre el SARS-CoV-2, por científicos del Instituto Tecnológico de Harvard y Massachusetts (MIT), produjo hallazgos sobre coronavirus salvajes que plantean preguntas sobre cómo funciona el ARN viral.

Los científicos llevaron a cabo el análisis porque estaban «perplejos por el hecho de que hay un número respetable de personas que están dio positivo para COVID-19 por PCR mucho después de que la infección se había ido».

Sus hallazgos clave fueron los siguientes: los RNAs SARS-CoV-2 «pueden ser transcritos inversamente en células humanas», «estas secuencias de ADN se pueden integrar en el genoma celular y posteriormente ser transcritas» (un fenómeno llamado «integración retro») y hay vías celulares viables para explicar cómo sucede esto.

Según el doctor en bioquímica y biólogo molecular Dr. Doug Corrigan,estos importantes hallazgos (que van en contra del «dogma biológico actual») pertenecen a la categoría de «Cosas que estábamos absolutamente e inequívocamente seguros de que no podían suceder lo que realmente sucedió».

Los hallazgos de los investigadores de Harvard y el MIT también pusieron las suposiciones de los CDC sobre las vacunas contra el ARNM en terreno más inestable, según Corrigan. De hecho, un mes antes de que apareciera la preimpresión Harvard-MIT, Corrigan ya había escrito un blog en el que se esbozaban posibles mecanismos y vías por las que las vacunas contra el ARNM podían producir el fenómeno idéntico.

En una segunda entrada de blog, escrita después de que la preimpresión salió a la bolsa, Corrigan enfatizó que los hallazgos de Harvard-MIT sobre el ARN coronavirus tienen implicaciones importantes para las vacunas contra el ARNM, un hecho que describe como «el gran elefante en la habitación». Aunque no afirma que el ARN de la vacuna necesariamente se comportará de la misma manera que el ARN coronavirus , es decir, alterando permanentemente el ADN genómico, Corrigan cree que la posibilidad existe y merece un escrutinio estrecho.

En opinión de Corrigan, la contribución de la preimpresión es que «valida que esto es al menos plausible, y muy probablemente probable».

transcripción inversa

Como la frase «transcripción inversa» implica, la vía de ADN a ARNm no siempre es una calle de un solo sentido. Las enzimas llamadas transcriptasas inversas también pueden convertir el ARN en ADN, permitiendo que esta última se integre en el ADN en el núcleo celular.

Tampoco es poco frecuente la transcripción inversa. Los genetistas informan que «más del 40% de los genomas de mamíferos comprenden los productos de la transcripción inversa».

La evidencia preliminar citada por los investigadores de Harvard-MIT indica que las enzimas transcriptasa inversas endógenas pueden facilitar la transcripción inversa de los ANR coronavirus y desencadenar su integración en el genoma humano.

Los autores sugieren que si bien las consecuencias clínicas requieren más estudio, los efectos perjudiciales son una posibilidad distinta y, dependiendo de los «sitios de inserción en el genoma humano» de los fragmentos virales integrados y del estado de salud subyacente de un individuo, podrían incluir «una respuesta inmune más grave … como una ‘tormenta de citoquinas’ o reacciones autoinmunes».

En 2012, un estudio sugirió que la integración del genoma viral podría «conducir a consecuencias drásticas para la célula huésped, incluyendo la alteración genética, la mutagénesis insertal y la muerte celular».

Corrigan hace un punto de decir que las vías hipotizadas para facilitar la retro-integración del ARN viral – o vacuna – en el ADN «no son desconocidas para las personas que entienden la biología molecular a un nivel más profundo».

Aun así, la discusión de la preimpresión sobre la transcripción inversa y la integración del genoma provocó una vorágine de comentarios negativos de lectores reacios a repensar el dogma biológico, algunos de los cuales incluso abogaron por la retractación (aunque las preimpresiones son, por definición, inéditas) con el argumento de que «teóricos de la conspiración … llevará este documento a la «prueba» de que las vacunas contra el ARNM pueden, de hecho, alterar su código genético».

Los lectores más reflexivos estuvieron de acuerdo con Corrigan en que el documento plantea preguntas importantes. Por ejemplo, un lector declaró que falta evidencia confirmatoria «para mostrar que la proteína de pico sólo se expresa por un corto período de tiempo (digamos 1-3 días) después de la vacunación», y agregó: «Creemos que este es el caso, pero no hay evidencia para eso».

De hecho, el tiempo que el ARNm sintético de las vacunas —y por lo tanto las instrucciones para que las células sigan fabricando proteína de espiga— persisten dentro de las células es una pregunta abierta.

Normalmente, el ARN es una molécula «notoriamente frágil» e inestable. Según los científicos, «esta fragilidad es cierta en el ARNm de cualquier ser vivo, ya sea que pertenezca a una planta, bacterias, virus o humanos».

Pero el ARN sintético en las vacunas COVID es una historia diferente. De hecho, el paso que finalmente permitió a los científicos y fabricantes de vacunas resolver su impasse de la vacuna contra el ARNM de décadas fue cuando descubrieron cómo modificar químicamente el ARNM para aumentar su estabilidad y longevidad, es decir, producir ARN «que se queda en la célula mucho más tiempo que el ARN viral, o incluso arneses que nuestra célula normalmente produce para la producción normal de proteínas».

Nadie sabe lo que está haciendo el ARNm sintético mientras está «dando vueltas», pero Corrigan especula que su mayor longevidad aumenta la probabilidad de que «se convierta en ADN».

Además, debido a que el ARNM de la vacuna también está diseñado para ser más eficiente al traducirse en proteínas, «los efectos negativos podrían ser más frecuentes y más pronunciados con la vacuna en comparación con el virus natural».

Señales de dólar

Corrigan reconoce que algunas personas pueden rechazar sus advertencias, diciendo: «Si el virus es capaz de lograr esto, entonces ¿por qué debería importarme si la vacuna hace lo mismo?»

Tiene una respuesta lista y convincente:

«Hay una gran diferencia entre el escenario en el que las personas al azar, y sin darse cuenta, tienen su genética en mono porque estaban expuestas al coronavirus, y el escenario en el que vacunamos deliberadamente a miles de millones de personas mientras les decimos que esto no está sucediendo».

Lamentablemente, la actitud predominante parece ser que la «carrera para vacunar al público» justifica la asunción de estos riesgos adicionales.

A mediados de noviembre, después de que el Jerusalem Post dijera a los lectores que «cuando el mundo comience a inocularse con estas vacunas completamente nuevas y revolucionarias, no sabrá prácticamente nada sobre sus efectos a largo plazo», un director de hospital israelí argumentó que no vale la pena esperar dos años más para eliminar los «riesgos únicos y desconocidos» o los posibles efectos a largo plazo de las vacunas contra el ARNM.

En los Estados Unidos, el entusiasmo por la tecnología de ARNm es igualmente sin restricciones. Apenas unos días después de que los CDC publicaran datos actualizados que mostraban que más de 2.200 muertes de personas que habían recibido las vacunas contra el ARNm Pfizer o Moderna habían sido reportadas a partir del 26 de marzo, The Atlantic elogió la tecnología, sugiriendo que la «ingeniosa» tecnología sintética de ARNM detrás de las vacunas COVID de Pfizer y Moderna representaba un «avance» que podría «cambiar el mundo».

En lugar de descartar la perspectiva de la integración retro del ADN extranjero como una «teoría de la conspiración», los científicos deberían estar llevando a cabo estudios con el ARNm vacunado para evaluar los riesgos reales.

Por ejemplo, Corrigan cree que si bien los datos in vitro en líneas celulares humanas (una de las fuentes de datos examinadas por los investigadores de Harvard-MIT) ofrecen resultados «herméticos», todavía hay una necesidad de demostrar concluyentemente la alteración genómica de la vida real a través de «PCR, secuenciación de ADN o Blot del Sur … ADN genómico purificado de pacientes con COVID-19″ y individuos vacunados.

Sin embargo, en lugar de abordar estas brechas de investigación, las empresas están salivando sobre el potencial de utilizar el ARNm editado por humanos para «comandar nuestra maquinaria celular» y «hacer casi cualquier proteína bajo el sol».

Un comunicado de prensa del 10 de marzo en el que se pronunciaban las vacunas contra el ARNM, los claros ganadores de la carrera vacunal COVID-19 señalaron que todas las principales compañías farmacéuticas están ahora «probando la tecnología [mRNA] mediante la celebración de acuerdos de licencia y/o colaboración con empresas de ARN bien establecidas».

En viejos dibujos animados de Disney, los espectadores a menudo presenciaban al tío rico del Pato Donald, Scrooge McDuck, «ojos abultados [se convierten] en signos de dólares de máquinas tragamonedas de Las Vegas de gran tamaño» al contemplar oportunidades para aumentar su ya inmensa riqueza.

A juzgar por la disposición de los ejecutivos de las compañías farmacéuticas a pasar por alto los riesgos a largo plazo y posiblemente multigeneracionales de las vacunas contra el ARNM, deben estar igualmente atraídos por visiones de signo de dólar de una interminable cartera de productos de ARNm «plug and play».

Could mRNA Vaccines Permanently Alter DNA? Recent Science Suggests They Might. • Children’s Health Defense

¿Una vacuna contra el ARN alterará permanentemente mi ADN?

Will an RNA vaccine permanently alter my DNA?

Dr. Doug Corrigan

«Las probabilidades de que esto ocurra pueden ser de 1 en 1 seguida de muchos ceros; sin embargo, esa minúscula probabilidad vuela por la ventana cuando se entiende que el cuerpo humano promedio tiene 30 billones de células, y la vacuna se desplegará en hasta 7 mil millones de personas».

Cuando la gente escucha las palabras vacuna contra el ARN, la primera pregunta que viene a la mente de la persona promedio es: «¿Esta vacuna alterará permanentemente mi ADN?» La segunda pregunta es: «Si la vacuna altera mi ADN, ¿Cuáles son los posibles impactos a largo plazo en la salud?»

Estas son preguntas justas. Desafortunadamente, estas preguntas generalmente son dejadas a un lado, ignoradas, minimizadas o descontadas por el ecosistema farmacéutico. Esta preocupación por la modificación genética es normalmente respondida por el siguiente argumento: el ARN no alterará permanentemente su ADN porque es una molécula temporal que rápidamente se destruye en la célula, y porque es fundamentalmente diferente del ADN. El ARN no se integra en el ADN, y el ARN no permanece en la célula permanentemente porque la célula destruye el ARN relativamente rápido. Por lo tanto, no existe el riesgo potencial de que una vacuna contra el ARN modifique genéticamente el genoma de una persona.

En la superficie, esto parece una respuesta sólida. Es la respuesta de libro de texto que ganaría un 100% de grado en un examen para una clase de biología molecular a nivel universitario.

Sin embargo, las células de nuestro cuerpo no saben nada de los exámenes que están realizando los estudiantes de posgrado.

En primer lugar, permítanme describir brevemente cómo funciona una vacuna contra el ARN. En segundo lugar, permítanme mostrarles vías celulares viables donde una vacuna contra el ARN podría abrirse camino en el material genético permanente de alguien.

Una vacuna contra el ARN funciona convirtiendo una pequeña porción de las células de nuestro cuerpo en una fábrica de producción de vacunas. Tanto el ARN como el ADN son moléculas portadoras de información. Llevan instrucciones sobre cómo construir proteínas específicas. Nuestras células leen esta información, y luego construyen proteínas de acuerdo con las instrucciones. En el caso de una vacuna contra el ARN, las instrucciones de ARN entregado instruyen a nuestras células a construir una réplica casi perfecta de una proteína muy específica que reside en el exterior del virus SARS-CoV-2 llamada proteína «Spike». Esta proteína Spike normalmente reside en el exterior del virus y funciona como una correa que permite que el virus entre en una célula humana. Debido a que la proteína Spike reside en el exterior del virus, es un inmueble de primera para nuestro sistema inmunológico para apuntar.

Por lo tanto, cuando se le administre una vacuna contra el ARN, este ARN entrará en una pequeña porción de las células, y estas células comenzarán a eliminar una réplica de la proteína púa viral spike. Es importante darse cuenta de que las células no están produciendo todo el virus, solo una porción del virus: la proteína Spike. Debido a que es extraño al cuerpo, esta proteína Spike producida celularmente le pedirá a las células inmunitarias que aprendan a desarrollar anticuerpos que reconozcan específicamente la proteína Spike. En este punto, usted está «vacunado» porque ha adquirido anticuerpos que reconocen el virus (a través de la proteína Spike), así como células de memoria que pueden producir más del anticuerpo en caso de estar infectado con el virus real. Si su cuerpo está expuesto al coronavirus, estos anticuerpos reconocerán la proteína Spike en el exterior del virus. Cuando el virus está recubierto de anticuerpos, es «neutralizado» y ya no puede infectar a otras células.

La mayoría de las otras vacunas funcionan administrando la proteína Spike directamente en el cuerpo o introduciendo un virus atenuado o inactivado que contiene la proteína Spike. En estos tipos de vacunas tradicionales, la proteína Spike se fabricaba previamente en un centro de producción de vacunas. En una vacuna contra el ARN, no hay proteína Spike en la vacuna. En su lugar, la vacuna proporciona a las células instrucciones sobre cómo construir la proteína Spike. Esencialmente, sus células se han convertido en la fábrica de producción de vacunas. Después de algún tiempo, este ARN entregado será destruido por nuestras células, y las células dejarán de producir la proteína Spike. Nuestro cuerpo debe permanecer inalterado, excepto por la presencia de anticuerpos y células inmunitarias que ahora reconocen la proteína Spike del virus.

En teoría, así es como debería funcionar la vacuna. Suena genial en el papel, ¿no?

Antes de llegar a conclusiones reduccionistas, vayamos un nivel más profundo en la biología molecular para responder a la pregunta de si este ARN extraño podría alterar potencialmente nuestro ADN de forma permanente. Creo que la respuesta a esta pregunta es sí.

Es bien sabido que el ARN puede ser «transcrito» en el ADN. En nuestras células se encuentran enzimas llamadas «transcriptasas inversas». Estas enzimas convierten el ARN en ADN. Existen múltiples fuentes para esta clase de enzimas dentro de nuestras células. Estas transcriptasas inversas normalmente son hechas por otros virus llamados «retrovirus». El VIH es un retrovirus y también la hepatitis B, pero hay muchos otros retrovirus que caen en esta categoría. Además de estos virus externos, hay virus que están cableados en nuestro ADN genómico llamados retrovirus endógenos (ERV). Estos ERVs albergan instrucciones para producir transcriptasa inversa. Además de los ERVs, hay elementos genéticos móviles que residen en nuestro ADN llamados LTR-retrotransposones que también codifican para las enzimas transcriptasa inversa. Para árcerlo todo, la transcriptasa inversa es utilizada naturalmente por nuestras células para extender los telómeros al final de los cromosomas.

Estas enzimas endógenas de la transcriptasa inversa pueden esencialmente tomar ARN de una sola cadena y convertirlo en ADN de doble cadena. Este ADN se puede integrar en el ADN en el núcleo a través de una enzima llamada integrasa de ADN.

Con tantas fuentes de transcriptasa inversa, es muy probable que el ARN introducido en nuestras células a través de la vacuna podría ser transcrito inversamente en un segmento de ADN de doble cadena, y luego integrado en nuestro material genético central en el núcleo de la célula. Una variedad de condiciones específicas necesitan estar presentes para que esto ocurra, pero es posible si ocurre la convergencia correcta. La biología es desordenada y no siempre perfectamente predecible, incluso cuando las «reglas» se conocen a priori.

A pesar de que la vacuna inicial sólo se introduce en una porción relativamente pequeña de nuestras células, si este proceso de transcripción inversa se produce en las células madre, entonces esta célula modificada genéticamente puede ser replicada y amplificada a una porción más grande de células que componen los tejidos del cuerpo. Las células madre sirven como un reservorio para producir nuevas células de manera perpetua. De esta manera, con el tiempo, un mayor porcentaje de nuestras células somáticas puede ser reemplazado por estos precursores de células madre modificados genéticamente. Este tipo de reemplazo modificado genéticamente de células se observa en algunos pacientes que han recibido trasplantes de médula ósea de otros pacientes. En estos pacientes, incluso las células germinales como los espermatozoides pueden heredar estas modificaciones genéticas, a pesar de que la vía para esta modificación de la línea germinal todavía no se entiende. En estos pacientes, se violaron las llamadas «reglas» que presumiblemente presumían prevenir tal resultado.

Creo que la mayoría de los biólogos moleculares miraban mi tesis y la descontaban como improbables, y no discutía con ellas con demasiada fuerza. Después de todo, si estas vías inversas del ARN al ADN fueran activamente posibles, ¿no causaría el mismo problema una infección normal por el virus? ¿No serviría el ARN introducido por una infección viral del SARS-CoV-2 como sustrato potencial para la modificación genética permanente del ADN celular, al igual que el ARN de la vacuna?

Yo también respondería que esta posibilidad existe. Sin embargo, creo que la probabilidad de ARN viral en este proceso es mucho menor por varias razones. En primer lugar, el ARN viral se empaqueta en partículas virales que actúan como una cáscara. Estas moléculas de ARN se desenvasan temporalmente de esta cáscara mientras que dentro de la célula para producir más ARN viral y proteínas virales, que se secuestran rápidamente y se vuelvan a empaquetar en nuevas partículas virales. Además, el ARN viral es inherentemente inestable debido a las peculiaridades específicas de la secuencia exclusivas del ARN viral, y es rápidamente reconocido por las enzimas celulares para su destrucción.

Por lo tanto, la cantidad de tiempo disponible para que la transcriptasa inversa trabaje en ARN viral «bare» es muy baja. En contraste con esto, el ARN proporcionado a las células a través de una vacuna ha sido alterado en el laboratorio para aumentar su estabilidad de tal manera que persiste en la célula durante mucho más tiempo. Se realizan una serie de modificaciones para aumentar la estabilidad y la longevidad de este ARN suministrado por la vacuna. Esta ingeniería artificial de ARN está diseñada para producir ARN que cuelga en la célula mucho más tiempo que el ARN viral, o incluso el ARN que nuestra célula produce normalmente para la producción normal de proteínas. El propósito de esta longevidad diseñada es aumentar la producción de proteína Spike por nuestras células para maximizar la eficacia de la vacuna. Además, este ARN no secuestra rápidamente en nuevas partículas virales. Por lo tanto, la probabilidad de que se pueda encontrar una vía molecular que resulte en que este ARN se convierta en ADN es mucho mayor, en mi opinión.

Esta probabilidad puede ser minúscula, y puede que ni siquiera se note en experimentos in vitro, o incluso en ensayos clínicos en decenas de miles de pacientes. Las probabilidades de que esto ocurra pueden ser de 1 en 1 seguida de muchos ceros; sin embargo, esa minúscula probabilidad vuela por la ventana cuando se entiende que el cuerpo humano promedio tiene 30 billones de células, y la vacuna se desplegará en hasta 7 mil millones de personas. Si multiplicas estas pequeñas probabilidades a través de estos grandes números, la probabilidad de que esto pueda ocurrir en un número modestamente grande de personas es muy real.

¿Qué sucede si esto ocurre? Hay dos posibles resultados que no son mutuamente excluyentes. En primer lugar, la modificación de las células somáticas, y en particular, las células madre, podría dar lugar a un segmento de la población con un porcentaje cada vez mayor de sus tejidos convertidos en células modificadas genéticamente. Estas células modificadas genéticamente poseen la secuencia genética para producir Spike Protein. Debido a que la proteína Spike es una proteína extraña para el cuerpo humano, los sistemas inmunes de estos individuos atacarán las células de su cuerpo que expresan esta proteína. Estas personas casi inevitablemente desarrollarán condiciones autoinmunes que son irreversibles, ya que este antígeno proteico extraño está ahora permanentemente conectado a las instrucciones contenidas en su ADN.

La segunda posibilidad se basa en una vía que se encuentra que transfiere esta modificación genética a las células germinales (huevo y espermatozoides). Esta es sin duda una posibilidad más remota, pero si ocurriera, esta mutación genética de inserción se encontraría en todas las generaciones futuras derivadas de este individuo o individuos. Debido a que se trata de una modificación de la línea germinal y no una modificación somática, este nuevo elemento genético estará presente en cada célula de estos individuos. Esto significa que potencialmente cada tejido en su cuerpo podría expresar la proteína Spike. Debido a que esta proteína está presente desde el nacimiento, el sistema inmunitario reconocerá esta nueva proteína como «yo» en lugar de no ser uno mismo (extranjero). Si estos individuos están infectados con coronavirus, su sistema inmunitario no reconocería la proteína Spike del virus como extraña, y estos individuos tendrán una capacidad sustancialmente menor para defenderse del coronavirus. Por lo tanto, con el tiempo en las generaciones futuras, un porcentaje creciente de la población sería más susceptible a una infección grave por el coronavirus debido a la función inmune limitada.

Ahora, ninguno de los escenarios descritos anteriormente se basa en el riesgo posterior de desarrollar una mejora dependiente de los anticuerpos (ADE), que es un problema importante con cualquier vacuna desarrollada para coronavirus. ADE es un riesgo para cualquier tipo de vacuna, incluidas las vacunas contra el ARN. Las vacunas actuales contra el ARN que se están avanzando sólo se han probado durante unos meses, y ADE no levantaría su fea cabeza durante varios años, aunque podría ocurrir antes. Por lo tanto, los datos actuales de los ensayos clínicos no están cerca de ser suficientes para descartar el riesgo para la salud de ADE. Si ade ocurre en un individuo, entonces su respuesta al virus podría ser fatal cuando realmente están expuestos al virus después de la vacunación. Para obtener más información sobre la posibilidad de ADE, haga clic aquí para leer mi artículo —> «Es una vacuna contra el coronavirus una bomba de tiempo de marca.»

Además de los riesgos mencionados anteriormente, otro riesgo se hace evidente: Si la célula está infectada con un virus externo, o retrovirus endógenos, mientras que la vacuna está activa en la célula, esto de la vacuna podría ser empalmado genéticamente en el genoma existente de otro virus. Este virus entonces ganaría una proteína de Spike funcional, que luego le permitiría infectar los tejidos respiratorios y otros órganos del cuerpo. Esto significa que los virus que normalmente estaban aislados a ciertos tejidos de repente ganarían la capacidad de infectar una gama mucho más amplia de tejidos, haciéndolos más patógenos o mortales.

Probablemente sea bueno señalar en esta etapa de la discusión que una vacuna contra el ARN nunca ha sido aprobada para su uso en seres humanos. Esta sería la primera vez en la historia que tal enfoque se utilizaría a gran escala. Se han realizado aproximadamente 50 ensayos clínicos en vacunas contra el ARN para el tratamiento del cáncer, y alrededor de una docena de vacunas basadas en ARN están en desarrollo para SARS-CoV-2. Dos candidatos, uno de Pfizer/BioNTech (BNT162b2) y el otro de Moderna (mRNA-1273), son los más lejanos, y han demostrado una eficacia decente en los ensayos clínicos de Fase III (aunque yo diría firmemente que los tamaños de muestra de individuos infectados en ambos experimentos eran tan pequeños que hacer esta afirmación de eficacia es bastante dudosa en esta etapa). Si ha leído las noticias últimamente, estas vacunas se están apresurando de cabeza para ser desplegadas a gran escala con poca atención a las posibles ramificaciones.

Mi opinión profesional es que dado que las vacunas contra el ARN son un nuevo modo de administrar vacunas, deben someterse a pruebas de prueba durante 5-10 años para demostrar que la modificación genética no es una preocupación importante. Además, todas las vacunas contra el coronavirus, independientemente del tipo, deben analizarse durante la misma duración para demostrar que ade ades no es una preocupación. Es absolutamente imposible descartar estas preocupaciones de seguridad en menos de un año.

Solo comparto esta información para que las personas estén informadas y puedan sopesar los riesgos y beneficios potenciales. La conclusión es que la elección depende de usted; sin embargo, para que las personas toban una decisión tan importante, necesitan poseer toda la información.

Fuente: Ciencia con el Dr. Doug

Will an RNA Vaccine Permanently Alter My DNA? – Anti-Empire (anti-empire.com)