Inversión de Impacto – El Sistema Global de Crédito Social de la ONU

POR RHODA WILSON

Las finanzas sociales o la inversión de impacto reducen a los seres humanos al estado de inversiones potenciales, fuentes de ganancias para los vampiros gobernantes ricos, conjeturó Winter Oak . Es un comercio de esclavos digital. Quiere poseernos y controlarnos, nuestros cuerpos y cada momento de nuestras vidas, y quiere poseer y controlar cada centímetro cuadrado de nuestro mundo.

La inversión de impacto es una industria siniestra que, en los últimos años de investigación, hemos encontrado al acecho debajo de cada piedra dudosa que hemos volteado, escribió Winter Oak . Extinction Rebellion , Ronald Cohen , interseccionalidad , WEF Global Shapers , Guerrilla Foundation y Edge Fund son algunos ejemplos donde se encontrará.

Beneficiarse del “impacto” está muy relacionado con el Gran Reinicio y la Cuarta Revolución Industrial, cuyo objetivo es establecer la infraestructura a través de la cual se puede imponer esta nueva forma de servidumbre digital. 

***

Antecedentes de la inversión de impacto

En 2006, se publicaron los Principios para la Inversión Responsable (PRI) de las Naciones Unidas con 63 signatarios y 6,5 billones de dólares en activos. PRI promueve la incorporación de factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo (“ESG”) en la toma de decisiones de inversión. Según Investopedia , para 2021, el PRI tenía más de 3800 signatarios y más de $121 billones en activos.

Según la Fundación Rockefeller , en 2007 una variedad de «innovadores» financieros habían desarrollado enfoques para la «inversión socialmente consciente» porque había una «creciente demanda de inversión que buscaba alguna combinación de resultados financieros y sociales».

La Global Sustainable Investment Alliance (GSIA), un consorcio de organizaciones internacionales de inversión sostenible, publicó su edición inaugural de Global Sustainable Investment Review en 2012. En 2013, el entonces primer ministro del Reino Unido, David Cameron, pronunció un discurso sobre la inversión de impacto :

Necesitamos mercados de inversión social, bonos de inversión social y bancos de inversión social… Estoy orgulloso de que Gran Bretaña haya liderado el camino desde el principio. Hemos creado el primer bono de impacto social, con más de estos bonos en el Reino Unido hoy que en el resto del mundo juntos. También tuvimos el primer bono de caridad. Y el año pasado, creo que nuestra creación más orgullosa hasta el momento, el primer banco mayorista de inversión social: Big Society Capital.

Tomamos, no solo algunos, sino todos los fondos inactivos de los bancos, junto con otras contribuciones, para proporcionar un fondo de 600 millones de libras esterlinas para invertir… Le pedimos a Sir Ronnie Cohen, el abuelo de la inversión social, que presidiera [Big Society Capital] .

Hoy estamos anunciando tres nuevos pasos importantes. Exenciones fiscales para inversiones sociales. Una Bolsa Social para medir el éxito de esas inversiones sociales. Y lo más importante, nueva ayuda para que nuestras comunidades compren activos locales.

La inversión social puede ser una gran fuerza para el cambio social en el planeta.Primer Ministro: “La inversión social puede ser una gran fuerza para el cambio social” , Social Impact Investment Forum, Londres, 6 de junio de 2013

Otras lecturas:

ESG se enfoca en cómo las empresas evalúan y gestionan los riesgos ESG y, mirando hacia atrás, fue un mecanismo para acostumbrar a las organizaciones a la idea de cumplir con las reglas establecidas a nivel global. En un artículo de 2019 , Forbes señaló un caso en Australia en el que un miembro de un fondo de pensiones estaba demandando a la junta por no tener en cuenta el riesgo climático en el perfil de riesgo de su cartera. «Este no es un incidente aislado» , señaló Forbes , «sus abogados advirtieron a catorce fondos del Reino Unido que corren el riesgo de emprender acciones legales y también se ha instado a los fondos estadounidenses a ser más sensibles al clima».

Sin embargo, la inversión de impacto lo lleva a un nivel completamente nuevo, ya que se enfoca en usar el capital para lograr un cambio social o ambiental. En resumen, es una forma de obligar a las organizaciones y sus empleados a comportarse de cierta manera: las organizaciones que no siguen las reglas no reciben inversión. Y las reglas a las que las organizaciones de inversión de impacto deben adherirse son los objetivos de la Agenda 2030.

Uno de los principales actores en la industria de la inversión de impacto es Global Impact Investing Network («GIIN») a través de su herramienta de gestión de inversiones IRIS+.

Red de Inversión de Impacto Global

USAid, UKAid, el Gobierno de Australia y el Instituto Rockefeller se encuentran entre los principales patrocinadores de GIIN. Con sede en Nueva York, fue fundada en 2009 y es una «organización sin fines de lucro dedicada a aumentar la escala y la eficacia de la inversión de impacto» mediante la producción de herramientas y recursos como educación e investigación. Una de las herramientas que ha desarrollado es una base de datos, IRIS+ , para medir, gestionar y optimizar el “impacto”.

https://www.youtube.com/embed/JjVZGaVHGLc?version=3&rel=1&showsearch=0&showinfo=1&iv_load_policy=1&fs=1&hl=en-US&autohide=2&wmode=transparent Red de Inversión de Impacto Global: Qué es IRIS+, 12 de diciembre de 2019 (2 minutos)

GIIN está estableciendo alianzas estratégicas de manera proactiva en todo el mundo y ya ha establecido asociaciones con las siguientes entidades :

  • Red asiática de empresas filantrópicas (33 países)
  • Aspen Network of Development Entrepreneurs (Global con sede en Washington, EE. UU.)
  • The Global Steering Group for Impact Investment (35 países, con sede en el Reino Unido)
  • GenderSmart (“financiamiento inteligente de género” en 50 países, fundado por Suzanne Biegel y Darian Rodriguez Heyman)
  • Consejo de inversores de impacto (India)
  • Círculo de inversores (el enlace a esta organización en el sitio web de GIIN está roto)
  • Intercambio de inversores de la misión (EE. UU.)
  • Toniic (500 individuos de alta riqueza neta en 25 países)
  • YPO (comunidad de 30,000 directores ejecutivos «top» en 142 países con un ingreso combinado de $ 9 billones )

La intención de la inversión de impacto, afirma GIIN , es generar un » impacto social y ambiental positivo y medible junto con un retorno financiero «. Hemos resaltado la ideología obviamente alarmante detrás de su intención. “Measurable” es notable porque para poder medir algo, primero se deben establecer reglas para medir el desempeño. En cuanto a «positivo», parece inútil preguntar positivo para quién, ya que junto con «un rendimiento financiero» la respuesta es obvia. 

GIIN tiene una red de más de 35.000 personas y más de 350 organizaciones miembros. A junio de 2020, el mercado de inversión de impacto se estimó en USD 715 mil millones. Se espera que esto crezca a $ 1 billón para 2025 .

Wikipedia tiene una página dedicada a una lista de organizaciones notables de inversión de impacto. Los nombres que aparecen en la lista no sorprenden e incluyen a Bill Gates y George Soros, léelo AQUÍ .

En junio de 2021, GIIN se unió al Sistema de Finanzas en Común (“FiCS”). FiCS se lanzó en noviembre de 2020 cuando 450 bancos públicos de desarrollo («PDB») se reunieron por primera vez para formar una coalición cuyo objetivo, mediante la movilización de BPD y otros del sector privado a las organizaciones de la sociedad civil, es alinear los flujos financieros con el Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030. Objetivos (“ODS”) y el Acuerdo de París para el Cambio Climático.

Con la incorporación de GIIN al FiCS, se desarrollarán colaboraciones público-privadas más profundas para lograr los compromisos de [ ], basadas en un «lenguaje de sostenibilidad» común y herramientas innovadoras alineadas con los ODS, que van desde finanzas combinadas, bonos verdes, sociales y ODS, y deuda y instrumentos de patrimonio. Estas fronteras serán centrales para la segunda edición de FiCS, más adelante en 2021, durante la cual todos los participantes están decididos a hacer de la Agenda 2030 la nueva norma del sistema financiero global.La Red de Inversión de Impacto Global (GIIN) se une a la Iniciativa de Finanzas en Común , Proparco Groupe AFD, 1 de junio de 2021

¿Quién fundó GIIN?

Un artículo de Forbes de 2019 señaló a Amit Bouri como cofundador y director ejecutivo de GIIN. El sitio web de GIIN confirma lo mismo:

Amit cofundó el GIIN en 2009, luego del lanzamiento del Instituto Monitor, Investing for Social and Environmental Impact , un informe histórico, que ayudó a concebir y desarrollar. Su trabajo eventualmente conduciría al crecimiento de una red global en torno al concepto de inversión de impacto y proporcionaría un modelo que sembraría la creación de GIIN.¿Quién dirige el GIIN? Red de Inversión de Impacto Global

Sin embargo, el sitio web de la Fundación Rockefeller detalla una historia diferente.

Antony Bugg-Levine se unió a la Fundación Rockefeller en 2007 y se le pidió que evaluara su cartera de inversiones de impacto. Bugg-Levine luego argumentó que la Fundación Rockefeller debería lanzar una iniciativa con el objetivo de acelerar la construcción de una red, y la Junta Directiva estuvo de acuerdo. Realizó una convocatoria en el verano de 2007 para probar el atractivo de su idea con una muestra de los diversos actores que trabajan en el mercado.

Al trabajar con Monitor Institute, Bugg-Levine siguió adelante con una segunda convocatoria en 2008 que reunió a un grupo ampliado de 40 participantes, que representaban una franja más amplia del mercado… El primer paso que dio la Fundación Rockefeller para escalar la red fue desarrollar un claro visión para el campo que reflejaba los puntos de vista de los participantes actuales de la red… Pudo hacerlo proporcionando financiamiento principal para Monitor Institute para crear Inversión para el impacto social y ambiental: un diseño para catalizar una industria emergente . Esa investigación comenzó en 2008, informó el diálogo y enmarcó preguntas clave en la convocatoria de 2008.

La ampliación significó que esta iniciativa [de inversión de impacto] tuvo que pasar de ser un esfuerzo liderado por la Fundación [Rockefeller] a un esfuerzo liderado y propiedad de sus participantes, y apoyado por un grupo más grande de financiadores. Esa lógica justificó que la Fundación desempeñara un papel tras bambalinas, haciendo que su participación fuera lo más invisible posible… La Fundación también optó por no usar el nombre Rockefeller, calificándolo como Global Impact Investing Network (GIIN).Construyendo una columna vertebral para acelerar la inversión de impacto, The Global Impact Investing Network , Fundación Rockefeller

Antony Bugg-Levine es miembro de la junta directiva de GIIN.

En caso de que la página web de la Fundación Rockefeller también se vuelva «invisible», hemos tomado la precaución de descargar una copia y adjuntarla a continuación.

The-Rockefeller-Foundation_-Building-a-backbone-to-acelerate-impact-investing-_-ENGAGE Descargar

El deseo de permanecer invisible parece resumirse 8 años después en una respuesta a una pregunta durante una entrevista con motivo de los 10 años de inversión de impacto : “¿Quiénes eran las personas que se sentaron a la mesa para las conversaciones de inversión de impacto en esos primeros días? ”

Nick O’Donohoe respondió: “Era un grupo de personas realmente inteligentes y reflexivas. Algunas instituciones y organizaciones muy creíbles. No había ninguna razón obvia para creer que este movimiento iba a despegar, pero recuerdo que sentí que este es potencialmente un movimiento realmente transformador. Aunque era pequeño en ese momento, no había nada en lo que invertir, solo había un puñado de jugadores, pero aún sentías que ‘aquí hay una gran idea'».

O’Donohoe es el director ejecutivo de CDC Group, la institución financiera de desarrollo del gobierno del Reino Unido. Antes de su puesto en CDC Group, O’Donohoe se desempeñó como asesor sénior de finanzas combinadas en la Fundación Bill y Melinda Gates. Entre 2011 y 2016, se desempeñó como director ejecutivo fundador de Big Society Capital . También ayudó a producir el plan para el mayorista de inversión social respaldado por el gobierno y se convirtió en su director ejecutivo cuando se lanzó la organización. Antes de eso, O’Donohoe fue director global de investigación en JP Morgan.

Big Society Capital se fundó en 2012 y recibió una inyección de capital de David Cameron en 2013 con “todos los fondos inactivos de los bancos”.

Inversión de impacto en el Reino Unido

Como uno de los principales patrocinadores de GIIN, UKAid bajo sus subvenciones de impacto directo apoya a las organizaciones de la sociedad civil en países considerados de «fragilidad alta y moderada» y los 50 países más bajos en el Índice de Desarrollo Humano, «donde el apoyo para lograr los Objetivos Globales es lo más necesario .” Los Objetivos Globales son los 17 ODS que las Naciones Unidas quieren alcanzar para 2030. Las subvenciones de UKAid se dirigen a países fuera del Reino Unido.

Para acelerar el crecimiento del mercado de inversión de impacto en el Reino Unido, en 2019 se lanzó el Instituto de Inversión de Impacto, que reunió dos iniciativas influyentes: el Grupo de Trabajo del Gobierno para el Crecimiento de una Cultura de Inversión de Impacto Social en el Reino Unido y la Junta Asesora Nacional del Reino Unido sobre Inversión de impacto. Los patrocinadores principales del Instituto son la ciudad de Londres y el Departamento de Digital, Cultura, Medios y Deportes del Reino Unido.

Dame Elizabeth Corley es la presidenta de la Iniciativa de Inversión de Impacto. En 2021 habló sobre las metas y objetivos del Instituto y el “mito” de que la inversión de impacto significa sacrificar el retorno financiero. No es un “mito” para nosotros que la ganancia esté al frente del esquema. Y, sin dejar de lado una de sus herramientas más importantes, también habló sobre el cambio climático. “La necesidad de abordar los desafíos ambientales y sociales del cambio climático para asegurar una transición justa hacia una economía neta cero”, como lo expresó el Impact Investing Institute.

Hemos incorporado el video a continuación para comenzar en el punto donde Corley habla sobre vincular la remuneración de los empleados con los ODS. Ella menciona específicamente la remuneración de los ejecutivos, pero sería imprudente suponer que ahí es donde terminaría. Como es habitual, se utilizan muchas palabras de moda que suenan esponjosas con pocos detalles, por lo que nos quedamos adivinando qué significaría esto en la práctica. Pero suena sospechosamente a un sistema de crédito social donde la remuneración depende, no de si el trabajo es productivo, sino de si se cumplen los ODS, objetivos establecidos por las Naciones Unidas.

https://www.youtube.com/embed/9cV-w0nLgiM?version=3&rel=1&showsearch=0&showinfo=1&iv_load_policy=1&fs=1&hl=en-US&autohide=2&start=573&wmode=transparentImpact Investing Institute: de la inversión tradicional a la de impacto, nuestra presidenta, Dame Elizabeth Corley, habla con Asset TV, 28 de mayo de 2021 (12 minutos)

Fuente: https://expose-news.com/2022/11/08/impact-investing-the-uns-global-social-credit-system/

Cuando el verde se vuelve marrón y nadie se da cuenta

Por Peter Koenig

Imagínese: hay un Movimiento Verde, supuestamente respetuoso con el medio ambiente, respetuoso con las personas. Tiene una historia relativamente corta, ¿unos 20 o 30 años, tal vez?

¿A quién no le gustaría eso? El verde es hermoso. Pretende proteger a la Madre Tierra ya la Humanidad. Con los años, se vuelve cada vez más popular y se convierte en un partido político. «Los verdes». Creciendo cada vez más fuerte en todo el Oeste Global.

Hablan y predican en contra del estilo de vida derrochador de los hombres. Promueven la alimentación ecológica y luchan contra los transgénicos o transgénicos.

Hacen incursiones en los parlamentos de los países occidentales y se convierten en importantes tomadores de decisiones.

Convierten en su agenda el “calentamiento global” convertido en “Cambio Climático” de hace dos décadas.

El Cambio Climático se convierte pronto en el motor de los Verdes. Cambio climático provocado por el hombre: lo que significa que los niveles de dióxido de carbono (CO2) causados ​​por los combustibles fósiles en 2022 alcanzan un máximo de casi 420 partes por millón (PPM). Esto, según la estación meteorológica de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA) en Mauna Loa, en la isla de Hawái. El presupuesto de la NOAA para 2022 se estima en US$ 6.900 millones.

¿Es este un nivel peligroso? Nos hacen creer que lo es.

La agencia NOAA aporta información importante a la agenda de los Verdes, en todo el mundo.

No importa que los océanos globales absorban unas 67 mil millones de toneladas de dióxido de carbono desde la creación de NOAA en 27 años, desde 1992 hasta 2018. Pero un sistema complejo de «flujos positivos y negativos» está creando un equilibrio, los océanos también emiten dióxido de carbono en el aire, es decir, cuando la concentración de CO2 en el agua es mayor que en el aire. El CO2 de los océanos ayuda a alimentar a las plantas terrestres, cuando no encuentran suficiente CO2 en el aire. Las plantas viven del dióxido de carbono y liberan oxígeno a la atmósfera. Sin CO2, no hay plantas. Sin oxígeno. No hay vida.

Mira esto .

Este pequeño detalle es convenientemente ignorado por los gnomos del clima, por los Verdes. No encaja en su agenda.

Que la explicación anterior de los flujos positivos y negativos sea solo una ilustración que inspire la reflexión sobre la realidad que es convenientemente ignorada por los fanáticos del clima y especialmente por los Verdes. Se han apoderado de un movimiento político lucrativo, financiado por filántropos como Soros y Bill Gates. También presionan contra los comedores de carne, con la esperanza de convertirlos en comedores de insectos.

La Agenda Verde está en proceso de restringir las libertades de las personas mediante una manipulación mental abyecta y engañosa. En otras palabras, a la humanidad se le hace creer lo que no.

Uno puede preguntarse, ¿de quién es esta agenda?

¿Y por qué los Verdes de todo el Norte Global están tan ansiosos por ayudar a promoverlo?

Tal vez porque es parte de una agenda más amplia de opresión, control total y transferencia de activos desde abajo y desde el medio hasta arriba.

Los Verdes saben exactamente lo que están haciendo. Mira lo que le están haciendo a Alemania. Ayudan a arruinar la economía alemana y, por asociación, la economía de la UE. Este es un proceso que está en marcha. Los Verdes ocupan cinco ministerios en Alemania, entre ellos los dos más poderosos, la ministra de Asuntos Exteriores Annalena Baerbock y el ministro de Economía Robert Habeck .

Son responsables de promover implacablemente el programa de sanciones contra Rusia, obviamente dictado por los EE. UU., hundiendo a Alemania y, por asociación, a Europa, potencialmente en la peor recesión que Europa haya conocido, cortando el suministro de gas de Rusia del que depende la economía de Alemania en un 50% y el resto de Europa en una proporción algo menor.

La Sra. Baerbock y el Sr. Habeck, además de su Canciller, Scholz, son al menos corresponsables de aceptar el dictado de Washington del programa de sanciones a Rusia que conduce al suicidio de Europa. Otros, como el francés Macron y el holandés Mark Rutte y más de los llamados líderes europeos, se unen felizmente al club. Es un suicidio sin sentido, porque todos saben lo que están haciendo y por qué lo están haciendo.

No están trabajando en beneficio del pueblo europeo, de sus compatriotas, sino en beneficio del vacilante imperio y de aquellos que mueven los hilos incluso en Washington, como los gigantes financieros, BlackRock, Vanguard, StateStreet y compañía. Estos son los llamados líderes del mundo, están traicionando a su gente con mentiras miserables y una máquina mediática de adoctrinamiento las 24 horas del día, los 7 días de la semana, en beneficio de ellos mismos y de los gigantes financieros que están a punto de apoderarse del mundo.

Entonces, lo que estamos viviendo no es realmente el dictado de Washington.

¿Puede haber algo mucho más grande detrás de los Verdes y su agenda?

Tal vez el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), que a su vez es el instrumento visible del sector financiero dominante, encabezado por BlackRock and Co., y luego algunos «peces» más pequeños pero aún lo suficientemente grandes, como City Bank, Chase y más. Todos aquellos elegantemente etiquetados como “demasiado grandes para fallar y demasiado grandes para ir a la cárcel”.

Es posible que a los directores ejecutivos y gerentes de estos gigantes financieros se les haya prometido algún tipo de “compensación” por seguirles el juego. Seguro que saben lo que están haciendo: arruinar la vida de la gente y la economía de sus países. Seguro que eso vale una gran recompensa, tal vez una recompensa para «salvar la vida».

*

En muchas partes del mundo, especialmente en Europa, los Verdes todavía son aclamados como los salvadores del medio ambiente y la humanidad, casi nadie ha notado la conversión de verde a marrón, de su agenda ambiental-social al fascismo absoluto. Y sí, generosamente financiado por «filántropos», como la Fundación Gates, el Fondo Soros, los Rockefeller y los Rothschild.

Conectando los puntos

Alguien con mucha credibilidad puede conectar los puntos entre la crisis climática, (geoingeniería) destrucción de cultivos (hambruna y muerte), escasez de energía durante los inviernos occidentales helados previstos, falta de calefacción, llevando a las personas de baja resistencia a enfermedades similares a la gripe, por lo que se niegan los remedios eficaces, por lo que se enferman y muchos pueden morir.

Los inviernos fríos serán una oportunidad para administrar vacunas contra la gripe a las masas (el mismo contenido que las vacunas contra el covid), matando a millones, porque la gente todavía confía en las vacunas contra la gripe y las obtiene por 100 dreds de miles. Dado que sus sistemas inmunológicos ya están comprometidos por las diversas inyecciones y refuerzos de covid, muchos, muchos, tal vez cientos de miles, pueden morir. De hecho, forma las vacunas contra la gripe. Causa oficial de muerte: Covid.

Un gran argumento para más vacunas covid, y la espiral de destrucción de la vida continúa. ¿Se despertará la gente antes de que sea demasiado tarde?

Luego está la destrucción masiva de infraestructura -Pakistán es un ejemplo reciente- por el clima de geoingeniería (ver esto ) , lo que lleva a los países «en bancarrota», a buscar la esclavitud monetaria del FMI y el Banco Mundial.

La destrucción de la infraestructura causada por el cambio climático reduce aún más el consumo de energía, la reducción de la calefacción, la producción de fertilizantes a base de aceite fósil, lo que provoca escasez de alimentos y muerte por hambruna o enfermedades relacionadas con la hambruna.

*

La agenda es perfecta. Todo juega en los escenarios de reducción de población 2030 de The Great Reset / UN Agenda, dejando al final de la década de las vacunas, como la OMS llama a la década de 2020, mucha menos gente. La élite, los hegemónicos financieros, esperan beneficiarse con alegría de las pequeñas y medianas empresas en bancarrota cuyos activos fueron absorbidos y llevados al cielo azul de los multimillonarios.

Los villanos habituales, los gigantes financieros, están tomando las decisiones sobre los sobrevivientes comunes, tal vez usted y yo, o la próxima generación.

Si no nos ponemos de pie, nos elevamos al siguiente nivel de humanidad, convirtiéndonos de seres puramente materiales, en entidades espirituales, vibrando en un cordón superior, podemos ser astillados. La idea de ser manipulable electrónicamente, a través de algoritmos o robots, en beneficio de la élite, por supuesto, puede aceptarse voluntariamente, porque es tan «genial» ser un transhumano con chip, feliz con 5G, sin tener nada.

Esa sería la etapa final. Facilitado en gran medida por los legendarios Verdes convertidos en Marrones.

No sucederá. Somos muchos, ellos pocos, y resistiremos sin violencia, con un nuevo estilo de vida inmaterial que evolucionará dinámicamente.

Fuente: https://www.globalresearch.ca/when-green-turns-brown-nobody-notices/5794474

Texas evita a BlackRock y otras firmas de izquierda por apoyar la ideología climática radical

El contralor del estado de Texas criticó a las empresas por impulsar ‘una agenda social y política envuelta en secreto’ independientemente de lo que pueda ser ‘lo mejor para sus accionistas o sus clientes’.

Foto principal

Por Ashley Sadler

El estado de Texas, liderado por los republicanos, prohibió a BlackRock y a muchas otras empresas hacer negocios dentro de las fronteras estatales debido a su promoción de la ideología climática de izquierda.

El miércoles, el contralor del estado de Texas, Glenn Hegar, publicó una lista de empresas a las que se les prohibirá “celebrar contratos con agencias gubernamentales estatales y locales”, informó Breitbart . La lista , que siguió a una larga investigación sobre corporaciones que socavan la industria del petróleo y el gas, nombró al gigante de inversiones BlackRock junto con otras nueve firmas financieras.

BlackRock, el administrador de activos más grande del mundo, cuenta con participaciones tan importantes como Amazon, Apple, Microsoft y Tesla, según documentos presentados ante la Comisión de Bolsa y Valores (SEC).

La megaempresa ha recibido críticas de los conservadores por su aparente ideología de izquierda, incluida su adopción de la controvertida inversión ambiental, social y de gobierno (ESG), señaló el Daily Wire .

https://platform.twitter.com/embed/Tweet

Los puntajes ESG están diseñados para promover la inversión en empresas que promueven los objetivos de «justicia social» de izquierda, incluida la «equidad» racial, el acceso al aborto y la «energía verde». Gracias a los incentivos de ESG, muchas corporaciones importantes han comenzado a promover la ideología de izquierda en temas sociales, incluida la homosexualidad , el transexualismo , las relaciones raciales y el aborto .

En 2017, el director ejecutivo de BlackRock, Larry Fink, reconoció que la empresa estaba «forzando comportamientos».

“Tienes que forzar el comportamiento y si no lo haces, ya sea de género o raza o de cualquier forma que quieras decir sobre la composición de tu equipo, te verás afectado”, dijo .

En una declaración del 24 de agosto , Heger criticó al «movimiento» ESG por crear un «sistema perverso» en el que las empresas están motivadas a «impulsar una agenda social y política envuelta en secreto» independientemente de lo que pueda ser «lo mejor para sus accionistas». o sus clientes.”

Heger, cuyo estado produce más del 10% del petróleo crudo de la nación, criticó a las firmas financieras por su «falta de transparencia» y «uso de doble discurso» con respecto a su postura sobre la industria del petróleo y el gas.

“Mi mayor preocupación es la narrativa falsa que han creado los cruzados ambientales en Washington, DC y Wall Street de que nuestra economía puede hacer una transición completa lejos de los combustibles fósiles, cuando, de hecho, serán parte de nuestra vida cotidiana en el futuro previsible”, dijo. “Una desinversión completa de la industria no solo es poco práctica e ilógica, sino que va en contra del bienestar económico de Texas y de nuestros ciudadanos”.

Según Heger, la lista de empresas infractoras “representa nuestro esfuerzo inicial para arrojar luz sobre las entidades que están involucradas en estas prácticas y crear cierta claridad para los tejanos cuyos dólares de impuestos pueden estar trabajando para socavar directamente la salud económica de nuestro estado”.

Mientras tanto, Texas no es el único estado liderado por republicanos que aborda los estándares ESG de izquierda.

El martes, el gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis, y los fideicomisarios de la Junta de Administración del Estado (SBA) aprobaron una resolución que ordena que las decisiones de inversión con respecto a los fondos de pensiones de Florida excluyan los «intereses sociales, políticos o ideológicos», informó LifeSiteNews .

“El poder corporativo se ha utilizado cada vez más para imponer una agenda ideológica al pueblo estadounidense a través de la perversión de las prioridades de inversión financiera bajo los estandartes eufemísticos de gobierno ambiental, social y corporativo y diversidad, inclusión y equidad”, dijo DeSantis.

El gobernador de Florida dijo que el estado está “reafirmando la autoridad del gobierno republicano sobre el dominio corporativo y estamos priorizando la seguridad financiera de la gente de Florida sobre las nociones caprichosas de un mañana utópico”.

Fuente: https://www.lifesitenews.com/news/texas-shuns-blackrock-other-leftist-firms-for-support-of-radical-climate-ideology/

Pirámide financiera colosal: BlackRock y el “Gran reinicio” del WEF

Por F. William Engdahl

Una empresa de inversión prácticamente no regulada hoy en día ejerce más influencia política y financiera que la Reserva Federal y la mayoría de los gobiernos de este planeta.

La firma, BlackRock Inc., el administrador de activos más grande del mundo, invierte la asombrosa cantidad de $ 9 billones en fondos de clientes en todo el mundo, una suma de más del doble del PIB anual de la República Federal de Alemania.

Este coloso se encuentra en la cima de la pirámide de propiedad corporativa mundial, incluso en China más recientemente. Desde 1988, la compañía se ha colocado en posición de controlar de facto la Reserva Federal, la mayoría de los megabancos de Wall Street, incluido Goldman Sachs, el Gran Reinicio del Foro Económico Mundial de Davos, la Administración Biden y, si no se controla, el futuro económico de nuestro mundo. BlackRock es el epítome de lo que Mussolini llamó corporativismo, donde una élite corporativa no elegida dicta de arriba hacia abajo a la población.

Cómo el “banco en la sombra” más grande del mundo ejerce este enorme poder sobre el mundo debería preocuparnos. BlackRock desde que Larry Fink lo fundó en 1988 ha logrado ensamblar un software financiero único y activos que ninguna otra entidad tiene. El sistema de gestión de riesgos Aladdin de BlackRock, una herramienta de software que puede rastrear y analizar operaciones, monitorea más de $18 billones en activos para 200 firmas financieras, incluida la Reserva Federal y los bancos centrales europeos. El que “vigila” también sabe, nos podemos imaginar. BlackRock ha sido llamado una «navaja suiza financiera: inversor institucional, administrador de dinero, firma de capital privado y socio gubernamental global, todo en uno «. Sin embargo, los principales medios tratan a la compañía como una firma financiera más de Wall Street.

Existe una interfaz perfecta que vincula la Agenda 2030 de la ONU con el Gran Reinicio del Foro Económico Mundial de Davos y las políticas económicas nacientes de la Administración Biden. Esa interfaz es BlackRock.

Equipo Biden y BlackRock

A estas alturas, debería quedar claro para cualquiera que se moleste en mirar, que la persona que dice ser el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, de 78 años, no está tomando ninguna decisión. Incluso tiene dificultades para leer un teleprompter o responder preguntas preparadas de medios amigos sin confundir a Siria y Libia o incluso si es presidente. Está siendo microgestionado por un grupo de controladores para mantener una «imagen» escrita de un presidente, mientras que otros hacen la política entre bastidores. Recuerda inquietantemente al personaje de la película de Peter Sellers de 1979, Chauncey Gardiner, en Being There .

Lo que es menos público son las personas clave que manejan la política económica de Biden Inc. Simplemente se dicen, BlackRock. Así como Goldman Sachs dirigió la política económica bajo Obama y también Trump, hoy BlackRock está desempeñando ese papel clave. Aparentemente, el acuerdo se cerró en enero de 2019 cuando Joe Biden, entonces candidato y con una posibilidad remota de derrotar a Trump, fue a reunirse con Larry Fink en Nueva York, quien supuestamente le dijo al «Joe de la clase trabajadora» que » Estoy aquí para ayudar .”

Ahora como presidente en una de sus primeras designaciones, Biden nombró a Brian Deese como director del Consejo Económico Nacional, el principal asesor del presidente en política económica. Una de las primeras Órdenes Ejecutivas Presidenciales se ocupó de la economía y la política climática. Eso no es sorprendente, ya que Deese provenía de Fink’s BlackRock, donde era director global de inversiones sostenibles. Antes de unirse a BlackRock, Deese ocupó altos cargos económicos bajo Obama, incluido el reemplazo de John Podesta como asesor principal del presidente, donde trabajó junto a Valerie Jarrett. Bajo Obama, Deese desempeñó un papel clave en la negociación de  los Acuerdos de París sobre el Calentamiento Global.

En el puesto de política clave como subsecretario del Tesoro bajo la dirección de la secretaria Janet Yellen, encontramos a Adewale “Wally” Adeyemo, nacido en Nigeria. Adeyemo también proviene de BlackRock, donde de 2017 a 2019 fue asesor principal y jefe de gabinete del director ejecutivo de BlackRock, Larry Fink, luego de dejar la administración de Obama. Sus lazos personales con Obama son fuertes, ya que Obama lo nombró primer presidente de la Fundación Obama en 2019.

Y una tercera persona de alto nivel de BlackRock que dirige la política económica en la Administración ahora también es inusual en varios aspectos. Michael Pyle es el asesor económico sénior de la vicepresidenta Kamala Harris. Llegó a Washington desde el puesto de estratega jefe global de inversiones en BlackRock, donde supervisó la estrategia para invertir unos 9 billones de dólares en fondos. Antes de unirse a BlackRock al más alto nivel, también había estado en la Administración Obama como asesor principal del Subsecretario del Tesoro para Asuntos Internacionales, y en 2015 se convirtió en asesor de la candidatura presidencial de Hillary Clinton.

Cabe destacar el hecho de que tres de los nombramientos económicos más influyentes de la Administración Biden provengan de BlackRock, y antes de eso, todos de la Administración Obama. Hay un patrón definido y sugiere que el papel de BlackRock en Washington es mucho mayor de lo que se nos dice.

¿Qué es Black Rock?

Nunca antes una empresa financiera con tanta influencia sobre los mercados mundiales había estado tan oculta del escrutinio público. Eso no es un accidente. Como técnicamente no es un banco que otorga préstamos bancarios o toma depósitos, evade la supervisión de la regulación de la Reserva Federal a pesar de que hace lo que hacen la mayoría de los megabancos como HSBC o JP MorganChase: comprar y vender valores para obtener ganancias. Cuando hubo un impulso del Congreso para incluir administradores de activos como BlackRock y Vanguard Funds bajo la ley Dodd-Frank posterior a 2008 como «instituciones financieras sistémicamente importantes» o SIFI, un gran impulso de cabildeo de BlackRock puso fin a la amenaza. BlackRock es esencialmente una ley sobre sí mismo. Y, de hecho, es «sistémicamente importante» como ningún otro, con la posible excepción de Vanguard, que se dice que también es un accionista importante de BlackRock.

El fundador y CEO de BlackRock, Larry Fink, está claramente interesado en comprar influencia a nivel mundial. Nombró al exdiputado alemán de la CDU Friederich Merz jefe de BlackRock Alemania cuando parecía que podría suceder a la canciller Merkel, y al excanciller de Hacienda británico George Osborne como “consultor político”. Fink nombró a la ex jefa de gabinete de Hillary Clinton, Cheryl Mills, para la junta de BlackRock cuando parecía seguro que Hillary pronto estaría en la Casa Blanca.

Ha nombrado a ex banqueros centrales para su directorio y ha obtenido lucrativos contratos con sus antiguas instituciones. Stanley Fisher, ex director del Banco de Israel y luego vicepresidente de la Reserva Federal, ahora es asesor principal de BlackRock. Philipp Hildebrand, expresidente del Banco Nacional Suizo, es vicepresidente de BlackRock, donde supervisa el Instituto de Inversiones BlackRock. Jean Boivin, ex vicegobernador del Banco de Canadá, es el director global de investigación del instituto de inversiones de BlackRock.

BlackRock y la Reserva Federal

Fue este ex-equipo del banco central en BlackRock el que desarrolló un plan de rescate de «emergencia» para el presidente de la Fed, Powell, en marzo de 2019, cuando los mercados financieros parecían estar al borde de otro colapso de la «crisis de Lehman» de 2008. Como “gracias”, el presidente de la Fed, Jerome Powell, nombró a BlackRock en un cargo sin licitación para administrar todos los programas de compra de bonos corporativos de la Fed, incluidos los bonos en los que invierte BlackRock. ¿Conflicto de intereses? Un grupo de unas 30 ONG escribieron al presidente de la Fed, Powell: “Al dar a BlackRock el control total de este programa de compra de deuda, la Fed… hace que BlackRock sea aún más importante desde el punto de vista sistémico para el sistema financiero. Sin embargo, BlackRock no está sujeto al escrutinio regulatorio de instituciones financieras de importancia sistémica aún más pequeñas. sistémica aún más pequeñas ”.

En un informe detallado de 2019, un grupo de investigación sin fines de lucro de Washington, Campaign for Accountability, señaló que “BlackRock, el administrador de activos más grande del mundo, implementó una estrategia de cabildeo, contribuciones de campaña y contrataciones de puertas giratorias para luchar contra la regulación gubernamental y consolidarse como una de las empresas financieras más poderosas del mundo”.

La Reserva Federal de Nueva York contrató a BlackRock en marzo de 2019 para administrar su programa comercial de valores respaldados por hipotecas y sus compras primarias y secundarias de bonos corporativos y ETF por $750 mil millones en contratos sin licitación. Los periodistas financieros estadounidenses Pam y Russ Martens, al criticar el turbio rescate de Wall Street por parte de la Fed en 2019, comentaron: “Por primera vez en la historia, la Fed ha contratado a BlackRock para “ir directamente” y comprar $ 750 mil millones en bonos corporativos primarios y secundarios y bonos ETF (Exchange Traded Funds), un producto del cual BlackRock es uno de los proveedores más grandes del mundo”. Continuaron: “Agregando más indignación, el programa administrado por BlackRock obtendrá $ 75 mil millones de los $ 454 mil millones en dinero de los contribuyentes para absorber las pérdidas en sus compras de bonos corporativos, que incluirán sus propios ETF, que la Reserva Federal le está permitiendo comprar…»

Al parecer, el jefe de la Fed, Jerome Powell, y Larry Fink se conocen bien. Incluso después de que Powell le dio a BlackRock el enormemente lucrativo acuerdo de «ir directo» sin licitación, Powell siguió haciendo que el mismo BlackRock administrara aproximadamente $ 25 millones de las inversiones de valores privados de Powell. Los registros públicos muestran que en ese momento Powell realizó llamadas telefónicas confidenciales directas con el director ejecutivo de BlackRock, Fink. De acuerdo con la divulgación financiera requerida, ¡BlackRock logró duplicar el valor de las inversiones de Powell con respecto al año anterior! No hay conflicto de intereses, no?

Un Rock muy Black en México

La turbia historia de BlackRock en México muestra que los conflictos de intereses y la creación de influencia con las principales agencias gubernamentales no se limitan solo a los EE. UU. El candidato presidencial del PRI, Peña Nieto, fue a Wall Street durante su campaña en noviembre de 2011. Allí conoció a Larry Fink. Lo que siguió a la victoria de Nieto en 2012 fue una estrecha relación entre Fink y Nieto que estuvo plagada de conflictos de intereses , amiguismo y corrupción.

Lo más probable para estar seguro de que BlackRock estaba en el bando ganador en el corrupto nuevo régimen de Nieto, Fink nombró a Marcos Antonio Slim Domit, de 52 años, hijo multimillonario del hombre más rico y posiblemente más corrupto de México, Carlos Slim, para la junta directiva de BlackRock. Marcos Antonio, junto a su hermano Carlos Slim Domit, dirigen hoy el enorme imperio empresarial del padre. Carlos Slim Domit, el hijo mayor, fue copresidente del Foro Económico Mundial de América Latina en 2015 y actualmente se desempeña como presidente del directorio de América Móvil, donde BlackRock es un importante inversionista. Pequeño mundo acogedor.

El padre, Carlos Slim, en ese momento nombrado por Forbes como la persona más rica del mundo, construyó un imperio basado en su amada adquisición de Telemex (luego América Móvil). El entonces presidente, Carlos Salinas de Gortari, le regaló el imperio de las telecomunicaciones a Slim en 1989. Salinas luego huyó de México acusado de robar más de $10 mil millones de las arcas del estado.

Al igual que en México desde la década de 1980, el dinero de las drogas aparentemente jugó un papel muy importante con el anciano Carlos Slim, padre del director de BlackRock, Marcos Slim. En 2015, WikiLeaks publicó correos electrónicos internos de la empresa de la corporación de inteligencia privada Stratfor. Stratfor escribe en un correo electrónico de abril de 2011, cuando BlackRock está estableciendo sus planes para México, que un agente especial de la DEA de EE. UU., William F. Dionne, confirmó los vínculos de Carlos Slim con los cárteles mexicanos de la droga. Stratfor le pregunta a Dionne: “Billy, ¿el multimillonario MX (mexicano) Carlos Slim está vinculado a los narcos?”. Dionne responde: “Con respecto a tu pregunta , el multimillonario de las telecomunicaciones de MX lo es”. En un país donde el 44% de la población vive en la pobreza no te conviertes en el hombre más rico del mundo en solo dos décadas vendiendo galletas Girl Scout.

Fink y la APP mexicana

Con Marcos Slim en su directorio de BlackRock y el nuevo presidente Enrique Peña Nieto, el socio mexicano de Larry Fink en la alianza PublicPrivatePartnership (PPP) de $590 mil millones de Nieto Peña, BlackRock, estaba listo para cosechar la cosecha. Para afinar sus nuevas operaciones mexicanas, Fink nombró al ex subsecretario de Finanzas de México, Gerardo Rodríguez Regordosa, para dirigir la Estrategia de Mercados Emergentes de BlackRock en 2013. Luego, en 2016, Peña Nieto nombró a Isaac Volin, entonces director de BlackRock México, como el número 2 en PEMEX, donde presidió corrupción, escándalos y la mayor pérdida en la historia de PEMEX, $38 mil millones.

Peña Nieto había abierto el enorme monopolio estatal petrolero, PEMEX, a inversionistas privados por primera vez desde la nacionalización en la década de 1930. El primero en beneficiarse fue BlackRock de Fink. En siete meses, BlackRock había asegurado $1 mil millones en proyectos de energía de PEMEX, muchos como el único postor. Durante el mandato de Peña Nieto, uno de los presidentes más controvertidos y menos populares, BlackRock prosperó gracias a los lazos acogedores. Pronto se involucró  en proyectos de infraestructura altamente rentables (y corruptos) bajo Peña Nieto, incluidos no solo oleoductos y gasoductos y pozos, sino también carreteras de peaje, hospitales, gasoductos e incluso prisiones.

En particular, el “amigo” mexicano de BlackRock, Peña Nieto, también era “amigo” no solo de Carlos Slim, sino también del jefe del notorio Cartel de Sinaloa, “El Chapo” Guzmán. En un testimonio judicial en 2019 en Nueva York, Alex Cifuentes, un narcotraficante colombiano que se ha descrito a sí mismo como la «mano derecha» de El Chapo, testificó que justo después de su elección en 2012, Peña Nieto había pedido $250 millones al Cartel de Sinaloa antes de llegar a un acuerdo. en $100 millones. Sólo podemos adivinar para qué.

Gran reinicio de Larry Fink y WEF

En 2019, Larry Fink se unió a la Junta del Foro Económico Mundial de Davos, la organización con sede en Suiza que durante unos 40 años ha promovido la globalización económica. Fink, quien es cercano al jefe tecnócrata del WEF, Klaus Schwab, de la notoriedad de Great Reset, ahora está posicionado para usar el enorme peso de BlackRock para crear lo que es potencialmente, si no colapsa antes, la mayor estafa Ponzi del mundo, ESG inversión corporativa. Fink, con $ 9 billones para apalancar, está impulsando el mayor cambio de capital en la historia hacia una estafa conocida como ESG Investing. La agenda de «economía sostenible» de la ONU está siendo realizada silenciosamente por los mismos bancos globales que crearon las crisis financieras en 2008. Esta vez están preparando el Gran Reinicio del FEM de Klaus Schwab dirigiendo cientos de miles de millones y pronto billones en inversiones a su mano. -compañías «despertadas» escogidas, y lejos de los «no despiertos» como las empresas de petróleo y gas o el carbón. BlackRock desde 2018 ha estado a la vanguardia en la creación de una nueva infraestructura de inversión que elige a los «ganadores» o «perdedores» para la inversión según la seriedad de la empresa con respecto a ESG: medioambiente, valores sociales y gobernanza.

Por ejemplo, una empresa obtiene calificaciones positivas por la seriedad de contratar gerentes y empleados con diversidad de género, o toma medidas para eliminar su “huella” de carbono al hacer que sus fuentes de energía sean ecológicas o sostenibles para usar el término de la ONU. La forma en que las corporaciones contribuyen a una gobernanza sostenible global es la más vaga de los ESG, y podría incluir cualquier cosa, desde donaciones corporativas a Black Lives Matter hasta el apoyo a agencias de la ONU como la OMS. Las compañías petroleras como ExxonMobil o las compañías de carbón, sin importar qué tan claro estén, están condenadas, ya que Fink y sus amigos ahora promueven su Gran Reinicio financiero o Green New Deal. Es por eso que llegó a un acuerdo con la presidencia de Biden en 2019.

Sigue el dinero. Y podemos esperar que el New York Times aliente a BlackRock mientras destruye las estructuras financieras mundiales. Desde 2017, BlackRock ha sido el mayor accionista del periódico. Carlos Slim fue el segundo más grande. Incluso Carl Icahn, un despiadado despojador de activos de Wall Street, una vez llamó a  BlackRock, «una compañía extremadamente peligrosa… Solía ​​decir, ya saben, la mafia tiene un mejor código de ética que ustedes». 

Fuente: https://www.globalresearch.ca/more-blackrock-than-you-might-imagine/5748159

Monsanto y BlackRock compran Ucrania

Ucrania está siendo vendida. La mendaz lucha occidental por el «alma de Ucrania» es en realidad para los monopolios, Monsanto, Vanguard y BlackRock, para destrozar al país.

La ley de reforma agraria de Ucrania , que después de 20 años fue aprobada por la Rada Suprema de Ucrania en 2021, hizo posible que los conglomerados agrícolas internacionales, pertenecientes a la zona de influencia occidental, compraran grandes cantidades de suelo ucraniano. Al mismo tiempo, se hizo creer a la gente común que, en última instancia, era todo lo contrario: los patrocinadores del proyecto de ley mintieron descaradamente sobre la supuesta protección de los agricultores ucranianos y sus tierras fértiles.

Los actores internacionales involucrados en la aprobación de la ley son los gigantes de la agroindustria y la biotecnología Cargill, DuPont y Monsanto. Juntas, estas empresas estadounidenses compraron alrededor de 17 millones de hectáreas en el este y sur de Ucrania. Estas son las regiones con, con mucho, el suelo más fértil, no solo dentro de Ucrania sino incluso en este mundo.

El Australian National Review proporcionó recientemente una comparación ilustrativa: los 16,7 millones de hectáreas ya constituyen toda la superficie cultivada de Italia. En resumen, hay mucho en juego.

De las empresas mencionadas, Cargill sigue siendo oficialmente propiedad de la familia fundadora, pero esto no significa nada en términos de prácticas de explotación internacional. Oxfam ha proporcionado evidencia de cómo Cargill se apropió agresiva e ilegalmente de vastas extensiones de tierra en Colombia entre 2010 y 2012.

Centrarse en Odesa

El año pasado, justo cuando se aprobaba la infame reforma agraria de Ucrania, Cargill anunció que se había convertido en el propietario mayoritario de la terminal portuaria de aguas profundas llamada Neptune en el puerto de Pivdenny, anteriormente Yuzhnoye, en la región de Odessa en el Mar Negro.

En su propio comunicado de prensa, la presidenta del negocio de agricultura y cadena de suministro de Cargill en Europa, Philippa Purser, explicó además: «Invertir en Neptune permite a Cargill aprovechar mejor sus operaciones para alimentar a una población en crecimiento mediante el envío de granos a áreas de todo el mundo donde es más se necesita.”

Entre otras cosas, esta supremacía en la cadena alimentaria es lo que está en juego actualmente en el enfrentamiento de esta región. Pero este es solo uno de los muchos proyectos de inversión occidentales que se perderían por completo si Rusia tuviera éxito en su desnazificación y desmilitarización , en este caso en la región de Odessa. Especialmente si después se celebran referéndums, lo que sin duda daría lugar a la independencia del régimen de Kiev.

La propiedad de la tierra no solo se decide mediante referéndums, guerras u operaciones militares, sino también mediante ventas clandestinas. La camarilla de oligarcas que conforman el régimen de Kiev relegó a este último a la vía rápida a tiempo.

Aunque la compañía Monsanto fue comprada por el gigante farmacéutico alemán Bayer AG por 66 mil millones de dólares estadounidenses en 2018, todavía existe hoy como una subsidiaria muy activa. Antes de la venta, cuando Monsanto estaba valuada en $49,1 mil millones a partir de 2015, el muy criticado Vanguard Group poseía el 7,1 por ciento de las acciones, que estaba valorado en $3,61 mil millones.

Vanguard Group, por otro lado, se ha convertido en los últimos años en la segunda compañía de inversión más grande del mundo, con el administrador de activos BlackRock en primer lugar. BlackRock también tiene grandes participaciones en los agronegocios mencionados anteriormente. En el caso de DuPont, BlackRock es el segundo mayor accionista con un 4,33 por ciento, es decir, 22 021 770 acciones. Vanguard Group tiene aún más: ocupa el primer lugar con 7,66 por ciento a través de 38 962 143 acciones.

¿La OTAN actuando como policía de los intereses corporativos?

Detrás de cada una de estas empresas explotadoras internacionales hay empresas completamente diferentes, en su mayoría incluso más poderosas, que figuran como accionistas motivados, pero que también están conectadas en red con el muy citado “complejo militar-industrial” de los Estados Unidos de América. En esta red, por supuesto, la OTAN ha estado actuando como una torpe herramienta ejecutiva. Pero en los procesos económico-jurídicos de transferencia de propiedad de la tierra, como los aquí descritos, es necesario operar con un poco más de delicadeza. El engañoso camuflaje de estos asaltantes corporativos se llama “participación en el mercado global libre”.

Básicamente, BlackRock y Vanguard Group también simbolizan una encarnación de Wall Street y sus intereses. Su enorme influencia los ha colocado en su propia y exclusiva categoría de empresas. Por ejemplo, los dos son, con mucho, los mayores accionistas de los 10 bancos más poderosos de Wall Street, incluidos Goldman Sachs, Bank of America, Citigroup y JPMorgan Chase.

El conflicto crea negociaciones

Al igual que con los métodos de explotación descritos por el informante Roger Perkins en su libro de 2005 Confessions of an Economic Hit Man , este proceso en Ucrania es muy similar. Los principales ingredientes indispensables para tales «tomas de tierras» históricas son una nueva élite artificial y corrupta que crea las condiciones legales en el sitio para manejar todo de una manera «legal e incuestionable» para sus amos occidentales.

Desde principios de 2014 a más tardar, ha habido muchos de estos actores en Kiev. Mientras los medios de comunicación occidentales se quejan de que la “independencia y democracia” de Ucrania pende de un hilo, la economía y los precios de la tierra, por extensión, han estado en caída libre. Esto es, por supuesto, por diseño. Al invitar a una guerra, los inversores corporativos se han asegurado de que habrá más ofertas disponibles a precios bajísimos.

Este tipo de burla al pueblo ucraniano aparentemente todavía no tiene límites.

Los monopolios financieros occidentales, que ya se han vuelto absurdamente poderosos, de hecho están utilizando soldados ucranianos para defender sus nuevas propiedades. El ucraniano común probablemente todavía cree que está defendiendo a su propio país contra un agresor supuestamente irracional del noreste, pero su país en realidad ya pertenece a las corporaciones.

Sin embargo, si la operación militar especial de Rusia tiene éxito y gran parte del este de Ucrania se libera de la influencia occidental, la propiedad de la tierra sin duda será revisada.

Eso es lo que preocupa a BlackRock, Vanguard Group, Blackstone y sus inversores, ya que existe el riesgo de perder grandes inversiones en Ucrania, que desde entonces ha pasado de ser, con mucho, la tierra cultivable más fértil del mundo a una plantación monocultivo de OMG cancerígenos.

Fuente: https://freewestmedia.com/2022/08/06/monsanto-and-blackrock-are-buying-up-ukraine/

¿Está dispuesto a sufrir una recesión por el bien del “orden mundial liberal”?

Por Michael Snyder, El blog del colapso económico 

¿Cuánto estás dispuesto a sacrificar por “el futuro del orden mundial liberal”? Como verá a continuación, la administración Biden está tratando de convencernos de que apoyar el «orden mundial liberal» es mucho más importante que cualquier dolor económico a corto plazo que estemos experimentando en este momento. Entonces, ¿está dispuesto a pagar precios de gasolina ridículamente altos en el futuro previsible y sufrir una recesión económica muy grave para presionar a Vladimir Putin y Rusia? Algunos estadounidenses estarían dispuestos a hacerlo, pero la mayoría no.

El viernes, nos enteramos de que la economía de EE. UU. se dirige en la dirección equivocada mucho más rápido de lo que la mayoría de los «expertos» habían anticipado. El modelo GDPNow de la Fed de Atlanta actualmente proyecta que el crecimiento económico para el segundo trimestre de 2022 será  negativo 2.1 por ciento …

La estimación del modelo GDPNow para el crecimiento del PIB real (tasa anual ajustada estacionalmente) en el segundo trimestre de 2022 es de  -2,1 por ciento  el 1 de julio, por debajo del -1,0 por ciento del 30 de junio. La administración y el informe de construcción de la Oficina del Censo de EE. UU., las previsiones inmediatas del crecimiento de los gastos de consumo personal real y el crecimiento de la inversión interna privada bruta real del segundo trimestre disminuyeron del 1,7 % y -13,2 %, respectivamente, al 0,8 % y -15,2 %, respectivamente.

El crecimiento del PIB de EE. UU. fue negativo durante el primer trimestre, y si el crecimiento del PIB de EE. UU. vuelve a ser negativo en el segundo trimestre, eso significará que ya estamos en recesión en este momento.

El modelo GDPNow de la Fed de Atlanta debe tomarse muy en serio, porque tiene un  sólido historial  de precisión…

“GDPNow tiene un sólido historial y cuanto más nos acercamos a la publicación del 28 de julio [de la estimación inicial del PIB del segundo trimestre], más precisa se vuelve”, escribió Nicholas Colas, cofundador de DataTrek Research.

Si a finales de este mes se confirma que ya estamos en recesión, no  será precisamente una sorpresa , pero la buena noticia es que, hasta el momento, esta nueva recesión económica no es tan grave.

Desafortunadamente, seguimos viendo más señales de que las cosas pronto empeorarán.

El ritmo de los despidos  realmente está comenzando a acelerarse  y esto es especialmente cierto  en la industria tecnológica .

En este punto, incluso Facebook está buscando  reducir las filas …

Además de la congelación de la contratación, Zuckerberg también señaló que la compañía estaba dejando algunos puestos vacantes en la empresa sin cubrir y «aumentando el calor» en la gestión del desempeño para eliminar al personal que no puede cumplir con ciertos KPI.

“Siendo realistas, probablemente hay un montón de personas en la empresa que no deberían estar aquí”, dijo Zuckerberg, y agregó: “Parte de mi esperanza al aumentar las expectativas y tener objetivos más agresivos, y simplemente aumentar un poco la temperatura. Un poco, es que creo que algunos de ustedes podrían decidir que este lugar no es para ustedes, y que la autoselección está bien para mí”.

Mientras tanto, estamos viendo cómo los estadounidenses recortan sus gastos a un ritmo aterrador.

De hecho, una encuesta reciente descubrió que un sorprendente 83 por ciento de todos los estadounidenses han  «recortado drásticamente sus gastos personales debido al aumento de los precios» …

Provident Bank , con sede en Nueva Jersey, descubrió que el  83 % de los encuestados recortó sus gastos personales debido al aumento de los precios de los alimentos y la gasolina, y el 23 % indicó que tuvo que hacer “cambios drásticos” en sus gastos para sobrevivir económicamente. 

Según los resultados de la encuesta a 600 adultos, el 10,5 % de los encuestados eliminó todas las compras no esenciales y casi el 72 % dijo que hizo al menos algunos cambios en sus hábitos personales de viaje.

Y Wall Street parece haber captado finalmente el mensaje de que se avecinan tiempos muy difíciles.

La primera mitad de 2022 fue la peor primera mitad de un año para el S&P 500 desde 1970, y el índice ahora se ha hundido  en territorio de mercado bajista …

Todo esto se produjo un día después de que el S&P 500 registrara una pérdida trimestral de más del 16 %, su mayor caída trimestral desde marzo de 2020. Durante la primera mitad, el índice de mercado más amplio cayó un 20,6 %,  su mayor caída en la primera mitad desde 1970 . También cayó en territorio de mercado bajista, con una caída de más del 21% desde un máximo histórico establecido a principios de enero.

La administración Biden admite abiertamente que se avecinan más sufrimientos económicos, pero se nos dice que es necesario.

El miércoles, CNN entrevistó a un asesor económico clave de Joe Biden llamado Brian Deese, y lo que dijo Deese durante esa entrevista  está en los titulares de todo el mundo …

El presentador de CNN, Victor Blackwell, entrevistó a Deese el jueves y citó que la directora de Inteligencia Nacional, Avril Haines, dijo el miércoles que la guerra entre Rusia y Ucrania podría ser una “lucha agotadora” durante años.

Blackwell dijo: “Creo que todos entienden por qué sucede esto, pero ¿es sostenible? ¿Qué les dice a esas familias que dicen, escuchen, no podemos permitirnos pagar $4.85 por galón durante meses, si no años? Esto no es sostenible”.

Deese, quien anteriormente fue el director global de inversiones sostenibles en BlackRock, respondió:  “Lo que escuchamos del presidente hoy fue sobre lo que está en juego. Se trata del futuro del orden mundial liberal, y tenemos que mantenernos firmes”.

No gracias.

No quiero tener nada que ver con un “orden mundial liberal”, y estoy seguro de que la mayoría de ustedes tampoco.

En los viejos tiempos lo llamaban un «nuevo orden mundial», pero esa frase ahora tiene tantas connotaciones negativas que decidieron idear algo nuevo.

¿Alguien les dirá que el “orden mundial liberal” es aún peor?

Estos tipos realmente apestan a la marca.

¿Por qué necesitamos tener un “orden mundial” en primer lugar?

Fuente: https://www.sgtreport.com/2022/07/are-you-willing-to-suffer-through-a-recession-for-the-good-of-the-liberal-world-order/

Siéntate y observa cómo Europa se suicida

Por PEPE ESCOBAR

El impresionante espectáculo de la UE cometiendo hara-kiri a cámara lenta es algo para todos los tiempos. Al igual que un remake barato de Kurosawa, la película trata en realidad sobre la demolición detonada por el Imperio de las Mentiras de la UE, completa con el posterior desvío de algunas exportaciones clave de productos básicos rusos a los Estados Unidos a expensas de los europeos.

Ayuda tener una actriz quinta columnista colocada estratégicamente, en este caso la asombrosamente incompetente jefa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, con un nuevo anuncio vociferante de un paquete de sanciones adicionales: barcos rusos prohibidos en los puertos de la UE; a las empresas de transporte por carretera de Rusia y Bielorrusia se les prohíbe la entrada en la UE; no más importaciones de carbón (más de 4.400 millones de euros al año).

Eso se traduce en la práctica en que el Imperio de las Mentiras sacude a sus clientes / títeres más ricos, occidentales. Rusia, por supuesto, es demasiado poderosa militarmente. El Imperio necesita urgentemente algunas de sus exportaciones clave, especialmente minerales. La misión cumplida en este caso equivale a empujar a la UE a imponer más y más sanciones y colapsar deliberadamente sus economías nacionales, permitiendo a los Estados Unidos recoger todo.

Señal de las consecuencias económicas catastróficas que se avecinan que sienten los europeos en su vida cotidiana (pero no el 5% más rico):inflación devorando salarios y ahorros; las próximas facturas de energía de invierno tienen un golpe medio; productos que desaparecen de los supermercados; reservas de vacaciones casi congeladas; Le Petit Roi Macron en Francia, tal vez hasta una desagradable sorpresa electoral, anunciando que «los cupones de alimentos como en la Segunda Guerra Mundial son posibles».

Tenemos a Alemania enfrentando el fantasma que regresa de la hiperinflación de Weimar; El presidente de BlackRock, Rob Kapito, dijo, en Texas, «por primera vez, esta generación va a ir a una tienda y no podrá obtener lo que quiere»; los agricultores en África no pueden pagar fertilizantes en absoluto este año, reduciendo la producción agrícola en una cantidad capaz de alimentar a 100 millones de personas.

Zoltan Poszar, ex gurú de la FED de Nueva York y del Tesoro de los Estados Unidos, actual Gran Vizir de Credit Suisse, ha estado en racha, enfatizando cómo las reservas de materias primas, y aquí Rusia no tiene rival, serán una característica esencial de lo que él llama Bretton Woods III (sin embargo, de hecho, lo que está siendo diseñado por Rusia, China, Irán y la Unión Económica de Eurasia es un post-Bretton Woods).

Poszar comenta que las guerras, históricamente, las ganan aquellos que tienen más alimentos y suministros de energía, en el pasado para alimentar caballos y soldados, hoy para alimentar a los soldados y tanques de combustible y aviones de combate.

China, por cierto, ha acumulado grandes existencias de prácticamente todo.

Poszar señala cómo nuestro actual sistema bretton woods II tiene un impulso deflacionario (globalización, comercio abierto, cadenas de suministro justo a tiempo), mientras que Bretton Woods III proporcionará un impulso inflacionario (desglobalización, autarquía, acaparamiento de materias primas) de cadenas de suministro y gasto militar adicional para poder proteger lo que quedará del comercio marítimo.

Las implicaciones son, por supuesto, abrumadoras. Lo que está implícito, ominosamente, es que este estado de cosas puede incluso conducir a la Tercera Guerra Mundial.

¿Rublegas o GNL americano?

El Club Valdai ha llevado a cabo una discusión de expertos esenciales sobre lo que en The Cradle hemos definido como Rublegas, el verdadero cambio de juego geoeconómico en el corazón de la era posterior al petrodólar. Alexander Losev, miembro del Consejo Ruso de Política Exterior y de Defensa, ofreció los contornos del panorama general. Pero le tocó a Alexey Gromov, Director Jefe de Energía del Instituto de Energía y Finanzas, llegar a detalles cruciales.

Rusia hasta ahora estaba vendiendo gas a Europa por la cantidad de 155 mil millones de metros cúbicos al año. La UE promete retóricamente deshacerse de ella para 2027 y reducir la oferta para fines de 2022 en 100 mil millones de metros cúbicos. Gromov preguntó «cómo», y comentó, «cualquier experto no tiene respuesta. La mayor parte del gas natural de Rusia se envía a través de gasoductos. Esto no puede ser simplemente reemplazado por GNL».

La risible respuesta europea ha sido «empezar a ahorrar», como en «prepárate para estar peor. Reducir la temperatura en los hogares». Gromov señaló cómo, en Rusia, «22 a 25 grados en invierno es la norma. Europa está promoviendo 16 grados como ‘saludable’ y usando suéteres por la noche».

La UE no podrá obtener el gas que necesita de Noruega o Argelia (que está privilegiando el consumo interno). Azerbaiyán podría proporcionar en el mejor de los casos 10 mil millones de metros cúbicos al año, pero «eso tardará 2 o 3 años» en suceder.

Gromov enfatizó que «no hay superávit en el mercado hoy para el GNL de Estados Unidos y Qatar». Y cómo los precios para los clientes asiáticos son siempre más altos. La conclusión es que «para fines de 2022, Europa no podrá reducir significativamente» lo que se compra a Rusia: «podrían reducir en 50 mil millones de metros cúbicos, como máximo». Y los precios en el mercado spot serán más altos, al menos 1,3 dólares por metro cúbico.

Un desarrollo importante es que «Rusia ya cambió las cadenas de suministro logístico a Asia». Eso también se aplica al gas y al petróleo:

«Se pueden imponer sanciones si hay un excedente en el mercado. Ahora hay una escasez de al menos 1,5 millones de barriles de petróleo al día. Enviaremos nuestros suministros a Asia, con un descuento». Tal como está, Asia ya está pagando una prima, de 3 a 5 dólares más por barril de petróleo.

Sobre los envíos de petróleo, Gromov también comentó sobre el tema clave de los seguros: «Las primas de seguros son más altas. Antes de Ucrania, todo se basaba en el sistema FOB. Ahora los compradores dicen ‘no queremos correr el riesgo de llevar su carga a nuestros puertos’. Así que están aplicando el sistema CIF, donde el vendedor tiene que asegurar y transportar la carga. Eso, por supuesto, afecta los ingresos».

Un tema absolutamente clave para Rusia es cómo hacer la transición a China como su cliente clave de gas. Se trata de Power of Siberia 2, que alcanzará su capacidad máxima solo en 2024. Y primero se debe construir el interconector a través de Mongolia, «necesitamos 3 años para construir este oleoducto», por lo que todo estará en su lugar solo alrededor de 2025.

En el gasoducto Yamal, «la mayor parte del gas va a Asia. Si los europeos no compran más, podemos redirigir». Y luego está el Arctic LNG 2, que es más grande que Yamal: «la primera fase debería estar terminada pronto, está lista en un 80%». Un problema adicional puede ser planteado por los «no amigos» rusos en Asia: Japón y Corea del Sur. La infraestructura de GNL producida en Rusia todavía depende de tecnologías extranjeras.

Eso es lo que lleva a Gromov a señalar que «el modelo de economía basada en la movilización no es tan bueno». Pero eso es lo que Rusia necesita lidiar al menos a corto y mediano plazo.

Lo positivo es que el nuevo paradigma permitirá «más cooperación dentro de los BRICS»; la ampliación del Corredor Internacional de Transporte Norte Sur (INSTC); y una mayor interacción e integración con «Pakistán, India, Afganistán e Irán».

Solo en términos de Irán y Rusia, los intercambios en el Caspio ya están en proceso, ya que Irán produce más de lo que necesita y está listo para aumentar la cooperación con Rusia en el marco de la asociación estratégica fortalecida.

Geoeconomía hipersónica

Dependía del experto en energía chino Fu Chengyu ofrecer una explicación concisa de por qué el impulso de la UE de reemplazar el gas ruso con GNL estadounidense es, bueno, una quimera. Esencialmente, la oferta de Estados Unidos es «demasiado limitada y demasiado costosa».

Fu Chengyu mostró cómo un proceso largo y complicado depende de cuatro contratos: entre el desarrollador de gas y la compañía de GNL; entre la empresa de GNL y la empresa compradora; entre el comprador de GNL y la empresa de carga (que construye buques); y entre el comprador y el usuario final.

«Cada contrato», ha señalado, «tarda mucho tiempo en terminarse. Sin todos estos contratos firmados, ninguna de las partes invertirá, ya sea en infraestructura o en el desarrollo de campos de gas». Por lo tanto, la entrega real de GNL estadounidense a Europa supone que todos estos recursos interconectados están disponibles, y se mueven como un reloj.

El veredicto de Fu Chengyu es contundente: esta obsesión de la UE por abandonar el gas ruso provocará «un impacto en el crecimiento económico mundial y la recesión. Están empujando a su propia gente, y al mundo. En el sector energético, todos seremos perjudicados».

Fue bastante esclarecedor yuxtaponer la turbulencia geoeconómica que se avecinaba -la obsesión de la UE por eludir el gas ruso y la aparición del rublegas- con las verdaderas razones detrás de la Operación Z en Ucrania, completamente oscurecida por los psiops de los medios occidentales.

Así que envié algunas preguntas a un viejo profesional del Estado Profundo de los Estados Unidos, ahora retirado, y bastante familiarizado con el funcionamiento interno de la antigua OSS, el precursor de la CIA, hasta la demencia neoconservadora.

Sus respuestas fueron bastante aleccionadoras. Comenzó señalando: «Todo el problema de Ucrania es sobre misiles hipersónicos que pueden llegar a Moscú en menos de cuatro minutos. Estados Unidos los quiere allí, en Polonia, Rumania, Estados Bálticos, Suecia, Finlandia. Esto es una violación directa de los acuerdos de 1991 de que la OTAN no se expandirá en Europa del Este. Estados Unidos no tiene misiles hipersónicos ahora, pero debería hacerlo, en un año o dos. Esta es una amenaza existencial para Rusia. Así que tuvieron que ir a Ucrania para detener esto. Los siguientes serán Polonia y Rumania, donde se han construido lanzadores en Rumania y se están construyendo en Polonia».

Desde una perspectiva geopolítica completamente diferente, lo que es realmente revelador es que su análisis encaja con la geoeconomía de Zoltan Poszar: «Estados Unidos y la OTAN son totalmente beligerantes. Esto representa un peligro real para Rusia. La idea de que la guerra nuclear es impensable es un mito. Si nos fijamos en el bombardeo de Tokio contra Hiroshima y Nagasaki, más personas murieron en Tokio que en Hiroshima y Nagasaki. Estas ciudades fueron reconstruidas. La radiación desaparece y la vida puede reiniciarse. La diferencia entre el bombardeo incendiario y el bombardeo nuclear es solo la eficiencia. Las provocaciones de la OTAN son tan extremas que Rusia tuvo que poner sus misiles nucleares en alerta de espera. Este es un asunto muy serio. Pero Estados Unidos lo ignoró».

Fuente: https://www.unz.com/pescobar/sit-back-and-watch-europe-commit-suicide/

Una profecía autocumplida: colapso sistémico y simulación de pandemias

Comentario de este blog: Esta guerra está llena de espigas, digo de aristas que las mantiene y erige un mismo tallo. Siempre he dicho que no se trataba de dinero, que ya lo poseían, que era otra cosa, como más poder o una especie de poder eterno, un juego de dioses, o más terrenal, un «capitalismo feudal» y un nuevo «neuro-capitalismo sanitario». Con todo, hay que ir mirando con microscopio todas estas aristas, entre ellas, el colapso económico, por los que tienen el dinero pero más aún, por los que no lo tienen. Estamos en Guerra. El Globalismo contra el pueblo. Artículo importante.

POR FABIO VIGHI

Un año y medio después de la llegada de Virus, algunos pueden haber comenzado a preguntarse por qué las élites gobernantes generalmente sin escrúpulos decidieron congelar la máquina global de obtener ganancias frente a un patógeno que se dirige casi exclusivamente a los improductivos (mayores de 80 años). ¿Por qué tanto celo humanitario? Cui bono? Solo aquellos que no están familiarizados con las maravillosas aventuras de GloboCap pueden engañarse a sí mismos pensando que el sistema eligió cerrarse por compasión. Seamos claros desde el principio: los grandes depredadores del petróleo, las armas y las vacunas no podrían preocuparse menos por la humanidad.

Sigue el dinero

En tiempos pre-Covid, la economía mundial estaba al borde de otro colapso colosal. Aquí hay una breve crónica de cómo se estaba acumulando la presión:

Junio 2019: En su Informe Económico Anual, el Banco de Pagos Internacionales (BPI), con sede en Suiza, el «Banco Central de todos los bancos centrales», hace sonar las alarmas internacionales. El documento destaca «el sobrecalentamiento […] en el mercado de préstamos apalancados», donde «los estándares de crédito se han ido deteriorando» y «las obligaciones de préstamos garantizados (CLO) han aumentado, lo que recuerda el fuerte aumento de las obligaciones de deuda garantizada [CDO] que amplificaron la crisis subprime [en 2008]». En pocas palabras, el vientre de la industria financiera está una vez más lleno de basura.

9 agosto 2019: El BPI publica un documento de trabajo en el que pide «medidas de política monetaria no convencionales» para «aislar a la economía real de un mayor deterioro de las condiciones financieras». El documento indica que, al ofrecer «crédito directo a la economía» durante una crisis, los préstamos de los bancos centrales «pueden reemplazar a los bancos comerciales en la concesión de préstamos a las empresas».

15 de agosto de 2019: Blackrock Inc., el fondo de inversión más poderoso del mundo (que administra alrededor de $ 7 billones en fondos de acciones y bonos), publica un libro blanco titulado Lidiar con la próxima recesión. Esencialmente, el documento instruye a la Reserva Federal de los Estados Unidos a inyectar liquidez directamente en el sistema financiero para evitar «una recesión dramática». Una vez más, el mensaje es inequívoco: «Se necesita una respuesta sin precedentes cuando la política monetaria se agota y la política fiscal por sí sola no es suficiente. Esa respuesta probablemente implicará ‘ir directo'»: «encontrar formas de poner el dinero del banco central directamente en manos de los gastadores del sector público y privado» mientras se evita la «hiperinflación». Los ejemplos incluyen la República de Weimar en la década de 1920, así como Argentina y Zimbabwe más recientemente».

22-24 de agosto de 2019: Los banqueros centrales del G7 se reúnen en Jackson Hole, Wyoming, para discutir el documento de BlackRock junto con medidas urgentes para prevenir el colapso que se avecina. En las proféticas palabras de James Bullard, presidente de la Reserva Federal de San Luis: «Solo tenemos que dejar de pensar que el próximo año las cosas van a ser normales».

15-16 de septiembre de 2019: La recesión se inaugura oficialmente por un aumento repentino en las tasas de repos (del 2% al 10,5%). ‘Repo’ es la abreviatura de ‘acuerdo de recompra’, un contrato en el que los fondos de inversión prestan dinero contra activos colaterales (normalmente valores del Tesoro). En el momento del intercambio, los operadores financieros (bancos) se comprometen a recomprar los activos a un precio más alto, generalmente de la noche a la mañana. En resumen, los repos son préstamos garantizados a corto plazo. Son la principal fuente de financiación para los comerciantes en la mayoría de los mercados, especialmente en la galaxia de los derivados. La falta de liquidez en el mercado de repos puede tener un efecto dominó devastador en todos los principales sectores financieros.

17 de septiembre de 2019: La Fed comienza el programa monetario de emergencia, inyectando cientos de miles de millones de dólares por semana en Wall Street, ejecutando efectivamente el plan «directo» de BlackRock. (Como era de esperar, en marzo de 2020 la Fed contratará a BlackRock para gestionar el paquete de rescate en respuesta a la «crisis de COVID-19»).

19 de septiembre de 2019: Donald Trump firma la Orden Ejecutiva 13887, que establece un Grupo de Trabajo Nacional de Vacunas contra la Influenza cuyo objetivo es desarrollar un «Plan nacional de 5 años (Plan) para promover el uso de tecnologías de fabricación de vacunas más ágiles y escalables y acelerar el desarrollo de vacunas que protejan contra muchos o todos los virus de la influenza». Esto es para contrarrestar «una pandemia de gripe», que, «a diferencia de la gripe estacional […] tiene el potencial de propagarse rápidamente por todo el mundo, infectar a un mayor número de personas y causar altas tasas de enfermedad y muerte en poblaciones que carecen de inmunidad previa». Como alguien adivinó, la pandemia era inminente, mientras que en Europa también estaban en marcha los preparativos (ver aquí y aquí).

18 de octubre de 2019: En Nueva York, se simula una pandemia zoonótica global durante el Evento 201, un ejercicio estratégico coordinado por el Centro de Bioseguridad Johns Hopkins y la Fundación Bill y Melissa Gates.

21-24 de enero de 2020: La reunión anual del Foro Económico Mundial tiene lugar en Davos, Suiza, donde se discuten tanto la economía como las vacunas.

23 de enero de 2020: China pone Wuhan y otras ciudades de la provincia de Hubei en confinamiento.

11 de marzo de 2020: El director general de la OMS llama al Covid-19 una pandemia. El resto es historia.

Unir los puntos es un ejercicio bastante simple. Si lo hacemos, podríamos ver surgir un esquema narrativo bien definido, cuyo resumen sucinto dice lo siguiente: los bloqueos y la suspensión global de las transacciones económicas tenían la intención de 1) Permitir que la Fed inundara los mercados financieros enfermos con dinero recién impreso mientras aplazaba la hiperinflación; y 2) Introducir programas de vacunación masiva y pasaportes sanitarios como pilares de un régimen neofeudal de acumulación capitalista. Como veremos, los dos objetivos se funden en uno solo.

En 2019, la economía mundial estuvo plagada de la misma enfermedad que había causado la crisis crediticia de 2008. Se estaba asfixiando bajo una montaña insostenible de deuda. Muchas empresas públicas no podían generar suficientes beneficios para cubrir el pago de intereses de sus propias deudas y se mantenían a flote sólo mediante la adopción de nuevos préstamos. Las «empresas zombis» (con baja rentabilidad interanual, caída de la facturación, márgenes reducidos, flujo de caja limitado y balance altamente apalancado) estaban aumentando en todas partes. El colapso del mercado de repos de septiembre de 2019 debe ubicarse dentro de este frágil contexto económico.

Cuando el aire está saturado de materiales inflamables, cualquier chispa puede causar la explosión. Y en el mágico mundo de las finanzas, tout se tient:un aleteo de las alas de una mariposa en un determinado sector puede hacer que todo el casa de naipes se derrumbe. En los mercados financieros impulsados por préstamos baratos, cualquier aumento en las tasas de interés es potencialmente catastrófico para los bancos, los fondos de cobertura, los fondos de pensiones y todo el mercado de bonos del gobierno, porque el costo de los préstamos aumenta y la liquidez se agota. Esto es lo que sucedió con el ‘repocalypse’ de septiembre de 2019: las tasas de interés se dispararon a 10.5% en cuestión de horas, estalló el pánico afectando a futuros, opciones, divisas y otros mercados donde los operadores apuestan pidiendo prestado a los repos. La única forma de desactivar el contagio era arrojando tanta liquidez como fuera necesario al sistema, como helicópteros que arrojan miles de galones de agua en un incendio forestal. Entre septiembre de 2019 y marzo de 2020, la Fed inyectó más de 9 billones de dólares en el sistema bancario, lo que equivale a más del 40% del PIB estadounidense.

Por lo tanto, la narrativa dominante debe revertirse: el mercado de valores no colapsó (en marzo de 2020) porque se tuvieron que imponer confinamientos; más bien, hubo que imponer confinamientos porque los mercados financieros estaban colapsando. Con los confinamientos llegó la suspensión de las transacciones comerciales, que drenó la demanda de crédito y detuvo el contagio. En otras palabras, la reestructuración de la arquitectura financiera a través de una política monetaria extraordinaria dependía de que se apagara el motor de la economía. Si la enorme masa de liquidez inyectada en el sector financiero hubiera alcanzado transacciones sobre el terreno, se habría desatado un tsunami monetario con consecuencias catastróficas.

Como afirma la economista Ellen Brown, fue «otro rescate», pero esta vez «al amparo de un virus». Del mismo modo, John Titus y Catherine Austin Fitts señalaron que la «varita mágica» Covid-19 permitió a la Fed ejecutar el plan «directo» de BlackRock, literalmente: llevó a cabo una compra sin precedentes de bonos del gobierno, mientras que, en una escala infinitesimalmente menor, también emitió «préstamos COVID» respaldados por el gobierno a las empresas. En resumen, solo un coma económico inducido proporcionaría a la Fed el espacio para desactivar la bomba de tiempo que se está desvaneciendo en el sector financiero. Examinado por la histeria colectiva, el banco central de los Estados Unidos tapó los agujeros en el mercado de préstamos interbancarios, esquivando la hiperinflación, así como el «Consejo de Supervisión de la Estabilidad Financiera» (la agencia federal para monitorear el riesgo financiero creado después del colapso de 2008), como se discute aquí. Sin embargo, el plan de «ir directo» también debe enmarcarse como una medida desesperada, ya que solo puede prolongar la agonía de una economía global cada vez más rehén de la impresión de dinero y la inflación artificial de los activos financieros.

En el corazón de nuestra situación se encuentra un callejón sin salida estructural insuperable. La financiarización apalancada en la deuda es la única línea de vuelo del capitalismo contemporáneo, la inevitable ruta de escape hacia adelante para un modelo reproductivo que ha alcanzado su límite histórico. Los capitales se dirigen a los mercados financieros porque la economía basada en el trabajo es cada vez menos rentable. ¿Cómo llegamos a esto?

La respuesta se puede resumir de la siguiente manera: 1. La misión de la economía de generar plusvalía es tanto el impulso para explotar la fuerza de trabajo como para expulsarla de la producción. Esto es lo que Marx llamó la «contradicción en movimiento» del capitalismo. [1] Si bien constituye la esencia de nuestro modo de producción, esta contradicción hoy es contraproducente, convirtiendo la economía política en un modo de devastación permanente. 2. La razón de este cambio de fortuna es el fracaso objetivo de la dialéctica trabajo-capital: la aceleración sin precedentes en la automatización tecnológica desde la década de 1980 hace que se expulse más fuerza de trabajo de la producción que (re)absorbida. La contracción del volumen de salarios significa que el poder adquisitivo de una parte creciente de la población mundial está disminuyendo, con la deuda y la miseria como consecuencias inevitables. 3. A medida que se produce menos plusvalía, el capital busca rendimientos inmediatos en el sector financiero apalancado por la deuda en lugar de en la economía real o invirtiendo en sectores socialmente constructivos como la educación, la investigación y los servicios públicos.

La conclusión es que el cambio de paradigma en curso es la condición necesaria para la supervivencia (distópica) del capitalismo, que ya no es capaz de reproducirse a través del trabajo asalariado masivo y la utopía consumista concomitante. La agenda de la pandemia fue dictada, en última instancia, por la implosión sistémica: la caída de la rentabilidad de un modo de producción que la automatización desenfrenada está haciendo obsoleto. Por esta razón inmanente, el capitalismo depende cada vez más de la deuda pública, los bajos salarios, la centralización de la riqueza y el poder, un estado de emergencia permanente y las acrobacias financieras.

Si ‘seguimos el dinero’, veremos que el bloqueo económico atribuido desviadamente al Virus ha logrado resultados nada despreciables, no solo en términos de ingeniería social, sino también de depredación financiera. Rápidamente destacaré cuatro de ellos.

1) Como se anticipó, ha permitido a la Fed reorganizar el sector financiero imprimiendo un flujo continuo de miles de millones de dólares de la nada; 2) Ha acelerado la extinción de las pequeñas y medianas empresas, permitiendo a los grandes grupos monopolizar los flujos comerciales; 3) Ha deprimido aún más los salarios laborales y ha facilitado ahorros significativos de capital a través del «trabajo inteligente» (que es particularmente inteligente para aquellos que lo implementan); 4) Ha permitido el crecimiento del comercio electrónico, la explosión de big tech y la proliferación del dólar farmacéutico, que también incluye la muy despreciada industria del plástico, que ahora produce millones de nuevas máscaras faciales y guantes cada semana, muchos de los cuales terminan en los océanos (para deleite de los «nuevos distribuidores verdes»). Solo en 2020, la riqueza de los aproximadamente 2.200 multimillonarios del planeta creció en 1,9 billones de dólares,un aumento sin precedentes históricos. Todo ello gracias a un patógeno tan letal que, según datos oficiales, solo el 99,8% de los infectados sobreviven (ver aquí y aquí),la mayoría de ellos sin experimentar ningún síntoma.

Hacer el capitalismo de manera diferente

El motivo económico del whodunit Covid debe situarse en un contexto más amplio de transformación social. Si rascamos la superficie de la narrativa oficial, un escenario neofeudal comienza a tomar forma. Masas de consumidores cada vez más improductivos están siendo reglamentados y dejados de lado, simplemente porque Mr Global ya no sabe qué hacer con ellos. Junto con los subempleados y los excluidos, las clases medias empobrecidas son ahora un problema que debe manejarse con el palo de los confinamientos, los toques de queda, la vacunación masiva, la propaganda y la militarización de la sociedad, en lugar de con la zanahoria del trabajo, el consumo, la democracia participativa, los derechos sociales (reemplazados en el imaginario colectivo por los derechos civiles de las minorías) y las «vacaciones bien merecidas».

Por lo tanto, es delirante creer que el propósito de los confinamientos es terapéutico y humanitario. ¿Cuándo se ha preocupado el capital por la gente? La indiferencia y la misantropía son los rasgos típicos del capitalismo, cuya única pasión real es la ganancia, y el poder que viene con ella. Hoy en día, el poder capitalista se puede resumir con los nombres de los tres fondos de inversión más grandes del mundo: BlackRock, Vanguard y State Street Global Advisor. Estos gigantes, que se encuentran en el centro de una enorme galaxia de entidades financieras, gestionan una masa de valor cercana a la mitad del PIB mundial y son accionistas importantes en alrededor del 90% de las empresas que cotizan en bolsa. A su alrededor gravitan instituciones transnacionales como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Foro Económico Mundial, la Comisión Trilateral y el Banco de Pagos Internacionales, cuya función es coordinar el consenso dentro de la constelación financiera. Podemos asumir con seguridad que todas las decisiones estratégicas clave – económicas, políticas y militares – están al menos fuertemente influenciadas por estas élites. ¿O queremos creer que Virus los ha tomado por sorpresa? Más bien, el SARS-CoV-2 , que, según la admisión de los CDC y la Comisión Europea, nunca ha sido aislado ni purificado, es el nombre de un arma especial de guerra psicológica que se desplegó en el momento de mayor necesidad.

¿Por qué deberíamos confiar en un mega cártel farmacéutico (la OMS) que no se encarga de la «salud pública», sino de comercializar productos privados en todo el mundo a las tasas más rentables posibles? Los problemas de salud pública se derivan de las pésimas condiciones de trabajo, la mala nutrición, el aire, el agua y la contaminación de los alimentos, y sobre todo de la pobreza desenfrenada; sin embargo, ninguno de estos «patógenos» está en la lista de preocupaciones humanitarias de la OMS. Los inmensos conflictos de intereses entre los depredadores de la industria farmacéutica, las agencias médicas nacionales y supranacionales, y los cínicos ejecutores políticos, es ahora un secreto a voces. No es de extrañar que el día en que el COVID-19 fue clasificado como una pandemia, el WEF, junto con la OMS, lanzó la Plataforma de Acción Covid, una coalición de «protección de la vida» dirigida por más de 1.000 de las empresas privadas más poderosas del mundo.

Lo único que importa para la camarilla que dirige la orquesta de emergencias sanitarias es alimentar la maquinaria lucrativa, y cada movimiento está planeado para este fin, con el apoyo de un frente político y mediático motivado por el oportunismo. Si la industria militar necesita guerras, la industria farmacéutica necesita enfermedades. No es casualidad que la «salud pública» sea, con mucho, el sector más rentable de la economía mundial, en la medida en que las grandes farmacéuticas gastan aproximadamente tres veces más que las grandes petroleras y el doble que las grandes tecnológicas en cabildeo. La demanda potencialmente interminable de vacunas y brebajes genéticos experimentales ofrece a los cárteles farmacéuticos la perspectiva de flujos de ganancias casi ilimitados, especialmente cuando están garantizados por programas de vacunación masiva subsidiados con dinero público (es decir, por más deuda que caerá sobre nuestras cabezas).

¿Por qué todos los tratamientos contra el Covid han sido prohibidos o saboteados penalmente? Como admite cándidamente la FDA, el uso de vacunas de emergencia solo es posible si «no hay alternativas adecuadas, aprobadas y disponibles». Un caso de verdad oculto a plena vista. Además, la actual religión de la vacuna está estrechamente vinculada al aumento del dólar farmacéutico, que, al alimentarse de pandemias, está listo para emular las glorias del ‘petrodólar’, permitiendo a los Estados Unidos continuar ejerciendo la supremacía monetaria global. ¿Por qué toda la humanidad (¡incluidos los niños!) inyectar «vacunas» experimentales con efectos adversos cada vez más preocupantes pero sistemáticamente minimizados, cuando más del 99% de los infectados, la gran mayoría asintomáticos, se recuperan? La respuesta es obvia: porque las vacunas son el becerro de oro del tercer milenio, mientras que la humanidad es material de explotación de «última generación» en modalidad de conejillo de indias.

Ante este contexto, la puesta en escena de la pantomima de emergencia triunfa a través de una manipulación inaudita de la opinión pública. Cada «debate público» sobre la pandemia está descaradamente privatizado,o más bien monopolizado por la creencia religiosa en comités técnico-científicos financiados por las élites financieras. Toda «discusión libre» está legitimada por la adhesión a protocolos pseudocientíficas cuidadosamente purgados del contexto socioeconómico: uno «sigue a la ciencia» mientras finge no saber que «la ciencia sigue al dinero». La famosa declaración de Karl Popper de que la «ciencia real» solo es posible bajo la égida del capitalismo liberal en lo que él llamó «la sociedad abierta»,[1] ahora se está haciendo realidad en la ideología globalista que anima, entre otros, la Open Society Foundation de George Soros. La combinación de «ciencia real» y «sociedad abierta e inclusiva» hace que la doctrina Covid sea casi imposible de desafiar.

Para el COVID-19, entonces, podríamos imaginar la siguiente agenda. Se prepara una narrativa ficticia basada en un riesgo epidémico presentado de tal manera que promueva el miedo y el comportamiento sumiso. Lo más probable es que se trata de un caso de reclasificación diagnóstica. Todo lo que se necesita es un virus de la gripe epidemiológicamente ambiguo, sobre el que construir una historia agresiva de contagio relacionable con áreas geográficas donde el impacto de las enfermedades respiratorias o vasculares en la población anciana e inmunocomprometa es alto, tal vez con el agravante de la fuerte contaminación. No hay necesidad de recuperar mucho, dado que las unidades de cuidados intensivos en los países ‘avanzados’ ya habían colapsado en los años previos a la llegada del Covid, con picos de mortalidad para los que nadie había soñado con exhumar la cuarentena. En otras palabras, los sistemas de salud pública ya habían sido demolidos y, por lo tanto, preparados para el escenario de pandemia.

Pero esta vez hay un método en la locura: se declara un estado de emergencia, que desencadena el pánico, causando a su vez la obstrucción de hospitales y residencias de ancianos (con alto riesgo de sepsis), la aplicación de protocolos nefastos y la suspensión de la atención médica. Et voilà, ¡el virus asesino se convierte en una profecía autocumplida! La propaganda que se extiende por los principales centros de poder financiero (especialmente América del Norte y Europa) es esencial para mantener el «estado de excepción» (Carl Schmitt), que se acepta inmediatamente como la única forma posible de racionalidad política y existencial. Poblaciones enteras expuestas al intenso bombardeo mediático se rinden a través de la autodisciplina, adhiriéndose con grotesco entusiasmo a formas de «responsabilidad cívica» en las que la coerción se transforma en altruismo.

Todo el guión de la pandemia, desde la ‘curva de contagio’ hasta las ‘muertes por Covid’, se basa en la prueba PCR, que fue autorizada para la detección del SARS-CoV-2 por un estudio elaborado en tiempo récord por encargo de la OMS. Como muchos ya sabrán, la falta de fiabilidad diagnóstica de la prueba PCR fue denunciada por su propio inventor, el premio Nobel Kary Mullis (lamentablemente fallecida el 7 de agosto de 2019), y recientemente reiterada por, entre otros, 22 expertos de renombre internacional que exigieron su eliminación por claros defectos científicos. Obviamente, la solicitud cayó en oídos sordos.

La prueba PCR es el motor de la pandemia. Funciona a través de los infames ‘umbrales de ciclo’: cuantos más ciclos haces, más falsos positivos (infecciones, muertes por Covid) produces, como incluso el gurú Anthony Fauci admitió imprudentemente cuando afirmó que los hisopos no valen nada por encima de los 35 ciclos. Ahora, ¿por qué durante la pandemia se realizaron rutinariamente amplificaciones de 35 ciclos o más en laboratorios de todo el mundo? Incluso el New York Times, ciertamente no una guarnda de peligrosos negadores del Covid, planteó esta pregunta clave el verano pasado. Gracias a la sensibilidad del hisopo, la pandemia se puede encender y apagar como un grifo, lo que permite al régimen de salud ejercer un control total sobre el «monstruo numerológico» de los casos y muertes por Covid, los instrumentos clave del terror cotidiano.

Todo este alarmismo continúa hoy, a pesar de la flexibilización de algunas medidas. Para entender por qué, deberíamos volver al motivo económico. Como se ha señalado, varios billones de efectivo recién impreso han sido creados con unos pocos clics de un ratón por los bancos centrales e inyectados en los sistemas financieros, donde en gran parte han permanecido. El objetivo de la ola de impresión era tapar las calamitosas brechas de liquidez. La mayor parte de este «dinero del árbol mágico» todavía está congelado dentro del sistema bancario en la sombra, las bolsas de valores y varios esquemas de moneda virtual que no están destinados a ser utilizados para el gasto y la inversión. Su función es únicamente proporcionar préstamos baratos para la especulación financiera. Esto es lo que Marx llamó «capital ficticio», que continúa expandiéndose en un bucle orbital que ahora es completamente independiente de los ciclos económicos en el suelo.

La conclusión es que no se puede permitir que todo este efectivo inunde la economía real, ya que esta última se sobrecalentaría y desencadenaría la hiperinflación. Y aquí es donde Virus sigue siendo útil. Si inicialmente sirvió para «aislar la economía real» (para citar nuevamente el documento del BIS), ahora supervisa su reapertura tentativa, caracterizada por la sumisión al dogma de la vacunación y los métodos cromáticos de regimentación masiva, que pronto pueden incluir bloqueos climáticos. ¿Recuerdas cómo nos dijeron que solo las vacunas nos devolverían nuestra «libertad»? De manera demasiado predecible, ahora descubrimos que el camino hacia la libertad está lleno de «variantes», es decir, iteraciones de Virus. Su propósito es aumentar el «recuento de casos» y, por lo tanto, prolongar los estados de emergencia que justifican la producción de dinero virtual de los bancos centrales destinado a monetizar la deuda y financiar los déficits. En lugar de volver a los tipos de interés normales, las élites optan por normalizar la emergencia sanitaria alimentando el fantasma del contagio. Por lo tanto, la tan publicitada «reducción» (reducción del estímulo monetario) puede esperar, al igual que Pandexit.

En la UE, por ejemplo, el «programa de compras de emergencia pandémica» del Banco Central Europeo de 1,85 billones de euros, conocido como PEPP, se prevé que continúe hasta marzo de 2022. Sin embargo, se ha insinuado que podría necesitar extenderse más allá de esa fecha. Mientras tanto, la variante Delta está causando estragos en la industria de viajes y turismo, con nuevas restricciones (incluida la cuarentena) que interrumpen la temporada de verano. Una vez más, parece que estamos atrapados dentro de una profecía autocumplida (especialmente si, como el premio Nobel Luc Montagnier y muchos otros han insinuado, las variantes, por leves que sean, son la consecuencia de agresivas campañas de vacunación masiva). Cualquiera que sea el caso, el punto fundamental es que el Virus sigue siendo necesario para el capitalismo senil, cuya única posibilidad de supervivencia depende de generar un cambio de paradigma del liberalismo al autoritarismo oligárquico.

Si bien su crimen está lejos de ser perfecto, los orquestadores de este golpe global deben, sin embargo, ser acreditados con una cierta brillantez sádica. Su prestidigitación tuvo éxito, tal vez incluso más allá de las expectativas. Sin embargo, cualquier poder que apunte a la totalización está destinado al fracaso, y esto se aplica también a los sumos sacerdotes de la religión Covid y a los títeres institucionales que han movilizado para desplegar el psyop de emergencia sanitaria. Después de todo, el poder tiende a engañarse a sí mismo acerca de su omnipotencia. Aquellos sentados en la sala de control no se dan cuenta de hasta qué punto su dominio es incierto. Lo que no ven es que su autoridad depende de una «misión superior», a la que permanecen parcialmente ciegos, a saber, la auto reproducción anónima de la matriz capitalista. El poder de hoy reside en la máquina lucradora cuyo único propósito es continuar su viaje imprudente, lo que podría conducir a la extinción prematura del Homo sapiens. Las élites que han estafado al mundo en la obediencia al Covid son la manifestación antropomórfica del autómata capitalista, cuya invisibilidad es tan astuta como la del propio Virus. Y la novedad de nuestra era es que la «sociedad encerrada» es el modelo que mejor garantiza la reproducibilidad de la máquina capitalista, independientemente de su destino distópico.

Notas:

[1] Karl Marx, Grundrisse (Londres: Penguin, 1993), 706.

[2] Karl Popper, The Open Society and its Enemies,2 volúmenes (Princeton: Princeton UP, 2013).

Fuente: http://thephilosophicalsalon.com/a-self-fulfilling-prophecy-systemic-collapse-and-pandemic-simulation/

¿Quién es el propietario de Big Pharma + Big Media? Nunca lo adivinas.

BlackRock y Vanguard Group, las dos firmas de gestión de activos más grandes del mundo, se combinaron como propietarios de The New York Times y otros medios heredados, junto con Big Pharma.

Por el Dr. Joseph Mercola

Historia de un vistazo:

  • Big Pharma y los principales medios de comunicación son en gran parte propiedad de dos firmas de gestión de activos: BlackRock y Vanguard.
  • Las compañías farmacéuticas están impulsando las respuestas al COVID-19 —todas las cuales, hasta ahora, han puesto en peligro la salud pública en lugar de optimizarla— y los principales medios de comunicación han sido cómplices dispuestos a difundir su propaganda, una narrativa oficial falsa que lleva al público por mal camino y fomenta el miedo basado en mentiras.
  • Vanguard y BlackRock son los dos principales propietarios de Time Warner, Comcast, Disney y News Corp, cuatro de las seis compañías de medios que controlan más del 90% del panorama de los medios estadounidenses.
  • BlackRock y Vanguard forman un monopolio secreto que posee casi todo lo demás que se te ocurra también. En total, tienen la propiedad de 1.600 empresas estadounidenses, que en 2015 tenían ingresos combinados de 9,1 billones de dólares. Cuando se agrega el tercer propietario global más grande, State Street, su propiedad combinada abarca casi el 90% de todas las empresas del S&P 500.
  • Vanguard es el mayor accionista de BlackRock. Vanguard en sí, por otro lado, tiene una estructura única que hace que su propiedad sea más difícil de discernir, pero muchas de las familias más antiguas y ricas del mundo pueden vincularse a los fondos de Vanguard.

¿Qué tiene en común The New York Times y la mayoría de los otros medios heredados con las grandes farmacéuticas? Respuesta: Son en gran parte propiedad de BlackRock y Vanguard Group,las dos firmas de gestión de activos más grandes del mundo. Además, resulta que estas dos compañías forman un monopolio secreto que posee casi todo lo demás que se te ocurra también. Como se informó en el video destacado:

«Las acciones de las corporaciones más grandes del mundo son propiedad de los mismos inversores institucionales. Todos son dueños el uno del otro. Esto significa que las marcas «competidoras», como Coca-Cola y Pepsi, no son realmente competidoras, en absoluto, ya que sus acciones son propiedad de exactamente las mismas compañías de inversión, fondos de inversión, compañías de seguros, bancos y, en algunos casos, gobiernos.

«Los inversores más pequeños son propiedad de inversores más grandes. Esos son propiedad de inversores aún más grandes. La parte superior visible de esta pirámide muestra sólo dos empresas cuyos nombres hemos visto a menudo … Son Vanguard y BlackRock.

«El poder de estas dos compañías está más allá de su imaginación. No sólo poseen una gran parte de las acciones de casi todas las grandes empresas, sino también las acciones de los inversores en esas empresas. Esto les da un monopolio total.

«Un informe de Bloomberg afirma que ambas compañías en el año 2028, juntas tendrán inversiones por la cantidad de 20 billones de dólares. Eso significa que serán dueños de casi todo'».

¿Quiénes son los Vanguard?

La palabra «vanguardia» significa «la posición más importante en un ejército o flota que avanza hacia la batalla», y /o «la posición de liderazgo en una tendencia o movimiento». Ambas son descripciones adecuadas de este gigante global, propiedad de los globalistas que presionan por un Gran Reinicio,cuyo núcleo es la transferencia de riqueza y propiedad de las manos de muchos a las manos de unos pocos.

Curiosamente, Vanguard es el mayor accionista de BlackRock, a partir de marzo de 2021. La propia Vanguardia, por otro lado, tiene una estructura corporativa «única» que hace que su propiedad sea más difícil de discernir. Es propiedad de sus diversos fondos, que a su vez son propiedad de los accionistas. Aparte de estos accionistas, no tiene inversores externos y no cotiza en bolsa. Como se informó en el video destacado:

«A la élite que posee Vanguard aparentemente no le gusta estar en el centro de atención, pero por supuesto no pueden esconderse de quién está dispuesto a cavar. Los informes de Oxfam y Bloomberg dicen que el 1% del mundo, en conjunto, posee más dinero que el otro 99%. Peor aún, Oxfam dice que el 82% de todo el dinero ganado en 2017 fue a este 1%.

«En otras palabras, estas dos compañías de inversión, Vanguard y BlackRock tienen un monopolio en todas las industrias del mundo y, a su vez, son propiedad de las familias más ricas del mundo, algunas de las cuales son de la realeza y que han sido muy ricas desde antes de la Revolución Industrial».

Si bien tomaría tiempo examinar todos los fondos de Vanguard para identificar a los accionistas individuales y, por lo tanto, a los propietarios de Vanguard, una rápida mirada sugiere Rothschild Investment Corp. y el Holding Edmond De Rothschild son dos de esas partes interesadas. Mantenga el nombre Rothschild en su mente mientras sigue leyendo, ya que aparecerá de nuevo más tarde.

El video de arriba también identifica a la familia italiana Orsini, la familia estadounidense Bush, la familia real británica, la familia du Pont, los Morgan, Vanderbilts y Rockefeller, como propietarios de Vanguard.

BlackRock/Vanguard poseen Big Pharma

Según Simply Wall Street, en febrero de 2020, BlackRock y Vanguard eran los dos mayores accionistas de GlaxoSmithKline, con un 7% y un 3,5% de las acciones respectivamente. En Pfizer,la propiedad se invierte, con Vanguard siendo el principal inversor y BlackRock el segundo mayor accionista.

Tenga en cuenta que los ratios de propiedad de acciones pueden cambiar en cualquier momento, ya que las empresas compran y venden de forma regular, así que no se quede colgado de los porcentajes. La conclusión es que BlackRock y Vanguard, individualmente y combinados, poseen suficientes acciones en un momento dado que podemos decir que controlan fácilmente tanto big pharma como los medios heredados centralizados, y luego algunos

¿Por qué importa esto? Importa porque las compañías farmacéuticas están impulsando las respuestas al COVID-19 —todas las cuales, hasta ahora, han puesto en peligro la salud pública en lugar de optimizarla— y los principales medios de comunicación han sido cómplices dispuestos a difundir su propaganda,una narrativa oficial falsa que ha llevado, y sigue siendo, al público por mal camino y fomenta el miedo basado en mentiras.CHD pide a la FDA que desproteta las vacunas contra el COVID del mercado – Envíe un comentario

Para tener alguna posibilidad de corregir esta situación, debemos entender quiénes son los actores centrales, de dónde vienen los dictados dañinos y por qué se están creando estas narrativas falsas en primer lugar.

Como se señala en el informe de diciembre de 2020 de Global Justice Now «La horrible historia de las grandes farmacéuticas», simplemente no podemos permitir que las compañías farmacéuticas —»que tienen un largo historial de priorizar las ganancias corporativas sobre la salud de las personas»— continúen dictando las respuestas de COVID-19.

En él, revisan la vergonzosa historia de las siete principales compañías farmacéuticas del mundo que ahora están desarrollando y fabricando medicamentos y «vacunas» basadas en genes contra el COVID-19, mientras que los principales medios de comunicación han ayudado a suprimir la información sobre medicamentos más antiguos fácilmente disponibles que han demostrado tener un alto grado de eficacia contra la infección.

BlackRock/Vanguard son dueños de los medios de comunicación

En lo que respecta a The New York Times, a mayo de 2021, BlackRock es el segundo mayor accionista con el 7,43% del total de acciones, justo después de The Vanguard Group, que posee la mayor parte (8,11%).

Además de The New York Times, Vanguard y BlackRock son también los dos principales propietarios de Time Warner, Comcast, Disney y News Corp, cuatro de las seis compañías de medios que controlan más del 90% del panorama de los medios estadounidenses.

No hace falta decir que, si usted tiene el control de esta gran cantidad de medios de comunicación, usted puede controlar naciones enteras por medio de la propaganda centralizada cuidadosamente orquestada y organizada disfrazada de periodismo.



Si tu cabeza ya está girando, no estás solo. Es difícil describir relaciones circulares y estrechamente entrelazadas de manera lineal. El mundo de la propiedad corporativa es laberínfico, donde todo el mundo parece ser dueño de todos, hasta cierto punto.

Sin embargo, el mensaje clave para llevar a casa es que dos compañías destacan cabeza y cuello por encima de todas las demás, y esas son BlackRock y Vanguard. Juntos, forman un monopolio oculto sobre las tenencias de activos globales, y a través de su influencia sobre nuestros medios centralizados, tienen el poder de manipular y controlar gran parte de la economía y los eventos del mundo, y cómo el mundo lo ve todo.

Teniendo en cuenta que BlackRock anunció en 2018 que tiene «expectativas sociales» de las compañías en las que invierte, no se puede pasar por alto su papel potencial como centro central en el Gran Reset y el plan de «reconstruir mejor».

Si a esto le sumamos la información que muestra que «socava la competencia a través de la poseid de acciones en compañías competidoras» y «desdibuja los límites entre el capital privado y los asuntos gubernamentales al trabajar en estrecha colaboración con los reguladores», sería difícil no ver cómo BlackRock /Vanguard y sus propietarios globalistas podrían facilitar el Gran Reajuste y la llamada revolución «verde», los cuales son parte del mismo esquema de robo de riqueza.

BlackRock y Vanguard son dueños del mundo

Esa afirmación se volverá aún más clara una vez que te des cuenta de que la influencia de este dúo no se limita a las grandes farmacéuticas y los medios de comunicación. Es importante destacar que BlackRock también trabaja en estrecha colaboración con los bancos centrales de todo el mundo, incluida la Reserva Federal de Estados Unidos, que es una entidad privada, no federal. Presta dinero al banco central, actúa como asesor del mismo y desarrolla el software del banco central.

BlackRock/Vanguard también posee acciones de una larga lista de otras compañías,incluyendo Microsoft, Apple, Amazon, Facebook y Alphabet Inc. Como se ilustra en el gráfico de la red de propiedad de BlackRock y Vanguard a continuación, que aparece en el artículo de 2017 «These Three Firms Own Corporate America» en The Conversation,sería casi imposible enumerarlas todas.

En total, BlackRock y Vanguard tienen la propiedad de unas 1.600 firmas estadounidenses, que en 2015 tenían ingresos combinados de 9,1 billones de dólares. Cuando se agrega el tercer propietario global más grande, State Street, su propiedad combinada abarca casi el 90% de todas las empresas del S&P 500.

Blackrock and Vanguard ownership

Un monopolio global del que pocos saben nada

Para descubrir la influencia general de BlackRock y Vanguard en el mercado global, asegúrese de ver el video de 45 minutos de duración que aparece en la parte superior de este artículo. Proporciona un resumen de amplia visión de la red de monopolios ocultos de las corporaciones propiedad de Vanguard y BlackRock, y su papel en el Gran Reinicio. Un segundo video mucho más corto (arriba) ofrece una revisión adicional de esta información.

¿Cómo podemos vincular a BlackRock/Vanguard —y a las familias globalistas que los poseen— con el Gran Reset? Salvo una confesión pública, tenemos que analizar las relaciones entre estas gigantescas corporaciones de propiedad globalista y considerar la influencia que pueden ejercer a través de esas relaciones. Como señaló Lew Rockwell:

«Cuando Lynn Forester de Rothschild quiere que Estados Unidos sea un país de partido único (como China) y no quiere que se aprueben leyes de identificación de votantes en Los Estados Unidos, para que se pueda perpetrar más fraude electoral para lograr ese fin, ¿qué hace?

«Ella mantiene una conferencia telefónica con los 100 principales directores ejecutivos del mundo y les dice que denuncien públicamente como ‘Jim Crow’ la aprobación de una ley anticorrupción en Georgia y ordena a sus obedientes directores ejecutivos boicotear el Estado de Georgia, como vimos con Coca-Cola y las Grandes Ligas de Béisbol e incluso la estrella de Hollywood, Will Smith.

«En esta conferencia telefónica, vemos sombras del Gran Reinicio, la Agenda 2030, el Nuevo Orden Mundial. La ONU quiere asegurarse, al igual que [el fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial Klaus] Schwab, de que en 2030, la pobreza, el hambre, la contaminación y las enfermedades ya no asolan la Tierra.

«Para lograr esto, la ONU quiere que los impuestos de los países occidentales sean divididos por las mega corporaciones de la élite para crear una sociedad completamente nueva. Para este proyecto, la ONU dice que necesitamos un gobierno mundial, es decir, la propia ONU».

Como he revisado en muchos artículos anteriores, parece bastante claro que la pandemia de COVID-19 fue orquestada para lograr este Nuevo Orden Mundial – el Gran Reinicio – y el video de 45 minutos que aparece en la parte superior del artículo hace un buen trabajo al explicar cómo se hizo esto. Y en el corazón de todo, el «corazón» hacia el que fluyen todas las corrientes de riqueza global, encontramos BlackRock y Vanguard.

Publicado originalmente por Mercola.

Big Media, Big Pharma y Big Tech son propiedad de las mismas entidades corporativas transnacionales | SOTN: Noticias alternativas, análisis y comentarios (stateofthenation.co)