Comprender la provocación del Pentágono a Rusia

Por Jacob G. Hornberger

El presidente Kennedy tenía una habilidad única que los generales del Pentágono no tenían. Pudo analizar una crisis internacional poniéndose en el lugar de su adversario en un intento de comprender los motivos de su adversario. Hacer eso le permitió encontrar una salida a la crisis que no involucraba la guerra. La respuesta de los generales y del Pentágono fue siempre la misma: invadir, bombardear, matar y destruir.

Los generales de hoy no son diferentes de sus homólogos de principios de la década de 1960. No pueden ponerse en los zapatos de los funcionarios rusos y tratar de encontrar una solución a la crisis en Ucrania. En cambio, su respuesta es bombas, misiles, muerte, destrucción y, ahora, tanques. Simplemente no están mentalmente equipados para hacer lo que hizo Kennedy. 

Comprender cómo Kennedy resolvió la Crisis de los Misiles Cubanos contribuye en gran medida a comprender qué motivó a los rusos a invadir Ucrania. 

En 1962, Kennedy se enteró de que la Unión Soviética (es decir, Rusia) estaba instalando misiles nucleares en Cuba. Con todo el apoyo del Pentágono, Kennedy decidió que no podía permitir que eso sucediera. No había forma de que los funcionarios estadounidenses permitieran que los rusos instalaran misiles nucleares apuntando a los Estados Unidos desde solo 90 millas de distancia.

Y, sin embargo, los soviéticos tenían todo el derecho del mundo a instalar misiles nucleares en Cuba, siempre que se hiciera con el consentimiento del régimen cubano. Después de todo, aunque el Pentágono y la CIA consideraban a Cuba como una colonia estadounidense de facto, Cuba era, de hecho, un país independiente y soberano. Si quería misiles nucleares soviéticos en Cuba, tenía derecho a invitar a los soviéticos a instalarlos allí.

No obstante, tanto Kennedy como el Pentágono decidieron que no permitirían que los misiles nucleares de Rusia permanecieran en Cuba. ¿Por qué? Porque simplemente no querían que los misiles nucleares apuntaran a los EE. UU. desde solo 90 millas de distancia. Consideraron tales misiles como una grave amenaza para la «seguridad nacional» de los Estados Unidos.

Reflejando cuán importante era este principio para Kennedy, incluso estuvo dispuesto a ir a la guerra nuclear contra Rusia para evitar que esos misiles rusos estuvieran estacionados en Cuba. De hecho, lo que no se reconoce ampliamente es que Kennedy realmente inició la guerra contra los soviéticos. Fue entonces cuando ordenó un bloqueo militar contra los barcos soviéticos que transportaban armas nucleares a Cuba. Según el derecho internacional, un bloqueo es un acto de guerra. Afortunadamente, los soviéticos no respondieron con medidas de guerra de represalia.

Sin embargo, el bloqueo de Kennedy fue recibido con severa desaprobación por parte de los generales. Se consideró que era demasiado débil. Un miembro del Estado Mayor Conjunto comparó el bloqueo de Kennedy con el apaciguamiento de Hitler por parte del primer ministro británico Neville Chamberlain en Munich. Con su mente unidireccional, los generales presionaban a Kennedy para que bombardeara e invadiera Cuba. Su insistencia en presionar a Kennedy para que tomara una medida que casi con certeza resultaría en una guerra nuclear reflejaba cuán fuertemente se sentían por no tener misiles rusos tan cerca de la frontera de Estados Unidos.

Por lo tanto, si Kennedy fuera presidente hoy, no necesitaría preguntar por qué los rusos se sintieron de la misma manera acerca de tener misiles nucleares estadounidenses estacionados en Ucrania, que comparte frontera con Rusia. Comprendería que sus sentimientos no serían diferentes de los sentimientos de Kennedy y el Pentágono con respecto a los misiles nucleares rusos en Cuba.

Pero había otro factor que Kennedy consideró cuando se puso en el lugar de los rusos en un intento por comprender la crisis y llegar a una solución pacífica de mutuo acuerdo. Desde que Kennedy se convirtió en presidente, tanto la CIA como el Pentágono se empeñaron en lograr un cambio de régimen en Cuba. De eso se trataba la invasión de la CIA en Bahía de Cochinos en Cuba en 1961. Después de que fracasó, el Pentágono comenzó a presionar incesantemente a Kennedy para que iniciara una invasión militar a gran escala de la isla. El Pentágono incluso ideó una operación fraudulenta de bandera falsa llamada Operación Northwoods para darle a Kennedy una excusa para invadir Cuba. Para su crédito eterno, Kennedy lo rechazó.

Kennedy descubrió que la razón por la que los cubanos querían esas armas nucleares era para impedir que el Pentágono y la CIA invadieran Cuba nuevamente. Si la disuasión fallaba, los funcionarios cubanos querían las armas nucleares como una forma de luchar contra un ejército mucho más poderoso.

Lo que los principales periodistas y comentaristas no se dan cuenta es que en el prolongado estado de hostilidades entre Estados Unidos y Cuba, siempre ha sido Estados Unidos   —específicamente el Pentágono y la CIA— el agresor. Dado esto, Cuba tenía todo el derecho del mundo a defenderse de lo que Martin Luther King describió como “el mayor proveedor de violencia del mundo”.

Cuando Kennedy se dio cuenta de que era la búsqueda obsesiva del Pentágono y la CIA de invadir Cuba lo que había provocado la Crisis de los Misiles en Cuba, pensó en una salida a la crisis. Simplemente le prometió al líder soviético Nikita Khrushchev que nunca permitiría que el Pentágono y la CIA bombardearan o invadieran Cuba nuevamente. Su promesa funcionó. Los soviéticos sacaron sus misiles nucleares de Cuba y se los llevaron a casa.

Excepto por una cosa. En el último minuto, Jruschov le pidió a Kennedy que retirara los misiles nucleares estadounidenses de Turquía que apuntaban a la Unión Soviética. Sí, lo leiste bien. Mientras se oponía a los misiles soviéticos en Cuba que apuntaban a Estados Unidos, el Pentágono tenía sus misiles nucleares en Turquía que apuntaban a Rusia.

Kennedy entendió el punto de Jruschov y estuvo de acuerdo con él. Prometió al líder ruso que retiraría los misiles nucleares de Turquía en un plazo de seis meses.

No hace falta decir que la mayoría de los estadounidenses se sintieron aliviados y complacidos con la resolución de Kennedy de la crisis de los misiles en Cuba. No así, sin embargo, el Estado Mayor Conjunto. Estaban furiosos. Kennedy había dejado efectivamente a Cuba permanentemente bajo control comunista, algo que el Pentágono consideraba una grave amenaza para la “seguridad nacional”. Como señalo en mi libro Un encuentro con el mal: la historia de Abraham Zapruder , el JCS consideró que la resolución de la crisis por parte de Kennedy era la mayor derrota en la historia de Estados Unidos. Consideraron a Kennedy como una “hermana débil” a la hora de enfrentarse a los comunistas. Lo consideraban un cobarde y, peor aún, un traidor por ser amable con Rusia.

¿Qué hubiera hecho Kennedy con Ucrania si hubiera sido presidente? Nunca habría permitido que el Pentágono usara la OTAN para absorber a los ex miembros del Pacto de Varsovia. También habría reconocido que la reacción de Rusia a los misiles nucleares estadounidenses en Ucrania habría sido la misma que la reacción de Estados Unidos a los misiles rusos en Cuba. Habría entendido que su reacción al tener misiles nucleares estadounidenses en Ucrania no sería diferente de su reacción al tener esos misiles nucleares estadounidenses en Turquía. De hecho, no hay duda de que Kennedy habría reconocido que la OTAN era un dinosaurio de la Guerra Fría que necesitaba ser sofocado, especialmente dado el final de la Guerra Fría.

¿Dónde está el presidente Biden en todo esto? No hace falta decir que Biden, desafortunadamente, no es John Kennedy.

Fuente: https://www.globalresearch.ca/understanding-pentagon-provocation-russia/5806945

Exasesor del Pentágono: EE. UU. probablemente atacó los oleoductos para aislar a Alemania

por Paul Joseph Watson

Un exasesor del Pentágono dice que los culpables más probables de las explosiones del oleoducto Nord Stream son Estados Unidos y Gran Bretaña, y que el ataque se llevó a cabo para evitar que Alemania se salve de la guerra en Ucrania.

El coronel retirado del ejército estadounidense Douglas Macgregor hizo los comentarios durante una aparición en el podcast Judging Freedom.

Macgregor dijo que un proceso de eliminación descarta a Alemania, porque dependen de Nord Stream para su seguridad energética, mientras que tampoco sirvió de nada para Rusia haber saboteado su propia infraestructura.

“¿Destruirían los rusos su propio oleoducto? El 40 por ciento del producto nacional bruto ruso o producto interno bruto consiste en moneda extranjera que ingresa al país para comprar gas natural, petróleo, carbón, etc. Así que los rusos no hicieron esto. La idea de que lo hicieron creo que es absurda”, dijo Macgregor.

Refiriéndose al infame tuit borrado del eurodiputado polaco Radoslaw Sikorski en el que escribió: “Gracias, EE. UU.”, señaló Macgregor, “¿Quién más podría estar involucrado? Bueno, aparentemente los polacos parecen estar muy entusiasmados con eso”.

https://platform.twitter.com/embed/Tweet

Sin embargo, citando informes de que se habían detectado más de 500 kg de TNT en ambas explosiones, el exasesor del Pentágono sugirió que solo los Estados Unidos y la Marina Real Británica tenían la capacidad de llevar a cabo el ataque.

“Entonces hay que ver quiénes son los actores estatales que tienen la capacidad de hacer esto. Y eso significa la Marina Real, las Operaciones Especiales de la Marina de los Estados Unidos”, dijo Macgregor.

“Creo que eso está bastante claro. Sabemos que se usaron miles de libras de TNT porque estas tuberías son enormemente robustas. Tiene varias pulgadas de concreto alrededor de varias aleaciones de metal para mover el gas natural. Por lo tanto, no es algo que simplemente pueda arrojar una granada al final de una línea de pesca y desbaratar. Eso significa que se necesita cierta cantidad de sofisticación”, agregó.

Macgregor sugirió que el motivo detrás de los ataques era evitar que Alemania abandonara la guerra de Ucrania después de que Berlín comenzara a “dar la impresión de que ya no iban a estar de acuerdo con esta guerra de poder en Ucrania”.

“Dudo en decir ‘sabemos que debe haber sido Washington’. No puedo decir eso porque simplemente no lo sabemos. Pero está muy claro que hemos excluido las opciones de Berlín. Berlín se estaba alejando de esta alianza. [El canciller] Olaf Scholz dijo: ‘No enviaré más equipos, no enviaré tanques’. Ahora está en un aprieto porque Estados Unidos simplemente le ha robado la opción de rescate. ¿Quién le va a suministrar gas, petróleo, carbón y todo lo demás si se echa a perder? ¿Hacia dónde gira ahora? Y recuerde, los alemanes, que enfrentan terribles consecuencias en casa, se niegan a reiniciar las plantas de energía nuclear”, dijo el exfuncionario.

Como informamos anteriormente , la CIA advirtió a Alemania sobre posibles ataques a gasoductos en el Mar Báltico semanas antes de que los Nord Stream 1 y 2 fueran atacados.

Tanto Joe Biden como la subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos, Victoria Nuland, afirmaron que Nord Stream 2 no podría operar si Rusia ataca Ucrania.

Fuente: https://www.infowars.com/posts/former-pentagon-advisor-says-us-likely-attacked-nord-stream-pipelines-to-isolate-germany/