Tanques y tragedia

En medio del vacío de informes acreditables de los principales medios de comunicación, Michael Brenner ofrece una sesión informativa sobre los antecedentes de la guerra de inspiración neoconservadora en Ucrania y su punto de vista sobre la situación estratégica actual.

Por Michael BRENNER

Nunca antes ha sido tan desalentador averiguar qué está pasando durante una gran crisis internacional como con el asunto de Ucrania.

Esa triste verdad se debe en gran medida a la ausencia total de informes veraces y análisis interpretativos honestos por parte de los HSH. Nos sirven grandes porciones de falsedad, fantasía y fárrago crudamente mezclados en una narrativa cuya relación con la realidad es tenue.

La deglución casi universal de este dulce es posible gracias a la abdicación de la responsabilidad —intelectual y política— por parte de la clase política de Estados Unidos, desde los altos y poderosos de Washington hasta la galaxia de los grupos de reflexión y la academia ensimismada.

Ahora, la legión de guionistas de esta historia ficticia está trabajando con energía renovada para incorporar algunos elementos nuevos: la decisión del presidente Joe Biden/OTAN de enviar una variedad ecléctica de armaduras para reforzar las fuerzas vacilantes de Ucrania; y la creciente evidencia del desmantelamiento incremental y paralizante de su ejército por parte de las fuerzas armadas superiores de Rusia.

Como siempre, esa reacción resulta ser un ejercicio de conducta de evitación. Los aproximadamente 100 tanques programados para llegar poco a poco durante el próximo año serán un «cambio de juego». El ejército de Putin es un “tigre de papel” comprobado. La “democracia” está destinada a prevalecer sobre la barbarie despótica.

O eso nos dicen en dosis de aceite de serpiente que revuelven el estómago. Supongo que todos tenemos maneras de divertirnos.

Una refutación sistemática de esta construcción mítica es a la vez superflua y fútil. Ha sido realizado durante el año pasado por analistas capaces, experimentados y reflexivos que realmente saben de lo que están hablando: el Coronel Douglas Macgregor, el profesor Jeffrey Sachs, el Coronel Scott Ritter y un puñado de otros que juntos son relegados a oscuros sitios web y despreciados por el MSM.

Aquí hay un análisis agudo  de Ritter en  Consortium News  del valor militar real de la infusión de tanques y otras armaduras y lo que ese movimiento augura para la trayectoria de la guerra).

A modo de introducción, agrego mi propia evaluación del panorama estratégico actual y hacia dónde nos dirigimos. Se basa en la inferencia, hasta cierto punto, así como en mi lectura de la genealogía del conflicto. Los puntos principales se expresan en oraciones contundentes y declaratorias. Eso me parece necesario para romper la niebla de fabricaciones (mentiras) y distorsiones calculadas que oscurecen lo que debería ser evidente.

Puntos de partida

Cumbre de la OTAN de abril de 2008 en Bucarest, Rumania, donde se dieron la bienvenida formalmente las “aspiraciones de Ucrania de unirse a la OTAN”. (Archivo de la Cancillería del Presidente de la República de Polonia, Wikimedia Commons)

El punto de partida de la crisis fue en febrero de 2014, cuando la administración Obama inspiró y orquestó un golpe de estado en Kiev que usurpó al presidente elegido democráticamente, Viktor Yanukovych. Victoria Nuland, subsecretaria de Estado de EE. UU., estaba allí en Maidan Square animando y conspirando junto con su hermano en la revolución de color, el embajador Geoffrey Pyatt.

Colaboraron con grupos ultranacionalistas extremos y violentos con los que Washington había estado cultivando vínculos activamente durante varios años. Esos ultras dominan el servicio de seguridad de Ucrania y el organismo político clave del gobierno, el Consejo de Seguridad, hasta el día de hoy.

El golpe de Maidan fue la culminación del objetivo estadounidense profundamente arraigado de incorporar una Ucrania antirrusa en la órbita organizativa occidental: la OTAN sobre todo, como el presidente George W. Bush trató de hacer ya en 2008.

El cerco de piquetes de una Rusia mantenida al margen de una Europa dirigida por Estados Unidos había sido un objetivo desde 1991. El surgimiento de un líder fuerte y altamente efectivo representado por Vladimir Putin aceleró la necesidad percibida de mantener a Rusia débil y encajonada.

En la parte superior de la camioneta, el líder opositor de extrema derecha ucraniano Oleh Tyahnybok, a la izquierda, junto con Vitali Klitschko y Arseniy Yatsenyuk, al centro, dirigiéndose a los manifestantes de Euromaidan, 27 de noviembre de 2013. (Ivan Bandura, CC BY 2.0, Wikimedia Commons)

El levantamiento/secesión de Donbass, provocado por el golpe de Maidan acompañado por la llegada al poder de elementos rabiosos en Kiev dedicados a subyugar a los aproximadamente 10 millones de rusos del país, resultó en la autonomía de las provincias de Donetsk y Lugansk, así como en la integración de la Crimea (histórica y demográficamente parte de Rusia) en la Federación Rusa.

A partir de ese momento, Estados Unidos diseñó y ejecutó una estrategia para revertir ambos cambios, para volver a poner a Rusia en su lugar y trazar una línea marcada de separación entre ella y toda Europa hacia el oeste.

Ucrania se convirtió en un protectorado estadounidense de facto. Los ministerios clave se llenaron de asesores estadounidenses, incluido el Ministerio de Finanzas  encabezado por un ciudadano estadounidense  enviado desde Washington. Se emprendió un programa masivo de armar, entrenar y, en general, reconstituir el ejército de Ucrania. (En los años del presidente Barack Obama, el supervisor del proyecto fue el vicepresidente Joe Biden).

7 de diciembre de 2015: el vicepresidente estadounidense Biden y el presidente ucraniano Petro Poroshenko en Kiev. (Embajada de Estados Unidos en Kyiv, Flickr)

Washington también usó su influencia para socavar los acuerdos de Minsk II en los que Ucrania y Rusia firmaron una fórmula para la resolución pacífica del problema de Donbass, supuestamente respaldada por Alemania y Francia, y respaldada por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Ahora sabemos por testimonios públicos sinceros que Kiev, Berlín y París no tenían ninguna intención desde el principio de implementarlo. Más bien, fue un dispositivo para ganar tiempo para fortalecer a Ucrania hasta el punto en que pudiera recuperar los territorios «perdidos» infligiendo una derrota militar a Rusia.

[Relacionado:  SCOTT RITTER: Merkel revela la duplicidad de West ]

La administración de Biden hizo preparativos para aumentar las tensiones hasta el punto en que un conflicto armado era ineludible. El bombardeo esporádico de la ciudad de Donetsk (donde murieron 14.000 civiles entre 2015 y 2002, según una estimación oficial de una comisión de la ONU) se multiplicó varias veces, las unidades del ejército ucraniano se reunieron  en masa  a lo largo de la frontera demarcada. Rusia se adelantó. El resto es historia.

(Toda la recitación anterior es un asunto de registro público y está documentado).

Marzo de 2015: Pasan civiles mientras la OSCE supervisa el movimiento de armamento pesado en el este de Ucrania. (OSCE, CC BY-NC-ND 2.0)

¿Donde nos encontramos ahora?

Aquí, la inferencia tiene prioridad.

La administración Biden se ha comprometido a escalar mediante el despliegue de sistemas de armas pesadas previamente excluidos. También ha forzado a sus aliados de Europa occidental para que proporcionen armamentos. ¿Por qué? Las personas que impulsan la política en Washington no pueden soportar la perspectiva de una derrota.

Es decir, un aplastamiento ruso del ejército ucraniano, su incorporación de las cuatro provincias reclamadas y la fatua narrativa occidental se muestra como poco más que una sarta de mentiras. Se ha invertido demasiado en prestigio, dinero y capital político para que ese resultado sea tolerado.

Además, así como se ha utilizado cínicamente a Ucrania como instrumento para poner de rodillas a Rusia, la desnaturalización de Rusia como potencia se considera parte integral de la confrontación global con China que domina todo el pensamiento estratégico.

La opción de trabajar en términos de coexistencia y competencia no coercitiva con China ha sido rechazada de plano. Casi toda la clase política estadounidense está decidida a reforzar la hegemonía global del país y se está preparando para hacerlo. El resto del país aún no ha sido informado y está demasiado distraído como para molestarse en prestar atención a las señales evidentes de lo que está sucediendo.

El programa estratégico se estableció en el notorio  memorando  de marzo de 1991 de Paul Wolfowitz, entonces subsecretario de política del Pentágono, sobre la prevención del surgimiento de cualquier superpotencia rival. Eso se ha convertido en Escritura para la mayoría de la comunidad de política exterior.

(Su contenido, junto con la génesis de los neoconservadores que lo adoptaron hace mucho tiempo como escritura sagrada, hizo la transformación histórica de una sola secta a ser la fe doctrinal semioficial de todo el imperio estadounidense).

2 de octubre de 1991: Paul Wolfowitz, a la derecha, como subsecretario de defensa para políticas, durante una conferencia de prensa sobre la Operación Tormenta del Desierto. Gen. Norman Schwarzkopf en el centro. (Lietmotiv vía Flickr)

El fracaso absoluto en hacer colapsar la economía rusa, abriendo así el camino al cambio político en Moscú, y haciendo inútil su suplemento al poder chino, es una decepción; pero eso no desconcierta a los verdaderos creyentes. Estados Unidos ha unificado un Occidente colectivo refrenado como sus peones dispuestos que aceptan cualquier movimiento que Washington quiera que sigan.

El acontecimiento señalado que acentúa esa extraordinaria subordinación fue el acuerdo de Alemania para permitir que Estados Unidos (y sus asociados) volaran los oleoductos de Nordstrom, que los sucesivos gobiernos de Berlín habían considerado esenciales para satisfacer las necesidades energéticas de la industria alemana.

Uno puede racionalizarlo como la disposición del canciller Olaf Scholz a «tomar uno para el equipo». ¿Qué equipo? ¿Qué interés nacional superior? Los anales de la historia no registran ningún caso comparable de un estado soberano que se inflija un daño tan severo a sí mismo por su propia voluntad.

Mapa de las explosiones provocadas en los oleoductos de Nord Stream el 26 de septiembre de 2022. (FactsWithoutBias1, CC-By-SA 4.0, Wikimedia Commons)

Una ventaja adicional del asunto de Ucrania, a los ojos de los políticos estadounidenses, es la cristalización de un sistema internacional cuya estructura fundacional es bipolar —un mundo de “nosotros contra ellos” similar a la Guerra Fría— conveniente en la medida en que coloca pocos demandas de imaginación intelectual o diplomacia hábil para las que no tienen aptitud ni apetito.

Todos los miembros del colectivo Occidente se han adherido al plan de escalada de Biden. También, por supuesto, las facciones dominantes en el gobierno del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky.

Hay buenas razones para pensar que el propósito de la repentina visita del director de la CIA, William Burns, a Kiev unos días antes de que se anunciara el despliegue del tanque Abrams era asegurarse de que no hubiera desertores entre el círculo íntimo de Zelensky u otros altos funcionarios que pudieran enfriarse. ante la perspectiva de que Ucrania se convirtiera en el campo de batalla de una guerra ruso-estadounidense con efectos similares a los que había soportado entre 1941 y 1944.

La visita de Burns fue seguida casi de inmediato por una purga masiva de las filas de liderazgo junto con funcionarios de niveles inferiores. La línea oficial, aceptada por el siempre maleable MSM, ha sido que esta purga representó una virtuosa campaña anticorrupción, aunque en medio de una guerra a gran escala.

Nos han dicho que Burns hizo todo ese camino para aclarar algunos problemas menores (¿y quizás para darse un baño?). El mismo Zelensky se había convertido en un activo demasiado importante como el anunciado salvador de Ucrania para deshacerse de él mismo, como lo fue Ngo Dinh Diem en Vietnam en 1963.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, muestra un regalo que le dio la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, después de su discurso ante el Congreso de EE. UU. el 21 de diciembre de 2022. (Imagen fija de C-Span)

Burns, sin duda, ofreció garantías de que estaba seguro, cualquiera que fuera sería arrojado por la borda. Es casi imposible ver cómo se pueden alcanzar los objetivos de Estados Unidos en Ucrania. Sin embargo, los neoconservadores no tienen «marcha atrás», para usar la frase acertada del analista Alexander Mercouris.

Han instigado una cruzada destinada a asegurar el dominio global de Estados Unidos, para siempre. Ucrania es una estación de paso en el camino hacia esa Jerusalén visionaria. Sin embargo, en su gran esquema, no se han preocupado por una estrategia coherente y factible para resolver la crisis actual.

En cuanto al presidente Joe Biden, parece estar solo nominalmente a cargo. Ha sido completamente capturado por los neoconservadores. No escucha otras voces. Como un halcón instintivo de toda la vida, se inclina en su dirección. Es viejo y débil.

Antes de que finalice el año, es probable que todos enfrentemos el momento de la verdad. Las fuerzas rusas estarán en el Dniéper y, en algunos lugares, más allá. El ejército de Ucrania estará en sus últimas etapas, a pesar de los Abrams, Leopard II, Challengers, Bradley, etc. ¿Qué hace entonces el grupo de Biden burlado e irresponsable? Todo es posible.

consortiumnews.com

Fuente: https://strategic-culture.org/news/2023/01/27/tanks-and-tragedy/

Pirámide financiera colosal: BlackRock y el “Gran reinicio” del WEF

Por F. William Engdahl

Una empresa de inversión prácticamente no regulada hoy en día ejerce más influencia política y financiera que la Reserva Federal y la mayoría de los gobiernos de este planeta.

La firma, BlackRock Inc., el administrador de activos más grande del mundo, invierte la asombrosa cantidad de $ 9 billones en fondos de clientes en todo el mundo, una suma de más del doble del PIB anual de la República Federal de Alemania.

Este coloso se encuentra en la cima de la pirámide de propiedad corporativa mundial, incluso en China más recientemente. Desde 1988, la compañía se ha colocado en posición de controlar de facto la Reserva Federal, la mayoría de los megabancos de Wall Street, incluido Goldman Sachs, el Gran Reinicio del Foro Económico Mundial de Davos, la Administración Biden y, si no se controla, el futuro económico de nuestro mundo. BlackRock es el epítome de lo que Mussolini llamó corporativismo, donde una élite corporativa no elegida dicta de arriba hacia abajo a la población.

Cómo el “banco en la sombra” más grande del mundo ejerce este enorme poder sobre el mundo debería preocuparnos. BlackRock desde que Larry Fink lo fundó en 1988 ha logrado ensamblar un software financiero único y activos que ninguna otra entidad tiene. El sistema de gestión de riesgos Aladdin de BlackRock, una herramienta de software que puede rastrear y analizar operaciones, monitorea más de $18 billones en activos para 200 firmas financieras, incluida la Reserva Federal y los bancos centrales europeos. El que “vigila” también sabe, nos podemos imaginar. BlackRock ha sido llamado una «navaja suiza financiera: inversor institucional, administrador de dinero, firma de capital privado y socio gubernamental global, todo en uno «. Sin embargo, los principales medios tratan a la compañía como una firma financiera más de Wall Street.

Existe una interfaz perfecta que vincula la Agenda 2030 de la ONU con el Gran Reinicio del Foro Económico Mundial de Davos y las políticas económicas nacientes de la Administración Biden. Esa interfaz es BlackRock.

Equipo Biden y BlackRock

A estas alturas, debería quedar claro para cualquiera que se moleste en mirar, que la persona que dice ser el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, de 78 años, no está tomando ninguna decisión. Incluso tiene dificultades para leer un teleprompter o responder preguntas preparadas de medios amigos sin confundir a Siria y Libia o incluso si es presidente. Está siendo microgestionado por un grupo de controladores para mantener una «imagen» escrita de un presidente, mientras que otros hacen la política entre bastidores. Recuerda inquietantemente al personaje de la película de Peter Sellers de 1979, Chauncey Gardiner, en Being There .

Lo que es menos público son las personas clave que manejan la política económica de Biden Inc. Simplemente se dicen, BlackRock. Así como Goldman Sachs dirigió la política económica bajo Obama y también Trump, hoy BlackRock está desempeñando ese papel clave. Aparentemente, el acuerdo se cerró en enero de 2019 cuando Joe Biden, entonces candidato y con una posibilidad remota de derrotar a Trump, fue a reunirse con Larry Fink en Nueva York, quien supuestamente le dijo al «Joe de la clase trabajadora» que » Estoy aquí para ayudar .”

Ahora como presidente en una de sus primeras designaciones, Biden nombró a Brian Deese como director del Consejo Económico Nacional, el principal asesor del presidente en política económica. Una de las primeras Órdenes Ejecutivas Presidenciales se ocupó de la economía y la política climática. Eso no es sorprendente, ya que Deese provenía de Fink’s BlackRock, donde era director global de inversiones sostenibles. Antes de unirse a BlackRock, Deese ocupó altos cargos económicos bajo Obama, incluido el reemplazo de John Podesta como asesor principal del presidente, donde trabajó junto a Valerie Jarrett. Bajo Obama, Deese desempeñó un papel clave en la negociación de  los Acuerdos de París sobre el Calentamiento Global.

En el puesto de política clave como subsecretario del Tesoro bajo la dirección de la secretaria Janet Yellen, encontramos a Adewale “Wally” Adeyemo, nacido en Nigeria. Adeyemo también proviene de BlackRock, donde de 2017 a 2019 fue asesor principal y jefe de gabinete del director ejecutivo de BlackRock, Larry Fink, luego de dejar la administración de Obama. Sus lazos personales con Obama son fuertes, ya que Obama lo nombró primer presidente de la Fundación Obama en 2019.

Y una tercera persona de alto nivel de BlackRock que dirige la política económica en la Administración ahora también es inusual en varios aspectos. Michael Pyle es el asesor económico sénior de la vicepresidenta Kamala Harris. Llegó a Washington desde el puesto de estratega jefe global de inversiones en BlackRock, donde supervisó la estrategia para invertir unos 9 billones de dólares en fondos. Antes de unirse a BlackRock al más alto nivel, también había estado en la Administración Obama como asesor principal del Subsecretario del Tesoro para Asuntos Internacionales, y en 2015 se convirtió en asesor de la candidatura presidencial de Hillary Clinton.

Cabe destacar el hecho de que tres de los nombramientos económicos más influyentes de la Administración Biden provengan de BlackRock, y antes de eso, todos de la Administración Obama. Hay un patrón definido y sugiere que el papel de BlackRock en Washington es mucho mayor de lo que se nos dice.

¿Qué es Black Rock?

Nunca antes una empresa financiera con tanta influencia sobre los mercados mundiales había estado tan oculta del escrutinio público. Eso no es un accidente. Como técnicamente no es un banco que otorga préstamos bancarios o toma depósitos, evade la supervisión de la regulación de la Reserva Federal a pesar de que hace lo que hacen la mayoría de los megabancos como HSBC o JP MorganChase: comprar y vender valores para obtener ganancias. Cuando hubo un impulso del Congreso para incluir administradores de activos como BlackRock y Vanguard Funds bajo la ley Dodd-Frank posterior a 2008 como «instituciones financieras sistémicamente importantes» o SIFI, un gran impulso de cabildeo de BlackRock puso fin a la amenaza. BlackRock es esencialmente una ley sobre sí mismo. Y, de hecho, es «sistémicamente importante» como ningún otro, con la posible excepción de Vanguard, que se dice que también es un accionista importante de BlackRock.

El fundador y CEO de BlackRock, Larry Fink, está claramente interesado en comprar influencia a nivel mundial. Nombró al exdiputado alemán de la CDU Friederich Merz jefe de BlackRock Alemania cuando parecía que podría suceder a la canciller Merkel, y al excanciller de Hacienda británico George Osborne como “consultor político”. Fink nombró a la ex jefa de gabinete de Hillary Clinton, Cheryl Mills, para la junta de BlackRock cuando parecía seguro que Hillary pronto estaría en la Casa Blanca.

Ha nombrado a ex banqueros centrales para su directorio y ha obtenido lucrativos contratos con sus antiguas instituciones. Stanley Fisher, ex director del Banco de Israel y luego vicepresidente de la Reserva Federal, ahora es asesor principal de BlackRock. Philipp Hildebrand, expresidente del Banco Nacional Suizo, es vicepresidente de BlackRock, donde supervisa el Instituto de Inversiones BlackRock. Jean Boivin, ex vicegobernador del Banco de Canadá, es el director global de investigación del instituto de inversiones de BlackRock.

BlackRock y la Reserva Federal

Fue este ex-equipo del banco central en BlackRock el que desarrolló un plan de rescate de «emergencia» para el presidente de la Fed, Powell, en marzo de 2019, cuando los mercados financieros parecían estar al borde de otro colapso de la «crisis de Lehman» de 2008. Como “gracias”, el presidente de la Fed, Jerome Powell, nombró a BlackRock en un cargo sin licitación para administrar todos los programas de compra de bonos corporativos de la Fed, incluidos los bonos en los que invierte BlackRock. ¿Conflicto de intereses? Un grupo de unas 30 ONG escribieron al presidente de la Fed, Powell: “Al dar a BlackRock el control total de este programa de compra de deuda, la Fed… hace que BlackRock sea aún más importante desde el punto de vista sistémico para el sistema financiero. Sin embargo, BlackRock no está sujeto al escrutinio regulatorio de instituciones financieras de importancia sistémica aún más pequeñas. sistémica aún más pequeñas ”.

En un informe detallado de 2019, un grupo de investigación sin fines de lucro de Washington, Campaign for Accountability, señaló que “BlackRock, el administrador de activos más grande del mundo, implementó una estrategia de cabildeo, contribuciones de campaña y contrataciones de puertas giratorias para luchar contra la regulación gubernamental y consolidarse como una de las empresas financieras más poderosas del mundo”.

La Reserva Federal de Nueva York contrató a BlackRock en marzo de 2019 para administrar su programa comercial de valores respaldados por hipotecas y sus compras primarias y secundarias de bonos corporativos y ETF por $750 mil millones en contratos sin licitación. Los periodistas financieros estadounidenses Pam y Russ Martens, al criticar el turbio rescate de Wall Street por parte de la Fed en 2019, comentaron: “Por primera vez en la historia, la Fed ha contratado a BlackRock para “ir directamente” y comprar $ 750 mil millones en bonos corporativos primarios y secundarios y bonos ETF (Exchange Traded Funds), un producto del cual BlackRock es uno de los proveedores más grandes del mundo”. Continuaron: “Agregando más indignación, el programa administrado por BlackRock obtendrá $ 75 mil millones de los $ 454 mil millones en dinero de los contribuyentes para absorber las pérdidas en sus compras de bonos corporativos, que incluirán sus propios ETF, que la Reserva Federal le está permitiendo comprar…»

Al parecer, el jefe de la Fed, Jerome Powell, y Larry Fink se conocen bien. Incluso después de que Powell le dio a BlackRock el enormemente lucrativo acuerdo de «ir directo» sin licitación, Powell siguió haciendo que el mismo BlackRock administrara aproximadamente $ 25 millones de las inversiones de valores privados de Powell. Los registros públicos muestran que en ese momento Powell realizó llamadas telefónicas confidenciales directas con el director ejecutivo de BlackRock, Fink. De acuerdo con la divulgación financiera requerida, ¡BlackRock logró duplicar el valor de las inversiones de Powell con respecto al año anterior! No hay conflicto de intereses, no?

Un Rock muy Black en México

La turbia historia de BlackRock en México muestra que los conflictos de intereses y la creación de influencia con las principales agencias gubernamentales no se limitan solo a los EE. UU. El candidato presidencial del PRI, Peña Nieto, fue a Wall Street durante su campaña en noviembre de 2011. Allí conoció a Larry Fink. Lo que siguió a la victoria de Nieto en 2012 fue una estrecha relación entre Fink y Nieto que estuvo plagada de conflictos de intereses , amiguismo y corrupción.

Lo más probable para estar seguro de que BlackRock estaba en el bando ganador en el corrupto nuevo régimen de Nieto, Fink nombró a Marcos Antonio Slim Domit, de 52 años, hijo multimillonario del hombre más rico y posiblemente más corrupto de México, Carlos Slim, para la junta directiva de BlackRock. Marcos Antonio, junto a su hermano Carlos Slim Domit, dirigen hoy el enorme imperio empresarial del padre. Carlos Slim Domit, el hijo mayor, fue copresidente del Foro Económico Mundial de América Latina en 2015 y actualmente se desempeña como presidente del directorio de América Móvil, donde BlackRock es un importante inversionista. Pequeño mundo acogedor.

El padre, Carlos Slim, en ese momento nombrado por Forbes como la persona más rica del mundo, construyó un imperio basado en su amada adquisición de Telemex (luego América Móvil). El entonces presidente, Carlos Salinas de Gortari, le regaló el imperio de las telecomunicaciones a Slim en 1989. Salinas luego huyó de México acusado de robar más de $10 mil millones de las arcas del estado.

Al igual que en México desde la década de 1980, el dinero de las drogas aparentemente jugó un papel muy importante con el anciano Carlos Slim, padre del director de BlackRock, Marcos Slim. En 2015, WikiLeaks publicó correos electrónicos internos de la empresa de la corporación de inteligencia privada Stratfor. Stratfor escribe en un correo electrónico de abril de 2011, cuando BlackRock está estableciendo sus planes para México, que un agente especial de la DEA de EE. UU., William F. Dionne, confirmó los vínculos de Carlos Slim con los cárteles mexicanos de la droga. Stratfor le pregunta a Dionne: “Billy, ¿el multimillonario MX (mexicano) Carlos Slim está vinculado a los narcos?”. Dionne responde: “Con respecto a tu pregunta , el multimillonario de las telecomunicaciones de MX lo es”. En un país donde el 44% de la población vive en la pobreza no te conviertes en el hombre más rico del mundo en solo dos décadas vendiendo galletas Girl Scout.

Fink y la APP mexicana

Con Marcos Slim en su directorio de BlackRock y el nuevo presidente Enrique Peña Nieto, el socio mexicano de Larry Fink en la alianza PublicPrivatePartnership (PPP) de $590 mil millones de Nieto Peña, BlackRock, estaba listo para cosechar la cosecha. Para afinar sus nuevas operaciones mexicanas, Fink nombró al ex subsecretario de Finanzas de México, Gerardo Rodríguez Regordosa, para dirigir la Estrategia de Mercados Emergentes de BlackRock en 2013. Luego, en 2016, Peña Nieto nombró a Isaac Volin, entonces director de BlackRock México, como el número 2 en PEMEX, donde presidió corrupción, escándalos y la mayor pérdida en la historia de PEMEX, $38 mil millones.

Peña Nieto había abierto el enorme monopolio estatal petrolero, PEMEX, a inversionistas privados por primera vez desde la nacionalización en la década de 1930. El primero en beneficiarse fue BlackRock de Fink. En siete meses, BlackRock había asegurado $1 mil millones en proyectos de energía de PEMEX, muchos como el único postor. Durante el mandato de Peña Nieto, uno de los presidentes más controvertidos y menos populares, BlackRock prosperó gracias a los lazos acogedores. Pronto se involucró  en proyectos de infraestructura altamente rentables (y corruptos) bajo Peña Nieto, incluidos no solo oleoductos y gasoductos y pozos, sino también carreteras de peaje, hospitales, gasoductos e incluso prisiones.

En particular, el “amigo” mexicano de BlackRock, Peña Nieto, también era “amigo” no solo de Carlos Slim, sino también del jefe del notorio Cartel de Sinaloa, “El Chapo” Guzmán. En un testimonio judicial en 2019 en Nueva York, Alex Cifuentes, un narcotraficante colombiano que se ha descrito a sí mismo como la «mano derecha» de El Chapo, testificó que justo después de su elección en 2012, Peña Nieto había pedido $250 millones al Cartel de Sinaloa antes de llegar a un acuerdo. en $100 millones. Sólo podemos adivinar para qué.

Gran reinicio de Larry Fink y WEF

En 2019, Larry Fink se unió a la Junta del Foro Económico Mundial de Davos, la organización con sede en Suiza que durante unos 40 años ha promovido la globalización económica. Fink, quien es cercano al jefe tecnócrata del WEF, Klaus Schwab, de la notoriedad de Great Reset, ahora está posicionado para usar el enorme peso de BlackRock para crear lo que es potencialmente, si no colapsa antes, la mayor estafa Ponzi del mundo, ESG inversión corporativa. Fink, con $ 9 billones para apalancar, está impulsando el mayor cambio de capital en la historia hacia una estafa conocida como ESG Investing. La agenda de «economía sostenible» de la ONU está siendo realizada silenciosamente por los mismos bancos globales que crearon las crisis financieras en 2008. Esta vez están preparando el Gran Reinicio del FEM de Klaus Schwab dirigiendo cientos de miles de millones y pronto billones en inversiones a su mano. -compañías «despertadas» escogidas, y lejos de los «no despiertos» como las empresas de petróleo y gas o el carbón. BlackRock desde 2018 ha estado a la vanguardia en la creación de una nueva infraestructura de inversión que elige a los «ganadores» o «perdedores» para la inversión según la seriedad de la empresa con respecto a ESG: medioambiente, valores sociales y gobernanza.

Por ejemplo, una empresa obtiene calificaciones positivas por la seriedad de contratar gerentes y empleados con diversidad de género, o toma medidas para eliminar su “huella” de carbono al hacer que sus fuentes de energía sean ecológicas o sostenibles para usar el término de la ONU. La forma en que las corporaciones contribuyen a una gobernanza sostenible global es la más vaga de los ESG, y podría incluir cualquier cosa, desde donaciones corporativas a Black Lives Matter hasta el apoyo a agencias de la ONU como la OMS. Las compañías petroleras como ExxonMobil o las compañías de carbón, sin importar qué tan claro estén, están condenadas, ya que Fink y sus amigos ahora promueven su Gran Reinicio financiero o Green New Deal. Es por eso que llegó a un acuerdo con la presidencia de Biden en 2019.

Sigue el dinero. Y podemos esperar que el New York Times aliente a BlackRock mientras destruye las estructuras financieras mundiales. Desde 2017, BlackRock ha sido el mayor accionista del periódico. Carlos Slim fue el segundo más grande. Incluso Carl Icahn, un despiadado despojador de activos de Wall Street, una vez llamó a  BlackRock, «una compañía extremadamente peligrosa… Solía ​​decir, ya saben, la mafia tiene un mejor código de ética que ustedes». 

Fuente: https://www.globalresearch.ca/more-blackrock-than-you-might-imagine/5748159

Ucrania: ¿Y qué pasa con esos bio-laboratorios? ¡Detengan la narrativa que me bajo!

Por Philip Giraldi

La máquina de mentiras semioficial del gobierno de los Estados Unidos más los medios de comunicación sabe que construir una razón plausible para bombardear la basura de alguien depende de dónde comience su narrativa. Si sigues comenzando tus acusaciones en un punto en el que el objetivo ha hecho algo malo, todo lo que tienes que hacer es repetirte una y otra vez para ahogar cualquier historia de fondo alternativa que surja. Y si realmente quieres demoler todos los puntos de vista contrarios, todo lo que tienes que hacer es comparar al líder extranjero objetivo con Adolfo Hitler y seguir repitiendo. Esa táctica se usó con Saddam Hussein de Irak y ahora se está empleando contra Vladimir Putin de Rusia y siempre funciona.

En el contexto actual de Ucrania contra Rusia, el truco ha sido vincular todo a la invasión de las fuerzas armadas de Putin hace más de cuatro semanas, un acto de agresión indudable. Una vez que establece eso como su punto de partida, los desarrollos anteriores se vuelven discutibles. ¿A quién le importan las promesas de Estados Unidos de no expandir la alianza de la OTAN hacia el este después de que la Unión Soviética se disolviera en 1991? ¿Y también está el papel de Washington en el cambio de régimen en Ucrania en 2014? ¿O incluso la implacable demonización de Rusia vinculada a las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 seguidas de cualquier falta de voluntad por parte de Washington para negociar incluso la más razonable de las demandas de Putin? ¡Jodido por eso! Y también olvídese de considerar si Estados Unidos tiene o no algún interés nacional en ir a la guerra por Ucrania. Solo Tucker Carlson y Tulsi Gabbard parecen inclinados a desafiar la premisa básica, que es plantear la pregunta «Dado que Rusia no nos amenaza, ¿por qué estamos haciendo esto? ¿Realmente queremos una posible guerra nuclear sobre Ucrania?»

Simplemente lea el New York Times y aprenderá que no se trata de lo que es bueno para Estados Unidos en absoluto. Se trata de un gran país matón que ataca a un vecino «democrático» con los Estados Unidos y sus valientes aliados que se levantan como los abanderados de un «orden internacional basado en reglas» impuesto por Washington. Y ahora Estados Unidos está subiendo la apuesta al seguir adelante con su insistencia en que Rusia está cometiendo crímenes de guerra. Pero convencer al mundo sobre ese punto es un poco más difícil de lograr. Si uno hiciera la pregunta «¿Qué nación del mundo comete la mayor cantidad de crímenes de guerra?», la respuesta internacional general bien podría ser Israel o los Estados Unidos. Parte del problema sería elaborar una definición aceptable para un crimen de guerra y al mismo tiempo desarrollar una metodología para definir «lo más». Si Israel ataca a Siria cuatro veces en una semana es que cuatro crímenes de guerra separados o sólo una parte de un crimen de guerra continuo. Como Estados Unidos tiene bases militares tanto en Siria como en Irak que los respectivos gobiernos no han autorizado, y de hecho, han pedido a los estadounidenses que se vayan, ¿es eso un solo crimen de guerra de invasión y ocupación ilegal o uno continuo marcado solo por las ocasiones en que las tropas estadounidenses matan a algunos de los nativos?

En cualquier caso, es difícil «condenar» a Rusia, ya que ni Israel ni los Estados Unidos han rendido cuentas por los crímenes de guerra que han cometido, incluidos disparos y bombardeos de civiles, hospitales, escuelas al azar y, ocasionalmente, fiestas de bodas y otras reuniones sociales. El presidente George W. Bush incluso comenzó un par de guerras en lugares como Afganistán e Irak basadas en «inteligencia» fabricada y el muy querido Barack Obama hizo lo mismo con Libia y Siria. Ambos son ahora considerados como venerables estadistas mayores a pesar de que deberían estar en prisión y últimamente se habla entre los demócratas de ver a Obama o su esposa postularse nuevamente en 2024 para el cargo más alto del país. ¿Y está Hillary esperando en las alas para un segundo intento? De cualquier manera, será un mal día para cualquiera que intente establecer un modus vivendi para trabajar con Rusia.

La sed de sangre de Estados Unidos frente a Rusia es completamente bipartidista, con las pocas voces sensatas en el Congreso ahogadas por el redoble de tambores en los lugares altos que acompaña la avalancha de propaganda que sale de los principales medios de comunicación. Durante mucho tiempo ha sido axiomático que la primera víctima de la propaganda de guerra es la verdad, pero Estados Unidos solo necesita el estímulo de la posibilidad de guerra o conflicto para comenzar su patrón de mentira. Y, como ilustra la situación actual, está bastante preparado para designar enemigos que en realidad no amenacen al país. Lo hizo para lograr un compromiso estadounidense muy ampliado en Vietnam y también a través de la Guerra Fría mediante sobreestimaciones deliberadas de la CIA del poder y el alcance de la Unión Soviética. Desde el 9/11 ha habido una sucesión de presidentes que han mentido sobre casi todo lo relacionado con la seguridad nacional y la política exterior, lo que ha llevado a invasiones, asesinatos, otros tipos de intervenciones y un gobierno propenso a las «sanciones» que ha negado a los ciudadanos comunes alimentos y medicinas mientras deja intacto el liderazgo de los países objetivo.

Una de las mentiras recientes es una repetición del viejo libro de jugadas de «consigamos a Saddam Hussein». ¿Recuerdas a esos salvajes soldados iraquíes arrancando a los bebés kuwaitíes de sus incubadoras y arrojándolos al suelo? Por supuesto, todo fue una mentira inventada por la familia gobernante kuwaití y los cómplices del gobierno de los Estados Unidos, en gran parte neoconservadores. ¡Ahora nos enteramos de que los viles rusos bombardearon un hospital de maternidad! Excepto, por supuesto, que puede haber resultado ser completamente falso. Y los medios de comunicación ahora están exclamando que «¡Rusia está poniendo al planeta al borde de la 3ª Guerra Mundial!», mientras que el New York Times está acusando a los conservadores políticos como proveedores de propaganda rusa. En realidad, fueron los Estados Unidos y la OTAN los que abrieron la puerta a un posible holocausto nuclear, pero uno odia disputar lo que es una historia aparentemente rentable y bien recibida.

Pero la mejor parte de la mentira tiene que ser la guerra de propaganda en curso sobre veintiséis laboratorios biológicos en Ucrania financiados al menos en parte por el Pentágono. «Nada que ver aquí», dice la Casa Blanca de Biden, mientras que Rusia dice «Solo un minuto, amigos…» Mientras tanto, la trama se espesa a medida que han aparecido correos electrónicos que indican que el hijo de Joe Biden, Hunter, estuvo involucrado en la obtención y se benefició de la financiación de los laboratorios por parte del gobierno de los Estados Unidos.

La controversia del biolaboratorio comenzó cuando la número tres del Departamento de Estado del gobierno de los Estados Unidos, Victoria Nuland, admitió recientemente ante un panel del Congreso que los laboratorios existen y también agregó que Ucrania posee armas químicas y biológicas. Luego se dio cuenta de su error y ambos dieron marcha atrás y explicaron que «uh, Ucrania tiene, uh, instalaciones de investigación biológica [y] ahora estamos de hecho bastante preocupados de que las tropas rusas, las fuerzas rusas, puedan estar buscando, eh, obtener el control de [esos laboratorios], por lo que estamos trabajando con los ucranianos [sic] sobre cómo pueden evitar que cualquiera de esos materiales de investigación caiga en manos de las fuerzas rusas en caso de que se acerquen».

La afirmación es absurda ya que los rusos, sin duda, ya poseen sus propias reservas de armas biológicas. La existencia de los propios laboratorios puede estar vinculada al legado de la desintegración de la Unión Soviética en 1991, cuando, según un informe, los Estados Unidos proporcionaron asistencia a través de su «Programa Cooperativo de Reducción de Amenazas» para administrar los laboratorios biológicos y químicos existentes para que sus productos químicos tóxicos y patógenos no cayeran en las manos equivocadas. Pero Estados Unidos en realidad ha hecho mucho más que eso, Ron Unz observa cómo «A lo largo de las décadas, Estados Unidos había gastado más de $ 100 mil millones de dólares en ‘biodefensa’, el término eufemístico para el desarrollo de la guerra biológica, y [ha] tenido el programa de este tipo más antiguo y más grande del mundo, uno de los pocos jamás desplegados en combate de la vida real«.

Actualmente, el gobierno de los Estados Unidos afirma insípidamente que los laboratorios, que están dirigidos por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, permanecen activos para la «investigación pacífica y el desarrollo de vacunas». La Embajada de los Estados Unidos en Kiev describió la actividad con mayor detalle como un trabajo «para consolidar y asegurar patógenos y toxinas de preocupación para la seguridad y continuar asegurando que Ucrania pueda detectar e informar brotes causados por patógenos peligrosos antes de que representen amenazas para la seguridad o la estabilidad».

Sin embargo, algunos ucranianos han sospechado de su propósito, particularmente porque sus actividades son secretas y son administradas por el Pentágono en lugar de alguna agencia civil. Y si el objetivo original era evitar el desarrollo de armas biológicas, ¿por qué Estados Unidos sigue rondando diecisiete años después? El ex primer ministro ucraniano Mykola Azarov, quien ocupó el cargo bajo el presidente Viktor Yanukovich, habló sobre cómo la decisión de comenzar a colaborar con los estadounidenses fue tomada por la oficina de la primera ministra Yulia Tymoshenko y posteriormente implementada bajo el presidente Viktor Yushchenko en 2005. En general, se creía en el gobierno que el acuerdo se centraba en la bioseguridad ucraniana, pero todas sus actividades relacionadas estaban y están clasificadas y a los ciudadanos ucranianos ni siquiera se les permitió trabajar junto con los estadounidenses.

Hubo cierto rechazo a los laboratorios, para incluir una inspección superficial en 2010-2012 y para 2013 el gobierno ucraniano envió una carta oficial exigiendo que se cerraran los laboratorios. Sin embargo, el cambio de régimen de 2014 intervino, y la decisión nunca fue implementada por el nuevo régimen.

Cabe señalar que si uno va a protegerse contra toxinas y patógenos, primero debe crearlos para manipularlos o prevenirlos. Si uno piensa en el famoso susto del ántrax en los Estados Unidos en 2001, los investigadores determinaron que la cepa letal del patógeno en realidad se había creado en un laboratorio de armas biológicas del Ejército de los Estados Unidos en Fort Detrick Maryland. También se podría considerar COVID y la creencia generalizada de que el Instituto de Virología de Wuhan había estado manipulando varias cepas de coronavirus para hacerlas más contagiosas y letales.

Nuland admitió claramente que había armas biológicas financiadas por Estados Unidos en Ucrania cuando expresó su preocupación de que Rusia pudiera ocupar uno de los laboratorios y verse tentada a adquirir el material para su propio uso contra Kiev. Y la Administración Biden, claramente avergonzada por la admisión, ha intentado cambiar las tornas al rechazar las sugerencias rusas de que los laboratorios podrían estar tratando de diseñar patógenos biológicos que se dirijan a ciertos grupos étnicos, por lo que los laboratorios existentes se han colocado en todo el mundo, incluida Ucrania. Ya en 2017, el presidente ruso, Vladimir Putin, expresó su preocupación por la recolección estadounidense de material biológico de rusos étnicos, como dice Unz, «ciertamente un proyecto muy sospechoso para nuestro gobierno».

Si estos laboratorios financiados por el Pentágono están realmente involucrados en la propagación de cepas mutadas de patógenos como el ántrax y la peste como armas biológicas, como puede haber tenido lugar en Wuhan, sería una violación del Artículo I de la «Convención de Armas Biológicas de la ONU», convirtiendo al gobierno de los Estados Unidos indiscutiblemente en un criminal de guerra, con sus líderes sujetos a la sentencia de muerte en virtud de las Leyes de Nuremberg que fueron en gran parte establecidas por el propio Gobierno de los Estados Unidos. en 1946. Aparte de eso, la verdadera preocupación en este momento debería ser que los Estados Unidos / OTAN organicen algún tipo de incidente de bandera falsa que conduzca a llamados a una intervención militar directa. Ver los errores en serie y los encubrimientos de Biden sugiere que no hay nada que Biden y Blinken no hagan, hasta un punto en que comenzó algún tipo de guerra que se espera que sea manejable para impulsar los índices de aprobación de los presidentes. Ahora que Joe Biden está hablando duro, es difícil imaginar cómo se bajará del caballo que monta sin entrar en algún tipo de conflicto armado. Como el ex funcionario de la Administración Reagan Paul Craig Roberts ha observado astutamente: «El mal que [ahora] reside en Washington no tiene precedentes en la historia humana».

Fuente: https://www.globalresearch.ca/ukraine-what-about-those-biolabs-stop-narrative-i-want-to-get-off/5775836

Washington ayudó a desencadenar la guerra de Ucrania

Por Ted Galen Carpenter

Un artículo del corresponsal de seguridad nacional de Yahoo, Zach Dorfman, elogiando a las agencias de inteligencia de Estados Unidos por predecir con precisión la invasión a gran escala de Ucrania por parte de Rusia destaca inadvertidamente el alcance de las provocaciones militares de Washington en Ucrania durante el período anterior al estallido de las hostilidades. Esas medidas fueron mucho más allá de la decisión política desacertada por parte de la administración de George Bush y sus sucesores de presionar por la admisión de Ucrania en la OTAN.

Las advertencias anteriores de académicos realistas de que la expansión de la OTAN hacia el este a la frontera de Rusia estaba envenenando las relaciones con Moscú finalmente están llamando la atención en los medios de comunicación del establishment y generando un debate vigoroso. Algunos analistas fuera del campo del realismo y la moderación incluso han admitido que tratar de obtener la membresía de Ucrania en la OTAN puede haber sido imprudente. Pero la magnitud de los movimientos agresivos tomados por el Pentágono y la CIA se está haciendo evidente.

Durante años, el Kremlin dejó enfáticamente claro que invitar a Ucrania a unirse a la OTAN cruzaría una línea roja que amenazaba los intereses vitales de seguridad de Rusia. Sin embargo, nunca fue simplemente una cuestión de la adhesión formal de Kiev a la alianza. Los comentarios del presidente ruso Vladimir Putin y otros funcionarios señalaron que el desarrollo verdaderamente intolerable era que Ucrania se convirtiera en un activo militar de la OTAN y en un escenario para el despliegue de las fuerzas estadounidenses y de la OTAN. Ese peligro podría surgir, y finalmente lo hizo, a pesar de que Francia y Alemania continuaron bloqueando una invitación formal de membresía.

La evidencia creció en los últimos años de que Estados Unidos había comenzado a tratar a Ucrania como un aliado de la OTAN en todo menos en el nombre. Las medidas incluyeron verter casi 3 mil millones de dólares en «asistencia de seguridad» (principalmente armamento) en el país desde 2014. Tales armamentos incluían los mortales misiles antitanque Javelin. La colaboración militar también incluyó ejercicios militares conjuntos entre las tropas estadounidenses y ucranianas, y entre la OTAN y las fuerzas ucranianas. Un segmento en la Radio Pública Nacional en 2019 presentó a funcionarios estadounidenses prendiéndose sobre cómo tales medidas habían fortalecido las capacidades de disuasión de Ucrania.

En su artículo, Dorfman documentó el alcance de otras medidas militares provocativas que Washington persiguió con respecto a Ucrania. La CIA «hizo una serie de movimientos encubiertos que han ayudado a preparar a los servicios de seguridad ucranianos para la crisis actual. Poco después de que Rusia anexara Crimea en 2014, la agencia inició programas secretos de entrenamiento paramilitar para el personal de operaciones especiales ucraniano en los Estados Unidos y en el antiguo frente oriental de Ucrania. (El frente oriental era la región de Donbas, donde las fuerzas ucranianas intentaban reprimir a los combatientes separatistas respaldados por Rusia). Los funcionarios de inteligencia actuales y anteriores claramente pensaron que esos programas eran iniciativas especialmente inteligentes, insistiendo en que «ayudaron a enseñar a las fuerzas leales a Kiev las habilidades que le han permitido montar una resistencia inesperadamente feroz al ataque ruso».

Un artículo anterior de Dorfman señaló que la coordinación entre Estados Unidos y Ucrania en asuntos de inteligencia también se expandió enormemente después de 2014 (tras el apoyo de Estados Unidos a la revolución de Maidan que derrocó al presidente electo y prorruso de Ucrania y la posterior anexión de Crimea por parte de Moscú). La inteligencia estadounidense y ucraniana incluso han participado en operaciones cibernéticas ofensivas conjuntas contra objetivos del gobierno ruso, según ex funcionarios. Los funcionarios de la CIA también han viajado regularmente a Ucrania en intercambios de inteligencia, y los funcionarios de inteligencia ucranianos han realizado visitas recíprocas a los Estados Unidos para intercambiar información». Dorfman citó a otro «ex alto funcionario» que afirmó que «en muchos sentidos la relación de inteligencia entre Estados Unidos y Ucrania «es casi tan robusta» como la colaboración de inteligencia de Washington con «casi cualquier otra persona en Europa». Este último comentario se refería implícitamente a los miembros de la OTAN.

Una vez más, Estados Unidos estaba tratando a Ucrania como un aliado estratégico de la OTAN de pleno derecho, aunque todavía informal. Uno tiene que preguntarse si los líderes estadounidenses eran tan arrogantes y obtusos que creían que tales misiones podrían llevarse a cabo sin que Rusia aprendiera sobre ellas. Si es así, fue un grave error de cálculo, si no un error épico. Por el contrario, si los responsables políticos en las administraciones de Obama, Trump y Biden se dieron cuenta de que Moscú se enteraría de la inteligencia y la colaboración militar, entonces abrazaron un conjunto de provocaciones extraordinariamente imprudentes.

Participar en un ejercicio mental basado en la inversión de roles ilustra el peligro inherente de las políticas de Washington. ¿Cómo reaccionarían los líderes estadounidenses (y el pueblo estadounidense) si China o alguna otra potencia importante se involucrara en niveles cada vez mayores de inteligencia y cooperación militar con un antiestadounidense? gobierno en Canadá o México? La respuesta es bastante obvia: Washington estaría advirtiendo a Beijing que retroceda, y estaría amenazando a Ottawa o a la Ciudad de México con consecuencias nefastas si tal colaboración continúa. Es difícil explicar por qué los funcionarios estadounidenses y los miembros de la élite de la política exterior no pudieron o no quisieron comprender que Moscú tendría una reacción similar a las provocaciones de Washington en Ucrania.

Como era de esperar, tal conducta finalmente produjo una explosión geopolítica. Los funcionarios estadounidenses y de la OTAN utilizaron a Ucrania como un peón estratégico contra Rusia y ahora están furiosos por la decisión de Moscú de ir a la guerra. La invasión de Rusia fue de hecho una horrible reacción exagerada, pero estaba lejos de ser no provocada. El pueblo ucraniano, desafortunadamente, es el que paga un alto precio en sangre por la credulidad de los líderes de su país y la impactante arrogancia de los líderes estadounidenses.

Fuente: https://www.globalresearch.ca/washington-helped-trigger-ukraine-war/5775501

Estados Unidos es culpable en la actual crisis de Ucrania

Por LIAM COSGROVE

Muchos conocen esta historia, pero me gustaría resumirla de la manera más sucinta posible, utilizando solo fuentes de medios primarios y establecidos con la esperanza de que este artículo pueda ser persuasivo y compartible con amigos / familiares de toda la política. El objetivo no es distraer del sufrimiento ucraniano, sino informar a los ciudadanos estadounidenses de cómo sus líderes a menudo se involucran en una política exterior dañina para que podamos abstenernos de elegir a tales líderes en el futuro.

Breves antecedentes

A lo largo de 2012 y la mayor parte de 2013, el presidente ucraniano Viktor Yanukovich había estado en negociaciones con la Unión Europea sobre los términos de un acuerdo político / comercial que implicaba un préstamo considerable, la reducción de los aranceles y el objetivo de «promover la convergencia gradual en asuntos exteriores y de seguridad con el objetivo de la participación cada vez más profunda de Ucrania en el área de seguridad europea» (cita directa del acuerdo). Putin ha declarado, en numerosas ocasiones durante varias décadas, sus preocupaciones sobre las fuerzas militares occidentales que se acercan a la frontera de Rusia. Los ucranianos pidieron 160.000 millones de dólares para compensar las restricciones comerciales que Rusia probablemente implementaría como resultado del acuerdo. La UE solo podía ofrecer 828 millones de dólares. Rusia luego ofreció a Ucrania un préstamo de $ 15 mil millones y reducir los precios del gas natural ruso en casi un tercio. Yanukovich canceló las negociaciones con la UE y aceptó la oferta de Putin. Teniendo en cuenta que el préstamo ruso era casi 20 veces mayor que el préstamo de la UE y que el acuerdo eliminó la posibilidad de sanciones rusas, al tiempo que dejaba las relaciones de la UE prácticamente sin cambios, esta fue una decisión racional de Yanukovich. Para citar a Reuters, «la falta de voluntad de la UE y el Fondo Monetario Internacional para ser flexibles en sus demandas a Ucrania también tuvo un efecto, haciéndolos socios menos atractivos».

Resultados de las elecciones de 2010 en las que Yanukovich (escrito Janukovych) ganó por una escasa mayoría casi en su totalidad en el voto del sudeste: la división política ucraniana cae en líneas geográficas.

Resultados de las elecciones de 2010 en las que Yanukovich (escrito Janukovych) ganó por una escasa mayoría casi en su totalidad en el voto del sudeste: la división política ucraniana cae en líneas geográficas.

La decisión de cancelar el acuerdo de la UE, que no fue una decisión unilateral de Yanukovich sino un voto válido del Parlamento ucraniano, se encontró con protestas en la capital del noroeste, Kiev, lideradas por destacados miembros del partido de oposición de Yanukovich, que rápidamente se volvió violento. Los ucranianos occidentales estaban comprensiblemente molestos después de que las negociaciones de un año fracasaron. Para el 20 de enero de 2014, la BBC informó que «el presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich, ha acordado negociar con manifestantes pro-UE y líderes de la oposición después de violentos enfrentamientos en la capital, Kiev». Días después, en un intento de sofocar el levantamiento, Yanukovich ofreció1 dos líderes de la oposición puestos clave en su administración: el primer ministro de Arseniy Yatsenyuk y el viceprimer ministro de asuntos humanitarios de Vitali Klitschko. Cuando declinaronderogó las leyes contra la protesta y acordó acelerar las elecciones presidenciales (que debían celebrarse en aproximadamente un año) para permitir a la gente la oportunidad de votar antes.

Yatsenyuk tuitea su rechazo a unirse a la administración de Yanukovich.

Yatsenyuk tuitea su rechazo a unirse a la administración de Yanukovich.

Si bien estas protestas se volvieron sangrientas, los sistemas que sustentan las repúblicas democráticas funcionaban según lo previsto al obligar a Yanukovich a la mesa de negociaciones con sus electores y oponentes políticos. Uno pensaría que es mejor dejar que el pueblo ucraniano resuelva esto, pero los funcionarios de política exterior de Estados Unidos decidieron lo contrario.

Intervención de Estados Unidos

Una llamada telefónica filtrada, que se cree que tuvo lugar el 28 de enero de 2014, entre la entonces subsecretaria de Estado de Estados Unidos, Victoria Nuland, y el embajador de Estados Unidos en Ucrania, Geoffrey Pyatt, reveló que funcionarios del gobierno de Obama estaban involucrados en un plan para derrocar al presidente ucraniano Yanukovich y reemplazar su administración con aliados occidentales. La llamada fue discutida en varios medios de comunicación con sede en Estados Unidos, aunque, en su mayor parte, se abstienen de discutir su contenido y, en cambio, se centran en el comentario improperio de Nuland de «Fuck the EU» y destacan que los piratas informáticos rusos probablemente fueron la fuente de la filtración. Luego, la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, corroboró la legitimidad de la llamada ya que «no discutió la autenticidad de la grabación y dijo que Nuland se había disculpado con los funcionarios de la Unión Europea por sus comentarios», según Associated Press. Escucha la llamada completa aquí:

Estas son las que creo que son las citas clave de la llamada y su contexto e implicaciones [énfasis añadido]:

  • (00:45) Nuland: «Así que no creo que Klitschko deba entrar en el gobierno. No creo que sea una buena idea. No creo que sea necesario». Esto es seguido por un suspiro angustiado de Pyatt y él pide una aclaración, lo que implica que esta es la primera vez que escucha esto. Más tarde menciona que Nuland debería hablar con Klitschko uno a uno. (2:06) Pyatt: «solo conociendo la dinámica que ha estado con ellos donde Klitschko ha sido el mejor perro… Creo que llegar directamente a él ayuda con la gestión de la personalidad».
    • Un par de meses antes, Klitschko había anunciado una campaña para la presidencia y las primeras encuestas lo mostraban como el candidato de la oposición más popular. Durante el momento de la llamada telefónica, todavía estaba haciendo campaña, haciendo titulares en los medios estadounidenses:
    • Poco más de un mes después, a pesar de su apoyo populista, Klitschko anunció que se retiraría de la carrera y se postularía para la alcaldía de Kiev. Parece que Nuland tuvo éxito en «hacer una oficina de esquina» fuera del gobierno nacional y local.
  • (1:22) Nuland: «Creo que Yats es el tipo que tiene la experiencia económica, la experiencia de gobernar». Se refiere a Arseniy Yatsenuk y enfatiza que debe desempeñar un papel de liderazgo en el nuevo gobierno.
    • Menos de un mes después, Yatsenyuk pasó al cargo de primer ministro.
    • Yats firmó rápidamente el tan buscado acuerdo comercial de la UE que inicialmente inició este fiasco.
    • Para ilustrar la postura del nuevo régimen sobre Rusia, al año siguiente Yats pidió a la UE que detuviera el gasoducto ruso Nord Stream 2 y endureció la política de inmigración para los ciudadanos rusos que ingresan a Ucrania.
  • (2:48) Nuland: «Cuando hablé con Jeff Feltman esta mañana, tenía un nuevo nombre para el tipo de la ONU: Robert Serry… Ahora ha conseguido que tanto Serry como Ban Ki-moon estén de acuerdo en que Serry podría venir el lunes o el martes. Así que sería genial ayudar a pegar esto y tener a la ONU para ayudar a pegarlo«.
    • Poco menos de un mes después de esta llamada telefónica, Yanukovich huyó del país debido a la disminución del apoyo de sus aliados. Esto llevó a la Rada Suprema, un cuerpo legislativo dentro del parlamento ucraniano, a afirmarse a sí misma como «la única autoridad legítima en el país» (de un comunicado de prensa del gobierno sobre el asunto). En ese mismo comunicado de prensa, «Robert H. Serry informó que la Organización de las Naciones Unidas ‘aprecia mucho a Ucrania y apoya los procesos actuales‘».
    • Sin embargo, la votación para destituir a Yanukovich y elegir nuevos funcionarios fue ilegal bajo la Constitución ucraniana. Para citar al Huffington Post«Es simplemente falso que la Rada siguiera el procedimiento establecido en la constitución ucraniana para destituir y destituir a un presidente del poder«. Para obtener más detalles, consulte su artículo.
    • Pyatt también menciona la necesidad de «conseguir que alguien con una personalidad internacional ayude a la partera en esto», a lo que Nuland responde que ha estado en contacto con el director de planificación de políticas de Obama, quien le dijo que «Biden está dispuesto». Entonces, irónicamente, el propio Biden probablemente jugó un papel clave en la aprobación de esta votación.

Está bastante claro que el tema de la conversación de Nuland y Pyatt fue cómo dar forma al resultado de esta votación inconstitucional, que, por cierto, cae bajo la definición de un golpe de Estado. La naturaleza profética de esta conversación implica que no fue simplemente una sesión de lluvia de ideas. Este fue un intento deliberado de instalar un régimen amigo de Occidente en una nación soberana, una cuya frontera está a 500 km de Moscú. Todo porque los funcionarios estadounidenses no podían conformarse con la neutralidad y el autogobierno, lo sabían mejor que el pueblo de Ucrania. Jonathan Marcus de la BBC lo resumió bien en ese momento:

Estados Unidos dice que está trabajando con todas las partes en la crisis para alcanzar una solución pacífica, señalando que «en última instancia, depende del pueblo ucraniano decidir su futuro». Sin embargo, esta transcripción sugiere que Estados Unidos tiene ideas muy claras sobre cuál debería ser el resultado y se está esforzando por lograr estos objetivos.

Consecuencias

Estos actos de los Estados Unidos cambiaron para siempre la trayectoria de las relaciones entre Rusia y Ucrania: el acuerdo comercial ruso de 2013 fue revocado, esto empujó a Rusia a un acuerdo similar con China unos meses más tarde, y los años siguientes estuvieron llenos de anuncios periódicos de las intenciones de Ucrania de unirse a la OTAN acompañados de llamativos ejercicios militares como el evento ‘Clear Sky’ patrocinado por la OTAN celebrado en Ucrania en 2018. Recuerde, la OTAN fue creada por los Estados Unidos y otros países occidentales en 1949 con el objetivo declarado de «proporcionar seguridad colectiva contra la Unión Soviética». Dado que la Unión Soviética no ha existido en décadas… ¡¿por qué la OTAN necesita existir, y mucho menos expandirse?! Las tensiones han seguido enconándose desde entonces, culminando en la chispa catalítica del conflicto actual cuando el presidente Volodymyr Zelensky dio a entender que Ucrania podría perseguir la acumulación de armas nucleares si los tratados internacionales no eran satisfactorios. Esta era toda la justificación que Putin necesitaba.

Putin observó a principios de la década de 2000 cómo siete países de la antigua Unión Soviética se unieron a la OTAN. A pesar de las promesas de la administración Clinton de que la OTAN no mantendría las fuerzas militares en Europa del Este de forma permanente, más de 20 años después la OTAN «tiene alrededor de 4.000 soldados en batallones multinacionales, respaldados por tanques, defensas aéreas y unidades de inteligencia y vigilancia» en Estonia, Lituania, Letonia y Polonia, según Reuters. . Putin toleró tales expansiones durante décadas, y aunque no estuvo exento de quejas y actos de represalia propios, claramente no es un loco con la intención de restablecer la Unión Soviética.

Si usted es un ciudadano estadounidense, y si, si Dios quiere, el mundo sobrevive a esta guerra, entonces, por favor, no continúe tolerando a estos políticos del establishment neoconservadores y neoliberales. Están en ambos lados del pasillo: Bush, Clinton, Obama, Schumer, McConnell, Pelosi, Cheney, Anthony Blinken, McCain, John Bolton. Es un tipo especial de arrogancia e ingenuidad creer que las operaciones encubiertas e imprudentes de cambio de régimen florecerán en los valores occidentales. El Medio Oriente ha pagado este precio durante años y ahora las maquinaciones neoconservadoras están poniendo potencialmente en riesgo a todo el planeta.

Fuente: https://www.unz.com/article/the-us-is-culpable-in-todays-ukraine-crisis/

El convoy de libertad de Ottawa derriba la ilusión de democracia en América del Norte

Por Mateo Ehret

¿Quién hubiera pensado que Canadá sería alguna vez una bujía para un movimiento de libertad contra la tiranía?

Como editor de una revista geopolítica canadiense durante más de 10 años y autor de cuatro libros sobre historia canadiense, me da un poco de vergüenza decir que ciertamente no pensé que los canadienses tuvieran esto en ellos.

La «monarquía del norte» ciertamente no es algo que exuda sentimiento revolucionario, ya que se ha fundado en principios no revolucionarios como «Paz, Orden y Buen Gobierno» que han estado en marcado contraste con la significativamente más inspiradora «Vida, Libertad y la Búsqueda de la Felicidad» consagrada en los documentos fundacionales de nuestros primos del sur.

Incluso nuestro documento fundacional de 1867 (redactado sobre un mes de hedonismo alimentado por champán en 1864) llama explícitamente el propósito de la confederación no como un medio para «apoyar el bienestar general» como fue el caso de la constitución de los Estados Unidos en 1787, sino más bien «para promover los intereses del Imperio Británico».

Pero aquí está.

Incontables miles de patriotas han conducido por todo el país a refugiarse en Ottawa en paz y con un alto espíritu festivo que tuve que ver con mis propios ojos para creer exigiendo algo tan simple y no contaminado por la ideología: libertad para trabajar, proveer para las familias y el respeto por los derechos básicos como se establece en la Carta de Derechos y Libertades (una actualización de 1982 a la vergonzosamente oligárquica Ley Británica de América del Norte de 1867).

Los principales medios de comunicación y los hackers políticos han estado trabajando horas extras para pintar el convoy de la Libertad que convergió en Ottawa el 29 de enero como un «movimiento insurreccionalista» lleno de «supremacistas blancos», «títeres rusos» y «nazis» para «derrocar al gobierno».

Incluso el ex gobernador del Banco de Inglaterra (y fideicomisario del Foro Económico Mundial) Mark Carney intervino el 7 de febrero afirmando que «esto es sedición» y que «aquellos que todavía están ayudando a extender esta ocupación deben ser identificados y castigados con toda la fuerza de la ley».

Carney, el perenne favorito financiero de Goldman Sachs y la City de Londres (y aspirante a primer ministro) pidió un ataque contra todos aquellos que donaron dinero a esta operación terrorista doméstica.

Frente a un movimiento orgánico de derechos civiles de camioneros de cuello azul, agricultores y decenas de miles de partidarios que se han reunido en la capital de Canadá para exigir una restauración de sus libertades básicas, el actual gobierno liberal no ha demostrado ni una onza de humanidad o capacidad de negociación.

Esto no debería ser una sorpresa para aquellos que han visto la hipocresía de los ideólogos neoliberales del orden «basado en reglas» en acción en los últimos años que se apresuran a celebrar la «libertad» de los ciudadanos de Ucrania, Hong Kong o Xinjiang cuando el resultado beneficia los objetivos geopolíticos de tecnócratas separados hambrientos de hegemonía global.

En el momento en que surgen movimientos obreros autoorganizados genuinos que exigen que se reconozcan los derechos básicos, entonces las máscaras se quitan y la ira de los tiranos muestra sus verdaderos rostros.

Entonces, en lugar de negociación y discusión sobre cuestiones constitucionales de principios como han solicitado los manifestantes, solo hemos visto amenazas, calumnias y más amenazas que van desde cortar $ 10 millones de fondos recaudados en GoFundMe el 4 de febrero, y luego otros $ 8 millones recaudados en GiveSendGo el 10 de febrero.

Hemos visto al gobierno imponer un estado de emergencia primero en la ciudad de Ottawa, seguido de un estado de emergencia en toda la provincia el 11 de febrero, lo que justifica el corte de suministros vitales de combustible a los camioneros y sus familias que han acampado a temperaturas de -22 grados centígrados.

Se han redactado edictos que hacen ilegal proporcionar suministros a los manifestantes bajo amenaza de multas que van hasta $ 100 mil dólares y un año de prisión y los ciudadanos patriotas que se han organizado por su derecho a no vivir bajo una dictadura han sido estigmatizados por los medios de comunicación implacablemente como «insurgentes».

LEY DE MEDIDAS DE EMERGENCIA INVOCADA

Luego, el 14 de febrero, Justin Trudeau, seguido por la viceprimera ministra y fideicomisaria del WEF, Chrystia Freeland, se turnó para anunciar la invocación de la Ley de Medidas de Emergencia, que anteriormente se conocía como «La Ley de Medidas de Guerra», invocada por última vez casi 50 años antes por el padre de Justin, Pierre Elliot Trudeau, como una «solución» a las células terroristas dirigidas por la RCMP desplegadas en todo Quebec y que culminó en la «Crisis de Octubre» de 1970.

El nombre fue cambiado en 1988 aunque está en función completamente idéntico.

Bajo la Ley de Medidas de Emergencia, el Estado Profundo de Canadá que administra Trudeau ha adoptado el programa Mark Carney descrito el 7 de febrero de apuntar a las cuentas bancarias de todos los canadienses involucrados con el convoy directamente o habiendo apoyado el convoy a través de donaciones en línea o criptomonedas.

¿Qué podrían sufrir esas personas por el delito de haber ofrecido apoyo o participación en las protestas?

Esos «insurgentes deplorables» se enfrentan a la amenaza de ver sus cuentas bancarias congeladas indefinidamente, y si son dueños de negocios, se les cancelan sus pólizas de seguro. Los «5 grandes» bancos de Canadá han sido así «delegados» y se les han dado protecciones legales completas de ser demandados por aquellos cuyas vidas serán dañadas por el cierre de cuentas bancarias.

Una cosa se ha hecho evidente hasta ahora: las amenazas no están funcionando con camioneros y otros manifestantes que renuevan sus compromisos de permanecer en su lugar e incluso cuatro primeros ministros provinciales (de Alberta, Saskatchewan, Quebec y Manitoba) denunciando las medidas de emergencia.

La Asociación Canadiense de Libertades Civiles también ha denunciado en voz alta la Ley diciendo:

el gobierno federal no ha cumplido con el umbral necesario para invocar la ley de emergencias. Esta ley crea un estándar alto y claro por una buena razón: la ley permite al gobierno eludir los procesos democráticos ordinarios … La Ley de Emergencias solo puede invocarse cuando una situación «amenaza seriamente la capacidad del gobierno de Canadá para preservar la soberanía, la seguridad y la integridad territorial de Canadá» y cuando la situación «no puede ser tratada de manera efectiva bajo ninguna otra ley de Canadá».

FISURAS EN TODO EL ESTABLECIMIENTO

Debido a la inflexible incapacidad de Borg para negociar con un movimiento orgánico de derechos civiles sufrido por todas las criaturas tecnocráticas de Davos, las principales fisuras han comenzado a romperse en todo el establecimiento político de Canadá.

Ya dos miembros del Partido Liberal se han vuelto renegados rompiendo con el santo sistema de látigos y lealtad al partido de Canadá por encima de la conciencia exigiendo que Trudeau derogue las inmensamente impopulares e inútiles medidas covid.

El 8 de febrero, el diputado liberal Joel Lightbound comentó que las viles generalizaciones de Trudeau a los manifestantes solo han servido para «dividir y estigmatizar» a los canadienses, señalando que solo ha visto a una amplia diversidad de razas asistir al convoy de libertad en Ottawa y en todas las provincias.

Un día después, un segundo diputado liberal Yves Robillard rompió las filas del partido volviendo a enfatizar su apoyo a las declaraciones de Lightbound y advirtió que muchos otros dentro del partido comparten estos puntos de vista disidentes y pronto hablarán si los cambios no se efectúan pronto.

En el Partido Conservador, una especie de golpe de Estado tuvo lugar el 3 de febrero cuando la líder de la oposición Erin O’Toole fue derrocada por su propio caucus por sonar demasiado como un ghoul del Foro Económico Mundial y, por primera vez en más de dos años, se puede escuchar una contra-voz real de la oposición en los pasillos del parlamento con demandas de cada miembro conservador del parlamento para poner fin a los mandatos de confinamiento y apoyar la protesta en todo el país. movimiento.

A nivel provincial, Alberta, Saskatchewan, Quebec y PEI han anunciado la derogación de sus mandatos de covid, incluidos los pasaportes de vacunación, mientras que Quebec ha dado un paso atrás en el impuesto contra la vacunación que fue amenazado por el primer ministro Legault hasta hace solo una semana.

Incluso el jefe del NDP, Jagmeet Singh, que había calificado a todos los manifestantes de supremacistas blancos hace solo unos días, revirtió su tono, tal vez debido a la abrumadora presencia de sijs en los convoyes federales y provinciales.

PESADILLAS DEL CONVOY DE LA LIBERTAD PARA TECNÓCRATAS EN ESTADOS UNIDOS Y EUROPA

Mientras tanto, la Administración Biden ha dado todo su apoyo a Justin Trudeau para que use toda la fuerza del poder federal para cerrar las protestas (conflagrando el bloqueo del comercio entre Estados Unidos y Canadá en Windsor y Manitoba como vinculado directamente a las protestas de Ottawa … que no lo es).

Tal vez a Biden le preocupe que el ejemplo del convoy se haya extendido no solo a través de las naciones de la Comunidad Transatlántica y la jaula de los Cinco Ojos, sino también a los propios Estados Unidos, donde un convoy paralelo de libertad estadounidense saldrá del sur de California hacia Washington D.C. el 5 de marzo involucrando a decenas de miles de camioneros estadounidenses.

La ex Secretaria de Seguridad Nacional de Obama y frecuente comentarista de CNN Juliette Kayyem entregó sus inquietantes comentarios a este problema enconado que debe detenerse a toda costa diciendo:

Confía en mí, no me quedaré sin formas de hacer que esto duela: cancelar su seguro; suspender sus licencias de conducir y prohibir cualquier certificación regulatoria futura para camioneros, etc. ¿No hemos aprendido nada? Estas cosas se enconan cuando no hay consecuencias»

Cómo se desarrollará este proceso en los próximos días y semanas es imposible de determinar. La ilusión de la democracia liberal que alimentó la virtud auto-engrandecedora señalando a los tecnócratas que dan lecciones a los «malos» estados autoritarios de Eurasia sobre cómo debería funcionar la libertad se ha derrumbado.

Una cosa es cierta.

Esos tiranos que viven en sus cámaras de eco de la torre de marfil que exigen que el mundo se ajuste a sus utopías ideales de estado post-nación están en pánico ya que no tienen idea de cómo interactuar con los seres humanos reales que se organizan en torno a principios no matemáticos como la «libertad», la «justicia» y los «derechos» que son inalienables para todos los ciudadanos, incluso si viven bajo una monarquía.

Publicado originalmente en la Cultura Estratégica

Fuente: https://off-guardian.org/2022/02/18/ottawa-freedom-convoy-tears-down-illusion-of-democracy-in-north-america/

EE.UU.: el 89% de nuestros senadores y el Congreso tienen doble ciudadanía con Israel

Este artículo tiene más de dos años, pero las elecciones de EE.UU. lo pone de nuevo en la palestra y actualidad entre muchas otras cosas, y no menores, por cierto.

El 89% de nuestros senadores y el Congreso tienen la doble ciudadanía con Israel y estamos en Siria debido a que Israel se pregunta quiénes son los verdaderos traidores al país sacrificando soldados estadounidenses en beneficio del país extranjero.

Senadores corporativos de EE.UU. y representantes que son ciudadanos duales de Israel

govbanknotes.wordpress.com/2017/06/07/us-senators-and-us-representatives-that-are-israel-dual-citizens/

Aquí hay una lista de políticos estadounidenses que tienen doble ciudadanía estadounidense/israelí. Tenga en cuenta los puestos de asesoramiento bancario y de política.


ADMINISTRACIÓN OBAMA

Jack Lew – Jefe de Gabinete del Presidente; Secretario del Tesoro

David Plouffe – Asesor Superior del Presidente

Danielle Borrin – Directora Asociada, Oficina de Participación Pública; Asistente Especial del Vicepresidente

Gary Gensler – Presidente de la Commodity Futures Trading Commission

Dan Shapiro – Embajador en Israel

Gene Sperling – Director del Consejo Económico Nacional

Mary Schapiro – Presidenta de la Comisión de Bolsa y Valores

Steven Simon – Jefe de la Mesa para Oriente Medio y el Norte de Africa en el Consejo de Seguridad Nacional

Eric Lynn – Asesor de Políticas de Oriente Medio

ADMINISTRACIÓN PASADA DE OBAMA

Rahm Emanuel (2009-2010) Jefe de Gabinete del Presidente

David Axelrod (2009-2011) Asesor Superior del Presidente

Elena Kagan (2009-2010) Procuradora General de los Estados Unidos

Peter Orszag (2009-2010) Director de la Oficina de Gestión y Presupuesto

Lawrence Summers (’09-’11) Director del Consejo Económico Nacional

Mona Sutphen (2009-2011) Jefe de Gabinete Adjunto de la Casa Blanca

James B. Steinberg (’09-’11 ) Secretario de Estado Adjunto

Dennis Ross (2009-2011) Asistente Especial del Presidente, Director Superior de la Región Central del Secretario de Estado

Ronald Klain (2009-2011) Jefe de Gabinete del Vicepresidente

Jared Bernstein (2009-2011) Economista Jefe y Asesor de Política Económica del Vicepresidente

Susan Sher (2009-2011) Jefa de Estado Mayor de la Primera Dama

Lee Feinstein (2009) Asesor de Política Exterior de la Campaña

Mara Rudman (2009) Asesor de Política Exterior Fuentes: Casa Blanca

112 CONGRESO (actual)

EL SENADO DE LOS ESTADOS UNIDOS [13]

Richard Blumenthal (D-CT) Barbara Boxer (D-CA) Benjamin Cardin (D-MD) Dianne Feinstein (D-CA) Al Franken (D-MN) Herb Kohl (D-WI) Frank Lautenberg (D-NJ) Joseph Lieberman (Independent-CT) Carl Levin (D-MI) Bernie Sanders (Independent-VT) Charles Schumer (D-) NY

CASA DE REPRESENTANTES [27]

Gary Ackerman (D-NY) Shelley Berkley (D-NV) Howard Berman (D-CA) Eric Cantor (R-VA) David Cicilline (D-RI) Stephen Cohen (D-TN) Susan Davis (D-CA) T Deutch (D-FL) Eliot Engel (D-NY) Bob Filner (D-CA) Barney Frank (D-MA) Gabrielle Giffords (D-AZ) Jane Harman (D-CA) Steve Israel (D-NY) Sander Levin (D-MI) Nita Lowey (D-NY) Jerrold Nadler (D-NY) Jared Polis (D-CO) Steve Rothman (D-NJ) Jan Schakowsky (D-IL) Allyson Schwartz (D-IL D-PA) Adam Schiff (D-CA) Brad Sherman (D-CA) Debbie Wasserman Schultz (D-FL) Henry Waxman (D-CA) Anthony Weiner (D-NY) John Yarmuth (D-KY)

¡Y esos son sólo los demócratas! Estoy seguro de que los republicanos son igual de malos si no peores, pero parece más difícil encontrar información. Aquí hay otra lista: american3rdposition.com/?p=12767

He aquí una explicación de cómo esto solía no ser permitido, entonces la ley fue cambiada, y también señala a muchos grandes titulares de doble ciudadanía en las administraciones de Bush y Clinton: www.viewzone.com/dualcitizen.html

¿Por qué está permitido? No está permitido que los ciudadanos regulares de Estados Unidos tengan doble ciudadanía, ¿verdad?

Creo que este tipo de cosas están permitidas porque los sionistas «Israel primero» son esencialmente dueños de nuestro gobierno, lo cual es porque los Rothschild poseen el sistema bancario central y tienen poderes de creación de dinero y promueven el sionismo. Así que juegas según sus reglas, o no obtienes mucho acceso a los dineros. Esta es la razón por la que la mayoría de los monopolios de la industria están encabezados por sionistas. No es una posibilidad aleatoria de que las cimas de la mayoría de las industrias son super gung-ho sobre Israel. Esta es también la razón por la que reciben la mayor ayuda, y por qué tienen los grupos de cabildeo más grandes.

Y para ser claros, no estoy hablando de judíos, la mitad de los cuales rechazan el sionismo. Hablo del sistema de creencias ideológicas, que dice que el gobierno israelí merece poseer el Monte Sión, también conocido como que Palestina necesita ser removida y la seguridad regional para Israel necesita ser asegurada en el Medio Oriente. Obama es un sionista, Biden es un sionista. Bush es un sionista. También Hillary, y Trump, como sus discursos de AIPAC mostraron con toda claridad.

Estos grandes banqueros necesitan dejar de ser capaces de tirar de las cuerdas de todos, pero eso no se detendrá hasta que la gente se dé cuenta de que sus habilidades de creación de dinero se basan en narrativas legales que provienen de falsas esperanzas y la falsa apariencia de autoridad. El gobierno debería ser capaz de crear su propio dinero, no pedir prestado a un banco privado en un sistema de creación de dinero basado en deudas donde siempre habrá, matemáticamente, más deuda adeudada de la que existe dinero, lo que les da poder sobre el gobierno porque son los cobradores de deudas.

Todo esto es una farsa absurda para cualquiera que vea la verdad de ello.

«Es bastante bien que la gente de la nación no entienda nuestro sistema bancario y monetario, porque si lo hicieran, creo que habría una revolución antes de mañana por la mañana».

www.reddit.com/r/conspiracy/comments/4zm640/why_do_so_many_us_politicians_have_dual_usisraeli/?st=jf1r0ugy&sh=17467c91

 por IWB

https://www.investmentwatchblog.com/89-of-our-senators-and-congress-hold-dual-citizenship-citizenship-with-israel/

ANTISEMITISMO O ANTISIONISMO

ImagenNo es lo mismo pero son los polos opuestos de un imán que se atrae. Todo es complicado y aunque escribiera un libro de dos mil páginas siempre habría algo equivocado de mi yo mal interpretado pero no a conciencia, y tampoco llegaría a encajar todas las posibles conexiones que puede haber en una sociedad viva. Entonces, con todos los errores que uno puede llegar a cometer, no exime que se pueda relatar y contar lo que uno cree, faltaría más ¿verdad? Tengo el permiso que mi propia libertad me otorga y hago uso de ella. Y no hay ley terrenal ni divina que me lo impida. La terrenal porque al igual que me puedo equivocar, porque soy humano, las leyes están redactadas por estos mismos, por seres como tú y como yo, y por tanto, no ser justas. En las divinas, ya veremos cuando estemos más allá. Ahora no le toca a Dios.Imagen

No puede existir un movimiento anti, si no existe el opuesto movimiento en sí. Si existe el negro, es porque hay blanco. Entonces, puedo existir. Y sobre todo, debo estar y ser. ¿Alguien se ha preguntado que los judíos son el único pueblo antiguo que sigue vivo como tal? O dicho de otra manera, ¿Qué pueblo o civilización sigue viva después de 4.000 años? Y no tienen ruinas (algunas hay, faltaría más). ¿Cómo lo han conseguido? Muy fácil, no teniendo tierra que defender. No teniendo fronteras.

El pueblo judío ha vivido enquistado en casi todas las naciones del mundo. Sobre todo en las que por parecido étnico eran o pretendían ser nacionales. Un ejemplo negativo de esto sería Japón, allí pronto se hubieran percatado de su aparente camaleonismo.

Hasta ahora, todo lo descrito no tiene nada malo en sí mismo. Desde luego son un pueblo de supervivientes y bastante inteligentes.Imagen

Ahora sí tienen una tierra que defender. Y dicen que es la primera frontera de occidente, pero en todo caso nos quieren defender para seguir exprimiéndonos. Nadie quiere matar la gallina que pone huevos de oro. Porque ellos no viven del trabajo productivo, sino de la especulación. Y como he dicho anteriormente, en realidad siguen con la misma técnica de no tener patria. En EEUU, viven la misma cantidad de judíos que en el estado de Israel y es que este pueblo, no hay quien le supere en ¿rarezas?Imagen

Y es desde allí donde especulan, y de la City londinense y etc. Israel como estado tendrá sus derechos y deberes, pero el entramado judío no entra ni sale desde su supuesto terruño, con lo cual siguen teniendo más derechos que deberes. Porque ellos son antes judíos que nada. Antes son judíos que estadounidenses. Y una vez adaptados allí y sin infringir ninguna ley del país, pueden manejar a su antojo millones de cuestiones.

Por ejemplo la FED. El 23 de diciembre se cumplen 100 años de su creación. Las nueve familias más ricas del mundo, y que por cierto, no salen en la revista Forbes, son judías y sionistas y manejan a esa entidad privada que tiene la máquina del dinero mundial. Manejaron el patrón oro y manejan el fiduciario. Y manejarán el que venga. No os quepa la menor duda que la 2ª GM fue por temas económicos, no por humanitarios. Y es que, a Imagenquien se le ocurriera cambiar su patrón oro por otro más justo (en realidad injusto lo hicieron ellos), como era el patrón trabajo, el país y si es preciso el continente, era aniquilado. Y así fue. Era la única nación sin serlo, que podía atacar desde todas.

Y lo seguirán haciendo. El 0,2 por ciento de la población (la judía), nos puede llevar a la III Guerra Mundial, y es que proporcionalmente no tiene sentido. Todos contentos con el tema del pacto nuclear de Irán menos los judíos. Verán que no digo Israel, y desde el terruño, esta vez sí, pueden declarar guerras, aunque las declararan sin haberlas tenido (las tierras), como en 1917 y 1933, “la Nación Judía declara la guerra a Alemania”. ¿Curioso, no?Imagen

Y esta es la historia del porqué es lícito y honesto ser antisionista o llámenle como quieran. Manejan el petróleo, el gas, los mass media, etc. Si estas personas judías quisieran, el mundo iría un poco mejor. Pero sólo saben especular y la especulación trae hambre, miseria y guerras.

Y algunos se siguen preguntando cómo hay un avance antisemita. Que se lo pregunten al asiático, al americano, al europeo.

Ellos no son de ninguna parte, pero están en todas. Raro, enigmático y superviviente pueblo el judío. (A costa de los demás).      G.R-M.

ImagenImagen    Imagen