Una profecía autocumplida: colapso sistémico y simulación de pandemias

Comentario de este blog: Esta guerra está llena de espigas, digo de aristas que las mantiene y erige un mismo tallo. Siempre he dicho que no se trataba de dinero, que ya lo poseían, que era otra cosa, como más poder o una especie de poder eterno, un juego de dioses, o más terrenal, un “capitalismo feudal” y un nuevo “neuro-capitalismo sanitario”. Con todo, hay que ir mirando con microscopio todas estas aristas, entre ellas, el colapso económico, por los que tienen el dinero pero más aún, por los que no lo tienen. Estamos en Guerra. El Globalismo contra el pueblo. Artículo importante.

POR FABIO VIGHI

Un año y medio después de la llegada de Virus, algunos pueden haber comenzado a preguntarse por qué las élites gobernantes generalmente sin escrúpulos decidieron congelar la máquina global de obtener ganancias frente a un patógeno que se dirige casi exclusivamente a los improductivos (mayores de 80 años). ¿Por qué tanto celo humanitario? Cui bono? Solo aquellos que no están familiarizados con las maravillosas aventuras de GloboCap pueden engañarse a sí mismos pensando que el sistema eligió cerrarse por compasión. Seamos claros desde el principio: los grandes depredadores del petróleo, las armas y las vacunas no podrían preocuparse menos por la humanidad.

Sigue el dinero

En tiempos pre-Covid, la economía mundial estaba al borde de otro colapso colosal. Aquí hay una breve crónica de cómo se estaba acumulando la presión:

Junio 2019: En su Informe Económico Anual, el Banco de Pagos Internacionales (BPI), con sede en Suiza, el “Banco Central de todos los bancos centrales”, hace sonar las alarmas internacionales. El documento destaca “el sobrecalentamiento […] en el mercado de préstamos apalancados”, donde “los estándares de crédito se han ido deteriorando” y “las obligaciones de préstamos garantizados (CLO) han aumentado, lo que recuerda el fuerte aumento de las obligaciones de deuda garantizada [CDO] que amplificaron la crisis subprime [en 2008]”. En pocas palabras, el vientre de la industria financiera está una vez más lleno de basura.

9 agosto 2019: El BPI publica un documento de trabajo en el que pide “medidas de política monetaria no convencionales” para “aislar a la economía real de un mayor deterioro de las condiciones financieras”. El documento indica que, al ofrecer “crédito directo a la economía” durante una crisis, los préstamos de los bancos centrales “pueden reemplazar a los bancos comerciales en la concesión de préstamos a las empresas”.

15 de agosto de 2019: Blackrock Inc., el fondo de inversión más poderoso del mundo (que administra alrededor de $ 7 billones en fondos de acciones y bonos), publica un libro blanco titulado Lidiar con la próxima recesión. Esencialmente, el documento instruye a la Reserva Federal de los Estados Unidos a inyectar liquidez directamente en el sistema financiero para evitar “una recesión dramática”. Una vez más, el mensaje es inequívoco: “Se necesita una respuesta sin precedentes cuando la política monetaria se agota y la política fiscal por sí sola no es suficiente. Esa respuesta probablemente implicará ‘ir directo'”: “encontrar formas de poner el dinero del banco central directamente en manos de los gastadores del sector público y privado” mientras se evita la “hiperinflación”. Los ejemplos incluyen la República de Weimar en la década de 1920, así como Argentina y Zimbabwe más recientemente”.

22-24 de agosto de 2019: Los banqueros centrales del G7 se reúnen en Jackson Hole, Wyoming, para discutir el documento de BlackRock junto con medidas urgentes para prevenir el colapso que se avecina. En las proféticas palabras de James Bullard, presidente de la Reserva Federal de San Luis: “Solo tenemos que dejar de pensar que el próximo año las cosas van a ser normales”.

15-16 de septiembre de 2019: La recesión se inaugura oficialmente por un aumento repentino en las tasas de repos (del 2% al 10,5%). ‘Repo’ es la abreviatura de ‘acuerdo de recompra’, un contrato en el que los fondos de inversión prestan dinero contra activos colaterales (normalmente valores del Tesoro). En el momento del intercambio, los operadores financieros (bancos) se comprometen a recomprar los activos a un precio más alto, generalmente de la noche a la mañana. En resumen, los repos son préstamos garantizados a corto plazo. Son la principal fuente de financiación para los comerciantes en la mayoría de los mercados, especialmente en la galaxia de los derivados. La falta de liquidez en el mercado de repos puede tener un efecto dominó devastador en todos los principales sectores financieros.

17 de septiembre de 2019: La Fed comienza el programa monetario de emergencia, inyectando cientos de miles de millones de dólares por semana en Wall Street, ejecutando efectivamente el plan “directo” de BlackRock. (Como era de esperar, en marzo de 2020 la Fed contratará a BlackRock para gestionar el paquete de rescate en respuesta a la “crisis de COVID-19”).

19 de septiembre de 2019: Donald Trump firma la Orden Ejecutiva 13887, que establece un Grupo de Trabajo Nacional de Vacunas contra la Influenza cuyo objetivo es desarrollar un “Plan nacional de 5 años (Plan) para promover el uso de tecnologías de fabricación de vacunas más ágiles y escalables y acelerar el desarrollo de vacunas que protejan contra muchos o todos los virus de la influenza”. Esto es para contrarrestar “una pandemia de gripe”, que, “a diferencia de la gripe estacional […] tiene el potencial de propagarse rápidamente por todo el mundo, infectar a un mayor número de personas y causar altas tasas de enfermedad y muerte en poblaciones que carecen de inmunidad previa”. Como alguien adivinó, la pandemia era inminente, mientras que en Europa también estaban en marcha los preparativos (ver aquí y aquí).

18 de octubre de 2019: En Nueva York, se simula una pandemia zoonótica global durante el Evento 201, un ejercicio estratégico coordinado por el Centro de Bioseguridad Johns Hopkins y la Fundación Bill y Melissa Gates.

21-24 de enero de 2020: La reunión anual del Foro Económico Mundial tiene lugar en Davos, Suiza, donde se discuten tanto la economía como las vacunas.

23 de enero de 2020: China pone Wuhan y otras ciudades de la provincia de Hubei en confinamiento.

11 de marzo de 2020: El director general de la OMS llama al Covid-19 una pandemia. El resto es historia.

Unir los puntos es un ejercicio bastante simple. Si lo hacemos, podríamos ver surgir un esquema narrativo bien definido, cuyo resumen sucinto dice lo siguiente: los bloqueos y la suspensión global de las transacciones económicas tenían la intención de 1) Permitir que la Fed inundara los mercados financieros enfermos con dinero recién impreso mientras aplazaba la hiperinflación; y 2) Introducir programas de vacunación masiva y pasaportes sanitarios como pilares de un régimen neofeudal de acumulación capitalista. Como veremos, los dos objetivos se funden en uno solo.

En 2019, la economía mundial estuvo plagada de la misma enfermedad que había causado la crisis crediticia de 2008. Se estaba asfixiando bajo una montaña insostenible de deuda. Muchas empresas públicas no podían generar suficientes beneficios para cubrir el pago de intereses de sus propias deudas y se mantenían a flote sólo mediante la adopción de nuevos préstamos. Las “empresas zombis” (con baja rentabilidad interanual, caída de la facturación, márgenes reducidos, flujo de caja limitado y balance altamente apalancado) estaban aumentando en todas partes. El colapso del mercado de repos de septiembre de 2019 debe ubicarse dentro de este frágil contexto económico.

Cuando el aire está saturado de materiales inflamables, cualquier chispa puede causar la explosión. Y en el mágico mundo de las finanzas, tout se tient:un aleteo de las alas de una mariposa en un determinado sector puede hacer que todo el casa de naipes se derrumbe. En los mercados financieros impulsados por préstamos baratos, cualquier aumento en las tasas de interés es potencialmente catastrófico para los bancos, los fondos de cobertura, los fondos de pensiones y todo el mercado de bonos del gobierno, porque el costo de los préstamos aumenta y la liquidez se agota. Esto es lo que sucedió con el ‘repocalypse’ de septiembre de 2019: las tasas de interés se dispararon a 10.5% en cuestión de horas, estalló el pánico afectando a futuros, opciones, divisas y otros mercados donde los operadores apuestan pidiendo prestado a los repos. La única forma de desactivar el contagio era arrojando tanta liquidez como fuera necesario al sistema, como helicópteros que arrojan miles de galones de agua en un incendio forestal. Entre septiembre de 2019 y marzo de 2020, la Fed inyectó más de 9 billones de dólares en el sistema bancario, lo que equivale a más del 40% del PIB estadounidense.

Por lo tanto, la narrativa dominante debe revertirse: el mercado de valores no colapsó (en marzo de 2020) porque se tuvieron que imponer confinamientos; más bien, hubo que imponer confinamientos porque los mercados financieros estaban colapsando. Con los confinamientos llegó la suspensión de las transacciones comerciales, que drenó la demanda de crédito y detuvo el contagio. En otras palabras, la reestructuración de la arquitectura financiera a través de una política monetaria extraordinaria dependía de que se apagara el motor de la economía. Si la enorme masa de liquidez inyectada en el sector financiero hubiera alcanzado transacciones sobre el terreno, se habría desatado un tsunami monetario con consecuencias catastróficas.

Como afirma la economista Ellen Brown, fue “otro rescate”, pero esta vez “al amparo de un virus”. Del mismo modo, John Titus y Catherine Austin Fitts señalaron que la “varita mágica” Covid-19 permitió a la Fed ejecutar el plan “directo” de BlackRock, literalmente: llevó a cabo una compra sin precedentes de bonos del gobierno, mientras que, en una escala infinitesimalmente menor, también emitió “préstamos COVID” respaldados por el gobierno a las empresas. En resumen, solo un coma económico inducido proporcionaría a la Fed el espacio para desactivar la bomba de tiempo que se está desvaneciendo en el sector financiero. Examinado por la histeria colectiva, el banco central de los Estados Unidos tapó los agujeros en el mercado de préstamos interbancarios, esquivando la hiperinflación, así como el “Consejo de Supervisión de la Estabilidad Financiera” (la agencia federal para monitorear el riesgo financiero creado después del colapso de 2008), como se discute aquí. Sin embargo, el plan de “ir directo” también debe enmarcarse como una medida desesperada, ya que solo puede prolongar la agonía de una economía global cada vez más rehén de la impresión de dinero y la inflación artificial de los activos financieros.

En el corazón de nuestra situación se encuentra un callejón sin salida estructural insuperable. La financiarización apalancada en la deuda es la única línea de vuelo del capitalismo contemporáneo, la inevitable ruta de escape hacia adelante para un modelo reproductivo que ha alcanzado su límite histórico. Los capitales se dirigen a los mercados financieros porque la economía basada en el trabajo es cada vez menos rentable. ¿Cómo llegamos a esto?

La respuesta se puede resumir de la siguiente manera: 1. La misión de la economía de generar plusvalía es tanto el impulso para explotar la fuerza de trabajo como para expulsarla de la producción. Esto es lo que Marx llamó la “contradicción en movimiento” del capitalismo. [1] Si bien constituye la esencia de nuestro modo de producción, esta contradicción hoy es contraproducente, convirtiendo la economía política en un modo de devastación permanente. 2. La razón de este cambio de fortuna es el fracaso objetivo de la dialéctica trabajo-capital: la aceleración sin precedentes en la automatización tecnológica desde la década de 1980 hace que se expulse más fuerza de trabajo de la producción que (re)absorbida. La contracción del volumen de salarios significa que el poder adquisitivo de una parte creciente de la población mundial está disminuyendo, con la deuda y la miseria como consecuencias inevitables. 3. A medida que se produce menos plusvalía, el capital busca rendimientos inmediatos en el sector financiero apalancado por la deuda en lugar de en la economía real o invirtiendo en sectores socialmente constructivos como la educación, la investigación y los servicios públicos.

La conclusión es que el cambio de paradigma en curso es la condición necesaria para la supervivencia (distópica) del capitalismo, que ya no es capaz de reproducirse a través del trabajo asalariado masivo y la utopía consumista concomitante. La agenda de la pandemia fue dictada, en última instancia, por la implosión sistémica: la caída de la rentabilidad de un modo de producción que la automatización desenfrenada está haciendo obsoleto. Por esta razón inmanente, el capitalismo depende cada vez más de la deuda pública, los bajos salarios, la centralización de la riqueza y el poder, un estado de emergencia permanente y las acrobacias financieras.

Si ‘seguimos el dinero’, veremos que el bloqueo económico atribuido desviadamente al Virus ha logrado resultados nada despreciables, no solo en términos de ingeniería social, sino también de depredación financiera. Rápidamente destacaré cuatro de ellos.

1) Como se anticipó, ha permitido a la Fed reorganizar el sector financiero imprimiendo un flujo continuo de miles de millones de dólares de la nada; 2) Ha acelerado la extinción de las pequeñas y medianas empresas, permitiendo a los grandes grupos monopolizar los flujos comerciales; 3) Ha deprimido aún más los salarios laborales y ha facilitado ahorros significativos de capital a través del “trabajo inteligente” (que es particularmente inteligente para aquellos que lo implementan); 4) Ha permitido el crecimiento del comercio electrónico, la explosión de big tech y la proliferación del dólar farmacéutico, que también incluye la muy despreciada industria del plástico, que ahora produce millones de nuevas máscaras faciales y guantes cada semana, muchos de los cuales terminan en los océanos (para deleite de los “nuevos distribuidores verdes”). Solo en 2020, la riqueza de los aproximadamente 2.200 multimillonarios del planeta creció en 1,9 billones de dólares,un aumento sin precedentes históricos. Todo ello gracias a un patógeno tan letal que, según datos oficiales, solo el 99,8% de los infectados sobreviven (ver aquí y aquí),la mayoría de ellos sin experimentar ningún síntoma.

Hacer el capitalismo de manera diferente

El motivo económico del whodunit Covid debe situarse en un contexto más amplio de transformación social. Si rascamos la superficie de la narrativa oficial, un escenario neofeudal comienza a tomar forma. Masas de consumidores cada vez más improductivos están siendo reglamentados y dejados de lado, simplemente porque Mr Global ya no sabe qué hacer con ellos. Junto con los subempleados y los excluidos, las clases medias empobrecidas son ahora un problema que debe manejarse con el palo de los confinamientos, los toques de queda, la vacunación masiva, la propaganda y la militarización de la sociedad, en lugar de con la zanahoria del trabajo, el consumo, la democracia participativa, los derechos sociales (reemplazados en el imaginario colectivo por los derechos civiles de las minorías) y las “vacaciones bien merecidas”.

Por lo tanto, es delirante creer que el propósito de los confinamientos es terapéutico y humanitario. ¿Cuándo se ha preocupado el capital por la gente? La indiferencia y la misantropía son los rasgos típicos del capitalismo, cuya única pasión real es la ganancia, y el poder que viene con ella. Hoy en día, el poder capitalista se puede resumir con los nombres de los tres fondos de inversión más grandes del mundo: BlackRock, Vanguard y State Street Global Advisor. Estos gigantes, que se encuentran en el centro de una enorme galaxia de entidades financieras, gestionan una masa de valor cercana a la mitad del PIB mundial y son accionistas importantes en alrededor del 90% de las empresas que cotizan en bolsa. A su alrededor gravitan instituciones transnacionales como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Foro Económico Mundial, la Comisión Trilateral y el Banco de Pagos Internacionales, cuya función es coordinar el consenso dentro de la constelación financiera. Podemos asumir con seguridad que todas las decisiones estratégicas clave – económicas, políticas y militares – están al menos fuertemente influenciadas por estas élites. ¿O queremos creer que Virus los ha tomado por sorpresa? Más bien, el SARS-CoV-2 , que, según la admisión de los CDC y la Comisión Europea, nunca ha sido aislado ni purificado, es el nombre de un arma especial de guerra psicológica que se desplegó en el momento de mayor necesidad.

¿Por qué deberíamos confiar en un mega cártel farmacéutico (la OMS) que no se encarga de la “salud pública”, sino de comercializar productos privados en todo el mundo a las tasas más rentables posibles? Los problemas de salud pública se derivan de las pésimas condiciones de trabajo, la mala nutrición, el aire, el agua y la contaminación de los alimentos, y sobre todo de la pobreza desenfrenada; sin embargo, ninguno de estos “patógenos” está en la lista de preocupaciones humanitarias de la OMS. Los inmensos conflictos de intereses entre los depredadores de la industria farmacéutica, las agencias médicas nacionales y supranacionales, y los cínicos ejecutores políticos, es ahora un secreto a voces. No es de extrañar que el día en que el COVID-19 fue clasificado como una pandemia, el WEF, junto con la OMS, lanzó la Plataforma de Acción Covid, una coalición de “protección de la vida” dirigida por más de 1.000 de las empresas privadas más poderosas del mundo.

Lo único que importa para la camarilla que dirige la orquesta de emergencias sanitarias es alimentar la maquinaria lucrativa, y cada movimiento está planeado para este fin, con el apoyo de un frente político y mediático motivado por el oportunismo. Si la industria militar necesita guerras, la industria farmacéutica necesita enfermedades. No es casualidad que la “salud pública” sea, con mucho, el sector más rentable de la economía mundial, en la medida en que las grandes farmacéuticas gastan aproximadamente tres veces más que las grandes petroleras y el doble que las grandes tecnológicas en cabildeo. La demanda potencialmente interminable de vacunas y brebajes genéticos experimentales ofrece a los cárteles farmacéuticos la perspectiva de flujos de ganancias casi ilimitados, especialmente cuando están garantizados por programas de vacunación masiva subsidiados con dinero público (es decir, por más deuda que caerá sobre nuestras cabezas).

¿Por qué todos los tratamientos contra el Covid han sido prohibidos o saboteados penalmente? Como admite cándidamente la FDA, el uso de vacunas de emergencia solo es posible si “no hay alternativas adecuadas, aprobadas y disponibles”. Un caso de verdad oculto a plena vista. Además, la actual religión de la vacuna está estrechamente vinculada al aumento del dólar farmacéutico, que, al alimentarse de pandemias, está listo para emular las glorias del ‘petrodólar’, permitiendo a los Estados Unidos continuar ejerciendo la supremacía monetaria global. ¿Por qué toda la humanidad (¡incluidos los niños!) inyectar “vacunas” experimentales con efectos adversos cada vez más preocupantes pero sistemáticamente minimizados, cuando más del 99% de los infectados, la gran mayoría asintomáticos, se recuperan? La respuesta es obvia: porque las vacunas son el becerro de oro del tercer milenio, mientras que la humanidad es material de explotación de “última generación” en modalidad de conejillo de indias.

Ante este contexto, la puesta en escena de la pantomima de emergencia triunfa a través de una manipulación inaudita de la opinión pública. Cada “debate público” sobre la pandemia está descaradamente privatizado,o más bien monopolizado por la creencia religiosa en comités técnico-científicos financiados por las élites financieras. Toda “discusión libre” está legitimada por la adhesión a protocolos pseudocientíficas cuidadosamente purgados del contexto socioeconómico: uno “sigue a la ciencia” mientras finge no saber que “la ciencia sigue al dinero”. La famosa declaración de Karl Popper de que la “ciencia real” solo es posible bajo la égida del capitalismo liberal en lo que él llamó “la sociedad abierta”,[1] ahora se está haciendo realidad en la ideología globalista que anima, entre otros, la Open Society Foundation de George Soros. La combinación de “ciencia real” y “sociedad abierta e inclusiva” hace que la doctrina Covid sea casi imposible de desafiar.

Para el COVID-19, entonces, podríamos imaginar la siguiente agenda. Se prepara una narrativa ficticia basada en un riesgo epidémico presentado de tal manera que promueva el miedo y el comportamiento sumiso. Lo más probable es que se trata de un caso de reclasificación diagnóstica. Todo lo que se necesita es un virus de la gripe epidemiológicamente ambiguo, sobre el que construir una historia agresiva de contagio relacionable con áreas geográficas donde el impacto de las enfermedades respiratorias o vasculares en la población anciana e inmunocomprometa es alto, tal vez con el agravante de la fuerte contaminación. No hay necesidad de recuperar mucho, dado que las unidades de cuidados intensivos en los países ‘avanzados’ ya habían colapsado en los años previos a la llegada del Covid, con picos de mortalidad para los que nadie había soñado con exhumar la cuarentena. En otras palabras, los sistemas de salud pública ya habían sido demolidos y, por lo tanto, preparados para el escenario de pandemia.

Pero esta vez hay un método en la locura: se declara un estado de emergencia, que desencadena el pánico, causando a su vez la obstrucción de hospitales y residencias de ancianos (con alto riesgo de sepsis), la aplicación de protocolos nefastos y la suspensión de la atención médica. Et voilà, ¡el virus asesino se convierte en una profecía autocumplida! La propaganda que se extiende por los principales centros de poder financiero (especialmente América del Norte y Europa) es esencial para mantener el “estado de excepción” (Carl Schmitt), que se acepta inmediatamente como la única forma posible de racionalidad política y existencial. Poblaciones enteras expuestas al intenso bombardeo mediático se rinden a través de la autodisciplina, adhiriéndose con grotesco entusiasmo a formas de “responsabilidad cívica” en las que la coerción se transforma en altruismo.

Todo el guión de la pandemia, desde la ‘curva de contagio’ hasta las ‘muertes por Covid’, se basa en la prueba PCR, que fue autorizada para la detección del SARS-CoV-2 por un estudio elaborado en tiempo récord por encargo de la OMS. Como muchos ya sabrán, la falta de fiabilidad diagnóstica de la prueba PCR fue denunciada por su propio inventor, el premio Nobel Kary Mullis (lamentablemente fallecida el 7 de agosto de 2019), y recientemente reiterada por, entre otros, 22 expertos de renombre internacional que exigieron su eliminación por claros defectos científicos. Obviamente, la solicitud cayó en oídos sordos.

La prueba PCR es el motor de la pandemia. Funciona a través de los infames ‘umbrales de ciclo’: cuantos más ciclos haces, más falsos positivos (infecciones, muertes por Covid) produces, como incluso el gurú Anthony Fauci admitió imprudentemente cuando afirmó que los hisopos no valen nada por encima de los 35 ciclos. Ahora, ¿por qué durante la pandemia se realizaron rutinariamente amplificaciones de 35 ciclos o más en laboratorios de todo el mundo? Incluso el New York Times, ciertamente no una guarnda de peligrosos negadores del Covid, planteó esta pregunta clave el verano pasado. Gracias a la sensibilidad del hisopo, la pandemia se puede encender y apagar como un grifo, lo que permite al régimen de salud ejercer un control total sobre el “monstruo numerológico” de los casos y muertes por Covid, los instrumentos clave del terror cotidiano.

Todo este alarmismo continúa hoy, a pesar de la flexibilización de algunas medidas. Para entender por qué, deberíamos volver al motivo económico. Como se ha señalado, varios billones de efectivo recién impreso han sido creados con unos pocos clics de un ratón por los bancos centrales e inyectados en los sistemas financieros, donde en gran parte han permanecido. El objetivo de la ola de impresión era tapar las calamitosas brechas de liquidez. La mayor parte de este “dinero del árbol mágico” todavía está congelado dentro del sistema bancario en la sombra, las bolsas de valores y varios esquemas de moneda virtual que no están destinados a ser utilizados para el gasto y la inversión. Su función es únicamente proporcionar préstamos baratos para la especulación financiera. Esto es lo que Marx llamó “capital ficticio”, que continúa expandiéndose en un bucle orbital que ahora es completamente independiente de los ciclos económicos en el suelo.

La conclusión es que no se puede permitir que todo este efectivo inunde la economía real, ya que esta última se sobrecalentaría y desencadenaría la hiperinflación. Y aquí es donde Virus sigue siendo útil. Si inicialmente sirvió para “aislar la economía real” (para citar nuevamente el documento del BIS), ahora supervisa su reapertura tentativa, caracterizada por la sumisión al dogma de la vacunación y los métodos cromáticos de regimentación masiva, que pronto pueden incluir bloqueos climáticos. ¿Recuerdas cómo nos dijeron que solo las vacunas nos devolverían nuestra “libertad”? De manera demasiado predecible, ahora descubrimos que el camino hacia la libertad está lleno de “variantes”, es decir, iteraciones de Virus. Su propósito es aumentar el “recuento de casos” y, por lo tanto, prolongar los estados de emergencia que justifican la producción de dinero virtual de los bancos centrales destinado a monetizar la deuda y financiar los déficits. En lugar de volver a los tipos de interés normales, las élites optan por normalizar la emergencia sanitaria alimentando el fantasma del contagio. Por lo tanto, la tan publicitada “reducción” (reducción del estímulo monetario) puede esperar, al igual que Pandexit.

En la UE, por ejemplo, el «programa de compras de emergencia pandémica» del Banco Central Europeo de 1,85 billones de euros, conocido como PEPP, se prevé que continúe hasta marzo de 2022. Sin embargo, se ha insinuado que podría necesitar extenderse más allá de esa fecha. Mientras tanto, la variante Delta está causando estragos en la industria de viajes y turismo, con nuevas restricciones (incluida la cuarentena) que interrumpen la temporada de verano. Una vez más, parece que estamos atrapados dentro de una profecía autocumplida (especialmente si, como el premio Nobel Luc Montagnier y muchos otros han insinuado, las variantes, por leves que sean, son la consecuencia de agresivas campañas de vacunación masiva). Cualquiera que sea el caso, el punto fundamental es que el Virus sigue siendo necesario para el capitalismo senil, cuya única posibilidad de supervivencia depende de generar un cambio de paradigma del liberalismo al autoritarismo oligárquico.

Si bien su crimen está lejos de ser perfecto, los orquestadores de este golpe global deben, sin embargo, ser acreditados con una cierta brillantez sádica. Su prestidigitación tuvo éxito, tal vez incluso más allá de las expectativas. Sin embargo, cualquier poder que apunte a la totalización está destinado al fracaso, y esto se aplica también a los sumos sacerdotes de la religión Covid y a los títeres institucionales que han movilizado para desplegar el psyop de emergencia sanitaria. Después de todo, el poder tiende a engañarse a sí mismo acerca de su omnipotencia. Aquellos sentados en la sala de control no se dan cuenta de hasta qué punto su dominio es incierto. Lo que no ven es que su autoridad depende de una “misión superior”, a la que permanecen parcialmente ciegos, a saber, la auto reproducción anónima de la matriz capitalista. El poder de hoy reside en la máquina lucradora cuyo único propósito es continuar su viaje imprudente, lo que podría conducir a la extinción prematura del Homo sapiens. Las élites que han estafado al mundo en la obediencia al Covid son la manifestación antropomórfica del autómata capitalista, cuya invisibilidad es tan astuta como la del propio Virus. Y la novedad de nuestra era es que la “sociedad encerrada” es el modelo que mejor garantiza la reproducibilidad de la máquina capitalista, independientemente de su destino distópico.

Notas:

[1] Karl Marx, Grundrisse (Londres: Penguin, 1993), 706.

[2] Karl Popper, The Open Society and its Enemies,2 volúmenes (Princeton: Princeton UP, 2013).

Fuente: http://thephilosophicalsalon.com/a-self-fulfilling-prophecy-systemic-collapse-and-pandemic-simulation/

Están asesinando… Y estas bases de datos no llegan al 10%

21,766 MUERTOS Más de 2 millones de heridos (50% GRAVES) reportados en la base de datos de la Unión Europea de reacciones adversas a medicamentos por vacunas contra COVID-19

1,135,579 Heridos 1,559 MUERTOS en el Reino Unido tras las inyecciones de COVID-19 Según el Gobierno del Reino Unido

Los registros de los CDC muestran 12,791 MUERTOS y 682,873 lesiones después de disparos experimentales de COVID-19

Estamos destruyendo las vidas de nuestros jóvenes con inyecciones experimentales de COVID

https://healthimpactnews.com/2021/critical-nursing-shortages-hit-hospitals-nationwide-as-nurses-quit-or-are-fired-over-covid-vaccine-mandates/

***

Un lector de Health Impact News de Brasil nos ha alertado sobre los informes oficiales de los medios de comunicación que indican que durante un período de 5 meses, más de 32.000 personas en Brasil han muerto después de una inyección de COVID-19.

Actualmente en Brasil, las siguientes vacunas están autorizadas para su uso: AstraZeneca/Oxford, Pfizer/BioNTech, Coronavac (también llamada Sinovac), J&J/Janssen y Butanvac.

Pero incluso estos casos de muertes tras las inyecciones de COVID-19 podrían estar subinformadas, ya que la agencia estatal de noticias del país informó en julio que en el pequeño estado de Distrito Federal, al menos 711 murieron después de tomar la primera vacuna experimental, mientras que otras 263 personas murieron después de tomar dos dosis de las vacunas experimentales. (Fuente.)

Esto hace saltar por los aires la estafa del Covid. Se acabó.

No creo que sea por dinero, en esto del Covid-19 hay algo más. Es la vacuna, o más bien, la vacunación ¿Qué hay en la vacuna? Lo que ellos quieran y cuando quieran. Pero antes de llegar a esta conclusión, lean.

Todas las patentes, todos los criminales, todas las empresas, y citas como esta: “La declaración que fue hecha por Peter Daszak en 2015 informó en la Publicación de Prensa de las Academias Nacionales, 12 de febrero de 2016. Y cito: “necesitamos aumentar la comprensión pública de la necesidad de contramedidas médicas, como una vacuna pan-Coronavirus. Un factor clave son los medios de comunicación y la economía seguirá el bombo. Tenemos que utilizar ese bombo a nuestro favor para llegar a los problemas reales. Los inversores responderán si ven ganancias al final del proceso”.

Reiner Fuellmich entrevista al Dr. David Martin – Fraude de patentes de los CDC

https://www.bitchute.com/embed/GmcSTZv5FuPM/ (En inglés y alemán)

Ponentes:

Reiner Fuellmich, Dr. David Martin, Prof. Martin Schwab, Dr. Wolfgang Wodarg, Viviane Fischer

Reiner Fuellmich  00:09

Así que creo que es mejor si te presentas. Sé que eres el presidente de M-CAM International Innovation Risk Management, pero eso no le dice a mucha gente lo que realmente estás haciendo?

Dr David Martin  00:25

Sí, bueno, desde un punto de vista corporativo, desde 1998, hemos sido el mayor suscriptor del mundo de activos intangibles utilizados en finanzas en 168 países. Así que en la mayoría de los países de todo el mundo, nuestros sistemas de suscripción, que incluyen todo el corpus de todas las patentes, solicitudes de patentes, subvenciones federales, registros de adquisiciones, registros de gobierno electrónico, etc. Tenemos la capacidad no solo de rastrear lo que está sucediendo y quién está involucrado en lo que está sucediendo, sino que monitoreamos una serie de intereses temáticos para una variedad de organizaciones e individuos, así como para nuestro propio uso comercial, porque como probablemente sepa, mantenemos tres índices de renta variable global, que son los índices de renta variable de gran capitalización y mediana capitalización de mejor rendimiento en todo el mundo. Así que nuestro negocio es monitorear la innovación que está sucediendo en todo el mundo y específicamente monitorear la economía de esa innovación, el grado en que, ya saben, los intereses financieros están siendo atendidos, ya saben, los intereses corporativos están siendo dislocados, etc. Por lo tanto, nuestro negocio es el negocio de la innovación y sus finanzas.

Reiner Fuellmich  02:03

Reiner traduce. Bueno, lo conseguí. Sí.

Dr David Martin  02:53

Así que, obviamente desde el punto de vista de esta presentación, como saben, hemos revisado las más de 4000 patentes que se han emitido en torno al Coronavirus del SARS. Y hemos hecho una revisión muy exhaustiva de la financiación de todas las manipulaciones del Coronavirus que dieron lugar al SARS como un subclado de la familia beta del Coronavirus. Así que lo que quería hacer era darles una visión general rápida de la línea de tiempo porque no vamos a pasar por 4000 patentes en esta conversación, pero les he enviado a ustedes y a su equipo, un documento que es excepcionalmente importante. Esto se hizo público en la primavera de 2020. Este documento que usted tiene y puede ser publicado en el registro público es bastante crítico en el sentido de que tomamos la secuencia genética reportada, que al parecer fue aislada como un nuevo Coronavirus, indicada como tal por el ICTV, el Comité Internacional de Taxonomía de Virus de la Organización Mundial de la Salud, tomamos las secuencias genéticas reales que supuestamente eran nuevas y revisamos las que estaban disponibles en comparación con los registros de patentes que estaban disponibles a partir de la primavera de 2020. Y lo que encontramos, como verán en este informe, son más de 120 pruebas patentadas que sugieren que la declaración de un nuevo Coronavirus fue en realidad una falacia. No hubo nuevo Coronavirus. Hay innumerables modificaciones muy sutiles de las secuencias de Coronavirus que se han subido, pero no hubo un solo nuevo Coronavirus identificado en absoluto. De hecho, encontramos registros en los registros de patentes de secuencias atribuidas a la novedad que iban a patentes que se solicitaron ya en 1999. Entonces, esto no solo no era una novela, sino que en realidad no solo no ha sido novela, sino que no ha sido novela durante más de dos décadas. Pero tomemos un paso muy corto, y lo que haré es llevarlos en un viaje muy corto a través del panorama de las patentes para asegurarme de que la gente entienda lo que sucedió. Pero como saben, hasta 1999, el tema de Coronavirus vs V [VSV?] la actividad de patentamiento en torno al Coronavirus se aplicaba de manera única a las ciencias veterinarias. La primera vacuna patentada para coronavirus fue buscada por Pfizer. La aplicación de la primera vacuna para coronavirus, que fue específicamente esta proteína pico s. Así que exactamente lo mismo que supuestamente nos hemos apresurado a la invención. La primera solicitud se presentó el 28 de enero de 2000, hace 21 años. Así que la idea de que misteriosamente tropezamos en la forma de intervenir en las vacunas no solo es ridícula, es incrédula porque Timothy Millor, Sharon Klepfer, Albert Paul Reed y Elaine Jones el 28 de enero de 2000, presentaron lo que finalmente se emitió como la patente estadounidense 6372224, que era el virus de la proteína spike, una vacuna para el Coronavirus canino, que en realidad es una de las múltiples formas de Coronavirus. Pero como dije, el trabajo inicial hasta 1999 se centró en gran medida en el área de las vacunas para animales, los dos animales que recibieron la mayor atención fueron probablemente el trabajo de Ralph Barics sobre los conejos y la miocardiopatía del conejo que se asoció con problemas significativos entre los criadores de conejos, y luego el Coronavirus canino en el trabajo de Pfizer para identificar cómo desarrollar candidatos a diana de vacunas de proteína s y spike, dando lugar a la evidencia obvia que dice que ni el concepto de Coronavirus de una vacuna, ni el principio del Coronavirus en sí como un patógeno de interés con respecto al comportamiento de las proteínas spike es nada nuevo en absoluto. De hecho, tiene 22 años, según las solicitudes de patente. Lo que es más problemático, y lo que en realidad es el problema más atroz es que Anthony Fauci y el NIAID encontraron que la maleabilidad del Coronavirus era un candidato potencial para las vacunas contra el VIH. Así que el SARS en realidad no es una progresión natural de una modificación zoonética del Coronavirus. De hecho, muy específicamente en 1999 Anthony Fauci financió una investigación en la Universidad de Carolina del Norte Chapel Hill, específicamente para crear, y no puedes evitar, ya sabes, lamentar lo que estoy a punto de leer porque esto viene directamente de una solicitud de patente presentada el 19 de abril de 2002. Y ustedes escucharon correctamente la fecha de 2002 en la que el NIAID construyó una replicación infecciosa defectuosa del Coronavirus que estaba específicamente dirigida al epitelio pulmonar humano. En otras palabras, fabricamos el SRAS y lo patentamos el 19 de abril de 2002, antes de que se hubiera producido ningún supuesto brote en Asia, que, como saben, le siguió varios meses. Esa patente emitida es la patente estadounidense 7279327. Esa patente establece claramente en una secuenciación genética muy específica, el hecho de que sabíamos que el receptor ACE, el dominio de unión a ACE2, la proteína espiga s1 y otros elementos de lo que hemos llegado a conocer como este patógeno azote no solo se diseñó, sino que podría modificarse sintéticamente en el laboratorio, utilizando nada más que tecnologías de secuenciación de genes, tomando código informático y convirtiéndolo en un patógeno o un intermediario del patógeno. Y esa tecnología se financió exclusivamente en los primeros días como un medio por el cual podríamos aprovechar el Coronavirus como un vector para distribuir la vacuna contra el VIH. Les dejé traducir eso porque eso es mucho material.

Reiner Fuellmich  11:30

Bien. Reiner traduce. Bien.

Reiner Fuellmich  15:32

(inaudible) Sequoia Pharmaceuticals.

Dr David Martin  15:32

Bien. Así que la cosa empeora. Se nos pidió a mi organización que vigilara las violaciones de los tratados sobre armas biológicas y químicas en los primeros días del año 2000. Recordarán los eventos de ántrax en septiembre de 2001. Y fuimos parte de una investigación que dio lugar a la investigación del Congreso no solo sobre los orígenes del ántrax, sino también sobre lo que era un comportamiento inusual en torno al medicamento de ciprofloxacina Bayers, que era un medicamento utilizado como tratamiento potencial para el envenenamiento por ántrax. Y a lo largo del otoño de 2001, comenzamos a monitorear una enorme cantidad de patógenos bacterianos y virales que estaban siendo patentados a través de los NIH, NIAID, US AMRIID, el Programa de Enfermedades Infecciosas de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos y una serie de otras agencias internacionales que colaboraron con ellos. Y nuestra preocupación era que el Coronavirus estaba siendo visto no solo como un potencial agente manipulable para su uso potencial como vector de vacuna, sino que también estaba siendo considerado muy claramente como un candidato a arma biológica. Así que nuestro primer informe público sobre esto tuvo lugar antes del brote de SRAS en la última parte de 2001. Así que pueden imaginarse lo decepcionado que estoy de estar sentado aquí 20 años después de haber señalado 20 años antes que había un problema que se avecinaba en el horizonte con respecto al Coronavirus. Pero después del supuesto brote y siempre diré supuesto brote porque creo que es importante que entendamos que el Coronavirus como patógeno circulante dentro del modelo viral que tenemos en realidad no es nuevo en la condición humana y no es nuevo en las últimas dos décadas. En realidad ha sido parte de la secuencia de proteínas que circula durante mucho tiempo. Sin embargo, el supuesto brote que tuvo lugar en China en 2002, hasta 2003, dio lugar a una presentación muy problemática en abril de 2003 por parte del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos. Y este tema es de importancia crítica para obtener el matiz muy preciso, porque además de archivar toda la secuencia genética en lo que se convirtió en coronavirus SARS, que en realidad es una violación de 35 US Code Sección 101. No se puede patentar una sustancia natural. La violación de la Sección 101 del Código de los Estados Unidos 35 fue el número de patente 7220852. Ahora bien, esa patente también tenía una serie de patentes derivadas asociadas a ella, estas son nuestras solicitudes de patente que se separaron porque eran de múltiples materias patentables. Pero estos incluyen la patente de EE.UU. 46592703p, que en realidad es una designación muy interesante, patente de EE.UU. 7776521. Estas patentes no solo cubrían la secuencia genética del Coronavirus SARS, sino que también cubrían los medios para detectarlo mediante RT-PCR. Ahora, la razón por la que eso es un problema es que si ambos poseen la patente sobre el gen en sí, y poseen la patente sobre su detección, tienen una ventaja cortante para poder controlar el 100 por ciento de la procedencia no solo del virus en sí, sino también de su detección, lo que significa que tienen todo el control científico y de mensajes. Y esta patente solicitada por los CDC supuestamente fue justificada por su equipo de relaciones públicas como buscada para que todos fueran libres de poder investigar el Coronavirus. El único problema con esa afirmación es que es una mentira y la razón por la que es una mentira es porque la oficina de patentes no una sino dos veces rechazó la patente sobre la secuencia genética como no patentable porque la secuencia genética ya estaba en el dominio público. En otras palabras, antes de que los CDCs solicitaron una patente, la oficina de patentes encontró un 99.9 por ciento de identidad con el Coronavirus ya existente registrado en el dominio público, y sobre el rechazo del examinador de patentes. Y después de tener que pagar una multa de apelación en 2006 y 2007, los CDC anularon el rechazo de las oficinas de patentes de su patente y finalmente en 2007 obtuvieron la patente sobre el Coronavirus SARS. Ahora, cada declaración pública que los CDC han hecho que dijo que esto era de interés público es falsificable por su propio soborno pagado a la oficina de patentes. Esto no es algo que es sutil, y para empeorar las cosas que pagaron una tarifa adicional para mantener su solicitud privada. La última vez que lo comprobé, si está tratando de hacer que la información esté disponible para la investigación pública, no pagaría una tarifa para mantener la información privada. Me hubiera gustado haber inventada cualquier cosa que acabo de decir, pero todo eso está disponible en el registro del archivo público de patentes que cualquier miembro del público puede revisar. Y el PAR Público, como se le llama en la Oficina de Patentes de los Estados Unidos, no sólo tiene la evidencia, sino los documentos reales que tengo en mi poder. Ahora, esto es críticamente importante. Es de vital importancia porque los verificadores de hechos han declarado repetidamente que el nuevo Coronavirus, designado como SARS CoV 2, es de hecho distinto de la patente de los CDC. Y aquí está el problema genético y el problema de las patentes. Si nos fijamos en la secuencia de genes que es presentada por los CDC en 2003, de nuevo en 2005 y luego de nuevo en 2006, lo que se encuentra es la identidad en algún lugar entre el 89 y el 99 por ciento de las superposiciones de secuencias que se han identificado en lo que se llama el nuevo subclado de SARS CoV 2. Lo que sabemos es que la designación central de SARS Coronavirus, que en realidad es el clado de la familia de los betacoronavirus y el subclado que se ha llamado SARS CoV 2 tienen que superponerse desde un punto de vista taxonómico. No se puede tener la designación del SRAS en una cosa sin que primero sea el SRAS. Así que la verificación de hechos falsos que se ha hecho diciendo que de alguna manera u otro CDC no tiene nada que ver con esta patente en particular, o este patógeno en particular, está más allá de la credibilidad literal de las secuencias publicadas. Y también está más allá de la credulidad cuando se trata de la taxonomía de ICTV porque establece muy claramente que este es de hecho un subclado del clado llamado Coronavirus SARS. Ahora, lo importante es el 28 de abril, y escuchen la fecha con mucha atención porque esta fecha es problemática. Tres días después de que los CDC presentaron la patente sobre el Coronavirus sars en 2003. Tres días más tarde, Sequoia Pharmaceuticals, una compañía que se estableció en Maryland, Sequoia pharmaceuticals el 28 de abril de 2003, presentó una patente sobre agentes antivirales de tratamiento y control de infecciones por coronavirus. Los CDC presentaron tres días antes, y luego el tratamiento estuvo disponible tres días después. Ahora, solo mantenga ese pensamiento por un segundo.

Dr David Martin  25:26

Bueno, ahí lo tienes. Esa es una buena pregunta porque Sequoia Pharmaceuticals y, en última instancia, Ablynx Pharmaceuticals se convirtieron en las tenencias propietarias de Pfizer, Crucell y Johnson and Johnson.

Reiner Fuellmich  25:43

uau.

Dr David Martin  25:45

Así que hágase una pregunta simple. ¿Cómo se tendría una patente sobre un tratamiento para una cosa que se había inventado tres días antes?

Reiner Fuellmich  25:55

Sí.

Dr David Martin  25:57

La patente en cuestión, la patente del 28 de abril de 2003 7151163,emitida a Sequoia Pharmaceuticals tiene otro problema. El problema es que se emitió y publicó antes de que se permitiera la patente de los CDC sobre coronavirus. Por lo tanto, el grado en que la información podría haber sido conocida por cualquier medio que no sea información privilegiada entre esas partes es cero. No es físicamente posible patentar una cosa que trata una cosa que no había sido publicada, porque los CDC habían pagado para mantenerla en secreto. Esta, mis amigos es la definición de conspiración criminal extorsión y colusión. Esto no es una teoría. Esto es una prueba. No se puede tener información en el futuro en forma [para] un tratamiento para una cosa que no existía.

Reiner Fuellmich  27:16

Esto bien podría estallar en un caso Rico, en última instancia.

Dr David Martin  27:20

Es decir, es un caso Rico. No se puede explotar, es un caso de Rico. Y el patrón Rico, que se estableció en abril de 2003 para el primer Coronavirus, se jugó exactamente en el mismo horario cuando vemos que el SARS CoV 2 aparece cuando tenemos a Moderna recibiendo la secuencia de proteínas spike por teléfono del centro de investigación de vacunas del NIAID antes de la definición del nuevo subclado. ¿Cómo tratas una cosa antes de que realmente la tengas?

Reiner Fuellmich  28:04

Tengo que traducir esto, ¿no puedes inventar esto? Definitivamente no. Reiner traduce.

Reiner Fuellmich  33:22

Sí, bueno, va a empeorar aquí.

Reiner Fuellmich  33:22

Oh no, no puede empeorar.

Dr David Martin  33:24

Oh, lo hace. El 5 de junio de 2008, que es una fecha importante porque en realidad es alrededor de la época en que DARPA el Programa de Investigación Avanzada de Defensa en los Estados Unidos se hizo activamente un interés en coronavirus como un arma biológica. 5 de junio 2008 Ablynx, que como usted sabe ahora es parte de Sanofi, presentó una serie de patentes que se dirigieron específicamente a lo que nos han dicho es la característica novedosa del virus SARS CoV 2. Y escucharon lo que acabo de decir, este es el 5 de junio de 2008.

Reiner Fuellmich  34:09

¿Encontraron qué?

Dr David Martin  34:10

Específicamente se dirigieron a lo que se llamó el sitio de escisión poli básica para el SARS Cov, la nueva proteína spike y el dominio de unión al receptor ACE2 que supuestamente es nuevo para el SARS CoV 2, y todo eso fue patentado el 5 de junio de 2008. Y esas patentes en secuencia se emitieron entre el 24 de noviembre de 2015, que fue la patente estadounidense 9193780. De modo que uno saliera después del aumento de la moratoria de la función. Ese se produjo después del brote de MERS en Oriente Medio, pero lo que se encuentra es que luego, en 2016, 2017, 2019, se emitió una serie de patentes que cubren no solo las hebras de ARN, sino también los subcomponentes de las hebras genéticas, a Ablynx y Sanofi. Y luego tenemos a Crucell. Tenemos Rubius Therapeutics. Tenemos Children’s Medical Corporation. Tenemos muchos otros que incluyen la Universidad Ludwig Maximillans en Munchen, Protein Sciences Corporation, Dana-Farber Cancer Institute, La Universidad de Iowa, la Universidad de Hong Kong, el Centro Nacional chino del Genoma Humano en Shanghai, todos los que se identifican en las solicitudes de patente que van desde 2008 hasta 2017. Cada atributo que supuestamente fue publicado de forma única por la publicación de referencia única, el nuevo murciélago Coronavirus, revela inserciones naturales de la s1 s2 al sitio de escisión de la proteína spike y posibles tres orígenes recombinantes del virus SARS CoV 2, el artículo que se ha utilizado rutinariamente para identificar el nuevo virus. Desafortunadamente, si realmente tomas lo que informan como novedoso, encuentras 73 patentes emitidas entre 2008 y 2019, que tienen los elementos que supuestamente eran novedosos en el SARS CoV 2, específicamente en lo que se refiere al sitio de escisión poli básico basado en tu dominio de unión al receptor y la proteína spike. Así que los componentes clínicamente nuevos de lo clínicamente único, clínicamente contagioso, ¿saben a dónde voy con esto? Bien. No hubo brote de SRAS, porque habíamos diseñado todos los elementos de eso. Y en 2016, el documento que se financió durante la moratoria de ganancia de función, que decía que el Coronavirus del SARS estaba listo para la emergencia humana escrito nada menos que por Ralph Baric, no solo estaba listo para la emergencia humana, sino que fue patentado para la explotación comercial 73 veces.

Reiner Fuellmich  38:07

Ralph Baric, creo que vi un videoclip con él dando un discurso en el que le dijo explícitamente a la audiencia que se puede ganar mucho dinero con esto.

Dr David Martin  38:17

Sí se puede. Y ha hecho mucho dinero haciendo esto.

Reiner Fuellmich  38:22

oh.

Dr David Martin  38:25

Así que para aquellos que quieran vivir en la ilusión de que de una manera u otra ese es el final de la historia, prepárese para una decepción mayor porque alguien sabía algo en 2015 y 2016, lo que dio lugar a mi cita favorita de toda esta pandemia. Y por eso no estoy siendo lindo. Mi cita favorita de esta pandemia fue una declaración hecha en 2015 por Peter Daszak. La declaración que fue hecha por Peter Daszak en 2015 informó en la Publicación de Prensa de las Academias Nacionales, 12 de febrero de 2016. Y cito: “necesitamos aumentar la comprensión pública de la necesidad de contramedidas médicas, como una vacuna pan-Coronavirus. Un factor clave son los medios de comunicación y la economía seguirá el bombo. Tenemos que utilizar ese bombo a nuestro favor para llegar a los problemas reales. Los inversores responderán si ven ganancias al final del proceso”. fin de la cita.

Viviane Fischer  39:47

Eso es bastante impactante, porque pensé que –

Reiner Fuellmich  39:49

Eso es realmente quiero decir, Peter Doshi, no era él el uno –

Dr David Martin 39:49

– déjame leer eso de nuevo, solo porque no sé si podría perderme en la traducción. Así que déjenme seguir adelante y leerlo lentamente. Sí, y como a los estadounidenses les encanta hacer cuando hablan a una audiencia multilingüe, tal vez debería decirlo más fuerte. No lo haré. “Necesitamos aumentar la comprensión pública de la necesidad de contramedidas médicas, como una vacuna pan-Coronavirus. Un factor clave son los medios de comunicación y la economía seguirá el bombo. Tenemos que utilizar ese bombo a nuestro favor para llegar a los problemas reales. los inversionistas responderán si ven ganancias al final del proceso”. Fin de la cita.

Reiner Fuellmich  40:45

– no no no Peter Daszak.

Viviane Fischer  40:46

Oh Daszak?

Dr David Martin  40:47

Peter Daszak el jefe de Eco Health Alliance?

Reiner Fuellmich  40:49

Peter Doshi es el bueno.

Viviane Fischer  40:51

Sí, yo era sólo –

Dr David Martin  40:52

– Peter Daszak la persona que estaba corroborando de forma independiente la teoría de la fuga china no de laboratorio porque no había una fuga de laboratorio. Esta fue una bio-militarización intencional de proteínas espiga para inyectar en las personas para que sean adictas a una vacuna pan-Coronavirus. Esto no tiene nada que ver con un patógeno que se liberó y cada estudio que se ha lanzado para tratar de verificar una fuga de laboratorio es una pista falsa.

Viviane Fischer  41:26

¿Y realmente no hay nada que sea nuevo en esto?

Dr David Martin 41:29

nada. cero. 73 patentes sobre todo lo clínicamente novedoso. 73, todos emitidos antes de 2019. Y les voy a dar la bomba más grande de todas para demostrar que esto en realidad no fue una liberación de nada porque la Patente 7279327, la patente sobre la naturaleza recombinante de ese pulmón dirigido al Coronavirus, fue transferida misteriosamente de la Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill a los Institutos Nacionales de Salud en 2018. Ahora, aquí está el problema con eso. Bajo la Ley Bayh-Dole, el gobierno de los Estados Unidos ya tiene lo que se llama una disposición de derecho de margen. Eso significa que si se paga al gobierno estadounidense por la investigación, tienen derecho a beneficiarse de esa investigación a petición suya o a su antojo. Así que explique por qué, en 2017 y 2018, de repente los Institutos Nacionales de Salud tienen que tomar posesión de la patente que ya tenían derechos sobre la Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill. ¿Y cómo tenían que presentar un Certificado de Corrección para asegurarse de que era legalmente ejecutable? Porque hubo un error tipográfico en la referencia de concesión en la primera presentación. Por lo tanto, necesitaban asegurarse de que no solo lo hacían bien, sino que también debían asegurarse de que cada tipo de error gráfico que figuraba en la patente fuera correcto. Sobre la patente única requerida para desarrollar el mandato del Instituto de Investigación de Vacunas, que fue compartido entre la Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill en noviembre de 2019 y Moderna en noviembre de 2019 cuando UNC Chapel Hill, NIAID y Moderna comenzaron la secuenciación de una vacuna de proteína spike un mes antes de que ocurriera un brote.

Reiner Fuellmich  43:51

Tienes toda la evidencia, ¿verdad?

Dr David Martin  43:53

sí.

Reiner Fuellmich  43:55

Tendré que traducir esto. Así que todo es sobre dinero.

Dr David Martin 49:25

Siempre ha sido cuestión de dinero, y sólo para responder a una pregunta que se ha formulado un poco antes. El guion de esto fue escrito el 6 de enero de 2004.

Reiner Fuellmich  49:39

¿6 de enero de 2004? ¿Quién escribió el guion?

Dr David Martin  49:42

Merck, en una conferencia llamada SARS y bioterrorismo, bioterrorismo enfermedades infecciosas emergentes, antimicrobianos, terapéutica y moduladores inmunológicos. Merck introdujo la noción de lo que llamaron la nueva normalidad. Propio sustantivo de la nueva normalidad, que es el lenguaje que se convirtió en la campaña de marca que fue adoptada por la Organización Mundial de la Salud, la Junta de Monitoreo de la Preparación Global, que fue la junta en la que se sentaron juntos el Director del Centro para el Control de Enfermedades de China, el Dr. Elias de Bill Gates, de la Fundación Gates, y Anthony Fauci en esa junta directiva. Pero la primera introducción de la campaña de la nueva normalidad, que trataba de hacer que la gente aceptara una vacuna universal contra el pan-coronavirus, en realidad se adoptó el 6 de enero de 2004. Así que ha existido bastante tiempo. No voy a decir muchos más puntos, aparte de decir que estaba muy claro que Merck lo sabía, lamento que Moderna supiera que se iba a poner al frente de la línea con respecto al desarrollo de una vacuna en marzo de 2019. Y esta es una fecha muy importante, porque en marzo de 2019, por razones que no son transparentes, de repente modificaron una serie de solicitudes de patentes rechazadas, lo cual es un comportamiento muy extraño, pero modificaron una serie de solicitudes de patentes para hacer referencia específicamente a una liberación intencional o accidental, lo siento, su término liberación intencional de Coronavirus. Así que en marzo, enmendaron cuatro solicitudes de patente fallidas para comenzar el proceso de desarrollo de una vacuna contra el Coronavirus. Y empezaron a lidiar con un problema muy importante que tenían, que era que dependían de tecnología que no poseían. Dos compañías canadienses Arbutus Pharmaceuticals y Acuitas Pharmaceuticals en realidad poseen la patente sobre la envoltura de nanopartículas lipídicas que se requiere para administrar la inyección del fragmento de ARNm. Y esas patentes se han emitido tanto en Canadá como en los Estados Unidos y luego en todo el mundo en su equivalencia mundial de propiedad intelectual. Moderna sabía que no poseía los derechos y comenzó a tratar de negociar con Arbutus y Acuitas para obtener la resolución de la tecnología patentada de nanopartículas lipídicas disponible para ser puesta en una vacuna. Y sabemos, como hice referencia antes, que en noviembre, firmaron un acuerdo de investigación y cooperación de investigación y desarrollo con UNC Chapel Hill con respecto a conseguir que la proteína espiga se pusiera dentro de la nanopartícula lipídica para que realmente tuvieran una vacuna candidata antes de que tuviéramos un patógeno, supuestamente que estaba corriendo alrededor. Lo que hace que esa historia sea más problemática más allá de la naturaleza evidente de la misma es que sabemos que desde 2016 hasta 2019, en cada una de las reuniones de la junta del Consejo Asesor del NIAID, Anthony Fauci lamentó el hecho de que no pudo encontrar una manera de hacer que la gente aceptara la vacuna universal contra la influenza, que es lo que era su objetivo favorito. , estaba tratando de que la población se involucrara en este proceso. Y lo que se hace muy evidente con Peter Daszak Eco Health Alliance, UNC Chapel Hill y otros, y luego más específicamente, en marzo de 2019, en las solicitudes de patentes enmendadas de Moderna, vemos que hay una epifanía que dice: ¿Qué pasaría si hubiera una liberación accidental o intencional de un patógeno respiratorio? Y lo que hace que esa frase en particular sea problemática es que se recita exactamente en el libro Un mundo en riesgo, que es el escenario que armó la Organización Mundial de la Salud en septiembre de 2019. Así que meses antes hay un supuesto patógeno, que dice que necesitamos tener una experiencia global coordinada de la liberación de un patógeno respiratorio, que para septiembre de 2020, debe poner en marcha una capacidad universal para la gestión de las relaciones públicas, el control de multitudes y la aceptación de un mandato de vacuna universal. Eso fue septiembre de 2019. Y el lenguaje de una liberación intencional de un patógeno respiratorio se escribió en el escenario que cita “debe estar terminado para septiembre de 2020”.

Dr. Wolfgang Wodarg 55:44

Este era un texto para la sra. Brundtland estaba al frente de esta comisión, ¿no es así?

Dr David Martin  55:50

Bueno, esta es la declaración unificada de las juntas de monitoreo de preparación global. Hay una serie de personas que han tomado crédito y luego se han alejado del crédito por ello, pero sí, tienes razón.

Dr Wolfgang Wodarg  56:00

¿Estoy en lo cierto también cuando digo que también el receptor ACE2 que ya estaba descrito en las patentes antes de 2019?

Dr David Martin  56:11

Sí, tenemos 117 patentes con el mecanismo de focalización del receptor ACE2 específicamente para el Coronavirus SARS.

Dr Wolfgang Wodarg  56:20

Porque siempre dicen que esto es lo nuevo con el virus.

Dr David Martin  56:24

Ahora, no es nuevo, y no ha sido ni remotamente nuevo. Está en publicaciones que se remontan a 2008. En las conferencias sobre emplazamiento de armas que tuvieron lugar en Eslovenia, en Europa, en toda Europa y en toda la infraestructura de DARPA. Lo sabemos desde 2013. Es aislamiento y amplificación.

Viviane Fischer  56:49

Y esta, la enmienda que Merck hizo a esto, [donde] rechazaron las solicitudes de patente, entonces, ¿fue solo por el hecho de que es como deliberadamente, ya saben, como, poner en el medio ambiente o algo así, o agregaron algo más?

Dr David Martin  57:05

Pues bien, se trata de cuatro solicitudes de patente fallidas que se revitalizaron esencialmente en marzo de 2019. Y fue Moderna, me equivoco. Hablé de Merck, era Moderna, y traté de corregir que lamento que eso no salió adelante. Pero son las solicitudes de patente de Moderna las que fueron modificadas en marzo de 2019 para incluir la liberación intencional de un lenguaje de patógeno respiratorio.

Viviane Fischer  57:35

Si eso no hubiera sido rechazado por alguna razón, simplemente no estarían sentados allí básicamente.

Dr David Martin  57:41

No, hacen procesos similares a otras compañías farmacéuticas, donde se utilizan de hoja perenne y modifican continuamente las aplicaciones para disfrutar de las primeras fechas de prioridad disponibles. Pero es por eso que tienes que volver atrás y mirar la enmienda de los registros de solicitud para averiguar cuándo se puso en marcha el lenguaje de enmienda real. Pero sí, quiero decir, el hecho del asunto es, y como dije, no voy a ser belabour todos los datos de patentes, pero cualquier afirmación de que este patógeno es de alguna manera único o novedoso se desmorona en las secuencias de genes reales, que se publican en el registro de patentes, y luego más atrozmente se desmorona en el hecho de que tenemos Peter Daszak mismo afirmando que tenemos que crear publicidad pública para obtener el público para aceptar la contramedida médica de una vacuna pan-Coronavirus. Y lo que hace que eso sea más ridículo es el hecho de que, como sabemos, la Organización Mundial de la Salud había declarado el Coronavirus, ya saben, una especie de interés muerto. Es decir, dijeron que habíamos erradicado el Coronavirus como una preocupación. Entonces, ¿por qué haberlo erradicado en 2007 y 2008? ¿Por qué empezamos a gastar miles de millones de dólares a nivel mundial en una vacuna para una cosa que había sido erradicada por declaración en 2008? Ya saben, como que cae en la zona de la incredulidad, por decir lo menos.

Reiner Fuellmich  59:23

¿No significa eso también si se toma la totalidad de la evidencia, entonces esta es una herramienta el Coronavirus y las vacunas, esta es una herramienta, y el interés de DARPA en crear un arma biológica a partir de esto, esta es una herramienta para todo lo demás que se aferra a esto, incluido el control de la población, por ejemplo?

Dr David Martin  59:50

Bueno, escuchen, tenemos que dejar de caer incluso en la narrativa convencional en nuestra propia línea de cuestionamiento porque el hecho es que esto fue visto como una fuente biológica altamente maleable. No cabe duda de que en 2005 era, sin lugar a dudas, un arma preferida. Y la ilusión de que desafortunadamente seguimos viendo a personas muy bien intencionadas que quedan atrapadas en conversaciones sobre si estamos teniendo una vacuna para un virus. El hecho es que no lo estamos, estamos inyectando una secuencia de ARNm de proteína spike, que es una simulación por computadora, no se deriva de la naturaleza. Es una simulación por ordenador de una secuencia que se conoce y patenta desde hace años. Y lo que sabemos es que esa secuencia, como se informó, se informa a través de cosas como ustedes saben, las conversaciones telefónicas muy confiables que tuvieron lugar entre Moderna y el centro de investigación de vacunas por autoinforme, donde no sé si usted estaba en una llamada telefónica y escuchó ATTCCGGTTCCGABBB, ya sabes, ¿hay alguna posibilidad de que puedas obtener una carta de valor una consonante caída aquí o allá? La naturaleza ridícula de la historia de que esto es de alguna manera profiltivo o preventivo va en contra del 100 por ciento de la evidencia, porque la evidencia deja muy claro que no ha habido ningún esfuerzo por parte de ninguna compañía farmacéutica para combatir el virus. Se trata de conseguir que las personas se inyecten con la proteína espiga s1 que se sabe que es dañina. Así que la historia de portada es que si obtienes una expresión de una proteína espiga, vas a tener algún tipo de alivio sintomático general. Pero el hecho es que nunca ha habido una intención de vacunar a una población como la define el universo de vacunación. Y es importante, quiero decir, repasemos solo para que conste, cuando Anthony Fauci intentó desesperadamente que se publicaran algunas de sus citas, “vacunas de ARN sintético”, la oficina de patentes le rechazó sus propias patentes. Y quiero leer lo que le dijo la oficina de patentes. Cuando el propio Anthony Fauci del NIAID pensó que podía obtener una vacuna similar al ARNm patentada como vacuna. Y aquí está la cita, “estos argumentos son persuasivos en la medida en que un péptido antigénico estimula una respuesta inmune que puede producir anticuerpos que se unen a un péptido o proteína específica, pero no es persuasivo en lo que respecta a una vacuna”. Bien, esta es la oficina de patentes. No se trata de una especie de agencia de salud pública. Esta es la oficina de patentes. “La respuesta inmune producida por una vacuna debe ser algo más que una simple respuesta inmune, sino que también debe ser protectora. Como se señaló en la acción anterior de la Oficina, el arte reconoce que el término vacuna es un compuesto que previene la infección. El solicitante no ha demostrado que la vacuna reclamada instantáneamente cumpla ni siquiera con el estándar más bajo establecido en la especificación, y mucho menos con la definición estándar para ser operativa. En lo que respecta, por lo tanto, las reivindicaciones cinco, siete y nueve no están operativas, ya que la vacuna contra el VIH, que es en lo que estaba trabajando, no es una utilidad patentable”. Así que el propio Anthony Fauci fue informado por la oficina de patentes, que lo que estaba proponiendo como una vacuna no cumple con el estándar patentable, el estándar legal o el estándar clínico.

Prof. Martin Schwab 1:04:10

Oh, ¿podemos traducir esto para nuestra audiencia? Esto podría ser muy importante.

Reiner Fuellmich  1:04:20

Por cierto, David, ese es nuestro amigo, Martin Schwab, el profesor Martin Schwab de, es nuestro asesor legal más importante de la Universidad de Bielefeld.

Dr. David Martin 1:04:34

Oh, cierto.

Reiner Fuellmich  1:04:36

Es muy inteligente. Lo sé, David sé que muchos de nuestros espectadores están realmente sorprendidos. Lo veo en las respuestas. Uno de nuestros espectadores es nuestro especialista en pruebas PCR, el profesor Kemera. Ella no puede creer lo que está pasando aquí.

Dr David Martin  1:09:51

Bueno, la triste y sobria ironía es que planteé estas cuestiones a partir de 2002, después del susto del ántrax, y la tragedia es que ahora estamos sentados en un mundo donde tenemos cientos de millones de personas a las que se les está inyectando una secuencia informática estimulante de patógenos, que se está vendiendo bajo lo que la oficina de patentes , lo que la profesión médica, y lo que la FDA y sus propias normas clínicas no sugerirían es una vacuna, pero al usar el término en realidad ahora estamos sometiendo a cientos de millones de personas a lo que se sabía que era en 2005 un arma biológica.

Reiner Fuellmich  1:10:54

Reiner traduce.

Dr David Martin  1:11:44

Así que obviamente tengo cientos de horas de estas cosas comprometidas con la memoria porque lo he estado haciendo durante dos décadas. Pero si tiene alguna pregunta, estaré encantado de responderlas.

Reiner Fuellmich  1:11:55

Estoy seguro de que va a haber cientos de preguntas, David. Vamos a estar en contacto. Creo que vas a ser inundado por la gente, por los correos electrónicos de la gente, etc. Solo voy a adelantar lo que entra o vamos a presentar lo que entra, pero creo que, oh, sí, tenemos un Martin Schwab, probablemente tiene una pregunta muy seria.

Prof Martin Schwab  1:12:16

Y después de mí Wolfgang también. Bien. Soy profesor de derecho en la Facultad de Derecho aquí en Bieldfeld, tengo que decirles que las Unidades de Protección Constitucional del Ministerio del Interior ahora observan la llamada escena negacionista de Corona. La negación de corona es todo aquel que se atreve a no estar de acuerdo con el –

Reiner Fuellmich  1:12:54

– con la línea oficial –

Prof Martin Schwab  1:12:55

– con la línea oficial. Sí. Ahora. Si esta Unidad de Protección Constitucional toma nota de que participe en una discusión de que esta pandemia se puso en escena intencionalmente, probablemente intentarán despedirme de mi trabajo. Así que al menos tengo que hacer algunas preguntas. Mientras te oía hablar, eché un vistazo al número de patente, oh, cuál era, 7220852 7151163. Y 7220852 se presentó el 12 de abril y 715 y así sucesivamente se presentó el 28 de abril de 2004. Veo una diferencia entre 16, no 3 días, ¿qué entendí mal?

Dr David Martin  1:14:03

No. ¿El 23 de abril de 2003 fue la fecha de presentación maestra de los CDC?

Prof Martin Schwab  1:14:09

Bien. Bien. Hice esta pregunta porque si tratan de hacerme bajar por mi trabajo, tengo que proporcionar pruebas sólidas.

Dr David Martin  1:14:22

Ahora tenemos todo esto enviado a, sé que el Dr. Fuellmich tiene todo el registro en el expediente fauci. El 100 por ciento de este registro está ahí. El apéndice adicional que envié a través de todos tiene los registros allí incluyendo todas las fechas de presentación de prioridad, así como la fecha de emisión. Así que el 100 por ciento de esto está en registros escritos publicados y ustedes tienen los registros escritos.

Prof Martin Schwab  1:14:26

Bien.

Reiner Fuellmich  1:14:28

He creado mi propio archivo, y está etiquetado como David Martin.

Prof Martin Schwab  1:15:00

Bueno, hay, hice [un] análisis de los informes de los medios aquí, y puedo confirmar que dan una cuenta muy unilateral sobre la pandemia. Todos los que se atreven a declarar que la amenaza es menos peligrosa que el gobierno serán denunciados como teóricos de la conspiración, pecaminosos, etc. Así que los medios de comunicación hicieron exactamente lo que usted señaló en la frase que repitió dos veces antes de ahora. En realidad, nos cuentan la historia de la variante Delta, que se dice que es mucho más contagiosa que todo lo demás. Los expertos con los que he hablado me dijeron que las bases de datos contienen hasta más o 40.000 cepas de virus.

Dr David Martin  1:16:01

correcto.

Prof Martin Schwab  1:16:02

Entonces, ¿podría esta variante delta ser algún tipo de bombo mediático del que nos hablaste antes?

Dr David Martin  1:16:12

No existe tal cosa como una alfa o una beta o una gamma o una variante delta. Este es un medio por el cual lo que se busca desesperadamente es un grado en el que los individuos puedan ser coaccionados para que acepten algo que de otra manera no aceptarían. No ha habido en ninguno de los estudios publicados sobre lo que se ha reportado la variante Delta, no ha habido una población no se calculan, que es la tasa de replicación real. Lo que se ha estimado son simulaciones por ordenador. Pero desafortunadamente, si nos fijamos en GISAID, que es la fuente pública de subir cualquiera de una serie de variaciones, lo que encontrarán es que no ha habido capacidad para identificar ninguna secuencia de genes clínicamente alterada, que luego tiene una variación clínicamente expresada. Y este es el problema desde el principio. Este es el problema que se remonta al comienzo de lo que se alega que es una pandemia, es que no tenemos ninguna evidencia de que la alteración de la secuencia genética tuviera importancia clínica alguna. No ha habido un solo artículo publicado por nadie que realmente haya establecido que cualquier cosa novedosa desde noviembre de 2019, tiene distinción clínica de cualquier cosa que sea anterior a noviembre de 2019. El problema con las 73 patentes que describí es que esas 73 patentes contienen lo que se informó que era novedoso en diciembre de 2019 y 2020, respectivamente. Así que el problema es que incluso si aceptáramos que hay neumonías idiopáticas, incluso si aceptáramos que hay algún conjunto de síntomas inducidos por patógenos, no tenemos una sola evidencia publicada que nos diga que cualquier cosa sobre el subclado SARS CoV 2 tiene distinción clínica de todo lo que se sabía y se publicó antes de noviembre de 2019 en 73 patentes que datan de 2008.

Viviane Fischer  1:18:56

¿Podría ser que la variante Delta es que solo las diferencias, saben que los síntomas clínicos son los mismos, pero que tiene la capacidad de infectar a alguien que ya ha pasado por la variante B?

Dr David Martin  1:19:14

Bueno, aquí es donde vemos una enorme cantidad de respuesta y comportamiento reflexivo al bombo de los medios. No hay, y voy a repetir esto, no hay evidencia de que la variante Delta sea de alguna manera distinta de cualquier otra cosa en GISAID. El hecho de que ahora estemos buscando una cosa no significa que sea una cosa porque estemos viendo fragmentos de cosas. Y el hecho es que si elegimos cualquier fragmento que se me ocurrió, ya saben, podría llegar a la variante Omega mañana. Y podría llegar a la variante Omega y podría decir que estoy buscando esta subcatenía de ADN o ARN, o incluso una proteína. Y podía correr alrededor del mundo yendo, “oh, Dios mío, miedo a la variante Omega”.

Prof Martin Schwab  1:20:15

Sí.

Dr David Martin  1:20:16

Y el problema es que debido a la naturaleza de la forma en que actualmente secuenciamos genomas, que en realidad es un proceso de composición, es lo que llamamos en matemáticas y entrelazado. No tenemos ningún punto de referencia para saber realmente si lo que estamos viendo es, de hecho, distinto del sentido clínico o incluso genómico. Y entonces estamos atrapados en un mundo donde desafortunadamente, si van y miran como yo los papeles que aislaron la variante Delta, y en realidad hacen la pregunta, ¿es la variante Delta algo más que la selección de una secuencia en un cambio sistemático de una otra secuencia ya revelada? La respuesta es, es sólo una alteración, y cuando se inicia y se detiene lo que se llama el marco de lectura. No hay nada novedoso. Sí, bueno

Dr. Wolfgang Wodarg 1:21:20

El Dr. Wolfgang Wodarg traduce.

Reiner Fuellmich  1:28:41

David, voy a hacer una larga historia muy corta. Él está totalmente de acuerdo con su análisis. Él entiende tu angustia con respecto a que le hayas dicho al mundo sobre esto hace 20 años, casi. Y admira su tenacidad. Y está muy agradecido por haber tomado esta mirada tan de cerca al problema a través de la ley de patentes. El Dr. Wodarg cree que las patentes son realmente problemáticas, porque resulta que probablemente sea cinco veces más caro patentar medicamentos, en lugar de tener universidades públicas, no públicas, privadas, sino públicas, que obtengan los estipendios obteniendo el dinero que necesitan para desarrollar estas vacunas.

Dr David Martin  1:29:38

Sí, voy a hacer algo que es muy injusto, pero voy a mantener el documento muy cerca de la pantalla. Y es sólo para fines de representación. Pero quiero que vean que esta es la patente del cuartel que los NIH necesitaban haberles devuelto por razones misteriosas en 2018, esta es la 7279327. Y la gente puede buscar esto por su cuenta. Pero si realmente miras las secuencias que están patentadas, que es una de las cosas que hemos hecho, en realidad miramos las secuencias publicadas, y nos damos cuenta de que dependiendo de dónde recortes la cadena de secuencia real, tendrás lo mismo o tendrás una cosa diferente basada nada más que en dónde decidas analizar el clip. Y quiero leerles, quiero decir, esto es algo que viene directamente de su solicitud de patente. Cuando en realidad hablan de las hebras de ADN, que llaman números de identificación de secuencia. En realidad, dicen específicamente que el organismo es una secuencia artificial, una secuencia artificial, lo que significa que no es una secuencia que tiene una base de reglas en la naturaleza, no es algo que se manifestó para una proteína derivada natural en particular o una secuencia de ARNm derivada natural que se aisló, cada una de ellas es de hecho una secuencia sintética y artificial. Y si volvemos atrás y miramos cada una de ellas, lo que hemos hecho, lo que encontraremos es que las secuencias, de hecho, son contiguas, en muchos casos, pero se superponen en otras, donde es simplemente una determinación de Capricho que dice que algo es o no es parte de un marco de lectura abierto, o es o no es parte de una secuencia de oligonucleótidos en particular. Ahora, la razón por la que eso es importante es porque si vamos a examinar lo que finalmente se está inyectando en los individuos, necesitamos la secuencia exacta, no un tipo de similar a, necesitamos la secuencia exacta. Y si nos fijamos en el requisito de la FDA, y si nos fijamos en el entorno regulatorio europeo, y si nos fijamos en el resto del entorno regulatorio del mundo, por razones que no se pueden explicar, la secuencia exacta que ha entrado en lo que se amplifica dentro de la inyección parece ser esquiva, parece ser algo que alguien no puede, de hecho, afirmar con 100 por ciento de certeza, la secuencia es x. El problema que esto presenta es que en este momento, por mucho que se nos pueda decir que hay, ya saben, ensayos clínicos en curso, y hay todo tipo de otras cosas sucediendo, no tenemos forma de verificar que una secuencia completa ha sido, es, o potencialmente incluso podría ser fabricada en lo que en última instancia se convierte en la nanopartícula lipídica que es la frecuencia portadora en la que se administra la inyección. Y es importante que la gente entienda que ya en 2002, y a lo largo de las solicitudes de patentes de 2003, y luego las patentes de armamentización que comenzaron en 2008, en cada uno de estos casos, se identifican fragmentos, pero se identifican sin especificidad. Así que no tenemos extremos terminales directos de los fragmentos, tenemos fragmentos que tienen, ya saben, brechas esencialmente hipotéticas en las que se puede colocar cualquier cosa. Y esa es la razón por la que encuentro que la verificación de hechos en torno a la situación de las patentes es muy decepcionante. Debido a que la razón por la que los verificadores de hechos entre sus atributos perezosos generales, la razón por la que los verificadores de hechos no están verificando realmente los hechos cuando se trata de los asuntos de patentes es porque las secuencias reales no están representadas en una forma digital que facilita hacer esta comparación. Literalmente, tuvimos que tomar imágenes de papel mecanografiado enviado, y luego codificarlas para hacer nuestra propia evaluación. No se puede hacer esto en el sitio de patentes de la OEP. No se puede hacer esto con los datos de la OMPI de Ginebra. No se puede hacer esto con los datos de la Oficina de Patentes de los Estados Unidos. En realidad tienes que entrar y reconstruir las secuencias genéticas reales a mano y luego compararlas con lo que se ha subido a los servidores públicos y ahí es donde encuentras que la cuestión de la novedad es algo que no se abordó. Era una ilusión fabricada.

Dr Wolfgang Wodarg  1:35:03

Tengo una pregunta más. ¿Es posible que veamos que la gripe ha desaparecido? Ya no tenemos gripe. La gripe seguro que los virus también están secuenciados. Y es posible que esas secuencias de partes de las que ahora hablamos puedan existir en ambos tipos de virus, de modo que es solo una cuestión de pruebas y [una] cuestión de instrumentos para observar lo que encontramos, si encontramos influenza o si encontramos Corona. Si tenemos un cierto, si usted tiene un libro, usted tiene una palabra con cinco letras, y usted encontrará estas cinco letras en muchos libros,

Dr David Martin  1:35:49

¿Correcto? exactamente. Sí. Wolfgang, tu pregunta es una hermosa metáfora de exactamente el problema. El problema es que, si lo que estamos buscando es algo que hemos decidido que ha decidido que vale la pena buscar, entonces lo encontraremos. Y la buena noticia es que lo encontraremos [en] un montón de lugares. Y si hemos decidido que ya no estamos buscando nada, no es del todo sorprendente que no lo encontremos porque no lo estamos buscando. El hecho del asunto es si es las pruebas de PCR rt que decidimos que hay fragmentos, que por cierto, he mirado cada una de las presentaciones regulatorias, que se ha presentado a la FDA, para tratar de averiguar cuál era el estándar de oro para obtener la autorización de uso de emergencia. Y qué fragmento de SARS CoV 2 era oficialmente el fragmento oficial que era el estándar comparativo. Y el problema es que no se puede obtener un solo estándar. Así que la pregunta se convierte en, en un mundo donde no hay un estándar único, ¿qué es lo que realmente encuentras? Porque si estoy buscando y ¿por qué no acabo de leer esto? Si estoy buscando un CCACGCTTTG? ¿Agrego la siguiente hebra G o voy no, no, el siguiente bit es GTTTATTCG. Y entiendes el punto. El punto es que donde elijo comenzar y detenerme, puedo decir que lo encontré. No, no lo encontré.

Dr Wolfgang Wodarg  1:37:33

Sí.

Dr David Martin  1:37:35

Y no encontré la coincidencia que proyecté sobre los datos porque elegí mirar los datos de una manera que no pude encontrar la coincidencia. La gripe no abandonó a la población humana. La influenza fue un mandato fallido de una década de vacuna contra la influenza que fue promovido desesperadamente, desesperadamente por los gobiernos de todo el mundo, fracasaron y decidieron que si la influenza no cumple con la promesa pública de hacer que todos se inyecten, cambiemos el patógeno.

Dr Wolfgang Wodarg  1:38:19

Hay muchos más que pueden cambiar.

Dr David Martin  1:38:21

Oh, Dios mío, tenemos toneladas más por venir.

Reiner Fuellmich  1:38:24

Sí, pero ahora estamos en ellos.

Viviane Fischer  1:38:27

Me gustaría decirles algo sobre este desarrollo de la prueba PCR de drosten, ya saben, porque lo analizamos brevemente, no en la medida en que ahora miraron las patentes que acaban de describir, sino que observamos este tipo de milagro, o como quiero decir, aspecto extraño de como el desarrollo de la prueba de Drosten , porque él, a pesar del hecho de que habría necesitado básicamente, a través de su empleador, The Charite tendría derecho a tener las patentes sobre este, ya saben, su invento, acaba de publicar la instrucción a la casa (inaudible) para que todos pudieran verla. Así que básicamente, toda la invención perdió su posibilidad de ser patentada, y eso es un poco extraño, ya sabes, cuando lo miras, así que le pedimos a la Charita en una solicitud de ley de Libertad de Información, y entonces dijeron, Bueno, ya sabes, porque había mucha prisa por sacar la, ya sabes, esta prueba porque había esto –

Reiner Fuellmich  1:39:34

– pandemia en marcha –

Viviane Fischer  1:39:34

– pandemia en marcha, así que fue como, no miramos las finanzas, ya sabes, simplemente no nos importaba. Así que eso es un poco extraño como procedimiento, porque quiero decir, básicamente esta prueba vale como miles de millones, saben, cómo podrían, quiero decir, este es un hospital financiado con fondos públicos, cómo pueden dar, ya saben, regalar todo esto, y luego porque también estaba en estrecha cooperación con una empresa privada TIB Molbiol. Es el mismo con el que había desarrollado todas las pruebas PCR desde 2002 desde el primer SARS, y luego MERS, (inaudible) y así sucesivamente y así sucesivamente. Así que es muy extraño, ya saben, porque básicamente estaba como, funcionando como un abridor de puertas para esta compañía, ya saben, porque también nos dijeron, así que básicamente, fue Drosten quien decidió a qué posible país o como laboratorio o lo que sea la prueba, esta compañía TIB Molbiol enviaría los kits de prueba para luego, por supuesto, , ganar más dinero, porque él era básicamente como, tenía una ventaja de ser el primero en moverse, ya sabes, Drosten y o esta compañía. Así que está claro ahora, quiero decir, tal vez no había nada en ese momento, porque ya había muchas patentes en marcha. Así que básicamente, a partir de este virus no nuevo o una prueba PCR, no pudo patentar nada que hubiera sido nuevo. Así que, básicamente, era realmente como una cosa muy lógica para hacer entonces usar todo el asunto como un solo para, ya saben, obtener ganancias de esta ventaja de ser el primero en moverse. Y tal vez Drosten está de alguna manera involucrado en toda esta estafa legal, financiera –

Reiner Fuellmich  1:41:16

– oh, es una de las personas más importantes en este juego, porque él es el que está tirando de las cuerdas que tiraron primero.

Dr David Martin  1:41:22

Sí, necesitas crear la ilusión de la demanda, y no hay nada en este momento que haga un mejor trabajo de crear la ilusión de la demanda que la urgencia de un evento que has fabricado.

Reiner Fuellmich  1:41:43

Esto suena casi como comedia, pero no lo es.

Dr David Martin  1:41:47

Bueno, es en que tenemos que darnos cuenta de que parte de la razón por la que fue tan fácil para nosotros monitorear y rastrear esta campaña particular de coerción y terror es porque lo hemos hecho antes. Ya saben, comencé mis comentarios asegurándome de que la gente lo recordara cuando se trataba de resolver el brote de ántrax. Ahora recuerden, que mientras teníamos cientos de 1000 militares en Oriente Medio, supuestamente incluso por los acontecimientos de septiembre de 2001, teníamos dos inspectores postales investigando el ántrax. ¡Dos! El mayor ataque de supuestas pinzas biológicas en suelo estadounidense y tuvimos dos Inspectores Postales. No se puede creer genuinamente que dos Inspectores Postales son los, ya saben, el crimen que detiene, ya saben, individuos alucinantemente poderosos en el universo. Ahora no tengo nada en contra de los inspectores postales, pero puedo garantizarles que si estuviera investigando un ataque bioterroroso, no tendría la oficina de correos, teniendo dos inspectores postales como su equipo de crack, haciendo la investigación. Ya saben, era falso, y el Congreso lo sabía. Y esa es la razón por la que, ya saben, publicamos una cosa que no es necesariamente un éxito de ventas, pero publicamos un informe de inteligencia sobre cada violación de los tratados de armas biológicas y químicas que la gente ha firmado en todo el mundo. Y es una guía telefónica que te dice dónde y quién y quién está financiando, por lo que para nosotros no fue difícil entender que esto no era una crisis de salud pública. Esta fue una campaña de marketing oportunista para abordar un objetivo declarado, y es por eso que esto es una maquinilla de afeitar occams. Es lo más fácil de describir, porque son ellos los que lo establecen. Y la realidad es que dijeron que necesitaban que el público aceptara una contramedida de vacuna contra el Coronavirus, y que necesitaban que los medios crearan el bombo, y que los inversores siguieran donde vieran ganancias. Usted no tiene nada más en lo que deba confiar para explicar los eventos de los últimos 20 meses, que la declaración real del perpetrador real. Y no hago el ejercicio de mirarme el ombligo de entrar para tratar de entender si había problemas de mamá detrás de un ladrón de bancos si están sosteniendo una bolsa de dinero fuera de un banco. De hecho, hago la loca suposición de que tal vez son un ladrón de bancos. Del mismo modo, si tengo a alguien que dice que necesitamos usar los medios de comunicación para promocionar una contramedida médica, que es de hecho la inyección de una proteína quimérica sintética y recombinante desarrollada a partir de una simulación por computadora. Si realmente voy a escuchar la motivación de por qué eso podría estar haciéndose, voy a escuchar a la persona que hace la manipulación que dice que los inversores seguirán donde ven las ganancias? No necesito más explicación.

Reiner Fuellmich  1:45:28

Yo tampoco. Bueno, esto es alucinante. Estoy muy contento, David, [quiero decir] hablamos hace un par de meses, tal vez hace 3 o 4 meses, y nos presentó un David, lo siento, James Henry.

Dr David Martin  1:45:52

Correcto.

Reiner Fuellmich  1:45:52

Y estaba tratando de encontrar abogados de patentes en este país que pudieran estar interesados en este caso. Ahora, hay algunos abogados de patentes que lo entienden, pero aparentemente no hay nadie hasta ahora, pero tal vez esto va a cambiar. Pero no había nadie dispuesto a abordar esto en el contexto de Corona. Ese es el problema.

Dr Wolfgang Wodarg  1:46:17

Esto no es nuevo. He tratado de encontrar un abogado así para especializarme en patentes para la Comisión (inaudible) para el Bundestag alemán hace 10 años, o hace más de 15 años. Y no lo encontramos porque tenían miedo de ser críticos con el sistema. Destruirían su propio trabajo. Esto fue muy difícil.

Reiner Fuellmich  1:46:38

Sí, tenga en cuenta que este es un problema antiguo, porque ahí es donde entra el problema. Desde la creación de la Oficina Europea de Patentes, los alemanes y los franceses, como era de esperar, han mantenido la animosidad que, ya saben, ha sido solo esta nueva versión de la animosidad que se remonta a siglos atrás. Pero cuando se creó la OEP, el papel de la oficina de patentes de Múnich se convirtió en una cuestión muy nacionalista para Alemania. Y la noción de que los examinadores de patentes alemanes y los profesionales de patentes alemanes todavía gozaban de supremacía sobre el resto de Europa se volvió dogmática. En 2003, en 2004, cuando mi organización auditó por primera vez la Oficina Europea de Patentes, y en la que demostramos que entre el 20 y el 30 por ciento de las patentes en Europa eran falsificaciones funcionales, lo que significa que se copiaron de patentes anteriores, la representación alemana de la Oficina Europea de Patentes perdió la cabeza ante la idea de que estaban haciendo algo remotamente mal. Cuando la Unión Europea nos encargó un examen de las patentes de software unos años más tarde, a petición de la delegación sueca ante la Unión Europea, y mostramos cientos y cientos de patentes de software que fueron concedidas ilegalmente por la Unión Europea a través de la OEP. Y luego descubrimos que eran los examinadores de patentes alemanes y los profesionales de patentes alemanes los responsables de su presentación. Una vez más vimos que había una enorme protesta. Y lo que ocurre es que tenemos una posición dogmáticamente sostenida, que dice que aunque se supone que la Oficina Europea de Patentes es paneuropea, todavía hay en la mente del sistema de patentes alemán una supremacía sobre el resto de Europa. Y si pones en duda algo, incluidas las patentes concedidas sobre un arma biológica, estás pisando un terreno por el que no hay perdón.

Dr Wolfgang Wodarg  1:49:09

Sí. Teníamos algunas preguntas de Transparencia Internacional, y fuimos borrados; no se siguió el tema.

Dr David Martin  1:49:17

sí. Simplemente no se puede. No es accesible, y esa es solo la tragedia de lo que desafortunadamente se ha convertido en una organización de captura regulatoria. En realidad no está haciendo el servicio público.

Reiner Fuellmich  1:50:24

Reiner traduce.

Dr David Martin  1:50:53

Bueno, gracias por el tiempo que has pasado y espero que haya sido útil.

Reiner Fuellmich  1:50:57

Fue muy útil.

Dr Wolfgang Wodarg  1:50:59

Muy servicial, muchas gracias.

Reiner Fuellmich  1:51:00

Vamos a escuchar muchos ecos. Gracias David, y que tengas un gran fin de semana.

Dr David Martin  1:51:07

Bien, cuídense todos.

Dr David Martin  1:51:08

Sí, tú también. Adiós.

Viviane Fischer  1:51:10

Adiós.

Dr Wolfgang Wodarg  1:51:11

Adiós.

Fuente: Reiner Fuellmich entrevista al Dr. David Martin – Fraude de patentes de los CDC – (covidtruths.co.uk)

Vacunas COVID-19. Luego de seis meses de su uso, ¿existe alguna razón para alarmarse?

Artículo extenso pero necesario. Si los médicos, trabajadores de la salud y científicos no tienen tiempo ni ganas de leer escritos como este, más vale mantenerte lejos de ellos.

***

Un resumen de los asuntos principales bajo examen, junio 2021

Por Aldo Mazzucchelli

PARTE 1. Signos preocupantes más allá de la supervisión oficial

Al momento de preparar este reporte, poco más de seis meses después de iniciada la vacunación en el mundo, algunas señales de preocupación están adquiriendo un volumen y una visibilidad que los va haciendo discutidos en círculos algo más amplios a los de los grupos críticos más duros. Esos problemas demandan explicación. ¿Cuáles son esos problemas, para empezar pues?

Sigamos la recopilación realizada hasta el día 11 de junio por Austin Walters para Estados Unidos. En ese país de más de 330 millones de habitantes, aproximadamente la mitad de la población ya está vacunada (53% una dosis; 47% dos dosis), y sólo están usando vacunas de nueva tecnología (ARNm o vectorizadas). Por tanto, Estados Unidos, país enorme y diverso, sirve como una muestra de razonable relevancia. 

El VAERS (Sistema de Reporte de Efectos Adversos de Vacunas) norteamericano reporta a esta altura un número de fallecimientos vinculados a las vacunas contra COVID muy alto, en términos comparativos, respecto de todas las vacunas conocidas antes en todos los años de existencia del mecanismo VAERS. Esta es meramente una comparación interna que no permite extraer conclusiones finales sobre lo que esté pasando, pero el gráfico inicial es llamativo: 

Reportes de muerte en VAERS desde 1990 al 28 de mayo de 2021. Números absolutos.

Estos datos han sido inmediatamente recibidos con una andanada de críticas de parte de los usuales «fact-checkers» que, lejos de ser fuentes objetivas de verificación, son organizaciones ideológicas y políticas totalmente comprometidas con la defensa del discurso ortodoxo relativo a Covid-19. De modo que si el lector intenta hacer una verificación superficial de cualquier crítica que se haga a las vacunas, lo primero que encontrará si usa Google será una gran cantidad de «verificaciones independientes» que dirán lo contrario. Así funciona la censura y el control mental de las grandes compañías tecnológicas estos días, de modo que el lector que quiera realmente avanzar en la veracidad de las cosas deberá ir más allá de esta primera barrera de desinformación que se le tira encima. 

Lo llamativo es que incluso PolitiFact, uno de los fact checkers más conocidos, parciales y comprometidos con la ortodoxia Covid, no puede negar totalmente los hechos. Lo que hace es relativizarlos, y decir que el VAERS no debe usarse como mecanismo para «sacar conclusiones definitivas», sino que «es bueno para detectar patrones de eventos que podrían indicar un problema, lo que a su vez podría desencadenar una mayor investigación de un posible problema de seguridad«.

Obviamente, solo un tonto sacaría conclusiones exclusivamente por los datos del VAERS. Pero es justamente el patrón de eventos que notablemente y sin lugar a muchas dudas emerge del VAERS, lo que debería «desencadenar una mayor investigación». De modo que, incluso siguiendo las recomendaciones de cosas como PolitiFact, hay patrones preocupantes que deberían llamar a la cautela respecto de estas vacunas.

Además de ello, el reporte de efectos indeseados, muchos de ellos graves, es extremadamente alto también. 

Hagamos pues una crítica más equilibrada del VAERS y lo que permite ver, y complementémosla con algunas fuentes más duras. Por ejemplo, con las muertes reales y oficiales reportadas por el CDC.

1.1 Primero, el VAERS es definitivamente una sub-representación de lo que pasa. 

En efecto, el mecanismo VAERS no reporta más que una pequeña fracción de los eventos (incluidos  fallecimientos) reales. Esto es conocido y admitido por las propias autoridades del VAERS, y ocurre por un conjunto de causas. El reporte no es obligatorio; el reporte genera responsabilidades incluso penales -en caso de falsificación- para la persona que se hace responsable; y el reporte es muy engorroso en términos del tiempo y detalles que insume llenarlo. De modo que sean cuales sean las cifras que arroja el VAERS, estas son necesariamente sólo una fracción de las ocurrencias reales, y de qué fracción se trata es materia especulativa -algunos indican que es el 1% y otros que es el 25%, por ejemplo. Ver por ejemplo un estudio para el nivel de subreporte de anafilaxis aquí

1.2 Segundo, existe un problema de definición conceptual respecto de qué es lo que se está reportando. 

En efecto, los problemas y síntomas experimentados por algunos o muchos de los vacunados tienen un amplio espectro que complica cualquier panorama simplista. Muchos de ellos -especialmente los más graves- involucran problemas circulatorios que llegan hasta el infarto fulminante, o el ACV provocado por coagulación, pasando por diversas formas de parálisis, inflamaciones y dolores persistentes, miocarditis, problemas con la coagulación, sangrados, pérdida de la visión y el habla, y desórdenes de la función menstrual, abortos espontáneos, entre otros. Pero -y debido al ambiente obviamente enrarecido y las presiones que son cosa de todos los días en relación al asunto de las vacunas, su efectividad, sus riesgos relativos, etc.- se desarrolla una verdadera guerra dialéctica y de «papers» encontrados, de donde es muy difícil obtener una visión clara. 

1.3 Tercero, «correlación no es causalidad», y «cercanía en el tiempo de dos eventos» no es demostración de que existe conexión causal entre ellos.

Esto es perfectamente lógico, y debe tenérselo en cuenta. Pero si nada impotante cambió en el mundo de la vacunación en diciembre de 2020 salvo que se comenzó a vacunar contra COVID-19, y los eventos reportados en conexión con esta vacuna suben hasta golpear el techo, no es la hipótesis más plausible decir que ambos hechos no tienen nada que ver, ni ignorarlo. Es preciso profundizar.


1.4 La mortalidad inexplicada

Veamos pues otra fuente de datos. Sea el CDC, el lugar más oficial y autorizado de Estados Unidos que lleva el conteo de fallecimientos y sus causas. 

Un elemento que parece significativo, entre otros y además del aumento indiscutible y astronómico de reportes VAERS, es el aumento de muertes desde que se comenzó a vacunar, en Estados Unidos, por lo que se conoce como «Signos, síntomas y hallazgos clínicos y de laboratorio anormales, no clasificadas de otra forma» (categoría R00-R99). 

Esto, en palabras más simples, son todas las muertes que aun el CDC no puede explicarSteve Kirsch tiene una interpretación más detallada -y más extrema- que la que sugeriremos aquí.

Abajo se ve una captura de pantalla con los datos del CDC para esa categoría al 16 de junio, donde se ve que existe un aumento muy significativo de esa categoría «R00-R99». En el gráfico se ve la curva (en rojo) de esas muertes, aumentando abruptamente a partir de la vacunación; se la compara con un evento estacional que característicamente lleva a un aumento de fallecimientos en esos meses invernales, la categoría J09-J18, «Influenza y neumonía», (en azul):  

Cuenta provisional de muertos semanales en estsdos de Estados Unidos. Fuente: Centers for Disease, Control and Prevention (CDC)

Las muertes no explicadas trepan a un total muy por encima de lo normal desde el mes de Febrero 2021, un mes y medio después de comenzar la vacunación. 

Para que se aprecie con claridad cuán anormal este aumento es, compáreselo con los casos de la misma categoría, R00-R99 en los últimos 7 años. Las muertes «inexplicables» son la línea azul. En este caso, la línea roja muestra las muertes por influenza:

Serie histórica de muertes atribuidas a la categoría «Signos, síntomas y hallazgos clínicos y de laboratorio anormales, no clasificadas de otra forma«. Fuente: Centers for Disease, Control and Prevention (CDC)

El reporte de muertes asociadas en VAERS directamente a la vacuna es de casi 6.000 al momento de escribir este reporte . Recuérdese que el VAERS sub reporta de un modo significativo -pero en este momento imposible determinar cuán significativo.

El lector puede conectar los dos datos recién brindados -fallecimientos reportados por el CDC como «no explicados» desde que se comenzó a vacunar en Estados Unidos, y reporte de muertes en VAERS asociadas a la vacunación contra COVID-19. Acaso no sea insensato aventurar que la unión de ambos eventos, y cada uno por sí solo, alcanzan para plantear la hipótesis de que podría estar habiendo efectos secundarios graves, y muertes, asociadas a las vacunas con aprobación de emergencia contra COVID-19. 

Mientras que esos son los datos más relevantes que pueden citarse para Estados Unidos, hay sistemas similares en Canadá, países de la Unión Europea o Israel que también podrían consultarse. En todo caso esta es información suficiente ya para dar una alarma seria, sin contar los numerosos eventos anecdóticos de fallecimientos con una o dos dosis de vacunas, a menudo por causas similares a COVID-19 o por muertes vinculadas a fallas cardiovasculares, que -como casi todo el mundo hoy- conocemos, y que hemos dejado fuera a propósito y para mantener este reporte en la mayor neutralidad posible.


PARTE 2. La aprobación de las vacunas y la versión por el momento oficial y autorizada: la proteína espiga no viaja

Como el lector verá si consulta los textos que componen este dossier -y si quiere profundizar, también le remitimos a otros materiales fundamentales en inglés, citados en este número- el problema fundamental reside en el hallazgo -que se ha intentado negar por parte de las mismas voces de los «fact checkers» y por campañas de ataque personal llevadas adelante a menudo en base a anónimos, como se verá- de que la proteína espiga generada por las vacunas, que se creía era biológicamente inactiva, y que se creía permanecía en la zona de la inyección, en realidad se acaba de descubrir que se libera y viaja por todo el cuerpo, instalándose en diversas partes del cuerpo, con un alto potencial de crear daños a corto, mediano o largo plazo.

El problema por ahora reside, pues, en si es correcto este hallazgo, y si la proteína espiga se comporta como estaba previsto por quienes diseñaron las vacunas, o no.

Demos primero el argumento que niega que haya cualquier problema. Derek Lowe, desde su blog en Science Translational Medicine, afirma que no los hay, apoyando la versión oficial sostenida por las empresas fabricantes. Traducimos aquí el párrafo fundamental, donde Lowe explica por qué no puede compararse el comportamiento y efectos de la proteína espiga generada por la vacunación con la proteína espiga original del virus:

Ahora llegamos a una diferencia clave: cuando una célula recibe el efecto de una nanopartícula de ARNm o de un vector de adenovirus, por supuesto comienza a expresar la proteína Spike (espiga). Pero en lugar de ensamblarse en más partículas virales infecciosas, como ocurriría en una infección real por coronavirus, esta proteína se traslada a la superficie de la célula, donde permanece. Ahí es donde se presenta al sistema inmunitario, como una proteína intrusa anormal en la superficie celular. La proteína Spike no se libera para vagar libremente por el torrente sanguíneo por sí misma, porque tiene una región de anclaje transmembrana que (como su nombre indica) la deja pegada. Así es como se asienta en el propio virus, y hace lo mismo en las células humanas. Véase la discusión en este artículo sobre el desarrollo de la vacuna Moderna, y lo mismo se aplica a todas las vacunas de ARNm y vectores que producen la espiga. Ciertamente, no se da la situación de infección real de los virus cubiertos de Spike que se arrastran por todas partes a través de la circulación. La proteína Spike producida por la vacunación no se libera de manera que llegue a encontrarse con las proteínas ACE2 en la superficie de otras células humanas en absoluto: está asentada en la superficie de las células musculares y linfáticas en el hombro, no vagando por los pulmones causando problemas.

Esa es la versión que dieron por buena las agencias reguladoras, la FDA norteamericana, la Agencia Europea del Medicamento, etc. al momento de aprobar las vacunas condicionalmente. Y hasta el momento, esas reguladoras siguen manteniendo su confianza en que los resultados anunciados por las empresas eran correctos. 

Dificultades en la evaluación de la seguridad de las vacunas experimentales

En este punto, conviene profundizar en algunos detalles de los mecanismos según los cuales estas vacunas recibieron sus aprobaciones de emergencia. Puesto que la noción generalizadamente transmitida por los medios tradicionales de comunicación es que las vacunas no ofrecen ningún problema de seguridad, corresponde preguntarse de dónde sale esa afirmación y qué la sustenta.

En principio las agencias reguladoras, por ejemplo en Estados Unidos y Canadá, aun no han tomado medidas sobre los potenciales efectos secundarios negativos que, en diverso volumen, se han venido conociendo para las vacunas experimentales contra la Covid-19. Pero esto está comenzando a cambiar.

Por ejemplo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) anunciaron, el 11 de junio de 2021, que se celebraría una reunión de emergencia el 18 de junio de 2021 para discutir los informes de inflamación del corazón resultantes del uso de las vacunas Pfizer y Moderna en hombres jóvenes de 16 a 24 años de edad. 

Según el experto canadiense Byram Bridle -de quien hablaremos más adelante- existen diversas razones por las cuales recién ahora estas revisiones estén ocurriendo. Él las enumera:

* «Dificultad nº 1: Es demasiado pronto para saberlo con seguridad. 

Tanto Pfizer como Moderna iniciaron grandes ensayos de fase 3 aleatorizados, doblemente ciegos y controlados con placebo. El grupo de placebo es importante porque sirve como grupo de referencia y ayuda a interpretar los efectos secundarios experimentados en el grupo de la vacuna. 

En el momento en que se concedió la autorización de uso de emergencia a las vacunas, cada empresa tenía datos de seguridad y eficacia para una media de sólo dos meses después de la administración de la segunda dosis de la vacuna; en el estudio de los adolescentes, la mayoría de los sujetos tenían datos de seguridad y eficacia sólo para uno o dos meses. 

Según los protocolos originales, se supone que cada individuo del estudio debe recibir seguimiento durante un total de dos años después de la segunda dosis. 

Dificultad nº 2: Abandono del grupo de control 

Las vacunas han sido autorizadas bajo uso de emergencia en muchos países clave, a nivel mundial; y las presiones basadas en el miedo impuestas por las agencias de salud pública para vacunar a todo el mundo han desencadenado que los participantes en el estudio quisieran saber a qué grupo del estudio habían sido asignados, para que los del grupo de placebo pudieran ser vacunados. Por lo tanto, los estudios se han desenmascarado, lo que significa que que ya no hay un grupo de placeboEsto significa que una evaluación rigurosa de la seguridad en el contexto de un estudio clínico bien controlado ya no es posible, y hay que confiar más en sistemas de vigilancia pasiva posteriores a la aplicación de la vacuna.

Por supuesto, esto, en sí mismo, es un reto, dado que hay incertidumbre tanto en el numerador (el número de eventos adversos relacionados con la vacuna) como en el denominador (el número que es típico para ese evento, también conocido como la «incidencia de fondo» del acontecimiento). Además, es muy difícil demostrar definitivamente que un acontecimiento está causado por la vacunación (y no sólo asociado a ella) cuando se utilizan sistemas de vigilancia pasiva.

Dificultad nº 3: Notificación insuficiente de los acontecimientos adversos 

El problema de los sistemas de notificación pasiva de acontecimientos adversos, que es el tipo de sistema que tanto Canadá como los Estados Unidos utilizan, es que existe un problema notorio de subnotificación de los efectos adversos. Esto se debe a que la notificación es voluntaria; la gente puede desconocer que hay formas de notificar los acontecimientos adversos; a menudo se disuade a la gente de notificar los acontecimientos adversos; la gente (incluidos los médicos) asumen que la afección no está relacionada con la vacunación; o las personas pueden no ser capaces de notificar sus efectos adversos (si están gravemente discapacitados, enfermos o han fallecido). 

Lo más desconcertante es la situación, como vemos en Canadá, en la que los informes de eventos adversos que intentan presentar los profesionales médicos son preseleccionados, y a veces rechazados por las autoridades de preselección. En consecuencia, las bases de datos de acontecimientos adversos pueden fácilmente no identificar posibles problemas, o subestimar los problemas en un grado desconocido y, por lo tanto, no son una fuente de  cifras exactas para calcular el verdadero riesgo. 

Por ejemplo, utilizando el VAERS de Estados Unidos, se estimó que el riesgo de anafilaxia era de 4,7 por millón para la vacuna Pfizer y de 2,5 por millón para la Moderna; sin embargo, en un estudio de vigilancia activa de 64.900 trabajadores sanitarios vacunados, la tasa fue en realidad de 216 por millón , lo que representa una tasa potencial de subnotificación de 46 a 86 veces. A pesar de estas limitaciones, los sistemas de vigilancia pasiva son útiles. 

Dificultad nº 4: Falta de consistencia global y de rigor en la definición de los eventos de especial interés para identificar posibles riesgos que podrían investigarse en estudios de seguridad adecuadamente diseñados.

Mediante el VAERS de EE.UU. y otros sistemas similares de notificación de acontecimientos adversos en todo el mundo, existe un seguimiento continuo de los acontecimientos adversos de especial interés. Pero se deja a cada jurisdicción la decisión de decidir qué acontecimientos adversos de especial interés, si los hay, serán objeto de un examen más minucioso. Por ejemplo, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ha elaborado una lista de eventos médicos importantes (EMI) que siempre deben clasificarse como graves. Los EMI que se notifican con mayor frecuencia tras la vacunación con COVID-19 (en orden descendente) son

– Desmayo (síncope) 

– Coágulo(s) de sangre en los pulmones 

– Reacción anafiláctica 

– Trombosis venosa profunda 

– Neumonía 

– Recuento bajo de plaquetas (trombocitopenia)

– Coágulo(s) de sangre o hemorragia en el cerebro

– Alucinaciones 

– Derrame cerebral 

– Pérdida de conocimiento 

Todavía no se han establecido relaciones definitivas de causa y efecto para estos acontecimientos; se espera que, con más vigilancia y tiempo, se comprenda mejor el papel de las vacunas en la causa de estos acontecimientos. Mientras tanto, dado que la proteína de la espiga está biológicamente activa y que existen mecanismos que podrían explicar algunos de estos EMI, hay buenas razones para preocuparse de verdad


PARTE 3. Los desafíos a la versión oficial sobre la seguridad de las vacunas. Las opiniones de Robert Malone, el creador de la tecnología de vacunas ARNm

¿Cuál es el problema con esa versión oficial, que es la que usted encontrará en la mayoría de narrativas «centrales» u «oficiales» hoy respecto de la vacuna? Aparentemente, los científicos que crearon la vacuna creyeron que este sería el caso, e intentaron incluso asegurarse de que lo sería. Pero, al no haberse realizado los estudios con la extensión y profundidad requerida, hay acontecimientos científicos que parecen comenzar a revelar desde hace unas semanas que, en realidad, la vacuna no se comporta como se esperaba.

¿En quién podemos apoyar esta afirmación? Encontramos una voz que es considerablemente experta como para escucharla. Se trata del creador mismo de la tecnología ARNm empleada en estas vacunas, Robert Malone.

Robert Malone ha descrito recientemente su trayectoria profesional así: «Soy un médico y científico afincado en Estados Unidos con un amplio historial de innovaciones exitosas en ciencia básica y aplicada, patología, virología molecular, inmunología, desarrollo de vacunas, biodefensa, gestión de proyectos, desarrollo clínico, asuntos normativos y bioética. Llevo trabajando en esta área desde 1984 y he intervenido en múltiples hallazgos, normalmente apoyando a clientes farmacéuticos o al Departamento de Defensa de los Estados Unidos. He recibido autorización de nivel «secreto» para el Departamento de Defensa. Desempeñé un papel clave en el avance del candidato a vacuna contra el ébola rVSV-ZEBOV de PHAC y en la participación de Merck en el desarrollo, lo que dio lugar a la eventual concesión de licencias para este producto tan importante de la investigación canadiense de PHAC.

También soy el inventor original de las vacunas de ARNm y de ADN. Esta afirmación está corroborada por publicaciones académicas, así como por un amplio conjunto de patentes estadounidenses y mundiales con fecha de presentación de 1989.»

Veamos pues lo que explica Malone al ser entrevistado en el podcast DarkHorse del biólogo, profesor universitario y divulgador científico Dr. Bret Weinstein –le pasamos el link a BitChute aquí porque, desde luego, el podcast original en YouTube ha sido censurado. 

Aunque el lector puede interesarse en saber que Weinstein está republicando la conversación (originalmente de 3 horas) en varios y muy interesantes fragmentos, aquíaquíaquí y aquí. Todos son invalorablemente valientes e interesantes -hasta que los censuren de nuevo, ahí están.

Robert Malone (izq), Bret Weinstein (centro) y Steve Kirsch (derecha) discutiendo sobre la seguridad de las vacunas ARNm. Malone es el creador inicial de la tecnología en discusión

Así iba la parte relevante a nuestro asunto de aquella conversación:

Bret Weinstein: La teoría es que la vacuna codifica la proteína espiga sola (sin el resto del virus). Es decir, el material genético estabilizado y recubierto por un lípido es enviado a células del cuerpo y ahí da la orden a la propia célula del cuerpo para que produzca una proteína, la «espiga». En qué consiste lo que se va sabiendo: en que la proteína espiga por sí misma es muy peligrosa. Es citotóxica. ¿Es esta una descripción justa?

Dr. Robert Malone: Más que justa. Y yo alerté a la FDA acerca de este riesgo hace muchos, muchos meses… Simplemente para dejarlo bien claro: Ellos sabían. Les mandé los manuscritos, y su determinación fue que no pensaban que esa documentación fuese suficiente respecto del riesgo de la que espiga estuviese activa biológicamente.

B. WeinsteinHoy sabemos que la spike es muy peligrosa. 

R. Malone: Si la proteína espiga hiciese lo que los prospectos de estas vacunas dicen que hace, que es alojarse en la membrana de la célula que está haciendo la transcripción, sería mucho menos destructiva. No se trata solo de la literatura que acompaña a la vacuna, se trata de la literatura publicada por la gente que la desarrolló -que desarrolló estos clones. Ellos sabían que existía un riesgo de que la espiga estuviese biológicamente activa y que hubiese eventos adversos, si no se quedaba adherida a las células que estaban siendo transfectadas -las que recibieron el ARN y crearon esas proteínas espiga.

Entonces, usaron un método de ingeniería genética, de poner un dominio transmembrana en ellas, para asegurarse de que se mantuviese aislada y se mantuviese quieta en esa célula. Luego hicieron estudios no clínicos limitados. Y dijeron «parece que se queda quieta. Nosotros la ingenierizamos para que se quedase quieta». Y publicaron eso.

El problema es que eso, en general, no es considerado suficientemente bueno. Un paquete de datos no clínicos. Normalmente, antes de liberar una vacuna para que sea usada en humanos, no nos apuramos. Tenemos que hacer en animales una serie muy rigurosa de pruebas. 

Revelar que la espiga se separa de la célula en la que se supone debe permanecer y queda liberada es algo que absolutamente debió ser conocido y comprendido bien mucho antes de arriesgarse a ponerla en seres humanos.

[…]

Yo soy un regulador profesional, y hablé con la FDA, y tengo buenos amigos ahí en posiciones de mando. Ellos estaban conscientes, ya cuando se estaban haciendo los ensayos clínicos al azar, que estaban ocurriendo estos eventos adversos. Muchos se demoraban de manera extraña, y eran atípicos para lo que es un estudio para una vacuna. Esta es una tecnología totalmente nueva, y eso como que va al centro del problema. Creo que una de las cosas que pasan es que se asume que esta es una vacuna como cualquier otra. Y no lo es.  

[…] 

Yo no sabía… yo recibí el paquete de datos que los canadienses obtuvieron via FOIA, dentro de las 24 horas de que se liberó, lo revisé -en nombre de TrialSite, a pedido- y francamente me alarmé de lo que vi. Muy inusual. De modo que le pedí a un regulador aun más experimentado y senior que yo que lo mirase. Y él descubrió más cosas. Como la ausencia del Reprotox -Paquete de Toxicidad Reproductiva-, que normalmente debe hacerse e incluirse. Así como la Genotoxicity -que es la toxicidad a los genes del sistema en prueba. Ese es algo como el Nivel 1 para genotoxicinomas. Pero, estos son ensayos imperfectos. Si hay un truismo en la investigación no-clínica es, como siempre decimos, que los ratones mienten, los monos engañan, y los seres humanos son los únicos que prueban si algo es seguro y efectivo para humanos. Pero uno debe hacer algo antes de permitir que un material sea testado inicialmente en humanos. En fin, lo que fue alarmante, es que lo que se había hecho, al menos en ese paquete. Y me dijeron… hablé con Peter Marks, el director de CBER [el Centro para Evaluación e Investigación Biológicas de la FDA] sobre estas preocupaciones, y me dijo que Pfizer había presentado un nuevo paquete de datos en las últimas dos semanas, y que estaban evaluándoloDe modo que pienso que tenemos que tomar esos datos con un poco de cautela, porque están siendo actualizados, y aun no sabemos lo que hay de nuevo.»  

S. Kirsch: ¿Pero estos datos nuevos son sobre humanos?

R. Malone: No, son en roedores

S. Kirsch: Bueno, ¡pero los roedores no tienen la misma afinidad a los receptores ACE2!

R. MaloneEstamos en terreno confuso. Y pienso que todos podemos estar de acuerdo -Tony Fauci podría estar de acuerdo- que se tomaron atajos debido a la emergencia, y cuando uno hace eso… Estos son procesos para confirmar la seguridad que han evolucionado durante décadas…


PARTE 4. Las alertas de Byram Bridle

El Dr Byram Bridle es Profesor Asociado de Inmunología Viral de la Universidad de Guelph, en Canadá. El Dr. Bridle es exactamente lo contrario a un «antivacunas». Se trata de un doctor en inmunología viral que ha pasado buena parte de su carrera investigando y creando… precisamente, vacunas. Él mismo describe lo que hace: -«Trabajo mucho. He pasado mi carrera desarrollando vacunas. Nunca he recibido financiación para esta investigación de ninguna fuente de la industria farmacéutica. He recibido financiación de las agencias gubernamentales que he enumerado aquí. Así que tenemos dos agencias federales de financiación, los Institutos Canadienses de Investigación Sanitaria, y otra, el Consejo de Investigación de Ciencias Naturales e Ingeniería de Canadá«. 

Dr. Byram Bridle

Bridle está en este momento en el ojo de una tormenta que amenaza con quitarle su trabajo y su título profesional -al final transcribimos la ejemplar carta de apoyo que, sin conocerlo, le escribió Robert Malone hoy 19 de junio-, luego de que divulgase y comentase una información que obtuvo antes que nadie, junto a un grupo de colaboradores internacionales. Esa información surge de un reporte hecho al gobierno japonés por Pfizer, que Bridle encontró en una referencia a un reporte del British Medical Journal que transcribimos también en este número.

Entre la campaña de ataques personales a Bridle se incluye la creación anónima de un sitio web que usurpa su nombre, donde se intenta destruir -con argumentos que hemos revisado y no merecen mayor destaque, pues se limitan a citar un conjunto de trabajos no arbitrados creados todos en un solo hospital de Israel y sobre un número minúsculo de casos-, junto a una cita al mismo párrafo de la misma entrada del blog de Derek Lowe que citamos al comienzo de este reporte, el cual está cuestionado posteriormente por todo lo nuevo que ha aparecido. 

Byram Bridle -preocupado fundamentalmente por las posibles efectos de las vacunas en la población más joven, que según opinan muchos expertos, no la necesita- ha reunido su posición en este documento, titulado «Las Vacunas Covid-19 y los niños: guía de un científico para padres» 

Transcribimos a continuación el Resumen Ejecutivo y los capítulos más sustanciales de esta guía.


«Las vacunas Covid-19 y los niños: guía de un científico para padres»

Resumen Ejecutivo

«La vacuna de ARNm COVID-19 de Pfizer BioNTech ha sido autorizada en virtud de una orden provisional por Health Canadá para su uso en canadienses a partir de los 12 años, con compromisos obligatorios para el seguimiento de seguridad y eficacia a largo plazo. La autorización en virtud de una orden provisional significa que se necesita información adicional sobre la seguridad, la eficacia y la calidad de la vacuna, incluso en niños y adolescentes, para para respaldar la futura autorización completa de la vacuna en el mercado y su licencia.

Existe cierta incertidumbre respecto a la seguridad a largo plazo de la vacuna COVID-19 de Pfizer BioNTech en todos los en todos los individuos, y especialmente en niños, jóvenes y adultos jóvenes en edad fértil. De hecho, algunos estudios de seguridad parecen haberse dejado de hacer, en la prisa por lanzar las vacunas, y cada día se aprende más sobre ellas. 

Por ejemplo, antes se suponía que la vacunación con las vacunas de ARNm es segura porque es un evento localizado en el cuerpo, pues la vacuna queda limitada al músculo del hombro tras la inyección, y desencadena una respuesta inmunitaria en los nódulos linfáticos locales. Sin embargo, hay pruebas de que la vacuna COVID-19 de Pfizer no permanece en el lugar de la inyección. De hecho, una vez inyectada, el contenido de la vacuna parece viajar ampliamente por todo el cuerpo, hasta el cerebro y otros tejidos sensibles, como la médula ósea, el bazo, el hígado, las glándulas suprarrenales, los ovarios etc. No se sabe si estos sitios del cuerpo están involucrados en la producción de la proteína de la espiga, ya que esto nunca fue estudiado. No obstante, se han publicado nuevos datos según los cuales, tras la vacunación con la vacuna Moderna (una vacuna de ARNm muy similar a la vacuna de ARNm de Pfizer), la proteína de la espiga puede entrar en el sistema circulatorio. Presumiblemente, esto significa que la proteína de la espiga puede viajar extensamente por todo el cuerpo.

Es importante entender qué órganos producen la proteína de la espiga, qué factores hacen que la que la proteína de la espiga entre en la circulación, cuánto tiempo circula la proteína de la espiga y en qué fluidos corporales (por ejemplo, el semen, la saliva, la leche materna, la orina) la proteína de la espiga está presente. Esta información es increíblemente importante porque recientemente se ha descubierto que la proteína de la espiga es «biológicamente activa».

Esto significa que la proteína de la espiga no es sólo un antígeno que el sistema inmunitario reconoce como extraño. Significa que la proteína de la espiga, por sí misma, puede interactuar con receptores en todo el cuerpo, llamados receptores ACE2, causando potencialmente efectos indeseables como daños al corazón y al sistema cardiovascular, coágulos de sangre, hemorragias y efectos neurológicos. 

Aunque algunos podrían argumentar que el riesgo de que la proteína de la espiga cause este tipo de daños es sólo un riesgo teórico, cuando estamos vacunando en masa a una población predominantemente sana, incluidos niños, adolescentes y adultos en edad fértil, no tenemos absolutamente ningún margen de error.

Las incertidumbres científicas actuales exigen que sea interrumpida la administración de la vacuna COVID-19 de Pfizer a niños, adolescentes y adultos jóvenes en edad fértil hasta que se realicen estudios científicos adecuados que se centren en la seguridad, la farmacocinética y la biodistribución de las vacunas y de la proteína de espiga codificada en la vacuna. La interrupción de la vacunación puede hacerse de forma segura porque:

– El riesgo de COVID-19 grave y potencialmente letal en estas poblaciones específicas es tan bajo que necesitamos estar muy seguros de que los riesgos asociados a la vacunación masiva no son mayores;

– Los miembros asintomáticos de esta población no representan un riesgo sustancial de transmitir el COVID-19 a otros; y 

– Existen estrategias eficaces de tratamiento precoz para los pocos niños, adolescentes y jóvenes adultos en edad fértil que pueden estar en riesgo de desarrollar COVID-19 grave, como la ivermectina, fluvoxamina y budesonida.

No es apropiado utilizar una vacuna «experimental» en un grupo de población a menos que el beneficio de la vacunación supere el riesgo de la misma en ese grupo de población. Siendo ya tan bajo el riesgo de COVID-19 grave en niños, adolescentes y adultos jóvenes en edad fértil, no se puede concluir que el beneficio de vacunar a estos grupos de población con una vacuna de la que no se conoce ni la seguridad ni la eficacia a largo plazo supere el riesgo. En otras palabras, el riesgo de COVID-19 grave es tan bajo en niños adolescentes y adultos jóvenes en edad fértil que los estándares de seguridad deben ser mucho más altos para ellos.

[…]

Pruebas de que las vacunas COVID-19 basadas en ARNm pueden distribuirse por todo el cuerpo

Cuando se diseñaron las vacunas COVID-19, no se apreció que la proteína spike podría dañar las células del cuerpo. Como consecuencia, la administración de las actuales vacunas COVID-19 puede poner a las personas en riesgo de dañar sus células, especialmente si la expresión de la proteína spike no se limita al lugar de inyección de la vacuna. Se hizo una suposición con estas vacunas que ha demostrado ser incorrecta. La suposición era que las vacunas de ARNm, que son una nueva tecnología, se comportarían igual que las vacunas tradicionales. Muchos pensaron que las vacunas de ARNm se quedarían en el lugar de la inyección y que el único lugar al que irían es a los nódulos linfáticos de drenaje en las inmediaciones del lugar de la inyección. Más concretamente, se pensaba que las células del sistema inmunitario llegarían al lugar de la inyección y crearían trozos del virus y llevarían estos trozos a los ganglios linfáticos donde se mostrarían a las células B y T (es decir, a los linfocitos B y T). Los linfocitos B y T se activarían, se multiplicarían en gran número

(por eso los ganglios linfáticos se hinchan cuando una persona está montando una respuesta inmune) y luego se dirigen a buscar el patógeno en el cuerpo. En particular, las células B son la fuente de los anticuerpos.

Por desgracia, los investigadores han llegado a saber que las vacunas de ARNm no se quedan en el músculo del hombro. De hecho, tienen el potencial de extenderse por todo el cuerpo a través de la sangre. Obviamente, esta es una conclusión muy seria, así que vamos a repasar la sólida evidencia científica que demuestra este potencial de biodistribución.

Un informe que Pfizer proporcionó al gobierno japonés (véase el Apéndice 2) fue publicado como referencia #25 en un artículo publicado en BMJ que se puede encontrar en este enlace. En la sección 2.6.5.5B del informe al gobierno japonés hay una tabla que contiene datos de biodistribución de las nanopartículas lipídicas.

Esta tabla muestra dónde se encuentra su «vacuna» sustituta (es decir, representada en laboratorio por pequeñas burbujas de grasa sustitutiva que contienen un marcador de detección analítico) acabó en el cuerpo de las ratas inmunizadas, utilizadas en el laboratorio como sustitutos de los humanos. A continuación se reproduce una parte de la tabla se reproduce a continuación. Por favor, revise los datos para que pueda obtener la imagen completa. Me gustaría destacar algunas observaciones. En primer lugar, como se muestra en el rectángulo azul que he añadido a la tabla, una gran parte de la dosis de la vacuna sustitutiva permaneció en el lugar de la inyección, como era de esperar. 

Notablemente, sin embargo, la mayor parte de la dosis de vacuna se había ido a otra parte. 

Cuadro del estudio de biodistribución de vacuna Pfizer, reporte a la agencia reguladora japonesa
Cuadro del estudio de biodistribución de vacuna Pfizer, reporte a la agencia reguladora japonesa (continuación)

La parte derecha de la tabla (mostrada en el informe al gobierno japonés) enseña que entre el 50 y el 75% de la dosis de vacuna no permaneció en el lugar de la inyección. La gran pregunta es, ¿a dónde fue a parar? 

Mirando los otros tejidos se muestran algunos de los lugares a los que fue y se acumuló. El rectángulo rojo muestra que la vacuna sustituta circulaba en la sangre. También hay pruebas de que una cantidad sustancial de la vacuna fue a lugares como el bazo (rectángulo verde), el hígado (rectángulo marrón), los ovarios (amarillo rectángulo), las glándulas suprarrenales (rectángulo morado) y la médula ósea (rectángulo naranja). La vacuna también llegó a otros lugares, como los testículos, los pulmones, los intestinos, los riñones, la glándula tiroides, la hipófisis, pituitaria, el útero, etc. La vacuna sustituta probada en un laboratorio se distribuyó ampliamente por todo el cuerpo de los animales de laboratorio.

Basándose en los resultados de esta prueba de biodistribución, deberían haberse realizado más pruebas para evaluar los impactos en más tejidos y durante un tiempo antes de que se autorizara el uso de la vacuna, especialmente en niños en crecimiento, adolescentes y adultos jóvenes en edad fértil. El fabricante de la vacuna, los investigadores y las autoridades reguladoras deberían haber examinado de forma más exhaustiva la posibilidad de que los animales de prueba eliminaran la vacuna mediante la evaluación de la saliva, la orina y las heces. Hay que tener en cuenta que hubo evidencia de cierto tráfico de la vacuna hacia la glándula salival y la vejiga, lo que indica que existe la posibilidad de que la vacuna se desprenda del cuerpo. Además, la biodistribución de la proteína de la espiga creada por el cuerpo después de la vacunación debió ser determinada cuidadosamente. Estos estudios deben realizarse en al menos dos modelos animales, uno de los cuales no debe ser un roedor, ya que los roedores tienen niveles de afinidad de unión al receptor ACE2 que es mucho menor que la de los humanos y puede, como resultado, subestimar el impacto de la proteína de la espiga en los seres humanos. También debería haber habido una evaluación de dónde iban la vacuna y la proteína de espiga en humanos en un ensayo clínico de seguridad de fase 1 muy limitado.

Esto podría no haber importado tanto si la proteína codificada por el ARNm fuese inerte, aunque los riesgos de autoinmunidad con la deposición de los nanomateriales lipídicos en diferentes órganos son ciertamente dignos de consideración. Pero ahora que sabemos que la proteína codificada por el ARNm tiene de sus propias actividades biológicas, existe un potencial aún mayor de daño a los órganos y tejidos derivados del material vacunal en circulación.

Aunque no son tan detallados como los datos del informe al gobierno japonés, el informe de Pfizer a la Agencia Europea del Medicamento establece conclusiones similares en cuanto a la amplia distribución de su plataforma de vacunas por todo el cuerpo. El informe se encuentra en el Apéndice 3. Es muy preocupante el siguiente extracto de la sección 2.3.2 en la página 45: «No se han realizado estudios tradicionales de farmacocinética o biodistribución con la vacuna candidata [Pfizer-BioNTech] BNT162b2«. Si esta es la primera vez que esta plataforma tecnológica de vacunas se ha puesto en marcha para su amplia distribución a los humanos, y si los datos de biodistribución japoneses mostraron evidencia de la propagación de la vacuna sustituta, hay que preguntarse ¿por qué se permitió el uso de esta vacuna experimental sin haber sido sometida primero a un estudio crucial de biodistribución? Esto nos habría dicho a dónde iba la vacuna en el cuerpo antes de su uso en las personas.

Apoyando la necesidad de abordar las incertidumbres y preocupaciones relativas a la biodistribución de la vacuna y la proteína resultante existe un artículo científico revisado por pares que acaba de ser aceptado para su publicación. En él se describe un estudio en el que se evaluó a 13 trabajadores sanitarios para la presencia de la proteína de la espiga en su sangre después de recibir la vacuna de Moderna (una vacuna de ARNm con una tecnología de plataforma esencialmente idéntica a la de la vacuna de Pfizer-BioNTech). En particular, la proteína de la espiga, (o la parte que se une al receptor ACE2), pudo encontrarse en la circulación en 3 de las 13 personas (y en 11 de las 13 personas), respectivamente42. La proteína de la proteína se pudo detectar en la sangre hasta dos semanas después de la vacunación en la mayoría de los individuos, y a los 28 días post-vacunación en un individuo. Algunos pueden argumentar que la concentración de la proteína era baja en la mayoría de las personas estudiadas. Sin embargo, una proteína que circula a una baja concentración durante dos o más semanas podría acumularse en las células a lo largo del tiempo, ya que la sangre perfunde constantemente (es decir, fluye a través de) los tejidos corporales. Además, los estudios de biodistribución en los apéndices sugieren que la proteína de la espiga podría concentrarse en muchos tejidos que que no serían evidentes si se observara sólo la sangre. También existe la posibilidad de que haya proteínas de espiga de la ACE2 en las células que recubren los vasos sanguíneos, pero esto no se investigó.

En cualquier caso, en este estudio a pequeña escala cabría esperar bajas concentraciones de la proteína de espiga en la circulación. Las altas concentraciones de una proteína que puede causar daños en los vasos sanguíneos en un gran número de personas no sería consistente con una baja incidencia de eventos adversos severos.

Recuérdese que el programa de vacunación de AstraZeneca fue suspendido en Canadá debido a una incidencia de 1:55.000 de coágulos de sangre. Si las proteínas de espiga en la sangre fueran responsables de un efecto secundario severo, uno esperaría ver altas concentraciones de esta proteína en sólo una entre muchas miles de personas; un fenómeno que probablemente no se detectaría en un análisis de sólo 13 personas. Es evidente que es necesario trabajar más para evaluar la biodistribución de las proteínas de la espiga en el cuerpo humano después de la vacunación.

Leche materna

En un artículo pre-impreso (nota: esto significa que el artículo aún no ha sido sometido a una revisión revisión científica independiente), hay datos que indican que el ARNm puede detectarse incluso en la leche materna después de la vacunación. Este aspecto del estudio fue minimizado, pero proporciona una prueba de principio de que esto puede ocurrir. Sabiendo lo que sabemos ahora, no sería sorprendente tener la proteína de la espiga

en la leche materna de algunas mujeres lactantes si se vacunaran. Las proteínas que circulan en la sangre suelen concentrarse en la leche materna. En particular, se han notificado algunos acontecimientos adversos de sangrado en el tracto gastrointestinal después de mamar de madres que habían recibido la vacuna COVID-19. 

Estos son algunos ejemplos del VAERS de EE.UU. (no he buscado más desde mayo de 2021):

Acontecimientos adversos graves relacionados con la lactancia después de recibir una vacuna COVID-19:

– VAERS ID #945282; una madre de 32 años hizo que su hija de 2 meses que estaba amamantando murió 7 días después de que la madre recibiera la vacuna de Pfizer-BioNTech

– VAERS ID #949926; una madre de 34 años hizo que su hijo de 4 meses en periodo de lactancia expulsara sangre y mucosidad en las heces a partir de 2 días después de que la madre recibiera la vacuna Moderna

– VAERS ID #992676; una madre de 30 años en período de lactancia, su hijo de 2 meses de edad experimentó anorexia, regurgitación, heces sanguinolentas descoloridas, vómitos de sangre, ulceración del estómago y hemorragia en el tracto gastrointestinal a partir de 2 días después de que la madre recibió la vacuna Moderna

También se produjeron otros tipos de acontecimientos adversos en lactantes asociados a la lactancia materna de madres que habían recibido recientemente la vacuna COVID-19. En aras de la brevedad, aquí he enumerado los números de identificación del VAERS; cualquiera puede buscarlos en la base de datos del VAERS disponible al público.

– VAERS ID #s: 903355, 911226, 913968, 913971, 918972, 921052, 927664, 936865,

939409, 974519, 978085, 978485, 984448 (madre) – 984602 (bebé), 1049482,

1105816, 1168901, 1171284

***

También hay un artículo preimpreso que describe cómo una vacuna basada en el adenovirus puede resultar en proteínas de espiga que dañan el sistema vascular. Este tipo de vacunas actualmente no se administradas a los niños en Canadá. El mecanismo es diferente al de las vacunas basadas en ARNm, pero el resultado es similar. Los autores de este artículo han acuñado un término interesante para describir el efecto de una vacuna contra el COVID-19 que causa el mismo daño en el cuerpo que el SARS-CoV-2; lo llamaron «síndrome de imitación de COVID-19 inducido por la vacuna»

PEG (Polietilenglicol)

Resulta que la sugerida amplia distribución de las vacunas de ARNm en todo el cuerpo tiene un precedente histórico, como la inmunización contra la gripe, por ejemplo. Sin embargo mucha gente no se da cuenta de que las nanopartículas lipídicas no fueron diseñadas para funcionar como vacunas. Fueron diseñadas para servir como terapias genéticas, o para transportar cargas de medicamentos por todo el cuerpo, incluso al cerebro, donde se podría intentar tratar enfermedades como el Alzheimer, la enfermedad de Parkinson y los cánceres cerebrales. El uso de PEG, se ha asociado a un shock anafiláctico en algunas personas tras recibir una vacuna de ARNm. 

El PEG se añadió a las nanopartículas lipídicas en los primeros días del desarrollo de fármacos para promover una distribución mucho más amplia en el cuerpo. En concreto, cuando el PEG se añade a las nanopartículas lipídicas, ayuda a las partículas evitan ser consumidas por las células en todo el cuerpo, especialmente las células del sistema inmunitario, lo que limitaría la distribución de la carga de ARNm. De hecho la adición de PEG a las nanopartículas lipídicas fue aclamada como un avance porque «este efecto es sustancialmente mayor que el observado anteriormente con los liposomas convencionales y está asociado a una prolongación de más de 5 veces del tiempo de circulación del liposoma en sangre «. 

En retrospectiva, parece que se ha cometido otro error en la prisa por administrar estas vacunas a las personas: Podría decirse que el componente PEG debería haberse eliminado de la formulación de nanopartículas lipídicas. Esto probablemente habría dado lugar a nanopartículas lipídicas con una mayor tendencia a permanecer en el lugar de la inyección y ser captadas por las mismas células del sistema inmunitario que queremos inducir una respuesta inmunitaria.

Conclusión:  La suposición de que las vacunas COVID-19 permanecen en el lugar de la inyección (es decir, el músculo del hombro) no está respaldada por las pruebas. Los estudios de laboratorio han demostrado que la propia vacuna, y la proteína de la espiga que codifica, pueden llegar a la sangre y distribuirse ampliamente por todo el cuerpo. Las vacunas dirigidas a la proteína pico del SARS-CoV-2 fueron diseñadas para inducir anticuerpos que se unieran a esta proteína para evitar que el virus pudiera infectar nuestro cuerpo. Se suponía que la proteína de la espiga era la «primera cosa» que debía proporcionar una vacuna; un objetivo para el sistema inmunitario. No nos dimos cuenta del potencial de la proteína de la espiga por sí sola para causar daño a las células del cuerpo. Ahora entendemos que las actuales vacunas de ARNm de COVID-19 tienen el potencial de distribuirse por todo el cuerpo, inoculando potencialmente e inadvertidamente inoculando muchos tejidos con una proteína que es posiblemente dañina. Si se está causando daños desconocidos a algunos órganos, éstos podrían no ser claramente evidentes hasta años después de la vacunación. Los datos presentados aquí no proporcionan pruebas de daños a largo plazo. Sin embargo, proporcionan la justificación para plantear una serie de cuestiones de seguridad. Estas cuestiones deben ser investigadas a fondo en estudios de seguridad antes de utilizar las vacunas COVID-19 en niños, adolescentes y adultos jóvenes en edad fértil.»

Una preocupación más allá de las proteínas de espiga circulantes: el potencial de inducción de autoinmunidad

Algunos científicos han propuesto que la proteína pico del SARS-CoV-2 podría tener porciones que son muy similares a las proteínas de nuestro propio cuerpo47. De ser cierto, inducir la inmunidad contra la proteína de la espiga podría, en teoría, promover trastornos autoinmunes. De hecho, dos investigadores descubrieron que existía una reactividad cruzada entre los anticuerpos inducidos contra la proteína de la espiga y varias proteínas «propias «. Esto llevó a recomendar, hace casi un año, que se evitara atacar la totalidad de la proteína de la espiga en las vacunas y, en su lugar, dirigirse sólo a las porciones de la proteína que no son similares a las proteínas de nuestro propio cuerpo. Por desgracia, las enfermedades autoinmunes pueden ser insidiosas y tardan años en manifestarse.

La amplia distribución de una vacuna de ARNm por todo el cuerpo implica otros mecanismos que podrían conducir a una enfermedad autoinmune. En primer lugar, las vacunas de ARNm promueven una fuerte inflamación. Esta es la razón por la que muchas personas tienen dolores en los hombros después de ser inmunizadas. Promoción de la inflamación en tejidos críticos, como los ovarios, después de ser sembrados con la vacuna podría tener consecuencias nefastas. Se supone que tejidos como los ovarios no deben inflamarse. Esto es así porque la inflamación causa mucho daño a los tejidos normales, lo que es indeseable en un órgano diseñado para la reproducción. Además, la proteína espiga codificada por la vacuna está diseñada para permanecer anclada en la superficie de la célula que la ha fabricado. Si los anticuerpos están presentes, como sería el caso de varios días después de la vacunación o la infección natural, podrían unirse a las proteínas de espiga en las células de todo el cuerpo, lo que provocaría su destrucción. Tomemos los los ovarios, de nuevo, como escenario teórico. Si fueran a sufrir cualquier tipo de destrucción de tejido, existe la posibilidad de que se liberen proteínas que el sistema inmunológico nunca ha visto antes.

Esto se debe a que nuestro sistema inmunitario aprende a tolerar lo «propio» a una edad muy temprana. Sin embargo, los órganos como los ovarios y los testículos comienzan a expresar nuevas proteínas durante la pubertad que el sistema inmunitario no ha sido enseñado a tolerar. Si éstas se liberan debido a un daño en el tejido, esto podría proporcionar las las mismas dos señales que necesita una vacuna para activar el sistema inmunitario: la señal 1 (proteína diana) y la señal 2 (señales de peligro asociadas al daño). Esto podría dar lugar a una respuesta autoinmune contra el órgano. En este ejemplo (ovarios), este daño podría no hacerse evidente hasta años años después, al intentar tener un bebé. Esto es una especulación, pero se basa en una gran cantidad de literatura científica que estudia cómo se inician las enfermedades autoinmunes. En particular, esto podría ocurrir en cualquiera de los tejidos sembrados con la vacuna si empiezan a expresar la proteína de la espiga.

Esto es ciertamente digno de investigación antes de la vacunación masiva de niños, adolescentes y adultos jóvenes en edad fértil.

Incluso el hecho de que las actuales vacunas COVID-19 hagan que las células musculares del hombro expresen la proteína de la espiga, es un problema potencial. Esto podría dar lugar a respuestas inmunitarias contra el tejido muscular. Esto es especialmente preocupante, porque Israel sospecha de una relación entre las vacunas COVID-19 y la inflamación del músculo cardíaco (una enfermedad conocida como miocarditis). De hecho, la Agencia Europea del Medicamento está investigando activamente esta posible relación.

Una vez más, con este tipo de preocupación en la comunidad mundial, uno debe preguntarse por qué estas vacunas se imponen con tanta fuerza a los jóvenes canadienses que no corren un alto riesgo de contraer la COVID-19. Será una tragedia si repetimos algo similar o incluso peor que el fiasco de la vacuna de AstraZeneca con nuestros jóvenes.»

¿Por qué no todos los que se vacunan experimentan un efecto secundario grave?

Es probable que la proteína de la espiga no entre en circulación en todas las personas. De hecho, en el estudio de 13 personas vacunadas con la vacuna Moderna, diez no tenían evidencia de la proteína de la espiga y dos no tenían evidencia de la subunidad S1 (un fragmento de la proteína de la espiga) en su sangre. Además, es importante recordar que, tras la vacunación, las personas fabrican la proteína de la espiga en sus propias células. La cantidad y la calidad del ARNm en cada dosis de la vacuna puede variar de un lote a otro.

La estabilidad del ARNm también depende de su manipulación, ya que es muy temperatura. Por lo tanto, diferentes personas recibirán diferentes cantidades de ARNm activo. Las personas que reciben la misma cantidad de ARNm pueden producir diferentes cantidades de la proteína de espiga dependiendo de lo metabólicamente activas que sean sus células. Y es probable que haya muchos otros factores, como el tamaño del cuerpo, etc. Todo esto podría contribuir a una variabilidad sustancial en la concentración de proteínas de espiga que produce una persona. En particular, cabe esperar que una inyección de vacuna estándar tenga un impacto diferente en un joven de 75 libras que en un adulto de 200 libras. Los efectos adversos que conocemos que conocemos parecen ser relativamente raros. Algunos efectos adversos pueden pasar desapercibidos. Por ejemplo, sabiendo que la proteína del pico entra en la circulación y sabiendo que puede matar las plaquetas, no sería no sería sorprendente que la mayoría de las personas tuvieran alguna pérdida de plaquetas después de vacunarse. Además, las plaquetas podrían captar el ARNm de las nanopartículas lipídicas circulantes y luego mostrar la de la proteína de la espiga en su superficie, lo que las marcaría para su destrucción por la consiguiente respuesta de los anticuerpos. Sin embargo, el recuento de plaquetas no se controla de forma rutinaria después de de las clínicas de vacunación, ni las empresas de vacunas han hecho públicos sus datos sobre el de plaquetas después de la vacunación. De hecho, en un primer estudio en humanos de BNT162b1, un prototipo anterior de la vacuna BNT162b2 de Pfizer que se utiliza actualmente, que codifica la subunidad S1 de la proteína (que contiene la porción de la proteína spike que se une a los receptores ACE2, llamada dominio de unión al receptor), el número de plaquetas disminuyó tras la vacunación tanto en los adultos jóvenes como en los mayores estudiados.

Lamentablemente, los valores de química clínica y hematología tras de la vacunación con la vacuna BNT162b2, que es la que se utiliza actualmente para vacunar personas, no se publicaron en el primer estudio en humanos de Pfizer.

Uno no sabría si está experimentando una pérdida de plaquetas a menos que su recuento de plaquetas fuera peligrosamente bajo y sufriera un traumatismo que provocara una hemorragia. Más preocupante es la posibilidad de que se creen efectos de los que podríamos no saber durante mucho tiempo. Por ejemplo, el daño a los ovarios o a los testículos podría provocar una infertilidad que no se manifestaría hasta que se intentara tener hijos. Los ovocitos presentes en los ovarios de las recién nacidas representan el suministro fijo de ovocitos de esa mujer para toda la vida, que son los precursores de los óvulos. Estos ovocitos no pueden reproducirse ni regenerarse si se dañan o destruyen.

Los daños en el útero podrían potenciar los abortos espontáneos o los abortos involuntarios durante el embarazo.

El hecho es que existe un conjunto de mecanismos biológicos claramente establecidos que plantean numerosas preocupaciones científicas legítimas sobre las vacunas COVID-19. No podemos confiar simplemente en que ninguna de estas preocupaciones termine por hacerse realidad. Por el contrario, debemos volver a seguir el método científico.

Debemos detener el despliegue del programa de vacunación para niños, jóvenes y adultos jóvenes en edad fértil, y pedir a los fabricantes de las vacunas COVID-19 que se tomen el tiempo necesario para realizar los estudios de biodistribución y seguridad adecuados para responder a estas preguntas emergentes, y luego realizar una reevaluación precisa del riesgo de COVID-19 frente a los riesgos asociados a las vacunas experimentales de COVID-19.


PARTE 5. Bridle amenazado

Una vez que Byram Bridle -junto a los doctores, también canadienses, Dr. Patrick Philips y Dr. Don Welsh- hizo públicas estas preocupaciones, éstas no fueron tomadas como la razonable alarma de alguien experto y preocupado por la salud de los canadienses y de todo el mundo, sino como un ataque -uno debería preguntarse a qué o a quiénes- que merecía ser respondido con violencia institucional. 

Bridle ha ofrecido recientemente una conferencia de prensa en donde, entre otras cosas, dice algunos conceptos que merecen ser reproducidos. Dice, por ejemplo, que aunque es un individuo introvertido al que no le gusta estar expuesto a audiencias, es, sin embargo, «un servidor público. Mi trabajo es financiado por ustedes, canadienses, con sus dólares de impuestos, trabajo en una institución académica que es financiada públicamente, y veo por tanto que es mi responsabilidad ante los canadienses que, cuando tienen preguntas, puedan dirigirse a mi y preguntar, si son pertinentes a las áreas en que soy experto, y es mi responsabilidad dar la respuesta más informada que pueda.«

«Fui entrevistado cinco minutos por un programa radial […] expresé lo que pienso yo y una conjunto internacional de colegas expertos en vacunas como yo, y luego de esos cinco minutos mi vida quedó patas arriba, probablemente para siempre. 

En menos de 24 horas alguien había montado un sitio usando mi nombre de dominio, se abrió una cuenta falsa de Twitter, para enchastrarme, y empecé a sufrir toda clase de ataques, por email, por teléfono, y definitivamente en las redes sociales.

Yo nunca tuve una presencia en las redes sociales, hasta hace unos días, en que tengo una presencia falsa en redes montada por otros.

Debo mencionar también que estoy experimentando acoso, mucho acoso, en mi lugar de trabajo.» 

Las autoridades de la universidad Guelph, dice Bridle, lo han apoyado y han honrado el principio de libertad académica y de expresión. «Pero ha habido colegas que me han estado acosando, tanto en las redes sociales como en el lugar de trabajo.

Esto ha ido tan lejos como para tener a uno de los miembros del Comité Científico Covid 19 de Ontario publicando por primera vez el link al sitio web falso que se armó para insultarme, y llegaron tan lejos como a divulgar información médica confidencial sobre mis padres. Esto es un acto inconcebible. Se trata de un médico. Un médico practicante debería saber que no debe comunicar información médica confidencial sobre personas.

Formo parte de un grupo que actualmente ya tiene 100 profesionales, siendo muy nuevo aun, cuyo propósito es hablar libremente sobre la ciencia subyacente al Covid19. y Solamente nos sentimos seguros dentro de ese grupo. De los 100, solamente yo y otra persona estamos dispuestos a hablar en los medios abiertamente. El resto tiene miedo por sus trabajos, los médicos tienen miedo de perder sus licencias, y los demás tienen miedo de perder el trabajo.»

Es muy posible que por expresar estas cosas mi carrera ya haya quedado destruida. Y yo no entiendo esto. Como canadienses deben preguntarse, ¿quieren que sean suprimidas las voces de médicos y científicos? Estamos polarizados en Canadá ahora. Tenemos gente en dos bandos. Tenemos que entender que somos todos apasionados por igual. Estamos todos buscando lo mejor. Estamos haciendo nuestros análisis de riesgo. Por ejemplo, en mi caso, con los niños. Y honestamente siento que seguir adelante con la vacunación ahora, sin hacer los estudios que corresponden, podríamos estar haciendo más daño que bien. Yo soy apasionado de esta posición, pero respeto a los que tienen la posición contraria. Lo único que pido es el mismo respeto para mí y mis colegas«. 


La carta de Robert Malone en apoyo al Dr. Byram Bridle

19 de junio de 2021

De: Robert W. Malone, MD, MS 357 Hebron Valley Rd, 

Madison, VA 22727 

A quien corresponda

Escribo esta carta para apoyar al buen Dr. Bridle y su derecho a expresar libremente su opinión científica, que está respaldada por la literatura y un razonamiento deductivo bien informado.

Soy un médico y científico residente en Estados Unidos con un amplio historial de innovaciones exitosas en ciencia básica y aplicada, patología, virología molecular, inmunología, desarrollo de vacunas, biodefensa, gestión de proyectos, desarrollo clínico, asuntos regulatorios y bioética. Llevo trabajando en esta área desde 1984 y he pasado por múltiples brotes, normalmente apoyando a clientes farmacéuticos o al Departamento de Defensa de los Estados Unidos. He recibido autorización a nivel «secreto» para el Departamento de Defensa. Desempeñé un papel clave en el avance del candidato a vacuna contra el ébola rVSV-ZEBOV de PHAC y en la participación de Merck en el desarrollo, lo que dio lugar a la eventual concesión de licencias para este producto tan importante de la investigación canadiense de PHAC.

También soy el inventor original de las vacunas de ARNm y de ADN. Esta afirmación está corroborada por publicaciones académicas, así como por un amplio conjunto de patentes estadounidenses y mundiales con fecha de presentación de 1989.

He evaluado de forma independiente la mayor parte de los datos que sirven de base a las comunicaciones del Dr. Bridle en relación con los riesgos de seguridad asociados a las vacunas genéticas COVID-19, coincido con sus conclusiones y he planteado de forma independiente mis preocupaciones a la FDA de EE.UU., incluso hablando directamente con el director del CBER, Peter Marks.

Estoy particularmente alarmado y sorprendido por las posiciones bioéticas que está adoptando el gobierno de Canadá en relación con estas vacunas en fase experimental. Muy sorprendido. Siempre he considerado que el gobierno y el pueblo de Canadá son eminentemente razonables, casi hasta el exceso. Estas políticas parecen contrarias a lo que me han enseñado como los principios básicos de la investigación clínica y la bioética en seres humanos.

Y luego está la censura del discurso académico legítimo, lo que nos lleva de nuevo al caso concreto del Dr. Bridle. En resumen, ¿sus acusadores no tienen vergüenza? Estoy verdaderamente sorprendido. Una vez más, esto va en contra de todo lo que siempre había creído sobre el pueblo y la cultura de Canadá. Supongo que tendré que replantearme mis suposiciones sobre la sensatez fundamental de los canadienses.

Además, estos ataques le convertirán en un mártir mundial y amplificarán su mensaje. ¿Es eso realmente una buena política pública?

Por favor, detente un momento. Piensa en lo que está pasando aquí. Esto no es justo. Esto no es correcto. Esto no es adecuado. El Dr. Bridle ha examinado los datos de que dispone y ha sacado conclusiones razonables sobre el significado de esos datos en su totalidad. No se está beneficiando de esto. No hay conflictos de intereses financieros. No es alguien que busque fama y fortuna. Está haciendo lo que puede, de buena fe, para ayudar a proteger a la población de Canadá y del mundo, y en particular a los adolescentes y los niños. 

En resumen, en lo que respecta al COVID-19, considero que la censura general del gobierno de Canadá, los errores bioéticos, y este ejemplo específico en el que está involucrado el Dr. Bridle, son particularmente atroces, e inconsistentes con todo lo que había creído anteriormente en cuanto a la razonabilidad fundamental y el compromiso con la equidad de la cultura política y social canadiense. 

El proceso científico requiere la disensión y el debate para llegar a la verdad. Este es un principio fundamental. El Dr. Bridle ha dicho la verdad tal como la ve. Otros pueden interpretar los datos de manera diferente. Mi evaluación está muy alineada con la del Dr. Bridle. Eso no significa que esté bien o mal. El tiempo lo resolverá. Pero estoy seguro de que los intentos de silenciar al Dr. Bridle y de dañar su carrera y su reputación son fundamentalmente erróneos. 

Independientemente de cuáles sean sus juicios y opiniones, o las mías, por favor, dejemos que la ciencia y el proceso científico sean quienes resuelvan esto. Estos ataques a la credibilidad del Dr. Bridle y a sus esfuerzos de buena fe por alertar sobre las señales de inseguridad asociadas a estas vacunas son muy inapropiados y contraproducentes. Es de suponer que la historia no verá esto con buenos ojos. Los canadienses no siempre han estado en el lado correcto de la historia -sirvan de testigos los pueblos indígenas. Pero, según mi experiencia, intentan hacer lo correcto. 

Hagan lo correcto en este caso. 

Sinceramente

Robert W Malone, MD, MS


Para leer más

  • ¿Peor que la enfermedad? Revisando algunas de las posibles consecuencias no deseadas de las vacunas ARNm contra Covid-19

https://ijvtpr.com/index.php/IJVTPR/article/view/23/51

  • COMIRNATY (Vacuna Covid-19) Reporte de evaluación de la Agencia Europea del Medicamento, Febrero 2021;
  • La proteína espiga del SARS-CoV-2 daña la función endotelial vía desregulación de ACE 2

https://www.ahajournals.org/doi/full/10.1161/CIRCRESAHA.121.318902

  • Malone, R. La verdadera historia de cómo se inventó la vacunación ARNm

https://www.rwmalonemd.com/mrna-vaccine-inventor

  • La fluvoxamina en el tratamiento del Covid19

https://www.treatearly.org/fluvoxamine

  • La proteína espiga cruza la barrera hematoencefálica en ratones

https://www.nature.com/articles/s41593-020-00771-8

Fuente: Vacunas COVID-19. Luego de seis meses de su uso, ¿existe alguna razón para alarmarse? – eXtramuros (extramurosrevista.com)

“El pangolín volador”

Es el título de un gran artículo de Andreas Canetti, profesor emérito de política exterior. Con más de 26.000 palabras y 283 notas, el escrito es indispensable para el tema Covid-19, y sin ironía alguna, intuyes que poco se sabe del virus y que nada es lo que parece. La geopolítica, estrategia, guerra y economía juega y está jugando a pesar del virus. ¿Y si digo, jugó? Esto quiere decir que había personas que conocían la futura pandemia, no alguna futurible, sino esta. Y a otros que deberían saberlo, se lo ocultaron y otros o los mismos no actuaron a tiempo para no descubrir o desenmascararse a tiempo, tiempo que los acusaban de una actuación “criminal” velando la verdad o poniendo otra arista como una viga de grande en las ecuaciones, largas como el genoma de un pequeño virus.

Pero más allá de esta tesina y por ende nacida de ella hay algo intuitivo en el fin de lo que voy a exponer en dos palabras, pero antes citaré a Canetti:

…El 10 de enero, la OMS recomendó precauciones basadas en la experiencia del SRAS y el MERS. Fauci tomó la decisión de desarrollar una vacuna. El 12 de enero (hora estadounidense del 11 de enero), las autoridades chinas compartieron la secuencia genética del nuevo virus, que fue publicada por la OMS y la biblioteca pública de genes GISAID. Al día siguiente, el Centro de Investigación de Vacunas de Fauci y “el equipo de investigación de enfermedades infecciosas de Moderna finalizaron la secuencia para la vacuna contra el SARS-CoV-2 y Moderna se movilizó hacia la fabricación clínica”, escribió Moderna. Un día después de que los chinos identificaran la secuencia genética y la hicieran pública, Moderna había finalizado las secuencias de la nueva vacuna y había avanzado “hacia la fabricación clínica”. ¿Cómo es esto posible? Un productor europeo de vacunas dijo que Moderna debe haber tenido el virus antes de enero. La vacuna de Moderna había recibido subvenciones de DARPA de Michael Callahan. ¿Por qué el Departamento de Defensa estaba financiando esta vacuna? El 14 de enero, la OMS propuso nuevas precauciones”…

La investigación científica disponible, incluidos varios estudios filogenéticos, apunta a un virus de Guangdong (o más bien a un virus de Yunnan/Laos/Camboya) como el “tipo ancestral” que había mutado y luego se había propagado a otros países, o a que dicho virus había pasado por un laboratorio estadounidense y luego se había sembrado como arma biológica en muchos países, sobre todo en China, donde el brote en Wuhan en el mercado de mariscos de Huanan primero hizo que este mercado apareciera como el origen del virus. Pero en diciembre de 2019, el SARS CoV-2 en Wuhan resultó ser dos virus genéticamente distantes que indicaban un ancestro común mucho más temprano que no era de Wuhan. Los virus italianos, franceses y estadounidenses aparecieron simultáneamente o más bien antes de cualquier “virus de Wuhan” conocido, y estaban genéticamente distantes de él. No fue esto último lo que se había extendido a Italia, Francia o Estados Unidos. El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, describió estas nuevas revelaciones científicas como “brotes separados en múltiples lugares del mundo”.280 Y sea lo que sea, ciertamente no fueron los virus los que saltaron simultáneamente de los murciélagos a los humanos en “múltiples lugares del mundo”. Sin embargo, los halcones de China, como Pompeo y Pottinger, habían utilizado deliberada y persistentemente el término, “el virus de Wuhan”, y la solicitud de Pompeo al G7 de usar este término y su negativa a firmar su documento (que no se refería a “el virus de Wuhan”), nos dicen que esta expresión había estado en camino durante algún tiempo. Su persistente petición a todos los estados occidentales de responsabilizar a China por “el virus de Wuhan” indica que este era en realidad el punto con el virus ya antes de los primeros informes en China.

Trump dice: “Esto es peor que Pearl Harbor, esto es peor que el World Trade Center [911 …]. Debería haberse detenido justo en la fuente [en China]”.Como si esta pandemia, como la de Pearl Harbor y el 11 de septiembre, estuviera a punto de desencadenar una nueva guerra estadounidense, no una participación estadounidense en la Guerra Mundial como en 1941, no una “Guerra contra el Terrorismo” como en 2001, sino una “guerra híbrida” (una guerra económico-biológica) de 2021 con China que rehaga la geopolítica global. Los veinte años de “guerra contra el terrorismo” pueden ser reemplazados por veinte años de “guerra híbrida” contra China. A nivel nacional, sin embargo, el virus parece haber sido un vehículo para derribar a un Presidente errático y menos confiable. La cobertura de los medios de comunicación (el “thriller de noticias en vivo” en curso) muestra que este no es un brote viral regular. Otra cosa es otra cosa. Se trata de una Operación Especial convertida en un psyop importante. Esto no es sólo una gripe grave. Es un “ejercicio en vivo”, pero “podría ser mucho peor”, por citar a Kadlec: “habrá otra pandemia, garantizada”.

Las dos palabras que han recorrido mi columna vertebral con un sonido ronco como cuando trocean un atún de cientos de kilos a la última frase del artículo, ha sido, “La vacuna”*.

*Ni promuevo ni niego la vacuna, todos somos muy mayorcitos. Los niños son otra cosa.

G.R.M.

The Flying Pangolin, by Andreas Canetti – The Unz Review

The Flying Pangolin

It’s the title of a great article by Andreas Canetti, Emeritus Professor of Foreign Policy. With more than 26,000 words and 283 notes, the writing is essential for the Covid-19 issue, and without any irony, you sense that little is known about the virus and that nothing is what it seems. Geopolitics, strategy, war and economics play and are playing despite the virus. What if I say, he played? This means that there were people who knew about the future pandemic, not some future pandemic, but this one. And to others who should know it, they hid it from them and others or they did not act in time so as not to discover or unmask themselves in time, while they were accused of a “criminal” action, veiling the truth or putting another edge like a large beam in the equations as long as the genome of a small virus.

But beyond this thesis and therefore born from it, there is something intuitive in the end of what I am going to explain in two words, but first I will quote Canetti:

 …On January 10, WHO recommended precaution based on experience from SARS and MERS. Fauci took the decision to develop a vaccine. On January 12 (January 11 US time), Chinese authorities shared the genetic sequence of the new virus, which was published by the WHO and the public gene library GISAID. The next day, Fauci’s Vaccine Research Center and “Moderna’s infectious disease research team finalized the sequence for the SARS-CoV-2 vaccine and Moderna mobilized toward clinical manufacture”, Moderna wrote.A day after the Chinese had identified the genetic sequence and made it public, Moderna had finalized sequences for the new vaccine and moved “towards clinical manufacture”. How is this possible? A European vaccine producer told that Moderna must have had the virus before January. The Moderna vaccine had received grants from Michael Callahan’s DARPA. Why was the Defense Department financing this vaccine? On January 14, WHO proposed further precaution”…

Available scientific research, including several phylogenetic studies, point either to a Guangdong (or rather to a Yunnan/Laos/Cambodia) virus as the “ancestral type” that had mutated and then spread to other countries, or to such a virus having passed through a US lab and then been seeded as a bioweapon in many countries, not least in China, where the outbreak in Wuhan at the Huanan seafood market first made this market appear as the origin of the virus. But in December 2019, the SARS CoV-2 in Wuhan turned out to be two genetically distant viruses indicating a much earlier common ancestor that wasn’t from Wuhan. The Italian, French, and US viruses appeared simultaneous or rather before any known “Wuhan virus”, and they were genetically distant from it. It was not the latter that had spread to Italy, France, or to the US. China’s Foreign Minister Wang Yi described these new scientific revelations as “separate outbreaks in multiple places in the world”. And whatever it was, it was certainly not viruses that simultaneously jumped from bats to humans at “multiple places in the world”. However, the China hawks, like Pompeo and Pottinger, had deliberately and persistently used the term, “the Wuhan virus”, and Pompeo’s request to G7 to use this term and his refusal to sign its document (that did not refer to “the Wuhan virus”), tell us that this expression had been in the pipeline for some time. His persistent request to all Western states to hold China accountable for “the Wuhan virus” indicates that this was actually the point with the virus already before the very first reports in China. 

Trump says: “This is worse than Pearl Harbor, this is worse than the World Trade Center [911 …]. It should have been stopped right at the source [in China],” as if this pandemic, like Pearl Harbor and September 11, is about to trigger a new US war, not a US participation in World War as in 1941, not a “War on Terror” as in 2001, but a 2021 “hybrid war” (an economic-biological war) with China that will remake global geopolitics. The twenty years of “War on Terror” may be replaced by twenty years of “hybrid war” against China. Domestically, however, the virus appears to have been a vehicle to bring down an erratic and less trustworthy President. The media coverage (the ongoing “live news thriller”) shows that this is not a regular viral outbreak. It is something else. It is a Special Operation made into a major PSYOP. This is not just a serious flu. It is a “live exercise”, but “it could be much worse”, to quote Kadlec: “there will be another pandemic, guaranteed”.

The two words that have crossed my spine with a hoarse sound like when they chop a tuna of hundreds of kilos to the last sentence of the article, has been, “The vaccine”*.

* I neither promote nor deny the vaccine, we are all very old. Children are something else.

The Flying Pangolin, by Andreas Canetti – The Unz Review

El genocidio continúa a través de las vacunas, mientras los CDC luchan por engañar al público

The genocide continues through the vaccines, as the CDC scrambles to deceive the public

05/04/2021 / Por Lance D Johnson

  • En pocos meses, los CDC han divulgado 118.902 reacciones adversas y 3.848 muertes tras la vacunación covid-19. Desde sus inicios, el Sistema de Notificación de Sucesos Adversos de Vacunas (VAERS) nunca ha visto un aumento tan enorme en los informes sobre lesiones de vacunas. Desde diciembre de 2020, el total de muertes registradas tras las inyecciones experimentales de COVID es superior a las muertes registradas por todas las vacunas observadas en los últimos 15 años y medio.

Estos datos incluyen ahora a cinco niños que fueron esencialmente asesinados debido a las inyecciones. Estos niños podrían estar vivos hoy en día, enfrentando coronavirus con un sistema inmunológico saludable y ganando inmunidad de por vida, pero sus vidas fueron robadas de ellos debido a este impulso masivo y coercitivo para experimentar con adultos y niños sanos. El genocidio continúa a través de las vacunas.

Genocidio causado por investigación de vacuna contra coronavirus se convierte en genocidio por inyección

La investigación sobre el aumento de la función del coronavirus existía con el único propósito del desarrollo de vacunas. Cuando el SARS-CoV-2 escapó de la contención, los desarrolladores de vacunas ya estaban preparados para completar un experimento de vacunación en vivo utilizando código genético de la proteína de pico coronavirus. Este código genético de la proteína spike se transcribe a través de ardor o un adenovirus-vector, obligando a las células humanas a eliminar las propiedades del arma biológica. Estas vacunas experimentales tienen un historial pobre de seguridad y eficacia, pero estaban listas para ser implementadas tan pronto como se declaró la pandemia. En los meses posteriores a los encierros iniciales, se censuraron los protocolos de tratamiento eficaces y las estrategias de inmunidad natural, y se censuró a los médicos que tuvieron un éxito de tratamiento del 100%. Este apagón allanó el camino para la autorización de uso de emergencia para las vacunas, permitiendo que la investigación de ganancia de función del coronavirus pasara por su siguiente fase.

La investigación de vacunas a través de la ingeniería del virus de ganancia de función conduce a la liberación accidental o intencional de armas biológicas, causando genocidio en todo el mundo. La segunda mitad de este experimento en vivo llega a través de la “solución” en sí. Las vacunas, utilizando código genético de la bio-arma, han demostrado ser ineficaces e inseguras en un corto período de tiempo. El genocidio que se originó con la investigación inicial de la vacuna se ve agravado aún más por las propias vacunas. Es un escándalo de proporción masiva, que cobra vidas todos los días. Es un escándalo que carga los sistemas hospitalarios que no están preparados para lidiar adecuadamente con el sistema inmunológico del paciente. A pesar de que el tratamiento ha avanzado y las tasas de mortalidad han disminuido en el último año, las vacunas ahora están tomando crédito por estos aumentos, al tiempo que añaden nuevas muertes y causan inflamación sistémica en el cuerpo de las personas, inflamación que conduce a nuevos problemas de salud y complicaciones futuras de infecciones.

CDC usa fraude médico engañoso para encubrir el genocidio

Cuando llegó el momento de contabilizar muertes por covid-19, los CDC aceptaron todos los casos provisionales, casos en disputa, casos sospechosos y casos falsos positivos como la causa de la muerte de una persona, sin importar cuántos problemas de salud subyacentes contribuyeran a su muerte. Una persona que se recuperó de covid pero murió meses después podría ser codificada como una muerte covid-19. Una persona cuyos pulmones fueron destruidos en un respirador, que contrajo neumonía por esta negligencia médica, a menudo fue codificada como una muerte covid-19. Las muertes por gripe desaparecieron en 2020 y fueron codificadas como muertes por covid-19.

Sin embargo, cuando una persona muere en las horas y días posteriores a la vacunación, la vacuna se descarta inmediatamente como la causa de la muerte. Pero los adultos sanos sin problemas de salud subyacentes están muriendo después de la vacunación. Muchas muertes después de la vacunación ya ni siquiera se reportan porque los CDC mantienen la posición de que NINGUNA de estas muertes está relacionada con las vacunas; son sólo “coincidencias”. El síndrome de muerte súbita de los adultos es el nuevo síndrome de muerte súbita del lactante, y ambos fenómenos comparten un denominador común.

Este fraude médico se ve agravado por el hecho de que los CDC están instruyendo a los laboratorios de todo el país a reportar sólo pruebas posteriores a la vacunación positivas covid-19 si estas pruebas se calibran con un recuento de ciclo de amplificación inferior a veintiocho. Esto reducirá artificialmente el número de casos y muertes covid innovadores que se están notificando después de la vacunación, al tiempo que inflará artificialmente la eficacia de la vacuna. Si se utilizara el mismo estándar para las pruebas de PCR a lo largo del escándalo covid-19, entonces no habría “pandemia” y las vacunas se revelarían como la fuente de este genocidio en curso.

The genocide continues through the vaccines, as the CDC scrambles to deceive the public (vaccinedamage.news)

No creas todo lo que lees sobre las muertes por gripe (2014)

Este artículo es de 2014. Saquen vuestras propias conclusiones. Es muy interesante y clarificador. Nada se sabía de la pandemia del Covid-19.

01/24/2014 05:40 EST | Actualizado:03/26/2014 05:59h

No creas todo lo que lees sobre las muertes por gripe

La decisión de los CDC de aumentar las muertes por gripe se remonta a una década atrás, cuando se dio cuenta de que el público no estaba siguiendo sus consejos sobre la vacuna contra la gripe. Durante la temporada de gripe de 2003 “los fabricantes nos decían que no estaban recibiendo muchos pedidos de vacunas”, dijo el Dr. Glen Nowak, director asociado de comunicaciones del Programa Nacional de Inmunización de los CDC, a la Radio Pública Nacional.

Lawrence Salomón Columnista

La gripe provoca “entre 250.000 y 500.000 muertes anuales” en todo el mundo, nos dice Wikipedia. “La estimación típica es de 36,000 [muertes] al año en los Estados Unidos”, informa NBC, citando los Centros para el Control de Enfermedades. “Entre 4.000 y 8.000 canadienses al año mueren de gripe y sus complicaciones relacionadas, según la Agencia de Salud Pública de Canadá”, dice el Globe and Mail, agregando que “esas cifras son controvertidas porque son estimaciones”.

“Controversial” es un eufemismo, y no sólo en Canadá, y no sólo porque las cifras son estimaciones. Las cifras difieren enormemente de los sobrios recuentos registrados en los certificados de defunción -por ley cada certificado debe mostrar una causa- y reportados por las agencias oficiales que recopilan y mantienen estadísticas vitales.

Según el Sistema Nacional de Estadísticas Vitales en los EE.UU., por ejemplo, las muertes anuales por gripe en 2010 ascendieron a sólo 500 por año– menos que las muertes por úlceras (2.977), hernias (1.832) y embarazo y parto (825), y muy lejos de las grandes causas de muerte como las cardiopatías (597.689) y los cánceres (574.743). La historia es similar en Canadá, donde los asesinos poco probables también empequeñecen el recuento de muertes por gripe en Canadá.

Incluso esa cifra de 500 para Estados Unidos podría ser demasiado alta, según análisis en revistas autorizadas como el American Journal of Public Health y el British Medical Journal. Sólo alrededor del 15-20% de las personas que presentan síntomas similares a los de la gripe tienen el virus de la gripe– el otro 80-85% realmente contagió rinovirus u otros gérmenes que son indistinguibles de la verdadera gripe sin pruebas de laboratorio, que rara vez se hacen. En 2001, un año en el que los certificados de defunción enumeraban a 257 estadounidenses como que habían muerto de gripe, sólo 18 fueron identificados positivamente como verdaderas gripes. Los otros 239 simplemente se suponía que eran gripes y muy probablemente tenían pocas gripes verdaderas entre ellos.

“Los datos estadounidenses sobre las muertes por gripe son un desastre”, afirma un artículo de 2005 en el British Medical Journal titulado “¿Las cifras de mortalidad por gripe en Ee.UU. son más relaciones públicas que científicas?” Este artículo cuestiona la cifra de 36.000 muertes por gripe comúnmente reclamada, y con la descripción de la “gripe/neumonía” como la séptima causa de muerte en los Estados Unidos.

“¿Pero por qué se agrupan la gripe y la neumonía?”, se pregunta el artículo. “¿Es la relación tan fuerte o única para justificar su caracterización como una sola causa de muerte?”

La respuesta del artículo es no. La mayoría de las muertes por neumonía no están relacionadas con la gripe. Por ejemplo, “los medicamentos supresores del ácido estomacal están asociados con un mayor riesgo de neumonía adquirida por la comunidad, pero estos medicamentos y neumonía no se compilan como una sola estadística”, explicó el Dr. David Rosenthal, director de los Servicios de Salud de la Universidad de Harvard. “La gente no necesariamente muere, per se, del virus [de la gripe]: la viremia. De lo que mueren es de una neumonía secundaria”.

La neumonía, según la Asociación Americana del Pulmón, tiene más de 30 causas diferentes,siendo la gripe sólo una de ellas. El propio CDC reconoce la escasa relación, diciendo que “sólo una pequeña proporción de las muertes… sólo el 8,5% de todas las muertes por neumonía y gripe [están] relacionadas con la gripe.”

Debido a que los certificados de defunción desmienten las afirmaciones de numerosas muertes por gripe, los CDC reclutaron modelos informáticos para llegar a su estimación de 36.000 muertes por gripe. Pero incluso aquí necesitaba doblar la terminología médica convencional para llegar a cifras de muerte convincentes.

“Las estadísticas de causa de muerte se basan únicamente en la causa subyacente de la muerte [definida internacionalmente] como ‘la enfermedad o lesión que inició el tren de eventos que condujeron directamente a la muerte'”, explica el Centro Nacional de Estadísticas de Salud. Debido a que la gripe rara vez fue una “causa subyacente de muerte”, los CDC crearon el término sólido, “muerte asociada a la gripe”.

Usando esta nueva definición suelta, los modelos informáticos de los CDC podrían contar a las personas que murieron de una dolencia cardíaca u otras causas después de tener gripe. Como admitió William Thompson, del Programa Nacional de Inmunización de los CDC, la mortalidad asociada a la gripe es “una asociación estadística … No sé si diríamos que es la causa subyacente de la muerte”.

La decisión de los CDC de aumentar las muertes por gripe se remonta a una década atrás, cuando se dio cuenta de que el público no estaba siguiendo sus consejos sobre la vacuna contra la gripe. Durante la temporada de gripe de 2003 “los fabricantes nos decían que no estaban recibiendo muchos pedidos de vacunas”, dijo el Dr. Glen Nowak, director asociado de comunicaciones del Programa Nacional de Inmunización de los CDC, a la Radio Pública Nacional. “Realmente parecía que necesitábamos hacer algo para animar a la gente a vacunarse contra la gripe”.

La respuesta de los CDC fue su “receta de siete pasos para generar interés en la vacunación contra la gripe (o cualquier otra) vacuna”, una muestra de diapositivas que Nowak presentó en la Cumbre Nacional de Vacunas contra la Gripe de 2004.

Aquí está la “Receta que fomenta el interés y la demanda de la vacuna antigripal”, en el lenguaje truncado que aparece en sus diapositivas: “Los expertos médicos y las autoridades de salud pública [deberían] públicamente (por ejemplo a través de los medios de comunicación) declarar preocupación y alarma (y predecir resultados nefastos) – e instar a la vacunación contra la gripe.” Esta receta, indicó su presentación de diapositivas, daría lugar a “un interés y atención significativas de los medios de comunicación … en términos que motivan el comportamiento (por ejemplo, como ‘muy grave’, ‘más grave que los últimos o años pasados’, ‘mortal’). Otras recomendaciones emotivas incluyeron fomentar “la percepción de que muchas personas son susceptibles a un mal caso de gripe” y “Ejemplos visibles/tangibles de la gravedad de la enfermedad (por ejemplo, imágenes de niños, familias de los afectados que se acercan) y personas que se vacunan (las primeras para motivar, esta última para reforzar) “.

Los CDC decidieron descaradamente crear un mercado masivo para la vacuna antigripal al reclutar a los medios de comunicación para que entraran en pánico entre el público. Un medio de comunicación obediente e incuestionable obligado por la hipnotización de los números, y 10 años después todavía lo está obligando.

Don’t Believe Everything You Read About Flu Deaths | HuffPost Canada (huffingtonpost.ca)

¿POR QUÉ NO HAY UNA VACUNA CON VIRUS ATENUADO DEL SARS-CoV-2?

Supongo que en el mundo en el que vivimos hoy en día, se puede preguntar sin ser borrado de Internet y sin que te señalen como “negacionista”. Peligro.

Según la CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU.), hay o habrá tres clases de vacunas para el COVID-19: 1) Las vacunas ARNm; 2) Las vacunas de subunidades proteicas y 3) Las vacunas de vectores.

Como bien dice la CDC, Para despertar la respuesta inmunitaria, el sistema de muchas vacunas consiste en inyectar el germen atenuado o inactivado en nuestros organismos. Pero ninguna de las tres vacunas propuestas, son del tipo “tradicional”. Pero ¿Por qué?

Hay tres opciones, empecemos por la última, no les da la gana. La primera, el virus SARS-Cov-2 no existe y la segunda, no han conseguido secuenciarlo y aislarlo al completo. Creo que la última es la correcta. No se puede hacer una vacuna de virus atenuado si este no se conoce del todo. Lógico.

Y hay más preguntas ¿saben los Gobiernos y estas grandes farmacéuticas algo que el vulgo no sabe? ¿Se ha traficado con información? ¿Puede que el SARS-Cov-2 sea una quimera de tres virus y al menos uno de ellos no tenga vacuna descubierta ni “futurible” ni “tradicional”?

Como alguien dijo, las preguntas no son indiscretas, lo son las respuestas… Pero en este caso, ¿Por qué?

G.R.M.

WHY IS THERE NO VACCINE WITH VIRUS ATTENUATED? (Covid19)

I suppose that in the world we live in today, you can ask without being deleted from the Internet and without being singled out as a “denier”. Danger.

According to the CDC, there are or will be three classes of vaccines for COVID-19: 1) mRNA vaccines; 2) Protein subunit vaccines and 3) Vector vaccines.

As the CDC says, To awaken the immune response, the system of many vaccines consists of injecting the attenuated or inactivated germ into our organisms. But none of the three proposed vaccines are of the “traditional” type. But why?

There are three options, let’s start with the last one, they don’t feel like it. The first, the SARS-Cov-2 virus does not exist and the second, they have not managed to sequence and isolate it completely. I think the last one is correct. An attenuated virus vaccine cannot be made if the virus is not fully known. Logical.

And there are more questions. Do the governments and these big pharmaceutical companies know something that the common people do not? Has information been trafficked? Could it be that SARS-Cov-2 is a chimera of three viruses and at least one of them does not have a discovered, “future” or “traditional” vaccine?

As someone said, the questions are not indiscreet, the answers are … But in this case, why?

La vacuna Covid-19; ¿Es la inmunidad o la despoblación el objetivo?

Por Mike Whitney • Unz Review • 4 de diciembre de 2020

“No hay absolutamente ninguna necesidad de vacunas para extinguir la pandemia… No vacunas a personas que no están en riesgo de contraer una enfermedad. Tampoco se dispone a planear la planificación de vacunar a millones de personas sanas y en forma con una vacuna que no ha sido ampliamente probada en seres humanos”. Dr. Mike Yeadon PhD, ex Vicepresidente y Científico Jefe de Alergia y Enfermedades Respiratorias de Pfizer

“Lo que sabemos sobre el coronavirus a partir de 30 años de experiencia es que una vacuna contra el coronavirus tiene una peculiaridad única, que es cualquier intento de hacer la vacuna ha dado lugar a la creación de una clase de anticuerpos que realmente enferman a las personas vacunadas cuando finalmente sufren exposición al virus salvaje”. Robert F. Kennedy Jr.

Esto es lo que creo que está sucediendo actualmente en nuestro país y en gran parte del mundo occidental. Una crisis de salud pública, que fue fabricada y descompuesta antes del brote inicial en Wuhan, China, se ha utilizado para cortocircuitar las libertades civiles de larga duración, fortalecer la autoridad de los líderes políticos, colapsar la economía, rehacer dramáticamente las relaciones sociales básicas e imponer un control absoluto sobre el trabajo, la escuela, las reuniones y las actividades recreativas. La política pública está ahora establecida por tecnócratas no electos que operan detrás de la cobertura de organizaciones de sonido elevado que están totalmente controladas por las corporaciones más grandes del mundo y los oligarcas más ricos. El presidente Dwight Eisenhower anticipó este preocupante escenario hace 70 años cuando dijo:

“Sin embargo, al mantener la investigación científica y el descubrimiento en el respeto, como debemos, también debemos estar atentos al peligro igual y opuesto de que las políticas públicas puedan convertirse en la cautiva de una élite científico-tecnológica”.

Bingo. Esta es la situación actual en Estados Unidos. Todo el poder real ha sido concedido a una oligarquía globalista que opera detrás de la cortina de funcionarios gubernamentales corruptos y expertos en salud pública. Esto plantea la cuestión de si el aro que rodea el Coronavirus surgió como una reacción espontánea y apropiada a una pandemia letal y de rápida propagación o si la histeria ha sido muy exagerada (Tasa de Fatalidad de Infección es 0.26% o 1 en 400) para implementar una agenda político-social transformadora que no sólo erradicará la democracia y los derechos humanos básicos, sino que también allanará el camino para las vacunas peligrosas que reducirán drásticamente el crecimiento de la población , que es un objetivo que se comparte ampliamente entre las élites adineradas.

¿Le sorprendería saber que se han utilizado vacunas en Africa, Filipinas, Nicaragua y México para poner fin a la fertilidad? ¿Te sorprendería saber que los mandarines “hacer-bueno” -que quieren salvar al mundo de la sobrepoblación y el calentamiento global- han utilizado vacunas tóxicas contra mujeres jóvenes desprevenidos que no se dieron cuenta de que estaban siendo utilizadas como ratas de laboratorio en un experimento de eugenesia maligna? Esto es de un artículo en Global Research :

“Según LifeSiteNews, una publicación católica, la Asociación de Médicos Católicos de Kenia está acusando a UNICEF y a la OMS de esterilizar a millones de niñas y mujeres al versión de un programa de vacunación contra el tétanos patrocinado por el gobierno keniano…

… las seis muestras dieron positivo para el antígeno HCG. El antígeno HCG se utiliza en vacunas contra la fertilidad, pero se encontró presente en las vacunas contra el tétanos dirigidas a niñas jóvenes y mujeres en edad fértil. El Dr. Ngare, portavoz de la Asociación de Médicos Católicos de Kenia, declaró en un boletín publicado el 4 de noviembre:

“Esto demostró tener razón en nuestros peores temores; que esta campaña de la OMS no se trata de erradicar el tétanos neonatal, sino de un ejercicio de esterilización masiva de control de la población con fuerza bien coordinado utilizando una vacuna de regulación de la fertilidad probada. Estas pruebas se presentaron al Ministerio de Salud antes de la tercera ronda de inmunización, pero fueron ignoradas”.
(“Esterilización masiva”: Médicos kenianos encuentran agente antialcrítil en la vacuna contra el tétanos de las Naciones Unidas?“, Investigación Global)

Todo suena bastante sospechoso, ¿no es así, sobre todo porque no hubo crisis de tétanos en Kenia para empezar. Kenya no era más que el campo de pruebas de las vacunas destinados a alcanzar objetivos más diabólicos. Por ejemplo, ¿por qué una campaña contra el tétanos sólo se dirigiría a mujeres de entre 14 y 49 años? ¿Por qué la campaña excluyó a las niñas, los niños y los hombres que eran igualmente susceptibles al tétanos?

¿por qué?

Sabes por qué. Es porque el verdadero objetivo no tenía nada que ver con el tétanos. El tétanos era simplemente el pretexto que se utilizaba para ocultar las actividades de las élites globalistas que trabajaban en las torceduras de su estrategia de despoblación. Eche un vistazo a esta declaración de prensa de la Conferencia de Obispos Católicos de Kenia sobre la Campaña Nacional de Vacunación contra el Tétanos:

“No estamos convencidos de que el gobierno haya asumido la responsabilidad adecuada de garantizar que la vacuna contra el tétanos Toxoid (TT) con la subunidad Beta de gonadotropina coriónica humana (b-HCG) no esté siendo utilizada por los socios de desarrollo patrocinadores. Esto ha sido utilizado previamente por las mismas parejas en Filipinas, Nicaragua y México para vacunar a las mujeres contra el embarazo futuro. La subunidad Beta HCG es una hormona necesaria para el embarazo.

Cuando se inyecta como vacuna a una mujer no embarazada, esta subunidad Beta HCG combinada con toxoide del tétanos desarrolla anticuerpos contra el tétanos y hcG para que si el óvulo de una mujer se fertiliza, su propio HCG natural será destruido haciéndola permanentemente infértil. En esta situación, la vacunación contra el tétanos se ha utilizado como método anticonceptivo”. (“Esterilización masiva”: Médicos kenianos encuentran agente antialcrítil en la vacuna contra el tétanos de las Naciones Unidas?)

Sé lo que estás pensando. Estás pensando que podrían haber llevado a cabo estos programas de despoblación en Africa, pero nunca harían algo así en los Estados Unidos, donde nuestros medios siempre vigilantes expondrían lo que estaban haciendo. ¿Correcto?

Desafortunadamente, los medios de comunicación son propiedad de cerradura, stock y barril por las mismas personas que crean crisis para avanzar en su propia agenda egoísta. Covid-19 probablemente no es diferente en ese sentido. El hecho de que la infección sea modestamente letal en realidad ayuda a alcanzar el objetivo más amplio de remodelar la sociedad, reestructurar la economía, abandonar el gobierno representativo y reducir la población a niveles más sostenibles. Estos son los verdaderos objetivos de esta farsa políticamente impulsada. Echa un vistazo a este artículo en Bloomberg (2019) que ayuda a arrojar luz sobre los desarrollos actuales de Covid. El artículo se titula acertadamente “La Tierra necesita menos gente, dicen los científicos”:

“Hace cuarenta años, científicos de 50 naciones se dieron convergieron en Ginebra para discutir lo que entonces se llamaba el “problema del co2clima”. … Ahora, cuatro décadas después, un grupo más grande de científicos está sonando otra alarma mucho más urgente. Más de 11.000 expertos de todo el mundo piden una adición crítica a la estrategia principal de dumping de combustibles fósiles para energías renovables: tiene que haber muchos menos seres humanos en el planeta…

“Declaramos, con más de 11.000 científicos signatarios de todo el mundo, de forma clara e inequívoca que el planeta Tierra se enfrenta a una emergencia climática”, escribieron los científicos en una dura advertencia publicada el martes…

Cuando se absorben en secuencia, las cartas establecen una tendencia devastadora para la salud planetaria. Desde el consumo de carne, las emisiones de gases de efecto invernadero y la pérdida de hielo hasta el aumento del nivel del mar y los fenómenos meteorológicos extremos, establecen un retrato sombrío de 40 años de oportunidades despilfarradas. Los científicos hacen llamamientos específicos para que los responsables de la formulación de políticas implementen rápidamente cambios sistémicos en las políticas energéticas, alimentarias y económicas. Pero van un paso más allá, hacia el territorio políticamente cargado de control de la población. “Debe “estabilizarse —e idealmente, reducirse gradualmente— dentro de un marco que garantice la integridad social”, escriben. (“La Tierra necesita menos gente, dicen los científicos”, Bloomberg)

Forbes publicó un artículo similar titulado “Más de 11.000 científicos declaran una emergencia climática”. Aquí hay un clip corto:

“Más allá de simplemente sonar la alarma más fuerte que en el pasado, la carta también ofrece pasos inmediatos que se deben tomar en seis áreas clave para frenar el cambio climático y sus impactos…. Los pasos representan una reordenación bastante drástica de la sociedad mundial y sus sistemas de base,empezando por la eliminación gradual de los combustibles fósiles, reemplazando la limpieza de tierras a gran escala por esfuerzos de reforestación, estabilizando la población mundial y reduciendo en gran medida la cantidad de carne y productos animales que consumimos…”. (“Más de 11.000 científicos declaran una emergencia climática”, Forbes)

Por último, está esta declaración publicada en la revista BioScience por docenas de científicos y respaldada por otros 11.000 de 153 naciones. Los científicos dicen que los cambios urgentes necesarios incluyen poner fin al crecimiento de la población, dejar combustibles fósiles en el suelo, detener la destrucción de los bosques y cortar la alimentación de carne:

“Los científicos tienen la obligación moral de advertir claramente a la humanidad de cualquier amenaza catastrófica y de “contarla como es”. Sobre la base de esta obligación y de los indicadores gráficos que se presentan a continuación, declaramos, con más de 11.000 científicos signatarios de todo el mundo, de forma clara e inequívoca que el planeta Tierra se enfrenta a una emergencia climática.

Todavía aumentando en aproximadamente 80 millones de personas por año, o más de 200.000 por día (figura 1a–b), la población mundial debe estabilizarse —e idealmente, reducirse gradualmente—en un marco que garantice la integridad social. Existen políticas probadas y eficaces que fortalecen los derechos humanos al tiempo que reducen las tasas de fertilidad y disminuyen los impactos del crecimiento de la población en las emisiones de GEI y la pérdida de biodiversidad. Estas políticas hacen que los servicios de planificación familiar estén disponibles para todas las personas, eliminan las barreras a su acceso y logran una equidad de género completa…” (“Advertencia de científicos mundiales de una emergencia climática” )

(Observe cómo el control de la población es un tema recurrente, un tema que coincide con la agenda de “cero emisiones” de las élites y los “filántropos” autoanutados.”)

El hecho es que existe un consenso cada vez mayor entre los líderes corporativos y otras élites de que nos enfrentamos a una “emergencia climática” que requerirá cambios inmediatos y draconianos en nuestras estructuras políticas, sociales y económicas. ¿Es demasiado descabellado pensar que Covid-19 fue conjurado para implementar esos cambios sin revelar la verdadera razón? Después de todo, el público está bastante dividido en el cambio climático, lo que significa que la oposición probablemente estaría organizada, bien financiada y feroz. Sin duda, eso es algo que los oligarcas querían evitar por completo. Una pandemia mundial muy exagerada fue la mejor opción. Con los medios de comunicación ya en remolque, y suficientes expertos en salud pública y gobernadores demócratas para hacer el trabajo pesado, las perspectivas de éxito deben haber parecido bastante prometedoras. 8 meses después de la operación actual, el indicador a cuadros está ahora a la vista. Los gobernadores estatales siguen sin oposición en su usurpamiento de “poderes de crisis” especiales, Fauci y su yema siguen siendo ampliamente venerados, las máscaras están en todas partes, los cierres rodantes y las restricciones cada vez más estrictas siguen siendo el orden del día, y estamos a pocas semanas de la guinda de la torta, el adelgazamiento del rebaño con una “vacuna a base de nanopartículas”. En otras palabras, los ejercicios de esterilización sigilosa que se llevaron a cabo en Africa no fueron más que un ensayo para el evento principal, la inyección sumaria de miles de millones de personas en todo el mundo en un esfuerzo por reducir significativamente la población mundial. ¿Ya llegamos?

Todavía no, pero pronto.

Los equipos de psicólogos que trabajaron con gobiernos (para vender el terror de Covid) y que descubrieron que la realidad mundana debe volverse en su cabeza, a través del distanciamiento social, máscaras, órdenes de refugio en el lugar, cierre de escuelas, empresas, reuniones públicas y servicios religiosos, con el fin de (crear un entorno desorientador y aterrador) para marcar el inicio de un nuevo sistema autoritario en el que la libertad personal no se extiende más allá de seleccionar las compras en línea de Costco o Amazon. Estos psicólogos merecen gran parte del crédito por la transformación del mundo occidental en un estado policial encierro gobernado por inquejanos que ahora decidirán nuestro futuro por nosotros.

LA VACCINE– La culminación de 8 meses de desinformación e histeria implacables

Si bien está claro que el progreso de las vacunas se retrasó deliberadamente hasta después de las elecciones presidenciales , (con el fin de dañar las perspectivas de reelección de Trump) muy pocos se dan cuenta de la razón por la que las vacunas se están desplegando tan rápidamente. En pocas palabras, la epidemia está acabando rápidamente obligando a los fabricantes de vacunas a buscar una aprobación apresura para que la distribución pueda comenzar. Esta es una cuestión de gran urgencia que significa que la FDA sin duda se hundirá en la presión política y aprobará posibles vacunas mucho antes de que los ensayos demuestren que son seguras. El miércoles:

“El Reino Unido se convirtió en el primer país el miércoles en aprobar formalmente la vacuna Pfizer y BioNTech Covid-19… Las primeras inoculaciones se desplegarán la próxima semana… La vacuna ha sido autorizada mucho más rápidamente que cualquier otra en la historia, su desarrollo relámpago supera los 15 a 20 años que suele tardar en desarrollar este tipo de medicamentos”. (“Reino Unido se convierte en el primer país en aprobar la vacuna Pfizer-BioNTech Covid-19”NBC News)

Naturalmente, la seguridad no tiene en cuenta la creación de una vacuna que normalmente requiere 10 años para desarrollarse, sino que se abla rápidamente y se comercializa en tan solo 8 meses. Por definición, una vacuna de este tipo no es segura.

Más de NBC: “En los Estados Unidos, tanto Pfizer-BioNTech como Moderna han presentado solicitudes a la FDA para una autorización de uso de emergencia. Richard Engel, CEO de BioNTech, dijo a Richard Engel de NBC News que estaba “seguro de que una autorización en los EE.UU. también podría ocurrir en las próximas dos semanas”.

Mientras tanto, la Organización Mundial de la Salud dijo a Reuters que había recibido datos de las empresas y los estaba revisando para “posible lista para uso de emergencia”, lo que significa que podría implementarse más rápido en los países en desarrollo”. (NBC Noticias)

¿Por qué estos pavos están siendo llevados al mercado?

Como hemos señalado anteriormente, la distribución de vacunas se está precipitando debido al hecho de que la pandemia se está acabando, de hecho, a todos los efectos prácticos, ya ha terminado. En los Estados Unidos, los datos de hospitalización y muerte se están inflando deliberadamente para perpetuar la histeria, (lo explicaremos más adelante) mientras que en el Reino Unido, las muertes atribuibles a Covid (en la falsa “Segunda Ola”) nunca han excedido el promedio de 5 años de “muertes excesivas”, que es el barómetro para decidir si hay un aumento inusual en la mortalidad o no. La Segunda Ola no existe. Es pura fabricación. Echa un vistazo a este borrón del Dr. Mike Yeadon, ex Vicepresidente y Científico Jefe de Alergia y Respiratoria de Pfizer. Yeadon descarta la teoría de la “Segunda Ola” como tonterías no científicas. Esto es lo que dice:

“Los virus no hacen olas… He pedido repetidamente ver el trove de artículos científicos utilizados para predecir una ‘segunda ola’ y construir un modelo para calcular su tamaño y tiempo probables. Nunca han estado al día. Es casi como si no hubiera tal literatura fundacional… No ha habido ejemplos de múltiples ondas desde entonces y el coronavirus novedoso más reciente con cualquier propagación real (SARS) realizó una onda cada uno en cada región geográfica afectada. No puedo adivinar por qué se construyó un modelo con una ‘segunda ola’. …

A pesar de la ausencia de pruebas para una “segunda ola”y de la evidencia de ausencia de ondas para esta clase de virus respiratorios, hubo una campaña de plataforma multi-medios de comunicación diseñada para plantar la idea de una “segunda ola” en la mente de todos. Esto duró continuamente muchas semanas. Tuvo éxito: una encuesta de los GPs mostró que casi el 86% de ellos afirmaron que esperaban una “segunda ola” este invierno.

Como investigación para esta pieza, busqué la primera mención de una ‘segunda ola’. Los profesores Heneghan y Jefferson, el 30 de abril, señalaron que se nos advirtió que esperáramos una “segunda ola” y que el primer ministro había advertido, el 27 de abril, de una “segunda ola”. Los profesores advirtió a cualquiera que hiciera predicciones seguras de una “segunda” y una “tercera ola” de que el registro histórico no proporciona apoyo para hacer .

Busqué menciones de la BBC de una ‘segunda ola’. El 3 y 6 de marzo, se menciona una sola onda SARS-CoV-2 con la mayoría (95%) del impacto desde el principio. Lo que parece ser el documento final, el 29 de marzo, todavía se refiere a una ola. Esto es lo que enseña la historia y la inmunología…

A pesar de esta molesta rareza sobre una “segunda ola” y casi como si hubiera un plan para una, la infraestructura de pruebas PCR (reacción en cadena de la polimerasa) en el Reino Unido comenzó a ser remodelada… el alto tribunal portugués determinó hace dos semanas que esta prueba de PCR no es una manera confiable de determinar el estado de salud o infecciosidad de los ciudadanos…. Con la validez científica de esta prueba bajo graves desafíos, creo que debe retirarse inmediatamente del uso.” (“El PCR pseudo-epidemia falsa “, escépticos de bloqueo)

¿Ninguna segunda ola?

No, es 100% bunkum. Pero “había un plan para uno”, es decir, había un plan para amplificar el pánico para lograr los objetivos de las élites. Eso está claro.

Yeadon luego explica cómo las pruebas de PCR fueron retiradas de los laboratorios del NHS (Servicio Nacional de Salud) y entregadas a “centros de pruebas masivas” de propiedad privada que reemplazaron a “científicos biomédicos registrados por el Consejo de Profesiones de Salud y Desposeítamente (HCPC, por suscribidos por el CONSEJO de Profesiones de salud y de cuidado) “” “principalmente por personal voluntario no registrado en laboratorios no acreditados que se han establecido en pocas semanas”. Naturalmente, esto puso en entre qué poner en entre qué poner en entre eso la fiabilidad general de los resultados de las pruebas que, a su vez, produjo un gran número de falsos positivos que de ninguna manera reflejaban el impacto cada vez menor del virus.

Como afirma Yeadon: tales pruebas en masa trae consigo, cuando se utiliza PCR como método, un grave riesgo de lo que llamamos una “pseudoequipción de falso positivo PCR”. Esto nunca podría suceder si no estuviéramos usando pruebas masivas de PCR. Cuando se utilizó una prueba más fiable en Liverpool (prueba de flujo lateral o LFT) que muestra que un porcentaje menor de personas estaban infectadas, la prueba se descartó en favor de la prueba de PCR.

“En septiembre, la gran mayoría de las pruebas de PCR estaban siendo ejecutadas por grandes laboratorios privados, algunos de los cuales se llaman Lighthouse Labs.” Fue entonces cuando el número de infecciones comenzó a aumentar bruscamente, lo que era completamente incompatible con el comportamiento de las epidemias en el pasado.

Yeadon: “¿Cómo podemos cuadrar estas afirmaciones de decenas de miles de “casos” diarios y una “segunda ola” sin precedentes de muertes con la cantidad inviable de pruebas utilizando una técnica considerada por expertos en bancos difícil de realizar de manera confiable incluso a pequeña escala?”

Eso es fácil. Toda la farsa fue manipulada para hacer que los falsos positivos de PCR parezcan una verdadera epidemia. Tenga en cuenta que esta no es mi observación poco profesional, pero el ex Vicepresidente y Científico Jefe de Alergia y Respiratoria de Pfizer.

Y basta con mirar hasta qué punto se mantuvo esta farsa. Aquí está Yeadon explicando cómo las definiciones se extienden hasta el punto de ruptura para exagerar el número de muertes de Covid:

“Un “caso” es una prueba positiva de PCR. No hay síntomas involucrados. Un “ingreso COVID-19” a un hospital es una persona que realiza pruebas positivas por PCR antes, en el momento de la entrada o en cualquier momento durante una estancia hospitalaria, sin importar el motivo del ingreso o los síntomas que el paciente está presentando. Una “muerte COVID-19″ es cualquier muerte dentro de los 28 días de una prueba positiva de PCR.”

Por lo tanto, supongamos que tiene un ataque cardíaco masivo y muere, pero una prueba de PCR muestra que tiene fragmentos de ARN inofensivos en el torrente sanguíneo, entonces la muerte se etiqueta como “Covid”. ¿Entiendes? Yeadon resume este pañuelo en una frase:

“Tenemos pruebas muy sólidas de que las pruebas en masa de PCR que se llevan a cabo actualmente no valen nada.” (Yeadon y un panel de expertos han presentado desde entonces un documento de 10 puntos al consejo editorial de eurosurveillance que desafía la ciencia en la que se basa la prueba de PCR “que ha dado lugar a un diagnóstico erróneo mundial de las infecciones atribuidas al SARS-CoV-2 y asociadas con la enfermedad COVID-19. Nos enfrentamos a estrictos bloqueos que han destruido la vida y los medios de vida de muchas personas, el acceso limitado a la educación y estas restricciones impuestas por los gobiernos de todo el mundo son un ataque directo a los derechos básicos de las personas y sus libertades personales, lo que resulta en daños colaterales para economías enteras a escala mundial.”)

Según Yeadon y su equipo de investigadores independientes:

“La pandemia había terminado en junio y la inmunidad del rebaño fue la principal fuerza que convirtió la pandemia y la puso en retirada. En el otoño, los “casos” reclamados son un artefacto de un sistema de pruebas trastornado…. Mientras que hay algunos COVID-19 en la línea de la “ondulación secundaria” … ha ocurrido principalmente en regiones, ciudades y distritos que fueron menos afectados en la primavera. Real COVID-19 es autolimitante y puede que ya haya alcanzado su punto máximo en algunas ciudades del norte. No volverá en vigor…

Eso es todo. Todo lo demás es una pseudoequipción de PCR falso positivo. La cura, por supuesto, como lo ha sido en el pasado cuando la PCR ha reemplazado la pandemia en sí misma como la amenaza en la tierra, es detener las pruebas masivas de PCR.” (“The PCR False Positive Pseudo-Epidemic” Dr. Mike Yeadon, Lockdown Skeptics)

El análisis de Yeadon es similar al de Genevieve Briand, director asistente del programa de maestría de Economía Aplicada en John Hopkins. Briand quería ver el efecto que Covid tuvo en el exceso de muertes usando los propios datos de los CDC. Lo que encontró fue extraordinario, pero consistente con el análisis de Yeadon. Este es un breve resumen de lo que descubrió:

“Desde mediados de marzo hasta mediados de septiembre, las muertes totales de EE. UU. han alcanzado los 1,7 millones, de los cuales 200.000, es decir, el 12% del total de las muertes, están relacionadas con COVID-19…

Después de recuperar datos en el sitio web de los CDC, Briand compiló un gráfico que representa los porcentajes de muertes totales por categoría de edad desde principios de febrero hasta principios de septiembre,que incluye el período desde antes de que COVID-19 se detectara en los EE.UU. hasta después de que las tasas de infección se elevaran.

Sorprendentemente, las muertes de personas mayores se mantuvieron iguales antes y después de COVID-19. Dado que COVID-19 afecta principalmente a los ancianos, los expertos esperaban un aumento en el porcentaje de muertes en grupos de edad avanzada. Sin embargo, este aumento no se ve de los datos de los CDC. De hecho, los porcentajes de muertes entre todos los grupos de edad siguen siendo relativamente los mismos.

“La razón por la que tenemos un mayor número de muertes reportadas de COVID-19 entre individuos mayores que individuos más jóvenes es simplemente porque cada día en los Estados Unidos los individuos mayores mueren en un número más alto que los individuos más jóvenes”, dijo Briand.

Briand también señaló que se observan entre 50.000 y 70.000 muertes antes y después de COVID-19, lo que indica que este número de muertes era normal mucho antes de que surgió COVID-19. Por lo tanto, según Briand, no sólo COVID-19 no ha tenido ningún efecto en el porcentaje de muertes de personas mayores, sino que tampoco ha aumentado el número total de muertes.

Estos análisis de datos sugieren que, a diferencia de la mayoría de las suposiciones de las personas, el número de muertes por COVID-19 no es alarmante. De hecho, no tiene relativamente ningún efecto sobre las muertes en los Estados Unidos.

…”Todo esto no apunta a ninguna evidencia de que COVID-19 haya creado muertes excesivas. Los números totales de muerte no están por encima de los números normales de muerte. No encontramos pruebas de lo contrario”, concluyó Briand”. (“Una mirada más cercana a las muertes de EE.UU. debido a COVID-19”JB Wells News)

La investigación de Yeadon y Brand ayuda a mostrar cómo los resultados de pruebas falsas, los datos de mortalidad manipulados, el engaño implacable y los mandatos estatales desorientadores (máscaras, encierro, etc.) han alimentado la histeria pública creando la población obediente que nuestros gobernantes buscan. Después de 8 meses de este psíquico-drubbing, las élites ahora están listas para dar el golpe de gracia, una vacuna que contiene sustancias potencialmente tóxicas que cambiará el curso de la historia.

¿Exagero?

Tal vez, pero hay muchas razones para preocuparse. Tenga en cuenta que los defensores más entusiastas de estas vacunas experimentales (medios de comunicación) son las mismas personas:

  1. Que mintió sobre Trump-Rusia durante 3 años sin parar.
  2. Que censuraron agresivamente cualquier información sobre la operación de tráfico masivo de influencias de Hunter Biden.
  3. Quién encubría cualquier información relacionada con las elecciones presidenciales robadas del mes pasado.

Los medios de comunicación son el enemigo del pueblo, y lo han demostrado muchas veces. Pero, ¿cómo podemos aplicar esta regla a la implantación de las nuevas vacunas?

Podemos suponer que los intereses de los adineradas potenciadores, que son dueños de los medios de comunicación y establecen su agenda, tendrán prioridad sobre las personas que están en la fila para ser vacunadas. Es todo. Sus intereses tendrán prioridad sobre su seguridad. Así es como funciona.

Por lo tanto, uno debe ser extremadamente cauteloso con las vacunas que se apresuran al mercado en un tiempo récord, del mismo modo que deben sospechar de los motivos de las personas que ven el “escepticismo” o la “vacilación” como una “amenaza para la seguridad nacional”. No se puede confiar en esta gente. Es así de simple.

¿Por qué, por ejemplo, el gobierno británico alistaría“inteligencia militar para buscar y erradicar lo que El Times llama “militantes antivacunas” y “contenido propagandístico” relacionado en el ciberespacio??

¿Por qué los gigantes de las redes sociales eliminarían artículos que critican las vacunas?

¿Por qué todos los medios de comunicación y expertos en salud pública están presionando para la vacunación masiva?

¿por qué?

La respuesta es obvia, ¿no?

Es porque los ricos powerbrokers que están orquestando esta operación.quieren ver que el pueblo vacunado en masa. De eso se trata todo esto.

Entonces, la pregunta es: ¿Por qué? ¿Por qué es tan importante para ellos? ¿Es porque quieren salvar vidas?

No, eso no es todo. Obviamente hay algo más que no sabemos. Tal vez sea el cambio climático, tal vez es sobrepoblación, o tal vez es una determinación colectiva para transformar la sociedad en una distopía tecnocrática. (“El Gran Reinicio”). No lo sabemos, pero una cosa es cierta, todo este ballyhoo sobre Covid es un arenque rojo. Simplemente desvía la atención de la agenda real, razón por la cual debemos ser cautelosos con respecto a las vacunas. La vacunación masiva podría, de hecho, ser el objetivo final. Echa un vistazo a la versión de Yeadon sobre las vacunas en una reciente edición de LifeSite News:

No hay absolutamente ninguna necesidad de vacunas para extinguir la pandemia… No vacunas a personas que no están en riesgo de contraer una enfermedad. Tampoco se dispone a planear la planificación de vacunar a millones de personas sanas y en forma con una vacuna que no ha sido ampliamente probada en seres humanos…

Dado que es demostrable que “alrededor del 30% de la población tenía inmunidad previa”, y si uno incluye a algunos niños pequeños que son “resistentes”, el 40%, y si bien considera que la tasa de infección está “en algún lugar [de unos 20 a 30 por ciento”, esto significa que alrededor del 65 al 72% de la población tiene actualmente inmunidad al COVID-19.

Y teniendo en cuenta la realidad de la inmunidad del rebaño, cuando la susceptibilidad a un virus cae tan baja, alrededor del 28 al 35%, “esa población ya no puede soportar un brote creciente de enfermedad”, y por lo tanto el virus “disminuye y desaparece… La pandemia ha terminado de manera efectiva y puede ser manejada fácilmente por un NHS (Servicio Nacional de Salud) que funcione correctamente. En consecuencia, se debe permitir inmediatamente al país volver a la vida normal”. (“Ex Vicepresidente de Pfizer: ‘No hay necesidad de vacunas’, ‘la pandemia ha terminado efectivamente”LifeSite News)

¿Tiene razón? ¿Son las vacunas un riesgo innecesario que no sirve para nada? Aquí hay más de Yeadon sobre los posibles efectos a la baja de las nuevas vacunas basadas en EL ARNm que son “toda la rabia”.

“La formación de los llamados “anticuerpos no neutralizantes” puede conducir a una reacción inmune exagerada,especialmente cuando la persona de la prueba se enfrenta al virus real, “salvaje” después de la vacunación.”

– Se espera que las vacunas produzcan anticuerpos contra las proteínas de pico del SARS-CoV-2. Sin embargo, las proteínas de espiga también contienen proteínas sincronía-homóloticas, que son esenciales para la formación de la placenta en mamíferos como los humanos. Debe descartarse que una vacuna contra el SARS-CoV-2 podría desencadenar una reacción inmunitaria contra la sincronía-1, ya que, de lo contrario, podría dar lugar a una infertilidad de duración indefinida en mujeres vacunadas.

– Las vacunas contra el ARNm de Pfizer/BioNTech contienen polietilenglicol (PEG). Esto significa que muchas personas pueden desarrollar reacciones alérgicas, potencialmente mortales a la vacunación.

 La duración demasiado corta del estudio no permite una estimación realista de los efectos tardíos. Al igual que en los casos de narcolepsia después de la vacunación contra la gripe porcina, millones de personas sanas estarían expuestas a un riesgo inaceptable si se concediera una aprobación de emergencia y se diera la posibilidad de observar los efectos tardíos de la vacunación.” (“That Was Quick”, Lockdown Skeptics)

Vamos a resumir:

  1. Las nuevas vacunas contra el ARN mensajero podrían hacer que los receptores sean más susceptibles a enfermedades graves o muerte.
  2. Las proteínas Spike pueden“desencadenar una reacción inmunitaria” que “resultará en infertilidad”. (Una vez más, Control de población)
  3. Las nuevas vacunas contienen polietilenglicol (PEG) que puede ser“potencialmente mortal”.
  4. Los ensayos no fueron lo suficientemente largos para determinar si las vacunas son seguras o no. La aprobación de la FDA no significa “seguro”. Todo lo contrario. La FDA es “capturada” de la misma manera que se captura la FAA. (Piense: Boeing 737 Max)

El nuevo régimen de las vacunas Covid-19 es innecesario y arriesgado. Los lectores deben ignorar el bombo y hacer su propia investigación. Asumir la responsabilidad de su propia salud y bienestar. No espere que los medios de comunicación o los funcionarios de salud pública digan la verdad. No lo harán. Quieren usarte como conejillo de indias en su desquiciado experimento de laboratorio. No coopere, no cumpla, no aquieste, no ceda.

No te rindas.

Original and in english The Covid-19 Vaccine; Is the Goal Immunity or Depopulation? « Aletho News

Interpretación Errónea del Virus Parte II: Principio y Fin de la Crisis del Coronavirus

Por Dr. Stefan Lanka

Artículo original publicado en la revista: Wissenschafftplus
Enlace al artículo original: https://wissenschafftplus.de/uploads/article/wissenschafftplus-fehldeutung-virus-teil-2.pdf Fuente de la traducción al español: desconocido.

La definición del SARS y del coronavirus o covid-19 significa que se considera que la neumonía atípica es el cuadro clínico que caracteriza a la enfermedad. Si se pueden detectar patógenos conocidos en la neumonía, ésta se considera típica, si no atípica. Uno de los dos hechos decisivos para el SARS y la crisis del coronavirus es que al menos el 20- 30% de todas las neumonías son atípicas. Las causas de la neumonía atípica son claramente conocidas y por lo tanto NO deben presentarse como la causa de un virus desconocido.

Este hecho es suprimido por los infectólogos y virólogos y es la base del miedo y el pánico actuales, porque se crea la impresión entre los afectados, el público y los políticos, de que la neumonía atípica sería especialmente peligrosa y a menudo mortal porque todavía no hay medicamentos ni vacunas para la supuesta nueva enfermedad.

Desde el momento en que se ofrece un procedimiento de prueba para el supuesto nuevo virus, que, oculto por los implicados, también prueba “positivamente” a personas sanas, el número de casos aumenta automáticamente. Inicialmente, las personas con neumonía típica también serán examinadas, luego más y más personas con otras enfermedades.

Esto se considera una prueba práctica de la propagación del virus. Automáticamente, más y más de otras enfermedades se añaden a la enfermedad original “neumonía atípica” y este “síndrome” se muestra como “la nueva enfermedad viral”.

El otro hecho decisivo, no sólo para el SARS y la crisis del coronavirus, es que los virólogos que afirman que los virus causan enfermedades, están suprimiendo una situación obvia abiertamente mentirosa por razones comprensibles.

El método de prueba de virus que se ofrece es un método de detección genética. No aíslan de un virus las secuencias de genes que utilizan para la prueba de detección. Aíslan secuencias genéticas que se liberan típicamente en mayores cantidades cuando los tejidos y las células mueren. Estas secuencias genéticas, generalmente cortas, y componentes del metabolismo humano, constituyen la base para el trabajo de laboratorio posterior.

Sin embargo, con la ayuda de programas informáticos, los virólogos sólo pueden construir mentalmente largas cadenas de material genético a partir de muchas secuencias cortas de genes. Estas son entonces producidas como verdaderas cadenas de ADN viral. Esta es la razón por la que los resultados positivos de las pruebas se obtienen repetidamente incluso en individuos sanos probados.

Para evitar refutarse a sí mismos, estos virólogos ignoran constantemente dos reglas prescritas por la ciencia. Uno es verificar sistemáticamente todas las afirmaciones por sí mismas. La otra es probar todos los supuestos y métodos utilizados mediante experimentos de control.

Si realizaran los experimentos de control, descubrirían que TODAS las secuencias genéticas cortas, que sólo unen mentalmente, para formar una cadena genética viral se originan en el metabolismo humano y no en el exterior, de un supuesto virus.

El impulso de la crisis del coronavirus fue desencadenado por un mensaje de un joven oftalmólogo el 30/12/2019 en Internet, que se difundió de forma inmediata y muy rápidamente. Éste dijo a sus amigos que varias personas estaban en cuarentena en su hospital, que se confirmaron siete casos de SARS, que se cuidaran y protegieran.

El profesor Christian Drosten, de la Charité de Berlín, se enteró de ello e inmediatamente comenzó a elaborar procedimientos de prueba para los virus del SARS antes de que estuviera claro y pudiera determinarse si el informe de China sobre el SARS era verdadero y estaba probado, y especialmente antes de que los virólogos chinos publicaran sus resultados.

Los virólogos autorizados de la Comisión de Control de Enfermedades de China (CCDC) publicaron sus resultados el 24 de enero de 2020 y el 3 de febrero de 2020.

Informan sobre el aislamiento de muchas secuencias genéticas cortas, que, cuando se ensamblan, podrían representar una cadena genética de un nuevo tipo de virus. Los autores señalan expresamente -y todos los demás virólogos implicados hasta la fecha- que aún no se han realizado los experimentos absolutamente necesarios que permitan afirmar que se trata efectivamente de una cadena genética de un virus causante de enfermedades.

Por el contrario: los virólogos chinos incluso señalan explícitamente que la cadena genética construida tiene hasta un 90% de similitud con las cadenas genéticas de los inofensivos y por decenios de antigüedad, reivindicados corona virus en los murciélagos.

El 21/01/2020 (¡3 días antes de la primera publicación de la CCDC!) la OMS recomendó a todas las naciones usar el procedimiento de prueba desarrollado por el Prof. Drosten. Al afirmar que había desarrollado un procedimiento de prueba fiable para el virus, que se estaba extendiendo rápidamente en China, el profesor Drosten, haciendo caso omiso de las normas claramente definidas de la labor científica, que forman parte de su contrato de trabajo, y violando las leyes del pensamiento y la lógica de la virología, ha desencadenado y causado el aumento y la globalización del pánico epidémico chino.



1. El comienzo de la crisis del Coronavirus

Cuando el joven oftalmólogo Li Wenliang informó a siete médicos de Wuhan a través de WhatsApp el 30/12/2019 de que varias personas estaban en cuarentena en su hospital, que se habían confirmado siete casos de SARS, y que debían tener cuidado y protegerse, no tenía la intención de causar pánico.

Si lo hubiera hecho, habría publicado el anuncio en Internet y advertido al público. Uno de los siete destinatarios de este mensaje privado de WhatsApp publicó una “captura de pantalla”, es decir, una foto del mensaje, en Internet sin ser consciente de las posibles consecuencias. Por supuesto, esta información se difundió muy rápidamente dentro de China y luego en todo el mundo.

Este mensaje desencadenó una ola de temor, pánico e indagaciones a las autoridades sanitarias chinas y al gobierno debido al pánico causado por una crisis de SARS en 2003, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó como “amenaza mundial” el 12 de marzo de 2003.

En consecuencia, el Gobierno de Beijing envió una “fuerza de reacción rápida” integrada por epidemiólogos y virólogos del Centro de Control de Enfermedades de China a Wuhan el 31 de diciembre de 2019 para apoyar a las autoridades sanitarias locales y a la provincia circundante de Hubei. El objetivo era comprobar y verificar las afirmaciones de un brote de una epidemia. Si efectivamente se hubiera producido un brote, la situación debería controlarse adecuadamente.

En la primera publicación autorizada de los autores del CCDC sobre los resultados de su investigación, “A New Coronavirus from Patients with Pneumonia in China, 2019”, no se informa de una acumulación de pacientes con neumonía de causa desconocida.

Informan que los pacientes encontrados pueden ser agrupados en un “grupo” con características comunes. La característica común era la visita más o menos frecuente de un mercado mayorista de mariscos en Wuhan. Lo pequeño que era el grupo de pacientes con neumonía atípica puede verse por el hecho de que el CCDC tomó frotis y líquidos del tracto respiratorio inferior de sólo cuatro pacientes, para buscar patógenos conocidos y desconocidos.

Mientras tanto, el pánico en Wuhan y sus alrededores aumentó extremadamente. Ni siquiera las medidas adoptadas por la policía, que el 3 de enero de 2020 pidió al oftalmólogo Li Wenliang que se comprometiera por escrito firmando una declaración punible de cese y desistimiento para no difundir nada más sobre un posible brote de SARS, pudieron frenar la dinámica de pánico que se había desarrollado y que empeoraba peligrosamente.

El 10/01/2020 Wenliang, y poco después también sus padres, desarrollaron los síntomas de la neumonía. Li Wenliang se aisló porque estaba convencido de que había sido infectado con el virus del SARS el día anterior por un paciente ocular. Esto también aumentó el pánico.

Los doctores que lo atendieron realizaron un gran número de pruebas diferentes, todas las cuales resultaron negativas. A medida que su estado de salud se deterioraba y cada vez más personas mostraban la simpatía del público por su destino, las pruebas se continuaron hasta que una primera prueba de SARS, el 30/01/2020, se consideró “positiva”. El desastre del creciente pánico del SARS, que mutó en la crisis mundial del coronavirus, siguió su curso.

Li Wenliang difundió este resultado en Internet con las siguientes palabras: “Hoy las pruebas de ácido nucleico han dado un resultado positivo, el polvo se ha asentado, finalmente diagnosticado”.

Este anuncio aumentó el pánico ya existente. Todo se descontroló por completo cuando publicó su declaración firmada de cese y desistimiento del 03/01/2020 en Internet. Esta publicación de su declaración de cesación, que era peligrosa para él, fue y sigue siendo considerada por todas las personas presas del pánico, como prueba de que hay una nueva epidemia de SARS, porque un médico, que a su vez está afectado, sigue informando y advirtiendo al público a pesar de la amenaza de sanciones.

El pánico aumentó aún más porque la salud de Li Wenliang se deterioró a pesar del uso intensivo de una variedad de sustancias antibióticas y el público participó regularmente de esto. La situación estaba al borde de la escalada porque el informe de su muerte fue más que caótico y contradictorio.

Esta fue y sigue siendo la razón central por la que el público chino y mundial asumió que se había producido otro brote de SARS en Wuhan, pero que se había redefinido como una nueva epidemia, una pandemia con un nuevo nombre, Covid-19.



2. Una, de dos posibles causas del miedo de Li Wenliang

El temor del oftalmólogo Li Wenliang se basa en los acontecimientos de 2003 en China, cuando los científicos occidentales afirmaron que se había producido una acumulación de neumonía atípica en el sur de China. Dos días después de la creación mental de una cadena genética del supuesto nuevo virus (SARS-CoV-1), en la que el Prof. Drosten estuvo significativamente involucrado, el Prof. Drosten ofreció un supuesto procedimiento de prueba para este supuesto virus.

Aproximadamente 800 personas con neumonía atípica, es decir, neumonía en la que no se detectan patógenos conocidos, pero que resultó “positiva” con la prueba del Prof. Drosten, murieron, por lo tanto -posiblemente de forma incorrecta y sobre tratada- con el diagnóstico de SARS en lugar de “neumonía atípica”.

La base de que el temor al SARS se mantuviese y aumentara hasta 2019, son dos publicaciones de 2013 y 2017 que dieron lugar a especulaciones sobre la posibilidad de que aparecieran nuevos coronavirus del SARS. Los autores de ambas publicaciones afirman que los murciélagos sanos proporcionan pruebas de la existencia de secuencias genéticas cortas que pueden ser interpretadas como componentes de un virus.

Estas secuencias genéticas cortas tendrían similitudes con las secuencias genéticas cortas que se declararon componentes del supuesto coronavirus del SRAS-1 (SARS-CoV-1) en 2003.

SARS significa Síndrome Respiratorio Agudo Severo, que es otra descripción de los síntomas de la neumonía atípica.

Se dice que estas hebras genéticas mentales (ficticias, transformadas en realidad) son capaces de desarrollarse en la realidad y formar un virus real. Este virus, que se afirma está en murciélagos y otros animales salvajes pero que sigue siendo inofensivo, podría saltar a los humanos a través de la mordedura, el contacto o el consumo y convertirse en un asesino mortal.

En los seres humanos, este inofensivo virus podría, a través de cambios (mutaciones), convertirse en un coronavirus del SARS que es realmente nuevo y podría causar una enfermedad. Tal acontecimiento y la consiguiente oleada de enfermedades, como la neumonía atípica, deben esperarse en cualquier momento.

Hasta la fecha, los virólogos no han podido aislar un virus del SARS de un paciente, un murciélago, otro animal o en el laboratorio, ni han podido detectar una cadena genética intacta y completa de un virus del SARS. Hasta la fecha no se ha podido confirmar la suposición de los virólogos de que existen de hecho cadenas genéticas virales que están construidas de la misma manera que las cadenas genéticas compuestas de secuencias genéticas cortas.

Hay otras formas en que aún no se ha demostrado la existencia y la presencia de una cadena genética completa de un virus del SARS, aunque desde hace mucho tiempo se dispone de técnicas estándar muy sencillas para determinar la longitud de las secuencias genéticas.

Los temores alimentados masivamente por tales afirmaciones falsas fueron la base de los temores del oftalmólogo Li Wenliang, así como de otros médicos e infectólogos no sólo en Wuhan.

Estas alegaciones son la razón por la que los epidemiólogos y virólogos de la CCDC, a partir del 31 de diciembre de 2019, se centraron en encontrar secuencias de genes similares que se definieron como componentes del coronavirus del SARS en 2003 (véanse las explicaciones que figuran a continuación).



3. La segunda de las posibles causas de miedo de Li Wenliang

Las crisis del SARS y del Coronavirus comenzaron con la afirmación en los medios de comunicación de que hay una acumulación de pacientes con neumonía atípica. Esta alegación nunca fue corroborada. Sólo se afirmó que la neumonía atípica que se produjo podía explicarse por la suposición de la aparición de un nuevo virus, porque algunas de las personas con neumonía atípica tenían contacto con los mercados de animales.

Para poder confirmar la suposición de que un virus desconocido podría ser la causa de la neumonía atípica, se suprimieron los hechos conocidos descritos en la literatura médica y científica. De hecho, hay varios y amplios espectros de causas no infecciosas de neumonía atípica. Por varias razones, esta neumonía atípica tiene más probabilidades de ser mortal que la típica.

Las causas son, entre otras, la inhalación de vapores, disolventes y sustancias tóxicas. La entrada de alimentos, bebidas o contenidos estomacales en los pulmones en caso de dificultades para tragar o de la pérdida del conocimiento también puede causar una neumonía extremadamente grave (neumonía por aspiración).

El agua por sí sola es suficiente, si entra en los pulmones de las personas que se están ahogando, para causar una neumonía atípica grave. Otra causa es el reconocido espectro de disfunciones inmunológicas, como las alergias y las reacciones auto-inmunes. También se sabe que la radiación desencadena una inflamación de los pulmones en el cáncer, que no puede distinguirse de la típica neumonía.

La neumonía congestiva es particularmente conocida en las personas mayores. Éstas se desarrollan debido a la retención de agua (edema), a la permanencia prolongada en cama, a la debilidad del corazón y/o de los riñones, que puede conducir a una ventilación y circulación sanguínea inadecuadas en los pulmones, y como consecuencia directa de la inflamación de los pulmones, es decir, de la neumonía atípica.

Lógicamente, una combinación de causas subyacentes también causa neumonía atípica. Una neumonía atípica puede convertirse rápidamente en una neumonía típica si se produce una colonización secundaria del pulmón inflamado. Esta es la razón por la que el porcentaje de neumonía atípica es probablemente más alto que el 20-30% estimado.

En los estudios de las cinco personas documentadas en las dos publicaciones pertinentes a la crisis del coronavirus, no se investigaron la posible presencia o la historia, los signos, los mecanismos y los efectos de estas causas conocidas de la neumonía atípica. Los virólogos no suelen hacerlo de todos modos, y los miembros de la CCDC no pudieron hacerlo ni siquiera en las circunstancias de pánico.

Excluir la mención de la neumonía atípica demuestra una grave negligencia médica e impide el tratamiento correcto de los pacientes. Por consiguiente, los afectados corren el riesgo de que se les manipule mal con un cóctel de sustancias antibióticas ricas en efectos secundarios, que es capaz de causar de forma independiente la muerte de los pacientes, especialmente en caso de sobredosis. El pánico puede ser incluso fatal en muy poco tiempo, no sólo en el caso de problemas cardiovasculares.

La respuesta a la pregunta crucial de si se ha detectado realmente un nuevo virus o si sólo se emiten piezas cortas y endógenas de material genético como componentes de un virus o se interpretan erróneamente como tales, es decisiva para que la crisis del coronavirus pueda terminar rápidamente. Al igual que con el H1N1, los responsables de la crisis del coronavirus dicen que ésta sólo se puede acabar con la vacunación. Sin embargo, la idea de la vacunación ha sido refutada tanto como la de los virus.

Para la evaluación y clasificación de los acontecimientos que rodearon el desencadenamiento y el mantenimiento de la crisis del coronavirus es útil el recuerdo de la pandemia de gripe porcina de 2009, que ya ha sido olvidada.

La mayoría de la población en ese momento estaba preparada para vacunarse contra los supuestos virus de la gripe porcina. Luego hubo un retraso en la entrega anunciada de las vacunas. Las vacunas no podían llenarse en jeringas listas para usar, ya que los nuevos potenciadores de ingredientes activos utilizados por primera vez dañaban la mezcla de la vacuna y la inutilizaban. Por esta razón, la vacuna se llenó en ampollas para 10 personas cada una, a las que sólo se permitió añadir los potenciadores de la sustancia activa poco antes del acto de la vacunación.

Durante este tiempo se supo que los potenciadores del principio activo, llamados adyuvantes, sin los cuales una vacuna no podría desarrollar su efecto, son nuevos y no han sido probados. Se supo que estos novedosos amplificadores de drogas consisten en nanopartículas. Se sabe que las nanopartículas son muy reactivas debido a su diminuto tamaño y, por lo tanto, se utilizan como catalizadores en muchas reacciones químicas. En los procesos técnicos, por ejemplo, hacen que las superficies se comporten de forma completamente diferente a la que se puede conseguir con los métodos convencionales.

Entonces se supo que la Canciller alemana Angela Merkel y las Fuerzas Armadas alemanas iban a recibir esta vacuna, pero sin el novedoso potenciador de sustancias activas de nanopartículas, mientras que la policía y la población iban a recibir la vacuna con las nanopartículas no probadas.

Como resultado, el 93% de la población rechazó la vacuna producida para ellos. Sólo al 7% de los alemanes se les ha administrado esta vacuna.

El metabolismo humano no puede metabolizar y excretar nanopartículas. Debido a esta negativa por parte de casi toda la población, la gripe porcina en realidad desapareció de la noche a la mañana siguiente, como por arte de magia, de los medios de comunicación al basurero y las vacunas al alto horno.

(Se permite una pequeña polémica: sorprendentemente, el virus de la gripe porcina H1N1 despegó al galope de los cerdos, ya no infectó a otras personas, no enfermó a los infectados y su presencia en los medios de comunicación se detuvo inmediatamente. Tal vez el virus de la gripe porcina se ha convertido en virus de la gripe de los peces, para nadar por los ríos en los cuerpos de los salmones, sólo para atacar de nuevo con fuerza concentrada en el mercado de pescado en Wuhan).

Los epidemiólogos, infectólogos y virólogos implicados han aprendido del fracaso de la planificación de la pandemia, que no culminó con la vacunación. Analizaron las causas y publicaron sus conclusiones y recomendaciones para el futuro en el número 12 de diciembre de 2010 del Bundesgesundheitsblatt (Gaceta Federal de Salud). El significativo título de este número: “Pandemias. Lecciones aprendidas” Lo que significa tanto como: ¡Las lecciones que hemos aprendido de la debacle de la gripe porcina H1N1!

Algunos de los artículos de este número están disponibles en Internet, pero no los más importantes. Las principales recomendaciones para la gestión de la pandemia son:

• Asegurarse de que los expertos no se contradigan entre sí en los debates públicos.

• Participación temprana de los medios de comunicación social y de los líderes. – Control de la red Internet. Esto con el fin de evitar que las reivindicaciones y las críticas pongan en peligro el consenso y la aceptación de las medidas en la política y la sociedad.

¡Estas recomendaciones ya se han aplicado con éxito! Se censura en Internet, se excluye a los críticos con insultos, entre otras cosas. Los argumentos obligatorios que refutan la suposición de la pandemia y que han pasado al dominio público simplemente no se abordan. Sólo un experto, el Prof. Drosten, es escuchado en los medios y en la política. La única “crítica” que se le hizo, expresada por un virólogo especializado en VIH, tuvo la función de reforzar la afirmación central de la existencia de un nuevo virus, el SARS-CoV-2.



4. La globalización del pánico por los virus chinos del SARS y la creación de la crisis del coronavirus por el Prof. Drosten

El profesor Christian Drosten, de la Charité de Berlín, afirma que desde el 1/01/2020 ha desarrollado un método de detección genética con el que puede detectar con fiabilidad la presencia del nuevo coronavirus en los seres humanos.

Para a) poder comprender qué supuestos y qué acciones constituyen la base de las afirmaciones del Prof. Drosten y b) comprobar si sus conclusiones de haber desarrollado un procedimiento de prueba seguro para el nuevo coronavirus están lógica y científicamente probadas o no, o incluso refutadas, es necesario explicar los términos y técnicas utilizadas, presentar su argumentación y analizar las dos publicaciones decisivas a las que se refiere el Prof. Drosten.

¿Cómo se definen un virus y un coronavirus?

¿Cómo se definen las secuencias en este contexto? – ¿Cómo funcionan los métodos de detección de secuencias llamadas PCR, RT-PCR y RT-PCR en tiempo real?

¿Cuándo se puede emitir la detección de la presencia de secuencias en humanos como prueba de la presencia de un virus?

¿Cómo se demuestra científicamente la existencia de un virus?

 
Términos

– En la ciencia, un virus se define por su material genético específico, que es único para ese virus.

– El material genético de un virus también se conoce como la cadena genética viral, la molécula genética viral o su genoma. – El material genético viral de un virus contiene las distintas secuencias genéticas para la formación de las distintas proteínas virales, conocidas como genes virales.

– El material genético de un virus puede consistir en ADN o ARN.

– Los virus corona se definen por el hecho de que consisten en una molécula específica de ARN rodeada por una envoltura.

– El material genético de un determinado virus se define por su longitud determinada con precisión y la determinación exacta de la estructura de la cadena del genoma viral.

– La composición del material genético de un virus resulta de la determinación exacta del número y la secuencia específica de los cuatro bloques de construcción que componen un material genético. Los cuatro bloques de construcción de un material genético se llaman nucleótidos. – El proceso de determinar la secuencia específica de los cuatro componentes básicos de un material genético se denomina secuenciación.

– El resultado de la determinación de la secuencia de los componentes básicos de una sustancia hereditaria se denomina secuencia o secuencia genética.

– Los virus patógenos se definen por el hecho de que su secuencia es única y no se da en organismos sanos. – Para detectar y determinar la presencia del material genético de un virus, de acuerdo con las leyes del pensamiento y la lógica que precede a toda ciencia como regla fundamental, este virus debe ser aislado y estar presente en forma pura para que las propias secuencias de genes de la célula no se malinterpreten como componentes de un virus.

– Sólo es posible determinar la secuencia de una sustancia genética si está presente en forma de ADN. – Para determinar la secuencia de una sustancia genética que está presente en forma de ARN, primero debe ser convertida bioquímicamente en ADN.

– El proceso de conversión de una sustancia genética de ARN en ADN se denomina “transcripción inversa” y se abrevia como “RT”.


Las técnicas utilizadas por el Prof. Drosten y las primeras conclusiones

– La presencia y la longitud de un material genético se determina separándolo longitudinalmente en un campo eléctrico. Los trozos cortos migran más rápido, los más largos más lentamente. Al mismo tiempo, para determinar la longitud del material genético a examinar, se añaden piezas de material genético de longitud conocida de diferentes longitudes. Esta fiable técnica estándar para detectar y determinar la longitud del material genético se llama “electroforesis en gel”.

– Si la concentración de un determinado material genético es demasiado baja para ser detectada por la técnica de “electroforesis en gel”, puede ser multiplicada a voluntad por la técnica de multiplicación ilimitada de ADN, llamada Reacción en Cadena de la Polimerasa. De esta manera, el ADN indetectable puede hacerse visible en la electroforesis en gel. Este es un requisito previo para hacer accesible el material genético para investigaciones posteriores, especialmente para la posterior determinación decisiva de su longitud y secuencia. Este método también se conoce como PCR para abreviar.

El inventor de la técnica de la PCR, Kary Mullis, que fue galardonado con el Premio Nobel de Química en 1993 por este invento, señaló desde el principio que este, su método desarrollado para el análisis en sala blanca en las fábricas de chips de ordenador es muy propenso a errores. En su discurso del Premio Nobel, que está documentado en la página del Comité del Premio Nobel, también señaló que no hay ninguna prueba verificable, en realidad científica, de que la sustancia genética conocida como genoma del VIH desencadene realmente una inmunodeficiencia o una de las diversas enfermedades que se agrupan de manera inadmisible bajo el término “SIDA” y se tratan con quimioterapia altamente tóxica. Señaló que sólo hay consenso entre los científicos participantes en que el “VIH” desencadenaría una inmunodeficiencia.

Para poder reproducir un ADN con la técnica de PCR, se requiere el conocimiento de la composición, la secuencia del ADN. Esto se debe a que un ADN sólo puede propagarse por PCR si fragmentos cortos de genes producidos artificialmente se unen al principio y al final del ADN, que corresponden exactamente a la secuencia del principio y del final del ADN que se va a propagar. Estos cortos trozos de ADN producidos artificialmente se llaman, por lo tanto, primers, las moléculas iniciadoras de la PCR. Tienen una media de entre 24 y 30 nucleótidos de largo (los bloques de construcción del material genético).

Así pues, la PCR no puede utilizarse para detectar secuencias o virus desconocidos. Sólo la determinación de la secuencia de un virus permite desarrollar una prueba de PCR para la detección de la secuencia de un gen originado en un virus. – En los primeros días de la PCR, sólo era posible determinar la cantidad de ADN amplificado mediante electroforesis en gel después de que se hubiera detenido la reacción de amplificación de la PCR. Mientras tanto, se añaden ciertos colorantes a las enzimas y sustancias necesarias para la PCR. La detección de estos tintes durante el curso de la PCR muestra aproximadamente qué concentraciones de ADN reproducido artificialmente se produjeron y cuánto ADN estaba realmente presente aproximadamente al comienzo de la PCR. Dado que la cantidad de ADN producido artificialmente puede determinarse aproximadamente mientras la técnica de PCR sigue funcionando, esta extensión de la técnica de PCR se denomina “PCR en tiempo real”. Por lo tanto, una “PCR en tiempo real” que va precedida de otro paso, la conversión de ARN en ADN mediante “transcripción inversa” (RT), se denomina “RTPCR en tiempo real”.

– El Prof. Drosten utiliza la técnica de “RT-PCR en tiempo real” en la prueba que ha desarrollado para la detección del nuevo virus corona. Con ese fin, ha seleccionado secuencias genéticas cortas de un conjunto de datos de Internet del 1/01/2020 que se atribuyen a los virus del SARS. Sobre la base de esas secuencias de fragmentos genéticos cortos, que se interpretan como posibles componentes de los virus del SARS, él diseñó las secuencias de cebadores de la PCR decisivas para la PCR a fin de detectar el virus “todavía” desconocido en China con su “RT-PCR en tiempo real”.

Cuando aparecieron en Internet compilaciones preliminares de secuencias el 10/01/2020 y el 12/01/2020, que posteriormente fueron modificadas y publicadas el 24/01/2020 y el 3/02/2020, esto representó el resultado de los dos primeros intentos de identificar el virus aún desconocido. Con este fin, los virólogos de la CCDC usaron programas de computadora para ensamblar teóricamente las secuencias de fragmentos cortos de genes en una posible cadena genética.

En ambas publicaciones, los virólogos de la CCDC afirman que no hay evidencia de que estas sugerencias de secuencias puedan realmente causar enfermedades. El 10/01/2020 y el 12/01/2020, las propuestas de secuencias chinas eran todavía provisionales y no se habían sometido todavía al estricto proceso de revisión prescrito científicamente.

El hecho de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiende la prueba de detección PCR desarrollada por el Prof. Drosten para la detección del nuevo virus el 21/01/2020, incluso antes de la publicación de las publicaciones de las dos primeras propuestas de secuencias chinas, demuestra un primer hecho: El Prof. Drosten utilizó datos no verificados científicamente para su prueba de PCR rápidamente globalizada del 2019-nCoV, que fue rebautizada como SARS-CoV-2 el 7 de febrero de 2020 con la participación del mismo Prof. Drosten.

El cambio de nombre el 7 de febrero de 2020 de la designación de “nCoV” a “SARS-CoV-2”, una mera presunción de virus posiblemente defectuoso o inofensivo, en un patógeno peligroso, dio a la opinión pública la impresión de que se había descubierto un virus real del SARS en China, que causa una enfermedad peligrosa, a saber, el SARS, y mató al nuevo ídolo de China, Li Wenliang, que empequeñeció a la dirección del partido.

El Prof. Drosten y sus colegas del Grupo de Nomenclatura de Virus cumplieron así las expectativas de la población, que estaba aterrorizada hasta la médula: “finalmente diagnosticado”, “finalmente diagnosticado”. Esta expectativa fue despertada por el impulso del pánico masivo desencadenado por el Dr. med. Li Wengling y aparentemente cumplido por el Prof. Drosten.

El factor decisivo en la evaluación de este acto es el hecho de que en aquel momento todos los virólogos directamente implicados testificaron -y todavía testifican hoy- que no hay pruebas de que este nuevo virus cause realmente la enfermedad. ¿O sólo ocurre en paralelo en enfermedades, en procesos de curación, después de procesos de curación, en algunas personas sanas, en muchas personas sanas o en todas las personas?

Esto demuestra que el Prof. Drosten ha cruzado la línea claramente reconocible de la acción científicamente justificada en un fraude reconocible y trascendental. También no podrá salir de esto utilizando una revista para la publicación de su procedimiento de prueba del 23/01/2020 que no comprueba las declaraciones hechas en ella antes de ir a la imprenta.



5. Las preguntas decisivas para un rápido final de la crisis del Coronavirus

La cuestión central y decisiva es si el Prof. Drosten ha cumplido con su deber científico, que forma parte de su contrato de trabajo, consigo mismo y verifica sistemáticamente todas las afirmaciones hechas en su publicación sobre el método de detección que desarrolló y las declaraciones públicas basadas en él.

Este deber científico central da lugar a tres preguntas centrales:

¿Comprobó el Prof. Drosten si las secuencias de genes que forman la base de su procedimiento de prueba y que le fueron proporcionadas por virólogos chinos son en realidad secuencias que se originan en un virus?

¿Llevó a cabo el Prof. Drosten los experimentos de control que son obligatorios en la ciencia y que prueban si las secuencias que utilizó realmente se originan en un virus? ¿Llevó a cabo los experimentos de control que prueban si las secuencias que utiliza, que atribuye al nuevo virus, son en realidad secuencias que no son secuencias que se producen en todos los metabolismos, tal vez incluso en plantas, como las papayas de Tanzanía o que se producen en mayor número en el metabolismo de las enfermedades?

¿En base a qué suposiciones, experimentos y controles puede el Prof. Drosten afirmar que su método de prueba, con el que sólo detecta áreas parciales de 2 (dos) genes del genoma de un total de 10 (diez) genes del coronavirus, detecta un virus completo, activo y causante de la enfermedad? ¿Y no sólo fragmentos de un virus, después de una supuesta batalla exitosa del sistema inmunológico o la presencia de virus “defectuosos” o “incompletos” o “inofensivos” en nuestro material genético, que son típicos y constituyen el 50% de las masas genéticas de nuestros cromosomas?

Las respuestas son el resultado de la realización documentada del Prof. Drosten durante el desarrollo del procedimiento de la prueba y de la no realización documentada del Prof. Drosten hasta hoy. El virólogo Prof. Drosten, que desarrolló el método de detección del nuevo coronavirus (primero llamado 2019-nCoV y luego, a partir del 7/02/2020 llamado SARS- CoV-2), describe el desarrollo del método de prueba en una publicación publicada el 23/01/2020 en la página 3 de este artículo, en la columna de la izquierda, a 8 líneas de distancia, describe el primer y decisivo paso de su enfoque:

“Antes del anuncio público de las secuencias del virus de 2019-nCoV, nos basamos en los informes de los medios de comunicación social que anunciaban la detección de un virus similar al SARS. Por lo tanto, asumimos que un CoV relacionado con el SARS estuvo involucrado en el brote”.

Esto significa que el Prof. Drosten y sus colaboradores han asumido, basándose en los informes de los medios de comunicación social, que un coronavirus relacionado con el SARS podría estar implicado en el supuesto brote de neumonía atípica. En ese momento no se disponía de datos clínicos que apoyaran esa hipótesis. ¿Cuál era su siguiente paso?

“Descargamos todas las secuencias completas y parciales (longitud media >400 nucleótidos) de virus relacionados con el SARS que estaban disponibles en el GenBank el 1 de enero de 2020.”

Continúa en la columna derecha de la página 3, tercera fila desde la parte superior:

“Alineamos estas secuencias [Nota mía, SL: contra una secuencia estándar dada del virus del SARS] y utilizamos las secuencias alineadas para desarrollar nuestras pruebas (Figura S1 en el suplemento de esta publicación).

“Tras la publicación de la primera secuencia de 2019 nCoV en virological.org, seleccionamos tres pruebas basadas en lo bien que se ajustaban al genoma de 2019 nCoV (Figura 1). (“Descargamos todas las secuencias completas y parciales (si >400 nt) de virus relacionados con el SARS disponibles en el GenBank antes del 1 de enero de 2020 […] Estas secuencias fueron alineadas y la alineación se utilizó para el diseño del ensayo (Figura suplementaria S1).

De sus explicaciones se pueden extraer respuestas, conclusiones y consecuencias claras:

¿Comprobó el Prof. Drosten si las secuencias de genes, que son la base de su procedimiento de prueba y que fueron proporcionadas por virólogos chinos, son en realidad secuencias de un virus? ¡La respuesta es NO! No pudo comprobar si las secuencias proporcionadas eran de un virus, porque las dos publicaciones decisivas que describían la extracción de las secuencias de genes que utilizó no estaban disponibles para él antes de que su prueba fuera lanzada al mercado.

¿Llevó a cabo el Prof. Drosten los experimentos de control obligatorios en la ciencia para probar si las secuencias que usó realmente se originaron de un virus? ¿Llevó a cabo los experimentos de control para averiguar si las secuencias que utilizó, que atribuyó al nuevo virus, son en realidad secuencias que se producen en cualquier metabolismo, tal vez incluso en las plantas, o que se producen de forma metabolizada en las enfermedades?

La respuesta es: ¡NO! Ni él, ni los virólogos de la CCDC, ni otros han llevado a cabo de forma demostrable estos experimentos de control necesarios hasta el día de hoy, y si lo han hecho, no los han publicado. Para estos cruciales experimentos de control, deben utilizarse secuencias genéticas cortas del metabolismo de individuos sanos para secuenciarlos. Estas cortas secuencias genéticas, como las de los enfermos, deben ser ensambladas con los mismos programas informáticos para formar una larga cadena genética de un virus. Este experimento nunca se llevó a cabo o nunca se publicó. Ni siquiera se menciona este experimento de control obligatorio, que resulta de las leyes del pensamiento y la lógica de la virología – para controlar consistentemente los propios resultados. En el momento en que este experimento se lleva a cabo y se publica, la crisis del coronavirus termina inmediatamente.

El otro experimento de control resultante de la lógica científica es el ensayo intensivo, mediante el procedimiento PCR desarrollado (RT-PCR en tiempo real), con muestras clínicas de personas con enfermedades distintas de las atribuidas al virus y utilizando muestras de personas, animales y plantas sanas para comprobar si estas muestras no dan también resultados “positivos”.

Estos nuevos experimentos de control, que son lógicamente necesarios para validar un procedimiento de prueba, es decir, para comprobar si es válido y tiene alguna importancia, aún no se han realizado y ni siquiera se ha afirmado que se hayan realizado. Por consiguiente, los inventores y productores de estos procedimientos de prueba se han asegurado, mediante la información apropiada en los rótulos, por ejemplo, que la prueba sólo debe utilizarse para fines de estudio y no es adecuada para fines de diagnóstico.

Puedo predecir con certeza que las personas que liberan mayores cantidades de secuencias genéticas del tipo de tejido de los epitelios escamosos, por ejemplo, los pacientes renales, darán “positivo” con la PCR desarrollada por el Prof. Drosten a más tardar cuando su cantidad de frotis se multiplique y se concentre un poco. Es muy probable que incluso todos los organismos puedan dar positivo.

Hago un llamamiento a bioquímicos, bioinformáticos, virólogos y especialistas en cultivos celulares para que lleven a cabo estos experimentos de control, los publiquen y me informen sobre ellos. He diseñado un experimento de control que excluye de entrada la excusa de que el material de muestra utilizado ha sido contaminado con el virus del SARS Cov-2 antes o durante el experimento de control.

Los costos de la realización de los experimentos de control están cubiertos si se permite que yo y observadores neutrales estemos presentes durante la realización de los experimentos de control y se documenta cada paso. Por favor, póngase en contacto con la editorial para que se ponga en contacto. Los resultados pondrán fin a la crisis del coronavirus inmediatamente. No sirve de nada si sólo presento los resultados de los experimentos de control.

¿En base a qué suposiciones, experimentos y controles puede el Prof. Drosten afirmar que su procedimiento de prueba, con el que sólo detecta áreas parciales de sólo 2 (dos) genes del genoma de un total de 10 (diez) genes del virus del Corona, detecta un virus completo, activo y causante de enfermedad y no sólo fragmentos de un virus después de una supuesta batalla exitosa del sistema inmunológico o debido a la presencia de numerosos virus “defectuosos”, “incompletos” e “inofensivos” en nuestro material genético?

El Prof. Drosten no consideró estas preguntas lógicas en absoluto, porque no aparecen en ninguna parte de sus publicaciones y afirmaciones. La detección de sólo secuencias genéticas cortas de una cadena genética larga de un virus nunca puede probar la presencia de un virus intacto y por lo tanto reproducible. Para poder calificar de válida una prueba de PCR de este tipo, habría que realizar primero estudios cuyos resultados demuestren que la detección de secuencias genéticas cortas prueba automáticamente la presencia de una cadena genómica completa e intacta de un virus. Esos estudios lógicamente convincentes aún no se han realizado ni mencionado.

Al comienzo de la crisis del coronavirus, la principal viróloga, la Prof. Karin Mölling, una destacada experta en el campo de los virus asociados a las células, inofensivos, incompletos o defectuosos conocidos como endógenos, describió las medidas adoptadas como injustificadas. Ha demostrado en publicaciones y en un libro, que la mitad del material genético de los humanos, es decir, la mitad de las secuencias de la que están formados nuestros cromosomas consiste en secuencias genéticas inactivas y defectuosas de virus.

Lo que no sabe, o está ocultando, es que el metabolismo produce constantemente una gran cantidad de secuencias genéticas de ARN de cualquier composición, que no aparecen en forma de secuencias de ADN en los cromosomas.

Este hecho pone en tela de juicio las afirmaciones de existencia de todos los virus ARN, como los coronavirus, el virus del Ébola, el VIH, el virus del sarampión y los virus del SARS.

Este hecho es también la base por la que, con los experimentos de control, se pone fin inmediatamente no sólo a la crisis del coronavirus, sino también al miedo y al mal manejo por parte de toda la virología de los supuestos virus de la enfermedad. Puedo asegurarle que las causas reales y los fenómenos de infección atribuidos a los virus han sido probados en el sentido “positivo” de la palabra “ciencia”.

Referencias

https://www.loveproductions.org/english/articles/misinterpretation-of-virus/

Wrong Interpretation of the Virus Part II: Beginning and End of the Coronavirus Crisis

COMPARTIR

Horowitz: Los CDC confirman una tasa de mortalidad por coronavirus notablemente baja. ¿Dónde están los medios?

La mayoría de las personas son más propensas a terminar seis pies bajo debido a casi cualquier otra cosa bajo el sol que no sea COVID-19.

Los CDC acaban de publicar un informe que debería ser demoledor para la narrativa de la clase política, sin embargo, entrará en la espesa pila de datos vitales e información sobre el virus que no está saliendo al público. Por primera vez, los CDC han intentado ofrecer una estimación real de la tasa global de mortalidad para COVID-19,y bajo su escenario más probable, el número es 0.26%. Los funcionarios estiman una tasa de mortalidad del 0,4% entre los sintomáticos y proyectan una tasa del 35% de casos asintomáticos entre los infectados, lo que reduce la tasa general de mortalidad por infección (IFR) a solo 0,26%, casi exactamente donde los investigadores de Stanford la fijaron hace un mes.

Hasta ahora, hemos sido ridiculizados por pensar que la tasa de mortalidad era tan baja, frente a la estimación del 3,4% de la Organización Mundial de la Salud,que ayudó a impulsar el pánico y los bloqueos. Ahora los CDC están de acuerdo con la tasa más baja en tinta simple.

Además, en última instancia, podríamos descubrir que el IFR es aún menor porque numerosos estudios y recuentos duros de poblaciones confinadas han mostrado un porcentaje mucho mayor de casos asintomáticos. Simplemente ajustar por una tasa asintomática del 50% reduciría su tasa de mortalidad al 0,2%, exactamente la tasa de fatalidad proyectadapor el Dr. John Ionnidis de la Universidad de Stanford.

Más importante aún, como mencioné antes,la tasa global de mortalidad no tiene sentido porque las cifras están tan desequilibrados. Dado que al menos la mitad de las muertes se han ejecutado en residencias de ancianos, una estimación de la parte posterior de la venta mostraría que la tasa de mortalidad por infección para los residentes de hogares que no eran enfermeras sería sólo del 0,1% o 1 de cada 1.000. Y eso incluye a personas de todas las edades y todos los estados de salud fuera de los hogares de ancianos. Ya que casi todas las muertes son aquellas con comorbilidades.

Los CDC estiman que la tasa de mortalidad de COVID-19 para los menores de 50 años es de 1 de cada 5.000 para aquellos con síntomas, que sería de 1 de cada 6.725 en general, pero de nuevo, casi todos los que mueren tienen comorbilidades específicas o condiciones subyacentes. Aquellos sin ellos son más propensos a morir en un accidente de coche. Y los escolares, cuyas vidas, salud mental y educación estamos destruyendo, son más propensos a ser alcanzados por un rayo.

Para poner esto en perspectiva, un comentarista de Twitter yuxtapuesto las tasas de mortalidad por infecciones separadas por edad en España a la probabilidad media anual de morir de cualquier cosa para los mismos grupos de edad, basándose en datos de la Administración de la Seguridad Social. Usó España porque no tenemos una estimación detallada de la tasa de mortalidad por infección para cada grupo de edad de cualquier encuesta en los Estados Unidos. Sin embargo, sabemos que España fue peor que casi todos los demás países. Estos datos en realidad están trabajando con un IFR de primera línea del 1%, aproximadamente cuatro veces lo que los CDC estiman para los EE.UU., por lo que si acaso, los números correspondientes para los EE.UU. serán más bajos.

Como se puede ver, incluso en España, las tasas de mortalidad de COVID-19 para los más jóvenes son muy bajas y están muy por debajo de la tasa anual de mortalidad de cualquier grupo de edad en un año determinado. En el caso de los niños, a pesar de su corta edad, tienen entre 10 y 30 veces más probabilidades de morir por otras causas en un año determinado.

Si bien obviamente el factor de las tasas de mortalidad anual en innumerables causas de muerte y COVID-19 es sólo un virus, todavía proporciona una perspectiva muy necesaria para una respuesta de política pública que está completamente divorciada del riesgo para todas las personas menos las más viejas y enfermas del país.

Además, tenga en cuenta, estos números representan su probabilidad de morir una vez que ya ha contraído el virus, también conocido como la tasa de mortalidad por infección. Una vez que se combina la posibilidad de contraer el virus en primer lugar junto con la posibilidad de morir de él, muchas personas más jóvenes tienen una mayor probabilidad de morir de un rayo.

Cuatro médicos de enfermedades infecciosas en Canadá estiman que la tasa individual de muertes por COVID-19 para las personas menores de 65 años es de seis por millón de personas, es decir, del 0,0006%, de 1 en 166.666, lo que equivale “aproximadamente al riesgo de morir por un accidente automovilístico durante el mismo período de tiempo”. Estas cifras son para Canadá, que tuvo menos muertes per cápita que estados Unidos; sin embargo, si sacas la ciudad de Nueva York y sus condados circundantes de la ecuación, los dos países son prácticamente iguales. Además, recuerde que gran parte de la muerte se asocia con las decisiones políticas suicidas de ciertos estados y países para colocar a los pacientes COVID-19 en hogares de ancianos. Un asombroso 62 por ciento de todas las muertes por COVID-19 se confirmaron en los seis estados, a pesar de que sólo componen el 18 por ciento de la población nacional.

Destruimos todo nuestro país y suspendimos la democracia por una mentira, y esta gente perpetraba el grado poco científico de pánico. ¿Admitirán alguna vez las graves consecuencias de su error?

https://www.greenmedinfo.com/blog/horowitz-cdc-confirms-remarkably-low-coronavirus-death-rate-where-media