Aleksandr Dugin sobre los «alienígenas», la élite sustancialmente judía en los EE. UU. y su guerra contra el individualismo estadounidense tradicional

Por KEVIN MACDONALD

Una versión traducida de un artículo de Aleksandr Dugin ha aparecido en KATEHON , un sitio web prorruso y antiglobalización. (Cuando traté de publicar un enlace al artículo en Twitter, dijeron que «Twitter y sus socios identificaron el enlace como dañino» y lo bloquearon). El artículo de Dugin indica que tiene una sólida comprensión de la política en el UU., y por primera vez que yo sepa, señala la influencia judía. Dado que se dice que Dugin es cercano a Vladimir Putin («el cerebro de Putin» y, por supuesto, un «fascista», como lo expresó el Washington Post neoliberal ) y porque ha apoyado la guerra de Ucrania, indica que el establecimiento político ruso comprende la agitación que se está produciendo. en los Estados Unidos.

Extractos de Alexander Dugin: “ La corte de los Estados Unidos contra la ideología del progreso ”.

El hecho es que no existe un solo estado americano, sino dos países y dos naciones con este nombre y esto se hace cada vez más evidente. Ni siquiera es una cuestión de republicanos y demócratas, cuyo conflicto se vuelve cada vez más amargo. Es el hecho de que existe una división más profunda en la sociedad estadounidense.

La mitad de la población estadounidense es partidaria del pragmatismo. Esto quiere decir que para ellos solo hay una vara de medir: funciona o no funciona, funciona/no funciona. Eso es todo. Y ningún dogma ni sobre el sujeto ni sobre el objeto. Todos pueden verse a sí mismos como lo que quieran, incluidos Elvis Presley o Papá Noel, y si funciona, nadie se atreve a objetar. Es lo mismo con el mundo exterior: no hay leyes inviolables, haz lo que quieras con el mundo exterior, pero si responde con dureza, ese es tu problema. No hay entidades, solo interacciones. Esta es la base de la identidad de los nativos americanos, es la forma en que los propios estadounidenses han entendido tradicionalmente el liberalismo: como la libertad de pensar lo que quieras, creer lo que quieras y comportarte como quieras. Por supuesto, si se trata de un conflicto, la libertad de uno está limitada por la libertad del otro, pero sin intentarlo no puedes saber dónde está la línea fina. Pruébalo, tal vez funcione.

Así ha sido la sociedad americana hasta cierto punto. Aquí, prohibir el aborto, permitir el aborto, el cambio de sexo, castigar el cambio de sexo, los desfiles gay o los desfiles neonazis eran todos posibles, no se rechazaba nada en la puerta, la decisión podía ser cualquier cosa, y los tribunales, apoyándose en una multitud de impredecibles criterios, precedentes y consideraciones, eran el último recurso para decidir, en casos problemáticos, qué funcionaba/no funcionaba. Este es el lado misterioso de los estadounidenses, completamente incomprendido por los europeos, y también la clave de su éxito: no tienen fronteras, lo que significa que van a donde quieren hasta que alguien los detiene, y eso es exactamente lo que funciona.

Dugin está describiendo los valores políticos estadounidenses tradicionales basados ​​en el individualismo y la libertad personal. Pero los valores políticos estadounidenses tradicionales han estado en conflicto con los valores de una nueva élite sustancialmente judía con fuertes tendencias autoritarias.

Pero en la élite estadounidense, que está compuesta por personas de una amplia variedad de orígenes, en algún momento se ha acumulado una cantidad críticamente grande de no estadounidenses. Son predominantemente europeos, a menudo de Rusia. Muchos son étnicamente judíos pero imbuidos de principios y códigos culturales europeos o ruso-soviéticos. Trajeron una cultura y una filosofía diferente a los Estados Unidos. No entendieron ni aceptaron en absoluto el pragmatismo estadounidense, viéndolo solo como un telón de fondo para su propio avance. Es decir, aprovecharon las oportunidades americanas, pero no pretendieron adoptar una lógica libertaria ajena a cualquier asomo de totalitarismo. En realidad, fueron estas élites alienígenas las que secuestraron la vieja democracia estadounidense. Fueron ellos quienes tomaron el timón de las estructuras globalistas y tomaron gradualmente el poder en los Estados Unidos.

Esto es exactamente lo que hemos enfatizado en TOO. Hay personas con una variedad de antecedentes que componen nuestra nueva élite, pero hay un núcleo judío sustancial con valores «extraños» y, en general, esta élite habla con una sola voz y no se tolera la disidencia en temas importantes. Esta nueva élite emigró en gran medida a los Estados Unidos a finales del siglo XIX y principios del XX, y los compromisos marxistas de muchos de ellos fueron un aspecto importante de la promulgación de la Ley de Restricción de la Inmigración de 1924 tras la Revolución Bolchevique. En las décadas siguientes, los judíos se convirtieron en la columna vertebral (p. 68ff) de la Vieja Izquierda y la Nueva Izquierda estadounidenses. De hecho, como señalé en mi reseña de la obra de Amy Weingarten La respuesta de las organizaciones judías al comunismo y al senador McCarthy, “un problema importante que la comunidad judía organizada se vio obligada a enfrentar, un problema derivado de la larga participación de la comunidad judía mayoritaria en el comunismo y la extrema izquierda, al menos hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, y entre un número sustancial de judíos incluso después de este período. … Weingarten señala un “núcleo duro de judíos” (p. 6) que continuó apoyando al Partido Comunista en la década de 1950 y continuó teniendo un “papel decisivo” en la configuración de las políticas del Partido Comunista Estadounidense (CPUSA) (p. 9). Estos judíos izquierdistas fueron bienvenidos en las organizaciones judías durante los primeros años de la posguerra, particularmente en el Congreso Judío Estadounidense, la organización judía estadounidense más grande, pero gradualmente fueron rechazados debido al fervor anticomunista de la época.

Tenga en cuenta que Dugin enfatiza que la nueva élite alienígena ha explotado el individualismo estadounidense para promover estos valores extraños: «aprovecharon las oportunidades estadounidenses, pero no tenían la intención de adoptar una lógica libertaria sin relación con ningún indicio de totalitarismo». Cuando llegaron al poder, rechazaron el espíritu libertario en favor de un control autoritario, centralizado y de arriba hacia abajo que es la antítesis de la cultura política estadounidense tradicional.

Esta es precisamente la tesis de mi libro de 2019 Individualism and the Western Liberal Tradition: Evolutionary Origins, History, and Prospects for the Future , donde documento el surgimiento de la élite sustancialmente judía (Cap. 6; ver también aquí) y describir cómo esta nueva élite está moldeando actitudes a través de la dominación de los medios, el sistema educativo y la cultura política. Rechazando el marco libertario, la nueva élite favorece la censura de ideas que entran en conflicto con estos mensajes (Cap. 8), y ha establecido un sistema de justicia de dos niveles en el que los disidentes de la ortodoxia establecida son tratados con mucha más dureza que aquellos favorecidos por la nueva élite. En el Capítulo 9 argumento que el individualismo occidental tradicional está bajo una terrible amenaza por este ataque. Agregaría que nuestra nueva élite no solo es ajena a los valores occidentales tradicionales, sino que también es una élite hostil, hostil a la gente y la cultura tradicionales de Estados Unidos, y que su futuro multicultural deseado en el que los blancos serían una minoría muy odiada es muy peligroso para los blancos.

Y estoy totalmente de acuerdo en que los judíos “aprovecharon las oportunidades estadounidenses”. Debido a su inteligencia, su red étnica y su larga experiencia como comerciantes y en asuntos financieros, los judíos ciertamente han demostrado que tienen bastante éxito en un sistema económico individualista (capitalismo) y han aprovechado el etnocentrismo relativamente bajo que es un aspecto integral del individualismo. Como señalé en el Capítulo 8 de Individualismo ,

Como se enfatiza a lo largo de este libro, los blancos tienden a ser más individualistas que otros pueblos, lo que implica que es menos probable que hagan distinciones envidiosas entre grupos internos y externos y es más probable que estén abiertos a extraños y personas que no. parecerse a ellos. Debido a que los blancos son bajos en etnocentrismo y altos en escrupulosidad, controlar el etnocentrismo es más fácil para ellos. Para empezar, sus mecanismos subcorticales responsables del etnocentrismo son más débiles y, por lo tanto, más fáciles de controlar [a través de mensajes de los medios y el sistema educativo habilitados por el control inhibitorio de arriba hacia abajo sobre el procesamiento modular típico del cerebro inferior].

Como resultado, esta nueva élite encontró solo una resistencia mínima de la vieja élite estadounidense que estuvo bajo una intensa presión durante la década de 1950 y capituló por completo en las décadas de 1960 y 1970, la era que resultó en Roe v. Wade (1973), la legislación de derechos civiles, acción afirmativa, inmigración no blanca de nivel de reemplazo, etc.

Críticamente relevante es que Dugin observa paralelos de la nueva élite con las actitudes bolcheviques de control autoritario, incluida la «destrucción» de aquellos que se considera que tienen las actitudes equivocadas: «Si no eres un progresista, eres un nazi y «debes ser destruido».

Estas élites, a menudo liberales de izquierda, a veces abiertamente trotskistas, han traído consigo una posición que es profundamente ajena al espíritu estadounidense: la creencia en el progreso lineal [como en el marxismo]. …

Sin embargo, los emigrantes del Viejo Mundo trajeron consigo actitudes muy diferentes. Para ellos, el progreso era un dogma. Toda la historia fue vista como una mejora continua, como un proceso continuo de emancipación, mejora, desarrollo y acumulación de conocimiento [presuntamente una referencia al marxismo]. El progreso era una filosofía y una religión. En nombre del progreso, que incluía un aumento continuo de las libertades individuales, el desarrollo técnico y la abolición de tradiciones y tabúes, todo era posible y necesario, y ya no importaba si funcionaba o no. Lo que importaba era el progreso.

Esto, sin embargo, representó una interpretación completamente nueva del liberalismo para la tradición estadounidense. El viejo liberalismo argumentaba: nadie me puede imponer nada jamás. El nuevo liberalismo respondió: una cultura de abolición, vergüenza, eliminación total de viejos hábitos, cambio de sexo, libertad para disponer del feto humano (pro-elección), igualdad de derechos para mujeres y razas no es solo una posibilidad, es una necesidad . El viejo liberalismo decía: sé lo que quieras, mientras funcione. El nuevo respondió: no tienes derecho a no ser liberal. Si no eres progresista, eres nazi y debes ser destruido. Todo debe ser sacrificado en nombre de la libertad, LGBT+, transgénero e inteligencia artificial.

A menudo escuchamos la frase «en el lado correcto de la historia» de los progresistas, la idea es que la historia va en una sola dirección y el cambio en esa dirección es inevitable. En este momento, estar en el lado correcto de la historia significa creer que crees en un futuro en el que se abolirá el “racismo” blanco y todos los pueblos vivirán juntos en paz y armonía, se abolirán los conflictos étnicos y todos los grupos, libres de el flagelo del racismo blanco— tendrá el mismo nivel promedio de ingresos y logros. Tal visión utópica va en contra de la larga historia de conflicto étnico/racial y la realidad de las diferencias raciales con base biológica. Pero creerlo es un dogma progresista y, como diría Dugin, “si no eres progresista, eres nazi y debes ser destruido”.

Dugin es muy consciente de la oposición de nuestra élite hostil a Donald Trump:

El conflicto entre las dos sociedades, la antigua libertaria y pragmática y la nueva neoliberal y progresista, se ha intensificado constantemente en las últimas décadas y culminó con la presidencia de Trump. Trump ha encarnado a un Estados Unidos y sus oponentes democráticos globalistas al otro. La guerra civil de las filosofías ha llegado a un punto crítico.

Como he escrito antes, Trump cometió muchos errores y, a menudo, perdió la pelota en sus nombramientos (aunque el grupo de republicanos principales entre los que eligió era completamente corrupto, y se encargó de Jared e Ivanka como jugadores centrales). Sin embargo, sus pronunciamientos de campaña fueron claramente antiglobalistas: oponerse a la inmigración (no solo ilegal), construir el muro, querer mejores relaciones con Rusia, retirar las tropas estadounidenses de Medio Oriente, quejarse de los efectos de la inmigración («París no es París más”), etc. Estos pronunciamientos engendraron un alboroto sin precedentes por parte de nuestra élite hostil (que ahora se está recreando como resultado de los recientes fallos de SCOTUS—atribuidos a Trump por sus elecciones en las nominaciones de SCOTUS) y la burocracia de Washington—el estado profundo ( incluido el FBI), reencarnación de Hitler , etc. Esta hostilidad continuó durante la presidencia de Trump, lo que resultó en dos juicios políticos por parte de la Cámara controlada por los demócratas (con la ayuda de algunos republicanos). Durante los cuatro años completos, hubo una atmósfera de crisis en torno a la presidencia de Trump, y esto ha continuado ahora con las audiencias del Comité del 6 de enero (que tienen como objetivo principal evitar que Trump se presente nuevamente).

Dugin repite su énfasis en las tendencias totalitarias y violentas de la nueva élite:

Nueva América… insiste en que la libertad requiere violencia contra aquellos que no la entienden lo suficientemente bien. Lo que significa que la libertad debe tener una interpretación normativa y corresponde a los propios neoliberales determinar cómo y para quién la usan y cómo la interpretan. El viejo liberalismo es libertario. Lo nuevo es descaradamente totalitario. La Corte Suprema ahora está anulando la estrategia dictatorial totalitaria de las élites globalistas neoliberales, que actúan, un poco como los bolcheviques en Rusia, en nombre del futuro.

Sí, pero diría que es más que “un poco como los bolcheviques”. Además, es tentador pensar que Dugin está vinculando aquí las actitudes autoritarias de tipo bolchevique con la sobrerrepresentación judía en la nueva élite estadounidense, dado que señaló el papel de los judíos en la nueva élite globalista que domina Estados Unidos, y su probable conocimiento de la bien conocida papel judío descomunal en las primeras décadas asesinas e intensamente autoritarias de la URSS con sus promesas utópicas de crear el Nuevo Hombre Soviético. Este gran papel de los judíos en las primeras décadas de la URSS también ha sido señalado por Putin y presumiblemente es de conocimiento común entre los intelectuales rusos.

Y los viejos estadounidenses, pragmáticos y libertarios casi desesperados se regocijan [al anular Roe v. Wade]: la libertad de hacer lo que uno quiere, no lo que dicen los progresistas y los tecnócratas, ir en cualquier dirección, no solo hacia donde los globalistas están enviando a la fuerza. nosotros, ha vuelto a triunfar, y el valiente fiscal general de Missouri ya ha demostrado lo que se puede hacer. ¡Bravo! Es una revolución pragmática, una revolución conservadora al estilo americano.Por supuesto, toda la basura progresista globalista está a punto de irse por el desagüe. La vieja América ha contraatacado en cierto modo a la nueva América. “Si el reino de la ley está dividido en sí mismo, ciertamente quedará desolado”. Mateo 12:25 Más vale temprano que tarde…

“Mejor temprano que tarde.” No podría estar mas de acuerdo. Mientras que la población blanca todavía tiene influencia política y demográfica.

Los comentarios de Dugin sobre la élite estadounidense alienígena y su fuerte apoyo a la guerra de Ucrania dejan en claro la perspectiva rusa dominante en este conflicto. Lo ven correctamente como un conflicto entre la soberanía rusa y las élites globalistas neoliberales basadas en Occidente que aspiran a un mundo unipolar en el que ellos mismos dominen una Rusia subordinada y relativamente impotente. Es el mundo soñado durante la década de 1990 durante la administración de Yeltsin y abruptamente apagado por el ascenso de Putin. Los neoconservadores han apuntado a Rusia desde entonces.

No cometer errores. Es fundamental que Rusia gane esta guerra. Pero está bastante claro que los neoconservadores (Blinken, Nuland, Sherman)* que dominan la política exterior de la administración Biden también ven esto como una lucha de importancia crítica, y han seguido aumentando el compromiso de Estados Unidos, dispuestos a luchar hasta el último ucraniano. Y sospecho que, en última instancia, estarán dispuestos a utilizar tropas estadounidenses en el conflicto para evitar una victoria rusa.

(Reeditado de The Occidental Observer con permiso del autor o representante)

Fuente: https://www.unz.com/article/aleksandr-dugin-on-the-alien-substantially-jewish-elite-in-the-u-s-and-its-war-against-traditional-american-individualism/

*Judíos.

¿Crepúsculo de los oligarcas?

Por ANDREW JOYCE

Oligarcas judíos rusos, desde la izquierda: Mikhail Fridman, Petr Aven, Moshe Kantor, Roman Abramovich

El tema de los judíos y el dinero es controvertido y esencial, y sin embargo, no sin sus aspectos oscuramente cómicos. En noviembre escribí un ensayo sobre la crítica del Drácula de Bram Stoker por sus supuestas cualidades antisemitas, y noté la angustia de un erudito sobre una escena en la que Jonathan Harker corta a Drácula con un cuchillo, corta el abrigo del vampiro y envía una avalancha de dinero al suelo. En lugar de huir de inmediato, Drácula arrebata puñados de dinero antes de correr a través de la habitación. La erudita ofendida, Sara Libby Robinson, se quejó de que «esta demostración de poner la preservación del dinero de uno a la par con la preservación de la vida, muestra que los estereotipos con respecto a los judíos y su dinero estaban vivos y bien a fines del siglo XIX».

Aquellos que pasan suficiente tiempo observando a los judíos, sin embargo, sabrán que lo curioso de ellos es que los estereotipos asociados tienen un extraño hábito de encontrar una confirmación empírica constante. Tomemos, por ejemplo, un artículo de noticias reciente que señala que Israel ha experimentado una afluencia de refugiados judíos desde la invasión de Putin a Ucrania el 24 de febrero. La conclusión es que la afluencia ha involucrado a muchos más refugiados económicos de Rusia, que buscan alivio de las sanciones occidentales y la caída de los valores de la moneda, que los judíos ucranianos que buscan seguridad de la violencia. Frente a la guerra, los judíos realmente están «poniendo la preservación del dinero de uno a la par con la preservación de la vida». En una de mis anécdotas favoritas de la crisis de Ucrania hasta ahora, el abogado de inmigración ruso-israelí Eli Gervits afirma haber recibido miles de llamadas de judíos rusos emitiendo un llamamiento que él llama SOS: «Salvemos nuestros ahorros» (Save our Savings). Esta notable historia es emblemática del hecho de que la guerra de Putin en Ucrania es netamente negativa para la oligarquía judía internacional con sede en Rusia, y las redes judías internacionales que sobreviven y prosperan con su patrocinio.

La caída de Moshe Kantor

Pocas cosas me han levantado el ánimo en los últimos tiempos, como la noticia de que el gobierno del Reino Unido finalmente ha impuesto sanciones a Moshe Kantor. Multimillonario ruso, oligarca pernicioso y ex presidente de nada menos que el Congreso Judío Europeo, el Consejo Europeo de Tolerancia y Reconciliación, la Fundación del Foro Mundial del Holocausto, el Fondo Judío Europeo y el Consejo de Políticas del Congreso Judío Mundial, Kantor es el activista judío fuertemente identificado por excelencia, totalmente comprometido con el avance de los intereses de su grupo étnico. Un sionista devoto, Kantor es ciudadano de Israel, así como de Rusia y el Reino Unido. Kantor, con su curiosa mezcla de ciudadanías, no se extendía tanto entre Oriente y Occidente como usaba el saqueo en el primero para alimentar el activismo en el segundo. Uno de sus principales proyectos en los últimos años ha sido presionar a la Unión Europea para que se impongan mayores restricciones a la libertad individual y se imponga un vasto y draconiano aparato para la protección y aplicación del multiculturalismo en todo el continente. En su tratado Manifesto for Secure Tolerance, Kantor escribe con estilo orwelliano que «las restricciones son necesarias para la libertad de vivir una vida segura». Leyendo entre líneas, el mensaje se vuelve más claro: «Las restricciones a los europeos son necesarias para la libertad de los judíos de vivir una vida segura». Entre las propuestas de Kantor estaba la creación de un aparato continental para la vigilancia de Internet dirigido a los opositores del multiculturalismo, la promoción forzada y la «educación» sobre el multiculturalismo en toda Europa, y un aumento significativo de las penas de prisión para todas las infracciones contra el culto a la diversidad.

Kantor escapó de la ola de sanciones occidentales contra las élites rusas (a menudo judías) hasta la semana pasada, pero finalmente fue atacado debido a su papel como el mayor accionista de la compañía de fertilizantes Acron, que tiene vínculos estratégicos con el gobierno ruso. No hace falta decir que la sanción de otro de sus oligarcas enormemente influyentes está enviando ondas de choque a través de las instituciones judías internacionales que dependen de la riqueza y la influencia de tales figuras. El 6 de abril, el Congreso Judío Europeo, el principal vehículo de Kantor para el avance de su guerra contra las libertades europeas, emitió una declaración enfatizando que era

Profundamente conmocionado y consternado por la decisión adoptada hoy por el gobierno británico de sancionar al Dr. Moshe Kantor, Presidente del Congreso Judío Europeo, la Fundación del Foro Mundial del Holocausto y el Consejo Europeo de Tolerancia y Reconciliación. La decisión es equivocada y carece de cualquier mérito fáctico o basado en la evidencia. El Dr. Kantor es un ciudadano británico que ha vivido durante más de tres décadas en Europa Occidental, muchos de los cuales han sido en el Reino Unido. Es un líder judío respetado y de larga data, que ha dedicado su vida a la seguridad y el bienestar de las comunidades judías de Europa y a la lucha contra el antisemitismo, el racismo y la xenofobia. … Pedimos que esta decisión se revierta lo antes posible.

Moshe Kantor se codea con el jefe

Moshe Kantor se codea con el jefe

La declaración más reciente emitida por el gobierno británico es baja en detalles, afirmando solo que Kantor estará sujeto a una «congelación de activos». Dado que Kantor posee, y pasa mucho tiempo en, una mansión sustancial en Winnington Road de Londres, donde los precios de las propiedades promedian más de $ 8 millones, este seguramente será un punto doloroso para el oligarca. Mucho más preocupante para Kantor es que la Unión Europea hizo lo mismo unos días después, emitiendo sus propias congelaciones de activos y prohibiciones de viaje. Sus cuentas bancarias, hogares y otros intereses económicos en todo el continente han sido cerrados.

Hungría y Austria, influenciadas por las simpatías sionistas, intentaron salvar a Kantor de las sanciones, y el enviado húngaro expresó «sorpresa por la inclusión en la lista negra de alguien que describió como un hombre altamente condecorado». Sin embargo, la estrategia de Kantor de ser un capo oriental y predicador multiculturalista occidental ha sido demolida por el conflicto de Ucrania. Como un juego de sillas musicales, descubre que la música se ha detenido y se ha quedado de pie, con las manos llenas de activos rusos que alguna vez fueron tan preciosos y centrales para su poder. Irónicamente, los enviados de Estonia y Lituania, dos países acusados de antisemitismo y fascismo por Rusia, instaron con éxito a sus socios a no eliminar a Kantor, uno de los activistas judíos más influyentes de Europa, de la lista. Y así, el pobre Moshé, que una vez propuso que las restricciones eran un camino hacia la libertad, ahora tendrá que vivir según sus propias palabras. A medida que sus casas y posesiones son confiscadas por los gobiernos europeos, a medida que el valor de sus empresas disminuye, y a medida que se encuentra con menos lugares a los que ir, solo puedo ofrecer a Moshé la seguridad de su propio dicho: ¡Las restricciones son necesarias para la libertad de vivir una vida segura!

Stadtlans en el punto de mira

Como líder de tantos grupos y promotor en tantos círculos altos, Kantor cumple con las calificaciones de los primeros stadtlan modernos, judíos de la corte del período moderno temprano que se jactaban de una riqueza significativa y relaciones intensivas con las élites no judías. Y ejemplifica muchas de las mismas cualidades, actuando siempre en roles de intercesión no elegidos pero altamente influyentes, buscando mejorar las ventajas tácticas y materiales de su tribu. Mire a cualquier país de importancia y encontrará no solo una camarilla judía encerrada en el corazón de su maquinaria política, sino a menudo también un pequeño número de individuos judíos tan influyentes que pueden ser considerados como actores políticos por derecho propio. Estas figuras son la punta de lanza del activismo judío, y en el pasado tales hombres y sus familias han sido tan impactantes en el curso de la historia que sus nombres han pasado al lenguaje común: Rothschild, Schiff, Warburg y corolarios más modernos como Soros, Adelson y la constelación de multimillonarios judíos que infestan Ucrania y orbitan Vladimir Putin.

Para estas élites judías orientales, la guerra en Ucrania ha tenido el efecto doblemente preocupante de afectar sus finanzas y elevar su perfil. Petr Aven, Mikhail Fridman, German Kahn, Roman Abramovich, Alexander Klyachin, Yuri Milner, Vadim Moshkovich, Mikhail Prokhorov, Andrey Rappoport, Arkady Rotenberg, Boris Rotenberg, Igor Rotenberg, Viktor Vekselberg, God Nisanov, Oleg Deripaska, Alexander Abramov, Gavril Yushvaev, Zarakh Iliev, Vladimir Yevtushenkov, Arkady Volozh, Eugene Schvidler, Leonid Simanovskiy, Yuri Shefler, Kirill Shamalov, Aleksandr Mamut, Lev Kvetnoy, Yevgeniy Kasperskiy, Yuriy Gushchin, Oleg Boyko, Leonid Boguslavskiy, son solo algunos de los que se han escondido a plena vista durante algún tiempo, pero ahora se encuentran no solo discutidos, sancionados y en la lista negra, sino también agrupados en listas que destacan los sorprendentes patrones de su acumulación de riqueza y asociación étnica.

En 2018, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos publicó una lista de rusos que estaban considerando para sanciones, y la lista ha seguido causando inquietud en los círculos judíos. El Times of Israel recientemente trató de minimizar la prominencia judía argumentando que «Al menos 18 de las figuras en [la lista del Tesoro] son oligarcas judíos», al tiempo que agregó que la lista consta de 210 nombres (lo que significa una representación judía del 8,5%). Pero no mencionan que el Tesoro separó su lista en 114 políticos y 96 oligarcas, y de hecho hay 29 oligarcas judíos confirmados en esta última lista, con otros dos (Aras Algarov y Alisher Usmanov) casados con judíos y criando hijos judíos. En otras palabras, al menos el 30% de los oligarcas más influyentes de Rusia son judíos en un país en el que los judíos comprenden aproximadamente el 0,1% de la población. No se puede hablar honestamente de los oligarcas orientales sin hablar en algún nivel de los judíos.

Los judíos multimillonarios de Rusia pueden ser casi intocables, pero tienen una historia de preocupación de que su judaísmo pueda convertirse en un tema de discusión pública. En 1998, el Irish Times publicó un artículo que describía el comienzo del fin de la era Yeltsin. Titulado «Rusia se inclina ante el gobierno de los siete banqueros«, el artículo explicaba que Rusia había caído en gran medida en manos de seis financieros judíos (Boris Berezovsky, Vladimir Guzinsky, Alexander Smolensky, Mikhail Khodorkovsky, Mikhail Fridman y Vitaly Malkin), y un gentil simbólico (Vladimir Potanin). La parte más interesante de la pieza es la discusión de la vieja estrategia judía de usar un líder europeo para disfrazar la naturaleza judía de la estructura de poder:

En el período previo a las elecciones de 1996, los magnates contribuyeron con millones de dólares a la campaña de reelección de Yeltsin, estimulada por Berezovsky, quien más tarde se jactó de que los siete miembros del club controlaban la mitad de la economía de Rusia. Fue una exageración, pero reflejó su arrogancia. Después de las elecciones, según varias fuentes, los magnates se reunieron y decidieron insertar a uno de los suyos en el gobierno. Debatieron sobre quién y eligieron a Potanin, quien se convirtió en viceprimer ministro. Una de las razones por las que eligieron a Potanin fue que él no es judío, y la mayoría del resto de ellos lo son. Temían una reacción violenta contra los banqueros judíos.

El creciente control de Putin sobre los oligarcas judíos

Al igual que con Yeltsin, los siete banqueros, especialmente Berezovsky, inicialmente afirmaron haber promovido a Putin e insistieron en su candidatura como primer ministro y presidente. Como señaló The Guardian en 2013, el defecto fatal de Berezovsky fue simple: leyó mal a Putin:

Berezovsky conoció a Putin a principios de la década de 1990, cuando el espía de la KGB trabajaba para el alcalde de San Petersburgo. Los dos socializaron e incluso esquiaron juntos en Suiza. A finales de la década de 1990, Putin se había convertido en jefe del FSB, la agencia sucesora de la KGB. El séquito de Yeltsin buscaba un sucesor del presidente enfermo. Enviaron a Berezovsky para que ofreciera el trabajo a Putin, quien se convirtió en primer ministro en el verano de 1999, sucediendo a Yeltsin como presidente interino seis meses después. Berezovsky había calculado que su amigo sería un sucesor flexible, y que él, el último conocedor del Kremlin, continuaría moviendo los hilos. Rápidamente se hizo evidente que Putin tenía su propia visión de Rusia: un lugar más oscuro y menos democrático, en el que las agencias de espionaje del país desempeñarían un papel de vanguardia, y con Putin inequívocamente a cargo. Los dos se enfrentaron; Putin se apoderó de la estación de televisión ORT de Berezovky; y Berezovsky se trasladó a Londres. Su disputa fue desagradable y finalmente llevaría a la muerte de Berezovsky a la edad de 67 años en el exilio.

Otros miembros de la Semibankirschina (Siete Banqueros) fueron exiliados o llevados al talón. Gusinsky abandonó Rusia en 2000 tras acusaciones de malversación de fondos. Khodorkovsky fue arrestado por las autoridades rusas en 2003 y acusado de fraude. Cumplió 10 años en prisión, tiempo durante el cual su riqueza fue diezmada, y huyó a Suiza y luego a Londres tras su liberación. Alexander Smolensky vendió muchos de sus activos, bajó su perfil y, según los informes, se mudó a Viena. Vitaly Malkin se convirtió en un leal externo a Putin, mientras intentaba durante casi 20 años mudarse a Canadá, invirtiendo millones en Toronto y tomando la ciudadanía israelí. Curiosamente, Vladimir Potanin, el gentil solitario entre los semibankirschina, prosperó más bajo Putin, convirtiéndose en el hombre más rico de Rusia.

Mikhail Fridman, nacido en Ucrania, ha seguido un curso en su mayoría estable, centrándose en asuntos financieros, cultivando una personalidad Este-Oeste desde su mansión de Londres y evitando confrontaciones políticas. Sin embargo, las ruedas han comenzado a desprenderse recientemente para Fridman, gracias al conflicto de Ucrania y su deseo de evitar repercusiones financieras personales. Fridman fue uno de los primeros oligarcas en dejar en claro su oposición a la guerra, y en una entrevista posterior con Bloomberg admitió que su declaración denunciando el conflicto como una tragedia «podría hacer que sea peligroso para él regresar a Rusia». La entrevista de Bloomberg destaca la conmoción que Fridman sintió al encontrarse congelado fuera de la esfera occidental a pesar de, como Moshe Kantor, invertir años en una cuidadosa creación de redes:

Nada de esto le ayudó a evitar el destino de algunos magnates rusos. Tampoco lo hicieron sus años de trabajo en red en Estados Unidos y Europa. El 28 de febrero, su abogado lo sacó de una reunión con la noticia de que la Unión Europea lo había sancionado a él y a su socio comercial de larga data, Petr Aven [también judío], quien dirigía Alfa-Bank, el banco privado más grande de Rusia y una parte clave del Consorcio alfa Group de Fridman. El abogado comenzó a hablar de lo que significaba: prohibiciones de viaje, cuentas congeladas. Fridman apenas podía registrar las palabras. «Estaba en estado de shock», me dice. «Casi no entendí lo que estaba diciendo».

Fridman afirma que las sanciones son políticamente inútiles porque los oligarcas no tienen influencia sobre Putin, solo relaciones comerciales:

Lo que está claro para él ahora, dice, es que la UE no entiende cómo funciona realmente el poder en Rusia. Si el objetivo de las sanciones es motivar a personas como él a ejercer presión sobre Vladimir Putin, dice, eso es peor que poco realista. «Nunca he estado en ninguna empresa estatal o posición estatal», dice Fridman. «Si las personas que están a cargo en la UE creen que debido a las sanciones, podría acercarme al Sr. Putin y decirle que detenga la guerra, y funcionará, entonces me temo que todos estamos en grandes problemas. Eso significa que aquellos que están tomando esta decisión no entienden nada sobre cómo funciona Rusia. Y eso es peligroso para el futuro».

Las sanciones y otros impactos económicos de la guerra ya han acabado con un tercio de la riqueza de Fridman, y aunque todavía es increíblemente rico, está más o menos atrapado en Londres y no tiene acceso a efectivo. Stephanie Baker, entrevistando a Fridman para Bloomberg, señala que «ahora debe solicitar una licencia para gastar dinero, y el gobierno británico determinará si alguna solicitud es ‘razonable'». Las organizaciones judías en Ucrania siguen llamándolo preguntando sobre el progreso en una donación de $ 10 millones que les prometió pero que ya no puede cumplir. Baker añade:

El argumento de Fridman de que no está en posición de ejercer influencia sobre el Kremlin refleja cómo el papel de los multimillonarios de Rusia se ha vuelto de cabeza desde la década de 1990. En aquel entonces, Fridman era uno de los siete oligarcas originales, los semibankirschina. Como grupo, respaldaron la campaña de reelección del presidente Boris Yeltsin y tuvieron influencia sobre el Kremlin. Cuando Putin llegó al poder en 2000, impuso su propio modelo: el nuevo acuerdo era que si se mantenían fuera de la política, podían seguir dirigiendo sus negocios. Putin destruyó a los oligarcas que violaron ese acuerdo.

La incapacidad de Fridman para contener su frustración por las sanciones, y la voluntad de expresar su oposición a la guerra, bien puede marcar el final de su participación directa en la vida rusa. Quizás más que cualquier otro oligarca, sus acciones provocaron el ahora infame discurso en el que Putin atacó a los oligarcas contra la guerra que buscaban sus propios intereses económicos:

El pueblo ruso siempre podrá distinguir a los verdaderos patriotas de la escoria y los traidores y simplemente los escupirá como un mosquito que accidentalmente voló en sus bocas, escupiéndolos en el pavimento. … Estoy convencido de que una autopurificación tan natural y necesaria de la sociedad solo fortalecerá a nuestro país, nuestra solidaridad, cohesión y disposición para responder a cualquier desafío.

«Una autopurificación natural y necesaria de la sociedad»

La noticia de que miles de judíos rusos están huyendo a Israel para proteger su dinero, y las señales continuas de que muchos oligarcas judíos ahora fuera de Rusia nunca pueden regresar, sugieren que la «autopurificación natural y necesaria de la sociedad» de Putin implicará una reducción en la presencia judía, en la riqueza judía y en la influencia judía en el país. Además de los oligarcas ya mencionados, hay varios multimillonarios judíos, incluido el recientemente sancionado Boris Mints, en las listas de los más buscados de Rusia, por una variedad de delitos que incluyen malversación de fondos y fraude. Leonid Nevzlin, un oligarca judío, amigo del exiliado Khodorkovsky, y ex magnate del petróleo que huyó a Israel desde Rusia hace 20 años para escapar de una sentencia de cadena perpetua por asesinato y delitos financieros, recientemente emprendió el acto simbólico de renunciar a su ciudadanía rusa. Las solicitudes rusas de extradición de Nevzlin han sido ignoradas repetidamente por Israel. Nevzlin le dijo recientemente a un periodista: «Fui uno de los primeros en ser golpeado por Putin. Arrojó a mis amigos a las cárceles y mató a algunos de ellos».

Uno de los aspectos más fascinantes de la carrera política de Putin es que combina un filosemitismo retórico y performativo a menudo extravagante con acciones que dañan u obstruyen directamente los intereses judíos. Como se mencionó en un ensayo anterior, Putin es uno de los principales promotores de Europa de la narrativa del Holocausto, pero es una narrativa del Holocausto significativamente menos útil para los judíos que la versión de Hollywood / Spielberg a la que estamos tan acostumbrados en Occidente. Es una narrativa del Holocausto despojada de exclusividad judía, imbuida de códigos morales geopolíticos favorables principalmente a Rusia, y dirigida sin vergüenza por, y para, Moscú en lugar de Jerusalén. En otro curioso ejemplo de retórica que choca con la realidad, en 2016 Putin invitó a los judíos a venir y establecerse en masa en Rusia, presumiblemente sabiendo muy bien que miles de judíos ya estaban abandonando Rusia a un ritmo cada vez más rápido. En 2014, más del doble del número de judíos abandonaron Rusia que en cualquiera de los 16 años anteriores.

Una de las fortalezas de Putin en la superación del poder financiero judío al más alto nivel, lo que indudablemente ha hecho, podría tener su base en el hecho de que no es un antisemita en el entendimiento clásico. Puede que no piense en términos raciales, pero, como ex miembro del servicio secreto, está finamente sintonizado con las camarillas, la intriga, la subversión y las sutilezas de la identidad, las características estándar del activismo judío en las culturas europeas. Parece plenamente capaz de eliminar tales estrategias cuando las confronta de forma individual y con poder autocrático. Puede deponer a un Berezovsky, por ejemplo, no sobre la base de la judeidad, sino, sin embargo, sobre ciertos comportamientos y asociaciones que son una consecuencia de la judeidad. Dicen que un reloj roto seguirá siendo correcto dos veces al día, y de la misma manera si uno se propone eliminar las estrategias opuestas basadas en grupos, incluso de una manera «ciega a la raza», entonces las confrontaciones con los judíos se vuelven inevitables. De esta manera, Putin es una especie de antisemita accidental, o más bien incidental, que ha dominado o eliminado a los financieros judíos en su país de una manera probablemente no vista desde los días de los judíos de la Corte y el surgimiento de la democracia parlamentaria.

Los judíos como belicistas y pacifistas

Hay una ironía en la última situación de los financieros judíos de Rusia, dado que la guerra, históricamente, ha sido muy buena para los judíos. Por esta razón, vale la pena buscar algunos precedentes históricos y paralelos. Derek Penslar, en su publicación de Princeton Jews and the Military (2013), señala que los judíos podrían ser notorios por eludir el servicio militar real, pero han sido prolíficos en beneficiarse de los conflictos en todo el mundo:

Los judíos estaban prominentemente involucrados en un sistema bancario internacional que obtenía ganancias considerables de prestar fondos directamente a los gobiernos o empaquetar y vender deuda gubernamental. Gran parte de esta actividad tuvo lugar durante o a raíz de las guerras. Durante la Guerra Civil Estadounidense, la deuda del gobierno de la Unión se disparó de $ 65 millones a $ 3 mil millones, alrededor del 30 por ciento del producto interno bruto de la Unión. Gran parte de esa deuda se comercializó en forma de bonos del gobierno en pequeñas denominaciones y fue comprada por ciudadanos comunes. Los Rothschild habían sido pioneros en esta práctica en Francia durante la década de 1830, y el banquero Joseph Seligman la recogió en los Estados Unidos durante la Guerra Civil. Después de la guerra, los Seligman, junto con los banqueros Mayer Lehman y Jacob Schiff, comercializaron enérgicamente bonos estadounidenses, así como los de los gobiernos de los estados del sur con problemas de liquidez.[1]

Fue Schiff quien proporcionó unos 200 millones de dólares en préstamos a Japón para alimentar sus objetivos expansionistas en el Lejano Oriente contra una Rusia zarista que era muy odiada por los judíos, y fueron los Seligman quienes «alentaron la intervención de los Estados Unidos en Colombia en 1903 para forjar un Panamá cuasi independiente, donde los Seligman habían invertido en tierras a lo largo de la ruta prospectiva del canal».[2]
 Uno de los ejemplos más obvios y notorios de una guerra por los intereses judíos es, por supuesto, la Guerra Bóer, 1899-1902. Sudáfrica había sido considerada como un remanso rural por los judíos hasta una huelga de diamantes en 1884 y el descubrimiento de oro en Witwatersrand en 1887. Después de estos eventos hubo una afluencia sustancial de comerciantes judíos, que rápidamente se convirtieron en una camarilla de millonarios. Claire Hirschfeld, escribiendo en el Journal of Contemporary History, describe cómo los judíos «fueron capaces en un período relativamente corto de tiempo de crear poderosos sindicatos financieros e imperios extendidos dentro de una república bóer de agricultores que todavía se aferran a un estilo de vida pastoral».[3] El poder financiero pronto se convirtió en un deseo de lograr la dominación política, lo que requirió el derrocamiento de los bóers. Esto requeriría el uso del ejército británico, y Hirschfeld señala que gran parte de la fiebre por la guerra fue azuzada por una prensa británica dominada por judíos: Oppenheim’s Daily News, Marks’ Evening News, Steinkopf’s St. James Gazette y Levi-Lawson’s Daily Telegraph. Uno de los principales opositores a la guerra fue el marxista inglés Henry M. Hyndman, quien acusó a los «señores semíticos de la prensa» de acosar al gobierno en una «guerra criminal de agresión» en Sudáfrica. Se le unió el editor del periódico de Reynolds, W. H. Thompson, quien escribió al comienzo de la guerra:

En el fondo de la guerra están los sindicatos judíos y los millonarios … contando los pollos que pronto serán incubados. … La Bolsa de Valores mueve los hilos y el gobierno baila. Pero detrás de la Bolsa de Valores está la figura siniestra del judío financiero que está enredando gradualmente al mundo en las tareas de la red monetaria que día y noche la gran masonería racial está girando en todos los rincones del mundo.

Penslar está de acuerdo en que los judíos trabajaron juntos para beneficiarse de la guerra, escribiendo que «es un hecho, no una fantasía antisemita, que los judíos desempeñaron un papel vital en la coordinación de la asignación de materias primas durante la Primera Guerra Mundial, no solo en Alemania sino también en los Estados Unidos».[4] Esto implicaba camarillas superpuestas de judíos que se beneficiaban de todos los aspectos de la producción de guerra.

Por el contrario, los judíos pueden activar el interruptor pacifista cuando se juzga que la guerra puede dañar sus intereses. Penslar señala que los Rothschild se preocuparon en 1914 de que «una guerra pudiera dividir a la gran dinastía bancaria», mientras que Max Warburg comenzó a deshacerse apresuradamente de sus acciones en las empresas que cotizaban en la bolsa de Viena. El barón Rothschild suplicó a The Times que bajara el tono de su retórica antialemana, solo para que el editor replicara públicamente a este «sucio intento financiero germano-judío de intimidarnos para que aboguemos por la neutralidad». El magnate naviero germano-judío Albert Ballin miró abatido cuando su flota mercante se hundió en el fondo del Atlántico.

Conclusión

La guerra actual en Ucrania tiene más ecos de Ballin que de la guerra contra los bóers. Frente a la invasión rusa y la pregunta perenne «¿es bueno para los judíos?», los oligarcas judíos dispersos de Rusia probablemente responderían un rotundo «No». La razón más importante sería, por supuesto, la disminución de su riqueza individual y colectiva. Miles de millones han sido borrados de sus cuentas, sus negocios se han visto obstaculizados, su movimiento y capacidad para hacer negocios está restringido, y su acceso al efectivo es limitado. La naturaleza de las finanzas internacionales, política, filosófica y tecnológicamente, ha evolucionado hasta tal punto que la especulación judía al viejo estilo es más difícil que nunca. Además, también ha hecho que el ataque individual de los financieros en el contexto del conflicto y la guerra no solo sea factible, sino también fácil e inmediato.

Los oligarcas se encuentran entre la espada y la pared, vistos con hostilidad y sospecha por Occidente, a pesar de años de promoción del Holocausto y filantropía judía (como si esto realmente contribuyera algo a Occidente), y cada vez más distantes y temerosos del Kremlin. El lugar natural de asentamiento para la mayoría de ellos es Israel, que a su vez trata de cultivar una relación tanto con Oriente como con Occidente, dejando caer uno y adulando al otro de acuerdo con los vientos de sus necesidades. Incluso los israelíes, sin embargo, están viendo a los oligarcas como «tóxicos«, y han sido advertidos por el gobierno de los Estados Unidos sobre la recepción de «dinero sucio».

Forbes ha discutido la especulación de algunos expertos de que Putin está secretamente feliz con el crepúsculo de los oligarcas. Las sanciones pueden obligarlos a la venta de activos que en última instancia beneficia a sus agencias de seguridad. O pueden regresar a Rusia y verse obligados no solo a invertir en la economía rusa en lugar de distribuir su riqueza a nivel mundial (como imperios inmobiliarios en Londres, yates opulentos, etc.), sino también a adoptar una posición aún más servil bajo Putin. La disminución de los oligarcas conducirá a una gran disminución en las arcas de las organizaciones judías internacionales. Un pozo financiero clave se habrá secado. La guerra de Putin bien puede haber insuflado algo de verdad en una versión editada del dicho de Moshe Kantor: Las restricciones a los financieros judíos son necesarias para la libertad de vivir una vida segura.

Notas

[1] D. Penslar, Los judíos y el ejército (Princeton, Princeton University Press, 2013), 146.

[2] Ibíd., 147.

[3] C. Hirshfield «La guerra anglo-bóer y el tema de la culpabilidad judía». Revista de Historia Contemporánea 15, no. 4 (octubre de 1980): 619–31.

[4] Penslar, 150.

Fuente: https://www.unz.com/article/twilight-of-the-oligarchs/

Mi viaje a la cuestión judía

Por ROCKABOATUS

Al crecer en el sur de California, siempre había estado cerca de judíos. Esto se debe a que muchos judíos asistieron a las mismas escuelas públicas que yo en el Valle de San Fernando. Mi padre tuvo un negocio en Hollywood durante casi 50 años, y varios de sus clientes y amigos eran judíos.

Honestamente no puedo decir que tuve ningún problema con los judíos en ese momento. Lo único que me llamó la atención de ellos fue su frivolidad y su apariencia algo frágil. Los veía como nerds y tipos librescos. No parecían atléticamente dotados, y tenían un aspecto bastante extraño en comparación con mis amigos ‘jock’ de WASP en la escuela secundaria. Estaba feliz cuando llegaron las fiestas judías porque una gran parte de nuestro cuerpo estudiantil se habría ido, y no se asignó ninguna tarea en esos días.

A los veinte años tuve un amigo judío con el que era muy cercano. A pesar de que no sabía nada en ese momento sobre la Cuestión Judía, recuerdo claramente cuán abiertamente «judío» era. Tenía todos los rasgos estereotipados en los que pensamos cuando tratamos de describir cómo son los judíos. Una cosa que se destacó fue cómo tendía a exagerar todo lo que no le gustaba o con lo que no estaba de acuerdo. Tuve que calmarlo constantemente y hacer que viera que las cosas no estaban tan mal como él imaginaba.

Esta característica de la hipérbole y el sobresalto de las cosas, descubriría más tarde, es muy típica de los judíos. Les ha servido bien durante los últimos dos siglos para lograr que los blancos europeos luchen en guerras en su nombre. También nos ha condicionado a ver a los judíos como víctimas, y a ver incluso la más mínima oposición a ellos como una amenaza para su supervivencia.

Cuantos más judíos conocí y con los que desarrollé amistades, más reconocí las mismas características generales entre ellos. También tenían buenas cualidades, como su aprecio por la educación, su capacidad aparentemente natural para comprender las finanzas y prosperar, su capacidad para hablar bien y su celo por las causas humanitarias. No impugno a los judíos por tenerlos. También los encontré serios en la promoción de cuestiones políticas liberales, particularmente aquellas que eran beneficiosas para su grupo étnico. En ese momento no pensé mucho en eso. Mi opinión sobre los judíos era generalmente positiva, aunque era consciente de que muchos de ellos eran neuróticos y bastante extraños.

Cuando me volví racialmente consciente en 2002, todavía tenía opiniones favorables de los judíos. Pero pronto aprendí que entre aquellos en el movimiento de identidad blanca, existían algunas opiniones muy críticas de los judíos. Y no solo unos pocos tampoco, sino una mayoría aparentemente vocal. Estaba ansioso y listo para criticar a los negros y criticar la inmigración ilegal, pero sentí que era un puente demasiado lejos para criticar a los judíos.

Luché con esto porque lo vi como «antisemita» en la naturaleza, y el «antisemitismo» para mí en ese momento era simplemente incorrecto. Poco me di cuenta durante este período de cuán profundamente había sido condicionado a creer sólo lo mejor acerca de los judíos.

Visitaba regularmente sitios web pro-Blancos e interactuaba con otros comentaristas. Cada vez que se mencionaba el tema del número desproporcionado de judíos que se sentaban en los asientos más altos de nuestro gobierno, incluido el control que tienen sobre nuestros bancos, Hollywood y todas las formas de medios de comunicación, respondía que tales críticas se debían simplemente a los celos de su parte. Tenían envidia de que los judíos fueran más inteligentes y mejores que ellos. Argumenté que debido a su inteligencia superior, era bastante natural que los judíos alcanzaran posiciones tan elevadas de influencia y poder. Los niveles de coeficiente intelectual asquenazí lo demostraron, y entonces, ¿cómo podría alguien argumentar lo contrario?

Poco sabía en ese momento que los judíos tuvieron éxito en las sociedades gentiles no porque fueran más inteligentes per se. En muchos casos, se aseguraron un punto de apoyo en un oficio o profesión en particular y lo explotaron despiadadamente para su beneficio étnico. Era solo cuestión de tiempo antes de que comenzaran a exprimir a todos los no judíos, reemplazándolos pronto con sus compañeros de tribu. Los judíos tienen éxito, entonces, en gran parte por medio de redes étnicas y no debido a su «inteligencia muy superior» como había asumido erróneamente.

Estaba contento con mis argumentos pro-judíos hasta que descubrí en 2013 que el gobierno federal de los Estados Unidos anualmente da miles de millones a Israel en dólares de los contribuyentes. Esto tampoco fue algo reciente. Había estado sucediendo durante décadas. A mí me parecía inherentemente antiestadounidense dar a una nación extranjera sumas masivas de fondos de los contribuyentes de estadounidenses trabajadores. Esto no parecía correcto, y no lo es.

Yo era pro-Israel en ese momento. Junto con la mayoría de los estadounidenses conservadores, veía al pueblo palestino como nada más que una camada de terroristas que estaban matando injustamente a israelíes inocentes. Y, sin embargo, me molestaba continuamente el hecho de que mi gobierno regularmente daba cantidades exorbitantes de dinero a Israel para su defensa militar, a pesar de que Estados Unidos sufría de altas tasas de desempleo, pobreza y un problema de personas sin hogar que estaba fuera de control.

Recordé las palabras de advertencia del presidente George Washington en su discurso de despedida a la joven nación cuando dejó el cargo en 1796 de que los estadounidenses deberían tener cuidado de evitar «alianzas permanentes» y enredos extranjeros.

Thomas Jefferson, durante su discurso inaugural en 1801, se hizo eco de algo muy similar: «Paz, comercio y amistad honesta con todas las naciones, enredando alianzas con ninguna». Estos principios de asuntos exteriores de sentido común han sido decididamente rechazados por casi todos los presidentes estadounidenses desde principios del siglo XX (algunos más que otros). Ha sido particularmente evidente entre los últimos cinco presidentes estadounidenses, y los judíos desempeñaron papeles importantes a lo largo de cada una de estas administraciones.

Descubrí que Estados Unidos estaba lleno de judíos que se sentaban en las posiciones más importantes y estratégicas dentro del gobierno. La mayoría de ellos, sospechaba, tenían una mayor lealtad a Israel que a los Estados Unidos. Esto solo se confirmó cuando me enteré de las políticas favorables y el trato preferencial dado a Israel por el gobierno federal, incluido el dominio absoluto que Israel tiene sobre casi todo el Congreso.

Estados Unidos, entonces, se ha transformado en una nación preocupada por el bienestar y la seguridad de los judíos e Israel. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, incluso ha declarado: «Le he dicho a la gente que cuando me preguntan si este Capitolio se derrumbó hasta el suelo, lo único que quedaría es nuestro compromiso con nuestra ayuda, y ni siquiera lo llamo ayuda, nuestra cooperación con Israel. Eso es fundamental para lo que somos» (Conferencia del Consejo Israel-Americano, 2 de diciembre de 2018).

En mi caso, entonces, fue la enorme cantidad de fondos dados a Israel por los Estados Unidos lo que despertó mis sospechas de los judíos. La lección de esto, supongo, es que se puede usar una variedad de vías para despertar a nuestro pueblo a la Cuestión Judía.

Además, cuanto más aprendí sobre el ataque de Israel a la libertad de los Estados Unidos, la influencia desproporcionada que los judíos jugaron durante la Segunda Guerra Mundial, los orígenes judíos del comunismo, el alto número de judíos que sirvieron en roles de liderazgo entre los bolcheviques asesinos, más claro se hizo que los judíos no eran tan inocentes como una vez había supuesto.

Mientras luchaba intelectualmente con todo esto, escuché repetidamente sobre un libro escrito por un profesor de la Universidad de Long Beach. Se tituló The Culture of Critique (1998) escrito por Kevin MacDonald, quien era profesor de psicología evolutiva (ahora retirado). Me dijeron con suficiente frecuencia que si realmente quería saber la verdad sobre el papel subversivo que los judíos desempeñaban entre los movimientos políticos de los Estados Unidos, necesitaba lidiar con sus argumentos. Y así lo hice.

Compré una copia del libro de MacDonald y me sorprendió en los primeros capítulos cuán penetrante y generalizada era la influencia judía en nuestra sociedad. Me sorprendió cuán étnicamente conscientes eran los judíos, y cómo intencionalmente usaron sus posiciones de influencia y poder para subvertir a los no judíos y sus sociedades. Esta conciencia entre tantos judíos de lo que estaban haciendo para subvertir nuestra cultura, para promover todas las formas de depravación entre nuestro pueblo, y para hacerlo para su propia ventaja étnica sobre nosotros no solo fue esclarecedora, sino también revolucionaria. Sirvió como el ímpetu para un cambio de paradigma importante en mi pensamiento.

También me sorprendió la cantidad de blancos estadounidenses y europeos a lo largo de la historia que veían a los judíos como un problema para las sociedades blancas. Estas personas no eran locos y conspiradores que tenían un hacha para moler contra los judíos debido a algunos celos percibidos. Eran, en cambio, autores, historiadores y estadistas inteligentes y perspicaces que captaron la reputación subversiva que tienen los judíos. MacDonald abordó las advertencias de Charles Lindbergh, Henry Ford y otros que trataron de despertar al público a menudo con poco éxito porque para entonces los judíos habían controlado la mayoría de los principales periódicos y otras instituciones importantes.

A lo largo de The Culture of Critique, el profesor MacDonald argumenta su caso desapasionadamente. Está motivado solo por los hechos. Él repetidamente va directamente a la fuente de lo que los judíos mismos dicen en sus propias palabras. Esto fue importante para mí porque una cosa es que alguien les diga lo que los judíos han dicho y creído, pero es completamente diferente cuando uno lee lo que los judíos prominentes e influyentes han dicho sobre los no judíos, la estructura autoritaria de la familia estadounidense tradicional, las políticas de inmigración de los Estados Unidos y el propósito detrás de la Ley Hart-Celler de 1965. sus razones para difundir la antropología boasiana y la psicología freudiana en todo el paisaje estadounidense, y las razones que los judíos proporcionan para crear y promover movimientos políticos radicales en Estados Unidos.

El profesor MacDonald ha descrito lo que los judíos han hecho y continúan haciendo como una «estrategia evolutiva grupal». Según tengo entendido, los judíos participan en varios movimientos intelectuales y políticos con el fin de socavar la cohesión de las sociedades gentiles, lo que a su vez aumenta la ventaja competitiva de los judíos. Estos mismos movimientos sirven como un medio para combatir el antisemitismo dentro de la sociedad. Tal estrategia también sirve para debilitar a la familia estadounidense tradicional. Este ciertamente parece haber sido el propósito del libro de Theodor Adorno de 1950, The Authoritarian Personality, que patologizó las familias normales y saludables que son la base de cualquier sociedad que funcione; lo mismo ocurre con el psicoanálisis y su influencia en nuestras costumbres sexuales.

Hay otras razones por las que los judíos se involucran en la subversión cultural de las sociedades occidentales. Proporcionaré tres de ellos que tienen más sentido para mí, aunque admito que no todos pueden estar necesariamente de acuerdo con ellos.

(1) Los judíos promueven la inmigración masiva a las naciones blancas para que no sean el único y aislado grupo minoritario. Encuentran protección (por así decirlo) entre un gran número de varios extranjeros dentro de una nación. Si surgiera la persecución, no serían el único grupo atacado y posiblemente ni siquiera perseguido en absoluto.

Otros grupos de inmigrantes, entonces, les proporcionan más o menos cobertura. Los judíos son capaces de esconderse u ocultarse cuando están mejor situados en un país inundado de otros grupos raciales o étnicos. Al hacerlo, sus actividades subversivas no se vuelven tan evidentes como sucedería si fueran el único grupo minoritario.

(2) Los judíos se involucran en la subversión cultural porque odian a Cristo y al cristianismo. Consideran que todo su sufrimiento a lo largo de los siglos desde el año 70 d.C. ha sido hecho por los seguidores de Cristo. Por lo tanto, buscan destruir para siempre hasta el último vestigio del cristianismo, que ha sido la religión dominante entre los blancos a lo largo de los siglos pasados. Esta guerra en curso contra el cristianismo y los blancos es tanto de naturaleza religiosa como racial.

Al pornógrafo judío incondicional, Al Goldstein, una vez se le preguntó por qué los judíos estaban dramáticamente sobrerrepresentados en la industria del porno. Él respondió: «La única razón por la que los judíos están en la pornografía es que pensamos que Cristo apesta. El catolicismo apesta. No creemos en el autoritarismo. La pornografía se convierte así en una forma de profanar la cultura cristiana». (Wikipedia).

Es importante tener en cuenta que muchos judíos no separan a los blancos europeos del cristianismo de la manera en que podríamos pensar. Los dos son parte y parcela. Oh, claro, pueden admitir intelectualmente que no todas las personas blancas son cristianas, pero en el fondo un gran número de ellos nos ven a todos como seguidores del Crucificado de alguna manera. Es particularmente así entre los judíos más religiosos.

(3) Los judíos también se oponen a todas las formas de nacionalismo (excepto el suyo) expresado por los blancos como una amenaza para su supervivencia étnica. Imaginan que hay un nazi interno en todos los blancos que no puede esperar para salir y arrojar a cada judío a un horno en llamas. Los judíos, entonces, están constantemente en guardia para asegurarse de que el nacionalismo blanco y el cristianismo siempre sean burlados y rechazados por cualquier sociedad que controlen. Es una preocupación constante para ellos. Lo piensan a menudo. Es un reflejo de lo fuertemente paranoicos que son.

Reconociendo esto, no debería ser una sorpresa descubrir que los judíos crean movimientos intelectuales y políticos para debilitar y, en última instancia, subvertir a las naciones dominadas por los gentiles de las que forman parte. Es difícil para los blancos entender este grado de etnocentrismo porque han estado muy desracinados y desmoralizados durante los últimos 70 años. Tienen problemas para identificarse con cualquier forma de identidad racial blanca. Es extraño para ellos y cómo ven el mundo que los rodea. Sin embargo, a medida que nuestra sociedad se vuelve aún más hostil a los blancos, se verán obligados a adoptar una forma de pensar racialista y de identidad blanca. El estado de ánimo cultural de la nación y las circunstancias lo harán así.

Obviamente, habrá excepciones a esta forma de pensar entre los judíos que he descrito, pero esta es en gran parte la forma en que la comunidad judía dominante y las organizaciones activistas judías reaccionan al pensamiento de la solidaridad racial blanca y cualquier resurgimiento del cristianismo.

En mi viaje a la Cuestión Judía, me sorprendió la enorme cantidad de información disponible sobre el tema. Reconocer a los judíos como un problema para las sociedades blancas no es un fenómeno reciente, sino que se ha discutido y debatido durante miles de años. El libro de Thomas Dalton, Eternal Strangers: A Critical History of Jews and Judaism (2020), no es más que uno de los muchos libros publicados que han documentado el papel preocupante que desempeñan los judíos en cualquier sociedad lo suficientemente tonta como para permitirles un punto de apoyo en su interior.

También aprendí cómo la Cuestión Judía puede dividir a las personas y provocar reacciones emocionales en el momento en que se menciona. Esto se debe a que los blancos han sido condicionados a reaccionar negativamente incluso ante el más mínimo indicio de que los judíos podrían ser un problema y no tan inocentes después de todo. Uno pensaría que incluso los blancos racialmente conscientes estarían abiertos a la cuestión judía, pero este no es siempre el caso. Ellos también han sido propagandizados para creer que cualquier evaluación negativa de los judíos se deriva únicamente del antisemitismo.

Esto es algo comprensible porque siempre hay un precio que pagar por criticar públicamente a los judíos. Sin embargo, ¿no es esto fuertemente sugestivo del control judío? La prueba del poder judío desproporcionado en los Estados Unidos se encuentra en el hecho de que no se nos permite criticar el poder judío. Hacerlo de cualquier manera pública conduce inevitablemente a ser condenado al ostracismo, eliminado de las redes sociales, criticado como un «nazi» y la posibilidad real de perder el trabajo.

Una prueba más de la influencia y el control judíos desproporcionados se puede ver en que es ilegal en gran parte de Europa criticar o estar en desacuerdo con el Holocausto. Hacerlo de cualquier manera pública puede llevar a ser multado o incluso encarcelado.

Independientemente de lo que uno pueda pensar de la narrativa del Holocausto, ¿por qué debería ser ilegal estar en desacuerdo con ella? ¿Qué tiene de dañino cuestionarlo? ¿Por qué es perfectamente legal desafiar o negar el genocidio armenio o el genocidio cometido en los «campos de exterminio» camboyanos, pero es ilegal hacerlo con respecto al Holocausto judío? ¿Por qué es aceptable negar la existencia de Dios, burlarse de Cristo y los cristianos, y burlarse de la Biblia en cualquier foro público, y sin embargo, si alguien declarara públicamente que solo 5 millones de judíos murieron en las cámaras de gas en lugar de 6 millones, pronto serían detenidos y encarcelados por las autoridades?

Esto se debe a que los judíos controlan en gran medida lo que se puede y no se puede decir en la mayoría de las sociedades occidentales. Esto es especialmente cierto cuando se trata de cualquier declaración pública crítica de ellos. Incluso ciertos términos o expresiones que no son tan explícitos y meramente descriptivos de los judíos están prohibidos (cosmopolitas desarraigados, banqueros internacionales, globalistas, George Soros, etc.). Estos sutiles «silbidos antisemitas de perro» son condenados tan vociferantemente como aquellos que son más explícitos.

Además, si se permitiera a suficientes personas desafiar públicamente la narrativa del Holocausto, se producirían consecuencias enormes y perjudiciales para los judíos. La «industria del Holocausto», como la describe Norman Finkelstein, perdería una enorme cantidad de ingresos. Las reparaciones pagadas a los sobrevivientes del Holocausto y sus familias podrían verse amenazadas. Es posible que los judíos ya no sean vistos como las víctimas perpetuas que se han retratado a sí mismos. Toda la imagen que la mayoría de los occidentales tienen de los judíos podría ser destrozada. Este no es un riesgo que los judíos deseen tomar. Así que se resisten incluso al más mínimo indicio de crítica entre cualquiera que se atreva a expresar su incredulidad.

En mi viaje a la Cuestión Judía, aprendí que los judíos no son la única causa ni los únicos perpetradores de los problemas que enfrentan los blancos en Occidente. Hay muchos blancos traidores que han traicionado a su propio pueblo (por la cantidad correcta de shekels, por supuesto). Nuestro propio pueblo ha permitido a los judíos lograr sus objetivos subversivos, y no nos sirve de nada negarlo. Los blancos racialmente exigentes no deberían ser como los negros o incluso los propios judíos que se apresuran a culpar a otros por sus problemas. Su falta de introspección y deshonestidad no debería ser la marca de nuestro pueblo. No, debemos enfrentar la realidad de que los judíos no podían hacer nada contra nosotros como los blancos si no lo hubiéramos permitido primero.

Y, sin embargo, dicho esto, no se puede negar que los judíos son los principales creadores, estrategas, organizadores, financiadores y agitadores contra todas las formas de identidad racial blanca. De todas sus preocupaciones, es esta la que encuentran más amenazante para su existencia. Ven la «supremacía blanca» como el mayor peligro que enfrenta Estados Unidos, a pesar de que no hay una pizca de evidencia para ello. Pero sirve para demostrar cuán fantasiosas son sus mentes paranoicas.

Incluso los judíos políticamente conservadores no declararán públicamente que los blancos tienen derecho a ser el único o dominante grupo demográfico en sus propios países. Esto es demasiado incluso para ellos. Los comparativamente pocos judíos que podrían hacerlo son valores atípicos. Son la excepción y no la norma. De ninguna manera son representativos de la mayoría de los judíos en América o Europa. Si incluso insinuaran tal noción, serían condenados instantáneamente por su propio pueblo. Sería mejor para ellos declarar algo parecido a la pedofilia que declarar el derecho de los blancos a abogar en nombre de sus propios intereses raciales y culturales.

Tal como yo lo veo, entender la Cuestión Judía no justifica ser obsesivo con los judíos y sus costumbres. Es fácil enfocarse en los judíos de maneras que no son saludables. Sí, existe la necesidad de informar y advertir a nuestra gente sobre ellos. Pero necesitamos protegernos de cualquier noción de que simplemente educar a los blancos sobre los problemas que los judíos crean en nuestras sociedades es suficiente en sí mismo para reformar a nuestro pueblo. También debemos enfrentar las preguntas mucho más profundas de por qué nos hemos permitido sucumbir tan desastrosamente a la influencia judía. ¿Qué hay dentro de nosotros que hace susceptible a tales mentiras y odio a sí mismos? Tales preguntas también deben incluir estrategias prácticas que ayuden a los blancos a liberarse de la matriz Globo-Homo y a volver a una imagen más positiva de nosotros mismos y de nuestra historia.

Finalmente, los blancos probablemente se verán obligados a enfrentar la cuestión judía (que es realmente el problema judío), lo quieran o no. Esto se debe a que los judíos tienen el hábito persistente de extralimitarse. Parecen incapaces de contenerse, de calmar su histeria y de ver las cosas como realmente son. Villanizar a los blancos como lo hacen los judíos solo les resultará contraproducente, haciendo que la historia se repita una vez más.

Ojalá no fuera así, pero después de 109 veces de cometer los mismos hábitos obstinados, puede haber pocas esperanzas de que los judíos reformen sus costumbres.

Fuente: https://www.unz.com/article/my-journey-to-the-jewish-question/

El Holocausto: Mito y Realidad. Visión general del libro del Dr. Nicholas Kollerstrom

Rompiendo el hechizo

Por ANTONY C. BLACK

Herejía en el siglo 21

Nunca en mi larga carrera periodística he dudado en poner el lápiz en el papel, hasta ahora. De hecho, he retrasado la redacción de esta descripción general del notable libro del Dr. Kollerstrom durante seis años.[1] Hasta ahora, ningún tema había sido demasiado controvertido, demasiado sensible, demasiado fuera de lugar como para justificar más que la consideración de las consecuencias en un momento pasajero. Pero esto es diferente. En unos dieciséis países de Europa uno puede ser encarcelado por hacer lo que estoy haciendo ahora, o incluso por expresar «negacionismo del holocausto» en las redes sociales. En Alemania, unas quince mil personas son juzgadas cada año por crimen de pensamiento, es decir, por el llamado «extremismo de derecha». Aquí en América del Norte es algo mejor; uno simplemente corre el riesgo de perder su trabajo, amigos y familiares, y posiblemente ser incluido en la lista negra como escritor de prácticamente todos los lugares con los que uno podría haber estado asociado anteriormente. No hay papas pequeñas.

El propio Dr. Kollerstrom tropezó bastante más ingenuamente en este atolladero punitivo en 2008 cuando, después de simplemente revisar un artículo científico que analizaba muestras tomadas de las paredes de las supuestas «cámaras de gas» en Auschwitz, un artículo escrito por Germar Rudolf, un joven científico que trabajaba en ese momento en el Instituto Max Planck, se encontró sumariamente despedido de su antigua posición como historiador y filósofo de la ciencia en el University College, Londres (UCL), «el único miembro del personal … haber sido expulsado por razones ideológicas». Como él relata,

«Me convertí en éticamente condenado, expulsado de grupos educados y decentes, prohibido de los foros y denunciado en los periódicos … Sentí como si alguna Marca de Caín hubiera sido marcada en mi frente. Había hecho algo tan horrible que ni siquiera podíamos discutir el asunto. El crimen medieval de herejía estaba de vuelta vivo y bien …»

La herejía, por supuesto, implica la noción de tabú, y lo que una sociedad hace tabú es lo que siente que es sagrado, y lo que es sagrado está fuera de toda duda. Cuando se trata del «Holocausto», entonces, estamos, nos asegura Kollerstrom, tratando no con la ciencia histórica, sino, esencialmente, con una religión; la Holo-religión. Y como el autor señala repetidamente, «No puede haber ciencia donde la duda esté prohibida».

De jabón y pantallas de lámparas

Antes de sumergirnos en el abismo de tinta de las diversas líneas técnicas de argumentación que involucran archivos documentales, arqueología, química, etc., nos corresponde primero tomar una vista de pájaro del paisaje probatorio general, esto tanto para calmar la curiosidad inmediata como para dar una cierta claridad y coherencia a la narrativa.

Pero antes incluso de embarcarme en ese viaje de perspectiva, permítanme hacer una pregunta.

¿Cree usted, querido lector, que durante la Segunda Guerra Mundial los nazis sondearon las profundidades de la depravación humana convirtiendo la grasa humana en jabón, cosiendo la piel humana en pantallas de lámparas y guantes y todo tipo de horrores de pesadilla similares? Si lo haces, no estarías solo. Como muchos otros, lo creí , y lo confieso, completamente a ciegas – toda mi vida. Pero me equivoqué. Si crees eso, estarías equivocado. No es cierto. Nunca sucedió. Puedes llevarlo al banco, es un mito total. Y esta conclusión no es solo una a la que llegan los llamados autores «revisionistas», sino que es más bien una simple cuestión de hecho documentado admitido y afirmado por los propios holohistoriadores ortodoxos, por ejemplo, el Museo del Holocausto Yad Vashem en Israel.

Es cierto que durante los Juicios de Nuremberg se exhibieron tales supuestos artículos, pero a lo largo de los años todos fueron sistemáticamente desacreditados, es decir, se descubrió que estaban hechos de materiales animales no humanos, de modo que, como digo, ningún holohistoriador ortodoxo mantiene la validez de ninguno de ellos. Ahora, una mente crítica, una mente curiosa es conducida ineluctablemente a la pregunta de seguimiento: A saber, si eso no es cierto, entonces¿qué otra cosa podría no ser cierto que me han dicho, y que he creído, toda mi vida? Y aquí es donde el Dr. Kollerstrom, entre otros, naturalmente, nos pide que escuchemos el caso general contrario. Pero, entonces, ¿cuál es exactamente ese caso?

En pocas palabras, el autor argumenta que los campos de concentración nazis (algunos en la propia Alemania, la mayoría del resto en Polonia) eran campos de trabajo esclavo, aunque algunos de ellos eran, como veremos, solo campos de tránsito temporales, cuyos desafortunados reclusos fueron utilizados al sombrío servicio del esfuerzo de guerra alemán.[2]

Auschwitz, por ejemplo, estaba ubicada justo al lado de la gran planta industrial de Buna-Monowitz dirigida por IG Farben, y que producía (a partir del carbón) gran parte del petróleo sintético y el caucho del Reich, y sin la cual la máquina de guerra alemana se habría detenido, y cuya fuerza de trabajo provenía del propio campo de concentración de Auschwitz. Algunos de ellos (los campos de Aktion Reinhardt) también fueron parte integrante de una política general establecida en la infame conferencia de Wannsee el 20 de enero de 1942 para la deportación sistemática «al este» de poblaciones de «indeseables», incluidos judíos, romaníes, comunistas, etc., que debían ser depositados al este de los Urales una vez que la Unión Soviética hubiera sido, como los alemanes esperaban con confianza, rápidamente vencidos por la, hasta entonces, completamente exitosa máquina de guerra alemana. Por lo tanto, el término «Endlosung», que ha sido interpretado tendenciosamente por los holohistoriadores ortodoxos para significar «solución final», realmente significa «fin» u «objetivo», en este caso, deportación al este, pero cuya acción se vio frustrada por la resistencia inesperada y, por supuesto, el eventual fracaso de la Operación Barbarroja, es decir, la invasión alemana de la Unión Soviética.

Pero lo que estos campos no eran, según Kollerstrom, eran monstruosas fábricas de exterminio que recibían a un montón de seres humanos y simplemente los molían en cadáveres humanos. Esta imagen, sostiene, es un legado brutal e inhumano que ha llegado a atormentar la imaginación occidental y formar la base de un mito sagrado demente que, junto con los mitos auxiliares, ha venido a apuntalar una sociedad basada en la Falsedad -somos, dice, el Pueblo de la Mentira- y que también ha llegado a servir oportunamente a los intereses imperiales estadounidenses y occidentales en su cultura verdaderamente monstruosa de «guerra sin fin».

Nada de esto, por supuesto, es para condonar o no reconocer el horror y la injusticia de la detención sistemática de cientos de miles o incluso millones de personas en campos de trabajo esclavo donde el tifus y otras enfermedades corrían desenfrenadamente, y donde, si no asesinatos sistemáticos, entonces ciertamente habrían tenido lugar brutalidades esporádicas. Pero, una vez más, no eran, como se nos ha asegurado toda la vida, meras fábricas para procesar a los humanos en cadáveres.

Así que ahí lo tienes, el ‘caso’. Pero, ¿qué pasa con la evidencia?

Para empezar, está el hecho, extrañamente bien documentado, de que no hay evidencia documental alguna de ningún «plan» de los nazis para exterminar sistemáticamente a millones de seres humanos. Por lo tanto, del vasto corpus de documentos sobrevivientes del Tercer Reich, no hay ni un solo trozo de evidencia que indique tal plan; sin proclamas, órdenes, transcripciones de radio, memorandos, memorias, nada en absoluto. Como dice Kollerstrom, nos quedamos creyendo que la ingeniería y el funcionamiento de esta vasta conspiración se llevaron a cabo completamente a través de alguna forma de «telepatía».

Además, y contrariamente a la comprensión popular, la conferencia de Wannsee no mencionó ningún plan de este tipo. Los holo-historiadores, en cambio, se han visto obligados a «interpretar» ciertas «palabras clave» de la conferencia como un significado distinto al significado de su diccionario. (Aquí Kollerstrom le recuerda al lector que no corresponde al historiador imponer significado a los datos, sino más bien dejar que los datos hablen por sí mismos). Tampoco hay ni siquiera un fragmento de evidencia de un plan o algo que tenga que ver con el «exterminio» de los voluminosos diarios recientemente publicados de Himmler y Goebbels. Además, el historiador británico, David Irving en su libro, ‘Hitler’s War’, basado enteramente en material de fuente primaria, concluyó que Hitler, él mismo, no conocía tal plan (una conclusión, entre otras, que llevó a Irving al expediente y, como Kollerstrom, condenó a la condenación eterna en toda la sociedad occidental, los medios de comunicación y la academia).

Luego está el decano de los holohistoriadores ortodoxos, Raul Hilberg, autor de la historia supuestamente definitiva de tres volúmenes del Holocausto, ‘La destrucción de los judíos europeos’, que fue obligado por el abogado defensor en el juicio de Ernst Zundel de 1985 a admitir bajo juramento que no había evidencia documental, ni un ápice, de ningún supuesto gaseamiento de seres humanos por parte de los nazis. Este último hecho también está respaldado, como veremos más adelante, por los Archivos Bad Arolsen (que comprenden unos treinta millones de documentos relacionados con los campos y se consideran el repositorio preeminente sobre estos asuntos) cuyos curadores emitieron una declaración en 2007 diciendo que no tenían evidencia, ni un solo documento, que sugiriera ninguna muerte por gaseamiento.

Pero, entonces, ¿qué pasa con la estructura física de las propias «cámaras de gas»? Aquí, según Kollerstrom, la evidencia es definitiva: no podrían haber sido «cámaras de gas» (es decir, realmente eran duchas) tanto porque sus estructuras (muchas partes de las cuales han sido reconstruidas fraudulentamente después de la guerra) son ridículamente permeables, como porque el análisis químico revela que no hay cianuro de hidrógeno en sus paredes, mientras que las paredes de las pequeñas cámaras de despiojamiento utilizadas para desinfectar la ropa de los reclusos, y que todos están de acuerdo en que se usaron para este propósito (a pesar de la evidente contradicción de tal en un campo de ‘exterminio’), son bloques llenos de cianuro de hidrógeno.

Pero, ¿qué pasa con los ‘seis millones’? Simplemente un meme simbólico de larga data que representaba el número tradicional de judíos en Europa y para el cual las referencias se remontan al menos medio siglo antes del «Holocausto». No se hicieron intentos sistemáticos ni estudios científicos realizados en Nuremberg para determinar el número de personas que murieron en los campos durante la guerra ni podría haber habido en el período de tiempo antes de que comenzaran los ensayos. Además, el propio Museo de Auschwitz emitió una declaración en 1989 degradando los «cuatro millones» supuestamente asesinados en Auschwitz a «un millón», pero cuya revelación nunca se tuvo en cuenta incluso entonces en el recuento oficial. Más tarde, como veremos, los «Libros de la Muerte» soviéticos para Auschwitz estuvieron disponibles después de la caída de la Unión Soviética que muestran que solo unas setenta mil personas (aproximadamente la mitad de ellas judíos) habían muerto en Auschwitz, casi todas de tifus, un número que, simplemente coincide con los números en los Archivos de Arolsen.

Pero, ¿qué pasa con todas las ‘imágenes’? Las imágenes icónicas de montones de cadáveres que se muestran de rigueur en todos los libros de texto son de Bergen-Belsen y se sabe que son víctimas del tifus, es decir, no fueron víctimas de «cámaras de gas», pero cuyas fotos continúan siendo exhibidas hasta el día de hoy como víctimas de «gaseamiento» a pesar de esta falsificación transparente y de registro público de hechos documentados. Lo que tampoco se muestran nunca son las muchas fotografías existentes de granizo y reclusos abundantes tomadas cuando los campos fueron liberados por las fuerzas soviéticas y aliadas.

¿Pero ciertamente los relatos de «testigos oculares» son definitivos? Apenas. Se ha demostrado que la mayoría de las «autobiografías» centrales son falsas, y el resto son en gran parte derivadas de estas cuentas y / o se basan en meros rumores y rumores. Además, ha surgido toda una industria artesanal de cuentas falsas de «testigos oculares» y que son parte integrante de una empresa mucho más grande. No quiero ponerle un punto demasiado fino, pero el ‘Holocausto’ es un gran negocio. De hecho, hay pruebas sólidas, como veremos más adelante, de que incluso holobiografías tan famosas como la de Elie Wiesel son completamente fraudulentas. También hay numerosos relatos, de nuevo que pronto examinaremos, de individuos bastante reconocidos que contrarrestan la narrativa oficial del «Holocausto», pero que continúan siendo rutinaria y completamente ignorados y suprimidos.

De acuerdo, pero ¿qué pasa con la «confesión» de Rudolf Hoss, el comandante de Auschwitz y el testigo clave para la acusación en los Juicios de Nuremberg? Aprendemos de Kollerstrom de la evidencia que salió a la luz a mediados de la década de 1980 de que Hoss había sido «torturado durante tres días y tres noches por un equipo de sicarios británico» antes de su confesión. Y que, en todo caso, hay contradicciones flagrantes en su testimonio torturado que demuestran que simplemente estaba inventando lo que sus fiscales/perseguidores querían escuchar. De hecho, las amenazas de pena capital o de largas penas de prisión fueron el contexto general para el resto de las «confesiones» de base en un tribunal militar por parte de los vencedores que aceptaron como un hecho predeterminado la realidad de la tesis del «exterminio» y la negación de la cual no solo no podían usarse como una posición de defensa (una característica común, por cierto, de los infames tribunales canguro internacionales de hoy / ‘tribunales de crímenes de guerra’)[3] – ¡pero qué táctica legal garantizó la condena! En consecuencia, la mayoría de los acusados eligieron la postura pragmática de aceptar la «tesis» de la fiscalía que abrió la puerta a un acuerdo de culpabilidad indulgente.

De todos modos, basta de la visión general superficial. Vayamos a las tachuelas de latón.

Los ‘seis millones’

Pocos meses después de la liberación y ocupación de Auschwitz por los soviéticos en enero de 1945, el periódico soviético Pravda anunció el asombroso total de unos cuatro millones de personas que habían muerto en el campo. Esta cifra se integró rápidamente en los Juicios de Nuremberg sin más preámbulos. Pero luego, en 1989, los llamados «Libros de la Muerte» fueron lanzados por el presidente soviético Gorbachov. Estos documentos, que habían sido capturados por los soviéticos de Auschwitz, consistían en unos 46 volúmenes que catalogaban los certificados de defunción individuales de los que habían muerto en Auschwitz, de unos 69.000 individuos. No cuatro millones, sino sesenta y nueve mil, y de los cuales unos veintinueve mil eran judíos, y el resto comprendía una mezcla de otros grupos étnicos y nacionalidades. Sólo podemos especular sobre los porqués y los porqués relacionados con las cifras iniciales, groseramente exageradas, aunque difícilmente estira la imaginación suponer que, habiendo perdido más de veintisiete millones de sus compatriotas a manos de los invasores alemanes, los soviéticos podrían no haber estado en un estado de ánimo particularmente objetivo y científico, sino más bien propagandístico.

Sin embargo, los «Libros de la Muerte de Auschwitz» constituyen, en masa, un documento fuente primaria.

Otro repositorio de material de origen primario son los Archivos Arolsen, también conocidos como el Servicio Internacional de Rastreo, ubicados en Bad Arolsen, en el norte de Alemania, y que son administrados por la Cruz Roja Internacional. Este último comprende unos treinta millones de archivos relacionados con dieciséis de los campos tanto en Alemania como en Polonia. Estos se consideran la base de datos preeminente y objetiva relacionada con los campamentos.

Digo «objetivo» ya que los archivos del Museo Yad Vashem bastante más infames en Israel son considerablemente menos objetivos. Muchas de las muertes registradas allí simplemente se toman de las listas de deportación y, para empezar, incluyen muertes antes, durante e incluso después del final de la guerra. Además, cualquiera puede simplemente completar un formulario en línea que afirma ser una «víctima del Holocausto» – una víctima sobreviviente obviamente o tal vez un pariente de tal – sin ningún tipo de documentación. Por lo tanto, no hay nada que impida las entradas múltiples o fraudulentas, y existe, como comentaremos más adelante en un momento, la ulterior cuestión motivacional de la presentación para luego presentar una reclamación de indemnización contra el gobierno alemán. Como tal, los «archivos» de Yad Vashem son considerados, al menos por los holo-historiadores revisionistas, como esencialmente inútiles.

Volviendo a los Archivos de Arolsen. En el año 1979 los curadores publicaron una cifra de las bajas de quince de los campos, y que ascendió a un total de unos 271.000 individuos. Luego, en 1984, publicaron una cifra de mortalidad total para dieciséis de los campos que llegó a 282,000. Estas muertes representan todas las muertes en los campos, excepto las de los campos de Aktion Reinhardt (que comprenden Treblinka, Sobibor y Belzec), que estos últimos se consideraron meros campos de tránsito, pero que discutiremos más adelante en relación con la controversia arqueológica que los rodea. Tanto los «Libros de la Muerte» como los archivos de Arolsen coinciden en gran medida en el número de judíos que murieron en Auschwitz, unos 30.000 en total, lo que representa menos de la mitad del total de muertes. No hace falta decir que este tipo de cifras no fueron bien recibidas en un país, Alemania, que había dictaminado que el negacionismo del holocausto era un delito penal. En consecuencia, y como relata Kollerstrom,

«Ninguna declaración del siglo 21 ha salido de los Archivos Arolsen con respecto a sus cifras totales. Sería demasiado arriesgado: el delito penal de «negar el Holocausto» en Alemania incluye «minimizar o trivializar los crímenes del nacionalsocialismo». ¡Esa ley no especifica qué constituiría exactamente esos crímenes! No es sorprendente que los gerentes de Arolsen no se hayan atrevido a hacer tal declaración. (También puede darse el caso de que hayan recibido órdenes de no hacer más recuentos…)»

Sin embargo, en 2006 los gerentes emitieron una declaración relacionada con el número de personas que habían muerto por gaseo: no había ninguna, o más bien, no tenían registros de que hubiera víctimas de gaseamiento, en absoluto. La controversia subsiguiente fue suficiente para que vencieran una retirada apresurada y no se han recibido más declaraciones. (No seremos tan reticentes, pero pronto discutiremos el asunto a fondo en la sección sobre «ciencia»).

Sin embargo, las cifras oficiales de mortalidad total en cada uno de los campos continúan fluctuando, a menudo salvajemente, dependiendo de qué relato de «testigo ocular» o pronunciamiento oficial sea prominente en este momento, pero principalmente a la baja. Así, mientras que las cifras de Dachau justo después de la guerra sumaban unas 238.000 muertes, el total actual es de 20.600. Esta reducción en un factor de diez parece ir en la dirección indicada por los archivos de fuentes primarias. Pero, ¿qué pasa entonces con la cifra de los ‘seis millones’? Seguramente los «cuatro millones» iniciales ofrecidos por los soviéticos en Nuremberg habrían jugado en el gran total. Pero, ¿por qué exactamente ‘seis’? ¿Por qué no siete u ocho, o cinco? Y aquí el autor nos ruega que tomemos nota de un hecho muy peculiar: a saber, la innegable existencia previa de un meme de larga data que involucra precisamente la cifra de los ‘seis millones’. Como relata Kollerstrom,

«Entonces, ¿de dónde vino ese número totémico? Comenzó en Estados Unidos alrededor de 1900 como un truco de recaudación de fondos, y luego siguió pulsando a través del siglo XX como un mantra infernal. Aquí hay unas 166 referencias, 1900 – 1945. Son abrumadoramente estadounidenses. En los albores del  Siglo XX, el «sufrimiento» de seis millones de judíos se convirtió en un argumento a favor del nuevo proyecto sionista … Ayudó a recaudar fondos, con el número citado como el número total de judíos en Europa. Durante la Primera Guerra Mundial siempre fueron seis millones de judíos los que se morían de hambre, necesitaban rescate, etc.

Y de ahí el autor enumera obedientemente 166 referencias. Vale la pena echar un breve vistazo a algunos de ellos, solo para tener una idea del asunto:

  • 1906 – New York Times, 25 de marzo de 1906: «… la condición y el futuro de los 6.000.000 de judíos de Rusia se hicieron el 12 de marzo en Berlín a la reunión anual de la Liga de Socorro Judío Central de Alemania por el Dr. Paul Nathan … Salió de San Petersburgo con la firme convicción de que la política estudiada del gobierno ruso para la «solución» de la cuestión judía es el exterminio sistemático y asesino.
  • 1913 – Fort Wayne Journal Gazette (Ind.), 18 de octubre de 1913, página 4: «Hay seis millones de judíos en Rusia y el gobierno está ansioso por aniquilarlos por métodos que provocan protestas del mundo civilizado».
  • 1915 – New York Tribune, 14 de octubre de 1915: «Lo que los turcos están haciendo a los armenios es un juego de niños en comparación con lo que Rusia está haciendo a seis millones de judíos, sus propios súbditos».
  • 1918 – New York Times, 18 de octubre de 1918: «Seis millones de almas necesitarán ayuda para reanudar la vida normal cuando termine la guerra… El Comité de Judíos Estadounidenses establece planes para la mayor tarea humanitaria de la historia… 6,000,000 de judíos necesitan ayuda».
  • 1919 – San Antonio Express, 9 de abril de 1919, página 12: «En ningún otro momento de la historia del pueblo judío la necesidad ha sido tan grande como ahora. Seis millones de nuestros hermanos y hermanas están muriendo de hambre. Toda la raza está amenazada de extinción».
  • 1921 – New York Times, 20 de julio de 1921, página 2: «BEGS AMERICA SAVE 6,000,000 IN RUSSIA. Los 6.000.000 de judíos de Rusia se enfrentan al exterminio por masacre».
  • 1926 – Enciclopedia Británica, 13ª Edición, Vol. 1, 1926, página 145: «Mientras permanezcan en Rusia y Rumania más de seis millones de judíos que están siendo sistemáticamente degradados…»
  • 1931 – The Montreal Gazette, 28 de diciembre de 1931, página 25: «SEIS MILLONES DE JUDÍOS SE ENFRENTAN AL HAMBRE,….. Seis millones de judíos en Europa del Este se enfrentan a la inanición, y aún peor, durante el próximo invierno».

Y así sucesivamente, para 166 entradas.

Como se mencionó anteriormente, en Nuremberg no se hizo ningún intento de determinar objetivamente el número total de personas que habían muerto en los campos durante la guerra. Por lo tanto, como lo afirmó claramente el historiador francés Vincent Reynouard, «En Nuremberg, nunca se realizó ninguna encuesta estadística … para determinar el número de judíos desaparecidos». En lo que sí se basaron los juicios (aparte del testimonio de Hoss relacionado con Auschwitz solamente) fue una declaración dada por el agente de las SS Wilhelm Hottl, quien testificó, a condición de que se le perdonara la vida, que una vez había escuchado tal historia de Adolf Eichmann (que atestigua los «seis millones»), en agosto de 1944, pero que Eichmann negó más tarde. Como comenta Kollerstrom, «¡Eso fue todo! Y así el número mágico llegó a infestar todas nuestras mentes».

Hemos inspeccionado brevemente dos documentos de fuente primaria, a saber, los «Libros de la Muerte de Auschwitz» y los Archivos Arolsen, pero hay más.

A mediados de la década de 1990 se lanzaron los Decrypts de inteligencia británicos de Bletchley Park. Estos documentos comprenden las interceptaciones de radio desde Auschwitz que fueron posibles gracias a la famosa ruptura del código enigma alemán. Los descifrados cubrieron el período crucial de trece meses desde enero de 1942 hasta finales de enero de 1943. Registran las llegadas y salidas diarias de los reclusos, los envíos de carbón y coque, etc. Manos expectantes peinaron estos archivos de valor incalculable en busca de lo que, se pensaba, sin duda revelaría evidencia prima facie del gran crimen. Sin embargo, fue simplemente una gran vergüenza cuando no se presentaron tales pruebas. Ni una migaja.

De lo que sí hablan estas transcripciones son las idas y venidas diarias de los reclusos a la gigantesca planta industrial de Buna-Monowitz, a solo dos millas al este de Auschwitz. Por lo tanto, una entrada registra,

«El uso de prisioneros para industrias de guerra a gran escala se discute a continuación … la mayor transferencia es el traslado de judíos a AUSCHWITZ para las obras de caucho sintético. Otro movimiento importante es la transferencia de prisioneros enfermos al DACHAU».

También mencionan un importante brote de tifus en el verano de 1942 y las medidas para contenerlo. Por lo tanto, esta cita del resumen de enero de 1943 sobre Auschwitz,

«El Bunawerk todavía emplea a 2210 hombres, de los cuales 1100 están en el trabajo real. Los relojeros judíos son enviados a SACHSENHAUSEN, donde se les necesita con urgencia. Se siguen notificando casos de tifus, aunque se han adoptado medidas enérgicas y el 22 de enero se encontraron 36 casos entre el nuevo grupo de presos».

Pero no hay evidencia de asesinatos en masa.

De hecho, hay un cuarto archivo de fuente primaria, que tiene que ver con los registros intactos de coque de Auschwitz, pero que cubriremos en la siguiente sección.

Finalmente, el número de «seis millones» no está completamente exento de importancia, ya que registra, irónicamente, según el autor, aproximadamente el número de «sobrevivientes del holocausto» que han demandado por reclamaciones de indemnización del gobierno alemán después de la guerra. De hecho, se han pagado unos 4,3 millones de reclamaciones por un importe de unos cien mil millones de marcos alemanes. Vale la pena señalar en este punto que, según la mayoría de los autores revisionistas, el número de judíos bajo control alemán en todos los territorios ocupados nunca llegó a ser más de 4,5 millones, aunque Kollerstrom establece la cifra algo más baja en 3,5 millones.

Ahora, ¿significa esto que el número de reclusos que murieron en los campos fue de «apenas» 300,000 más o menos? No necesariamente. Los registros de los campos de Aktion Reinhardt, que son en su mayoría campos de tránsito, no se han conservado y probablemente habría habido muertes que no se registraron. Para dar una perspectiva más amplia sobre este asunto y, posiblemente, para establecer algún tipo de límite superior a los números, cito aquí a otro autor revisionista, Peter Winter, que en su libro, ‘The Six Million: Fact or Fiction’[4] cita una cita de Stephen F. Pinter, quien se desempeñó como abogado del Departamento de Estado de los Estados Unidos en las fuerzas de ocupación en Alemania durante seis años después de la guerra, y quien hizo esta declaración a la revista católica ‘Our Sunday Visitor, el14 de junio de 1959:

«Estuve en Dachau durante 17 meses después de la guerra, como fiscal del Departamento de Guerra de los Estados Unidos, y puedo afirmar que no había cámara de gas en Dachau. Lo que se mostró a los visitantes y turistas allí y se describió erróneamente como una cámara de gas fue un crematorio. Tampoco había una cámara de gas en ninguno de los otros campos de concentración en Alemania… Por lo que pude determinar durante seis años de posguerra en Alemania y Austria, hubo un número de judíos asesinados, pero la cifra de un millón ciertamente nunca se alcanzó. Entrevisté a miles de judíos, ex reclusos de campos de concentración en Alemania y Austria, y me considero tan calificado como cualquier hombre en el tema».

La mención de «crematorio» es, de paso, significativa ya que la mayoría de los campos los tenían, al igual que muchos hospitales y prisiones los tienen hasta el día de hoy. Por lo tanto, el mero hecho de tener crematorios no habla en modo alguno de la noción de «cámaras de gas». De hecho, para un campo como Auschwitz, situado como estaba en un terreno pantanoso con un nivel freático muy alto, los pocos que tenía habrían sido indispensables para deshacerse de cualquiera que muriera allí, pero solo dentro de ciertos límites muy limitados, como veremos al aceptar cuánto combustible, esfuerzo y tiempo lleva cremar un cuerpo.

En cuanto a los números totales, por el momento creo que debemos ser prudentes y decir que, con nuestro conocimiento actual, estos probablemente oscilan entre 300,000 y quizás el doble, y qué cifras incluirían, por supuesto, a todos los reclusos, no solo a los judíos. Sería bueno, como señala Kollerstrom, poder seguir investigando sobre este asunto, pero dado que el acceso a los archivos pertinentes está, efectivamente, prohibido, y cuando incluso intentar hacerlo se considera un delito o invita al suicidio profesional, las perspectivas para ello son, en la actualidad, poco optimistas.

Además, y para dar una perspectiva sobre este «juego de números», hago referencia a mi propia experiencia periodística en la investigación y escritura sobre conflictos más modernos. Por lo tanto, uno de mis primeros ensayos como joven periodista independiente fue para el Toronto Star en cuyo artículo discutí los «campos de exterminio» de Camboya y en el que demolí la cifra oficial de «dos millones» de víctimas, que aún se mantiene hasta el día de hoy, ¡mostrando que surgió de un solo periodista italiano que luego se retractó de la cifra! Los números reales eran más probables en el rango de 400,000 con los propagandistas estadounidenses simplemente agrupando en la tarjeta de puntuación de los Jemeres Rojos los números que murieron de hambre debido al «bombardeo secreto de Camboya» de los Estados Unidos. Pero, de nuevo, nadie lo sabe con certeza. Del mismo modo que nadie parece saber realmente cuántos murieron en las guerras de Corea o Vietnam, o en la gran masacre indonesia respaldada por Estados Unidos de 1965 (el «año de vivir peligrosamente»). Las cifras citadas rutinariamente con respecto a esos conflictos varían, dependiendo de la fuente, ¡literalmente sobre millones de seres humanos!

Lo mismo es cierto hoy con respecto a Irak y otros conflictos imperiales occidentales muy recientes (¿nos atrevemos a todos ellos ‘holocaustos’?). Ciertamente es importante tratar de establecer figuras firmes, tanto porque representan vidas humanas individuales perdidas, como porque estas figuras se utilizan de manera oportunista con fines ideológicos. Pero debemos, al final del día, permanecer humildes antes de la tarea que se nos ha encomendado y, a menudo como no, estar dispuestos a vivir con incertidumbre, mientras continuamos presionando aún más nuestras investigaciones.

Con esa advertencia, continuemos con nuestra presente investigación.

En la introducción de ‘Rompiendo el hechizo’, el autor nos recuerda que el ‘Holocausto’ representa una tesis «trina», es decir, que involucra un número totémico (los ‘seis millones’), un ‘plan’ diabólico (exterminar deliberadamente a todo un grupo étnico, los judíos) – y una ‘metodología’ despiadada (‘gasear’ usando el infame ‘Zyklon B’). Hemos abordado las dos primeras de estas subtemas, y es a la tercera a la que ahora dirigimos nuestra atención investigadora.

La ciencia va a Auschwitz

Como relata Kollerstrom, un punto de inflexión en la historia del revisionismo del Holocausto llegó en 1985 cuando el canadiense, Ernst Zundel, fue encargado de publicar el folleto más vendido, ‘¿Murieron realmente seis millones?’. En su juicio tuvo la suerte, según el autor, de ser asistido por el «maestro del revisionismo moderno», Robert Faurisson, y juntos buscaron la ayuda del entonces decano de la tecnología de ejecución estadounidense, Fred Leuchter, cuya experiencia especial era en el diseño de cámaras de gas.

En febrero de 1988, Leuchter fue enviado por Zundel para viajar a Auschwitz/Birkenau (y Majdanek) donde, primero, estudió los archivos del Museo de Auschwitz para saber exactamente dónde se encontraban las supuestas «cámaras de gas»; segundo, inspeccionó las estructuras a través de la lente de su propia experiencia en gaseo; y, finalmente, recogió (ilegalmente) una treintena de muestras de las paredes de las «cámaras de gas» y de estructuras auxiliares aleatorias en Auschwitz, y una muestra de una de las cámaras de despiojamiento mucho más pequeñas. Estas muestras fueron enviadas, a su regreso, a una empresa, Alpha Analytical Laboratories (que no tenía conocimiento de dónde habían venido las muestras y que se horrorizaron cuando finalmente se enteraron), para ser analizadas en busca de rastros de cianuro de hierro.

Este último compuesto es particularmente relevante aquí, ya que el cianuro de hidrógeno es normalmente de vida bastante corta en las superficies, a menos que se una al hierro de donde se vuelve muy longevo, y que también, con el tiempo, se convierte en un azul turquesa brillante, también conocido como «azul hierro». Ahora, lo que es evidente incluso hasta el día de hoy en muchos de los campamentos es la coloración «azul hierro» de muchas de las cámaras de despiojamiento, que es lo suficientemente densa como para, en muchos casos (donde estas cámaras están hechas de ladrillo), haber penetrado hasta las paredes exteriores y, por lo tanto, son claramente visibles para el ojo sin tutoría. Ninguna de las supuestas «cámaras de gas» en Auschwitz / Birkenau, sin embargo, luce este «azul hierro», y fiel a este signo revelador (o más bien la falta de), ninguna de las muestras de las «cámaras de gas» mostró nada más que rastros residuales de cianuro, mientras que la muestra de la cámara de despiojamiento estaba llena de cosas. Leuchter también escribió su estudio de las supuestas cámaras de gas concluyendo que no podían, por ningún tramo de la imaginación, haber actuado como tales, ya que eran espectacularmente inadecuadas para el propósito de ser clara y ridículamente permeables al gas.

Éste, el «Informe Leuchter», se publicó en mayo de 1988 y puso de relieve, por primera vez, la cuestión de las cámaras de despiojamiento. Como señala Kollerstrom, «antes del Informe de Fred, la raza humana simplemente había sido desinformada de que el gas Zyklon = asesinato humano en masa».

El autor también comenta sobre el destino de Leuchter con respecto a su incursión en esta controvertida arena,

«Leuchter debería haber sido nombrado caballero por su servicio a la humanidad: Sir Fred. Pero, en cambio, su carrera terminó, fue expulsado de varios lugares, fue éticamente condenado y terminó conduciendo un autobús escolar, como me informó».

Sin embargo, en 1991 el Informe llamó la atención de un joven y brillante químico, Germar Rudolf, que en ese momento estudiaba para su doctorado en el Instituto Max Planck en Alemania. Para Rudolf, la «espina de duda» plantada en su mente al leer el Informe lo llevó a él y a dos colegas a arrastrarse a Auschwitz y robar otra treintena de muestras tanto de las paredes de las supuestas «cámaras de gas» como de las cámaras de despiojamiento más pequeñas (y en el camino fotografiando exactamente dónde, cómo y qué hicieron). Los resultados coincidieron y confirmaron los de Leuchter, existiendo un diferencial de dos mil veces entre las muestras tomadas de las cámaras de despiojamiento frente a las «cámaras de gas». (Solo para tener en cuenta que había ferrocianuro en las paredes de las duchas, también conocido como «cámaras de gas», aunque generalmente menos de 1 ppm, se debió al hecho bien documentado de que muchas de las otras habitaciones y recintos del campamento fueron rociados ocasionalmente con Zyklon B como parte de los protocolos de desinfección de rutina, y cuyas muestras también mostraron lo mismo, si es muy bajo, niveles de cianuro.)

Aquí Kollerstrom, él mismo un historiador de la ciencia, enfatiza un punto metodológico importante. A saber

«Tanto los informes Leuchter como Rudolph tenían sus debilidades, y es solo al integrar los dos juntos, lo que podemos hacer porque sus métodos eran idénticos, que se logra una base firme y clara para el debate racional».

La secuencia subsiguiente de eventos después de la publicación, primero en 1992 de un informe preliminar, y luego en 1993 de su histórico documento de 120 páginas, el Informe Rudolf, trazó el arco habitual de ruina personal con el que, a estas alturas, estamos demasiado familiarizados. Rudolf terminó su carrera y, finalmente, en 2007, se encontró, atado encadenado, en un tribunal alemán donde fue debidamente condenado a cuatro años de prisión. Como Kollerstom entona una vez más, «La ciencia no puede existir donde la duda está prohibida, seamos claros al respecto».

Como seguimiento de estas investigaciones, un químico-ingeniero, Dan Desjardins, posteriormente volvió sobre los pasos de Leuchter y Rudolf a través de Auschwitz para que, como dice Kollerstrom, tengamos una buena «corroboración con respecto a dónde provienen las muestras».

Vale la pena señalar además en esta coyuntura, y aquí hago equipo una vez más con el autor Peter Winter, que, «Los paralelismos entre la estación de despiojamiento real y las supuestas ‘cámaras de gas humanas’ están tan cerca que está claro que la historia de la cámara de gas homicida se desarrolló a partir del sistema de despiojamiento de ropa real».

Pasando ahora a otro archivo de fuente primaria, uno al que aludí anteriormente, es decir, los registros intactos de coque de Auschwitz / Birkenau (este último campo, justo al lado de, y también conocido como Auschwitz II, que se encuentra en los alrededores inmediatos de Auschwitz I), encontramos que la cantidad de coque que habría sido necesaria para quemar cientos de miles de cuerpos simplemente no existía. Aquí Kollerstrom nos dirige al denso tomo, ‘Diseccionando el Holocausto’,[5] editado por Germar Rudolf en el que un ensayo del meticuloso investigador Carlo Mattogno repasa el asunto.

Mattogno nos informa que «normalmente se necesitan de 88 a 110 libras [de coque para cremar] un cuerpo». Después de tener en cuenta varios factores (por ejemplo, cuántos hornos de cremación se están cocinando juntos, etc.) concluye que estas entregas de coque «demuestran indiscutiblemente que solo los cuerpos de los reclusos que habían muerto por causas naturales podían ser incinerados en los crematorios. Por lo tanto, ¡no hubo asesinatos en masa en Auschwitz y Birkenau en el tiempo de marzo a octubre de 1943!»

Según Kollerstrom, el Informe de Fred Leuchter también incluyó un cálculo similar mientras llegaba a la misma conclusión. Leuchter señaló además que el recuento de muertes para Auschwitz alcanzó su punto máximo exactamente «durante los peores períodos de la epidemia de tifus en 1942 y 1943». Esta última referencia es importante porque apoya el argumento, y toda la evidencia, de que el infame Zyklon B se desplegó en los campos precisamente para abordar los brotes de tifus que comenzaron en esta época. El argumento adicional de que Zyklon B no fue pensado como un arma de «exterminio», sino simplemente como lo que los nazis dijeron que era para, es decir, la desinfestación, se encuentra en dos hechos relacionados. A saber, el brebaje de cianuro de hidrógeno se envió a todos los campos, no solo a los designados, hoy en día, como «campos de exterminio», los últimos de los cuales, por cierto, ascienden solo a unos seis campos en total. Además, Zyklon B fue descontinuado a finales de 1944 para ser reemplazado por el nuevo agente despiojador, DDT, y que, por supuesto, nadie ha afirmado que se usó para matar personas. Kollerstrom señala además que la tecnología de desinfestación de microondas fue introducida por los alemanes en los campos muy tarde en la guerra, una tecnología que se convirtió en la base del horno de microondas, ahora omnipresente, aunque, hasta la fecha, no se ha recibido ningún relato de «testigos oculares» de haber sido cocinado hasta la muerte por microondas.

Para concluir esta sección, es oportuno señalar el hecho sobresaliente de la renuencia general de la historiografía ortodoxa a introducir esta ciencia forense elemental en este tema. De hecho, que esté tan dividido por el tabú atestigua una vez más la noción de que, al tratar con el «Holocausto», ya no estamos en el ámbito de la ciencia, sino del mito sagrado y de la religión. Sin embargo, continuemos con nuestras formas obstinadas y realicemos una breve revisión de la ciencia en lo que respecta a algunos de los otros campos de concentración.

De Arqueología, Diesel y Hogueras

Decir que ha habido una renuencia decidida a involucrar a la ciencia forense al servicio de «probar» el Holocausto no significa que no haya habido tales intentos.

En 1999, en Treblinka, por ejemplo, un equipo de investigadores arqueológicos dirigido por el australiano Richard Krege utilizó un radar de penetración en el suelo para tratar de localizar los restos de los 800.000 cuerpos supuestamente enterrados allí. Esto no debería haber sido difícil, ya que el área en la que supuestamente estaban contenidos estos restos cubría un área relativamente minúscula de solo unas pocas hectáreas. En cambio, lo que el equipo encontró fue: nada en absoluto. No encontraron evidencia consistente con el entierro de cientos de miles de cuerpos y, de hecho, no encontraron evidencia de ninguna perturbación del suelo. Por lo tanto, como dijo Krege en un informe posterior,

«A partir de estos escaneos pudimos identificar claramente la estratificación estratigráfica horizontal en gran parte inalterada, más conocida como horizontes, del suelo debajo del campamento. Sabemos por escaneos de tumbas y otros sitios con perturbaciones conocidas del suelo, como canteras, cuando esta estratificación se altera masivamente o falta por completo». Continúa diciendo:

«Los historiadores dicen que los cuerpos fueron exhumados e incinerados hacia el final del uso del campo de Treblinka en 1943, pero no encontramos indicios de que alguna vez existieran fosas comunes».

Naturalmente, este hallazgo no sentó bien con la ortodoxia y, por lo tanto, en 2010, otro equipo dirigido por la Dra. Caroline Sturdy Colls de la Universidad de Staffordshire realizó su propia encuesta de radar terrestre, y tampoco encontró nada. Pero eso no es lo que concluyeron y luego pregonaron a la BBC a quien afirmaron haber encontrado algunos «pozos». Sin restos, sin perturbaciones estratigráficas a gran escala, solo unos pocos «pozos». Como si no estuviera convencida por su propia retórica sobre el asunto, Colls regresó a Treblinka en 2013 con su colega Ivar Shute, donde procedieron a avergonzarse a sí mismos, después de haber transmitido sus hallazgos en documentales de televisión transmitidos tanto por la BBC como por el canal Smithsonian en los Estados Unidos, afirmando (y aquí me refiero al trabajo de Peter Winter nuevamente) haber encontrado un pedazo de porcelana con una Estrella de David en él, pero que más tarde resultó ser una «estrella de salmonete perforada» que resultó ser la marca de una famosa fábrica de porcelana en Polonia.

También es digno de mención que estos investigadores, habiendo encontrado nada más que unos pocos fragmentos de hueso -que, sin más preámbulos, afirmaron que formaban parte de «tres fosas comunes»- y algunas piezas de una base de madera, ambos elementos de los cuales uno podría esperar encontrar en un campo de tránsito como se sabía que era Treblinka, y habiendo identificado erróneamente una «pieza clave de evidencia», recibieron, sin embargo, el tratamiento real por parte de los medios de comunicación y su trabajo exaltado como una especie de prueba definitiva del caso. Por supuesto, no era nada de eso, sino más bien todo puffery y tonterías. Sus investigaciones no habían provocado cuerpos, fragmentos de esqueletos, cenizas humanas, cenizas de madera y ninguna irregularidad en el suelo, investigaciones que, reveladoramente, no implicaron excavaciones en el sitio, ya que esto, afirmaron lapidariamente, «sería una violación de la ley judía».

Pero, entonces, toda la tesis del «exterminio» de Treblinka fue terminalmente deshilachada desde el principio. Por lo tanto, para empezar, los medios ofrecidos para matar a cientos de miles en Treblinka fueron a vapor (incluso la cuenta oficial no tiene «cámaras de gas» en Treblinka); todos habían sido «cocidos al vapor como langostas hasta la muerte». Según Kollerstrom, «esa fase de la narrativa no duró demasiado, y pronto la causa de la muerte se convirtió en un escape de diesel». Ahora, el problema aquí es que Fritz Berg señaló por primera vez en 1983, y luego afirmó en 1992 por Walter Luffl, el Presidente de la Cámara Federal de Ingenieros de Austria, que el asesinato en masa por gaseo con humos de diesel es una imposibilidad virtual. Como tal, la cantidad de monóxido de carbono en los humos de diesel es muy baja (casi siempre mucho menos del 1% y a menudo no más del 0,1%) y que estar sujeto a humos de diesel en una habitación cerrada, incluso durante una hora completa, resulta, para la mayoría de las personas, en simplemente un fuerte dolor de cabeza, aunque las personas con corazones débiles podrían sucumbir en el transcurso de ese período de tiempo. El problema clave, sin embargo, es que todos los relatos de «testigos oculares», todos ellos, atestiguan la noción de que la muerte ocurrió en diez o veinte minutos.

La narrativa oficial comenzaba a tensarse en las costuras, especialmente la incapacidad de encontrar ninguna evidencia prima facie real de los cuerpos. No te preocupes. Como ya se mencionó, esta parte de la historia se completó al tener todos los cuerpos, los 800,000 de ellos, desenterrados y quemados. (Uno imagina que esto podría haber sido un pequeño problema para los apenas veinte o treinta miembros del personal administrativo de las SS y unos cien guardias ucranianos estacionados allí, pero tal vez fueron súper diligentes). Ahora se necesitan alrededor de 150 kg (más de 300 libras) de madera para quemar solo un cuerpo y un cálculo simple calcula que la cantidad de madera necesaria para quemar 800,000 cuerpos es, bueno, simplemente asombrosa. Y, por supuesto, nunca se han encontrado tales cenizas de madera, ni siquiera un rastro remoto de ellas, en Treblinka. Como kollerstrom comenta en este punto,

«Treblinka es el sitio de no uno, sino dos asombrosos Holo-milagros: el gaseo milagroso de 800,000 judíos usando un gas no letal, y luego la quema milagrosa de unos 800,000 cadáveres judíos en enormes piras al aire libre, encendiendo así los mitos Holo-caust (totalmente ardientes) con su significado inextinguiblemente infernal. Caroline Sturdy Colls y su equipo científico de Birmingham estaban pisando un terreno sagrado, con tantos cientos de miles de judíos (no) enterrados allí».

De hecho, el mismo programa de la BBC que presentó a Coll et al, «aludió casualmente a «Enormes pozos de carne en llamas abiertos», ¡la imagen original de Holo-hoax!». Llegaremos a más reminiscencias de «sangre ardiente y hirviendo» en la siguiente sección. Baste decir por ahora que la sangre, y los cuerpos humanos, no se queman simplemente por sí mismos, es decir, no sin combustible adicional.

Podríamos continuar y ver holo-historias similares y encuentros desmitificadores similares con la ciencia (incluidos recuentos de muertes muy fluctuantes, evidencia arqueológica de desaparecidos en acción y, sin embargo, metodologías de asesinato cada vez más improbables) para muchos de los otros campos, incluidos Sobibor, Chelmo, Majdanek y Belzec. Sin embargo, el tiempo y el espacio nos humillan, y así nos llevan a la última línea de nuestra investigación: el siempre popular, siempre entretenido, testimonio de «testigo ocular».

Cuentos de hadas del infierno

Comencemos aquí recordando al lector lo que se dijo al principio sobre las infames imágenes de Bergen-Belsen, las que se toman como simbólicas de toda la narrativa del Holocausto en sí; son reales, pero son, al mismo tiempo, tergiversaciones.

Bergen-Belsen, ubicado en el noroeste de Alemania, fue originalmente un campo de prisioneros de guerra que se convirtió en un campo de concentración en 1943. El campo fue liberado por soldados británicos el 15 de abril de 1945 que casualmente estaban acompañados por un gran contingente de periodistas. Es probable que debido a la presencia de estos testigos oculares reales nunca se haya afirmado que hubiera «cámaras de gas» en Bergen-Belsen. Sin embargo, esto no impidió que los medios occidentales posteriores retrataran las fotos tomadas allí de los miles de cuerpos demacrados, de haber estado gaseando a las víctimas. Las muertes de este último, es pertinente señalar, fueron el resultado de un brote de tifus en las etapas finales de la guerra, que a su vez se debió en gran medida al bombardeo aliado que había interrumpido fatalmente la infraestructura alemana y que había impedido el reabastecimiento de alimentos y Zyklon B a muchos de los campos. [De hecho, el campamento estaba tan infestado de tifus que los británicos finalmente se vieron obligados a quemarlo hasta los cimientos.]

Aquí tenemos toda la tesis del «exterminio» aparentemente de cabeza; una proposición que a primera vista podría parecer extravagante si no tuviéramos otro documento de fuente primaria que la respaldara. Como señala Kollerstrom,

«Dos millones y medio de toneladas de bombas estadounidenses y británicas destruyeron la infraestructura y la esperanza. Los campos se convirtieron en campos de exterminio. Obtenemos una visión de la catástrofe que se está desarrollando a partir del Informe de la Cruz Roja [publicado en 1948]… Por lo tanto, las autoridades alemanas se esforzaron por aliviar la grave situación en la medida de lo posible. La Cruz Roja es bastante explícita al afirmar que los suministros de alimentos cesaron en este momento debido a los bombardeos aliados … y en interés de los judíos internados habían protestado el 15 de marzoésimo, 1944 contra la «bárbara guerra aérea de los Aliados»… Al tratar el exhaustivo Informe de tres volúmenes de la Cruz Roja, es importante destacar que los delegados de la Cruz Roja Internacional no encontraron evidencia alguna en los campos en el Eje-Europa de una política deliberada para exterminar a los judíos. En todas sus 1.600 páginas, el Informe nunca insinúa ninguna cámara de gas humana».

Y lo que no mencioné anteriormente con respecto a los descifrados británicos de Intel fue que, en agosto de 1943, el jefe del Ejecutivo Británico de Guerra Psicológica, Victor Cavendish-Bentick, envió un telegrama secreto del Ministerio de Relaciones Exteriores tanto a Washington como a Moscú diciendo, efectivamente, que a pesar de los rumores que estaban escuchando, no había la más mínima evidencia para apoyar la idea de que las cámaras de gas se estaban utilizando para matar a alguien y mucho menos a millones de personas.

También se mencionó anteriormente el testimonio de testigos oculares del comandante de Auschwitz, Rudolf Hoss, cuyo testimonio extraído de la tortura fue un pilar para la fiscalía en Nuremberg. Aparte de las pruebas posteriores que atestiguan su tortura, muchos componentes clave de su testimonio fueron, incluso en ese momento se sabía que habían sido falsificados, o deberían haber sido para cualquier otro tribunal que no fuera un canguro, ya que contradecían los hechos conocidos y contemporáneos con respecto a los propios campos. Por lo tanto, Hoss dio una declaración jurada a la corte de que había visitado Treblinka en junio de 1941, donde, dijo, 80,000 judíos habían sido «liquidados» en los seis meses anteriores. El problema con todo esto es que Treblinka no comenzó a recibir judíos hasta finales de julio de 1942. En resumen, ¡su relato de ‘testigo ocular’ es un año y medio demasiado temprano! De hecho, ninguno de los campos de tránsito, incluidos Sobibor y Belzec, se puso en marcha hasta mayo de 1942. Para complicar aún más la vida de los futuros holohistoriadores ortodoxos fue la insistencia de Hoss en que el diesel se usaba como medio para matar, y que, una vez que se descubrió que tal metodología era altamente improbable, si no imposible, iba a entorpecer la narrativa oficial para siempre, ya que abandonarla significaba abandonar el testimonio de Hoss en su totalidad.

Luego está el estimado profesor Paul Rassinier, un historiador francés, socialista y antinazi que más tarde se convirtió en un combatiente de la resistencia, pero que finalmente fue capturado y encarcelado en Buchenwald. Rassinier sobrevivió a la guerra, después de lo cual comenzó su carrera de toda la vida de desacreditar las afirmaciones de gaseo por parte de otros «testigos oculares». Kollerstrom cita una cita de uno de los informes publicados por Rassinier que concluyó:

«Con respecto a las cámaras de gas, la procesión casi interminable de falsos testigos y de documentos falsificados, a la que he llamado la atención del lector durante este estudio, demuestra, sin embargo, una cosa: nunca en ningún momento las autoridades responsables del Tercer Reich tuvieron la intención de ordenar, o de hecho ordenar, el exterminio de los judíos de esta o de cualquier otra manera».

Y luego está el testigo de la defensa, el distinguido patólogo, Charles Larson, «enviado por el ejército estadounidense en 1945 para inspeccionar los cadáveres apilados en los campos de trabajo alemanes en Dachau, Belsen, etc., [quien] se negó firmemente a declarar que había visto un cadáver de color rosa asesinado por cianuro».

¿Dejé de mencionarlo? Todavía hay una pieza reveladora más de evidencia forense que atestigua la completa falacia de la tesis de gaseo. Este es el hecho bien documentado de que no hay registros de ningún tipo de cadáveres rosados. Resulta que morir por envenenamiento por cianuro de hidrógeno convierte al cuerpo en un tono rosa brillante, y no hay evidencia de que tal haya sido visto, por nadie, nunca. Aparentemente, ninguno de los «testigos oculares» eran patólogos.

Pero, entonces, querido lector, tal vez estos no son el tipo de informes de testigos oculares que podría haber estado esperando. Así que, sin más preámbulos, vayamos a ellos, aunque como el elenco de personajes aquí son legión tendremos que contentarnos con algunos ejemplos para simplemente capturar el sabor del asunto.

Probablemente el relato más prominente de «testigo ocular» es el de Elie Wiesel, cuyo libro de 1958, Night, ha vendido más de diez millones de copias, y que finalmente lo llevó a ser galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1986. El problema con el libro, aparte de su narrativa patentemente hiperbólica, es que es casi seguro que es un relato completamente fraudulento. Así, en 2009, un compañero judío húngaro, Nickolaus Gruner, después de veinte años de investigar el tema, emitió este comunicado de prensa:

«Elie Wiesel A-7713 nunca ha existido, y el hombre que se dice a sí mismo como ‘Elie Wiesel’ con el número de campo de concentración A-7713, sabiendo muy bien que este número pertenecía a otra persona, es un impostor del peor tipo. Para esta declaración, yo, Nikolaus Gruner A-11104, tengo conocimiento certificado y escrito de».

Gruner luego publicó un libro, ‘Stolen Identity A7713’, en el que proporcionó documentación detallada obtenida de los archivos del Museo de Auschwitz que muestran que Lazar Wiesel, y a quien Gruner conocía, era el verdadero portador de ese número. El primero, según Kollerstrom, «nació el 4 de septiembre de 1913, recibió el número y tatuaje A-7713; como también su hermano, Abraham, nacido el 10 de octubre de 1900, recibió el número adyacente A-7712. Este último número es el que Elie Wiesel afirma que pertenecía a su padre Shlomo… No existen tales registros de registro para Elie y su padre: no están allí«.

Elie Wiesel se negó a responder a un desafío formal de Gruner para comparecer ante un tribunal de Budapest para combatir estos cargos, al igual que siempre se negó a mostrar a nadie el supuesto tatuaje en sus brazos. Pero, entonces, uno solo necesita leer detenidamente algunas de las afirmaciones absolutamente fantásticas en ‘Night’ para darse cuenta de que algo está seriamente torcido. Como relata Kollerstrom,

«¡Habiendo sido escrito ya en 1958, Night no cuenta con ninguna cámara de gas! En lugar de Zyklon, tiene enormes pozos tipo Moloch de bebés en llamas… Los malvados nazis estaban descargando camiones cargados de bebés pequeños en los enormes pozos en llamas y los cuerpos eran inflamables. Los cuerpos humanos son 70% agua. Realmente no se queman solos. «

Aquí vale la pena citar a night solo para experimentar el tenor de la narrativa:

«Más tarde, me entero por un testigo que, mes tras mes, el suelo nunca dejó de temblar; y que, de vez en cuando, brotaban géiseres de sangre de ella».

Vale la pena recordar al lector en este punto que son este tipo de declaraciones absolutamente fantásticas las que caracterizan gran parte de los testimonios de «testigos oculares», pero cuya aceptación acrítica por parte de generaciones de lectores es, más bien, un mero testimonio de la credulidad del verdadero creyente. Pasemos a nuestro siguiente testimonio.

En la portada de sus memorias (publicadas en 1946), Simon Wiesenthal, el famoso cazador de nazis, presentaba una ilustración que pretendía ser tres reclusos judíos fusilados por los nazis en Mauthausen. La imagen muestra a los tres prisioneros atados a estacas y caídos en poses trágicas, aunque muy dramáticas, mientras yacían desplomados y muertos contra las estacas. Wiesenthal afirmó que había «presenciado» los disparos. El problema aquí es que los cuadros retratados fueron claramente levantados de una fotografía del 11 de junio.ésimo Edición de 1945 de la revista Life, donde se muestran exactamente las mismas poses, y muy únicas, de tres prisioneros alemanes que habían sido ejecutados como espías, esto después de haber sido atrapados vistiendo uniformes estadounidenses mientras intentaban infiltrarse en las líneas aliadas durante la Batalla de las Ardenas. Una vez más, nos encontramos con un «testigo ocular» supuestamente impecable que miente descaradamente y comete un fraude manifiesto, y que da serios problemas de credibilidad a cualquier otra cosa que tenga que decir.

Una caldera del Holocausto particularmente influyente es la de Philip Muller, ‘Eyewitness Auschwitz: Three Years in the Gas Chambers’, (1979), en la que el héroe afirma haber sido el «único sobreviviente de las operaciones de asesinato» en Auschwitz durante tres años. Él también describe «los pozos en llamas en los que se consumían los judíos». Este premiado best-seller es, según Kollerstrom, «lectura obligatoria en muchos cursos de estudio del Holocausto». El problema con él, sin embargo, es que no fue escrito por Muller, sino por el escritor fantasma Helmut Freitag quien, a su vez, lo había plagiado de un relato igualmente falso de Miklos Nyiszli titulado, ‘Auschwitz: A Doctor’s Eyewitness Account’ (1947). En ese libro, Nyiszli afirma alegremente que Auschwitz mató a 20,000 personas por día, todos los días, desde 1940 hasta 1944, ¡lo que suma 29 millones de muertos! Pero, entonces, ¿quién está contando? Ciertamente no el decano de los holohistoriadores, Raúl Hilberg, como su supuestamente autoritario, ‘La destrucción de los judíos europeos’, lo cita repetidamente.

Terminemos con un último testimonio, ‘El diario de Ana Frank’; aunque permítanme decir al principio aquí que esta pequeña deconstrucción no pretende de ninguna manera impugnar a la propia Ana. Más bien, lo siguiente es un testimonio de hasta dónde están dispuestos a llegar aquellos que creen en la filosofía de los fines que justifican los medios.

Para las mentes críticas, el ‘Diario’ siempre fue algo sospechoso, ya que hay pasajes, específicamente aquellos que detallan un breve relato histórico y político de la ocupación alemana de Holanda, que claramente no son de la mano de una niña de 13 años. Este escepticismo se confirmaría más tarde cuando se demostró, primero en un tribunal de Ámsterdam y luego en una investigación criminal alemana, que Otto Frank, el padre de Ana, había sido, de hecho, el autor de partes sustanciales del diario, y que había utilizado un bolígrafo (no disponible durante la guerra) para escribirlos. De hecho, Otto Frank, que fue tratado por tifus en el hospital.[6] en Auschwitz y sobrevivió a la guerra (muriendo en 1980) – había publicado, aparentemente, por primera vez el libro como una obra de, en sus propias palabras, «ficción», bajo el título, ‘El Anexo: Notas del diario’. El título, ‘Diario de Ana Frank’, fue dado al libro por sus primeros editores ingleses.

Es, finalmente, digno de mención, y aquí cito a Peter Winter,

«… que Ana Frank murió de tifus y no fue «gaseada». Es una de las horribles ironías que Ana Frank muriera debido a la falta de Zyklon-B en Bergen-Belsen, y esta falta fue causada directamente por la campaña de bombardeos aliados. La verdadera historia de Ana Frank es lo suficientemente trágica, pero la cruel explotación, exageración y falsificación de su diario por parte de los narradores del Holocausto es un escándalo de proporciones épicas».

Prácticamente todas las otras «autobiografías» centrales, como mencioné al principio, se han demostrado que son falsas o exageraciones groseras, y el resto de los testimonios individuales se derivan en gran medida de estos relatos y / o se basan en meros rumores y rumores, de modo que cuando se enfrentan en un tribunal de justicia mediante la investigación de investigación, los «testigos» inevitablemente recurren a ellos. «Escuché» o «alguien me lo dijo» o «Era de conocimiento común», etc. Parece que el profesor Rassinier sabía de qué se trataba.

Reflexiones finales

Al escribir una crítica de este tipo, es decir, una que golpea el corazón de un mito social tan antiguo y sagrado, tal no puede evitar conjurar en algún nivel, y en ciertos momentos, una medida de duda. Las preguntas le hacen cosquillas a la fantasía. ¿Estoy equivocado? ¿Se equivoca el autor? ¿Acabamos todos de ser seducidos por una buena historia, un argumento coherente pero sin saberlo defectuoso? Y, de hecho, si uno es una persona honesta, la respuesta a esas preguntas debe ser, «tal vez».

Aún así, después de haber cruzado este puente muchas veces en mi carrera poco distinguida, me he decidido por un proceso consolador de simplemente sentarme y revisar los fundamentos de la evidencia y el argumento, su peso y medida, todo redondeado y sazonado con una cierta cantidad de instinto intangible, y llegando a una decisión razonada. Al final, como nietzsche era tan aficionado a señalar, debemos actuar, sobre el conocimiento imperfecto.

Pero confesaré que incluso si finalmente se demostrara que el caso revisionista estaba equivocado, y la ortodoxia prevalecera, solo podría sonreír y pensar en Ernst Mach que una vez dijo:

«Si estos conceptos resultan ser ciertos, no me avergonzaré de ser el último en creer».

Pero si el caso revisionista es cierto, entonces no son sólo las trágicas víctimas de los propios campos las que han sido tan cínicamente utilizadas en un juego de setenta y cinco años de propaganda imperial occidental y sionista; en un juego de humo y espejos al servicio de desviar la atención de muchos un verdadero holocausto[7] – como Vietnam, o Indonesia o Irak – al amparo de uno falso; en un juego de cruel ironía donde un fascismo histórico ha sido tergiversado y aprovechado al servicio de un fascismo futuro. No, no son solo ellos, como la propia Ana Frank, los que han sido tan cruelmente mal utilizados, sino que somos nosotros, todos nosotros, los que hemos sido jugados como retoños en una de las mayores estafas de todos los tiempos; uno que ha deformado nuestras mentes y almas no solo para creer en horrores de cuentos de hadas que corrompen nuestra visión misma de lo que significa ser humano, sino que nos ha seducido en una justicia propia maligna y fatal donde hemos llegado a creer arrogantemente que, como Carl Jung escribió una vez, «Todo el mal se encuentra a solo unas pocas millas detrás de las líneas enemigas».

Espero que en esta coyuntura, después de haber conocido algunos de los documentos de la fuente primaria, es decir, los Archivos Arolsen, los «Libros de la Muerte» soviéticos, los Informes Leuchter y Rudolf, el Informe de la Cruz Roja de 1948 de tres volúmenes, los Descifrados de Intel británicos, el testimonio de testigos oculares, los orígenes del meme de «seis millones», etc., que cualquier persona razonable ahora entretenga, por lo menos, una duda razonable sobre este tema. Pero, por supuesto, en muchas partes del mundo, la duda razonable no está permitida. En gran parte de Europa, la duda está prohibida por la ley. Aquí en América del Norte la duda no está permitida por la costumbre, por los prejuicios arraigados y por la censura forzada y generalizada.[8]

Y quizás, después de todo, esta es la mayor indignación, porque se nos ha dicho, sí, se nos ha dicho, lo que debemos creer y lo que no debemos creer, y que el asunto no está abierto a discusión, en absoluto. Caso cerrado. Para siempre. No hay debate para ti. Como el Dr. Kollerstrom pregunta intencionadamente,

«¿Quién tiene el control del pasado? ¿Alguien lo posee? ¿Te meterán en la cárcel si no estás de acuerdo?»

Arrojado a un oscuro encantamiento de tres cuartos de siglo, el autor nos ordena agitar la varita de la razón y romper el hechizo.

Notas

[1] Para aquellos que deseen comprar y leer el libro, aquí está el enlace al sitio de Castle Hill Publishing (y que alberga docenas de obras revisionistas para aquellos interesados en profundizar en este tema; la compañía editorial está dirigida por el propio Germar Rudolf): https://shop.codoh.com/book/breaking-the-spell-en/

[2] Y lo que probablemente explica por qué los reclusos estaban tatuados con números, ya que esto habría tenido poco sentido si estos últimos simplemente fueran asesinados.

[3] Para un ejemplo clásico de tales tribunales canguro, véase mi artículo, ‘Propaganda hotelera: lo que realmente sucedió en Ruanda, alrededor de 1994’ y que subsume una discusión sobre el Tribunal Penal Internacional para Rwanda. Otro más es el Tribunal Penal Internacional para Yugoslavia (tribunal penal internacional para Yugoslavia), igualmente comprometido.

[4] Para aquellos que deseen leer la versión de Winter de los asuntos, y que en gran medida se superponen con las que se encuentran en el libro de Kollerstrom, aquí está el enlace: https://thesixmillionfactorfiction.blogspot.com/ Puede descargar este libro de forma gratuita como un documento PDF.

[5] Aquí está el enlace a ‘Diseccionando el Holocausto’, editado por Germar Rudolf (un tomo bastante pesado que incluye un compendio de ensayos mucho más detallados de una docena de autores): https://shop.codoh.com/book/dissecting-the-holocaust-en/38/

[6] Auschwitz/Birkenau no solo tenía un hospital con una unidad quirúrgica dedicada, sino también una biblioteca de campo con 45.000 volúmenes, seis orquestas de reclusos, una cocina y panadería, un teatro, una oficina de correos … y una piscina, cuyos restos son claramente visibles hasta el día de hoy.

[7] De hecho, hay evidencia sustantiva de que más de un millón de prisioneros de guerra alemanes murieron en los pocos meses al final de la guerra a manos de los Aliados. El historiador canadiense, James Bacque, investiga esto en su libro, ‘Otras pérdidas’ (y que puedo cubrir en un ensayo futuro). En particular, propone que solo en el vasto campo de prisioneros de guerra estadounidense al aire libre, murieron hasta 900,000, y cuyas muertes se encubrieron bajo el oscuro título burocrático de «otras pérdidas». Postula además que, en este caso, si no es un «plan», ciertamente hay evidencia de una política de alto nivel de negligencia deliberada que se derivó directamente del propio Eisenhower.

[8] Vale la pena señalar aquí que ninguna de estas obras está generalmente disponible a través de librerías convencionales o a través de los principales minoristas en línea. De hecho, Rudolph ha escrito un pequeño libro sobre el tema titulado, ‘The Day Amazon Murdered History’, que relata cómo, «a principios de 2017, una serie de amenazas anónimas de bomba contra centros comunitarios judíos ocurrieron en los Estados Unidos alimentando una campaña de grupos judíos para prohibir todos los escritos revisionistas, describiéndolos falsamente como antisemitas. Amazon cumplió y prohibió más de un centenar de obras con puntos de vista disidentes sobre el Holocausto. En abril de 2017, un judío israelí fue arrestado por haber colocado las falsas amenazas de bomba, un «servicio» pagado que había ofrecido durante años. A pesar de esta revelación, la prohibición permanece hasta el día de hoy.

Fuente: https://www.unz.com/article/breaking-the-spell/

Judíos y nazis (artículo de 2018)

LTC: Artículo muy interesante, esclarecedor y actual (Ucrania) de lo que históricamente ha ocurrido y se ha tapado. Vuelve a ocurrir con sus aristas a merced y a la vez esclavas de su tiempo (el ahora), su infinita acritud e incredulidad al pasado y la conveniencia del futuro.

Por: RON UNZ • AGOSTO 6, 2018

Líderes israelíes y la Alemania nazi

Hace unos 35 años, estaba sentado en el dormitorio de mi universidad leyendo de cerca el New York Times como lo hacía todas y cada una de las mañanas cuando noté un artículo asombroso sobre el controvertido nuevo primer ministro israelí, Yitzhak Shamir.

En aquellos días pasados, la Dama Gris era estrictamente una publicación impresa en blanco y negro, que carecía de las grandes fotografías en color de estrellas del rap y largas historias sobre técnicas de dieta que llenan gran parte de la cobertura de noticias de hoy, y también parecía tener una ventaja mucho más dura en sus informes de Medio Oriente. Un año más o menos antes, el predecesor de Shamir, Menacham Begin, había permitido que su ministro de Defensa, Ariel Sharon, lo convenciera para que invadiera el Líbano y sitiara Beirut, y la posterior masacre de mujeres y niños palestinos en los campos de refugiados de Sabra y Shatila había indignado al mundo y enfurecido al gobierno de Estados Unidos. Esto finalmente llevó a la renuncia de Begin, con Shamir, su Ministro de Relaciones Exteriores, tomando su lugar.

Antes de su sorprendente victoria electoral de 1977, Begin había pasado décadas en el desierto político como un derechista inaceptable, y Shamir tenía un trasfondo aún más extremo, con los principales medios de comunicación estadounidenses informando libremente de su larga participación en todo tipo de asesinatos de alto perfil y ataques terroristas durante la década de 1940, pintándolo como un hombre muy malo.

Dadas las notorias actividades de Shamir, pocas revelaciones me habrían sorprendido, pero esta lo hizo. Aparentemente, a finales de la década de 1930, Shamir y su pequeña facción sionista se habían convertido en grandes admiradores de los fascistas italianos y los nazis alemanes, y después de que estalló la Segunda Guerra Mundial, habían hecho repetidos intentos de ponerse en contacto con Mussolini y el liderazgo alemán en 1940 y 1941, con la esperanza de alistarse en las Potencias del Eje como su afiliado palestino. y emprender una campaña de ataques y espionaje contra las fuerzas británicas locales, para luego compartir el botín político tras el inevitable triunfo de Hitler.

Ahora el Times claramente veía a Shamir bajo una luz muy negativa, pero me parecía extremadamente improbable que hubieran publicado una historia tan notable sin estar absolutamente seguros de sus hechos. Entre otras cosas, había largos extractos de las cartas oficiales enviadas a Mussolini denunciando ferozmente los sistemas democráticos «decadentes» de Gran Bretaña y Francia a los que se oponía, y asegurando a Il Duce que tales nociones políticas ridículas no tendrían lugar futuro en el estado cliente judío totalitario que esperaban establecer bajo sus auspicios en Palestina.

Resulta que tanto Alemania como Italia estaban preocupadas por cuestiones geopolíticas más grandes en ese momento, y dado el pequeño tamaño de la facción sionista de Shamir, no parece haber salido mucho de esos esfuerzos. Pero la idea de que el Primer Ministro en funciones del Estado judío haya pasado sus primeros años de guerra como un aliado nazi no correspondido era ciertamente algo que se queda en la mente de uno, no conformándose con la narrativa tradicional de esa época que siempre había aceptado.

Lo más notable es que la revelación del pasado pro-Eje de Shamir parece haber tenido un impacto relativamente menor en su posición política dentro de la sociedad israelí. Pensaría que cualquier figura política estadounidense que se descubriera que había apoyado una alianza militar con la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial habría tenido muchas dificultades para sobrevivir al escándalo político resultante, y lo mismo seguramente sería cierto para los políticos en Gran Bretaña, Francia o la mayoría de las otras naciones occidentales. Pero aunque ciertamente hubo cierta vergüenza en la prensa israelí, especialmente después de que la impactante historia llegara a los titulares internacionales, aparentemente la mayoría de los israelíes tomaron todo el asunto con calma, y Shamir permaneció en el cargo por otro año, y luego sirvió un segundo mandato, mucho más largo como Primer Ministro durante 1986-1992. Los judíos de Israel aparentemente consideraban a la Alemania nazi de manera muy diferente a la mayoría de los estadounidenses, y mucho menos a la mayoría de los judíos estadounidenses.

Alrededor de ese mismo tiempo, un segundo ejemplo intrigante de esta perspectiva israelí bastante diferente hacia los nazis también me llamó la atención. En 1983, Amos Oz, a menudo descrito como el mejor novelista de Israel, había publicado En la tierra de Israel con críticas brillantes. Este libro fue una colección de largas entrevistas con varias figuras representativas de la sociedad israelí, tanto moderadas como extremas, así como una cierta cobertura de los palestinos que también vivían entre ellos.

De estos perfiles ideológicos, uno de los más cortos pero más ampliamente discutidos fue el de una figura política especialmente de línea dura, sin nombre pero casi universalmente se cree que es Ariel Sharon, una conclusión ciertamente respaldada por los detalles personales y la descripción física proporcionada. Casi al principio, esa figura mencionó que personas de su clase ideológica habían sido denunciadas recientemente como «judeo-nazis» por un prominente académico liberal israelí, pero en lugar de rechazar esa etiqueta, la acogió con satisfacción. Así que el tema generalmente se hizo conocido en las discusiones públicas como el «judeo-nazi».

Que se describiera a sí mismo en tales términos no era una exageración, ya que abogaba alegremente por la matanza de millones de enemigos de Israel, y la vasta expansión del territorio israelí por la conquista de las tierras vecinas y la expulsión de sus poblaciones, junto con el libre uso de armas nucleares si ellos o cualquier otra persona se resistía demasiado fuertemente a tales esfuerzos. En su audaz opinión, los israelíes y los judíos en general eran demasiado blandos y mansos, y necesitaban recuperar su lugar en el mundo convirtiéndose una vez más en un pueblo conquistador, probablemente odiado pero definitivamente temido. Para él, la gran masacre reciente de mujeres y niños palestinos en Sabra y Shatila no tuvo ninguna consecuencia, y el aspecto más desafortunado del incidente fue que los asesinos habían sido aliados falangistas cristianos de Israel en lugar de soldados israelíes.

Ahora el exceso retórico es bastante común entre los políticos y un manto de anonimato prometido obviamente aflojará muchas lenguas. Pero, ¿alguien puede imaginar a una figura pública estadounidense u otra figura pública occidental hablando en tales términos, y mucho menos a alguien que se mueve en círculos políticos superiores? En estos días, Donald Trump a veces tuitea un insulto crudo mal escrito a las 2 de la mañana, y los medios estadounidenses están horrorizados. Pero dado que su administración se filtra como un tamiz, si rutinariamente se jactara ante sus confidentes de la posibilidad de matar a millones, seguramente habríamos oído hablar de ello. Para el caso, no parece haber la más mínima evidencia de que los nazis alemanes originales hablaron de esa manera en privado, y mucho menos mientras un periodista tomaba notas cuidadosamente. Pero los «judeo-nazis» de Israel son otra historia.

Tan cerca como puedo recordar, la última figura, incluso ligeramente prominente en la vida pública estadounidense que se declaró «nazi» fue George Lincoln Rockwell durante la década de 1960, y fue mucho más un artista de performance política que un líder político real. Incluso una figura tan marginada como David Duke siempre ha negado acaloradamente tal acusación. Pero aparentemente la política en Israel es jugada por reglas diferentes.

En cualquier caso, las supuestas declaraciones de Sharon parecen haber tenido poco impacto negativo en su carrera política posterior, y después de pasar algún tiempo en el desierto político después del desastre del Líbano, finalmente sirvió cinco años como Primer Ministro durante 2001-2006, aunque en esa fecha posterior sus puntos de vista fueron denunciados regularmente como demasiado suaves y comprometedores debido a la constante deriva hacia la derecha del espectro político israelí.

El sionismo en la era de los dictadores

A lo largo de los años, ocasionalmente he hecho intentos poco entusiastas de localizar el artículo del Times sobre Shamir que se había quedado atrapado en mi memoria durante mucho tiempo, pero que no ha tenido éxito, ya sea porque fue eliminado de los archivos del Times o, más probablemente, porque mis mediocres habilidades de búsqueda resultaron inadecuadas. Pero estoy casi seguro de que la pieza había sido impulsada por la publicación en 1983 de Zionism in the Age of the Dictators por Lenni Brenner, un antisionista de la persuasión trotskista y los orígenes judíos. Hace muy poco descubrí ese libro, que realmente cuenta una historia extremadamente interesante.

Brenner, nacido en 1937, ha pasado toda su vida como un izquierdista de núcleo duro no reconstruido, con sus entusiasmos que van desde la revolución marxista hasta las Panteras Negras, y obviamente es un cautivo de sus puntos de vista y su ideología. A veces, este trasfondo perjudica el flujo de su texto, y las alusiones periódicas a las clases «proletaria», «burguesía» y «capitalista» a veces se vuelven un poco agotadoras, al igual que su aceptación irreflexiva de todas las creencias compartidas comunes a su círculo político. Pero seguramente solo alguien con ese tipo de ferviente compromiso ideológico habría estado dispuesto a dedicar tanto tiempo y esfuerzo a investigar ese controvertido tema e ignorar las interminables denuncias que resultaron, que incluso incluyeron agresiones físicas por parte de partisanos sionistas.

En cualquier caso, su documentación parece completamente hermética, y algunos años después de la aparición original de su libro, publicó un volumen complementario titulado 51 Documents: Zionist Collaboration with the Nazis, que simplemente proporciona traducciones al inglés de toda la evidencia cruda detrás de su marco analítico, permitiendo a las partes interesadas leer el material y sacar sus propias conclusiones.

Entre otras cosas, Brenner proporciona evidencia considerable de que la facción sionista de derecha más grande y algo más convencional dirigida más tarde por el futuro primer ministro israelí Menachem Begin fue casi invariablemente considerada como un movimiento fascista durante la década de 1930, incluso aparte de su cálida admiración por el régimen italiano de Mussolini. Este no era un secreto tan oscuro en ese período, dado que su principal periódico palestino publicaba una columna regular de un alto líder ideológico titulada «Diario de un fascista». Durante una de las principales conferencias sionistas internacionales, el líder de la facción Vladimir Jabotinsky entró en la sala con sus seguidores de camisa marrón en plena formación militar, lo que llevó a la silla a prohibir el uso de uniformes para evitar un motín, y su facción pronto fue derrotada políticamente y finalmente expulsada de la organización paraguas sionista. Este importante revés se debió en gran parte a la hostilidad generalizada que el grupo había despertado después de que dos de sus miembros fueran arrestados por la policía británica por el reciente asesinato de Chaim Arlosoroff, uno de los funcionarios sionistas de más alto rango con sede en Palestina.

De hecho, la inclinación de las facciones sionistas más derechistas hacia el asesinato, el terrorismo y otras formas de comportamiento esencialmente criminal fue realmente bastante notable. Por ejemplo, en 1943 Shamir había organizado el asesinato de su rival de facción, un año después de que los dos hombres escaparan juntos de la cárcel por un robo a un banco en el que habían muerto transeúntes, y afirmó que había actuado para evitar el asesinato planeado de David Ben-Gurion, el principal líder sionista y futuro primer ministro fundador de Israel. Shamir y su facción ciertamente continuaron este tipo de comportamiento en la década de 1940, asesinando con éxito a Lord Moyne, el ministro británico para el Medio Oriente, y al conde Folke Bernadotte, el negociador de paz de la ONU, aunque fracasaron en sus otros intentos de matar al presidente estadounidense Harry Truman y al ministro de Relaciones Exteriores británico Ernest Bevin, y sus planes para asesinar a Winston Churchill aparentemente nunca pasaron de la etapa de discusión. Su grupo también fue pionero en el uso de coches bomba terroristas y otros ataques explosivos contra objetivos civiles inocentes, todo mucho antes de que los árabes o los musulmanes hubieran pensado en utilizar tácticas similares; y la facción sionista más grande y «moderada» de Begin hizo lo mismo. Dados esos antecedentes, no fue sorprendente que Shamir más tarde se desempeñara como director de asesinatos en el Mossad israelí durante 1955-1965, por lo que si el Mossad realmente jugó un papel importante en el asesinato del presidente John F. Kennedy, es muy probable que estuviera involucrado.

La Asociación Económica Nazi-Sionista de la década de 1930

La portada de la edición de bolsillo de 2014 del libro de Brenner muestra la medalla conmemorativa golpeada por la Alemania nazi para marcar su alianza sionista, con una estrella de David en la cara frontal y una esvástica en el anverso. Pero, por extraño que parezca, este medallón simbólico en realidad no tenía absolutamente ninguna conexión con los intentos fallidos de la pequeña facción de Shamir de organizar una alianza militar nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Aunque los alemanes prestaron poca atención a las súplicas de esa organización menor, el movimiento sionista dominante mucho más grande e influyente de Chaim Weizmann y David Ben-Gurion era algo completamente diferente. Y durante la mayor parte de la década de 1930, estos otros sionistas habían formado una importante asociación económica con la Alemania nazi, basada en una obvia coincidencia de intereses. Después de todo, Hitler consideraba a la población judía del uno por ciento de Alemania como un elemento perturbador y potencialmente peligroso que quería que desapareciera, y el Medio Oriente parecía un destino tan bueno para ellos como cualquier otro. Mientras tanto, los sionistas tenían objetivos muy similares, y la creación de su nueva patria nacional en Palestina obviamente requería tanto inmigrantes judíos como inversión financiera judía.

Después de que Hitler fue nombrado canciller en 1933, los judíos indignados de todo el mundo habían lanzado rápidamente un boicot económico, con la esperanza de poner a Alemania de rodillas, con el Daily Express de Londres publicando el famoso titular de la pancarta «Judea declara la guerra a Alemania». La influencia política y económica judía, entonces como ahora, era muy considerable, y en las profundidades de la Gran Depresión, la empobrecida Alemania necesitaba exportar o morir, por lo que un boicot a gran escala en los principales mercados alemanes representaba una amenaza potencialmente grave. Pero esta situación exacta proporcionó a los grupos sionistas una excelente oportunidad para ofrecer a los alemanes un medio para romper ese embargo comercial, y exigieron términos favorables para la exportación de productos manufacturados alemanes de alta calidad a Palestina, junto con los judíos alemanes acompañantes. Una vez que la noticia de este importante Ha’avara o «Acuerdo de Transferencia» con los nazis salió en una Convención Sionista de 1933, muchos judíos y sionistas se indignaron, y condujo a varias divisiones y controversias. Pero el acuerdo económico era demasiado bueno para resistirse, y siguió adelante y creció rápidamente.

La importancia del pacto nazi-sionista para el establecimiento de Israel es difícil de exagerar. Según un análisis de 1974 en Jewish Frontier citado por Brenner, entre 1933 y 1939 más del 60% de toda la inversión en la Palestina judía provino de la Alemania nazi. El empobrecimiento mundial de la Gran Depresión había reducido drásticamente el apoyo financiero judío en curso de todas las demás fuentes, y Brenner sugiere razonablemente que sin el respaldo financiero de Hitler, la naciente colonia judía, tan pequeña y frágil, podría haberse marchitado y muerto fácilmente durante ese difícil período.

Tal conclusión conduce a hipótesis fascinantes. Cuando me topé por primera vez con referencias al Acuerdo de Ha’avara en sitios web aquí y allá, uno de los comentaristas que mencionaban el tema medio en broma sugirió que si Hitler hubiera ganado la guerra, seguramente se le habrían construido estatuas en todo Israel y hoy sería reconocido por los judíos de todo el mundo como el heroico líder gentil que había desempeñado el papel central en el restablecimiento de una patria nacional para el pueblo judío en Palestina después de casi 2000. años de amargo exilio.

Este tipo de asombrosa posibilidad contra-fáctica no es tan totalmente absurda como podría sonar a nuestros oídos actuales. Debemos reconocer que nuestra comprensión histórica de la realidad está moldeada por los medios de comunicación, y los órganos de los medios de comunicación están controlados por los ganadores de las principales guerras y sus aliados, con detalles inconvenientes a menudo excluidos para evitar confundir al público. Es innegablemente cierto que en su libro de 1924 Mein Kampf, Hitler había escrito todo tipo de cosas hostiles y desagradables sobre los judíos, especialmente aquellos que eran inmigrantes recientes de Europa del Este, pero cuando leí el libro en la escuela secundaria, me sorprendió un poco descubrir que estos sentimientos antijudíos apenas parecían centrales para su texto. Además, solo un par de años antes, una figura pública mucho más prominente como el ministro británico Winston Churchill había publicado sentimientos casi tan hostiles y desagradables, centrándose en los monstruosos crímenes cometidos por los judíos bolcheviques. En Las lágrimas de Esaú de Albert Lindemann, me sorprendió descubrir que el autor de la famosa Declaración Balfour, la base del proyecto sionista, aparentemente también era bastante hostil a los judíos, con un elemento de su motivación probablemente siendo su deseo de excluirlos de Gran Bretaña.

Una vez que Hitler consolidó el poder en Alemania, rápidamente prohibió todas las demás organizaciones políticas para el pueblo alemán, con solo el Partido Nazi y los símbolos políticos nazis legalmente permitidos. Pero se hizo una excepción especial para los judíos alemanes, y al Partido Sionista local de Alemania se le otorgó un estatus legal completo, con marchas sionistas, uniformes sionistas y banderas sionistas totalmente permitidas. Bajo Hitler, hubo una estricta censura de todas las publicaciones alemanas, pero el periódico sionista semanal se vendía libremente en todos los quioscos y esquinas de las calles. La noción clara parecía ser que un Partido Nacionalsocialista Alemán era el hogar político adecuado para la mayoría alemana del 99% del país, mientras que el nacionalsocialismo sionista cumpliría el mismo papel para la pequeña minoría judía.

En 1934, los líderes sionistas invitaron a un importante funcionario de las SS a pasar seis meses visitando el asentamiento judío en Palestina, y a su regreso, sus impresiones muy favorables de la creciente empresa sionista se publicaron como una serie masiva de 12 partes en Der Angriff de Joseph Goebbel, el órgano de medios insignia del Partido Nazi, con el título descriptivo «Un nazi va a Palestina». En su muy enojada crítica de 1920 de la actividad bolchevique judía, Churchill había argumentado que el sionismo estaba encerrado en una feroz batalla con el bolchevismo por el alma de los judíos europeos, y solo su victoria podría asegurar relaciones futuras amistosas entre judíos y gentiles. Sobre la base de la evidencia disponible, Hitler y muchos de los otros líderes nazis parecían haber llegado a una conclusión algo similar a mediados de la década de 1930.

Durante esa época, los sentimientos extremadamente duros con respecto a los judíos de la diáspora a veces se encontraban en lugares bastante sorprendentes. Después de que la controversia en torno a los lazos nazis de Shamir estalló en los titulares, el material de Brenner se convirtió en el grano para un importante artículo de Edward Mortimer, el experto en Medio Oriente de larga data en el augusto Times de Londres, y la edición de 2014 del libro incluye algunos extractos de elección del artículo de Mortimer del 11 de febrero de 1984 del Times:

Quien le dijo a una audiencia de Berlín en marzo de 1912 que «cada país puede absorber solo un número limitado de judíos, si ella no quiere trastornos en su estómago. Alemania ya tiene demasiados judíos»?

No, no Adolf Hitler sino Chaim Weizmann, más tarde presidente de la Organización Sionista Mundial y más tarde todavía el primer presidente del estado de Israel.

Y dónde podría encontrar la siguiente afirmación, compuesta originalmente en 1917 pero republicada en 1936: «El judío es una caricatura de un ser humano normal y natural, tanto física como espiritualmente. Como individuo en la sociedad se rebela y se despoja del arnés de la obligación social, no conoce el orden ni la disciplina».

No en Der Sturmer sino en el órgano de la organización juvenil sionista, Hashomer Hatzair.

Como revela la declaración citada anteriormente, el sionismo mismo alentó y explotó el odio a sí mismo en la diáspora. Partió de la suposición de que el antisemitismo era inevitable e incluso en cierto sentido justificado mientras los judíos estuvieran fuera de la tierra de Israel.

Es cierto que solo una franja lunática extrema del sionismo llegó a ofrecer unirse a la guerra del lado de Alemania en 1941, con la esperanza de establecer «el estado judío histórico sobre una base nacional y totalitaria, y obligado por un tratado con el Reich alemán». Desafortunadamente, este fue el grupo al que el actual Primer Ministro de Israel decidió unirse.

La verdad muy incómoda es que las duras caracterizaciones de la diáspora judía que se encuentran en las páginas de Mein Kampf no eran tan diferentes de lo expresado por los padres fundadores del sionismo y sus líderes posteriores, por lo que la cooperación de esos dos movimientos ideológicos no fue realmente tan totalmente sorprendente.

Sin embargo, las verdades incómodas siguen siendo incómodas. Mortimer había pasado diecinueve años en el Times, la última docena de ellos como especialista extranjero y líder-escritor en asuntos de Oriente Medio. Pero el año después de que escribió ese artículo incluyendo esas citas controvertidas, su carrera en ese periódico terminó, lo que llevó a una brecha inusual en su historial laboral, y ese desarrollo puede o no ser pura coincidencia.

También fue bastante irónico el papel de Adolf Eichmann, cuyo nombre hoy probablemente se clasifica como uno de la media docena de nazis más famosos de la historia, debido a su secuestro de posguerra en 1960 por agentes israelíes, seguido de su juicio público y ejecución como criminal de guerra. Resulta que Eichmann había sido una figura nazi central en la alianza sionista, incluso estudiando hebreo y aparentemente convirtiéndose en una especie de filosemita durante los años de su estrecha colaboración con los principales líderes sionistas.

Brenner es un cautivo de su ideología y sus creencias, aceptando sin lugar a dudas la narrativa histórica con la que fue criado. Parece no encontrar nada tan extraño en que Eichmann fuera un socio filosemita de los sionistas judíos a fines de la década de 1930 y luego de repente se transformara en un asesino en masa de los judíos europeos a principios de la década de 1940, cometiendo voluntariamente los monstruosos crímenes por los que los israelíes más tarde lo mataron con justicia.

Esto es ciertamente posible, pero realmente me pregunto. Un observador más cínico podría encontrar una coincidencia muy extraña que el primer nazi prominente que los israelíes hicieron tal esfuerzo para rastrear y matar había sido su antiguo aliado político y colaborador más cercano. Después de la derrota de Alemania, Eichmann había huido a Argentina y vivió allí en silencio durante varios años hasta que su nombre resurgió en una célebre controversia de mediados de la década de 1950 en torno a uno de sus principales socios sionistas, que entonces vivía en Israel como un respetado funcionario del gobierno, que fue denunciado como un colaborador nazi, finalmente declarado inocente después de un célebre juicio. pero más tarde asesinado por antiguos miembros de la facción de Shamir.

Después de esa controversia en Israel, Eichmann supuestamente dio una larga entrevista personal a un periodista nazi holandés, y aunque no se publicó en ese momento, tal vez la noticia de su existencia pudo haber entrado en circulación. El nuevo estado de Israel tenía solo unos pocos años en ese momento, y era muy frágil política y económicamente, dependiente desesperadamente de la buena voluntad y el apoyo de Estados Unidos y los donantes judíos de todo el mundo. Su notable antigua alianza nazi era un secreto profundamente reprimido, cuya divulgación pública podría haber tenido consecuencias absolutamente desastrosas.

Según la versión de la entrevista publicada más tarde como una historia de dos partes en la revista Life, las declaraciones de Eichmann aparentemente no tocaron el tema mortal de la asociación nazi-sionista de la década de 1930. Pero seguramente los líderes israelíes deben haber estado aterrorizados de que podrían no tener tanta suerte la próxima vez, por lo que podemos especular que la eliminación de Eichmann de repente se convirtió en una prioridad nacional, y fue rastreado y capturado en 1960. Presumiblemente, se emplearon medios duros para persuadirlo de que no revelara ninguno de estos peligrosos secretos de antes de la guerra en su juicio de Jerusalén, y uno podría preguntarse si la razón por la que fue mantenido en una cabina de vidrio cerrada fue para asegurarse de que el sonido pudiera cortarse rápidamente si comenzaba a desviarse del guión acordado. Todo este análisis es puramente especulativo, pero el papel de Eichmann como figura central en la asociación nazi-sionista de la década de 1930 es un hecho histórico innegable.

Tal como podríamos imaginar, la industria editorial abrumadoramente pro-israelí de Estados Unidos apenas estaba ansiosa por servir como un conducto público para las impactantes revelaciones de Brenner de una estrecha asociación económica nazi-sionista, y menciona que su agente de libros recibió uniformemente rechazos de cada empresa a la que se acercó, basado en una amplia variedad de excusas diferentes. Sin embargo, finalmente logró localizar a un editor extremadamente oscuro en Gran Bretaña dispuesto a asumir el proyecto, y su libro fue lanzado en 1983, inicialmente sin recibir más críticas que un par de denuncias duras y superficiales, aunque la Izvestia soviética se interesó en sus hallazgos hasta que descubrieron que era un trotskista odiado.

Su gran oportunidad llegó cuando Shamir se convirtió repentinamente en el primer ministro de Israel, y trajo su evidencia de antiguos vínculos nazis a la prensa palestina en inglés, que la puso en circulación general. Varios marxistas británicos, incluido el notorio «Red Ken» Livingstone de Londres, organizaron una gira de conferencias para él, y cuando un grupo de militantes sionistas de derecha atacó uno de los eventos e infligió heridas, la historia de la pelea llamó la atención de los principales periódicos. Poco después, la discusión sobre los asombrosos descubrimientos de Brenner apareció en el Times de Londres y entró en los medios internacionales. Presumiblemente, el artículo del New York Times que originalmente me había llamado la atención se publicó en algún momento durante este período.

Los profesionales de las relaciones públicas son bastante hábiles para minimizar el impacto de las revelaciones dañinas, y las organizaciones pro-Israel no tienen escasez de tales individuos. Justo antes del lanzamiento en 1983 de su notable libro, Brenner descubrió de repente que un joven autor prosionista llamado Edwin Black estaba trabajando furiosamente en un proyecto similar, aparentemente respaldado por suficientes recursos financieros que estaba empleando un ejército de cincuenta investigadores para permitirle completar su proyecto en un tiempo récord.

Dado que todo el vergonzoso tema de una asociación nazi-sionista se había mantenido alejado del ojo público durante casi cinco décadas, este momento seguramente parece más que una mera coincidencia. Presumiblemente, la noticia de los numerosos esfuerzos infructuosos de Brenner para asegurar un editor convencional durante 1982 había circulado, al igual que su eventual éxito en la localización de uno pequeño en Gran Bretaña. Al no haber podido evitar la publicación de tal material explosivo, los grupos pro-Israel decidieron en silencio que su próxima mejor opción era tratar de tomar el control del tema por sí mismos, permitiendo la divulgación de aquellas partes de la historia que no podían ocultarse, pero excluyendo los elementos de mayor peligro, mientras retrataban la sórdida historia de la mejor manera posible.

El libro de Black, The Transfer Agreement, puede haber llegado un año más tarde que el de Brenner, pero estaba claramente respaldado por una publicidad y recursos mucho mayores. Fue lanzado por Macmillan, un editor líder, tenía casi el doble de longitud que el libro corto de Brenner, y llevaba poderosos respaldos de figuras destacadas del firmamento del activismo judío, incluido el Centro Simon Weisenthal, el Memorial del Holocausto de Israel y los Archivos Judíos Estadounidenses. Como consecuencia, recibió largas, si no necesariamente favorables, críticas en publicaciones influyentes como The New Republic y Commentary.

Para ser justos, debo mencionar que en el prólogo de su libro, Black afirma que sus esfuerzos de investigación habían sido totalmente desalentados por casi todos los que se acercaban y, como consecuencia, había estado trabajando en el proyecto con una intensidad solitaria durante muchos años. Esto implica que el lanzamiento casi simultáneo de los dos libros se debió puramente al azar. Pero tal imagen no es consistente con sus brillantes testimonios de tantos líderes judíos prominentes, y personalmente encuentro que la afirmación de Brenner de que Black fue asistido por cincuenta investigadores es mucho más convincente.

Dado que tanto Black como Brenner describían la misma realidad básica y se basaban en muchos de los mismos documentos, en la mayoría de los aspectos las historias que cuentan son generalmente similares. Pero Black excluye cuidadosamente cualquier mención de las ofertas de cooperación militar sionista con los nazis, y mucho menos los repetidos intentos de la facción sionista de Shamir de unirse oficialmente a las Potencias del Eje después de que estallara la guerra, así como muchos otros detalles de naturaleza particularmente vergonzosa.

Suponiendo que el libro de Black se publicara por las razones que sugerí, creo que la estrategia de los grupos pro-Israel tuvo mucho éxito, con su versión de la historia que parece haber suplantado rápidamente a la de Brenner, excepto tal vez en círculos fuertemente izquierdistas o antisionistas. Buscando en Google cada combinación del título y el autor, el libro de Black obtiene ocho veces más éxitos, y sus rangos de ventas de Amazon y el número de reseñas también son más grandes por aproximadamente ese mismo factor. En particular, ni los artículos de Wikipedia sobre «El Acuerdo de Transferencia» y «El Acuerdo de Ha’avara« contienen ninguna mención de la investigación de Brenner, a pesar de que su libro se publicó antes, fue mucho más amplio, y solo él proporcionó la evidencia documental subyacente. Como ejemplo personal de la situación actual, desconocía toda la historia de Ha’avara hasta hace solo unos años, cuando me encontré con algunos comentarios en el sitio web que mencionaban el libro de Black, lo que me llevó a comprarlo y leerlo. Pero incluso entonces, el volumen mucho más amplio y explosivo de Brenner permaneció totalmente desconocido para mí hasta hace muy poco.

Los soldados judíos de Hitler

Una vez que comenzó la Segunda Guerra Mundial, esta asociación nazi-sionista caducó rápidamente por razones obvias. Alemania estaba ahora en guerra con el Imperio Británico, y las transferencias financieras a la Palestina dirigida por los británicos ya no eran posibles. Además, los árabes palestinos se habían vuelto bastante hostiles a los inmigrantes judíos que temían legítimamente que eventualmente los desplazaran, y una vez que los alemanes se vieron obligados a elegir entre mantener su relación con un movimiento sionista relativamente pequeño o ganar la simpatía política de un vasto mar de árabes y musulmanes de Oriente Medio, su decisión fue natural. Los sionistas se enfrentaron a una elección similar, y especialmente una vez que la propaganda en tiempos de guerra comenzó a ennegrecer tanto a los gobiernos alemán e italiano, su asociación anterior no era algo que quisieran que se conociera ampliamente.

Sin embargo, exactamente en este mismo momento, una conexión algo diferente e igualmente olvidada entre los judíos y la Alemania nazi de repente pasó a primer plano.

Como la mayoría de la gente en todas partes, el alemán promedio, ya sea judío o gentil, probablemente no era tan político, y aunque al sionismo se le había otorgado durante años un lugar privilegiado en la sociedad alemana, no está del todo claro cuántos judíos alemanes comunes le prestaron mucha atención. Las decenas de miles de personas que emigraron a Palestina durante ese período probablemente fueron motivadas tanto por presiones económicas como por compromisos ideológicos. Pero los tiempos de guerra cambiaron las cosas de otras maneras.

Esto fue aún más cierto para el gobierno alemán. El estallido de una guerra mundial contra una poderosa coalición de los imperios británico y francés, más tarde aumentada por la Rusia soviética y los Estados Unidos, impuso el tipo de enormes presiones que a menudo podían superar los escrúpulos ideológicos. Hace unos años, descubrí un fascinante libro de 2002 de Bryan Mark Rigg, Hitler’s Jewish Soldiers, un tratamiento académico de exactamente lo que implica el título. La calidad de este controvertido análisis histórico está indicada por las brillantes revelaciones de numerosos expertos académicos y un trato extremadamente favorable por parte de un eminente erudito en The American Historical Review.

Obviamente, la ideología nazi estaba abrumadoramente centrada en la raza y consideraba la pureza racial un factor crucial en la cohesión nacional. Los individuos que poseían una ascendencia sustancial no alemana eran vistos con considerable sospecha, y esta preocupación se amplificaba en gran medida si esa mezcla era judía. Pero en una lucha militar contra una coalición opuesta que posee muchas veces la población y los recursos industriales de Alemania, tales factores ideológicos podrían ser superados por consideraciones prácticas, y Rigg argumenta persuasivamente que unos 150,000 semijudíos o cuartos judíos sirvieron en las fuerzas armadas del Tercer Reich, un porcentaje probablemente no muy diferente de su participación en la población general en edad militar.

La población judía de Alemania, largamente integrada y asimilada, siempre había sido desproporcionadamente urbana, rica y bien educada. Como consecuencia, no es del todo sorprendente que una gran proporción de estos soldados parcialmente judíos que sirvieron a Hitler fueran en realidad oficiales de combate en lugar de simplemente reclutas de base, e incluían al menos 15 generales y almirantes medio judíos, y otra docena de judíos de cuarto que tenían esos mismos altos rangos. El ejemplo más notable fue el mariscal de campo Erhard Milch, el poderoso segundo al mando de Hermann Goering, que desempeñó un papel operativo tan importante en la creación de la Luftwaffe. Milch ciertamente tenía un padre judío, y según algunas afirmaciones mucho menos fundamentadas, tal vez incluso una madre judía también, mientras que su hermana estaba casada con un general de las SS.

Es cierto que las propias SS de élite racial generalmente tenían estándares de ascendencia mucho más estrictos, con incluso un rastro de parentesco no ario que normalmente se considera que descalifica a un individuo de la membresía. Pero incluso aquí, la situación a veces era complicada, ya que había rumores generalizados de que Reinhard Heydrich, la segunda figura de rango en esa organización tan poderosa, en realidad tenía una ascendencia judía considerable. Rigg investiga esa afirmación sin llegar a ninguna conclusión clara, aunque parece pensar que la evidencia circunstancial involucrada puede haber sido utilizada por otras figuras nazis de alto rango como un punto de influencia o chantaje contra Heydrich, quien se erigió como una de las figuras más importantes del Tercer Reich.

Como ironía adicional, la mayoría de estos individuos rastrearon su ascendencia judía a través de su padre en lugar de su madre, por lo que aunque no eran judíos de acuerdo con la ley rabínica, sus apellidos a menudo reflejaban sus orígenes parcialmente semíticos, aunque en muchos casos las autoridades nazis intentaron pasar por alto esta situación evidentemente obvia. Como un ejemplo extremo señalado por un crítico académico del libro, un medio judío con el nombre claramente no ario de Werner Goldberg en realidad tuvo su fotografía destacada en un periódico de propaganda nazi de 1939, con la leyenda describiéndolo como el «Soldado Alemán Ideal».

El autor realizó más de 400 entrevistas personales de los parciales judíos sobrevivientes y sus familiares, y estas pintaron una imagen muy mixta de las dificultades que habían encontrado bajo el régimen nazi, que variaron enormemente dependiendo de las circunstancias particulares y las personalidades de aquellos en autoridad sobre ellos. Una fuente importante de quejas fue que, debido a su estatus, a los parciales judíos a menudo se les negaban los honores militares o los ascensos que se habían ganado legítimamente. Sin embargo, en condiciones especialmente favorables, también podrían ser reclasificados legalmente como de «Sangre Alemana», lo que eliminó oficialmente cualquier mancha en su estatus.

Incluso la política oficial parece haber sido bastante contradictoria y vacilante. Por ejemplo, cuando las humillaciones civiles a veces infligidas a los padres totalmente judíos de servir a los semijudíos fueron señaladas a la atención de Hitler, consideró que esa situación era intolerable, declarando que tales padres debían estar completamente protegidos contra esas indignidades o que todos los semijudíos debían ser dados de baja, y finalmente en abril de 1940 emitió un decreto exigiendo esto último. Sin embargo, esta orden fue ignorada en gran medida por muchos comandantes, o implementada a través de un sistema de honor que casi equivalía a «No preguntes, no digas», por lo que una fracción considerable de la mitad de los judíos permanecieron en el ejército si así lo deseaban. Y luego, en julio de 1941, Hitler se revirtió un poco, emitiendo un nuevo decreto que permitía a los semijudíos «dignos» que habían sido dados de baja regresar al ejército como oficiales, al tiempo que anunciaba que después de la guerra, todos los judíos del barrio serían reclasificados como ciudadanos arios completamente de «sangre alemana».

Se ha dicho que después de que se plantearon preguntas sobre la ascendencia judía de algunos de sus subordinados, Goering una vez respondió enojado «¡Yo decido quién es judío!» y esa actitud parece capturar razonablemente parte de la complejidad y la naturaleza subjetiva de la situación social.

Curiosamente, muchos de los parcialmente judíos entrevistados por Rigg recordaron que antes del ascenso de Hitler al poder, los matrimonios mixtos de sus padres a menudo habían provocado una hostilidad mucho mayor del lado judío en lugar del lado gentil de sus familias, lo que sugiere que incluso en la Alemania fuertemente asimilada, la tendencia judía tradicional hacia la exclusividad étnica todavía había seguido siendo un factor poderoso en esa comunidad.

Aunque los parciales judíos en el servicio militar alemán ciertamente estaban sujetos a diversas formas de maltrato y discriminación, tal vez deberíamos comparar esto con la situación análoga en nuestro propio ejército en esos mismos años con respecto a las minorías japonesas o negras de Estados Unidos. Durante esa época, los matrimonios mixtos raciales estaban legalmente prohibidos en una gran parte de los Estados Unidos, por lo que la población mestiza de esos grupos era casi inexistente o muy diferente en origen. Y cuando a los japoneses-estadounidenses se les permitió abandonar sus campos de concentración en tiempos de guerra y alistarse en el ejército, se restringieron por completo a unidades segregadas de todos los japoneses, pero con los oficiales generalmente siendo blancos. Mientras tanto, a los negros se les prohibió casi por completo el servicio de combate, aunque a veces servían en roles de apoyo estrictamente segregados. La noción de que un estadounidense con cualquier rastro apreciable de ascendencia africana, japonesa o, para el caso, china podría servir como general o incluso como oficial en el ejército de los Estados Unidos y, por lo tanto, ejercer autoridad de mando sobre las tropas estadounidenses blancas habría sido casi impensable. El contraste con la práctica en el propio ejército de Hitler es bastante diferente de lo que los estadounidenses podrían creer ingenuamente.

El enfoque racial del judaísmo tradicional

Esta paradoja no es tan sorprendente como uno podría suponer. Las divisiones no económicas en las sociedades europeas casi siempre habían estado a lo largo de líneas de religión, idioma y cultura en lugar de ascendencia racial, y la tradición social de más de un milenio no podía ser fácilmente barrida por solo media docena de años de ideología nacionalsocialista. Durante todos esos siglos anteriores, un judío sinceramente bautizado, ya sea en Alemania o en otro lugar, generalmente se consideraba un cristiano tan bueno como cualquier otro. Por ejemplo, Tomás de Torquemada, la figura más temible de la temida Inquisición española, en realidad provenía de una familia de judíos conversos.

Las diferencias raciales aún más amplias apenas se consideraron de importancia crucial. Algunos de los más grandes héroes de culturas nacionales particulares, como Alexander Pushkin de Rusia y Alejandro Dumas de Francia, habían sido individuos con ascendencia africana negra significativa, y esto ciertamente no se consideraba ningún tipo de característica descalificadora.

Por el contrario, la sociedad estadounidense desde sus inicios siempre había estado fuertemente dividida por raza, y otras diferencias generalmente constituían impedimentos mucho menores para los matrimonios mixtos y la amalgama. He visto afirmaciones generalizadas de que cuando el Tercer Reich ideó sus Leyes de Nuremberg de 1935 que restringían el matrimonio y otros arreglos sociales entre arios, no arios y parcialmente arios, sus expertos se basaron en parte de la larga experiencia legal de Estados Unidos en asuntos similares, y esto parece bastante plausible. Bajo ese nuevo estatuto nazi, los matrimonios mixtos preexistentes recibieron cierta protección legal, pero en adelante los judíos y los semijudíos solo podían casarse entre sí, mientras que los judíos de cuarto solo podían casarse con arios regulares. La intención obvia era absorber a este último grupo en la sociedad alemana dominante, mientras se aislaba a la población más fuertemente judía.

Irónicamente, Israel hoy es uno de los pocos países con un tipo similar de criterios estrictamente raciales para el estatus de ciudadanía y otros privilegios, con la política de inmigración solo para judíos ahora a menudo aplicada por pruebas de ADN, y los matrimonios entre judíos y no judíos legalmente prohibidos. Hace unos años, los medios de comunicación mundiales también publicaron la notable historia de un árabe palestino condenado a prisión por violación porque había tenido relaciones sexuales consensuadas con una mujer judía haciéndose pasar por un compañero judío.

Dado que el judaísmo ortodoxo es estrictamente matrilineal y controla la ley israelí, incluso los judíos de otras ramas pueden experimentar dificultades inesperadas debido a conflictos entre la identidad étnica personal y el estatus legal oficial. La gran mayoría de las familias judías más ricas e influyentes del mundo no siguen las tradiciones religiosas ortodoxas, y a lo largo de las generaciones, a menudo han tomado esposas gentiles. Sin embargo, incluso si estos últimos se hubieran convertido al judaísmo, sus conversiones son consideradas inválidas por el Rabinato Ortodoxo, y ninguno de sus descendientes resultantes se considera judío. Entonces, si algunos miembros de estas familias más tarde desarrollan un profundo compromiso con su herencia judía e inmigran a Israel, a veces se indignan al descubrir que están oficialmente clasificados como «goyim» (no judío) bajo la ley ortodoxa y legalmente prohibidos de casarse con judíos. Estas grandes controversias políticas estallan periódicamente y a veces llegan a los medios de comunicación internacionales.

Ahora me parece que cualquier funcionario estadounidense que propusiera pruebas de ADN raciales para decidir sobre la admisión o exclusión de posibles inmigrantes tendría muchas dificultades para permanecer en el cargo, con los activistas judíos de organizaciones como la ADL (Liga Antidifamación judía) probablemente liderando el ataque. Y lo mismo seguramente sería cierto para cualquier fiscal o juez que enviara a prisión a no blancos por el delito de «pasar» por blancos y así lograr seducir a mujeres de ese último grupo. Un destino similar ocurriría a los defensores de tales políticas en Gran Bretaña, Francia o la mayoría de las otras naciones occidentales, con la organización local de tipo ADL ciertamente desempeñando un papel importante. Sin embargo, en Israel, tales leyes existentes simplemente ocasionan un poco de vergüenza temporal cuando son cubiertas en los medios internacionales, y luego invariablemente permanecen en su lugar después de que la conmoción se haya calmado y haya sido olvidada. Este tipo de cuestiones se consideran de poca más importancia que los lazos nazis pasados en tiempos de guerra del primer ministro israelí durante la mayor parte de la década de 1980.

Pero tal vez la solución a esta desconcertante diferencia en la reacción pública radique en una vieja broma. Un ingenio izquierdista afirmó una vez que la razón por la que Estados Unidos nunca ha tenido un golpe militar es que es el único país del mundo que carece de una embajada estadounidense para organizar tales actividades. Y a diferencia de Los Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y muchos otros países predominantemente blancos, Israel no tiene una organización nacional de activistas judíos que desempeñe el poderoso papel de la ADL.

En los últimos años, muchos observadores externos han notado una situación política aparentemente muy extraña en Ucrania. Ese desafortunado país posee poderosos grupos militantes, cuyos símbolos públicos, ideología declarada y ascendencia política los marcan inequívocamente como neonazis. Sin embargo, todos esos elementos neonazis violentos están siendo financiados y controlados por un oligarca judío que tiene doble ciudadanía israelí. Además, esa peculiar alianza había sido partera y bendecida por algunas de las principales figuras neoconservadoras judías de Estados Unidos, como Victoria Nuland, que han utilizado con éxito su influencia mediática para mantener tales hechos explosivos alejados del público estadounidense.

A primera vista, una estrecha relación entre los judíos israelíes y los neonazis europeos parece una falta de confianza tan grotesca y extraña como uno podría imaginar, pero después de leer recientemente el fascinante libro de Brenner, mi perspectiva cambió sustancialmente. De hecho, la principal diferencia entre entonces y ahora es que durante la década de 1930, las facciones sionistas representaban un socio menor muy insignificante para un poderoso Tercer Reich, mientras que en estos días son los nazis quienes ocupan el papel de suplicantes ansiosos al formidable poder del sionismo internacional, que ahora domina tan fuertemente el sistema político estadounidense y a través de él, gran parte del mundo.

Lectura relacionada:

Fuente: https://www.unz.com/runz/american-pravda-jews-and-nazis/

Washington y Moscú compiten por el «Premio Estúpido»

Por Paul Craig Roberts

¿Es Washington o el Kremlin los que están más confundidos sobre las sanciones y su impacto? Washington y Europa han dejado muy claro que las sanciones no se aplican a los pagos por energía y minerales rusos. Solo Estados Unidos ha prohibido la importación de gas y petróleo rusos. Como Estados Unidos no utiliza gas ruso y solo el 7% de su petróleo es de Rusia, la sanción no tiene efecto. No hay prohibiciones a las importaciones de minerales rusos, ya que Occidente no puede sobrevivir sin ellos, al igual que Europa, especialmente la industria alemana, no puede sobrevivir sin la energía rusa. No hay sanciones a los bancos por procesar pagos por energía y minerales rusos.

Entonces, ¿qué hacen las sanciones occidentales? Identifican para Rusia los puntos de presión donde las sanciones rusas a Occidente pueden dañar severamente a Occidente. ¿Por qué Rusia no usa este poder? 

Creo que por dos razones totalmente erróneas. Una es que Rusia quiere demostrar que es un socio comercial confiable que cumple con sus contratos y no usa las relaciones comerciales como un arma. Pero, ¿de qué le hace esto a Rusia cuando Estados Unidos y Europa no son socios comerciales confiables y usan el comercio como arma? Como Rusia es el único socio confiable en el acuerdo, Rusia es llevada a dar un paseo.

La otra razón errónea es que los economistas y el banco central de Rusia, a los que los economistas neoliberales estadounidenses les lavaron el cerebro, creen que Rusia no puede desarrollarse sin divisas. El banco central incluso piensa que no puede crear rublos para financiar proyectos de inversión a menos que los rublos estén respaldados por divisas. Esto ha provocado que el banco central pida prestado dinero que no necesita por el que paga intereses. En otras palabras, la política del banco central ruso no tiene sentido y sirve a los intereses occidentales a expensas de Rusia.

Los rusos podrían cerrar la industria occidental si Rusia dejara de exportar energía y minerales, pero temen hacerlo debido a la pérdida de divisas. En contraste, Estados Unidos no tiene nada que Rusia necesite. Biden ha propuesto una prohibición de las exportaciones estadounidenses de bienes de lujo a Rusia, lo que solo incomoda a unos pocos oligarcas y sus amantes.

Rusia no tiene necesidad de divisas. Ella no necesita importar energía y minerales. Rusia está llena de ingeniería y ciencia y puede hacer lo que necesite. El banco central puede financiar todos los proyectos internos. Pero a medida que los estadounidenses lograron lavar el cerebro a los economistas rusos, los rusos no pueden usar el arma poderosa que tienen a mano para poner de rodillas a Occidente pidiendo clemencia. Además, los economistas rusos no tienen suficiente sentido para exigir el pago en rublos por su energía y minerales. Esto fortalecería su propia moneda en lugar de las monedas de sus enemigos. ¿Por qué el banco central ruso renuncia a la oportunidad de utilizar las exportaciones de Rusia para estabilizar la moneda rusa?

La conclusión es que en el juego de sanciones los rusos tienen todas las cartas pero no saben cómo jugarlas.

Washington y sus satélites son aún más estúpidos. Biden anunció que el estatus comercial de nación más favorecida de Rusia será revocado. Esto significa que se pueden aplicar aranceles discriminatorios a las importaciones de productos rusos. La idea es que esto perjudica a Rusia, porque el precio más alto causado por los aranceles reducirá las exportaciones rusas. Sin embargo, las verdaderas partes perjudicadas son los estadounidenses y los europeos, porque los precios más altos causados por los aranceles recaen sobre ellos. Suben los precios de la energía y los minerales estratégicos. Con los Estados Unidos experimentando una inflación récord, las tarifas aumentarán la inflación.

El idiota mal aconsejado de la Casa Blanca se jacta de que el gobierno de los Estados Unidos «va a dificultar que Rusia haga negocios con los Estados Unidos». Esto también hace que sea más difícil para los Estados Unidos y sus estados títeres hacer negocios con Rusia. Occidente no tiene nada que Rusia necesite, pero Occidente no puede sobrevivir sin la energía y los minerales rusos. Los estadounidenses durante muchos años no han tenido acceso al espacio y a los experimentos de gravedad cero sin que los rusos los lleven hasta la estación espacial.

Washington va a ayudar aún más a Rusia prohibiendo la inversión occidental en todos los sectores económicos rusos. En otras palabras, los tontos estadounidenses van a hacer por Rusia lo que Rusia debería haber hecho por sí misma hace años.  

Los únicos países que necesitan inversión extranjera son los países pobres del tercer mundo que carecen de una base científica y de ingeniería y carecen de recursos energéticos y minerales. Los inversores extranjeros traen los recursos que faltan, pero también sacan las ganancias del país repatriando las ganancias. En este contexto, la inversión extranjera es un dispositivo explotador.

Según Sergey Glazyev, el único economista de Rusia al que Occidente no le ha lavado el cerebro, la mitad de los activos de la industria rusa son propiedad de no residentes. Si esto es cierto, entonces una enorme cantidad de ingresos de estos activos rusos se exporta al extranjero. ¿Cómo se beneficia Rusia de ceder la mitad de sus ganancias a los extranjeros?

Rusia tiene la oportunidad creada para ella por las sanciones de corregir su trágico error estratégico de permitir que los extranjeros compren sus activos productivos. Rusia puede nacionalizar los activos propiedad de las empresas de los países sancionadores. Los países sancionadores están robando depósitos bancarios rusos, por lo que Rusia debería tomar represalias robando sus activos reales.

Una persona tiene que preguntarse por qué Rusia no ha tomado ninguna de estas medidas que traerían gritos agonizantes instantáneos del estúpido Occidente y el fin inmediato de todas las sanciones y la propaganda rusófoba. Rusia puede dictar los términos. ¿Por qué renuncia a este poder?

La razón de la impotencia autoimpuesta de Rusia es que una gran parte de la clase intelectual y dominante rusa ha sido lavada por el Foro Económico Mundial y está comprometida con el globalismo. La autosuficiencia, que Rusia puede lograr fácilmente, está asociada con el nacionalismo, que se ha convertido en una palabra sucia. Incluso un bloque comercial ruso/asiático de la Ruta de la Seda es demasiado estrecho para el idealista globalista. Aparentemente, el Kremlin aún no se ha dado cuenta de que el globalismo es totalmente inconsistente con la soberanía nacional que Putin valora tanto.

Si Rusia se desempodera a sí misma al negarse a jugar su mano ganadora, será derribada por su propia estupidez, no por las sanciones occidentales.

Fuente: https://www.paulcraigroberts.org/2022/03/13/washington-and-moscow-vie-for-the-stupid-prize/

La III Guerra Judía Mundial, de nuevo en Europa

Pravda estadounidense: ¿Putin como Hitler?

Por RON UNZ

La demonización de Vladimir Putin como otro Hitler

Durante años, el eminente erudito ruso Stephen Cohen había clasificado al presidente Vladimir Putin de la República Rusa como el líder mundial más importante de principios del siglo XXI. Elogió el enorme éxito del hombre en revivir su país después del caos y la indigencia de los años de Yeltsin y enfatizó su deseo de relaciones amistosas con Estados Unidos, pero temía cada vez más que estuviéramos entrando en una nueva Guerra Fría, aún más peligrosa que la anterior.

Ya en 2017, el difunto profesor Cohen argumentó que ningún líder extranjero había sido tan vilipendiado en la historia reciente de Estados Unidos como Putin, y la invasión rusa de Ucrania hace dos semanas ha aumentado exponencialmente la intensidad de tales denuncias mediáticas, casi igualando la histeria que nuestro país experimentó hace dos décadas después del ataque del 9/11 en la ciudad de Nueva York. Larry Romanoff ha proporcionado un catálogo útil de algunos ejemplos.

Hasta hace poco, esta demonización extrema de Putin se limitaba en gran medida a los demócratas y centristas, cuya extraña narrativa del Rusiagate lo había acusado de instalar a Donald Trump en la Casa Blanca. Pero la reacción ahora se ha vuelto completamente bipartidista, con el entusiasta partidario de Trump Sean Hannity utilizando recientemente su programa de FoxNews en horario estelar para pedir la muerte de Putin, un grito al que pronto se unió el senador Lindsey Graham, el republicano de mayor rango en el Comité Judicial del Senado. Estas son amenazas asombrosas contra un hombre cuyo arsenal nuclear podría aniquilar rápidamente a la mayor parte de la población estadounidense, y la retórica parece no tener precedentes en nuestra historia de posguerra. Incluso en los días más oscuros de la Guerra Fría, no recuerdo que tales sentimientos públicos se dirigieran hacia la URSS o su principal liderazgo comunista.

En muchos aspectos, la reacción occidental al ataque de Rusia ha estado más cerca de una declaración de guerra que simplemente de un retorno a la confrontación de la Guerra Fría. Las enormes reservas de divisas de Rusia en el extranjero han sido incautadas y congeladas, sus aerolíneas civiles excluidas de los cielos occidentales y sus principales bancos desconectados de las redes financieras globales. A los ciudadanos privados rusos ricos se les han confiscado sus propiedades, el equipo nacional de fútbol ha sido excluido de la Copa del Mundo y el director ruso de la Filarmónica de Munich fue despedido por negarse a denunciar a su propio país.

Tal represalia internacional contra Rusia y los rusos individuales parece extremadamente desproporcionada. Hasta ahora, los combates en Ucrania han infligido una muerte o destrucción mínima, mientras que las otras guerras importantes de las últimas dos décadas, muchas de ellas de origen estadounidense, han matado a millones y destruido por completo varios países, incluidos Irak, Libia y Siria. Pero el dominio global de la propaganda mediática estadounidense ha orquestado una respuesta popular muy diferente, produciendo este notable crescendo de odio.

De hecho, el paralelo más cercano que viene a la mente sería la hostilidad estadounidense dirigida contra Adolf Hitler y la Alemania nazi después del estallido de la Segunda Guerra Mundial, como lo indican las comparaciones generalizadas entre la invasión de Putin a Ucrania y el ataque de Hitler en 1939 contra Polonia. Una simple búsqueda en Google de «Putin y Hitler» devuelve decenas de millones de páginas web, con los mejores resultados que van desde el titular de un artículo del Washington Post hasta los Tweets de la estrella de la música pop Stevie Nicks. Ya en 2014, Andrew Anglin del Daily Stormer había documentado el meme emergente «Putin es el nuevo Hitler».

Aunque enormemente populares, tales analogías Putin-Hitler apenas han pasado desapercibidas, y algunos medios de comunicación como el London Spectator han estado en total desacuerdo, argumentando que los objetivos estratégicos de Putin han sido bastante limitados y razonables.

Muchos analistas estratégicos de mente sobria han hecho este mismo punto en detalle, y muy ocasionalmente sus puntos de vista contrarios han logrado deslizarse a través del bloqueo de los medios.

Aunque FoxNews se ha convertido en uno de los medios más rabiosamente hostiles a Rusia, una entrevista reciente con uno de sus invitados habituales proporcionó una perspectiva muy diferente. El coronel Douglas Macgregor había sido un ex asesor principal del Pentágono y explicó enérgicamente que Estados Unidos había pasado casi quince años ignorando las interminables advertencias de Putin de que no toleraría la membresía de Ucrania en la OTAN, ni el despliegue de misiles estratégicos en su frontera. Nuestro gobierno no había prestado atención a sus líneas rojas explícitas, por lo que Putin finalmente se vio obligado a actuar, lo que resultó en la calamidad actual:

El profesor John Mearsheimer de la Universidad de Chicago, uno de nuestros politólogos más distinguidos, había pasado muchos años haciendo exactamente estos mismos puntos y culpando a Estados Unidos y a la OTAN por la crisis de Ucrania a fuego lento, pero sus advertencias habían sido totalmente ignoradas por nuestro liderazgo político y medios de comunicación. Su conferencia de una hora de duración explicando estas realidades desagradables había permanecido silenciosamente en Youtube durante seis años, atrayendo relativamente poca atención, pero luego explotó repentinamente en popularidad en las últimas semanas a medida que se desarrollaba el conflicto, y ahora ha alcanzado una audiencia mundial de más de 17 millones. Sus otras conferencias en Youtube, algunas bastante recientes, han sido vistas por millones adicionales.

Tal atención global masiva finalmente obligó a nuestros medios a tomar nota, y el New Yorker solicitó una entrevista con Mearsheimer, lo que le permitió explicar a su incrédulo interrogador que las acciones estadounidenses habían provocado claramente el conflicto. Un par de años antes, ese mismo entrevistador había ridiculizado al profesor Cohen por dudar de la realidad del Rusiagate, pero esta vez parecía mucho más respetuoso, tal vez porque el equilibrio del poder de los medios ahora se invirtió; La base de suscriptores de su revista, que se vio empequeñecida por la audiencia global que escuchaba las opiniones de su tema.

Durante su larga y distinguida carrera en la CIA, el ex analista Ray McGovern había dirigido la Rama de Política Soviética y también se desempeñó como Asesor Presidencial, por lo que en diferentes circunstancias él o alguien como él estaría asesorando actualmente al presidente Joe Biden. En cambio, hace unos días se unió a Mearsheimer para presentar sus puntos de vista en una discusión en video organizada por el Comité para la República. Ambos expertos principales coincidieron en que Putin había sido empujado más allá de todos los límites razonables, provocando la invasión.

Antes de 2014, nuestras relaciones con Putin habían sido razonablemente buenas. Ucrania sirvió como un estado amortiguador neutral entre Rusia y los países de la OTAN, con la población dividida equitativamente entre elementos de tendencia rusa y occidental, y su gobierno electo oscilando entre los dos campos.

Pero mientras la atención de Putin se centraba en los Juegos Olímpicos de Sochi 2014, un golpe pro-OTAN derrocó al gobierno pro-ruso elegido democráticamente, con pruebas claras de que Victoria Nuland y los otros neoconservadores agrupados en torno a la secretaria de Estado Hillary Clinton lo habían orquestado. La península ucraniana de Crimea contiene la crucial base naval rusa de Sebastopol, y solo la rápida acción de Putin le permitió permanecer bajo control ruso, mientras que también brindó apoyo a los enclaves prorrusos en la región de Donbass. El acuerdo de Minsk firmado más tarde por el gobierno ucraniano otorgó autonomía a esas últimas áreas, pero Kiev se negó a cumplir sus compromisos, y en su lugar continuó bombardeando el área, infligiendo graves bajas a los habitantes, muchos de los cuales tenían pasaportes rusos. Diane Johnstone ha caracterizado acertadamente nuestra política como años de cebo de osos rusos.

Como Mearsheimer, McGovern y otros observadores han argumentado persuasivamente, Rusia invadió Ucrania solo después de que tales provocaciones y advertencias interminables siempre fueron ignoradas o descartadas por nuestro liderazgo estadounidense. Tal vez la gota que colmó el vaso había sido la reciente declaración pública del presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, de que tenía la intención de adquirir armas nucleares. ¿Cómo reaccionaría Estados Unidos si un gobierno pro-estadounidense elegido democráticamente en México hubiera sido derrocado en un golpe de Estado respaldado por China, con el nuevo gobierno mexicano ferozmente hostil pasando años matando a ciudadanos estadounidenses en su país y luego finalmente anunciando planes para adquirir un arsenal nuclear?

Además, algunos analistas como el economista Michael Hudson han sospechado fuertemente que elementos estadounidenses provocaron deliberadamente la invasión rusa por razones geoestratégicas, y Mike Whitney presentó argumentos similares en una columna que se volvió súper viral, acumulando más de 800,000 páginas vistas. El gasoducto Nord Stream 2 que transporta gas natural ruso a Alemania finalmente se había completado el año pasado y estaba a punto de entrar en funcionamiento, lo que habría aumentado en gran medida la integración económica euroasiática y la influencia rusa en Europa, al tiempo que eliminaba el mercado potencial para el gas natural estadounidense más caro. El ataque ruso y la histeria mediática masiva resultante ahora han excluido esa posibilidad.

Entonces, aunque fueron las tropas rusas las que cruzaron la frontera ucraniana, se puede argumentar que lo hicieron solo después de las provocaciones más extremas, y estas pueden haber sido deliberadamente destinadas a producir exactamente ese resultado. A veces, las partes responsables de iniciar una guerra no son necesariamente las que finalmente disparan el primer disparo.

Hitler y los orígenes de la Segunda Guerra Mundial

Irónicamente, los argumentos de Mearsheimer y otros de que Putin fue muy provocado o posiblemente incluso manipulado para atacar a Ucrania plantean ciertos paralelismos históricos intrigantes. Las legiones de occidentales ignorantes que confían sin pensar en nuestros falsos medios de comunicación pueden estar denunciando a Putin como «otro Hitler», pero creo que pueden haberse respaldado inadvertidamente en la verdad.

Hace un par de meses finalmente leí el excelente volumen de 2011 de Gerd Schultze-Rhonhof que analiza los años previos al estallido de la Segunda Guerra Mundial, un trabajo que recomendaría encarecidamente. El autor pasó su carrera como un militar profesional totalmente convencional, ascendiendo al rango de general de división en el ejército alemán antes de retirarse, y su relato evocó paralelos espeluznantes con el conflicto actual con Rusia.

Como la mayoría de nosotros sabemos, la Segunda Guerra Mundial comenzó cuando Alemania atacó Polonia en 1939 sobre Danzig, una ciudad fronteriza casi totalmente alemana controlada por los polacos.

Pero menos conocido es que Hitler en realidad había hecho enormes esfuerzos para evitar la guerra y resolver esa disputa, pasando muchos meses en negociaciones infructuosas y ofreciendo términos extremadamente razonables. De hecho, el dictador alemán había hecho numerosas concesiones que ninguno de sus predecesores democráticos de Weimar había estado dispuesto a considerar, pero todas fueron rechazadas, mientras que las provocaciones aumentaron hasta que la guerra con Polonia parecía la única opción posible. Y al igual que en el caso de Ucrania, los elementos políticamente influyentes en Occidente casi seguramente buscaron provocar esa guerra, utilizando Danzig como la chispa para encender el conflicto, al igual que el Donbass puede haber sido utilizado para forzar la mano de Putin.

Debemos reconocer que, en muchos aspectos, la narrativa histórica estándar de la Segunda Guerra Mundial es simplemente una versión congelada de la propaganda mediática de esa época. Si Rusia fuera derrotada y destruida como resultado del conflicto actual, podemos estar seguros de que los libros de historia posteriores demonizarían por completo a Putin y todas las decisiones que había tomado.

Aunque me impresionó mucho el análisis meticulosamente detallado de Schultze-Rhonhof de las circunstancias que condujeron al estallido de la guerra en 1939, su relato simplemente reforzó mis puntos de vista existentes, que ya habían estado en líneas completamente similares.

Por ejemplo, en 2019 había utilizado el controvertido bestseller de Pat Buchanan de 2008 sobre la Segunda Guerra Mundial como punto de partida para una discusión muy larga y detallada de los verdaderos orígenes de ese conflicto:

Sin embargo, la mayor parte del libro se centró en los eventos que condujeron a la Segunda Guerra Mundial, y esta fue la parte que había inspirado tanto horror en McConnell y sus colegas. Buchanan describió las escandalosas disposiciones del Tratado de Versalles impuestas a una Alemania postrada, y la determinación de todos los líderes alemanes posteriores de repararlo. Pero mientras que sus predecesores democráticos de Weimar habían fracasado, Hitler había logrado tener éxito, en gran parte a través del farol, mientras que también anexó la Austria alemana y los Sudetes alemanes de Checoslovaquia, en ambos casos con el apoyo abrumador de sus poblaciones.

Buchanan documentó esta controvertida tesis basándose en gran medida en numerosas declaraciones de destacadas figuras políticas contemporáneas, en su mayoría británicas, así como en las conclusiones de historiadores de la corriente principal altamente respetados. La demanda final de Hitler, que el 95% del Danzig alemán fuera devuelto a Alemania tal como sus habitantes deseaban, era absolutamente razonable, y solo un terrible error diplomático de los británicos había llevado a los polacos a rechazar la solicitud, provocando así la guerra. La afirmación posterior generalizada de que Hitler buscaba conquistar el mundo era totalmente absurda, y el líder alemán en realidad había hecho todo lo posible para evitar la guerra con Gran Bretaña o Francia. De hecho, en general era bastante amistoso con los polacos y había estado esperando reclutar a Polonia como aliado alemán contra la amenaza de la Unión Soviética de Stalin.

Aunque muchos estadounidenses podrían haberse sorprendido por este relato de los eventos que condujeron al estallido de la Segunda Guerra Mundial, la narrativa de Buchanan concordaba razonablemente bien con mi propia impresión de ese período. Como estudiante de primer año de Harvard, había tomado un curso introductorio de historia, y uno de los principales textos requeridos sobre la Segunda Guerra Mundial había sido el de A.J.P. Taylor, un renombrado historiador de la Universidad de Oxford. Su famosa obra de 1961 Orígenes de la Segunda Guerra Mundial había expuesto de manera muy persuasiva un caso bastante similar al de Buchanan, y nunca había encontrado ninguna razón para cuestionar el juicio de mis profesores que lo habían asignado. Entonces, si Buchanan simplemente parecía estar secundando las opiniones de un destacado don de Oxford y miembros de la facultad de historia de Harvard, no podía entender por qué su nuevo libro sería considerado como más allá de lo pálido.

El reciente 70 aniversario del estallido del conflicto que consumió tantas decenas de millones de vidas provocó naturalmente numerosos artículos históricos, y la discusión resultante me llevó a desenterrar mi vieja copia del breve volumen de Taylor, que releí por primera vez en casi cuarenta años. Lo encontré tan magistral y persuasivo como lo había hecho en mis días de dormitorio universitario, y las brillantes portadas sugirieron algunos de los elogios inmediatos que el trabajo había recibido. El Washington Post elogió al autor como «el historiador vivo más prominente de Gran Bretaña», World Politics lo llamó «Poderosamente argumentado, brillantemente escrito y siempre persuasivo», The New Statesman, la principal revista izquierdista de Gran Bretaña, lo describió como «Una obra maestra: lúcida, compasiva, bellamente escrita», y el augusto Times Literary Supplement lo caracterizó como «simple, devastador, superlativamente legible y profundamente perturbador». Como best-seller internacional, seguramente se clasifica como el trabajo más famoso de Taylor, y puedo entender fácilmente por qué todavía estaba en mi lista de lectura obligatoria de la universidad casi dos décadas después de su publicación original.

Sin embargo, al revisar el estudio innovador de Taylor, hice un descubrimiento notable. A pesar de todas las ventas internacionales y la aclamación de la crítica, los hallazgos del libro pronto despertaron una tremenda hostilidad en ciertos sectores. Las conferencias de Taylor en Oxford habían sido enormemente populares durante un cuarto de siglo, pero como resultado directo de la controversia «el historiador vivo más prominente de Gran Bretaña» fue purgado sumariamente de la facultad poco después. Al comienzo de su primer capítulo, Taylor había notado lo extraño que le parecía que más de veinte años después del comienzo de la guerra más cataclísmica del mundo no se hubiera producido una historia seria analizando cuidadosamente el brote. Tal vez la represalia que encontró lo llevó a comprender mejor parte de ese rompecabezas.

Hace muy poco releí el libro de Pat Buchanan de 2008 condenando duramente a Churchill por su papel en la catastrófica guerra mundial e hice un descubrimiento interesante. Irving es seguramente uno de los biógrafos más autorizados de Churchill, con su exhaustiva investigación documental siendo la fuente de tantos nuevos descubrimientos y sus libros vendidos por millones. Sin embargo, el nombre de Irving nunca aparece ni en el texto de Buchanan ni en su bibliografía, aunque podemos sospechar que gran parte del material de Irving ha sido «lavado» a través de otras fuentes secundarias de Buchanan. Buchanan cita extensamente a A.J.P. Taylor, pero no menciona a Barnes, Flynn o varios otros destacados académicos y periodistas estadounidenses que fueron purgados por expresar puntos de vista contemporáneos no tan diferentes de los del propio autor.

Durante la década de 1990, Buchanan se había clasificado como una de las figuras políticas más prominentes de Estados Unidos, teniendo una enorme huella mediática tanto en la prensa como en la televisión, y con sus carreras insurgentes notablemente fuertes para la nominación presidencial republicana en 1992 y 1996 consolidando su estatura nacional. Pero sus numerosos enemigos ideológicos trabajaron incansablemente para socavarlo, y en 2008 su presencia continua como experto en el canal de cable MSNBC fue uno de sus últimos puntos de apoyo restantes de gran prominencia pública. Probablemente reconoció que publicar una historia revisionista de la Segunda Guerra Mundial podría poner en peligro su posición, y creía que cualquier asociación directa con figuras purgadas y vilipendiadas como Irving o Barnes seguramente conduciría a su destierro permanente de todos los medios electrónicos.

Hace una década me había impresionado bastante la historia de Buchanan, pero posteriormente había leído mucho sobre esa época y me encontré algo decepcionado la segunda vez. Aparte de su tono a menudo ventoso, retórico y poco académico, mis críticas más agudas no fueron con las posiciones controvertidas que tomó, sino con los otros temas y preguntas controvertidas que evitó con tanto cuidado.

Quizás el más obvio de ellos es la cuestión de los verdaderos orígenes de la guerra, que arrasó gran parte de Europa, mató tal vez a cincuenta o sesenta millones y dio lugar a la posterior era de la Guerra Fría en la que los regímenes comunistas controlaron la mitad de todo el mundo-continente euroasiático. Taylor, Irving y muchos otros han desacreditado a fondo la ridícula mitología de que la causa radicaba en el loco deseo de Hitler de conquistar el mundo, pero si el dictador alemán claramente tenía solo una responsabilidad menor, ¿había realmente algún verdadero culpable? ¿O esta guerra mundial masivamente destructiva se produjo de manera algo similar a su predecesora, que nuestras historias convencionales tratan como principalmente debido a una colección de errores, malentendidos y escaladas irreflexivas?

Durante la década de 1930, John T. Flynn fue uno de los periodistas progresistas más influyentes de Estados Unidos, y aunque había comenzado como un firme partidario de Roosevelt y su New Deal, gradualmente se convirtió en un crítico agudo, concluyendo que los diversos esquemas gubernamentales de FDR no habían logrado revivir la economía estadounidense. Luego, en 1937, un nuevo colapso económico disparó el desempleo a los mismos niveles que cuando el presidente había asumido el cargo por primera vez, confirmando a Flynn en su duro veredicto. Y como escribí el año pasado:

De hecho, Flynn alega que a finales de 1937, FDR se había vuelto hacia una política exterior agresiva destinada a involucrar al país en una gran guerra extranjera, principalmente porque creía que esta era la única ruta para salir de su desesperada caja económica y política, una estratagema no desconocida entre los líderes nacionales a lo largo de la historia. En su columna del 5 de enero de 1938 en La Nueva República, alertó a sus lectores incrédulos sobre la perspectiva inminente de una gran acumulación militar naval y una guerra en el horizonte después de que un alto asesor de Roosevelt se jactara en privado de que un gran ataque de «keynesianismo militar» y una gran guerra curarían los problemas económicos aparentemente insuperables del país. En ese momento, la guerra con Japón, posiblemente por intereses latinoamericanos, parecía el objetivo previsto, pero el desarrollo de los acontecimientos en Europa pronto persuadió a FDR de que fomentar una guerra general contra Alemania era el mejor curso de acción. Las memorias y otros documentos históricos obtenidos por investigadores posteriores parecen apoyar generalmente las acusaciones de Flynn al indicar que Roosevelt ordenó a sus diplomáticos ejercer una enorme presión sobre los gobiernos británico y polaco para evitar cualquier acuerdo negociado con Alemania, lo que llevó al estallido de la Segunda Guerra Mundial en 1939.

El último punto es importante, ya que las opiniones confidenciales de las personas más cercanas a acontecimientos históricos importantes deben tener un peso probatorio considerable. En un artículo reciente, John Wear reunió las numerosas evaluaciones contemporáneas que implicaban a FDR como una figura fundamental en la orquestación de la guerra mundial por su constante presión sobre el liderazgo político británico, una política que incluso admitió en privado que podría significar su juicio político si se revela. Entre otros testimonios, tenemos las declaraciones de los embajadores polaco y británico en Washington y del embajador estadounidense en Londres, que también transmitieron la opinión concurrente del propio primer ministro Chamberlain. De hecho, la captura y publicación alemana de documentos diplomáticos secretos polacos en 1939 ya había revelado gran parte de esta información, y William Henry Chamberlin confirmó su autenticidad en su libro de 1950. Pero dado que los principales medios de comunicación nunca informaron nada de esta información, estos hechos siguen siendo poco conocidos incluso hoy en día.

El papel judío oculto en la orquestación de estos conflictos

Los problemas económicos de Roosevelt lo habían llevado a buscar una guerra extranjera, pero probablemente fue la abrumadora hostilidad judía hacia la Alemania nazi lo que lo llevó en esa dirección en particular. El informe confidencial del embajador polaco en los Estados Unidos citado por John Wear proporciona una descripción sorprendente de la situación política en Estados Unidos a principios de 1939:

Hay un sentimiento que ahora prevalece en los Estados Unidos marcado por el creciente odio al fascismo, y sobre todo al canciller Hitler y todo lo relacionado con el nacionalsocialismo. La propaganda está principalmente en manos de los judíos que controlan casi el 100% [de] la radio, el cine, la prensa diaria y periódica. Aunque esta propaganda es extremadamente burda y presenta a Alemania lo más negra posible -sobre todo se explotan la persecución religiosa y los campos de concentración-, esta propaganda es, sin embargo, extremadamente efectiva ya que el público aquí es completamente ignorante y no sabe nada de la situación en Europa.

En el momento actual, la mayoría de los estadounidenses consideran al canciller Hitler y al nacionalsocialismo como el mayor mal y el mayor peligro que amenaza al mundo. La situación aquí proporciona una excelente plataforma para oradores públicos de todo tipo, para emigrantes de Alemania y Checoslovaquia que con muchas palabras y con la mayoría de las calumnias incitan al público. Elogian la libertad estadounidense que contrastan con los estados totalitarios.

Es interesante notar que en esta campaña extremadamente bien planificada que se lleva a cabo sobre todo contra el nacionalsocialismo, la Rusia soviética es casi completamente eliminada. La Rusia soviética, si se menciona en absoluto, se menciona de manera amistosa y las cosas se presentan de tal manera que parecería que la Unión Soviética estaba cooperando con el bloque de estados democráticos. Gracias a la inteligente propaganda, las simpatías del público estadounidense están completamente del lado de la España Roja.

Dada la fuerte participación judía en la financiación de Churchill y sus aliados y también en la dirección del gobierno y el público estadounidenses en la dirección de la guerra contra Alemania, los grupos judíos organizados probablemente tuvieron la responsabilidad central de provocar la guerra mundial, y esto seguramente fue reconocido por la mayoría de las personas conocedoras en ese momento. De hecho, los Diarios forrestales registraron la declaración muy reveladora de nuestro embajador en Londres: «Chamberlain, dice, declaró que Estados Unidos y los judíos habían forzado a Inglaterra a la guerra».

La lucha en curso entre Hitler y los judíos internacionales había estado recibiendo una considerable atención pública durante años. Durante su ascenso político, Hitler apenas había ocultado su intención de desalojar a la pequeña población judía de Alemania del dominio que habían ganado sobre los medios de comunicación y las finanzas alemanas, y en su lugar dirigir el país en el mejor interés de la mayoría alemana del 99%, una propuesta que provocó la amarga hostilidad de los judíos en todas partes. De hecho, inmediatamente después de que asumiera el cargo, un importante periódico londinense había publicado un memorable titular de 1933 anunciando que los judíos del mundo habían declarado la guerra a Alemania, y estaban organizando un boicot internacional para matar de hambre a los alemanes hasta la sumisión.

En los últimos años, esfuerzos algo similares organizados por judíos en sanciones internacionales destinadas a poner de rodillas a las naciones recalcitrantes se han convertido en una parte regular de la política global. Pero en estos días, el dominio judío del sistema político estadounidense se ha vuelto tan abrumador que en lugar de boicots privados, tales acciones son impuestas directamente por el gobierno estadounidense. Hasta cierto punto, este ya había sido el caso con Irak durante la década de 1990, pero se hizo mucho más común después del cambio de siglo.

Aunque nuestra investigación oficial del gobierno concluyó que el costo financiero total de los ataques terroristas del 9/11 había sido una suma absolutamente trivial, la Administración Bush dominada por los neoconservadores utilizó esto como una excusa para establecer una nueva e importante posición del Departamento del Tesoro, el Subsecretario de Terrorismo e Inteligencia Financiera. Esa oficina pronto comenzó a utilizar el control de Estados Unidos del sistema bancario global y el comercio internacional denominado en dólares para hacer cumplir las sanciones financieras y librar una guerra económica, y estas medidas generalmente se dirigen contra individuos, organizaciones y naciones consideradas hostiles hacia Israel, especialmente Irán, Hezbolá y Siria.

Tal vez por coincidencia, aunque los judíos comprenden solo el 2% de la población estadounidense, los cuatro individuos que ocupan ese puesto tan poderoso en los últimos 15 años desde su creación (Stuart A. Levey, David S. Cohen, Adam Szubin, Sigal Mandelker) han sido judíos, siendo el más reciente de ellos un ciudadano israelí. Levey, el primer subsecretario, comenzó su trabajo bajo el presidente Bush, luego continuó sin descanso durante años bajo el presidente Obama, subrayando la naturaleza totalmente bipartidista de estas actividades.

La mayoría de los expertos en política exterior ciertamente han sido conscientes de que los grupos y activistas judíos desempeñaron el papel central en conducir a nuestro país a su desastrosa guerra de Irak de 2003, y que muchos de estos mismos grupos e individuos han pasado los últimos doce años trabajando para fomentar un ataque estadounidense similar contra Irán, aunque aún sin éxito. Esto parece recordar bastante a la situación política de finales de la década de 1930 en Gran Bretaña y Estados Unidos.

Las personas indignadas por la cobertura engañosa de los medios de comunicación en torno a la guerra de Irak, pero que siempre han aceptado casualmente la narrativa convencional de la Segunda Guerra Mundial, deberían considerar un experimento mental que sugerí el año pasado:

Cuando buscamos entender el pasado, debemos tener cuidado de evitar recurrir a una selección estrecha de fuentes, especialmente si un lado resultó políticamente victorioso al final y dominó por completo la producción posterior de libros y otros comentarios. Antes de la existencia de Internet, esta era una tarea especialmente difícil, que a menudo requería una cantidad considerable de esfuerzo académico, aunque solo fuera para examinar los volúmenes encuadernados de publicaciones periódicas que alguna vez fueron populares. Sin embargo, sin tal diligencia, podemos caer en un error muy grave.

La guerra de Irak y sus secuelas fue sin duda uno de los eventos centrales en la historia de Estados Unidos durante la década de 2000. Sin embargo, supongamos que algunos lectores en un futuro lejano solo tuvieran los archivos recopilados de The Weekly StandardNational Review, la página de opinión del WSJ y las transcripciones de FoxNews para proporcionar su comprensión histórica de ese período, tal vez junto con los libros escritos por los colaboradores de esos medios. Dudo que más de una pequeña fracción de lo que leerían pueda ser categorizado como mentiras descaradas. Pero la cobertura masivamente sesgada, las distorsiones, las exageraciones y especialmente las impresionantes omisiones seguramente les proporcionarían una visión excepcionalmente poco realista de lo que realmente había sucedido durante ese importante período.

Otro paralelismo histórico sorprendente ha sido la feroz demonización del presidente ruso Vladimir Putin, quien provocó la gran hostilidad de los elementos judíos cuando derrocó al puñado de oligarcas judíos que habían tomado el control de la sociedad rusa bajo el desgobierno borracho del presidente Boris Yeltsin y empobrecieron totalmente a la mayor parte de la población. Este conflicto se intensificó después de que el inversionista judío William F. Browder arregló la aprobación en el Congreso de la Ley Magnitsky para castigar a los líderes rusos por las acciones legales que habían tomado contra su enorme imperio financiero en su país. Los críticos neoconservadores más duros de Putin a menudo lo han condenado como «un nuevo Hitler», mientras que algunos observadores neutrales han acordado que ningún líder extranjero desde el canciller alemán de la década de 1930 ha sido tan ferozmente vilipendiado en los medios de comunicación estadounidenses. Visto desde un ángulo diferente, de hecho puede haber una estrecha correspondencia entre Putin y Hitler, pero no de la manera que generalmente se sugiere.

Las personas bien informadas ciertamente han sido conscientes del papel judío crucial en la orquestación de nuestros ataques militares o financieros contra Irak, Irán, Siria y Rusia, pero ha sido excepcionalmente raro que figuras públicas prominentes o periodistas de renombre mencionen estos hechos para que no sean denunciados y vilipendiados por activistas judíos celosos y los medios de comunicación que dominan. Por ejemplo, hace un par de años, un solo tuit sugerente de la famosa agente antiproliferación de la CIA Valerie Plame provocó una ola tan enorme de vituperación que se vio obligada a renunciar a su puesto en una prominente organización sin fines de lucro. Un paralelo cercano que involucraba a una figura mucho más famosa había ocurrido tres generaciones antes:

Estos hechos, ahora firmemente establecidos por décadas de erudición, proporcionan un contexto necesario al famoso discurso controvertido de Lindbergh en un mitin de America First en septiembre de 1941. En ese evento, acusó que tres grupos en particular estaban «presionando a este país hacia la guerra a los británicos, los judíos y la Administración Roosevelt», y por lo tanto desató una enorme tormenta de ataques y denuncias de los medios, incluidas acusaciones generalizadas de antisemitismo y simpatías nazis. Dadas las realidades de la situación política, la declaración de Lindbergh constituyó una ilustración perfecta de la famosa broma de Michael Kinsley de que «una metedura de pata es cuando un político dice la verdad, una verdad obvia que se supone que no debe decir». Pero como consecuencia, la reputación una vez heroica de Lindbergh sufrió un daño enorme y permanente, con la campaña de vilipendio resonando durante las tres décadas restantes de su vida, e incluso mucho más allá. Aunque no fue completamente purgado de la vida pública, su posición nunca fue ni remotamente la misma.

Con tales ejemplos en mente, no debería sorprendernos que durante décadas esta enorme participación judía en la orquestación de la Segunda Guerra Mundial se omitiera cuidadosamente de casi todas las narrativas históricas posteriores, incluso aquellas que desafiaron agudamente la mitología del relato oficial. El índice de la obra iconoclasta de Taylor de 1961 no contiene absolutamente ninguna mención de los judíos, y lo mismo es cierto de los libros anteriores de Chamberlin y Grenfell. En 1953, Harry Elmer Barnes, el decano de los revisionistas históricos, editó su gran volumen destinado a demoler las falsedades de la Segunda Guerra Mundial, y una vez más faltaba casi por completo cualquier discusión sobre el papel judío, con solo una parte de una sola oración y la cita corta colgante de Chamberlain apareciendo en más de 200,000 palabras de texto. Tanto Barnes como muchos de sus colaboradores ya habían sido purgados y su libro solo fue lanzado por una pequeña editorial en Idaho, pero aún así trataron de evitar ciertos innombrables.

Incluso el archi-revisionista David Hoggan parece haber eludido cuidadosamente el tema de la influencia judía. Su índice de 30 páginas carece de cualquier entrada sobre judíos y sus 700 páginas de texto contienen solo referencias dispersas. De hecho, aunque cita las declaraciones privadas explícitas tanto del embajador polaco como del primer ministro británico enfatizando el enorme papel judío en la promoción de la guerra, luego afirma de manera bastante cuestionable que estas declaraciones confidenciales de individuos con la mejor comprensión de los acontecimientos simplemente deben ser ignoradas.

En la popular serie de Harry Potter, Lord Voldemort, el gran némesis de los jóvenes magos, a menudo se identifica como «El que no debe ser nombrado», ya que la mera vocalización de esas pocas sílabas particulares podría traer la perdición sobre el hablante. Los judíos han disfrutado durante mucho tiempo de un enorme poder e influencia sobre los medios de comunicación y la vida política, mientras que los activistas judíos fanáticos demuestran un afán de gatillo fácil para denunciar y vilipendiar a todos aquellos sospechosos de ser insuficientemente amigables con su grupo étnico. Por lo tanto, la combinación de estos dos factores ha inducido tal «Efecto Lord Voldemort» con respecto a las actividades judías en la mayoría de los escritores y figuras públicas. Una vez que reconozcamos esta realidad, debemos ser muy cautelosos al analizar cuestiones históricas controvertidas que posiblemente podrían contener una dimensión judía, y también ser particularmente cautelosos con los argumentos del silencio.

La demonización de Adolf Hitler

Otro aspecto del importante estudio de Schultze-Rhonhof que era nuevo para mí, pero que solidificó aún más mis conclusiones anteriores, fue su análisis de los discursos públicos de Hitler. Aunque el Führer alemán es notoriamente retratado como un horrible belicista, sus declaraciones reales no proporcionan absolutamente ninguna evidencia de ningún plan para la guerra de agresión, y en su lugar enfatizaron la importancia de mantener la paz internacional para fomentar el desarrollo económico interno alemán. En otro artículo de 2019, había sugerido de manera similar que cualquier examen de las fuentes contemporáneas de buena reputación revela que el Hitler de nuestros libros de historia es simplemente una caricatura política grotesca, similar a la que ahora se dibuja cada vez más de Putin:

Aunque la representación demoníaca del Kaiser alemán ya estaba siendo reemplazada por un tratamiento más equilibrado a los pocos años del Armisticio y había desaparecido después de una generación, no ha ocurrido tal proceso similar en el caso de su sucesor de la Segunda Guerra Mundial. De hecho, Adolf Hitler y los nazis parecen asomarse mucho más grandes en nuestro paisaje cultural e ideológico hoy que en el período inmediatamente posterior a la guerra, con su visibilidad creciendo incluso a medida que se vuelven más distantes en el tiempo, una extraña violación de las leyes normales de la perspectiva. Sospecho que las conversaciones informales en la mesa de la cena sobre temas de la Segunda Guerra Mundial que solía disfrutar con mis compañeros de clase de harvard College a principios de la década de 1980 serían completamente imposibles hoy en día.

Hasta cierto punto, la transformación de «la Buena Guerra» en una religión secular, con sus monstruos y mártires designados, puede ser análoga a lo que ocurrió durante la decadencia final de la Unión Soviética, cuando el evidente fracaso de su sistema económico obligó al gobierno a recurrir cada vez más a celebraciones interminables de su victoria en la Gran Guerra Patria como la fuente primaria de su legitimidad. Los salarios reales de los trabajadores estadounidenses comunes han estado estancados durante cincuenta años y la mayoría de los adultos tienen menos de $ 500 en ahorros disponibles, por lo que este empobrecimiento generalizado puede estar obligando a nuestros propios líderes a adoptar una estrategia similar.

Pero creo que un factor mucho mayor ha sido el asombroso crecimiento del poder judío en Estados Unidos, que ya era bastante sustancial incluso hace cuatro o cinco décadas, pero ahora se ha vuelto absolutamente abrumador, ya sea en política exterior, finanzas o medios de comunicación, con nuestra minoría del 2% ejerciendo un control sin precedentes sobre la mayoría de los aspectos de nuestra sociedad y sistema político. Solo una fracción de los judíos estadounidenses tienen creencias religiosas tradicionales, por lo que el culto gemelo del Estado de Israel y el Holocausto ha servido para llenar ese vacío, con los individuos y eventos de la Segunda Guerra Mundial constituyendo muchos de los elementos centrales del mito que sirve para unificar a la comunidad judía. Y como consecuencia obvia, ninguna figura histórica ocupa un lugar más alto en la demonología de esta religión secular que el histórico Führer y su régimen nazi.

Sin embargo, las creencias basadas en el dogma religioso a menudo divergen bruscamente de la realidad empírica. Los druidas paganos pueden adorar un roble sagrado en particular y afirmar que contiene el alma de su dríada tutelar; pero si un arborista toca el árbol, su savia puede parecer la de cualquier otro.

Nuestra doctrina oficial actual retrata a la Alemania nazi de Adolf Hitler como uno de los regímenes más crueles e implacablemente agresivos en la historia del mundo, pero en ese momento estos hechos sobresalientes aparentemente escaparon a los líderes de las naciones con las que estaba en guerra. La Operación Pike proporciona una enorme riqueza de material de archivo sobre las discusiones internas secretas de los líderes gubernamentales y militares británicos y franceses, y todo ello tiende a sugerir que consideraban a su adversario alemán como un país perfectamente normal, y tal vez ocasionalmente lamentaban que de alguna manera se hubieran involucrado en una gran guerra sobre lo que equivalía a una pequeña disputa fronteriza polaca.

A finales de 1939, un importante sindicato de noticias estadounidense había enviado a Stoddard a pasar unos meses en la Alemania de la guerra y proporcionar su perspectiva, con sus numerosos despachos apareciendo en The New York Times y otros periódicos líderes. A su regreso, publicó un libro de 1940 que resumía toda su información, aparentemente tan imparcial como su volumen anterior de 1917. Su cobertura probablemente constituye uno de los relatos estadounidenses más objetivos y completos de la naturaleza doméstica mundana de la Alemania nacionalsocialista, y por lo tanto puede parecer bastante impactante para los lectores modernos inmersos en ochenta años de propaganda de Hollywood cada vez más poco realista.

  • En la oscuridad
    Un informe sin censura desde el interior del Tercer Reich en guerra
    Lothrop Stoddard • 1940 • 79.000 palabras

Y aunque nuestras historias estándar nunca admitirían esto, el camino real hacia la guerra parece haber sido bastante diferente de lo que la mayoría de los estadounidenses creen. La extensa evidencia documental de funcionarios polacos, estadounidenses y británicos bien informados demuestra que la presión de Washington fue el factor clave detrás del estallido del conflicto europeo. De hecho, los principales periodistas estadounidenses e intelectuales públicos de la época, como John T. Flynn y Harry Elmer Barnes, habían declarado públicamente que temían que Franklin Roosevelt estuviera tratando de fomentar una gran guerra europea con la esperanza de que lo rescatara del aparente fracaso económico de sus reformas del New Deal y tal vez incluso le proporcionara una excusa para postularse para un tercer mandato sin precedentes. Dado que esto es exactamente lo que finalmente sucedió, tales acusaciones difícilmente parecerían totalmente irrazonables.

Y en un contraste irónico con los fracasos domésticos de FDR, los propios éxitos económicos de Hitler habían sido enormes, una comparación sorprendente desde que los dos líderes habían llegado al poder con pocas semanas de diferencia a principios de 1933. Como el izquierdista iconoclasta Alexander Cockburn señaló una vez en una columna de Counterpunch de 2004:

Cuando Hitler llegó al poder en 1933, el desempleo era del 40 por ciento. La recuperación económica se produjo sin el estímulo del gasto en armas… Había vastas obras públicas como las autopistas. Prestó poca atención al déficit o a las protestas de los banqueros sobre sus políticas. Las tasas de interés se mantuvieron bajas y, aunque los salarios estaban vinculados, los ingresos familiares aumentaron debido al pleno empleo. En 1936 el desempleo se había hundido al uno por ciento. El gasto militar alemán se mantuvo bajo hasta 1939.

No solo Bush, sino Howard Dean y los demócratas podrían aprender algunas lecciones de política económica de ese temprano Hitler keynesiano.

Al resucitar una Alemania próspera mientras casi todos los demás países permanecían sumidos en la Gran Depresión mundial, Hitler atrajo elogios brillantes de individuos de todo el espectro ideológico. Después de una extensa visita en 1936, David Lloyd George, ex primer ministro británico en tiempos de guerra, elogió plenamente al canciller como «el George Washington de Alemania», un héroe nacional de la mayor estatura. A lo largo de los años, he visto afirmaciones plausibles aquí y allá de que durante la década de 1930 Hitler fue ampliamente reconocido como el líder nacional más popular y exitoso del mundo, y el hecho de que fue seleccionado como el Hombre del Año de la revista Time para 1938 tiende a apoyar esta creencia.

Solo los judíos internacionales habían permanecido intensamente hostiles a Hitler, indignados por sus exitosos esfuerzos para desalojar al 1% de la población judía de Alemania del dominio absoluto que habían ganado sobre los medios de comunicación y las finanzas alemanas, y en su lugar dirigir el país en el mejor interés de la mayoría alemana del 99%. Un sorprendente paralelismo reciente ha sido la enorme hostilidad en la que vladimir putin incurrió después de derrocar al puñado de oligarcas judíos que habían tomado el control de la sociedad rusa y empobrecido a la mayor parte de la población. Putin ha intentado mitigar esta dificultad aliándose con ciertos elementos judíos, y Hitler parece haber hecho lo mismo al respaldar la asociación económica nazi-sionista, que sentó las bases para la creación del Estado de Israel y, por lo tanto, trajo a bordo a la pequeña pero creciente facción sionista judía.

A raíz de los ataques del 9/11, los neoconservadores judíos estamparon a Estados Unidos hacia la desastrosa guerra de Irak y la destrucción resultante del Medio Oriente, con las cabezas parlantes en nuestros televisores afirmando sin cesar que «Saddam Hussein es otro Hitler». Desde entonces, hemos escuchado regularmente el mismo eslogan repetido en varias versiones modificadas, diciéndonos que «Muammar Gaddafi es otro Hitler» o «Mahmoud Ahmadinejad es otro Hitler» o «Vladimir Putin es otro Hitler» o incluso «Hugo Chávez es otro Hitler». Durante los últimos años, nuestros medios estadounidenses se han llenado implacablemente con la afirmación de que «Donald Trump es otro Hitler».

A principios de la década de 2000, obviamente reconocí que el gobernante de Irak era un tirano duro, pero me reí de la absurda propaganda de los medios, sabiendo perfectamente que Saddam Hussein no era Adolf Hitler. Pero con el crecimiento constante de Internet y la disponibilidad de los millones de páginas de publicaciones periódicas proporcionadas por mi proyecto de digitalización, me ha sorprendido bastante descubrir gradualmente también que Adolf Hitler no era Adolf Hitler.

Podría no ser del todo correcto afirmar que la historia de la Segunda Guerra Mundial fue que Franklin Roosevelt trató de escapar de sus dificultades domésticas orquestando una gran guerra europea contra la próspera y amante de la paz Alemania nazi de Adolf Hitler. Pero sí creo que esa imagen es probablemente algo más cercana a la realidad histórica real que la imagen invertida que se encuentra más comúnmente en nuestros libros de texto.

Estados Unidos y el actual equilibrio de poder contra Rusia

Durante más de cien años, todas las muchas guerras de Estados Unidos se han librado contra adversarios totalmente superados, oponentes que poseían simplemente una fracción de los recursos humanos, industriales y naturales que nosotros y nuestros aliados controlábamos. Esta enorme ventaja compensó regularmente muchos de nuestros graves errores iniciales en esos conflictos. Así que la principal dificultad que enfrentaron nuestros líderes electos fue simplemente persuadir a la ciudadanía estadounidense, a menudo muy reacia, para que apoyara una guerra, razón por la cual muchos historiadores han alegado que incidentes como los hundimientos de Maine y el Lusitania, y los ataques en Pearl Harbor y Tonkin Bay fueron orquestados o manipulados exactamente para ese propósito.

Esta enorme ventaja en el poder potencial fue ciertamente el caso cuando estalló la Segunda Guerra Mundial en Europa, y Schultze-Rhonof y otros han enfatizado que los imperios británico y francés respaldados por Estados Unidos comandaban recursos militares potenciales muy superiores a los de Alemania, un país de tamaño mediano más pequeño que Texas. La sorpresa fue que, a pesar de tales probabilidades abrumadoras, Alemania demostró ser muy exitosa durante varios años, antes de finalmente caer en la derrota.

Sin embargo, las cosas casi tomaron un giro muy diferente. Como discutí en un artículo de 2019, durante más de tres generaciones todos nuestros libros de historia han excluido por completo cualquier mención de uno de los puntos de inflexión más cruciales del siglo XX. A principios de 1940, los británicos y los franceses estaban a punto de lanzar un gran ataque contra la NEUTRAL URSS, con la esperanza de destruir los campos petroleros de Stalin en Bakú por medio de la mayor campaña de bombardeos estratégicos de la historia mundial, y tal vez derrocar a su régimen como consecuencia. Solo la repentina invasión de Hitler a Francia impidió este plan, y si ese empuje Panzer se hubiera retrasado durante unas semanas, los soviéticos se habrían visto obligados a la guerra del lado de Alemania. Una alianza militar alemana-soviética completa habría igualado fácilmente los recursos de los Aliados, incluido Estados Unidos, lo que probablemente aseguraría la victoria de Hitler.

Pero este escape muy estrecho del desastre estratégico en la Segunda Guerra Mundial ha sido completamente arrojado por el agujero de la memoria, y dudo que uno de cada cien actuales responsables políticos de DC sea consciente de ello, y mucho menos reconozca adecuadamente su importancia. Esto refuerza la enorme arrogancia de que Estados Unidos nunca tendrá que enfrentarse a fuerzas opuestas de poder comparable.

Considere la actitud adoptada durante el conflicto actual con Rusia, una severa confrontación de la Guerra Fría que posiblemente podría calentarse. A pesar de su gran fuerza militar y su enorme arsenal nuclear, Rusia parece tan igualada como cualquier enemigo estadounidense del pasado. Incluyendo a los países de la OTAN y Japón, la alianza estadounidense tiene una ventaja de 6 a 1 en población y una superioridad de 12 a 1 en producto económico, los tendones clave del poder internacional. Una disparidad tan enorme está implícita en las actitudes de nuestros planificadores estratégicos y sus portavoces mediáticos.

Pero esta es una visión muy poco realista de la verdadera correlación de fuerzas. Antes del estallido de la guerra de Ucrania, Estados Unidos había pasado años centrando principalmente su hostilidad contra China, formando una alianza militar contra ese país, desplegando sanciones para paralizar a Huawei, el campeón tecnológico mundial de China, y trabajando para arruinar los Juegos Olímpicos de Beijing, al tiempo que se acercaba mucho a la línea roja de promover activamente la independencia taiwanesa. Incluso he argumentado que hay pruebas sólidas y quizás abrumadoras de que el brote de Covid en Wuhan fue probablemente el resultado de un ataque de guerra biológica por parte de elementos deshonestos de la Administración Trump. Así que solo dos semanas antes del ataque ruso contra Ucrania, Putin y el líder chino Xi Jinping celebraron su 39ª reunión personal en Beijing y declararon que su asociación «no tenía límites». China ciertamente apoyará a Rusia en cualquier conflicto global.

Mientras tanto, los interminables ataques y vilipendios de Estados Unidos a Irán han continuado durante décadas, culminando en nuestro asesinato hace dos años del principal comandante militar del país, Qasem Soleimani, quien había sido mencionado como un candidato líder en las elecciones presidenciales de Irán de 2021. Junto con nuestro aliado israelí, también hemos asesinado a muchos de los principales científicos de Irán en la última década, y en 2020 Irán acusó públicamente a Estados Unidos de haber desatado el arma de guerra biológica Covid contra su país, que infectó a gran parte de su parlamento y mató a muchos miembros de su élite política. Irán ciertamente también se pondría del lado de Rusia.

Estados Unidos, junto con sus aliados de la OTAN y Japón, posee una enorme superioridad en cualquier prueba de poder global solo contra Rusia. Sin embargo, ese no sería el caso contra una coalición compuesta por Rusia, China e Irán, y de hecho creo que este último grupo podría tener la ventaja, dado su enorme peso de población, recursos naturales y fuerza industrial.

Desde la caída de la Unión Soviética en 1991, Estados Unidos ha disfrutado de un momento unipolar, reinando como la única hiperpotencia del mundo. Pero este estatus ha fomentado nuestra arrogancia abrumadora y agresión internacional contra objetivos mucho más débiles, lo que finalmente ha llevado a la creación de un poderoso bloque de estados dispuestos a enfrentarse a nosotros.

Uno de los mayores activos estratégicos de Estados Unidos ha sido nuestro abrumador control de los medios de comunicación globales, que da forma a la naturaleza percibida de la realidad para muchos miles de millones, incluida la mayoría de las élites del mundo. Pero un peligro inherente de tal poder propagandístico indiscutible es la probabilidad de que nuestros líderes eventualmente lleguen a creer sus propias mentiras y exageraciones, tomando así decisiones basadas en suposiciones que no coinciden con la realidad.

Cuando finalmente salimos de Afganistán después de veinte años de ocupación y billones de dólares gastados, nuestros planificadores militares confiaban en que el régimen cliente fuertemente armado que habíamos dejado atrás permanecería en el poder durante al menos seis meses o más; en cambio, cayó en manos de los talibanes en cuestión de días.

Un ejemplo mucho más importante fue destacado por Ray McGovern en su presentación del 3 de marzo. Durante la cumbre Biden-Putin de junio pasado, nuestro presidente le dijo al líder ruso que entendíamos completamente la terrible presión que enfrentaba por parte de los chinos y su miedo a su amenaza militar. Tales declaraciones deben haber sido consideradas como pura locura por el liderazgo de la seguridad nacional rusa, y una fuerte señal de la naturaleza completamente delirante del establecimiento de la política exterior estadounidense que enfrentaron. Dado que tales creencias extrañas podrían llevar a Estados Unidos a tomar medidas perjudiciales para los intereses rusos, Putin intentó perforar esta burbuja de irrealidad organizando una declaración pública conjunta con su homólogo chino cercano afirmando que su relación era «más que una alianza».

Esta declaración altamente visible tenía la intención de obligar al establecimiento de DC a reconocer la existencia de un poderoso bloque Rusia-China y, por lo tanto, persuadirlo para que obtuviera importantes concesiones de su estado cliente de Ucrania, pero aparentemente en vano. En cambio, Ucrania declaró públicamente su intención de adquirir armas nucleares, y Putin decidió que la guerra era su única opción.

Bismarck supuestamente bromeó una vez que hay una Providencia especial para borrachos, tontos y los Estados Unidos de América. Pero me temo que ahora hemos recurrido a esa Providencia demasiadas veces, y ahora podemos sufrir las consecuencias.

Fuente: https://www.unz.com/runz/american-pravda-putin-as-hitler/

Ucrania y el «Ministerio de la Verdad» orwelliano: el ataque fue lanzado por la OTAN hace ocho años.

Por Manlio Dinucci

La comisaria Ursula von der Leyen anunció que la UE está prohibiendo la agencia de noticias rusa Sputnik y el canal Russia Today para que «ya no puedan difundir sus mentiras para justificar la guerra de Putin con su desinformación tóxica en Europa».
La UE establece así oficialmente el Ministerio orwelliano de la Verdad
, que al borrar la memoria reescribe la historia. Cualquiera que no repita la Verdad transmitida por la Voz de América, la agencia oficial del gobierno de los Estados Unidos, que acusa a Rusia de «ataque horrible, completamente no provocado y no provocado contra Ucrania» está prohibido. Proscribiéndome a mí mismo, informo aquí en extrema síntesis la historia de los últimos treinta años borrada de la memoria.

En 1991, cuando la Guerra Fría terminó con la disolución del Pacto de Varsovia y la propia Unión Soviética, Estados Unidos desató la primera guerra posterior a la Guerra Fría en el Golfo, anunciando al mundo que «no hay sustituto para el liderazgo de los Estados Unidos, que sigue siendo el único estado con fuerza e influencia global».

Tres años más tarde, en 1994, la OTAN bajo el mando estadounidense llevó a cabo en Bosnia su primera acción directa de guerra y en 1999 atacó Yugoslavia: durante 78 días, despegando principalmente de las bases italianas, 1.100 aviones realizaron 38.000 salidas, lanzando 23.000 bombas y misiles que destruyeron puentes e industrias en Serbia, causando víctimas especialmente entre los civiles.

Mientras demolía Yugoslavia con la guerra, la OTAN, traicionando la promesa hecha a Rusia de «no agrandarse ni un centímetro hacia el Este», comenzó su expansión hacia el Este cada vez más cerca de Rusia, lo que llevaría en veinte años a expandirse de 16 a 30 miembros, incorporando países del antiguo Pacto de Varsovia, la antigua URSS y la ex Yugoslavia, preparándose para incluir oficialmente a Ucrania, Georgia y Bosnia Herzegovina, que ya formaban parte de la OTAN (Il Manifesto, Che cos’è e perché è perico-loso l’ampliamento a Est della NATO, 22 de febrero de 2022),

Pasando de guerra en guerra, Estados Unidos y la OTAN atacaron e invadieron Afganistán en 2001 e Irak en 2003, demolieron el Estado libio con la guerra en 2011 y comenzaron la misma operación en Siria a través de Isis, parcialmente bloqueado cuatro años después por la intervención rusa. Sólo en Irak, las dos guerras y el embargo mataron directamente a unos 2 millones de personas, incluido medio millón de niños.

En febrero de 2014, la OTAN, que había tomado posiciones clave en Ucrania desde 1991, llevó a cabo a través de formaciones neonazis especialmente entrenadas y armadas el golpe de Estado que derrocó al presidente debidamente elegido de Ucrania. Fue orquestado de acuerdo con una estrategia precisa: atacar a las poblaciones rusas de Ucrania para provocar una respuesta de Rusia y así abrir una profunda grieta en Europa. Cuando los rusos de Crimea decidieron en un referéndum volver a unirse a Rusia, de la que habían sido parte anteriormente, y los rusos en el Donbass (bombardeado por Kiev con fósforo blanco) se atrincheraron en las dos repúblicas, comenzó la escalada de la guerra de la OTAN contra Rusia. Fue apoyado por la UE, en la que 21 de los 27 países miembros pertenecen a la OTAN bajo el mando de Estados Unidos.

En estos ocho años, las fuerzas y bases de Estados Unidos y la OTAN con capacidades de ataque nuclear se han desplegado en Europa cada vez más cerca de Rusia, ignorando las repetidas advertencias de Moscú. El 15 de diciembre de 2021, la Federación de Rusia entregó a los Estados Unidos de América un proyecto de tratado articulado para desactivar esta situación explosiva (El Manifiesto, «Movimiento agresivo» ruso: Moscú propone la paz, 21 de diciembre de 2021). No solo fue rechazado sino que, al mismo tiempo, comenzó el despliegue de fuerzas ucranianas, bajo el mando de Estados Unidos y la OTAN, para un ataque a gran escala contra los rusos en el Donbass.

De ahí la decisión de Moscú de poner fin a la agresiva escalada entre Estados Unidos y la OTAN con la operación militar en Ucrania.

Manifestarse contra la guerra borrando la historia, significa contribuir conscientemente o no a la frenética campaña de Estados Unidos, la OTAN y la UE que califica a Rusia como un enemigo peligroso, que divide a Europa por los designios imperiales de poder, arrastrándonos a la catástrofe.

***

Manlio Dinucci, galardonado autor, analista geopolítico y geógrafo, Pisa, Italia. Es Investigador Asociado del Centro de Investigación sobre la Globalización (CRG).

Fuente: https://www.globalresearch.ca/ukraine-attack-launched-nato-eight-years-ago/5772434?utm_campaign=magnet&utm_source=article_page&utm_medium=related_articles

JewSA contra Rusia

La naturaleza es cruel. Al oso ruso le han echado una cabra con las patas traseras atadas. El ungulado se llama Ucrania. El poder judío* es irremediablemente opaco y obtuso, omnipresente y omnipotente pero no omnisciente. El que pueda entender que entienda.

La gota que colmó el vaso que casi rompió la espalda del Oso y lo obligó a saltar, fue el comediante / presidente ucraniano Volodymy Zelensky, de regreso de la Conferencia de Seguridad de Munich (18-20 de febrero de 2022) empapada de rusofobia donde fue aclamado como un Mesías, diciendo que el memorando de Budapest de 1994 debería ser revisado y Ucrania debería ser rearmada nuclearmente.

JewSA manda a la OTAN y la UE como pica en Flandes disfrazado de Occidente. Pero o bien el disfraz no sabe quien lo lleva o quien lo lleva no sabe de qué va disfrazado. Un brazo ejecutor siempre clava la lanza y los hacedores de la hinca tienen sus comandantes y, estos a su vez a los intelectuales de la situación.

Rusia está en Ucrania pero no lucha contra Ucrania.

* No se trata del ciudadano de a pie de Israel.

Rusia y China deben seguir su propio camino

Por PAUL CRAIG ROBERTS

Ayer Rusia creó un nuevo mundo. El «Hegemón» está muerto. Hoy Rusia y China deberían comenzar su retirada de Occidente, sin dejar recelos de que el brebaje satánico sea capaz de atacar con armas nucleares mientras está en su agonía. No hay nada en Occidente que valga la pena tener. Los países ya han regalado sus industrias más importantes a los chinos y han renunciado a las libertades civiles de sus ciudadanos. Como lo demuestran los mandatos de Covid, Occidente ya no cree en los valores que dice. Las personas que ejercen, o intentan ejercer, sus derechos constitucionales a la libertad de expresión y la libertad de asociación son tildadas de «terroristas domésticos». Sus voces son reprimidas, son despedidos de sus trabajos, sus licencias médicas son quitadas, son arrestados y encarcelados. El mundo occidental se ha transformado en un infierno de tiranía.

Los economistas rusos, a los que los neoliberales estadounidenses les lavaron el cerebro, se encuentran, sin darse cuenta, entre los peores enemigos de Rusia. Han sido adoctrinados para creer que el desarrollo económico ruso depende del acceso a la financiación occidental. Esto es una tontería total.

Hace varios años, Michael Hudson y yo dejamos en claro que depender de préstamos extranjeros, capital extranjero, para financiar su desarrollo era lo más estúpido que Rusia podía hacer. Preguntamos, públicamente, al banco central ruso cómo iba a gastar dólares prestados o euros en Rusia en proyectos de desarrollo. Los proyectos, por supuesto, se pagan en rublos, ya que esa es la moneda nacional. ¿Qué transforma mágicamente los dólares y euros en rublos? ¿Utiliza el banco central las monedas extranjeras que Rusia ha pedido prestadas para comprar rublos en el mercado de divisas? ¿Por qué hacer eso cuando el banco central puede crear rublos?

Le señalamos al banco central que cuando recibe un préstamo en dólares o euros, pone las divisas en sus reservas. Para financiar el proyecto, el banco central crea rublos, al igual que lo hace un banco privado cuando financia un proyecto. Todo lo que hace el préstamo extranjero es cargar a Rusia con pagos de intereses a los acreedores extranjeros. Como el banco central puede financiar los proyectos, y financia los proyectos, mediante la creación de rublos, no tiene sentido el préstamo extranjero. Todo lo que Rusia hace cuando toma un préstamo extranjero es incurrir en un pasivo sin adquirir un activo. (¡El banco central comete el mismo tipo de error cuando aconseja al Kremlin que venda activos rusos a extranjeros para adquirir divisas, lo que luego hace que Rusia esté sujeta a sanciones! Como Rusia no necesita divisas, debe mantener su gas natural para el desarrollo de las economías de Rusia y China y no agotar sus reservas vendiendo a sus enemigos occidentales que imponen sanciones y emiten amenazas a la caída de un sombrero. Si Rusia vende, debería fijar el precio en rublos para fortalecer el rublo).

¿De qué forma mantiene Rusia su préstamo extranjero en sus reservas? No en moneda. Las reservas generalmente se mantienen en deuda del país acreedor. Esto significa que al tomar un préstamo en dólares, el banco central ruso tiene bonos del Tesoro de los Estados Unidos y, por lo tanto, ayuda a financiar el cerco de Washington a Rusia. Acabamos de presenciar que el gobierno de los Estados Unidos, el banco central y los bancos comerciales y los de sus eurosatélites confiscan las reservas extranjeras de Donetsk y Lugansk, al igual que los depósitos y reservas de Afganistán fueron incautados, y así como el Banco de Inglaterra confiscó las existencias de oro de Venezuela en Londres y las asignó al cleptócrata cliente designado por los Estados Unidos, Guaidó.

Por razones inconsistentes con toda la economía conocida, el banco central ruso piensa que es inflacionario crear rublos a menos que se cargue con deuda externa. Esta loca idea muestra cómo la propaganda económica estadounidense ha privado a Rusia del valor de su propio banco central.

A estas alturas, el banco central ruso debe estar alejando su pensamiento del lavado de cerebro económico estadounidense. Sin embargo, los integracionistas atlantistas tratarán de aferrarse a sus conexiones estadounidenses y continuar su traición a su propio país.

Occidente sufre de la misma ilusión que el banco central ruso. La UE planea sancionar a Rusia limitando el acceso de Rusia a los mercados financieros europeos. Washington hará lo mismo. Rusia no tiene necesidad de que sus bancos tengan acceso a bancos europeos o estadounidenses. Access beneficia no a Rusia, sino a los bancos europeos y estadounidenses que cobran los pagos de intereses de Rusia. Una vez más, ¿por qué debería Rusia pagar intereses sobre los préstamos extranjeros, cuyos ingresos permanecen ociosos en sus reservas de divisas?

La UE, entendiendo que sus bancos son los beneficiarios, ha limitado las sanciones a las personas que participaron en el proceso de reconocimiento de la independencia de las repúblicas de Donbass y a los bancos rusos que están financiando las operaciones militares rusas en Donetsk y Lugansk.

https://sputniknews.com/20220222/eu-seeks-to-limit-russias-access-to-european-financial-markets-1093269568.html

Qué estupidez total. El ejército ruso es financiado por el presupuesto nacional ruso, no por los bancos. Cualquier funcionario ruso de rango suficientemente alto como para haber participado en una decisión del Consejo de Seguridad que todavía confía en occidente para tener dinero en el extranjero es tan estúpido que merece ser confiscado. De hecho, tales tontos deberían ser expulsados del gobierno ruso.

Rusia y China han sido sometidas a una operación de operaciones psicológicas que necesitan para Occidente. Esta ilusión es la mayor amenaza a la que se enfrentan, de hecho, que enfrenta el mundo. Las posibilidades de la Tercera Guerra Mundial se ven reforzadas por sus contactos con Occidente. Estos contactos resultan en acusaciones constantes, provocaciones constantes, que son peligrosas porque pueden estallar en conflicto. A estas alturas, Rusia y China deberían saber que las negociaciones con Occidente no solo son inútiles sino peligrosas.

El primer paso hacia la reducción de las tensiones es que Rusia y China dejen de responder a las acusaciones. Las respuestas no sirven más que para mantener vivas las acusaciones y alentar más. Las acusaciones son la forma en que Occidente mantiene a Rusia y China a la defensiva, siempre diciendo «no, no lo hicimos». ¿Por qué se molestan en negar? Occidente nunca les cree.

Ser acusado constantemente resulta en frustración y enojo. Es la principal causa de abuso conyugal. La única manera de que Rusia y China detengan el abuso es dejar de responder a él.

Rusia y China tienen sus propios objetivos. Estos objetivos son el desarrollo de sus países y la creación de sus propios bloques comerciales. No hay razón alguna para contaminar este proyecto con la corrupción occidental.

El mundo occidental no será un problema para Rusia por mucho más tiempo. Occidente está colapsando en su propia degeneración, muriendo de odio a sí mismo. Occidente deshonra a sus fundadores, a sus héroes. Occidente derriba sus propios monumentos históricos, enumera en la lista negra su propia literatura clásica, enseña el odio a sí mismo en sus propias universidades y escuelas públicas, y ahora ha creado dos enemigos poderosos. Occidente rechaza sus valores. No tiene moral, ni respeto por la verdad. El gobierno de los Estados Unidos ha pisoteado la Constitución. Como Estados Unidos es la Constitución, Estados Unidos se ha pisoteado a sí mismo en la tierra. Las escuelas de derecho guardan silencio o alientan la destrucción. Como el resto de Occidente es el imperio estadounidense, todo va con los Estados Unidos.

Es difícil para un país, un imperio, construir tensiones que conduzcan a la guerra si el enemigo elegido no se involucra contigo, no te responde. La mejor oportunidad de evitar una guerra nuclear es que Rusia y China mantengan un ojo cauteloso en Occidente, pero de lo contrario ignoren a Occidente y eviten comprometerse con Occidente. Rusia y China deberían ocuparse de sus propios asuntos.

Fuente: https://www.unz.com/proberts/russia-and-china-should-go-their-own-way/

El convoy de libertad de Ottawa derriba la ilusión de democracia en América del Norte

Por Mateo Ehret

¿Quién hubiera pensado que Canadá sería alguna vez una bujía para un movimiento de libertad contra la tiranía?

Como editor de una revista geopolítica canadiense durante más de 10 años y autor de cuatro libros sobre historia canadiense, me da un poco de vergüenza decir que ciertamente no pensé que los canadienses tuvieran esto en ellos.

La «monarquía del norte» ciertamente no es algo que exuda sentimiento revolucionario, ya que se ha fundado en principios no revolucionarios como «Paz, Orden y Buen Gobierno» que han estado en marcado contraste con la significativamente más inspiradora «Vida, Libertad y la Búsqueda de la Felicidad» consagrada en los documentos fundacionales de nuestros primos del sur.

Incluso nuestro documento fundacional de 1867 (redactado sobre un mes de hedonismo alimentado por champán en 1864) llama explícitamente el propósito de la confederación no como un medio para «apoyar el bienestar general» como fue el caso de la constitución de los Estados Unidos en 1787, sino más bien «para promover los intereses del Imperio Británico».

Pero aquí está.

Incontables miles de patriotas han conducido por todo el país a refugiarse en Ottawa en paz y con un alto espíritu festivo que tuve que ver con mis propios ojos para creer exigiendo algo tan simple y no contaminado por la ideología: libertad para trabajar, proveer para las familias y el respeto por los derechos básicos como se establece en la Carta de Derechos y Libertades (una actualización de 1982 a la vergonzosamente oligárquica Ley Británica de América del Norte de 1867).

Los principales medios de comunicación y los hackers políticos han estado trabajando horas extras para pintar el convoy de la Libertad que convergió en Ottawa el 29 de enero como un «movimiento insurreccionalista» lleno de «supremacistas blancos», «títeres rusos» y «nazis» para «derrocar al gobierno».

Incluso el ex gobernador del Banco de Inglaterra (y fideicomisario del Foro Económico Mundial) Mark Carney intervino el 7 de febrero afirmando que «esto es sedición» y que «aquellos que todavía están ayudando a extender esta ocupación deben ser identificados y castigados con toda la fuerza de la ley».

Carney, el perenne favorito financiero de Goldman Sachs y la City de Londres (y aspirante a primer ministro) pidió un ataque contra todos aquellos que donaron dinero a esta operación terrorista doméstica.

Frente a un movimiento orgánico de derechos civiles de camioneros de cuello azul, agricultores y decenas de miles de partidarios que se han reunido en la capital de Canadá para exigir una restauración de sus libertades básicas, el actual gobierno liberal no ha demostrado ni una onza de humanidad o capacidad de negociación.

Esto no debería ser una sorpresa para aquellos que han visto la hipocresía de los ideólogos neoliberales del orden «basado en reglas» en acción en los últimos años que se apresuran a celebrar la «libertad» de los ciudadanos de Ucrania, Hong Kong o Xinjiang cuando el resultado beneficia los objetivos geopolíticos de tecnócratas separados hambrientos de hegemonía global.

En el momento en que surgen movimientos obreros autoorganizados genuinos que exigen que se reconozcan los derechos básicos, entonces las máscaras se quitan y la ira de los tiranos muestra sus verdaderos rostros.

Entonces, en lugar de negociación y discusión sobre cuestiones constitucionales de principios como han solicitado los manifestantes, solo hemos visto amenazas, calumnias y más amenazas que van desde cortar $ 10 millones de fondos recaudados en GoFundMe el 4 de febrero, y luego otros $ 8 millones recaudados en GiveSendGo el 10 de febrero.

Hemos visto al gobierno imponer un estado de emergencia primero en la ciudad de Ottawa, seguido de un estado de emergencia en toda la provincia el 11 de febrero, lo que justifica el corte de suministros vitales de combustible a los camioneros y sus familias que han acampado a temperaturas de -22 grados centígrados.

Se han redactado edictos que hacen ilegal proporcionar suministros a los manifestantes bajo amenaza de multas que van hasta $ 100 mil dólares y un año de prisión y los ciudadanos patriotas que se han organizado por su derecho a no vivir bajo una dictadura han sido estigmatizados por los medios de comunicación implacablemente como «insurgentes».

LEY DE MEDIDAS DE EMERGENCIA INVOCADA

Luego, el 14 de febrero, Justin Trudeau, seguido por la viceprimera ministra y fideicomisaria del WEF, Chrystia Freeland, se turnó para anunciar la invocación de la Ley de Medidas de Emergencia, que anteriormente se conocía como «La Ley de Medidas de Guerra», invocada por última vez casi 50 años antes por el padre de Justin, Pierre Elliot Trudeau, como una «solución» a las células terroristas dirigidas por la RCMP desplegadas en todo Quebec y que culminó en la «Crisis de Octubre» de 1970.

El nombre fue cambiado en 1988 aunque está en función completamente idéntico.

Bajo la Ley de Medidas de Emergencia, el Estado Profundo de Canadá que administra Trudeau ha adoptado el programa Mark Carney descrito el 7 de febrero de apuntar a las cuentas bancarias de todos los canadienses involucrados con el convoy directamente o habiendo apoyado el convoy a través de donaciones en línea o criptomonedas.

¿Qué podrían sufrir esas personas por el delito de haber ofrecido apoyo o participación en las protestas?

Esos «insurgentes deplorables» se enfrentan a la amenaza de ver sus cuentas bancarias congeladas indefinidamente, y si son dueños de negocios, se les cancelan sus pólizas de seguro. Los «5 grandes» bancos de Canadá han sido así «delegados» y se les han dado protecciones legales completas de ser demandados por aquellos cuyas vidas serán dañadas por el cierre de cuentas bancarias.

Una cosa se ha hecho evidente hasta ahora: las amenazas no están funcionando con camioneros y otros manifestantes que renuevan sus compromisos de permanecer en su lugar e incluso cuatro primeros ministros provinciales (de Alberta, Saskatchewan, Quebec y Manitoba) denunciando las medidas de emergencia.

La Asociación Canadiense de Libertades Civiles también ha denunciado en voz alta la Ley diciendo:

el gobierno federal no ha cumplido con el umbral necesario para invocar la ley de emergencias. Esta ley crea un estándar alto y claro por una buena razón: la ley permite al gobierno eludir los procesos democráticos ordinarios … La Ley de Emergencias solo puede invocarse cuando una situación «amenaza seriamente la capacidad del gobierno de Canadá para preservar la soberanía, la seguridad y la integridad territorial de Canadá» y cuando la situación «no puede ser tratada de manera efectiva bajo ninguna otra ley de Canadá».

FISURAS EN TODO EL ESTABLECIMIENTO

Debido a la inflexible incapacidad de Borg para negociar con un movimiento orgánico de derechos civiles sufrido por todas las criaturas tecnocráticas de Davos, las principales fisuras han comenzado a romperse en todo el establecimiento político de Canadá.

Ya dos miembros del Partido Liberal se han vuelto renegados rompiendo con el santo sistema de látigos y lealtad al partido de Canadá por encima de la conciencia exigiendo que Trudeau derogue las inmensamente impopulares e inútiles medidas covid.

El 8 de febrero, el diputado liberal Joel Lightbound comentó que las viles generalizaciones de Trudeau a los manifestantes solo han servido para «dividir y estigmatizar» a los canadienses, señalando que solo ha visto a una amplia diversidad de razas asistir al convoy de libertad en Ottawa y en todas las provincias.

Un día después, un segundo diputado liberal Yves Robillard rompió las filas del partido volviendo a enfatizar su apoyo a las declaraciones de Lightbound y advirtió que muchos otros dentro del partido comparten estos puntos de vista disidentes y pronto hablarán si los cambios no se efectúan pronto.

En el Partido Conservador, una especie de golpe de Estado tuvo lugar el 3 de febrero cuando la líder de la oposición Erin O’Toole fue derrocada por su propio caucus por sonar demasiado como un ghoul del Foro Económico Mundial y, por primera vez en más de dos años, se puede escuchar una contra-voz real de la oposición en los pasillos del parlamento con demandas de cada miembro conservador del parlamento para poner fin a los mandatos de confinamiento y apoyar la protesta en todo el país. movimiento.

A nivel provincial, Alberta, Saskatchewan, Quebec y PEI han anunciado la derogación de sus mandatos de covid, incluidos los pasaportes de vacunación, mientras que Quebec ha dado un paso atrás en el impuesto contra la vacunación que fue amenazado por el primer ministro Legault hasta hace solo una semana.

Incluso el jefe del NDP, Jagmeet Singh, que había calificado a todos los manifestantes de supremacistas blancos hace solo unos días, revirtió su tono, tal vez debido a la abrumadora presencia de sijs en los convoyes federales y provinciales.

PESADILLAS DEL CONVOY DE LA LIBERTAD PARA TECNÓCRATAS EN ESTADOS UNIDOS Y EUROPA

Mientras tanto, la Administración Biden ha dado todo su apoyo a Justin Trudeau para que use toda la fuerza del poder federal para cerrar las protestas (conflagrando el bloqueo del comercio entre Estados Unidos y Canadá en Windsor y Manitoba como vinculado directamente a las protestas de Ottawa … que no lo es).

Tal vez a Biden le preocupe que el ejemplo del convoy se haya extendido no solo a través de las naciones de la Comunidad Transatlántica y la jaula de los Cinco Ojos, sino también a los propios Estados Unidos, donde un convoy paralelo de libertad estadounidense saldrá del sur de California hacia Washington D.C. el 5 de marzo involucrando a decenas de miles de camioneros estadounidenses.

La ex Secretaria de Seguridad Nacional de Obama y frecuente comentarista de CNN Juliette Kayyem entregó sus inquietantes comentarios a este problema enconado que debe detenerse a toda costa diciendo:

Confía en mí, no me quedaré sin formas de hacer que esto duela: cancelar su seguro; suspender sus licencias de conducir y prohibir cualquier certificación regulatoria futura para camioneros, etc. ¿No hemos aprendido nada? Estas cosas se enconan cuando no hay consecuencias»

Cómo se desarrollará este proceso en los próximos días y semanas es imposible de determinar. La ilusión de la democracia liberal que alimentó la virtud auto-engrandecedora señalando a los tecnócratas que dan lecciones a los «malos» estados autoritarios de Eurasia sobre cómo debería funcionar la libertad se ha derrumbado.

Una cosa es cierta.

Esos tiranos que viven en sus cámaras de eco de la torre de marfil que exigen que el mundo se ajuste a sus utopías ideales de estado post-nación están en pánico ya que no tienen idea de cómo interactuar con los seres humanos reales que se organizan en torno a principios no matemáticos como la «libertad», la «justicia» y los «derechos» que son inalienables para todos los ciudadanos, incluso si viven bajo una monarquía.

Publicado originalmente en la Cultura Estratégica

Fuente: https://off-guardian.org/2022/02/18/ottawa-freedom-convoy-tears-down-illusion-of-democracy-in-north-america/

El eje angloamericano* está empeñado en desestabilizar Eurasia

Por Andrew Korybko

El emergente Orden Mundial Multipolar está siendo amenazado por el Eje Anglo-Americano (AAA), como lo demuestran sus provocaciones belicistas simultáneas contra sus motores conjuntos ruso-chinos. Estados Unidos y el Reino Unido se unieron en septiembre pasado a través de AUKUS junto con Australia para armar una coalición anti-china en el Indo-Pacífico mientras actualmente alimentan las llamas de las tensiones en Europa Central y Oriental (CEE) contra Rusia. Estos antiguos hegemónicos no tendrán éxito en revertir los procesos sistémicos globales históricamente inevitables en los que Rusia y China son pioneros juntos, pero sin embargo podrían infligir una destrucción masiva en la búsqueda de sus objetivos ideológicos de dividir y gobernar.

Los grandes cálculos estratégicos que están influyendo en las formulaciones de políticas de sus burocracias militares, de inteligencia y diplomáticas permanentes («estado profundo») son que pueden tener éxito en «contener» simultáneamente a estas grandes potencias siempre que reúnan con éxito coaliciones regionales con ese fin. En el frente euroasiático occidental, la AAA está tratando de reunir a los Estados bálticos, Polonia, Rumania y Ucrania, mientras que la euroasiática oriental los ve tratando de hacer lo mismo con Australia, Japón y tal vez algunos países de la ASEAN como Filipinas. India fue designada como un papel en esta coalición anti-china de «contención», pero recientemente parece haber reconsiderado su compromiso.

India entiende muy bien que no puede desempeñar un papel de vanguardia en la «contención» directa de China, pero lo que puede hacer es cortejar más inversión extranjera para hacer que su economía sea más competitiva. Nueva Delhi también está cooperando con sus socios especiales y estratégicos en Moscú para ensamblar conjuntamente un nuevo Movimiento de Países No Alineados («Neo-NAM«) con el propósito de crear un tercer polo de influencia en el orden mundial bi-multipolar que formará el mundo multipolar definitivo. En Eurasia occidental, no está claro hasta qué punto el aspirante a líder de la CEE, Polonia, está interesado en desempeñar un papel de vanguardia similar frente a Rusia, a juzgar por su interés reportado en un acuerdo militar con Moscú.

Estas incertidumbres geoestratégicas amenazan con arrojar una llave inglesa en los planes simultáneos de «contención» de la AAA, lo que podría hacerlos lo suficientemente desesperados como para provocar incidentes de bandera falsa contra una o ambas de esas grandes potencias euroasiáticas con el propósito de catalizar secuencias de eventos en rápido movimiento para galvanizar sus alianzas regionales deseadas. Esto significa que no solo Rusia y China, sino también los países de las respectivas regiones de esos dos, deben estar en alerta máxima por los complots de esos actores extrarregionales. La AAA cree que están lo suficientemente distanciados geográficamente de las zonas potenciales de hostilidades como para aislarse de las consecuencias más inmediatas que podrían provocar.

Ante estas presiones, Rusia y China tendrán que trabajar más estrechamente juntas, pero Moscú también debe evitar cualquier dependencia futura desproporcionada de Beijing, ergo sus planes Neo-NAM con Nueva Delhi. China tampoco quiere poner todos sus huevos en la canasta rusa, lo que explica por qué ha sido pionera de forma independiente en otros corredores de conectividad trans-regional que no transitan por el territorio de ese país, como el Corredor Medio con Turquía a través de Asia Central y el Cáucaso Sur, así como el Corredor Económico China-Pakistán (CPEC) e incluso el Corredor Económico China-Myanmar (CMEC). El compromiso geoeconómico de China con esos países se adelanta a cualquier dependencia de Rusia.

La AAA no puede sostener de manera realista esfuerzos iguales de «contención» contra Rusia y China, independientemente del éxito de sus planes de coalición regional. Esto significa que los observadores deben esperar que se priorice uno u otro, aunque el objetivo principal puede cambiar con el tiempo y las circunstancias. Por lo tanto, el que no se está priorizando en un momento dado estará bajo una presión comparativamente menor y podrá operar de una manera más segura y estratégicamente independiente en su respectiva región. A medida que el enfoque cambia de uno a otro, el objetivo recién presionado dependerá de su contraparte para desempeñar un papel más importante en la válvula de presión. En este sentido, Rusia y China seguirán necesitándose mutuamente.

La Nueva Guerra Fría en curso es principalmente entre las superpotencias estadounidense y china, pero también está dando como resultado cada vez más que sus principales socios estratégicos británicos y rusos, respectivamente, desempeñen papeles más prominentes. Se espera que India siga siendo un estado pivote global cuya alineación múltiple en una dirección u otra influirá en gran medida en la dinámica de esta competencia global. El papel de Turquía y el CCG (principalmente los emiratíes y saudíes en ese contexto) también será una parte importante, con Polonia siendo influyente también, pero no se acerca a la escala de esos otros, ya que se espera que mantenga cierto grado de tensión con Rusia en el futuro previsible, incluso si se acuerda un acuerdo militar.

Teniendo en cuenta todo esto, la AAA puede describirse como el principal antagonista en la Nueva Guerra Fría, ya que se está volviendo imposible discutir la gran estrategia estadounidense en Eurasia sin hablar también sobre el papel complementario de su principal socio estratégico británico. Las relaciones entre China y Rusia son comparativamente más iguales, pero ambos todavía están tratando de equilibrar al otro de manera amistosa, gentil y no hostil a través de los corredores de conectividad trans-regional alternativos de Beijing y el Neo-NAM de Moscú con Nueva Delhi. Esta versión cada vez más compleja de la multipolaridad que está evolucionando en medio del orden mundial en gran parte bi-multipolar está haciendo que las Relaciones Internacionales sean más interesantes de lo que han sido en décadas.

Fuente: https://www.globalresearch.ca/anglo-american-axis-hellbent-destabilizing-eurasia/5768846

* Bajo responsabilidad de este blog, Las termitas del cielo, donde dice angloamericano, podría decir o estar el poder judío:

La única manera de entender la crisis ucraniana es colocando el poder supremacista judío en el frente y el centro de la discusión.

Las Guerras del holocausto III

“Las Guerras del holocausto” es un ensayo escrito en tres partes por Paul Eisen, judío que no está de acuerdo con la propaganda dada a un hecho histórico que se ha convertido en acto de fe e incluso en una religión en sí misma. Sólo intenta dialogar, pensar, intercambiar… pero sólo hay un lugar para el que piensa en contra de esa religión: la hoguera intelectual.

Por Paul Eisen

Tercera parte. LA GUERRA POR EL ESPÍRITU

Un amigo y colega en solidaridad con los palestinos escribió:

(Su escritura) en última instancia sirve a las mismas fuerzas de racismo que permiten a los soldados israelíes matar a los palestinos a sangre fría. Los nazis no sólo articularon -tomaron medidas diarias y directas para implementar- su concepción de una jerarquía racial. Mataron a personas que creían que amenazaban la pureza y superioridad racial aria: los discapacitados físicos y mentales; gitanos; homosexuales; Eslavos; Polacos; Judíos. Jugar a la hora de intentar establecer si millones de personas fueron gaseadas o asesinadas por otros medios me parece que simplemente huye del punto político central: que las ideologías racistas son fundamentalmente asesinas, y cuando las personas que las abrazan llegan al poder, se vuelven literalmente asesinas. ¿Qué más importa? ¿Realmente cree usted que «probar» que unos pocos cientos de miles de judíos/eslavos/polacos aquí y unos pocos cientos de miles allí fueron fusilados en lugar de gaseados, hará alguna diferencia en absoluto en la forma en que se percibe el Estado de Israel, o cómo se perciben a sí mismos los israelíes, para el sentido de culpabilidad de Europa (desplazado a los palestinos, por supuesto), o si Europa y los Estados Unidos deciden o no aplicar sanciones contra Israel, o retirar el apoyo financiero a Israel.Estas son preguntas difíciles. ¿Escribir sobre el revisionismo del Holocausto le da una credibilidad que no merece? ¿Da el revisionismo a la ideología nacionalsocialista una credibilidad que no merece? ¿Está el revisionismo del Holocausto inextricablemente ligado al fascismo, el racismo y el antisemitismo y, en caso afirmativo, no deberíamos investigarlo? ¿Es el nacionalsocialismo peor que muchas otras ideologías como el marxismo estalinista, que consideramos adecuado para una investigación objetiva? ¿Tiene alguna relación con la lucha de los palestinos contra la opresión israelí la confirmación de la verdad o no del Holocausto?
Porque lo que valen mis puntos de vista son: Escribir sin prejuicios sobre el revisionismo del Holocausto inevitablemente debe darle cierta credibilidad, pero en mi opinión, por razones ahora obvias, esto es
merecido. El revisionismo del Holocausto no está inextricablemente ligado al fascismo, el racismo y el antisemitismo, aunque puedo ver cómo podría parecer así. La erudición revisionista inevitablemente da mayor credibilidad al nacionalsocialismo, en el sentido de que permite la posibilidad de que el régimen nacionalsocialista no fuera tan indecible como se ha pintado. Que esto sea merecido o no depende del resultado de la beca. En cuanto a si el nacionalsocialismo es peor que las muchas otras ideologías que se consideran dignas de un estudio imparcial, la respuesta es que no lo sé.
Pero tenemos derecho a buscar la
verdad. El verdadero crimen cometido por los nacionalsocialistas -la exclusión, la desempoderamiento, la deportación, la esclavitud, la muerte por omisión y por comisión y expulsión de un pueblo por el simple hecho de serlo- fue terrible. Uno no necesita cámaras de gas para hacer que el ataque contra los judíos, sólo porque son judíos, sea extraordinario e inaceptable. No obstante, si este objetivo no se extendiera al exterminio, si no hubiera cámaras de gas y si seis millones de judíos no murieran, entonces deberíamos saberlo y, si es necesario, abordar las implicaciones. Si hay alguna razón por la que no deberíamos investigar este asunto, entonces la competencia es de aquellos que nos niegan ese derecho, de decir por qué. Los que nos niegan ese derecho han intentado decir por qué, pero en mi opinión han fracasado estrepitosamente.
Pero, ¿qué importa cuántos judíos fueron asesinados y de qué manera y con qué
intención? Un asesinato es un asesinato y un asesinato es un asesinato de más. ¿Qué diferencia hará si el Holocausto está probado o no? ¿Tendrá algún efecto en el estatuto y las actitudes de Israel o en su comportamiento hacia los palestinos, cuestiones en las que tenemos que centrarnos urgentemente?
Pero el Holocausto no es sólo un
asesinato. Tampoco se trata de un asesinato en masa. Ni siquiera es un genocidio. Ha habido muchos asesinatos, asesinatos en masa e incluso genocidios, pero ninguno ha sido conmemorado como el Holocausto. Se considera que el Holocausto es el peor crimen de la historia de la humanidad, y esto no se debe a que más personas fueran asesinadas o a que fueran asesinadas de manera más brutal o más sin sentido. Se consideran que tres millones de judíos polacos murieron en el Holocausto. Tres millones de polacos no judíos también murieron en el mismo período de la historia – sin embargo, los judíos, como lo demuestra la conmemoración que se les concedió, se consideran más importantes. Cincuenta millones de personas murieron en la Segunda Guerra Mundial, incluidos veinte millones de rusos, diez millones de alemanes y austriacos y seis millones de judíos. Sin embargo, sólo los judíos merecen un «Holocausto».
¿Es esto porque sólo los judíos fueron blanco de la destrucción simplemente porque eran judíos, y porque sólo los judíos fueron exterminados de una manera tan fría, premeditada y moderna por una nación tan avanzada, liberal e ilustrada en el corazón de la Europa
cristiana? Si los revisionistas demostraran su caso de que los judíos no fueron blanco de exterminio, que no había cámaras de gas y que no había seis millones, ¿no habría entonces holocausto? ¿Se convertirían los judíos en víctimas más trágicas de un período trágico de la historia, a la par de los millones de otras víctimas, incluidos los miles y miles de civiles alemanes masacrados en el bombardeo terrorista de ciudades alemanas por los aliados occidentales?
La comunidad revisionista probablemente ha dicho casi todo lo que puede decir y demostrado todo lo que puede probar y probablemente ha hecho el caso lo suficiente como para al menos poner en duda la veracidad de la narrativa del
Holocausto. Los historiadores futuros bien pueden rechazar el Holocausto como historia, pero el Holocausto todavía puede continuar, ya no como historia, sino como ideología e incluso teología. A pesar de que la evidencia puede llevarnos a aceptar que nunca hubo intención de eliminar a todos y cada uno de los judíos de Europa, o cualquier cámara de gas en Auschwitz, o cualquier cosa cerca de seis millones de víctimas, esto puede no hacer un ápice de diferencia más de lo que la evidencia arqueológica podría probar que no hubo éxodo de Egipto y la ciencia médica podría arrojar dudas sobre el nacimiento virginal.
Porque hay otra posibilidad – que el sufrimiento de los judíos se considera que es el peor crimen en la historia de la humanidad no debido a la naturaleza del crimen, sino debido a la naturaleza de las
víctimas. Tal vez Abe Foxman tenía casi razón cuando escribió:
(El Holocaust es) «no simplemente un ejemplo del genocidio, sino una tentativa casi acertada en la vida de los niños elegidos de Dios y, así, en Dios mismo» [20]Porque puede ser que el Holocausto no sea sólo especial, puede ser que el Holocausto sea sagrado. Puede ser que hablar del Holocausto junto con otras atrocidades sea como hablar de la Pasión como la crucifixión de un alborotador y dos ladrones. Puede ser que el Holocausto sea una narrativa de sufrimiento mayor que la de una sola persona en una cruz.
Si Auschwitz es algo más que un horror de la historia, si va más allá de la «banalidad del mal», entonces el cristianismo se tambalea sobre sus cimientos. Cristo es el Hijo de Dios, que fue al fin de lo humanamente soportable, donde soportó el sufrimiento más cruel… Si Auschwitz es cierto, entonces hay un sufrimiento humano que simplemente no se puede comparar con el de Cristo… En este caso, Cristo es falso, y la salvación no vendrá de Él Auschwitz es la refutación de Cristo. Claude LanzmannAsí que el Holocausto y el sufrimiento judío, ya no la historia, ahora la teología, se han convertido en un imperativo religioso para los judíos, y más críticamente para todos los judíos, incluso para aquellos judíos que se consideran seculares, que no han estado cerca de una sinagoga desde que eran niños, incluso para aquellos judíos que no se consideran judíos. Tome diez judíos hoy, tal vez tres adorarán a Dios, tal vez nueve adorarán al estado de Israel, nueve puntos-cinco pueden adorar «El pueblo judío» pero nueve puntos nueve-nueve-nueve recurrentes adorarán el sufrimiento judío y el Holocausto. El Holocausto resuelve el gran dilema de la vida judía moderna: cómo ser judío cuando ya no crees en el Dios judío. Los judíos seculares han encontrado muchos dioses para reemplazar al que rechazan – Marx y Trotsky, el ateísmo, el psicoanálisis, el multiculturalismo, los derechos humanos, el dinero y el éxito, y por supuesto, el sionismo – hay mucho para elegir, pero sólo uno que sirve como un cajón de mecanismos para todos. Y si no lo crees, prueba esto – ve a buscar al judío más educado, secular, progresista, iluminado, perceptivo y sensible que conoces – niega el Holocausto y luego retrocede.
Pero el Holocausto no se limita a los judíos.
El Holocausto no sólo es el martirio central y, por lo tanto, un foco religioso en la historia judía moderna, sino también, si no en la historia mundial, entonces ciertamente en la historia estadounidense y europea. Por toda América del Norte y Europa Occidental: Museos del Holocausto – catedrales a la nueva religión con sus propios sacerdotes y sacerdotisas; Abe Foxman, Deborah Lipstadt, Elie Wiesel, Simon Wiesenthal, abundan – el más grande y mejor en Washington DC con todos los demás símbolos de la nación estadounidense y el poder. Cátedras sobre el Holocausto en las principales universidades, memoriales, fundaciones, conferencias y simposios, libros, revistas, películas, documentales de televisión. Cuanto más nos alejamos en el tiempo de los acontecimientos reales, mayor es la sacralización. Pero estas son sólo las manifestaciones externas. El Holocausto, el último en sufrimiento es un paradigma para todo el sufrimiento judío y para toda intolerancia, discriminación y odio contra los judíos y esto es en sí mismo un paradigma para todo el sufrimiento y toda la intolerancia, la discriminación y el odio contra todas las personas. Es por eso que un importante Museo del Holocausto en los Estados Unidos es capaz de estilizarse a sí mismo como simplemente «El Museo de la Tolerancia», y es por eso que aquellos que se atreven a desafiar la afirmación judía de una particularidad de sufrimiento casi siempre son acusados de «intolerancia» o de «promover el odio». El Holocausto puede ser el símbolo supremo del poder judío, el medio más visible por el cual la voluntad judía en este mundo se impone y se muestra a un mundo no judío acobardado. Proclama que los judíos están sufriendo y los judíos son inocentes para que los judíos puedan hacer lo que quieran y, por asociación, el estado de los judíos también está sufriendo, también es inocente y también puede hacer lo que quiera.

La ropa

nueva del Emperador Pero el mundo no salta porque siente pena por los judíos.
Como dice Israel Shamir, la compasión y la culpa pueden darte un plato de sopa gratis, pero no mucho más, y ciertamente no los noventa mil millones de marcos alemanes pagados en reparaciones por la República Federal de Alemania al estado infantil de Israel, los miles de millones de dólares pagados por los sucesivos gobiernos estadounidenses para mantener ese estado, ni el pase libre dado a Israel por casi todo el mundo para hacer más o menos lo que les gusta a los palestinos. El poder del Holocausto no es el poder de despertar piedad y compasión en el resto del mundo. Cualquiera puede ver que Israel no necesita de nuestra piedad o compasión y tampoco de los judíos. Israel no es débil e Israel no es inocente y tampoco lo son los judíos. Lo que es más difícil de ver es cómo alguien podría haber pensado lo contrario. ¿Podría ser lo mismo con el Holocausto? ¿No está claro a estas alturas que hay muy poca evidencia para apoyar la narrativa del Holocausto, que la narrativa del exterminio simplemente no cuadra, y que el tema de las cámaras de gas podría, como nos recordó Ingrid Rimland, resolverse fácilmente mediante la investigación forense?
Sugiero que la ciencia forense debería resolver ese desacuerdo sobre lo que los alemanes hicieron o de no hicieron en la Segunda Guerra Mundial en un foro público abierto.¿Por qué no se ha hecho esto? Todo el mundo debe saber que si el establishment pudiera refutar las afirmaciones revisionistas lo haría, ¿por qué no lo han hecho? Y cualquiera puede visitar cualquier número de sitios web y encontrar montañas de evidencia contra la veracidad del Holocausto, así que ¿por qué no lo hacemos? La razón es la misma razón por la que los cortesanos, desde que comenzó el tiempo, han actuado como si un emperador desnudo estuviera bellamente ataviado, porque tienen que hacerlo.

El poder del Holocausto es el mismo poder que permitió a unos pocos miles de ingleses gobernar a cientos de millones de indios; unos pocos cientos de aristócratas franceses para gobernar unos pocos millones de campesinos franceses y un zar y unos pocos cientos de nobles rusos para gobernar millones de siervos rusos. Es el mismo poder que en todo el mundo y a lo largo de la historia de la humanidad ha permitido a unos pocos prósperos gobernar sobre los muchos empobrecidos. Es la esencia misma del poder en este mundo; el poder del farol. Así como el emperador desvesado puede obligar a la gente a creer que está vestido, así los establecimientos judíos y del Holocausto pueden hacernos creer que el negro es blanco en la narrativa del Holocausto y que los judíos e Israel son sufridos e inocentes. Y si no pueden hacernos creer, al menos pueden hacernos decir que lo creemos. Para el disidente wannabee, el poder detrás del Holocausto dice esto: «¡Míralo! ¡Si podemos hacer cumplir esto, podemos hacer cumplir cualquier cosa!»
Pero, ¿por qué debería importarnos si los judíos eligen crear para sí mismos tal mitología, incluso si esa mitología ha sido aceptada por tantos
otros? La respuesta es: debemos preocuparnos porque si el Holocausto es falso, entonces hay quienes sufren bajo esa falsedad. Primero, si se elimina el estatus especial de los judíos, entonces el estatus igualitario de cada uno de los no judíos que murieron en ese mismo tiempo, hasta ahora degradado y denigrado, se restaura inmediatamente a su lugar legítimo e igualitario. Y también hay otras víctimas. El pueblo alemán está acusado y declarado culpable de haber cometido el peor crimen de la historia de la humanidad. Los polacos, ucranianos, letones, lituanos, etc. etc. están acusados y declarados culpables de ayudar, instigar e incluso aplaudir la comisión del peor crimen de la historia de la humanidad. Añádase a ellos la Iglesia Católica y el Papa, los estadounidenses y británicos que están acusados y declarados culpables de no haber hecho lo suficiente para evitar la comisión del peor crimen de la historia de la humanidad. Añádase a ellos el cristianismo y los cristianos que a lo largo de los siglos son acusados y declarados culpables de sentar las bases para la comisión del peor crimen de la historia de la humanidad. Y finalmente también puedes lanzar a casi todo el mundo no judío acusado y culpable de lo que equivale a simplemente no ser una de las víctimas elegidas del peor crimen en la historia de la humanidad, y por lo tanto condenado para siempre a silenciar sus voces cada vez que se menciona la palabra «judío» y a permanecer en silencio mientras se propaga el mito de la elección judía en el Holocausto.

Las armas de los pobres Hay otra víctima: una víctima presente, apremiante, última.
El pueblo palestino -negado, denigrado y abusado por un poder que utiliza el Holocausto como escudo detrás del cual pueden tener lugar todas y cada una de las atrocidades- es sin duda el principal culpable del Holocausto.
El 22 de marzo de 2001 Robert Faurisson escribió un documento para la conferencia propuesta de Beirut sobre revisionismo y sionismo, que sabía que nunca sería
presentada. Tenía razón. La conferencia fue cancelada debido a la presión externa, en gran parte por grupos judíos. En su artículo por primera vez, Faurisson se dirigió al mundo árabe. Primero les dijo que un adversario inteligente puede decir que temen algo cuando no lo hacen, y que no temen algo cuando lo hacen. Por lo tanto, el poder de fuego de sus enemigos se desvía de aquellos lugares donde puede hacer daño real a aquellas áreas donde puede hacer poco daño.
Luego enumeró esas cosas que los sionistas no temen: No temen al poder militar – tienen más que suficiente de su propia y de todos modos, saben que cualquiera que tenga poder militar es mucho más probable que los apoye en lugar de oponerse a
ellos. No temen el antisemitismo, sino que, por el contrario, se alimentan de él para crear simpatía por su causa. En realidad, no temen a los denunciantes de la explotación del Holocausto -los Norman Finkelstein y los Peter Novick- siempre y cuando no desafíen el Holocausto en sí. Después de todo, el crítico más feroz de algo puede (aunque a menudo sin saberlo) convertirse en su guardián más acérrimo – (Si Norman Finkelstein lo dice, debe ser cierto.) Ni siquiera temen al antisionismo, ya que el sionismo, al igual que el poder judío en sí, tiene la maravillosa capacidad de transformarse en cualquier cosa que quiera – izquierda / derecha, religioso / secular, un estado / dos estados – todos proporcionan un terreno fértil para el sionismo y la particularidad judía. Tampoco temen mucho los ataques a los mitos fundacionales de Israel, es decir, todos menos uno. Por último, ni siquiera temen ser llamados judeo-nazis. Por el contrario, ser etiquetado por los adversarios de uno como un nazi simplemente afirma que «nazi» es lo peor imaginable.
Luego le dijo a su audiencia lo que los sionistas temen: Temen las armas de aquellos que no tienen nada que perder: los pobres y los débiles.
Temen las piedras y los terroristas suicidas de la Intifada palestina -y temen las armas de esa otra Intifada-, las palabras de los revisionistas.
Los sionistas realmente temen las armas de los pobres (piedras de los niños, sus tirachinas como la de David contra el gigante Goliat, los ataques suicidas) y todo lo que pueda poner en peligro a las personas y los negocios; temen una degradación de su imagen de marca. Pero sobre todo aprehensivos de «la bomba atómica del pobre», es decir, la desintegración, por el revisionismo histórico, de la mentira de las cámaras de gas, el genocidio y los seis millones; temen esta arma que no mata a nadie pero que no fallaría, si se usa adecuadamente para explotar su gran mentira como una bolsa de aire caliente . . . perder el «Holocausto» es perder la espada y el escudo de Israel, así como un formidable instrumento de chantaje político y financiero; [21]A pesar de sus honorables intenciones y esfuerzos dedicados, el movimiento de solidaridad, que incluye a muchos judíos de conciencia, ha tenido poco éxito en detener al gigante sionista. La verdad es que lo único que lo ha paralizado ha sido la firmeza palestina y las piedras palestinas. Aunque nunca lo dirán, los palestinos deben saber que no sólo se enfrentan al poder del Estado israelí, sino también al poder de los judíos del mundo organizado y a su brazo principal, el Holocausto. Tal vez los palestinos deberían considerar la posibilidad de astillar algunas piedras en esa dirección. Quizás todos deberíamos hacerlo.

Las guerras del Holocausto — RighteousJews.org

Paul Eisen diciembre de 2004 paul@eisen.demon.co.uk Posdata: El 2 de marzo de 2005 Ernst Z ndel fue deportado a Alemania, donde se enfrenta a una sentencia de cinco años de prisión por negar el Holocausto.

http://www.nimn.org/Perspectives/americanjews/000308.php?section=American%20Jewish%20Voices

[2] Queja en virtud del Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos contra Canadá – 4 de enero de 2005.

[3] http://www.righteousjews.org/article10.html [4] http://www.ihr.org/main/journal.shtml [5] http://www.resistance.com/Hayward/hay1.html [6] http://www.ihr.org/jhr/v12/v12pl67_Webera.html [7] Robert Faurisson, Conferencia de prensa, Estocolmo, marzo de 1992.

[8] http://www.ihr.org/conference/beirutconf/010331faurisson.html [9] Paul Rassinier, Le Drame des Juifs europ ens, Les Sept Couleurs, 1964, reimpreso por La Vieille Taupe, París, p. 79.

[10] http://www.adl.org/holocaust/introduction.asp [11] http://www.nizkor.org/ [12] Klara Obermueller Weltwoche series, «Auschwitz und die ‘Auschwitz-L ge'», 9, 16 y 23 de diciembre de 1993, 3 artículos.

[13] Negacionistas, Relativistas y Pseudo-Beca – Deborah Lipstadt.
Publicado en Dimensions, Vol. 6, No. 1, 1991.

[14] ibíd. [15] ibíd. [16] Extracto de la Ley de negación del Holocausto (prohibición) 5746/1986 aprobada por la Knesset israelí el 8 de julio de 1986 citado en Hayward P 25.

http://www.resistance.com/Hayward/hay1.html [17] http://www.freewebs.com/joelhayward/thesisaddendum.htm

[18] http://www.geocities.com/Athens/Rhodes/5338/psa/cole.html

[19] Elie Wiesel, Noche, 1960, en La trilogía nocturna, 1985, pp. 40-43).
[20] Abraham Foxman citado en Peter Novick «The Holocaust in American Life» por Peter Novick, publicado por Houghton Mifflin Co. 1999.
Pp.195; 199.

[21] Paper written by Robert Faurisson for Beirut Conference on Revisionism and Zionism – March 2001.

Las Guerras del holocausto II

“Las Guerras del holocausto” es un ensayo escrito en tres partes por Paul Eisen, judío que no está de acuerdo con la propaganda dada a un hecho histórico que se ha convertido en acto de fe e incluso en una religión en sí misma. Sólo intenta dialogar, pensar, intercambiar… pero sólo hay un lugar para el que piensa en contra de esa religión: la hoguera.

Por Paul Eisen

Segunda parte. LA GUERRA POR LA VERDAD: LOS REVISIONISTAS

Vale la pena repetir que la negación de los revisionistas del Holocausto no se extiende a toda la narrativa del Holocausto.
Los revisionistas no niegan que el régimen nacionalsocialista persiguió brutalmente a los judíos. No niegan que los judíos en Alemania fueron discriminados, agredidos violentamente, desposeídos, encarcelados en campos y expulsados. Tampoco niegan que los judíos de los países ocupados por Alemania o dentro de la esfera de influencia alemana también fueron agredidos, desposeídos y sometidos a brutales deportaciones, muchos de ellos a campos de trabajos forzados donde murieron cientos de miles de personas. Tampoco niegan que muchos judíos fueron ejecutados disparando en el Este.
Pero sí niegan la narrativa del Holocausto tal como la conocemos en tres áreas
específicas.

  • Niegan que alguna vez hubo un plan oficial por parte de Hitler o cualquier otra parte del régimen nazi sistemática y físicamente para eliminar a todos los judíos en Europa;
  • Niegan que haya existido alguna vez cámaras de gas homicidas;
  • Niegan la cifra de seis millones de víctimas judías del asalto nazi y afirman que la cifra real fue significativamente menor.

Al hacer sus afirmaciones, los revisionistas han ofrecido un cuerpo considerable de trabajo. Hasta qué punto tienen razón, cada uno debe juzgar por sí mismo. Muchos opinarán que el revisionismo del Holocausto no es más que una tontería perniciosa motivada sólo por el odio a los judíos y el deseo de rehabilitar a Hitler y al nacionalsocialismo en particular, y al fascismo en general, y por lo tanto ni siquiera merecedor de escrutinio. No estoy de acuerdo, y aquellos con suficiente curiosidad como para desear investigar el tema pueden visitar el sitio web del principal think tank revisionista, el Institute for Historical Review, localizar el Journal of Historical Review [4] y su archivo de artículos y artículos y comenzar a leer. Para una visión general de todo el tema, pueden obtener una copia de la tesis de M.A. de Joel Hayward de 1993 «The Fate of Jews in German Hands» [5]

El caso revisionista es ampliamente el siguiente:

  • No existe ninguna prueba documental de que alguna vez hubo una decisión por parte de Hitler o del Estado nacionalsocialista de asesinar físicamente a todos los judíos de Europa. Sin embargo, hay una gran cantidad de pruebas de la decisión de perseguir, desempoderar y expulsar a todos los judíos de Europa
  • No existe prueba física alguna de la existencia de cámaras de gas homicidas en Auschwitz o en cualquier otro lugar. Sin embargo, hay abundantes pruebas del uso generalizado de gas y cámaras de gas a base de cianuro de hidrógeno (Zyklon B) para el desasecuido y la desinfección contra el tifus. nadie ha sido capaz todavía de producir, dibujar o describir una cámara de gas homicida o producir una fotografía o plan de una, porque nadie ha visto nunca una cámara de gas homicida.
  • nadie ha visto nunca una cámara de gas homicida porque no existían. Las cámaras de gas mostradas a miles de visitantes de Auschwitz son, según la admisión de las autoridades del museo, reconstrucciones de posguerra. Las imágenes comunes de cámaras de gas de otros lugares son cámaras de desinfestación o, más comúnmente, morgues, refugios antiaéreos (a menudo herméticos al gas) o crematorios. Las imágenes comunes del gaseo de judíos -deportados que subiendo y desembarcando de trenes, montañas de anteojos y zapatos, montones de cadáveres, chimeneas de crematorios son sólo eso- personas y trenes, anteojos y zapatos, cadáveres, chimeneas humeantes, ni más ni menos- no constituyen evidencia de gaseo masivo.
  • No sólo no hay evidencia física de la existencia de cámaras de gas homicidas, sino que hay evidencia física, arquitectónica, topográfica, geográfica y forense sustancial contra su existencia. La evidencia crítica está en tres informes, todos resultantes de investigaciones en el propio sitio de Auschwitz. El primero y más famoso de ellos fue el informe Leuchter encargado por Ernst Z ndel en 1988. Aclamado por los revisionistas, este informe se ha elaborado de forma un tanto apresurada y, debido a la disputa sobre la interpretación de sus conclusiones, debe considerarse revelador pero, no obstante, no concluyente. Sin embargo, los hallazgos y conclusiones de Leuchter fueron refinados y confirmados por un estudio forense llevado a cabo por el químico alemán Germar Rudolf y por un examen forense y un informe encargado por el museo estatal de Auschwitz y realizado por el Instituto de Investigación Forense de Cracovia.
  • La gasificación y cremación de los números reclamados, en el tiempo reclamado y con las instalaciones reclamadas, simplemente no es posible. Parte de la evidencia de esta conclusión proviene de estudios de ejecuciones individuales de gas realizadas en los Estados Unidos, cualquier estudio de los cuales mostrará lo difícil que es matar a una persona de manera segura y eficiente, por no hablar de los cientos reclamados.
  • El número de judíos asesinados por los nazis, que por lo general se considera de alrededor de seis millones, es muy exagerado. Esto se debe en gran medida a las cifras de población judía de antes de la guerra muy infladas y a las cifras de supervivencia y emigración judías subestimadas.
  • El contexto de gran parte de la evidencia de la narrativa del Holocausto fueron los Juicios de Nuremberg – un conjunto extraordinario y sin precedentes de juicios de los vencidos por los vencedores con poco intento de encontrar o decir la verdad. Sin las pruebas generadas por estos procedimientos, no habría evidencia significativa de que el exterminio de judíos tuviera lugar en absoluto. La legitimidad del propio tribunal era cuestionable, sus procedimientos eran una vergüenza, ya que a los acusados se les negaban los derechos procesales básicos y con gran parte de las pruebas presentadas en forma de testimonios de supervivientes tomados al pie de la letra o confesiones golpeadas y torturadas de los desventurados acusados. Como cuestión de constancia, la confesión clave del comandante de Auschwitz, Rudolf Hoess, se obtuvo mediante tortura y coacción. [6]
  • En general, hay muy poca evidencia de la narrativa establecida del Holocausto. Las pruebas contundentes son esquivas, y las pruebas que existen se basan en gran medida en informes de testigos presenciales, confesiones y rumores. Los informes de los testigos, notoriamente poco fiables de todos modos, son en este caso totalmente falsos. Muchos testigos clave ya han sido demolidos en la caja de testigos y muchos de los testigos, como los de Rudolf Vrba, Felipe Muller, Kurt Gerstein y Rudolf Hoess, están ahora parcial o completamente desacreditados.
  • Muchos elementos clave de la narrativa del Holocausto ya han sido refutados hasta el punto de que incluso los escritores del Holocausto del establishment han admitido su inexactitud. Ejemplos de estos son la historia de los judíos en jabón – la larga historia refutada de cómo los nazis utilizaron los cuerpos de los judíos gaseados para hacer jabón – el uso de «cámaras de vapor» para vapor a las víctimas hasta la muerte, y la existencia de cámaras de gas homicidas en los campos de concentración en la propia Alemania como Dachau y Buchenwald. Todas las afirmaciones se hicieron en Nuremberg, y todas han sido posteriormente descartadas silenciosamente. Lo más revelador es la silenciosa degradación de las cifras de víctimas ilustrada por la eliminación de diecinueve carteles en Auschwitz, que decían a los visitantes en diecinueve idiomas que cuatro millones de judíos murieron en el campo. Estos han sido reemplazados por letreros que reclaman un millón y medio (todavía reclamado por los revisionistas como una exageración significativa).

La investigación revisionista parece haberse llevado a cabo de una manera académica, está bien respaldada por la evidencia y se presenta de una manera tranquila y comedida. Que algunos revisionistas (no todos) tienen historias de activismo de extrema derecha es cierto. Que algunos (no todos) exhiben sentimientos antijudíos también es cierto, aunque esto puede deberse en parte a los ataques que muchos han sufrido de judíos y organizaciones judías. Algunos (no todos) han estado afiliados en el pasado a organizaciones racistas y nacionalistas, algunos (no todos) hablan alemán con fluidez y algunos incluso son alemanes. Tal información debería llevarnos a buscar de cerca signos de sesgo en su investigación; pero no para descontar sus hallazgos per se.

«Muéstrame o dibuja una cámara de gas nazi «

Roberto Faurisson [7]nadie es capaz de mostrarnos, ni en Auschwitz ni en ningún otro lugar, ni siquiera uno de estos mataderos químicos; nadie es capaz de describirnos su aspecto o funcionamiento exactos. No se encuentra ni rastro ni indicio de su existencia. Ni un solo documento, ni un solo estudio, ni un dibujo. nada. Nada más que alguna «evidencia» ocasional y lastimosa, que se desvanece, como un espejismo, tan pronto como uno se acerca, y que los propios historiadores judíos, en los últimos años, finalmente se han visto obligados a repudiar. Robert Faurisson [8]

Durante 15 años, cada vez que oí hablar de un testigo en cualquier lugar, sin importar en qué parte de Europa que no estaba ocupada por los soviéticos, que afirmaban haber estado presente en los exterminios de gas, inmediatamente fui a él para obtener su testimonio. Con la documentación en la mano, le haría tantas preguntas precisas y detalladas que pronto se hizo evidente que no podía responder excepto mintiendo. A menudo sus mentiras se volvieron tan transparentes, incluso para él mismo, que terminó su testimonio declarando que no lo había visto él mismo, pero que uno de sus buenos amigos, que había muerto en los campos y cuya buena fe no podía dudar, se lo había contado. Cubrí miles y miles de kilómetros en toda Europa de esta manera. Paul Rassinier [9]Robert Faurisson, el veterano estudioso revisionista, ha escrito que en el corazón del Holocausto está Auschwitz, y en el corazón de Auschwitz están las cámaras de gas. Por lo tanto, insta a quienes desean combatir el mito del Holocausto a que centren sus esfuerzos en ese corazón. Fue Faurisson quien, a mediados de los años setenta, pensó por primera vez en poner el revisionismo del Holocausto en tierra firme centrándose en las pruebas materiales y forenses a favor o en contra de la existencia de cámaras de gas homicidas. Visitó una instalación de ejecución de gas en funcionamiento en los Estados Unidos y vio por sí mismo exactamente lo que se necesitó para matar de manera eficiente y segura (al menos para los verdugos) a una persona a la vez, por no hablar de los muchos cientos a la vez reclamados por los escritores del Holocausto, y concluyó que «por razones físicas y químicas comprensibles para un niño de ocho» la existencia y el funcionamiento de las cámaras de gas nazis era fundamentalmente imposible. Pero fue el activista Ernst Z ndel quien, en el momento del segundo juicio de False News en 1988, tuvo la idea de enviar a Auschwitz un equipo forense para determinar el tema de una vez por todas. Según los revisionistas, y a pesar de sus defectos (muy probablemente debido a la rapidez con la que se formuló), las conclusiones del Informe Leuchter eran claras: las instalaciones que se consideraba que eran cámaras de gas homicidas no se utilizaron para ese fin ni podrían haberse utilizado para ese fin.
Nada parece encajar en la historia de gaseo.
El número de víctimas hacinadas en el espacio, el diseño y la construcción de las instalaciones de gaseo, la falta de protección para los asistentes, la inverosimilitud que rodea la tasa de cremación, los enormes errores, omisiones y disparidades en los relatos de testigos presenciales, todo esto y más, cuando se suma a la ausencia casi total de pruebas afirmativas contundentes, hace que uno se pregunte por qué alguien creyó tal historia en primer lugar. Nadie ha podido explicar aún cómo funcionaba una cámara de gas. Nadie ha sido capaz de explicar cómo se vertieron pellets de Zyklon B en agujeros que no existen ni han existido nunca. Nadie ha sido capaz de explicar cómo el Sonderkommando (destacamento especial) de prisioneros / asistentes judíos fue capaz de entrar en una cámara de gas inmediatamente, (incluso usando máscaras de gas que no ofrecen nada como la protección adecuada, especialmente cuando el usuario está activo), después de un gaseo masivo para eliminar los cuerpos, a pesar de que tal ambiente habría sido un océano de cianuro de hidrógeno. El gas mortal todavía habría estado por todas partes y particularmente en el tejido suave de los cadáveres. En efecto, nadie ha sido capaz de aceptar el reto de Faurisson: «¡Muéstrame o dibuja una cámara de gas nazi!»
La narrativa establecida del Holocausto puede, y hasta cierto punto, ha sobrevivido a la promoción exitosa de dos de las tres afirmaciones revisionistas.
El debate entre «intencionalistas» y «funcionalistas» dentro del establishment en efecto admite que puede no haber habido una intención definida por parte del estado alemán de exterminar a todos los judíos. Del mismo modo, al rebajar las cifras de Auschwitz, el establishment ha aceptado al menos la posibilidad de rebajar la cifra global de seis millones. Pero con la cuestión de las cámaras de gas simplemente no hay adónde ir. Parafraseando a Faurisson: sin cámara de gas, sin Holocausto.

El Establecimiento
del Holocausto Anti-revisionistas, afirmadores del Holocausto, exterminacionistas – la gama de etiquetas que se ofrecen refleja la dificultad de nombrar a la oposición.
Incluso la palabra «oposición», como la frase «anti-revisionista» en sí misma es engañosa porque implica una postura reflexiva y defensiva. Aunque los escritores del establishment a menudo se encuentran respondiendo a iniciativas revisionistas y a menudo suenan más bien a la defensiva, las palabras «oposición» o «anti-revisionista» también sugieren que son la parte más débil o que ellos mismos no han tomado la iniciativa. Este no es el caso. Pocas narrativas, verdaderas o falsas, se han promovido con más fuerza o más ampliamente que el Holocausto, y pocos grupos de presión han sido más fuertes, han tenido mejores recursos y han disfrutado de un dominio tan completo sobre el discurso aceptado. Lo mismo puede decirse del término «afirmadores». La narrativa del Holocausto bien puede llegar a requerir afirmación, pero nunca lo sabrías mirando la enorme cantidad de material de «afirmación» actualmente disponible. Por último, el término «exterminacionista», generalmente utilizado por los revisionistas para describir a sus oponentes, aunque estrictamente exacto, es bastante burlona y degradante en su tono. Así que adoptaremos el término relativamente neutral de «establecimiento del Holocausto».
Durante más de sesenta años no ha habido escasez de material que promueva la visión del Holocausto por parte del establishment -libros, artículos, películas, obras de teatro, poemas, programas de televisión, estudios académicos, conferencias, memoriales, museos- todos ellos apoyando y promoviendo la narrativa establecida, y es sólo recientemente que el establishment ha sentido la necesidad de responder a las afirmaciones de los revisionistas.
Al igual que antes, para aquellos que deseen investigar el tema, se recomiendan los siguientes puntos de partida:

  • El Web site de ADL [10]
  • El Web site de Nizkor [11]

Muchos de los contribuyentes a estos sitios son conocidos activistas judíos y sionistas, muchos con vínculos abiertos y establecidos con organizaciones activistas judías y sionistas. Una vez más, esto puede llevarnos a ver sus conclusiones con la debida cautela, aunque no a descartarlas per se. El establishment ha intentado responder a afirmaciones revisionistas específicas, pero sólo esporádicamente. Afirman que las instalaciones de exterminio y cremación eran perfectamente capaces de procesar las cifras reclamadas, y que todas las reclamaciones están bien respaldadas por pruebas contundentes. Cualquier lector puede estudiar las pruebas, que están disponibles gratuitamente en Internet, pero el debate ha degenerado un poco en una disputa de sí-es, no-es-no-es – una que posiblemente podría resolverse mediante el nombramiento de algún tipo de órgano judicial con poderes para recurrir a testigos expertos.
Pero sigue existiendo el problema de que no hay tanta evidencia disponible para apoyar la narrativa del Holocausto y lo que está disponible a menudo está lejos de ser satisfactorio : los documentos a menudo son «ambiguos», los testigos a menudo están «confundidos» o «traumatizados», y los edificios e instalaciones a menudo son «demolidos».
En lugar de negar lo innegable, el establishment ha optado por ofrecer explicaciones. La falta de pruebas documentales se explica por el hecho de que la solución final era de alto secreto, por lo que no solo las comunicaciones escritas se mantuvieron en un mínimo absoluto, sino que también se escribieron eufemísticamente. Por lo tanto, «trato especial» debe significar exterminio y «evacuación al Este» debe significar la deportación a un campo de exterminio. Del mismo modo, nadie ha sido capaz todavía de presentarse y aceptar el desafío de Robert Faurisson de mostrarle o dibujarle una cámara de gas, porque cualquiera que haya visto una cámara de gas obviamente no vivió para contar la historia. Las instalaciones de gaseo en Auschwitz-Birkenau mostradas a tantos visitantes a lo largo de los años ahora se admiten como «reconstrucciones de posguerra», pero solo porque las cámaras de gas originales fueron destruidas en 1944 para eliminar la evidencia frente al avance de las fuerzas soviéticas. Por último, las declaraciones de los supervivientes y los autores, aunque se admite que son confusas y contradictorias, lo son debido a las condiciones traumáticas en las que se observaron estos terribles acontecimientos y a la gran cantidad de estas declaraciones, y a menudo también su pompa, las califican de pruebas aceptables.
Pero ya sea por falta de pruebas o no, el establishment, en general, se ha preocupado menos por refutar afirmaciones revisionistas específicas que por cuestionar el derecho de los revisionistas a hacerlas.
Para muchos escritores del Holocausto, y de hecho para casi todo el establishment intelectual de todo el mundo, el Holocausto sucedió y eso es todo. En 1979, en respuesta al interrogatorio de Faurisson a las cámaras de gas, treinta y cuatro intelectuales franceses publicaron un llamamiento en Le Monde, cuya segunda frase decía: «No debemos preguntarnos cómo fue técnicamente posible un asesinato en masa de este tipo, sino que fue técnicamente posible porque sucedió». Para la mayoría de las figuras del establishment incluso discutir los temas es conceder al revisionismo legitimidad que no merece.
Si alguien viniera hoy y denunciara la convocatoria de un congreso científico para examinar la cuestión de si el sol gira alrededor de la tierra o la tierra alrededor del sol, sería ridiculizado o declarado no compos mentis. A nadie se le ocurriría discutir el asunto seriamente… Algo similar ocurre con los propagandistas de la llamada «mentira de Auschwitz» o «mentira del Holocausto»: sus afirmaciones de que no hubo exterminio de los judíos, son tan obviamente falsas que son básicamente indignas de una discusión científica seria. [12]Tal es la opinión de Deborah Lipstadt, profesora asociada de estudios judíos y del Holocausto en el Emory College. Lipstadt, para sus partidarios un estudioso del Holocausto, para sus detractores, un activista étnico judío, ha escrito extensamente sobre el revisionismo del Holocausto. Judía ella misma y de un fondo relativamente ortodoxo, la profesora Lipstadt ha tenido una lealtad de por vida a, y ha sido activo en las causas judías. Ella es una sionista comprometida y es financiada y ayudada por muchas organizaciones judías y sionistas como el Centro Internacional Vidal Sassoon para el Estudio del Antisemitismo en la Universidad Hebrea y la ADL – de nuevo, motivo de escrutinio de sus afirmaciones, pero no de rechazo absoluto.
En lugar de ocuparse de las afirmaciones revisionistas, Lipstadt se ha centrado en los propios revisionistas: su credibilidad, calificaciones, motivaciones, afiliaciones y
métodos. En su libro Denying the Holocaust: The Growing Assault on Truth and Memory (Negando el Holocausto: el creciente asalto a la verdad y la memoria), traza el desarrollo del revisionismo desde finales de los años cuarenta hasta principios de los noventa y pretende demostrar que los revisionistas son abrumadoramente antisemitas con largas conexiones con organizaciones fascistas, supremacistas blancas y generalmente racistas, que su motivación es nada menos que rehabilitar el régimen de Hitler específicamente, y el fascismo y el antisemitismo en general, y su barniz académico es solo eso; una tapadera para sus puntos de vista racistas e intolerantes.
Quienes sostienen que los negacionistas del Holocausto deben ser escuchados con justicia no reconocen que la búsqueda de los negacionistas no es una búsqueda de la verdad. Más bien están motivados por el racismo, el extremismo y el antisemitismo virulento. su metodología se basa en el engaño y la falsificación, y el tono erudito y comedido de la mayoría de los escritos revisionistas, son simplemente una fachada para ocultar su verdadero carácter e intenciones. Deborah Lipstadt [13]Sostiene que los revisionistas no sólo son un peligro para la validez y la memoria del Holocausto en sí, sino que también constituyen un peligro general para la historia y la erudición misma e incluso para la vida democrática tal como la conocemos.
La negación del Holocausto no debe verse como un ataque a la historia de un grupo en particular. Repudia la discusión razonada, la forma en que el Holocausto, en sí mismo, envolvió a toda la civilización. Su ataque a la historia judía es, al igual que el antisemitismo, un ataque a los valores más básicos de una sociedad razonada. Deborah Lipstadt [14]Durante mucho tiempo, el profesor Lipstadt optó por ignorar el desafío revisionista, pero la calidad cada vez mejor de la erudición revisionista no pasa desapercibida,
Últimamente, el trabajo de los negacionistas se ha vuelto más virulento y peligroso, en parte porque se ha vuelto más sofisticado. Sus publicaciones, incluyendo The Journal of Historical Review, imitan publicaciones académicas legítimas. Esto confunde a aquellos que no conocen de inmediato las intenciones del Diario. Deborah Lipstadt [15]Así que ahora responde, pero sólo en la medida en que para cuestionar su credibilidad, todavía se niega a debatirlos o a responder a sus afirmaciones específicas. Para ella no puede haber discusión sobre la verdad esencial del Holocausto.
A pesar del equilibrio favorable de poder y sus éxitos tanto dentro como fuera de la sala del tribunal, ni el profesor Lipstadt ni el resto del establishment del Holocausto lo están haciendo tan bien. El revisionismo y su influencia ha crecido constantemente y los revisionistas exhiben una confianza y seguridad de contacto, mientras que el establishment parece a veces algo sacudido. Y los revisionistas no están exentos de astucia. Identificados como los eternos desvalidos en esta lucha, han adoptado una postura pasiva-agresiva devastadoramente efectiva – una inocencia de ojos anchos al afirmar que el revisionismo no tiene base ideológica y es simplemente un método para buscar la verdad. No obstante, cualesquiera que sean sus motivaciones ideológicas, en general se han limitado a la investigación académica llevada a cabo de manera responsable y, con una determinación devastadora, pieza por pieza, han procedido a desentrañar la hasta ahora sagrada narrativa del Holocausto.
Tomemos el caso de Raúl Hilberg.
En 1961 Hilberg publicó La destrucción de los judíos europeos. En este libro, visto como un texto fundacional del Holocausto, Hilberg describe una empresa supervisada personalmente por Hitler, quien emitió dos órdenes efectivas para poner en marcha el genocidio. Estas órdenes fueron ejecutadas por diversos organismos administrativos, especialmente en la policía y el ejército, que prepararon, organizaron y ejecutaron esta vasta empresa criminal. Durante veinticinco años este punto de vista permaneció sustancialmente indiscutido hasta que en 1976 Arthur Butz publicó El engaño del siglo XX y en 1978-1979 Robert Faurisson publicó dos artículos en Le Monde afirmando que las cámaras de gas nazis no podrían haber existido. Se reunió un panel de expertos para afirmar que las cámaras de gas existían, y entre los expertos estaba Raúl Hilberg. Justo antes del inicio de los procedimientos Hilberg concedió una entrevista a la revista francesa Le Nouvel Observateur en la que reconoció que no existían documentos que probaran la existencia de las cámaras de gas o que el exterminio de los judíos fue concebido y planeado por el régimen nacionalsocialista. El 22 de febrero de 1983 en Nueva York, en un evento organizado por la Fundación de Sobrevivientes del Holocausto, Hilberg dijo:
Lo que comenzó en 1941 fue un proceso de destrucción no planificado de antemano, no organizado centralmente por ninguna agencia. No había un plan ni un presupuesto para medidas destructivas. Se fueron tomando paso a paso, paso a paso. Así surgió no tanto un plan que se estaba llevando a cabo, sino una increíble reunión de mentes, un consenso – la lectura de la mente por una burocracia lejana».Esto fue confirmado en el testimonio de Hilberg en el primer juicio de Z ndel en Toronto en 1985 y de nuevo en el mismo año en la edición revisada de su libro que incluía lo siguiente:
En el análisis final, la destrucción de los judíos no era tanto un producto de leyes y órdenes, como una cuestión de espíritu, de comprensión compartida, de consonanza y sincronización.Aparte del desconcierto ante semejante historia de genocidio consensual concebido y dirigido por la lectura de la mente, también debe haber cierto reconocimiento de que una volte-face tan prolongada y agonizante sólo podría haber ocurrido como resultado del goteo constante del esfuerzo revisionista – y todo lo logrado mientras los revisionistas estaban siendo procesados, multados, encarcelados, agredidos y ciertamente rechazados.
El establishment del Holocausto a menudo ha preferido responder menos con argumentos y más con poder. En gran parte debido a la presión de las organizaciones judías, el revisionismo del Holocausto está sujeto a sanciones legales en Israel, Francia, Alemania, Canadá, Suiza, Australia, Bélgica, Austria, Suecia, Polonia y España. Las leyes de estos países tipifican como delito que cualquier persona, independientemente de sus credenciales o de la base fáctica de sus opiniones, cuestione o revise cualquier aspecto de la historia de la Segunda Guerra Mundial o del Holocausto de una manera que vaya más allá de las normas establecidas por los gobiernos de esos países. También algunos países castigan revisionismo sin incluso tener tales leyes (los E.E.U.U., Gran Bretaña, Países Bajos etc).Also some countries punish revisionism without even having such laws (USA, Great-Britain, Netherlands etc). En los E.E.U.U. un juez de California tomó contra el IHR «aviso judicial» de la existencia de las cámaras de gas nazis. En Francia, en 1949-1950, cuarenta años antes de la ley específica del 13 de julio de 1990, los revisionistas habían sido condenados por sus escritos.
Persona que, por escrito o de boca en boca, publique una declaración en la que se nieguen o disminuyan las proporciones de los actos cometidos en el período del régimen nazi que sean crímenes contra el pueblo judío o crímenes de lesa humanidad, con la intención de defender a los autores de esos actos o de expresar simpatía o identificación con ellos. , será castigado con una pena de prisión de cinco años [16]Historiadores, investigadores, autores y editores están siendo multados, encarcelados, sometidos a órdenes de mordaza, expulsados de sus países de origen y se les niega la entrada a otros. Los revisionistas que se enfrentan a un proceso a veces se han enfrentado al absurdo de que cualquier defensa de carácter revisionista, es decir, cualquier afirmación de que la posición revisionista era realmente correcta, constituiría en sí misma una repetición del delito; además, todo testigo que declarara en apoyo de la posición revisionista podía, a petición de la fiscalía, ser acusado inmediatamente.
Además, en estos y en la mayoría de los demás países del mundo occidental, incluso en los que no es técnicamente ilegal, el revisionismo ha conllevado el riesgo de sanciones severas, incluida la pérdida de empleo y la exclusión social de muchos
tipos. Finalmente, los revisionistas han sido los receptores de mucha violencia, tanto amenazada como real. Todos los principales revisionistas sufren agresiones legales, todos sufren exclusión social y profesional, y muchos han sufrido ataques físicos. El revisionismo del Holocausto hoy en día se lleva a cabo, simplemente, como la brujería se llevó a cabo en tiempos anteriores – ser un negacionista del Holocausto es colocarse en el exterior de la sociedad civilizada en un nivel con un pedófilo.
Este ejercicio del poder ha dado victorias.
El revisionismo se ha mantenido fuera de los principales medios de comunicación; a los revisionistas se les ha negado el acceso al discurso, y el establishment ha logrado un par de retractaciones sorprendentes como esta de Joel Hayward, quien en 1993 escribió una tesis en la que se esforzó (y en mi opinión, tuvo éxito) por describir fielmente el estado del conflicto revisionista/establishment.
Ahora lamento trabajar en un tema tan complejo sin el conocimiento y la preparación suficientes, y espero que esta breve adición evite que mi trabajo cause angustia a la comunidad judía aquí en Nueva Zelanda y en otros lugares o sea mal utilizado por individuos o grupos con motivos malévolos . Ahora puedo ver que en mi tesis de maestría fracasé en dar un peso analítico adecuado a la motivación de numerosos autores sobre el Holocausto, a pesar de que algunos obviamente estaban escribiendo con vistas a atacar a los judíos y rehabilitar a los nazis. Joel Hayward [17]Y esta declaración del joven revisionista judío David Cole, obtenida a través de medios menos que legales y enviada por fax a Irv Rubin, entonces jefe de la Liga de Defensa Judía, vale la pena citarla en su totalidad.
Esta declaración se da en un intento de dejar las cosas claras sobre mis puntos de vista actuales con respecto al Holocausto y la negación del Holocausto. Como cualquiera que siga el tema de la negación del Holocausto sabe, desde 1991 hasta 1994 fui bien conocido en el movimiento como un negacionista judío del Holocausto (un autodenominado «revisionista»). Durante los últimos tres años ya no he estado asociado con este movimiento, habiéndome dado cuenta de que estaba equivocado y que el camino que estaba tomando con mi vida era autodestructivo e hiriente para los demás. He pasado los últimos años en silencio sobre el tema de mi tiempo con el movimiento de negación, un silencio causado principalmente por mi vergüenza por lo que había hecho con mi vida y mi deseo de distanciarme de esa vida.
Sin embargo, en ese silencio inducido por la vergüenza se me ha señalado que no he ido tan lejos como debería para hacer una declaración pública clara y completa a fin de dejar las cosas claras en cuanto a mi
posición. Tengo la gran esperanza de que esta declaración cumpla esa tarea.
Quisiera dejar constancia de que no me cabe duda de que durante el Holocausto de los judíos de Europa durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis emplearon cámaras de gas en un intento de cometer genocidio contra los judíos.
En los campos de Europa oriental y occidental, los judíos fueron asesinados en cámaras de gas que empleaban gases venenosos como el Zyklon B y el monóxido de carbono (en el campo de Auschwitz, por ejemplo, las cámaras de gas usaban el Zyklon B). La evidencia de esto es abrumadora e inconfundible.
Los nazis tenían la intención de matar a todos los judíos de Europa, y el número final de muertos de este intento de genocidio fue de seis
millones. Esta atrocidad, única en su alcance y amplitud, nunca debe olvidarse.
Durante mis cuatro años como negacionista, fui atormentado por el auto-odio y el odio, un hecho que muchos de mis críticos se apresuraron a
señalar. De hecho, este odio a sí mismo era obvio para la mayoría, pero yo estaba demasiado ciego para verlo. El odio que tenía para mí lo saqué de mi pueblo. Me sedujeron las tonterías pseudohistóricas y las ideas y frases que suenan inteligentes pero vacías. Cuando finalmente se me abrieron los ojos, gracias a varios buenos y amables amigos que se negaron a renunciar a mí incluso en mi peor momento, me horrorizó lo que había hecho. Mi instinto era huir y nunca mirar hacia atrás, pero ahora entiendo que debo a las personas a las que agravie hacer un repudio enérgico de mis puntos de vista anteriores. También debo una disculpa muy grande, no sólo a las muchas personas a las que enfureció, y a la familia y amigos a los que lastimé, sino especialmente a los sobrevivientes del Holocausto, que sólo merecen nuestro respeto y compasión, no la revictimización.
Por lo tanto, a todas las personas anteriores, permítanme ofrecer mis más humildes y muy, muy sinceras disculpas. Lo siento por lo que (yo) hice, y lo siento por el daño que he causado.
Y así como debo dejar las cosas claras con respecto a mis puntos de vista, también me corresponde a mí poner las cosas en su sitio con respecto a los «documentales» de video y las apariciones en los medios de comunicación que hice de 1991 a 1994.
Estos «documentales» no son más que basura grabada en vídeo llena de odio a sí mismo y tonterías pseudointelectuales. Mis «apariciones en los medios» no fueron más que una vergüenza. Mi mirada acristalada, razonamiento engañoso y hablar en círculos durante mis apariciones en programas de entrevistas habría alertado a cualquier espectador astuto de que este era un hombre que no estaba en contacto con la realidad.
Se ha traído a mi atención que Bradley Smith todavía está utilizando uno de mis videos en anuncios que está ejecutando en los campus universitarios.
Por lo tanto, me gustaría hacer estos puntos adicionales: Este video se está anunciando sin mi consentimiento, y denuncio este video como si no valiera la pena. Bradley Smith no es historiador, y la negación no es un «campo histórico». Los estudiantes en los campus universitarios deben buscar en otro lugar para averiguar sobre el Holocausto. A estos estudiantes, les diría, miren libros como «Destrucción de los judíos europeos» de Hilberg, «El Holocausto» de Yahil y «Guerra contra los judíos» de Dawidowicz para obtener información correcta. Si la biblioteca de su escuela no almacena estos libros, pídalos que pidan copias. No preste ninguna atención a ningún video de «David Cole», excepto para denunciarlos con razón como fraudes.
Agradezco que se me dé la oportunidad de hacer esta declaración. Esta declaración se hace libremente y bajo ninguna coacción, y es muy voluntaria, incluso felizmente dada al Sr. Irv Rubin de la Liga de Defensa Judía para la distribución más amplia posible. Esta declaración es la compilación más actual y precisa de mis puntos de vista, y reemplaza cualquier escrito, video o declaración anterior. Espero que no haya más confusión en cuanto a mi posición. Le agradezco que me haya hecho constar las cosas. 
David Cole [18]A pesar de estas victorias, sigue siendo cierto que hay muy poca evidencia sólida para apoyar la narrativa establecida del Holocausto, y la gente está obligada a preguntarse cómo una empresa tan vasta y compleja como el exterminio premeditado y mecanicista de un número tan grande de personas podría haber tenido lugar sin dejar un rastro claro de evidencia, tanto documental como física. También con respecto a las tácticas y la estrategia, los activistas del Holocausto se encuentran en una situación en la que no se puede ganar. Si debaten sobre los revisionistas, les dan credibilidad y admiten que el Holocausto es un tema de debate; si se niegan a debatir con ellos, como en general lo hacen, se declaran abiertos a la acusación de que tienen algo que ocultar.
Y, por supuesto, internet lo ha cambiado todo. El material revisionista, antes no se había hecho, ahora está disponible con el clic de un ratón y no tienes que ir a alguna librería dudosa para conseguirlo. Los libreros en línea que han optado por almacenar materiales revisionistas inevitablemente le han dado una nueva respetabilidad. Los correos electrónicos y los grupos de noticias han ampliado y acelerado el debate. Se puede decir mucho más, mucho más rápido y a tantas más personas y, al menos por el momento, nadie puede impedir que lo digas o lo leas.
Al leer la literatura revisionista uno siente una confianza, no sólo en que los revisionistas se creen correctos, sino también en que el futuro está en ellos. En 1988, en el momento del segundo juicio de Z ndel y en referencia al propio Ernst Z ndel, Robert Faurisson escribió:
«Z ndel puede ir una vez más a prisión por sus investigaciones y creencias o ser amenazado con la deportación. Todo esto es posible. Cualquier cosa puede suceder cuando hay una crisis intelectual y un realineamiento de conceptos históricos de tal dimensión. El revisionismo es la gran aventura intelectual de finales de este siglo. Pase lo que pase, Ernst Z ndel ya es el vencedor». Pero, ¿cómo podría ser así?
Sin duda, esta debe ser el arma más fuerte del establishment- la pura incredibilidad de la proposición revisionista.
¿Cómo pudo haber tenido lugar semejante engaño? ¿Cómo es posible que todos esos sobrevivientes estén tan equivocados en sus testimonios? ¿Cómo es posible que todos esos perpetradores estén tan equivocados en sus confesiones? ¿Cómo es posible que se hayan falsificado todos esos documentos, por inespecíficos que sean? Arthur Butz llamó a su innovador estudio revisionista «El engaño del siglo XX», pero un engaño de este tamaño y naturaleza simplemente desafía la creencia. Las teorías de la conspiración rara vez convencen, como tampoco lo hacen quienes las propagan, por lo que seguramente el absurdo de la afirmación de los revisionistas nos dice todo lo que necesitamos saber. Para que el revisionismo tenga alguna credibilidad, debe demostrar cómo, si es falsa, la narrativa del Holocausto, tal como la conocemos, llegó a ser.
Los primeros informes de la matanza masiva de judíos por los alemanes fueron propagados en la primavera de 1942 por agencias judías y sionistas y publicados en la prensa
judía. Estos informes totalmente no corroborados recibieron credibilidad inmediata e inigualable al ser transmitidos (en una ocasión en yiddish) de vuelta a Polonia por la BBC, y por repetición en la prensa estadounidense, particularmente en el New York Times. Hablaron por primera vez de exterminio, pero no solo por gas. Según estos informes, los judíos estaban siendo arrastrados al vapor hasta la muerte, asfixiados hasta la muerte, presionados hasta la muerte y electrocutados, además de ser gaseados. Es sólo más tarde en los informes compilados por las autoridades soviéticas, cuando liberaron los campos de Majdanek y Auschwitz-Birkenau en 1944 y 1945, que la gasificación emerge como el principal método de sacrificio e incluso más tarde, como sólo un elemento en la secuencia de ducha-gas-cremación que ahora se encuentra en el corazón de la narrativa del Holocausto.
Es con estos informes soviéticos, además de otros de la Junta Mundial de Refugiados, que surge la narrativa de exterminio ahora familiar. Las víctimas desembarcan de los trenes para ser selección. Los designados para el exterminio son llevados a complejos diseñados para parecerse a las instalaciones de desinfección. Allí se separan en sexos y se les conduce a habitaciones de desvestido donde se desnudan. Luego son conducidos, 600-700 a la vez, a enormes habitaciones que se asemejan a cuartos de ducha. Cuando las habitaciones están abarrotados, los pellets de Zyklon B se dejan caer de las aberturas en el techo y, a medida que aumenta la temperatura, se libera gas cianuro de hidrógeno. Las víctimas tardan entre cinco y quince minutos en morir, vigiladas todo el tiempo a través de mirillas de vidrio en las puertas por personal de las SS. Se permite un intervalo de aproximadamente media hora para que el gas se despeje, asistido por un sistema de ventilación, después de lo cual un Sonderkommando judío (destacamento especial) entra con máscaras de gas, botas de goma, guantes, ganchos y mangueras para desenredar, manguera abajo y retirar los cuerpos. Los cuerpos son llevados a morgues, donde los dientes de oro, etc. se extraen con alicates, y luego se transportan a los crematorios donde se queman en cenizas. Si el número de cadáveres resulta ser demasiado grande para las instalaciones de cremación, entonces los restantes se toman para ser quemados en pozos abiertos especialmente diseñados.
Pero si tal narrativa es falsa, es interesante especular sobre cómo tomó la forma que
tomó. Las posibles respuestas se pueden encontrar en los 50-100 años de historia de Europa antes de los hechos investigados. Este período vio enormes movimientos de personas hacia el oeste, muchos de ellos judíos y muchos de ellos migrando hacia o a través de Alemania. En toda Europa central y occidental, pero particularmente en Alemania, había un problema y un temor a las epidemias, en particular al tifus, y muchas de las autoridades receptoras, y en particular las autoridades alemanas, tenían la intención de desarrollar y aplicar procedimientos de desinfección y desinfección masiva. Entre ellas figuraban baños de vapor y ducha de vapor y papelería móviles y de papelería para la desinfección de ropa por gas. El gas utilizado para la desinfección era, por supuesto, gas cianuro de hidrógeno en forma de pellets de Zyklon B.
Este uso del gas para desalojar y desinfectar debe establecerse en el contexto del uso muy real del gas venenoso como arma en la Gran Guerra y en varias otras áreas de conflicto tanto reales (como por los italianos en Abisinia) como imaginarias (como por los marcianos en la transmisión de radio de La Guerra de los Mundos de 1938).
También debe tenerse en cuenta cómo después de la introducción de gas en el campo de batalla en 1915, las historias de gaseos homicidas de civiles comenzaron a aparecer en la propaganda de atrocidades. En marzo de 1916 el Daily Telegraph informó que los austriacos y búlgaros habían asesinado a cientos de miles de serbios usando gas venenoso.
Más o menos al mismo tiempo, la cremación se utiliza cada vez más para la eliminación de cadáveres y, en particular, para la eliminación masiva de las víctimas epidémicas.
La cremación como medio de eliminación de cadáveres fue ampliamente promovida por el régimen nacionalsocialista alemán – un régimen conocido por sus actitudes modernas hacia la tecnología – y también se utilizó universalmente en su programa de eutanasia. Un resultado del uso de la cremación en estos asesinatos por eutanasia, fue que alimentó la sospecha general de que la cremación se utilizó para ocultar la causa de la muerte por envenenamiento por gas (ahora se cree que las muertes en el programa de eutanasia son más probables que hayan sido por inyección letal) que se creía ampliamente (y falsamente) que causaba desfiguración. Así que la cremación se asoció con intentos de engañar a la población sobre la causa de la muerte. En efecto, todas estas técnicas de desinfección y cremación, consideradas como la vanguardia del modernismo por los europeos occidentales ilustrados, fueron vistas por grandes sectores de las masas europeas – y particularmente por los inmigrantes, generalmente pobres, conservadores y profundamente supersticiosos, y aún más particularmente por las masas judías orientales con sus preocupaciones religiosas adicionales sobre el desvestido y la cremación en masa, etc. – con la sospecha más profunda.
No es tan loco si te pones en la piel de un pobre inmigrante judío que huye de las condiciones de la Rusia zarista.
Llegas exhausto y aterrorizado junto con una masa de gente igualmente agotada y aterrorizada a una estación fronteriza alemana donde te enfrentas a guardias y funcionarios uniformados que te gritan en un idioma que apenas entiendes. Quieren separarte de tus hombres y mujeres, desnudarte y ponerte en grandes cámaras frías y de prohibición. Has escuchado las historias mientras estás desnudo y temblando bajo los cabezales de la ducha y esperas a que lo que te han dicho sea agua, pero por lo que una parte de ti teme será gas. Un relato de un barrio sorprendente ilustra el punto – Ingrid Rimland:
Recuerdo con bastante claridad una de esas «experiencias» en algún momento de 1944. Esto fue durante la retirada de la Wehrmacht desde el frente oriental, cuando enormes caminatas de refugiados de alemanes étnicos viajaron hacia el oeste con carros tirados por caballos bajo la protección del Ejército alemán, experimentando terribles dificultades por el hambre y el frío, el avance del Ejército Rojo siempre en nuestras espaldas.
Mi familia pertenecía a menonitas de ascendencia alemana, una comunidad cristiana fundamentalista que había llegado a Ucrania en 1789, pero todavía nos considerábamos alemanes y todavía hablábamos el idioma
alemán. Desde la Revolución Bolchevique de 1917 -que ocurrió cuando mi abuela todavía era una mujer joven y mi madre tenía sólo cuatro años- mi pueblo había sido salvajemente perseguido por los comunistas. Muchos de mis primos, tías, tíos, parientes más lejanos perecieron en oleadas de limpiezas étnicas. Esta persecución comenzó antes de que yo naciera y se volvió mortal en 1938, afectando prácticamente a todos los hombres de 14 años o más. Mi propio padre fue exiliado a Siberia cuando yo tenía sólo cinco años en 1941, y toda nuestra familia escapó exiliando sólo en el último momento, literalmente horas antes de que el ejército alemán invadió Ucrania en septiembre de ese año – sólo unas semanas después de que mi padre fue arrebatado de nosotros para siempre.
Cuando el retiro voluntario (para nosotros) a Alemania comenzó dos años más tarde, en el otoño de 1943, nos quedamos cuatro: mi abuela, mi madre, mi hermanita y
yo. El resto de nuestra familia había sido exiliada a Siberia, asesinada o simplemente desaparecida en los estragos de esos años de horror desde 1917. Ahora estábamos corriendo por nuestras vidas desde el Ejército Rojo – casi todos nosotros las mujeres y los niños.
Entramos en la Polonia ocupada por los nazis en algún momento de 1944 y fuimos invitados a naturalizarnos oficialmente como alemanes.
Recuerdo la ciudad como Litzmannstadt (Lodz) pero no puedo estar seguro.
Pero primero tuvimos que ser engañados.
¡naturalmente! Que yo sepa, esto era rutinario para todos los que entraban en el territorio ocupado por los alemanes y, desde luego, en alemania propiamente dicha, una medida sanitaria obligatoria para controlar epidemias como el tifus, una enfermedad transmitida por los piojos. Todos los que venían del Este estaban infestados de piojos en esos días – rusos, polacos, alemanes, judíos – soldados y civiles. No había manera de no tener piojos, a menos que te sometieras a una delos. Nos hicieron entrar en un tren largo. Si ese tren nos llevó a un edificio, o si terminó en un edificio, no recuerdo más. De alguna manera surgió el rumor de que íbamos a ser gaseados. No tengo ni idea de quién lo inició. Cuando tenía siete años, recuerdo lo aterrorizada que estaba.
Todos estábamos desnudos, nos despojaron el pelo, y luego, mientras estábamos todos sentados, viejos y jóvenes, en largas filas de bancos, agua y jabón, probablemente mezclados con insecticida, llovieron sobre nosotros desde los cabezales de ducha de
arriba. No recuerdo el alivio, sólo el miedo. Del mismo modo, surgió el rumor en ese tren de que los alemanes estaban buscando «sangre amarilla», presumiblemente judía, cortándonos el lóbulo de la oreja. Yo estaba igual de aterrorizado de eso.
 Ingrid RimlandAsí que estos informes soviéticos con sus descripciones ahora detalladas del procedimiento de exterminio de cremación con gas de ducha, que llega después de tres años de otros informes aterradores de exterminios de judíos y otros por parte de los alemanes, y también en el contexto de los temores en Europa sobre el uso del gas como arma utilizada contra civiles y de la cremación como un método nuevo y desconocido de la disposición de los cuerpos, podrían haber sido instrumentales en la colocación de las bases de la narrativa de la cámara de gas del Holocausto tal como la conocemos. Ciertamente, desde el momento de esos informes, la mera presencia de duchas, cámaras de gas de desinfección y crematorios se había convertido en sí misma en evidencia de gaseoso homicida masivo. Así que cuando los ejércitos occidentales se encontraron con los campos de concentración alemanes de Belsen, Dachau y Buchenwald, en los que ahora se sabe que no había instalaciones de exterminio masivo, y vieron las imágenes ahora familiares de reclusos esqueléticos y enfermos y montones de cadáveres descoloridos y descubrieron habitaciones selladas, duchas y crematorios que ahora sabemos que se habían utilizado solo para desinfección y desinfección, y se encontraron con reclusos que estaban dispuestos a contarles historias de exterminios masivos, pudieron y quisieron interpretarlo todo en términos de lo que habían oído, en lugar de lo que, al menos en este caso, era la verdad.

Cualesquiera que fueran las condiciones que pudieran haber estado en los campos alemanes a lo largo de la guerra, en 1945 y la derrota final de Alemania el sistema, y en particular el sistema de campos, había colapsado y las condiciones eran catastróficas y fueron los resultados de este colapso los que encontraron los ejércitos occidentales.
Los estadounidenses y los británicos vieron estas cosas y, lo que es más importante, las filmaron y fotografiaron, como una clara evidencia de un genocidio planeado, en lugar de lo que eran: el resultado, particularmente en forma de epidemias de tifus, de una ruptura de Alemania en general y del sistema de campos en particular, bajo la arremetida de los bombardeos de saturación aliados.
Aunque no se puede descartar del todo que algunas de estas autoridades supieran que estaban propagando un mito, parece más probable que las autoridades judías que primero difundieron informes de exterminios, estuvieran reaccionando sólo desde una preocupación real por sus compañeros judíos, conocidos por estar bajo feroz asalto por parte de los alemanes que, en el momento de esos primeros informes, estaban intensificando su asalto a los judíos al comenzar deportaciones brutales al Este. ¿Pero qué pasa con las demás autoridades implicadas: los estadounidenses, los británicos y los soviéticos? Estas autoridades seguramente habrían estado encantadas de acusar a los alemanes de absolutamente cualquier cosa y posiblemente no se habrían mostrado reacias a una pequeña falsificación de las pruebas si fuera necesario. Después de todo, estas mismas autoridades habían estado perfectamente preparadas para seguir acusando a los alemanes de la masacre de más de 4000 polacos en Katyn, un hecho que sabían muy bien que había sido perpetrado por el NKVD soviético. De hecho, los únicos casos en los que hay alguna evidencia de fabricación artificiosa ocurren en la liberación del campo de Majdanek por el ejército rojo, momento en el que las autoridades soviéticas cerraron el sitio durante un mes y luego presentaron al mundo algunas pruebas altamente cuestionables de exterminio masivo de judíos. Una fabricación consciente similar también puede haber tenido lugar en Auschwitz. En cualquier caso, intencionado o no, todo estaba

listo para que la historia despegara; cualquier historia, verdadera o falsa, se difunde fácilmente si hay fabricantes, vendedores ambulantes y creyentes, y esto es aún más cierto si se combinan los tres. El Holocausto tuvo muchos de los tres. Bajando por la cadena de mando encontramos muchos ejemplos en los juicios de Nuremberg, donde los presuntos crímenes de los vencidos fueron formalizados por los vencedores. Los investigadores de Nuremberg, mientras se apalancaban entre las montañas de supuestos testimonios de testigos presenciales, creían que había cámaras de gas mientras se esforzaban por establecer la verdad. Los interrogadores del ejército, mientras golpeaban y golpeaban su camino a través de los desventurados acusados, creían que había cámaras de gas y que simplemente estaban tratando de llegar a la verdad. Los abogados, ya que presentaron documentos altamente cuestionables como pruebas contundentes, creyeron que había cámaras de gas y que solo estaban tratando de llegar a la verdad. Y los supervivientes de las deportaciones, crudos y traumatizados, llenos de sentimientos inimaginables como el odio y la sed de venganza, eran seguramente perfectamente capaces de creer que había cámaras de gas y que solo estaban diciendo la verdad. Después de todo, ¿no estaba toda Europa, incluidos los campos, plagada de informes sobre cámaras de gas y, de todos modos, no las había visto todo y tanto? Y en cuanto a los acusados, muchos inseguros de la verdad ellos mismos y posiblemente ellos mismos totalmente desconcertados por las demandas de exterminio, pueden haber visto en su mejor interés para ir junto con él lo que el tribunal había decidido. Algunos incluso pueden haber encontrado algo de consuelo en su momento de notoriedad de clase mundial mientras montaban la horca y, de todos modos, detener el dolor era motivación suficiente: el confinamiento solitario y la privación del sueño, los azotes, las amenazas a la familia y los seres queridos y las humillaciones constantes, tal vez era más fácil de confesar.
Tampoco necesitamos mucho para persuadirnos de que el liderazgo judío podría haber estado listo y dispuesto a propagar y creer tal historia. Los judíos sufrieron terriblemente bajo el nacionalsocialismo – nadie lo niega, ni revisionista ni no revisionista. Habían sido perseguidos, expulsados y agredidos. Habían sido deportados por la fuerza y encarcelados en brutales campos de trabajo donde miles y miles de personas habían muerto por agotamiento, desnutrición y malos tratos. En el Este muchos judíos habían sido fusilados. Los judíos tenían pocas razones para amar a los alemanes.
Tampoco sería la primera vez que los judíos aceptan y propagan historias, verdaderas, falsas o una mezcla de ambas, de su sufrimiento. El Holocausto es sólo el más reciente, aunque el peor de una serie de calamidades trágicas que han ocurrido en el pueblo judío, y Hitler se sienta bien con el faraón, Amalek, Amán, Tomas de Torquemada y Bogdan Chmielnitski – todos ellos figuras de odio perdurables en el martirologio judío. Tampoco sería la primera vez que los cronistas judíos (o cualquier otro cronista para el caso) han utilizado alguna licencia poética para describir su sufrimiento. El Talmud dice que en el momento de la destrucción del segundo templo – considerado en la historia judía como el único precedente histórico del Holocausto – los romanos mataron a «cuatro mil millones», la sangre de las víctimas judías era tan grande que se convirtió en una «ola de marea que llevaba rocas al mar», y manchaba el agua durante cuatro millas. Los cuerpos de los judíos fueron utilizados como ‘postes de cerca’ y los niños judíos fueron «envueltos en sus rollos de la Torá – y quemaron vivos a los 65 millones de ellos». En un contexto como este, las declaraciones de Elie Wiesel, se vuelven un poco más comprensibles.
No muy lejos de nosotros ardieron llamas de un pozo, llamas gigantescas. Estaban quemando algo. Un camión condujo hasta el pozo y vertió su carga en el pozo. Eran niños pequeños. ¡Bebés! Sí, lo había visto, con mis propios ojos… Niños en llamas (¿es de extrañar, que el sueño me rehúye los ojos desde entonces?). Fuimos allí, también. Algo más adelante, había otro pozo más grande, para adultos. «Padre», le dije, » si eso es así, no deseo esperar más. Me lanzaré contra la alambrada de púas electrificada. Eso es mejor que estar en llamas durante horas». [19]Pero para que una historia de esta magnitud se difundiera, se necesitaban muchos más creyentes, que unos cuantos políticos y soldados demasiado poderosos y miles de sobrevivientes traumatizados y rotos, y, excepto por unos pocos cínicos perspicaces en la cima de los líderes británicos, estadounidenses, soviéticos y judíos, créanlo que lo hicieron. Es cierto que había pocas pruebas contundentes, pero lo que había se podía hacer tan fácilmente para encajar. Después de todo, todo el mundo sabía que los alemanes habían participado en el exterminio masivo intencional de judíos, por lo tanto, el «trato especial» y la «deportación al Este» deben ser eufemismos para el exterminio, y cualquier cámara sellada unida a un crematorio, especialmente si se usa para desinfección por gas, debe haber sido una cámara de gas homicida.
Una vez que se logra el impulso, todo lo que se necesita es un juego extendido de susurros chinos para dar como resultado una narrativa del Holocausto, concebida en el sufrimiento real y terrible de los judíos en tiempos de guerra, retratada como se imagina en los noticieros y los reportajes fotográficos, enmarcada y formalizada en Nuremberg y los juicios posteriores y luego, lo más importante de todo, más tarde convertida en dogma
religioso. Establezca todo esto en el contexto de un mundo occidental obsesionado por los judíos y su propia ambivalencia sobre los judíos y el sufrimiento judío, una población judía traumatizada por su sufrimiento muy real y reciente, una cultura judía inmensamente influyente que coloca el sufrimiento en el centro de su propia identidad, y un liderazgo sionista desesperado por ganarse la simpatía mundial por un estado judío en Palestina, y la idea de tal historia, incluso si es falsa, ganando una aceptación casi universal, realmente no es tan difícil de creer.
Después de todo, la gente una vez creyó que la tierra era plana y se sentó en la espalda de cuatro elefantes montados en una tortuga. Creían que la tierra era el centro del universo y perseguían a los escépticos con el mismo fervor y con casi tanta justificación como lo hacen los revisionistas del Holocausto de hoy. La gente hoy en día cree que JFK fue asesinado por un pistolero solitario con una bala mágica. Creen en la astrología y la adivinación, en las auras corporales y en las experiencias fuera del cuerpo. Creen que los Hijos de Israel fueron guiados en el desierto por una columna de humo de día y de fuego de noche, que Jesús nació de una virgen, murió y resucitó, y que el profeta Mohamed ascendió al cielo después de ver La Meca y Jerusalén. ¡Por qué, incluso creen que Palestina era una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra! Entonces, ¿qué es tan difícil de creer acerca de la matanza planificada y premeditada de seis millones de judíos por métodos industriales modernos, cargados por millones en trenes y llevados a centros de exterminio industrializados donde se les mata a miles a la vez en enormes salas de matanza, sus cuerpos quemados en cenizas y sus huesos molidos en polvo? La gente cree en el cielo y cree en el infierno – así que ¿por qué no el infierno del Holocausto?

P. Eisen. 2004

Próximamente, la tercera parte.

Las Guerras del holocausto I | Las termitas del cielo (wordpress.com)

Las Guerras del holocausto I

«Las Guerras del holocausto» es un ensayo escrito en tres partes por Paul Eisen, judío que no está de acuerdo con la propaganda dada a un hecho histórico que se ha convertido en acto de fe e incluso en una religión en sí misma. Sólo intenta dialogar, pensar, intercambiar… pero sólo hay un lugar para el que piensa en contra de esa religión: la hoguera.

Por Paul Eisen

<El virulentamente antisemita Zundelsite (www.zundelsite.org) ha publicado este ensayo, («Poder judío» de Paul Eisen http://www.righteousjews.org/article10.html) que describe como «brillante». Por supuesto, Eisen no puede controlar el uso de su trabajo por parte de estas escorias, pero ese no es el punto. El triste hecho es que representa un respaldo «brillante» a su propia ideología de odiar a los judíos>. Joel Finkel [1]

Primera parte. LA ESCORIA

La «escoria» a la que se refiere Joel Finkel son Ernst Z ndel, actualmente en confinamiento solitario en el Centro de Detención metro oeste, Toronto, e Ingrid Rimland, su esposa, que posee y dirige el Zundelsite – un sitio web dedicado a apoyar a Z ndel, su trabajo y su lucha. Todo el día Z ndel se sienta en su celda en un montón de transcripciones de la corte (las sillas no están permitidas), usando el mismo mono naranja que todos los violadores y asesinos, y con los talones de lápiz permitidos (los puntos de bola están prohibidos) lucha contra sus campañas, escribe, dibuja y medita en el pasado, presente y futuro. Mientras tanto, desde su casa de Tennessee Ingrid ruedas y tratos, pide y pide prestado, tramas, publicaciones y publicaciones para tratar de sacarlo, o al menos para detener su inminente deportación a su Alemania natal, donde puede esperar una orden de arresto bajo las severas «leyes de odio» de Alemania y una posible sentencia de cinco años.
Ernst Z ndel emigró a Canadá en 1958 para evitar el draft (es un pacifista de toda la vida), donde ha vivido cuarenta y dos años. A diferencia de la mayoría de los revisionistas del Holocausto (más bien un lote austero y académico), Z ndel es un activista práctico – por todos los informes , un hombre gentil, de buen humor, amable y honesto y con esas cualidades a menudo encontradas en los lugares más extraños: una mente fina y un buen corazón. Nacido en la Selva Negra de Alemania, Z ndel a veces se refiere a sí mismo como un «campesino de Suabia», y es cierto, él tiene eso sobre él. Pero Z ndel entiende a la gente y, lo más importante, entiende la historia. Él es, para usar su propia palabra, un Vordenker – uno que piensa por delante de la multitud, uno que ve el panorama de la vida.
Desde hace décadas Z ndel ha luchado contra el establecimiento del Holocausto:
«Yo era como todos los demás en mis propios años de posguerra en Alemania. Estaba disgustado con la generación de mi padre, a quien creía que eran monstruos. Como prácticamente todas las personas en nuestro planeta, solía creer en la noción estándar y ampliamente aceptada de que el gobierno de la Alemania nacionalsocialista, bajo el liderazgo de Adolf Hitler, había intentado matar a los judíos por un acto de genocidio decretado por el Estado. Me daba vergüenza ser alemán.. En la década de 1960 .Experimenté mis primeras dudas sobre algunos detalles de la historia del Holocausto. Un estudio posterior, sobre todo por la noche, me convenció de que muchos segmentos de la historia eran muy exagerados, y el número de pérdidas judías estaba muy inflado». Ernst Z ndelAsí comenzó el activismo de Z ndel – persistente, extravagante y eficaz. ¿Quién más se habría fotografiado llevando una cruz de mártir por las escaleras de una corte canadiense? ¿Y quién más, después de haber sido golpeado en las escalinatas de un tribunal por miembros de un grupo judío violento cuando compareció para las citas judiciales, comparecería posteriormente para todas las audiencias judiciales con un sombrero duro y un chaleco antibalas?
Su primer roce con la ley canadiense fue cuando el gobierno trató de eliminar sus privilegios especiales de correo. Ganó esa y nunca ha mirado hacia atrás. En 1985 Z ndel terminó en la corte cuando distribuyó un folleto, Did Six Million Really Die?, y se opusieron a las leyes de «noticias falsas» de Canadá:

Todas las personas que publiquen intencionalmente una declaración, cuento o noticia que él sepa que es falsa y que cause o pueda causar lesiones o travesuras a un interés público son culpables de un delito imputable y pueden ser encarcelados por un período no superior a dos años.Dos veces Ernst Z ndel estuvo en la corte por lo que resultó ser los dos mayores juicios de revisionismo del Holocausto de nuestro tiempo, dos veces fue condenado y el doble de las condenas fueron anuladas. La primera en 1985 duró siete semanas y terminó con una sentencia de 15 meses, anulada en 1987 por el Tribunal de Apelación de Ontario citando errores de ley que ordenaban un nuevo juicio. Este, el segundo juicio de Z ndel en 1988, duró casi cuatro meses. Fue en este juicio cuando Z ndel encargó a Fred Leuchter, un experto en ejecuciones por gas en Estados Unidos que visitara Auschwitz y llevara a cabo un examen forense, que se presentó en la corte como una prueba concluyente de que no había cámaras de gas homicidas en Auschwitz. Para la comunidad revisionista, ese día de abril de 1988, cuando Fred Leuchter presentó su informe ante el tribunal, fue el día en que el mito del Holocausto finalmente se puso fin. Pero en 1992, la Corte Suprema de Canadá declaró inconstitucional la ley que prohibía la difusión de noticias falsas. Esta decisión puso fin temporalmente al proceso de deportación iniciado contra Z ndel después de su condena de 1988.
Durante los siguientes años Z ndel continuó su lucha a pesar de varias agresiones, tanto legales como ilegales – procesamientos, violencia contra su persona, incendio contra su casa y posesiones.

En la primavera de 1994, varios grupos callejeros marxistas se organizaron para intentar expulsar a Z ndel de su barrio de Toronto. Se distribuyeron panfletos llamándolo un «odiador» y «supremacista blanco» y pidiendo su acusación bajo las leyes de odio de Canadá. Estos grupos comenzaron una campaña de carteles colocados en Toronto con la cara de Z ndel en una mira de rifle, dando instrucciones a su casa con instrucciones sobre cómo construir cócteles molotov. Los grafitis callejeros aparecieron en vallas y edificios pidiendo que la gente «expulsara a Z ndel». Z ndel presentó quejas ante la policía de Toronto, pero nunca llegó nada de sus quejas… El 7 de mayo de 1995, un pirómano incendió la casa de Z ndel, que fue casi completamente destripada en el segundo y tercer piso, causando más de $400,000.00 en daños y destruyendo una extensa biblioteca y una colección de libros raros. Ninguna persona fue acusada de este delito. Después del incendio, Z ndel sufrió de ansiedad severa, pérdida de memoria y pérdida de concentración. . . . A finales de mayo de 1995, una poderosa bomba de tubo fue enviada a Z ndel a través de los correos desde Vancouver, Columbia Británica. Sospechoso del paquete, lo llevó sin abrir a la policía. La bomba contenía clavos y metralla metálica; La policía de Toronto determinó que habría matado a cualquiera que lo abriera y a cualquiera a menos de 90 metros de la explosión. [2]Dos veces presentó solicitudes impecables para la ciudadanía canadiense, y dos veces fue rechazado. Hubo una condena por «crimen de odio» en Alemania y procesamientos por ser «una amenaza para la seguridad de Canadá», y hubo las incesantes batallas legales sobre el zundelsite.
En 2000, exhausto después de las luchas de los años ochenta y noventa, Z ndel se mudó a los Estados Unidos, donde se casó con Ingrid, una ciudadana
estadounidense. Allí la pareja vivió tranquilamente, estableciendo una galería de arte, experimentando en la agricultura orgánica y pensando en futuras campañas. Luego, el 5 de febrero de 2003 Ernst fue arrestado porque, como se le dijo, había perdido aparecer en una audiencia de inmigración programada en mayo de 2001. «¿Recuerdas lo que te dije?» Le dijo a Ingrid mientras se enfrentaban juntos a los oficiales que lo detuvieron: «Eso es lo que iban a hacer. Usa una excusa burocrática para atraparme.» También le dijo, mientras lo llevaban esposado, dónde encontrar su regalo de San Valentín.
En lo que equivalía a un secuestro legal, Z ndel fue deportado a Canadá, donde enfrenta un proceso de extradición a Alemania donde la «negación del Holocausto» va en contra de la
ley. Allí, se puede obtener hasta cinco años de prisión por tener la opinión equivocada o, como dicen, para «. . . difamando la memoria de los muertos. Dos años más tarde Z ndel sigue en prisión mientras continúan las disputas legales.
«. . . acabas de llegar a lo que se llama burlonamente un «negador del Holocausto».

Ingrid Rimland

No había oído hablar de Z ndel ni del Zundelsite hasta que recibí un correo electrónico de Ingrid Rimland pidiendo permiso para publicar mi ensayo Poder Judío como uno de sus ‘Z-Grams’ – los correos electrónicos que envía a los partidarios de Z ndel en todo el mundo. Acepté.y me insgué en el Zundelsite. Agradedí su excelente selección de literatura revisionista, pero confieso estar un poco inquieto por su librea schwarz-wei-rot, logotipo de estilo runico y caricaturas antijudías. Pero continuó hasta que me encontré con su introducción a mi pieza.
«A pesar de algunos deslizándose ocasionalmente en el modo RKPS .este ensayo de Eisen es un ensayo notablemente elaborado! ¡Muy bien hecho! Rico en imágenes y helado en precisión. «. . . . un ensayo notablemente elaborado! Rico en imágenes y frío helado en precisión! ¿Pero en qué se deslizaba este RKPS de vez en cuando?
Querido Paul, RKPS significa Síndrome de Rodilla-Caída necesaria. Es una aflicción común y casi universal del escritor en todos los países occidentales. Neutraliza lo que la gente burda llama un «detector sh-t». De lo contrario, sucede a intelectuales perfectamente razonables mucho más que a la gente de cejas bajas. Es tan común como las pecas.
Entra en acción cada vez que surge el llamado «Holocausto».
Es automático. Uno no puede evitarlo. Por orden interno, uno debe ponerse inmediatamente de rodillas, inclinarse al polvo, rendir homenaje a los «seis millones», levantarse, patear a Hitler en la espinilla, deplorar el «racismo» del Tercer Reich, y de lo contrario distanciarse del período del ’33-’45 para que no haya duda de dónde se encuentra exactamente – justo cuadrado contra (¡trago!) «Nazis».
Ahora, querido amigo (futuro) – probablemente he ensanchado una amistad potencialmente agradable justo al principio mostrando mis verdaderos colores y poniendo mi pie en la boca – pero soy un alemán, casado con el principal pensador criminal del mundo languideciendo actualmente en Abu Ghraib North, y me duele el corazón cuando leo magnífica escritura como la suya – y luego detectar el RKPS.
Me duele, porque es indigno de pensar y de otra manera gente justa que se ha criado en el Goteo del Holocausto que ha deformado esa parte de su naturaleza que está destinada a ser justa y crítica. Aquí está el ejemplo del RKPS en su artículo:- «En su celo y autoconfianza el sionismo ha llegado a parecerse a las ideologías más brutales e implacables de las ideologías modernas.

Pero a diferencia de la brutal racionalidad del estalinismo, dispuesto a sacrificar a millones por la revolución política y económica, esta ideología judía, en su fanatismo e irracionalidad, se asemeja más al nacionalsocialismo que condenó a millones de personas por el logro de una supremacía racial y étnica sin sentido». (De «Poder judío» por Paul Eisen) [3]
Verás, Paul, cuando leo pasajes así, me marché.
Déjame desmontarlo, poco a poco. «Zealotry», sí- en la medida en que uno quiere un mundo mejor, más limpio, más sano, más honesto, más compatible para los propios donde la vida no tiene ganas de tener que usar una camisa de pelo en beneficio de extraños. Los científicos profundamente comprometidos con sus invenciones son celosos. Las madres son celosas en querer lo mejor para sus hijos. Soy celoso cuando se trata de mantener el smut fuera del lenguaje que amo. Pero no celoso como un predicador bautista del sur profundo que ensoquecida la Biblia, mastica tabaco y no piensa en escupir en tus pies.
«Irracionalidad» – lejos de eso! Solía pensar así- Me avergüenzo de decir que sufrí mucho de RKPS durante la mayor parte de mi vida. Cuando empecé a cuestionarme por qué me comporté exactamente como un robot descerebrado, me dicidé de lo que la gente que formaba parte del movimiento nacionalsocialista realmente pensaba. Hablé con un anciano al que respetaba profundamente por su integridad, y que había perdido a su único hijo de 18 años en Stalingrado. Me dijo, sosteniendo la foto de su hijo en sus manos: «Se sentía bien en mi mente, y se sentía bien en mi alma». Le pregunté: «Pagaste un precio. ¿Te arrepientes?» Y dijo muy en voz baja: «¿Cómo podría? ¿Cómo puede alguien que se tomó el problema de entender?»
Ese fue el comienzo de mi determinación de tomar el problema de
entender.
«Supremacía racial y étnica no sensata.»
Estás claramente mal informado. Déjame decirlo de esta manera. Te han mentido sobre el asesinato de JFK, sobre Vince Foster, sobre el USS Liberty, sobre Armas de Destrucción Masiva, sobre — que tienes razón. Te han mentido y mentido y mentido. Sabes que lo has hecho. Aceptas eso. ¿Y no te han mentido sobre este sinsentido de «supremacía racial y étnica»?
Esto es lo que le digo a la gente que cuestiona mis
motivos. Hitler ha estado muerto por más de medio siglo. No quiero resucitarlo. Nadie en mi círculo lo hace. No se puede hacer. Lo que se ha ido se ha ido y nunca va a volver. Pero lo que queremos los alemanes es un pensamiento equilibrado, una evaluación justa de cómo eran los días de Hitler. No queremos que la gente nos asalte mañana, mediodía y noche por cosas que no hicimos. A mí, por mi parte, no me gusta ver a hombres y mujeres adultos correr y esconderse como conejos en el momento en que el Lobby del Holocausto dice «¡Boo!» Después de todo, todos disfrutamos de la autopista, ¿no? ¿Por qué nuestro mundo no debería disfrutar de los beneficios que surgieron de aquellos tiempos- la investigación en la lucha contra el cáncer, por ejemplo? ¿La magnífica apreciación del arte genuino? ¿El énfasis en el estilo de vida simple, respetando el sistema ecológico? ¿Los brillantes avances en la investigación espacial? Es indigno de nosotros dejarnos asustar por los desprestigios profesionales con fines de lucro. Paul, pon tu mano sobre tu corazón y confiesa: ¿Qué has leído de los tiempos que no salieron de los molinos de propaganda de Hollywood y tal?
Para mí, su frase se lee como un RKPS tradicional – para asentir con la cabeza de acuerdo de la audiencia. ¿Me equivoco? Si tengo razón, acabas de llegar a lo que se llama burlonamente un «Negador del Holocausto». Te miraré directamente a los ojos y diré que uno no puede negar lo que no existía. Y ahora, para mi pesar, tenemos un tono equivocado en nuestro nuevo amor mutuo (¿me atrevo a decir fanatismo?) por las ideas expresadas en palabras precisas y finamente perfeccionadas.
Sugiero que la ciencia forense debería resolver ese desacuerdo sobre lo que los alemanes hicieron o no hicieron en la Segunda Guerra Mundial en un foro público abierto -no por encarcelamiento y «tortura lite»- como le ha sucedido a mi marido, que envió al primer equipo forense para inspeccionar el «arma homicida», las llamadas «cámaras de gas en Auschwitz» – y no encontró lo que se pretendía que
fuera.

Ingrid. Te tengo miedo, pero tengo más miedo de mi ignorancia

Mensaje a Ingrid Rimland de un lector de ZGramErnst Z ndel es un revisionista del Holocausto o un «negador del Holocausto», como algunos lo tendrían. Como todos los revisionistas, Z ndel no niega que el régimen nacionalsocialista apuntó a los judíos o que los judíos sufrieron en sus manos, pero sí niega aspectos específicos, aunque clave de la narrativa del Holocausto tal como la conocemos. Su negación se limita a tres áreas que deben entenderse claramente.

  • Que alguna vez hubo un plan oficial por parte de Hitler o cualquier otra parte del régimen nazi sistemática y físicamente para eliminar a todos los judíos en Europa.
  • Que alguna vez existió cámaras de gas homicidas.
  • Que el número de víctimas judías ha sido exagerado.

Aunque lo suficientemente impopular como para sí mismo, si Z ndel se hubiera aferrado al revisionismo del Holocausto podría haber tenido un viaje más fácil. Pero para Ernst Z ndel el revisionismo no es más que un medio para un fin. No puede ni renunciará a su lealtad y devoción, como él lo ve, por su país, su pueblo y su historia. Para él, la revisión del Holocausto no es sólo la búsqueda de una verdad, sino la búsqueda de una verdad que libere a su pueblo. Los alemanes están acusados de haber cometido el peor crimen de la historia de la humanidad: el intento premeditado de aniquilar fría y eficientemente a todos los judíos de Europa. Z ndel rechaza esto. Está dispuesto a que la Alemania nacionalsocialista rinda cuentas por los crímenes que cometió, pero el intento de genocidio de judíos europeos no es, para él, uno de ellos.
Algunos lectores, incluso aquellos que defienden la libertad de expresión, ahora pueden estar buscando sus botones de eliminación. Después de todo, tal vez Z ndel no debería ser penalizado por sus creencias, pero eso no significa que sus puntos de vista deben ser difundidos, y ciertamente no significa que tengamos que leerlos. Pero la libertad de expresión no es sólo el derecho a pensar, a hablar y a escribir libremente, sino también a que se le dé una audiencia justa sin ridiculización ni abusos o al menos hasta que se haya hecho un examen adecuado. Y nunca se sabe, incluso aquellos que generalmente encuentran tales puntos de vista repelentes, si los escucharan, incluso podrían escuchar algo que valga la pena escuchar. Por lo tanto, para aquellos que la gente se prepara para conceder a Ernst Z ndel la misma libertad que se conceden a sí mismos, para aquellos que tienen la curiosidad y el coraje de hacer una pausa un tiempo, esta podría ser una oportunidad rara vez ofrecida – una oportunidad para escuchar y considerar otro punto de vista hasta ahora inaudito.
Todo el mundo tiene una historia y todo el mundo tiene un punto de vista, y en el asunto de los acontecimientos en Europa de 1933-1945 hay muchos puntos de
vista. Los británicos tienen un punto de vista, los americanos tienen un punto de vista, los polacos, los holandeses, los rusos, los serbios todos tienen un punto de vista y los judíos ciertamente tienen un punto de vista. Pero los alemanes también tienen un punto de vista, incluso aquellos alemanes que una vez se llamaron Nacional Socialistas, incluso aquellos alemanes que todavía se hacen llamar Nacional Socialistas.
Querido Pablo

Muchos soldados de la Segunda Guerra Mundial (ahora muy viejos) me han dicho que la Segunda Guerra Mundial -es decir, la guerra contra El Este- fue realmente una guerra preventiva/defensiva contra el comunismo, que era judía. Europa estaba a punto de ser invadida por el Terror Rojo – Stalin había acumulado sus tropas de asalto en la frontera, y era sólo cuestión de semanas, por lo que Hitler golpeó primero. Ahora mismo estoy leyendo un libro de un sueco, Juri Lina que es una larga y horrible contabilidad de los horrores bolcheviques/judíos. No sé cuán buenas son sus fuentes, pero ciertamente las ha documentado. ¿Seis millones? Incluso si fuera cierto, que decimos que no lo es, eran cacahuetes comparados con el baño de sangre en Rusia, comenzando con la Revolución de 1917, todo puesto a los pies de los judíos. No sé cuánto de eso fue conocido en Alemania por la gente común. Pero sin duda era conocido por el liderazgo. Y los judíos eran vistos como subversivos, con razón o sin ella, cada vez más a medida que avanzaba la guerra. Añádase a eso el Tratado de Versalles que brutalizó financieramente a Alemania, y a la corrupción de la República de Weimar, que la brutalizó espiritualmente, las cuales fueron culpadas a los judíos – y usted tiene causa abundante, como esa generación lo vio.

Ingrid
¿Cómo se sienten esos alemanes que ahora se acercan al final de sus vidas cuando se les dice que lo que parecía tan bien entonces y tal vez incluso parece tan correcto, de hecho estaba tan mal? ¿Y cómo se sienten esos alemanes de hoy, nacidos y educados en la Alemania de posguerra, cuando se les dice de la vergüenza y la desgracia de sus padres y abuelos? ¿Cómo se sentiría, que se le prohibiera, solo entre los pueblos de Europa, recordar su historia reciente con cualquier cosa menos vergüenza? Año tras año, todas las naciones del mundo occidental desfilan orgullosamente, recordando a sus hombres y mujeres de campo y la contribución que hicieron en la guerra. En las ceremonias recuerdan a sus muertos y los sacrificios hechos. Pero para los alemanes, sólo hay que recordar las atrocidades, ni una palabra, ni nada de los logros y sacrificios de sus conciudadanos alemanes. Tal era y es el precio de la «rehabilitación» y el reingreso de Alemania en la familia de las naciones.
Del sufrimiento en tiempos de guerra escuchamos mucho. Los británicos en el bombardeo, los estadounidenses en el Pacífico, franceses, holandeses y daneses bajo ocupación, rusos y polacos en el Este y, por supuesto, judíos en el Holocausto, pero que se enteran del sufrimiento de los alemanes: el bombardeo terrorista de ciudades alemanas con la causa deliberada de tormentas de fuego, cuyo único propósito era la matanza masiva de civiles? En el bombardeo de Coventry en 1940 murieron unos 550 civiles, mientras que en el bombardeo de Dresde de 1945 murieron unos 35.000 (la cifra más baja que pude encontrar). Y nuestra respuesta es hermanar Dresde con Coventry, que dice todo lo que necesitarás saber sobre el «equilibrio». ¿A quién le importa o incluso sabe acerca de las deportaciones de millones de alemanes de sus hogares de generaciones en el Este, la violación y saqueo de Berlín y otras ciudades y el hambre y la privación sufridas durante años y años después de la derrota del nacionalsocialismo? ¿Quién recuerda a los diez millones de alemanes y austriacos que murieron en la Segunda Guerra Mundial? ¿A quién le importa mucho Alemania después de la Primera Guerra Mundial: las injusticias de Versalles, el hambre, la desesperanza, la degradación y la humillación? Así que quién tratará de entender cómo se habría sentido cuando llegó un líder: un veterano de la guerra, un valiente soldado según todos los informes (dos veces herido; Cruz de Hierro de primera clase), un compañero que sufre, uno de los suyos, un hombre que prometió paz, estabilidad y bienestar y la restauración del orgullo y el honor – y, lo más increíblemente, en ese momento cumplió sus promesas?

El Hitler que amamos y por qué Ernst Z ndel estuvo involucrado una vez en la publicación de un libro llamado The Hitler We Loved and Why , pero Ernst Z ndel no fue el único alemán que amaba a Hitler y probablemente no es el único alemán que todavía ama a Hitler.
Millones de alemanes amaban a Hitler, que durante doce años impactó en ellos como ningún alemán lo ha hecho o probablemente nunca lo hará, y, aunque nunca lo digan, debe, en el fondo todavía apreciar su memoria. En su libro Setting the Record Straight: Letters from Cell #7 Z ndel cuenta una visita que hizo de vuelta a Alemania a su anciana madre que todavía vive en su casa de la Selva Negra.

Estaban sentados allí, en la mesa comiendo cena, sólo los dos. Estaba oscuro, el reloj corriendo en la pared como lo había hecho durante años, cuando su madre le dijo: «Sabes, Ernst, nunca habrías nacido si Adolf Hitler no hubiera llegado al poder».
Y ella le contó cómo porque Hitler cumplió sus promesas de llevar trabajo, paz, estabilidad y honor a un pueblo alemán devastado, miles de familias que se habían sentido incapaces de tener hijos, ahora se sentían capaces de tenerlos.

«Ustedes son uno de esos niños»,
dijo.
Ernst Z ndel, el negador del Holocausto, es un nacionalista alemán y, según su propia admisión, un racialista.
Es un admirador de Hitler y es nostálgico para el período nacionalsocialista de la historia alemana. Es antijudía. También está interesado en ovnis. Así que Ernst Z ndel es fácilmente descartado como un manivela, un nazi, o como Joel Finkel lo tendría, como ‘escoria’.
Pero Ernst Z ndel es un negador del Holocausto porque cree que la narrativa del Holocausto difama falsamente a su pueblo y a su historia. Es un racialista porque la raza, para él – cultural, emocional y espiritual, así como determinante biológico – es vital y preciosa en la vida de los seres humanos, y que su propia raza blanca y alemana, como él lo denominaría, es, como cualquier otra raza, algo a apreciar y preservar. Es un patriota que ama a su país, a su pueblo, a su lengua, a su cultura y a su historia. Recuerda a Adolf Hitler por la regeneración nacional que trajo. Sabe que cometió crímenes terribles, pero pide que sea juzgado como cualquier otra figura histórica como Stalin o Napoleón, ni más ni menos, y que el nacionalsocialismo sea juzgado también por sus méritos y deméritos. Él cree, al igual que muchos otros (incluyendo muchos, si no la mayoría, judíos), que existe algún tipo de espíritu o sensibilidad judía, pero además cree que este espíritu judío, tan a menudo creativo y energizante puede, si no está controlado y desequilibrado, ser perjudicial y corrosivo para cualquier sociedad, y lamenta aún más el daño que cree que ha causado al mundo que amaba.
Pero Ernst Z ndel no odia a los judíos porque Ernst Z ndel no odia a
nadie. Ernst Z ndel nunca ha cometido un acto de violencia, ni ha pedido nunca a nadie más que cometa un acto de violencia. Ernst Z ndel nunca ha discriminado a nadie, ni ha pedido a nadie más que discrimine a nadie más. Ernst Z ndel nunca ha sofocado la libertad de expresión de nadie, ni ha pedido nunca a nadie más que sofoque la libertad de expresión de nadie. Ernst Z ndel mira a sus enemigos mientras tratan de silenciar, enjuiciar, encarcelar, bombardearlo y quemarlo, con desconcierto, tristeza y algo de ira porque, como él ha dicho, «a veces simplemente me quedo sin mejillas para girar».

P. Eisen. 2004

Próximamente la segunda parte.

Enfrentando la judeocracia

Las seis etapas de la iluminación


Cualquiera que haya pasado un breve tiempo luchando contra la judeocracia seguramente ha experimentado la frustración de intentar persuadir a un amigo o colega de confianza de la gravedad de la situación, solo para fracasar. Este es sin duda uno de los aspectos más desalentadores y preocupantes de quienes asumen la misión de la verdad y la justicia. En repetidas ocasiones nos encontramos con personas inteligentes y culto que, creemos, seguramente deben compartir nuestro sentido de preocupación e indignación. Si no es así, solo puede ser por falta de conocimiento; por lo tanto, creemos que una breve charla o una lectura dirigida o dos bastarán. Los hechos son indiscutibles y, por tanto, es meramente una cuestión de información. Una vez que nuestros amigos tengan los datos necesarios, seguramente, seguramente , verán las cosas a nuestra manera. Y sin embargo, una y otra vez, no lo hacen.

¿Por qué es esto? Que estan pensando ¿Cuál es su lógica? ¿Cómo es posible que no estén completamente convencidos de la gravedad de la cuestión judía? ¿O simplemente simpatizar con nuestra postura? ¿Por qué en ocasiones incluso se vuelven francamente hostiles, no hacia ellos, sino hacia nosotros? ¿Cómo pueden negar lo que es, desde un punto de vista racional y objetivo, seguramente uno de los mayores problemas que enfrenta la humanidad civilizada? Sin duda, este podría ser el tema de un tratamiento de extensión de libro, y aquí solo puedo esbozar algunas ideas básicas. Pero creo que hay algo de mérito en examinar las categorías básicas de respuesta y negación por parte de quienes se enfrentan, quizás por primera vez de manera seria, con la cuestión judía y con los muchos problemas de vivir bajo el dominio judío de facto .

En su nivel más básico, la situación es una en la que el novato relativo se enfrenta a un escenario difícil, preocupante y potencialmente catastrófico: una profunda corrupción social por parte de judíos ricos y poderosos. (Hago hincapié en lo ‘relativo’ aquí; todos, incluso los analfabetos funcionales, han escuchado algonegativo sobre los judíos, probablemente muchas cosas negativas). Es una historia de ‘malas noticias’ de la más alta magnitud. Y lo último que muchas personas quieren en sus vidas en estos días es otra historia de malas noticias. Dios sabe que hemos tenido suficientes problemas en los últimos años: agitación política, disturbios en las calles, una pandemia global, giros económicos, inmigración desenfrenada, deterioro ambiental, crisis de opioides, aumento de la delincuencia, disminución de la esperanza de vida. ¿Quién necesita un desastre más acumulado sobre sus planchas? ¿Los judios? ¿En serio? ¿Hablas en serio? ¡Y supongo que el Holocausto nunca sucedió ! (Pista: no fue así, no en la forma descrita.) ¿Qué eres, una especie de nazi? ¿Un supremacista blanco? Incesantemente.

A pesar de todo esto, muchos perseveramos. Nos damos cuenta de que la educación pública es una de nuestras armas principales en la Gran Lucha, y estamos obligados y decididos a seguir adelante e informar a la mayor cantidad posible de la naturaleza del problema. Por lo tanto, es útil comprender con más precisión cómo las personas responden típicamente a nuestras propuestas, para ser más efectivas en nuestra comunicación. Después de todo, perseguimos una causa noble y queremos sinceramente que las personas estén bien informadas e, idealmente, se unan a nosotros en nuestra misión. Aparte de nuestros oponentes, realmente queremos agradarnos y apreciar a la gente. No llegas muy lejos saliendo como un fanático o un idiota. Estoy bastante seguro de que prácticamente ninguno de nosotros disfruta de hacer enemigos por el simple hecho de hacer enemigos. No tenemos el impulso de ser antagónicos o agitadores. Generalmente hablando, lo que tenemos son hechos, experiencias y opiniones informadas sobre los judíos; estos, combinados con un sentido general de preocupación por el bienestar social, la justicia y el estado del mundo, nos inclinan a emprender acciones inusuales, impopulares pero de gran valor para educar a otros y articular posibles soluciones. Es la “tarea ingrata” prototípica y, sin embargo, la hacemos de todos modos.

Dicho esto, es útil tener un modelo de cómo reacciona la gente a la cuestión judía. El enfoque que esbozaré aquí se deriva de otro modelo famoso que describe cómo reacciona la gente ante una situación de crisis diferente: la muerte. En las décadas de 1950 y 1960, la psiquiatra suiza (más tarde, estadounidense) Elisabeth Kübler-Ross desarrolló un esquema bien conocido que llegó a ser conocido como «las cinco etapas del duelo». Cuando se enfrenta a una muerte inminente, dijo, las personas generalmente progresan a través de cinco fases mentales relativamente distintas: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Negación : “No, esto no es cierto, no puede estar sucediendo. Debe haber algún error.» Ira : “¿Cómo pudo pasarme esto a mí? ¡Es que no es justo! Alguien tiene la culpa. Dios, ¡cómo pudiste dejar que esto sucediera! » Negociación: “Por favor, Dios, ayúdame a superar esto y prometo hacer x, y, z. O, doctor, tienes que ayudarme; Voy a hacer lo que sea necesario.» Depresión : “No sirve de nada, nada funcionará. Estoy condenado. ¿De qué sirve siquiera intentarlo? Y finalmente, Aceptación : “Todos mueren y supongo que se me acabó el tiempo. Que así sea. Es hora de conocer a mi Hacedor «. Este esquema fue descrito por primera vez en su libro inicial, On Death and Dying (1969).

No discutiré los méritos o deméritos de la teoría de Kübler-Ross aquí. Algunos lo han encontrado útil y otros lo descartan por ser en gran parte irrelevante o al menos sin fundamento. Sin embargo, basándonos únicamente en el sentido común, creo que podemos ver que hay algo de conocimiento aquí, y que muchas personas, quizás algunas que hemos conocido personalmente, de hecho experimentan tales etapas en diversos grados. Obviamente, no todo el mundo pasa por las cinco etapas, y no necesariamente en el orden prescrito, pero no obstante, estas etapas describen algunos aspectos esenciales de la respuesta humana a la tragedia que se avecina de la propia desaparición.

Inspirándome en este modelo, permítanme proponer algo análogo: Las seis etapas de la Ilustración sobre la cuestión judía . Afirmo que no tengo una base científica real aquí, y no he realizado encuestas ni entrevistas exhaustivas. Esto se basa simplemente en mi propia experiencia personal, durante varios años, de confrontar a personas —estudiantes, familiares, amigos, extraños— sobre los peligros de la judeocracia. Mis seis etapas son las siguientes:

1. Negación
2. Irrelevancia
3. Impotencia
4. Ira fuera de lugar
5. Aceptación
6. Ira y acción rectas

Al igual que con la teoría de Kübler-Ross, no pretendo que todas las personas experimenten todas estas etapas, ni que necesariamente progresen a través de ellas en orden. Pero sí creo que muchas personas, cuando se enfrentan a los datos, experimentan algunas o la mayoría de estas etapas. Permítanme describir brevemente cada uno de ellos, y luego esbozar algunos de los hechos relevantes que justifican la iluminación.

NEGACIÓN. Al escuchar por primera vez una afirmación seria de que los judíos tienen una influencia desmesurada y perjudicial en la sociedad, o dominan las filas de los ricos, o dirigen los medios de comunicación o controlan la política, la respuesta inicial habitual es la negación: “No, no lo hacen. Eso es ridículo. No hay más judíos en el poder que nadie. Eso es solo una patraña antisemita «. Esto, incluso de personas altamente educadas. Afortunadamente, esta es una pregunta empírica; se puede probar fácilmente una presencia judía abrumadora, dados los datos relevantes. A continuación ofrezco una versión concisa de este argumento.

IRRELEVANCIA. Una vez que se demuestra que los judíos están masivamente sobrerrepresentados en sectores clave de la sociedad, la respuesta estándar es que este hecho no importa. “Está bien, hay muchos judíos en los medios, las finanzas y la política, pero esto realmente no importa. Las personas son solo personas. Los hay buenos y los hay malos. Si los judíos ocupan muchas posiciones influyentes, eso solo significa que trabajaron duro y tuvieron éxito. Y de todos modos, solo están haciendo su trabajo. Si no los hicieran, alguien más lo haría «.

Esto parece una visión de sentido común, pero hacer tal afirmación es tener una visión del mundo extremadamente ingenua y mal informada. Es cierto que la mayoría de las personas decentes, y especialmente la mayoría de los blancos, tienden a ver a los demás como individuos; Es probable que existan razones evolutivas para esto, que no detallaré aquí, pero vea el libro de Kevin MacDonald Individualism and the Western Liberal Tradition para un buen relato reciente. Si juzgamos a todos como individuos básicamente bien intencionados, entonces, por supuesto, realmente no importa si los judíos o cualquier otra minoría dominan la sociedad. Si los judíos son desproporcionados, entonces solo puede significar que son mucho más inteligentes o trabajadores que los demás y, por lo tanto, merecen su posición. (Nathan Cofnas está haciendo todo lo posible para que esta tesis sea académicamente respetable, refutadaen varios lugares, más recientemente por Andrew Joyce ). Y si algunos judíos cometen delitos u otras acciones poco éticas, tenemos que juzgarlos y castigarlos individualmente, caso por caso. O eso dicen.

El crítico judío debe entonces responder a esta postura con una demostración de que  importa, que la sobrerrepresentación judía tiene una base de larga data y profundamente arraigada en acciones anti-blancas e incluso anti-humanas, y que es notablemente perjudicial para bienestar social y humano. Este es un argumento más largo y difícil de hacer, pero se puede hacer; de nuevo, describo este caso a continuación.

IMPOTENCIA. Una vez que hemos mostrado el efecto deletéreo del dominio judío, la siguiente respuesta suele ser algo como esto: “Ok, si los judíos tienen tanto poder e influencia, entonces no es posible que ganes. Son demasiado fuertes. Entonces, ¿por qué luchar contra ellos? Solo puede lastimarte a ti mismo y a tu familia. Es mejor simplemente ignorar toda la situación y vivir tu vida lo mejor que puedas «.

Ciertamente, esta es una visión pragmática, y muchos críticos bien intencionados adoptan esta línea. Pero, en última instancia, significa rendición: una capitulación moral ante un poder gobernante malévolo. Ceder al mal es en sí mismo un gran mal. Es condenar el propio futuro, y el de sus hijos y nietos, a una vida de creciente brutalidad y rudeza, de privaciones y sufrimiento, de conflictos y guerras. Ninguna persona verdaderamente preocupada puede aceptar esto. Debemos afrontar la situación de frente. Luchar contra el mal, incluso frente a una probable derrota, es noble; de hecho, hace que la vida valga la pena. Incluso si la victoria está muy lejos, y la victoria final para nuestro lado es inevitable, una vez que entendemos la historia, sigue siendo una lucha que vale la pena seguir. Vivir en una judeocracia significa que todos los aspectos importantes de la sociedad se ven afectados. Si tiene alguna inquietud o causa en este mundo por la que cree que vale la pena luchar (el medio ambiente, la justicia social, la educación, los derechos humanos, la salud, la democracia), debe participar en la lucha contra el gobierno judío porque tiene un impacto negativo en prácticamente todos los demás temas sociales. Parafraseando a Spengler, la impotencia es cobardía.

IRA DESPLAZADA. En este punto, es probable que tu amigo comience a irritarse contigo. Como típico espectador de televisión semi-reflexivo pero acrítico, probablemente ha absorbido e interiorizado el mantra pro-judío convencional: los judíos son un pueblo asediado e inocente que han sido atacados injustamente a lo largo de los siglos, sobre todo durante el Holocausto, y por lo tanto debemos esas vastas enmiendas. Además, siendo una persona típicamente decente, piensa que cualquiera que ataque a los judíos, oa cualquier minoría, es un racista o neonazi moralmente deficiente, ¡y ahora, este eres tú! ¡Por el amor de Dios, todo el mundo odia a un racista! ¡Incluso Tucker Carlson odia a los racistas! —Como nos informa todas las noches, con su manera irreflexiva, tonta y engañosa. Como claramente odias a los judíos, ahora eres oficialmente un ‘odiador’. Y todo el mundo odia al que odia, ¿no es así?

Al sentir que ha perdido la discusión, su amigo se lanza a ataques ad hominem, sutiles o abiertos, contra usted. La discusión racional está fuera de la ventana y la emoción gobierna el día. Ahora eres simplemente una «mala persona»; no es necesario seguir debatiendo contigo. Habiendo demostrado su descortesía y crueldad, se le tiene lástima o se le detesta. Críticamente, el enfoque se ha desplazado hacia ti ; De repente, los judíos no están a la vista, a pesar de que este era el único problema en cuestión. De repente están fuera del gancho. Que conveniente; los judíos mismos no podrían haber escrito un guión mejor.

Lamentablemente, muchas personas permanecen atrapadas en este modo durante mucho tiempo, tal vez durante toda su vida. Nunca abordan el problema real, sino que continúan pensando negativamente en usted y solo en usted. Este es un resultado relativamente bueno para ellos; el problema social no es una multitud de judíos ricos, poderosos y etnocéntricos, sino un pequeño tú, y quizás algunos de tus amigos que te odian. Es mucho más fácil, y mucho menos amenazante, tratar contigo y tu «calaña», en lugar de una fuerza poderosa, dispersa y malévola como los judíos del mundo.

A veces, sin embargo, y a menudo de manera sorprendente, hay un cambio de actitud. Tu amigo se vuelve curioso. Investiga, lee, hace preguntas. Lenta, lentamente, se acerca a tu lado. “Sabes, he estado pensando, y creo que estás en algo. Esos judíos están en todas partes, una vez que aprendes a identificarlos. Nadie los critica. Nadie cuestiona el Holocausto. Nadie está dispuesto a nombrar simplemente a los judíos. Se salen con la suya en todo… ”Así llegamos, con suerte, a la ACEPTACIÓN. Sí, los judíos dominan de hecho sectores clave de la sociedad. Sí, de hecho, los judíos son los principales tiradores de cables en la política y los negocios. Sí, a los judíos no les importa lo más mínimo el bienestar humano, y muy pronto causarían un sufrimiento masivo e incluso la muerte, si les beneficiara de alguna manera. El negacionismo ha sido superado.

Una vez en esta fase, es sólo un pequeño paso para la etapa final: ENOJO JUSTO — ahora contra el enemigo real — y la ACCIÓN correspondiente. Cualquiera con conciencia, con un sentido de indignación moral y con un sentido más amplio de justicia, quedará completamente consternado por la situación. Ahora se convertirán en activistas, hablarán, escribirán e informarán a los demás. Desarrollarán la columna vertebral moral para enfrentarse directamente al poder judío y sus representantes. Al ser verdaderamente conocedores y bien informados, serán un oponente formidable. El movimiento habrá dado un pequeño paso más. Y la victoria estará un día más cerca.

Construyendo el caso

Dado que casi todos comienzan en algún nivel de la etapa de ‘negación’, vale la pena ofrecer algunos hechos específicos que pueden ayudar a construir el caso en su contra. El objetivo, nuevamente, es mostrar que los judíos son enormemente desproporcionados entre los ricos y poderosos de la sociedad. Ésta es la verdad fundamental de la que procede todo lo demás. Afortunadamente, como dije, este es un asunto completamente empírico. La investigación básica revelará la verdad. Por supuesto, los nombres varían de una nación a otra y cambian constantemente con el tiempo. Se debe presentar un caso específico en un momento dado y en una nación de interés específica. Como soy estadounidense y los datos aquí son extensos, permítanme revisar brevemente el caso en los Estados Unidos actuales. Incluso una visión general superficial demuestra el fracaso de la negación.

Podemos examinar por separado cuatro sectores de la sociedad estadounidense: política, academia, finanzas y medios de comunicación. En política, tenemos una fuerte presencia judía en las tres ramas del gobierno: el Congreso, la Casa Blanca y la Corte Suprema. Respecto a esto último, actualmente tenemos 2 judíos entre los 9 magistrados: Elena Kagan y Stephen Breyer. Hasta la reciente muerte de Ruth Bader-Ginsburg, la cifra era 3 de 9, y si el presidente Obama se hubiera salido con la suya al final de su mandato final, habría sido un asombroso 4 de 9, con Merrick Garland. (Podemos estar seguros de que cualquier futuro candidato a Biden será judío).

El actual Congreso de los Estados Unidos tiene 38 judíos entre sus 535 miembros combinados, con 10 en el Senado y 28 en la Cámara. Esto constituye alrededor del 7% del total del Congreso, frente a una población judía estadounidense de unos 6 millones, o poco menos del 2% de la nación. Por lo tanto, los judíos están sobrerrepresentados en el Congreso por un factor de 3,5, y en el Senado por un factor de 5. El récord de representación judía, por cierto, ocurrió después de las elecciones federales de 2008, cuando 48 judíos ocuparon escaños en Congreso (15 Senado, 33 Cámara).

La administración Biden, como la de Trump, Obama, Bush y Clinton, tiene una amplia presencia judía. Comience con las familias de Biden y Kamala Harris. Sorprendentemente, los tres hijos adultos de Biden se casaron con judíos: la hija Ashley se casó con Howard Kerin, el hijo Hunter se casó con la “cineasta” Melissa Cohen, y el hijo ahora fallecido Beau se casó con Hallie Olivere. En consecuencia, tres de los seis nietos de Biden son mitad judíos. La vicepresidenta birracial Kamala Harris se casó con un abogado judío, Doug Emhoff, en 2014; afortunadamente, no tienen hijos.

Las simpatías de Biden por los judíos se extienden, por supuesto, a sus puestos administrativos de más alto nivel. De los 25 puestos de gabinete o a nivel de gabinete, ocho (32%) están ocupados por judíos: Tony Blinken, Alejandro Mayorkas, Janet Yellen, Merrick Garland (sí, ese Merrick Garland), Ron Klain, Avril Haines (la mitad), Isabel Guzman ( mitad) y Eric Lander. Otros judíos de Biden de alto rango incluyen a John Kerry (la mitad), Rochelle Walensky de los CDC, Jeff Zients, Wendy Sherman, Gary Gensler de la SEC, David Cohen, «Rachel» Levine, Anne Neuberger, Andy Slavitt, Victoria Nuland y Roberta Jacobson. Y esto sin mencionar a los gentiles judeofílicos como Jake Sullivan, o los gentiles con cónyuges judíos, como Samantha Power. A continuación ofrezco algunas reflexiones sobre por qué, exactamente, surgió esta situación.

¿Qué pasa con la academia? Aquí hay una indicación notable: se señaló recientemente que de las ocho escuelas de la Ivy League (Harvard, Yale, Princeton, Columbia, Penn, Brown, Cornell y Dartmouth), siete tienen presidentes judíos. En otras palabras, el 88% de estas escuelas de élite están dirigidas por judíos. Podemos estar seguros de que esta orientación judía se extiende luego a los rectores y decanos que son desproporcionadamente judíos, a los miembros de la facultad que son desproporcionadamente judíos, y al propio plan de estudios, que sin duda atiende a los intereses judíos de izquierda liberal.

Luego, considere la facultad universitaria de manera más amplia. En un artículo publicado en 2006, Schuster y Finkelstein encontraron que «el 25% de los profesores universitarios de investigación son judíos, en comparación con el 10% de todos los profesores».[1] Un estudio más antiguo de Steinberg[2]encontró que el 17.2 por ciento de los profesores de las universidades de «alto rango» eran judíos. Según una evaluación diferente, Harriett Zuckerman[3]examinó sólo a la facultad científica y de investigación de «élite». Encontró lo siguiente, por disciplina principal:

Ley 36%
Sociología judía 34%
Economía judía 28%
Física judía 26%
Poli Sci judía 24% Judía

¿Y los estudiantes? La experiencia muestra que cuando los judíos constituyen más que un pequeño porcentaje del cuerpo estudiantil, comienzan a dominar la vida del campus. Da la casualidad de que hay nueve universidades estadounidenses importantes con más del 20% de estudiantes universitarios judíos (en orden descendente: Brandeis, Tulane, CUNY-Brooklyn, Binghamton, Queens College, George Washington University, Columbia, Boston University y Washington University-St. Louis ). Y hay otras 23 escuelas importantescon más del 10% de judíos (Maryland, American University, Brown, University of Miami, Rutgers, University of Florida, Cornell, Penn, Syracuse, Michigan, New York University, Northwestern, University of Hartford, Wisconsin, Yale, Indiana, UC- Santa Barbara, Duke, University at Albany, Harvard, Cal State-Northridge, Florida State y USC). Por lo tanto, tenemos 32 universidades estadounidenses importantes, que representan a la élite intelectual de la nación, con una presencia judía enormemente desproporcionada, de arriba a abajo. De nuevo, esto en una nación de apenas un 2% de judíos.

Considere, a continuación, el ámbito de las finanzas y la riqueza. Cuando revisamos la lista de los estadounidenses más ricos, encontramos un hecho sorprendente: alrededor de la mitad de ellos son judíos. Entre los diez primeros, encontramos a cinco judíos: Mark Zuckerberg, Larry Page, Sergey Brin, Larry Ellison y Michael Bloomberg. De los 50 hombres más ricos, al menos 27 son judíos, incluidos Steve Ballmer, Michael Dell, Carl Icahn, David Newhouse, Micki Arison y Stephen Ross.[4] La riqueza combinada de estas 27 personas asciende aproximadamente a 635.000 millones de dólares. Nota: Si los judíos estuvieran representados proporcionalmente entre los 50 primeros, habría un individuo; en cambio, hay 27 .

En términos más generales, podemos inferir que esta «regla del 50%» se mantiene en gran parte de la jerarquía de riqueza. En apoyo, podemos citar a Benjamin Ginsberg, quien escribió: «Hoy, aunque apenas el 2% de la población de la nación [estadounidense] es judía, cerca de la mitad de sus multimillonarios son judíos».[5] En la actualidad, hay algo así como 615 multimillonarios estadounidenses, lo que implica alrededor de 300 multimillonarios judíos.

O quizás las cifras sean incluso peores de lo que sospechamos. Un estudio reciente de los capitalistas «buitre» más maliciosos mostró una gran preponderancia de nombres judíos, mucho más de la mitad. Y una clasificación de hace unos años de los administradores de fondos de cobertura más ricos de los EE. UU. Enumeró a 32 personas por nombre; de estos, al menos 24 (75%) son judíos. Parece que cuanto más miramos, peor se pone.

Aún más impresionante, considere la riqueza privada total. En 2018, los activos totales de todos los hogares privados en los EE. UU. Alcanzaron los $ 100 billones por primera vez. La regla del 50% sugiere que los aproximadamente 6 millones de judíos estadounidenses poseen o controlan, en total, unos 50 billones de dólares. Esto equivale a un promedio de $ 8 millones por cada hombre, mujer y niño judío, una cifra verdaderamente asombrosa.

Hasta aquí la riqueza judía. Más importante aún, estos diversos sectores están profundamente interconectados. La riqueza judía está directamente relacionada con la influencia política judía. Tomemos, por ejemplo, los principales donantes políticos de Joe Biden. Resulta, como era de esperar, que la gran mayoría de las donaciones políticas de Biden provinieron de multimillonarios judíos. Como escribe Andrew Joyce , “de [sus] 22 donantes principales, al menos 18 son judíos”, seguidos de la lista de nombres. Esto es quizás extremo, pero no sorprendente, dado que los judíos en general proporcionanal menos el 50% de los fondos políticos demócratas y al menos el 25% de los fondos republicanos. Estos son números realmente preocupantes para cualquiera que se preocupe por la corrupción política. Tenga en cuenta que hay literalmente cientos de grupos de presión, todos donados a sus candidatos favoritos. Y, sin embargo, un grupo de presión, el lobby judío, proporciona entre el 25% y el 50%, o más, de la financiación de los principales candidatos. Imagínese si, digamos, la mitad de sus ingresos provienen de una persona y la otra mitad proviene de una mezcla de otras 200 personas; a quien escucharias La respuesta es obvia.

Finalmente, tomemos los medios. Hollywood, como todos sabemos, ha sido durante mucho tiempo un dominio judío, que se remonta a sus orígenes en las décadas de 1910 y 1920. Fue construido por los gustos de Carl Laemmle (Universal Pictures), Adolph Zukor, Jesse Lasky, Daniel y Charles Frohman, y Samuel Goldwyn (Paramount), William Fox (Fox Films, más tarde 20 ª Century Fox), y los cuatro “Warner Hermanos, en realidad, el clan Wonskolaser: Jack, Harry, Albert y Sam. Pronto fueron seguidos por Marcus Loew (MGM), William Paley (CBS) y Harry y Jack Cohn (Columbia), estableciendo un control judío casi completo sobre el negocio del cine.

Hoy la situación ha cambiado poco, y no es discutida ni siquiera controvertida. Una nota notable publicada en el LA Times en 2008 proclamó abiertamente que «los judíos gobiernan totalmente Hollywood».[6] Investigó todos los estudios importantes y no encontró más que jefes judíos. Hoy los nombres han cambiado, pero no las etnias. Una encuesta reciente de los principales ejecutivos o propietarios revela lo siguiente:

20 ª siglo Studios (S. Asbell)
Paramount (S. Redstone)
Estudios Disney (A. Bergman, A. Horn)
Warner Bros Studios (T. Emmerich, A. Sarnoff, R. Kavanaugh)
MGM (M. De Luca)
Sony Imágenes (T. Rothman, S. Panitch, J. Greenstein)
Lionsgate (M. Rachesky, J. Feltheimer)
Relativity Media (D. Robbins)
Millennium Media (A. Lerner)
The Chernin Group (P. Chernin)
Amblin Partners (S . Spielberg)
Participante (J. Skoll, D. Linde)
Hermana (S. Snider, E. Murdoch)
Catalejo (G. Barber)
Glickmania (J. Glickman)

Como antes, todos estos individuos son judíos.[7] Con tal dominio, no debería sorprendernos encontrar temas pro-judíos que aparecen repetidamente en las películas: desde el Holocausto y los ‘nazis malvados’, a los ‘terroristas’ árabes y musulmanes, a los blancos ignorantes y corruptos, al apoyo de varios Comportamiento social y éticamente degradante como el sexo casual, la homosexualidad, las parejas y familias interraciales, el uso de drogas recreativas, el materialismo crudo y el multiculturalismo desenfrenado. Todos estos temas sirven a los intereses judíos.

La situación general de los medios de comunicación es aún más reveladora. Los cinco conglomerados de medios más grandes de EE. UU. Son: 1) Disney, 2) Warner Media, 3) NBC Universal, 4) Viacom CBS y 5) Fox Corporation. Una mirada a sus propietarios, accionistas más importantes y altos funcionarios es reveladora:

  • Disney : Robert Iger , presidente ejecutivo; Alan Horn , presidente de Disney Studios; Alan Braverman , vicepresidente ejecutivo; Peter Rice , presidente de Contenido; Dana Walden , presidenta de ABC; Lowell Singer , vicepresidente senior.
  • Warner : Jason Kilar , director ejecutivo; David Levy , presidente de Turner Broadcasting; Jeff Zucker , presidente, CNN; Ann Sarnoff , directora ejecutiva de Warner Pictures; Michael Lynton , presidente de Warner Music (empresa matriz: AT&T : John Stankey , director ejecutivo).
  • NBC Universal : Jeff Shell , director ejecutivo; Robert Greenblatt , presidente de NBC Entertainment; Bonnie Hammer , presidenta, entretenimiento por cable; Noah Oppenheim , presidente de NBC News; Mark Lazarus , presidente de deportes; Ron Meyer , vicepresidente de NBCUniversal (empresa matriz: Comcast : Brian Roberts , director ejecutivo).
  • Viacom CBS : Una situación inusual: Viacom es una empresa “pública”, pero las acciones con derecho a voto pertenecen al 100% a Shari Redstone y los herederos de Sumner Redstone . Las personas líderes incluyen a David Nevins , CCO; Susan Zirinsky , presidenta de CBS News; David Stapf , presidente de CBS TV.
  • Fox Corporation : similar a Viacom, una empresa pública, pero el 39% de las acciones con derecho a voto es propiedad de Rupert Murdoch y Lachlan Murdoch .

Todos estos individuos son judíos, con la posible excepción de los Murdoch, aunque parece seguro que son al menos en parte judíos.[8] Y dada la dificultad para determinar la etnia, la influencia judía es ciertamente mayor de lo que se muestra aquí. Por tanto, lo anterior es sin duda una estimación conservadora. Además, no dice nada sobre los muchos subordinados judíos que implementan las decisiones del día a día. Una vez más, es difícil transmitir el grado de dominio aquí. Estas cinco corporaciones producen la gran mayoría de todos los medios consumidos en los EE. UU., Que incluyen todos los principales medios de comunicación y la mayoría de los principales estudios de Hollywood. De hecho, el liderazgo judío o la propiedad en la cima se traduce en toda la organización, a los mandos intermedios, empleados, reporteros, personalidades de la televisión y editores. Tiene un efecto muy concreto sobre cómo se producen los medios, qué se presenta y qué no se presenta. Afecta a quiénes vemos y a quiénesno veo.

Y no son solo los llamados medios de comunicación liberales. Los lugares conservadores también están dominados por intereses judíos, típicamente a través de judíos de derecha o neoconservadores. Fox News y su empresa matriz Fox, propiedad de la familia Murdoch y operada por ella, son tan pro-judíos y pro-israelíes como los medios liberales. Los presentadores de Fox News no están de acuerdo con casi todas las posiciones liberales y, sin embargo, sorprendentemente, están totalmente de acuerdo con todos los problemas judíos. Luchan por superar a sus pares en CNN y MSNBC en su reverencia a los intereses judíos e israelíes.[9] Esto, nuevamente, no es una coincidencia. Es evidencia de la dominación judía de los medios estadounidenses, en todo el espectro político y en todos los lugares.

Además de lo anterior, varios otros medios también están bien representados por judíos estadounidenses. Entre los periódicos, el New York Times ha sido de propiedad y gestión judía desde que Adolph Ochs compró el periódico en 1896; el actual propietario, editor y presidente es Arthur G. Sulzberger. US News and World Report es propiedad de Mort Zuckerman. La revista Time es propiedad de Warner Media, y su editor jefe actual es Edward Felsenthal. Advance Publications es un mini conglomerado de medios que pertenece y es operado en su totalidad por la familia Jewish Newhouse; gestiona una amplia gama de lugares, incluidos Conde Nast ( Vogue , The New Yorker , GQ , Glamour , Architectural DigestVanity Fair , Pitchfork , Wired y Bon Appetit ), Discovery Channel, Lycos y Redditt. Y en los medios de difusión, tenemos la Radio Pública Nacional (NPR), que durante mucho tiempo ha sido un coto judío; su personal en el aire es sin duda más de la mitad judío.[10]

Creo que aquí podemos poner fin a todos los pensamientos de negacionismo.

¿Es irrelevante el dominio judío?

Si luego pasamos a la etapa dos, Irrelevancia, debemos contrarrestar la opinión de que el dominio judío es intrascendente. Una vez más, desde el punto de vista ingenuo, los judíos que predominan en el gobierno, la academia, las finanzas y los medios de comunicación parecen no importar. Estos judíos son en gran parte invisibles como judíos , y su judaísmo rara vez se muestra explícitamente. Como antes, la influencia se manifiesta generalmente en una miríada de formas sutiles: en las que se presentan voces y puntos de vista (y cuáles no se presentan), en qué individuos se les permite hablar (y cuáles no ), qué valores se proyectan como buenos y positivos, cuáles las causas son dignas de atención, etc.

Los problemas centrales aquí son (a) que los judíos tienden a trabajar colectivamente, en sus mejores intereses, y (b) que tienden a tener poca consideración por todos los no judíos, y tienden a tener un desprecio particular por los europeos blancos, que históricamente hablando, han demostrado ser sus oponentes más formidables. Los judíos trabajan tribalmente, como una manada; se ayudan mutuamente a atacar y socavar a todos los enemigos percibidos. Los judíos en las finanzas y los judíos académicos pueden contar con los judíos de los medios de comunicación para que les den una cobertura positiva y para minimizar o enterrar cualquier historia negativa. Los judíos de los medios de comunicación calumniarán a un enemigo incluso cuando los judíos de las finanzas presionan al empleador de esa persona. Puede ser muy efectivo cuando múltiples actores en una camarilla de un billón de dólares se alinean en su contra.

En ocasiones, estos judíos dominantes de hecho lucharán entre sí, como cuando los judíos conservadores de derecha se pelean con sus hermanos liberales de izquierda, como la reciente ruptura entre los judíos de derecha Murdoch y los judíos de izquierda de la ADL, especialmente Jonathan Greenblatt, por comentarios de Tucker Carlson. Pero esto es solo una disputa interna sobre la mejor manera de promover los intereses judíos, nada más. Gran parte del enfrentamiento político actual es un mero espectáculo; Las disputas demócratas-republicanas no tienen sentido cuando ambos lados están respaldados por judíos ricos. Y a los judíos de todo el espectro político les encanta usar lacayos gentiles como Anderson Cooper, Chris Cuomo, Chris Hayes, Sean Hannity y, sí, Tucker Carlson, para cubrirlos. Esto nuevamente sirve para oscurecer la estructura de poder real.

Pero el hecho de que los judíos poderosos trabajen entre sí, contra todos los demás, es un hecho histórico bien establecido que ha sido bien atestiguado, a lo largo de los siglos, por algunos de los pensadores más brillantes de Occidente. Este tema literalmente requiere un tratamiento de la longitud de un libro; vea mi libro Eternos extraños: Vistas críticas de los judíos y el judaísmo a través de las edades (2020), que es el primero en documentar completamente el registro histórico. Se remonta a más de 2000 años, al menos a los comentarios de Hécateo de Abdera y Teofrasto alrededor del año 300 a.C., procediendo a los gustos de Cicerón, Séneca, Tácito, Porfirio, Tomás de Aquino, Martín Lutero, Voltaire, Rousseau, Fichte, Kant, Hegel, Schopenhauer, Bakunin, Nietzsche, Mark Twain, HG Wells, Heidegger y el genio del ajedrez (y medio judío) Bobby Fischer, entre muchos otros. Es una lista impresionante.

Las críticas son uniformemente contundentes y condenatorias. Los judíos son «misantrópicos y hostiles con los extranjeros», «los más viles de la humanidad», «ven a todos los demás hombres como sus enemigos», «una raza maldita», «los pueblos más viles». Son profunda y profundamente diferentes, en el peor de los casos, del resto de la humanidad. Los teólogos medievales condenaron a los judíos por su usura y su abuso de los cristianos y el cristianismo. Lutero los llamó «una carga pesada, una plaga, una pestilencia, una pura desgracia», y agregó que «tenemos la culpa de no matarlos». Para Voltaire, “despliegan un odio irreconciliable contra todas las naciones”; para Rousseau, la raza judía fue «siempre un extranjero entre otros hombres». El filósofo alemán Johann Herder los llamó «una república ampliamente difundida de astutos usureros». Kant los vio como “una nación de engañadores. Schopenhauer fue especialmente directo: «escoria de la humanidad, pero gran maestro de la mentira». Heidegger capturó bien la situación en solo tres palabras: “maestros criminales planetarios”.[11]

Esta historia de 2000 años de odio y desprecio por el resto de la humanidad se desarrolla en la actualidad, aunque con mucho sigilo y engaño. Los judíos a menudo trabajan en segundo plano, ocultos, fuera del centro de atención; son, como dijo Hitler, los «tiradores de cables» ( Drahtzieher ) de la sociedad contemporánea, que utilizan el dinero y el poder para dirigir los acontecimientos a su favor. La historia nos dice que los judíos se rebajarán a cualquier cosa, lo más atroz, lo más atroz, lo más poco ético, para promover sus fines. Incluso la guerra: hay una historia igualmente larga y condenatoria de participación judía en guerras, desde las guerras judeo-romanas en los siglos I y II hasta la actual “guerra contra el terror”.[12] Esto no es especulación; todos estos hechos están bien atestiguados y bien documentados. Solo necesitamos leer un poco, de fuentes confiables.

La conclusión, por supuesto, es que la sobrerrepresentación judía en los principales sectores de la sociedad  importa, importa mucho. Podría decirse que es la causa fundamental de prácticamente todos nuestros problemas sociales actuales, todos los cuales han sido creados o exacerbados por judíos poderosos. Apenas podemos imaginar cómo podría ser la vida sin su presencia manipuladora y malévola.

Este breve relato de la perniciosa influencia judía debería ayudar a poner fin a la etapa de la «irrelevancia». Pero la impotencia no tiene por qué ser la consecuencia. Acepta la realidad y convierte tu ira en los objetivos reales. Y luego actúa. Recuerde: cada victoria judía en los siglos pasados ​​ha sido efímera y, en cambio, se ha transformado en una acción concreta contra los hebreos: aislamiento, gueto, encarcelamiento, expulsión o algo peor. Y así será esta vez. O los judíos mismos reconocerán que están al borde del abismo y se retirarán voluntariamente a su “patria” en Palestina, o los pueblos nativos de todo el mundo, una vez más, tomarán medidas.

El camino hacia la iluminación es difícil. Y, sin embargo, debe perseguirse para que la humanidad florezca y prospere.

Thomas Dalton, PhD , es autor o editor de varios libros y artículos sobre política, historia y religión, con un enfoque especial en el nacionalsocialismo en Alemania. Sus trabajos incluyen una nueva serie de traducción de Mein Kampf y los libros Eternal Strangers (2020), The Jewish Hand in the World Wars (2019) y Debating the Holocaust (4 th ed, 2020), todos disponibles en www.clemensandblair. com . Para conocer todos sus escritos, consulte su sitio web personal www.thomasdaltonphd.com .

Notas

[1] J. Schuster y M. Finkelstein, The American Faculty (2006), p. 66.

[2] S. Steinberg, The Academic Melting Pot (1974), pág. 103.

[3] H. Zuckerman, Scientific Elite (1977).

[4] Índice de multimillonarios de Bloomberg (2018).

[5] El abrazo fatal (1993), pág. 1.

[6] «¿Qué tan judío es Hollywood?» (19 de diciembre de 2008).

[7] Hasta hace poco, podríamos haber incluido a Weinstein Company (también conocida como Lantern Entertainment), pero el escándalo sexual que rodea a Harvey Weinstein llevó a la corporación a la bancarrota a principios de 2018.

[8] La madre de Rupert, Elisabeth Joy Greene, parece haber sido judía. Vea aquí , aquí y aquí . También podríamos citar el premio de Rupert Murdoch del grupo fuertemente judío ADL en 2010, y la donación de $ 1 millón de su hijo James al mismo grupo en 2017. Si los Murdoch no son judíos, están en muy buena gracia con ellos.

[9] Sean Hannity es particularmente atroz a este respecto.

[10] Las personas actuales y recientes incluyen, como mínimo: N. Adams, H. Berkes, M. Block, D. Brooks, A. Cheuse, A. Codrescu, K. Coleman, O. Eisenberg, D. Elliott, D . Estrin, S. Fatsis, P. Fessler, C. Flintoff, D. Folkenflik, R. Garfield, T. Gjelten, B. Gladstone, I. Glass, T. Goldman, J. Goldstein, J. Goldstein, R. Goldstein , D. Greene, N. Greenfieldboyce, T. Gross, M. Hirsh, S. Inskeep, I. Jaffe, A. Kahn, C. Kahn, M. Kaste, A. Katz, M. Keleman, D. Kestenbaum, N . King, B. Klein, T. Koppel, A. Kuhn, B. Littlefield, N. King, N. Pearl, P. Sagal, M. Schaub, A. Shapiro, J. Shapiro, W. Shortz, R. Siegel , A. Silverman, S. Simon, A. Spiegel, S. Stamberg, R. Stein, L. Sydell, D. Temple-Raston, N. Totenberg, G. Warner, D. Welna, L. Wertheimer, D. Wessel , E. Westervelt, B. Wolf y D. Zwerdling.

[11] Para obtener una lista esclarecedora de unas 50 citas de este tipo, consulte el sitio web de Clemens and Blair, LLC Publishing ( aquí ).

[12] Vea mi libro La mano judía en las guerras mundiales (2019).

Confronting the Judeocracy, by Thomas Dalton – The Unz Review

TEORÍA DEL HUECO JUDÍO

Son pocos y muy inteligentes pero eso no basta o no da luz a esta psicoteoría tétrica (de tetris, el videojuego de los huecos que entran ensamblados a la perfección) y holística donde las piezas y engarces hacen un todo y este todo vuelve a reclamar piezas. Las piden y exigen azules, si no las hay, entonces buscan de otro color, pero en todo caso se benefician del arco iris por igual. Pongamos que el color azul son los judíos.

Pasa con actores, directores de cine, empresarios, cantantes, escritores, etc., y diría que políticos también, pero en este caso quedarían muy descubiertos y rompería el juego por la dilatación y contracción que estos personajes públicos necesitan para sobrevivir y en muchos casos no encajarían en el juego (tetris) por su tamaño en colores camaleónico.

Pongamos un caso. El creador de Facebook. Es judío. En el momento de crearse una empresa tal, hay varios contendientes que sacan una idea así, suele pasar que en el tiempo y el espacio coincidan grandes ideas o inventos pero uno tiene que ser el elegido. Si hay dos, o tres o más, la empresa o idea que triunfará será la judía. No hay otra opción. A las demás la hundirán o no tendrá financiación. O la judía verá facilidades que la harán volar muy alto sin opción de réplica. Estamos hablando de altos vuelos.

Esto se da en muy alta proporción en Hollywood y la ciudad de NY. Casi todos los directores, productores y actores son judíos. Si alguno no lo es, es porque no había en ese momento un judío que lo pudiese igualar, no ya mejorar, pero hará ganar el mismo dinero a las piezas azules, que la rodean y amparan. Eso sí, ha de ser un buen goyim, esto es un no judío, un chico bueno no judío. Si no fuera así, su carrera descenderá a sus infiernos. Pregúntenle a Mel Gibson.

Amazon, el creador es un buen goyim, no es judío y es muy listo. Las piezas azules vieron los grandes beneficios de esta pieza de otro color y lo adelantada que estaba. Iba como una flecha a su posición, miraron a su alrededor y dijeron: no hay nadie, va un paso o dos por delante. Es un buen chico. Dejémosle un hueco, su color entona y huele a oro.

Son muchos los ejemplos. No hay judíos para todos los puestos, pero saben dar cobertura a este contratiempo o Game Over.

G.R.M.

THEORY OF THE JEWISH HOLLOW

They are few and very intelligent but that is not enough or does not give birth to this gloomy psychotheory (of tetris, the video game of the holes that enter perfectly assembled) and holistic where the pieces and settings make a whole and this whole returns to claim pieces . They ask for and demand blue, if there are none, then they look for another color, but in any case they benefit from the rainbow equally. Let’s say the color blue is the Jews.

It happens with actors, film directors, businessmen, singers, writers, etc., and I would say that politicians too, but in this case they would be very uncovered and would break the game due to the expansion and contraction that these public figures need to survive and in many cases they would not fit in the game (tetris) because of their size in chameleon colors.

Let’s put a case. The creator of Facebook. He is Jewish. At the time of creating such a company, there are several contenders who come up with an idea like this, it usually happens that in time and space great ideas or inventions coincide but one has to be the chosen one. If there are two, or three or more, the company or idea that will succeed will be the Jewish one. No choice. The others will be sunk or will not have funding. Or the bean will see facilities that will make it fly very high without the option of replication. We are talking about high flights.

This occurs in a very high proportion in Hollywood and the city of NY. Almost all the directors, producers and actors are Jewish. If someone is not, it is because at that time there was not a Jew who could match him, not to improve, but he will earn the same money for the blue pieces that surround and protect him. Of course, he must be a good goyim, this is a non-Jew, a good non-Jewish boy. If not, your career will descend into your hells. Ask Mel Gibson.

Amazon, the creator is a good goyim, he is not Jewish and he is very clever. The blue pieces saw the great benefits of this piece of another color and how advanced it was. He was going like an arrow to his position, they looked around him and said: there is no one, he is a step or two ahead. He’s a good boy. Let’s leave a hole, its color tones and smells like gold.

There are many examples. There are not Jews for all positions, but they know how to cover this setback or Game Over.

El ascenso y la represión de la negación del Holocausto

Aquí os traigo un capítulo de un largo artículo que casi podríamos llamar ensayo. Va de un tema con un trasfondo muy actual como es el coronavirus. La aplastante vulnerabilidad de quien antepone una verdad a la trituradora de la propaganda oficial que por algún motivo oculto no se atreve a dialogar ni tratar académicamente, un objetivo que pasa de ser un hecho a convertirse en dogma de fe. Intocable. Y esto debe de tener algún motivo claro: el dogma se debe erosionar con un leve soplo de viento. La mascarilla mental.

Desde que el Holocausto había sido casi desconocido en Estados Unidos hasta mediados de la década de 1960, la negación explícita del Holocausto era igualmente inexistente, pero a medida que el primero crecía en visibilidad después de la publicación del libro de Hilberg de 1961, el segundo pronto comenzó a despertar también.

La vilipendiación de Lipstadt de Barnes como el «padrino» de la negación del Holocausto contiene una pizca de verdad. Su revisión de 1968 publicada póstumamente respaldando el análisis negacionista de Rassinier parece ser la primera declaración tan sustancial publicada en cualquier lugar de Estados Unidos, al menos si excluimos la muy casual desestimación de beaty de 1951 de las afirmaciones judías, que parecen haber atraído una atención pública insignificante.

Cerca de finales de la década de 1960, un editor de derecha llamado Willis Carto se encontró con un manuscrito corto y sin pulir de negación del Holocausto, aparentemente producido algunos años antes, e ignoró las bellezas legales simplemente poniéndolo impreso. El supuesto autor entonces demandó por plagio, y aunque el caso fue finalmente resuelto, su identidad finalmente se filtró como la de David L. Hoggan, un protegido de Barnes con un Doctorado en Historia de Harvard sirviendo como miembro de la facultad junior en Stanford. Su deseo de anonimato estaba dirigido a prevenir la destrucción de su carrera, pero fracasó en ese esfuerzo, y más citas académicas se secaron rápidamente.

Mientras tanto, Murray Rothbard, el padre fundador del libertarismo moderno, siempre había sido un firme partidario del revisionismo histórico, y admiraba mucho a Barnes, que durante décadas había sido la figura principal en ese campo. Barnes también había insinuado brevemente su escepticismo general sobre el Holocausto en un largo artículo de 1967 que apareció en el Rampart Journal,una publicación libertaria de corta duración, y esto puede haberse notado dentro de esos círculos ideológicos. Parece que a principios de la década de 1970, la negación del Holocausto se había convertido en un tema de discusión dentro de la comunidad libertaria de estados Unidos, pero ferozmente librepensada, y esto iba a tener una consecuencia importante.

Un profesor de Ingeniería Eléctrica en Northwestern llamado Arthur R. Butz estaba visitando casualmente alguna reunión libertaria durante este período cuando notó un panfleto denunciando el Holocausto como un fraude. Nunca antes había pensado en el tema, pero una afirmación tan impactante capturó su atención, y comenzó a investigar el asunto a principios de 1972. Pronto decidió que la acusación era probablemente correcta, pero encontró la evidencia de apoyo, incluyendo la presentada en el libro inacabado y anónimo de Hoggan, demasiado esbozada, y decidió que necesitaba ser realizada de una manera mucho más detallada y completa. Procedió a emprender este proyecto en los próximos años, trabajando con la diligencia metódica de un ingeniero académico capacitado.

Su obra principal, El engaño del siglo XX, apareció impresa por primera vez a finales de 1976, e inmediatamente se convirtió en el texto central de la comunidad de negación del Holocausto, una posición que todavía parece conservar hasta el día de hoy, mientras que con todas las actualizaciones y apéndices, la longitud ha crecido a más de 200.000 palabras. Aunque ninguna mención de este próximo libro apareció en el número de febrero de 1976 de Reason, es posible que la palabra de la publicación pendiente se hubiera acercado a los círculos libertarios, lo que provocó el repentino nuevo enfoque en el revisionismo histórico.

Butz fue un respetable profesor titular en Northwestern, y la publicación de su libro que establece el caso de negación del Holocausto pronto se convirtió en una sensación menor, cubierta por el New York Times y otros medios de comunicación en enero de 1977. En uno de sus libros, Lipstadt dedica un capítulo completo titulado «Entering the Mainstream» a la obra de Butz. Según un artículo de comentarios de diciembre de 1980 de Dawidowicz, los donantes judíos y activistas judíos se movilizaron rápidamente, tratando de que Butz disparara por sus puntos de vista heréticos, pero en ese entonces la permanencia académica todavía se mantuvo firme y Butz sobrevivió, un resultado que parece haber irritado enormemente a Dawidowicz.

Un libro tan detallado y completo que establece el caso de la negación del Holocausto naturalmente tuvo un impacto considerable en el debate nacional, especialmente porque el autor era un académico general y aparentemente apolítico, y una edición estadounidense del libro de Butz pronto apareció en 1977. Estoy muy contento de haber hecho arreglos para incluir el volumen en mi colección de libros HTML controversiales, por lo que los interesados pueden leerlo fácilmente y decidir por sí mismos. El engaño del siglo XX El caso contra el presunto exterminio de los judíos europeos ARTHUR R. BUTZ • 1976/2015 • 225.000 PALABRAS

Al año siguiente, estas tendencias de negación del Holocausto parecían ganar más impulso cuando Carto abrió una pequeña nueva empresa editorial en California llamada El Instituto de Revisión Histórica (IHR), que lanzó una revista trimestral titulada The Journal of Historical Review en 1980. Tanto el RSI como su publicación del RSI centraron sus esfuerzos en torno al revisionismo en general, pero con la negación del Holocausto como su principal foco. Lipstadt dedica un capítulo entero al RSI, señalando más tarde que la mayoría de los principales autores de la edición de la razón de febrero de 1976 pronto se afiliaron a ese proyecto o a otras empresas de Carto, al igual que Butz, mientras que el consejo editorial del JHR pronto estuvo bien abastecido con numerosos doctorados, a menudo ganados en universidades de gran reputación. Durante el próximo cuarto de siglo más o menos, el RSI celebraba pequeñas conferencias cada año o dos, con David Irving eventualmente convirtiéndose en un presentador regular, e incluso figuras plenamente dominantes como el historiador ganador del Premio Pulitzer John Toland apareciendo ocasionalmente como oradores.

Como un ejemplo importante de los esfuerzos del RSI, en 1983 la organización publicó The Dissolution of Eastern Europe Jewry, un análisis cuantitativo muy detallado de la demografía subyacente y los movimientos de población en torno al período abarcado por la Segunda Guerra Mundial, aparentemente el primer estudio de este tipo realizado. El autor, escribiendo bajo el seudónimo Walter N. Sanning, trató de revisar el análisis de población extremadamente simplista casualmente asumido por los historiadores del Holocausto.

Antes de la guerra, millones de judíos habían vivido en Europa del Este, y después de la guerra, esas comunidades habían desaparecido en su mayoría. Este hecho innegable ha sido durante mucho tiempo como un pilar central implícito de la narrativa tradicional del Holocausto. Pero aprovechando fuentes totalmente convencionales, Sanning demuestra persuasivamente que la situación era en realidad mucho más complicada de lo que podría parecer. Por ejemplo, se informó ampliamente en el momento en que un gran número de judíos polacos habían sido transportados por los soviéticos a lugares profundos dentro de su territorio, tanto en términos voluntarios como involuntarios, con el futuro Primer Ministro israelí Menachem comenzar a incluir esas transferencias. Además, un gran número de judíos soviéticos fuertemente urbanizados fueron evacuados de manera similar antes que las fuerzas alemanas en 1941. El tamaño exacto de estos movimientos de población ha sido durante mucho tiempo incierto y discutido, pero el análisis cuidadoso de Sanning de los datos del censo soviético de posguerra y otras fuentes sugiere que los totales eran probablemente hacia el extremo superior de la mayoría de las estimaciones. Sanning no afirma que sus hallazgos sean definitivos, pero incluso si sólo son parcialmente correctos, esos resultados sin duda impedirían la realidad de las cifras tradicionales del Holocausto.

Otro participante regular del RSI fue Robert Faurisson. Como profesor de literatura en la Universidad de Lyon-2, comenzó a expresar su escepticismo público sobre el Holocausto durante la década de 1970, y el medio de comunicación resultante llevó a los esfuerzos para sacarlo de su posición, mientras que una petición fue firmada en su nombre por 200 eruditos internacionales, incluyendo al famoso profesor del MIT Noam Chomsky. Faurisson se aferró a sus opiniones, pero los ataques persistieron, incluyendo una brutal paliza de militantes judíos que lo hospitalizó, mientras que un candidato político francés que defendía puntos de vista similares fue asesinado. Las organizaciones activistas judías comenzaron a presionar por leyes para prohibir ampliamente las actividades de Faurisson y otros, y en 1990, poco después de que cayera el Muro de Berlín y la investigación en Auschwitz y otros sitios del Holocausto de repente se hizo mucho más fácil, Francia aprobó un estatuto que criminalizaba la negación del Holocausto, aparentemente la primera nación después de derrotar a Alemania en hacerlo. Durante los años siguientes, un gran número de otros países occidentales hicieron lo mismo, sentando el inquietante precedente de resolver disputas académicas a través de penas de prisión, una forma más suave de la misma política seguida en la Rusia estalinista.

Dado que Faurisson era un erudito literario, no es del todo sorprendente que uno de sus principales intereses fuera El diario de Ana Frank,generalmente considerado como el icónico clásico literario del Holocausto, contando la historia de una joven judía que murió después de ser deportada de Holanda a Auschwitz. Argumentó que el texto era sustancialmente fraudulento, escrito por otra persona después del final de la guerra, y durante décadas varios individuos determinados han argumentado el caso de ida y vuelta. No puedo evaluar adecuadamente ninguno de sus argumentos complejos, que aparentemente implican preguntas de tecnología de bolígrafos y elogios textuales, ni he leído nunca el libro en sí.

Pero para mí, el aspecto más llamativo de la historia es el destino real de la chica bajo la narrativa oficial, como se relata en la entrada de Wikipediacompletamente establishmentaria. Aparentemente la enfermedad arreciaba en su campamento a pesar de los mejores esfuerzos de los alemanes para controlarla, y pronto se enfermó bastante, en su mayoría quedando postrada en la enfermería, antes de morir de tifus en la primavera de 1945 en un campamento diferente unos seis meses después de su llegada inicial. Me parece bastante extraño que una joven judía que cayó gravemente enferma en Auschwitz hubiera pasado tanto tiempo en los hospitales del campamento y eventualmente muriera allí, dado que se nos dice que el propósito principal de Auschwitz y otros campos de este tipo era el exterminio eficiente de sus reclusos judíos.

A mediados de la década de 1990, el movimiento de negación del Holocausto parecía estar ganando visibilidad pública, presumiblemente ayudado por las dudas suscitadas después del anuncio oficial de 1992 de que las muertes estimadas en Auschwitz se habían reducido en unos 3 millones.

Por ejemplo, el número de febrero de 1995 de Marco Polo,una revista japonesa brillante con una tirada de 250.000, llevaba un largo artículo declarando que las cámaras de gas del Holocausto eran un engaño propagandístico. Israel y los grupos judío-activistas respondieron rápidamente, organizando un boicot publicitario generalizado de todas las publicaciones de la empresa matriz, una de las editoriales más respetadas de Japón, que rápidamente se retiró ante esa grave amenaza. Todas las copias del número fueron retiradas de los periódicos, los empleados fueron despedidos, y toda la revista fue cerrada pronto, mientras que el presidente de la empresa matriz se vio obligado a renunciar.

Al explorar la historia de la negación del Holocausto, he notado este mismo tipo de patrón recurrente, generalmente involucrando a individuos en lugar de instituciones. Alguien muy considerado y plenamente mainstream decide investigar el controvertido tema, y pronto llega a conclusiones que se desvían bruscamente de la verdad oficial de las dos últimas generaciones. Por varias razones, esos puntos de vista se hacen públicos, y es demonizado inmediatamente por los medios de comunicación dominados por los judíos como un extremista horrible, tal vez mentalmente trastornado, mientras que es perseguido implacablemente por una voraz de fanáticos judíos-activistas. Esto generalmente provoca la destrucción de su carrera.

A principios de la década de 1960, el historiador de Stanford David Hoggan produjo su manuscrito anónimo El mito de los seis millones,pero una vez que entró en circulación y su identidad se dio a conocer, su carrera académica fue destruida. Una docena de años más tarde, algo en la misma línea sucedió con el profesor de Ingeniería Eléctrica del Noroeste Arthur Butz, y sólo su permanencia académica lo salvó de un destino similar.

Fred Leuchter fue ampliamente considerado como uno de los principales especialistas expertos de Estados Unidos en la tecnología de las ejecuciones, y un largo artículo en The Atlantic lo trató como tal. Durante la década de 1980, Ernst Zundel, un prominente Denier del Holocausto canadiense, se enfrentaba a un juicio por su incredulidad en las cámaras de gas de Auschwitz, y uno de sus testigos expertos era un director de prisión estadounidense con cierta experiencia en tales sistemas, que recomendó involucrar a Leuchter, una de las figuras más importantes en el campo. Leuchter pronto hizo un viaje a Polonia e inspeccionó de cerca las supuestas cámaras de gas de Auschwitz, luego publicó el Informe Leuchter, concluyendo que obviamente eran un fraude y que posiblemente no podrían haber funcionado de la manera que los eruditos del Holocausto siempre habían afirmado. Los feroces ataques que siguieron pronto le costaron toda su carrera empresarial y destruyeron su matrimonio.

David Irving se había clasificado como el historiador más exitoso del mundo en la Segunda Guerra Mundial, con sus libros vendiendo en medio de una brillante cobertura en los principales periódicos británicos cuando accedió a aparecer como testigo experto en el juicio de Zundel. Siempre había aceptado previamente la narrativa convencional del Holocausto, pero leer el Informe Leuchter cambió de opinión, y concluyó que las cámaras de gas de Auschwitz eran sólo un mito. Rápidamente fue sometido a incesantes ataques mediáticos, que primero dañaron gravemente y finalmente destruyeron su ilustre carrera editorial,y más tarde incluso cumplió condena en una prisión austriaca por sus opiniones inaceptables.

El Dr. Germar Rudolf fue un joven químico alemán de éxito que trabajó en el prestigioso Instituto Max Planck cuando se enteró de la controversia sobre el Informe Leuchter, que encontró razonablemente persuasivo pero que contenía algunas debilidades. Por lo tanto, repitió el análisis sobre una base más exhaustiva, y publicó los resultados como la Química de Auschwitz,que llegó a las mismas conclusiones que Leuchter. Y al igual que Leuchter antes que él, Rudolf sufrió la destrucción de su carrera y su matrimonio, y como Alemania trata estos asuntos de manera más dura, finalmente cumplió cinco años en prisión por su imprudencia científica.

Más recientemente, el Dr. Nicholas Kollerstrom, que había pasado once años como historiador de la ciencia en el personal del University College de Londres, sufrió este mismo destino en 2008. Sus intereses científicos en el Holocausto provocaron una tormenta mediática de vilipendio, y fue despedido con un solo día de aviso, convirtiéndose en el primer miembro de su institución de investigación jamás expulsado por razones ideológicas. Anteriormente había proporcionado la entrada de Isaac Newton para una enciclopedia biográfica masiva de astrónomos, y la revista científica más prestigiosa de Estados Unidos exigió que toda la obra fuera pulpada, destruyendo el trabajo de más de 100 escritores, porque había sido fatalmente contaminado por tener un colaborador tan villano. Relató esta desafortunada historia personal como una introducción a su libro de 2014 Breaking the Spell, que recomiendo encarecidamente.

El texto de Kollerstrom resume efectivamente gran parte de las pruebas más recientes de negación del Holocausto, incluidos los libros oficiales de muerte de Auschwitz devueltos por Gorbachov después del final de la Guerra Fría, que indican que las muertes judías fueron un 99% inferiores al total ampliamente creído. Además, las muertes judías mostraron en realidad un fuerte declive una vez que llegaron abundantes suministros de Zyklon B, exactamente en contra de lo que se podría haber esperado bajo la cuenta convencional. También analiza las interesantes nuevas evidencias contenidas en los descifrados británicos en tiempos de guerra de todas las comunicaciones alemanas entre los diversos campos de concentración y la sede de Berlín. Gran parte de este material se presenta en una interesante entrevista de dos horas en Red Ice Radio, convenientemente disponible en YouTube:https://www.bitchute.com/embed/yqjW4EghPeO8/

Las vidas y carreras de un número muy considerable de otras personas han seguido esta misma secuencia desafortunada, que en gran parte de Europa a menudo termina en proceso penal y encarcelamiento. Más notablemente, una abogada alemana que se volvió un poco demasiado audaz en sus argumentos legales pronto se unió a su cliente tras las rejas, y como consecuencia, se ha vuelto cada vez más difícil para los acusados Holocaust Deniers asegurar una representación legal efectiva. Según las estimaciones de Kollerstrom, muchos miles de personas están cumpliendo actualmente condena en toda Europa para la negación del Holocausto.

EuropeanDenial

Mi impresión es que a finales de la década de 1960, los antiguos países soviéticos del bloque habían dejado de encarcelar a la gente simplemente por cuestionar el dogma marxista-leninista, y reservaban sus prisiones políticas sólo para aquellos que se organizan activamente contra el régimen, mientras que la negación del Holocausto se trata hoy de manera mucho más dura. Una diferencia clara es que la creencia real en la doctrina comunista se había desvanecido por completo a casi nada, incluso entre los propios dirigentes comunistas, mientras que en estos días la Holocaustianidad sigue siendo una fe joven y profundamente arraigada, al menos dentro de una pequeña porción de la población que ejerce una influencia enormemente desproporcionada sobre nuestras instituciones públicas.

Otro factor obvio son los muchos miles de millones de dólares actualmente en juego en lo que Finkelstein ha caracterizado acertadamente como «la industria del Holocausto». Por ejemplo, ahora se están reabriendo nuevas reclamaciones potencialmente enormes contra Polonia por bienes judíos que se perdieron o confiscaron durante la Segunda Guerra Mundial.

En Estados Unidos, la situación es algo diferente, y nuestra Primera Enmienda todavía protege a los Negadores del Holocausto contra el encarcelamiento, aunque los esfuerzos de la ADL y varios otros grupos para criminalizar la «discurso de odio» están claramente dirigidos a eliminar ese obstáculo. Pero mientras tanto, las sanciones sociales y económicas paralizantes se utilizan a menudo para perseguir los mismos objetivos.

Además, varios monopolios de Internet se han ido persuadiendo o cooptado gradualmente para impedir la fácil distribución de información disidente. Ha habido historias en los medios de comunicación en los últimos años de que Google ha estado censurando o redireccionando sus resultados de búsqueda del Holocausto lejos de aquellos que disputan la narrativa oficial. Aún más ominosamente, Amazon, nuestro actual minorista casi monopolístico de libros, dio el paso sin precedentes de prohibir miles de obras de negación del Holocausto,presumiblemente para que no «confundan» a los lectores curiosos, por lo que es una suerte que yo hubiera comprado la mía un par de años antes. Estos paralelismos con el 1984 de George Orwell son realmente bastante sorprendentes, y el «Curtain Over America» que Beaty había advertido en su libro de 1951 de ese título parece mucho más cercano a convertirse en una realidad completa.

Varias figuras de la comunidad de negación del Holocausto han intentado mitigar esta lista negra informativa, y el Dr. Rudolf hace algún tiempo estableció un sitio web HolocaustHandbooks.com,lo que permite comprar o leer fácilmente un gran número de volúmenes clave en línea en una variedad de formatos diferentes. Pero la creciente censura de Amazon, Google y otros monopolios de Internet reduce en gran medida la probabilidad de que alguien se encuentre fácilmente con la información.

Obviamente, la mayoría de los partidarios de la narrativa convencional del Holocausto preferirían ganar sus batallas en los campos de igualdad de actuación en lugar de utilizar medios económicos o administrativos para incapacitar a sus oponentes. Pero he visto pocas pruebas de que hayan tenido un éxito serio en este sentido.

Aparte de los diversos libros de Lipstadt, que me pareció de mala calidad y bastante poco convincentes, uno de los partidarios más enérgicos del Holocausto de las últimas décadas parece haber sido Michael Shermer, el editor de la revista Skeptic, que se había licenciado en psicología y la historia de la ciencia.

En 1997, publicó Why People Believe Weird Things, buscando desacreditar todo tipo de creencias irracionales populares en ciertos círculos, con el subtítulo del libro describiendo estas como «pseudo-ciencia» y «superstición». Su texto de portada se centró en ESP, secuestros alienígenas y brujería, pero refutar la negación del Holocausto fue la mayor parte de ese libro, abarcando tres capítulos completos. Su discusión sobre este último tema fue bastante superficial, y probablemente socavó su credibilidad al agruparlo junto con su desacreditación de la realidad científica de la «raza» como una falacia de derecha similar, también desde hace mucho tiempo desmentida por los científicos convencionales. Con respecto a este último tema, continuó argumentando que las supuestas diferencias en blanco y negro reclamadas en obras como The Bell Curve de Richard Herrnstein y Charles Murray eran un disparate pseudocientísta, y enfatizó que el libro y los similares habían sido promovidos por los mismos grupos pro-nazis que abogaban por la negación del Holocausto, con esas dos doctrinas perniciosas estrechamente vinculadas entre sí. Shermer había reclutado al profesor de Harvard Stephen Jay Gould para escribir el prólogo de su libro y eso plantea serias preguntas sobre su conocimiento o su juicio, ya que Gould es ampliamente considerado como uno de los fraudes científicos más notorios de finales del siglo XX.

En 2000, Shermer regresó a la batalla, publicando Denying History, totalmente centrado en refutar la negación del Holocausto. Esta vez reclutó al erudito del Holocausto Alex Grobman como su coautor y reconoció el generoso apoyo financiero que había recibido de varias organizaciones judías. Una gran parte del texto parecía centrarse en la psicología y la sociología de Losniers del Holocausto, tratando de explicar por qué la gente podía creer en tonterías tan absurdas. De hecho, se dedicó tanto espacio a esas cuestiones que se vio obligado a saltar por completo la reducción oficial del recuento de cadáveres de Auschwitz en unos 3 millones de años antes, evitando así cualquier necesidad de explicar por qué este gran cambio no había tenido ningún impacto en la cifra canónica del Holocausto de Seis Millones.

Aunque varios escritores como Shermer pueden haber sido alentados por generosos subsidios financieros para hacer el ridículo, sus aliados más violentos en la franja extrema probablemente han tenido un mayor impacto en el debate sobre el Holocausto. Aunque las sanciones judiciales y económicas pueden disuadir a la gran mayoría de los Negadores del Holocausto de mostrar su rostro, la violencia extrajudicial también se ha desplegado a menudo contra esas almas resistentes que permanecen indiferidas.

Por ejemplo, durante la década de 1980 las oficinas y almacenes del RSI en el sur de California fueron bombardeados por fuego y totalmente destruidos por militantes judíos. Y aunque Canadá ha tenido tradicionalmente poca violencia política, en 1995 la gran casa destartalada que sirvió como residencia y oficina de negocios del canadiense Ernst Zundel, uno de los principales editores y distribuidores mundiales de literatura de negación del Holocausto, fue igualmente bombardeada por fuego y quemada hasta el suelo. Zundel ya había enfrentado varios procesos penales acusados de difundir «noticias falsas», y finalmente cumplió años en prisión, antes de ser deportado de vuelta a su Alemania natal, donde cumplió prisión adicional. Varios otros deniers prominentes del Holocausto incluso se han enfrentado a amenazas de asesinato.

La mayoría de los historiadores y otros académicos son almas tranquilas, y seguramente la amenaza inminente de una violencia terrorista tan grave debe haber disuadido a muchos de ellos de involucrarse en temas tan obviamente controvertidos. Mientras tanto, la implacable presión financiera y social puede desgastar gradualmente tanto a individuos como a organizaciones, lo que hace que eventualmente abandonen el campo o se vuelvan mucho menos activos, y sus lugares a veces son ocupados por los recién llegados.

Un año después de los ataques del 11 de septiembre, la JHR dejó de publicarse. El crecimiento de Internet fue probablemente un factor importante que contribuyó, y con el enfoque nacional cambiando tan bruscamente hacia la política exterior y el Medio Oriente, su organización matriz del RSI se volvió mucho menos activa, mientras que gran parte del debate en curso en Revisionismo y negación del Holocausto se trasladó a varios otros lugares en línea. Pero en algún momento a lo largo de los años, el JHR digitalizó muchos cientos de sus artículos y los publicó en su sitio web, proporcionando más de tres millones de palabras de contenido histórico generalmente de muy alta calidad.

Durante los últimos dos meses, me ha sorprendido repetidamente descubrir que los historiadores asociados con el RSI habían publicado artículos sobre temas bastante paralelos a algunos de los míos. Por ejemplo, después de publicar un artículo sobre la hipótesis de Suvorov de que el ataque de Barbarroja de Alemania había adelantado el ataque planeado de Stalin y la conquista de Europa, alguien me informó de que un crítico había discutido ampliamente el mismo libro de Suvorov veinte años antes en un número de JHR. También descubrí varias piezas del desertor de la CIA Victor Marchetti,una figura importante para los investigadores del asesinato de JFK, que habían recibido poca atención en los medios de comunicación convencionales. También hubo artículos sobre el destino del ataque israelí contra el USS Liberty,un tema casi totalmente excluido de los medios de comunicación.

Navegando casualmente por algunos de los archivos, me quedé bastante impresionado con su calidad, y como los archivos estaban disponibles libremente para que cualquiera los reedite, seguí adelante y los incorporé, haciendo que los millones de palabras de su contenido de revisionista y de negación del Holocausto estuvieran mucho más convenientemente disponibles para los lectores interesados. El material se puede buscar completamente, y también organizado por Autor, Tema y Período de tiempo, con algunos enlaces de muestra incluidos a continuación:

The Journal of Historical Review, 1980-2002 Issues

Archivos de autor:

Archivos de temas:

Así que para aquellos particularmente interesados en la negación del Holocausto, más de un millón de palabras de tal discusión pueden estar convenientemente disponibles, incluyendo obras de muchos de los autores que alguna vez fueron tan altamente considerados por los primeros editores de la revista Reason.

Aquí el artículo completo American Pravda: Holocaust Denial, by Ron Unz – The Unz Review

EE.UU.: el 89% de nuestros senadores y el Congreso tienen doble ciudadanía con Israel

Este artículo tiene más de dos años, pero las elecciones de EE.UU. lo pone de nuevo en la palestra y actualidad entre muchas otras cosas, y no menores, por cierto.

El 89% de nuestros senadores y el Congreso tienen la doble ciudadanía con Israel y estamos en Siria debido a que Israel se pregunta quiénes son los verdaderos traidores al país sacrificando soldados estadounidenses en beneficio del país extranjero.

Senadores corporativos de EE.UU. y representantes que son ciudadanos duales de Israel

govbanknotes.wordpress.com/2017/06/07/us-senators-and-us-representatives-that-are-israel-dual-citizens/

Aquí hay una lista de políticos estadounidenses que tienen doble ciudadanía estadounidense/israelí. Tenga en cuenta los puestos de asesoramiento bancario y de política.


ADMINISTRACIÓN OBAMA

Jack Lew – Jefe de Gabinete del Presidente; Secretario del Tesoro

David Plouffe – Asesor Superior del Presidente

Danielle Borrin – Directora Asociada, Oficina de Participación Pública; Asistente Especial del Vicepresidente

Gary Gensler – Presidente de la Commodity Futures Trading Commission

Dan Shapiro – Embajador en Israel

Gene Sperling – Director del Consejo Económico Nacional

Mary Schapiro – Presidenta de la Comisión de Bolsa y Valores

Steven Simon – Jefe de la Mesa para Oriente Medio y el Norte de Africa en el Consejo de Seguridad Nacional

Eric Lynn – Asesor de Políticas de Oriente Medio

ADMINISTRACIÓN PASADA DE OBAMA

Rahm Emanuel (2009-2010) Jefe de Gabinete del Presidente

David Axelrod (2009-2011) Asesor Superior del Presidente

Elena Kagan (2009-2010) Procuradora General de los Estados Unidos

Peter Orszag (2009-2010) Director de la Oficina de Gestión y Presupuesto

Lawrence Summers (’09-’11) Director del Consejo Económico Nacional

Mona Sutphen (2009-2011) Jefe de Gabinete Adjunto de la Casa Blanca

James B. Steinberg (’09-’11 ) Secretario de Estado Adjunto

Dennis Ross (2009-2011) Asistente Especial del Presidente, Director Superior de la Región Central del Secretario de Estado

Ronald Klain (2009-2011) Jefe de Gabinete del Vicepresidente

Jared Bernstein (2009-2011) Economista Jefe y Asesor de Política Económica del Vicepresidente

Susan Sher (2009-2011) Jefa de Estado Mayor de la Primera Dama

Lee Feinstein (2009) Asesor de Política Exterior de la Campaña

Mara Rudman (2009) Asesor de Política Exterior Fuentes: Casa Blanca

112 CONGRESO (actual)

EL SENADO DE LOS ESTADOS UNIDOS [13]

Richard Blumenthal (D-CT) Barbara Boxer (D-CA) Benjamin Cardin (D-MD) Dianne Feinstein (D-CA) Al Franken (D-MN) Herb Kohl (D-WI) Frank Lautenberg (D-NJ) Joseph Lieberman (Independent-CT) Carl Levin (D-MI) Bernie Sanders (Independent-VT) Charles Schumer (D-) NY

CASA DE REPRESENTANTES [27]

Gary Ackerman (D-NY) Shelley Berkley (D-NV) Howard Berman (D-CA) Eric Cantor (R-VA) David Cicilline (D-RI) Stephen Cohen (D-TN) Susan Davis (D-CA) T Deutch (D-FL) Eliot Engel (D-NY) Bob Filner (D-CA) Barney Frank (D-MA) Gabrielle Giffords (D-AZ) Jane Harman (D-CA) Steve Israel (D-NY) Sander Levin (D-MI) Nita Lowey (D-NY) Jerrold Nadler (D-NY) Jared Polis (D-CO) Steve Rothman (D-NJ) Jan Schakowsky (D-IL) Allyson Schwartz (D-IL D-PA) Adam Schiff (D-CA) Brad Sherman (D-CA) Debbie Wasserman Schultz (D-FL) Henry Waxman (D-CA) Anthony Weiner (D-NY) John Yarmuth (D-KY)

¡Y esos son sólo los demócratas! Estoy seguro de que los republicanos son igual de malos si no peores, pero parece más difícil encontrar información. Aquí hay otra lista: american3rdposition.com/?p=12767

He aquí una explicación de cómo esto solía no ser permitido, entonces la ley fue cambiada, y también señala a muchos grandes titulares de doble ciudadanía en las administraciones de Bush y Clinton: www.viewzone.com/dualcitizen.html

¿Por qué está permitido? No está permitido que los ciudadanos regulares de Estados Unidos tengan doble ciudadanía, ¿verdad?

Creo que este tipo de cosas están permitidas porque los sionistas «Israel primero» son esencialmente dueños de nuestro gobierno, lo cual es porque los Rothschild poseen el sistema bancario central y tienen poderes de creación de dinero y promueven el sionismo. Así que juegas según sus reglas, o no obtienes mucho acceso a los dineros. Esta es la razón por la que la mayoría de los monopolios de la industria están encabezados por sionistas. No es una posibilidad aleatoria de que las cimas de la mayoría de las industrias son super gung-ho sobre Israel. Esta es también la razón por la que reciben la mayor ayuda, y por qué tienen los grupos de cabildeo más grandes.

Y para ser claros, no estoy hablando de judíos, la mitad de los cuales rechazan el sionismo. Hablo del sistema de creencias ideológicas, que dice que el gobierno israelí merece poseer el Monte Sión, también conocido como que Palestina necesita ser removida y la seguridad regional para Israel necesita ser asegurada en el Medio Oriente. Obama es un sionista, Biden es un sionista. Bush es un sionista. También Hillary, y Trump, como sus discursos de AIPAC mostraron con toda claridad.

Estos grandes banqueros necesitan dejar de ser capaces de tirar de las cuerdas de todos, pero eso no se detendrá hasta que la gente se dé cuenta de que sus habilidades de creación de dinero se basan en narrativas legales que provienen de falsas esperanzas y la falsa apariencia de autoridad. El gobierno debería ser capaz de crear su propio dinero, no pedir prestado a un banco privado en un sistema de creación de dinero basado en deudas donde siempre habrá, matemáticamente, más deuda adeudada de la que existe dinero, lo que les da poder sobre el gobierno porque son los cobradores de deudas.

Todo esto es una farsa absurda para cualquiera que vea la verdad de ello.

«Es bastante bien que la gente de la nación no entienda nuestro sistema bancario y monetario, porque si lo hicieran, creo que habría una revolución antes de mañana por la mañana».

www.reddit.com/r/conspiracy/comments/4zm640/why_do_so_many_us_politicians_have_dual_usisraeli/?st=jf1r0ugy&sh=17467c91

 por IWB

https://www.investmentwatchblog.com/89-of-our-senators-and-congress-hold-dual-citizenship-citizenship-with-israel/

Auschwitz, Fake news 3.0

images (1)Prepárense para la artillería pesada de todos los medios de comunicación y mass media para conmemorar el 75º aniversario. Todos, y el que no tenga capital judío también lo hará, no se puede enemistar con los que pueden refinanciar tu negocio, por si acaso.

¿Se puede estudiar y debatir un hecho histórico? ¿O cuando un hecho histórico se convierte en acto de fe y como tal no se puede tocar? Siempre se ha dicho que los vencedores escriben la Historia. Las fake news siempre han existido y existirán, pero esta es especial por su imposible ejecución (el hecho), eficacia temporal y estupefacta grandeza psicoesférica (han logrado que permanezca en la psique como el Gran Diluvio Universal).

Tres datos que importan. 1) En el momento que supuestamente lo sabían (los aliados) bombardean Auschwitz. ¿Cómo puede ser eso? 2) La Cruz Roja Internacional visita los campos de concentración y no ven absolutamente nada que indiquen que son de exterminio ¿y esto otro? 3) Los rusos, que fueron los primeros en llegar, nunca dijeron nada de cámaras de gas ni otras historias ¿también esto es normal, con las ganas que les tenían a los alemanes?

Murieron judíos pero no es como lo cuentan. Murieron alemanes (ya acabada la guerra) pero no lo cuentan… La_verdad

Aquí un extracto del documento La mentira de AuschwitzLean, no tengan miedo.

G.R.M.

Carta Nro. 1

Al presidente de la Cámara de abogados.

Muy estimado Sr. presidente:

Adjunto encontrará usted un folleto bajo el título La mentira de Auschwitz, aparecido en la serie de escritos de la Deutsche Bürger Initiative, representada por el abogado Manfred Roeder, 614 Bensheim, Roonstr 8. Suponemos que es miembro de su Cámara. Sin tener en cuenta que el folleto mismo contiene afirmaciones odiosas hace tiempo refutadas sobre el campo de Auschwitz y los sufrimientos de los judíos, en el prefacio del señor Roeder están contenidas observaciones que merecen ser examinadas por la Comisión Disciplinaria de la Cámara de Abogados. Le ruego que lea este folleto y en especial el prefacio del abogado Manfred Roeder y tome luego su decisión. De cualquier modo le solicito una información.

Viena, 10 de mayo de 1973 Simón Wiesenthal, del Centro de documentación de la liga de perseguidos judíos del régimen nazi

Respuesta a la carta Nro. 1

Muy estimado Sr. Wiesenthal:

La Cámara de Abogados de Frankfurt me ha hecho llegar su carta del 10 de mayo sobre el folleto La mentira de Auschwitz, para que tome conocimiento. Me es una necesidad responder a ella personalmente. ¿Teme usted que un abogado alemán no se atenga al programa de reeducación establecido por su gente y busque para su propio arbitrio testigos oculares y documentos verdaderos acerca de supuestas atrocidades KZ? La preocupación seguramente está justificada, porque en ocasión de mi toma de juramento como abogado el 27 de enero de 1967 en Berlín he jurado, por Dios el Omnisapiente y Omnipotente, guardar el orden constitucional y cumplir a conciencia los deberes de un abogado, así Dios me ayude. Por consiguiente no me he comprometido a respetar la verdad autorizada o deseada por el señor Wiesenthal y su Centro de Documentación, o de reconocer la verdad sancionada en Núremberg como única obligatoria. Tampoco de otros colegas no tengo conocimiento que hayan prestado tales juramentos adicionales. Yo dependía tanto más de la propia búsqueda de testigos cuanto que su Centro de Documentación no parece estar precisamente bendecido con documentos. En todo caso a mi urgente solicitud de material documental sobre los presuntamente asesinados judíos no me ha ofrecido ni una sola pieza. En lugar de ello me ha remitido a cualesquiera estadísticas obscuras (y para más judías) ¿Desde cuándo se comprueban asesinatos mediante estadísticas? El derecho alemán continúa basándose en que un asesinato recién está probado y puede ser afirmado cuando existe una cadena ininterrumpida de pruebas e indicios de que un ser humano determinado ha sido asesinado por otro. Pero usted ni siquiera se toma el trabajo de decir el nombre de las supuestas víctimas, ni mucho menos las circunstancias de su muerte. ¡Usted compara sencillamente cifras de pre y postguerra de la población judía para probar asesinatos! Esto es más o menos como si yo afirmara que todo ser humano desaparecido después de la guerra fue asesinado por los judíos por venganza. Usted sabe muy bien lo que me pasaría en tal caso, Pero usted puede seguir afirmando impunemente que todo judío que según su estadística falta ha sido gasificado y quemado por los bárbaros alemanes. Y al respecto como ingeniero diplomado debería serle claro ya desde el punto de vista técnico el error de esta afirmación. En todo el radio de dominio alemán no habría habido durante la guerra la cantidad de energía necesaria como para quemar aunque más no fuera una fracción de estos seres humanos: y es por cierto significativo que en ninguna parte se han encontrado montañas de cenizas. Y las gigantescas instalaciones que se hubieran requerido para tales acciones han desaparecido del suelo sin dejar rastros. Nada, pero absolutamente nada pudo encontrarse de ello después de la guerra. Quizá le interesa que entretanto conozco a suficientes testigos oculares que estuvieron como prisioneros de guerra alemanes después de la guerra en Auschwitz y que corroboran cada una de las observaciones de Christophersen: tales instalaciones de exterminio no las hubo jamás. Pero estos testigos tienen un miedo pánico de los polacos y de determinadas organizaciones judías si se presentan públicamente con la verdad. Y yo, por cierto, sólo puedo permitirme esto lenguaje abierto porque tengo una profesión libre. Por eso trata usted de ejercer presión a través de la Cámara de Abogados, para que en el futuro también los abogados se unan a su hallazgo de la verdad. Pero quizás usted haya sobreestimado un tanto el poder de influencia de los abogados alemanes. A pesar de ello le estoy agradecido por su carta sumamente reveladora. Es el mejor documento que tengo en manos de su Centro. Prueba en todo caso que usted mantiene una tupida red de espionaje sobre toda Alemania. De otro modo en todo caso no se explica cómo llegó a la posesión del folleto sobre Auschwitz, que hasta ahora sólo ha ido a un círculo limitado de personas y no ha sido ofrecido o vendido públicamente. Y en realidad no puedo imaginarme que usted se cuente entre el círculo de amigos de la Deutsche Bürger Initiative. Naturalmente deseo la más amplia difusión al folleto, y le estaría extraordinariamente agradecido si usted lo hiciera conocer entre sus amigos judíos. Porque como ya lo he expresado en mi prefacio, estoy convencido de que este folleto sirve solamente al hallazgo de la verdad y que por ello también será celebrado por todo judío decente. Sólo un necio o un provocador puede estar interesado en una ulterior campaña de atrocidades contra Alemania. Su carta fue también interesante en otro sentido. Suena como si usted fuera el secreto Gauleiter de Alemania o el encargado de alguna organización mundial para controlar y censurar la libertad de opinión. ¿Quién lo ha encargado, en realidad, de velar sobre la actividad profesional de los abogados alemanes y de hacer sugerencias a las cámaras de abogados? Nosotros los abogados alemanes no admitimos una censura y apadrinamiento judío, o de otra clase. Quizás sería de todos modos más aconsejable, antes que continúe husmeando en nuestros asuntos, de tomar posición con respecto a las acusaciones de los diarios polacos, que le reprochan haber sido un agente de la Gestapo. De lo contrario su héctica actividad antialemana tiene demasiado la apariencia del método ¡detened al ladrón! La Cámara de Abogados recibe copia de este escrito. Dada la importancia del asunto trataré nuestra correspondencia públicamente. Con alta consideración

Manfred Roeder

Auschwitz fake news 3.0

Prepare for the heavy artillery of all media and mass media to commemorate the 75th anniversary. Everyone, and he who does not have Jewish capital will also do so, you cannot antagonize those who can refinance your business, just in case.
Can you study and debate a historical fact? Or when a historical event becomes an act of faith and as such cannot be touched? It has always been said that the victors write history. Fake news has always existed and will exist, but this is special because of its impossible execution (the fact), temporal efficacy and stunned psychospheric greatness (they have managed to remain in the psyche as the Great Universal Flood).
Three data that matters. 1) At the time they supposedly knew (the allies) bombard Auschwitz. How can that be? 2) The International Red Cross visits the concentration camps and sees absolutely nothing to indicate that they are exterminating, and this one? 3) The Russians, who were the first to arrive, never said anything about gas chambers or other stories. Is this also normal, with the desire of the Germans?
Jews died but it’s not as they tell it. Germans died (the war is over) but they don’t tell it …
Here is an excerpt from the document The Lie of Auschwitz. Read, don’t be afraid.
Letter No. 1

To the president of the Chamber of lawyers.

Dear President,

You will find attached a booklet under the title The Lie of Auschwitz, which appeared in the series of writings of the Deutsche Bürger Initiative, represented by lawyer Manfred Roeder, 614 Bensheim, Roonstr 8. We assume that you are a member of your Chamber. Regardless of the fact that the booklet itself contains hateful statements that have long been refuted about the Auschwitz camp and the sufferings of the Jews, in the preface of Mr. Roeder are contained observations that deserve to be examined by the Disciplinary Commission of the Chamber of Lawyers. Please read this brochure and especially the preface by lawyer Manfred Roeder and then make your decision. Anyway I ask for information.

Vienna, May 10, 1973 Simon Wiesenthal of the Documentation Center of the League of Persecuted Jews of the Nazi Regime

Response to letter No. 1

Dear Mr. Wiesenthal,

The Frankfurt Chamber of Law has sent me its letter of May 10 on the booklet The Lie of Auschwitz, so that it becomes aware. It is a necessity for me to respond to her personally. Do you fear that a German lawyer will not stick to the re-education program established by his people and look for eyewitnesses and real documents about alleged KZ atrocities for his own discretion? The concern is surely justified, because on the occasion of my oath as a lawyer on January 27, 1967 in Berlin I have sworn, by God the Almighty and Almighty, to keep the constitutional order and conscientiously fulfill the duties of a lawyer, so God I helped myself. Therefore, I have not undertaken to respect the truth authorized or desired by Mr. Wiesenthal and his Documentation Center, or to recognize the truth sanctioned in Nuremberg as the only mandatory. I also have no knowledge of other colleagues who have taken such additional oaths. I depended so much more on the search for witnesses as much as their Documentation Center does not seem to be precisely blessed with documents. In any case, my urgent request for documentary material about the allegedly murdered Jews has not offered me a single piece. Instead he has referred me to any obscure statistics (and for more beans). Since when are murders checked by statistics? German law continues to be based on the fact that a murder has just been proven and can be affirmed when there is an unbroken chain of evidence and evidence that a given human being has been killed by another. But you don’t even take the job of saying the name of the alleged victims, much less the circumstances of your death. You simply compare pre and post-war figures of the Jewish population to prove murders! This is more or less as if I claimed that every human being disappeared after the war was killed by the Jews for revenge. You know very well what would happen to me in such a case, but you can continue to state with impunity that every Jew who according to his statistic is missing has been gasified and burned by the German barbarians. And in this regard as a certified engineer, it should be clear from the technical point of view the error of this statement. Throughout the German-dominated radio, there would not have been during the war the amount of energy needed to burn even if it was no longer a fraction of these human beings: and it is certainly significant that nowhere have ash mountains been found. And the gigantic facilities that would have been required for such actions have disappeared from the ground without leaving traces. Nothing, but absolutely nothing could be found about it after the war. You may be interested in the meantime that I know enough eyewitnesses who were as German prisoners of war after the war in Auschwitz and that corroborate each of Christophersen’s observations: there were never such extermination facilities. But these witnesses have a panic fear of Poles and certain Jewish organizations if they present themselves publicly with the truth. And I, by the way, can only afford this open language because I have a free profession. That is why you try to exert pressure through the Chamber of Lawyers, so that in the future the lawyers also join your finding of the truth. But perhaps you have overestimated the influence of German lawyers somewhat. In spite of that I am grateful for his most revealing letter. It is the best document I have in the hands of your Center. Proof in any case that you maintain a dense spy network over all of Germany. Otherwise, in any case, it is not explained how he came into possession of the booklet on Auschwitz, which until now has only gone to a limited circle of people and has not been offered or sold publicly. And I can’t really imagine you being among the circle of friends of the Deutsche Bürger Initiative. Naturally I wish the broadest dissemination to the brochure, and I would be extremely grateful if you made it known among your Jewish friends. Because as I have already expressed in my preface, I am convinced that this booklet only serves the discovery of the truth and that it will also be celebrated by every decent Jew. Only a fool or a provocateur may be interested in a further campaign of atrocities against Germany. His letter was also interesting in another way. It sounds as if you were the secret Gauleiter of Germany or in charge of some world organization to control and censor freedom of opinion. Who has actually commissioned it to watch over the professional activity of German lawyers and make suggestions to the lawyers’ chambers? We German lawyers do not admit censorship and sponsorship from Jewish, or other class. Perhaps it would be more advisable anyway, before he continues to snoop around our affairs, to take a position on the accusations of the Polish newspapers, which reproach him for having been an agent of the Gestapo. Otherwise his hectic anti-German activity has too much the appearance of the method, stop the thief! The Chamber of Lawyers receives a copy of this document. Given the importance of the matter I will treat our correspondence publicly. With high consideration

Manfred Roeder

 

JEWISH FAKE NEWS

images7HYKH9B9 La Declaración Universal de los Derechos Humanos. Artículo 19. Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

¿Menos en Alemania y en Austria? ¿Son menos universales y no tienen los mismos derechos humanos estas dos nacionalidades? ¿Y el resto de la humanidad, depende qué se exprese, piense o difunda conocimientos, estudios, pensamientos, etc., de un hecho histórico concreto?

Un hecho histórico concreto no es una acto de fe, lo puedes creer o no y como en la Edad Media, si es lo segundo, y actualmente, te queman en la hoguera de la socialité. No puedes discutir, discernir o aportar datos nuevos históricos que puedan contrarrestar la mayor Fake News de la Historia: el holocausto judío y sobre todo las cámaras de gas.

¿Murieron judíos en La Segunda Guerra Mundial? ¡Cómo no, murieron ochenta millones de seres humanos! Los hubo de todas nacionalidades. Ahora bien, los judíos pueden bautizar a sus muertos como bien quieran, en este caso con el pomposo nombre pentateuco de holocausto. Están en su derecho, lo dice el artículo 19. 2534819

Hasta ahora no hay Fake News pues murieron judíos, como murieron españoles, franceses, alemanes, norteamericanos, etc.; o hay que decir católicos, ateos, protestantes, budistas, musulmanes, etc. Hasta ahora nada nuevo bajo el Sol Naciente y aquí aprovecho para meter una pica en Flandes: Hiroshima y Nagasaki, ¿sabían que las dos ciudades castigadas con bombas atómicas eran las urbes de Japón más católicas? Y esta elección no fue meramente militar, había que elegir dos y fue elección del gabinete del presidente Truman pero con la inercia del anterior, Roosevelt, gabinetes de mayoría judía. ¿Casualidad?

Seguirá…

G.R.M.

JEWISH FAKE NEWS

The Universal Declaration of Human Rights. Article 19. Every individual has the right to freedom of opinion and expression; This right includes that of not being disturbed because of their opinions, that of investigating and receiving information and opinions, and that of disseminating them, without limitation of borders, by any means of expression.
Less in Germany and in Austria? Are these two nationalities less universal and do not have the same human rights? And the rest of humanity, depends what is expressed, think or disseminate knowledge, studies, thoughts, etc., of a specific historical fact?
A concrete historical fact is not an act of faith, you can believe it or not and as in the Middle Ages, if it is the second, and currently, they burn you at the stake of the socialite. You cannot discuss, discern or contribute new historical data that can counteract the greatest Fake News in History: the Jewish holocaust and especially the gas chambers.
Did Jews die in World War II? How not, eighty million human beings died! They were of all nationalities. Now, the Jews can baptize their dead as they wish, in this case with the pompous name Pentateuch Holocaust. They are in their right, says article 19.
So far there is no Fake News because Jews died, as Spaniards, French, Germans, Americans died, etc .; or we must say Catholics, atheists, Protestants, Buddhists, Muslims, etc. So far nothing new under the Rising Sun and here I take the opportunity to put a pica in Flanders: Hiroshima and Nagasaki, did you know that the two cities punished with atomic bombs were the most Catholic cities in Japan? And this election was not merely military, it was necessary to choose two and it was election of the cabinet of President Truman but with the inertia of the previous one, Roosevelt, cabinets of Jewish majority. Chance?
Will follow…

ISRAEL Y EL 11 DE SEPTIEMBRE

Israel_119

Afganistán, Irak, Siria… y ¿ahora Irán?

Os dejo aquí un artículo esclarecedor de lo que acontece en el mundo a día de hoy. No es EE.UU., es a pesar de ellos, y con ellos: Israel.

Escrito por Laurent Guyénot en voltairenet: «11 de septiembre: ¿Una operación que se organizó desde adentro o una operación del Mosad?»

https://www.voltairenet.org/article180189.html

 

CARTA A ABASCAL (Y A SALVINI)

Open Arms1Esto del mete y saca de la actualidad no va conmigo, por eso pido perdón de antemano por algún desaguisado cometido en este escrito, imprudente forma, buceo de fondo.

Las ONG’s como el Open Arms están financiadas por lo que académicamente (no vulgarmente) se llama fabianismo o socialismo Fabiano, en la actualidad la socialdemocracia mal entendida y peor encaminada. Ahí están los Clinton, pederastas o los Obamas, que tiró más bombas que en el periodo de 1946 al 2009. Bien, estos bien pensantes, con lo que sabemos, los europeos como el señor Sánchez, son a corto, medio y largo plazo el mayor peligro que ha tenido Europa en dos mil años, todo financiado por Georges Soros, al igual que las caravanas de inmigrantes que avanzan hacia EE.UU.

Digo carta a Abascal por el siguiente motivo, le diré por qué se ha desinflado su (mi, por poco si no retranqueáis) partido, VOX, es por un matrimonio que cree estar en 1931, que ya ha llovido, el tal marqués y su entrañable esposa Monasterio revelada contra Mendizábal, que ya ha corrido tinta (de esta desamortización salieron todos estos marquesitos, apuntados a los liberales adinerados comprando lo que le quitaron a la iglesia para después de dos generaciones, ser los más ultracatólicos de la España más negra. Iglesia a tus zapatos, zapatos para el político que lo calce mirando a la cara a los españoles de a pie). Open Arms

Se te ha escapado una derecha moderna, dejando al lado la religión, dato patriótico de la derecha oscura y de la izquierda más oscura todavía, pero ya pasada de moda hace largo tiempo, a no ser que África empiece en los Pirineos, dato que muchos se autogestionan en el mismo mal que ha tenido España en los últimos 400 años, que no es poco. Y siguen y siguen como las pilas alcalinas.

Pues bien, Santiago, si no modernizas tu partido, por ejemplo, creando una sección GAY y dejas el aborto en paz y a los pensionistas, no te voy a votar en la vida.

¿O es que se trata de tener unos dos millones y medio de votos de unos palurdos para que tengas el pan ganado de por vida? Tengo que decir que palurdos hay en España unos 30 millones, así que no digas que me meto con tu (mi) partido.

¡Venga Abascal, ánimo, que se puede hacer! Mírate en Salvini, somos buenos pero no tontos. Tu deberías de decir somos tantos y además tontos por perder el caballo de Troya con piloto automático, pero habéis preferido el vuelo del hidroavión Dornier de Ruiz de Alda, que dentro de poco hará 100 años de tamaña expedición. Ahí os habéis quedado, hace 100 años, por eso no vais a hacer nada por esta España de este momento, de este siglo. Salvini

Ahí tenéis a Salvini, el italiano, un ejemplo a seguir, mirando al frente (no hacia atrás), una derecha moderna, de trabajadores, no de marqueses. Te diré un secreto: la Falange creció al igual que el partido comunista por la Guerra Civil, nadie se creía que un marqués, Primo de Rivera, fuera el jefe de un partido con uniforme de mecánico, si hubiera estado al frente Redondo o Ledesma otro gallo cantaría.

Por eso Abascal ojo avizor, no va a estar Franco para unir lo que ya habéis desunido. Por eso te digo que cuidado con los marquesitos y sus monasterios comprados en las desamortizaciones. ¡País de idiotas esta España!

¡Espabilad de una puñetera vez!Abascal

¡Ya quisiera un Salvini para España!

En este caso y por primera vez, Italia va por delante y le sigue la fugaz Europa. Con permiso de los migrantes (¿donde está el in?) del judío George Soros (lo siento pero es judío, ¿que culpa tenemos los demás?).

Y como siempre digo, los semitas nos hacen (a Europa) el sándwich, los judíos en la élite, arriba, y los musulmanes abajo con la delincuencia, los dos robando y los europeos en medio.

G.R.M.

LETTER TO ABASCAL (AND SALVINI) Menas

This stuff and out of the present does not go with me, so I ask forgiveness in advance for some misguided committed in this writing, reckless form, background diving.
NGOs such as the Open Arms are funded by what is academically (not vulgarly) called Fabian fabianism or socialism, now poorly understood and poorly directed social democracy. There are the Clintons, paedophiles or the Obamas, who dropped more bombs than in the period 1946 to 2009. Well, these thoughtful, as far as we know, Europeans like Mr Sanchez, are in the short, medium and long term the greatest danger That Europe has had in two thousand years, all funded by Georges Soros, as are the caravans of immigrants advancing towards the US.
I say letter to Abascal for the following reason, I will tell you why his (my, almost if you do not rerun) party, VOX, is because of a marriage that believes he is in 1931, which has already rained, the Marquis and his endearing wife Monastery revealed against Mendizábal , which has already run ink (from this deamortization came all these marquestos, aimed at the wealthy liberals buying what they took from the church for after two generations, to be the most ultra-Catholic in blacker Spain. Church to your shoes, shoes for the politician who puts him looking in the face of the Spaniards on foot).
You have missed a modern right, leaving aside religion, patriotic data of the dark right and the darker left still, but already old-fashioned long ago, unless Africa starts in the Pyrenees, a fact that many self-manage in the same evil q he has had Spain in the last 400 years, which is not a little. And they go on and on like alkaline batteries.
Well, Santiago, if you don’t modernize your party, for example, by creating a GAY section and leave abortion alone and pensioners, I’m not going to vote for you in life.
Or is it about having about two and a half million votes from a so you have bread won for life? I have to say that there are about 30 million in Spain, so don’t say I’m getting into your (my) party.
Come on Abascal, cheer, what can be done! Look at you in Salvini, we’re good but not fools. You should say we are so many and also foolish for losing the Trojan horse with autopilot, but you have preferred the flight of the seaplane Dornier de Ruiz de Alda, which will soon make 100 years of such expedition. That’s where you stayed, 100 years ago, that’s why you’re not going to do anything for this Spain of this moment, this century.
There you have Salvini, the Italian, an example to follow, looking forward (not backward), a modern, workers’ right, not marquises. I’ll tell you a secret: the Falange grew up just like the Civil War Communist Party, no one believed that a Marquis, Primo de Rivera, would be the head of a party in a mechanic’s uniform, if he had been to the front Redondo or Ledesma another rooster would sing.
That’s why Abascal’s eye bird, there’s not going to be Franco to unite what you’ve already disunited. That’s why I’m telling you to watch out for the marquees and their monasteries bought in the deamortizations. Country of idiots is Spain!
Get the fuck out of here!
I’d like a Salvini for Spain!
In this case and for the first time, Italy is ahead and is followed by fleeting Europe. With permission of the migrants (where is the in?) of the Jew George Soros (sorry but is Jewish, what fault are we others?).

And as I always say, the Semites make us (to Europe) the sandwich, the Jews in the elite, above, and the Muslims below with crime, both stealing and Europeans in between.

 

JUDEA 1933

 

images (9)

Vamos a hablar de números, subjetiva, abstracta y malamente como dice Rosalía.

Si los judíos, que son el uno por ciento de la población mundial y manejan directa e indirectamente el ochenta por ciento del capital universal, la desproporción e injusto reparto (ellos se ayudan, como ejemplo pondré a Facebook, que siendo la idea de un judío apostaron por él rechazando otras ideas, quizás y seguro más brillante pero el creador no era hebreo) tampoco se ve reflejado en las víctimas proporcionales para ganar una guerra mundial, la segunda, segundo capítulo de la primera.

Judea declara la guerra a Alemania en 1933. Los judíos norteamericanos, que son los que mandan, metieron a EE.UU. en la II Guerra Mundial y a Inglaterra, etc.

Pues bien, Judea gana esta guerra ¿Cuántos judíos murieron en comparación con alemanes, ingleses, franceses, etc.? ¿Muchos o pocos? ¿En comparación con qué? Y sobre todo ¿En compensación con los ganadores? esto es, ellos mismos.

Pues bien, de ellos (judíos) es el mundo, pues ganaron la guerra, y ellos la escriben, la filman y le dan voz a la moldeada cabeza europea que se cree la mentira que le da de comer.

G.R.M.

 

JUDEA 1933

Let’s talk about numbers, subjective, abstract and malamente as Rosalia says.
If the Jews, who are one percent of the world’s population and directly and indirectly handle eighty percent of the universal capital, disproportion and unfair distribution (they help each other, as an example I will put to Facebook, which being the idea of ​​a Jew They opted for him by rejecting other ideas, perhaps and surely brighter but the creator was not Hebrew) is also not reflected in the proportional victims to win a world war, the second, second chapter of the first.
Judea declares war on Germany in 1933. The American Jews, who are the ones in charge, put the United States. in World War II and England, etc.
Well, Judea wins this war. How many Jews died compared to Germans, English, French, etc.? Many or few? In comparison with what? And above all, in compensation with the winners? This is themselves.
Well, theirs (Jews) is the world, because they won the war, and they write it, film it and give voice to the molded European head that believes the lie that feeds it.