La civilización occidental está en sus últimos años.

Por Paul Craig Roberts 

La despreocupación tiene un costo, y el costo ahora llega a la civilización occidental.

Quizás otras civilizaciones se hayan destruido a sí mismas, pero lo cierto es que el mundo occidental es un paradigma de esto, se ha destruido a sí mismo. Otras civilizaciones podrían haber subestimado una amenaza, o haber cometido un error militar, o como Cartago se enfrentó a un enemigo más poderoso. Pero el mundo occidental es el primero en la historia que, a pesar de su poder económico y militar dominante, se desmanteló a sí mismo.

Dondequiera que uno mire en el mundo occidental, los gobiernos, las élites intelectuales y profesionales y los medios de comunicación han destrozado la civilización occidental con una demonización implacable a partir de la década de 1960. (Y sí, hay raíces más antiguas. La escuela Frankfort de «marcha a través de las instituciones» se mudó a la Universidad de Columbia en la década de 1930). Los liberales blancos pensaron que esta era la forma de reformar la sociedad, pero se engañaron. Es la forma de deconstruir la sociedad, y eso es lo que han conseguido.

La educación, los medios, Hollywood y los políticos liberales blancos son armas desplegadas contra la sociedad blanca. Han pintado un cuadro para todas las generaciones posteriores a la mía de la civilización occidental como un opresor racista de todos los demás pueblos: personas de color, personas que no son heterosexuales, personas que no están seguras de su género y mujeres. Feministas, activistas por los derechos de las minorías, activistas lesbianas y homosexuales, activistas por los derechos de las personas transgénero, junto con los neoconservadores que abogan por las guerras estadounidenses en interés de Israel, han sido las fuerzas dominantes en el mundo occidental durante 60 años. La demonización de la civilización occidental como colonialista, imperialista y racista está institucionalizada en universidades, escuelas públicas, películas, literatura, arte y en el Proyecto 1619 del New York Times. Se han destruido estatuas y monumentos, se han retirado colecciones de museos, etc.

A medida que las clases universitarias se vuelven más diversas en los países blancos, la cultura, la historia y la literatura de los países se ven atacadas por no ser representativas. Shakespeare, por ejemplo, ya no es un requisito para los estudiantes de inglés. Hace siete años, el American Council of Trustees and Alumni informó que solo 4 de las 52 mejores universidades estadounidenses requieren un conocimiento de Shakespeare para una especialización en inglés. En lugar del lugar central de Shakespeare en el desarrollo de la literatura inglesa, las universidades ofrecen cursos sobre vampiros, cyborgs y películas y programas de televisión populares. El abandono de la literatura inglesa, incluso por parte de los departamentos universitarios de inglés, se ha vuelto común. Por ejemplo, la Universidad de Stirling en el Reino Unido eliminó a Jane Austin para “descolonizar el plan de estudios”.

Cada vez que una parte de la tradición cultural se arroja al Agujero de la Memoria, la cultura se debilita y se desvanece un poco más. De esta manera estamos siendo desposeídos de lo que somos. En pocas palabras, año tras año la civilización occidental está siendo borrada.

Las narrativas están controladas y la censura es extrema. El adoctrinamiento de los jóvenes con la teoría crítica de la raza y la teoría del género se enfatiza más que la lectura, la escritura y las matemáticas. Que a los negros les vaya peor en matemáticas que a los blancos se toma como prueba de que las matemáticas son una herramienta de opresión de los blancos. Los estudiantes blancos, los miembros blancos de las fuerzas armadas y los empleados blancos de corporaciones y gobiernos federales, estatales y locales están sujetos a un «entrenamiento de sensibilidad» que inculca un sentimiento de culpa y les enseña a los blancos a ser respetuosos con las personas de color. Los estadounidenses blancos se han convertido en ciudadanos de segunda clase que se ven frenados por las cuotas raciales. Los estadounidenses blancos están desprotegidos por las prohibiciones contra los crímenes de odio y tienen que aceptar los desmanes de espaldas que saquean y queman sus negocios, los insultos constantes y los llamados a la muerte. Las ciudades controladas por los demócratas, como San Francisco, aprobaron una ley que permite a los negros robar hasta $950 en cada ocasión de las tiendas sin cargos por delitos graves. En otras palabras, el crimen negro está siendo legalizado y convertido en un privilegio. En consecuencia, Walgreen y otros minoristas cerraron una gran cantidad de tiendas y redujeron el horario de atención en otras. Envalentonada por la aceptación del crimen por parte de la ciudad, la actividad criminal se ha disparado con el 45% de la población de la ciudad ahora víctima de robo.

La afirmación de Occidente es difícil de conseguir y ya no forma parte del proceso educativo. Una pérdida correspondiente de la confianza de los blancos y un sentimiento de culpa han resultado en que muchos estadounidenses blancos acepten, en perjuicio de sus propios hijos, estándares educativos más bajos y cuotas de admisión y empleo más bajas. La sociedad basada en el mérito ha desaparecido. La mayoría de las personas que han llegado a la madurez durante estas décadas se han visto afectadas por la preocupación por los “oprimidos”. Los antiguos oprimidos, la clase trabajadora, se han transformado en opresores conocidos como “Trump Deplorables”. Los nuevos oprimidos son las víctimas de la clase obrera blanca que vota por Trump. Hoy en día, es probable que el FBI investigue a cualquiera que hable en nombre de la clase trabajadora como “supremacista blanco” o “terrorista nacional”. El lavado de cerebro ha sido efectivo.

En la pequeña parte del territorio de la Tierra en la que existen los blancos, una pequeña minoría de la población mundial, se dice que los blancos son una mayoría opresiva y están siendo empujados a un lado en sus propios países. En aquellos días pasados ​​cuando un país era una nación homogénea, la nación se basaba en su raza. Alemania estaba formada por alemanes. Francia estaba formada por franceses. Gran Bretaña era británica. Suecia era sueco. Hoy no hay naciones occidentales. Los países occidentales son simplemente lugares geográficos.

El nacionalismo es la base de la unidad. Para evitar que la inmigración convirtiera a los EE. UU. en una torre de babel, los inmigrantes pasaron por un proceso de asimilación, formando así una nación a partir de diferentes etnias. Pero se abandonó la asimilación con el argumento de que iba en contra de la diversidad y el multiculturalismo. El nacionalismo fue redefinido como fascismo y supremacía blanca. Pero sin nacionalismo no hay pueblo, y la unidad desapareció. Durante muchos años Occidente ha tenido fronteras abiertas y está siendo invadido por diversos millones de inmigrantes-invasores que han adquirido el estatus de “minorías preferidas”.

Las familias blancas están desapareciendo en los anuncios corporativos, otra indicación del estatus marginado de los blancos en su propio país. Los hombres blancos están desapareciendo de los puestos del gabinete. Los gobiernos escandinavos son esencialmente femeninos. Liz Truss ha creado un gobierno diverso en Gran Bretaña en el que las mujeres y las personas de color son mayoría. El gabinete de Biden es escaso en hombres gentiles blancos . Su Secretario de Estado es judío. Su Fiscal General es judío, su Secretaria del Tesoro es una mujer judía, su Secretario de Defensa es un hombre negro. Su vicepresidente es una mujer negra. De los 18 miembros restantes del gabinete, 15 son mujeres, negros, hispanos u homosexuales. Solo 3 miembros del gabinete son hombres blancos heterosexuales. El jefe de personal es judío.

Solíamos escuchar mucho sobre la subrepresentación de mujeres y negros. Ahora son los hombres blancos los que están subrepresentados. Escuchamos mucho sobre el “privilegio blanco”, pero ¿dónde está? ¿Cómo explicamos la marginación de los blancos en los países blancos? Wilmot Robertson lo explicó en 1972 en su libro The Dispossessed Majority. Jean Raspail lo explicó en 1973 en su libro El campo de los santos. El lento borrado de la civilización occidental es un fenómeno de varias décadas. En pleno siglo XXI las políticas de fronteras abiertas de los países blancos han acelerado el proceso. En Suecia, la subordinación de los blancos a los inmigrantes-invasores llegó tan lejos como para producir hace unos días una rebelión política contra el Partido Socialdemócrata de izquierda de larga data en Suecia, que acaba de ser destituido del poder por votación.

En Suecia, los partidos políticos moderados son llamados de derecha y extremistas, pero a pesar de esta desventaja, lo que el New York Times llama «el bloque de la derecha» derrocó al enloquecido gobierno antiblanco del Partido Socialdemócrata de izquierda que se negó a reconocer el crimen. alboroto de inmigrantes-invasores.

Invadido por inmigrantes-invasores, gracias a la política de fronteras abiertas del Partido Socialdemócrata, Suecia pasó rápidamente de la tasa más baja de tiroteos fatales en Europa a la más alta. La violación corre desenfrenada. Una cuarta parte de las mujeres suecas dicen que tienen miedo de salir de sus hogares. Las sentencias judiciales revelaron que en los casos de violación en los que la víctima no conocía al agresor, los delincuentes nacidos en el extranjero fueron responsables del 85 % de las violaciones. Sin embargo, no todas las violaciones son denunciadas, pues las mujeres suecas violadas temen ser acusadas de delitos de odio por testificar contra un privilegiado inmigrante-invasor. La implicación es que las mujeres suecas son racistas por acusar a un inmigrante-invasor. Bajo los socialdemócratas, una colección de chiflados tan malos como los demócratas despiertos de Estados Unidos, la violación se estaba convirtiendo en un derecho de los inmigrantes-invasores.

Bajo los socialdemócratas anti-blancos, a la policía no se le permitió atribuir la ola de crímenes a inmigrantes-invasores. Finalmente, hace un par de años, un alto oficial de policía, Peter Springare, se cansó. Para citar del Daily Mail del Reino Unido, 18 de septiembre de 2022:

“En una publicación en línea, escribió sobre su semana laboral: ‘Esto es lo que he manejado entre el lunes y el viernes; violación, violación, robo, agresión con agravantes, violación-agresión y violación, extorsión, chantaje, agresión, violencia contra la policía, amenazas a la policía, delitos de drogas, delitos de drogas, delito grave, intento de asesinato, violación de nuevo, extorsión de nuevo. . . Países que representan los crímenes de esta semana: Irak, Irak, Turquía, Siria, Afganistán, Somalia, Somalia, Siria de nuevo, Somalia. . .’”

Los socialdemócratas anti-blancos intentaron procesar a Springare por cometer un crimen de odio al decir la verdad, pero las protestas públicas generalizadas contra el silenciamiento de alguien que finalmente les dijo la verdad impidieron que los socialdemócratas destruyeran al alto funcionario policial.

Los inmigrantes-invasores han sentido la falta de confianza que años de propaganda contra los blancos han producido en el pueblo sueco. El invasor inmigrante Basada Mahmoud declaró recientemente que “Suecia es nuestra en diez o quince años, les guste o no”. La demografía respalda su afirmación.

En resumen, es una conclusión segura que los socialdemócratas han destruido Suecia. A pesar de la ola masiva de crímenes que los socialdemócratas desencadenaron en Suecia, el margen de su derrota fue de apenas tres votos. Los medios de comunicación y las universidades despertaron no estarán contentos hasta que tengan de nuevo en el cargo al partido de los inmigrantes-invasores al servicio de la diversidad y el multiculturalismo. La próxima gran ola de refugiados serán personas blancas que huyan de Suecia.

Paul Craig Roberts ha tenido carreras sobresalientes en becas y academia, periodismo, servicio público y negocios. Es presidente del Instituto de Economía Política .

Fuente: https://freewestmedia.com/2022/09/20/western-civilization-is-in-its-final-years/

Desde Kosovo hasta Taiwán, la receta probada y confiable de Washington para el caos vuelve a asomar su fea cabeza.

El secretario de Estado, Antony Blinken, se reúne con la presidenta de Kosovo, Vjosa Osmani Sadriu, y el primer ministro de Kosovo, Albin Kurti, en el Departamento de Estado en Washington, el martes 26 de julio de 2022. ©  Olivier Douliery/Pool Photo vía AP

Rachel Marsden es columnista, estratega política y presentadora de programas de entrevistas producidos de forma independiente en francés e inglés.

No hay duda de que es una extraña coincidencia que el secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, haya mantenido conversaciones oficiales con los líderes de Kosovo justo antes de que comenzaran los problemas allí el fin de semana pasado. Se produjo justo cuando los funcionarios de Pristina se preparaban para negarse a reconocer las placas de matrícula o los documentos emitidos por el gobierno central de Serbia (antes de posponer la medida justo antes de que entrara en vigor el lunes por la noche).

También podemos preguntarnos cuáles son las probabilidades de que el “presidente” del estado parcialmente reconocido, Vjosa Osmani, ahora esté hablando de Rusia, diciendo que “seguiremos necesitando el firme apoyo de los Estados Unidos, así como de nuestros aliados europeos. , para asegurarse de que se detengan los planes de Rusia y sus representantes en la región”.  O que Blinken también está evocando el “ firme apoyo a Ucrania ” de Pristina, lo cual es divertido ya que Ucrania ni siquiera reconoce oficialmente la independencia de  Kosovo de Serbia.

Por no hablar de que Kosovo alberga una gran base militar de la OTAN, y que la OTAN ha emitido un comunicado oficial citando su interés en “ intervenir ” en Kosovo, si fuera necesario. Que conveniente.

Probablemente también sea un accidente total que Serbia simplemente se niegue a retroceder en su apoyo a Rusia, busque un mayor comercio con Irán y cooperación militar con Bielorrusia, aliado de Rusia. Y que su Ministro del Interior, Aleksandar Vulin, dijo la semana pasada que no se uniría a las sanciones contra Rusia por Ucrania, y que no sería el “ soldado de a pie ” de la OTAN contra Rusia. O que la OTAN, a finales de los 90, bajo el liderazgo «moral» del entonces presidente estadounidense Bill Clinton, forjó la provincia serbia de Kosovo por motivos «humanitarios» y la ha estado utilizando como una herramienta para aumentar o disminuir la presión. sobre Serbia (y, hasta cierto punto, sobre sus amigos en Moscú) desde entonces.

Pero si no es posible que todo sea el resultado de la casualidad, entonces un modelo occidental para el cambio de régimen se convierte en una explicación plausible.

Ese plan implica la creación de un estado proxy y/o combatientes que los funcionarios occidentales venden al público como víctimas del “régimen” en cuestión, es decir, el rival geopolítico que Occidente tiene en la mira. 

El mismo patrón se está desarrollando en Asia en este momento, ya que la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se muestra tímida sobre cualquier plan para viajar a Taiwán en medio de su gira por Asia. Solo 13 países reconocen a Taiwán como independiente de China, y EE. UU. no ha estado entre ellos desde 1979. Pero la Ley de Relaciones con Taiwán de 1979 ha sido un Caballo de Troya para la militarización estadounidense dentro de China desde entonces. La ley requiere que Washington “ ponga a disposición de Taiwán los artículos de defensa y los servicios de defensa en la cantidad que sea necesaria para permitirle a Taiwán mantener una capacidad de autodefensa suficiente según lo determinen el Presidente y el Congreso .” lo que explica por qué los neoconservadores en el establecimiento político occidental y el complejo industrial militar han tenido un fetiche de Taiwán durante décadas.

No solo es un cliente de armas, sino que saben que cada vez que Washington cumple con su obligación del tratado, lo que hacen en cada oportunidad por una suma de miles de millones de dólares  , irrita a los chinos dentro de su propio país. Sería como si Beijing vendiera armas de grado militar al estado de Hawái para protegerlo de la potencial «amenaza» asimétrica de una «invasión» de Washington .

Por supuesto, probablemente sea solo otra coincidencia total que la visita del tercer funcionario del gobierno de EE. UU. de más alto rango a Taiwán en contra de los deseos expresos de Beijing se produzca en medio de mayores tensiones con China, ya que golpea con fuerza el orden mundial dominado por Occidente junto con Rusia en medio de el conflicto en Ucrania. O que iniciar un conflicto desestabilizador dentro de China a través de Taiwán serviría a los intereses competitivos de Washington. 

El mismo tipo de explotación de representantes se puede ver en el apoyo de Washington a los combatientes neonazis de Azov en Ucrania contra Rusia en el período previo al conflicto de Ucrania, o en el respaldo de la CIA y el Pentágono a los rebeldes sirios en un intento fallido de varios años. intento de derrocar al presidente sirio Bashar al-Assad, o con el entrenamiento y equipamiento de combatientes muyahidines en Afganistán en la operación dirigida por la CIA contra los soviéticos, o con el reclutamiento por parte de la CIA de 500 rebeldes nicaragüenses (conocidos como los Contras) para derrocar a los izquierdistas el liderazgo sandinista en Nicaragua, o el intento de varios funcionarios estadounidenses durante varios años de fomentar un cambio de régimen en Irán promoviendo y apoyando al grupo de oposición iraní conocido como Mujahadeen-e-Khalq (MEK).  

Varios grupos de la «sociedad civil» financiados por el gobierno de los Estados Unidos a través de programas como USAID, y ubicados estratégicamente en áreas de importancia primordial para las operaciones de cambio de régimen de Washington, también forman parte de la misma maquinaria. El gobierno ruso llamó la atención sobre el tema en 2015 a través de una legislación que prohíbe aquellos que considera una amenaza para la seguridad nacional. 

Cuando un punto crítico está al borde de la guerra (como Taiwán o Kosovo) o ya está sumido en un conflicto (como Ucrania), a menudo es demasiado tarde para tomar a Washington de la mano. En cambio, vale la pena estar atento a otros representantes de EE. UU., aunque solo sea para captar cualquier vibración inquietantemente familiar que pueda tener características similares a las operaciones anteriores de cambio de régimen occidental.

Fuente: https://www.rt.com/news/560058-kosovo-taiwan-washingtons-chaos/

¿Cómo convertirse en antisemita?

Por TOM SUNIC

Los escritos críticos o laudatorios sobre los judíos parecen ser un tema inagotable, aunque a menudo se convierte en una diatriba repetitiva. Durante los últimos dos mil años, se han publicado toneladas de libros y artículos, ya sea alabando a los judíos que mejoran el alma y a sus apóstoles apóstatas en los cielos, o describiendo a sus primeros hermanos judíos como la escoria de la tierra. Junto con cada aumento histórico en la influencia judía, sigue, como se puede presenciar nuevamente en los EE. UU. hoy, el aumento inevitable del antisemitismo, sea lo que sea que signifique esta palabra, o a quien sea que se aplique esta etiqueta genérica con muchos significados. Cualquier relato objetivo sobre los judíos es una coincidencia oppositorum,o simplemente, una tensión conceptual resultante de la coexistencia de dos condiciones que son opuestas entre sí, pero que dependen una de la otra y se presuponen. Hablando objetivamente, cada libro y cada comentario a favor o en contra de los judíos depende de la objetividad autoproclamada de un autor citado. Carl Schmitt, un prominente erudito legal alemán conservador, ahora un nombre familiar para la Alt-Right y la Nueva Derecha en Europa y los EE. UU., poco después de la toma del poder por los nacionalsocialistas, escribió en una de las principales revistas legales alemanas de esa época:

La necesaria tarea de la bibliografía es muy difícil dado que sin duda es necesario que determinemos con la mayor precisión posible quién es judío y quién no.[1]

Sin embargo, lo más importante, que sale a la luz en estos días, es la comprensión clara y definitiva de que las opiniones judías no pueden ponerse al mismo nivel en su contenido intelectual con las opiniones de los autores alemanes o no judíos.[2]

Para evitar cualquier investigación crítica sobre la cuestión judía, llevada a cabo por numerosos antropólogos, biólogos, psiquiatras y estudiosos del derecho alemanes en la Alemania de Weimar y más tarde en la Alemania nacionalsocialista ( ver aquí ), muchos autores judíos y de izquierda, inmediatamente después del final de la Segunda Guerra Mundial, comenzó a inundar los mercados educativos y políticos con tratados demoníacos no solo sobre los «nazis feos», sino también sobre la amenaza de los gentiles blancos que siempre acecha. Uno de los más duros críticos del antisemitismo, muy en línea con los ukases reeducativos de sus correligionarios y coétnicos de la recién restablecida Escuela de Frankfurt, escribió : “La judeofobia es una aberración psíquica. Como aberración psíquica es hereditaria, y como enfermedad transmitida desde hace dos mil años es incurable . [3] El propósito principal del recién lanzado campo académico del psicoanálisis, que más tarde dio origen a la teoría crítica de la raza, y más tarde a un extraño plan de estudios de «Teoría francesa», era patologizar a los blancos en sentimientos perpetuos de culpa. Se extendió en la década de 1950 como un reguero de pólvora, particularmente en las universidades estadounidenses. Pronto, todo el plan de estudios de ciencias sociales en Occidente se convirtió en cursos de demonología con etiquetas como «antisemita» y «nazi» que se convirtieron en los símbolos del Mal Absoluto. De ello se deduce que es imposible conversar con el Mal Absoluto. Con los humanos etiquetados como monstruos extraterrestres o demonios subterráneos, uno no puede negociar; Las disposiciones legales de los derechos humanos no pueden aplicarse a las especies declaradas como no humanas de antemano. Necesitan ser destruidos. Tal visión maniquea, basada en la criminalización del adversario, pronto se convirtió en la base de la política exterior de los EE. UU. y su última rama ahora se observa en la actitud demoníaca de los EE. UU. hacia su ex aliado ruso de la Segunda Guerra Mundial. Los soldados soviético-rusos, después de su liberación de Auschwitz el 27 de enero de 1945, fueron cruciales para cimentar la narrativa antifascista liberal y comunista posterior a la Segunda Guerra Mundial; hoy, por el contrario, su descendencia rusa debe ser excluida de las protecciones del derecho internacional.

Muchos judíos son muy conscientes de que los trabajos que critican su comportamiento, y especialmente los trabajos publicados por académicos alemanes antes y durante la Segunda Guerra Mundial, no fueron todos, y no siempre, productos de mentes aberrantes. Algunas de esas obras contienen verdades inquietantes sobre los judíos. De ahí la razón por la que el primer paso iniciado por los Aliados en la Europa devastada, después de la Segunda Guerra Mundial, fue destruir o hacer inaccesibles miles de libros considerados peligrosos para el establecimiento del orden mundial posterior a la Segunda Guerra Mundial.[4]ver también aquí ).

Jean Paul Sartre , uno de los primeros escritores comunistas y antifascistas franceses , fue uno de los primeros en proporcionar el guión para demonizar a los adversarios políticos, basándose más en su vendetta personal que en su verdadera preocupación por los judíos franceses. Mientras las tropas alemanas preparaban su retirada de Francia a fines del verano de 1944, redactó un breve libro en el que se compadecía de los judíos franceses, comparando su situación con la del héroe de la novela El juicio de Franz Kafka, “ quién sabe si es considerado culpable; el juicio se posterga continuamente, por una semana, dos semanas …[5]Muy probablemente Sartre se apresuró a publicar este pequeño manifiesto judeófilo suyo para adaptarse mejor al espíritu de los tiempos antifascistas vengativos en Europa, pero también para distraer a su audiencia del hecho de que a principios de la década de 1930 se benefició de la beca en un naciente Alemania nacionalsocialista. El gobierno pro-alemán de Vichy en Francia, de 1940 a 1944, nunca lo había molestado, dejando ilesa la representación de sus dramas. Sin embargo, esto no impidió que Sartre, a fines de 1944, junto con un grupo de sus compañeros de viaje comunistas y con la poca ayuda de las potencias de ocupación estadounidenses, lanzara una operación de inquisición intelectual a gran escala contra miles de autores anticomunistas franceses. , artistas y pensadores erróneos: el proceso se conocerá décadas más tarde en Estados Unidos con el nombre de cancelar cultura:

De todas las categorías profesionales, los periodistas y escritores fueron los más afectados. Esto subraya el carácter ideológico del conflicto y las consiguientes purgas. La proporción de escritores y periodistas que fueron fusilados, encarcelados y excluidos de su profesión supera a todas las demás categorías profesionales. ¿Necesitamos recordar el asesinato de Albert Clément, Philippe Henriot, Robert Denoël, el suicidio de Drieu La Rochelle, la muerte de Paul Allard en prisión antes de las audiencias judiciales y las ejecuciones de Georges Suarez, Robert Brasillach, Jean Luchaire […] [o] la pena de muerte pronunciada en rebeldía o la pena de prisión conmutada para Lucien Rebatet, Pierre-Antoine Cousteau, etc.?”[6]

Si uno está de acuerdo por un minuto en que el antisemitismo es de hecho una forma de trastorno mental que requiere el destierro de todos los autores antisemitas del dominio público, o enviarlos a pabellones psiquiátricos, entonces también debe concluir que cientos de libros que critican a los judíos, de la antigüedad a la modernidad, también necesitan un tratamiento similar en retrospectiva: de Tácito a Treitschke, de Dickens a Dostoievski, de Voltaire a Vacher de Lapouge. La lista alfabética de autores que han hecho comentarios críticos sobre los judíos se dispara hasta el infinito.

El grado de antisemitismo es difícil de medir, solo confirmando una y otra vez que esta palabra tiene una amplia capacidad para diversos significados. Hay antisemitas latentes que se limitan a criticar levemente a Israel con la esperanza de evitar la reprensión pública, y también hay quienes usan palabras explícitas y, a menudo, groseras para representar a los judíos. Hay una enorme diferencia en la sintaxis antisemita entre el educado escritor católico Hilaire Belloc y el escritor folklórico Louis Ferdinand Céline, quien, además de escribir sus panfletos antisemitas (todavía prohibidos en Francia), es considerado el mejor novelista francés del siglo XX. . Belloc, por el contrario, prefiere andarse con rodeos en torno a la cuestión judía, utilizando oraciones intrincadas desprovistas de palabras hiperbólicas que inciten a los judíos, siempre vigilando nerviosamente para no cruzar la línea.

Lamentablemente, ahora se ha convertido en un hábito para tantas generaciones, que casi se ha convertido en un instinto en todo el cuerpo judío, confiar en el arma del secreto. Sociedades secretas, un idioma mantenido en secreto en la medida de lo posible, el uso de nombres falsos para ocultar movimientos secretos, relaciones secretas entre varias partes del cuerpo judío…[7]

Céline, por el contrario, parece centrarse con demasiada frecuencia en su prosa antisemita desquiciada y extensa en las vías anales y los genitales judíos. En su peculiar jerga, a menudo difícil de traducir incluso a la jerga estadounidense más grosera, señala:

La jodida República Masónica, supuestamente francesa, está a merced de las sociedades secretas y los bancos judíos (Rothschild, Lazare, Barush, etc.) está en agonía.[8]

O incluso más:

Los Kikes que gobiernan el Universo, ellos los entienden, esos secretos de la opinión pública. Escondidos en las esquinas, tienen todos los cables en sus manos. Propaganda, oro, publicidad, radio, prensa, cine. De Hollywood la judía, a Moscú la yid, misma boutique, mismo teléfono, mismas agencias, mismos Kikes a cargo del puesto de vigilancia, de la caja registradora, de los negocios.[9]

Son raros los académicos contemporáneos que se atreverían a abordar de manera crítica, estudiosa pero desapasionada, el tema tabú más explosivo de nuestro tiempo: la cuestión judía. Por su innovador trabajo sobre los judíos y su papel en la formación del discurso académico y público en los EE. UU., Kevin MacDonald estaba destinado a recibir el beso de la muerte de sus colegas académicos estadounidenses. Toda la comunicación política después de la Segunda Guerra Mundial en todo Occidente se ha basado en el falso mimetismo de los gentiles judeófilos, por un lado, y el resentimiento oculto de los gentiles hacia los judíos, por el otro. Un autor francés que escribe bajo seudónimo señala:

A partir de 1945, ya no existe ninguna cuestión judía, el antisemitismo deja de ser una opinión y se convierte en un delito penal; es raro encontrar a alguien que se atreva a desafiar este tabú.[10]

Los políticos alemanes modernos son un buen ejemplo. Durante las últimas décadas, ni siquiera han pretendido participar en un mimetismo ficticio judeófilo; su veneración por los judíos es hiperreal, si no surrealista, con la existencia del estado de Israel como la razón de ser declarada de Alemania . Cada nuevo canciller alemán, cuando jura su cargo, se obliga a sí mismo a embarcarse en múltiples peregrinajes a Tel Aviv, donde afirma sin ambigüedades, como lo hizo la excanciller Angela Merkel en varias ocasiones, que “ el derecho de Israel a existir es la razón de Alemania de estado” .[11]

Judíos como doppelgangers gentiles

Los rituales de expiación de los políticos estadounidenses y europeos frente a los judíos pueden compararse con el falso comportamiento de ciudadanía en la antigua Europa del Este comunista, donde los comentarios críticos sobre la clase dominante comunista solo podían hacerse en privado y detrás de puertas cerradas. De manera similar, la cuestión judía hoy en día se discute críticamente en Estados Unidos y Europa solo en círculos muy unidos de personas de ideas afines. Por mucho que a las llamadas democracias occidentales les guste alardear en todas las frecuencias sobre la libertad de expresión y la libertad de investigación académica, cualquier comentario crítico sobre los judíos debe permanecer fuera de los límites. Con cualquier pequeño comentario crítico sobre los judíos, si se pronuncia en público, se establece un silencio mortal o se desata el infierno en los medios de comunicación. La censura en los estados comunistas seguramente fue bien descrita por algunos agudos observadores estadounidenses; la autocensura, por el contrario…

Seguramente, el Sistema, junto con sus amables escribas, se regocija al observar la proliferación de diversas sectas antisemitas y múltiples cultos del «Poder Blanco» o los «Nazis de Hollywood», o los judíos-baiters en Internet. Hay dos razones para ello: en primer lugar, el Sistema siempre da la bienvenida a los que se autodeclaran odiadores de los judíos, dado que le brindan el forraje legal necesario para reforzar aún más su gastado mantra de que “las democracias occidentales extienden la libertad de expresión a todos, incluso a sus enemigos.” Y en segundo lugar, cualquier insulto hostil contra los judíos siempre es útil para la policía del pensamiento del Sistema, que fácilmente puede establecer señuelos y acusar a los sospechosos antisemitas de tener un plan maestro para un acto terrorista contra los judíos.

Otro paralelo está en orden. Los antiguos burócratas comunistas de Europa del Este utilizaron la dialéctica marxista con mucha destreza. Al comienzo de su sangriento reinado, la dialéctica fue una herramienta para justificar la destrucción física de sus críticos anticomunistas. Después de la ruptura del comunismo, recurrieron a la misma dialéctica para renombrarse como liberales occidentales y exorcizarse de las acusaciones de haber cometido crímenes gigantescos en su pasado comunista reciente. Asimismo, muchos eruditos judíos recurren a invocaciones dialécticas similares sobre la “marea creciente de antisemitismo”, que les sirve como herramienta para fortalecer aún más la identidad nacional y racial de millones de judíos y llenar las arcas de las organizaciones judías. Se podría plantear una pregunta retórica: ¿Hasta cuándo prosperaría la identidad judía sin generar su antítesis en el Mal Absoluto encarnado hoy en el llamado Supremacista Blanco y su compañero de viaje, el Antisemita? Si uno asume que todos los antisemitas en América y Europa simplemente se desvanecieron en el aire, el Sistema probablemente resucitaría y reconstruiría una nueva marca de antisemitas de la nada. Así como el Sistema en la ex Unión Soviética y Europa del Este obtuvo su legitimidad negativa al reinventar constantemente al hombre del saco del fascismo y el nazismo contrarrevolucionarios, también lo hacen muchas agencias judías y grupos de presión pro judíos en los EE. UU., junto con innumerables organizaciones sociales de izquierda. profesores de ciencias, construyen su identidad, o mejor aún protegen su mandato, alimentando a su malvado hogar querido Hitler y evocando el peligro de sus compinches posmodernos.

De paso, debe afirmarse una y otra vez que la palabra peyorativa «nazismo», aunque no está legalmente prohibida en las comunicaciones privadas, nunca se usó oficialmente ni en un solo documento en la Alemania nacionalsocialista. El término «nazi» fue acuñado por primera vez por los primeros espartaquistas, es decir, los primeros bolcheviques alemanes dirigidos por Moscú en la Alemania de Weimar, para luego ser utilizado masivamente en la Unión Soviética, antes de que se estableciera cómodamente durante la década de 1950 en la lengua vernácula académica y mediática estadounidense. Su equivalente despectivo sería «comunista» para un comunista, aunque ni un solo artículo académico en los EE. UU. o la UE aceptaría un artículo en el que se use la palabra «comunista» como sinónimo de comunista. Además, el sustantivo compuesto Nacional-Socialismo incluye el sustantivo ‘Socialismo’, escrito con S mayúscula,[12]. A los soviéticos y su descendencia occidental moderna de los últimos días, los antifas, también les gusta adornarse con la palabra «socialismo», pero no pueden tolerar que los «nazis» también puedan ser socialistas. La palabra de dos sílabas “nazi” suena más demoníaca, por lo tanto, más aceptable en los principales medios de comunicación.

De manera similar, principalmente debido a la ignorancia deliberada del idioma alemán y la historia cultural alemana, muchos autoproclamados expertos modernos en nacionalsocialismo se refieren a él como una «ideología». Una vez más, ni un solo documento del gobierno nacionalsocialista, ni un solo artículo académico en Alemania, de 1933 a 1945 utilizó el término Ideologie ; el nombre oficial es “Weltanschauung” (cosmovisión) nacionalsocialista de Alemania. Sin embargo, la palabra inglesa “worldview” tampoco refleja mejor la palabra alemana “Anschauung”, una palabra que tiene un significado filosófico matizado, que conlleva una noción de percepción, imaginación, pensamiento figurativo o aprehensión pictórica. (ver aquí )

También se podría revertir la Anschauung antisemita y plantear otra pregunta retórica con respecto a las ilusiones sobre la tentativa desaparición de la influencia judía en Occidente. Si los judíos se fueran repentinamente, como anhelan en secreto muchos antisemitas cristianos blancos, aún quedarían incontables millones de evangélicos estadounidenses, cristianos-sionistas, millones de católicos tradicionales blancos en Europa, todos esperando en coro convertirse en ellos mismos frente a Israel, es decir, más judíos que los judíos y así esperan su turno para ser elegidos. Odiar o amar a los judíos y al judaísmo, pero citar todos los domingos sus guiones e inclinarse ante su dios celoso Yahvé, es sin duda una forma :si no de la mente paranoica blanca, al menos una forma seria de identidad dividida de gentiles blancos.

Credo quia Absurdum ("Creo porque es absurdo")
Credo quia Absurdum ("Creo porque es absurdo")

Credo quia Absurdum («Creo porque es absurdo»)

Las analogías del pene y el ano a las que recurren a menudo muchos antisemitas cuando describen a los judíos también fueron marcas registradas del principal psicoanalista judío, Sigmund Freud. Su obsesión con el complejo de Edipo proyectado sobre sus supuestos clientes gentiles incestuosos y parricidios reflejaba muy probablemente sus propios desórdenes sexuales ocultos. No obstante, Freud merece un gran crédito cuando describe el antisemitismo cristiano como una «neurosis» oculta en su mejor y último libro Moisés y el monoteísmo .[13]

El odio por el judaísmo es en el fondo odio por el cristianismo, y no es de extrañar que en la revolución nacionalsocialista alemana esta estrecha conexión de las dos religiones monoteístas encuentre una expresión tan clara en el trato hostil de ambas.

No es casualidad que los fundamentos intelectuales y culturales del fascismo y el nacionalsocialismo se puedan rastrear hasta el centro de Europa y el norte de Italia, conocidos históricamente por sus fuertes tradiciones católicas, pero que conservan fuertes corrientes paganas que el Vaticano tuvo que soportar durante siglos. , al menos hasta el Concilio Vaticano II en 1962-1965. Muchos eruditos alemanes siguiendo los pasos de Friedrich Nietzsche y simpatizantes del nacionalsocialismo temprano escribieron cientos de artículos y libros que vinculan el judeocristianismo con el surgimiento del bolchevismo temprano. “ La judería, en su búsqueda resuelta de la dominación mundial a través del engaño bolchevique de la humanidad, ha tenido su aliado más fuerte en la fe bíblica disruptiva. [14]

Por otro lado, tampoco es casualidad que en WASP América los judíos hayan tenido un territorio de proliferación mucho mejor que en Europa, mientras continúan prosperando con su celo desmedido, especialmente al enmarcar la narrativa social-jurídica estadounidense moderna. Como escribí hace algún tiempo, muchos eruditos judíos (J. Auerbach, M. Konvitz, JL Talmon) reconocieron correctamente los profundos vínculos teológicos entre la idea estadounidense y el judaísmo. Muchos conservadores tradicionales estadounidenses y nacionalistas blancos pueden tener razón al denunciar los mitos seculares, como el freudianismo, el marxismo y el neoliberalismo, que ven como ideologías manipuladas por escritores y políticos judíos y projudíos. No logran, sin embargo, ir un paso más allá y examinar los orígenes judaicos del cristianismo y la proximidad de estas dos religiones monoteístas. O para ponerlo en una verborrea más actualizada:[15]

Poner a todos los judíos en una sola canasta también es un grave error dado que algunos de ellos han mostrado fuertes sentimientos antisemitas, como los llamados judíos que “se odian a sí mismos”. Estos antisemitas judíos simplemente han agrupado a los apóstatas judíos que han abordado críticamente la mentalidad monoteísta judía en todas sus modalidades religiosas o seculares. Arthur Trebitsch, Otto Weininger, Gilad Atzmon, y mucho menos el erudito revisionista del Holocausto moderno, Gerard Menuhin, son solo algunos de los nombres judíos que se evitan sabiamente en los estudios de ciencias sociales, tanto en las universidades estadounidenses como en las de la UE en la actualidad. Hace mucho tiempo, un judío francés de tendencia izquierdista Bernard Lazar, después de publicar su clásico, fue criticado tanto por la izquierda como por la derecha por sus críticas a sus coetnistas:

Las causas generales del antisemitismo siempre han residido en el mismo Israel, y no en aquellos que lo antagonizaron. Esto no quiere decir que la justicia siempre estuvo del lado de los perseguidores de Israel, o que no se entregaron a todos los extremos nacidos del odio; simplemente se afirma que los judíos eran ellos mismos, en parte, al menos, la causa de sus propios males.[dieciséis]

Sería una pérdida de tiempo tratar de debatir interminablemente sobre la apariencia de Jesucristo. ¿Era su fenotipo similar al del turco-jázaro Bob Dylan, o al del sefardí-magrebí Enrico Macias? ¿Era hijo de Dios, o hijo de una prostituta y su pareja gentil? La discusión sobre su origen celestial o racial probablemente continuará durante otro milenio. El verdadero creyente, sin embargo, siempre sabe la respuesta correcta. Jesús ciertamente no tenía los rasgos faciales de un superhéroe nórdico rubio que observamos en los crucifijos de todas las iglesias de Manila, México o Munich, ni se parecía a Jim Caviezel. Además, su historicidad ha sido debatida acalorada y violentamente durante más de dos mil años por cristianos y no cristianos por igual.Iudeai ) y cristianos ( Chrestianos ) como la misma secta. Por lo tanto, la expresión “judeocristiano” no es de ninguna manera un oxímoron o una corrupción verbal deliberada de una sola denominación religiosa. Los primeros evangelistas no eran europeos; todos los primeros escribas y misioneros cristianos eran casi todos de origen norteafricano y levantino, incluidos Tertuliano, Cipriano, Agustín y Orígenes. En su último y más grueso libro, que contiene más de mil páginas y varios miles de citas de varias fuentes a menudo contradictorias, Alain de Benoist escribe:

De hecho, Jesús nunca polemizó contra el judaísmo, sino dentro de él. Nunca quiso crear una nueva religión, ni establecer una “Iglesia”. A lo sumo, quería reformar desde dentro la religión de Judea, siendo este su único objetivo.[17]

Tampoco la Iglesia, en las últimas décadas, se ha quedado atrás en sus declaraciones judeófilas a pesar de su propio legado grave de persecuciones de judíos a lo largo de la historia. Uno no puede negar para siempre los propios mitos fundacionales.

El 17 de noviembre de 1980, en Maguncia, el Papa Juan Pablo II habló del “pueblo de Dios de la Antigua Alianza que nunca ha sido revocado por Dios”. En junio de 2006, Benedicto XVI recordó a su vez la “relación inseparable que une al cristianismo con la religión judía como su matriz eternamente viva y válida”.[18]

De Benoist escribe además:

En otras palabras, en sus comienzos, el judeocristianismo no era una forma de cristianismo, sino más bien una forma de judaísmo. Por eso, más que hablar de judeocristianismo, sería mucho mejor hablar de judaísmo cristiano.[19]

Pero en algún momento, los hermanos gemelos deben buscar el divorcio y las guerras violentas, que mucho más tarde se convirtieron en una marca registrada mutua de todas las creencias cristianas durante el período medieval temprano y tardío en Europa. Pero primero había que eliminar al padre fundador judío.

La ruptura entre “judíos” y “cristianos” fue, por tanto, parte de un proceso mucho más largo de lo que se pensaba, ya que recién en el siglo IV los dos sistemas se separaron definitivamente. Este fue un punto de inflexión decisivo, ya que en este momento, en el año 325 d.C., se celebró el Concilio de Nicea y, posteriormente, en el año 380 d.C., el cristianismo fue declarado por Teodosio la religión del Estado.[20]

Por terrible que esto pueda sonar en los oídos de muchos devotos anticomunistas cristianos modernos y muchos nacionalistas blancos, Cristo puede calificar como uno de los primeros paleobolcheviques de la antigüedad y sus apóstoles apodados como los primeros cripto-comisarios. Cristianos y comunistas, tras el largo proceso de secularización a lo largo del período de la Ilustración, se convirtieron, sin embargo, en enemigos mortales en la primera mitad del siglo XX. Esto era de esperar ya que tanto los predicadores comunistas como los cristianos habían competido de manera diferente por la salvación de sus ovejas. Sin embargo, su dogma subyacente, supuestamente pacificador, se ha mantenido igual a pesar del uso de diferentes significantes respectivamente: multirracialismo, multiculturalismo, ecumenismo, es decir, comunismo y globalismo. Junto a los agitadores antifa de hoy en día y varias agencias judías, Bischofskonferenz (DBK) es hoy el portavoz más elocuente de las migraciones no blancas hacia Occidente, conocidas ahora con el nombre de Gran Reemplazo.

Notas:

[1] Carl Schmitt. „Die deutsche Rechtwissenschaft im Kampf gegen den jüdischen Geist“, Deutsche Juristen-Zeitung (München und Berlin: CH Beck’sche Verlagsbuchhandlunog; vol.20/41, 1936), p.1194.

[2] Ibíd., pág. 1196.

[3] Rudolph M. Loewenstein, cristianos y judíos; Un estudio psicoanalítico (Nueva York: International Universities Press, Inc., 1951), pág. 15.

[4] Liste der auszusondernden Literatur (Berlín: Zentralverlag, 1946).

[5] Jean Paul Sartre , Antisemita y judío , trad. Georg J. Becker (1948 NY: Libros Schocken, 1976). pág.63

[6] Dominique Venner, Histoire de la Collaboration (París: Pygmalion, 200p), p. 515-516.

[7] Hilaire Belloc, Los judíos (Londres: Constable & Company, Ltd, 1922), pág. 100.

[8] Louis Ferdinand Céline , Escuela de cadáveres , trad. Szandoer Kuragin (Publicado por primera vez en francés en 1938). https://schoolforcorpses.wordpress.com/

[9] LF Céline, Trifles for a Massacre, de Traductor Anónimo (AAARGH, Editorial, Internet, 2006), p. 37. (Publicado por primera vez en francés, 1937). https://aaargh.vho.org/fran/livres6/CELINEtrif.pdf

[10] Henry Boulade, “Petit inventaire de l’antisémitisme”, en Écrits de Paris , n° 656 (julio de 2003), pp. 29-37.

[11] Thorsten Schmitz, „Das neue Israel“, Süddeutsche Zeitung , 17 de mayo de 2010.

[12] Nikica Mihaljević, Ustaški put u socijalizam : U teoriji i praksi NDH : Zbirka rasprava i članaka nikad objavljenih poslije 1945. (Zagreb: Nakladnik: Naklada Pavičić, 2016).

[13] Sigmund Freud, trad. por K. Jones, Moses and Monotheism (Londres: Publicado por Hogarth Press y el Instituto de Psicoanálisis, 1939), p.148.

[14] Hans Hauptmann, Bolschewismus in der Bibel (A. Klein Verlag, Archiv Edition 1937), p.117-118.

[15] T. Sunic, prefacio de K. MacDonald, Homo americanus; Child of the Postmodern Age (Londres; Arktos media, 2018), pág. 120 y passim.

[16] Bernard Lazare, Antisemitism, Its History and Causes (Nueva York; The International Library Publishing Co., 1903) p. 8.

[17] Alain de Benoist, L’Homme qui n’avait pas de père (París: Krisis, 2021), p. 44.

[18] Ibíd., pág. 55.

[19] Ibíd., pág. 873.

[20] Ibíd., pág. 933.

(Reeditado de The Occidental Observer con permiso del autor o representante)

Fuente: https://www.unz.com/article/how-to-become-an-anti-semite/

La OTAN quiere una guerra terrestre en Ucrania

Por MIKE WHITNEY

«Si bien Estados Unidos logró incitar al gobierno ruso a tomar la primera foto, está claro que la guerra en Ucrania es la primera etapa de un conflicto mucho más amplio. Después de haber provocado al gobierno ruso a una invasión desesperada y desastrosa de Ucrania, Estados Unidos está utilizando la guerra para reafirmar su hegemonía global, construyendo una coalición de guerra para lo que Estados Unidos ha denominado «conflicto de gran potencia» dirigido no solo a Rusia, sino también a China. Andre Damon, World Socialist Web Site

«Lo que es importante para nuestras élites gerenciales y de política exterior es, sobre todo, el gran esfuerzo y empuje para un «Gran Reinicio» globalista utilizando el conflicto ucraniano para finalmente lograr su objetivo de poner al mundo entero de acuerdo con sus planes para un Nuevo Orden Mundial. Y para hacer eso, Rusia, que ahora se mantiene fiel a sus diseños, debe ser disminuida y alineada». Boyd D. Cathey, The Unz Review

¿Por qué la OTAN está enviando armamento más letal a Ucrania? ¿No dijo Putin que introducir armas en Ucrania aumentaría la probabilidad de guerra?

Sí, lo hizo, pero Estados Unidos y la OTAN continúan enviando más envíos de todos modos. ¿Por qué?

¿Y por qué Ucrania necesita más armas?

¿Podría ser que el ejército de 600.000 efectivos de Ucrania se esté derrumbando como un parque de remolques en un huracán? ¿Es eso? ¿Es por eso que la OTAN tuvo una reunión de emergencia en Bruselas el jueves para reiterar su apoyo a un ejército entrenado por la OTAN que no ha lanzado con éxito ni una contraofensiva importante contra el ejército ruso?

Los medios insisten en que la ofensiva rusa «se ha estancado». ¿Es así como lo llamas cuando tu oponente captura un área del tamaño del Reino Unido en menos de 3 semanas o cuando todos tus activos aéreos y navales han sido destruidos o cuando tus centros de Comando y Control se han convertido en humo o cuando la mayoría de tus tropas de combate están rodeadas por las fuerzas rusas o huyen a lugares al oeste del río Dniéper? ¿Es así como se ve «estancado»?

¿Tiene la impresión de que los medios de comunicación no están siendo del todo directos en su cobertura de la guerra en Ucrania? ¿Crees que tal vez sus dueños vinculados al WEF podrían tener un perro en esta pelea? Así es como el arzobispo Vigano lo resumió recientemente en un artículo que vincula la «tiranía Covid» con la guerra en Ucrania:

«La continuidad ideológica entre la farsa pandémica y la crisis ruso-ucraniana continúa surgiendo, más allá de la evidencia de los eventos y declaraciones de los sujetos involucrados, en el hecho de que los perpetradores finales de ambos son los mismos, todos atribuibles a la cábala globalista del Foro Económico Mundial». («Exclusivo: Arzobispo Carlo Maria Viganò», Gateway Pundit)

Nunca se pronunciaron palabras más verdaderas. Todo es manipulación por parte de «partes interesadas» globalistas que persiguen sus propios intereses estrechos. En cuanto a la guerra, echa un vistazo a este análisis de una publicación en el nuevo blog de Larry Johnson A Son of the New American Revolution. No puedo responder por el autor, pero suena mucho más creíble que CNN:

«Las afirmaciones oficiales de una importante contraofensiva ucraniana cerca de Kiev son completamente falsas; está totalmente inventado, nunca sucedió, simplemente no tienen una fuerza militar coherente en el área de Kiev que sea capaz de llevar a cabo una contraofensiva organizada. Todo lo que tienen en Kiev y sus alrededores son varios pedazos y piezas, incluidas las fuerzas especiales de la policía y el ejército, la milicia civil, la policía regular, algunas defensas aéreas y algunas baterías de artillería. No es una fuerza ofensiva, es una colcha loca. …

Lo que queda del ejército ucraniano al este del río Dniepr se está quedando sin diesel, y debería estar sin municiones de artillería de tubos y cohetes (y de hecho, artillería) para la primera semana de abril. Fuera del Donbass, es una guerra de desgaste, con Rusia desgastando la capacidad de Ucrania para luchar, utilizando armas de enfrentamiento (aire y misiles) ante todo. El domingo, Rusia golpeó un alijo de municiones que estaba siendo ocultado, al estilo de Hamas, en un complejo comercial y deportivo «vacío» en el centro de Kiev. Rusia está encontrando toneladas y toneladas de material del ejército ucraniano, y metódicamente destruyéndolos.

Las fuerzas rusas y de Donetsk / Lugansk han recogido tantas armas antitanque estadounidenses y británicas, que está visualmente documentado que ahora las están usando en el campo de batalla. ..

Y, el proyecto de misiles Stinger ha fracasado totalmente: El tío Sam & Co. se han mudado y continúan moviendo cientos de Stingers a Ucrania, pero solo se ha documentado que han derribado unos siete aviones tripulados desde la invasión, y ninguno en los últimos diez días más o menos. Algunos de esos cientos saldrán y serán vendidos y… tal vez ya no deberías volar internacionalmente …

No estoy buscando endulzarlo para Rusia: esas unidades militares ucranianas que no simplemente se derritieron y desaparecieron en los primeros días, están luchando. Pero en algún momento, muy probablemente en la primera quincena de abril, simplemente se quedarán sin todo, y se desmoronarán y luego las fuerzas rusas y de Donetsk / Lugansk tomarán toda o la mayor parte de la «Margen Izquierda» (al este del Dniéper) Ucrania. («Informe Dreizin: Polonia se prepara para intervenir, Ucrania se desliza hacia la dictadura», Jacob Dreizin, El hijo de una nueva revolución americana)

Sí, pero ¿se puede confiar en el autor?

No lo sé, pero, seamos sinceros, cuando los medios de comunicación mienten implacablemente durante 4 años sobre la «colusión rusa» seguido de otros 2 años de «Todos van a morir de gripe»; cualquier persona de pensamiento crítico va a buscar otras fuentes de información, ¿verdad? Es un problema de credibilidad y, lamentablemente, «credibilidad» es un término que nunca se aplica a los principales medios de comunicación.

Entonces, ¿a dónde vamos desde aquí?

Buena pregunta; y se puede ver en la declaración de la OTAN que los líderes en Washington y en toda Europa están decididos a arrojar más gas al fuego. Ese es el mensaje que están enviando al mundo; «Estamos unidos en nuestra determinación de derrotar a Rusia, ya sea que volemos el planeta o no». ¿Lo entendiste? Aquí hay un clip de su declaración del jueves:

«Desde 2014, hemos brindado un amplio apoyo a la capacidad de Ucrania para ejercer ese derecho. Hemos entrenado a las fuerzas armadas de Ucrania, fortaleciendo sus capacidades y capacidades militares y mejorando su resiliencia. Los aliados de la OTAN han intensificado su apoyo y continuarán brindando más apoyo político y práctico a Ucrania a medida que continúe defendiéndose. … Seguimos decididos a mantener una presión internacional coordinada sobre Rusia. Seguiremos coordinando estrechamente con las partes interesadas pertinentes y otras organizaciones internacionales, incluida la Unión Europea.

La guerra no provocada de Rusia contra Ucrania representa un desafío fundamental a los valores y normas que han traído seguridad y prosperidad a todos en el continente europeo» («Declaración de los Jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN», OTAN)

¿Le sorprende que la OTAN se jacte abiertamente de armar y entrenar a miles de combatientes ucranianos desde 2014? ¿Qué pasaría si un enemigo de estados Unidos hiciera lo mismo en México o Canadá? ¿Cómo reaccionaría Estados Unidos? Así es como noam Chomsky lo expresó:

«… para Ucrania unirse a la OTAN sería más bien como si México se uniera a una alianza militar dirigida por China, organizando maniobras conjuntas con el ejército chino y manteniendo armas dirigidas a Washington. Insistir en el derecho soberano de México a hacerlo superaría la idiotez. La insistencia de Washington en el derecho soberano de Ucrania a unirse a la OTAN es aún peor, ya que establece una barrera insuperable para una resolución pacífica de una crisis que ya es un crimen impactante y que pronto empeorará mucho a menos que se resuelva, mediante las negociaciones a las que Washington se niega a unirse. (Truthout)

Me parece que Chomsky piensa que armar a Ucrania fue una provocación deliberada. Que lo era. La OTAN llenó el país de armas, entrenó a sus tropas de combate y paramilitares, llevó a cabo operaciones militares con la OTAN, ordenó a su ejército que se dirigiera al este para que pudieran aterrorizar a la población étnica rusa y luego, para colmo, amenazó con desarrollar armas nucleares. En resumen, le pusieron una pistola en la cabeza a Putin y amenazaron con volarle los sesos. Si eso no es una provocación, entonces ¿qué es? Aquí hay más de un artículo en el WSWS:

(Jefe de la OTAN) El punto de referencia histórico de Stoltenberg no fue la invasión rusa de Ucrania el mes pasado, sino el golpe de estado liderado por los fascistas de 2014 que convirtió a Ucrania en un representante de la OTAN. «Desde 2014, los aliados [de la OTAN] han entrenado a las fuerzas armadas de Ucrania y han fortalecido significativamente sus capacidades. Están poniendo en práctica ese entrenamiento ahora, en primera línea, con gran valentía».

Stoltenberg no hizo ningún esfuerzo por ocultar la acumulación militar masiva de fuerzas ucranianas de la OTAN en los últimos ocho años. La OTAN, dijo, ha estado «proporcionando sistemas antitanque y de defensa aérea, drones, combustible y municiones. Así como ayuda financiera».

Continuó: «Me gustaría elogiar el coraje y el profesionalismo de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Los he conocido en Ucrania, y todos somos conscientes de que, en comparación con donde estaban en 2014, esta es una fuerza totalmente diferente a la de hace ocho años. Las Fuerzas Armadas de Ucrania hoy en día son mucho más grandes, mucho mejor equipadas, mucho mejor entrenadas, mucho mejor comandadas. Tienen una logística mucho mejor que la que tenían en 2014». («La OTAN se reúne para planear la próxima etapa en la guerra de poder de Ucrania», World Socialist Web Site)

Stoltenberg difícilmente puede ocultar su euforia por el «coraje y el profesionalismo» de su ejército del Nuevo Orden Mundial que está actuando como carne de cañón en una guerra de poder de Estados Unidos con Rusia. Pero, ¿saben los valientes ucranianos que están luchando en este fiasco por lo que están luchando?

No. Piensan que están arriesgando sus vidas por su país, pero, en realidad, están luchando para preservar la hegemonía global de Estados Unidos aniquilando a Rusia, rodeando a China y estableciendo el dominio de Estados Unidos sobre la región más poblada y próspera del mundo del próximo siglo. Eso es por lo que están luchando, el «pivote hacia Asia» de Washington. Como admite el autor del artículo del WSWS:

«Está claro que lo que está involucrado no es solo una guerra en Ucrania, sino una campaña de las potencias imperialistas de Estados Unidos y la OTAN para la guerra contra Rusia y una redivisión del mundo».

Sí, así es, y Biden ni siquiera intenta ocultarlo. Esto es lo que dijo hace solo dos días:

«Ahora es un momento en que las cosas están cambiando. … Va a haber un nuevo orden mundial por ahí, y tenemos que liderarlo». (Biden habla de NWO, You Tube)

¿»Nuevo Orden Mundial»? ¿Quieres decir que esto no se trata de «las fronteras de Ucrania», después de todo?

No. Eso es todo una trampa patriótica para los siervos. Así es como el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, lo resumió el martes:

«No se trata de Ucrania, se trata de un orden mundial en el que Estados Unidos quiere ser el único soberano y dominar… Todo esto se trata de eliminar el obstáculo en la forma de Rusia en el camino hacia la construcción de un mundo unipolar».

De hecho, ese es el objetivo, y los Estados Unidos no van a ser tímidos en la búsqueda de sus intereses. China y Rusia están bajo la ilusión de que el surgimiento de varios «centros de poder» inevitablemente provocará un cambio en el orden global. Pero el mundo no funciona de esa manera. El líder mundial no admitirá voluntariamente la derrota ni abdicará gentilmente del trono. Debe ser derribado de su pedestal al igual que el matón del patio de la escuela debe ser sometido a través de la fuerza. Lamentablemente, Ucrania se perfila como el campo de batalla donde estos asuntos se resolverán a través de la fuerza de las armas.

En cualquier caso, debemos tratar de ir más allá de la propaganda de los medios de comunicación y ver si podemos identificar las causas reales del conflicto actual. ¿Por qué, por ejemplo, Estados Unidos apunta a Rusia? ¿De qué manera rusia es un «obstáculo» que está bloqueando las ambiciones estratégicas de Washington?

El ex subsecretario de Defensa, Paul Wolfowitz, responde a esa pregunta en un breve párrafo escrito hace más de dos décadas. Es tan relevante hoy como lo era entonces:

«Nuestro primer objetivo es evitar el resurgimiento de un nuevo rival, ya sea en el territorio de la antigua Unión Soviética o en otro lugar, que represente una amenaza para el orden de lo que representaba anteriormente la Unión Soviética. Esta es una consideración dominante que subyace a la nueva estrategia de defensa regional y requiere que nos esforcemos por evitar que cualquier potencia hostil domine una región cuyos recursos, bajo control consolidado, serían suficientes para generar poder global».

En resumen, Washington ve a Rusia como una «potencia hostil» porque se asienta sobre un océano de reservas de petróleo y gas y porque «desafiantemente» lleva a cabo su propia política exterior independiente. Por estas razones, Rusia es el enemigo mortal del Tío Sam.

En segundo lugar, Rusia ha estado fortaleciendo gradualmente los lazos con Europa, lo que representa un serio desafío para el dominio económico de Estados Unidos. La construcción del gasoducto Nord Stream 2, que habría aumentado en gran medida la dependencia de Europa del gas ruso, significaba que la influencia de Washington se erosionaría constantemente, mientras que Europa y Asia se acercarían a un área económica común en la que ni el dólar estadounidense ni la seguridad de la OTAN serían necesarios. Esta es la razón por la que Washington hizo todo lo posible para provocar que Rusia invadiera Ucrania. Necesitaban forzar la ruptura de los lazos económicos para evitar una mayor integración con los mercados de la UE.

La tercera razón por la que Rusia se ha convertido en el enemigo número 1 de Washington, es porque Estados Unidos actualmente está «reequilibrando» los activos y recursos de Asia-Pacífico para aprovechar el aumento anticipado del crecimiento en la región. Hillary Clinton se refirió a esto como «el pivote hacia Asia», un término que se acuñó en un discurso que pronunció en 2011. Esto es lo que dijo:

«Aprovechar el crecimiento y el dinamismo de Asia es fundamental para los intereses económicos y estratégicos de Estados Unidos y una prioridad clave para el presidente Obama. Los mercados abiertos en Asia brindan a los Estados Unidos oportunidades sin precedentes para la inversión, el comercio y el acceso a tecnología de vanguardia. Las empresas estadounidenses (necesitan) aprovechar la vasta y creciente base de consumidores de Asia … El futuro de la política se decidirá en Asia, no en Afganistán o Irak, y Estados Unidos estará justo en el centro de la acción. («America’s Pacific Century», Secretaria de Estado Hillary Clinton», Foreign Policy Magazine, 2011)

Esos son los imperativos geopolíticos que impulsan el conflicto:

  1. «Para evitar el resurgimiento de un nuevo rival en el territorio de la antigua Unión Soviética que pueda dominar sus propios recursos y, por lo tanto, desafiar el poder estadounidense.
  2. La amenaza de una mayor integración económica que inevitablemente conduciría a una zona de libre comercio masiva que abarca Europa y Asia.
  3. El plan «pivote» para dominar la región más poblada y próspera del mundo del próximo siglo.

Estas son las tres políticas estratégicas que están alimentando la guerra. Solo se relacionan con Ucrania en la medida en que Ucrania es el desafortunado escenario del «Conflicto de la Gran Potencia» que está ganando impulso constantemente. La recomendación del martes, por parte del líder político polaco, Jaroslaw Kaczynsk, de que recomendaría que se envíen fuerzas de paz a Ucrania muestra que la OTAN está planeando una gran escalada del conflicto en un futuro muy cercano. Según Reuters, Kaczynsk, propondrá que:

«Una misión internacional de mantenimiento de la paz debe ser enviada a Ucrania y recibir los medios para defenderse (…)

«Creo que es necesario tener una misión de paz, la OTAN, posiblemente una estructura internacional más amplia, pero una misión que pueda defenderse, que opere en territorio ucraniano», dijo Kaczynski en una conferencia de prensa.

«Será una misión que luchará por la paz, para dar ayuda humanitaria, pero al mismo tiempo también estará protegida por las fuerzas apropiadas, las fuerzas armadas», dijo Kaczynski, quien es visto como el principal tomador de decisiones en Polonia. («El principal político polaco pide una misión de mantenimiento de la paz en Ucrania», Reuters)

Piensa en eso por un minuto. Piensa en lo que significaría. La misión de mantenimiento de la paz:

  1. «Operará en territorio ucraniano (donde Rusia está llevando a cabo su operación militar)
  2. podrá defenderse. (lo que significa que estarán armados).
  3. estará (protegido por) «alguna estructura internacional más amplia» (OTAN)

¿Alguien piensa que esto suena como una buena idea? ¿No obligará esto a Rusia a tratar al personal de la OTAN como beligerantes enemigos que están interfiriendo con su operación militar?

Por supuesto, lo hará. Entonces, ¿qué están tratando de lograr? ¿IIIGM? ¿Es ese el punto? ¿Y qué nos dice esto sobre la estrategia de Washington para Ucrania?

También nos dice que la OTAN se está preparando para involucrar militarmente a Rusia dentro de Ucrania. Eso es lo que nos dice. Hasta hoy, la mayoría de la gente había asumido que la OTAN no se comprometería militarmente con Rusia porque creían que eso aumentaría en gran medida las perspectivas de un intercambio nuclear. Pero no es así como el establishment de la política exterior ve las cosas. Después de tratar con Putin durante más de 20 años, ven a Putin como un actor racional que no escalará a menos que Rusia se enfrente a una amenaza inminente de existencia. (Un ataque nuclear) En otras palabras, los mandarines de la política exterior han hecho el cálculo de que pueden involucrar a Putin en una sangrienta y prolongada guerra terrestre, que drenará los recursos de Rusia y destruirá su economía, sin que Putin use su arsenal nuclear. Es una estrategia arriesgada, pero no del todo irrazonable dado el comportamiento de Putin en el pasado. Putin siempre ha sido extremadamente cauteloso y nunca impulsivo. Los expertos en política exterior piensan que pueden usar eso en su contra. Como decíamos, es una estrategia de alto riesgo.

Naturalmente, Rusia está horrorizada por la «idea del personal de mantenimiento de la paz», ya que hace que un choque entre las dos superpotencias con armas nucleares sea casi inevitable. Esto es lo que dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, en respuesta a la noticia:

«Nuestros colegas polacos ya han declarado que habrá una cumbre de la OTAN ahora, y que las fuerzas de paz deben ser desplegadas. Espero que entiendan lo que está en juego. Este será un choque directo entre las fuerzas armadas rusas y de la OTAN, que todos no solo querían evitar, sino que dijeron que nunca debería tener lugar en principio».

¿Lavrov está siendo demasiado cortés?

Sí, lo es. Si los Estados Unidos hubieran emitido la advertencia, habrían dicho algo mucho más siniestro, como esto:

«Cualquier formación armada será tratada como objetivos enemigos legítimos y destruida. Punto y final».

Así es como se entrega una advertencia. No intentas congraciarte con la persona que quiere matar a tus soldados y borrar tu país del mapa. Eso no tiene ningún sentido en absoluto. Si alguna vez hubo un momento para hablar directamente, este es el momento. Hay vidas en juego.

El incidente del «pacificador» sugiere algo que he sospechado durante bastante tiempo; que Washington está ansioso por una guerra terrestre en Ucrania, y hasta cierto punto, tiene sentido. Polariza y debilita aún más a Rusia, une a los aliados en torno a una causa común y refuerza el papel de la OTAN como garante de la seguridad regional. La desventaja, por supuesto, es que el conflicto podría escalar rápidamente, lo que llevaría a una guerra nuclear en toda regla. Creo que los neoconservadores en el Departamento de Estado no ven eso como un escenario plausible, por lo que están presionando tan fuerte como pueden para intensificar la lucha. Aquí hay un breve clip de la pieza del veterano Jacob Dreizin que parece ver las cosas de la misma manera:

«Confío en que, por rabia impotente, si nada más, las fuerzas de la OTAN se trasladarán al oeste de Ucrania desde Polonia a más tardar a mediados de abril, si la guerra aún continúa para entonces. El equipo pesado ya está allí cerca de la frontera; traer al personal para vincularse con él es la parte fácil. Con el reciente bombardeo ruso del centro de Estados Unidos y el Reino Unido «Ho Chi Minh trail» en la base de Yavorov, cerca de la frontera con Polonia, entrarán en el terreno … para hacer una declaración como: «Otra vez no, porque estamos aquí abiertamente ahora».

No, Brandon no quiere hacerlo, pero los halcones en el Congreso y el MSM están dirigiendo el espectáculo ahora. Habrá escalada. Se hornea en el pastel. De hecho, predije antes de la invasión que Polonia aprovecharía la guerra para crear un protectorado en el oeste de Ucrania, y mantengo mi predicción …» («Informe Dreizin: Polonia se prepara para intervenir, Ucrania se desliza hacia la dictadura», Jacob Dreizin, El hijo de una nueva revolución americana)

Creo que Dreizin está en algo aquí. Brandon no está de acuerdo con la escalada planificada, pero podría no importar, porque el Departamento de Estado es un semillero de neoconservadores que están haciendo todo lo posible para engrasar los patines para un partido de jaula de tierra quemada y sin restricciones con su rival más vilipendiado, Vladimir Putin. Es el Departamento de Estado, las agencias de Intel, el Congreso y los medios de comunicación los que están dirigiendo el barco del estado ahora, no Biden. Tal vez, ¿te preguntaste por qué el NY Times de repente decidió «aclarar» la historia de la computadora portátil del hijo Biden con negocios en Ucrania? Probablemente sepas que no es porque los editores del Times tuvieran un cambio de opinión y quisieran informar al público o «decir la verdad al poder». Claro que no. El Times sacó el expediente de la computadora portátil para hacerle saber a Biden que «lo atraparon por los pelos cortos» y si no juega a la pelota, está brindando.

¿Chantaje? ¿Los neoconservadores realmente chantajearían al Presidente de los Estados Unidos para escalar en Ucrania?

Usted apuesta, lo harían.

Los neoconservadores tienen su corazón puesto en una guerra terrestre en Europa, y por el aspecto de las cosas, podrían obtener una.

Fuente: https://www.unz.com/mwhitney/nato-wants-a-ground-war-in-ukraine/

Judíos y nazis (artículo de 2018)

LTC: Artículo muy interesante, esclarecedor y actual (Ucrania) de lo que históricamente ha ocurrido y se ha tapado. Vuelve a ocurrir con sus aristas a merced y a la vez esclavas de su tiempo (el ahora), su infinita acritud e incredulidad al pasado y la conveniencia del futuro.

Por: RON UNZ • AGOSTO 6, 2018

Líderes israelíes y la Alemania nazi

Hace unos 35 años, estaba sentado en el dormitorio de mi universidad leyendo de cerca el New York Times como lo hacía todas y cada una de las mañanas cuando noté un artículo asombroso sobre el controvertido nuevo primer ministro israelí, Yitzhak Shamir.

En aquellos días pasados, la Dama Gris era estrictamente una publicación impresa en blanco y negro, que carecía de las grandes fotografías en color de estrellas del rap y largas historias sobre técnicas de dieta que llenan gran parte de la cobertura de noticias de hoy, y también parecía tener una ventaja mucho más dura en sus informes de Medio Oriente. Un año más o menos antes, el predecesor de Shamir, Menacham Begin, había permitido que su ministro de Defensa, Ariel Sharon, lo convenciera para que invadiera el Líbano y sitiara Beirut, y la posterior masacre de mujeres y niños palestinos en los campos de refugiados de Sabra y Shatila había indignado al mundo y enfurecido al gobierno de Estados Unidos. Esto finalmente llevó a la renuncia de Begin, con Shamir, su Ministro de Relaciones Exteriores, tomando su lugar.

Antes de su sorprendente victoria electoral de 1977, Begin había pasado décadas en el desierto político como un derechista inaceptable, y Shamir tenía un trasfondo aún más extremo, con los principales medios de comunicación estadounidenses informando libremente de su larga participación en todo tipo de asesinatos de alto perfil y ataques terroristas durante la década de 1940, pintándolo como un hombre muy malo.

Dadas las notorias actividades de Shamir, pocas revelaciones me habrían sorprendido, pero esta lo hizo. Aparentemente, a finales de la década de 1930, Shamir y su pequeña facción sionista se habían convertido en grandes admiradores de los fascistas italianos y los nazis alemanes, y después de que estalló la Segunda Guerra Mundial, habían hecho repetidos intentos de ponerse en contacto con Mussolini y el liderazgo alemán en 1940 y 1941, con la esperanza de alistarse en las Potencias del Eje como su afiliado palestino. y emprender una campaña de ataques y espionaje contra las fuerzas británicas locales, para luego compartir el botín político tras el inevitable triunfo de Hitler.

Ahora el Times claramente veía a Shamir bajo una luz muy negativa, pero me parecía extremadamente improbable que hubieran publicado una historia tan notable sin estar absolutamente seguros de sus hechos. Entre otras cosas, había largos extractos de las cartas oficiales enviadas a Mussolini denunciando ferozmente los sistemas democráticos «decadentes» de Gran Bretaña y Francia a los que se oponía, y asegurando a Il Duce que tales nociones políticas ridículas no tendrían lugar futuro en el estado cliente judío totalitario que esperaban establecer bajo sus auspicios en Palestina.

Resulta que tanto Alemania como Italia estaban preocupadas por cuestiones geopolíticas más grandes en ese momento, y dado el pequeño tamaño de la facción sionista de Shamir, no parece haber salido mucho de esos esfuerzos. Pero la idea de que el Primer Ministro en funciones del Estado judío haya pasado sus primeros años de guerra como un aliado nazi no correspondido era ciertamente algo que se queda en la mente de uno, no conformándose con la narrativa tradicional de esa época que siempre había aceptado.

Lo más notable es que la revelación del pasado pro-Eje de Shamir parece haber tenido un impacto relativamente menor en su posición política dentro de la sociedad israelí. Pensaría que cualquier figura política estadounidense que se descubriera que había apoyado una alianza militar con la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial habría tenido muchas dificultades para sobrevivir al escándalo político resultante, y lo mismo seguramente sería cierto para los políticos en Gran Bretaña, Francia o la mayoría de las otras naciones occidentales. Pero aunque ciertamente hubo cierta vergüenza en la prensa israelí, especialmente después de que la impactante historia llegara a los titulares internacionales, aparentemente la mayoría de los israelíes tomaron todo el asunto con calma, y Shamir permaneció en el cargo por otro año, y luego sirvió un segundo mandato, mucho más largo como Primer Ministro durante 1986-1992. Los judíos de Israel aparentemente consideraban a la Alemania nazi de manera muy diferente a la mayoría de los estadounidenses, y mucho menos a la mayoría de los judíos estadounidenses.

Alrededor de ese mismo tiempo, un segundo ejemplo intrigante de esta perspectiva israelí bastante diferente hacia los nazis también me llamó la atención. En 1983, Amos Oz, a menudo descrito como el mejor novelista de Israel, había publicado En la tierra de Israel con críticas brillantes. Este libro fue una colección de largas entrevistas con varias figuras representativas de la sociedad israelí, tanto moderadas como extremas, así como una cierta cobertura de los palestinos que también vivían entre ellos.

De estos perfiles ideológicos, uno de los más cortos pero más ampliamente discutidos fue el de una figura política especialmente de línea dura, sin nombre pero casi universalmente se cree que es Ariel Sharon, una conclusión ciertamente respaldada por los detalles personales y la descripción física proporcionada. Casi al principio, esa figura mencionó que personas de su clase ideológica habían sido denunciadas recientemente como «judeo-nazis» por un prominente académico liberal israelí, pero en lugar de rechazar esa etiqueta, la acogió con satisfacción. Así que el tema generalmente se hizo conocido en las discusiones públicas como el «judeo-nazi».

Que se describiera a sí mismo en tales términos no era una exageración, ya que abogaba alegremente por la matanza de millones de enemigos de Israel, y la vasta expansión del territorio israelí por la conquista de las tierras vecinas y la expulsión de sus poblaciones, junto con el libre uso de armas nucleares si ellos o cualquier otra persona se resistía demasiado fuertemente a tales esfuerzos. En su audaz opinión, los israelíes y los judíos en general eran demasiado blandos y mansos, y necesitaban recuperar su lugar en el mundo convirtiéndose una vez más en un pueblo conquistador, probablemente odiado pero definitivamente temido. Para él, la gran masacre reciente de mujeres y niños palestinos en Sabra y Shatila no tuvo ninguna consecuencia, y el aspecto más desafortunado del incidente fue que los asesinos habían sido aliados falangistas cristianos de Israel en lugar de soldados israelíes.

Ahora el exceso retórico es bastante común entre los políticos y un manto de anonimato prometido obviamente aflojará muchas lenguas. Pero, ¿alguien puede imaginar a una figura pública estadounidense u otra figura pública occidental hablando en tales términos, y mucho menos a alguien que se mueve en círculos políticos superiores? En estos días, Donald Trump a veces tuitea un insulto crudo mal escrito a las 2 de la mañana, y los medios estadounidenses están horrorizados. Pero dado que su administración se filtra como un tamiz, si rutinariamente se jactara ante sus confidentes de la posibilidad de matar a millones, seguramente habríamos oído hablar de ello. Para el caso, no parece haber la más mínima evidencia de que los nazis alemanes originales hablaron de esa manera en privado, y mucho menos mientras un periodista tomaba notas cuidadosamente. Pero los «judeo-nazis» de Israel son otra historia.

Tan cerca como puedo recordar, la última figura, incluso ligeramente prominente en la vida pública estadounidense que se declaró «nazi» fue George Lincoln Rockwell durante la década de 1960, y fue mucho más un artista de performance política que un líder político real. Incluso una figura tan marginada como David Duke siempre ha negado acaloradamente tal acusación. Pero aparentemente la política en Israel es jugada por reglas diferentes.

En cualquier caso, las supuestas declaraciones de Sharon parecen haber tenido poco impacto negativo en su carrera política posterior, y después de pasar algún tiempo en el desierto político después del desastre del Líbano, finalmente sirvió cinco años como Primer Ministro durante 2001-2006, aunque en esa fecha posterior sus puntos de vista fueron denunciados regularmente como demasiado suaves y comprometedores debido a la constante deriva hacia la derecha del espectro político israelí.

El sionismo en la era de los dictadores

A lo largo de los años, ocasionalmente he hecho intentos poco entusiastas de localizar el artículo del Times sobre Shamir que se había quedado atrapado en mi memoria durante mucho tiempo, pero que no ha tenido éxito, ya sea porque fue eliminado de los archivos del Times o, más probablemente, porque mis mediocres habilidades de búsqueda resultaron inadecuadas. Pero estoy casi seguro de que la pieza había sido impulsada por la publicación en 1983 de Zionism in the Age of the Dictators por Lenni Brenner, un antisionista de la persuasión trotskista y los orígenes judíos. Hace muy poco descubrí ese libro, que realmente cuenta una historia extremadamente interesante.

Brenner, nacido en 1937, ha pasado toda su vida como un izquierdista de núcleo duro no reconstruido, con sus entusiasmos que van desde la revolución marxista hasta las Panteras Negras, y obviamente es un cautivo de sus puntos de vista y su ideología. A veces, este trasfondo perjudica el flujo de su texto, y las alusiones periódicas a las clases «proletaria», «burguesía» y «capitalista» a veces se vuelven un poco agotadoras, al igual que su aceptación irreflexiva de todas las creencias compartidas comunes a su círculo político. Pero seguramente solo alguien con ese tipo de ferviente compromiso ideológico habría estado dispuesto a dedicar tanto tiempo y esfuerzo a investigar ese controvertido tema e ignorar las interminables denuncias que resultaron, que incluso incluyeron agresiones físicas por parte de partisanos sionistas.

En cualquier caso, su documentación parece completamente hermética, y algunos años después de la aparición original de su libro, publicó un volumen complementario titulado 51 Documents: Zionist Collaboration with the Nazis, que simplemente proporciona traducciones al inglés de toda la evidencia cruda detrás de su marco analítico, permitiendo a las partes interesadas leer el material y sacar sus propias conclusiones.

Entre otras cosas, Brenner proporciona evidencia considerable de que la facción sionista de derecha más grande y algo más convencional dirigida más tarde por el futuro primer ministro israelí Menachem Begin fue casi invariablemente considerada como un movimiento fascista durante la década de 1930, incluso aparte de su cálida admiración por el régimen italiano de Mussolini. Este no era un secreto tan oscuro en ese período, dado que su principal periódico palestino publicaba una columna regular de un alto líder ideológico titulada «Diario de un fascista». Durante una de las principales conferencias sionistas internacionales, el líder de la facción Vladimir Jabotinsky entró en la sala con sus seguidores de camisa marrón en plena formación militar, lo que llevó a la silla a prohibir el uso de uniformes para evitar un motín, y su facción pronto fue derrotada políticamente y finalmente expulsada de la organización paraguas sionista. Este importante revés se debió en gran parte a la hostilidad generalizada que el grupo había despertado después de que dos de sus miembros fueran arrestados por la policía británica por el reciente asesinato de Chaim Arlosoroff, uno de los funcionarios sionistas de más alto rango con sede en Palestina.

De hecho, la inclinación de las facciones sionistas más derechistas hacia el asesinato, el terrorismo y otras formas de comportamiento esencialmente criminal fue realmente bastante notable. Por ejemplo, en 1943 Shamir había organizado el asesinato de su rival de facción, un año después de que los dos hombres escaparan juntos de la cárcel por un robo a un banco en el que habían muerto transeúntes, y afirmó que había actuado para evitar el asesinato planeado de David Ben-Gurion, el principal líder sionista y futuro primer ministro fundador de Israel. Shamir y su facción ciertamente continuaron este tipo de comportamiento en la década de 1940, asesinando con éxito a Lord Moyne, el ministro británico para el Medio Oriente, y al conde Folke Bernadotte, el negociador de paz de la ONU, aunque fracasaron en sus otros intentos de matar al presidente estadounidense Harry Truman y al ministro de Relaciones Exteriores británico Ernest Bevin, y sus planes para asesinar a Winston Churchill aparentemente nunca pasaron de la etapa de discusión. Su grupo también fue pionero en el uso de coches bomba terroristas y otros ataques explosivos contra objetivos civiles inocentes, todo mucho antes de que los árabes o los musulmanes hubieran pensado en utilizar tácticas similares; y la facción sionista más grande y «moderada» de Begin hizo lo mismo. Dados esos antecedentes, no fue sorprendente que Shamir más tarde se desempeñara como director de asesinatos en el Mossad israelí durante 1955-1965, por lo que si el Mossad realmente jugó un papel importante en el asesinato del presidente John F. Kennedy, es muy probable que estuviera involucrado.

La Asociación Económica Nazi-Sionista de la década de 1930

La portada de la edición de bolsillo de 2014 del libro de Brenner muestra la medalla conmemorativa golpeada por la Alemania nazi para marcar su alianza sionista, con una estrella de David en la cara frontal y una esvástica en el anverso. Pero, por extraño que parezca, este medallón simbólico en realidad no tenía absolutamente ninguna conexión con los intentos fallidos de la pequeña facción de Shamir de organizar una alianza militar nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Aunque los alemanes prestaron poca atención a las súplicas de esa organización menor, el movimiento sionista dominante mucho más grande e influyente de Chaim Weizmann y David Ben-Gurion era algo completamente diferente. Y durante la mayor parte de la década de 1930, estos otros sionistas habían formado una importante asociación económica con la Alemania nazi, basada en una obvia coincidencia de intereses. Después de todo, Hitler consideraba a la población judía del uno por ciento de Alemania como un elemento perturbador y potencialmente peligroso que quería que desapareciera, y el Medio Oriente parecía un destino tan bueno para ellos como cualquier otro. Mientras tanto, los sionistas tenían objetivos muy similares, y la creación de su nueva patria nacional en Palestina obviamente requería tanto inmigrantes judíos como inversión financiera judía.

Después de que Hitler fue nombrado canciller en 1933, los judíos indignados de todo el mundo habían lanzado rápidamente un boicot económico, con la esperanza de poner a Alemania de rodillas, con el Daily Express de Londres publicando el famoso titular de la pancarta «Judea declara la guerra a Alemania». La influencia política y económica judía, entonces como ahora, era muy considerable, y en las profundidades de la Gran Depresión, la empobrecida Alemania necesitaba exportar o morir, por lo que un boicot a gran escala en los principales mercados alemanes representaba una amenaza potencialmente grave. Pero esta situación exacta proporcionó a los grupos sionistas una excelente oportunidad para ofrecer a los alemanes un medio para romper ese embargo comercial, y exigieron términos favorables para la exportación de productos manufacturados alemanes de alta calidad a Palestina, junto con los judíos alemanes acompañantes. Una vez que la noticia de este importante Ha’avara o «Acuerdo de Transferencia» con los nazis salió en una Convención Sionista de 1933, muchos judíos y sionistas se indignaron, y condujo a varias divisiones y controversias. Pero el acuerdo económico era demasiado bueno para resistirse, y siguió adelante y creció rápidamente.

La importancia del pacto nazi-sionista para el establecimiento de Israel es difícil de exagerar. Según un análisis de 1974 en Jewish Frontier citado por Brenner, entre 1933 y 1939 más del 60% de toda la inversión en la Palestina judía provino de la Alemania nazi. El empobrecimiento mundial de la Gran Depresión había reducido drásticamente el apoyo financiero judío en curso de todas las demás fuentes, y Brenner sugiere razonablemente que sin el respaldo financiero de Hitler, la naciente colonia judía, tan pequeña y frágil, podría haberse marchitado y muerto fácilmente durante ese difícil período.

Tal conclusión conduce a hipótesis fascinantes. Cuando me topé por primera vez con referencias al Acuerdo de Ha’avara en sitios web aquí y allá, uno de los comentaristas que mencionaban el tema medio en broma sugirió que si Hitler hubiera ganado la guerra, seguramente se le habrían construido estatuas en todo Israel y hoy sería reconocido por los judíos de todo el mundo como el heroico líder gentil que había desempeñado el papel central en el restablecimiento de una patria nacional para el pueblo judío en Palestina después de casi 2000. años de amargo exilio.

Este tipo de asombrosa posibilidad contra-fáctica no es tan totalmente absurda como podría sonar a nuestros oídos actuales. Debemos reconocer que nuestra comprensión histórica de la realidad está moldeada por los medios de comunicación, y los órganos de los medios de comunicación están controlados por los ganadores de las principales guerras y sus aliados, con detalles inconvenientes a menudo excluidos para evitar confundir al público. Es innegablemente cierto que en su libro de 1924 Mein Kampf, Hitler había escrito todo tipo de cosas hostiles y desagradables sobre los judíos, especialmente aquellos que eran inmigrantes recientes de Europa del Este, pero cuando leí el libro en la escuela secundaria, me sorprendió un poco descubrir que estos sentimientos antijudíos apenas parecían centrales para su texto. Además, solo un par de años antes, una figura pública mucho más prominente como el ministro británico Winston Churchill había publicado sentimientos casi tan hostiles y desagradables, centrándose en los monstruosos crímenes cometidos por los judíos bolcheviques. En Las lágrimas de Esaú de Albert Lindemann, me sorprendió descubrir que el autor de la famosa Declaración Balfour, la base del proyecto sionista, aparentemente también era bastante hostil a los judíos, con un elemento de su motivación probablemente siendo su deseo de excluirlos de Gran Bretaña.

Una vez que Hitler consolidó el poder en Alemania, rápidamente prohibió todas las demás organizaciones políticas para el pueblo alemán, con solo el Partido Nazi y los símbolos políticos nazis legalmente permitidos. Pero se hizo una excepción especial para los judíos alemanes, y al Partido Sionista local de Alemania se le otorgó un estatus legal completo, con marchas sionistas, uniformes sionistas y banderas sionistas totalmente permitidas. Bajo Hitler, hubo una estricta censura de todas las publicaciones alemanas, pero el periódico sionista semanal se vendía libremente en todos los quioscos y esquinas de las calles. La noción clara parecía ser que un Partido Nacionalsocialista Alemán era el hogar político adecuado para la mayoría alemana del 99% del país, mientras que el nacionalsocialismo sionista cumpliría el mismo papel para la pequeña minoría judía.

En 1934, los líderes sionistas invitaron a un importante funcionario de las SS a pasar seis meses visitando el asentamiento judío en Palestina, y a su regreso, sus impresiones muy favorables de la creciente empresa sionista se publicaron como una serie masiva de 12 partes en Der Angriff de Joseph Goebbel, el órgano de medios insignia del Partido Nazi, con el título descriptivo «Un nazi va a Palestina». En su muy enojada crítica de 1920 de la actividad bolchevique judía, Churchill había argumentado que el sionismo estaba encerrado en una feroz batalla con el bolchevismo por el alma de los judíos europeos, y solo su victoria podría asegurar relaciones futuras amistosas entre judíos y gentiles. Sobre la base de la evidencia disponible, Hitler y muchos de los otros líderes nazis parecían haber llegado a una conclusión algo similar a mediados de la década de 1930.

Durante esa época, los sentimientos extremadamente duros con respecto a los judíos de la diáspora a veces se encontraban en lugares bastante sorprendentes. Después de que la controversia en torno a los lazos nazis de Shamir estalló en los titulares, el material de Brenner se convirtió en el grano para un importante artículo de Edward Mortimer, el experto en Medio Oriente de larga data en el augusto Times de Londres, y la edición de 2014 del libro incluye algunos extractos de elección del artículo de Mortimer del 11 de febrero de 1984 del Times:

Quien le dijo a una audiencia de Berlín en marzo de 1912 que «cada país puede absorber solo un número limitado de judíos, si ella no quiere trastornos en su estómago. Alemania ya tiene demasiados judíos»?

No, no Adolf Hitler sino Chaim Weizmann, más tarde presidente de la Organización Sionista Mundial y más tarde todavía el primer presidente del estado de Israel.

Y dónde podría encontrar la siguiente afirmación, compuesta originalmente en 1917 pero republicada en 1936: «El judío es una caricatura de un ser humano normal y natural, tanto física como espiritualmente. Como individuo en la sociedad se rebela y se despoja del arnés de la obligación social, no conoce el orden ni la disciplina».

No en Der Sturmer sino en el órgano de la organización juvenil sionista, Hashomer Hatzair.

Como revela la declaración citada anteriormente, el sionismo mismo alentó y explotó el odio a sí mismo en la diáspora. Partió de la suposición de que el antisemitismo era inevitable e incluso en cierto sentido justificado mientras los judíos estuvieran fuera de la tierra de Israel.

Es cierto que solo una franja lunática extrema del sionismo llegó a ofrecer unirse a la guerra del lado de Alemania en 1941, con la esperanza de establecer «el estado judío histórico sobre una base nacional y totalitaria, y obligado por un tratado con el Reich alemán». Desafortunadamente, este fue el grupo al que el actual Primer Ministro de Israel decidió unirse.

La verdad muy incómoda es que las duras caracterizaciones de la diáspora judía que se encuentran en las páginas de Mein Kampf no eran tan diferentes de lo expresado por los padres fundadores del sionismo y sus líderes posteriores, por lo que la cooperación de esos dos movimientos ideológicos no fue realmente tan totalmente sorprendente.

Sin embargo, las verdades incómodas siguen siendo incómodas. Mortimer había pasado diecinueve años en el Times, la última docena de ellos como especialista extranjero y líder-escritor en asuntos de Oriente Medio. Pero el año después de que escribió ese artículo incluyendo esas citas controvertidas, su carrera en ese periódico terminó, lo que llevó a una brecha inusual en su historial laboral, y ese desarrollo puede o no ser pura coincidencia.

También fue bastante irónico el papel de Adolf Eichmann, cuyo nombre hoy probablemente se clasifica como uno de la media docena de nazis más famosos de la historia, debido a su secuestro de posguerra en 1960 por agentes israelíes, seguido de su juicio público y ejecución como criminal de guerra. Resulta que Eichmann había sido una figura nazi central en la alianza sionista, incluso estudiando hebreo y aparentemente convirtiéndose en una especie de filosemita durante los años de su estrecha colaboración con los principales líderes sionistas.

Brenner es un cautivo de su ideología y sus creencias, aceptando sin lugar a dudas la narrativa histórica con la que fue criado. Parece no encontrar nada tan extraño en que Eichmann fuera un socio filosemita de los sionistas judíos a fines de la década de 1930 y luego de repente se transformara en un asesino en masa de los judíos europeos a principios de la década de 1940, cometiendo voluntariamente los monstruosos crímenes por los que los israelíes más tarde lo mataron con justicia.

Esto es ciertamente posible, pero realmente me pregunto. Un observador más cínico podría encontrar una coincidencia muy extraña que el primer nazi prominente que los israelíes hicieron tal esfuerzo para rastrear y matar había sido su antiguo aliado político y colaborador más cercano. Después de la derrota de Alemania, Eichmann había huido a Argentina y vivió allí en silencio durante varios años hasta que su nombre resurgió en una célebre controversia de mediados de la década de 1950 en torno a uno de sus principales socios sionistas, que entonces vivía en Israel como un respetado funcionario del gobierno, que fue denunciado como un colaborador nazi, finalmente declarado inocente después de un célebre juicio. pero más tarde asesinado por antiguos miembros de la facción de Shamir.

Después de esa controversia en Israel, Eichmann supuestamente dio una larga entrevista personal a un periodista nazi holandés, y aunque no se publicó en ese momento, tal vez la noticia de su existencia pudo haber entrado en circulación. El nuevo estado de Israel tenía solo unos pocos años en ese momento, y era muy frágil política y económicamente, dependiente desesperadamente de la buena voluntad y el apoyo de Estados Unidos y los donantes judíos de todo el mundo. Su notable antigua alianza nazi era un secreto profundamente reprimido, cuya divulgación pública podría haber tenido consecuencias absolutamente desastrosas.

Según la versión de la entrevista publicada más tarde como una historia de dos partes en la revista Life, las declaraciones de Eichmann aparentemente no tocaron el tema mortal de la asociación nazi-sionista de la década de 1930. Pero seguramente los líderes israelíes deben haber estado aterrorizados de que podrían no tener tanta suerte la próxima vez, por lo que podemos especular que la eliminación de Eichmann de repente se convirtió en una prioridad nacional, y fue rastreado y capturado en 1960. Presumiblemente, se emplearon medios duros para persuadirlo de que no revelara ninguno de estos peligrosos secretos de antes de la guerra en su juicio de Jerusalén, y uno podría preguntarse si la razón por la que fue mantenido en una cabina de vidrio cerrada fue para asegurarse de que el sonido pudiera cortarse rápidamente si comenzaba a desviarse del guión acordado. Todo este análisis es puramente especulativo, pero el papel de Eichmann como figura central en la asociación nazi-sionista de la década de 1930 es un hecho histórico innegable.

Tal como podríamos imaginar, la industria editorial abrumadoramente pro-israelí de Estados Unidos apenas estaba ansiosa por servir como un conducto público para las impactantes revelaciones de Brenner de una estrecha asociación económica nazi-sionista, y menciona que su agente de libros recibió uniformemente rechazos de cada empresa a la que se acercó, basado en una amplia variedad de excusas diferentes. Sin embargo, finalmente logró localizar a un editor extremadamente oscuro en Gran Bretaña dispuesto a asumir el proyecto, y su libro fue lanzado en 1983, inicialmente sin recibir más críticas que un par de denuncias duras y superficiales, aunque la Izvestia soviética se interesó en sus hallazgos hasta que descubrieron que era un trotskista odiado.

Su gran oportunidad llegó cuando Shamir se convirtió repentinamente en el primer ministro de Israel, y trajo su evidencia de antiguos vínculos nazis a la prensa palestina en inglés, que la puso en circulación general. Varios marxistas británicos, incluido el notorio «Red Ken» Livingstone de Londres, organizaron una gira de conferencias para él, y cuando un grupo de militantes sionistas de derecha atacó uno de los eventos e infligió heridas, la historia de la pelea llamó la atención de los principales periódicos. Poco después, la discusión sobre los asombrosos descubrimientos de Brenner apareció en el Times de Londres y entró en los medios internacionales. Presumiblemente, el artículo del New York Times que originalmente me había llamado la atención se publicó en algún momento durante este período.

Los profesionales de las relaciones públicas son bastante hábiles para minimizar el impacto de las revelaciones dañinas, y las organizaciones pro-Israel no tienen escasez de tales individuos. Justo antes del lanzamiento en 1983 de su notable libro, Brenner descubrió de repente que un joven autor prosionista llamado Edwin Black estaba trabajando furiosamente en un proyecto similar, aparentemente respaldado por suficientes recursos financieros que estaba empleando un ejército de cincuenta investigadores para permitirle completar su proyecto en un tiempo récord.

Dado que todo el vergonzoso tema de una asociación nazi-sionista se había mantenido alejado del ojo público durante casi cinco décadas, este momento seguramente parece más que una mera coincidencia. Presumiblemente, la noticia de los numerosos esfuerzos infructuosos de Brenner para asegurar un editor convencional durante 1982 había circulado, al igual que su eventual éxito en la localización de uno pequeño en Gran Bretaña. Al no haber podido evitar la publicación de tal material explosivo, los grupos pro-Israel decidieron en silencio que su próxima mejor opción era tratar de tomar el control del tema por sí mismos, permitiendo la divulgación de aquellas partes de la historia que no podían ocultarse, pero excluyendo los elementos de mayor peligro, mientras retrataban la sórdida historia de la mejor manera posible.

El libro de Black, The Transfer Agreement, puede haber llegado un año más tarde que el de Brenner, pero estaba claramente respaldado por una publicidad y recursos mucho mayores. Fue lanzado por Macmillan, un editor líder, tenía casi el doble de longitud que el libro corto de Brenner, y llevaba poderosos respaldos de figuras destacadas del firmamento del activismo judío, incluido el Centro Simon Weisenthal, el Memorial del Holocausto de Israel y los Archivos Judíos Estadounidenses. Como consecuencia, recibió largas, si no necesariamente favorables, críticas en publicaciones influyentes como The New Republic y Commentary.

Para ser justos, debo mencionar que en el prólogo de su libro, Black afirma que sus esfuerzos de investigación habían sido totalmente desalentados por casi todos los que se acercaban y, como consecuencia, había estado trabajando en el proyecto con una intensidad solitaria durante muchos años. Esto implica que el lanzamiento casi simultáneo de los dos libros se debió puramente al azar. Pero tal imagen no es consistente con sus brillantes testimonios de tantos líderes judíos prominentes, y personalmente encuentro que la afirmación de Brenner de que Black fue asistido por cincuenta investigadores es mucho más convincente.

Dado que tanto Black como Brenner describían la misma realidad básica y se basaban en muchos de los mismos documentos, en la mayoría de los aspectos las historias que cuentan son generalmente similares. Pero Black excluye cuidadosamente cualquier mención de las ofertas de cooperación militar sionista con los nazis, y mucho menos los repetidos intentos de la facción sionista de Shamir de unirse oficialmente a las Potencias del Eje después de que estallara la guerra, así como muchos otros detalles de naturaleza particularmente vergonzosa.

Suponiendo que el libro de Black se publicara por las razones que sugerí, creo que la estrategia de los grupos pro-Israel tuvo mucho éxito, con su versión de la historia que parece haber suplantado rápidamente a la de Brenner, excepto tal vez en círculos fuertemente izquierdistas o antisionistas. Buscando en Google cada combinación del título y el autor, el libro de Black obtiene ocho veces más éxitos, y sus rangos de ventas de Amazon y el número de reseñas también son más grandes por aproximadamente ese mismo factor. En particular, ni los artículos de Wikipedia sobre «El Acuerdo de Transferencia» y «El Acuerdo de Ha’avara« contienen ninguna mención de la investigación de Brenner, a pesar de que su libro se publicó antes, fue mucho más amplio, y solo él proporcionó la evidencia documental subyacente. Como ejemplo personal de la situación actual, desconocía toda la historia de Ha’avara hasta hace solo unos años, cuando me encontré con algunos comentarios en el sitio web que mencionaban el libro de Black, lo que me llevó a comprarlo y leerlo. Pero incluso entonces, el volumen mucho más amplio y explosivo de Brenner permaneció totalmente desconocido para mí hasta hace muy poco.

Los soldados judíos de Hitler

Una vez que comenzó la Segunda Guerra Mundial, esta asociación nazi-sionista caducó rápidamente por razones obvias. Alemania estaba ahora en guerra con el Imperio Británico, y las transferencias financieras a la Palestina dirigida por los británicos ya no eran posibles. Además, los árabes palestinos se habían vuelto bastante hostiles a los inmigrantes judíos que temían legítimamente que eventualmente los desplazaran, y una vez que los alemanes se vieron obligados a elegir entre mantener su relación con un movimiento sionista relativamente pequeño o ganar la simpatía política de un vasto mar de árabes y musulmanes de Oriente Medio, su decisión fue natural. Los sionistas se enfrentaron a una elección similar, y especialmente una vez que la propaganda en tiempos de guerra comenzó a ennegrecer tanto a los gobiernos alemán e italiano, su asociación anterior no era algo que quisieran que se conociera ampliamente.

Sin embargo, exactamente en este mismo momento, una conexión algo diferente e igualmente olvidada entre los judíos y la Alemania nazi de repente pasó a primer plano.

Como la mayoría de la gente en todas partes, el alemán promedio, ya sea judío o gentil, probablemente no era tan político, y aunque al sionismo se le había otorgado durante años un lugar privilegiado en la sociedad alemana, no está del todo claro cuántos judíos alemanes comunes le prestaron mucha atención. Las decenas de miles de personas que emigraron a Palestina durante ese período probablemente fueron motivadas tanto por presiones económicas como por compromisos ideológicos. Pero los tiempos de guerra cambiaron las cosas de otras maneras.

Esto fue aún más cierto para el gobierno alemán. El estallido de una guerra mundial contra una poderosa coalición de los imperios británico y francés, más tarde aumentada por la Rusia soviética y los Estados Unidos, impuso el tipo de enormes presiones que a menudo podían superar los escrúpulos ideológicos. Hace unos años, descubrí un fascinante libro de 2002 de Bryan Mark Rigg, Hitler’s Jewish Soldiers, un tratamiento académico de exactamente lo que implica el título. La calidad de este controvertido análisis histórico está indicada por las brillantes revelaciones de numerosos expertos académicos y un trato extremadamente favorable por parte de un eminente erudito en The American Historical Review.

Obviamente, la ideología nazi estaba abrumadoramente centrada en la raza y consideraba la pureza racial un factor crucial en la cohesión nacional. Los individuos que poseían una ascendencia sustancial no alemana eran vistos con considerable sospecha, y esta preocupación se amplificaba en gran medida si esa mezcla era judía. Pero en una lucha militar contra una coalición opuesta que posee muchas veces la población y los recursos industriales de Alemania, tales factores ideológicos podrían ser superados por consideraciones prácticas, y Rigg argumenta persuasivamente que unos 150,000 semijudíos o cuartos judíos sirvieron en las fuerzas armadas del Tercer Reich, un porcentaje probablemente no muy diferente de su participación en la población general en edad militar.

La población judía de Alemania, largamente integrada y asimilada, siempre había sido desproporcionadamente urbana, rica y bien educada. Como consecuencia, no es del todo sorprendente que una gran proporción de estos soldados parcialmente judíos que sirvieron a Hitler fueran en realidad oficiales de combate en lugar de simplemente reclutas de base, e incluían al menos 15 generales y almirantes medio judíos, y otra docena de judíos de cuarto que tenían esos mismos altos rangos. El ejemplo más notable fue el mariscal de campo Erhard Milch, el poderoso segundo al mando de Hermann Goering, que desempeñó un papel operativo tan importante en la creación de la Luftwaffe. Milch ciertamente tenía un padre judío, y según algunas afirmaciones mucho menos fundamentadas, tal vez incluso una madre judía también, mientras que su hermana estaba casada con un general de las SS.

Es cierto que las propias SS de élite racial generalmente tenían estándares de ascendencia mucho más estrictos, con incluso un rastro de parentesco no ario que normalmente se considera que descalifica a un individuo de la membresía. Pero incluso aquí, la situación a veces era complicada, ya que había rumores generalizados de que Reinhard Heydrich, la segunda figura de rango en esa organización tan poderosa, en realidad tenía una ascendencia judía considerable. Rigg investiga esa afirmación sin llegar a ninguna conclusión clara, aunque parece pensar que la evidencia circunstancial involucrada puede haber sido utilizada por otras figuras nazis de alto rango como un punto de influencia o chantaje contra Heydrich, quien se erigió como una de las figuras más importantes del Tercer Reich.

Como ironía adicional, la mayoría de estos individuos rastrearon su ascendencia judía a través de su padre en lugar de su madre, por lo que aunque no eran judíos de acuerdo con la ley rabínica, sus apellidos a menudo reflejaban sus orígenes parcialmente semíticos, aunque en muchos casos las autoridades nazis intentaron pasar por alto esta situación evidentemente obvia. Como un ejemplo extremo señalado por un crítico académico del libro, un medio judío con el nombre claramente no ario de Werner Goldberg en realidad tuvo su fotografía destacada en un periódico de propaganda nazi de 1939, con la leyenda describiéndolo como el «Soldado Alemán Ideal».

El autor realizó más de 400 entrevistas personales de los parciales judíos sobrevivientes y sus familiares, y estas pintaron una imagen muy mixta de las dificultades que habían encontrado bajo el régimen nazi, que variaron enormemente dependiendo de las circunstancias particulares y las personalidades de aquellos en autoridad sobre ellos. Una fuente importante de quejas fue que, debido a su estatus, a los parciales judíos a menudo se les negaban los honores militares o los ascensos que se habían ganado legítimamente. Sin embargo, en condiciones especialmente favorables, también podrían ser reclasificados legalmente como de «Sangre Alemana», lo que eliminó oficialmente cualquier mancha en su estatus.

Incluso la política oficial parece haber sido bastante contradictoria y vacilante. Por ejemplo, cuando las humillaciones civiles a veces infligidas a los padres totalmente judíos de servir a los semijudíos fueron señaladas a la atención de Hitler, consideró que esa situación era intolerable, declarando que tales padres debían estar completamente protegidos contra esas indignidades o que todos los semijudíos debían ser dados de baja, y finalmente en abril de 1940 emitió un decreto exigiendo esto último. Sin embargo, esta orden fue ignorada en gran medida por muchos comandantes, o implementada a través de un sistema de honor que casi equivalía a «No preguntes, no digas», por lo que una fracción considerable de la mitad de los judíos permanecieron en el ejército si así lo deseaban. Y luego, en julio de 1941, Hitler se revirtió un poco, emitiendo un nuevo decreto que permitía a los semijudíos «dignos» que habían sido dados de baja regresar al ejército como oficiales, al tiempo que anunciaba que después de la guerra, todos los judíos del barrio serían reclasificados como ciudadanos arios completamente de «sangre alemana».

Se ha dicho que después de que se plantearon preguntas sobre la ascendencia judía de algunos de sus subordinados, Goering una vez respondió enojado «¡Yo decido quién es judío!» y esa actitud parece capturar razonablemente parte de la complejidad y la naturaleza subjetiva de la situación social.

Curiosamente, muchos de los parcialmente judíos entrevistados por Rigg recordaron que antes del ascenso de Hitler al poder, los matrimonios mixtos de sus padres a menudo habían provocado una hostilidad mucho mayor del lado judío en lugar del lado gentil de sus familias, lo que sugiere que incluso en la Alemania fuertemente asimilada, la tendencia judía tradicional hacia la exclusividad étnica todavía había seguido siendo un factor poderoso en esa comunidad.

Aunque los parciales judíos en el servicio militar alemán ciertamente estaban sujetos a diversas formas de maltrato y discriminación, tal vez deberíamos comparar esto con la situación análoga en nuestro propio ejército en esos mismos años con respecto a las minorías japonesas o negras de Estados Unidos. Durante esa época, los matrimonios mixtos raciales estaban legalmente prohibidos en una gran parte de los Estados Unidos, por lo que la población mestiza de esos grupos era casi inexistente o muy diferente en origen. Y cuando a los japoneses-estadounidenses se les permitió abandonar sus campos de concentración en tiempos de guerra y alistarse en el ejército, se restringieron por completo a unidades segregadas de todos los japoneses, pero con los oficiales generalmente siendo blancos. Mientras tanto, a los negros se les prohibió casi por completo el servicio de combate, aunque a veces servían en roles de apoyo estrictamente segregados. La noción de que un estadounidense con cualquier rastro apreciable de ascendencia africana, japonesa o, para el caso, china podría servir como general o incluso como oficial en el ejército de los Estados Unidos y, por lo tanto, ejercer autoridad de mando sobre las tropas estadounidenses blancas habría sido casi impensable. El contraste con la práctica en el propio ejército de Hitler es bastante diferente de lo que los estadounidenses podrían creer ingenuamente.

El enfoque racial del judaísmo tradicional

Esta paradoja no es tan sorprendente como uno podría suponer. Las divisiones no económicas en las sociedades europeas casi siempre habían estado a lo largo de líneas de religión, idioma y cultura en lugar de ascendencia racial, y la tradición social de más de un milenio no podía ser fácilmente barrida por solo media docena de años de ideología nacionalsocialista. Durante todos esos siglos anteriores, un judío sinceramente bautizado, ya sea en Alemania o en otro lugar, generalmente se consideraba un cristiano tan bueno como cualquier otro. Por ejemplo, Tomás de Torquemada, la figura más temible de la temida Inquisición española, en realidad provenía de una familia de judíos conversos.

Las diferencias raciales aún más amplias apenas se consideraron de importancia crucial. Algunos de los más grandes héroes de culturas nacionales particulares, como Alexander Pushkin de Rusia y Alejandro Dumas de Francia, habían sido individuos con ascendencia africana negra significativa, y esto ciertamente no se consideraba ningún tipo de característica descalificadora.

Por el contrario, la sociedad estadounidense desde sus inicios siempre había estado fuertemente dividida por raza, y otras diferencias generalmente constituían impedimentos mucho menores para los matrimonios mixtos y la amalgama. He visto afirmaciones generalizadas de que cuando el Tercer Reich ideó sus Leyes de Nuremberg de 1935 que restringían el matrimonio y otros arreglos sociales entre arios, no arios y parcialmente arios, sus expertos se basaron en parte de la larga experiencia legal de Estados Unidos en asuntos similares, y esto parece bastante plausible. Bajo ese nuevo estatuto nazi, los matrimonios mixtos preexistentes recibieron cierta protección legal, pero en adelante los judíos y los semijudíos solo podían casarse entre sí, mientras que los judíos de cuarto solo podían casarse con arios regulares. La intención obvia era absorber a este último grupo en la sociedad alemana dominante, mientras se aislaba a la población más fuertemente judía.

Irónicamente, Israel hoy es uno de los pocos países con un tipo similar de criterios estrictamente raciales para el estatus de ciudadanía y otros privilegios, con la política de inmigración solo para judíos ahora a menudo aplicada por pruebas de ADN, y los matrimonios entre judíos y no judíos legalmente prohibidos. Hace unos años, los medios de comunicación mundiales también publicaron la notable historia de un árabe palestino condenado a prisión por violación porque había tenido relaciones sexuales consensuadas con una mujer judía haciéndose pasar por un compañero judío.

Dado que el judaísmo ortodoxo es estrictamente matrilineal y controla la ley israelí, incluso los judíos de otras ramas pueden experimentar dificultades inesperadas debido a conflictos entre la identidad étnica personal y el estatus legal oficial. La gran mayoría de las familias judías más ricas e influyentes del mundo no siguen las tradiciones religiosas ortodoxas, y a lo largo de las generaciones, a menudo han tomado esposas gentiles. Sin embargo, incluso si estos últimos se hubieran convertido al judaísmo, sus conversiones son consideradas inválidas por el Rabinato Ortodoxo, y ninguno de sus descendientes resultantes se considera judío. Entonces, si algunos miembros de estas familias más tarde desarrollan un profundo compromiso con su herencia judía e inmigran a Israel, a veces se indignan al descubrir que están oficialmente clasificados como «goyim» (no judío) bajo la ley ortodoxa y legalmente prohibidos de casarse con judíos. Estas grandes controversias políticas estallan periódicamente y a veces llegan a los medios de comunicación internacionales.

Ahora me parece que cualquier funcionario estadounidense que propusiera pruebas de ADN raciales para decidir sobre la admisión o exclusión de posibles inmigrantes tendría muchas dificultades para permanecer en el cargo, con los activistas judíos de organizaciones como la ADL (Liga Antidifamación judía) probablemente liderando el ataque. Y lo mismo seguramente sería cierto para cualquier fiscal o juez que enviara a prisión a no blancos por el delito de «pasar» por blancos y así lograr seducir a mujeres de ese último grupo. Un destino similar ocurriría a los defensores de tales políticas en Gran Bretaña, Francia o la mayoría de las otras naciones occidentales, con la organización local de tipo ADL ciertamente desempeñando un papel importante. Sin embargo, en Israel, tales leyes existentes simplemente ocasionan un poco de vergüenza temporal cuando son cubiertas en los medios internacionales, y luego invariablemente permanecen en su lugar después de que la conmoción se haya calmado y haya sido olvidada. Este tipo de cuestiones se consideran de poca más importancia que los lazos nazis pasados en tiempos de guerra del primer ministro israelí durante la mayor parte de la década de 1980.

Pero tal vez la solución a esta desconcertante diferencia en la reacción pública radique en una vieja broma. Un ingenio izquierdista afirmó una vez que la razón por la que Estados Unidos nunca ha tenido un golpe militar es que es el único país del mundo que carece de una embajada estadounidense para organizar tales actividades. Y a diferencia de Los Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y muchos otros países predominantemente blancos, Israel no tiene una organización nacional de activistas judíos que desempeñe el poderoso papel de la ADL.

En los últimos años, muchos observadores externos han notado una situación política aparentemente muy extraña en Ucrania. Ese desafortunado país posee poderosos grupos militantes, cuyos símbolos públicos, ideología declarada y ascendencia política los marcan inequívocamente como neonazis. Sin embargo, todos esos elementos neonazis violentos están siendo financiados y controlados por un oligarca judío que tiene doble ciudadanía israelí. Además, esa peculiar alianza había sido partera y bendecida por algunas de las principales figuras neoconservadoras judías de Estados Unidos, como Victoria Nuland, que han utilizado con éxito su influencia mediática para mantener tales hechos explosivos alejados del público estadounidense.

A primera vista, una estrecha relación entre los judíos israelíes y los neonazis europeos parece una falta de confianza tan grotesca y extraña como uno podría imaginar, pero después de leer recientemente el fascinante libro de Brenner, mi perspectiva cambió sustancialmente. De hecho, la principal diferencia entre entonces y ahora es que durante la década de 1930, las facciones sionistas representaban un socio menor muy insignificante para un poderoso Tercer Reich, mientras que en estos días son los nazis quienes ocupan el papel de suplicantes ansiosos al formidable poder del sionismo internacional, que ahora domina tan fuertemente el sistema político estadounidense y a través de él, gran parte del mundo.

Lectura relacionada:

Fuente: https://www.unz.com/runz/american-pravda-jews-and-nazis/

El imperio americano se autodestruye

Por Michael Hudson

Pero nadie pensó que sucedería tan rápido.

Los imperios a menudo siguen el curso de una tragedia griega, provocando precisamente el destino que trataron de evitar. Ese es ciertamente el caso del Imperio estadounidense, ya que se desmantela a sí mismo en cámara no tan lenta.

El supuesto básico de la previsión económica y diplomática es que cada país actuará en su propio interés. Tal razonamiento no es de ninguna ayuda en el mundo de hoy. Los observadores de todo el espectro político están usando frases como «dispararse en su propio pie» para describir la confrontación diplomática de Estados Unidos con Rusia y sus aliados por igual.

Durante más de una generación, los diplomáticos estadounidenses más prominentes han advertido sobre lo que pensaban que representaría la última amenaza externa: una alianza de Rusia y China que dominan Eurasia. Las sanciones económicas y la confrontación militar de Estados Unidos los han impulsado juntos, y están llevando a otros países a su órbita euroasiática emergente.

Se esperaba que el poder económico y financiero estadounidense evitara este destino. Durante el medio siglo transcurrido desde que Estados Unidos dejó el oro en 1971, los bancos centrales del mundo han operado con el dollar standard, manteniendo sus reservas monetarias internacionales en forma de valores del Tesoro de los Estados Unidos, depósitos bancarios de los Estados Unidos y acciones y bonos de los Estados Unidos. El estándar resultante de letras del Tesoro ha permitido a Estados Unidos financiar su gasto militar extranjero y la adquisición de inversiones de otros países simplemente creando pagarés en dólares. Los déficits de la balanza de pagos de Estados Unidos terminan en los bancos centrales de los países con superávit de pagos como sus reservas, mientras que los deudores del Sur Global necesitan dólares para pagar a sus tenedores de bonos y llevar a cabo su comercio exterior.

Este privilegio monetario -señorío en dólares- ha permitido a la diplomacia estadounidense imponer políticas neoliberales al resto del mundo, sin tener que usar mucha fuerza militar propia, excepto para apoderarse del petróleo del Cercano Oriente.

La reciente escalada de las sanciones de Estados Unidos que bloquean el comercio y la inversión con Rusia, Irán y China en Europa, Asia y otros países ha impuesto enormes costos de oportunidad -el costo de las oportunidades perdidas- a los aliados de Estados Unidos. Y la reciente confiscación de las reservas de oro y extranjeras de Venezuela, Afganistán y ahora Rusia, junto con el acaparamiento selectivo de cuentas bancarias de extranjeros ricos (con la esperanza de ganar sus corazones y mentes, junto con la recuperación de sus cuentas secuestradas), ha terminado con la idea de que las tenencias de dólares o las de sus satélites de la OTAN en libras esterlinas y euros son un refugio de inversión seguro cuando las condiciones económicas mundiales se vuelven inestables.

Así que estoy algo molesto al ver la velocidad a la que este sistema financiarizado centrado en Estados Unidos se ha desdolarizado en el lapso de solo uno o dos años. El tema básico de mi Super imperialismo ha sido cómo, durante los últimos cincuenta años, el estándar de letras del Tesoro de los Estados Unidos ha canalizado los ahorros extranjeros a los mercados financieros y bancos de los Estados Unidos, dando a la Diplomacia del Dólar un viaje gratis. Pensé que la desdolarización sería liderada por China y Rusia moviéndose para tomar el control de sus economías para evitar el tipo de polarización financiera que está imponiendo austeridad a los Estados Unidos. Pero los funcionarios estadounidenses los están obligando a superar cualquier vacilación que tuvieran para desdolarizarse.

Esperaba que el fin de la economía imperial dolarizada se produjera por la ruptura de otros países. Pero eso no es lo que ha sucedido. Los diplomáticos estadounidenses han optado por poner fin a la dolarización internacional, al tiempo que ayudan a Rusia a construir sus propios medios de producción agrícola e industrial autosuficientes. Este proceso de fractura global en realidad ha estado ocurriendo desde hace algunos años, comenzando con las sanciones que bloquean a los aliados de la OTAN de Estados Unidos y otros satélites económicos del comercio con Rusia. Para Rusia, estas sanciones tuvieron el mismo efecto que los aranceles protectores habrían tenido.

Rusia había permanecido demasiado cautivada por la ideología del libre mercado como para tomar medidas para proteger su propia agricultura o industria. Los Estados Unidos proporcionaron la ayuda que se necesitaba al imponer la autosuficiencia interna a Rusia (a través de sanciones). Cuando los estados bálticos perdieron el mercado ruso de queso y otros productos agrícolas, Rusia creó rápidamente su propio sector de queso y lácteos, al tiempo que se convirtió en el principal exportador de granos del mundo.

Rusia está descubriendo (o está a punto de descubrir) que no necesita dólares estadounidenses como respaldo para el tipo de cambio del rublo. Su banco central puede crear los rublos necesarios para pagar los salarios nacionales y financiar la formación de capital. Por lo tanto, las confiscaciones de los Estados Unidos pueden finalmente llevar a Rusia a poner fin a la filosofía monetaria neoliberal, como Sergei Glaziev ha estado abogando durante mucho tiempo a favor de la TMM (Teoría Monetaria Moderna).

La misma dinámica que socava los objetivos ostensibles de Estados Unidos ha ocurrido con las sanciones de Estados Unidos contra los principales multimillonarios rusos. La terapia de choque neoliberal y las privatizaciones de la década de 1990 dejaron a los cleptócratas rusos con una sola forma de cobrar los activos que habían tomado del dominio público. Eso fue para incorporar sus ganancias y vender sus acciones en Londres y Nueva York. El ahorro interno había sido eliminado, y los asesores estadounidenses persuadieron al banco central de Rusia para que no creara su propio dinero en rublos.

El resultado fue que el patrimonio nacional de petróleo, gas y minerales de Rusia no se utilizó para financiar una racionalización de la industria y la vivienda rusas. En lugar de que los ingresos de la privatización se invirtieran para crear nuevos medios de protección rusos, se quemaron en adquisiciones de nuevos ricos de bienes raíces británicos de lujo, yates y otros activos globales de capital de fuga. Pero el efecto de convertir en rehenes las tenencias de dólares rusos, libras esterlinas y euros ha sido hacer de la City de Londres un lugar demasiado arriesgado en el que mantener sus activos. Al imponer sanciones a los rusos más ricos más cercanos a Putin, los funcionarios estadounidenses esperaban inducirlos a oponerse a su separación de Occidente y, por lo tanto, a servir efectivamente como agentes de influencia de la OTAN. Pero para los multimillonarios rusos, su propio país está empezando a parecer más seguro.

Durante muchas décadas, la Reserva Federal y el Tesoro han luchado contra el oro recuperando su papel en las reservas internacionales. Pero, ¿cómo verán India y Arabia Saudita sus tenencias de dólares mientras Biden y Blinken intentan fortalecerlos para que sigan el «orden basado en reglas» de Estados Unidos en lugar de su propio interés nacional? Los recientes dictados de Estados Unidos no han dejado otra alternativa que comenzar a proteger su propia autonomía política convirtiendo las tenencias de dólares y euros en oro como un activo libre de responsabilidad política de ser rehenes de las demandas cada vez más costosas y disruptivas de Estados Unidos.

La diplomacia estadounidense ha frotado la nariz de Europa en su abyecta sumisión al decirle a sus gobiernos que hagan que sus empresas abandonen los activos rusos por centavos de dólar después de que las reservas extranjeras de Rusia fueron bloqueadas y el tipo de cambio del rublo se desplomó. Blackstone, Goldman Sachs y otros inversores estadounidenses se movieron rápidamente para comprar lo que Shell Oil y otras compañías extranjeras estaban descargando.

Nadie pensó que el orden mundial de la posguerra 1945-2020 cedería tan rápido. Está surgiendo un orden económico internacional verdaderamente nuevo, aunque aún no está claro qué forma tomará. Pero «empujar al oso» con la confrontación de Estados Unidos y la OTAN con Rusia ha pasado el nivel de masa crítica. Ya no se trata solo de Ucrania. Eso es simplemente el detonante, un catalizador para alejar a gran parte del mundo de la órbita de Estados Unidos y la OTAN.

El próximo enfrentamiento puede venir dentro de la propia Europa. Los políticos nacionalistas podrían tratar de liderar una ruptura con la toma de poder de Estados Unidos sobre sus aliados europeos y otros, tratando en vano de mantenerlos dependientes del comercio y la inversión con sede en Estados Unidos. El precio de su continua obediencia es imponer la inflación de costos en su industria mientras renuncian a su política electoral democrática en subordinación a los procónsules de la OTAN de Estados Unidos.

Estas consecuencias no pueden considerarse realmente «involuntarias». Demasiados observadores han señalado exactamente lo que sucedería, encabezados por el presidente Putin y el secretario de Relaciones Exteriores Lavrov explicando cuál sería su respuesta si la OTAN insistiera en arrinconarlos mientras ataca a los ruso-parlantes del este de Ucrania y traslada armamento pesado a la frontera occidental de Rusia. Las consecuencias estaban previstas. A los neoconservadores [encabezados por judíos]* que controlaban la política exterior de Estados Unidos simplemente no les importaba. Reconocer sus preocupaciones se consideró que uno se convertía en un Putinversteher [Putin-Versteher es un neologismo político alemán y una palabra de moda Putin + verstehen, que literalmente se traduce «Putin entendedor», es decir, «uno que entiende a Putin]*.

Los funcionarios europeos no se sintieron incómodos al contarle al mundo sobre sus preocupaciones de que Donald Trump estaba loco y alterando el carro de la manzana de la diplomacia internacional. Pero parecen haber sido sorprendidos por el resurgimiento de la Administración Biden del odio visceral a Rusia por parte de la Secretaria de Estado Blinken y Victoria Nuland-Kagan [los tres judíos]*. El modo de expresión y los gestos de Trump pueden haber sido groseros, pero la pandilla neoconservadora de Estados Unidos tiene obsesiones de confrontación mucho más amenazantes a nivel mundial. Para ellos, era una cuestión de qué realidad saldría victoriosa: la «realidad» que creían que podían hacer, o la realidad económica fuera del control de Estados Unidos.

Lo que los países extranjeros no han hecho por sí mismos, reemplazando al FMI, el Banco Mundial y otras ramas de la diplomacia estadounidense, los políticos estadounidenses los están obligando a hacer. En lugar de que los países europeos, del Cercano Oriente y del Sur Global se separen de su propio cálculo de sus intereses económicos a largo plazo, Estados Unidos los está alejando, como lo ha hecho con Rusia y China. Más políticos están buscando el apoyo de los votantes al preguntarse si estarían mejor servidos por nuevos arreglos monetarios para reemplazar el comercio dolarizado, la inversión e incluso el servicio de la deuda externa.

La contracción de los precios de la energía y los alimentos está afectando especialmente a los países del Sur Global, coincidiendo con sus propios problemas de Covid-19 y el inminente servicio de la deuda dolarizada que está venciendo. Algo debe dar. ¿Hasta cuándo estos países impondrán austeridad para pagar a los tenedores de bonos extranjeros?

¿Cómo se enfrentarán las economías de Estados Unidos y Europa a sus sanciones contra las importaciones de gas y petróleo rusos, cobalto, aluminio, paladio y otros materiales básicos? Los diplomáticos estadounidenses han hecho una lista de materias primas que su economía necesita desesperadamente y que, por lo tanto, están exentas de las sanciones comerciales que se imponen. Esto proporciona a Putin una lista práctica de puntos de presión para usar en la remodelación de la diplomacia mundial, en el proceso de ayudar a Europa y otros países a romper con la Cortina de Hierro que Estados Unidos ha impuesto para bloquear sus satélites en dependencia de los suministros estadounidenses de alto precio.

Pero la ruptura final del aventurerismo de la OTAN debe venir de dentro de los propios Estados Unidos. A medida que se acercan las elecciones de mitad de período de este año, los políticos encontrarán un terreno fértil para mostrar a los votantes estadounidenses que la inflación de precios liderada por la gasolina y la energía es un subproducto político de la administración Biden que bloquea las exportaciones rusas de petróleo y gas. El gas es necesario no solo para la calefacción y la producción de energía, sino también para fabricar fertilizantes, de los cuales ya existe una escasez mundial. Esto se ve exacerbado por el bloqueo de las exportaciones de granos rusos y ucranianos, lo que hace que los precios de los alimentos estadounidenses y europeos se disparen.

Tratar de obligar a Rusia a responder militarmente y, por lo tanto, verse mal para el resto del mundo está resultando ser un truco dirigido simplemente a demostrar la necesidad de Europa de contribuir más a la OTAN, comprar más hardware militar estadounidense y encerrarse más profundamente en el comercio y la dependencia monetaria de los Estados Unidos. La inestabilidad que esto ha causado está resultando tener el efecto de hacer que estados Unidos parezca tan amenazante como Rusia.

[ ]* Apostillados por este blog.

***

Michael Hudson es presidente del Instituto para el Estudio de las Tendencias Económicas a Largo Plazo (ISLET), analista financiero de Wall Street, distinguido profesor de investigación de economía en la Universidad de Missouri, Kansas City y autor de … y perdónenles sus deudas (2018), J is for Junk Economics (2017), Killing the Host (2015), The Bubble and Beyond (2012), Super Imperialism: The Economic Strategy of American Empire (1968 & 2003 & 3rd Edition 2021), Trade, Development and Foreign Debt: A History of Theories of Polarization v. Convergence in the World Economy (1992 y 2009) y de El mito de la ayuda (1971), entre muchos otros. Puede ser contactado a través de su sitio web Michael Hudson, mh@michael-hudson.com. Publicado originalmente el 6 de marzo de 2022.

Fuente: https://dandelionsalad.wordpress.com/2022/03/08/the-american-empire-self-destructs-by-michael-hudson/

JewSA contra Rusia

La naturaleza es cruel. Al oso ruso le han echado una cabra con las patas traseras atadas. El ungulado se llama Ucrania. El poder judío* es irremediablemente opaco y obtuso, omnipresente y omnipotente pero no omnisciente. El que pueda entender que entienda.

La gota que colmó el vaso que casi rompió la espalda del Oso y lo obligó a saltar, fue el comediante / presidente ucraniano Volodymy Zelensky, de regreso de la Conferencia de Seguridad de Munich (18-20 de febrero de 2022) empapada de rusofobia donde fue aclamado como un Mesías, diciendo que el memorando de Budapest de 1994 debería ser revisado y Ucrania debería ser rearmada nuclearmente.

JewSA manda a la OTAN y la UE como pica en Flandes disfrazado de Occidente. Pero o bien el disfraz no sabe quien lo lleva o quien lo lleva no sabe de qué va disfrazado. Un brazo ejecutor siempre clava la lanza y los hacedores de la hinca tienen sus comandantes y, estos a su vez a los intelectuales de la situación.

Rusia está en Ucrania pero no lucha contra Ucrania.

* No se trata del ciudadano de a pie de Israel.

ISRAEL Y EL 11 DE SEPTIEMBRE

Israel_119

Afganistán, Irak, Siria… y ¿ahora Irán?

Os dejo aquí un artículo esclarecedor de lo que acontece en el mundo a día de hoy. No es EE.UU., es a pesar de ellos, y con ellos: Israel.

Escrito por Laurent Guyénot en voltairenet: «11 de septiembre: ¿Una operación que se organizó desde adentro o una operación del Mosad?»

https://www.voltairenet.org/article180189.html

 

Tercera Guerra Mundial: ¿el principio?

Os dejo un artículo interesante de A. Dugin. Interesante por la extraña actitud de Trump respecto al coflicto sirio, que localizado en Siria está estrategicamente globalizado.

Página transversal

por Alexander Dugin – ¿Qué sucedió el 7 de abril de 2017? ¿Puede ser el comienzo de la Tercera Guerra Mundial? Nadie quiere guerras, pero las guerras, por desgracia, suceden. A veces, guerras mundiales. Por lo tanto, creo que primero es necesario – como en el caso de cualquier catástrofe – mantener la calma y prepararse con reflexiones.

Ver la entrada original 3.317 palabras más