LA SOCIAL SOBERANÍA (SON LAS PALABRAS…)

images (17)El plan era fecundo. Hay habitantes del planeta que no han tenido una nación física, geográfica, pero siempre espiritual. Tan fuerte eran las enseñanzas y las tradiciones que el más ateo, entendía y apadrinaba “el libro”. Un pueblo fiel a sí mismo, sin un territorio que defender, vivían en prácticamente todos los países del mundo.images (16)

Pero Europa y su espejo los Estados Unidos de América eran sus peores enemigos, pero su fuerza y sus ganas de apoderarse con lo que les habían dejado despectivamente manejar, el dinero, conquistarían a esta, ya con poca conciencia, pero sí un territorio natural.

¿Pero para qué necesitaban fronteras? Ellos eran ciudadanos del mundo y el dinero habla el mismo idioma en todos los estados del planeta y el oro pesa igual.images (11)

images (9)Entonces crean la Internacional Socialista, el comunismo, en un principio para que Alemania sea la primera nación en saborear el experimento. Por otro lado el capitalismo, las finanzas internacionales, están hechas, si no creadas por ellos a la medida del sombrero que les cae hacia su lado. El bueno según ellos.

La globalización es otro paso más de su poder, un agua donde aún con fronteras, nadan como tiburones bajo las redes. Pero esto es después.images (18)

Nace en Alemania, por y con unas condiciones ya conocidas un socialismo nacional (la traducción al castellano, nacional socialismo es un error muy bien aprovechado), dos palabras que en sí, es el futuro de cualquier nación que quiera ser soberana y social.

Esto es lo que no quería la masonería judía, el sionismo. Ninguna nación soberana. Manejando el dinero y jugando con el, es imposible plegarse a una idea de nación. Sólo images (5)palabras, sólo significados amplios, incapaz de cerrar un territorio.

El socialismo nacional no es más que un socialismo soberano. Tan sólo eso, y es mucho. Hitler paga la deuda pero no se endeuda de la manera que los judíos quieren y permuta el patrón oro (que en realidad no dejará de existir) por el patrón trabajo. El dinero vale lo que el sudor de un campesino o el trabajo de un arquitecto. No más, y no menos.images (2)

Revoluciona el sistema, bastante más que la bolchevique (donde el 90 por ciento de sus 100 principales cabecillas eran hebreos) y la prueba está que no se la destruye. A los rusos blancos no se les prestó la ayuda necesaria, no quisieron ser “los aliados” contra Rusia. Les daba igual, si allí iba a haber un banco nacional con la marca oro, no había peligro.images (10)

A la Alemania de Hitler había que destruirla, borrarla del mapa. Y empezaron en 1933, seis años antes de los primeros tiros. “La Nación de Judea, declara la guerra a Alemania”.

Los judíos, que estaban o bien en los gobiernos de los aliados, o bien en sus altas finanzas decidieron borrar del mapa al único país soberano que quiso ser él mismo y guiarse por el camino que deseaban seguir.

Pero grandes enemigos se encontraron por el camino y el camino sigue: la globalización.images (3)

Y la palabra del “libro” manda.

Esta es la triste historia comprimida, casi con símbolos de la destrucción de la Alemania Soberana, Socialista y Nacional.images

¿Otro ejemplo, otro tiempo? Sadam Husein quería cambiar petróleo por euros. Ni armas químicas, ni absolutamente nada que ver con el 11-S. ¿Entonces? Quería ser más soberano, dejaba atrás el “patrón dólar”. Las mentiras fueron más toscas y menos quirúrgicas. E Israel se quitaba de en medio un enemigo potencial.images (12)

images (10)Con Alemania las mentiras fueron las más altas jamás realizadas en lo que llevamos de vida. Pero se sabrá la verdad. Pero el daño ya está hecho, al igual que con Irak, Libia, Siria, Rusia, etc, etc…

G.R-M

images (6)

images (15)  images (13)

images (8)images (19)images (7)

 

DIVIDE Y VENCERÁS (O EL JUEGO DE SIÓN)

Este parece ser el lema del sionismo (ahora globalización). Por supuesto es un contradicho. Pero ellos son así. Juegan y no sabes por dónde van. Ese es su plan. Jugar y no estar. Lo demás le va saliendo sobre la marcha aunque tengan planes abiertos y a largo plazo. No duden que la independencia de Cataluña la apoyan. Europa mientras más desgajada menos poder de reacción. También apoyaron la partición de países del antiguo bloque del Este (aunque en el siglo XX unificaron a su antojo a estos pero con el mismo fin, provocar un cáncer en Europa, y bien que lo consiguieron). Imagen

También pasa a escala más reducida con los partidos, movimientos y nudos. España en Marcha es una muy buena noticia pero creo que hay que cambiar la forma de venderse. La violencia (a no ser en defensa propia) debe estar desterrada de estos movimientos. La violencia también está en las y en cómo se dice un mensaje. Si esto no cambia, seremos una pandilla para tomar cervezas. O somos una idea política o no. Y olvidaros de gobernar por la fuerza. Tampoco estaría con vosotros. Alguien me dirá –es que yo soy así-. Y otro –esto es así como en 1936. Pues iros a vuestra casa, así sólo servís a nuestros contrincantes. (Y que conste que apoyo lo que pasó en Madrid el 11 de septiembre).

Es muy fácil lo que hay que hacer. Recuerdo una frase que dijo Blas Piñar a finales de los 70: “me dais palmaditas y me lloráis en el hombro pero los votos se los dais a Fraga”. De eso se trata, de conquistar, de ser una ideología más, plausible para el hombre de la calle ¿o no nos acordamos ya del nacionalsocialismo y/o del fascismo?. Los partidos no ganan elecciones por sus afiliados sino por los millones de personas normales  (entre los que me considero). Los que tengan que gobernar sí tienen que ser personas sobresalientes en todos los aspectos. Imagen

Si creéis que modernizarse es abrir páginas web y blogs (que también) iros para casa.

El espacio en política es estético pero el tiempo es oro puro y no me refiero al tiempo lineal para saber cuándo hay que hacer algo importante sino al tiempo en que vivimos, saber dónde estamos y qué quiere la gente y planteárselo como algo normal por gente normal. Alguien dijo que el neurótico sabía que dos y dos son cuatro pero que no le gustaba el resultado. Seamos sensatos y reconquistemos lo que somos y lo que es nuestro: la clase media (por cierto, cada vez hay menos y a nosotros nos toca que crezca).

O sólo nos quedará tomar cervezas y para eso ya tengo amigos.

Ánimo pues compañeros. Y por supuesto no quiero dividir, sólo ser pragmático.

G.R-M.

Imagen