Inyección letal: Doctores dan escalofriantes relatos de enfermedades inusuales inducidas por las vacunas Covid. (Por favor, ¡despierten!)

MIKE WHITNEY / https://www.unz.com/

«Los estadounidenses están muertos de miedo… La gente está saliendo del trabajo, no porque quieran perder sus trabajos, ¡pero no quieren morir por la vacuna! … Dicen: ‘Escucha, no quiero morir. Esa es la razón por la que no estoy tomando la vacuna». Así de claro». Dr. Peter McCullough

Un informe en el U.K. Telegraph explica cómo la vacuna Covid-19 ha llevado a un fuerte aumento en el exceso de muertes. Aquí hay un extracto del artículo:

«Casi 10.000 personas más de lo habitual han muerto en los últimos cuatro meses por razones no Covid, ya que los expertos pidieron una investigación urgente del gobierno sobre si las muertes eran prevenibles…

Las últimas cifras de la Oficina de Estadísticas Nacionales mostraron que Inglaterra y Gales registraron 20.823 muertes más que el promedio de cinco años en las últimas 18 semanas. Solo 11.531 muertes involucraron Covid». («La alarma crece a medida que las morgues se llenan con miles de muertes adicionales no Covid», UK Telegraph)

La mortalidad está aumentando porque más personas están muriendo. Y más personas están muriendo porque más personas han sido vacunadas. Existe un vínculo entre el aumento de la mortalidad y la vacuna contra el Covid-19. Naturalmente, los medios de comunicación quieren trasladar la responsabilidad de las muertes a «tratamientos retrasados» y «la falta de atención prevenible». Pero esto es solo una distracción. La causa principal de muerte es la inyección de un patógeno tóxico en el torrente sanguíneo de aproximadamente el 70% de la población. Eso es lo que está causando la coagulación, el sangrado, las embolias pulmonares, los ataques cardíacos, los accidentes cerebrovasculares y las muertes prematuras. Es la vacuna. Aquí hay más

«Las cifras semanales para la semana que terminó el 5 de noviembre mostraron que hubo 1.659 muertes más de lo que normalmente se esperaría en esta época del año. De ellos, 700 no fueron causados por Covid.

Es probable que el exceso crezca a medida que se registren más muertes en las próximas semanas.

Los datos de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido muestran que ha habido miles de muertes más que el promedio de cinco años en insuficiencia cardíaca, enfermedades cardíacas, afecciones circulatorias y diabetes desde el verano.

El número de muertes en hogares particulares también está un 40,9 por ciento por encima del promedio de cinco años, con 964 muertes en exceso registradas en la semana más reciente, que se extiende hasta el 5 de noviembre. («La alarma crece a medida que las morgues se llenan con miles de muertes adicionales no Covid», UK Telegraph)

El repentino aumento de la mortalidad no es un error sin sentido en el radar. Es una señal de alerta que indica una ruptura significativa en la tendencia de cinco años. Algo ha ido terriblemente mal. Se suponía que la vacunación masiva reduciría el número de casos, hospitalizaciones y muertes. En cambio, las muertes continúan aumentando.

¿Por qué?

La respuesta a esa pregunta se puede encontrar en los propios datos. Como admite el autor, ha habido un fuerte aumento en la insuficiencia cardíaca, las enfermedades cardíacas, las afecciones circulatorias y los accidentes cerebrovasculares. (La diabetes es el valor atípico) Estas son precisamente las dolencias que uno esperaría ver si uno acabara de inyectar a millones de personas con un biológico generador de coágulos que desencadena una respuesta inmune violenta que ataca el revestimiento interno de los vasos sanguíneos infligiendo un daño severo a la infraestructura crítica del cuerpo. Entonces, sí, la mortalidad por todas las causas ha aumentado, y es seguro que subirá aún más a medida que más personas se vacunen y sucumban gradualmente a los efectos (frecuentemente) tardíos de un brebaje híbrido que es la piedra angular de un plan maligno para reducir drásticamente la población mundial. Echa un vistazo a esta tabla seguida de un breve comentario de la patóloga de diagnóstico, la Dra. Claire Craig:

Dra. Clare Craig @ClareCraigPath

«Desde el verano ha habido el doble de muertes por covid, pero siete veces más muertes en exceso que el año pasado».

Y aquí hay otro anuncio de Craig:

«Si comienzas en la semana 22 y sumas todas las muertes desde entonces para cada año, entonces algo muy anormal está sucediendo este año entre los hombres de 15 a 19 años».

Por lo tanto, no solo están muriendo más personas, sino que la demografía se ha desplazado hacia abajo a medida que las personas cada vez más jóvenes se ven atraídas al vórtice de la vacuna. En pocas palabras, el número de jóvenes que mueren por un paro cardíaco infligido por la vacuna y miocarditis continúa aumentando sin un final a la vista.

No es sorprendente que la mortalidad por todas las causas sea mayor entre los vacunados que entre los no vacunados, lo que, una vez más, hace que sea más fácil rastrear el problema hasta su raíz, una «vacuna contra la muerte por veneno» citotóxica que suprime el sistema inmunológico innato, daña los órganos vitales y afeita años de la vida de las personas normales y sanas.

Tal vez, haya visto uno de los muchos videos cortos de atletas jóvenes en forma que de repente han caído muertos en el campo de juego o han sido llevados al hospital poco después de recibir la inyección. Si no, aquí hay un enlace a dos de ellos. (Los atletas colapsan después de la vacunación: Ver aquí y aquí)

Según Las noticias israelíes en tiempo real, ha habido un «aumento del 500% en las muertes de jugadores en 2021 … ¡Desde diciembre, 183 atletas y entrenadores profesionales se han derrumbado repentinamente! ¡108 de ellos murieron!»

«Aumento del 500% en las muertes» de atletas?!? ¿Qué vamos a hacer con esto?

Para empezar; la vacuna contra el Covid-19 no es un medicamento. Es el componente esencial en el plan elitista para el exterminio a escala industrial. Está diseñado para infligir lesiones físicas graves a las personas que lo toman. Es impactante que las personas estén tan profundamente en negación que no pueden ver lo que está sucediendo justo ante sus ojos. (Por favor, miren los videoclips de los atletas. Estas son las personas más acondicionadas del planeta y, sin embargo, están siendo golpeadas por la sustancia misteriosa de la vacuna). Así es como el médico sudafricano Shankara Chetty lo resumió en un video reciente publicado en Bitchute:

«El patógeno que está causando todas las muertes por la enfermedad es la proteína espiga. Y la proteína espiga es lo que se supone que la vacuna debe hacer en su cuerpo. … La proteína espiga es uno de los venenos más artificiales que el hombre ha hecho. Y, el objetivo de esta toxina, es matar a miles de millones de personas sin que nadie se dé cuenta. Así que es un veneno con una agenda». («El médico sudafricano Dr. Shankara Chetty habla sobre «El plan más grande», Bitchute)

Ahí está en pocas palabras. Y Chetty no es el único que vincula la vacuna a la agenda de las élites globalistas que planean usar la cobertura de una pandemia para implementar su esquema de «gestión de la población». El ex vicepresidente de Pfizer, Mike Yeadon, ofreció una opinión similar hace unos días en su sitio web. Él dijo:

«Estamos en medio del programa de despoblación más grande que el mundo haya visto, donde la mayoría de la humanidad está actuando como idiotas útiles para él y para su propia desaparición».

De hecho, y hemos tratado de proporcionar la mayor cantidad de información posible sobre el agente biológico que se está utilizando para perseguir esta agenda maligna, la proteína espiga. En los primeros informes, transmitimos la investigación del Dr. Patrick Whelan, quien comprendió el peligro de la proteína espiga antes que nadie. Aquí hay un breve resumen de su análisis de una carta que presentó a la FDA el 8 de diciembre de 2020:

«Me preocupa la posibilidad de que las nuevas vacunas destinadas a crear inmunidad contra la proteína espiga del SARS-CoV-2 tengan el potencial de causar lesiones microvasculares en el cerebro, el corazón, el hígado y los riñones de una manera que actualmente no parece evaluarse en los ensayos de seguridad de estos medicamentos potenciales.

… Meinhardt et al…. muestran que la proteína espiga en las células endoteliales cerebrales se asocia con la formación de microtrombos (coágulos)… En otras palabras, las proteínas virales parecen causar daño tisular sin replicar activamente el virus. La vacuna de Pfizer/BioNTech (BNT162b2) está compuesta por un ARNm que produce una proteína espiga de longitud completa anclada a la membrana. Los estudios en ratones sugieren que una forma no autenticada de la proteína S1 como esta puede causar una microvasculopatía en los tejidos que expresan mucho receptor ACE2.

… parece que la proteína espiga viral … es también uno de los agentes clave que causan el daño a órganos distantes que pueden incluir el cerebro, el corazón, los pulmones y los riñones. Antes de que cualquiera de estas vacunas sea aprobada para su uso generalizado en humanos, es importante evaluar en sujetos vacunados los efectos de la vacunación en el corazón. Tan importante como es detener rápidamente la propagación del virus inmunizando a la población, sería mucho peor si cientos de millones de personas sufrieran daños duraderos o incluso permanentes en su microvasculatura cerebral o cardíaca como resultado de no apreciar a corto plazo un efecto no deseado de las vacunas basadas en proteínas de espiga de longitud completa en estos otros órganos. («La FDA se encoge de hombros ante la terrible advertencia sobre la proteína espiga letal», Truth in the Age of Covid)

Desde el principio, los reguladores gubernamentales y sus aliados en el establecimiento de la salud pública han ignorado (o censurado) las advertencias de médicos e investigadores capaces. También despidieron al inmunólogo y vacunólogo de carrera, el Dr. Byram Bridle, quien fue el primero en su profesión en identificar la proteína espiga como «un agente causal específico de la enfermedad»; «un patógeno». Aquí está Bridle:

«‘Hemos sabido durante mucho tiempo que la proteína espiga es patógena … Es una toxina. Puede causar daño en nuestro cuerpo si está en circulación. Ahora, tenemos evidencia clara de que… la vacuna en sí, más la proteína, entra en circulación sanguínea».

Una vez que eso sucede, la proteína espiga puede combinarse con receptores en las plaquetas sanguíneas y con células que recubren nuestros vasos sanguíneos. Es por eso que, paradójicamente, puede causar tanto coagulación de la sangre como sangrado. «Y, por supuesto, el corazón está involucrado, como parte del sistema cardiovascular … Es por eso que estamos viendo problemas cardíacos. La proteína también puede cruzar la barrera hematoencefálica y causar daño neurológico.

«En resumen,… cometimos un gran error. No nos dimos cuenta hasta ahora. No nos dimos cuenta de que al vacunar a las personas las estamos inoculando inadvertidamente con una toxina». … («Científico de vacunas: ‘Hemos cometido un gran error'», Mujer conservadora)

Una vez más, tenemos a un inmunólogo de gran consideración, con más de 3 décadas de experiencia en su haber, que ofreció su investigación informada y basada en la evidencia sobre un tema que debería haber sido de gran interés para los reguladores que estaban tomando decisiones sobre la seguridad a largo plazo del medicamento experimental que estaban imponiendo a millones de personas en todo el país. Pero no había interés en absoluto. A pesar del hecho de que la ciencia apoyó sus conclusiones, Bridle fue brutalmente atacado, censurado, arrastrado por el barro y obligado a abandonar su lugar de trabajo.

¿Por qué?

Porque sacó las mismas conclusiones que el Dr. Patrick Whelan. Realmente no hay una diferencia sustantiva entre los dos, excepto que los comentarios de Bridle atrajeron más atención en los medios de comunicación, lo que lo convirtió en una mayor amenaza para la estrategia de «vacunación universal». Ese fue su verdadero crimen; descubrió la verdad y puso sus hallazgos a disposición del público, básicamente alertándolos sobre los peligros del «disparo de muerte por veneno». Por eso fue aplastado.

Desde entonces, Bridle ha hecho otras afirmaciones que deberían preocupar a cualquier persona cuyo cáncer pueda estar en remisión. Esto es lo que dijo en una entrevista reciente:

«Lo que he visto demasiado es gente que tenía cánceres que estaban en remisión, o que estaban siendo bien controlados; sus cánceres se han salido completamente de control después de recibir esta vacuna. Y sabemos que la vacuna causa una caída en el número de células T, y esas células T son parte de nuestro sistema inmunológico y son parte de las armas críticas que nuestro sistema inmunológico tiene para combatir las células cancerosas; así que hay un mecanismo potencial allí. Todo lo que puedo decir es que he tenido demasiadas personas que me contactan con estos informes para que me sienta cómodo. Diría que esa es mi mayor preocupación de seguridad más reciente, y también es la que va a ser la más poco informada en la base de datos adversa, porque si alguien ha tenido cáncer antes de la vacuna, no hay forma de que los funcionarios de salud pública lo vinculen con la vacuna». («Dr Byram Bridle habla», Bitchute, :55 segunda marca)

Entonces, ¿la vacuna suprime el sistema inmunológico?

Sí, lo hace, y el autor Alex Berenson proporcionó evidencia de esto recientemente en un artículo que publicó en Substack. Aquí hay un extracto:

«… el gobierno británico… admitió hoy, en su informe más reciente de vigilancia de vacunas, que:

«Los niveles de anticuerpos N parecen ser más bajos en las personas que adquieren la infección después de dos dosis de vacunación». (Página 23)

¿Qué significa esto?…

Lo que los británicos están diciendo es que ahora están descubriendo que la vacuna interfiere con la capacidad innata de su cuerpo después de la infección para producir anticuerpos no solo contra la proteína espiga sino contra otras piezas del virus.

Esto significa que las personas vacunadas serán mucho más vulnerables a las mutaciones en la proteína espiga INCLUSO DESPUÉS DE HABER SIDO INFECTADAS Y RECUPERADAS UNA VEZ

… probablemente sea aún más evidencia de que las vacunas pueden interferir con el desarrollo de una inmunidad robusta a largo plazo después de la infección». («URGENTE: Las vacunas Covid le impedirán adquirir inmunidad completa INCLUSO SI ESTÁ INFECTADO Y SE RECUPERA», Alex Berenson, Substack)

Las observaciones de Berenson cuadran con la investigación que fue compilada a principios de año por científicos de los Países Bajos y Alemania que:

«…advirtió que el … La vacuna (COVID-19) induce una reprogramación compleja de las respuestas inmunes innatas que deben considerarse en el desarrollo y uso de vacunas basadas en ARNm… el equipo de investigación del Centro Médico de la Universidad de Radboud y Erasmus MC en los Países Bajos… mostró que la vacuna alteró la producción de citoquinas inflamatorias por parte de las células inmunes innatas después de la estimulación con estímulos específicos (SARS-CoV-2) e inespecíficos.

Después de la vacunación, las células inmunes innatas tuvieron una respuesta reducida al receptor tipo toll 4 (TLR4), TLR7 y TLR8, todos ligandos que desempeñan un papel importante en la respuesta inmune a la infección viral. un área inexplorada es si la vacunación BNT162b2 tiene efectos a largo plazo sobre las respuestas inmunes innatas 

Esto podría ser muy relevante en COVID-19, en el que la inflamación desregulada juega un papel importante en la patogénesis y la gravedad de la enfermedad», escribe el equipo. «Múltiples estudios han demostrado que las respuestas inmunes innatas a largo plazo pueden aumentar (inmunidad entrenada) o regularse a la baja (tolerancia inmune innata) después de ciertas vacunas o infecciones». (La investigación sugiere que la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 reprograma las respuestas inmunes innatas, nueva red médica)

El hallazgo de Berenson también se alinea con la investigación de vanguardia que muestra que la proteína espiga «impide en gran medida la inmunidad adaptativa» al evitar que el ADN repare las células dañadas. El documento sugiere que la proteína espiga de hecho «impacta en el núcleo de la célula, donde almacenamos nuestro ADN, nuestro material genético central». Aquí hay más del desglose de Berenson del documento:

«…. nuestras células tienen mecanismos para reparar su propio ADN.

Pero, al menos en los experimentos que estos dos científicos realizaron, la proteína espiga parecía interferir con nuestras propias proteínas de reparación del ADN: «Mecánicamente, descubrimos que la proteína espiga se localiza en el núcleo e inhibe la reparación del daño del ADN al impedir el reclutamiento clave de la proteína de reparación del ADN BRCA1 y 53BP1 en el sitio del daño».

Para ser claros, los científicos NO probaron que la proteína espiga estuviera causando estos problemas en personas, o incluso animales … Sin embargo, en un momento en que los países avanzados que tienen altas tasas de vacunación de ARNm (y ADN / AAV) están viendo hospitales inusualmente llenos y tasas de mortalidad más altas de lo normal, son aún más motivo de preocupación. Como explicaron los

autores: «Nuestros hallazgos revelan un mecanismo molecular potencial por el cual la proteína espiga podría impedir la inmunidad adaptativa y subrayar los posibles efectos secundarios de las vacunas basadas en espigas de longitud completa». («URGENTE: Artículo preocupante sobre el impacto de la proteína espiga en el ADN y la reparación del ADN», Alex Berenson, Substack)

En pocas palabras: si la vacuna de hecho inhibe la respuesta inmune innata del cuerpo, entonces las personas se enferman mucho más por las infecciones estacionales que se propagan rutinariamente a través de la población. Su camino hacia la recuperación también será mucho más difícil.

Pero más bien que se trata del ángulo de inmunidad, pasemos a la investigación del Dr. Charles Hoffe, quien fue el primer médico en proporcionar pruebas sólidas de que las vacunas generan coágulos sanguíneos al desencadenar una respuesta inmune en la que el cuerpo ataca la capa delgada de células que recubren las paredes de los vasos sanguíneos. Hoffe encontró que el 62% de sus pacientes que habían sido vacunados dieron positivo para coágulos de sangre en una prueba de dímero D. Naturalmente, estaba alarmado por lo que encontró, particularmente porque la vacuna «estaba causando eventos neurológicos graves, e incluso la muerte. Cuando planteó sus preocupaciones al Colegio de Médicos de Columbia Británica, inmediatamente implementaron una orden de mordaza y lo reprendieron en un intento de intimidarlo y silenciarlo».

Hoffe ha sido entrevistado varias veces y siempre proporciona un relato detallado y fascinante de sus hallazgos. En una entrevista reciente, predijo que algunos vacunados que sufren de problemas relacionados con coágulos probablemente morirían en solo tres años. Esto es lo que dijo:

«… una vez que bloquea un número significativo de vasos sanguíneos a los pulmones, el corazón debe bombear a una resistencia mucho mayor para que la sangre pase a través de los pulmones. Eso causa una afección llamada hipertensión de la arteria pulmonar, que es la presión arterial alta en los pulmones porque muchos de los vasos sanguíneos de los pulmones están bloqueados. Y lo aterrador de esto es que las personas con hipertensión arterial pulmonar generalmente mueren de insuficiencia cardíaca del lado derecho en tres años … Y no solo el panorama a largo plazo es muy sombrío, sino que con cada disparo sucesivo, el daño agregará y agregará y agregará. Va a ser acumulativo porque cada vez se dañan más los capilares». («Shock: El médico advierte que la mayoría de los pacientes vacunados podrían tener daño cardíaco permanente, algunos pueden morir dentro de tres años «Daño cardíaco permanente, algunos pueden morir dentro de tres años», infowars; Minuto 6:10)

Una vez más, no hay discrepancia entre el análisis de Whelan, Bridle y Hoffe. Y aunque el foco de su atención puede variar ligeramente, sus conclusiones son las mismas. Estas inyecciones experimentales plantean graves riesgos para cualquier persona que se permita ser inoculada.

Ahora vea cuán similar es el análisis de Hoffe a la Dra. Rochagne Kilian, quien era médica de la sala de emergencias en el hospital GBHS hasta que renunció en protesta. Este es un video particularmente importante, ya que describe los síntomas «extraños» y las condiciones extremadamente raras que ahora se presentan en las salas de emergencia en todas partes después de la vacunación masiva de millones de personas con la «vacuna contra la muerte por veneno». (Transcribí el video yo mismo, por lo que podría haber errores).

Dr. Rochagné Kilian – Hace sonar el silbato sobre las vacunas Covid-19 y los niveles de dímero dímero D

«Lo que estaba viendo en mi departamento de urgencias, especialmente en los últimos 8 a 9 meses, está relacionado con los niveles de dímero dímero. Utilizamos D-Dimers específicamente relacionados con embolias pulmonares, así como trombosis venosa profunda. D-Dimer detecta cualquier trombosis (coágulos) en el cuerpo, pero no le da un diagnóstico, le da una base para ir más allá y hacer una ecografía y una tomografía computarizada para confirmar o negar la presencia de una embolia pulmonar o trombosis venosa profunda.

La primera parte de 2020 fue probablemente la más lenta en el departamento de emergencias, pero cuando entramos en 2021 y comenzó el despliegue de la vacunación, terminamos viendo un aumento en el accidente cerebrovascular, los ataques isquémicos transitorios y las presentaciones similares a los accidentes cerebrovasculares. (Hubo) definitivamente un número significativamente mayor de esas personas que entraron. Terminé haciendo pruebas de dímero D en estas personas y nunca antes en mi experiencia clínica había visto dímeros D y la cantidad de personas con dímeros D positivos superiores a 2,000, superiores a 3,000 y superiores a 5,000. Mi experiencia clínica me dijo que era necesario ir a buscar un coágulo grande en sus piernas o en sus pulmones. Y terminé haciendo una tomografía computarizada a estas personas. La mayoría de ellos, y diré que casi todos, tenían escáneres negativos que comenzaron a hacerme pensar que si no había un coágulo significativo en sus pulmones, pero mi dímero D era mucho más alto de lo que solía ver, podría no estar concentrado en un coágulo. Pero que se trata de múltiples micro-trombos extendidos por todo el cuerpo, y eso es tan fácil de pasar por alto porque la tomografía computarizada no lo va a recoger.

«Estas personas que ingresaron a la ER eran todas personas desde aproximadamente una semana hasta cuatro meses después de recibir sus 2ª inyecciones. Hay ciertos factores que pueden influir en una prueba de dímero D que puede darle una sensación de un nivel más alto de lo que se esperaría en el cuerpo. Dicho esto, los pacientes en los que estaba haciendo pruebas de Dímero D no tenían un nivel de tal vez una lectura positiva de 500 o 400. Eran más de 3500, más de 5000 ng/ml. Por lo tanto, esos son significativamente positivos sin ninguna prueba de tener una embolia pulmonar. Si estaba viendo altos niveles de dímero D sin un diagnóstico definido, necesitaba hacer más preguntas.

Un estudio dijo que nunca ignore los niveles extremadamente elevados del dímero D. Son específicos para enfermedades graves, incluyendo trombosis venosa, sepsis y / o cáncer. Incluso si el dímero D fuertemente elevado es un hallazgo aparentemente solitario, se debe mantener la sospecha clínica de enfermedad subyacente grave.

Hubo dos afecciones que destacaron y la primera fue la coagulación intravascular diseminada también conocida como CID. El segundo es el síndrome antifosfolípido. Ambas condiciones están relacionadas con una anormalidad en el inicio o la retroalimentación de la vía de coagulación, así como la trombosis o el ciclo de trombosis donde se descomponen los coágulos. La CID es una situación grave a veces potencialmente mortal en la que las proteínas en la sangre involucradas en la coagulación de la sangre se vuelven hiperactivas. Es una cascada que es difícil de detener una vez que ha alcanzado un cierto nivel. Hay ciertas condiciones que desencadenan dic; sepsis significativa, virus subyacentes, traumatismos, cirugía mayor, embarazo y parto. Y menos común causa reacción tóxica a medicamentos, reacción a transfusiones de sangre y trasplantes de órganos. Así que hubo una conexión con los productos intravasculares y una posible CID.

La mayoría de los casos de CID se diagnostican rápida y repentinamente, que es la presentación aguda. Pero hay casos en los que se desarrolla gradualmente, ocurriendo durante un período de tiempo más largo. Esto se conoce como una forma crónica de DIC y yo iría tan lejos como para decir una forma subaguda de DIC que es muy fácil de pasar por alto. La coagulación y el sangrado simultáneos pueden ocurrir con la CID crónica. La parte sangrante viene en sangre en la orina, dolores de cabeza y otros síntomas asociados con hemorragias cerebrales, moretones, inflamación de rojo, pequeños puntos en las extremidades, sangrado en los sitios de las heridas y sangrado de la mucosa. lo que significa sangrado de las encías y la nariz. Definitivamente vi un aumento en las hemorragias nasales y el sangrado de los sitios de heridas anteriores. úlceras, así como erupciones cutáneas que no se podían explicar. Los síntomas y signos de coagulación de la sangre fueron síntomas como dolores en el pecho, ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, AIOS y dolores de cabeza relacionados con el sangrado o no. Así como síntomas relacionados con la insuficiencia renal, debido a la coagulación de esos vasos sanguíneos más pequeños que van a los riñones. El síndrome antifosfolípido es un tipo de afección muy similar. Pero la base del síndrome antifosfolípido es un trastorno autoinmune que significa que el sistema inmunitario del cuerpo produce proteínas, conocidas como anticuerpos, que atacan por error a su propio cuerpo o tejidos. Eso le da a la piel el efecto en cascada del trastorno de la coagulación, pero está relacionado con un desencadenante autoinmune. Básicamente, se presentó exactamente de la misma manera; presión arterial alta que estaba viendo mucho; primer diagnóstico de presión arterial alta, ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, AIOS, problemas de válvulas cardíacas, dolores de cabeza o migrañas repetidos, pérdida de la visión, problemas de equilibrio y movilidad, dificultad para concentrarse o pensar con claridad,

El oyente astuto comenzaría a formarse una imagen de lo que nos han dicho sobre Covid-19, y hay trabajos de investigación que conectan Covid 19 con una enfermedad vascular subyacente. Uno de ellos fue un estudio llamado «Covid 19; desentrañando la progresión clínica del arma biológica virtualmente perfecta de la naturaleza».

«El SARS-Cov-2, que se presenta como síndrome covid-19, no era una base respiratoria, sino una base vascular subyacente. que tuvo ciertas fases de incubación, fase pulmonar, fase proinflamatoria, (que una vez más entra en un proceso de inflamación citotóxica) luego pasa a una fase prototrombina. El Covid-19 es una enfermedad trombótica. implicaciones para la prevención, la terapia antitrombótica y el seguimiento…..

Este cuadro nos muestra ciertos factores de riesgo, anomalías homeostáticas, así como resultados clínicos. Indica un aumento de los niveles de dímero D. También menciona el tromboembolismo venoso, el infarto de miocardio y la coagulación intravascular diseminada que está relacionada con los mecanismos postulados de la coagulación, así como la partenogénesis de la trombosis en Covid-19 …

Comencé a hacer la pregunta, si somos capaces de detectar ciertas conexiones entre las anomalías vasculares y el Covid-19, y basamos nuestro tratamiento propuesto en la proteína espiga, que incluye las inyecciones de Pfizer y Moderna, ¿no deberíamos estar buscando efectos secundarios o complicaciones similares de esa misma inyección?

Si estamos exigiendo ciertos tratamientos, necesitamos hacer la debida diligencia para asegurarnos de cuáles son los efectos secundarios y las complicaciones, especialmente en un momento en que no ha habido estudios a largo plazo». Y eso es lo que me llevó a centrarme en los dímeros D». («Dr Rochagné Kilian – Blows the Whistle on Covid-19 Vaccines and D-Dimer Levels«, Bitchute)

La declaración de Kilian debe leerse una y otra vez. Es la descripción más detallada que tenemos de las misteriosas y profundamente siniestras maquinaciones de un arma biológica diseñada en laboratorio que, en efecto, vuelve los sistemas vascular e inmunológico contra la persona que fue vacunada. La coagulación intravascular diseminada y el síndrome antifosfolípido son nombres que son completamente desconocidos para el pueblo estadounidense, y sin embargo, estas condiciones extrañas ahora son responsables de un número creciente de pacientes que experimentan sangrado, coagulación, dolores de cabeza, erupciones cutáneas, moretones, presión arterial alta e inflamación. Y, en casos más extremos, dolores en el pecho, ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, problemas de válvulas cardíacas y hemorragias cerebrales. Uno solo puede adivinar cómo los medios de comunicación tratarán de encubrir estas condiciones extraordinariamente raras y potencialmente mortales.

Cuando Kilian pregunta:

«Si somos capaces de detectar ciertas conexiones entre las anomalías vasculares y el Covid-19… ¿No deberíamos estar buscando efectos secundarios o complicaciones similares de esa misma inyección?»

¡Bingo! Si la proteína espiga producida por las vacunas inflige el mismo daño interno que el Covid-19, ¿no deberían los médicos esperar ver los mismos síntomas?

Sí, deberían. Y si los síntomas son los mismos, entonces hay una buena probabilidad de que las lesiones inducidas por la vacuna se diagnostiquen erróneamente como Covid-19.

Piensa en eso por un minuto. Ese sería el escenario perfecto para los gerentes de la pandemia y sus patrocinadores multimillonarios a quienes les encantaría ver la inminente montaña de carnicería atribuida al virus menguante en lugar de a su propia vacuna de muerte por veneno.

Y ese es el genio malvado de la estrategia globalista; para extraer las huellas dactilares de la pistola humeante antes de que los investigadores lleguen a la escena del crimen.

La cantidad de planificación que debe haber entrado en esta estafa, es simplemente impresionante.

Fuente: https://www.unz.com/runz/lethal-injection-frontline-e-r-doctor-gives-chilling-account-of-unusual-vaccine-induced-illness/

¿Qué sucede cuando las vacunas comienzan a ser contraproducentes?

Hay mucha gente por ahí que está preocupada por la aparición de alguna nueva variante del SARS-COV2 que evada las vacunas. Además, hay personas que sugieren que esto no es motivo de preocupación: simplemente encontraremos una nueva vacuna contra esta nueva variante. Pero tengo la impresión de que a todo el mundo parece que le falta algo.

«Si aparece una nueva variante que evade las vacunas, simplemente desplegaremos una nueva vacuna contra esa cepa» es una mala línea de razonamiento, porque no hay una sola forma particular de evadir nuestra respuesta de anticuerpos, hay numerosas. Lo que estamos presenciando es que cada nueva subesta de Delta está evolucionando a su manera única, para replicarse en nuestros cuerpos a pesar de la presencia de nuestros anticuerpos.

Si está esperando un momento en el que anuncien que «se ha detectado una nueva cepa en Manchester que es totalmente resistente a las vacunas y pronto reemplazará a todas las demás cepas», entonces eso probablemente no sucederá. Más bien, va a ser más de lo habitual. Con cada bit de información publicada, encontrará que cada vez más personas vacunadas sufren infecciones irruptivas y hospitalización.

De hecho, con la evidencia disponible para nosotros ahora, podemos decir que las vacunas no han logrado proteger al grupo demográfico exacto que se suponía que debían proteger: los ancianos. Los ancianos vacunados siguen teniendo menos probabilidades de morir per cápita que los ancianos no vacunados en el futuro previsible, simplemente porque menos del 10% de las personas mayores en Europa occidental que permanecen sin vacunar generalmente tienen una salud más pobre: son principalmente minorías étnicas y personas que viven en la pobreza o el aislamiento.

Podemos observar la mortalidad acumulada no COVID en ancianos británicos para ver qué está pasando:

Imagen

Si observa esto, notará que los ancianos vacunados mayores de 70 años tienen aproximadamente un 55% menos de probabilidades de morir que los ancianos no vacunados, por causas no COVID. Y aquí tienes la tabla más reciente de las tasas de mortalidad por COVID para las personas mayores:

Para el grupo de más de 80 años en particular, queda claro que el riesgo de muerte no COVID muestra un patrón idéntico al riesgo de muerte por COVID. Mientras ese siga siendo el caso, las autoridades nunca tendrán que admitir que las vacunas fallaron: aún podrán señalar algún gráfico que dice que los ancianos vacunados tienen un 50% más o menos de probabilidades de muerte en comparación con aquellos que no fueron vacunados.

Con las medidas de intimidación que se están tomando actualmente contra las personas no vacunadas, están eliminando a las últimas personas sanas del grupo demográfico no vacunado: si no puedes salir a un pub o un restaurante y no puedes mantener un trabajo sin ser vacunado, ¿qué tipo de personas se ven obligadas a vacunarse? Personas no vacunadas con una vida social activa y saludable, que trabajan en un trabajo regular.

El tipo de personas que no se verán obligadas a pasar por estas medidas para vacunarse son las personas que están desempleadas debido a enfermedades crónicas u otros factores y las personas mayores no vacunadas que viven en aislamiento social. En otras palabras: estas medidas eliminan a las personas sanas del grupo demográfico no vacunado. Esto asegura que los números continuarán mostrando que las vacunas lo «protegen», incluso cuando no lo hacen.

No debe esperar ver algún tipo de actualización del gobierno en la que eventualmente admitan que las personas no vacunadas ahora tienen un menor riesgo de morir por el virus que las personas vacunadas: las medidas que están tomando tienen el efecto de dejar solo un pequeño grupo de personas no vacunadas que naturalmente tienen un riesgo muy alto de morir por este virus debido a su mala salud.

¿Por qué harían eso? ¿Por qué ahora están obligando repentinamente a los jóvenes sanos a tomar estas vacunas? Bueno, aquí hay una posible explicación. Míralo de esta manera: Imagina que tus políticos realmente creyeran que la crisis terminaría después de vacunar a todos los ancianos. Comenzaron a vacunar a las personas inicialmente, detuvieron el programa de vacunación varias veces porque muchas personas murieron repentinamente después de recibir las vacunas, pero luego continuaron los programas de todos modos porque no tenían alternativa y pensaron que sacrificar algunas vidas para poner fin a la pandemia vale la pena el costo.

Pero luego queda claro que las vacunas no resuelven el problema, porque la inmunidad no dura. Peor aún, a partir de los datos de exceso de mortalidad queda claro que las personas están muriendo a causa de las vacunas. Eres un político. Cometiste un terrible error. Entonces, ¿qué haces a continuación? ¿Admite que cometió el peor error de salud pública de la historia, o comienza a tratar de descubrir cómo encubrir el problema? Todas estas medidas que obligan a los adultos sanos de bajo riesgo con una vida social activa y un empleo estable a tomar esta vacuna aseguran que las únicas personas no vacunadas que quedan sean las personas en la demografía de alto riesgo. Este es un efecto secundario casual realmente conveniente para su gobierno, o simplemente están tratando activamente de ocultar lo que realmente está sucediendo. Si quisieran confundir activamente los datos, no podrían estar haciendo un mejor trabajo del que están haciendo actualmente.

Sin embargo, cuando observa el exceso de mortalidad total en la población en un momento dado (el número que es muy difícil de manipular para ellos) en comparación con un año antes, notará que nada ha cambiado sustancialmente para mejor. Como ejemplo, aquí está el exceso de mortalidad en los Países Bajos:

Normalmente, un invierno mortal es seguido por un invierno suave, pero ahora vemos que está sucediendo exactamente lo mismo que el invierno pasado. Lo que te van a decir después de que termine la ola de invierno es: «seguro que se ve básicamente igual que el invierno pasado, ¡pero imagínate cuánto más mortal habría sido si no hubiéramos vacunado a todos»!

Lo que ha sucedido aquí en Europa es lo siguiente. Al principio fuimos testigos de la aparición de un nuevo virus. Casi ninguno de nosotros tenía inmunidad real contra él y el virus ya estaba prácticamente optimizado para infectar a seres humanos ingenuos. Para cuando entramos en invierno, muchas personas tenían cierto grado de inmunidad y comenzaron a surgir diferentes variantes como Alpha, todas las cuales cambiaron de diferentes maneras para sobrevivir a nuestras diversas respuestas inmunes a este virus.

Luego, eventualmente, comenzamos a implementar vacunas. Esto llevó a un aumento repentino masivo de la inmunidad. El virus comenzó a extinguirse. Casi todas las variantes desaparecieron, con la excepción de una, que tenía una ventaja única sobre todas las demás. Como han demostrado los científicos japoneses, Delta tenía la capacidad única de hacer uso de nuestra respuesta de anticuerpos a la región NTD. Si estás esperando una «mejora dependiente de anticuerpos», bueno, ya está aquí. Simplemente no se ve como esperabas que se viera.

Esta capacidad de hacer uso de nuestros anticuerpos contra la región NTD de la proteína Spike parece ser la razón principal por la que Delta logró reemplazar a todas las demás cepas. También parece ser la razón por la que es mucho más infeccioso. El despliegue de las vacunas representó un evento de selección masiva, que hizo que una variante creciera dominante a costa de todas las demás variantes.

La gente te dirá «bueno, las vacunas no son tan efectivas como habían prometido, debido a una nueva variante» como si estas dos fueran ocurrencias separadas. Esta es la mentira de la omisión: ¿Por qué esta nueva variante se convirtió repentinamente en dominante? La respuesta es: Debido a estas vacunas. La respuesta inmune de los seres humanos es lo que impone una presión selectiva sobre este virus. Cuanto más se parece nuestra respuesta inmune a la de otras personas, más forzamos la presión selectiva sobre este virus en una dirección particular. A través de las vacunas, que homogeneizan nuestra respuesta inmune contra una versión particular de la proteína espiga, creamos el tipo de condiciones en las que las versiones del virus que se parecen a Delta comienzan a prosperar a expensas de otras cepas del virus.

Y esa es la etapa a la que hemos llegado ahora. En todo el mundo occidental, diferentes cepas descendientes de Delta están en una carrera por acumular diferentes mutaciones que superen nuestra respuesta inmune humana contra la proteína espiga. Es poco probable que veas que una cepa en particular tenga una ventaja muy fuerte contra otras cepas ahora y elimine a las demás. La fruta de bajo costo ya ha sido cosechada por el virus en forma de Delta convirtiéndose en dominante. Ahora se trata de adquirir diferentes mutaciones, cada una con una leve ventaja.

Lo que va a parecer es que en toda Europa Occidental, gradualmente se va a ver que el porcentaje de personas vacunadas en los hospitales se acerca a la marca del 80-90%. Es muy poco probable que se mueva por encima del 90% de las hospitalizaciones, porque el 7% no vacunado más o menos de los ancianos tienen una salud mucho más pobre que los ancianos vacunados. Pero si no supiera nada mejor y se despertara de un coma y mirara las estadísticas de mortalidad, dudaría de que se hubiera implementado una vacuna.

Desafortunadamente, por varias razones, las vacunas permiten una situación que no habría existido si hubiéramos construido inmunidad natural. Hay una serie de razones para esperar que el virus crezca más mortal en los próximos meses, en comparación con la ola de invierno anterior:

-La inmunidad natural es muy diversa. El sistema inmunológico de una persona se centrará en la proteína Nucleocápside, el sistema inmunológico de otra persona se centrará en la proteína Spike o en una de las otras proteínas. La inmunidad natural también se desarrolla contra diferentes variantes, mientras que la inmunidad artificial se desarrolla contra una proteína espiga que es idéntica en todos los que reciben estas vacunas. Debido a que la inmunidad natural es diversa, los cambios sutiles en el virus no pueden causar el tipo de beneficio de aptitud física que puede causar en condiciones de inmunidad artificial generalizada contra una versión específica de la proteína Spike.

Como todo el mundo tiene una respuesta inmune muy similar, llegamos a una situación en la que el virus puede usar activamente nuestra respuesta inmune para su propio beneficio, a través de la mejora dependiente de anticuerpos. Tales mutaciones que permiten la mejora dependiente de anticuerpos generalmente solo tienen una ventaja de aptitud si casi todos tienen estos anticuerpos. Ya existe un grado de mejora dependiente de anticuerpos, porque casi todos los anticuerpos inducidos por las vacunas contra la región NTD son utilizados por las cepas Delta actualmente dominantes en su beneficio.

https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?dnt=true&embedId=twitter-widget-0&features=eyJ0ZndfZXhwZXJpbWVudHNfY29va2llX2V4cGlyYXRpb24iOnsiYnVja2V0IjoxMjA5NjAwLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X2hvcml6b25fdHdlZXRfZW1iZWRfOTU1NSI6eyJidWNrZXQiOiJodGUiLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X3NwYWNlX2NhcmQiOnsiYnVja2V0Ijoib2ZmIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH19&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1456312682513063943&lang=en&origin=https%3A%2F%2Fwww.rintrah.nl%2Fwhat-happens-when-the-vaccines-start-to-backfire%2F&sessionId=7c48783e802c4b858d9d3a970a425420a8effeb5&theme=light&widgetsVersion=f001879%3A1634581029404&width=550px

La campaña de vacunación dificulta el desarrollo de la inmunidad completa, ya que la respuesta inmune normal a las proteínas más allá de la proteína Spike se previene debido al pecado antigénico original. Esto hace que las infecciones repetidas sean más probables. La evidencia de que esto ya sucede se puede ver en el hecho de que los británicos vacunados tienen tasas de casos más altas que los británicos no vacunados. También se puede ver en el hecho de que los niveles de ARN en las aguas residuales escocesas y holandesas ahora superan los niveles observados durante el pico de invierno.

Entonces, ¿cómo va a terminar este experimento? Los adultos sanos no vacunados se infectan con el virus con el tiempo y desarrollan una inmunidad duradera genuina. Después de un año más o menos, serás vulnerable a la reinfección, pero estas reinfecciones son más leves, como un resfriado común normal. La razón principal por la que este virus se comportó de manera diferente a otros virus corona en adultos es porque teníamos menos inmunidad a este virus.

Los adultos vacunados están al principio protegidos, pero la inmunidad es temporal, ya que se basa en una respuesta en la sangre, centrada únicamente en una versión antigua de la proteína espiga. Esto conduce gradualmente a la siguiente etapa de la pandemia, donde el virus no tiene a nadie más que infectar, excepto a las personas vacunadas con inmunidad menguante. Esto es inevitable, porque casi todas las personas no vacunadas desarrollarán inmunidad esterilizante eventualmente.

Una vez que haya muchas personas con inmunidad inducida por la vacuna menguante en comparación con las personas no vacunadas que aún son susceptibles a la infección, puede ocurrir una selección adicional para la mejora dependiente de anticuerpos y la evasión de anticuerpos. Las mutaciones que habrían tenido un efecto negativo en la condición física cuando todavía había muchos jóvenes no vacunados para infectar ahora comenzarán a tener una ventaja de transmisión en la población general y serán seleccionadas.

Este es el punto al que hemos llegado ahora: no quedan suficientes personas susceptibles no vacunadas en la población, para forzar una presión selectiva suficiente contra la propagación de nuevas mutaciones de ADE y evasión de anticuerpos. El virus ahora se está propagando de una persona vacunada a la siguiente persona vacunada de forma continua. Estas son las circunstancias bajo las cuales el virus cambia para evadir la respuesta inmune inducida por la vacuna. Tales nuevos cambios no ocurren cuando el virus se propaga de una persona no vacunada a una persona vacunada, ¡porque esos cambios no mejoran la replicación en la persona no vacunada!

Este proceso solo comienza realmente una vez que la mayoría de la población ha sido vacunada y un número significativo de personas móviles con muchos contactos han comenzado a desarrollar una inmunidad menguante. Este proceso lleva un tiempo, porque el virus tarda en pasar por este filtro selectivo: tarda unos días en pasar de una persona a otra. Este proceso conduce lentamente a una situación en la que comenzará a ver un aumento en las personas mayores vacunadas hospitalizadas debido a Covid.

He realizado el siguiente gráfico, para ilustrar cómo funciona el proceso:

Si entiendes esto, entonces entiendes que lo que te están diciendo es exactamente al revés: las personas no vacunadas no son un peligro para las personas vacunadas. Las personas vacunadas dependen de un gran reservorio de personas no vacunadas, para que las vacunas sigan siendo efectivas. Esta es, por ejemplo, la razón por la que la vacuna parecía altamente efectiva en los Estados del Sur de Estados Unidos este verano, pero parece altamente ineficaz en Escocia.

Para que las personas vacunadas permanezcan a salvo de este virus, serán necesarias campañas de migración masiva: las personas vacunadas tendrán que propagarse entre las personas no vacunadas. Mientras las personas vacunadas solo interactúen con otras personas vacunadas, la selección natural provocará la propagación de variantes de este virus que evadan su respuesta inmune. Cambiar su respuesta inmune a una respuesta inmune más efectiva es muy difícil y con cada refuerzo que reciban se volverá más difícil.

Una vez que queda claro que las vacunas están fallando, esto lleva a sus responsables políticos al siguiente gran dilema: aumentar o no impulsar.

-Si decides no impulsar, te enfrentas al mismo tipo de situación que vimos el invierno pasado o peor. Las vacunas no serán efectivas y los hospitales no podrán lidiar con la carga de los pacientes, porque los hospitales tienen poco personal y tratan de tratar a los pacientes cuyo tratamiento se retrasó.

-Si decides aumentar, simplemente pateas la lata por el pasillo hasta el próximo invierno. Cada vez que inyectas a alguien con la misma versión antigua de la proteína Spike, el sistema inmunológico aprende a acercarse más a esta versión de la proteína Spike, a expensas de su capacidad para ajustarse a cualquier variante novedosa que surja. Parece funcionar bien a corto plazo, como lo demuestra Israel, pero no es una solución sostenible, porque obstaculiza el sistema inmunológico en su capacidad de adaptarse a la inevitable evolución de este virus.

Además de esto, parece haber una ventana de dos semanas después de la inyección durante la cual tiene un mayor riesgo de infectarse, porque muchos de sus glóbulos blancos se mueven a la ubicación de la inyección en su brazo. Por lo tanto, una campaña de refuerzo masivo puede causar un aumento adicional en las infecciones.

Lo que ha sucedido es lo siguiente: un nuevo virus saltó a la población humana, contra la cual teníamos muy poca inmunidad preexistente. Es el tipo de virus contra el que nuestros cuerpos no desarrollan una respuesta inmune duradera, porque es el tipo de virus que puede usar tales anticuerpos para su propio beneficio cuando muta.

Normalmente los seres humanos desarrollarían una respuesta inmune muy diversa, en respuesta a las diversas variantes que circularán en la población a lo largo del tiempo. Debido a esta respuesta inmune diversa, sería imposible que las pequeñas mutaciones conduzcan a un aumento dramático en la evasión inmune.

Debido a las vacunas, la respuesta inmune de todos ahora se ve muy similar. Esto tiene el efecto de permitir que las mutaciones simples causen efectos dramáticos. Nunca antes habíamos tenido una situación como esta en la historia. Es a través del desarrollo gradual de diversa inmunidad que los virus normalmente se vuelven endémicos. Ahora interferimos con este proceso y estamos a punto de descubrir las consecuencias.

Si vives en una nación de Europa Occidental, ahora puedes esperar aproximadamente la siguiente línea de eventos para proceder:

Las infecciones y hospitalizaciones aumentarán a medida que el clima empeore y la protección inducida por la vacuna disminuya.

Los políticos enfatizarán inicialmente que la mayoría de los pacientes no están vacunados. Eventualmente, esta narrativa progresa a «todavía es más probable que termine hospitalizado si no está vacunado», ya que los pacientes completamente vacunados se convierten en la mayoría. Entonces probablemente redoblan la presión y deciden apresurar los refuerzos, mientras insisten en que la vacuna aún lo protege adecuadamente.

Los medios de comunicación y los políticos insistirán en que todo esto se debe a las personas que permanecen sin vacunar, incluso cuando la evidencia comienza a demostrar que las vacunas no hacen una diferencia sustancial, siempre y cuando se ajusten a los factores de confusión demográfica (lo que generalmente se niegan a hacer, prefieren mostrarle los números brutos). Se implementarán nuevas medidas dirigidas a los no vacunados, pero estas medidas no tendrán un impacto significativo en la ola invernal. En todo caso, aislar a los no vacunados de los vacunados facilita que las mutaciones resistentes a las vacunas se vuelvan dominantes.

Países como los Países Bajos, donde los políticos fueron lo suficientemente tontos como para creer genuinamente que estas vacunas serían el final de este lío, estarán en grandes problemas. Eventualmente, se ven obligados a abandonar su negación e implementar un nuevo confinamiento que afecta a las personas vacunadas y no vacunadas por igual. Los confinamientos se utilizan para ganar tiempo, para desplegar nuevos refuerzos para los ancianos e impulsar la vacunación de los niños. Sin embargo, la vacunación de los niños es la forma más efectiva posible de crear variantes de evasión inmune, porque los niños no vacunados son un baluarte de la selección natural contra las mutaciones que evaden la vacuna. Cuantos más niños vacunamos, más aceleramos la catástrofe que está a punto de suceder.

Después de un invierno horrible con un exceso de mortalidad que excede el invierno anterior, las hospitalizaciones finalmente disminuyen nuevamente. Pero el problema no ha desaparecido.

-Los diferentes descendientes circulantes de Delta continúan divergiendo entre sí. Otras variantes como Beta también pueden aparecer en Europa. Esto ahora prohíbe el despliegue de una nueva vacuna efectiva contra Delta, porque estas cepas están evolucionando en direcciones exactamente opuestas a la versión de Wuhan. El virus ahora desarrollará tal variación que ya no es posible implementar una vacuna efectiva.

-Mientras que la diversidad genética del virus habrá aumentado, la diversidad de nuestra respuesta inmune contra el virus habrá disminuido. La mayoría de los adultos se habrán inyectado tres o incluso cuatro veces, con una versión de Wuhan de la proteína espiga. Con cada vez que se le inyectan estas vacunas, su sistema inmunológico se ve obligado a centrar más de su respuesta en esta versión de Wuhan de la proteína espiga, a expensas de la capacidad de su sistema inmunológico para responder a todas las demás partes del virus y todas las demás variantes que evolucionan con el tiempo.

Los políticos se darán cuenta de que las viejas vacunas ya no funcionarán para el próximo invierno, pero no son inmunólogos y esperan que simplemente se pueda idear una nueva vacuna una vez que los descendientes de Delta hayan evolucionado para ya no verse afectados por esta vacuna. Sin embargo, esto no es posible por dos razones:

1. A medida que aumenta la diversidad genética, se vuelve imposible predecir por qué cepa se verá afectada una región o individuo en particular, por lo que se vuelve difícil optimizar la vacuna.

2. Debido al pecado antigénico original, la primera exposición limita la capacidad de ajustarse a las exposiciones posteriores. La respuesta a las exposiciones posteriores será moldeada por la primera exposición. En términos generales, la vacunación con nuevas cepas simplemente recuerda la respuesta de la vacunación con cepas viejas, en lugar de crear una nueva respuesta.

Debido a que no será posible usar vacunas efectivas, el invierno de 2022 a 2023 conduce a una ola masiva de muertes diferente a todo lo que hemos visto hasta ahora.

Nunca antes habíamos hecho algo así en la historia de la humanidad. Hemos inyectado a toda la población con «vacunas», que hacen que sea un poco más difícil que este virus se replique en el cuerpo de una persona, pero aún así permiten que una persona se infecte y lo transmita. Así es como se genera una explosión en nuevas variantes.

Imagen

Lo que es importante entender es que las vacunas también sirven como un trampolín evolutivo: las mutaciones intermedias que nunca podrían haber sobrevivido el tiempo suficiente para desarrollar más mutaciones ahora pueden sobrevivir en este nuevo entorno de inmunidad inducida por vacunas artificiales. Recuerde, las personas no están desarrollando la amplia inmunidad esterilizante natural que involucra casi todas las proteínas del virus en sus membranas mucosas, que les prohíbe infectarse. Tal inmunidad impide que sus cuerpos sirvan como campos de entrenamiento para que el virus evolucione aún más.

No, están desarrollando inmunidad en la sangre, en lugar de en las membranas mucosas del tracto respiratorio superior, en lugar de en las membranas mucosas del tracto respiratorio superior. Así es como se genera una explosión de variantes, con cambios en la proteína espiga. Variantes que pueden saltar a otras especies animales donde pueden evolucionar aún más. Variantes que evolucionan para hacer uso de su respuesta de anticuerpos. Las variantes con todo tipo de ventajas ahora pueden evolucionar, porque las personas con inmunidad inducida por la vacuna menguante contra la proteína Spike son un trampolín evolutivo perfecto.

Uno de los factores necesarios para que nuestra especie alcance densidades de población tan altas como las que hemos alcanzado hoy en día es la diversidad de nuestra respuesta inmune de persona a persona:

Los loci MHC son algunos de los loci codificantes más variables genéticamente en mamíferos, y los loci HLA humanos no son excepciones. A pesar del hecho de que la población humana pasó por una constricción varias veces durante su historia que fue capaz de arreglar muchos loci, los loci HLA parecen haber sobrevivido a tal constricción con una gran variación. [20] De los 9 loci mencionados anteriormente, la mayoría retuvo una docena o más de grupos de alelos para cada locus, una variación mucho más conservada que la gran mayoría de los loci humanos. Esto es consistente con un coeficiente de selección heterocigoto o de equilibrio para estos loci. Además, algunos loci HLA se encuentran entre las regiones codificantes de más rápida evolución en el genoma humano. Se ha observado un mecanismo de diversificación en el estudio de tribus amazónicas de América del Sur que parecen haber sufrido una intensa conversión de genes entre alelos variables y loci dentro de cada clase de genes HLA.[21] Con menos frecuencia, se han observado recombinaciones productivas de mayor alcance a través de genes HLA que producen genes quiméricos.

Si tuviéramos genes HLA con muy poca diversidad, todos tendríamos una respuesta inmune muy similar a los patógenos. La falta de diversidad en sus genes HLA es uno de los factores que hicieron que los nativos americanos fueran tan vulnerables a los virus introducidos por los colonizadores europeos: estos virus podrían propagarse en un entorno de respuesta inmune homogénea, lo que permitió que estos virus evolucionaran para hacer un uso óptimo de ese entorno en particular.

Si tuviéramos genes HLA con poca diversidad, los patógenos desarrollarían variantes que superarían esa respuesta inmune en particular. La diversidad de nuestra respuesta inmune prohíbe que esto suceda: cualquier cambio en particular no puede ayudar mucho a un patógeno, cuando todos responden al patógeno de una manera diferente.

Con las vacunas basadas en picos, hemos hecho exactamente lo peor que podría hacer: homogeneizamos la respuesta inmune humana a un nuevo virus que se está volviendo rápidamente más diverso genéticamente. Esto es algo de lo que llegaremos a arrepentirnos, porque estaremos lidiando con las consecuencias de ese error en forma de inmunidad deteriorada contra este virus durante décadas. Con cada nuevo refuerzo que inyectamos a las personas, homogeneizamos la respuesta inmune nuevamente y hacemos que sea aún más difícil para el sistema inmunológico responder a las nuevas variantes que surgirán.

Los desarrolladores de vacunas no están muy preocupados por lo que sucede cuando su campaña de vacunas falla, porque nunca antes habían visto una situación en la que una vacuna desplegada a cientos de millones de personas haya fallado. Las vacunas que fracasaron y empeoraron la enfermedad (ver Dengue en Filipinas y Virus Respiratorio Sincitial en los Estados Unidos) siempre fallaron durante los primeros ensayos, en los que solo un par de miles de personas como máximo fueron inyectadas con la vacuna. Esta es la primera vez en la historia que le sucede a cientos de millones de personas simultáneamente.

Sin embargo, la realidad es la siguiente: cuando se inyecta a cientos de millones de personas con una vacuna que se supone que los protege contra una nueva enfermedad infecciosa, pero la vacuna no los protege y las personas vacunadas aún pueden propagar este virus debido al fracaso de la vacuna, se están creando las condiciones exactas en las que el virus crecerá mucho más mortal.

Pero espera, ¿cómo es esto posible? ¿No tiene este virus una tasa de mortalidad por infección de ~ 0.2%? ¿El 99.8% de las personas no sobreviven a una infección por coronavirus? Sí, eso solía ser cierto, antes de que comenzáramos nuestra campaña de vacunación masiva y el virus comenzara a evolucionar en respuesta a nuestros errores. La realidad es ahora que estamos viendo que las infecciones irruptivas son muy graves.

https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?dnt=true&embedId=twitter-widget-1&features=eyJ0ZndfZXhwZXJpbWVudHNfY29va2llX2V4cGlyYXRpb24iOnsiYnVja2V0IjoxMjA5NjAwLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X2hvcml6b25fdHdlZXRfZW1iZWRfOTU1NSI6eyJidWNrZXQiOiJodGUiLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X3NwYWNlX2NhcmQiOnsiYnVja2V0Ijoib2ZmIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH19&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1458200182407893001&lang=en&origin=https%3A%2F%2Fwww.rintrah.nl%2Fwhat-happens-when-the-vaccines-start-to-backfire%2F&sessionId=7c48783e802c4b858d9d3a970a425420a8effeb5&theme=light&widgetsVersion=f001879%3A1634581029404&width=550px

Las personas vacunadas que se infectan ahora tienen un 9% de probabilidades de necesitar ser hospitalizadas en los Estados Unidos. Parte de esto se debe al hecho de que las infecciones irruptivas ocurren principalmente en personas mayores, pero también es producto del hecho de que las vacunas prohíben el desarrollo de una respuesta inmune efectiva.

Las infecciones irruptivas son más graves que las infecciones antes de que tuviéramos vacunas. Estas infecciones irruptivas se volverán más comunes con el tiempo. Sin embargo, lo más importante es que podemos esperar que las infecciones innovadoras comiencen a ser más graves con el tiempo, porque ya no tenemos suficientes personas susceptibles no vacunadas cuyos cuerpos imponen una presión selectiva negativa contra las mutaciones de proteína espiga de anticuerpos / ADE. Por lo tanto, la carga sobre los hospitales aumentará y, en última instancia, llegará al punto en que los hospitales ya no puedan hacer frente a todos los pacientes, lo que llevará a un mayor aumento de la mortalidad.

Necesitamos que los jóvenes sanos permanezcan sin vacunar, no solo para proteger a las personas vacunadas e imponer una presión selectiva contra las mutaciones de la proteína espiga ADE evadidos de anticuerpos/ ADE, sino por la siguiente razón:

¡Los jóvenes sanos no vacunados son los únicos que pueden revelar lo que sucedió!

Si casi no quedan jóvenes sanos no vacunados en países donde la mayoría de las personas recibieron estas vacunas, será difícil probar lo que hicieron: le dieron a la gente una vacuna que empeoró la pandemia. Mientras queden muchos jóvenes sanos no vacunados, será obvio a partir de las estadísticas y de las propias interacciones sociales cotidianas de las personas que los jóvenes sanos no vacunados no están sufriendo los efectos de este virus.

Sin suficientes jóvenes sanos no vacunados, será más fácil para los gobiernos pretender que estas nuevas olas mortales fueron simplemente un producto de alguna nueva variante más mortal que evolucionó espontáneamente, completamente sin relación con la campaña de vacunación.


Lo importante es entender que nada de esto era necesario. Realmente no tenía que ser así. Hubiera sido muy sencillo abordar esta situación, para políticos competentes.

Hágase las siguientes preguntas: ¿Por qué Suecia está bien, sin ningún confinamiento? Japón, el país con la población más envejecida del planeta, tiene 18.000 muertes por COVID, tantas como los Países Bajos. ¿Cómo escapó el África subsahariana de esta plaga?

Es realmente muy simple. Realmente no tienes que ser un genio para descubrir esto. Estos políticos y científicos podrían haber sido aclamados como héroes, si hubieran hecho las cosas muy simples que el tipo promedio en la calle ya descubrió:

-Asegúrese de que todos reciban suficiente vitamina D y vitamina K2.

-Fomentar una dieta y un estilo de vida saludables.

-Animar a los jóvenes a infectarse y volverse inmunes.

No voy a discutir todos los detalles específicos con respecto a la nutrición, pero debería quedar claro para cualquiera que mire la evidencia de que conocemos varios nutrientes que reducen enormemente el riesgo de enfermedades graves. Sin embargo, a los políticos no parece importarles esto: quieren una solución fácil de alta tecnología que sea consistente, confiable y fácil de forzar a las personas.

Los seres humanos pueden elegir someterse a las demandas de su cuerpo. El cuerpo anhela ciertos nutrientes, a cambio nos entrega la inmunidad que necesitamos para sobrevivir en este mundo. Por otro lado, la respuesta que elegimos fue el transhumanismo ordenado por el gobierno: forzamos a nuestros cuerpos a cambiar, engañamos a las células de nuestro cuerpo para que comenzaran a expresar material genético extraño: ARNm encapsulado en lípidos y ADN de una vacuna vectora de adenovirus.

Esto ahora es contraproducente. La naturaleza se niega a plegarse a nuestra voluntad y el resultado de este experimento fallido será la muerte en masa.

Fuente: https://www.rintrah.nl/what-happens-when-the-vaccines-start-to-backfire/

¿Aumentarán drásticamente las muertes relacionadas con las vacunas este invierno?

Mike Whitney • 9 de octubre de 2021 • 4.100 palabras https://www.unz.com/

“Me preocupa la posibilidad de que las nuevas vacunas destinadas a crear inmunidad contra la proteína pico del SARS-CoV-2 tengan el potencial de causar lesiones microvasculares en el cerebro, corazón, hígado y riñones de una manera que no parece ser evaluada en las pruebas de seguridad «. Dr. J. Patrick Whelan

“Estamos lidiando con el mal. En caso de que no lo hayas notado «. Robert W Malone, MD, Twitter

Pregunta: ¿Por qué todos deben vacunarse?

Respuesta: para salvar vidas. Las vacunas proporcionan inmunidad que ayuda en la lucha contra las enfermedades.

Pregunta: ¿Entonces las vacunas previenen la infección?

Respuesta: No exactamente, pero las vacunas brindan inmunidad temporal que generalmente dura alrededor de 6 meses.

Pregunta – ¿Entonces qué?

Respuesta: Bueno, entonces los expertos en salud pública recomiendan que las personas elegibles, en particular las personas mayores y las personas inmunodeprimidas, reciban un «refuerzo».

Pregunta – Entonces, ¿otra inyección?

Respuesta: sí.

Pregunta: ¿Se ha adaptado el refuerzo a la nueva variante «Delta» que se ha extendido por los EE. UU. Y el mundo?

Respuesta: No, no lo ha hecho. Es la misma vacuna que antes.

Pregunta: ¿ Entonces la inmunidad será de corta duración?

Respuesta: Sí, aunque no podemos estar completamente seguros. No se han realizado ensayos clínicos sobre los refuerzos.

Pregunta– ¿Qué? Entonces, ¿estamos volando a ciegas?

Respuesta: sí. Como dije, no ha habido ensayos clínicos adicionales para los refuerzos, por lo que nadie lo sabe con certeza.

Pregunta: ¿ Pero he oído que cuantas más personas inyectamos, más adaptable se vuelve el virus, lo que hace que la vacuna sea menos efectiva?

Respuesta: eso es cierto. La vacunación masiva con una vacuna “permeable”, que no neutraliza completamente la infección, aplica una “presión selectiva” sobre el virus que promueve la aparición de variantes. Los inmunólogos lo saben desde hace mucho tiempo, de hecho, algunos lo llaman “Virología 101”. El vacunólogo canadiense Dr. Byram Bridle explicó esto en una entrevista reciente. Esto es lo que dijo:

“No tenemos que mirar más allá de … la aparición de resistencia a los antibióticos … El principio es este: si tiene una entidad biológica que es propensa a la mutación , y el SARS-CoV-2, como todos los coronavirus, es propenso a la mutación, y usted Si aplica una presión selectiva de enfoque estrecho que no es letal, y lo hace durante un largo período de tiempo, esta es la receta para impulsar la aparición de nuevas variantes.

Eso es exactamente lo que estamos haciendo. Nuestras vacunas se centran en una sola proteína (pico) del virus, por lo que el virus solo tiene que alterar una proteína, y las vacunas no se acercan a proporcionar inmunidad esterilizante «. ( «Las mentiras detrás de la pandemia de los no vacíos» , vervetimes.com)

Pregunta: ¿Entonces las vacunas están impulsando las variantes?

Respuesta: sí.

Pregunta: ¿Tan pronto veremos la aparición de una variante resistente a las vacunas?

Respuesta: Sí, lo haremos.

Pregunta: ¿ Pero no saben esto los fabricantes de vacunas?

Respuesta: ¿ Quiere decir, «no entienden la relación básica entre la infección viral y las vacunas»? Ellos si.

Pregunta: ¿Entonces por qué lo están haciendo?

Respuesta: Buena pregunta, pero la respuesta requiere mucha investigación y bastantes conjeturas. Todo lo que diré es que los autores de esta campaña de vacunación masiva nos están conduciendo intencionalmente hacia una crisis aún mayor.

Pregunta: Bien, entonces, ¿qué vamos a hacer cuando nos encontremos con una variante resistente a las vacunas?

Respuesta– No puedo contestar eso, pero –a juzgar por la experiencia pasada– se desarrollará otra inyección experimental que el público se verá obligado a tomar.

Pregunta– ¿Pero qué pasa con la seguridad? ¿Podemos estar seguros de que estos nuevos brebajes híbridos son seguros?

Respuesta: la seguridad nunca ha sido una prioridad máxima, ni la inmunidad. El objetivo nunca fue la «inmunidad colectiva», sino la «vacunación colectiva». Uno de los portavoces más influyentes de la campaña actual lo resumió con bastante claridad cuando dijo: «Debemos vacunar a los siete mil millones de personas» del planeta. Las autoridades de salud pública nunca se han desviado de ese objetivo original.

Pregunta– Pero si el objetivo es vacunar a todos en la tierra, entonces las vacunas deben ser seguras, ¿verdad?

Respuesta: No, de hecho, las vacunas representan una seria amenaza para la salud y la vida. Son peligrosos.

Pregunta: ¿Está seguro de que no está exagerando, después de todo, casi 2 mil millones de personas ya han sido vacunadas y solo un pequeño porcentaje de ellas se enfermó gravemente o murió? ¿Quizás estás exagerando el peligro?

Respuesta: Las vacunas son un ataque a la infraestructura crítica del cuerpo, el sistema vascular y, en particular, el delgado tapiz de células que recubren las paredes de los vasos sanguíneos. Las vacunas desencadenan hemorragias, coágulos de sangre y enfermedades autoinmunes. En mi opinión, son una forma bastante sencilla de infligir daños severos a los sistemas y órganos esenciales que uno necesita para sobrevivir. Es por eso que el Dr. Vladimir Zelenko se refiere a ellos como “inyecciones de muerte por veneno”, lo que parece ser una evaluación precisa. Sin embargo, tiene razón al decir que «sólo un pequeño porcentaje de las personas se enferma gravemente o muere» inmediatamente después de la inyección. Pero eso es solo porque la vacuna funciona más como una bomba de tiempo que como un veneno. Pero es probable que el impacto sea igualmente devastador a largo plazo. Eche un vistazo a este extracto de un artículo de los médicos por la ética de Covid:

“A la luz de la respuesta de anticuerpos recientemente caracterizada contra el SARS-CoV-2, cuando los anticuerpos se adhieren a las células endoteliales productoras de picos en las paredes de los vasos después de la administración de la vacuna, se puede esperar que las proteínas del complemento activadas se adhieran a las células endoteliales y perforen sus membranas celulares. La muerte subsiguiente de las células endoteliales expondrá el tejido debajo del epitelio, lo que iniciará dos eventos importantes. Inducirá la coagulación de la sangre y hará que las paredes de los vasos tengan fugas. Este mecanismo patogénico se ha documentado en biopsias tomadas de pacientes infectados con SARS-CoV-2. Esos estudios han descrito un «síndrome de lesión microvascular catastrófica mediado por la activación del complemento»

… Como parte de la respuesta inmune de la proteína pico del SARS-CoV-2. Es precisamente esta respuesta inmune la que las vacunas COVID-19 buscan inducir . Estas interacciones entre la vacuna y el sistema inmunológico son consistentes con eventos adversos que involucran ruptura capilar visible debajo de la piel que han sido documentados e informados luego de la vacunación COVID-19 ”. ( «Los peligros de las vacunas y las vacunas de refuerzo Covid-19 «, Los médicos por la ética de Covid)

Repito: un «síndrome de lesión microvascular catastrófica mediado por la activación del complemento «.

Pregunta: ¿Qué significa eso en inglés sencillo?

Respuesta: Significa que la vacuna crea una situación en la que su cuerpo ataca brutalmente su propio sistema circulatorio generando coágulos de sangre y vasos sanguíneos con fugas. ¿Crees que puedes vivir con un sistema vascular dañado? ¿Crees que disfrutarás de una vida larga y feliz con un sistema inmunológico que está programado para atacar y matar las células sanas que ahora producen la «proteína pico» patógena? Si es así, entonces por cuánto tiempo; ¿Cuánto tiempo crees que puedes sobrevivir a ese tipo de guerra interna? ¿2 años? ¿5 años? ¿10 años?

Pregunta: su análisis suena muy conspirativo. Si las vacunas hacen lo que dices que hacen, entonces las personas que están impulsando esta campaña (vacunación masiva) deben saberlo, ¿verdad? Deben tener una comprensión básica de los peligros que plantean estas inyecciones.

Respuesta: por supuesto que sí. ¿Cómo podrían no saberlo? ¿Crees que las personas más ricas y poderosas del planeta cerrarían arbitrariamente la economía global, encerrarían a todos en sus hogares, suprimirían los medicamentos que salvan vidas y censurarían a cualquiera que desafíe la narrativa oficial si no supiera exactamente qué es la vacuna y qué se podría esperar que hiciera?

Ellos saben. No están simplemente «tirando los dados». Tienen un plan y lo están implementando. Eso está claro.

En cuanto a la afirmación de «conspiración», los hechos hablan por sí mismos. ¿Se llevaron a cabo numerosos simulacros y ejercicios de mesa durante la última década que incluyeron a las principales agencias de Intel, las grandes farmacéuticas, las élites activistas, el Departamento de Defensa, los medios de comunicación y la OMS?

Si habia.

¿Y estos simulacros básicamente proyectaron los mismos resultados y escenarios que vemos hoy en día, en particular la omisión de gobiernos representativos, los poderes mejorados de los políticos en conflicto, la aplicación de los mandatos de vacunas y la imposición de una estrategia pandémica sin precedentes que fue sorprendentemente similar en todos los casos y países donde se impuso?

Si de nuevo.

¿Se amenaza ya a los no vacunados con represalias si se resisten a la inoculación? ¿Los gobiernos ya están avanzando con pasaportes de vacunas, moneda digital, sistemas de crédito social, centros de detención y vigilancia intensificada?

Sí lo son.

¿Algo de esto le parece aleatorio o se acerca más a la definición real de “conspiración” que es: “un plan maligno, ilegal, traicionero o subrepticio formulado en secreto por dos o más personas”?

El hecho de que los medios de comunicación ridiculicen a los “teóricos de la conspiración” no cambia el hecho de que las conspiraciones, de hecho, tienen lugar. Los últimos dos años solo ayudan a subrayar ese hecho. Prácticamente nada se ha dejado al azar. Nuestro futuro y el futuro de la humanidad están siendo dirigidos por fuerzas poderosas que aún no hemos identificado con éxito. Es espeluznante. (Ver: RFK jr. En el evento 201 )

Y aquí hay algo más para reflexionar, ya que estamos en el tema de las «conspiraciones». Creo que es muy probable que la vacuna se haya desarrollado mucho antes del brote del virus.

Pregunta: ¿Por qué importaría eso?

Respuesta: en realidad, es bastante importante, porque ayuda a ilustrar que la «solución» precedió al problema, la «gallina antes que el huevo». En otras palabras, la investigación de armas biológicas de EE. UU. Probablemente tenía como objetivo crear una sustancia que socavaría constantemente (y eventualmente mataría) a un número incalculable de personas que tendrían que ser eliminadas para reducir las emisiones de carbono, aliviar el agotamiento de los recursos escasos y revertir la destrucción. del medio natural. ¿Crees que el Pentágono y la CIA tienen programas de contingencia como ese? ¿Crees que las élites globalistas podrían apoyar una política como esa?

De hecho, lo harían, y descaradamente lo implementarían en nombre de “salvar a la humanidad” o alguna otra tontería por el estilo. Tenga en cuenta que la población mundial a principios de siglo (1900) era de unos minúsculos 1.600 millones. A partir de 2021, el número se ha disparado a 7,9 mil millones. Y, según las proyecciones de las Naciones Unidas, esa cifra aumentará a aproximadamente 11 mil millones para 2100.

¿Crees que las élites mundiales se van a quedar quietas y no hacer nada mientras los peligros «percibidos» de la disminución de los combustibles fósiles y el aumento de las temperaturas continúan aumentando? ¿Crees que, tal vez, después de años de llamamientos apasionados para “hacer algo con el clima”, finalmente se llegó a un consenso en 2019 allanando el camino para un esquema agresivo de “gestión de la población”?

Por supuesto, se trata de hombres «civilizados» que nunca recurrirían a nada tan vulgar como cámaras de gas o pelotones de fusilamiento. Oh no; buscarían un método subrepticio para adelgazar la manada sin que la manada supiera realmente lo que estaba pasando. Necesitarían un remedio que les ayude a lograr su objetivo al mismo tiempo que invocan una negación plausible. (Entran: Fauci y los programas secretos de armas biológicas.) Y si la verdad alguna vez saliera a la luz, entonces persuadirían al público de que solo estaban actuando en el mejor interés de la humanidad al tratar de prevenir la inexorable carrera hacia un clima catastrófico. crisis. ¿Suena familiar?

Debería. Si el mundo se está calentando o no es discutible, pero lo que no es discutible es cuán perfectamente encaja el furor climático con la agenda política autoritaria de los globalistas. No hay nada de coincidencia en ello.

En cualquier caso, las travesuras de ganancia de función en Wuhan probablemente fueron solo los toques finales a un plan que se había hecho y desempolvado años antes en los think tanks y las confabulaciones globalistas donde los ricos y poderosos se reúnen para decidir la mejor forma de moldear. el mundo para cumplir con sus propias especificaciones estrechas. Mi conjetura es que el sistema de administración de proteínas de pico (también conocido como la vacuna Covid-19) se había creado años antes y solo requería una luz verde para ser liberado en el mundo.

Pregunta : Parece que nos hemos desviado de nuevo. ¿Podemos volver a los impulsores por un minuto? Dice que no hubo ensayos clínicos adicionales. ¿Significa eso que los refuerzos no fueron aprobados formalmente por la FDA?

Respuesta: No fueron aprobados formalmente por la FDA. Fueron aprobados bajo la Autorización de Uso de Emergencia (EUA) al igual que las vacunas. Pero eso no significa que los riesgos sean los mismos. Ellos no están. Los refuerzos son significativamente más peligrosos que las vacunas, como señala este clip de Médicos por la ética de Covid:

“Explicamos aquí que las vacunas de refuerzo son excepcionalmente peligrosas, de una manera sin precedentes en la historia de las vacunas. Esto se debe a que aumentar repetidamente la respuesta inmune aumentará repetidamente la intensidad del autoataque .

Las inyecciones repetidas de “vacunas” basadas en genes (es decir, “refuerzo”) están destinadas a intensificar y reproducir este evento básico dondequiera que aparezca la proteína de pico recién expresada en el revestimiento del vaso…. La lesión vascular mediada por el complemento que ocurre en múltiples sitios en todo el cuerpo tendrá efectos potencialmente devastadores no solo en la salud del individuo vacunado, sino también en el embarazo y la fertilidad….

Las moléculas de proteína de pico, que se sabe que se liberan en el torrente sanguíneo poco después de la vacunación, se unirán a las plaquetas y las marcarán como objetivos para la unión de anticuerpos. El ataque posterior … debe esperarse que cause la destrucción de las plaquetas, … ¿qué sucederá cuando las «vacunas» se filtren de los vasos sanguíneos dañados y lleguen a los órganos del cuerpo? ¿La captación de genes y la producción de picos marcarán entonces todos y cada uno de los tipos de células para su destrucción por los linfocitos asesinos? ¿Estamos a punto de presenciar el nacimiento de un mundo completamente nuevo de enfermedades autoinmunes? » ( Doctores por la ética de Covid)

¿Qué parte de la cita anterior hace que parezca que los refuerzos son buenos para su salud y bienestar en general?

Nada de eso, ¿verdad? Y así como vimos un fuerte aumento en los casos, hospitalizaciones y muertes después del lanzamiento de campañas de vacunación masiva en todo el mundo, ahora estamos viendo el mismo fenómeno que se desarrolla en Israel con los impulsores. (Vea este increíble video de 2 minutos del estadístico Joel Smalley sobre Muertes después de la vacunación )

Y recuerde, ni los refuerzos ni las vacunas permanecen en el músculo del brazo (deltoides) como dijeron las compañías farmacéuticas. Ingresan al torrente sanguíneo unos 30 minutos después de la inyección y se diseminan por todo el cuerpo a través del sistema circulatorio. Pero debido a que la vacuna es un modelo para producir proteína de pico y no la proteína en sí; es capaz de evadir el sistema inmunológico y penetrar en las células antes de ser detectado. Esto es lo que hace que la proteína de pico inyectada sea más peligrosa que el pico en Covid-19. El virus debe entrar por la nariz o la garganta antes de incubarse y entrar en el sistema vascular, pero el pico de la vacuna encuentra una ruta más directa a través de la inyección. Aquí está el Dr. Byram Bridle de nuevo:

“’Sabemos desde hace mucho tiempo que la proteína de pico es patógena…. Es una toxina. Puede causar daños en nuestro cuerpo si está en circulación. Ahora, tenemos pruebas claras de eso. . . la vacuna en sí, más la proteína, ingresa a la circulación sanguínea ‘”.

Una vez que eso sucede, la proteína de pico puede combinarse con los receptores de las plaquetas sanguíneas y con las células que recubren nuestros vasos sanguíneos. Por eso, paradójicamente, puede provocar tanto coagulación sanguínea como hemorragia. “Y, por supuesto, el corazón está involucrado, como parte del sistema cardiovascular… Por eso estamos viendo problemas cardíacos. La proteína también puede atravesar la barrera hematoencefálica y causar daño neurológico.…

‘En resumen, … cometimos un gran error. No nos dimos cuenta hasta ahora. No nos dimos cuenta de que al vacunar a las personas las estamos inoculando inadvertidamente con una toxina ”. ..
… la proteína de pico, por sí sola, es casi enteramente responsable del daño al sistema cardiovascular , si entra en circulación. De hecho, si se inyecta la proteína de pico purificada en la sangre de los animales de investigación, se produce todo tipo de daños en el sistema cardiovascular y puede atravesar la barrera hematoencefálica y provocar daños en el cerebro «. ( Científica de vacunas: ‘Hemos cometido un gran error’ ”, Mujer conservadora)

Desde que Bridle hizo estas afirmaciones en un programa de entrevistas de radio, ha sido salvajemente acosado, ridiculizado y expulsado de la Universidad donde trabajaba. Aún así, no se ha retractado de su declaración a pesar de los altos costos para él y su reputación.

El error que cometió Bridle fue pensar que sus colegas y compañeros aplaudirían su investigación. Pensó ingenuamente que los defensores de la vacunación masiva reconocerían su error y harían un esfuerzo por corregirlo. Nunca imaginó que la vacuna fue diseñada para funcionar exactamente como lo hace, penetrando en las células huésped y produciendo un patógeno citotóxico que provoca una fuerte respuesta inmune de uno mismo que conduce a una mayor aniquilación del sistema vascular.

El tratamiento de Bridle dice mucho sobre las personas que están manejando la pandemia, el alcance de su poder y sus objetivos completamente malignos. (Por favor, mire este video del Dr. Nathan Thompson: “Me quedé boquiabierto cuando examiné el sistema inmunológico de alguien después del segundo pinchazo”, que muestra cómo la vacunación puede conducir a la autoinmunidad e “infecciones progresivas”)

Pregunta : creo que nos hemos desviado de nuevo. Has hablado mucho sobre la proteína de pico y su efecto en los vasos sanguíneos, pero mucho de esto suena teórico. ¿Tiene alguna evidencia sólida de que las vacunas están causando daños graves en los tejidos?

Respuesta: sí. Dos profesores de patología alemanes, Arne Burkhardt y Walter Lang, han proporcionado los resultados de las autopsias que realizaron a diez personas que murieron tras ser inyectadas con la vacuna Covid-19. Aquí hay un breve extracto de un artículo sobre lo que encontraron:

“Durante los últimos meses, el patólogo de Reutlingen y el profesor Walter Lang han examinado microscópicamente material de tejido del fallecido. … En cinco de los diez casos mencionados anteriormente, los dos médicos califican la conexión entre la muerte y la vacunación como muy probable, en dos casos como probable. Aún no se ha evaluado un caso. Los otros dos casos se clasificaron como poco claros / posibles o «más bien coincidentes».

En cuanto a las causas de muerte, Burkhardt señaló que la miocarditis linfocítica, el diagnóstico más común . … Los médicos sospechan que otros efectos secundarios de la vacunación corona con posibles consecuencias de muerte son fenómenos autoinmunes, reducción de la capacidad inmunitaria, aceleración del crecimiento del cáncer, «endotelitis» de daño vascular, vasculitis, perivasculitis y «aglutinación» de eritrocitos .. ..

Burkhardt y sus colegas han estado investigando durante los últimos meses. Dijo que solo podía pensar en una cosa al ver los resultados: “una revuelta de linfocitos”, potencialmente en todos los tejidos y órganos . Se encontraron linfocitos en una amplia variedad de tejidos como el hígado, los riñones, el bazo hasta el útero y tumores, que atacaron masivamente el tejido allí….

Burkhardt concluyó que los políticos dicen: «Si no quieres ser vacunado, tienes que afrontar las consecuencias, pero todos los que se vacunan también tienen que afrontar las consecuencias». Estos todavía son en gran parte desconocidos. “Hasta ahora, solo se han documentado los primeros hallazgos, pero preocupantes, que se investigarán más a fondo con respecto a su patogénesis”, dijo Burkhardt.

Los hallazgos confirman la afirmación del Prof. Dr. Peter Schirmacher de que en más de 40 cadáveres sometidos a autopsia que murieron dentro de las dos semanas posteriores a la vacunación Covid-19, alrededor de un tercio murió a causa de la vacuna ”. (‘<a ”title =” https://freewestmedia.com/2021/09/22/lymphocyte-riot-patologists-investigate-deaths-after-corona-vaccination/ ”href =” https://freewestmedia.com/ 2021/09/22 / patólogos-antidisturbios-de-linfocitos-investigan-muertes-después-de-la-vacuna-corona / ”> disturbios-de-linfocitos ‘: patólogos investigan muertes después de la vacunación-Corona”, Free West Media)

Bien, repasemos. ¿Qué encontraron los médicos?

1– Encontraron en un gran porcentaje de las autopsias “la conexión entre muerte y vacunación (era) muy probable”.

2- Encontraron que “esa miocarditis linfocítica, (era) el diagnóstico más común. «(La miocarditis linfocítica es una afección poco común en la que la inflamación del músculo cardíaco (miocarditis) es causada por la acumulación de glóbulos blancos (linfocitos). Los síntomas pueden incluir dolor en el pecho, palpitaciones cardíacas, fatiga y dificultad para respirar (disnea), especialmente al hacer ejercicio o acostado. En otras palabras, la vacuna de proteína de punta da como resultado una inflamación grave y una inmunosupresión al mismo tiempo. Es el doble golpe).

3– Encontraron evidencia de un “disturbio de linfocitos”, potencialmente en todos los tejidos y órganos . Se encontraron linfocitos en una amplia variedad de tejidos, como el hígado, los riñones, el bazo hasta el útero y tumores, que atacaron masivamente el tejido allí «. (Nota: los linfocitos son glóbulos blancos en el sistema inmunológico que entran en acción para luchar contra los invasores o las células infectadas por patógenos. Un «disturbio de linfocitos» sugiere que el sistema inmunológico se ha vuelto loco tratando de contrarrestar los efectos de miles de millones de proteínas de pico ubicadas en las células En el torrente sanguíneo. A medida que se agotan los linfocitos, el cuerpo se vuelve más susceptible a otras infecciones, lo que puede explicar por qué una gran cantidad de personas ahora contraen virus respiratorios a fines del verano).

4– Descubrieron que existen múltiples riesgos graves para la salud relacionados con la vacuna Covid-19.

Las autopsias proporcionan evidencia sólida de que las vacunas, de hecho, crean un daño tisular significativo.
Pregunta final: ¿Cómo ves que esto se desarrolle?

Respuesta : Esperaría ver signos de angustia ya en este invierno-primavera, aunque los datos se recopilarán bajo el título de “mortalidad por todas las causas” en lugar de las muertes por Covid-19. También deberíamos ver un fuerte aumento en los paros cardíacos, miocarditis y accidentes cerebrovasculares que deberían romper drásticamente con su línea de tendencia de 5 años. Dado que la vacuna causa un deterioro generalizado de la salud en general, las indicaciones de daño deben notarse en cualquier número de dolencias, desde enfermedades neurodegenerativas hasta parálisis de Bell.

Esto no es tanto una predicción como un reconocimiento de lo que ya estamos viendo. Eche un vistazo a este tweet reciente de la patóloga de diagnóstico del Reino Unido, la Dra.Claire Craig, y verá lo que quiero decir:

Dr. Clare Craig @ ClareCraigPath

Exceso de muertes para la semana que finaliza el 10 de septiembre de 2021:

24% más muertes por insuficiencia cardíaca que el valor inicial

19% cardiopatía isquémica

16% enfermedad cerebrovascular (accidentes cerebrovasculares)

18% otras enfermedades circulatorias

¿Por qué está pasando esto? ¿Por qué el repentino aumento de los ataques cardíacos, las enfermedades cardíacas, las enfermedades vasculares y los accidentes cerebrovasculares? ¿Qué hicimos de manera diferente en 2021 que en los años anteriores?

Vacunamos a la mayor parte de la población, eso es lo que hicimos de manera diferente. Y ahora vamos a ver qué efecto tiene en las muchas dolencias relacionadas con las vacunas como paro cardíaco, miocarditis, embolia pulmonar, trombosis, daño renal agudo, daño hepático, parálisis de Bell, mielitis transversa, anafilaxia, síndrome inflamatorio multisistémico, espontáneo aborto y síndrome de dificultad respiratoria aguda. Todos estos aparecen en el “Sistema de notificación de eventos adversos de las vacunas” (VAERS), al igual que es probable que aparezcan en futuras hospitalizaciones. Por lo tanto, será necesario un juego de manos bastante agresivo por parte del gobierno para manipular los datos o barrer el asunto debajo de la alfombra.

¿Y cómo afectará este diluvio de enfermedades inesperadas al sistema de salud pública, que podría extenderse hasta el punto de ruptura? ¿Se puede evitar un desastre? Consulte este extracto de un artículo reciente del UK Telegraph:

“Si bien el enfoque permanece firmemente fijo en Covid-19, una segunda crisis de salud está surgiendo silenciosamente en Gran Bretaña. Desde principios de julio, ha habido miles de muertes en exceso que no fueron causadas por coronavirus. Según los expertos en salud, esto es muy inusual para el verano. Aunque se espera un exceso de muertes durante los meses de invierno, cuando el clima frío y las infecciones estacionales se combinan para ejercer presión sobre el NHS, el verano generalmente pasa por una pausa.

Este año es un valor atípico preocupante.

Según la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS), desde el 2 de julio ha habido un exceso de 9,619 muertes en Inglaterra y Gales, de las cuales el 48 por ciento (4,635) no fueron causadas por Covid-19.

Entonces, si todas estas personas adicionales no mueren de coronavirus, ¿qué las está matando?

Los datos de Public Health England (PHE) muestran que durante ese período se registraron 2.103 muertes adicionales por enfermedad cardíaca isquémica, 1.552 por insuficiencia cardíaca, así como 760 muertes adicionales por enfermedades cerebrovasculares como accidente cerebrovascular y aneurisma y 3.915 por otras enfermedades circulatorias. .

Las infecciones respiratorias agudas y crónicas también aumentaron con 3.416 menciones en los certificados de defunción más de lo esperado desde principios de julio, mientras que se han producido 1.234 muertes por enfermedades extra urinarias, 324 por cirrosis y enfermedades hepáticas y 1.905 por diabetes….

“Parece que el invierno ya está aquí, en lugar de que se acerca. Es peor este año de lo que creo recordar en cualquier momento de los últimos 20 años «. ( «Miles de personas más de lo habitual están muriendo … pero no es de Covid «, Telegraph)

Naturalmente, los medios de comunicación van a culpar del aumento de la enfermedad a la pandemia o los “tratamientos retrasados”, pero la gente puede sacar sus propias conclusiones. Lo que el Telegraph llama una emergencia «no relacionada con Covid» es tan probable que sea una lesión relacionada con la vacuna como no. Lo que quiero decir es simple: los coágulos de sangre, el sangrado y la autoinmunidad no son asuntos triviales; son una indicación de que la infraestructura vital del cuerpo se ha visto comprometida y, quizás, gravemente dañada. Esto se manifestará en la mortalidad por todas las causas y en datos más amplios de salud pública.Una parte considerable de estas enfermedades estará directamente relacionada con la inyección de un patógeno potencialmente letal en el torrente sanguíneo de millones de personas que fueron engañadas deliberadamente sobre la seguridad del producto. Ahora veremos los primeros resultados de ese experimento. Que Dios nos ayude.

Fuente: https://www.unz.com/mwhitney/will-vaccine-linked-deaths-rise-sharply-this-winter/

Nota de las termitas del cielo: Algunas vacunas son sueros inocuos, otras llevan proteína de pico y otras, al menos, contienen óxido de grafeno (GO). Un experimento Trilateral...

Dr. Robert O. Young: La microscopía electrónica de barrido revela óxido de grafeno en vacunas Covid-19

¡A TODAS LAS AUTORIDADES, POLÍTICOS, MÉDICOS Y CIENTÍFICOS! ¡URGENTE!

Este blog le dedica la primicia de este hallazgo, oculto por Dios sabe quien y en contra de la Humanidad, a Ricardo Delgado, de La Quinta Columna, al Doctor José Luis Sevillano y al Doctor Pablo Campra. Y por supuesto al Doctor Robert O Young, autor del artículo que al ser anglosajón, tiene un escaparate mayor que la investigación española (hace siglos que es así, por desgracia). Dicho esto hay que unir fuerzas para parar esta locura llamada vacunación, que en realidad es un envenenamiento a una escala jamás antes vista, asesinatos en masa que habrá que juzgar con mano de hierro a los culpables de este genocidio desconocido hasta la fecha. Y todo esto no ha hecho más que empezar. También está dedicado a las doctoras Albarracín y Prego y a «Médicos por la verdad» por su negativa a aceptar este hecho probado en aras de no se sabe qué. ¡Y a toda la sociedad!

Autor: Robert O Young DSc, PhD.

¡La microscopia de contraste de fase, la microscopía electrónica de transmisión y barrido y la espectroscopia de rayos X dispersiva de energía revelan los ingredientes de las vacunas CoV-19!

Mis pruebas de microscopía y espectrometría pueden ser duplicadas con los mismos resultados por cualquier Universidad o Laboratorio que tenga un microscopio electrónico de transmisión, campo brillante, campo oscuro y microscopio compuesto de contraste pHase con una cabeza triocular y finalmente un espectrofotometa NanoDropTM 2000 para medir las nanopartículas que se encuentran en las vacunas de Pfizer, Moderna, Astrazeneca y Janssen. ¿A qué esperan?

Abstracto

Actualmente hay cuatro grandes compañías farmacéuticas que fabrican una vacuna contra el SARS-CoV-2 ahora llamada SARS-CoV-19. Estos fabricantes y su vacuna son Pfizer–BioNTech mRNA Vaccine, la Moderna-Lonza mRNA-1273 Vaccine, la Serum Institute Oxford Astrazeneca Vaccine y la Janssen COVID -19 Vaccine, fabricada por Janssen Biotech Inc., una janssen Pharmaceutical Company de Johnson &Johnson, un adenovirus recombinante e incompetente tipo 26 que expresa la proteína espiga SARS-CoV-2. El propósito de estas vacunas es proporcionar inmunidad contra el llamado nuevo coronavirus infeccioso o virus SARS-CoV – 2 ahora llamado SARS-CoV – 19. Estas cuatro compañías farmacéuticas no han proporcionado una divulgación completa de la FDA en su caja de vacunas, inserte una hoja informativa o una etiqueta para muchos de los ingredientes principales y / o menores contenidos en estas vacunas. El propósito de este artículo de investigación es identificar los ingredientes principales y menores específicos contenidos en la vacuna de Pfizer, la vacuna de Moderna, la vacuna de Astrazeneca y la vacuna de Janssen usando varias pruebas anatómicas, fisiológicas y funcionales científicas para cada vacuna SARS-COV-2-10. Como derecho humano, regido bajo la Ley Mundial por el Código de Nuremberg de 1947, la información de ingredientes específicos de la vacuna es crítica y necesaria para que cualquier humano de cualquier país del mundo pueda tomar una decisión informada sobre si dar o no su consentimiento a la inoculación SAR-CoV-2-19. Hemos realizado las pruebas científicas de cada vacuna y hemos identificado varios ingredientes o adyuvantes que no han sido divulgados y que están contenidos en estas cuatro vacunas contra el SARS-CoV – 2 -19. Actualmente, estas vacunas se están administrando a millones de seres humanos en todo el mundo bajo una Autorización de Uso de Emergencia (EUA) emitida por cada país sin la divulgación completa de todos los ingredientes y en algunos casos ordenada por los gobiernos o empleadores en violación de los derechos humanos individuales bajo el Código de Nuremberg de 1947.

Metodología y Técnicas

Se analizaron cuatro «vacunas» que son la Vacuna Pfizer-BioNtech,Moderna-Lonza mRNA-1273, Vaxzevria de Astrazeneca, Janssen de Johnson & Johnson, utilizando diferentes instrumentaciones y protocolos de preparación según nuevos enfoques nanotecnológicos. Esta instrumentación diferente incluye microscopía óptica, microscopía de campo brillante, microscopía de contraste pHase, microscopía de campo oscuro, espectroscopio de absorbancia y fluorescencia UV, microscopía electrónica de barrido, microscopía electrónica de transmisión, espectroscopio dispersivo de energía, difractómetro de rayos X, instrumentos de resonancia magnética nuclear se utilizaron para verificar las morfologías y el contenido de las «vacunas». Para las mediciones de alta tecnología y el cuidado de la investigación, se activaron todos los controles y se adoptaron medidas de referencia con el fin de obtener resultados validados.

Contraste de fase de sangre en vivo y microscopía de campo oscuro

Posteriormente se obtuvieron imágenes de las fracciones acuosas de las vacunas para evaluar visualmente la posible presencia de partículas de carbono o grafeno.

Las observaciones bajo microscopía óptica revelaron una abundancia de objetos laminares 2D transparentes que muestran gran similitud con imágenes de la literatura (Xu et al, 2019), y con imágenes obtenidas del estándar rGO (SIGMA)(Figuras 1, 2 y 3).

Se obtuvieron imágenes de grandes láminas transparentes de tamaño y formas variables, mostrando onduladas y planas, irregulares. Las hojas más pequeñas de formas poligonales, también similares a las escamas descritas en la literatura (Xu et al, 2019) se pueden revelar con pHase Contrast y microscopía de campo oscuro (Figura 3).

Todos estos objetos laminares estaban muy extendidos en la fracción acuosa de la sangre (Figura 1) o en la muestra vacunal (Figuras 2 y 3) y ningún componente descrito por la patente registrada puede asociarse a estas láminas.

En la figura 1 Usted puede ver lo que una bomba de racimo de óxido de grafeno reducido (rGO) se ve como en la sangre humana no manchada vivo después de una inoculación de CoV-19 causando coagulación patológica de la sangre! [1] [2]

La Figura 1 es una micrografía de un grupo de carbono de óxido de grafeno reducido (rGO) visto en la sangre humana no manchada viva con microscopía de contraste pHase a 1500x. Tenga en cuenta que los glóbulos rojos se coagulan en y alrededor del cristal rGO en una condición conocida como Rouleau! Una palabra francesa que significa encadenar.

¿Cuáles son los ingredientes no divulgados contenidos en las vacunas CoV – 19 llamadas Pfizer, Moderna, Astrazeneca y Janssen?

Para responder a esta pregunta, una fracción acuosa de Pfizer, Moderna, Astrazeneca y Janssen se tomaron de cada vil y luego se vieron por separado bajo microscopía de contraste de fase a 100x, 600x hasta 1500x magnificación que muestra partículas reducidas de óxido de grafeno (rGO) que se compararon con micrografías de rGO de Choucair et al, 2009 para identificación y verificación. [3]

Pasos del análisis de fracciones acuosas de vacunas

Las muestras refrigeradas se procesaron en condiciones estériles, utilizando cámara de flujo laminar y artículos de laboratorio esterilizados.

Los pasos para los análisis fueron:

1. Dilución en solución salina fisiológica estéril al 0,9% (0,45 ml + 1,2 ml)

2. Fraccionamiento de polaridad: 1,2 ml de hexano + 120 ul de muestra RD1

3. Extracción de fase acuosa hidrofílica

4. Absorción UV y espectroscopia de fluorescencia

5. Extracción y cuantificación de ARN en la muestra

6. Microscopía electrónica y óptica de fase acuosa

Los ingredientes no divulgados de la «vacuna» de Pfizer

Las micrografías de las Figuras 2 y 3 se obtuvieron utilizando 100X, 600X y 1500X pHase Contrast, Dark Field y Bright Field Optical Microscopy. [3]

A la izquierda de cada micrografía verá las micrografías obtenidas de la fracción acuosa de la vacuna de Pfizer que contiene rGO.

A la derecha de cada micrografía verá una coincidencia de fuentes conocidas que contienen rGO para la validación anatómica.

Las observaciones bajo una microscopía pHase Contrast, Dark-Field y Bright-Field del producto de la vacuna por Pfizer revelaron algunas entidades que pueden ser tiras de grafeno como se ve a continuación en la Figura 3.

La Figura 2 muestra una imagen de fracción acuosa de la muestra de la vacuna de Pfizer (izquierda) y del estándar de óxido de grafeno reducido (rGO) (derecha) (Sigma-777684). Microscopía óptica, 100X

Figura 3 – Imágenes de fracción acuosa que contienen óxido de grafeno reducido de la muestra de la vacuna de Pfizer (izquierda) y el estándar de óxido de grafeno reducido (rGO) sonicado (derecha) (Sigma-777684). Microscopía óptica del contraste del pHase, 600X

La Figura 4 muestra la cápside del liposoma que contiene rGO que Pfizer utiliza para que su producto vehicule el óxido de grafeno uniendo la cápside del liposoma a moléculas específicas del ARNm para conducir el contenido de liposomas de fGO a órganos, glándulas y tejidos específicos, a saber, los ovarios y los testículos, la médula ósea, el corazón y el cerebro. La imagen se obtuvo mediante una preparación SEM-Cryo.

Utilizando microscopía electrónica de transmisión (TEM) observamos una intrincada matriz o malla de láminas de rGO flexibles translúcidas plegadas con una mezcla de aglomeraciones multicapa más oscuras y colores más claros de monocapas desplegadas como se ve en la Figura 5. [3]

La Figura 5 muestra un grupo de nanopartículas de grafeno en una vacuna de Pfizer. Parecen ser agregados.

Las áreas lineales más oscuras de la Figura 5 parecen ser la superposición local de hojas y la disposición local de hojas individuales en paralelo al haz de electrones. [4]

Después de la malla, aparece una alta densidad de formas claras redondeadas y elípticas no identificadas, posiblemente correspondientes a agujeros generados por forzamiento mecánico de la malla rGO durante el tratamiento como se ve en la Figura 6.[ 4]

La Figura 6 muestra una observación de microscopía TEM donde están presentes partículas de óxido de grafeno reducido en una vacuna de Pfizer. La difractometría de rayos X revela su naturaleza de nanopartículas cristalinas basadas en carbono de rGO

Espectroscopia de rayos X dispersiva de energía revela rGO en la vacuna de Pfizer[5] [6] [7]

A continuación, se analizó la fracción líquida de la vacuna de Pfizer para el contenido químico y elemental mediante espectroscopia de rayos X dispersiva de energía(EDS),como se ve en la Figura 6. El espectro EDS mostró la presencia de Carbono, Oxígeno verificando el rGO y Cloruro de Sodio ya que la muestra mostrada en las Figuras 2, 3, 5 y 6 se diluyeron en solución salina.

La Figura 7 muestra un espectro EDS de una «vacuna» de Pfizer bajo una microscopía ESEM junto con una microsonda de rayos X EDS (eje X = KeV, eje Y = Recuentos) que identifica carbono, oxígeno, sodio y cloruro

La cuantificación del ARNm en la vacuna de Pfizer

La cuantificación del ARN en la muestra de Pfizer se realizó con protocolos convencionales (Fisher).

De acuerdo con el software específico de verificación de calibración del espectrofotómetro NanoDropTM 2000 (Thermofisher), el espectro de absorción UV de la fracción acuosa total se correlacionó con 747 ng / ul de sustancias absorbentes desconocidas.

Sin embargo, después de la extracción de ARN con kit comercial (Thermofisher), la cuantificación con sonda de fluorescencia Qbit específica de ARN (Thermofisher) mostró que solo 6t ug / ul podría estar relacionado con la presencia de ARN. El espectro era compatible con el pico de rGO a 270nm.

Según las imágenes microscópicas presentadas aquí, la mayor parte de esta absorbancia podría deberse a láminas similares al grafeno, abundantes en la suspensión de fluidos en la muestra.

Las conclusiones son apoyadas además por la alta fluorescencia de la muestra con el máximo en 340 nanómetro, de acuerdo con los valores máximos para el rGO. Debe recordarse que el ARN no muestra fluorescencia espontánea bajo exposición UV.

Figura 8 – Espectro UV de la fracción acuosa de la muestra de la vacuna de Pfizer. [1] [2] [3] [5] [6]

Pruebas de fluorescencia ultravioleta de la fracción acuosa de Pfizer para el óxido de grafeno reducido (rGO)[5]

Los espectros ultra violetas de absorción y fluorescencia se obtuvieron con el espectrofotómetro de lector multimodo de imágenes celulares Cytation 5 (BioteK). El espectro de absorbancia UV confirmó un pico máximo de 270nm, compatible con la presencia de partículas rGO.

La fluorescencia UV máxima a 340 nm también sugiere la presencia de cantidades significativas de rGO en la muestra (Bano et al, 2019).

Figura 9 – Se obtuvieron espectros de absorción UV y fluorescencia con Cytation 5 Cell Imaging Multi-Mode Reader Spectrophotometer (BioteK). El espectro de absorbancia UV confirmó un pico máximo a 270 nm, compatible con la presencia de rGO. La fluorescencia UV máxima a 340 nm también sugiere la presencia de cantidades significativas de rGO en la muestra (Bano et al, 2019).

Figura 10 – El análisis uv espectroscopia mostró una adsorción debido a la presencia de óxido de grafeno reducido, que se confirma mediante observación bajo microscopía visible ultravioleta.

Las figuras 11 y 12 a continuación muestran una micrografía de diferentes micro y nanopartículas que se han identificado en Pfizer, Moderna, Astrazeneca y Janssen, las llamadas «vacunas» y analizadas bajo un microscopio electrónico de barrido ambiental junto con una microsonda de rayos X de un sistema dispersivo de energía que revela la naturaleza química de las micro y nanopartículas observadas. [5] [6] [7]

La Figura 11 muestra restos de micras afiladas de 20 um de longitud identificados en la llamada «vacuna» de Pfizer que contiene carbono, cromo de oxígeno, azufre, aluminio, cloruro, nitrógeno.

La Figura 12 muestra una particulada de 20 micras de longitud identificada en la llamada «vacuna» de Pfizer. Se compone de carbono, cromo oxígeno, azufre, aluminio, cloruro y nitrógeno.

Las figuras 13 y 14 a continuación muestran una micrografía de diferentes micro y nanopartículas que han sido identificadas en Pfizer, Moderna, Astrazeneca y Janssen, las llamadas «vacunas» y analizadas bajo un microscopio electrónico de barrido ambiental junto con una microsonda de rayos X de un sistema dispersivo de energía que revela la naturaleza química de las micro y nanopartículas observadas.

¿Hay parásitos en las «vacunas» de Pfizer?

Un cuerpo alargado de 50 micras, como se ve en la Figura 13, es una presencia misteriosa y aguda en la vacuna de Pfizer. Aparece y se identifica anatómicamente como un parásito trypanosoma cruzi del cual varias variantes son letales y es una de las muchas causas del síndrome de inmunodeficiencia adquirida o SIDA.[ Atlas of Human Parasitology, 4th Edition, Lawrence Ash y Thomas Orithel, páginas 174 a 178][8]

La Figura 13 muestra un parásito trypanosoma de aproximadamente 20 micras de longitud que se encuentra en la llamada «vacuna» de Pfizer. Se compone de carbono, cromo oxígeno, azufre, aluminio, cloruro y nitrógeno.

Una Micrografía De Microscopía De Contraste De Sangre Viva pHase Del Parásito Trypanosoma cruzi[8]

La Figura 14 identifica una composición de nanopartículas que incluyen carbono, cromo de oxígeno, azufre, aluminio, cloruro y nitrógeno que también se encuentran en las «vacunas» de CoV-19.

Figura 13 Identifica un compuesto de nanopartículas

Las figuras 15 y 16 a continuación muestran una micrografía de diferentes micro y nanopartículas que han sido identificadas y analizadas bajo un microscopio electrónico de barrido ambiental junto con una microsonda de rayos X de un sistema dispersivo de energía que revela la naturaleza química de las micro y nanopartículas observadas.

La partícula blanca de 2 micras de largo se compone de bismuto, carbono, oxígeno, aluminio, sodio, cobre y nitrógeno.

La Figura 15 muestra las partículas nano y micrones identificadas en la «vacuna» de Pfizer. La partícula blanca de 2 micras de largo se compone de bismuto, carbono, oxígeno, aluminio, sodio, cobre y nitrógeno.

La Figura 16 muestra que las partículas blancas de 2 micras encontradas en la llamada «vacuna» de Pfizer están compuestas de bismuto, carbono, oxígeno, aluminio, sodio, cobre y nitrógeno.

Las figuras 17 y 18 muestran la identificación de partículas orgánicas de carbono, oxígeno y nitrógeno con un agregado de nanopartículas incrustadas que incluyen bismuto, titanio, vanadio, hierro, cobre, silicio y aluminio que se encontraron en la llamada «vacuna» de Pfizer.

Figura 17 – muestra un agregado orgánico (Carbono-Oxígeno-Nitrógeno) con nanopartículas incrustadas de bismuto, titanio. vanadio. hierro, cobre, silicio, aluminio incrustado en pfizer «vacuna!»

Figura 18 – muestra un agregado orgánico (Carbono-Oxígeno-Nitrógeno) con nanopartículas incrustadas de bismuto, titanio. vanadio. hierro, cobre, silicio, aluminio incrustado en pfizer «vacuna!»

La «vacuna» de Astrazeneca ingredientes no divulgados

Las figuras 19 y 20 muestran un agregado de ingeniería de hierro, cromo y níquel también conocido como acero inoxidable de micro y nanopartículas incrustadas e identificado en la «vacuna» de Astrazeneca vista bajo microscopía electrónica de transmisión y cuantificado con una microsonda de rayos X de un sistema dispersivo de energía que revela la naturaleza química de las micro y nanopartículas observadas.

Figura 19 – Agregado de ingeniería de hierro, cromo y níquel también conocido como acero inoxidable.

La Figura 20 muestra las partículas de namo cuantificadas en la «vacuna» de Astrazeneca con una microsonda de rayos X de un Sistema Dispersivo de Energía que revela la naturaleza química de las micro y nanopartículas observadas.

Utilizando el instrumento XRF (fluorescencia de rayos X) se utilizó el instrumento para evaluar los adyuvantes de la «vacuna» de Astrazeneca,que identificó las siguientes moléculas de histidina, sacarosa, polietilenglicol (PEG) o alcohol anticongelante y de etileno. Los resultados de esta prueba se pueden ver en la Figura 20. [9]

La inyección de PEG y alcohol de etileno se conocen como cancerígenos y genocotóxicos. [9] PEG fue el único adyuvante declarado en la hoja de datos que enumera los ingredientes de la «vacuna» de Astrazeneca.

Figura 21 Identifica el espectro de adyuvantes de vacunas de AstraZeneca. Se utilizan diferentes colores para las cuatro moléculas identificadas por medio de espectros de referencia. La concentración relativa se calcula en integrales de señales de referencia para moléculas en un espectro cuantitativo adquirido con un ciclo de trabajo de 5 segundos con el T1 calculado más largo fue de 5 segundos.

Los ingredientes no divulgados de la «vacuna» de Janssen

Las figuras 22 y 23 muestran un agregado orgánico-inorgánico identificado en la «vacuna» de Janssen. Las partículas están compuestas de acero inoxidable y se pegan junto con un «pegamento a base de carbono» de óxido de grafeno reducido. [10] Este agregado es altamente magnético y puede desencadenar la coagulación patológica de la sangre y la creación de «El efecto corona» o «El efecto de la proteína spike» a partir de la degeneración de la membrana celular debido a las interacciones con otros dipolos.[ 10] Usted puede ver estas reacciones biológicas o transformaciones celulares en la sangre viva bajo pHase Contraste y Microscopía de Campo Oscuro en las Figuras 24, 25 y 26. [1] [11]

Figura 22 Una agregación de acero inoxidable de carbono, oxígeno, hierro y níquel mantenidos juntos con óxido de grafeno

Figura 23

El efecto corona y el efecto spike protein

¡El «efecto corona» y la «proteína spike» creados endógenamente son causados por el envenenamiento químico y por radiación de óxido de grafeno reducido y radiación de microondas! [11]

Figura 24 «El efecto Corona» y la creación endógena de exosomas debido al envenenamiento químico y por radiación de los fluidos vasculares e intersticiales del intersticio

La Figura 25 muestra «El efecto corona» y el nacimiento endógeno de picos de proteína S1 causados por la radiación y el envenenamiento químico o lo que yo llamo el «efecto de clavar proteínas»

Figura 26 Esta micrografía muestra la creación endógena de la «proteína spike» como una infección y no e infección!

Las figuras 24 y 25 anteriores muestran «El EFECTO CORONA» en los glóbulos rojos con la Figura 26 mostrando «El EFECTO DE LA PROTEÍNA SPIKED» ambos causados por la acidosis descompensada de los fluidos intersticiales y luego vasculares de un estilo de vida ácido y específicamente, la exposición a campos electromagnéticos pulsantes tóxicos a 2.4gHz o más, intoxicación química por los alimentos y el agua ingeridos, la contaminación tóxica del aire ácido, las esteras químicas y para rematar una inoculación química nana cargada de CoV – 19 inoculación! Por favor, compruebe sus sentimientos y falsas creencias en la puerta antes de que usted prematuramente causar daño a sí mismo! [11]

Los ingredientes no divulgados de la «vacuna» de Moderna

Las Figuras 26 y 27 identificaron una entidad mixta de materia orgánica e inorgánica contenida en la «vacuna» de Moderna.

Microscopía electrónica de transmisión y cuantificado con una microsonda de rayos X de un sistema dispersivo de energía reveló la naturaleza química de las micro y nano partículas observadas.

La llamada «vacuna» de Moderna es un sustrato de óxido de grafeno reducido a base de carbono donde se incrustan algunas nanopartículas. Las nanopartículas están compuestas de carbono, nitrógeno, oxígeno, aluminio, cobre, hierro y cloro. [12]

Figura 26 Microscopía Electrónica de Transmisión Revela Un Compuesto De Óxido De Grafeno De Materia Orgánica Y No Orgánica Embebida

Figura 27 Revela Nano Partículas Citotóxicas Embebidos

Las Figuras 27 y 28 muestran un análisis que también se realizó bajo Microscopía Electrónica de Transmisión y se cuantificó con una microsonda de rayos X de un Sistema Dispersivo de Energía y reveló la naturaleza química de las micro y nanopartículas observadas. Muchos cuerpos extraños fueron identificados con una morfología esférica con algunas cavidades en forma de burbuja.

La Figura 29 muestra que están compuestos de carbono, nitrógeno, oxígeno, silicio, plomo, cadmio y selenio. Esta composición de nanopartículas altamente tóxicas son puntos cuánticos de seleniuro de cadmio que son citotóxicos y genotóxicos. [13] [14]

La Figura 27 revela los nano puntos en el óxido de grafeno encontrado en la «vacuna» de Moderna

La Figura 28 revela los nano puntos en el óxido de grafeno encontrado en la «vacuna» de Moderna

Figura 29 Revela El Compuesto Citotóxico y Genotóxico de Nano Partículas En Óxido de Grafeno Encontrado en la «Vacuna» de Moderna

Las figuras 30 y 31 de análisis adicionales de la llamada «vacuna» de Moderna mostraron un simplasto de 100 micras de compuesto de nanopartículas de óxido de grafeno reducido. El rGO está compuesto de carbono y oxígeno con contaminación de nanopartículas de nitrógeno, silicio, fósforo y cloro Cloro. [15]

Figura 30 Microscopía Electrónica de Transmisión Revela Un Gran Compuesto De Symplast De 100 micras De Reduce El Óxido De Grafeno

La Figura 31 revela el complejo de nanopartículas contenido en la «vacuna» de Moderna

Las figuras 32 y 33 muestran entidades oxdie de grafeno reducidas a base de carbono en la «vacuna» de Moderna mezcladas con agregados llenos de nanoparticulados de silicato de aluminio. [16]

Figura 32 Revela Un Complejo De Óxido De Grafeno Y Silicato De Aluminio Usando Microscopía Electrónica De Transmisión

La Figura 33 revela los nanoelementos del óxido de grafeno y el silicato de aluminio contenidos en la «vacuna» de Moderna

Discusión

La pandemia de SARS-CoVid-2-19 indujo a las industrias farmacéuticas a desarrollar nuevos medicamentos que llamaron vacunas.

El mecanismo de acción de estos nuevos fármacos declarado por la industria farmacéutica junto con lo que se informa en la hoja de datos de los productos de la vacuna NO está claro para que los expertos médicos actuales entiendan que esos nuevos medicamentos producidos por Pfizer–BioNTech mRNA Vaccine,la Moderna-Lonza mRNA-1273 Vaccine,la Serum Institute Oxford Astrazeneca Vaccine y la Janssen COVID -19 Vaccine,fabricada por Janssen Biotech Inc., una janssen Pharmaceutical Company de Johnson &Johnson NO son vacunas sino medicamentos nanotecnológicos que funcionan como terapia genética.

El nombre «vacuna» es probable que sea un escamotage (engaño) utilizado por razones burocráticas y tecnocráticas con el fin de recibir una aprobación urgente, ignorando todas las reglas normales necesarias para los nuevos medicamentos, especialmente para aquellos que implican nuevos mecanismos nanotecnológicos que nunca han sido desarrollados ni experimentados por los seres humanos en cualquier lugar, en cualquier momento en la historia del mundo.

Todas estas llamadas «vacunas» están patentadas y, por lo tanto, su contenido real se mantiene en secreto incluso para los compradores, que, por supuesto, están utilizando el dinero de los contribuyentes. Por lo tanto, los consumidores (contribuyentes) no tienen información sobre lo que están recibiendo en sus cuerpos por inoculación. La humanidad se mantiene en la oscuridad en lo que respecta a los procesos tecnológicos de nanopartículas involucrados, sobre los efectos negativos en las células del cuerpo, pero sobre todo sobre el posible efecto de nano-bio-interacción magneticotoxic, citotóxico y genotóxico con la sangre y las células del cuerpo. Este presente estudio a través del análisis directo de las cuatro llamadas «vacunas» mediante instrumentación tecnológica de nanopartículas revela información y la verdad sobre su contenido real.

Los medicamentos de Pfizer, Moderna, Astrazeneca y Janssen NO son «vacunas» sino nanopartículas complejas de óxido de grafeno agregados de nanoelementos variables unidos a ácidos nucleicos genéticamente modificados de ARNm de células animales o vero y células fetales humanas abortadas como se ha visto y descrito anteriormente, y una vez más son altamente magnéticotóxicos, citotóxicos y genotóxicos para las membranas celulares de plantas, insectos, aves, animales y humanos y su genética que ya ha llevado a lesiones graves (estimaciones de más de 500 millones) o eventual muerte (estimaciones de más de 35 millones). [17] [18] a través [52]

Los llamados «expertos» o «sabios médicos» le están diciendo que las vacunas CoV -2 – 19 son la ÚNICA manera de detener la propagación de CoV-19 … incluso cuando no hay evidencia de su existencia! [53]

Que están a salvo , a pesar de la evidencia documentada de lo contrario … [53]

Que son eficaces , a pesar de que millones de personas «de doble golpe» se están enfermando, exponiendo teóricamente un VIRUS INEXISTENTE llamado CoV – 19, y muriendo … [54] ¡de MIEDO o evidencia falsa que parece real!

Que usted debe conseguir al menos dos tiros más «boosters» para vivir «vidas normales»…

Y pronto, te dirán que NO tienes más remedio que cumplir con TODOS sus MANdates incluso cuando los CDC y otros gobiernos, universidades e institutos médicos han admitido por escrito que NO tienen ningún aislamiento «ESTÁNDAR DE ORO» del virus CoV – 2 ahora llamado CoV – 19! [55]

¡NO HAY CORONAVIRUS y NUNCA LO HA SIDO! [55]

Recordar…

¡NO DEJES QUE NADIE TE QUITE TU LIBERTAD DE SALUD!

¡Es TU CUERPO, TU Vida y TU Elección!

El conocimiento es poder. Y es la clave para entender por qué las vacunas experimentales contra el CoV-19 son tan peligrosas, a pesar de la narrativa oficial de los medios corporativos que suprime y censura a cualquiera que se atreva a hablar.

Usted tiene el control de su propia salud. No seas víctima de los gobiernos globales y burócratas que están presionando a todos para que se vacunen. El multimillonario «filántropo» Bill Gates y los activistas multimillonarios de big tech creen que saben lo que es mejor para usted y su familia.

Usted debe ser libre de decidir lo que es correcto para usted. NO dejes que los gobiernos y los empleadores te obliguen a conseguir vaxxed «para su propio bien».

¡Y nunca dejes que la cultura de la cancelación te haga tener demasiado miedo de defender tus derechos!

En palabras del gran médico y científico francés, Antione BeChamp, «no hay nada tan falso que NO contenga un elemento de verdad y así es con la teoría de los gérmenes». ¡En este caso la teoría viral, vacunal y de inmunidad! [54]

Fuente original: https://www.drrobertyoung.com/post/transmission-electron-microscopy-reveals-graphene-oxide-in-cov-19-vaccines

No importa quien diga que el rey está desnudo, si lo está.

Vacunas COVID-19. Luego de seis meses de su uso, ¿existe alguna razón para alarmarse?

Artículo extenso pero necesario. Si los médicos, trabajadores de la salud y científicos no tienen tiempo ni ganas de leer escritos como este, más vale mantenerte lejos de ellos.

***

Un resumen de los asuntos principales bajo examen, junio 2021

Por Aldo Mazzucchelli

PARTE 1. Signos preocupantes más allá de la supervisión oficial

Al momento de preparar este reporte, poco más de seis meses después de iniciada la vacunación en el mundo, algunas señales de preocupación están adquiriendo un volumen y una visibilidad que los va haciendo discutidos en círculos algo más amplios a los de los grupos críticos más duros. Esos problemas demandan explicación. ¿Cuáles son esos problemas, para empezar pues?

Sigamos la recopilación realizada hasta el día 11 de junio por Austin Walters para Estados Unidos. En ese país de más de 330 millones de habitantes, aproximadamente la mitad de la población ya está vacunada (53% una dosis; 47% dos dosis), y sólo están usando vacunas de nueva tecnología (ARNm o vectorizadas). Por tanto, Estados Unidos, país enorme y diverso, sirve como una muestra de razonable relevancia. 

El VAERS (Sistema de Reporte de Efectos Adversos de Vacunas) norteamericano reporta a esta altura un número de fallecimientos vinculados a las vacunas contra COVID muy alto, en términos comparativos, respecto de todas las vacunas conocidas antes en todos los años de existencia del mecanismo VAERS. Esta es meramente una comparación interna que no permite extraer conclusiones finales sobre lo que esté pasando, pero el gráfico inicial es llamativo: 

Reportes de muerte en VAERS desde 1990 al 28 de mayo de 2021. Números absolutos.

Estos datos han sido inmediatamente recibidos con una andanada de críticas de parte de los usuales «fact-checkers» que, lejos de ser fuentes objetivas de verificación, son organizaciones ideológicas y políticas totalmente comprometidas con la defensa del discurso ortodoxo relativo a Covid-19. De modo que si el lector intenta hacer una verificación superficial de cualquier crítica que se haga a las vacunas, lo primero que encontrará si usa Google será una gran cantidad de «verificaciones independientes» que dirán lo contrario. Así funciona la censura y el control mental de las grandes compañías tecnológicas estos días, de modo que el lector que quiera realmente avanzar en la veracidad de las cosas deberá ir más allá de esta primera barrera de desinformación que se le tira encima. 

Lo llamativo es que incluso PolitiFact, uno de los fact checkers más conocidos, parciales y comprometidos con la ortodoxia Covid, no puede negar totalmente los hechos. Lo que hace es relativizarlos, y decir que el VAERS no debe usarse como mecanismo para «sacar conclusiones definitivas», sino que «es bueno para detectar patrones de eventos que podrían indicar un problema, lo que a su vez podría desencadenar una mayor investigación de un posible problema de seguridad«.

Obviamente, solo un tonto sacaría conclusiones exclusivamente por los datos del VAERS. Pero es justamente el patrón de eventos que notablemente y sin lugar a muchas dudas emerge del VAERS, lo que debería «desencadenar una mayor investigación». De modo que, incluso siguiendo las recomendaciones de cosas como PolitiFact, hay patrones preocupantes que deberían llamar a la cautela respecto de estas vacunas.

Además de ello, el reporte de efectos indeseados, muchos de ellos graves, es extremadamente alto también. 

Hagamos pues una crítica más equilibrada del VAERS y lo que permite ver, y complementémosla con algunas fuentes más duras. Por ejemplo, con las muertes reales y oficiales reportadas por el CDC.

1.1 Primero, el VAERS es definitivamente una sub-representación de lo que pasa. 

En efecto, el mecanismo VAERS no reporta más que una pequeña fracción de los eventos (incluidos  fallecimientos) reales. Esto es conocido y admitido por las propias autoridades del VAERS, y ocurre por un conjunto de causas. El reporte no es obligatorio; el reporte genera responsabilidades incluso penales -en caso de falsificación- para la persona que se hace responsable; y el reporte es muy engorroso en términos del tiempo y detalles que insume llenarlo. De modo que sean cuales sean las cifras que arroja el VAERS, estas son necesariamente sólo una fracción de las ocurrencias reales, y de qué fracción se trata es materia especulativa -algunos indican que es el 1% y otros que es el 25%, por ejemplo. Ver por ejemplo un estudio para el nivel de subreporte de anafilaxis aquí

1.2 Segundo, existe un problema de definición conceptual respecto de qué es lo que se está reportando. 

En efecto, los problemas y síntomas experimentados por algunos o muchos de los vacunados tienen un amplio espectro que complica cualquier panorama simplista. Muchos de ellos -especialmente los más graves- involucran problemas circulatorios que llegan hasta el infarto fulminante, o el ACV provocado por coagulación, pasando por diversas formas de parálisis, inflamaciones y dolores persistentes, miocarditis, problemas con la coagulación, sangrados, pérdida de la visión y el habla, y desórdenes de la función menstrual, abortos espontáneos, entre otros. Pero -y debido al ambiente obviamente enrarecido y las presiones que son cosa de todos los días en relación al asunto de las vacunas, su efectividad, sus riesgos relativos, etc.- se desarrolla una verdadera guerra dialéctica y de «papers» encontrados, de donde es muy difícil obtener una visión clara. 

1.3 Tercero, «correlación no es causalidad», y «cercanía en el tiempo de dos eventos» no es demostración de que existe conexión causal entre ellos.

Esto es perfectamente lógico, y debe tenérselo en cuenta. Pero si nada impotante cambió en el mundo de la vacunación en diciembre de 2020 salvo que se comenzó a vacunar contra COVID-19, y los eventos reportados en conexión con esta vacuna suben hasta golpear el techo, no es la hipótesis más plausible decir que ambos hechos no tienen nada que ver, ni ignorarlo. Es preciso profundizar.


1.4 La mortalidad inexplicada

Veamos pues otra fuente de datos. Sea el CDC, el lugar más oficial y autorizado de Estados Unidos que lleva el conteo de fallecimientos y sus causas. 

Un elemento que parece significativo, entre otros y además del aumento indiscutible y astronómico de reportes VAERS, es el aumento de muertes desde que se comenzó a vacunar, en Estados Unidos, por lo que se conoce como «Signos, síntomas y hallazgos clínicos y de laboratorio anormales, no clasificadas de otra forma» (categoría R00-R99). 

Esto, en palabras más simples, son todas las muertes que aun el CDC no puede explicarSteve Kirsch tiene una interpretación más detallada -y más extrema- que la que sugeriremos aquí.

Abajo se ve una captura de pantalla con los datos del CDC para esa categoría al 16 de junio, donde se ve que existe un aumento muy significativo de esa categoría «R00-R99». En el gráfico se ve la curva (en rojo) de esas muertes, aumentando abruptamente a partir de la vacunación; se la compara con un evento estacional que característicamente lleva a un aumento de fallecimientos en esos meses invernales, la categoría J09-J18, «Influenza y neumonía», (en azul):  

Cuenta provisional de muertos semanales en estsdos de Estados Unidos. Fuente: Centers for Disease, Control and Prevention (CDC)

Las muertes no explicadas trepan a un total muy por encima de lo normal desde el mes de Febrero 2021, un mes y medio después de comenzar la vacunación. 

Para que se aprecie con claridad cuán anormal este aumento es, compáreselo con los casos de la misma categoría, R00-R99 en los últimos 7 años. Las muertes «inexplicables» son la línea azul. En este caso, la línea roja muestra las muertes por influenza:

Serie histórica de muertes atribuidas a la categoría «Signos, síntomas y hallazgos clínicos y de laboratorio anormales, no clasificadas de otra forma«. Fuente: Centers for Disease, Control and Prevention (CDC)

El reporte de muertes asociadas en VAERS directamente a la vacuna es de casi 6.000 al momento de escribir este reporte . Recuérdese que el VAERS sub reporta de un modo significativo -pero en este momento imposible determinar cuán significativo.

El lector puede conectar los dos datos recién brindados -fallecimientos reportados por el CDC como «no explicados» desde que se comenzó a vacunar en Estados Unidos, y reporte de muertes en VAERS asociadas a la vacunación contra COVID-19. Acaso no sea insensato aventurar que la unión de ambos eventos, y cada uno por sí solo, alcanzan para plantear la hipótesis de que podría estar habiendo efectos secundarios graves, y muertes, asociadas a las vacunas con aprobación de emergencia contra COVID-19. 

Mientras que esos son los datos más relevantes que pueden citarse para Estados Unidos, hay sistemas similares en Canadá, países de la Unión Europea o Israel que también podrían consultarse. En todo caso esta es información suficiente ya para dar una alarma seria, sin contar los numerosos eventos anecdóticos de fallecimientos con una o dos dosis de vacunas, a menudo por causas similares a COVID-19 o por muertes vinculadas a fallas cardiovasculares, que -como casi todo el mundo hoy- conocemos, y que hemos dejado fuera a propósito y para mantener este reporte en la mayor neutralidad posible.


PARTE 2. La aprobación de las vacunas y la versión por el momento oficial y autorizada: la proteína espiga no viaja

Como el lector verá si consulta los textos que componen este dossier -y si quiere profundizar, también le remitimos a otros materiales fundamentales en inglés, citados en este número- el problema fundamental reside en el hallazgo -que se ha intentado negar por parte de las mismas voces de los «fact checkers» y por campañas de ataque personal llevadas adelante a menudo en base a anónimos, como se verá- de que la proteína espiga generada por las vacunas, que se creía era biológicamente inactiva, y que se creía permanecía en la zona de la inyección, en realidad se acaba de descubrir que se libera y viaja por todo el cuerpo, instalándose en diversas partes del cuerpo, con un alto potencial de crear daños a corto, mediano o largo plazo.

El problema por ahora reside, pues, en si es correcto este hallazgo, y si la proteína espiga se comporta como estaba previsto por quienes diseñaron las vacunas, o no.

Demos primero el argumento que niega que haya cualquier problema. Derek Lowe, desde su blog en Science Translational Medicine, afirma que no los hay, apoyando la versión oficial sostenida por las empresas fabricantes. Traducimos aquí el párrafo fundamental, donde Lowe explica por qué no puede compararse el comportamiento y efectos de la proteína espiga generada por la vacunación con la proteína espiga original del virus:

Ahora llegamos a una diferencia clave: cuando una célula recibe el efecto de una nanopartícula de ARNm o de un vector de adenovirus, por supuesto comienza a expresar la proteína Spike (espiga). Pero en lugar de ensamblarse en más partículas virales infecciosas, como ocurriría en una infección real por coronavirus, esta proteína se traslada a la superficie de la célula, donde permanece. Ahí es donde se presenta al sistema inmunitario, como una proteína intrusa anormal en la superficie celular. La proteína Spike no se libera para vagar libremente por el torrente sanguíneo por sí misma, porque tiene una región de anclaje transmembrana que (como su nombre indica) la deja pegada. Así es como se asienta en el propio virus, y hace lo mismo en las células humanas. Véase la discusión en este artículo sobre el desarrollo de la vacuna Moderna, y lo mismo se aplica a todas las vacunas de ARNm y vectores que producen la espiga. Ciertamente, no se da la situación de infección real de los virus cubiertos de Spike que se arrastran por todas partes a través de la circulación. La proteína Spike producida por la vacunación no se libera de manera que llegue a encontrarse con las proteínas ACE2 en la superficie de otras células humanas en absoluto: está asentada en la superficie de las células musculares y linfáticas en el hombro, no vagando por los pulmones causando problemas.

Esa es la versión que dieron por buena las agencias reguladoras, la FDA norteamericana, la Agencia Europea del Medicamento, etc. al momento de aprobar las vacunas condicionalmente. Y hasta el momento, esas reguladoras siguen manteniendo su confianza en que los resultados anunciados por las empresas eran correctos. 

Dificultades en la evaluación de la seguridad de las vacunas experimentales

En este punto, conviene profundizar en algunos detalles de los mecanismos según los cuales estas vacunas recibieron sus aprobaciones de emergencia. Puesto que la noción generalizadamente transmitida por los medios tradicionales de comunicación es que las vacunas no ofrecen ningún problema de seguridad, corresponde preguntarse de dónde sale esa afirmación y qué la sustenta.

En principio las agencias reguladoras, por ejemplo en Estados Unidos y Canadá, aun no han tomado medidas sobre los potenciales efectos secundarios negativos que, en diverso volumen, se han venido conociendo para las vacunas experimentales contra la Covid-19. Pero esto está comenzando a cambiar.

Por ejemplo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) anunciaron, el 11 de junio de 2021, que se celebraría una reunión de emergencia el 18 de junio de 2021 para discutir los informes de inflamación del corazón resultantes del uso de las vacunas Pfizer y Moderna en hombres jóvenes de 16 a 24 años de edad. 

Según el experto canadiense Byram Bridle -de quien hablaremos más adelante- existen diversas razones por las cuales recién ahora estas revisiones estén ocurriendo. Él las enumera:

* «Dificultad nº 1: Es demasiado pronto para saberlo con seguridad. 

Tanto Pfizer como Moderna iniciaron grandes ensayos de fase 3 aleatorizados, doblemente ciegos y controlados con placebo. El grupo de placebo es importante porque sirve como grupo de referencia y ayuda a interpretar los efectos secundarios experimentados en el grupo de la vacuna. 

En el momento en que se concedió la autorización de uso de emergencia a las vacunas, cada empresa tenía datos de seguridad y eficacia para una media de sólo dos meses después de la administración de la segunda dosis de la vacuna; en el estudio de los adolescentes, la mayoría de los sujetos tenían datos de seguridad y eficacia sólo para uno o dos meses. 

Según los protocolos originales, se supone que cada individuo del estudio debe recibir seguimiento durante un total de dos años después de la segunda dosis. 

Dificultad nº 2: Abandono del grupo de control 

Las vacunas han sido autorizadas bajo uso de emergencia en muchos países clave, a nivel mundial; y las presiones basadas en el miedo impuestas por las agencias de salud pública para vacunar a todo el mundo han desencadenado que los participantes en el estudio quisieran saber a qué grupo del estudio habían sido asignados, para que los del grupo de placebo pudieran ser vacunados. Por lo tanto, los estudios se han desenmascarado, lo que significa que que ya no hay un grupo de placeboEsto significa que una evaluación rigurosa de la seguridad en el contexto de un estudio clínico bien controlado ya no es posible, y hay que confiar más en sistemas de vigilancia pasiva posteriores a la aplicación de la vacuna.

Por supuesto, esto, en sí mismo, es un reto, dado que hay incertidumbre tanto en el numerador (el número de eventos adversos relacionados con la vacuna) como en el denominador (el número que es típico para ese evento, también conocido como la «incidencia de fondo» del acontecimiento). Además, es muy difícil demostrar definitivamente que un acontecimiento está causado por la vacunación (y no sólo asociado a ella) cuando se utilizan sistemas de vigilancia pasiva.

Dificultad nº 3: Notificación insuficiente de los acontecimientos adversos 

El problema de los sistemas de notificación pasiva de acontecimientos adversos, que es el tipo de sistema que tanto Canadá como los Estados Unidos utilizan, es que existe un problema notorio de subnotificación de los efectos adversos. Esto se debe a que la notificación es voluntaria; la gente puede desconocer que hay formas de notificar los acontecimientos adversos; a menudo se disuade a la gente de notificar los acontecimientos adversos; la gente (incluidos los médicos) asumen que la afección no está relacionada con la vacunación; o las personas pueden no ser capaces de notificar sus efectos adversos (si están gravemente discapacitados, enfermos o han fallecido). 

Lo más desconcertante es la situación, como vemos en Canadá, en la que los informes de eventos adversos que intentan presentar los profesionales médicos son preseleccionados, y a veces rechazados por las autoridades de preselección. En consecuencia, las bases de datos de acontecimientos adversos pueden fácilmente no identificar posibles problemas, o subestimar los problemas en un grado desconocido y, por lo tanto, no son una fuente de  cifras exactas para calcular el verdadero riesgo. 

Por ejemplo, utilizando el VAERS de Estados Unidos, se estimó que el riesgo de anafilaxia era de 4,7 por millón para la vacuna Pfizer y de 2,5 por millón para la Moderna; sin embargo, en un estudio de vigilancia activa de 64.900 trabajadores sanitarios vacunados, la tasa fue en realidad de 216 por millón , lo que representa una tasa potencial de subnotificación de 46 a 86 veces. A pesar de estas limitaciones, los sistemas de vigilancia pasiva son útiles. 

Dificultad nº 4: Falta de consistencia global y de rigor en la definición de los eventos de especial interés para identificar posibles riesgos que podrían investigarse en estudios de seguridad adecuadamente diseñados.

Mediante el VAERS de EE.UU. y otros sistemas similares de notificación de acontecimientos adversos en todo el mundo, existe un seguimiento continuo de los acontecimientos adversos de especial interés. Pero se deja a cada jurisdicción la decisión de decidir qué acontecimientos adversos de especial interés, si los hay, serán objeto de un examen más minucioso. Por ejemplo, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ha elaborado una lista de eventos médicos importantes (EMI) que siempre deben clasificarse como graves. Los EMI que se notifican con mayor frecuencia tras la vacunación con COVID-19 (en orden descendente) son

– Desmayo (síncope) 

– Coágulo(s) de sangre en los pulmones 

– Reacción anafiláctica 

– Trombosis venosa profunda 

– Neumonía 

– Recuento bajo de plaquetas (trombocitopenia)

– Coágulo(s) de sangre o hemorragia en el cerebro

– Alucinaciones 

– Derrame cerebral 

– Pérdida de conocimiento 

Todavía no se han establecido relaciones definitivas de causa y efecto para estos acontecimientos; se espera que, con más vigilancia y tiempo, se comprenda mejor el papel de las vacunas en la causa de estos acontecimientos. Mientras tanto, dado que la proteína de la espiga está biológicamente activa y que existen mecanismos que podrían explicar algunos de estos EMI, hay buenas razones para preocuparse de verdad


PARTE 3. Los desafíos a la versión oficial sobre la seguridad de las vacunas. Las opiniones de Robert Malone, el creador de la tecnología de vacunas ARNm

¿Cuál es el problema con esa versión oficial, que es la que usted encontrará en la mayoría de narrativas «centrales» u «oficiales» hoy respecto de la vacuna? Aparentemente, los científicos que crearon la vacuna creyeron que este sería el caso, e intentaron incluso asegurarse de que lo sería. Pero, al no haberse realizado los estudios con la extensión y profundidad requerida, hay acontecimientos científicos que parecen comenzar a revelar desde hace unas semanas que, en realidad, la vacuna no se comporta como se esperaba.

¿En quién podemos apoyar esta afirmación? Encontramos una voz que es considerablemente experta como para escucharla. Se trata del creador mismo de la tecnología ARNm empleada en estas vacunas, Robert Malone.

Robert Malone ha descrito recientemente su trayectoria profesional así: «Soy un médico y científico afincado en Estados Unidos con un amplio historial de innovaciones exitosas en ciencia básica y aplicada, patología, virología molecular, inmunología, desarrollo de vacunas, biodefensa, gestión de proyectos, desarrollo clínico, asuntos normativos y bioética. Llevo trabajando en esta área desde 1984 y he intervenido en múltiples hallazgos, normalmente apoyando a clientes farmacéuticos o al Departamento de Defensa de los Estados Unidos. He recibido autorización de nivel «secreto» para el Departamento de Defensa. Desempeñé un papel clave en el avance del candidato a vacuna contra el ébola rVSV-ZEBOV de PHAC y en la participación de Merck en el desarrollo, lo que dio lugar a la eventual concesión de licencias para este producto tan importante de la investigación canadiense de PHAC.

También soy el inventor original de las vacunas de ARNm y de ADN. Esta afirmación está corroborada por publicaciones académicas, así como por un amplio conjunto de patentes estadounidenses y mundiales con fecha de presentación de 1989.»

Veamos pues lo que explica Malone al ser entrevistado en el podcast DarkHorse del biólogo, profesor universitario y divulgador científico Dr. Bret Weinstein –le pasamos el link a BitChute aquí porque, desde luego, el podcast original en YouTube ha sido censurado. 

Aunque el lector puede interesarse en saber que Weinstein está republicando la conversación (originalmente de 3 horas) en varios y muy interesantes fragmentos, aquíaquíaquí y aquí. Todos son invalorablemente valientes e interesantes -hasta que los censuren de nuevo, ahí están.

Robert Malone (izq), Bret Weinstein (centro) y Steve Kirsch (derecha) discutiendo sobre la seguridad de las vacunas ARNm. Malone es el creador inicial de la tecnología en discusión

Así iba la parte relevante a nuestro asunto de aquella conversación:

Bret Weinstein: La teoría es que la vacuna codifica la proteína espiga sola (sin el resto del virus). Es decir, el material genético estabilizado y recubierto por un lípido es enviado a células del cuerpo y ahí da la orden a la propia célula del cuerpo para que produzca una proteína, la «espiga». En qué consiste lo que se va sabiendo: en que la proteína espiga por sí misma es muy peligrosa. Es citotóxica. ¿Es esta una descripción justa?

Dr. Robert Malone: Más que justa. Y yo alerté a la FDA acerca de este riesgo hace muchos, muchos meses… Simplemente para dejarlo bien claro: Ellos sabían. Les mandé los manuscritos, y su determinación fue que no pensaban que esa documentación fuese suficiente respecto del riesgo de la que espiga estuviese activa biológicamente.

B. WeinsteinHoy sabemos que la spike es muy peligrosa. 

R. Malone: Si la proteína espiga hiciese lo que los prospectos de estas vacunas dicen que hace, que es alojarse en la membrana de la célula que está haciendo la transcripción, sería mucho menos destructiva. No se trata solo de la literatura que acompaña a la vacuna, se trata de la literatura publicada por la gente que la desarrolló -que desarrolló estos clones. Ellos sabían que existía un riesgo de que la espiga estuviese biológicamente activa y que hubiese eventos adversos, si no se quedaba adherida a las células que estaban siendo transfectadas -las que recibieron el ARN y crearon esas proteínas espiga.

Entonces, usaron un método de ingeniería genética, de poner un dominio transmembrana en ellas, para asegurarse de que se mantuviese aislada y se mantuviese quieta en esa célula. Luego hicieron estudios no clínicos limitados. Y dijeron «parece que se queda quieta. Nosotros la ingenierizamos para que se quedase quieta». Y publicaron eso.

El problema es que eso, en general, no es considerado suficientemente bueno. Un paquete de datos no clínicos. Normalmente, antes de liberar una vacuna para que sea usada en humanos, no nos apuramos. Tenemos que hacer en animales una serie muy rigurosa de pruebas. 

Revelar que la espiga se separa de la célula en la que se supone debe permanecer y queda liberada es algo que absolutamente debió ser conocido y comprendido bien mucho antes de arriesgarse a ponerla en seres humanos.

[…]

Yo soy un regulador profesional, y hablé con la FDA, y tengo buenos amigos ahí en posiciones de mando. Ellos estaban conscientes, ya cuando se estaban haciendo los ensayos clínicos al azar, que estaban ocurriendo estos eventos adversos. Muchos se demoraban de manera extraña, y eran atípicos para lo que es un estudio para una vacuna. Esta es una tecnología totalmente nueva, y eso como que va al centro del problema. Creo que una de las cosas que pasan es que se asume que esta es una vacuna como cualquier otra. Y no lo es.  

[…] 

Yo no sabía… yo recibí el paquete de datos que los canadienses obtuvieron via FOIA, dentro de las 24 horas de que se liberó, lo revisé -en nombre de TrialSite, a pedido- y francamente me alarmé de lo que vi. Muy inusual. De modo que le pedí a un regulador aun más experimentado y senior que yo que lo mirase. Y él descubrió más cosas. Como la ausencia del Reprotox -Paquete de Toxicidad Reproductiva-, que normalmente debe hacerse e incluirse. Así como la Genotoxicity -que es la toxicidad a los genes del sistema en prueba. Ese es algo como el Nivel 1 para genotoxicinomas. Pero, estos son ensayos imperfectos. Si hay un truismo en la investigación no-clínica es, como siempre decimos, que los ratones mienten, los monos engañan, y los seres humanos son los únicos que prueban si algo es seguro y efectivo para humanos. Pero uno debe hacer algo antes de permitir que un material sea testado inicialmente en humanos. En fin, lo que fue alarmante, es que lo que se había hecho, al menos en ese paquete. Y me dijeron… hablé con Peter Marks, el director de CBER [el Centro para Evaluación e Investigación Biológicas de la FDA] sobre estas preocupaciones, y me dijo que Pfizer había presentado un nuevo paquete de datos en las últimas dos semanas, y que estaban evaluándoloDe modo que pienso que tenemos que tomar esos datos con un poco de cautela, porque están siendo actualizados, y aun no sabemos lo que hay de nuevo.»  

S. Kirsch: ¿Pero estos datos nuevos son sobre humanos?

R. Malone: No, son en roedores

S. Kirsch: Bueno, ¡pero los roedores no tienen la misma afinidad a los receptores ACE2!

R. MaloneEstamos en terreno confuso. Y pienso que todos podemos estar de acuerdo -Tony Fauci podría estar de acuerdo- que se tomaron atajos debido a la emergencia, y cuando uno hace eso… Estos son procesos para confirmar la seguridad que han evolucionado durante décadas…


PARTE 4. Las alertas de Byram Bridle

El Dr Byram Bridle es Profesor Asociado de Inmunología Viral de la Universidad de Guelph, en Canadá. El Dr. Bridle es exactamente lo contrario a un «antivacunas». Se trata de un doctor en inmunología viral que ha pasado buena parte de su carrera investigando y creando… precisamente, vacunas. Él mismo describe lo que hace: -«Trabajo mucho. He pasado mi carrera desarrollando vacunas. Nunca he recibido financiación para esta investigación de ninguna fuente de la industria farmacéutica. He recibido financiación de las agencias gubernamentales que he enumerado aquí. Así que tenemos dos agencias federales de financiación, los Institutos Canadienses de Investigación Sanitaria, y otra, el Consejo de Investigación de Ciencias Naturales e Ingeniería de Canadá«. 

Dr. Byram Bridle

Bridle está en este momento en el ojo de una tormenta que amenaza con quitarle su trabajo y su título profesional -al final transcribimos la ejemplar carta de apoyo que, sin conocerlo, le escribió Robert Malone hoy 19 de junio-, luego de que divulgase y comentase una información que obtuvo antes que nadie, junto a un grupo de colaboradores internacionales. Esa información surge de un reporte hecho al gobierno japonés por Pfizer, que Bridle encontró en una referencia a un reporte del British Medical Journal que transcribimos también en este número.

Entre la campaña de ataques personales a Bridle se incluye la creación anónima de un sitio web que usurpa su nombre, donde se intenta destruir -con argumentos que hemos revisado y no merecen mayor destaque, pues se limitan a citar un conjunto de trabajos no arbitrados creados todos en un solo hospital de Israel y sobre un número minúsculo de casos-, junto a una cita al mismo párrafo de la misma entrada del blog de Derek Lowe que citamos al comienzo de este reporte, el cual está cuestionado posteriormente por todo lo nuevo que ha aparecido. 

Byram Bridle -preocupado fundamentalmente por las posibles efectos de las vacunas en la población más joven, que según opinan muchos expertos, no la necesita- ha reunido su posición en este documento, titulado «Las Vacunas Covid-19 y los niños: guía de un científico para padres» 

Transcribimos a continuación el Resumen Ejecutivo y los capítulos más sustanciales de esta guía.


«Las vacunas Covid-19 y los niños: guía de un científico para padres»

Resumen Ejecutivo

«La vacuna de ARNm COVID-19 de Pfizer BioNTech ha sido autorizada en virtud de una orden provisional por Health Canadá para su uso en canadienses a partir de los 12 años, con compromisos obligatorios para el seguimiento de seguridad y eficacia a largo plazo. La autorización en virtud de una orden provisional significa que se necesita información adicional sobre la seguridad, la eficacia y la calidad de la vacuna, incluso en niños y adolescentes, para para respaldar la futura autorización completa de la vacuna en el mercado y su licencia.

Existe cierta incertidumbre respecto a la seguridad a largo plazo de la vacuna COVID-19 de Pfizer BioNTech en todos los en todos los individuos, y especialmente en niños, jóvenes y adultos jóvenes en edad fértil. De hecho, algunos estudios de seguridad parecen haberse dejado de hacer, en la prisa por lanzar las vacunas, y cada día se aprende más sobre ellas. 

Por ejemplo, antes se suponía que la vacunación con las vacunas de ARNm es segura porque es un evento localizado en el cuerpo, pues la vacuna queda limitada al músculo del hombro tras la inyección, y desencadena una respuesta inmunitaria en los nódulos linfáticos locales. Sin embargo, hay pruebas de que la vacuna COVID-19 de Pfizer no permanece en el lugar de la inyección. De hecho, una vez inyectada, el contenido de la vacuna parece viajar ampliamente por todo el cuerpo, hasta el cerebro y otros tejidos sensibles, como la médula ósea, el bazo, el hígado, las glándulas suprarrenales, los ovarios etc. No se sabe si estos sitios del cuerpo están involucrados en la producción de la proteína de la espiga, ya que esto nunca fue estudiado. No obstante, se han publicado nuevos datos según los cuales, tras la vacunación con la vacuna Moderna (una vacuna de ARNm muy similar a la vacuna de ARNm de Pfizer), la proteína de la espiga puede entrar en el sistema circulatorio. Presumiblemente, esto significa que la proteína de la espiga puede viajar extensamente por todo el cuerpo.

Es importante entender qué órganos producen la proteína de la espiga, qué factores hacen que la que la proteína de la espiga entre en la circulación, cuánto tiempo circula la proteína de la espiga y en qué fluidos corporales (por ejemplo, el semen, la saliva, la leche materna, la orina) la proteína de la espiga está presente. Esta información es increíblemente importante porque recientemente se ha descubierto que la proteína de la espiga es «biológicamente activa».

Esto significa que la proteína de la espiga no es sólo un antígeno que el sistema inmunitario reconoce como extraño. Significa que la proteína de la espiga, por sí misma, puede interactuar con receptores en todo el cuerpo, llamados receptores ACE2, causando potencialmente efectos indeseables como daños al corazón y al sistema cardiovascular, coágulos de sangre, hemorragias y efectos neurológicos. 

Aunque algunos podrían argumentar que el riesgo de que la proteína de la espiga cause este tipo de daños es sólo un riesgo teórico, cuando estamos vacunando en masa a una población predominantemente sana, incluidos niños, adolescentes y adultos en edad fértil, no tenemos absolutamente ningún margen de error.

Las incertidumbres científicas actuales exigen que sea interrumpida la administración de la vacuna COVID-19 de Pfizer a niños, adolescentes y adultos jóvenes en edad fértil hasta que se realicen estudios científicos adecuados que se centren en la seguridad, la farmacocinética y la biodistribución de las vacunas y de la proteína de espiga codificada en la vacuna. La interrupción de la vacunación puede hacerse de forma segura porque:

– El riesgo de COVID-19 grave y potencialmente letal en estas poblaciones específicas es tan bajo que necesitamos estar muy seguros de que los riesgos asociados a la vacunación masiva no son mayores;

– Los miembros asintomáticos de esta población no representan un riesgo sustancial de transmitir el COVID-19 a otros; y 

– Existen estrategias eficaces de tratamiento precoz para los pocos niños, adolescentes y jóvenes adultos en edad fértil que pueden estar en riesgo de desarrollar COVID-19 grave, como la ivermectina, fluvoxamina y budesonida.

No es apropiado utilizar una vacuna «experimental» en un grupo de población a menos que el beneficio de la vacunación supere el riesgo de la misma en ese grupo de población. Siendo ya tan bajo el riesgo de COVID-19 grave en niños, adolescentes y adultos jóvenes en edad fértil, no se puede concluir que el beneficio de vacunar a estos grupos de población con una vacuna de la que no se conoce ni la seguridad ni la eficacia a largo plazo supere el riesgo. En otras palabras, el riesgo de COVID-19 grave es tan bajo en niños adolescentes y adultos jóvenes en edad fértil que los estándares de seguridad deben ser mucho más altos para ellos.

[…]

Pruebas de que las vacunas COVID-19 basadas en ARNm pueden distribuirse por todo el cuerpo

Cuando se diseñaron las vacunas COVID-19, no se apreció que la proteína spike podría dañar las células del cuerpo. Como consecuencia, la administración de las actuales vacunas COVID-19 puede poner a las personas en riesgo de dañar sus células, especialmente si la expresión de la proteína spike no se limita al lugar de inyección de la vacuna. Se hizo una suposición con estas vacunas que ha demostrado ser incorrecta. La suposición era que las vacunas de ARNm, que son una nueva tecnología, se comportarían igual que las vacunas tradicionales. Muchos pensaron que las vacunas de ARNm se quedarían en el lugar de la inyección y que el único lugar al que irían es a los nódulos linfáticos de drenaje en las inmediaciones del lugar de la inyección. Más concretamente, se pensaba que las células del sistema inmunitario llegarían al lugar de la inyección y crearían trozos del virus y llevarían estos trozos a los ganglios linfáticos donde se mostrarían a las células B y T (es decir, a los linfocitos B y T). Los linfocitos B y T se activarían, se multiplicarían en gran número

(por eso los ganglios linfáticos se hinchan cuando una persona está montando una respuesta inmune) y luego se dirigen a buscar el patógeno en el cuerpo. En particular, las células B son la fuente de los anticuerpos.

Por desgracia, los investigadores han llegado a saber que las vacunas de ARNm no se quedan en el músculo del hombro. De hecho, tienen el potencial de extenderse por todo el cuerpo a través de la sangre. Obviamente, esta es una conclusión muy seria, así que vamos a repasar la sólida evidencia científica que demuestra este potencial de biodistribución.

Un informe que Pfizer proporcionó al gobierno japonés (véase el Apéndice 2) fue publicado como referencia #25 en un artículo publicado en BMJ que se puede encontrar en este enlace. En la sección 2.6.5.5B del informe al gobierno japonés hay una tabla que contiene datos de biodistribución de las nanopartículas lipídicas.

Esta tabla muestra dónde se encuentra su «vacuna» sustituta (es decir, representada en laboratorio por pequeñas burbujas de grasa sustitutiva que contienen un marcador de detección analítico) acabó en el cuerpo de las ratas inmunizadas, utilizadas en el laboratorio como sustitutos de los humanos. A continuación se reproduce una parte de la tabla se reproduce a continuación. Por favor, revise los datos para que pueda obtener la imagen completa. Me gustaría destacar algunas observaciones. En primer lugar, como se muestra en el rectángulo azul que he añadido a la tabla, una gran parte de la dosis de la vacuna sustitutiva permaneció en el lugar de la inyección, como era de esperar. 

Notablemente, sin embargo, la mayor parte de la dosis de vacuna se había ido a otra parte. 

Cuadro del estudio de biodistribución de vacuna Pfizer, reporte a la agencia reguladora japonesa
Cuadro del estudio de biodistribución de vacuna Pfizer, reporte a la agencia reguladora japonesa (continuación)

La parte derecha de la tabla (mostrada en el informe al gobierno japonés) enseña que entre el 50 y el 75% de la dosis de vacuna no permaneció en el lugar de la inyección. La gran pregunta es, ¿a dónde fue a parar? 

Mirando los otros tejidos se muestran algunos de los lugares a los que fue y se acumuló. El rectángulo rojo muestra que la vacuna sustituta circulaba en la sangre. También hay pruebas de que una cantidad sustancial de la vacuna fue a lugares como el bazo (rectángulo verde), el hígado (rectángulo marrón), los ovarios (amarillo rectángulo), las glándulas suprarrenales (rectángulo morado) y la médula ósea (rectángulo naranja). La vacuna también llegó a otros lugares, como los testículos, los pulmones, los intestinos, los riñones, la glándula tiroides, la hipófisis, pituitaria, el útero, etc. La vacuna sustituta probada en un laboratorio se distribuyó ampliamente por todo el cuerpo de los animales de laboratorio.

Basándose en los resultados de esta prueba de biodistribución, deberían haberse realizado más pruebas para evaluar los impactos en más tejidos y durante un tiempo antes de que se autorizara el uso de la vacuna, especialmente en niños en crecimiento, adolescentes y adultos jóvenes en edad fértil. El fabricante de la vacuna, los investigadores y las autoridades reguladoras deberían haber examinado de forma más exhaustiva la posibilidad de que los animales de prueba eliminaran la vacuna mediante la evaluación de la saliva, la orina y las heces. Hay que tener en cuenta que hubo evidencia de cierto tráfico de la vacuna hacia la glándula salival y la vejiga, lo que indica que existe la posibilidad de que la vacuna se desprenda del cuerpo. Además, la biodistribución de la proteína de la espiga creada por el cuerpo después de la vacunación debió ser determinada cuidadosamente. Estos estudios deben realizarse en al menos dos modelos animales, uno de los cuales no debe ser un roedor, ya que los roedores tienen niveles de afinidad de unión al receptor ACE2 que es mucho menor que la de los humanos y puede, como resultado, subestimar el impacto de la proteína de la espiga en los seres humanos. También debería haber habido una evaluación de dónde iban la vacuna y la proteína de espiga en humanos en un ensayo clínico de seguridad de fase 1 muy limitado.

Esto podría no haber importado tanto si la proteína codificada por el ARNm fuese inerte, aunque los riesgos de autoinmunidad con la deposición de los nanomateriales lipídicos en diferentes órganos son ciertamente dignos de consideración. Pero ahora que sabemos que la proteína codificada por el ARNm tiene de sus propias actividades biológicas, existe un potencial aún mayor de daño a los órganos y tejidos derivados del material vacunal en circulación.

Aunque no son tan detallados como los datos del informe al gobierno japonés, el informe de Pfizer a la Agencia Europea del Medicamento establece conclusiones similares en cuanto a la amplia distribución de su plataforma de vacunas por todo el cuerpo. El informe se encuentra en el Apéndice 3. Es muy preocupante el siguiente extracto de la sección 2.3.2 en la página 45: «No se han realizado estudios tradicionales de farmacocinética o biodistribución con la vacuna candidata [Pfizer-BioNTech] BNT162b2«. Si esta es la primera vez que esta plataforma tecnológica de vacunas se ha puesto en marcha para su amplia distribución a los humanos, y si los datos de biodistribución japoneses mostraron evidencia de la propagación de la vacuna sustituta, hay que preguntarse ¿por qué se permitió el uso de esta vacuna experimental sin haber sido sometida primero a un estudio crucial de biodistribución? Esto nos habría dicho a dónde iba la vacuna en el cuerpo antes de su uso en las personas.

Apoyando la necesidad de abordar las incertidumbres y preocupaciones relativas a la biodistribución de la vacuna y la proteína resultante existe un artículo científico revisado por pares que acaba de ser aceptado para su publicación. En él se describe un estudio en el que se evaluó a 13 trabajadores sanitarios para la presencia de la proteína de la espiga en su sangre después de recibir la vacuna de Moderna (una vacuna de ARNm con una tecnología de plataforma esencialmente idéntica a la de la vacuna de Pfizer-BioNTech). En particular, la proteína de la espiga, (o la parte que se une al receptor ACE2), pudo encontrarse en la circulación en 3 de las 13 personas (y en 11 de las 13 personas), respectivamente42. La proteína de la proteína se pudo detectar en la sangre hasta dos semanas después de la vacunación en la mayoría de los individuos, y a los 28 días post-vacunación en un individuo. Algunos pueden argumentar que la concentración de la proteína era baja en la mayoría de las personas estudiadas. Sin embargo, una proteína que circula a una baja concentración durante dos o más semanas podría acumularse en las células a lo largo del tiempo, ya que la sangre perfunde constantemente (es decir, fluye a través de) los tejidos corporales. Además, los estudios de biodistribución en los apéndices sugieren que la proteína de la espiga podría concentrarse en muchos tejidos que que no serían evidentes si se observara sólo la sangre. También existe la posibilidad de que haya proteínas de espiga de la ACE2 en las células que recubren los vasos sanguíneos, pero esto no se investigó.

En cualquier caso, en este estudio a pequeña escala cabría esperar bajas concentraciones de la proteína de espiga en la circulación. Las altas concentraciones de una proteína que puede causar daños en los vasos sanguíneos en un gran número de personas no sería consistente con una baja incidencia de eventos adversos severos.

Recuérdese que el programa de vacunación de AstraZeneca fue suspendido en Canadá debido a una incidencia de 1:55.000 de coágulos de sangre. Si las proteínas de espiga en la sangre fueran responsables de un efecto secundario severo, uno esperaría ver altas concentraciones de esta proteína en sólo una entre muchas miles de personas; un fenómeno que probablemente no se detectaría en un análisis de sólo 13 personas. Es evidente que es necesario trabajar más para evaluar la biodistribución de las proteínas de la espiga en el cuerpo humano después de la vacunación.

Leche materna

En un artículo pre-impreso (nota: esto significa que el artículo aún no ha sido sometido a una revisión revisión científica independiente), hay datos que indican que el ARNm puede detectarse incluso en la leche materna después de la vacunación. Este aspecto del estudio fue minimizado, pero proporciona una prueba de principio de que esto puede ocurrir. Sabiendo lo que sabemos ahora, no sería sorprendente tener la proteína de la espiga

en la leche materna de algunas mujeres lactantes si se vacunaran. Las proteínas que circulan en la sangre suelen concentrarse en la leche materna. En particular, se han notificado algunos acontecimientos adversos de sangrado en el tracto gastrointestinal después de mamar de madres que habían recibido la vacuna COVID-19. 

Estos son algunos ejemplos del VAERS de EE.UU. (no he buscado más desde mayo de 2021):

Acontecimientos adversos graves relacionados con la lactancia después de recibir una vacuna COVID-19:

– VAERS ID #945282; una madre de 32 años hizo que su hija de 2 meses que estaba amamantando murió 7 días después de que la madre recibiera la vacuna de Pfizer-BioNTech

– VAERS ID #949926; una madre de 34 años hizo que su hijo de 4 meses en periodo de lactancia expulsara sangre y mucosidad en las heces a partir de 2 días después de que la madre recibiera la vacuna Moderna

– VAERS ID #992676; una madre de 30 años en período de lactancia, su hijo de 2 meses de edad experimentó anorexia, regurgitación, heces sanguinolentas descoloridas, vómitos de sangre, ulceración del estómago y hemorragia en el tracto gastrointestinal a partir de 2 días después de que la madre recibió la vacuna Moderna

También se produjeron otros tipos de acontecimientos adversos en lactantes asociados a la lactancia materna de madres que habían recibido recientemente la vacuna COVID-19. En aras de la brevedad, aquí he enumerado los números de identificación del VAERS; cualquiera puede buscarlos en la base de datos del VAERS disponible al público.

– VAERS ID #s: 903355, 911226, 913968, 913971, 918972, 921052, 927664, 936865,

939409, 974519, 978085, 978485, 984448 (madre) – 984602 (bebé), 1049482,

1105816, 1168901, 1171284

***

También hay un artículo preimpreso que describe cómo una vacuna basada en el adenovirus puede resultar en proteínas de espiga que dañan el sistema vascular. Este tipo de vacunas actualmente no se administradas a los niños en Canadá. El mecanismo es diferente al de las vacunas basadas en ARNm, pero el resultado es similar. Los autores de este artículo han acuñado un término interesante para describir el efecto de una vacuna contra el COVID-19 que causa el mismo daño en el cuerpo que el SARS-CoV-2; lo llamaron «síndrome de imitación de COVID-19 inducido por la vacuna»

PEG (Polietilenglicol)

Resulta que la sugerida amplia distribución de las vacunas de ARNm en todo el cuerpo tiene un precedente histórico, como la inmunización contra la gripe, por ejemplo. Sin embargo mucha gente no se da cuenta de que las nanopartículas lipídicas no fueron diseñadas para funcionar como vacunas. Fueron diseñadas para servir como terapias genéticas, o para transportar cargas de medicamentos por todo el cuerpo, incluso al cerebro, donde se podría intentar tratar enfermedades como el Alzheimer, la enfermedad de Parkinson y los cánceres cerebrales. El uso de PEG, se ha asociado a un shock anafiláctico en algunas personas tras recibir una vacuna de ARNm. 

El PEG se añadió a las nanopartículas lipídicas en los primeros días del desarrollo de fármacos para promover una distribución mucho más amplia en el cuerpo. En concreto, cuando el PEG se añade a las nanopartículas lipídicas, ayuda a las partículas evitan ser consumidas por las células en todo el cuerpo, especialmente las células del sistema inmunitario, lo que limitaría la distribución de la carga de ARNm. De hecho la adición de PEG a las nanopartículas lipídicas fue aclamada como un avance porque «este efecto es sustancialmente mayor que el observado anteriormente con los liposomas convencionales y está asociado a una prolongación de más de 5 veces del tiempo de circulación del liposoma en sangre «. 

En retrospectiva, parece que se ha cometido otro error en la prisa por administrar estas vacunas a las personas: Podría decirse que el componente PEG debería haberse eliminado de la formulación de nanopartículas lipídicas. Esto probablemente habría dado lugar a nanopartículas lipídicas con una mayor tendencia a permanecer en el lugar de la inyección y ser captadas por las mismas células del sistema inmunitario que queremos inducir una respuesta inmunitaria.

Conclusión:  La suposición de que las vacunas COVID-19 permanecen en el lugar de la inyección (es decir, el músculo del hombro) no está respaldada por las pruebas. Los estudios de laboratorio han demostrado que la propia vacuna, y la proteína de la espiga que codifica, pueden llegar a la sangre y distribuirse ampliamente por todo el cuerpo. Las vacunas dirigidas a la proteína pico del SARS-CoV-2 fueron diseñadas para inducir anticuerpos que se unieran a esta proteína para evitar que el virus pudiera infectar nuestro cuerpo. Se suponía que la proteína de la espiga era la «primera cosa» que debía proporcionar una vacuna; un objetivo para el sistema inmunitario. No nos dimos cuenta del potencial de la proteína de la espiga por sí sola para causar daño a las células del cuerpo. Ahora entendemos que las actuales vacunas de ARNm de COVID-19 tienen el potencial de distribuirse por todo el cuerpo, inoculando potencialmente e inadvertidamente inoculando muchos tejidos con una proteína que es posiblemente dañina. Si se está causando daños desconocidos a algunos órganos, éstos podrían no ser claramente evidentes hasta años después de la vacunación. Los datos presentados aquí no proporcionan pruebas de daños a largo plazo. Sin embargo, proporcionan la justificación para plantear una serie de cuestiones de seguridad. Estas cuestiones deben ser investigadas a fondo en estudios de seguridad antes de utilizar las vacunas COVID-19 en niños, adolescentes y adultos jóvenes en edad fértil.»

Una preocupación más allá de las proteínas de espiga circulantes: el potencial de inducción de autoinmunidad

Algunos científicos han propuesto que la proteína pico del SARS-CoV-2 podría tener porciones que son muy similares a las proteínas de nuestro propio cuerpo47. De ser cierto, inducir la inmunidad contra la proteína de la espiga podría, en teoría, promover trastornos autoinmunes. De hecho, dos investigadores descubrieron que existía una reactividad cruzada entre los anticuerpos inducidos contra la proteína de la espiga y varias proteínas «propias «. Esto llevó a recomendar, hace casi un año, que se evitara atacar la totalidad de la proteína de la espiga en las vacunas y, en su lugar, dirigirse sólo a las porciones de la proteína que no son similares a las proteínas de nuestro propio cuerpo. Por desgracia, las enfermedades autoinmunes pueden ser insidiosas y tardan años en manifestarse.

La amplia distribución de una vacuna de ARNm por todo el cuerpo implica otros mecanismos que podrían conducir a una enfermedad autoinmune. En primer lugar, las vacunas de ARNm promueven una fuerte inflamación. Esta es la razón por la que muchas personas tienen dolores en los hombros después de ser inmunizadas. Promoción de la inflamación en tejidos críticos, como los ovarios, después de ser sembrados con la vacuna podría tener consecuencias nefastas. Se supone que tejidos como los ovarios no deben inflamarse. Esto es así porque la inflamación causa mucho daño a los tejidos normales, lo que es indeseable en un órgano diseñado para la reproducción. Además, la proteína espiga codificada por la vacuna está diseñada para permanecer anclada en la superficie de la célula que la ha fabricado. Si los anticuerpos están presentes, como sería el caso de varios días después de la vacunación o la infección natural, podrían unirse a las proteínas de espiga en las células de todo el cuerpo, lo que provocaría su destrucción. Tomemos los los ovarios, de nuevo, como escenario teórico. Si fueran a sufrir cualquier tipo de destrucción de tejido, existe la posibilidad de que se liberen proteínas que el sistema inmunológico nunca ha visto antes.

Esto se debe a que nuestro sistema inmunitario aprende a tolerar lo «propio» a una edad muy temprana. Sin embargo, los órganos como los ovarios y los testículos comienzan a expresar nuevas proteínas durante la pubertad que el sistema inmunitario no ha sido enseñado a tolerar. Si éstas se liberan debido a un daño en el tejido, esto podría proporcionar las las mismas dos señales que necesita una vacuna para activar el sistema inmunitario: la señal 1 (proteína diana) y la señal 2 (señales de peligro asociadas al daño). Esto podría dar lugar a una respuesta autoinmune contra el órgano. En este ejemplo (ovarios), este daño podría no hacerse evidente hasta años años después, al intentar tener un bebé. Esto es una especulación, pero se basa en una gran cantidad de literatura científica que estudia cómo se inician las enfermedades autoinmunes. En particular, esto podría ocurrir en cualquiera de los tejidos sembrados con la vacuna si empiezan a expresar la proteína de la espiga.

Esto es ciertamente digno de investigación antes de la vacunación masiva de niños, adolescentes y adultos jóvenes en edad fértil.

Incluso el hecho de que las actuales vacunas COVID-19 hagan que las células musculares del hombro expresen la proteína de la espiga, es un problema potencial. Esto podría dar lugar a respuestas inmunitarias contra el tejido muscular. Esto es especialmente preocupante, porque Israel sospecha de una relación entre las vacunas COVID-19 y la inflamación del músculo cardíaco (una enfermedad conocida como miocarditis). De hecho, la Agencia Europea del Medicamento está investigando activamente esta posible relación.

Una vez más, con este tipo de preocupación en la comunidad mundial, uno debe preguntarse por qué estas vacunas se imponen con tanta fuerza a los jóvenes canadienses que no corren un alto riesgo de contraer la COVID-19. Será una tragedia si repetimos algo similar o incluso peor que el fiasco de la vacuna de AstraZeneca con nuestros jóvenes.»

¿Por qué no todos los que se vacunan experimentan un efecto secundario grave?

Es probable que la proteína de la espiga no entre en circulación en todas las personas. De hecho, en el estudio de 13 personas vacunadas con la vacuna Moderna, diez no tenían evidencia de la proteína de la espiga y dos no tenían evidencia de la subunidad S1 (un fragmento de la proteína de la espiga) en su sangre. Además, es importante recordar que, tras la vacunación, las personas fabrican la proteína de la espiga en sus propias células. La cantidad y la calidad del ARNm en cada dosis de la vacuna puede variar de un lote a otro.

La estabilidad del ARNm también depende de su manipulación, ya que es muy temperatura. Por lo tanto, diferentes personas recibirán diferentes cantidades de ARNm activo. Las personas que reciben la misma cantidad de ARNm pueden producir diferentes cantidades de la proteína de espiga dependiendo de lo metabólicamente activas que sean sus células. Y es probable que haya muchos otros factores, como el tamaño del cuerpo, etc. Todo esto podría contribuir a una variabilidad sustancial en la concentración de proteínas de espiga que produce una persona. En particular, cabe esperar que una inyección de vacuna estándar tenga un impacto diferente en un joven de 75 libras que en un adulto de 200 libras. Los efectos adversos que conocemos que conocemos parecen ser relativamente raros. Algunos efectos adversos pueden pasar desapercibidos. Por ejemplo, sabiendo que la proteína del pico entra en la circulación y sabiendo que puede matar las plaquetas, no sería no sería sorprendente que la mayoría de las personas tuvieran alguna pérdida de plaquetas después de vacunarse. Además, las plaquetas podrían captar el ARNm de las nanopartículas lipídicas circulantes y luego mostrar la de la proteína de la espiga en su superficie, lo que las marcaría para su destrucción por la consiguiente respuesta de los anticuerpos. Sin embargo, el recuento de plaquetas no se controla de forma rutinaria después de de las clínicas de vacunación, ni las empresas de vacunas han hecho públicos sus datos sobre el de plaquetas después de la vacunación. De hecho, en un primer estudio en humanos de BNT162b1, un prototipo anterior de la vacuna BNT162b2 de Pfizer que se utiliza actualmente, que codifica la subunidad S1 de la proteína (que contiene la porción de la proteína spike que se une a los receptores ACE2, llamada dominio de unión al receptor), el número de plaquetas disminuyó tras la vacunación tanto en los adultos jóvenes como en los mayores estudiados.

Lamentablemente, los valores de química clínica y hematología tras de la vacunación con la vacuna BNT162b2, que es la que se utiliza actualmente para vacunar personas, no se publicaron en el primer estudio en humanos de Pfizer.

Uno no sabría si está experimentando una pérdida de plaquetas a menos que su recuento de plaquetas fuera peligrosamente bajo y sufriera un traumatismo que provocara una hemorragia. Más preocupante es la posibilidad de que se creen efectos de los que podríamos no saber durante mucho tiempo. Por ejemplo, el daño a los ovarios o a los testículos podría provocar una infertilidad que no se manifestaría hasta que se intentara tener hijos. Los ovocitos presentes en los ovarios de las recién nacidas representan el suministro fijo de ovocitos de esa mujer para toda la vida, que son los precursores de los óvulos. Estos ovocitos no pueden reproducirse ni regenerarse si se dañan o destruyen.

Los daños en el útero podrían potenciar los abortos espontáneos o los abortos involuntarios durante el embarazo.

El hecho es que existe un conjunto de mecanismos biológicos claramente establecidos que plantean numerosas preocupaciones científicas legítimas sobre las vacunas COVID-19. No podemos confiar simplemente en que ninguna de estas preocupaciones termine por hacerse realidad. Por el contrario, debemos volver a seguir el método científico.

Debemos detener el despliegue del programa de vacunación para niños, jóvenes y adultos jóvenes en edad fértil, y pedir a los fabricantes de las vacunas COVID-19 que se tomen el tiempo necesario para realizar los estudios de biodistribución y seguridad adecuados para responder a estas preguntas emergentes, y luego realizar una reevaluación precisa del riesgo de COVID-19 frente a los riesgos asociados a las vacunas experimentales de COVID-19.


PARTE 5. Bridle amenazado

Una vez que Byram Bridle -junto a los doctores, también canadienses, Dr. Patrick Philips y Dr. Don Welsh- hizo públicas estas preocupaciones, éstas no fueron tomadas como la razonable alarma de alguien experto y preocupado por la salud de los canadienses y de todo el mundo, sino como un ataque -uno debería preguntarse a qué o a quiénes- que merecía ser respondido con violencia institucional. 

Bridle ha ofrecido recientemente una conferencia de prensa en donde, entre otras cosas, dice algunos conceptos que merecen ser reproducidos. Dice, por ejemplo, que aunque es un individuo introvertido al que no le gusta estar expuesto a audiencias, es, sin embargo, «un servidor público. Mi trabajo es financiado por ustedes, canadienses, con sus dólares de impuestos, trabajo en una institución académica que es financiada públicamente, y veo por tanto que es mi responsabilidad ante los canadienses que, cuando tienen preguntas, puedan dirigirse a mi y preguntar, si son pertinentes a las áreas en que soy experto, y es mi responsabilidad dar la respuesta más informada que pueda.«

«Fui entrevistado cinco minutos por un programa radial […] expresé lo que pienso yo y una conjunto internacional de colegas expertos en vacunas como yo, y luego de esos cinco minutos mi vida quedó patas arriba, probablemente para siempre. 

En menos de 24 horas alguien había montado un sitio usando mi nombre de dominio, se abrió una cuenta falsa de Twitter, para enchastrarme, y empecé a sufrir toda clase de ataques, por email, por teléfono, y definitivamente en las redes sociales.

Yo nunca tuve una presencia en las redes sociales, hasta hace unos días, en que tengo una presencia falsa en redes montada por otros.

Debo mencionar también que estoy experimentando acoso, mucho acoso, en mi lugar de trabajo.» 

Las autoridades de la universidad Guelph, dice Bridle, lo han apoyado y han honrado el principio de libertad académica y de expresión. «Pero ha habido colegas que me han estado acosando, tanto en las redes sociales como en el lugar de trabajo.

Esto ha ido tan lejos como para tener a uno de los miembros del Comité Científico Covid 19 de Ontario publicando por primera vez el link al sitio web falso que se armó para insultarme, y llegaron tan lejos como a divulgar información médica confidencial sobre mis padres. Esto es un acto inconcebible. Se trata de un médico. Un médico practicante debería saber que no debe comunicar información médica confidencial sobre personas.

Formo parte de un grupo que actualmente ya tiene 100 profesionales, siendo muy nuevo aun, cuyo propósito es hablar libremente sobre la ciencia subyacente al Covid19. y Solamente nos sentimos seguros dentro de ese grupo. De los 100, solamente yo y otra persona estamos dispuestos a hablar en los medios abiertamente. El resto tiene miedo por sus trabajos, los médicos tienen miedo de perder sus licencias, y los demás tienen miedo de perder el trabajo.»

Es muy posible que por expresar estas cosas mi carrera ya haya quedado destruida. Y yo no entiendo esto. Como canadienses deben preguntarse, ¿quieren que sean suprimidas las voces de médicos y científicos? Estamos polarizados en Canadá ahora. Tenemos gente en dos bandos. Tenemos que entender que somos todos apasionados por igual. Estamos todos buscando lo mejor. Estamos haciendo nuestros análisis de riesgo. Por ejemplo, en mi caso, con los niños. Y honestamente siento que seguir adelante con la vacunación ahora, sin hacer los estudios que corresponden, podríamos estar haciendo más daño que bien. Yo soy apasionado de esta posición, pero respeto a los que tienen la posición contraria. Lo único que pido es el mismo respeto para mí y mis colegas«. 


La carta de Robert Malone en apoyo al Dr. Byram Bridle

19 de junio de 2021

De: Robert W. Malone, MD, MS 357 Hebron Valley Rd, 

Madison, VA 22727 

A quien corresponda

Escribo esta carta para apoyar al buen Dr. Bridle y su derecho a expresar libremente su opinión científica, que está respaldada por la literatura y un razonamiento deductivo bien informado.

Soy un médico y científico residente en Estados Unidos con un amplio historial de innovaciones exitosas en ciencia básica y aplicada, patología, virología molecular, inmunología, desarrollo de vacunas, biodefensa, gestión de proyectos, desarrollo clínico, asuntos regulatorios y bioética. Llevo trabajando en esta área desde 1984 y he pasado por múltiples brotes, normalmente apoyando a clientes farmacéuticos o al Departamento de Defensa de los Estados Unidos. He recibido autorización a nivel «secreto» para el Departamento de Defensa. Desempeñé un papel clave en el avance del candidato a vacuna contra el ébola rVSV-ZEBOV de PHAC y en la participación de Merck en el desarrollo, lo que dio lugar a la eventual concesión de licencias para este producto tan importante de la investigación canadiense de PHAC.

También soy el inventor original de las vacunas de ARNm y de ADN. Esta afirmación está corroborada por publicaciones académicas, así como por un amplio conjunto de patentes estadounidenses y mundiales con fecha de presentación de 1989.

He evaluado de forma independiente la mayor parte de los datos que sirven de base a las comunicaciones del Dr. Bridle en relación con los riesgos de seguridad asociados a las vacunas genéticas COVID-19, coincido con sus conclusiones y he planteado de forma independiente mis preocupaciones a la FDA de EE.UU., incluso hablando directamente con el director del CBER, Peter Marks.

Estoy particularmente alarmado y sorprendido por las posiciones bioéticas que está adoptando el gobierno de Canadá en relación con estas vacunas en fase experimental. Muy sorprendido. Siempre he considerado que el gobierno y el pueblo de Canadá son eminentemente razonables, casi hasta el exceso. Estas políticas parecen contrarias a lo que me han enseñado como los principios básicos de la investigación clínica y la bioética en seres humanos.

Y luego está la censura del discurso académico legítimo, lo que nos lleva de nuevo al caso concreto del Dr. Bridle. En resumen, ¿sus acusadores no tienen vergüenza? Estoy verdaderamente sorprendido. Una vez más, esto va en contra de todo lo que siempre había creído sobre el pueblo y la cultura de Canadá. Supongo que tendré que replantearme mis suposiciones sobre la sensatez fundamental de los canadienses.

Además, estos ataques le convertirán en un mártir mundial y amplificarán su mensaje. ¿Es eso realmente una buena política pública?

Por favor, detente un momento. Piensa en lo que está pasando aquí. Esto no es justo. Esto no es correcto. Esto no es adecuado. El Dr. Bridle ha examinado los datos de que dispone y ha sacado conclusiones razonables sobre el significado de esos datos en su totalidad. No se está beneficiando de esto. No hay conflictos de intereses financieros. No es alguien que busque fama y fortuna. Está haciendo lo que puede, de buena fe, para ayudar a proteger a la población de Canadá y del mundo, y en particular a los adolescentes y los niños. 

En resumen, en lo que respecta al COVID-19, considero que la censura general del gobierno de Canadá, los errores bioéticos, y este ejemplo específico en el que está involucrado el Dr. Bridle, son particularmente atroces, e inconsistentes con todo lo que había creído anteriormente en cuanto a la razonabilidad fundamental y el compromiso con la equidad de la cultura política y social canadiense. 

El proceso científico requiere la disensión y el debate para llegar a la verdad. Este es un principio fundamental. El Dr. Bridle ha dicho la verdad tal como la ve. Otros pueden interpretar los datos de manera diferente. Mi evaluación está muy alineada con la del Dr. Bridle. Eso no significa que esté bien o mal. El tiempo lo resolverá. Pero estoy seguro de que los intentos de silenciar al Dr. Bridle y de dañar su carrera y su reputación son fundamentalmente erróneos. 

Independientemente de cuáles sean sus juicios y opiniones, o las mías, por favor, dejemos que la ciencia y el proceso científico sean quienes resuelvan esto. Estos ataques a la credibilidad del Dr. Bridle y a sus esfuerzos de buena fe por alertar sobre las señales de inseguridad asociadas a estas vacunas son muy inapropiados y contraproducentes. Es de suponer que la historia no verá esto con buenos ojos. Los canadienses no siempre han estado en el lado correcto de la historia -sirvan de testigos los pueblos indígenas. Pero, según mi experiencia, intentan hacer lo correcto. 

Hagan lo correcto en este caso. 

Sinceramente

Robert W Malone, MD, MS


Para leer más

  • ¿Peor que la enfermedad? Revisando algunas de las posibles consecuencias no deseadas de las vacunas ARNm contra Covid-19

https://ijvtpr.com/index.php/IJVTPR/article/view/23/51

  • COMIRNATY (Vacuna Covid-19) Reporte de evaluación de la Agencia Europea del Medicamento, Febrero 2021;
  • La proteína espiga del SARS-CoV-2 daña la función endotelial vía desregulación de ACE 2

https://www.ahajournals.org/doi/full/10.1161/CIRCRESAHA.121.318902

  • Malone, R. La verdadera historia de cómo se inventó la vacunación ARNm

https://www.rwmalonemd.com/mrna-vaccine-inventor

  • La fluvoxamina en el tratamiento del Covid19

https://www.treatearly.org/fluvoxamine

  • La proteína espiga cruza la barrera hematoencefálica en ratones

https://www.nature.com/articles/s41593-020-00771-8

Fuente: Vacunas COVID-19. Luego de seis meses de su uso, ¿existe alguna razón para alarmarse? – eXtramuros (extramurosrevista.com)

El genocidio continúa a través de las vacunas, mientras los CDC luchan por engañar al público

The genocide continues through the vaccines, as the CDC scrambles to deceive the public

05/04/2021 / Por Lance D Johnson

  • En pocos meses, los CDC han divulgado 118.902 reacciones adversas y 3.848 muertes tras la vacunación covid-19. Desde sus inicios, el Sistema de Notificación de Sucesos Adversos de Vacunas (VAERS) nunca ha visto un aumento tan enorme en los informes sobre lesiones de vacunas. Desde diciembre de 2020, el total de muertes registradas tras las inyecciones experimentales de COVID es superior a las muertes registradas por todas las vacunas observadas en los últimos 15 años y medio.

Estos datos incluyen ahora a cinco niños que fueron esencialmente asesinados debido a las inyecciones. Estos niños podrían estar vivos hoy en día, enfrentando coronavirus con un sistema inmunológico saludable y ganando inmunidad de por vida, pero sus vidas fueron robadas de ellos debido a este impulso masivo y coercitivo para experimentar con adultos y niños sanos. El genocidio continúa a través de las vacunas.

Genocidio causado por investigación de vacuna contra coronavirus se convierte en genocidio por inyección

La investigación sobre el aumento de la función del coronavirus existía con el único propósito del desarrollo de vacunas. Cuando el SARS-CoV-2 escapó de la contención, los desarrolladores de vacunas ya estaban preparados para completar un experimento de vacunación en vivo utilizando código genético de la proteína de pico coronavirus. Este código genético de la proteína spike se transcribe a través de ardor o un adenovirus-vector, obligando a las células humanas a eliminar las propiedades del arma biológica. Estas vacunas experimentales tienen un historial pobre de seguridad y eficacia, pero estaban listas para ser implementadas tan pronto como se declaró la pandemia. En los meses posteriores a los encierros iniciales, se censuraron los protocolos de tratamiento eficaces y las estrategias de inmunidad natural, y se censuró a los médicos que tuvieron un éxito de tratamiento del 100%. Este apagón allanó el camino para la autorización de uso de emergencia para las vacunas, permitiendo que la investigación de ganancia de función del coronavirus pasara por su siguiente fase.

La investigación de vacunas a través de la ingeniería del virus de ganancia de función conduce a la liberación accidental o intencional de armas biológicas, causando genocidio en todo el mundo. La segunda mitad de este experimento en vivo llega a través de la «solución» en sí. Las vacunas, utilizando código genético de la bio-arma, han demostrado ser ineficaces e inseguras en un corto período de tiempo. El genocidio que se originó con la investigación inicial de la vacuna se ve agravado aún más por las propias vacunas. Es un escándalo de proporción masiva, que cobra vidas todos los días. Es un escándalo que carga los sistemas hospitalarios que no están preparados para lidiar adecuadamente con el sistema inmunológico del paciente. A pesar de que el tratamiento ha avanzado y las tasas de mortalidad han disminuido en el último año, las vacunas ahora están tomando crédito por estos aumentos, al tiempo que añaden nuevas muertes y causan inflamación sistémica en el cuerpo de las personas, inflamación que conduce a nuevos problemas de salud y complicaciones futuras de infecciones.

CDC usa fraude médico engañoso para encubrir el genocidio

Cuando llegó el momento de contabilizar muertes por covid-19, los CDC aceptaron todos los casos provisionales, casos en disputa, casos sospechosos y casos falsos positivos como la causa de la muerte de una persona, sin importar cuántos problemas de salud subyacentes contribuyeran a su muerte. Una persona que se recuperó de covid pero murió meses después podría ser codificada como una muerte covid-19. Una persona cuyos pulmones fueron destruidos en un respirador, que contrajo neumonía por esta negligencia médica, a menudo fue codificada como una muerte covid-19. Las muertes por gripe desaparecieron en 2020 y fueron codificadas como muertes por covid-19.

Sin embargo, cuando una persona muere en las horas y días posteriores a la vacunación, la vacuna se descarta inmediatamente como la causa de la muerte. Pero los adultos sanos sin problemas de salud subyacentes están muriendo después de la vacunación. Muchas muertes después de la vacunación ya ni siquiera se reportan porque los CDC mantienen la posición de que NINGUNA de estas muertes está relacionada con las vacunas; son sólo «coincidencias». El síndrome de muerte súbita de los adultos es el nuevo síndrome de muerte súbita del lactante, y ambos fenómenos comparten un denominador común.

Este fraude médico se ve agravado por el hecho de que los CDC están instruyendo a los laboratorios de todo el país a reportar sólo pruebas posteriores a la vacunación positivas covid-19 si estas pruebas se calibran con un recuento de ciclo de amplificación inferior a veintiocho. Esto reducirá artificialmente el número de casos y muertes covid innovadores que se están notificando después de la vacunación, al tiempo que inflará artificialmente la eficacia de la vacuna. Si se utilizara el mismo estándar para las pruebas de PCR a lo largo del escándalo covid-19, entonces no habría «pandemia» y las vacunas se revelarían como la fuente de este genocidio en curso.

The genocide continues through the vaccines, as the CDC scrambles to deceive the public (vaccinedamage.news)

La proteína de pico SARS-CoV-2 por sí sola puede causar daño pulmonar

Utilizando un modelo de ratón recientemente desarrollado de lesión pulmonar aguda, los investigadores encontraron que la exposición a la proteína de pico SARS-CoV-2 por sí sola era suficiente para inducir síntomas similares al COVID-19, incluida la inflamación grave de los pulmones.

El SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, está cubierto de diminutas proteínas de espiga. Estas proteínas se unen con los receptores de nuestras células, iniciando un proceso que permite al virus liberar su material genético en una célula sana.

«Nuestros hallazgos muestran que la proteína de pico SARS-CoV2 causa lesiones pulmonares incluso sin la presencia de virus intactos», dijo Pavel Solopov, Ph.D., DVM, profesor asistente de investigación en el Centro de Investigación Frank Reidy para Bioeléctricos de la Universidad old dominion. «Este mecanismo previamente desconocido podría causar síntomas antes de que ocurra una replicación viral sustancial.»

Solopov presentará la nueva investigación en la reunión anual de la Sociedad Americana de Farmacología y Terapéutica Experimental durante la reunión virtual de Biología Experimental (EB) 2021, que se celebrará del 27 al 30 de abril.

Estudiar el SARS-CoV-2 puede ser un desafío porque los experimentos que involucran el virus intacto requieren un laboratorio de nivel 3 de bioseguridad. Para superar este obstáculo, los investigadores crearon un nuevo modelo de lesión pulmonar aguda que utiliza ratones transgénicos que expresan el receptor humano para el SARS-CoV-2 en sus pulmones.

«Nuestro modelo de ratón reduce drásticamente el peligro de hacer este tipo de investigación al permitir que la lesión pulmonar COVID-19 sea estudiada sin usar el virus intacto y vivo», dijo Solopov. «Esto aumentará en gran medida y diversificará la capacidad de hacer investigación covid-19. Nuestro modelo también probablemente será útil para estudiar otros coronavirus».

Los investigadores inyectaron a los ratones genéticamente modificados un segmento de la proteína de pico y analizaron su respuesta 72 horas después. Otro grupo de ratones recibió sólo solución salina para servir como control.

Los investigadores encontraron que los ratones genéticamente modificados inyectados con la proteína de pico mostraron síntomas similares al COVID-19 que incluían inflamación severa, una afluencia de glóbulos blancos en sus pulmones y evidencia de una tormenta de citoquinas, una respuesta inmune en la que el cuerpo comienza a atacar sus propias células y tejidos en lugar de simplemente luchar contra el virus. Los ratones que sólo recibieron solución salina se mantuvieron normales.

«Estos hallazgos muestran que el ratón genéticamente modificado junto con solo un segmento de la proteína spike se pueden utilizar para estudiar la lesión pulmonar SARS-CoV-2», dijo Solopov. «Podemos utilizar esta herramienta para desarrollar una mejor comprensión de cómo la proteína del pico causa síntomas pulmonares, incluso sin el virusintacto, con el fin de desarrollar nuevas dianas y terapias para COVID-19.»

Los investigadores planean continuar esta línea de investigación mediante el uso del nuevo modelo de ratón para estudiar la eficacia de varios fármacos en la reducción de la gravedad de la lesión pulmonar aguda y COVID-19.

SARS-CoV-2 spike protein alone may cause lung damage (medicalxpress.com)