La locura de Occidente se acelera

Por PAUL CRAIG ROBERTS 

El New York Times informa que Biden va a prevenir la agresión rusa contra Ucrania mediante el despliegue de entre 1.000 y 5.000 soldados estadounidenses en la frontera de Rusia y está preparado para aumentar el número de tropas diez veces a 10.000 a 50.000 soldados. Un ejército ruso comería este pequeño número para un bocadillo en 5 minutos. Claramente, el propósito del despliegue no es militar. El propósito es aumentar la «amenaza rusa» en la mente de la gente antes de un evento de bandera falsa que será atribuido al Kremlin.

Si Biden quiere disuadir a Rusia, todo lo que tiene que hacer es darle a Rusia la garantía de seguridad que dice que necesita. ¿Por qué Biden quiere que Rusia sea insegura?

La causa del problema es obvia. En 2014, Estados Unidos, en un intento de privar a Rusia de su base naval del Mar Negro, derrocó a un gobierno ucraniano amigo de Rusia y elegido democráticamente e instaló un régimen neonazi que comenzó la guerra contra los habitantes rusos de la región de Donbass en el este de Ucrania, anteriormente partes de Rusia que habían sido transferidas durante la era soviética a la provincia ucraniana de la Unión Soviética.

Para estabilizar la situación, Rusia elaboró el Acuerdo de Minsk, pero ni Ucrania ni los signatarios occidentales mantuvieron el acuerdo.

Rusia no quiere la Ucrania quebrada y problemática. Rusia solo quiere que Ucrania no se convierta en un lugar para las bases de misiles de Estados Unidos.

Es una simple demanda fácil de aceptar en aras de la paz.

Pero la paz no es rentable y es lo último que quiere el complejo militar/de seguridad de Estados Unidos. Por lo tanto, Washington está respondiendo a las conversaciones de seguridad entre Rusia, Estados Unidos y la OTAN mediante el despliegue de tropas en las fronteras de Rusia. Los estúpidos británicos están agitando la olla de la «agresión rusa» al retirar al personal de la embajada de Kiev. https://www.rt.com/russia/546916-uk-begins-evacuation-diplomats/

Hemos estado escuchando de Estados Unidos / OTAN sobre la «creciente amenaza rusa» durante mucho tiempo. ¿Qué pasa con la credibilidad que ya está dañada si no hay invasión rusa? Parece que Washington y sus títeres de la OTAN están tan lejos en el limbo que simplemente deben provocar una invasión rusa.

Los rusos están esperando en vano la respuesta por escrito de Washington a su propuesta de seguridad mutua. Washington ha respondido con más acusaciones, más provocaciones.

¿Está el Kremlin teniendo dificultades para entender: (1) que Trump fue destituido de su cargo porque dijo que quería normalizar las relaciones con Rusia, (2) que Rusia es el enemigo necesario para el poder y el beneficio del complejo militar / de seguridad de los Estados Unidos, y (3) Rusia es considerada como el obstáculo para la hegemonía de los Estados Unidos? ¿Cómo puede ser que frente a toda la evidencia de lo contrario el Kremlin tenga la ilusión de que Washington está interesado en que los rusos se sientan seguros?

Mientras el Kremlin pierde el tiempo, las armas se vierten en Ucrania y los medios de comunicación occidentales preparan a su pueblo para la «agresión rusa». Las protestas rusas de las intenciones que se le atribuyen no tienen sentido. Los medios de comunicación occidentales conocen la narrativa requerida y no están interesados en ningún hecho.

La pregunta realmente es si Rusia puede aceptar que tiene un enemigo.

Fuente: https://www.unz.com/proberts/the-insanity-of-the-west-accelerates/

LONG COVID Y SÍNDROME DE LA HABANA

¿Estamos de acuerdo que los científicos no tienen ni idea de lo que está pasando? O son muchos factores que meten por vergüenza en un saco. Con unos intereses que ya huelen a macabro. Pues bien, si los científicos no vienen a nosotros, nosotros iremos a ellos, y en medio del camino, somos iguales, quiero decir, tenemos neuroderechos a decir lo que creamos que puede estar pasando en las mismas condiciones.

Como muy malo, será igual de desacertado de lo que dicen, y al día siguiente, todo lo contrario. Las vacunas es otro tema, peor que este. ¡Cómo está el patio! Quiero decir el mundo, con esto de la globalización, todos estamos en casa pero no para agradarnos precisamente sino para agredirnos unos a otros. Unos más que otros.

Abro el saco, el mío. El Covid es una enfermedad, pero es que el SARS es un síndrome, no un virus. Bien. Puede que haya virus nuevo, pero ¿y qué?, ¿Cuántos virus nuevos hay todos los años con sus concernientes mutaciones? También puede que no exista este virus en concreto, pero hay otros, o no. Lo que sí hay es enfermedad y muertes. Bueno, de momento esto lo dejamos ahí.

¿Qué pasaría si nuestro sistema inmunológico, el de todos en general, perdiera fuelle, fuerza? Pesticidas, radiaciones, poluciones, fumigaciones, (mala) dieta, ahora vacunas, etc. pueden bajar nuestras defensas. ¿Qué pasa? Pues que puedes tener tantas enfermedades y síntomas como tantas tiene el Covid.

El long covid o covid persistente tiene casi los mismos síntomas que el Síndrome de La Habana. ¿Estás loco? No. O dicho de otra manera, el Síndrome de La Habana se parece a una gripe mezclado con el persistente, Covid: niebla mental o cefaleas, alteraciones sensoriales, accidente cerebrovascular (ictus) y depresión y psicosis.

¿De veras creen que esto lo hace un coronavirus? Estamos peor de lo que imaginaba, que daño nos ha hecho la tele.

¿Qué crea, supuestamente el Síndrome de La Habana (¿ven, síndrome, igual que el otro síndrome, SARS?), un virus? Usted no está bien de la cabeza. Espera. Pues no, no es un virus, está creado, supuestamente como los delincuentes, por microondas. Saquen a este tío de aquí. Ya acabo.

No tengo más que decir Señor Juez. ¿Pero eres un ciudadano? De momento, supuestamente.

G.R.M.

Las secuelas neurológicas poscovid, un enigma abierto para la ciencia

El misterio del ‘síndrome de La Habana’: así es la inexplicable dolencia que afecta a los espías de EEUU

Más de mil (1000) estudios científicos demuestran que las «vacunas» contra el COVID-19 son peligrosas

La falsa propaganda «segura y efectiva», difundida por funcionarios públicos que ahora continúan impulsando esta vacuna, es un claro incumplimiento del deber. El titular de un cargo público está sujeto y es consciente de un deber de prevenir la muerte o las lesiones graves que surjan únicamente en virtud de las funciones del cargo público.

Muchos han incumplido ese deber y, al hacerlo, están causando imprudentemente un riesgo de muerte o lesiones graves, al continuar independientemente de los peligros ahora confirmados asociados con las inyecciones de COVID 19. Algunos de estos riesgos son coagulación de la sangre, miocarditis, pericarditis, trombosis, trombocitopenia, anafilaxia, parálisis de Bell, Guillain-Barré, cáncer incluyendo muertes, etc.

  1. Trombosis venosa cerebral después de la vacunación contra la COVID-19 en el Reino Unido: un estudio de cohorte multicéntrico: https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(21)01608-1/
  2. Trombocitopenia trombótica inmunológica inducida por vacunación con coagulación intravascular diseminada y muerte después de la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1052305721003414
  3. Hemorragia cerebral fatal después de la vacuna COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33928772/
  4. Miocarditis después de la vacunación con ARNm contra el SARS-CoV-2, una serie de casos: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2666602221000409
  5. Tres casos de tromboembolismo venoso agudo en mujeres después de la vacunación contra COVID-19: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2213333X21003929
  6. Trombosis aguda del árbol coronario después de la vacunación contra COVID-19: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1936879821003988
  7. Informes de casos estadounidenses de trombosis del seno venoso cerebral con trombocitopenia después de la vacunación con Ad26.COV2.S (contra covid-19), del 2 de marzo al 21 de abril de 2020: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33929487/
  8. Trombosis de la vena porta asociada con la vacuna ChAdOx1 nCov-19: https://www.thelancet.com/journals/langas/article/PIIS2468-1253(21)00197-7/
  9. Manejo de la trombosis venosa cerebral y esplácnica asociada con trombocitopenia en sujetos previamente vacunados con Vaxzevria (AstraZeneca): declaración de posición de la Sociedad Italiana para el Estudio de la Hemostasia y la Trombosis (SISET): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33871350/
  10. Trombocitopenia inmunitaria trombótica inducida por vacunación y trombosis del seno venoso cerebral después de la vacunación con COVID-19; una revisión sistemática: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0022510X21003014
  11. Trombosis con síndrome de trombocitopenia asociada a las vacunas contra la COVID-19: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0735675721004381
  12. Trombosis y trombocitopenia inducidas por la vacuna contra la Covid-19: un comentario sobre un dilema clínico importante y práctico: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0033062021000505
  13. Trombosis con síndrome de trombocitopenia asociada a vacunas de vectores virales COVID-19: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0953620521001904
  14. Trombocitopenia trombótica inmunológica inmunológica inducida por la vacuna COVID-19: una causa emergente de trombosis venosa esplácnica: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1665268121000557
  15. El papel de las plaquetas en la coagulopatía asociada a COVID-19 y la trombocitopenia inmune trombótica inducida por la vacuna (covid): https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1050173821000967
  16. Raíces de la autoinmunidad de los eventos trombóticos después de la vacunación contra el COVID-19: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1568997221002160
  17. Trombosis del seno venoso cerebral después de la vacunación: la experiencia del Reino Unido: https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(21)01788-8/fulltext
  18. Trombocitopenia inmunitaria trombótica inducida por la vacuna contra el SARS-CoV-2: https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/nejme2106315
  19. Miocarditis después de la inmunización con vacunas de ARNm COVID-19 en miembros del ejército de los Estados Unidos. Este artículo informa que en «23 pacientes masculinos, incluidos 22 miembros militares previamente sanos, se identificó miocarditis dentro de los 4 días posteriores a la recepción de la vacuna»: https://jamanetwork.com/journals/jamacardiology/fullarticle/2781601
  20. Trombosis y trombocitopenia después de la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19: https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa2104882?query=recirc_curatedRelated_article
  21. Asociación de la miocarditis con la vacuna BNT162b2 arn mensajero COVID-19 en una serie de casos de niños: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34374740/
  22. Trombocitopenia trombótica después de la vacunación con ChAdOx1 nCov-19: https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa2104840?query=recirc_curatedRelated_article
  23. Hallazgos post mortem en la trombocitopenia trombótica inducida por la vacuna (covid-19): https://haematologica.org/article/view/haematol.2021.279075
  24. Trombocitopenia, incluida la trombocitopenia inmune después de recibir las vacunas de ARNm contra la COVID-19 notificadas al Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS): https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0264410X21005247
  25. Miocarditis sintomática aguda en siete adolescentes tras la vacunación Pfizer-BioNTech contra la COVID-19: https://pediatrics.aappublications.org/content/early/2021/06/04/peds.2021-052478
  26. Afasia siete días después de la segunda dosis de una vacuna contra el SARS-CoV-2 basada en ARNm. La resonancia magnética cerebral reveló una hemorragia intracerebral (ICBH) en el lóbulo temporal izquierdo en un hombre de 52 años. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2589238X21000292#f0005
  27. Comparación de los episodios trombóticos inducidos por la vacuna entre las vacunas ChAdOx1 nCoV-19 y Ad26.COV.2.S: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0896841121000895
  28. Hipótesis detrás de los casos muy raros de trombosis con síndrome de trombocitopenia después de la vacunación contra el SARS-CoV-2: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0049384821003315
  29. Coágulos sanguíneos y episodios hemorrágicos tras la vacunación con BNT162b2 y ChAdOx1 nCoV-19: análisis de datos europeos: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0896841121000937
  30. Trombosis venosa cerebral después de la vacuna BNT162b2 mRNA SARS-CoV-2: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1052305721003098
  31. Insuficiencia suprarrenal primaria asociada con trombocitopenia inmune trombótica inducida por la vacuna Oxford-AstraZeneca ChAdOx1 nCoV-19 (VITT): https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0953620521002363
  32. Miocarditis y pericarditis después de la vacunación con ARNm DE COVID-19: consideraciones prácticas para los proveedores de atención: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0828282X21006243
  33. «Trombosis de la vena porta que ocurre después de la primera dosis de la vacuna de ARNm contra el SARS-CoV-2 en un paciente con síndrome antifosfolípido»: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2666572721000389
  34. Resultados tempranos del tratamiento con bivalirudina para la trombocitopenia trombótica y la trombosis venosa cerebral después de la vacunación con Ad26.COV2.S: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0196064421003425
  35. Miocarditis, pericarditis y miocardiopatía después de la vacunación contra el COVID-19: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1443950621011562
  36. Mecanismos de inmunotrombosis en la trombocitopenia trombótica inducida por vacunación (VITT) en comparación con la infección natural por SARS-CoV-2: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0896841121000706
  37. Trombocitopenia inmunitaria protrombótica después de la vacunación contra la COVID-19: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0006497121009411
  38. Trombocitopenia trombótica inducida por vacunas: el capítulo oscuro de una historia de éxito: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2589936821000256
  39. Trombosis venosa cerebral negativa para anticuerpos anti-PF4 sin trombocitopenia después de la inmunización con la vacuna COVID-19 en un hombre indio de edad avanzada no comórbido tratado con anticoagulación convencional a base de heparina-warfarina: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1871402121002046
  40. Trombosis después de la vacunación contra la COVID-19: posible vínculo con las vías de la ECA: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0049384821004369
  41. Trombosis venosa cerebral en la población estadounidense después de la vacunación contra el SARS-CoV-2 con adenovirus y después de COVID-19: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0735109721051949
  42. Un caso raro de un hombre asiático de mediana edad con trombosis venosa cerebral después de la vacunación contra el COVID-19 de AstraZeneca: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0735675721005714
  43. Trombosis del seno venoso cerebral y trombocitopenia tras la vacunación contra la COVID-19: informe de dos casos en el Reino Unido: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S088915912100163X
  44. Púrpura trombocitopénica inmune después de la vacunación con la vacuna contra la COVID-19 (ChAdOx1 nCov-19): https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0006497121013963.
  45. Anticuerpos antifosfolípidos y riesgo de trombofilia tras la vacunación contra el COVID-19: ¿la gota que colma el vaso?: https://docs.google.com/document/d/1XzajasO8VMMnC3CdxSBKks1o7kiOLXFQ
  46. Trombocitopenia trombótica inducida por vacunas, un caso raro pero grave de fuego amigo en la batalla contra la pandemia de COVID-19: ¿Qué patogénesis?: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0953620521002314
  47. Recomendaciones diagnóstico-terapéuticas del grupo de trabajo de expertos ad-hoc FACME sobre el manejo de la trombosis venosa cerebral relacionada con la vacunación contra la COVID-19: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0213485321000839
  48. Trombocitopenia y trombosis venosa intracraneal tras la exposición a la «vacuna AstraZeneca COVID-19»: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33918932/
  49. Trombocitopenia tras la vacunación contra el SARS-CoV-2 de Pfizer y Moderna: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33606296/
  50. Trombocitopenia inmune grave y refractaria que ocurre después de la vacunación contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33854395/
  51. Erupción purpúrica y trombocitopenia después de la vacuna CONTRA el COVID-19 mRNA-1273 (moderna): https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7996471/
  52. Vacunación contra la COVID-19: información sobre la aparición de trombosis arterial y venosa utilizando datos de VigiBase: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33863748/
  53. Trombosis venosa cerebral asociada a la vacuna contra la covid-19 en Alemania: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/ana.26172
  54. Trombosis venosa cerebral tras la vacunación con ARNm BNT162b2 de BNT162b2 contra el SARS-CoV-2: un evento de cisne negro: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34133027/
  55. La importancia de reconocer la trombosis venosa cerebral después de la vacunación anti-COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34001390/
  56. Trombosis con trombocitopenia después de la vacuna de ARN mensajero -1273: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34181446/
  57. Coágulos sanguíneos y sangrado después de la vacunación BNT162b2 y ChAdOx1 nCoV-19: un análisis de datos europeos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34174723/
  58. Primera dosis de las vacunas ChAdOx1 y BNT162b2 contra la COVID-19 y eventos trombocitopénicos, tromboembólicos y hemorrágicos en Escocia: https://www.nature.com/articles/s41591-021-01408-4
  59. Exacerbación de la trombocitopenia inmune después de la vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34075578/
  60. Primer informe de un episodio de iTTP de novo asociado con una vacuna anti-COVID-19 basada en ARNm COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34105244/
  61. Inmunoensayos PF4 en trombocitopenia trombótica inducida por vacunación: https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMc2106383
  62. Epítopos de anticuerpos en la trombocitopenia trombótica inmune inducida por vacunas: https://www.nature.com/articles/s41586-021-03744-4
  63. Miocarditis con vacunas de ARNm contra la COVID-19: https://www.ahajournals.org/doi/pdf/10.1161/CIRCULATIONAHA.121.056135
  64. Miocarditis y pericarditis después de la vacunación contra la COVID-19: https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2782900
  65. Miocarditis asociada temporalmente a la vacunación contra la COVID-19: https://www.ahajournals.org/doi/pdf/10.1161/CIRCULATIONAHA.121.055891.
  66. Vacunación contra la COVID-19 asociada con la miocarditis en adolescentes: https://pediatrics.aappublications.org/content/pediatrics/early/2021/08/12/peds.2021-053427.full.pdf
  67. Miocarditis aguda tras la administración de la vacuna BNT162b2 contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33994339/
  68. Asociación temporal entre la vacuna contra la COVID-19 Ad26.COV2.S y la miocarditis aguda: informe de caso y revisión de la literatura: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1553838921005789
  69. Miocarditis inducida por la vacuna COVID-19: un informe de caso con revisión de la literatura: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1871402121002253
  70. Posible asociación entre la vacuna contra la COVID-19 y la miocarditis: hallazgos clínicos y de CMR: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1936878X2100485X
  71. Recurrencia de la miocarditis aguda asociada temporalmente con la recepción de la vacuna contra la enfermedad por coronavirus mRNA 2019 (COVID-19) en un adolescente masculino: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S002234762100617X
  72. Miocarditis fulminante e hiperinflamación sistémica asociada temporalmente a la vacunación con ARNm BNT162b2 COVID-19 en dos pacientes: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0167527321012286.
  73. Miocarditis aguda después de la administración de la vacuna BNT162b2: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2214250921001530
  74. Miocarditis linfohistocítica después de la vacunación con COVID-19 Ad26.COV2.S vector viral: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2352906721001573
  75. Miocarditis después de la vacunación con BNT162b2 en un hombre sano: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0735675721005362
  76. Miocarditis aguda después de la vacunación de Comirnaty (Pfizer) en un hombre sano con infección previa por SARS-CoV-2: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1930043321005549
  77. Miopericarditis después de la vacunación pfizer contra la COVID-19 en adolescentes: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S002234762100665X
  78. Pericarditis después de la administración de la vacuna de ARNm contra el COVID-19 con ARNm BNT162b2: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1885585721002218
  79. Miocarditis aguda después de la vacunación con ARNm del SARS-CoV-2-1273: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2589790X21001931
  80. Relación temporal entre la segunda dosis de la vacuna BNT162b2 mRNA Covid-19 y la afectación cardíaca en un paciente con infección previa por SARS-COV-2: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2352906721000622
  81. Miopericarditis después de la vacunación con ARNm COVID-19 en adolescentes de 12 a 18 años de edad: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0022347621007368
  82. Miocarditis aguda tras la vacunación contra el SARS-CoV-2 en un hombre de 24 años: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0870255121003243
  83. Información importante sobre la miopericarditis después de la vacunación con ARNm COVID-19 de Pfizer en adolescentes: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0022347621007496
  84. Una serie de pacientes con miocarditis después de la vacunación contra el SARS-CoV-2 con ARNm-1279 y BNT162b2: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1936878X21004861
  85. Miocardiopatía de Takotsubo después de la vacunación con ARNm COVID-19: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1443950621011331
  86. Vacunación con ARNm y miocarditis por COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34268277/
  87. Vacuna contra la COVID-19 y miocarditis: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34399967/
  88. Epidemiología y características clínicas de la miocarditis/pericarditis antes de la introducción de la vacuna de ARNm contra la COVID-19 en niños coreanos: un estudio multicéntrico https://search.bvsalud.org/global-literature-on-novel-coronavirus-2019-ncov/resourc e/en/covidwho-1360706.
  89. Vacunas contra la COVID-19 y miocarditis: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34246566/
  90. La miocarditis y otras complicaciones cardiovasculares de las vacunas COVID-19 basadas en ARNm covid-19 https://www.cureus.com/articles/61030-myocarditis-and-other-cardiovascular-comp las vacunas covid-19 basadas en mrna https://www.cureus.com/articles/61030-myocarditis-and-other-cardiovascular-complications-of-the-mrna-based-covid-19-vaccines
  91. Miocarditis, pericarditis y miocardiopatía después de la vacunación contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34340927/
  92. Miocarditis con vacunas de ARNm contra el covid-19: https://www.ahajournals.org/doi/10.1161/CIRCULATIONAHA.121.056135
  93. Asociación de la miocarditis con la vacuna de ARNm COVID-19 en niños: https://media.jamanetwork.com/news-item/association-of-myocarditis-with-mrna-co vid-19-vaccine-in-children/
  94. Asociación de la miocarditis con la vacuna de ARN mensajero COVID-19 BNT162b2 en una serie de casos de niños: https://jamanetwork.com/journals/jamacardiology/fullarticle/2783052
  95. Miocarditis después de la inmunización con vacunas de ARNm COVID-19 en miembros del ejército de los Estados Unidos: https://jamanetwork.com/journals/jamacardiology/fullarticle/2781601%5C
  96. Miocarditis que ocurre después de la inmunización con vacunas COVID-19 basadas en ARNm COVID-19: https://jamanetwork.com/journals/jamacardiology/fullarticle/2781600
  97. Miocarditis tras la inmunización con ARNm De Covid-19: https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMc2109975
  98. Pacientes con miocarditis aguda después de la vacunación con ARNm del COVID-19: https://jamanetwork.com/journals/jamacardiology/fullarticle/2781602
  99. Miocarditis asociada a la vacunación con ARNm COVID-19: https://pubs.rsna.org/doi/10.1148/radiol.2021211430
  100. Miocarditis aguda sintomática en 7 adolescentes después de la vacunación Pfizer-BioNTech COVID-19: https://pediatrics.aappublications.org/content/148/3/e2021052478
  101. Hallazgos de imágenes de resonancia magnética cardiovascular en pacientes adultos jóvenes con miocarditis aguda después de la vacunación con ARNm covid-19: una serie de casos: https://jcmr-online.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12968-021-00795-4
  102. Guía clínica para jóvenes con miocarditis y pericarditis después de la vacunación con ARNm DE COVID-19: https://www.cps.ca/en/documents/position/clinical-guidance-for-youth-with-myocarditis-and-pericarditis
  103. Imágenes cardíacas de la miocarditis aguda después de la vacunación con ARNm de COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34402228/
  104. Informe del caso: miocarditis aguda después de la segunda dosis de la vacuna de ARNm contra el SARS-CoV-2 mRNA-1273: https://academic.oup.com/ehjcr/article/5/8/ytab319/6339567
  105. Miocarditis / pericarditis asociada a la vacuna COVID-19: https://science.gc.ca/eic/site/063.nsf/eng/h_98291.html
  106. Lesión cardíaca transitoria en adolescentes que reciben la vacuna BNT162b2 mRNA COVID-19: https://journals.lww.com/pidj/Abstract/9000/Transient_Cardiac_Injury_in_Adolesce nts_Receiving.95800.aspx
  107. Perimiocarditis en adolescentes tras la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19: https://academic.oup.com/jpids/advance-article/doi/10.1093/jpids/piab060/6329543
  108. La nueva plataforma de vacunas de ARNm contra la COVID-19 y la miocarditis: pistas sobre el posible mecanismo subyacente: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34312010/
  109. Lesión miocárdica aguda después de la vacunación contra la COVID-19: un informe de caso y una revisión de la evidencia actual de la base de datos del Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34219532/
  110. Esté alerta al riesgo de eventos cardiovasculares adversos después de la vacunación contra el COVID-19: https://www.xiahepublishing.com/m/2472-0712/ERHM-2021-00033
  111. Miocarditis asociada con la vacunación contra la COVID-19: hallazgos ecocardiográficos, tomografías cardíacas y resonancia magnética: https://www.ahajournals.org/doi/10.1161/CIRCIMAGING.121.013236
  112. Evaluación en profundidad de un caso de presunta miocarditis después de la segunda dosis de la vacuna de ARNm covid-19: https://www.ahajournals.org/doi/10.1161/CIRCULATIONAHA.121.056038
  113. Aparición de miocarditis aguda similar a un infarto después de la vacunación contra el COVID-19: ¿solo una coincidencia accidental o más bien una miocarditis autoinmune asociada a la vacunación?: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34333695/
  114. Recurrencia de la miocarditis aguda asociada temporalmente con la recepción de la vacuna contra la enfermedad por coronavirus mRNA 2019 (COVID-19) en un adolescente masculino: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8216855/
  115. Miocarditis después de la vacunación contra el SARS-CoV-2: ¿una reacción inducida por la vacuna?: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34118375/
  116. Miocarditis autolimitada que se presenta con dolor torácico y elevación del segmento ST en adolescentes después de la vacunación con la vacuna BNT162b2 mRNA: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34180390/
  117. Miopericarditis en un varón adolescente previamente sano después de la vacunación contra la COVID-19: Informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34133825/
  118. Miocarditis linfocítica comprobada por biopsia después de la primera vacunación con ARNm de COVID-19 en un hombre de 40 años: informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34487236/
  119. Información de un modelo murino de miopericarditis inducida por la vacuna de ARNm COVID-19: ¿podría la inyección intravenosa accidental de una vacuna inducir miopericarditis https://academic.oup.com/cid/advance-article/doi/10.1093/cid/ciab741/6359059
  120. Presentación inusual de la perimiocarditis aguda después de la vacunación moderna con ARNm-1237 por SARS-COV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34447639/
  121. Perimiocarditis después de la primera dosis de la vacuna mRNA-1273 SARS-CoV-2 (Moderna) mRNA-1273 en un hombre joven sano: informe de caso: https://bmccardiovascdisord.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12872-021-02183
  122. Miocarditis aguda después de la segunda dosis de la vacuna contra el SARS-CoV-2: serendipia o relación causal: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34236331/
  123. Rabdomiólisis y fascitis inducida por la vacuna de ARNm COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34435250/
  124. Rabdomiólisis inducida por la vacuna COVID-19: informe de caso con revisión de la literatura: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34186348/.
  125. Anticuerpo gangliósido GM1 y síndrome de Guillain Barré relacionado con COVID-19: informe de caso, revisión sistémica e implicaciones para el desarrollo de vacunas: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2666354621000065
  126. Síndrome de Guillain-Barré tras la vacunación contra la COVID-19 de AstraZeneca: asociación causal o casual: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0303846721004169
  127. Síndrome sensorial de Guillain-Barré tras la vacuna ChAdOx1 nCov-19: informe de dos casos y revisión de la literatura: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0165572821002186
  128. Síndrome de Guillain-Barré después de la primera dosis de la vacuna contra el SARS-CoV-2: una ocurrencia temporal, no una asociación causal: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2214250921000998.
  129. Síndrome de Guillain-Barré que se presenta como diplejía facial tras la vacunación con COVID-19: un caso clínico: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0736467921006442
  130. Síndrome de Guillain-Barré tras la primera inyección de la vacuna ChAdOx1 nCoV-19: primer informe: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0035378721005853.
  131. Las vacunas contra el SARS-CoV-2 no son seguras para las personas con síndrome de Guillain-Barré después de la vacunación: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2049080121005343
  132. Acute hyperactive encephalopathy following COVID-19 vaccination with dramatic response to methylprednisolone: a case report: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2049080121007536
  133. Facial nerve palsy following administration of COVID-19 mRNA vaccines: analysis of self-report database: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1201971221007049
  134. Síntomas neurológicos y alteraciones de neuroimagen relacionadas con la vacuna COVID-19: causa o coincidencia: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0899707121003557.
  135. Estado epiléptico refractario de nueva aparición después de la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0165572821001569
  136. Mielitis aguda y vacuna ChAdOx1 nCoV-19: asociación casual o causal: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0165572821002137
  137. La parálisis de Bell y las vacunas contra el SARS-CoV-2: una historia en desarrollo: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1473309921002735
  138. Parálisis de Bell después de la segunda dosis de la vacuna Pfizer COVID-19 en un paciente con antecedentes de parálisis recurrente de Bell: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S266635462100020X
  139. Retinopatía serosa central de inicio agudo después de la inmunización con la vacuna de ARNm COVID-19: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2451993621001456.
  140. Parálisis de Bell después de la vacunación contra el COVID-19: informe de caso: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S217358082100122X.
  141. Una experiencia hospitalaria académica que evalúa el riesgo de la vacuna de ARNm COVID-19 utilizando el historial de alergias del paciente: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2213219821007972
  142. Linfadenopatía axilar y pectoral inducida por la vacuna COVID-19 en PET: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1930043321002612
  143. Vasculitis asociada a ANCA después de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0272638621007423
  144. Reacciones cutáneas tardías después de la administración de vacunas de ARNm contra la COVID-19: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2213219821007996
  145. Rabdomiólisis inducida por la vacuna COVID-19: informe de caso con revisión de la literatura: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1871402121001880
  146. Correlatos clínicos y patológicos de las reacciones cutáneas a la vacuna COVID-19, incluido V-REPP: un estudio basado en registro: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0190962221024427
  147. Trombosis con síndrome de trombocitopenia asociada a vacunas contra la COVID-19: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0735675721004381.
  148. Anafilaxia asociada a la vacuna COVID-19: una declaración del Comité de Anafilaxia de la Organización Mundial de Alergias: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1939455121000119.
  149. Trombosis venosa cerebral negativa para anticuerpos anti-PF4 sin trombocitopenia después de la inmunización con la vacuna COVID-19 en un hombre indio anciano no comórbido tratado con anticoagulación convencional a base de heparina-warfarina: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1871402121002046.
  150. Miocarditis aguda después de la administración de la vacuna BNT162b2 contra COVID-19:. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S188558572100133X
  151. Coágulos sanguíneos y sangrado después de la vacuna BNT162b2 y ChAdOx1 nCoV-19: un análisis de datos europeos: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0896841121000937.
  152. trombocitopenia inmune asociada con la vacuna de ARNm BNT162b2 BNT162b2 de Pfizer-BioNTech:. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2214250921002018.
  153. Erupción de fármaco ampolloso después de la segunda dosis de la vacuna COVID-19 mRNA-1273 (Moderna): Informe del caso: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1876034121001878.
  154. Vacunas basadas en ARN COVID-19 y el riesgo de enfermedad priónica: https://scivisionpub.com/pdfs/covid19rna-based-vaccines-and-the-risk-of-prion-dis facilidad-1503.pdf
  155. This study notes that 115 pregnant women lost their babies, out of 827 who participated in a study on the safety of covid-19 vaccines: https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa2104983.
  156. Process-related impurities in the ChAdOx1 nCov-19 vaccine: https://www.researchsquare.com/article/rs-477964/v1
  157. Vacuna de ARNm COVID-19 que causa inflamación del SNC: una serie de casos: https://link.springer.com/article/10.1007/s00415-021-10780-7
  158. Reacciones alérgicas, incluida la anafilaxia, después de recibir la primera dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33475702/
  159. Reacciones alérgicas a la primera vacuna contra la COVID-19: un papel potencial del polietilenglicol: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33320974/
  160. La vacuna de Pfizer plantea problemas de alergia: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33384356/
  161. Reacciones alérgicas, incluida la anafilaxia, después de recibir la primera dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 – Estados Unidos, 14-23 de diciembre de 2020: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33444297/
  162. Reacciones alérgicas, incluida la anafilaxia, después de recibir la primera dosis de la vacuna Moderna covid-19 – Estados Unidos, 21 de diciembre de 2020-10 de enero de 2021: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33507892/
  163. Informes de anafilaxia después de la vacunación contra la enfermedad por coronavirus 2019, Corea del Sur, del 26 de febrero al 30 de abril de 2021: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34414880/
  164. Informes de anafilaxia después de recibir vacunas de ARNm COVID-19 en los EE. UU.-14 de diciembre de 2020-18 de enero de 2021: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33576785/
  165. Prácticas de inmunización y riesgo de anafilaxia: una actualización actual y completa de los datos de vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34269740/
  166. Relación entre alergias preexistentes y reacciones anafilácticas tras la administración de la vacuna de ARNm contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34215453/
  167. Anafilaxia asociada con las vacunas de ARNm COVID-19: Enfoque para la investigación de alergias: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33932618/
  168. Reacciones alérgicas graves después de la vacunación COVID-19 con la vacuna de Pfizer / BioNTech en Gran Bretaña y los EE. UU.: Declaración de posición de las Sociedades Alemanas de Alergia: Asociación Médica Alemana de Alergólogos (AeDA), Sociedad Alemana de Alergología e Inmunología Clínica (DGAKI) y Sociedad de Alergología Pediátrica y Medicina Ambiental (GPA): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33643776/
  169. Reacciones alérgicas y anafilaxia a las vacunas CONTRA el COVID-19 basadas en LNP: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33571463/
  170. Efectos adversos orofaciales reportados de las vacunas COVID-19: lo conocido y lo desconocido: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33527524/
  171. Efectos adversos cutáneos de las vacunas disponibles contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34518015/
  172. Informe de eventos adversos acumulativos de anafilaxia después de las inyecciones de la vacuna de ARNm COVID-19 (Pfizer-BioNTech) en Japón: informe del primer mes: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34347278/
  173. Las vacunas contra la COVID-19 aumentan el riesgo de anafilaxia: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33685103/
  174. Anafilaxia bifásica después de la exposición a la primera dosis de la vacuna de ARNm COVID-19 de Pfizer-BioNTech COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34050949/
  175. Componentes alergénicos de la vacuna mRNA-1273 para COVID-19: posible implicación de la activación del complemento mediada por polietilenglicol e IgG: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33657648/
  176. El polietilenglicol (PEG) es una causa de anafilaxia a la vacuna Pfizer / BioNTech mRNA COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33825239/
  177. Reacciones alérgicas agudas a las vacunas de ARNm contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33683290/
  178. Alergia al polietilenglicol del receptor de la vacuna contra el SARS CoV2: informe de caso de un receptor adulto joven y manejo de la exposición futura al SARS-CoV2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33919151/
  179. Tasas elevadas de anafilaxia después de la vacunación con la vacuna de ARNm BNT162b2 de Pfizer contra COVID-19 en trabajadores de la salud japoneses; un análisis secundario de los datos iniciales de seguridad posteriores a la aprobación: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34128049/
  180. Reacciones alérgicas y eventos adversos asociados con la administración de vacunas basadas en ARNm. Una experiencia en el sistema de salud: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34474708/
  181. Reacciones alérgicas a las vacunas contra la COVID-19: declaración de la Sociedad Belga de Alergia e Inmunología Clínica (BelSACI): https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/17843286.2021.1909447
  182. . Alergia mediada por IgE al polietilenglicol (PEG) como causa de anafilaxia a las vacunas de ARNm contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34318537/
  183. Reacciones alérgicas después de la vacunación contra el COVID-19: poner el riesgo en perspectiva: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34463751/
  184. Reacciones anafilácticas a las vacunas de ARNm contra la COVID-19: una convocatoria para más estudios: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33846043/ 188.
  185. Riesgo de reacciones alérgicas graves a las vacunas COVID-19 entre pacientes con enfermedad alérgica de la piel: recomendaciones prácticas. Una declaración de posición de ETFAD con expertos externos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33752263/
  186. Vacuna contra la COVID-19 y muerte: algoritmo de causalidad según el diagnóstico de elegibilidad de la OMS: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34073536/
  187. Hemorragia cerebral fatal después de la vacuna COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33928772/
  188. Una serie de casos de reacciones cutáneas a la vacuna COVID-19 en el Departamento de Dermatología de la Universidad de Loma Linda: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34423106/
  189. Reacciones cutáneas reportadas después de la vacunación contra la COVID-19 de Moderna y Pfizer: un estudio basado en un registro de 414 casos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33838206/
  190. Correlatos clínicos y patológicos de las reacciones cutáneas a la vacuna COVID-19, incluido V-REPP: un estudio basado en registro: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34517079/
  191. Reacciones cutáneas tras la vacunación contra el SARS-COV-2: un estudio transversal español de 405 casos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34254291/
  192. Reactivación del virus de la varicela zóster y del virus del herpes simple tras la vacunación con COVID-19: revisión de 40 casos en un registro dermatológico internacional: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34487581/
  193. Trombosis inmune y trombocitopenia (VITT) asociada a la vacuna contra la COVID-19: recomendaciones diagnósticas y terapéuticas para un nuevo síndrome: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33987882/
  194. Pruebas de laboratorio para la sospecha de trombocitopenia trombótica (inmune) inducida por la vacuna COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34138513/
  195. Hemorragia intracerebral por trombosis con síndrome de trombocitopenia tras la vacunación contra la COVID-19: el primer caso mortal en Corea: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34402235/
  196. Riesgo de trombocitopenia y tromboembolismo tras la vacunación contra la covid-19 y pruebas positivas de SARS-CoV-2: estudio de series de casos autocontrolados: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34446426/
  197. Trombocitopenia trombótica inmune inducida por la vacuna y trombosis del seno venoso cerebral después de la vacunación contra el covid-19; una revisión sistemática: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34365148/.
  198. Eventos adversos nerviosos y musculares después de la vacunación con COVID-19: una revisión sistemática y un metanálisis de ensayos clínicos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34452064/.
  199. Un caso raro de trombosis venosa cerebral y coagulación intravascular diseminada asociada temporalmente con la administración de la vacuna COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33917902/
  200. Insuficiencia suprarrenal primaria asociada con trombocitopenia inmune trombótica inducida por la vacuna Oxford-AstraZeneca ChAdOx1 nCoV-19 (VITT): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34256983/
  201. Trombosis venosa cerebral aguda y embolia de la arteria pulmonar asociada a la vacuna contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34247246/.
  202. Infusión de tromboaspiración y fibrinólisis para la trombosis portomesentérica después de la administración de la vacuna AstraZeneca COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34132839/
  203. Mujer de 59 años con trombosis venosa profunda extensa y tromboembolismo pulmonar 7 días después de una primera dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech BNT162b2 mRNA COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34117206/
  204. Trombosis venosa cerebral y trombocitopenia inducida por vacunas.a. Oxford-AstraZeneca COVID-19: una oportunidad perdida para un rápido retorno de la experiencia: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34033927/
  205. Miocarditis y otras complicaciones cardiovasculares de las vacunas contra la COVID-19 basadas en ARNm: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34277198/
  206. Pericarditis después de la administración de la vacuna COVID-19 mRNA BNT162b2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34364831/
  207. Presentación inusual de pericarditis aguda después de la vacunación contra el ARNm-1237 del SARS-COV-2 Moderno: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34447639/
  208. Informe del caso: miocarditis aguda después de la segunda dosis de la vacuna contra el SARS-CoV-2 mRNA-1273 mRNA-1273: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34514306/
  209. Brotes de enfermedades inmunomediadas o enfermedades de inicio reciente en 27 sujetos después de la vacunación de ARNm/ADN contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33946748/
  210. Información de un modelo murino de miopericarditis inducida por la vacuna de ARNm COVID-19: ¿podría la inyección intravenosa accidental de una vacuna inducir miopericarditis: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34453510/
  211. Trombocitopenia inmune en una vacuna post Covid-19 de 22 años: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33476455/
  212. vasculitis asociada a anticuerpos anticitoplasmáticos de neutrófilos inducida por propiltiouracilo después de la vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34451967/
  213. Trombocitopenia inmune secundaria (PTI) asociada a la vacuna ChAdOx1 Covid-19: informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34377889/
  214. Trombosis con síndrome de trombocitopenia (TTS) tras la vacunación contra la COVID-19 de AstraZeneca ChAdOx1 nCoV-19 (AZD1222): análisis de riesgo-beneficio para personas <60 años en Australia: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34272095/
  215. Asociación de vacunación contra la COVID-19 y parálisis del nervio facial: un estudio de casos y controles: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34165512/
  216. La asociación entre la vacunación contra la COVID-19 y la parálisis de Bell: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34411533/
  217. Parálisis de Bell después de la vacunación contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33611630/
  218. Mielitis transversa aguda (ATM): revisión clínica de 43 pacientes con ATM asociada a COVID-19 y 3 eventos adversos graves de ATM posterior a la vacunación con la vacuna ChAdOx1 nCoV-19 (AZD1222): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33981305/
  219. Parálisis de Bell después de 24 horas de la vacuna mRNA-1273 SARS-CoV-2 mRNA-1273: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34336436/
  220. Parálisis secuencial del nervio facial contralateral después de la primera y segunda dosis de la vacuna COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34281950/.
  221. Mielitis transversa inducida por la vacunación contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34458035/
  222. Parálisis del nervio facial periférico después de la vacunación con BNT162b2 (COVID-19): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33734623/
  223. Parálisis nerviosa aguda por abducens después de la vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34044114/.
  224. Parálisis del nervio facial después de la administración de vacunas de ARNm COVID-19: análisis de la base de datos de autoinforme: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34492394/
  225. Parálisis oculomotora transitoria después de la administración de la vacuna mensajera DE ARN-1273 para la diplopía del SARS-CoV-2 después de la vacuna contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34369471/
  226. Parálisis de Bell después de la vacunación contra el COVID-19 de Ad26.COV2.S: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34014316/
  227. Parálisis de Bell después de la vacunación contra el COVID-19: informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34330676/
  228. Un caso de polirradiculoneuropatía desmielinizante aguda con parálisis facial bilateral después de la vacunación ChAdOx1 nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34272622/
  229. Síndrome de Guillian Barré tras la vacunación con ARNm-1273 contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34477091/
  230. Parálisis facial aguda como posible complicación de la vacunación contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33975372/.
  231. Parálisis de Bell después de la vacunación contra el COVID-19 con alta respuesta de anticuerpos en LCR: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34322761/.
  232. Síndrome de Parsonage-Turner asociado con la vacunación contra el SARS-CoV-2 o el SARS-CoV-2. Comentario sobre: «Amiotrofia neurálgica e infección por COVID-19: 2 casos de parálisis nerviosa espinal accesoria» por Coll et al. Articular Spine 2021; 88: 10519: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34139321/.
  233. Parálisis de Bell después de una dosis única de ARNm de la vacuna. SARS-CoV-2: caso clínico: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34032902/.
  234. Hepatitis autoinmune en desarrollo después de la vacuna contra la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19): ¿causalidad o víctima?: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33862041/
  235. Hepatitis autoinmune desencadenada por la vacunación contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34332438/
  236. Hepatitis autoinmune aguda con anticuerpos antimitocondriales atípicos tras la vacunación con ARNm de COVID-19: una nueva entidad clínica: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34293683/.
  237. Hepatitis autoinmune después de la vacuna COVID: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34225251/
  238. Un nuevo caso de diplejía bifacial variante del síndrome de Guillain-Barré tras la vacunación con Janssen COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34449715/
  239. Comparación de los eventos trombóticos inducidos por la vacuna entre las vacunas ChAdOx1 nCoV-19 y Ad26.COV.2.S: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34139631/.
  240. Trombosis venosa oftálmica superior bilateral, accidente cerebrovascular isquémico y trombocitopenia inmune después de la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33864750/
  241. Diagnóstico y tratamiento de la trombosis del seno venoso cerebral con trombocitopenia trombótica inmunemunológica inducida por vacunación: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33914590/
  242. Trombosis venosa del seno después de la vacunación con ChAdOx1 nCov-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34420802/
  243. Trombosis del seno venoso cerebral tras la vacunación contra el SARS-CoV-2: un análisis de los casos notificados a la Agencia Europea de Medicamentos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34293217/
  244. Riesgo de trombocitopenia y tromboembolismo tras la vacunación contra la covid-19 y pruebas positivas de SARS-CoV-2: estudio de series de casos autocontrolados: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34446426/
  245. Coágulos sanguíneos y sangrado después de la vacunación BNT162b2 y ChAdOx1 nCoV-19: un análisis de datos europeos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34174723/
  246. Eventos arteriales, tromboembolismo venoso, trombocitopenia y sangrado después de la vacunación con Oxford-AstraZeneca ChAdOx1-S en Dinamarca y Noruega: estudio de cohorte poblacional: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33952445/
  247. Primera dosis de las vacunas ChAdOx1 y BNT162b2 contra la COVID-19 y eventos trombocitopénicos, tromboembólicos y hemorrágicos en Escocia: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34108714/
  248. Trombosis venosa cerebral asociada a la vacuna contra la COVID-19 en Alemania: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34288044/
  249. Infarto cerebral maligno después de la vacunación con ChAdOx1 nCov-19: una variante catastrófica de la trombocitopenia trombótica inmunomediada inducida por la vacuna: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34341358/
  250. arteria celíaca y trombosis de la arteria esplénica complicada por infarto esplénico 7 días después de la primera dosis de la vacuna de Oxford, relación causal o coincidencia: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34261633/.
  251. Insuficiencia suprarrenal primaria asociada con la trombocitopenia trombótica inducida por la vacuna Oxford-AstraZeneca ChAdOx1 nCoV-19 (VITT): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34256983/
  252. Trombocitopenia después de la vacunación contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34332437/.
  253. Trombosis del seno venoso cerebral asociada a trombocitopenia tras la vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33845870/.
  254. Trombosis con síndrome de trombocitopenia después de la inmunización contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34236343/
  255. Infarto agudo de miocardio dentro de las 24 horas posteriores a la vacunación contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34364657/.
  256. Neurorretinopatía macular aguda bilateral después de la vacunación contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34287612/
  257. trombosis del seno venoso central con hemorragia subaracnoidea después de la vacunación con ARNm COVID-19: ¿son estos informes meramente casuales: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34478433/
  258. Hemorragia intracerebral por trombosis con síndrome de trombocitopenia tras la vacunación contra la COVID-19: el primer caso mortal en Corea: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34402235/
  259. Trombosis venosa cerebral negativa para anticuerpos anti-PF4 sin trombocitopenia después de la inmunización con la vacuna COVID-19 en un hombre indio de edad avanzada no comórbido tratado con anticoagulación convencional a base de heparina-warfarina: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34186376/
  260. Trombosis venosa cerebral 2 semanas después de la primera dosis de la vacuna contra el SARS-CoV-2 mRNA: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34101024/
  261. Un caso de trombocitopenia múltiple y trombosis después de la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19 contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34137813/
  262. Trombocitopenia trombótica inducida por vacunación: el vínculo elusivo entre la trombosis y las vacunas contra el SARS-CoV-2 basadas en adenovirus: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34191218/
  263. Accidente cerebrovascular isquémico agudo que revela trombocitopenia trombótica inmune inducida por la vacuna ChAdOx1 nCov-19: impacto en la estrategia de recanalización: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34175640/
  264. Estado epiléptico refractario de nueva aparición después de la vacuna ChAdOx1 nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34153802/
  265. Trombosis con síndrome de trombocitopenia asociada a vacunas de vectores virales COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34092488/
  266. Embolia pulmonar, ataque isquémico transitorio y trombocitopenia después de la vacuna Johnson & Johnson COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34261635/
  267. Infusión de tromboaspiración y fibrinólisis para la trombosis portomesentérica tras la administración de la vacuna AstraZeneca COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34132839/.
  268. Síndrome de TIH espontánea: reemplazo de rodilla, infección y paralelismos con la trombocitopenia trombótica inmune inducida por la vacuna: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34144250/
  269. Trombosis venosa profunda (TVP) que ocurre poco después de la segunda dosis de la vacuna contra el SARS-CoV-2 mRNA: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33687691/
  270. Plaquetas procoagulantes mediadas por anticuerpos procoagulantes en trombocitopenia trombótica inmune asociada con la vacunación contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34011137/.
  271. Trombocitopenia trombótica inmune inducida por vacunación que causa una forma grave de trombosis venosa cerebral con alta tasa de mortalidad: una serie de casos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34393988/.
  272. Micropartículas procoagulantes: un posible vínculo entre la trombocitopenia inmune inducida por la vacuna (VITT) y la trombosis venosa del seno cerebral: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34129181/.
  273. Trombosis atípica asociada a la vacuna VaxZevria® (AstraZeneca): datos de la red francesa de centros regionales de farmacovigilancia: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34083026/.
  274. Trombosis venosa cerebral aguda y embolia de la arteria pulmonar asociada a la vacuna contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34247246/.
  275. Trombosis inducida por vacunación y trombocitopenia con hemorragia suprarrenal bilateral: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34235757/.
  276. Trombosis venosa digital palmar tras la vacunación contra la COVID-19 de Oxford-AstraZeneca: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34473841/.
  277. Trombosis cutánea asociada a necrosis cutánea tras la vacunación Oxford-AstraZeneca contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34189756/
  278. Trombosis venosa cerebral tras la vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34045111/.
  279. Úlceras de Lipschütz después de la vacunación contra la COVID-19 de AstraZeneca: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34366434/.
  280. Neuralgia amiotrófica secundaria a la vacuna Vaxzevri (AstraZeneca) COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34330677/
  281. Trombosis con trombocitopenia después de la vacuna Messenger RNA-1273: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34181446/
  282. Hemorragia intracerebral doce días después de la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34477089/
  283. Trombocitopenia trombótica después de la vacunación con COVID-19: en busca del mecanismo subyacente: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34071883/
  284. Coronavirus (COVID-19) Trombocitopenia trombótica inmunótica inducida por la vacuna (VITT): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34033367/
  285. Comparación de reacciones adversas a medicamentos entre cuatro vacunas contra la COVID-19 en Europa utilizando la base de datos EudraVigilance: Trombosis en sitios inusuales: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34375510/
  286. Adyuvante de inmunoglobulina para la trombocitopenia trombótica inmunitaria inducida por vacunación: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34107198/
  287. Trombocitopenia trombótica grave inducida por la vacunación después de la vacunación con COVID-19: un informe de caso de autopsia y revisión de la literatura: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34355379/.
  288. Un caso de embolia pulmonar aguda después de la inmunización con ARNm del SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34452028/
  289. Consideraciones neuroquirúrgicas con respecto a la craneectomía descompresiva para la hemorragia intracerebral después de la vacunación contra el SARS-CoV-2 en la trombocitopenia trombótica inducida por la vacuna-VITT: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34202817/
  290. Trombosis y vacunas contra el SARS-CoV-2: trombocitopenia trombótica inmunitaria inducida por vacunación: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34237213/.
  291. Púrpura trombocitopénica trombocitopénica trombótica adquirida: una enfermedad rara asociada con la vacuna BNT162b2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34105247/.
  292. Complejos inmunes, inmunidad innata y NETosis en la trombocitopenia inducida por la vacuna ChAdOx1: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34405870/.
  293. Síndrome sensorial de Guillain-Barré tras la vacuna ChAdOx1 nCov-19: informe de dos casos y revisión de la literatura: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34416410/.
  294. Síndrome de Vogt-Koyanagi-Harada tras la vacunación contra la COVID-19 y ChAdOx1 nCoV-19 (AZD1222): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34462013/.
  295. Reactivación de la enfermedad de Vogt-Koyanagi-Harada bajo control durante más de 6 años, después de la vacunación anti-SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34224024/.
  296. Encefalitis postvacuna después de ChAdOx1 nCov-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34324214/
  297. Síntomas neurológicos y alteraciones de neuroimagen relacionadas con la vacuna COVID-19: ¿causa o coincidencia?: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34507266/
  298. Síndrome de fuga capilar sistémica mortal después de la vacunación contra el SARS-COV-2 en un paciente con mieloma múltiple: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34459725/
  299. Síndrome de poliartralgia y mialgia después de la vacunación con ChAdOx1 nCOV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34463066/
  300. Tres casos de tiroiditis subaguda después de la vacunación contra el SARS-CoV-2: síndrome ASIA posterior a la vacunación: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34043800/.
  301. Diplejía facial: una variante rara y atípica del síndrome de Guillain-Barré y la vacuna Ad26.COV2.S: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34447646/
  302. Asociación entre la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19 y los episodios hemorrágicos: estudio de cohorte poblacional grande: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34479760/.
  303. miocarditis fulminante e hiperinflamación sistémica asociada temporalmente a la vacunación con ARNm BNT162b2 COVID-19 en dos pacientes: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34416319/.
  304. Efectos adversos notificados después de la vacunación contra la COVID-19 en un hospital de atención terciaria, centrados en la trombosis del seno venoso cerebral (CVST): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34092166/
  305. Inducción y exacerbación del lupus eritematoso cutáneo subagudo después de la vacunación contra el SARS-CoV-2 basada en vectores arnm o adenovirales: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34291477/
  306. Petequias y descamación de los dedos después de la inmunización con la vacuna CONTRA el COVID-19 basada en ARN mensajero (ARNm) BTN162b2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34513435/
  307. Reactivación del virus de la hepatitis C después de la vacunación contra la COVID-19: un informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34512037/
  308. Queratólisis inmunomediada bilateral después de la inmunización con la vacuna contra vectores virales recombinantes contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34483273/.
  309. Púrpura trombocitopénica inmunomediada después de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 en una anciana: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34513446/
  310. Activación plaquetaria y modulación en trombosis con síndrome de trombocitopenia asociada a la vacuna ChAdO × 1 nCov-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34474550/
  311. Artritis reactiva después de la vacunación contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34033732/.
  312. Dos casos de enfermedad de Graves después de la vacunación contra el SARS-CoV-2: un síndrome autoinmune / inflamatorio inducido por adyuvantes: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33858208/
  313. Recaída aguda y alteración de la inmunización después de la vacunación contra la COVID-19 en un paciente con esclerosis múltiple tratado con rituximab: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34015240/
  314. Erupción generalizada del fármaco ampolloso fijo después de la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34482558/
  315. Vacuna de ARNm COVID-19 que causa inflamación del SNC: una serie de casos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34480607/
  316. Hiperplasia tímica después de la vacunación basada en ARNm de Covid-19 con Covid-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34462647/
  317. Encefalomielitis aguda diseminada tras la vacunación contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34325334/
  318. Síndrome de Tolosa-Hunt que ocurre después de la vacunación contra covid-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34513398/
  319. Síndrome de extravasación capilar sistémica tras la vacunación con ChAdOx1 nCOV-19 (Oxford-AstraZeneca): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34362727/
  320. Trombocitopenia inmunomediada asociada con la vacuna Ad26.COV2.S (Janssen; Johnson & Johnson): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34469919/.
  321. Trombocitopenia transitoria con autoanticuerpos plaquetarios específicos de glicoproteínas después de la vacunación con Ad26.COV2.S: informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34516272/.
  322. Encefalopatía hiperactiva aguda después de la vacunación contra la COVID-19 con respuesta dramática a la metilprednisolona: informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34512961/
  323. Lesión cardíaca transitoria en adolescentes que reciben la vacuna BNT162b2 mRNA COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34077949/
  324. Desarrollo de hepatitis autoinmune después de la vacuna ChAdOx1 nCoV-19 (Oxford-AstraZeneca): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34171435/
  325. Recaída grave de la esclerosis múltiple después de la vacunación contra la COVID-19: un informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34447349/
  326. Miocarditis linfohistocítica después de la vacunación con el vector viral COVID-19 Ad26.COV2.S: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34514078/
  327. Linfohistiocitosis hemofagocítica después de la vacunación con ChAdOx1 nCov-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34406660/.
  328. Vasculitis por IgA en paciente adulto después de la vacunación con ChadOx1 nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34509658/
  329. Un caso de vasculitis leucocitoclástica después de la vacunación con una vacuna contra el SARS-CoV2: informe del caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34196469/.
  330. Inicio / brote de psoriasis después de la vacuna ChAdOx1 nCoV-19 del virus Corona (Oxford-AstraZeneca / Covishield): informe de dos casos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34350668/
  331. Exacerbación de la enfermedad de Hailey-Hailey después de la vacunación contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34436620/
  332. Linfadenopatía supraclavicular tras la vacunación contra la COVID-19 en Corea: seguimiento en serie por ecografía: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34116295/.
  333. Vacuna COVID-19, trombocitopenia trombótica inmune, ictericia, hiperviscosidad: preocupación en casos con problemas hepáticos subyacentes: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34509271/.
  334. Informe del Consorcio Internacional de Trombosis Venosa Cerebral sobre trombosis venosa cerebral después de la vacunación contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34462996/
  335. Trombocitopenia inmune después de la vacunación durante la pandemia de COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34435486/
  336. COVID-19: las lecciones de la tragedia noruega deben tenerse en cuenta en la planificación del lanzamiento de la vacuna en los países menos desarrollados / en desarrollo: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34435142/
  337. Linfólisis aguda inducida por rituximab y pancitopenia después de la vacunación con COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34429981/
  338. Exacerbación de la psoriasis en placas tras las vacunas inactivadas de ARNm y BNT162b2 por COVID-19: informe de dos casos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34427024/
  339. Enfermedad pulmonar intersticial inducida por vacunación: una reacción rara a la vacuna COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34510014/.
  340. Reacciones cutáneas vesiculobullosas inducidas por la vacuna de ARNm COVID-19: informe de cuatro casos y revisión de la literatura: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34236711/
  341. Trombocitopenia inducida por vacunación con dolor de cabeza intenso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34525282/
  342. Perimiocarditis aguda después de la primera dosis de la vacuna de ARNm contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34515024/
  343. Rabdomiólisis y fascitis inducida por la vacuna de ARNm COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34435250/.
  344. Efectos adversos cutáneos raros de las vacunas contra la COVID-19: una serie de casos y revisión de la literatura: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34363637/
  345. Trombocitopenia inmune asociada con la vacuna de ARNm COVID-19 de Pfizer-BioNTech BNT162b2: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2214250921002018
  346. Trombocitopenia inmune secundaria supuestamente atribuible a la vacunación contra la COVID-19: https://casereports.bmj.com/content/14/5/e242220.abstract.
  347. Trombocitopenia inmune tras la vacuna Pfizer-BioNTech BNT162b2 mRNA COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34155844/
  348. Trombocitopenia idiopática recién diagnosticada después de la administración de la vacuna COVID-19: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8176657/.
  349. Púrpura trombocitopénica idiopática y la vacuna moderna contra el Covid-19: https://www.annemergmed.com/article/S0196-0644(21)00122-0/fulltext.
  350. Trombocitopenia tras la vacunación contra el SARS de Pfizer y Moderna – CoV -2: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8014568/.
  351. Púrpura trombocitopénica inmune y lesión hepática aguda después de la vacunación contra covid-19: https://casereports.bmj.com/content/14/7/e242678.
  352. Recopilación de afecciones hematológicas mediadas por complemento y autoinmunes después de la vacunación contra el SARS-CoV-2: https://ashpublications.org/bloodadvances/article/5/13/2794/476324/Autoimmune-and-complement-mediated-hematologic
  353. Erupción petequial asociada con la vacunación con CoronaVac: primer informe de efectos secundarios cutáneos antes de los resultados de la fase 3: https://ejhp.bmj.com/content/early/2021/05/23/ejhpharm-2021-002794
  354. Las vacunas contra la COVID-19 inducen hemólisis grave en la hemoglobinuria paroxística nocturna: https://ashpublications.org/blood/article/137/26/3670/475905/COVID-19-vaccines-induce-severe-hemolysis-in
  355. Trombosis venosa cerebral asociada a la vacuna contra la COVID-19 en Alemania: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34288044/.
  356. Trombosis venosa cerebral tras la vacunación contra la COVID-19: Manejo neurológico y radiológico: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34327553/.
  357. Trombosis venosa cerebral y trombocitopenia después de la vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33878469/.
  358. Trombosis del seno venoso cerebral y trombocitopenia tras la vacunación contra la COVID-19: informe de dos casos en el Reino Unido: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33857630/.
  359. Trombosis venosa cerebral inducida por la vacuna contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34090750/.
  360. Trombosis inmunitaria de la arteria carótida inducida por la vacuna COVID-19 vectorizada por adenovirus: informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34312301/.
  361. Trombosis del seno venoso cerebral asociada con trombocitopenia trombótica inducida por vacunación: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34333995/
  362. Las funciones de las plaquetas en la coagulopatía asociada a COVID-19 y la trombocitopenia trombótica inmunoinmunológica inducida por vacunas: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34455073/
  363. Trombosis venosa cerebral después de la vacuna BNT162b2 mRNA SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34111775/.
  364. Trombosis venosa cerebral después de la vacunación contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34045111/
  365. Trombosis venosa cerebral letal después de la vacunación contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33983464/
  366. Trombosis venosa cerebral en la población de LOS ESTADOS UNIDOS, después de la vacunación contra el SARS-CoV-2 con adenovirus y después de COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34116145/
  367. Trombosis venosa cerebral tras la vacunación contra la COVID-19: es el riesgo de trombosis aumentado por la administración intravascular de la vacuna: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34286453/.
  368. Trombosis del seno venoso central con hemorragia subaracnoidea después de la vacunación con ARNm COVID-19: ¿son estos informes meramente casuales: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34478433/
  369. Trombosis venosa cerebral después de la vacunación chAdOx1 nCov-19 con una primera resonancia magnética cerebral engañosa: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34244448/
  370. Resultados tempranos del tratamiento con bivalirudina para la trombocitopenia trombótica y la trombosis venosa cerebral después de la vacunación con Ad26.COV2.S: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34226070/
  371. Trombosis venosa cerebral asociada a trombocitopenia postvacunación por COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33845870/.
  372. Trombosis venosa cerebral 2 semanas después de la primera dosis de la vacuna contra el SARS-CoV-2 mRNA: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34101024/.
  373. Trombocitopenia trombótica inmune inducida por la vacuna que causa una forma grave de trombosis venosa cerebral con una alta tasa de mortalidad: una serie de casos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34393988/.
  374. Interacciones del adenovirus con plaquetas y coagulación y síndrome de trombocitopenia autoinmune asociada a la vacuna: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34407607/.
  375. Dolor de cabeza atribuido a la vacunación contra el COVID-19 (coronavirus SARS-CoV-2) con la vacuna ChAdOx1 nCoV-19 (AZD1222): un estudio de cohorte observacional multicéntrico: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34313952/
  376. Efectos adversos notificados después de la vacunación contra la COVID-19 en un hospital de atención terciaria, centrados en la trombosis del seno venoso cerebral (CVST): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34092166/
  377. Trombosis del seno venoso cerebral tras la vacunación contra el SARS-CoV-2: un análisis de los casos notificados a la Agencia Europea de Medicamentos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34293217/
  378. Un caso raro de un hombre asiático de mediana edad con trombosis venosa cerebral después de la vacunación COVID-19 AstraZeneca: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34274191/
  379. Trombosis venosa cerebral negativa para anticuerpos anti-PF4 sin trombocitopenia después de la inmunización con la vacuna COVID-19 en un hombre indio de edad avanzada no comórbido tratado con anticoagulación convencional a base de heparina-warfarina: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34186376/
  380. Eventos arteriales, tromboembolismo venoso, trombocitopenia y sangrado después de la vacunación con Oxford-AstraZeneca ChAdOx1-S en Dinamarca y Noruega: estudio de cohorte poblacional: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33952445/
  381. Micropartículas procoagulantes: un posible vínculo entre la trombocitopenia inmune inducida por la vacuna (VITT) y la trombosis venosa del seno cerebral: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34129181/
  382. S. casos de trombosis del seno venoso cerebral con trombocitopenia después de la vacunación con Ad26.COV2.S, 2 de marzo al 21 de abril de 2021: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33929487/.
  383. Infarto cerebral maligno después de la vacunación con ChAdOx1 nCov-19: una variante catastrófica de la trombocitopenia trombótica inmunomediada inducida por la vacuna: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34341358/
  384. Accidente cerebrovascular isquémico agudo que revela trombocitopenia trombótica inmune inducida por la vacuna ChAdOx1 nCov-19: impacto en la estrategia de recanalización: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34175640/
  385. Trombocitopenia inmunótica inducida por vacunación (TRV): una nueva entidad clínico-patológica con presentaciones clínicas heterogéneas: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34159588/.
  386. Diagnóstico por imágenes y hallazgos hematológicos en trombosis y trombocitopenia después de la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19 (AstraZeneca): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34402666/
  387. Raíces de autoinmunidad de eventos trombóticos después de la vacunación con COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34508917/
  388. Trombosis del seno venoso cerebral después de la vacunación: la experiencia del Reino Unido: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34370974/
  389. Trombosis venosa cerebral masiva e infarto de cuenca venosa como complicaciones tardías de COVID-19: un informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34373991/
  390. Enfoque australiano y neozelandés para el diagnóstico y tratamiento de la trombosis inmune inducida por vacunas y la trombocitopenia inmune: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34490632/
  391. Un estudio observacional para identificar la prevalencia de trombocitopenia y anticuerpos anti-PF4 / polianión en trabajadores de la salud noruegos después de la vacunación contra covid-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33909350/
  392. Mielitis transversa aguda (ATM): revisión clínica de 43 pacientes con ATM asociada a COVID-19 y 3 eventos adversos graves de ATM post-vacunación con vacuna ChAdOx1 nCoV-19 (AZD1222): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33981305/.
  393. Un caso de polirradiculoneuropatía desmielinizante aguda con parálisis facial bilateral después de la vacuna ChAdOx1 nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34272622/
  394. Trombocitopenia con ictus isquémico agudo y hemorragia en un paciente recientemente vacunado con una vacuna contra la COVID-19 basada en vectores adenovirales:. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33877737/
  395. Incidencia predicha y observada de eventos tromboembólicos entre los coreanos vacunados con la vacuna ChAdOx1 nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34254476/
  396. Primera dosis de las vacunas ChAdOx1 y BNT162b2 contra la COVID-19 y eventos trombocitopénicos, tromboembólicos y hemorrágicos en Escocia: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34108714/
  397. Trombocitopenia asociada a la vacuna ChAdOx1 nCoV-19: tres casos de trombocitopenia inmune después de 107.720 dosis de vacunación con ChAdOx1 en Tailandia: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34483267/.
  398. Embolia pulmonar, ataque isquémico transitorio y trombocitopenia después de la vacuna Johnson & Johnson COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34261635/
  399. Consideraciones neuroquirúrgicas con respecto a la craniectomía descompresiva para la hemorragia intracerebral después de la vacunación contra el SARS-CoV-2 en la trombocitopenia trombótica inducida por la vacuna-VITT: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34202817/
  400. Accidente cerebrovascular hemorrágico grande después de la vacunación contra ChAdOx1 nCoV-19: un informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34273119/
  401. Síndrome de poliartralgia y mialgia después de la vacunación con ChAdOx1 nCOV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34463066/
  402. Un caso raro de trombosis y trombocitopenia de la vena oftálmica superior después de la vacunación ChAdOx1 nCoV-19 contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34276917/
  403. Trombosis y síndrome respiratorio agudo grave Vacunas contra el coronavirus 2: trombocitopenia trombótica inmunológica inducida por vacunación: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34237213/.
  404. Trombosis venosa renal y embolia pulmonar secundaria a trombocitopenia inmunitaria trombótica inducida por vacunación (VITT): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34268278/.
  405. Isquemia de las extremidades y trombosis de la arteria pulmonar después de la vacuna ChAdOx1 nCoV-19 (Oxford-AstraZeneca): un caso de trombocitopenia trombótica inmune inducida por la vacuna: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33990339/.
  406. Asociación entre la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19 y los episodios hemorrágicos: estudio de cohorte poblacional grande: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34479760/.
  407. Trombocitopenia secundaria tras la vacunación contra el SARS-CoV-2: caso clínico de hemorragia y hematoma tras cirugía oral menor: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34314875/.
  408. Tromboembolismo venoso y trombocitopenia leve después de la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34384129/
  409. Exacerbación fatal del síndrome de trombocitopenia trombótica inducida por ChadOx1-nCoV-19 después de una terapia inicial exitosa con inmunoglobulinas intravenosas: una justificación para monitorear los niveles de inmunoglobulina G: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34382387/
  410. Un caso de vasculitis asociada a ANCA después de la vacunación contra el SARS-CoV-2 con AZD1222 (Oxford-AstraZeneca): ¿víctima o causalidad?: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34416184/.
  411. Hemorragia intracerebral asociada con trombocitopenia trombótica inducida por la vacuna después de la vacunación con ChAdOx1 nCOVID-19 en una mujer embarazada: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34261297/
  412. Trombosis venosa cerebral masiva debido a trombocitopenia trombótica inmune inducida por vacunación: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34261296/
  413. Síndrome nefrótico después de la vacuna ChAdOx1 nCoV-19 contra el SARScoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34250318/.
  414. Un caso de trombocitopenia trombótica inmune-inmune inducida por la vacuna con trombosis arteriovenosa masiva: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34059191/
  415. Trombosis cutánea asociada a necrosis cutánea tras la vacunación Oxford-AstraZeneca contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34189756/
  416. Trombocitopenia en un adolescente con anemia de células falciformes después de la vacunación contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34331506/
  417. Trombocitopenia inducida por vacunación con dolor de cabeza intenso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34525282/
  418. Miocarditis asociada a la vacunación con ARNm contra el SARS-CoV-2 en niños de 12 a 17 años: análisis estratificado de una base de datos nacional: https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2021.08.30.21262866v1
  419. Vacunación con ARNm COVID-19 y desarrollo de miopericarditis confirmada por CMR: https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2021.09.13.21262182v1.full?s=09.
  420. Anemia hemolítica autoinmune grave después de recibir la vacuna de ARNm contra el SARS-CoV-2: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/trf.16672
  421. La inyección intravenosa de la vacuna de ARNm de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) puede inducir miopericarditis aguda en un modelo de ratón: https://t.co/j0IEM8cMXI
  422. Un informe de eventos adversos de miocarditis en el Sistema de Notificación de Eventos Adversos de Vacunas de los Estados Unidos. (VAERS) en asociación con productos biológicos inyectables COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34601006/
  423. Este estudio concluye que: «La vacuna se asoció con un exceso de riesgo de miocarditis (1 a 5 eventos por cada 100,000 personas). El riesgo de este evento adverso potencialmente grave y de muchos otros eventos adversos graves aumentó sustancialmente después de la infección por SARS-CoV-2»: https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa2110475
  424. Uveítis bilateral después de la inoculación con la vacuna COVID-19: un informe de caso: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1201971221007797
  425. Miocarditis asociada a la vacunación con ARNm del SARS-CoV-2 en niños de 12 a 17 años: análisis estratificado de una base de datos nacional: https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2021.08.30.21262866v1.
  426. La hepatitis inmunomediada con la vacuna de Moderna ya no es una coincidencia sino que se confirma: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0168827821020936
  427. Extensas investigaciones revelaron alteraciones fisiopatológicas consistentes después de la vacunación con vacunas COVID-19: https://www.nature.com/articles/s41421-021-00329-3
  428. Hemorragia lobar con rotura ventricular poco después de la primera dosis de una vacuna contra el SARS-CoV-2 basada en ARNm: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/labs/pmc/articles/PMC8553377/
  429. Las vacunas MRna COVID aumentan drásticamente los marcadores inflamatorios endoteliales y el riesgo de síndrome coronario agudo medido por las pruebas cardíacas PULS: una precaución: https://www.ahajournals.org/doi/10.1161/circ.144.suppl_1.10712
  430. ChAdOx1 interactúa con CAR y PF4 con implicaciones para la trombosis con síndrome de trombocitopenia:https://www.science.org/doi/10.1126/sciadv.abl8213
  431. Trombocitopenia inmunótica inmunótica inducida por la vacuna letal (VITT) tras el anuncio 26.COV2. S: primer caso documentado fuera de los EE.UU.: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34626338/
  432. Un trastorno trombocitopénico protrombótico que se asemeja a la trombocitopenia inducida por heparina después de la vacunación contra el coronavirus-19: https://europepmc.org/article/PPR/PPR304469 435.
  433. VITT (trombocitopenia trombótica inmunitaria inducida por la vacunación) después de la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34731555/
  434. Trombocitopenia trombótica inducida por vacunación (TRV): una nueva entidad clínico-patológica con presentaciones clínicas heterogéneas: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34159588/
  435. Tratamiento del accidente cerebrovascular isquémico agudo asociado con la trombocitopenia trombótica inmunótica inducida por la vacuna ChAdOx1 nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34461442/
  436. Espectro de complicaciones neurológicas después de la vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34719776/.
  437. Trombosis del seno venoso cerebral después de la vacunación: la experiencia del Reino Unido: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34370974/
  438. Trombosis venosa cerebral/seno venoso con síndrome de trombocitopenia después de la vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34373413/
  439. Trombosis de la vena porta debido a la trombocitopenia inmunitaria trombótica inducida por la vacunación (VITT) después de la vacunación contra el Covid con ChAdOx1 nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34598301/
  440. Hematuria, una erupción petequial generalizada y dolores de cabeza después de la vacuna Oxford AstraZeneca ChAdOx1 nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34620638/
  441. Infarto de miocardio y trombosis venosa por ácigos después de la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19 en un paciente en hemodiálisis: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34650896/
  442. Miocardiopatía de Takotsubo (estrés) después de la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34625447/
  443. Respuesta humoral inducida por la vacunación Prime-Boost con las vacunas ChAdOx1 nCoV-19 y BNT162b2 mRNA en un paciente con esclerosis múltiple tratado con teriflunomida: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34696248/
  444. Síndrome de Guillain-Barré tras la vacunación ChAdOx1 nCoV-19 contra la COVID-19: una serie de casos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34548920/
  445. Trombocitopenia trombótica inducida por vacunas refractarias (TPT) tratada con recambio plasmático terapéutico retardado (TPE): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34672380/.
  446. Caso raro de hemorragia intracraneal asociada a la vacuna COVID-19 con trombosis venosa del seno: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34556531/.
  447. Retraso en el dolor de cabeza después de la vacunación contra el COVID-19: una señal de advertencia para la trombosis venosa cerebral inducida por la vacuna: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34535076/.
  448. Características clínicas de la trombocitopenia inducida por la vacuna y la trombosis inmune: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34379914/.
  449. Predictores de mortalidad en trombocitopenia trombótica después de la vacunación adenoviral contra la COVID-19: la puntuación FAPIC: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34545400/
  450. Accidente cerebrovascular isquémico como característica presentadora de la trombocitopenia trombótica inmune inducida por la vacunación ChAdOx1-nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34035134/
  451. Estudio observacional hospitalario de trastornos neurológicos en pacientes vacunados recientemente con vacunas de ARNm contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34688190/
  452. Tratamiento endovascular para la trombosis del seno venoso cerebral inducida por la vacuna y la trombocitopenia después de la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19: informe de tres casos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34782400/
  453. Eventos cardiovasculares, neurológicos y pulmonares después de la vacunación con vacunas BNT162b2, ChAdOx1 nCoV-19 y Ad26.COV2.S: un análisis de datos europeos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34710832/
  454. Trombosis venosa cerebral que se desarrolla después de la vacunación. COVID-19: VITT, VATT, TTS y más: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34695859/
  455. Trombosis venosa cerebral y neoplasias mieloproliferativas: un estudio de tres centros de 74 casos consecutivos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34453762/.
  456. Possible triggers of thrombocytopenia and/or hemorrhage by BNT162b2 vaccine, Pfizer-BioNTech: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34660652/.
  457. Multiple sites of arterial thrombosis in a 35-year-old patient after vaccination with ChAdOx1 (AstraZeneca), which required emergency femoral and carotid surgical thrombectomy: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34644642/
  458. Case series of vaccine-induced thrombotic thrombocytopenia in a London teaching hospital: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34694650/
  459. Neuro-ophthalmic complications with thrombocytopenia and thrombosis induced by ChAdOx1 nCoV-19 vaccine: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34726934/
  460. Thrombotic events after COVID-19 vaccination in over 50 years of age: results of a population-based study in Italy: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34835237/
  461. Intracerebral hemorrhage associated with vaccine-induced thrombotic thrombocytopenia after ChAdOx1 nCOVID-19 vaccination in a pregnant woman: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34261297/
  462. Age- and sex-specific incidence of cerebral venous sinus thrombosis associated with Ad26.COV2.S COVID-19 vaccination: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34724036/.
  463. Genital necrosis with cutaneous thrombosis following vaccination with COVID-19 mRNA: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34839563/
  464. Cerebral venous sinus thrombosis after mRNA-based COVID-19 vaccination: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34783932/.
  465. COVID-19 vaccine-induced immune thrombosis with thrombocytopenia thrombosis (VITT) and shades of gray in thrombus formation: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34624910/
  466. Miositis inflamatoria después de la vacunación con ChAdOx1: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34585145/
  467. Infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST secundario a trombosis inmune inducida por vacunación con trombocitopenia (VITT): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34580132/.
  468. Un caso raro de trombocitopenia trombótica inducida por la vacuna COVID-19 (VITT) que afecta a la circulación arterial venosplancnic y pulmonar de un hospital general de distrito del Reino Unido: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34535492/
  469. Trombocitopenia trombótica inducida por la vacuna COVID-19: una serie de casos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34527501/
  470. Trombosis con síndrome de trombocitopenia (TTS) después de la vacunación con AstraZeneca ChAdOx1 nCoV-19 (AZD1222) COVID-19: un análisis de riesgo-beneficio para personas <60% de análisis de riesgo-beneficio para personas <60 años en Australia: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34272095/
  471. Trombocitopenia inmune después de la inmunización con la vacuna Vaxzevria ChadOx1-S (AstraZeneca), Victoria, Australia: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34756770/
  472. Características y resultados de los pacientes con trombosis venosa cerebral en trombocitopenia inmunitaria trombótica inducida por la vacuna contra el SARS-CoV-2: https://jamanetwork.com/journals/jamaneurology/fullarticle/2784622
  473. Estudio de caso de trombosis y síndrome de trombocitopenia tras la administración de la vacuna AstraZeneca COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34781321/
  474. Trombosis con síndrome de trombocitopenia asociada con las vacunas COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34062319/
  475. Trombosis del seno venoso cerebral tras la vacunación con ChAdOx1: el primer caso de trombosis definitiva con síndrome de trombocitopenia en la India: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34706921/
  476. Trombosis asociada a la vacuna COVID-19 con síndrome de trombocitopenia (TTS): revisión sistemática y análisis post hoc: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34698582/.
  477. Caso clínico de trombocitopenia inmunitaria tras la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34751013/.
  478. Mielitis transversa aguda después de la vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34684047/.
  479. Preocupaciones por los efectos adversos de la trombocitopenia y la trombosis después de la vacunación contra la COVID-19 vectorizada por adenovirus: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34541935/
  480. Accidente cerebrovascular hemorrágico mayor después de la vacunación chAdOx1 nCoV-19: un informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34273119/
  481. Trombosis del seno venoso cerebral después de la vacunación contra la COVID-19: manejo neurológico y radiológico: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34327553/.
  482. Trombocitopenia con accidente cerebrovascular isquémico agudo y hemorragia en un paciente vacunado recientemente con una vacuna COVID-19 basada en vectores adenovirales: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33877737/
  483. Hemorragia intracerebral y trombocitopenia después de la vacuna AstraZeneca COVID-19: desafíos clínicos y diagnósticos de la trombocitopenia trombótica inducida por la vacuna: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34646685/
  484. Enfermedad de cambio mínimo con lesión renal aguda grave después de la vacuna Oxford-AstraZeneca COVID-19: informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34242687/.
  485. Informe de caso: trombosis venosa sinusal cerebral en dos pacientes con la vacuna AstraZeneca CONTRA el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34609603/
  486. Informe del caso: Pitiriasis cutánea similar a la pitiriasis después de la vacunación con COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34557507/
  487. Mielitis transversa longitudinal extensa después de la vacuna ChAdOx1 nCOV-19: informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34641797/.
  488. Neumonía eosinofílica aguda asociada a la vacuna anti-COVID-19 AZD1222: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34812326/.
  489. Trombocitopenia, incluida la trombocitopenia inmune después de recibir las vacunas de ARNm contra la COVID-19 notificadas al Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34006408/
  490. Un caso de vasculitis asociada a ANCA después de la vacunación contra el SARS-CoV-2 con AZD1222 (Oxford-AstraZeneca): ¿víctima o causalidad?: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34416184/
  491. Trombosis inmune inducida por vacunación y síndrome de trombocitopenia después de la vacunación contra el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave vectorizado por adenovirus: una nueva hipótesis sobre los mecanismos e implicaciones para el desarrollo futuro de vacunas: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34664303/.
  492. Trombosis en la enfermedad arterial periférica y trombocitopenia trombótica tras la vacunación adenoviral contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34649281/.
  493. Trombocitopenia inmune recién diagnosticada en una paciente embarazada después de la vacunación contra la enfermedad por coronavirus 2019: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34420249/
  494. Trombosis del seno venoso cerebral y eventos trombóticos después de vacunas contra la COVID-19 basadas en vectores: revisión sistemática y metanálisis: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34610990/.
  495. Síndrome de Sweet tras la vacuna Oxford-AstraZeneca COVID-19 (AZD1222) en una anciana: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34590397/
  496. Pérdida auditiva neurosensorial repentina después de la vacunación contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34670143/.
  497. Prevalencia de eventos adversos graves entre los profesionales de la salud después de recibir la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus ChAdOx1 nCoV-19 (Covishield) en Togo, marzo de 2021: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34819146/.
  498. Hemichorea-hemibalismus agudo después de la vacunación contra la COVID-19 (AZD1222): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34581453/
  499. Recurrencia de la alopecia areata después de la vacunación contra la covid-19: un informe de tres casos en Italia: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34741583/
  500. Lesión cutánea similar a la culebrilla después de la vacunación con AstraZeneca para COVID-19: un informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34631069/
  501. Trombosis después de la vacunación contra la COVID-19: posible vínculo con las vías de la ECA: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34479129/
  502. Trombocitopenia en un adolescente con anemia de células falciformes después de la vacunación contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34331506/
  503. Vasculitis leucocitoclástica como manifestación cutánea de la vacuna contra el virus corona ChAdOx1 nCoV-19 (recombinante): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34546608/
  504. Dolor abdominal y hemorragia suprarrenal bilateral por trombocitopenia trombótica inmune inducida por la vacuna COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34546343/
  505. Mielitis cervical longitudinalmente extensa después de la vacunación con la vacuna covid-19 basada en virus inactivados: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34849183/
  506. Inducción de vasculitis leucocitoclástica cutánea después de la vacuna ChAdOx1 nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34853744/.
  507. Un caso de necrólisis epidérmica tóxica después de la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19 (AZD1222): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34751429/.
  508. Eventos adversos oculares después de la vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34559576/
  509. Depresión después de la vacunación ChAdOx1-S / nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34608345/.
  510. Tromboembolismo venoso y trombocitopenia leve después de la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34384129/.
  511. Vasculitis recurrente asociada a ANCA después de la vacunación Contra el COVID-19 de Oxford AstraZeneca ChAdOx1-S: una serie de casos de dos pacientes: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34755433/
  512. Trombosis arterial mayor y vacunación contra ChAdOx1 nCov-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34839830/
  513. Caso raro de linfadenopatía supraclavicular contralateral después de la vacunación con COVID-19: hallazgos de tomografía computarizada y ultrasonido: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34667486/
  514. Vasculitis linfocítica cutánea después de la administración de la segunda dosis de AZD1222 (Oxford-AstraZeneca) Vacuna contra el síndrome respiratorio agudo severo Coronavirus 2: probabilidad o causalidad: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34726187/.
  515. Rechazo del aloinjerto de páncreas después de la vacuna ChAdOx1 nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34781027/
  516. Comprender el riesgo de trombosis con síndrome de trombocitopenia después de la vacunación con Ad26.COV2.S: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34595694/
  517. Reacciones adversas cutáneas de 35.229 dosis de COVID-19 Sinovac y la vacuna de AstraZeneca COVID-19: un estudio de cohorte prospectivo en trabajadores de la salud: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34661934/
  518. Comentarios sobre la trombosis después de la vacunación: la secuencia líder de la proteína espiga podría ser responsable de la trombosis y la trombocitopenia mediada por anticuerpos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34788138
  519. Dermatosis eosinofílica después de la vacunación contra la COVID-19 de AstraZeneca: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34753210/.
  520. Trombocitopenia inmune grave tras la vacunación contra la COVID-19: informe de cuatro casos y revisión de la literatura: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34653943/.
  521. Recaída de la trombocitopenia inmune después de la vacunación contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34591991/
  522. Trombosis en fase pre y post vacunación de la COVID-19; https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34650382/
  523. Una mirada al papel de la inmunohistoquímica postmortem en la comprensión de la fisiopatología inflamatoria de la enfermedad COVID-19 y los eventos adversos trombóticos relacionados con la vacuna: una revisión narrativa: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34769454/
  524. Vacuna CONTRA la COVID-19 en pacientes con trastornos de hipercoagulabilidad: una perspectiva clínica: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34786893/
  525. Trombocitopenia y trombosis asociadas a la vacuna: endoteliopatía venosa que conduce a microrromtrombosis venosa combinada: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34833382/
  526. Trombosis y síndrome de trombocitopenia que causa oclusión carótida sintomática aislada después de la vacuna COVID-19 Ad26.COV2.S (Janssen): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34670287/
  527. Una presentación inusual de trombosis venosa profunda aguda después de la vacuna moderna contra el COVID-19: informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34790811/
  528. Las inmunoglobulinas intravenosas inmediatas en dosis altas seguidas de tratamiento directo con inhibidores de la trombina son cruciales para la supervivencia en la trombocitopenia trombótica inmune inducida por la vacuna Sars-Covid-19-vector ADENoviral VITT con trombosis venosa del seno cerebral y la vena porta: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34023956/.
  529. Formación de trombosis después de la vacunación contra la COVID-19 aspectos inmunológicos: artículo de revisión: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34629931/
  530. Diagnóstico por imágenes y hallazgos hematológicos en trombosis y trombocitopenia después de la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19 (AstraZeneca): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34402666/
  531. Espectro de hallazgos de neuroimagen en la vacunación post-CoVID-19: una serie de casos y revisión de la literatura: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34842783/
  532. Trombosis del seno venoso cerebral, embolia pulmonar y trombocitopenia después de la vacunación contra la COVID-19 en un hombre taiwanés: un informe de caso y revisión de la literatura: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34630307/
  533. Trombosis venosa cerebral mortal después de la vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33983464/
  534. Raíces autoinmunes de eventos trombóticos después de la vacunación contra covid-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34508917/.
  535. Nueva trombosis de la vena porta en cirrosis: es trombofilia exacerbada por vacuna o COVID-19: https://www.jcehepatology.com/article/S0973-6883(21)00545-4/fulltext.
  536. Imágenes de trombocitopenia trombótica inmune inducida por Oxford / AstraZeneca® vacuna COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33962903/.
  537. Trombosis del seno venoso cerebral después de la vacunación con ARNm COVID-19 de BNT162b2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34796065/.
  538. Aumento del riesgo de urticaria/angioedema después de la vacunación contra el ARNm BNT162b2 contra la COVID-19 en trabajadores de la salud que toman inhibidores de la ECA: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34579248/
  539. Un caso de presentación clínica leve inusual de trombocitopenia trombótica inmune inducida por la vacuna COVID-19 con trombosis venosa esplácnica: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34843991/
  540. Trombosis venosa cerebral tras la vacunación con Pfizer-BioNTech COVID-19 (BNT162b2): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34595867/
  541. Un caso de púrpura trombocitopénica idiopática después de una dosis de refuerzo de la vacuna COVID-19 BNT162b2 (Pfizer-Biontech): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34820240/
  542. Trombocitopenia inmunitaria trombótica inducida por vacunación (VITT): dirigida a mecanismos patológicos con inhibidores de la tirosina cinasa de Bruton: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33851389/
  543. Púrpura trombocitopénica trombótica después de la vacunación con Ad26.COV2-S: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33980419/
  544. Eventos tromboembólicos en mujeres más jóvenes expuestas a las vacunas Pfizer-BioNTech o Moderna COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34264151/
  545. Riesgo potencial de eventos trombóticos después de la vacunación contra la COVID-19 con Oxford-AstraZeneca en mujeres que reciben estrógeno: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34734086/
  546. Trombosis después de la vacunación contra la COVID-19 vectorizada por adenovirus: una preocupación por la enfermedad subyacente: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34755555/
  547. Interacciones del adenovirus con plaquetas y coagulación y síndrome de trombocitopenia trombótica inmunológica inducida por vacunas: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34407607/
  548. Púrpura trombocitopénica trombótica: una nueva amenaza tras la vacuna COVID bnt162b2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34264514/.
  549. Sitio inusual de trombosis venosa profunda después de la vacunación contra la enfermedad por coronavirus mRNA-2019 (COVID-19): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34840204/
  550. Efectos secundarios neurológicos de las vacunas contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34750810/
  551. Las coagulopatías después de la vacunación contra el SARS-CoV-2 pueden derivarse de un efecto combinado de la proteína espiga del SARS-CoV-2 y las vías de señalización activadas por el vector del adenovirus: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34639132/
  552. Embolia pulmonar aislada después de la vacunación contra la COVID: 2 informes de casos y una revisión de las complicaciones y el seguimiento de la embolia pulmonar aguda: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34804412/
  553. Oclusión de la vena central de la retina después de la vacunación con ARNm del SARS-CoV-2: informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34571653/.
  554. Informe de caso complicado de trombocitopenia inmune trombótica inducida por vacunación a largo plazo A: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34835275/.
  555. Trombosis venosa profunda después de la vacunación con Ad26.COV2.S en varones adultos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34659839/.
  556. Enfermedades neurológicas autoinmunes después de la vacunación contra el SARS-CoV-2: una serie de casos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34668274/.
  557. Anemia autoinmune autoinmune grave después de recibir la vacuna de ARNm contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34549821/
  558. Aparición de variantes de COVID-19 entre los receptores de la vacuna ChAdOx1 nCoV-19 (recombinante): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34528522/
  559. Prevalencia de trombocitopenia, anticuerpos antiplaquetarios del factor 4 y dímero D elevado en tailandeses después de la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34568726/
  560. Epidemiología de la miocarditis/pericarditis aguda en adolescentes de Hong Kong después de la covacunación: https://academic.oup.com/cid/advance-article-abstract/doi/10.1093/cid/ciab989/644 5179.
  561. Miocarditis después de la vacuna de ARNm de la enfermedad por coronavirus 2019: una serie de casos y determinación de la tasa de incidencia: https://academic.oup.com/cid/advance-article/doi/10.1093/cid/ciab926/6420408
  562. Miocarditis y pericarditis después de la vacunación contra la COVID-19: desigualdades en la edad y los tipos de vacuna: https://www.mdpi.com/2075-4426/11/11/1106
  563. Epidemiología y características clínicas de la miocarditis/pericarditis antes de la introducción de la vacuna de ARNm contra la COVID-19 en niños coreanos: un estudio multicéntrico: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34402230/
  564. Arrojando luz sobre la miocarditis y la pericarditis posteriores a la vacuna en los receptores de vacunas COVID-19 y no COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34696294/
  565. Miocarditis después de la vacuna de ARNm COVID-19: https://journals.lww.com/pec-online/Abstract/2021/11000/Myocarditis_Following_ mRNA_COVID_19_Vaccine.9.aspx.
  566. Miocarditis después de la vacuna de ARNm Covid-19 de ARNm BNT162b2 mRNA en Israel: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34614328/.
  567. Miocarditis, pericarditis y miocardiopatía tras la vacunación contra la COVID-19: https://www.heartlungcirc.org/article/S1443-9506(21)01156-2/fulltext
  568. Miocarditis y otras complicaciones cardiovasculares de las vacunas COVID-19 basadas en ARNm COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34277198/
  569. Posible asociación entre la vacuna COVID-19 y la miocarditis: hallazgos clínicos y de CMR: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34246586/
  570. Vacunas contra la miocarditis por hipersensibilidad y COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34856634/.
  571. Miocarditis grave asociada a la vacuna COVID-19: ¿cebra o unicornio?: https://www.internationaljournalofcardiology.com/article/S0167-5273(21)01477-7/fulltext.
  572. Infarto agudo de miocardio y miocarditis después de la vacunación contra la COVID-19: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/labs/pmc/articles/PMC8522388/
  573. Miocarditis después de la vacunación contra el Covid-19 en una gran organización de atención médica: https://www.nejm.org/doi/10.1056/NEJMoa2110737
  574. Asociación de la miocarditis con la vacuna de ARN mensajero BNT162b2 de COVID-19 en una serie de casos de niños: https://jamanetwork.com/journals/jamacardiology/fullarticle/2783052
  575. Sospecha clínica de miocarditis temporalmente relacionada con la vacunación contra la COVID-19 en adolescentes y adultos jóvenes: https://www.ahajournals.org/doi/abs/10.1161/CIRCULATIONAHA.121.056583?url_ver=Z39.88-2003&rfr_id=ori:rid:crossref.org&rfr_dat=cr_pub%20%200pubmed
  576. Mimetismo STEMI: miocarditis focal en un paciente adolescente después de la vacunación con ARNm COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34756746/
  577. Miocarditis y pericarditis en asociación con la vacunación con ARNm COVID-19: casos de un centro regional de farmacovigilancia: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/labs/pmc/articles/PMC8587334/
  578. Miocarditis después de las vacunas de ARNm contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34546329/.
  579. Pacientes con miocarditis aguda después de la vacunación con ARNm COVID-19: https://jamanetwork.com/journals/jamacardiology/fullarticle/2781602.
  580. Myocarditis after COVID-19 vaccination: a case series: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0264410X21011725?via%3Dihub.
  581. Miocarditis asociada a la vacunación contra la COVID-19 en adolescentes: https://publications.aap.org/pediatrics/article/148/5/e2021053427/181357
  582. Hallazgos de miocarditis en imágenes de resonancia magnética cardíaca después de la vacunación con ARNm COVID-19 en adolescentes: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34704459/
  583. Miocarditis después de la vacunación contra la COVID-19: estudio de resonancia magnética: https://academic.oup.com/ehjcimaging/advance-article/doi/10.1093/ehjci/jeab230/6 421640.
  584. Miocarditis aguda después de la administración de la segunda dosis de la vacuna BNT162b2 COVID-19: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/labs/pmc/articles/PMC8599115/
  585. Miocarditis después de la vacunación contra el COVID-19: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2352906721001603
  586. Caso clínico: probable miocarditis tras la vacuna de ARNm por Covid-19 en un paciente con miocardiopatía arritmogénica del ventrículo izquierdo: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34712717/.
  587. Miocarditis aguda tras la administración de la vacuna BNT162b2 contra la COVID-19: https://www.revespcardiol.org/en-linkresolver-acute-myocarditis-after-administration-bnt162b2-S188558572100133X.
  588. Miocarditis asociada con la vacunación con ARNm COVID-19: https://pubs.rsna.org/doi/10.1148/radiol.2021211430
  589. Miocarditis aguda después de la vacunación contra la COVID-19: un informe de caso: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0248866321007098
  590. Miopericarditis aguda después de la vacunación contra la COVID-19 en adolescentes: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34589238/.
  591. Perimiocarditis en adolescentes tras la vacunación Pfizer-BioNTech contra la COVID-19: https://academic.oup.com/jpids/article/10/10/962/6329543.
  592. Miocarditis aguda asociada a la vacunación anti-COVID-19: https://ecevr.org/DOIx.php?id=10.7774/cevr.2021.10.2.196.
  593. Miocarditis asociada con la vacunación contra el COVID-19: hallazgos ecocardiográficos, de TC cardíaca y de resonancia magnética: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34428917/.
  594. Miocarditis sintomática aguda en 7 adolescentes tras la vacunación Pfizer-BioNTech contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34088762/.
  595. Miocarditis y pericarditis en adolescentes después de la primera y segunda dosis de vacunas de ARNm COVID-19: https://academic.oup.com/ehjqcco/advance-article/doi/10.1093/ehjqcco/qcab090/64 42104.
  596. Vacuna COVID 19 para adolescentes. Preocupación por la miocarditis y la pericarditis: https://www.mdpi.com/2036-7503/13/3/61.
  597. Imágenes cardíacas de la miocarditis aguda después de la vacunación con ARNm de COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34402228/
  598. Miocarditis asociada temporalmente con la vacunación contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34133885/
  599. Lesión miocárdica aguda después de la vacunación contra la COVID-19: un informe de caso y revisión de la evidencia actual de la base de datos del sistema de notificación de eventos adversos de la vacuna: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34219532/
  600. Miocarditis aguda asociada a la vacunación contra la COVID-19: informe de un caso: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/labs/pmc/articles/PMC8639400/
  601. Miocarditis después de la vacunación con ARN mensajero COVID-19: una serie de casos japoneses: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34840235/.
  602. Miocarditis en el contexto de una vacuna reciente contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34712497/.
  603. Miocarditis aguda después de una segunda dosis de la vacuna de ARNm COVID-19: informe de dos casos: https://www.clinicalimaging.org/article/S0899-7071(21)00265-5/texto completo.
  604. Prevalencia de trombocitopenia, anticuerpos antiplaquetarios del factor 4 y dímero D elevado en tailandeses después de la vacunación con ChAdOx1 nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34568726/
  605. Epidemiología de la miocarditis/pericarditis aguda en adolescentes de Hong Kong después de la covacunación: https://academic.oup.com/cid/advance-article-abstract/doi/10.1093/cid/ciab989/6445179
  1. Miocarditis después de la vacuna de ARNm de la enfermedad por coronavirus 2019: una serie de casos y determinación de la tasa de incidencia: https://academic.oup.com/cid/advance-article/doi/10.1093/cid/ciab926/6420408.
  2. Miocarditis y pericarditis después de la vacunación contra la COVID-19: desigualdades en la edad y los tipos de vacuna: https://www.mdpi.com/2075-4426/11/11/1106
  3. Epidemiología y características clínicas de la miocarditis/pericarditis antes de la introducción de la vacuna de ARNm contra la COVID-19 en niños coreanos: un estudio multicéntrico: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34402230/
  4. Arrojando luz sobre la miocarditis y la pericarditis posteriores a la vacuna en los receptores de vacunas COVID-19 y no COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34696294/
  5. Síndrome protrombótico difuso después de la administración de la vacuna ChAdOx1 nCoV-19: informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34615534/
  6. Tres casos de tromboembolismo venoso agudo en mujeres después de la vacunación contra el coronavirus 2019: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34352418/
  7. Características clínicas y biológicas de la trombosis venosa cerebral después de la vacunación con ChAdOx1 nCov-19; https://jnnp.bmj.com/content/early/2021/09/29/jnnp-2021-327340.
  8. La vacunación con COV2-S puede revelar trombofilia hereditaria: trombosis venosa cerebral masiva en un hombre joven con recuento plaquetario normal: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34632750/
  9. Hallazgos post mortem en la trombocitopenia trombótica inducida por la vacuna: https://haematologica.org/article/view/haematol.2021.279075
  10. Trombosis inducida por la vacuna COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34802488/.
  11. Inflamación y activación plaquetaria después de las vacunas COVID-19: posibles mecanismos detrás de la trombocitopenia inmune inducida por la vacuna y la trombosis: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34887867/.
  12. Reacción anafilactoide y trombosis coronaria relacionada con la vacuna de ARNm COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34863404/.
  13. Trombosis venosa cerebral inducida por vacunación y trombocitopenia. Oxford-AstraZeneca COVID-19: una oportunidad perdida para un rápido retorno de la experiencia: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S235255682100093X
  14. Aparición de infarto esplénico por trombosis arterial tras la vacunación con COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34876440/
  15. Trombosis venosa profunda más de dos semanas después de la vacunación contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33928773/
  16. Informe de caso: Eche un segundo vistazo: Trombosis venosa cerebral relacionada con la vacunación contra Covid-19 y el síndrome de trombocitopenia trombótica: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34880826/
  17. Información sobre la trombocitopenia trombótica inmunomediada por la vacuna ChAdOx1 nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34587242/
  18. Cambio en la viscosidad de la sangre después de la vacunación contra la COVID-19: estimación para personas con síndrome metabólico subyacente: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34868465/
  19. Manejo de un paciente con un raro síndrome de malformación congénita de las extremidades después de la trombosis y trombocitopenia inducidas por la vacuna contra el SARS-CoV-2 (VITT): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34097311/
  20. Accidente cerebrovascular talámico bilateral: un caso de trombocitopenia trombótica inmune inducida por la vacuna COVID-19 (VITT) o una coincidencia debido a factores de riesgo subyacentes: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34820232/.
  21. Trombocitopenia y trombosis esplácnica después de la vacunación con Ad26.COV2.S tratadas con éxito con derivación portosistémica intrahepática intrahepática transyugular y trombectomía: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/ajh.26258
  22. Incidencia de accidente cerebrovascular isquémico agudo después de la vacunación contra el coronavirus en Indonesia: serie de casos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34579636/
  23. Tratamiento exitoso de la trombocitopenia trombótica inmune inducida por la vacuna en una paciente femenina de 26 años: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34614491/
  24. Informe de caso: trombocitopenia inmunitaria inmunológica inducida por la vacuna en un paciente con cáncer de páncreas después de la vacunación con ARN mensajero-1273: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34790684/
  25. Tromboflebitis de la vena yugular externa idiopática idiopática después de la vacunación contra la enfermedad por coronavirus (COVID-19): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33624509/.
  26. Carcinoma de células escamosas de pulmón con hemoptisis tras la vacunación con tozinameran (BNT162b2, Pfizer-BioNTech): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34612003/
  27. Trombocitopenia trombótica inducida por la vacunación después de la vacunación con Ad26.COV2.S en un hombre que se presenta como tromboembolismo venoso agudo: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34096082/
  28. Miocarditis asociada a la vacunación contra el COVID-19 en tres adolescentes varones: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34851078/.
  29. Hallazgos de resonancia magnética cardiovascular en pacientes adultos jóvenes con miocarditis aguda después de la vacunación con ARNm por COVID-19: una serie de casos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34496880/
  30. Perimiocarditis después de la vacunación con COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34866957/
  31. Epidemiología de la miocarditis/pericarditis aguda en adolescentes de Hong Kong después de la covacunación: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34849657/.
  32. Muerte súbita inducida por miocarditis después de la vacunación con ARNm BNT162b2 COVID-19 en Corea: informe de caso centrado en hallazgos histopatológicos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34664804/
  33. Miocarditis aguda después de la vacunación con ARNm de COVID-19 en adultos de 18 años o más: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34605853/
  34. Recurrencia de la miocarditis aguda asociada temporalmente con la recepción de la vacuna contra la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) en un varón adolescente: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34166671/
  35. Hombre joven con miocarditis después de la vacunación con ARNm de la enfermedad por coronavirus mRNA-1273-2019 (COVID-19): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34744118/
  36. Miocarditis aguda tras la vacunación contra el SARS-CoV-2 en un varón de 24 años: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34334935/.
  37. Imágenes pet digitales ga-DOTATOC de infiltrados de células inflamatorias en la miocarditis después de la vacunación con COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34746968/
  38. Aparición de miocarditis aguda similar a un infarto después de la vacunación con COVID-19: ¿solo una coincidencia accidental o más bien una miocarditis autoinmune asociada a la vacunación?»: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34333695/.
  39. Miocarditis autolimitada que se presenta con dolor torácico y elevación del segmento ST en adolescentes después de la vacunación con la vacuna BNT162b2 mRNA: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34180390/
  40. Miocarditis después de la inmunización con vacunas de ARNm COVID-19 en miembros del ejército de los EE. UU.: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34185045/
  41. Miocarditis después de la vacunación BNT162b2 en un hombre sano: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34229940/
  42. Miopericarditis en un varón adolescente previamente sano después de la vacunación contra la COVID-19: Informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34133825/
  43. Miocarditis aguda después de la vacunación con ARNm del SARS-CoV-2-1273: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34308326/.
  44. Dolor en el pecho con redesarrollo anormal del electrocardiograma después de la inyección de la vacuna COVID-19 fabricada por Moderna: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34866106/
  45. Miocarditis linfocítica comprobada por biopsia después de la primera vacunación con ARNm de COVID-19 en un hombre de 40 años: informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34487236/
  46. Imágenes multimodalidad e histopatología en un joven que presenta miocarditis linfocítica fulminante y shock cardiogénico después de la vacunación con ARNm-1273: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34848416/
  47. Informe de un caso de miopericarditis después de la vacunación con ARNm BNT162b2 COVID-19 en un joven coreano: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34636504/
  48. Miocarditis aguda después de la vacunación de Comirnaty en un hombre sano con infección previa por SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34367386/
  49. Miocarditis aguda en un adulto joven dos días después de la vacunación con Pfizer: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34709227/
  50. Informe de caso: miocarditis fulminante aguda y shock cardiogénico después de la vacunación contra el coronavirus de ARN mensajero en 2019 que requiere reanimación cardiopulmonar extracorpórea: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34778411/
  51. Miocarditis aguda después de la vacunación contra la enfermedad por coronavirus 2019: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34734821/
  52. Una serie de pacientes con miocarditis después de la vacunación contra el SARS-CoV-2 con ARNm-1279 y BNT162b2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34246585/
  53. Miopericarditis después de la vacuna contra el coronavirus por coronavirus mensajero de Pfizer en adolescentes: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34228985/
  54. Síndrome inflamatorio multisistémico posterior a la vacunación en adultos sin evidencia de infección previa por SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34852213/
  55. Miocarditis aguda definida después de la vacunación con ARNm 2019 de la enfermedad por coronavirus: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34866122/
  56. Disfunción sistólica biventricular en la miocarditis aguda después de la vacunación contra el SARS-CoV-2 mRNA-1273: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34601566/
  57. Miocarditis tras la vacunación contra la COVID-19: estudio de resonancia magnética: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34739045/.
  58. Miocarditis aguda después de la vacunación contra la COVID-19: informe de caso: https://docs.google.com/document/d/1Hc4bh_qNbZ7UVm5BLxkRdMPnnI9zcCsl/e
  59. Asociación de la miocarditis con la vacuna COVID-19 de ARN mensajero BNT162b2 COVID-19 en una serie de casos de niños: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34374740/
  60. Sospecha clínica de miocarditis temporalmente relacionada con la vacunación contra la COVID-19 en adolescentes y adultos jóvenes: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34865500/
  61. Miocarditis tras la vacunación con Covid-19 en una gran organización sanitaria: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34614329/
  62. Vacuna AstraZeneca COVID-19 y síndrome de Guillain-Barré en Tasmania: una relación causal: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34560365/
  63. COVID-19, Guillain-Barré y vacunaUna mezcla peligrosa: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34108736/.
  64. Síndrome de Guillain-Barré tras la primera dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19: informe de caso y revisión de casos notificados: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34796417/.
  65. Síndrome de Guillain-Barré después de la vacuna BNT162b2 COVID-19: https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs10072-021-05523-5.
  66. Vacunas contra el adenovirus COVID-19 y síndrome de Guillain-Barré con parálisis facial: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/ana.26258.
  67. Asociación de la asociación de recepción de la vacuna Ad26.COV2.S COVID-19 con presunto síndrome de Guillain-Barré, febrero-julio de 2021: https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2785009
  68. Un caso de síndrome de Guillain-Barré tras la vacuna de Pfizer contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34567447/
  69. Síndrome de Guillain-Barré asociado a la vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34648420/.
  70. Tasa de síndrome de Guillain-Barré recurrente tras la vacuna de ARNm BNT162b2 por COVID-19: https://jamanetwork.com/journals/jamaneurology/fullarticle/2783708
  71. Síndrome de Guillain-Barré después de la vacunación contra el COVID-19 en un adolescente: https://www.pedneur.com/article/S0887-8994(21)00221-6/texto completo.
  72. Síndrome de Guillain-Barré después de la vacunación ChAdOx1-S / nCoV-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34114256/.
  73. Síndrome de Guillain-Barré tras la vacuna COVID-19 mRNA-1273: caso clínico: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34767184/.
  74. Síndrome de Guillain-Barré tras la vacunación contra el SARS-CoV-2 en 19 pacientes: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34644738/.
  75. Síndrome de Guillain-Barré que presenta diplejía facial tras la vacunación con COVID-19 en dos pacientes: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34649856/
  76. Un caso raro de síndrome de Guillain-Barré después de la vacunación contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34671572/
  77. Complicaciones neurológicas de COVID-19: Síndrome de Guillain-Barré después de la vacuna Pfizer COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33758714/
  78. Vacuna COVID-19 que causa el síndrome de Guillain-Barré, un efecto secundario potencial poco común: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34484780/
  79. Síndrome de Guillain-Barré después de la primera dosis de vacunación contra el COVID-19: informe de caso; https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34779385/.
  80. Síndrome de Miller Fisher tras la vacuna pfizer contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34817727/.
  81. Síndrome de Miller Fisher después de la vacunación contra el coronavirus BNT162b2 mRNA 2019: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34789193/.
  82. Debilidad facial bilateral con una variante de parestesia del síndrome de Guillain-Barré después de la vacuna vaxzevria COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34261746/
  83. Síndrome de Guillain-Barré después de la primera inyección de la vacuna ChAdOx1 nCoV-19: primer informe: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34217513/.
  84. Un caso de síndrome de Guillain-Barré atáxico sensorial con anticuerpos anti-GM1 de inmunoglobulina G después de la primera dosis de la vacuna de ARNm BNT162b2 COVID-19 (Pfizer): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34871447/
  85. Notificación de neuropatías inflamatorias agudas con vacunas contra la COVID-19: análisis de desproporcionalidad de subgrupos en VigiBase: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34579259/
  86. Una variante del síndrome de Guillain-Barré después de la vacunación contra el SARS-CoV-2: AMSAN: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34370408/.
  87. Una variante rara del síndrome de Guillain-Barré después de la vacunación con Ad26.COV2.S: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34703690/.
  88. Síndrome de Guillain-Barré después de la vacunación contra el SARS-CoV-2 en un paciente con síndrome de Guillain-Barré asociado a la vacuna previa: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34810163/
  89. Síndrome de Guillain-Barré en un estado australiano utilizando vacunas de ARNm y adenovirus-vector SARS-CoV-2: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/ana.26218.
  90. Mielitis transversa aguda después de la vacunación contra el SARS-CoV-2: informe de caso y revisión de la literatura: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34482455/.
  91. Variante del síndrome de Guillain-Barré que ocurre después de la vacunación contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34114269/.
  92. Síndrome de Guillian-Barré con variante axonal asociada temporalmente con la vacuna moderna basada en ARNm contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34722067/
  93. Síndrome de Guillain-Barré después de la primera dosis de la vacuna contra el SARS-CoV-2: una ocurrencia temporal, no una asociación causal: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33968610/
  94. Las vacunas contra el SARS-CoV-2 pueden complicarse no solo por el síndrome de Guillain-Barré, sino también por la neuropatía distal de fibras pequeñas: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34525410/
  95. Variante clínica del síndrome de Guillain-Barré con diplejía facial prominente después de la vacuna contra la enfermedad por coronavirus AstraZeneca 2019: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34808658/
  96. Notificación de eventos adversos y riesgo de parálisis de Bell después de la vacunación contra el COVID-19: https://www.thelancet.com/journals/laninf/article/PIIS1473-3099(21)00646-0/texto completo.
  97. Parálisis bilateral del nervio facial y vacunación contra el COVID-19: causalidad o coincidencia: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34522557/
  98. Parálisis de Bell izquierda después de la primera dosis de la vacuna contra el SARS-CoV-2 con ARNm-1273: informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34763263/.
  99. Parálisis de Bell después de la vacunación inactivada con COVID-19 en un paciente con antecedentes de parálisis recurrente de Bell: informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34621891/
  100. Complicaciones neurológicas tras la primera dosis de las vacunas contra la COVID-19 y la infección por SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34697502/
  101. Interferones de tipo I como mecanismo potencial que vincula las vacunas de ARNm contra la COVID-19 con la parálisis de Bell: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33858693/
  102. Mielitis transversa aguda tras la vacuna inactivada contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34370410/
  103. Mielitis transversa aguda después de la vacunación contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34579245/.
  104. Un caso de mielitis transversa longitudinalmente extensa después de la vacunación contra el Covid-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34182207/
  105. Mielitis transversa post COVID-19; un informe de caso con revisión de la literatura: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34457267/.
  106. Tenga cuidado con el trastorno del espectro de la neuromielitis óptica después de la vacunación con virus inactivado para COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34189662/
  107. Neuromielitis óptica en una mujer sana después de la vacunación contra el coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo 2 ARNm-1273: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34660149/
  108. Neuritis/quiasma óptica bilateral bilateral aguda con mielitis transversa extensa longitudinal en la esclerosis múltiple estable de larga data después de la vacunación basada en vectores contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34131771/
  109. Una serie de casos de pericarditis aguda después de la vacunación con COVID-19 en el contexto de informes recientes de Europa y estados Unidos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34635376/
  110. Pericarditis aguda y taponamiento cardíaco después de la vacunación con Covid-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34749492/
  111. Miocarditis y pericarditis en adolescentes después de la primera y segunda dosis de vacunas de ARNm contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34849667/
  112. Perimiocarditis en adolescentes tras la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34319393/
  113. Miopericarditis aguda después de la vacuna contra la COVID-19 en adolescentes: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34589238/
  114. Pericarditis tras la administración de la vacuna de ARNm BNT162b2 COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34149145/
  115. Caso clínico: pericarditis sintomática post vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34693198/.
  116. Un brote de la enfermedad de Still después de la vacunación contra el COVID-19 en un paciente de 34 años: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34797392/
  117. Linfohistiocitosis hemofagocítica tras la vacunación contra la COVID-19 (ChAdOx1 nCoV-19): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34862234/
  118. Miocarditis después de la vacunación con ARNm del SARS-CoV-2, una serie de casos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34396358/.
  119. Síndrome de Miller-Fisher y síndrome de Guillain-Barré síndrome de superposición en un paciente después de la vacunación contra el SARS-CoV-2 de Oxford-AstraZeneca: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34848426/.
  120. Brotes de enfermedades inmunomediadas o enfermedades de nueva aparición en 27 sujetos después de la vacunación de ARNm/ADN contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33946748/
  121. Investigación post mortem de muertes después de la vacunación con vacunas COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34591186/
  122. Lesión renal aguda con hematuria macroscópica y nefropatía por IgA después de la vacunación contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34352309/
  123. Recaída de la trombocitopenia inmune después de la vacunación contra el covid-19 en pacientes varones jóvenes: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34804803/.
  124. Púrpura trombocitopénica inmune asociada a la vacuna de ARNm COVID-19 Pfizer-BioNTech BNT16B2b2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34077572/
  125. Hemorragia retiniana después de la vacunación contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34884407/.
  126. Informe de caso: la vasculitis asociada a anticuerpos citoplasmáticos antineutrófilos con insuficiencia renal aguda y hemorragia pulmonar puede ocurrir después de la vacunación contra covid-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34859017/
  127. Hemorragia intracerebral por vasculitis tras la vacunación contra la COVID-19: informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34783899/
  128. Sangrado cavernoso peduncular y sintomático después de la vacunación contra el SARS-CoV-2 inducida por trombocitopenia inmune: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34549178/.
  129. Muerte cerebral en un paciente vacunado con infección por COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34656887/
  130. Púrpura anular telangiectodes generalizada después de la vacunación con ARNm del SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34236717/.
  131. Hemorragia lobar con rotura ventricular poco después de la primera dosis de una vacuna contra el SARS-CoV-2 basada en ARNm contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34729467/.
  132. Un caso de brote de hematuria macroscópica y nefropatía por IgA después de la vacunación contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33932458/
  133. Hemorragia acral después de la administración de la segunda dosis de la vacuna contra el SARS-CoV-2. Una reacción posterior a la vacunación: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34092400/742.
  134. Púrpura trombocitopénica inmune grave después de la vacuna contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34754937/
  135. Hematuria macroscópica después de la vacunación contra el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave en 2 pacientes con nefropatía por IgA: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33771584/
  136. Encefalitis autoinmune después de la vacunación ChAdOx1-S contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34846583/
  137. Vacuna contra la COVID-19 y muerte: algoritmo de causalidad según el diagnóstico de elegibilidad de la OMS: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34073536/
  138. Parálisis de Bell después de la vacunación con ARNm (BNT162b2) y vacunas inactivadas (CoronaVac) contra el SARS-CoV-2: una serie de casos y un estudio de casos y controles anidados: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34411532/
  139. Epidemiología de la miocarditis y la pericarditis después de las vacunas de ARNm en Ontario, Canadá: por producto de la vacuna, calendario e intervalo: https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2021.12.02.21267156v1
  140. Anafilaxia tras la vacuna contra el Covid-19 en un paciente con urticaria colinérgica: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33851711/
  141. Anafilaxia inducida por la vacuna CoronaVac COVID-19: características clínicas y resultados de la revacunación: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34675550/.
  142. Anafilaxia después de la vacuna moderna contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34734159/.
  143. Asociación de antecedentes autoinformados de alergia de alto riesgo con síntomas de alergia después de la vacunación contra covid-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34698847/
  144. Diferencias de sexo en la incidencia de anafilaxia a las vacunas LNP-ARNm COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34020815/
  145. Reacciones alérgicas, incluida la anafilaxia, después de recibir la primera dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 – Estados Unidos, 14 al 23 de diciembre de 2020: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33641264/
  146. Reacciones alérgicas, incluida la anafilaxia, después de recibir la primera dosis de la vacuna Moderna COVID-19 – Estados Unidos, del 21 de diciembre de 2020 al 10 de enero de 2021: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33641268/
  147. Anafilaxia prolongada a la vacuna contra la enfermedad por coronavirus de Pfizer 2019: un informe de caso y mecanismo de acción: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33834172/
  148. Reacciones de anafilaxia a la vacuna de Pfizer BNT162b2: informe de 3 casos de anafilaxia después de la vacunación con Pfizer BNT162b2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34579211/
  149. Anafilaxia bifásica después de la primera dosis de la vacuna contra la enfermedad por coronavirus de ARN mensajero 2019 con resultado positivo de la prueba cutánea de polisorbato 80: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34343674/
  150. Infarto agudo de miocardio y miocarditis después de la vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34586408/
  151. Síndrome de Takotsubo después de la vacunación contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34539938/.
  152. Miocardiopatía de Takotsubo tras la vacunación contra el coronavirus 2019 en paciente en hemodiálisis de mantenimiento: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34731486/.
  153. Infarto de miocardio prematuro o efecto secundario de la vacuna COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33824804/
  154. Infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y embolia pulmonar después de la vacuna BNT162b2 mRNA COVID-19 en personas de 75 años o más: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34807248/
  155. Síndrome de Kounis tipo 1 inducido por la vacuna inactivada contra el SARS-COV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34148772/
  156. Infarto agudo de miocardio dentro de las 24 horas posteriores a la vacunación contra el COVID-19: ¿es el síndrome de Kounis el culpable: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34702550/
  157. Muertes asociadas con la vacunación contra el SARS-CoV-2 recientemente lanzada (Comirnaty®): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33895650/
  158. Muertes asociadas con la vacunación contra el SARS-CoV-2 recientemente lanzada: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34425384/
  159. Un caso de encefalopatía aguda e infarto de miocardio sin elevación del segmento ST después de la vacunación con ARNm-1273: posible efecto adverso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34703815/
  160. Vasculitis urticarial inducida por la vacuna COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34369046/.
  161. Vasculitis asociada a ANCA después de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34280507/.
  162. Vasculitis leucocitoclástica de nueva aparición después de la vacuna contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34241833/
  163. Vasculitis cutánea de vasos pequeños después de la vacuna contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34529877/.
  164. Brote de vasculitis leucocitoclástica después de la vacuna COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33928638/
  165. Vasculitis leucocitoclástica después de la exposición a la vacuna COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34836739/
  166. Vasculitis y bursitis en [ 18 F] FDG-PET/CT después de la vacuna de ARNm COVID-19: post hoc ergo propter hoc?; https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34495381/.
  167. Vasculitis linfocítica cutánea después de la administración de la vacuna de ARNm COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34327795
  168. Vasculitis leucocitoclástica cutánea inducida por la vacuna Sinovac COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34660867/.
  169. Caso clínico: Vasculitis asociada a ANCA que se presenta con rabdomiólisis y glomerulonefritis pauci-inmune creciente después de la vacunación con ARNm COVID-19 de Pfizer-BioNTech: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34659268/
  170. Reactivación de la vasculitis por IgA después de la vacunación con COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34848431/
  171. Vasculitis de vasos pequeños relacionada con el virus de la varicela-zóster después de la vacunación Pfizer-BioNTech COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34310759/.
  172. Imágenes en medicina vascular: vasculitis leucocitoclástica después del refuerzo de la vacuna COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34720009/
  173. Un caso raro de púrpura de Henoch-Schönlein después de un informe de caso de la vacuna COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34518812/
  174. Vasculitis cutánea tras la vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34611627/.
  175. Posible caso de vasculitis de vasos pequeños inducida por la vacuna de ARNm COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34705320/.
  176. Vasculitis por IgA después de la vacunación contra la COVID-19 en un adulto: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34779011/
  177. Vasculitis asociada a anticuerpos citoplasmáticos antinutrófilos inducida por propiltiouracilo después de la vacunación con COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34451967/
  178. Vacuna contra la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) en la vasculitis asociada al lupus eritematoso sistémico y anticuerpos anticitoplasmáticos de neutrófilos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33928459/
  179. Reactivación de la vasculitis por IgA tras la vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34250509/
  180. Espectro clínico e histopatológico de reacciones cutáneas adversas retardadas después de la vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34292611/.
  181. Primera descripción de la vasculitis del complejo inmunitario después de la vacunación contra la COVID-19 con BNT162b2: informe del caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34530771/.
  182. Síndrome nefrótico y vasculitis tras la vacuna contra el SARS-CoV-2: asociación verdadera o circunstancial: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34245294/.
  183. Aparición de vasculitis cutánea de novo después de la vacunación contra la enfermedad por coronavirus (COVID-19): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34599716/.
  184. Vasculitis cutánea asimétrica después de la vacunación contra la COVID-19 con preponderancia inusual de eosinófilos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34115904/.
  185. Púrpura de Henoch-Schönlein que ocurre después de la vacunación con COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34247902/.
  186. Púrpura de Henoch-Schönlein después de la primera dosis de la vacuna contra vectores virales COVID-19: informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34696186/.
  187. Vasculitis granulomatosa después de la vacuna anti-SARS-CoV-2 de AstraZeneca: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34237323/.
  188. Necrosis retiniana aguda por reactivación del virus de la varicela zóster tras la vacunación con ARNm BNT162b2 COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34851795/.
  189. Un caso de síndrome de Sweet generalizado con vasculitis desencadenado por la reciente vacunación con COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34849386/
  190. Vasculitis de vasos pequeños tras la vacunación de Oxford-AstraZeneca contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34310763/
  191. Recaída de poliangeítis microscópica después de la vacunación contra la COVID-19: informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34251683/.
  192. Vasculitis cutánea después de la vacuna contra el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34557622/.
  193. Herpes zóster recurrente después de la vacunación contra el COVID-19 en pacientes con urticaria crónica en tratamiento con ciclosporina – Un informe de 3 casos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34510694/
  194. Vasculitis leucocitoclástica después de la vacunación contra la enfermedad por coronavirus 2019: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34713472/803
  195. Brotes de vasculitis por crioglobulinemia mixta después de la vacunación contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34819272/
  196. Vasculitis cutánea de vasos pequeños después de la vacunación con una dosis única de Janssen Ad26.COV2.S: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34337124/
  197. Caso de vasculitis por inmunoglobulina A tras la vacunación contra la enfermedad por coronavirus 2019: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34535924/
  198. Progresión rápida del linfoma angioinmunoblástico de células T después de la vacunación de refuerzo con ARNm BNT162b2: informe de caso: https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fmed.2021.798095/
  199. La linfadenopatía inducida por la vacunación con ARNm covid-19 imita la progresión del linfoma en FDG PET / CT: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33591026/
  200. Linfadenopatía en receptores de la vacuna COVID-19: dilema diagnóstico en pacientes oncológicos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33625300/
  201. Linfadenopatía hipermetabólica después de la administración de la vacuna BNT162b2 mRNA Covid-19: incidencia evaluada por [ 18 F] FDG PET-CT y relevancia para la interpretación del estudio: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33774684/
  202. Linfadenopatía después de la vacunación contra la COVID-19: revisión de los hallazgos de la imagen: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33985872/
  203. Evolución de la linfadenopatía hipermetabólica hipermetabólica bilateral en la PET/TC con FDG tras la vacunación contra la COVID-19 en 2 dosis: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34735411/
  204. Linfadenopatía asociada a la vacunación contra la COVID-19 en FDG PET/CT: características distintivas en la vacuna vectorizada por adenovirus: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34115709/.
  205. Linfadenopatía inducida por la vacunación CONTRA el COVID-19 en una clínica especializada en imágenes mamarias en Israel: análisis de 163 casos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34257025/.
  206. Linfadenopatía axilar relacionada con la vacuna COVID-19 en pacientes con cáncer de mama: serie de casos con revisión bibliográfica: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34836672/.
  207. La vacuna contra la enfermedad por coronavirus 2019 imita las metástasis de los ganglios linfáticos en pacientes sometidos a seguimiento del cáncer de piel: un estudio de un solo centro: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34280870/
  208. Linfadenopatía postvacunación por COVID-19: informe de hallazgos citológicos de biopsia por aspiración con aguja fina: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34432391/
  209. Linfadenopatía regional después de la vacunación contra la COVID-19: revisión de la literatura y consideraciones para el manejo del paciente en la atención del cáncer de mama: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34731748/
  210. Linfadenopatía axilar subclínica asociada con la vacunación contra la COVID-19 en la mamografía de detección: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34906409/
  1. Eventos adversos de la inyección de COVID que pueden ocurrir en niños. La linfadenopatía supraclavicular de inicio agudo coincidente con la vacunación intramuscular de ARNm contra la COVID-19 puede estar relacionada con la técnica de inyección de la vacuna, España, enero y febrero de 2021: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33706861/
  2. Linfadenopatía supraclavicular tras la vacunación contra la COVID-19 en Corea: seguimiento en serie por ecografía: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34116295/
  3. La vacunación contra el COVID-19 de Oxford-AstraZeneca indujo linfadenopatía en [18F] pet / CT de colina, no solo un hallazgo de FDG: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33661328/
  4. Anafilaxia bifásica después de la exposición a la primera dosis de la vacuna de ARNm COVID-19 de Pfizer-BioNTech COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34050949/
  5. Adenopatía axilar asociada a la vacunación contra la COVID-19: hallazgos de imágenes y recomendaciones de seguimiento en 23 mujeres: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33624520/
  6. Un caso de linfadenopatía cervical después de la vacunación contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34141500/
  7. Hallazgos únicos de imágenes de la fantosmia neurológica después de la vacunación pfizer-BioNtech COVID-19: un informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34096896/
  8. Eventos adversos trombóticos informados para las vacunas COVID-19 de Moderna, Pfizer y Oxford-AstraZeneca: comparación de la ocurrencia y los resultados clínicos en la base de datos EudraVigilance: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34835256/
  9. Linfadenopatía unilateral tras la vacunación contra la COVID-19: un plan de manejo práctico para radiólogos de todas las especialidades: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33713605/
  10. Adenopatía axilar unilateral en el contexto de la vacunación contra la COVID-19: seguimiento: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34298342/
  11. Una revisión sistemática de los casos de desmielinización del SNC después de la vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34839149/
  12. Linfadenopatía supraclavicular después de la vacunación contra la COVID-19: una presentación creciente en la clínica de bultos en el cuello de dos semanas de espera: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33685772/
  13. Linfadenopatía axilar y cervical relacionada con la vacuna COVID-19 en pacientes con cáncer de mama actual o anterior y otras neoplasias malignas: hallazgos de imágenes transversales en RM, TC y PET-CT: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34719892/
  14. Adenopatía después de la vacunación contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33625299/.
  15. Incidencia de adenopatía axilar en imágenes mamarias después de la vacunación con COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34292295/.
  16. Vacunación contra el COVID-19 y linfadenopatía cervical inferior en la clínica de bultos en el cuello de dos semanas: una auditoría de seguimiento: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33947605/.
  17. Linfadenopatía cervical después de la vacunación contra la enfermedad por coronavirus 2019: características clínicas e implicaciones para los servicios de cáncer de cabeza y cuello: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34526175/
  18. Linfadenopatía asociada a la vacuna contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33786231/
  19. Evolución de la linfadenopatía en PET/RM tras la vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33625301/.
  20. Hepatitis autoinmune desencadenada por la vacunación contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34332438/.
  21. Síndrome nefrótico de nueva aparición después de la vacunación contra janssen contra el COVID-19: informe de caso y revisión de la literatura: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34342187/.
  22. Linfadenopatía cervical masiva tras la vacunación con COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34601889/
  23. Glomerulonefritis por ANCA tras la vacunación moderna contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34081948/
  24. Mielitis transversa longitudinal extensa después de la vacunación contra la COVID-19 de AstraZeneca: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34507942/.
  25. Síndrome de extravasación capilar sistémica después de la vacunación con ChAdOx1 nCOV-19 (Oxford-AstraZeneca): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34362727/
  26. Linfadenopatía axilar unilateral relacionada con la vacuna COVID-19: patrón en la resonancia magnética mamaria de detección que permite una evaluación benigna: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34325221/
  27. Linfadenopatía axilar en pacientes con vacunación reciente contra el Covid-19: un nuevo dilema diagnóstico: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34825530/.
  28. Enfermedad de cambio mínimo y lesión renal aguda después de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34000278/
  29. Adenopatía axilar unilateral inducida por la vacuna COVID-19: evaluación de seguimiento en los Estados Unidos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34655312/.
  30. Gastroparesia tras la vacunación Pfizer-BioNTech contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34187985/.
  31. La linfadenopatía supraclavicular de inicio agudo coincidente con la vacunación intramuscular de ARNm contra la COVID-19 puede estar relacionada con la técnica de inyección de la vacuna, España, enero y febrero de 2021: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33706861/
  32. Linfadenopatía supraclavicular tras la vacunación contra la COVID-19 en Corea: seguimiento en serie por ecografía: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34116295/
  33. La vacunación contra el COVID-19 de Oxford-AstraZeneca indujo linfadenopatía en [18F] pet / CT de colina, no solo un hallazgo de FDG: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33661328/
  34. Anafilaxia bifásica después de la exposición a la primera dosis de la vacuna de ARNm COVID-19 de Pfizer-BioNTech COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34050949/
  35. Adenopatía axilar asociada a la vacunación contra la COVID-19: hallazgos de imágenes y recomendaciones de seguimiento en 23 mujeres: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33624520/
  36. Un caso de linfadenopatía cervical después de la vacunación contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34141500/
  37. Hallazgos únicos de imágenes de la fantosmia neurológica después de la vacunación pfizer-BioNtech COVID-19: un informe de caso: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34096896/
  38. Eventos adversos trombóticos informados para las vacunas COVID-19 de Moderna, Pfizer y Oxford-AstraZeneca: comparación de la ocurrencia y los resultados clínicos en la base de datos EudraVigilance: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34835256/
  39. Linfadenopatía unilateral tras la vacunación contra la COVID-19: un plan de manejo práctico para radiólogos de todas las especialidades: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33713605/
  40. Adenopatía axilar unilateral en el contexto de la vacunación contra la COVID-19: seguimiento: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34298342/
  41. Una revisión sistemática de los casos de desmielinización del SNC después de la vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34839149/
  42. Linfadenopatía supraclavicular después de la vacunación contra la COVID-19: una presentación creciente en la clínica de bultos en el cuello de dos semanas de espera: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33685772/
  43. Linfadenopatía axilar y cervical relacionada con la vacuna COVID-19 en pacientes con cáncer de mama actual o anterior y otras neoplasias malignas: hallazgos de imágenes transversales en RM, TC y PET-CT: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34719892/
  44. Adenopatía después de la vacunación contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33625299/.
  45. Incidencia de adenopatía axilar en imágenes mamarias después de la vacunación con COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34292295/.
  46. Vacunación contra el COVID-19 y linfadenopatía cervical inferior en la clínica de bultos en el cuello de dos semanas: una auditoría de seguimiento: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33947605/.
  47. Linfadenopatía cervical después de la vacunación contra la enfermedad por coronavirus 2019: características clínicas e implicaciones para los servicios de cáncer de cabeza y cuello: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34526175/
  48. Linfadenopatía asociada a la vacuna contra el COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33786231/
  49. Evolución de la linfadenopatía en PET/RM tras la vacunación contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33625301/.
  50. Hepatitis autoinmune desencadenada por la vacunación contra el SARS-CoV-2: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34332438/.
  51. Síndrome nefrótico de nueva aparición después de la vacunación contra janssen contra el COVID-19: informe de caso y revisión de la literatura: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34342187/.
  52. Linfadenopatía cervical masiva tras la vacunación con COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34601889/
  53. Glomerulonefritis por ANCA tras la vacunación moderna contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34081948/
  54. Mielitis transversa longitudinal extensa después de la vacunación contra la COVID-19 de AstraZeneca: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34507942/.
  55. Síndrome de extravasación capilar sistémica después de la vacunación con ChAdOx1 nCOV-19 (Oxford-AstraZeneca): https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34362727/
  56. Linfadenopatía axilar unilateral relacionada con la vacuna COVID-19: patrón en la resonancia magnética mamaria de detección que permite una evaluación benigna: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34325221/
  57. Linfadenopatía axilar en pacientes con vacunación reciente contra el Covid-19: un nuevo dilema diagnóstico: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34825530/.
  58. Enfermedad de cambio mínimo y lesión renal aguda después de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34000278/
  59. Adenopatía axilar unilateral inducida por la vacuna COVID-19: evaluación de seguimiento en los Estados Unidos: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34655312/.
  60. Gastroparesia tras la vacunación Pfizer-BioNTech contra la COVID-19: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34187985/.
  61. Abbate, A., Gavin, J., Madanchi, N., Kim, C., Shah, P. R., Klein, K., . . . Danielides, S. (2021). Miocarditis fulminante e hiperinflamación sistémica asociada temporalmente con la vacunación con BNT162b2 mRNA COVID-19 en dos pacientes. Int J Cardiol, 340, 119-121. doi:10.1016/j.ijcard.2021.08.018. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34416319
  62. Abu Mouch, S., Roguin, A., Hellou, E., Ishai, A., Shoshan, U., Mahamid, L., . . . Berar Yanay, N. (2021). Miocarditis después de la vacunación con ARNm contra la COVID-19. Vacuna, 39(29), 3790-3793. doi:10.1016/j.vaccine.2021.05.087. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34092429
  63. Albert, E., Aurigemma, G., Saucedo, J., & Gerson, D. S. (2021). Miocarditis después de la vacunación contra el COVID-19. Radiol Case Rep, 16(8), 2142-2145. doi:10.1016/j.radcr.2021.05.033. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34025885
  64. Aye, Y. N., Mai, A. S., Zhang, A., Lim, O. Z. H., Lin, N., Ng, C. H., . . . Chew, N. W. S. (2021). Infarto agudo de miocardio y miocarditis después de la vacunación contra el COVID-19. QJM. doi:10.1093/qjmed/hcab252. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34586408
  65. Azir, M., Inman, B., Webb, J. y Tannenbaum, L. (2021). STEMI Mimic: Miocarditis focal en un paciente adolescente después de la vacuna de ARNm COVID-19. J Emerg Med, 61(6), e129-e132. doi:10.1016/j.jemermed.2021.09.017. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34756746
  66. Barda, N., Dagan, N., Ben-Shlomo, Y., Kepten, E., Waxman, J., Ohana, R., . . . Balicer, R. D. (2021). Seguridad de la vacuna BNT162b2 mRNA Covid-19 en un entorno nacional. N Engl J Med, 385(12), 1078-1090. doi:10.1056/NEJMoa2110475. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34432976
  67. Bhandari, M., Pradhan, A., Vishwakarma, P., & Sethi, R. (2021). Coronavirus y manifestaciones cardiovasculares: llegar al meollo del asunto. Mundo J Cardiol, 13(10), 556-565. doi:10.4330/wjc.v13.i10.556. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34754400
  68. Bozkurt, B., Kamat, I., & Hotez, P. J. (2021). Miocarditis con vacunas de ARNm COVID-19. Circulación, 144(6), 471-484. doi:10.1161/CIRCULATIONAHA.121.056135. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34281357
  69. Buchhorn, R., Meyer, C., Schulze-Forster, K., Junker, J., & Heidecke, H. (2021). Liberación de autoanticuerpos en niños después de la vacunación con ARNm del virus Corona: ¿un factor de riesgo del síndrome inflamatorio multisistémico? Vacunas (Basilea), 9(11). doi:10.3390/vaccines9111353. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34835284
  70. Calcaterra, G., Bassareo, P. P., Barilla, F., Romeo, F., & Mehta, J. L. (2022). Sobre el inesperado estado protrombótico tras algunas vacunas contra la enfermedad por coronavirus 2019. J Cardiovasc Med (Hagerstown), 23(2), 71-74. doi:10.2459/JCM.000000000000001232. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34366403
  71. Calcaterra, G., Mehta, J. L., de Gregorio, C., Butera, G., Neroni, P., Fanos, V., & Bassareo, P. P. (2021). Vacuna COVID 19 para adolescentes. Preocupación por la miocarditis y la pericarditis. Pediatr Rep, 13(3), 530-533. doi:10.3390/pediátrico13030061. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34564344
  72. Chai, Q., Nygaard, U., Schmidt, R.C., Zaremba, T., Moller, A.M., & Thorvig, C.M. (2022). Síndrome inflamatorio multisistémico en un adolescente masculino después de su segunda vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19. Acta Paediatr, 111(1), 125-127. doi:10.1111/apa.16141. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34617315
  73. Chamling, B., Vehof, V., Drakos, S., Weil, M., Stalling, P., Vahlhaus, C., . . . Yilmaz, A. (2021). Aparición de miocarditis aguda similar a un infarto después de la vacunación contra la COVID-19: ¿solo una coincidencia accidental o más bien una miocarditis autoinmune asociada a la vacunación? Clin Res Cardiol, 110(11), 1850-1854. doi:10.1007/s00392-021-01916-w. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34333695
  74. Chang, J.C., & Hawley, H.B. (2021). Trombocitopenia y trombosis asociadas a la vacuna: endoteliopatía venosa que conduce a microrromtrombosis venosa combinada. Medicina (Kaunas), 57(11). doi:10.3390/medicina57111163. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34833382
  75. Chelala, L., Jeudy, J., Hossain, R., Rosenthal, G., Pietris, N., & White, C. (2021). Hallazgos de resonancia magnética cardíaca de miocarditis después de la vacunación con ARNm de COVID-19 en adolescentes. AJR Am J Roentgenol. doi:10.2214/AJR.21.26853. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34704459
  76. Choi, S., Lee, S., Seo, J. W., Kim, M. J., Jeon, Y. H., Park, J. H., . . . Yeo, N. S. (2021). Muerte súbita inducida por miocarditis después de la vacunación contra el COVID-19 con ARNm BNT162b2 en Corea: informe de caso centrado en hallazgos histopatológicos. J Korean Med Sci, 36(40), e286. doi:10.3346/jkms.2021.36.e286. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34664804
  77. Chouchana, L., Blet, A., Al-Khalaf, M., Kafil, T. S., Nair, G., Robblee, J., . . . Liu, P. P. (2021). Características de las reacciones cardíacas inflamatorias después de la vacunación con ARNm contra la COVID-19 a nivel mundial. Clin Pharmacol Ther. doi:10.1002/cpt.2499. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34860360
  78. Chua, G. T., Kwan, M. Y. W., Chui, C. S. L., Smith, R. D., Cheung, E.C., Tian, T., . . . Ip, P. (2021). Epidemiología de la miocarditis/pericarditis aguda en adolescentes de Hong Kong después de la vacunación contra comirnaty. Clin Infect Dis. doi:10.1093/cid/ciab989. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34849657
  79. Clarke, R., & Ioannou, A. (2021). ¿Se debe utilizar el mapeo T2 en casos de miocarditis recurrente para diferenciar entre la inflamación aguda y la cicatriz crónica? J Pediatr. doi:10.1016/j.jpeds.2021.12.026. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34933012
  80. Colaneri, M., De Filippo, M., Licari, A., Marseglia, A., Maiocchi, L., Ricciardi, A., . . . Bruno, R. (2021). Vacunación contra el COVID y exacerbación del asma: ¿podría haber un vínculo? Int J Infect Dis, 112, 243-246. doi:10.1016/j.ijid.2021.09.026. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34547487
  81. Das, B.B., Kohli, U., Ramachandran, P., Nguyen, H. H., Greil, G., Hussain, T., . . . Khan, D. (2021). Miopericarditis después de la enfermedad por coronavirus de ARN mensajero 2019 Vacunación en adolescentes de 12 a 18 años de edad. J Pediatr, 238, 26-32 e21. doi:10.1016/j.jpeds.2021.07.044. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34339728
  82. Das, B.B., Moskowitz, W.B., Taylor, M.B., & Palmer, A. (2021). Miocarditis y pericarditis después de la vacunación de ARNm contra el COVID-19: ¿Qué sabemos hasta ahora? Niños (Basilea), 8(7). doi:10.3390/niños8070607. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34356586
  83. Deb, A., Abdelmalek, J., Iwuji, K., & Nugent, K. (2021). Lesión miocárdica aguda después de la vacunación contra covid-19: un informe de caso y revisión de la evidencia actual de la base de datos del sistema de notificación de eventos adversos de vacunas. J Prim Care Community Health, 12 años, 21501327211029230. doi:10.1177/21501327211029230. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34219532
  84. Dickey, J.B., Albert, E., Badr, M., Laraja, K.M., Sena, L.M., Gerson, D. S., . . . Aurigemma, G. P. (2021). Una serie de pacientes con miocarditis después de la vacunación contra el SARS-CoV-2 con ARNm-1279 y BNT162b2. JACC Cardiovasc Imaging, 14(9), 1862-1863. doi:10.1016/j.jcmg.2021.06.003. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34246585
  85. Dimopoulou, D., Spyridis, N., Vartzelis, G., Tsolia, M. N., & Maritsi, D. N. (2021). Seguridad y tolerabilidad de la vacuna de ARNm contra la COVID-19 en adolescentes con artritis idiopática juvenil en tratamiento con inhibidores del TNF. Artritis Reumatol. doi:10.1002/art.41977. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34492161
  86. Dimopoulou, D., Vartzelis, G., Dasoula, F., Tsolia, M., & Maritsi, D. (2021). Inmunogenicidad de la vacuna de ARNm COVID-19 en adolescentes con artritis idiopática juvenil en tratamiento con inhibidores del TNF. Ann Rheum Dis. doi:10.1136/annrheumdis-2021-221607. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34844930
  87. Ehrlich, P., Klingel, K., Ohlmann-Knafo, S., Huttinger, S., Sood, N., Pickuth, D., & Kindermann, M. (2021). Miocarditis linfocítica comprobada por biopsia después de la primera vacunación de ARNm contra la COVID-19 en un hombre de 40 años: informe de caso. Clin Res Cardiol, 110(11), 1855-1859. doi:10.1007/s00392-021-01936-6. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34487236
  1. El Sahly, H.M., Baden, L. R., Essink, B., Doblecki-Lewis, S., Martin, J.M., Anderson, E. J., . . . Grupo, C. S. (2021). Eficacia de la vacuna contra el SARS-CoV-2 mRNA-1273 al finalizar la fase cegada. N Engl J Med, 385(19), 1774-1785. doi:10.1056/NEJMoa2113017. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34551225
  2. Facetti, S., Giraldi, M., Vecchi, A. L., Rogiani, S., & Nassiacos, D. (2021). [Miocarditis aguda en un adulto joven dos días después de la vacunación con Pfizer]. G Ital Cardiol (Roma), 22(11), 891-893. doi:10.1714/3689.36746. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34709227
  3. Fazlollahi, A., Zahmatyar, M., Noori, M., Nejadghaderi, S. A., Sullman, M. J.M., Shekarriz-Foumani, R., . . . Safiri, S. (2021). Complicaciones cardíacas después de las vacunas de ARNm contra la COVID-19: una revisión sistemática de los informes de casos y las series de casos. Rev Med Virol, e2318. doi:10.1002/rmv.2318. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34921468
  4. Fazolo, T., Lima, K., Fontoura, J.C., de Souza, P. O., Hilario, G., Zorzetto, R., . . . Bonorino, C. (2021). Los pacientes pediátricos con COVID-19 en el sur de Brasil muestran abundante ARNm viral y fuertes respuestas antivirales específicas. Nat Commun, 12(1), 6844. doi:10.1038/s41467-021-27120-y. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34824230
  5. Fikenzer, S., & Laufs, U. (2021). Corrección a: Respuesta a la carta a los editores refiriéndose a Fikenzer, S., Uhe, T., Lavall, D., Rudolph, U., Falz, R., Busse, M., Hepp, P., & Laufs, U. (2020). Efectos de las mascarillas quirúrgicas y FFP2/N95 sobre la capacidad de ejercicio cardiopulmonar. Investigación clínica en cardiología: revista oficial de la Sociedad Alemana de Cardiología, 1-9. Publicación anticipada en línea. https://doi.org/10.1007/s00392-020-01704-y. Clin Res Cardiol, 110(8), 1352. doi:10.1007/s00392-021-01896-x. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34170372
  6. Foltran, D., Delmas, C., Flumian, C., De Paoli, P., Salvo, F., Gautier, S., . . . Montastruc, F. (2021). Miocarditis y pericarditis en adolescentes después de la primera y segunda dosis de las vacunas de ARNm contra la COVID-19. Eur Heart J Qual Care Clin Outcomes. doi:10.1093/ehjqcco/qcab090. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34849667
  7. Forgacs, D., Jang, H., Abreu, R.B., Hanley, H.B., Gattiker, J. L., Jefferson, A.M., & Ross, T.M. (2021). Las vacunas de ARNm contra el SARS-CoV-2 provocan diferentes respuestas en humanos inmunológicamente ingenuos y preinmunes. Immunol frontal, 12, 728021. doi:10.3389/fimmu.2021.728021. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34646267
  8. Furer, V., Eviatar, T., Zisman, D., Peleg, H., Paran, D., Levartovsky, D., . . . Elkayam, O. (2021). Inmunogenicidad y seguridad de la vacuna BNT162b2 mRNA COVID-19 en pacientes adultos con enfermedades reumáticas inflamatorias autoinmunes y en la población general: un estudio multicéntrico. Ann Rheum Dis, 80(10), 1330-1338. doi:10.1136/annrheumdis-2021-220647. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34127481
  9. Galindo, R., Chow, H., & Rongkavilit, C. (2021). COVID-19 en niños: manifestaciones clínicas e intervenciones farmacológicas, incluidos los ensayos de vacunas. Pediatr Clin North Am, 68(5), 961-976. doi:10.1016/j.pcl.2021.05.004. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34538306
  10. Gargano, J. W., Wallace, M., Hadler, S.C., Langley, G., Su, J. R., Oster, M. E., . . . Oliver, S. E. (2021). Uso de la vacuna DE ARNm CONTRA EL COVID-19 después de informes de miocarditis entre los receptores de la vacuna: actualización del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización – Estados Unidos, junio de 2021. MMWR Morb Mortal Wkly Rep, 70(27), 977-982. doi:10.15585/mmwr.mm7027e2. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34237049
  11. Gatti, M., Raschi, E., Moretti, U., Ardizzoni, A., Poluzzi, E., & Diemberger, I. (2021). Vacunación contra la influenza y miopericarditis en pacientes que reciben inhibidores del punto de control inmunitario: investigación de la probabilidad de interacción a través del sistema de notificación de eventos adversos de la vacuna y VigiBase. Vacunas (Basilea), 9(1). doi:10.3390/vacunas9010019. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/33406694
  12. Gautam, N., Saluja, P., Fudim, M., Jambhekar, K., Pandey, T., & Al’Aref, S. (2021). Una presentación tardía de la miocarditis inducida por la vacuna COVID-19. Cureus, 13(9), e17890. doi:10.7759/cureus.17890. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34660088
  13. Gellad, W. F. (2021). Miocarditis después de la vacunación contra el covid-19. BMJ, 375, n3090. doi:10.1136/bmj.n3090. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34916217
  14. Greenhawt, M., Abrams, E.M., Shaker, M., Chu, D. K., Khan, D., Akin, C., . . . Golden, D.B. K. (2021). El riesgo de reacción alérgica a las vacunas contra el SARS-CoV-2 y la evaluación y el tratamiento recomendados: una revisión sistemática, un metanálisis, una evaluación GRADE y un enfoque de consenso internacional. J Allergy Clin Immunol Pract, 9(10), 3546-3567. doi:10.1016/j.jaip.2021.06.006. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34153517
  15. Haaf, P., Kuster, G.M., Mueller, C., Berger, C. T., Monney, P., Burger, P., . . . Tanner, F.C. (2021). El riesgo muy bajo de miocarditis y pericarditis después de la vacunación con ARNm contra la COVID-19 no debe desalentar la vacunación. Swiss Med Wkly, 151, w30087. doi:10.4414/smw.2021.w30087. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34668687
  16. Hasnie, A. A., Hasnie, U. A., Patel, N., Aziz, M. U., Xie, M., Lloyd, S. G., & Prabhu, S. D. (2021). Perimiocarditis después de la primera dosis de la vacuna mRNA-1273 SARS-CoV-2 (Moderna) en un hombre joven sano: un informe de caso. BMC Cardiovasc Disord, 21(1), 375. doi:10.1186/s12872-021-02183-3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34348657
  17. Hause, A.M., Gee, J., Baggs, J., Abara, W. E., Márquez, P., Thompson, D., . . . Shay, D. K. (2021). Seguridad de la vacuna COVID-19 en adolescentes de 12 a 17 años – Estados Unidos, 14 de diciembre de 2020-16 de julio de 2021. MMWR Morb Mortal Wkly Rep, 70(31), 1053-1058. doi:10.15585/mmwr.mm7031e1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34351881
  18. Helms, J.M., Ansteatt, K. T., Roberts, J.C., Kamatam, S., Foong, K. S., Labayog, J. S. & Tarantino, M. D. (2021). Trombocitopenia inmune refractaria grave que ocurre después de la vacuna contra el SARS-CoV-2. J Blood Med, 12, 221-224. doi:10.2147/JBM. Expediente S307047. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/33854395
  19. Hippisley-Cox, J., Patone, M., Mei, X. W., Saatci, D., Dixon, S., Khunti, K., . . . Coupland, C. A.C. (2021). Riesgo de trombocitopenia y tromboembolismo después de la vacunación contra el covid-19 y pruebas positivas para el SARS-CoV-2: estudio de series de casos autocontrolados. BMJ, 374, n1931. doi:10.1136/bmj.n1931. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34446426
  20. Ho, J. S., Sia, C. H., Ngiam, J. N., Loh, P. H., Chew, N. W., Kong, W. K. y Poh, K. K. (2021). Una revisión de la vacunación contra el COVID-19 y las manifestaciones cardíacas reportadas. Singapur Med J. doi:10.11622/smedj.2021210. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34808708
  21. Iguchi, T., Umeda, H., Kojima, M., Kanno, Y., Tanaka, Y., Kinoshita, N., & Sato, D. (2021). Informe de eventos adversos acumulativos de anafilaxia después de las inyecciones de la vacuna COVID-19 de ARNm (Pfizer-BioNTech) en Japón: el informe del primer mes. Droga Saf, 44(11), 1209-1214. doi:10.1007/s40264-021-01104-9. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34347278
  22. En resumen: Miocarditis con las vacunas Pfizer/BioNTech y Moderna COVID-19. (2021). Med Lett Drugs Ther, 63(1629), e9. Recuperado de https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34544112https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/3454412
  23. Ioannou, A. (2021a). La miocarditis debe considerarse en aquellos con un aumento de troponina y arterias coronarias sin obstrucciones después de la vacunación Pfizer-BioNTech COVID-19. QJM. doi:10.1093/qjmed/hcab231. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34463755
  24. Ioannou, A. (2021b). El mapeo T2 debe utilizarse en casos de sospecha de miocarditis para confirmar un proceso inflamatorio agudo. QJM. doi:10.1093/qjmed/hcab326. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34931681
  25. Isaak, A., Feisst, A. y Luetkens, J. A. (2021). Miocarditis después de la vacunación contra el COVID-19. Radiología, 301(1), E378-E379. doi:10.1148/radiol.2021211766. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34342500
  26. Istampoulouoglou, I., Dimitriou, G., Spani, S., Cristo, A., Zimmermanns, B., Koechlin, S., . . . Leuppi-Taegtmeyer, A.B. (2021). Miocarditis y pericarditis en asociación con la vacunación con ARNm COVID-19: casos de un centro regional de farmacovigilancia. Glob Cardiol Sci Pract, 2021(3), e202118. doi:10.21542/gcsp.2021.18. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34805376
  27. Jaafar, R., Boschi, C., Aherfi, S., Bancod, A., Le Bideau, M., Edouard, S., . . . La Scola, B. (2021). Alta heterogeneidad individual de las actividades neutralizantes frente a la cepa original y nueve variantes diferentes del SARS-CoV-2. Virus, 13(11). doi:10.3390/v13112177. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34834983
  28. Jain, S. S., Steele, J.M., Fonseca, B., Huang, S., Shah, S., Maskatia, S. A., . . . Grosse-Wortmann, L. (2021). Miocarditis asociada a la vacunación contra la COVID-19 en adolescentes. Pediatría, 148(5). doi:10.1542/peds.2021-053427. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34389692
  29. Jhaveri, R., Adler-Shohet, F.C., Blyth, C.C., Chiotos, K., Gerber, J. S., Green, M., . . . Zaoutis, T. (2021). Sopesando los riesgos de la perimiocarditis con los beneficios de la vacunación con ARNm del SARS-CoV-2 en adolescentes. J Pediatric Infect Dis Soc, 10(10), 937-939. doi:10.1093/jpids/piab061. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34270752
  30. Kaneta, K., Yokoi, K., Jojima, K., Kotooka, N., & Node, K. (2021). Hombre joven con miocarditis después de la vacunación mRNA-1273 contra la enfermedad por coronavirus-2019 (COVID-19). Circ J. doi:10.1253/circj. CJ-21-0818. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34744118
  31. Kaul, R., Sreenivasan, J., Goel, A., Malik, A., Bandyopadhyay, D., Jin, C., . . . Panza, J. A. (2021). Miocarditis después de la vacunación contra el COVID-19. Int J Cardiol Heart Vasc, 36 años, 100872. doi:10.1016/j.ijcha.2021.100872. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34568540
  32. Khogali, F., & Abdelrahman, R. (2021). Presentación inusual de la perimiocarditis aguda después de la vacunación sars-COV-2 mRNA-1237 Moderna. Cureus, 13(7), e16590. doi:10.7759/cureus.16590. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34447639
  33. Kim, H. W., Jenista, E. R., Wendell, D.C., Azevedo, C. F., Campbell, M. J., Darty, S. N., . . . Kim, R. J. (2021). Pacientes con miocarditis aguda después de la vacunación de ARNm contra el COVID-19. JAMA Cardiol, 6(10), 1196-1201. doi:10.1001/jamacardio.2021.2828. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34185046
  34. Kim, I.C., Kim, H., Lee, H. J., Kim, J. Y., & Kim, J. Y. (2021). Imágenes cardíacas de la miocarditis aguda después de la vacunación con ARNm de COVID-19. J Korean Med Sci, 36(32), e229. doi:10.3346/jkms.2021.36.e229. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34402228
  35. King, W. W., Petersen, M. R., Matar, R.M., Budweg, J.B., Cuervo Pardo, L., & Petersen, J. W. (2021). Miocarditis después de la vacunación con ARNm contra el SARS-CoV-2, una serie de casos. Am Heart J Plus, 8 años, 100042. doi:10.1016/j.ahjo.2021.100042. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34396358
  36. Klein, N. P., Lewis, N., Goddard, K., Fireman, B., Zerbo, O., Hanson, K. E., . . . Weintraub, E. S. (2021). Vigilancia de eventos adversos después de la vacunación con ARNm de COVID-19. JAMA, 326(14), 1390-1399. doi:10.1001/jama.2021.15072. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34477808
  37. Klimek, L., Bergmann, K.C., Brehler, R., Pfutzner, W., Zuberbier, T., Hartmann, K., . . . Gusano, M. (2021). Manejo práctico de reacciones alérgicas a las vacunas COVID-19: un documento de posición de las Sociedades alemanas y austriacas de alergia aeDA, DGAKI, GPA y OGAI. Allergo J Int, 1-17. doi:10.1007/s40629-021-00165-7. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/33898162
  38. Klimek, L., Novak, N., Hamelmann, E., Werfel, T., Wagenmann, M., Taube, C., . . . Gusano, M. (2021). Reacciones alérgicas graves después de la vacunación contra el COVID-19 con la vacuna de Pfizer /BioNTech en Gran Bretaña y EE. UU.: Declaración de posición de las Sociedades Alemanas de Alergia: Asociación Médica de Alergólogos Alemanes (AeDA), Sociedad Alemana de Alergología e Inmunología Clínica (DGAKI) y Sociedad de Alergología Pediátrica y Medicina Ambiental (GPA). Allergo J Int, 30(2), 51-55. doi:10.1007/s40629-020-00160-4. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/33643776
  39. Kohli, U., Desai, L., Chowdhury, D., Harahsheh, A. S., Yonts, A.B., Ansong, A., . . . Ang, J. Y. (2021). MRNA Coronavirus-19 Vaccine-Associated Myopericarditis in Adolescents: A Survey Study. J Pediatr. doi:10.1016/j.jpeds.2021.12.025. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34952008
  40. Kostoff, R. N., Calina, D., Kanduc, D., Briggs, M.B., Vlachoyiannopoulos, P., Svistunov, A. A., & Tsatsakis, A. (2021a). Fe de erratas a «¿Por qué estamos vacunando a los niños contra el COVID-19?» [Toxicol. Rep. 8C (2021) 1665-1684 / 1193]. Toxicol Rep, 8, 1981. doi:10.1016/j.toxrep.2021.10.003. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34642628
  41. Kostoff, R. N., Calina, D., Kanduc, D., Briggs, M.B., Vlachoyiannopoulos, P., Svistunov, A. A., & Tsatsakis, A. (2021b). ¿Por qué estamos vacunando a los niños contra el COVID-19? Toxicol Rep, 8, 1665-1684. doi:10.1016/j.toxrep.2021.08.010. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34540594
  42. Kremsner, P. G., Mann, P., Kroidl, A., Leroux-Roels, I., Schindler, C., Gabor, J. J., . . . Grupo, C.-N.-S. (2021). Seguridad e inmunogenicidad de una vacuna candidata a nanopartícula lipídica de ARNm contra el SARS-CoV-2: un ensayo clínico aleatorizado de fase 1. Wien Klin Wochenschr, 133(17-18), 931-941. doi:10.1007/s00508-021-01922-y. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34378087
  43. Kustin, T., Harel, N., Finkel, U., Perchik, S., Harari, S., Tahor, M., . . . Stern, A. (2021). Evidencia de un aumento de las tasas de avance de las variantes de SARS-CoV-2 de preocupación en individuos vacunados con BNT162b2-ARNm. Nat Med, 27(8), 1379-1384. doi:10.1038/s41591-021-01413-7. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34127854
  44. Kwan, M. Y. W., Chua, G. T., Chow, C.B., Tsao, S. S. L., To, K. K. W., Yuen, K. Y., . . . Ip, P. (2021). Vacuna CONTRA el ARNm COVID y miocarditis en adolescentes. Hong Kong Med J, 27(5), 326-327. doi:10.12809/hkmj215120. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34393110
  1. Lee, E., Chew, N. W. S., Ng, P. y Yeo, T. J. (2021). Respuesta a «Carta al editor: La miocarditis debe considerarse en aquellos con un aumento de troponina y arterias coronarias sin obstrucciones después de la vacunación PfizerBioNTech COVID-19». QJM. doi:10.1093/qjmed/hcab232. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34463770
  2. Lee, E. J., Cines, D.B., Gernsheimer, T., Kessler, C., Michel, M., Tarantino, M. D., . . . Bussel, J.B. (2021). Trombocitopenia tras la vacunación contra el SARS-CoV-2 de Pfizer y Moderna. Am J Hematol, 96(5), 534-537. doi:10.1002/ajh.26132. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/33606296
  3. Levin, D., Shimon, G., Fadlon-Derai, M., Gershovitz, L., Shovali, A., Sebbag, A., . . . Gordon, B. (2021). Miocarditis después de la vacunación contra la COVID-19: una serie de casos. Vacuna, 39(42), 6195-6200. doi:10.1016/j.vaccine.2021.09.004. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34535317
  4. Li, J., Hui, A., Zhang, X., Yang, Y., Tang, R., Ye, H., . . . Zhu, F. (2021). Seguridad e inmunogenicidad de la vacuna de ARNm del SARS-CoV-2 BNT162b1 en adultos chinos jóvenes y mayores: un estudio aleatorizado, controlado con placebo, doble ciego de fase 1. Nat Med, 27(6), 1062-1070. doi:10.1038/s41591-021-01330-9. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/33888900
  5. Li, M., Yuan, J., Lv, G., Brown, J., Jiang, X. y Lu, Z. K. (2021). Miocarditis y pericarditis después de la vacunación contra la COVID-19: desigualdades en la edad y los tipos de vacunas. J Pers Med, 11(11). doi:10.3390/jpm11111106. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34834458
  6. Lim, Y., Kim, M.C., Kim, K. H., Jeong, I. S., Cho, Y. S., Choi, Y. D., & Lee, J. E. (2021). Informe de caso: Miocarditis fulminante aguda y shock cardiogénico después de la enfermedad por coronavirus de ARN mensajero 2019 Vacunación que requiere reanimación cardiopulmonar extracorpórea. Frente Cardiovasc Med, 8, 758996. doi:10.3389/fcvm.2021.758996. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34778411
  7. Long, S. S. (2021). Información importante sobre la miopericarditis después de la vacunación pfizer contra el ARNm COVID-19 en adolescentes. J Pediatr, 238, 5. doi:10.1016/j.jpeds.2021.07.057. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34332972
  8. Luk, A., Clarke, B., Dahdah, N., Ducharme, A., Krahn, A., McCrindle, B., . . . McDonald, M. (2021). Miocarditis y pericarditis después de la vacunación con ARNm covid-19: consideraciones prácticas para los proveedores de atención. Can J Cardiol, 37(10), 1629-1634. doi:10.1016/j.cjca.2021.08.001. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34375696
  9. Madelon, N., Lauper, K., Breville, G., Sabater Royo, I., Goldstein, R., Andrey, D. O., . . . Eberhardt, C. S. (2021). Respuestas robustas de células T en pacientes tratados con anti-CD20 después de la vacunación contra la COVID-19: un estudio de cohorte prospectivo. Clin Infect Dis. doi:10.1093/cid/ciab954. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34791081
  10. Mangat, C., & Milosavljevic, N. (2021). La vacunación BNT162b2 durante el embarazo protege tanto a la madre como al bebé: anticuerpos anti-SARS-CoV-2 S persistentemente positivos en un bebé a los 6 meses de edad. Caso Rep Pediatr, 2021, 6901131. doi:10.1155/2021/6901131. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34676123
  11. Mark, C., Gupta, S., Punnett, A., Upton, J., Orkin, J., Atkinson, A., . . . Alexander, S. (2021). Seguridad de la administración de la vacuna contra el ARNm BNT162b2 (Pfizer-BioNTech) contra la COVID-19 en jóvenes y adultos jóvenes con antecedentes de leucemia linfoblástica aguda y alergia a la PEG-asparaginasa. Pediatr Blood Cancer, 68(11), e29295. doi:10.1002/pbc.29295. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34398511
  1. Martins-Filho, P. R., Quintans-Junior, L. J., de Souza Araujo, A. A., Sposato, K.B., Souza Tavares, C. S., Gurgel, R. Q., . . . Santos, V. S. (2021). Desigualdades socioeconómicas e incidencia y mortalidad de COVID-19 en niños brasileños: un estudio nacional basado en registros. Salud Pública, 190, 4-6. doi:10.1016/j.puhe.2020.11.005. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/33316478
  2. McLean, K., & Johnson, T. J. (2021). Miopericarditis en un varón adolescente previamente sano después de la vacunación contra el COVID-19: un informe de caso. Acad Emerg Med, 28(8), 918-921. doi:10.1111/acem.14322. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34133825
  3. Mevorach, D., Anis, E., Cedar, N., Bromberg, M., Haas, E. J., Nadir, E., . . . Alroy-Preis, S. (2021). Miocarditis después de la vacuna BNT162b2 mRNA contra Covid-19 en Israel. N Engl J Med, 385(23), 2140-2149. doi:10.1056/NEJMoa2109730. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34614328
  4. Minocha, P. K., Better, D., Singh, R. K. y Hoque, T. (2021). Recurrencia de la miocarditis aguda asociada temporalmente con la recepción de la vacuna contra la enfermedad por coronavirus mRNA 2019 (COVID-19) en un adolescente masculino. J Pediatr, 238, 321-323. doi:10.1016/j.jpeds.2021.06.035. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34166671
  5. Mizrahi, B., Lotan, R., Kalkstein, N., Peretz, A., Perez, G., Ben-Tov, A., . . . Patalon, T. (2021). Correlación de las infecciones por SARS-CoV-2 con el tiempo transcurrido desde la vacuna. Nat Commun, 12(1), 6379. doi:10.1038/s41467-021-26672-3. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34737312
  6. Moffitt, K., Cheung, E., Yeung, T., Stamoulis, C., & Malley, R. (2021). Análisis del transcriptoma de Staphylococcus aureus en abscesos pediátricos de tejidos blandos y comparación con infecciones murinas. Infectar a Immun, 89(4). doi:10.1128/IAI.00715-20. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/33526560
  7. Mohamed, L., Madsen, A.M. R., Schaltz-Buchholzer, F., Ostenfeld, A., Netea, M. G., Benn, C. S., & Kofoed, P. E. (2021). Reactivación de las cicatrices de la vacunación BCG después de la vacunación con vacunas mRNA-Covid: dos informes de casos. BMC Infect Dis, 21(1), 1264. doi:10.1186/s12879-021-06949-0. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34930152
  8. Montgomery, J., Ryan, M., Engler, R., Hoffman, D., McClenathan, B., Collins, L., . . . Cooper, L. T., Jr. (2021). Miocarditis después de la inmunización con vacunas de ARNm CONTRA EL COVID-19 en miembros del ejército de los Estados Unidos. JAMA Cardiol, 6(10), 1202-1206. doi:10.1001/jamacardio.2021.2833. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34185045
  9. Murakami, Y., Shinohara, M., Oka, Y., Wada, R., Noike, R., Ohara, H., . . . Ikeda, T. (2021). Miocarditis después de una vacuna de ARN mensajero COVID-19: una serie de casos japoneses. Intern Med. doi:10.2169/internalmedicine.8731-21. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34840235
  10. Nagasaka, T., Koitabashi, N., Ishibashi, Y., Aihara, K., Takama, N., Ohyama, Y., . . . Kaneko, Y. (2021). Miocarditis aguda asociada con la vacunación contra el COVID-19: un informe de caso. J Casos cardiovasculares. doi:10.1016/j.jccase.2021.11.006. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34876937
  1. Ntouros, P. A., Vlachogiannis, N. I., Pappa, M., Nezos, A., Mavragani, C. P., Tektonidou, M. G., . . . Sfikakis, P. P. (2021). Respuesta efectiva al daño del ADN después de un desafío inmune agudo pero no crónico: vacuna contra el SARS-CoV-2 versus lupus eritematoso sistémico. Clin Immunol, 229, 108765. doi:10.1016/j.clim.2021.108765. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34089859
  2. Nygaard, U., Holm, M., Bohnstedt, C., Chai, Q., Schmidt, L. S., Hartling, U.B., . . . Stensballe, L. G. (2022). Incidencia poblacional de miopericarditis después de la vacunación contra la COVID-19 en adolescentes daneses. Pediatr Infect Dis J, 41(1), e25-e28. doi:10.1097/INF.00000000000003389. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34889875
  3. Oberhardt, V., Luxenburger, H., Kemming, J., Schulien, I., Ciminski, K., Giese, S., . . . Hofmann, M. (2021). Movilización rápida y estable de linfocitos T CD8(+) mediante la vacuna de ARNm contra el SARS-CoV-2. Naturaleza, 597(7875), 268-273. doi:10.1038/s41586-021-03841-4. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34320609
  4. Park, H., Yun, K. W., Kim, K. R., Song, S. H., Ahn, B., Kim, D. R., . . . Kim, Y. J. (2021). Epidemiología y características clínicas de la miocarditis/ pericarditis antes de la introducción de la vacuna de ARNm CONTRA la COVID-19 en niños coreanos: un estudio multicéntrico. J Korean Med Sci, 36(32), e232. doi:10.3346/jkms.2021.36.e232. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34402230
  5. Park, J., Brekke, D. R., & Bratincsak, A. (2021). Miocarditis autolimitada que se presenta con dolor torácico y elevación del segmento ST en adolescentes después de la vacunación con la vacuna BNT162b2 mRNA. Cardiol Joven, 1-4. doi:10.1017/S1047951121002547. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34180390
  6. Patel, Y. R., Louis, D. W., Atalay, M., Agarwal, S., & Shah, N. R. (2021). Hallazgos de resonancia magnética cardiovascular en pacientes adultos jóvenes con miocarditis aguda después de la vacunación de ARNm contra la COVID-19: una serie de casos. J Cardiovasc Magn Reson, 23(1), 101. doi:10.1186/s12968-021-00795-4. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34496880
  7. Patone, M., Mei, X. W., Handunnetthi, L., Dixon, S., Zaccardi, F., Shankar-Hari, M., . . . Hippisley-Cox, J. (2021). Riesgos de miocarditis, pericarditis y arritmias cardíacas asociados con la vacunación contra el COVID-19 o la infección por SARS-CoV-2. Nat Med. doi:10.1038/s41591-021-01630-0. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34907393
  8. Patrignani, A., Schicchi, N., Calcagnoli, F., Falchetti, E., Ciampani, N., Argalia, G., & Mariani, A. (2021). Miocarditis aguda después de la vacunación de Comirnaty en un hombre sano con infección previa por SARS-CoV-2. Radiol Case Rep, 16(11), 3321-3325. doi:10.1016/j.radcr.2021.07.082. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34367386
  9. Pérez, Y., Levy, E. R., Joshi, A. Y., Virk, A., Rodríguez-Porcel, M., Johnson, M., . . . Swift, M. D. (2021). Miocarditis después de la vacuna de ARNm covid-19: una serie de casos y determinación de la tasa de incidencia. Clin Infect Dis. doi:10.1093/cid/ciab926. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34734240
  10. Perrotta, A., Biondi-Zoccai, G., Saade, W., Miraldi, F., Morelli, A., Marullo, A. G., . . . Peruzzi, M. (2021). Una encuesta global instantánea sobre los efectos secundarios de las vacunas COVID-19 entre profesionales de la salud y fuerzas armadas con un enfoque en el dolor de cabeza. Panminerva Med, 63(3), 324-331. doi:10.23736/S0031-0808.21.04435-9. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34738774
  1. Pinana, J. L., López-Corral, L., Martino, R., Montoro, J., Vázquez, L., Pérez, A., . . . Terapia celular, G. (2022). Detección de anticuerpos reactivos al SARS-CoV-2 tras la vacunación contra el SARS-CoV-2 en receptores de trasplante de células madre hematopoyéticas: Encuesta prospectiva del Grupo Español de Trasplante y Terapia Celular de Células Madre Hematopoyéticas. Am J Hematol, 97(1), 30-42. doi:10.1002/ajh.26385. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34695229
  2. Revon-Riviere, G., Ninove, L., Min, V., Rome, A., Coze, C., Verschuur, A., . . . André, N. (2021). La vacuna BNT162b2 mRNA COVID-19 en adolescentes y adultos jóvenes con cáncer: Una experiencia monocéntrica. Eur J Cáncer, 154, 30-34. doi:10.1016/j.ejca.2021.06.002. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34233234
  3. Sánchez Tijmes, F., Thavendiranathan, P., Udell, J. A., Seidman, M. A. y Hanneman, K. (2021). Evaluación de la resonancia magnética cardíaca de la inflamación miocárdica no isquémica: revisión y actualización del estado del arte sobre la miocarditis asociada con la vacunación contra covid-19. Imágenes de cardiotorrac radiol, 3(6), e210252. doi:10.1148/ryct.210252. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34934954
  4. Schauer, J., Buddhe, S., Colyer, J., Sagiv, E., Law, Y., Mallenahalli Chikkabyrappa, S., & Portman, M. A. (2021). Miopericarditis después de la vacuna contra la enfermedad por coronavirus del ácido ribonucleico mensajero de Pfizer en adolescentes. J Pediatr, 238, 317-320. doi:10.1016/j.jpeds.2021.06.083. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34228985
  5. Schneider, J., Sottmann, L., Greinacher, A., Hagen, M., Kasper, H. U., Kuhnen, C., . . . Schmeling, A. (2021). Investigación post mortem de muertes después de la vacunación con vacunas COVID-19. Int J Legal Med, 135(6), 2335-2345. doi:10.1007/s00414-021-02706-9. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34591186
  6. Schramm, R., Costard-Jackle, A., Rivinius, R., Fischer, B., Muller, B., Boeken, U., . . . Gummert, J. (2021). Mala respuesta humoral y de células T a la vacuna de ARN mensajero del SARS-CoV-2 de dos dosis BNT162b2 en receptores de trasplante cardiotorácico. Clin Res Cardiol, 110(8), 1142-1149. doi:10.1007/s00392-021-01880-5. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34241676
  7. Sessa, F., Salerno, M., Esposito, M., Di Nunno, N., Zamboni, P., & Pomara, C. (2021). Hallazgos de la autopsia y relación de causalidad entre la muerte y la vacunación contra la COVID-19: una revisión sistemática. J Clin Med, 10(24). doi:10.3390/jcm10245876. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34945172
  8. Sharif, N., Alzahrani, K. J., Ahmed, S. N. y Dey, S. K. (2021). Eficacia, inmunogenicidad y seguridad de las vacunas contra la COVID-19: una revisión sistemática y un metanálisis. Immunol frontal, 12, 714170. doi:10.3389/fimmu.2021.714170. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34707602
  9. Shay, D. K., Gee, J., Su, J. R., Myers, T. R., Márquez, P., Liu, R., . . . Shimabukuro, T. T. (2021). Monitoreo de seguridad de la vacuna Janssen (Johnson & Johnson) COVID-19 – Estados Unidos, marzo-abril de 2021. MMWR Morb Mortal Wkly Rep, 70(18), 680-684. doi:10.15585/mmwr.mm7018e2. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/33956784
  10. Shazley, O., & Alshazley, M. (2021). Un hombre de 52 años con COVID positivo presentó tromboembolismo venoso y coagulación intravascular diseminada después de la vacunación de Johnson & Johnson: un estudio de caso. Cureus, 13(7), e16383. doi:10.7759/cureus.16383. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34408937
  11. Shiyovich, A., Witberg, G., Aviv, Y., Eisen, A., Orvin, K., Wiessman, M., . . . Hamdan, A. (2021). Miocarditis tras la vacunación contra la COVID-19: estudio de resonancia magnética. Eur Heart J Cardiovasc Imaging. doi:10.1093/ehjci/jeab230. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34739045
  12. Simone, A., Herald, J., Chen, A., Gulati, N., Shen, A. Y., Lewin, B., & Lee, M. S. (2021). Miocarditis aguda después de la vacunación con ARNm de COVID-19 en adultos de 18 años o más. JAMA Intern Med, 181(12), 1668-1670. doi:10.1001/jamainternmed.2021.5511. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34605853
  13. Singer, M. E., Taub, I.B., & Kaelber, D.C. (2021). Riesgo de miocarditis por infección por COVID-19 en personas menores de 20 años: un análisis basado en la población. medRxiv. doi:10.1101/2021.07.23.21260998. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34341797
  14. Smith, C., Odd, D., Harwood, R., Ward, J., Linney, M., Clark, M., . . . Fraser, L. K. (2021). Muertes en niños y jóvenes en Inglaterra después de la infección por SARS-CoV-2 durante el primer año pandémico. Nat Med. doi:10.1038/s41591-021-01578-1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34764489
  15. Snapiri, O., Rosenberg Danziger, C., Shirman, N., Weissbach, A., Lowenthal, A., Ayalon, I., . . . Bilavsky, E. (2021). Lesión cardíaca transitoria en adolescentes que reciben la vacuna BNT162b2 mRNA COVID-19. Pediatr Infect Dis J, 40(10), e360-e363. doi:10.1097/INF.00000000000003235. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34077949
  16. Spinner, J. A., Julien, C. L., Olayinka, L., Dreyer, W. J., Bocchini, C. E., Muñoz, F.M., & Devaraj, S. (2021). Anticuerpos anti-pico del SARS-CoV-2 después de la vacunación en el trasplante cardíaco pediátrico: un primer informe. J Trasplante de Corazón y Pulmón. doi:10.1016/j.healun.2021.11.001. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34911654
  17. Starekova, J., Bluemke, D. A., Bradham, W. S., Grist, T.M., Schiebler, M. L. y Reeder, S.B. (2021). Miocarditis asociada con la vacunación contra el ARNm covid-19. Radiología, 301(2), E409-E411. doi:10.1148/radiol.2021211430. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34282971
  18. Sulemankhil, I., Abdelrahman, M., & Negi, S. I. (2021). Asociación temporal entre la vacuna COVID-19 Ad26.COV2.S y la miocarditis aguda: un informe de caso y una revisión de la literatura. Cardiovasc Revasc Med. doi:10.1016/j.carrev.2021.08.012. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34420869
  19. Tailor, P. D., Feighery, A.M., El-Sabawi, B., & Prasad, A. (2021). Caso clínico: miocarditis aguda tras la segunda dosis de la vacuna contra el ARNm-1273 contra el SARS-CoV-2. Eur Heart J Case Rep, 5(8), ytab319. doi:10.1093/ehjcr/ytab319. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34514306
  20. Takeda, M., Ishio, N., Shoji, T., Mori, N., Matsumoto, M., & Shikama, N. (2021). Miocarditis eosinofílica después de la vacunación contra la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19). Circ J. doi:10.1253/circj. CJ-21-0935. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34955479
  21. Equipo, C.C.-R., Food, & Drug, A. (2021). Reacciones alérgicas, incluida la anafilaxia después de recibir la primera dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 – Estados Unidos, del 14 al 23 de diciembre de 2020. MMWR Morb Mortal Wkly Rep, 70(2), 46-51. doi:10.15585/mmwr.mm7002e1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/33444297
  22. Thompson, M. G., Burgess, J. L., Naleway, A. L., Tyner, H., Yoon, S. K., Meece, J., . . . Gaglani, M. (2021). Prevención y Atenuación del Covid-19 con las Vacunas BNT162b2 y mRNA-1273. N Engl J Med, 385(4), 320-329. doi:10.1056/NEJMoa2107058. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34192428
  23. Tinoco, M., Leite, S., Faria, B., Cardoso, S., Von Hafe, P., Dias, G., . . . Lourenco, A. (2021). Perimiocarditis después de la vacunación contra el COVID-19. Clin Med Insights Cardiol, 15 años, 11795468211056634. doi:10.1177/11795468211056634. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34866957
  24. Truong, D. T., Dionne, A., Muniz, J.C., McHugh, K. E., Portman, M. A., Lambert, L.M., . . . Newburger, J. W. (2021). Miocarditis clínicamente presunta relacionada temporalmente con la vacunación contra el COVID-19 en adolescentes y adultos jóvenes. Circulación. doi:10.1161/CIRCULATIONAHA.121.056583. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34865500
  25. Tutor, A., Unis, G., Ruiz, B., Bolaji, O. A., & Bob-Manuel, T. (2021). Espectro de sospecha de miocardiopatía por COVID-19: una serie de casos. Curr Probl Cardiol, 46(10), 100926. doi:10.1016/j.cpcardiol.2021.100926. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34311983
  26. Umei, T.C., Kishino, Y., Shiraishi, Y., Inohara, T., Yuasa, S., & Fukuda, K. (2021). Recurrencia de la miopericarditis después de la vacunación con ARNm contra la COVID-19 en un adolescente varón. CJC Abierto. doi:10.1016/j.cjco.2021.12.002. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34904134
  27. Vidula, M. K., Ambrose, M., Glassberg, H., Chokshi, N., Chen, T., Ferrari, V. A., & Han, Y. (2021). Miocarditis y otras complicaciones cardiovasculares de las vacunas COVID-19 basadas en ARNm. Cureus, 13(6), e15576. doi:10.7759/cureus.15576. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34277198
  28. Visclosky, T., Theyyunni, N., Klekowski, N., & Bradin, S. (2021). Miocarditis después de la vacuna de ARNm contra el COVID-19. Pediatr Emerg Care, 37(11), 583-584. doi:10.1097/PEC.00000000000002557. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34731877
  29. Warren, C.M., Snow, T. T., Lee, A. S., Shah, M.M., Heider, A., Blomkalns, A., . . . Nadeau, K.C. (2021). Evaluación de reacciones alérgicas y anafilácticas a las vacunas de ARNm COVID-19 con pruebas confirmatorias en un sistema de salud regional de ee. UU. JAMA Netw Open, 4(9), e2125524. doi:10.1001/jamanetworkopen.2021.25524. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34533570
  30. Watkins, K., Griffin, G., Septaric, K., & Simon, E. L. (2021). Miocarditis después de la vacunación BNT162b2 en un hombre sano. Am J Emerg Med, 50, 815 e811-815 e812. doi:10.1016/j.ajem.2021.06.051. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34229940
  31. Weitzman, E. R., Sherman, A.C., & Levy, O. (2021). Actitudes de la vacuna contra el ARNm del SARS-CoV-2 expresadas en el comentario público de la FDA de ee. UU.: Necesidad de una asociación público-privada en un sistema de inmunización de aprendizaje. Frente salud pública, 9, 695807. doi:10.3389/fpubh.2021.695807. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34336774
  32. Welsh, K. J., Baumblatt, J., Chege, W., Goud, R., & Nair, N. (2021). Trombocitopenia, incluida la trombocitopenia inmune después de recibir las vacunas de ARNm contra la COVID-19 notificadas al Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS). Vacuna, 39(25), 3329-3332. doi:10.1016/j.vaccine.2021.04.054. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34006408
  33. Witberg, G., Barda, N., Hoss, S., Richter, I., Wiessman, M., Aviv, Y., . . . Kornowski, R. (2021). Miocarditis después de la vacunación contra el Covid-19 en una gran organización de atención médica. N Engl J Med, 385(23), 2132-2139. doi:10.1056/NEJMoa2110737. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/34614329
  34. Zimmermann, P., & Curtis, N. (2020). ¿Por qué el COVID-19 es menos grave en los niños? Una revisión de los mecanismos propuestos que subyacen a la diferencia relacionada con la edad en la gravedad de las infecciones por SARS-CoV-2. Arch Dis Child. doi:10.1136/archdischild-2020-320338. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/33262177 Fuente: https://www.saveusnow.org.uk/covid-vaccine-scientific-proof-lethal/

Refuerzo de vacunas: ¿el establecimiento médico cambia de opinión?

Por Vasko Kohlmayer

Hay un cambio tectónico en marcha en el establecimiento médico-científico: están empezando a retroceder los refuerzos.

El primer indicio de este dramático cambio de actitud vino del Reino Unido la semana pasada.

El 7 de enero, Reuters publicó un cable titulado Reino Unido dice que el 4º COVID Jabs no es necesario por ahora a medida que dura el efecto de refuerzo. Ese artículo presentaba la siguiente frase en su párrafo inicial: «no hay necesidad por ahora de que las personas tengan una cuarta inyección, dijeron el viernes funcionarios de salud británicos».

Tres días después, el UK Mirror publicó un artículo titulado ¿Qué es ‘Vivir con Covid’? Boris Johnson elabora planes «que se pondrán en marcha en marzo. El artículo citó al Dr. Clive Dix, ex jefe del grupo de trabajo de vacunas del Reino Unido, quien dijo:

«No tiene sentido seguir dando más y más vacunas a personas que no van a enfermarse gravemente. Deberíamos dejar que se enfermen y lidiar con eso».

Apenas un día después, Bloomberg publicó un artículo titulado Repeat Booster Shots Spur European Warning on Immune-System Risks (Repetir las inyecciones de refuerzo estimulan la advertencia europea sobre los riesgos del sistema inmunológico). La pieza se abrió de la siguiente manera:

Los reguladores de la Unión Europea advirtieron que las frecuentes vacunas de refuerzo contra el Covid-19 podrían afectar negativamente al sistema inmunológico y pueden no ser factibles. Repetir las dosis de refuerzo cada cuatro meses podría eventualmente debilitar el sistema inmunológico y cansar a las personas, según la Agencia Europea de Medicamentos.

El artículo continúa citando a Marco Cavaleri, jefe de la Estrategia de Amenazas Biológicas para la Salud y Vacunas de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), quien dijo que los refuerzos «se pueden hacer una vez, o tal vez dos veces, pero no es algo que podamos pensar que deba repetirse constantemente».

Cavaleri luego continuó diciendo algo que aún no habíamos escuchado de un funcionario de salud pública de alto nivel:

«Necesitamos pensar en cómo podemos hacer la transición del entorno actual de la pandemia a un entorno más endémico». Estadísticas falsas de Covid-19 en Los Estados Unidos: los CDC cuentan las muertes vacunadas como muertes no vacunadas

Casi al mismo tiempo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió una declaración que incluía esta asombrosa frase:

«Es poco probable que una estrategia de vacunación basada en dosis repetidas de refuerzo de la composición original de la vacuna sea apropiada o sostenible».

Este fue un desarrollo realmente sorprendente ya que hasta una semana antes de que las autoridades médicas de todo el mundo hablaran sobre la necesidad de la cuarta (e incluso posterior) inyección. De hecho, algunos países como Gran Bretaña e Israel ya han comenzado su administración.

Este cambio repentino de rumbo indica que hay algo en los datos que tiene los poderes que están seriamente preocupados. En lo que respecta a las vacunas contra el Covid, las autoridades médicas han mostrado un nivel asombroso de tolerancia a los efectos secundarios y daños colaterales. Tanto es así que incluso estaban dispuestos a dejar que algunos niños murieran innecesariamente por el bien de su agenda de vacunas.

Su abrupta reversión indica que deben haber reconocido que hay algo muy peligroso en el manejo de dosis sucesivas de las vacunas. Admitir públicamente que «las frecuentes vacunas de refuerzo contra el Covid-19 podrían afectar negativamente al sistema inmunológico», muy probablemente significa que las inyecciones ya han dañado la salud de muchas personas.

Que los pinchazos de Covid pueden socavar el sistema inmunológico ha sido claramente indicado por el aumento de Omicron. Se ha observado que las vacunas tienen una «eficacia negativa» frente a esta cepa, lo que significa que los vacunados y reforzados se infectan a tasas más altas que los no vacunados. En Ontario, por ejemplo, los vacunados reciben Omicron a una tasa tres veces mayor que la de sus contrapartes no vacunadas.

¿Por qué sería esto? La explicación obvia es que las vacunas debilitan las defensas inmunitarias de sus receptores y, por lo tanto, son más propensas a infectarse con el virus SARS-CoV-2.

Los vacunadores defendían esta debacle alegando que a pesar de que los vacunados están sucumbiendo a la infección, no están muriendo a tasas altas. Pero esto no se debe a las vacunas, sino al hecho de que Omicron parece ser menos virulento que sus predecesores porque la tasa de mortalidad entre los no vacunados también es baja. Omicron ha sido tan leve que en Sudáfrica, donde esta variante parece haberse originado y donde rápidamente infectó a una gran parte de la población, la mayoría de la cual no está vacunada, la mortalidad por Covid disminuyó.

Pero no solo el SARS-CoV-2 es vulnerable a lo que los vacunados son vulnerables. Parecen ser propensos a todo tipo de virus e infecciones. Ha habido muchos informes de que los vacunados no pueden sacudirse los resfriados y la gripe.

La semana pasada se informó que el presidente del Parlamento europeo, David Sassoli, murió debido a una grave disfunción del sistema inmunológico. Sassoli fue un ardiente defensor de los pasaportes Covid, y es casi seguro que fue vacunado y reforzado. Uno no puede dejar de pensar que esto puede tener algo que ver con su desaparición, aunque si lo hace, las autoridades nunca lo admitirán.

Sin embargo, un sistema inmunitario debilitado no es el único efecto secundario adverso de estas inyecciones experimentales inadecuadamente probadas. Coágulos de sangre, paro cardíaco, problemas neurológicos se encuentran entre algunos de los otros efectos secundarios graves reportados de las vacunas covid.

A medida que se acumulan pruebas sobre lo dañinas y peligrosas que pueden ser las inyecciones de Covid, las autoridades hicieron todo lo posible para barrerlas debajo de la alfombra y fingir que todo estaba bien. Pero ahora la masa crítica ha sido aparentemente alcanzada y el establishment se ha dado cuenta de que los impulsores sucesivos son simplemente demasiado peligrosos para tolerarlos. De ahí su cambio de opinión.

Esto significa que la era oscura del refuerzo forzado está llegando a su fin. Puede tomar algún tiempo para que la máquina de refuerzo deje de moler, pero sus días están contados.

El refuerzo ha sido reventado.

Ya era hora.

Fuente: https://www.globalresearch.ca/booster-bust-medical-establishment-changes-mind/5767103?utm_campaign=magnet&utm_source=article_page&utm_medium=related_articles

Cómo la gripe se convirtió en COVID

Cuando empezamos a saber de la “nueva enfermedad” supuestamente producida por el nuevo virus chino Sars-CoV-2, en el invierno 2019-20, apenas sabíamos que era una neumonía intersticial bilateral. Luego supimos que había enfermos que fallecían por un síndrome inflamatorio hiperagudo o “Tormenta de Citoquinas” y finalmente, cuando desoyendo las recomendaciones de la OMS un grupo de patólogos italianos empezó a hacer autopsias supimos que los endotelios de diversos vasos sanguíneos, incluidas arterias, estaban dañados, con microtrombos y en ellos se producía acúmulo de NETs (trampas o redes de cromatina de neutrófilos apoptóticos).

A partir de entonces y aunque se ha estado repitiendo reiterativamente por el oficialismo y los mass media que estábamos inmersos en supuestos rebrotes y “sucesivas olas” de covid-19, la clínica y fisiopatología de la citada covid no tenía nada que ver con la epidemia primaveral de 2020, que se produjo de forma cuasi sincrónica, en muchos países del viejo mundo. Durante el verano de 2020 apenas catarros y asintomáticos: casos PCR positivo y en el otoño-invierno, además, alguna neumonía…hasta que llegaron las vacunas covid y entonces “surgieron las variantes” del virus: la británica y sudafricana apenas empezaron las inoculaciones. La delta (que ya no convenía llamarla con nombre de un país) con las segundas dosis y ahora la omicron coincidiendo con la tercera. Y esto no es pura coincidencia puesto que según el estudio titulado “Mecanismos de la evolución del SARS-CoV-2 que revelan mutaciones resistentes a las vacunas en Europa y América” las variantes se dan justamente en los países con una mayor tasa de vacunación covid.

En el otoño-invierno de 2020: año en que desapareció la gripe en toda Europa, la patóloga de la Universidad de Ulm, Dra. Schmied, utilizando fotos hechas con microscopio electrónico del lavado bronquial de pacientes con Covid y haciendo posteriormente un cultivo celular, encuentra sólo en pacientes inmunodeprimidos con sintomatología pulmonar, algunas partículas virales, de las cuales las menos son coronavirus. Sobre todo encuentra estafilococos, estreptococos, adenovirus y muy frecuentemente, Borrelia, y las Borrelias sabemos que aparecen en inmunosupresión.

Si la covid-19 fuera una enfermedad, tal y como se describe en nosología médica, todos los enfermos y en todas las estaciones, presentarían el mismo cuadro clínico con muy poca variación pero puesto que, como sabemos, se da tanta variabilidad de síntomas, covid-19 no es una nueva enfermedad sino un síndrome que cursa como una complicación de la gripe ( o de las vacunas covid) y que se caracteriza por una alteración o desregulación de la inmunidad innata.

¿En qué consiste esta desregulación?

Hasta el presente no se ha demostrado científicamente que el síndrome covid esté producido inequívocamente o exclusivamente por el virus SARS-CoV-2, ya que la manera de diagnosticarlo es mediante test PCR autorizados por la vía de emergencia, en cuyo prospecto pone claramente que no son adecuados para diagnóstico clínico y que, como sabemos, pueden dar falsos positivos a otros virus relacionados con síndromes gripales.

Es absurdo decir que un mismo virus puede producir cuadros clínicos tan diversos como la ausencia de síntomas, el resfriado leve, la neumonía intersticial bilateral y la vasculitis multiorgánica con tormenta de citoquinas aguda y mortal. Si se producen estas enormes diferencias clínicas es debido al paciente, a su estado inmunológico, no al virus. Por lo tanto urge estudiar qué determina dicho estado inmune. Además el cuadro clínico de covid grave, caracterizado principalmente por la neumonía inflamatoria aparece a partir de los siete u ocho días de evolución de un cuadro gripal, es decir, cuando ya no hay en el organismo virus activos, aunque el test PCR siga siendo positivo y esto ha sido demostrado inequívocamente mediante cultivo viral.

El estallido inflamatorio que se produjo en la primavera de 2020 se correlaciona inmunológicamente con un síndrome de ADE o enfermedad aumentada por vacuna y hay que destacar que ADE también puede ser producido o facilitado por el antígeno HA (hemaglutinina) de las vacunas antigripales, que se ha demostrado reacciona de forma cruzada con la proteína espiga de los coronavirus. Es muy significativo que en 2019 se introdujeron, tanto en China como en Europa, nuevas vacunas antigripales de cultivo celular que contenían cepas de coronavirus, teóricamente no replicantes, como ha sido reconocido por la OMS.

Por otra parte, en diversos estudios inmunológicos se han encontrado autoanticuerpos dirigidos contra diferentes proteínas inmunes, entre ellas el interferón (imprescindible para el control de la proliferación viral) y que son mucho más frecuentes en personas que desarrollan covid grave o lo que se ha venido a llamar “covid persistente”

Además, la producción mantenida de anticuerpos contra antígenos víricos que son compatibles con antígenos expresados por retrovirus endógenos, puede dar lugar a fenómenos autoinmunes o al mantenimiento de un perfil inflamatorio crónico de bajo grado que favorezca el ADE o síndromes similares como el Síndrome hemofagocítico, es decir cuadros clínicos de inmunodeficiencia hiperinflamatoria.

En las autopsias de fallecidos por covid se ha visto que la patogenia afecta esencialmente a los vasos sanguíneos, pues la covid grave es básicamente una vasculitis autoinmune y esta vasculitis puede ser igualmente producida por la proteína espiga que las mal llamadas vacunas génicas covid obligarán a nuestras células a producir.

En conclusión, la supuesta epidemia de covid, en caso de haber sido desencadenada (no causada: lo cual es muy relevante desde el punto de vista epidemiológico) por un hipotético virus SARS-CoV-2 del que ningún organismo oficial tiene cultivos ni referencia, podría haber terminado hace mucho tiempo si se la hubiera dejado seguir su evolución natural pero, como demostraremos en otra ocasión, está siendo mantenida artificialmente por los fármacos génicos que se hacen llamar vacunas anticovid.

María José Martínez Albarracín
(Visto en https://elcorreodeespana.com/)

Fuente: http://astillasderealidad2.blogspot.com/2022/01/como-la-gripe-se-convirtio-en-covid.html

Ehud Quimron, prestigioso inmunólogo israelí: «es hora de admitir el fracaso»

Ehud Quimron es jefe del Departamento de Microbiología e Inmunología de la Universidad de Tel Aviv y uno de los principales inmunólogos israelíes. Acaba de publicar una carta abierta en la que presenta duras críticas al Ministerio de Salud del gobierno de Israel y le exige que admita de una vez el fracaso en sus políticas adoptadas ante la pandemia de Covid-19.

La carta original, en hebreo, puede leerse aquí. Lo que sigue es la traducción publicada por Las Repúblicas.

Ministerio de Salud, es hora de admitir el fracaso

Al final, la verdad siempre sale a la luz y la verdad sobre la política de coronavirus comienza a revelarse. Cuando los conceptos destructivos se derrumban uno a uno, no queda más que decirles a los expertos que lideraron la gestión de la pandemia: se lo advertimos.

Dos años después, finalmente es obvio que un virus respiratorio no se puede derrotar y que cualquier intento de este tipo está condenado al fracaso. No lo admiten, porque no han admitido casi ningún error en los últimos dos años, pero en retrospectiva está claro que ha fallado estrepitosamente en casi todas sus acciones, e incluso los medios ya están teniendo dificultades para cubrir su vergüenza.

Se negaron a admitir que la infección llega en oleadas que se desvanecen por sí solas, a pesar de años de observaciones y conocimientos científicos. Insisten en atribuir cada declive de una ola únicamente a sus medidas, y así, a través de la falsa propaganda, «la plaga es vencida». Y otra vez lo venciste, y otra y otra y otra vez.

Ustedes se niegan a admitir que las pruebas masivas son ineficaces, a pesar de que sus propios planes de contingencia así lo indican claramente («Plan de preparación del sistema de salud contra la influenza pandémica, 2007», p. 26).

Ustedes se niegan a admitir que la recuperación ante la enfermedad es más protectora que una vacuna, a pesar de que el conocimiento previo y las observaciones muestran que las personas vacunadas que no han pasado la enfermedad tienen más probabilidad de infectarse que las personas que sí han superado la infección. Se niegan a admitir que los vacunados son contagiosos a pesar de las observaciones. En base a esto, esperaban lograr la inmunidad colectiva mediante la vacunación, y también fracasaron en eso.

Insisten en ignorar que la enfermedad es decenas de veces más peligrosa para los grupos de riesgo y adultos mayores que para los jóvenes que no están en grupos de riesgo, a pesar del conocimiento que llegó desde China ya en 2020.

Ustedes se negaron a adoptar la “Declaración de Barrington”, firmada por más de 60.000 científicos y profesionales médicos, así como otros programas de sentido común. Elegisteis ridiculizarlos, calumniarlos, distorsionarlos y desacreditarlos. En lugar de los programas y las personas adecuadas han elegido profesionales que carecen de la formación pertinente para la gestión de una pandemia (físicos como principales asesores gubernamentales, veterinarios, agentes de seguridad, personal de los medios de comunicación, etc.).

No se ha establecido un sistema efectivo para informar de los efectos secundarios de las vacunas e incluso se han eliminado los informes sobre los efectos secundarios de su página de Facebook. Los médicos evitan vincular los efectos secundarios a la vacuna, no sea que los persigan como lo hicieron con algunos de sus colegas. Han ignorado muchos informes de cambios en la intensidad menstrual y los tiempos del ciclo menstrual. Ocultaron datos que permiten una investigación objetiva y adecuada (por ejemplo, eliminaron los datos de los pasajeros en el aeropuerto Ben Gurion). En su lugar, se seleccionaron artículos publicados sin objetivos junto con altos ejecutivos de Pfizer sobre la eficacia y seguridad de las vacunas.

Sin embargo, desde las alturas de su arrogancia, también han ignorado el hecho de que al final se revelará la verdad. Y comienza a revelarse. La verdad es que han llevado la confianza del público en ustedes a un nivel sin precedentes y ha erosionado su estatus como fuente de autoridad. La verdad es que han quemado cientos de miles de millones de shekels en vano: por publicar intimidaciones, por pruebas ineficaces, por cierres destructivos y por interrumpir la rutina de la vida en los últimos dos años.

Han destruido la educación de nuestros hijos y su futuro. Hicieron que los niños se sintieran culpables, asustados, fumaran, bebieran, se volvieran adictos, abandonaran la escuela y se pelearan, como atestiguan los directores de escuelas de todo el país. Han dañado los medios de subsistencia, la economía, los derechos humanos, la salud mental y la salud física.

Calumniaron a compañeros que no se rendían frente a ustedes, pusieron al pueblo en contra, dividieron a la sociedad y polarizaron el discurso. Ustedes calificaron, sin ninguna base científica, a las personas que optaron por no vacunarse como enemigos público y como propagadores de enfermedades. Ustedes promueven, de manera sin precedentes, una política draconiana de discriminación, negación de derechos y selección de personas, incluidos niños, para su elección médica. Una selección que carece de toda justificación epidemiológica.

Cuando se comparan las políticas destructivas que siguen con las políticas sanas de algunos otros países, puede ver claramente que la destrucción que han causado solo ha agregado víctimas más allá de las vulnerables al virus. La economía que destrozaron, los desempleados que causaron y los niños cuya educación destruyeron son las víctimas excedentes como resultado de sus acciones.

Actualmente no hay una emergencia médica, pero han estado cultivando tal situación durante dos años debido al ansia de poder, de beneficios económicos y control. La única emergencia ahora es mantener las políticas que han puesto en marcha y destinarán grandes inversiones para propaganda e ingeniería social en lugar de dirigirlas para fortalecer el sistema de atención médica.

¡Esta locura debe parar!

https://www.lasrepublicas.com/

Fuente: http://astillasderealidad2.blogspot.com/2022/01/ehud-quimron-prestigioso-inmunologo.html

Ahora la gente está muriendo por la vacuna

Por PAUL CRAIG ROBERTS

OneAmerica es una gran compañía de seguros de vida en Indianápolis. El director ejecutivo, Scott Davison, acaba de anunciar que, a juzgar por las afirmaciones políticas, los estadounidenses en edad de trabajar están muriendo repentinamente en números sin precedentes. Informa que todas las compañías de seguros de vida están experimentando un aumento del 40% en la tasa de mortalidad. «Solo para darle una idea de lo malo que es eso, una catástrofe de tres sigma o una de uno en 200 años sería un aumento del 10% con respecto a la pandemia. Así que el 40% es simplemente inaudito». Estas no son muertes por Covid. Son muertes por afecciones causadas por la vacuna.

Brian Tabor, presidente de la Asociación de Hospitales de Indiana, informa un enorme aumento correspondiente en el número de casos hospitalarios, no por Covid sino por todo tipo de cosas, cosas que se sabe que son riesgos de la vacuna.

Es decir, el extraordinario aumento de muertes y hospitalizaciones se asocia a las vacunas contra el Covid.

Durante el último año y tal vez más tiempo he informado de los hallazgos y predicciones de los mejores científicos médicos que no están en las nóminas de Big Pharma o Fauci. Los hallazgos de estos científicos han sido suprimidos por Fauci y los presstitutes. En pocas palabras, la vacuna socava el sistema inmunológico humano y lo convierte en un arma contra su propio cuerpo. El resultado son ataques cardíacos y la gama de efectos adversos ahora asociados con la vacuna. Un exasperado y enojado Dr. Sucharit Bhakdi explica el proceso aquí:

https://www.globalresearch.ca/video-dr-sucharit-bhakdi-these-vaccines-are-killing-the-young-and-the-old-they-are-killing-our-children/5765866

Varios expertos han concluido que un gran porcentaje de los vacunados van a experimentar discapacidad y muerte. Como explica el Dr. Bhakdi, no le sucede a todos de inmediato. Algunos experimentan muerte o discapacidad inmediatamente, algunos un mes después, algunos un año después y algunos durante más tiempo.

Según tengo entendido, la tasa de mortalidad y discapacidad de las personas vacunadas contra el Covid aumentará con el tiempo. Si el proceso es rápido, una consecuencia podría ser el colapso social. Si el proceso es lento, entonces las poblaciones más vacunadas experimentarían una disminución numérica.

Claramente, la campaña de vacunación fue un gran error, o una operación intencional de control de la población. Pero ahora que se sabe que hay más peligro en la vacuna que en el virus, toda vacunación debe detenerse.

La censura de expertos médicos de renombre debe detenerse para que podamos escapar de la propaganda de marketing y llegar a una comprensión de la verdadera situación.

El Covid no fue mortal, excepto para las personas no tratadas con comorbilidades. La variante actual, Omicron, parece ser más leve que el resfriado común, y como la vacuna no protege contra ninguno de los dos, su uso es completamente irresponsable. La humanidad pagará el costo de las vacunas de ARNm en las próximas décadas.

Fuente: https://www.unz.com/proberts/now-people-are-dying-from-the-vaccine/

El exceso de mortalidad en España que desconcierta a los expertos ¿Si no es culpa del coronavirus, qué es?

España registra un desconcertante exceso de mortalidad que cuadruplica los fallecimientos por covid

Los CDC admiten que la pandemia de Covid fue producto de una prueba inapropiada

[Se empieza a hundir el barco. No dejaremos ni una rata viva. (LTC)]

Por PAUL CRAIG ROBERTS

Silenciosamente sin la atención de los medios, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han retirado el proceso de PCR como una prueba válida para detectar e identificar el SARS-CoV-2.

«Después del 31 de diciembre de 2021, los CDC retirarán la solicitud a la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) para la Autorización de Uso de Emergencia (EUA) del Panel de Diagnóstico de RT-PCR en Tiempo Real del Nuevo Coronavirus (2019-nCoV) de los CDC 2019-nCoV, el ensayo introducido por primera vez en febrero de 2020 solo para la detección del SARS-CoV-2».

https://www.cdc.gov/csels/dls/locs/2021/07-21-2021-lab-alert-Changes_CDC_RT-PCR_SARS-CoV-2_Testing_1.html

Los CDC admiten que la prueba PCR no puede diferenciar entre el SARS-CoV-2 y los virus de la influenza.

Informé hace varios meses que las «autoridades sanitarias» habían llegado a esta decisión, pero estaban reteniendo su implementación hasta finales de 2021. Necesitaban la prueba falsa para mantener el miedo en marcha con el fin de lograr la mayor cantidad de vacunación y, por lo tanto, la mayor ganancia posible.

Es extraordinario que la retirada de la prueba por parte de los CDC no haya recibido atención de los medios de comunicación o los políticos.

El Dr. Kary Mullis, Premio Nobel e inventor del proceso de PCR dijo hace varios años que «el PCR es un proceso. No te dice que estás enfermo». Nunca estuvo destinado a ser una prueba de Covid.

El Dr. Pascal Sacre, el famoso belga especializado en cuidados críticos, dijo que el proceso de RT-PCR fue mal utilizado y aplicado como una estrategia implacable e intencional para crear la apariencia de una pandemia basada en resultados de pruebas falsas y no en pacientes reales de Covid para violar los derechos humanos y constitucionales de los ciudadanos.

Como he informado consistentemente, la prueba de PCR se realizó intencionalmente a ciclos altos que se sabía que producían falsos positivos. La mayoría de los supuestos «casos de Covid» no fueron más que invenciones intencionales. Los hospitales fueron parte de la estafa engañosa, porque fueron incentivados por recompensas financieras para reportar prácticamente todas las muertes como muertes por Covid. Fue fácil de hacer ya que a cada persona moribunda por cualquier causa se le realizó una prueba PCR que produce hasta un 97% de falsos positivos y, por lo tanto, se declaró una «muerte por Covid».

La pregunta ante el mundo es si las «autoridades de salud», en realidad solo se esfuerzan por las ganancias de las grandes farmacéuticas, como Robert F. Kennedy, Jr. ha demostrado, los políticos y los medios de comunicación mentirosos serán responsables de las lesiones y muertes causadas por la «vacuna» en sí, de los negocios perdidos y cerrados causados por los bloqueos sin sentido, y de las violaciones extraordinarias de las Leyes de Nuremberg por la vacunación obligatoria.

Los pueblos del mundo deben entender que la orquestada «pandemia de Covid» es el crimen masivo más horrible jamás cometido en la historia de la humanidad. Fue el «Occidente Libre» el que organizó y perpetró este horrible crimen.

Las personas que confiaron en Fauci, que confiaron en Biden, que confiaron en el establecimiento médico y que confiaron en los medios de comunicación vieron sus vidas arruinadas.

¿Será la raza humana demasiado estúpida para comprender su engaño y las consecuencias para los derechos humanos y la libertad humana? ¿Seguirán confiando en las autoridades y los medios de comunicación que los engañaron con una narrativa controlada que requería silenciar y castigar a todos los verdaderos expertos? Si es así, habrán sido efectivamente esclavizados.

Ver también:

https://www.globalresearch.ca/bombshell-cdc-no-longer-recognizes-the-pcr-test-as-a-valid-method-for-detecting-confirmed-covid-19-cases/5765179

Fuente: https://www.unz.com/proberts/cdc-admits-that-the-covid-pandemic-was-the-product-of-an-inappropriate-test/

Los 5 signos de que NO tienes «Ómicron»… tienes un resfriado y una prueba PCR

El gobierno está creando una «nueva ola» justo a tiempo para Navidad, y están usando el mismo truco que usaron la última vez.

Por Kit Knightly

Están decididos a hacer que la «Variante Omicron» parezca lo más aterradora posible, eso significa obtener tantos casos como sea posible, lo que significa voltear todo el camino al frente del libro de jugadas Covid.

Entra en «Las 5 señales de que puedes tener Omicron Covid», un artículo en el Metro ayer, y repetido en espíritu en docenas de otros medios.

Para aquellos de ustedes que sienten una curiosidad mórbida, aquí están los cinco signos de Omicron:

  1. garganta áspera
  2. Fatiga
  3. dolores musculares leves
  4. tos seca
  5. sudores nocturnos

El lector astuto sin duda captará que estos son los síntomas de cada uno de los virus del resfriado común que infectan a millones de personas en todo el mundo cada año.

Es solo la vieja broma de Los Simpson sobre «hambre leve, sed ocasional y cansancio por la noche»,solo que esperan que lo tomemos en serio.

Lo más probable es que haya experimentado estos síntomas al menos una o dos veces en el último año más o menos. Esto no significa que tuvieras Omicron. No significa que Omicron exista.

Más bien, es solo una estratagema para que sigas la guía del gobierno y, en las palabras del artículo:

solicite una prueba PCR gratuita lo antes posible».

El sitio del gobierno para ordenar pruebas PCR ya se ha cerrado debido a millones de solicitudes. Hemos repetido, ad infinitum, que estas pruebas carecen de sentido científico y devuelven un gran número de falsos positivos.

Sin embargo, se están realizando cientos de miles de pruebas PCR en personas con nada más que síntomas leves de resfriado mientras hablamos, y en estos hisopos nasales se encuentra la incipiente «onda Omicron».

Es por eso que Sajid Javid sale en la televisión diciendo que espera que los casos de Omicron «aumenten dramáticamente» en el período previo a la Navidad, porque van a hacer que suceda.

Entonces probablemente harán que el Primer Ministro anuncie nuevas restricciones… justo después de que el Parlamento suspenda las vacaciones de Navidad, por lo que no pueden ser revisados ni votados.

Es el mismo truco de siempre, una y otra y otra vez. Con suerte, la gente dejará de caer en él pronto.

Fuente: https://off-guardian.org/2021/12/15/the-5-signs-you-dont-have-omicron-you-have-a-cold-and-a-pcr-test/

Operación Exterminio: el plan para diezmar el sistema inmunológico humano con un patógeno generado en laboratorio

Por MIKE WHITNEY

«Si alguien quisiera matar a una parte significativa de la población mundial en los próximos años, los sistemas que se están implementando en este momento lo permitirían». Dr. Mike Yeadon, ex vicepresidente de Pfizer

«Y este es el espíritu del anticristo, del cual habéis oído venir; y ahora ya está en el mundo». 1 Juan 4:2–3

Pregunta– ¿La vacuna contra el Covid-19 daña el sistema inmunológico?

Respuesta– Lo hace. Afecta la capacidad del cuerpo para combatir infecciones, virus y enfermedades.

Pregunta– Si eso es cierto, entonces ¿por qué no han muerto más personas después de vacunarse?

Respuesta– ¿No estoy seguro de lo que quieres decir? La vacuna ha matado a más personas que cualquier otra vacuna en la historia. «Hasta ahora, en los Estados Unidos, el número de muertos es tres veces mayor que el total de todas las vacunas en los últimos 35 años». Eso es simplemente asombroso. También hemos visto un aumento constante en la mortalidad por todas las causas y el exceso de muertes en los países que lanzaron campañas de vacunación masiva a principios de año. A veces, el aumento es de hasta un 20 por ciento sobre el promedio de cinco años. Eso es un aumento masivo en las muertes, y es en gran parte atribuible a la vacuna. Entonces, ¿a qué te refieres cuando dices: «¿Por qué no han muerto más personas»? ¿Esperabas ver a la gente agarrándose el corazón y cayendo muerta después de ser golpeada? Esa es una comprensión muy ingenua de cómo funciona la inyección. (Ver: «Muertes por COVID antes y después de los programas de vacunación», You Tube; 2 minutos)

Pregunta– Todo lo que estoy diciendo es que el porcentaje de personas que han muerto es bastante pequeño en comparación con las decenas de millones que han sido vacunadas.

Respuesta– Y todo lo que estoy diciendo es que si la vacuna es un patógeno generado por el laboratorio, y creo que lo es, entonces ciertamente no fue diseñada para matar a las personas en el acto. Fue diseñado para producir una reacción tardía que erosiona gradual pero implacablemente la salud de los vacunados. En otras palabras, el impacto total de los coágulos de sangre, el sangrado, los problemas autoinmunes y otras lesiones generadas por la vacuna solo se sentirá completamente en una fecha posterior a través del aumento de los incidentes de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, enfermedades vasculares e incluso cáncer. (Echa un vistazo a la «última tendencia de asistencias cardíacas por parte del Servicio de Ambulancias de Escocia: esto es * exceso * por encima de la norma 2018/19. Gran aumento en verano, 500 llamadas de ambulancia por semana por encima de lo normal, principalmente de 15 a 64 años. Se estaba asentando, luego volvió a subir desde finales de octubre». Unidad Escocesa – Grupo de Edimburgo)

Respuesta– La tabla anterior muestra por qué los problemas cardíacos han atraído mucha atención últimamente, pero el daño al sistema inmunológico es aún más preocupante.

Pregunta– ¿Puedes explicar a qué te refieres sin ser demasiado técnico?

Respuesta– Puedo hacerlo mejor que eso. Puedo darle un breve clip de un artículo que cubre las últimas investigaciones. Mira esto:

«Un estudio de laboratorio sueco (titulado «SARS-CoV-2 Spike Impairs DNA Damage Repair and Inhibits V(D)J Recombination In Vitro», NIH) publicado a mediados de octubre encontró que la proteína espiga … entra en el núcleo de las células e interfiere significativamente con las funciones de reparación del daño del ADN comprometiendo la inmunidad adaptativa de una persona y tal vez fomentando la formación de células cancerosas.

«Mecánicamente, encontramos que la proteína espiga se localiza en el núcleo e inhibe la reparación del daño en el ADN», escribieron. «Nuestros hallazgos revelan un mecanismo molecular potencial por el cual la proteína espiga podría impedir la inmunidad adaptativa y subrayar los posibles efectos secundarios de las vacunas basadas en espigas de longitud completa». («La proteína espiga en el virus COVID y las inyecciones debilita el sistema inmunológico, puede estar relacionada con el cáncer: estudio sueco», Lifesite News)

Lo que los investigadores encontraron es que la proteína espiga bloquea la producción de las enzimas que se necesitan para reparar el ADN roto que, a su vez, previene la «proliferación» de células B y T que se necesitan para combatir la infección.

Pregunta– ¿Puedes explicarlo en un lenguaje sencillo?

Respuesta– Seguro. Significa que la vacuna cortocircuita su sistema inmunológico, lo que despeja el camino para la infección, la enfermedad y una muerte prematura. Tal vez, piensas que puedes tener una vida larga y feliz con un sistema inmunológico disfuncional, pero creo que estás equivocado. El sistema inmunológico es el escudo que lo protege de todo tipo de virus, bacterias e infecciones potencialmente letales. No es solo la primera línea de defensa, es la única línea de defensa. En ausencia de la protección total de las células B y T para combatir a los intrusos extranjeros, las perspectivas de supervivencia son minúsculas en el mejor de los casos.

Para subrayar ese punto, echa un vistazo a este video del director funerario británico, John O’ Looney, quien ha proporcionado actualizaciones periódicas sobre lo que está viendo en el terreno 10 meses después del lanzamiento de la vacunación. Es un relato inquietante de la catástrofe que ahora se está desarrollando ante nuestros ojos:

(Marca de 30 segundos) «Entonces, lo que estamos viendo es un número anormalmente grande de muertes debido a ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, aneurismas; y todos estos son el resultado de la trombosis … Embolias en los pulmones, las piernas, varios lugares que están causando estas muertes que están bien documentadas por los forenses locales y bien documentadas en todo el país. Y nadie parece estar preocupado por el alarmante aumento de (coágulos de sangre) que he visto más en este año que en los últimos 14 años….

Ese es un tipo de muerte que estamos viendo, el otro tipo son las personas que se están enfermando ahora a medida que sus sistemas inmunológicos finalmente se rinden. Entonces, han tenido los pinchazos tal vez hace 6 u 8 meses, y ha estado carcomiendo su sistema inmunológico, y ahora están luchando para combatir cosas como el resfriado común. Entonces, estamos en invierno y hay resfriados y gripes alrededor y estas personas no pueden combatirlos. El gobierno se apresura a etiquetarlo como «Omicron»… pero están enfermos con el resfriado común. Sus sistemas inmunológicos están diezmados. Es muy parecido a un paciente con cáncer, que pasa por la quimioterapia y diezma su sistema inmunológico. Y tienen que tener mucho cuidado porque el resfriado común o la gripe pueden matarlos. Y esto es lo que estamos viendo ahora…

Han pasado casi 12 meses desde que comenzaron los primeros pinchazos, por lo que sus sistemas inmunológicos se están desmoronando; esa es la realidad y eso es lo que estoy viendo. y ya no pueden hacer frente a un resfriado. … Cuando fui a la reunión en Westminster en septiembre, el científico predijo que esto es lo que sucedería y, he aquí, eso es lo que está sucediendo. La gente se está enfermando y muriendo… Es aterrador». («Omicron es ‘lesión por vacuna’; no es más que eso». John Looney, Rumble)

¿Tiene razón? ¿El aumento en las muertes NO es otra ola de Covid, sino los efectos en cadena de una inyección citotóxica que se dirige al sistema inmunológico dejando a millones de personas indefensas contra infecciones y enfermedades de rutina?

Suena factible y ciertamente encaja con la agenda de despoblación que requiere un biológico híbrido que no mate a su objetivo directamente, sino que básicamente desmantele los sistemas de defensa críticos que hacen posible la supervivencia humana. Al disfrazar una «proteína asesina» como un antígeno inofensivo, nuestros administradores de la pandemia han podido acceder al torrente sanguíneo de millones de personas, lo que les permite insertar una bomba de tiempo que devasta poblaciones cruciales de células T y B, dejando a las víctimas vulnerables a cualquier insecto que circule en la población. Como señala Looney, los científicos advirtieron de este mismo resultado cuando se propuso por primera vez la vacunación masiva. Naturalmente, los puntos de vista opuestos fueron ignorados y censurados. Aquí hay más de un documento de investigación de preimpresión en el servidor medRxiv. Ayuda a explicar el impacto de la vacuna en el sistema inmunológico:

«Investigadores en los Países Bajos y Alemania han advertido que Pfizer-BioNTech … (COVID-19) la vacuna induce una reprogramación compleja de las respuestas inmunes innatas que deben considerarse en el desarrollo y uso de vacunas basadas en ARNm. Después de la vacunación, las células inmunes innatas tuvieron una respuesta reducida al receptor tipo toll 4 (TLR4), TLR7 y TLR8, todos ligandos que desempeñan un papel importante en la respuesta inmune a la infección viral.

«Múltiples estudios han demostrado que las respuestas inmunes innatas a largo plazo pueden aumentar (inmunidad entrenada) o regularse a la baja (tolerancia inmune innata) después de ciertas vacunas o infecciones». …

Estos resultados demuestran colectivamente que los efectos de la vacuna BNT162b2 van más allá del sistema inmune adaptativo. La vacuna BNT162b2 también induce la reprogramación de las respuestas inmunes innatas, y esto debe tenerse en cuenta». … («La investigación sugiere que la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 reprograma las respuestas inmunes innatas», New-Medical net)

¿Cuántas personas se habrían vacunado si hubieran sabido que reprogramaría su sistema inmunológico?

Probablemente, nadie, por lo que nuestros funcionarios de salud pública nunca abordan el tema. Cualquier cosa que se desvíe incluso ligeramente de la narrativa de «las vacunas son buenas para ti» se omite de la cobertura general y se borra en las redes sociales. Pero, ¿no tienen derecho las personas a saber qué está pasando, qué se está inyectando en sus cuerpos y qué impacto tendrá en sus vidas y salud? ¿No es eso lo que se entiende por «consentimiento informado» o es otra víctima de la prisa por inocular a las 7 personas en el planeta tierra? Aquí hay un clip de una breve entrevista con el patólogo, el Dr. Ryan Cole:

«Cuando administramos estas inyecciones, podemos ver los tipos de glóbulos blancos en el cuerpo … y usted tiene una amplia gama de células inmunes que trabajan juntas para combatir los virus y mantener los cánceres bajo control. Ya estamos viendo las señales en el laboratorio de disminuciones en las células T de importancia crítica que necesita … en su sistema inmune innato. Estos son los marines en su cuerpo; luchando contra los virus que combaten el cáncer…. Pero lo que estamos viendo en el laboratorio después de que las personas reciben estas inyecciones, estamos viendo un perfil muy preocupante y bajo de estas importantes células T asesinas que desea en su cuerpo. (Células CD8) Y lo que hacen es mantener a todos los demás virus bajo control.

¿Qué estoy viendo en el laboratorio? Estoy viendo un aumento de los virus de la familia del herpes, estoy viendo herpes zóster, estoy viendo Mono, estoy viendo un gran aumento en el virus del papiloma humano … Literalmente estamos debilitando el sistema inmunológico de estos individuos.

Lo más preocupante de todo es que hay un patrón de estos tipos de células inmunes en el cuerpo que mantienen el cáncer bajo control. Desde el 1 de enero (en el laboratorio) he visto un aumento de 20 veces del cáncer de endometrio sobre lo que veo anualmente». («Patólogo Ryan N Cole de la Clínica Mayo sobre lo que estamos viendo en los resultados de laboratorio», Rumble; 2 minutos)

«¡Herpes, culebrilla, mono e incluso cáncer!» ¿Qué diablos está pasando? Esto no puede ser cierto, ¿verdad?

Sí, es cierto; la inmunosupresión conduce a todo tipo de resultados de salud terribles. Algunos lectores pueden recordar cómo el vacunólogo canadiense Dr. Byram Bridle hizo afirmaciones similares en una entrevista hace solo unas semanas. Esto es lo que dijo:

«Lo que he visto demasiado es gente que tenía cánceres que estaban en remisión, o que estaban siendo bien controlados; sus cánceres se han salido completamente de control después de recibir esta vacuna. Y sabemos que la vacuna causa una caída en el número de células T, y esas células T son parte de nuestro sistema inmunológico y son parte de las armas críticas que nuestro sistema inmunológico tiene para combatir las células cancerosas; así que hay un mecanismo potencial allí. Todo lo que puedo decir es que he tenido demasiadas personas que me contactan con estos informes para que me sienta cómodo. Diría que esa es mi mayor preocupación de seguridad más reciente, y también es la que va a ser la más poco informada en la base de datos adversa, porque si alguien ha tenido cáncer antes de la vacuna, no hay forma de que los funcionarios de salud pública lo vinculen con la vacuna». («Dr Byram Bridle speaks», Bitchute, :55 segunda marca)

Una vez más, ¿Cuántas personas habrían decidido vacunarse si supieran que podría desencadenar un brote de virus latentes o cánceres en remisión? ¿Quién correría ese riesgo?

Pero no saben que se están arriesgando, ¿verdad?, porque no se les ha dicho la verdad. Y la razón por la que no se les ha dicho la verdad es porque son un objetivo en una guerra de exterminio que se les está librando. A veces es muy difícil para las personas admitir lo que saben que es la verdad, pero la verdad es evidente. Nuestros gerentes de la pandemia y sus soldados de a pie en los medios de comunicación, la salud pública y el gobierno quieren hacernos daño, quieren inyectarnos una sustancia misteriosa que causará estragos en nuestro sistema inmunológico y acortará nuestras vidas. Esto no es solo una lucha por la libertad personal o la autonomía corporal, es una batalla por la supervivencia. Estamos defendiendo nuestro derecho a vivir. Aquí hay más de la inmunóloga viral Dra. Jessica Rose:

«Hay estudios que están saliendo ahora, y hay amplias señales en los datos de eventos adversos, de que estos productos (vacunas Covid) no solo están inmunomodulando el sistema inmunológico y causando hiperinflamación; ahora hay señales de que están afectando muy negativamente a las poblaciones de células T CD8. Para aquellos que no lo saben, esta es una muy mala noticia. Es solo en unas pocas personas hasta ahora, pero los datos no se ven bien hasta ahora. Estas células T son las llamadas «células asesinas». Su trabajo… es matar células infectadas viralmente que muestran marcadores extraños en su superficie. Entonces, si estas poblaciones se agotan, entonces eso es una muy mala noticia, porque no tenemos una población de células en el sistema inmunológico adquirido para eliminar las células infectadas viralmente. …

Hay signos claros que están empezando a surgir, de que hay un «síndrome de deficiencia de inmunidad» que se produce como resultado de estos productos (vacunas) Como resultado de la hiperestimulación … Las células T están (disminuidas), y la presencia constante de inyecciones repetidas de una proteína citotóxica… Nunca, nunca recomendaría que alguien que está inmunocomprometido se acerque a estas cosas, porque casi puedo garantizarle que su condición va a empeorar. Otra cosa que estamos viendo en VAERS es cánceres que salen de la remisión y muchos médicos están informando esto en el terreno. Y, por cierto, esto nunca ha sucedido antes, ni en esta escala; ni siquiera cerca … Entonces, hay algo que está sucediendo aquí que merece una mayor investigación, y no se ve bien». Jessica Rose explica la información preocupante que surge sobre la inmunidad comprometida de los vacunados», Odysee)

¿Puedes ver el patrón todavía? ¿Puedes ver cómo todos dicen lo mismo? ¿Por qué es eso, crees?

Es porque es la verdad, la verdad pura y sin adornos.

El punto que estamos tratando de hacer no puede ser exagerado: la vacuna es un arma biológica hecha por el hombre, generada en laboratorio, que desactiva el sistema de defensa crítico del cuerpo que aumenta la susceptibilidad a la enfermedad en muchos órdenes de magnitud. Con cada inyección adicional, uno es menos capaz de montar una respuesta suficiente a infecciones de rutina, gripes o virus. Eso conducirá a un tsunami de enfermedades que probablemente abrumará nuestro sistema de salud pública y hundirá al país más profundamente en la crisis. ¿Es ese el plan? ¿Es eso lo que nuestros señores globalistas tienen reservado para nosotros?

Veremos. Ahora echa un vistazo a este último clip del video del vacunólogo Geert Vanden Bossche:

«Lo primero que me gustaría destacar es que el Covid-19 no es una enfermedad de personas sanas. Las personas que están en buen estado de salud tienen un sistema inmunológico innato saludable que puede hacer frente a una serie de virus respiratorios sin ningún problema. Estas personas no solo están protegidas contra la enfermedad, sino que incluso, en muchos casos, pueden prevenir la infección. Estas son personas que pueden contribuir a la esterilización de la inmunidad y a la inmunidad de rebaño, que es muy, muy importante. Entonces, escucha: Nunca, nunca permitas que nadie o algo interfiera o suprima tu sistema inmunológico innato. Usted puede hacer un mal trabajo usted mismo llevando una vida poco saludable, que va a suprimir su inmunidad innata, pero aún peor, son los anticuerpos inducidos por la vacuna que suprimen su inmunidad innata. Y estos anticuerpos vacunanos no pueden sustituirlo porque pierden su eficacia contra el virus y se vuelven cada vez menos efectivos. A diferencia de los anticuerpos innatos, no pueden prevenir la infección, no pueden esterilizar el virus. Por lo tanto, contribuyen a la inmunidad de rebaño …

Si suprimimos estos anticuerpos innatos en los niños, podría conducir a enfermedades autoinmunes. Este es un absoluto «No ir» No podemos vacunar a nuestros hijos con estas vacunas. La supresión de la inmunidad innata ya es un problema entre los vacunados, y de hecho, van a tener dificultades para controlar una serie de enfermedades, no solo Covid-19, sino también otras enfermedades … y requerirá un cambio muy dramático en las estrategias para ayudar a los vacunados, y mi corazón está con ellos, porque necesitarán un tratamiento extenso en muchos casos.

… Potenciarlos , lo que significa darles una tercera dosis – es absolutamente una locura, porque lo que hará, es aumentar la presión inmune de los anticuerpos vacunales, sobre su inmunidad innata. Así que impulsar es una tontería absoluta; es peligroso y no debe hacerse….

Entonces, ¿qué nos dice la ciencia? Nos dice que es la inmunidad innata la que nos protegerá, no la vacuna». («Geert Vanden Bossche sobre las vacunas y la supresión de la inmunidad innata», Rumble)

Entonces, ahora sabemos que, junto con los coágulos de sangre, el sangrado, los ataques cardíacos, los accidentes cerebrovasculares, las enfermedades vasculares y neurológicas, la vacuna también está diseñada para destripar el sistema que nos protege de la enfermedad y la muerte, el sistema inmunológico. Cuán inmerso en la negación uno debe estar para no ver el mal que está ahora entre nosotros.

Vea también: Dr. Nathan Thompson: la vacuna Covid induce autoinmunidad, Odysee https://odysee.com/@EndYourSlavery:8/My-Jaw-DROPPED-when-I-Tested-Someone’s-Immune-System-After-the-2nd-Jab:d

Y esto: Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida por Vacuna (VAIDS): ‘Deberíamos anticipar ver esta erosión inmune más ampliamente'», https://americasfrontlinedoctors.org/news/post/vaccine-acquired-immune-deficiency-syndrome-vaids-we-should-anticipate-seeing-this-immune-erosion-more-widely/ Los Médicos de Primera Línea de las Américas https://americasfrontlinedoctors.org/news/post/vaccine-acquired-immune-deficiency-syndrome-vaids-we-should-anticipate-seeing-this-immune-erosion-more-widely/

Fuente: https://www.unz.com/mwhitney/operation-extermination-the-plan-to-decimate-the-human-immune-system-with-a-lab-generated-pathogen/

Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida por vacuna (VAIDS): «Deberíamos anticipar ver esta erosión inmune más ampliamente»

«Si la erosión inmune ocurre después de dos dosis y solo unos pocos meses, ¿Cómo podemos excluir la posibilidad de que los efectos de un «refuerzo» no probado no se erosionen más rápidamente y en mayor medida?»

Un estudio de The Lancet que comparó a personas vacunadas y no vacunadas en Suecia se realizó entre 1,6 millones de personas durante nueve meses. Mostró que la protección contra el COVID-19 sintomático disminuyó con el tiempo, de modo que a los seis meses, algunos de los grupos vacunados más vulnerables estaban en mayor riesgo que sus pares no vacunados.

Los médicos llaman a este fenómeno en la «erosión inmune» o «inmunodeficiencia adquirida» repetidamente vacunada, lo que explica la incidencia elevada de miocarditis y otras enfermedades posteriores a la vacuna que los afectan más rápidamente, lo que resulta en la muerte, o más lentamente, lo que resulta en enfermedades crónicas.

Las vacunas contra la COVID no son vacunas tradicionales. Más bien, hacen que las células reproduzcan una porción del virus SARS-CoV-2, la proteína espiga. Por lo tanto, las vacunas inducen al cuerpo a crear proteínas espiga. Una persona solo crea anticuerpos contra esta porción limitada (la proteína espiga) del virus. Esto tiene varios efectos perjudiciales aguas abajo.

Primero, estas vacunas «entrenan mal» al sistema inmunológico para que reconozca solo una pequeña parte del virus (la proteína espiga). Las variantes que difieren, incluso ligeramente, en esta proteína son capaces de escapar del estrecho espectro de anticuerpos creados por las vacunas.

En segundo lugar, las vacunas crean «adictos a las vacunas», lo que significa que las personas se vuelven dependientes de las vacunas de refuerzo regulares, porque han sido «vacunadas» solo contra una pequeña porción de un virus mutante. El ministro de Salud australiano, el Dr. Kerry Chant, ha declarado que COVID estará con nosotros para siempre y que la gente «tendrá que acostumbrarse» a tomar un sinfín de vacunas. «Este será un ciclo regular de vacunación y revacunación».

En tercer lugar, las vacunas no previenen la infección en la nariz y las vías respiratorias superiores, y se ha demostrado que los individuos vacunados tienen cargas virales mucho más altas en estas regiones. Esto lleva a que los vacunados se conviertan en «super-propagadores», ya que llevan cargas virales extremadamente altas.

Además, los vacunados se enferman clínicamente más que los no vacunados. Escocia informó que la tasa de mortalidad por infección en los vacunados es 3,3 veces mayor que la de los no vacunados, y el riesgo de muerte si son hospitalizados es 2,15 veces mayor que los no vacunados.

Un informe de junio en el Canal 12 News de Israel reveló que en los meses transcurridos desde que se implementaron las vacunas, 6.765 personas que recibieron ambas vacunas habían contraído coronavirus, mientras que el rastreo epidemiológico reveló que 3.133 personas adicionales contrajeron COVID-19 de esas personas vacunadas.

Mientras tanto, los investigadores del New England Journal of Medicine han descubierto que la respuesta autoinmune a la proteína espiga del coronavirus puede durar indefinidamente: «Los anticuerpos Ab2 que se unen al receptor original en las células normales, por lo tanto, tienen el potencial de mediar efectos profundos en la célula que podrían provocar cambios patológicos, particularmente a largo plazo, mucho después de que el antígeno original haya desaparecido». Estos anticuerpos producidos contra la proteína espiga del coronavirus podrían ser responsables de la actual ola sin precedentes de miocarditis y enfermedades neurológicas, e incluso de más problemas en el futuro.

https://rumble.com/embed/vmuf0u/?pub=4

La respuesta autoinmune indefinida e incontrolada a la proteína espiga del coronavirus puede producir una ola de anticuerpos llamados anticuerpos antiidiotipos o Ab2 que continúan dañando los cuerpos humanos mucho después de eliminar el sars-Cov-2 o esas proteínas espigas que las inyecciones hacen que las células del cuerpo produzcan, explicó el ex reportero del New York Times Alex Berenson.

Los anticuerpos de la proteína espiga pueden producir una segunda ola de anticuerpos, llamados anticuerpos antiidiotipo o Ab2s. Esos Ab2 pueden modular la respuesta inicial del sistema inmune al unirse y destruir la primera ola de anticuerpos.

«Nuestro sistema inmunológico produce estos anticuerpos en respuesta tanto a la vacunación como a la infección natural con COVID», escribió Berenson. «Sin embargo, aunque los investigadores no lo dicen explícitamente, posiblemente porque hacerlo sería políticamente insostenible, los niveles de anticuerpos de proteína espiga son MUCHO más altos después de la vacunación que la infección. Por lo tanto, la respuesta posterior a la vacunación puede ser más grave».

El ex vicepresidente de Pfizer, Michael Yeadon, director científico de America’s Frontline Doctors (AFLDS), respondió a la investigación: «Esto no tiene precedentes. Lo que está sucediendo no se entiende.

«Los comentaristas de la televisión israelí han informado que los contactos en el Ministerio de Salud han denominado a esto ‘erosión inmune’:

https://www.youtube.com/embed/bKFT4Rve9Zg

«Si bien a algunos les preocupa que los anticuerpos IgG en sangre caigan con el tiempo, no estoy convencido de que esta sea una medida relevante», continuó Yeadon. «La infección por virus respiratorios comienza en los pulmones y la nasofaringe. Ninguno de los dos está protegido por anticuerpos sanguíneos, que son moléculas demasiado grandes para difundirse en el tejido de las vías respiratorias. Lo que protege contra la infección y la replicación viral inicial son los anticuerpos IgA secretores y las células T en las vías respiratorias, ninguno de los cuales se ha estudiado en ningún ensayo de eficacia.

«Los datos empíricos son muy preocupantes. En la mayoría de los países ahora, altas fracciones de la población han sido vacunadas. Si el estudio sueco es una guía, deberíamos anticipar ver esta erosión inmune más ampliamente. El aspecto más preocupante de ese estudio es que los más necesitados de protección son aquellos en los que la erosión inmune es más marcada: los ancianos, los hombres y las personas con comorbilidades.

«Algunos han utilizado los resultados de este estudio para apoyar el uso generalizado de las llamadas vacunas de refuerzo. Hay que decirlo: nadie tiene datos de seguridad sobre tal plan. Si la erosión inmune ocurre después de dos dosis y solo unos pocos meses, ¿cómo podemos excluir la posibilidad de que los efectos de un «refuerzo» no probado no se erosionen más rápidamente y en mayor medida? ¿Y cuál sería entonces la respuesta? Una cuarta inyección. Locura.

«Ya es hora de que se utilicen tratamientos farmacológicos seguros y efectivos conocidos como la respuesta principal a la infección sintomática (antivirales, corticosteroides, antiinflamatorios).

«De esta manera, no exponemos poblaciones enteras a intervenciones médicas experimentales cuando solo una fracción muy pequeña de la población está en riesgo notable de este virus, que, dejando de lado toda la exageración, de ninguna manera es excepcional en su letalidad en comparación con muchos otros como la gripe estacional».

Yeadon concluyó: «Europa casi se ha ido. Las luces se están apagando. Austria y Alemania ahora someten a sus no vacunados a arresto domiciliario. En Grecia, los no vacunados están sujetos a multas crecientes, cuyo impago se convierte en pena de prisión. En Lituania, los no vacunados están excluidos de la sociedad. Las campañas de refuerzo se están ejecutando a toda piel en todas partes.

«Alguien, en algún lugar, sabe lo que va a pasar. ¿Empeorará la erosión de la inmunidad más rápidamente y en mayor medida después de este «refuerzo» no probado? El gobierno del Reino Unido ya ha dicho que la cuarta inyección tendrá lugar apenas tres meses después de la tercera. Es una locura absoluta. Sin embargo, tal es el control hermético de los medios de comunicación que nada emerge mucho en la conciencia pública».

https://rumble.com/embed/vip78g/?pub=4

Fuente: https://americasfrontlinedoctors.org/news/post/vaccine-acquired-immune-deficiency-syndrome-vaids-we-should-anticipate-seeing-this-immune-erosion-more-widely/

Gráficos muestran que las «vacunas» contra el COVID no funcionan

[Omicron es tinta de calamar. Quieren que te sigas pinchando pero ¿Por qué? y sobre todo, ¿Para qué? (LTC)]

Como sabemos, el objetivo de la vacunación es eliminar o reducir significativamente la incidencia de la enfermedad. Si una vacuna funciona, entonces en una población altamente vacunada veremos la eliminación completa de la enfermedad o una disminución significativa de su incidencia.

Dado que generalmente no es factible lograr una tasa de inoculación del 100 por ciento, la pregunta es ¿cuál es el nivel de vacunación que controlará la enfermedad o la eliminará por completo?

Este nivel a veces se conoce como «inmunidad de rebaño». Los expertos, especialmente el Dr. Anthony Fauci, nos dijeron al principio que la tasa de vacunación del 60 al 70 por ciento conferiría inmunidad colectiva con respecto al Covid 19.

La posición de Fauci estaba más o menos en línea con nuestra experiencia con muchas otras enfermedades en las que tales niveles de inoculación las han eliminado o las han hecho endémicas, es decir, lo suficientemente limitadas como para que no representen una amenaza epidémica a gran escala para la comunidad.

Unos doce meses después de la campaña mundial de vacunación, ahora hay varios países con tasas de vacunación de entre el 60 y el 70 por ciento. También hay algunos países y áreas geográficas con tasas del 80 por ciento o más.

Si bien no conocemos la cifra precisa que conferiría inmunidad colectiva contra esta enfermedad, podemos estar seguros de una cosa: si las vacunas son efectivas, las tasas de vacunación de más del sesenta por ciento deberían resultar en una reducción significativa de su incidencia.

[Nota del autor: El efecto de las vacunas se ve aumentado aún más por la inmunidad natural que, según algunos expertos, puede llegar hasta el 50% en algunas poblaciones. Casi dos años después de la pandemia, las poblaciones en muchos lugares han estado ampliamente expuestas al virus y, como resultado, poseen anticuerpos naturales. Por lo tanto, inocular, digamos, al 65 por ciento de la población con una buena vacuna debería resultar en una inmunidad general superior al 80 por ciento. Con este tipo de nivel de inmunidad deberíamos esperar, si no la eliminación de la enfermedad, entonces ciertamente una disminución considerable en su aparición.]

Esto, sin embargo, no es en absoluto lo que ha sucedido en la mayoría de los países y regiones altamente vacunados. Lo que ha ocurrido en muchos de ellos ha sido todo lo contrario. Tras el «éxito» de sus campañas de vacunación, se produjeron oleadas dramáticas de Covid 19. Aún más sorprendente, varios de estos países registraron un número récord de casos justo después de lograr sus cifras de vacunación muy altas.

Esta noticia puede sorprender a muchas personas porque la conexión entre las altas tasas de vacunación y la posterior explosión de casos ha sido prácticamente ignorada por los principales medios de comunicación.

Le mostraremos la realidad de la situación presentando los datos relevantes de una manera fácil de ver y directa. Hacemos esto yuxtaponiendo gráficos que representan las tasas de vacunación con gráficos que muestran las tasas en países con alta aceptación de vacunas.

Ninguna de las partes en el debate discutiría la validez de los datos que se presentan a continuación. Los datos están tomados de la herramienta Google Coronavirus Statistics, que extrae su material de fuentes oficiales y bases de datos gubernamentales. Los datos están a disposición del público y son ampliamente accesibles. Si desea verificar o reproducir los datos utilizados en este artículo, puede hacerlo fácilmente yendo a google.com y escribiendo «coronavirus» más el nombre del país cuyas estadísticas desea examinar. Una vez que aparecen los datos del país, puede elegir en el menú horizontal que se ejecuta justo debajo del término «Estadísticas» qué gráfico desea ver: «Nuevos casos» o «Vacunas».

Gibraltar

El 17 de noviembre, Gibraltar registró su mayor número de nuevos casos en más de 10 meses. El aumento se convirtió en una causa de gran preocupación y llevó al gobierno a posponer las festividades navideñas. La última vez que Gibraltar tuvo tantos casos fue en el apogeo de la ola invernal a mediados de enero de 2021.

(Datos de Gibraltar a través de Google.com enlace)

El aspecto más sorprendente del aumento actual es que Gibraltar es la región más vacunada del mundo, con más del 99 por ciento de su población completamente vacunada. Aún más sorprendente, más del 40 por ciento de los gibraltareños ya han recibido su refuerzo.

Teniendo en cuenta lo que nos han dicho sobre las vacunas los medios corporativos y los funcionarios del gobierno, estaría justificado pensar que se trata de algún tipo de desinformación o error. Sin embargo, es un hecho innegable que aquí, en medio del actual aumento de Gibraltar, el 99 por ciento de sus residentes están completamente vacunados. Esto es algo que puedes ver por ti mismo en la tabla a continuación.

El ejemplo de Gibraltar debería ser una lección clara y una advertencia grave para los funcionarios de salud y los políticos de todo el mundo que están tratando de obligar a sus poblaciones a una alta aceptación de la vacunación. Gibraltar muestra claramente que incluso una tasa de vacunación del 99 por ciento seguida de un refuerzo intenso no domesticará ni eliminará el Covid 19 de la población. Muy por el contrario, puede coincidir con picos casi récord que probablemente superarán los máximos anteriores, especialmente porque en las próximas semanas el país entra en el período de invierno.

Singapur

Para el 26 de octubre, casi el 83 por ciento de la población de Singapur recibió su curso de inyecciones de Covid. Esto significa que más de 8 de cada 10 singapurenses habían alcanzado el estado de vacunados por completo.

(Datos de Singapur a través de Google.com enlace)

La muy alta tasa de vacunación de Singapur, sin embargo, no hizo nada para disminuir la presencia de la enfermedad en la nación. De hecho, sucedió exactamente lo contrario. El 27 de octubre de 2021, Singapur publicó su recuento récord de casos de 5.324 nuevos casos.

Esta cifra fue casi un 300 por ciento más alta que el récord anterior de 1,426 que ocurrió el 20 de abril de 2021. En ese momento, la tasa de vacunación de Singapur era solo del 15 por ciento.

Si la vacuna fuera incluso remotamente efectiva, tal situación nunca podría haber surgido. Simplemente no hay forma de que un país donde el 83 por ciento de la población recibió una vacuna efectiva pueda experimentar un aumento tan récord. En lugar de una explosión de Covid, la tasa de vacunación muy alta de Singapur debería haber provocado inmunidad colectiva.

Dinamarca

Al 12 de noviembre, la vacunación de Dinamarca era de más del 75 por ciento.

(Datos de Dinamarca a través de Google.com enlace)

El mismo día, Dinamarca registró 4.585 nuevos casos de Covid 19, que fue el nuevo récord de casos del país. El récord anterior de Dinamarca fue de 4.508 casos registrados en diciembre de 2020 en el apogeo de la ola invernal del año pasado.

En el momento del antiguo registro de casos, la tasa de vacunación en Dinamarca era del 0 por ciento.

La altísmica tasa de vacunación del país no solo no eliminó la enfermedad, sino que coincidió con cifras récord de casos. Si las vacunas inyectadas en los cuerpos de dos tercios de los daneses fueran efectivas, tal situación nunca podría haberse dado.

Irlanda

El 16 de noviembre de este año, Irlanda contaba con una tasa de vacunación de más del 75 por ciento.

(Datos de Irlanda a través de Google.com enlace)

Ese día, Irlanda registró 8.965 nuevos casos de Covid-19. Este fue un nuevo máximo para la nación.

El máximo anterior se registró el 8 de enero de 2021. La cifra se situaba entonces en 8.227. En ese momento, la tasa de vacunación de Irlanda era del 0 por ciento.

La vacunación de 4,5 millones de personas en Irlanda, más de dos tercios de la población, fue acompañada por una explosión de casos y un nuevo aumento de casos para la nación.

Islandia

El 16 de noviembre de 2021, la tasa de vacunación del país se situó en el 76,4 por ciento.

(Datos de Islandia a través de Google.com enlace)

El 15 de noviembre de 2021, Islandia registró 420 nuevos casos de Covid-19. Este fue un récord que superó el máximo anterior del país en un 500 por ciento cuando la tasa de vacunación del país era cero.

Islas Caimán

El 12 de noviembre de 2021, la tasa de personas completamente vacunadas del país se situó en el 83,9 por ciento de la población total.

(Datos de las Islas Caimán a través de Google.com enlace)

El mismo día, Islas Caimán registró 953 nuevos casos de Covid-19, lo que fue un nuevo máximo para el país.

Superó el máximo del país de 258 casos en más del 300% desde el mismo día del año anterior. En ese momento la tasa de vacunación era del cero por ciento.

Alemania

El 17 de noviembre de 2021, la tasa de vacunación del país era del 67,7 por ciento de la población total.

(Datos de Alemania a través de Google.com enlace)

Ese día Alemania registró 68.366 nuevos casos de Covid-19. Esto estableció un nuevo récord. Superó en casi un 50 por ciento el máximo anterior de 45.333 casos desde enero de 2021. En el momento del máximo anterior, la tasa de vacunación en Alemania era del 0 por ciento.

Austria

El 19 de noviembre de 2021, la tasa de vacunación completa del país se situó en el 65 por ciento.

(Datos de Austria a través de Google.com enlace)

El mismo día, Austria registró 15.809 nuevos casos de Covid-19. Este fue un nuevo máximo. Superó en más del 50% el récord anterior del país de 9.586 casos desde el 13 de noviembre de 2020. En ese momento, la tasa de vacunación en Austria era del cero por ciento.

Vermont

El 10 de noviembre de 2021, la tasa de vacunación del estado se situó en el 71%.

(Datos de Vermont a través de Google.com enlace)

Al mismo tiempo, el estado de Vermont registró 611 nuevos casos de Covid-19, lo que fue un nuevo máximo. Superó con más del 100% el récord anterior de Vermont de 277 casos reportados el 2 de enero de 2021. En ese momento, la tasa de vacunación en Vermont era inferior al 1 por ciento.

Israel

El 13 de septiembre de 2021, la tasa de vacunación completa del país se situó por encima del 60 por ciento.

(Datos de Israel a través de Google.com enlace)

El mismo día, Israel registró 11.800 nuevos casos de Covid-19. Este fue un nuevo caso alto para el país en esta pandemia. En ese momento, Israel era un líder mundial en la administración de vacunas y se mantuvo como un ejemplo para el resto del mundo. Sin embargo, al mismo tiempo, la tasa de infección de Israel fue la más alta del planeta. La situación se volvió tan grave que la tasa de infección de Israel era más del 50 por ciento más alta que la del segundo país clasificado en esa métrica, Mongolia. En cuanto a la cuestión de la eficacia de la vacuna, es bastante revelador que Israel lidere el mundo tanto en vacunación como en infección.

El récord de septiembre de Israel superó en casi un 50% el máximo anterior del país de 7.305 casos publicado el 28 de enero de 2021. En el momento del máximo anterior, la tasa de vacunación en Israel era del 18,3%.

Conclusión

Hemos visto una y otra vez recuentos récord de casos en países y regiones con altas tasas de vacunación. Esto demuestra que la alta aceptación de la vacuna no reduce la incidencia de Covid 19.

Las vacunas no solo no reducen la incidencia de esta enfermedad, sino que también tienden a correlacionarse con su aumento. Como hemos visto anteriormente, varios países han experimentado aumentos sin precedentes justo después de lograr altas tasas de inoculación.

Los países con tasas de vacunación del 65 por ciento o más definitivamente no deberían estar en la pandemia ni sufrir aumentos repentinos. Sin embargo, lo hacen porque las infecciones «irruptivas» en los vacunados son ahora muy comunes y frecuentes. Sabemos a toda certeza que las vacunas no evitan que las personas se infecten. Esto fue confirmado en agosto por la directora de los CDC, Rochelle Walensky, quien admitió abiertamente en una entrevista con CNN que las vacunas pueden «prevenir la transmisión» por más tiempo.

Con la llegada del invierno, hay razones para estar profundamente preocupados, ya que las altas tasas de vacunación y la consiguiente explosión de casos se lograron, en su mayor parte, en el verano y principios del otoño, cuando el virus es débil. A medida que los países del hemisferio norte están entrando en la temporada de invierno y los recuentos de muertes siguen aumentando rápidamente, parece que estamos al borde de un período extremadamente difícil en los próximos meses.

Esta situación existe a pesar de que muchos países han alcanzado tasas de vacunación cercanas al 70 por ciento. La tasa media de vacunación completa de Europa, por ejemplo, se sitúa actualmente en el 65,5 por ciento, mientras que el 69,9 por ciento de los europeos han recibido al menos una inyección.

La alta aceptación de vacunas en Europa se encuentra dentro del rango de inmunidad colectiva especificado a principios de este año por el Dr. Fauci y otros expertos. Con tal tasa de inoculación, la pandemia debería estar, si no ha terminado, definitivamente bajo control. En cambio, está fuera de control.

Muchas naciones europeas, así como países de otras partes del mundo, están haciendo sonar la alarma e imponiendo una nueva ola de confinamientos.

Si las vacunas fueran incluso remotamente efectivas, esto nunca podría haber sucedido en territorios altamente vacunados.

Las vacunas no solo no han cumplido con su promesa, sino que los datos indican que en varios lugares han empeorado la situación al provocar aumentos repentinos.

Los datos demuestran claramente que las vacunas no tienen el efecto que se suponía que debían tener. Las cifras y gráficos anteriores proporcionan pruebas contundentes del fracaso de la vacuna.

Que los gobiernos persigan altas tasas de vacunación con las vacunas obviamente ineficaces es equivocado y contraproducente. También es altamente irresponsable y peligroso debido a los efectos secundarios extensos y severos de las vacunas.

*

Vasko Kohlmayer nació y creció en la antigua Checoslovaquia comunista. Puedes seguir sus escritos suscribiéndote a su boletín substack ‘Notes from the Twilight Zone’. Es autor de The West in Crisis: Civilizations and Their Death Drives

Fuente: https://www.globalresearch.ca/hard-data-shows-covid-vaccines-dont-work/5763136

NECRONOMICRON

El Necronomicron, también conocido como «el Libro de los Muertos» o «el Libro de los Nombres Muertos«, es el próximo virus más popular del universo. Fue ideado por el Nuevo Orden Mundial o Nueva Anormalidad.

Téngase en cuenta que, contrariamente a lo que dicta la creencia popular, el Necronomicron no existe, siendo únicamente una invención del NOM para dar coherencia interna a sus historias.

NECRONOMICON

El Necronomicón, también conocido como «el Libro de los Muertos» o «el Libro de los Nombres Muertos«, es el grimorio más popular del universo de Los Mitos de Cthulhu. Fue ideado por H.P. Lovecraft.

Téngase en cuenta que, contrariamente a lo que dicta la creencia popular, el Necronomicón no existe, siendo únicamente una invención de Lovecraft para dar coherencia interna a sus historias.

31.014 muertes 2.890.600 lesiones tras las «vacunas» contra la COVID en la base de datos europea de reacciones adversas a medida que las personas jóvenes y previamente sanas continúan muriendo

[Estos datos pueden contener sólo el 10%, otros dicen que bastante menos. Hoy mismo he sabido de dos muertes de conocidos. Una mujer de 60 años con un ataque cardíaco y otro un hombre de 43. Dos conocidos en un día no es normal. Ir atando cabos. Mueren los «vacunados». Estos dos no estarán en esta lista. Los dos pauta completa. (LTC)]

por Brian Shilhavy
Editor, Health Impact News

La base de datos de la Unión Europea de informes de sospechas de reacciones a medicamentos es EudraVigilance, y ahora informan de 31,014 muertes y 2,890,600 lesiones, después de las inyecciones de COVID-19.

Un suscriptor de Health Impact News de Europa nos recordó que esta base de datos mantenida en EudraVigilance es solo para países de Europa que forman parte de la Unión Europea (UE), que comprende 27 países.

El número total de países en Europa es mucho mayor, casi el doble, con alrededor de 50. (Hay algunas diferencias de opinión en cuanto a qué países son técnicamente parte de Europa).

Por lo tanto, por muy altos que sean estos números, NO reflejan toda Europa. El número real en Europa de muertos o heridos después de las vacunas contra el COVID-19 sería mucho mayor que el que estamos informando aquí.

La base de datos EudraVigilance informa que hasta el 20 de noviembre de 2021 hay 31,014 muertes y 2,890,600 lesiones reportadas después de las inyecciones de cuatro inyecciones experimentales de COVID-19:

Del total de lesiones registradas, casi la mitad de ellas (1.355.192) son lesiones graves.

«La seriedad proporciona información sobre el presunto efecto indeseable; se puede clasificar como ‘grave’ si corresponde a un suceso médico que resulta en la muerte,es potencialmente mortal, requiere hospitalización, resulta en otra condición médicamente importante o prolongación de la hospitalización existente, resulta en discapacidad o incapacidad persistente o significativa, o es una anomalía congénita / defecto de nacimiento «.

Un suscriptor de Health Impact News en Europa publicó los informes de cada una de las cuatro vacunas contra el COVID-19 que in inclusimos aquí. Es mucho trabajo tabular cada reacción con lesiones y muertes, ya que no hay lugar en el sistema EudraVigilance que hemos encontrado que tabula todos los resultados.

Desde que comenzamos a publicar esto, otros de Europa también han calculado los números y confirmado los totales.*

Aquí están los datos resumidos hasta el 20 de noviembre de 2021.

Reacciones totales para la vacuna de ARNm Tozinameran (código BNT162b2Comirnaty) de BioNTechPfizer: 14.526 muertes 1.323.370 lesiones al 20/11/2021

  • 35.826 Trastornos sanguíneos y del sistema linfático, incluidas 207 muertes
  • 40.230 Trastornos cardíacos, incluidas 2.128 muertes
  • 376 trastornos congénitos, familiares y genéticos, incluidas 33 muertes
  • 17.995 trastornos del oído y del laberinto, incluidas 10 muertes
  • 1.217 trastornos endocrinos, incluidas 5 muertes
  • 20.443 trastornos oculares, incluidas 32 muertes
  • 110.658 trastornos gastrointestinales, incluidas 585 muertes
  • 337,450 Trastornos generales y condiciones del sitio de administración, incluidas 4,118 muertes
  • 1.502 trastornos hepatobiliares, incluidas 75 muertes
  • 14,528 trastornos del sistema inmunológico, incluidas 76 muertes
  • 53.108 Infecciones e infestaciones, incluidas 1561 muertes
  • 20,222 Lesiones, envenenamiento y complicaciones de procedimiento, incluidas 240 muertes
  • 33.067 investigaciones, incluidas 451 muertes
  • 9.103 Trastornos del metabolismo y la nutrición, incluidas 249 muertes
  • 164.885 trastornos musculoesqueléticos y del tejido conectivo, incluidas 179 muertes
  • 1.163 Neoplasias benignas, malignas y no especificadas (incluyendo quistes y pólipos) incluyendo 114 muertes
  • 225.032 Trastornos del sistema nervioso, incluidas 1.556 muertes
  • 1.851 Embarazo, puerperio y afecciones perinatales, incluidas 55 muertes
  • 206 Problemas de productos, incluidas 2 muertes
  • 24.225 trastornos psiquiátricos, incluidas 174 muertes
  • 4.667 trastornos renales y urinarios, incluidas 224 muertes
  • 43.949 Trastornos del sistema reproductivo y de la mama, incluidas 5 muertes
  • 57.013 Trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos, incluidas 1.617 muertes
  • 62.414 Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo, incluidas 125 muertes
  • 2.765 Circunstancias sociales, incluidas 19 muertes
  • 4.797 Procedimientos quirúrgicos y médicos, incluidas 60 muertes
  • 34.678 trastornos vasculares, incluidas 626 muertes

Reacciones totales para la vacuna de ARNm ARNm-1273 (CX-024414) de Moderna: 8.518 muertes 390.163 lesiones al 20/11/2021

  • 8.227 Trastornos sanguíneos y del sistema linfático, incluidas 94 muertes
  • 12.657 trastornos cardíacos, incluidas 915 muertes
  • 156 trastornos congénitos, familiares y genéticos, incluidas 6 muertes
  • 4.698 trastornos del oído y del laberinto, incluidas 2 muertes
  • 348 trastornos endocrinos, incluidas 3 muertes
  • 5.731 trastornos oculares, incluidas 29 muertes
  • 32.091 trastornos gastrointestinales, incluidas 326 muertes
  • 104,720 Trastornos generales y condiciones del sitio de administración, incluidas 2,986 muertes
  • 644 trastornos hepatobiliares, incluidas 40 muertes
  • 3,820 trastornos del sistema inmunológico, incluidas 16 muertes
  • 14.668 infecciones e infestaciones, incluidas 782 muertes
  • 8,158 Lesiones, envenenamiento y complicaciones de procedimiento, incluidas 162 muertes
  • 7.117 investigaciones, incluidas 143 muertes
  • 3.703 Trastornos del metabolismo y la nutrición, incluidas 206 muertes
  • 47.355 trastornos musculoesqueléticos y del tejido conectivo, incluidas 174 muertes
  • 531 Neoplasias benignas, malignas y no especificadas (incluyendo quistes y pólipos) incluyendo 67 muertes
  • 66.320 Trastornos del sistema nervioso, incluidas 823 muertes
  • 722 Embarazo, puerperio y afecciones perinatales, incluidas 6 muertes
  • 78 Problemas de productos, incluidas 2 muertes
  • 7.100 trastornos psiquiátricos, incluidas 142 muertes
  • 2.277 trastornos renales y urinarios, incluidas 164 muertes
  • 8.061 Trastornos del sistema reproductivo y de la mama, incluidas 7 muertes
  • 17.235 trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos, incluidas 914 muertes
  • 20.963 Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo, incluidas 76 muertes
  • 1.769 Circunstancias sociales, incluidas 36 muertes
  • 1.374 Procedimientos quirúrgicos y médicos, incluidas 78 muertes
  • 9.640 trastornos vasculares, incluidas 319 muertes

Total de reacciones para la vacuna AZD1222/VAXZEVRIA (CHADOX1 NCOV-19) de Oxford/AstraZeneca: 6.145 muertes 1.075.335 lesiones al 20/11/2021

  • 13.124 Trastornos sanguíneos y del sistema linfático, incluidas 248 muertes
  • 19.128 trastornos cardíacos, incluidas 696 muertes
  • 195 Trastornos familiares y genéticos congénitos, incluidas 8 muertes
  • 12.669 trastornos del oído y del laberinto, incluidas 3 muertes
  • 597 trastornos endocrinos, incluidas 4 muertes
  • 18.919 trastornos oculares, incluidas 29 muertes
  • 102.402 trastornos gastrointestinales, incluidas 312 muertes
  • 283,288 Trastornos generales y condiciones del sitio de administración, incluidas 1,469 muertes
  • 950 trastornos hepatobiliares, incluidas 60 muertes
  • 4,834 trastornos del sistema inmunológico, incluidas 29 muertes
  • 32.441 infecciones e infestaciones, incluidas 413 muertes
  • 12,358 Lesiones por envenenamiento y complicaciones de procedimiento, incluyendo 177 muertes
  • 23.611 investigaciones, incluidas 150 muertes
  • 12.369 Trastornos del metabolismo y la nutrición, incluidas 91 muertes
  • 159.668 trastornos musculoesqueléticos y del tejido conectivo, incluidas 94 muertes
  • 624 Neoplasias benignas malignas y no especificadas (incluyendo quistes y pólipos) incluyendo 22 muertes
  • 221.536 Trastornos del sistema nervioso, incluidas 958 muertes
  • 521 Puerperio del embarazo y afecciones perinatales, incluidas 12 muertes
  • 188 Problemas del producto, incluida 1 muerte
  • 19.933 trastornos psiquiátricos, incluidas 58 muertes
  • 4.031 Trastornos renales y urinarios, incluidas 58 muertes
  • 15.124 Trastornos del sistema reproductivo y de la mama, incluidas 2 muertes
  • 37.980 trastornos respiratorios torácicos y mediastínicos, incluidas 735 muertes
  • 49.247 Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo, incluidas 48 muertes
  • 1.498 Circunstancias sociales, incluidas 6 muertes
  • 1.404 Procedimientos quirúrgicos y médicos, incluidas 25 muertes
  • 26.696 Trastornos vasculares, incluidas 437 muertes

Reacciones totales para la vacuna CONTRA la COVID-19 JANSSEN (AD26. COV2. S) de Johnson & Johnson: 1.825 muertes 101.732 heridos al 20/11/2021

  • 986 Trastornos sanguíneos y del sistema linfático, incluidas 40 muertes
  • 1.837 Trastornos cardíacos, incluidas 155 muertes
  • 35 Trastornos congénitos, familiares y genéticos
  • 1.033 trastornos del oído y del laberinto, incluidas 2 muertes
  • 69 Trastornos endocrinos incl. 1 muerte
  • 1.351 trastornos oculares, incluidas 7 muertes
  • 8.500 trastornos gastrointestinales incluyendo 75 muertes
  • 26,871 Trastornos generales y condiciones del sitio de administración, incluidas 488 muertes
  • 121 trastornos hepatobiliares, incluidas 11 muertes
  • 445 trastornos del sistema inmunitario, incluidas 9 muertes
  • 4.315 infecciones e infestaciones, incluidas 143 muertes
  • 920 Lesiones, envenenamiento y complicaciones de procedimiento, incluidas 18 muertes
  • 4.766 investigaciones, incluidas 103 muertes
  • 625 Trastornos del metabolismo y la nutrición, incluidas 45 muertes
  • 14.897 trastornos musculoesqueléticos y del tejido conectivo, incluidas 43 muertes
  • 54 Neoplasias benignas, malignas y no especificadas (incluyendo quistes y pólipos) incluyendo 3 muertes
  • 20.097 Trastornos del sistema nervioso, incluidas 197 muertes
  • 41 Embarazo, puerperio y afecciones perinatales, incluida 1 muerte
  • 26 Problemas del producto
  • 1.407 trastornos psiquiátricos, incluidas 16 muertes
  • 417 Trastornos renales y urinarios, incluidas 22 muertes
  • 2.059 Trastornos del sistema reproductivo y de los senos, incluidas 6 muertes
  • 3.617 trastornos respiratorios, torácicos y mediastínicos, incluidas 234 muertes
  • 3.094 Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo, incluidas 8 muertes
  • 319 Circunstancias sociales, incluidas 4 muertes
  • 690 Procedimientos quirúrgicos y médicos, incluidas 54 muertes
  • 3.140 trastornos vasculares, incluidas 140 muertes

*Estos totales son estimaciones basadas en informes presentados a EudraVigilance. Los totales pueden ser mucho más altos según el porcentaje de reacciones adversas que se informan. Algunos de estos informes también pueden ser reportados a las bases de datos de reacciones adversas de cada país, como la base de datos VAERS de EE.UU. y el sistema de Tarjeta Amarilla del Reino Unido. Las muertes se agrupan por síntomas, y algunas muertes pueden haber sido el resultado de múltiples síntomas.

Fuente: https://healthimpactnews.com/2021/31014-deaths-2890600-injuries-following-covid-shots-in-european-database-of-adverse-reactions-as-young-previously-healthy-people-continue-to-die/

Los estadísticos alemanes encuentran el mismo resultado en Alemania que informa la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido: es una pandemia de los vacunados.

PAUL CRAIG ROBERTS 

La «vacuna» Covid lo hace más susceptible a enfermarse con Covid y todos los demás virus y enfermedades, porque la «vacuna» destruye el sistema inmunológico innato.

En Alemania, los estados con la tasa de vacunación más alta tienen el mayor exceso de muertes.

El Dr. Ute Bergner, un físico que es miembro del parlamento estatal de Turingia en Alemania, encargó a estadísticos que investigaran la relación entre la vacunación y el exceso de mortalidad en los 16 estados federales alemanes.

Los estadísticos encontraron que los estados con el porcentaje más bajo de la población vacunada tenían el exceso de mortalidad más bajo. En contraste, el estado con la tasa de vacunación más alta (66%) tuvo la tasa más alta de exceso de muertes.

«El coeficiente de correlación es +0,31. A los ojos de los dos científicos de datos, esto es «asombrosamente alto». Especialmente porque los creyentes en la vacuna afirman lo contrario, pero no proporcionan ninguna prueba de su noción de «protección». Al menos se debe esperar una relación diferente: cuantas más vacunas, menor es la mortalidad. Después de todo, la intención era proteger a las personas».

«El exceso de mortalidad aumenta con el aumento de la tasa de vacunación. Esto requiere una aclaración urgente», exigieron los dos estadísticos. Además, en vista de «las medidas políticas pendientes destinadas a contener el virus, esta cifra es preocupante y requiere explicación si se van a tomar más medidas políticas con el objetivo de aumentar la tasa de vacunación».

https://www.globalresearch.ca/german-states-high-vaccination-rate-highest-excess-mortality/5762622

The Associated Press informó a mediados de noviembre de 2021 que a pesar de las bajas tasas de vacunación, África tiene pocos casos de Covid.

Hay algo «misterioso» sucediendo en África que está desconcertando a los científicos, dijo Wafaa El-Sadr, presidente de salud global en la Universidad de Columbia. «África no tiene las vacunas y los recursos para combatir el COVID-19 que tienen en Europa y Estados Unidos, pero de alguna manera parecen estar mejor», dijo.

Menos del 6% de las personas en África están vacunadas. Durante meses, la Organización Mundial de la Salud en sus informes semanales sobre la pandemia ha descrito a África como «una de las regiones menos afectadas del mundo».

Fuente: https://www.unz.com/proberts/german-statisticians-find-the-same-result-in-germany-as-the-uk-health-security-agency-reports-it-is-a-pandemic-of-the-vaccinated/

***

Datos oficiales del Reino Unido demuestran que es una pandemia de vacunados

PAUL CRAIG ROBERTS

El último informe de Covid de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido es que durante el último mes los no vacunados representaron el 39% de todos los casos, el 34% de todas las hospitalizaciones y el 19% de todas las muertes. Mientras que los vacunados representaron el 61% de todos los casos, el 66% de todas las hospitalizaciones y el 81% de todas las muertes.

Hasta aquí la mentira estridente de los medios de comunicación comprados estadounidenses, el establecimiento médico corrupto, la mentira de Fauci y Walensky, y los políticos tontos.

Con la nueva variante XI-Omicron COVID en los titulares en Occidente, los completamente vacunados pueden querer quedarse en casa durante unos meses para proteger al resto de la población.

En cuanto al susto exagerado de la variante Omicron en el mundo occidental de las grandes farmacéuticas, la Asociación Médica de Sudáfrica informa que los síntomas son leves. https://www.thegatewaypundit.com/2021/11/report-fully-vaccinated-account-81-covid-deaths-uk/

Pero los israelíes paranoicos no están escuchando: ¡Miedo! ¡Miedo! ¡Tener miedo! https://www.rt.com/news/541533-israel-omicron-ban-tracing/

Alguien debería dar una pista en esta tontería total: https://www.rt.com/sport/540989-covid-germany-vaccinated-bayern-kimmich/ Es extraordinario cómo la desinformación gobierna el mundo, causando crecientes muertes, lesiones a la salud y pérdida de empleo e ingreso nacional. Parece que la raza humana es demasiado estúpida y demasiado fácil de conducir por el miedo para sobrevivir.

Fuente: https://www.unz.com/proberts/uk-official-data-proves-it-is-a-pandemic-of-the-vaccinated/

¡LOS NIÑOS NO SE TOCAN! BASTARDOS

Las «vacunas» contra el COVID son una guerra contra los niños

Los tiranos han sido consistentes en su ataque de mensajes desde el principio: la vida saludable y la inmunidad natural no juegan ningún papel en la superación del Covid; solo el don divino de los experimentos farmacéuticos puede conferir la redención del demonio viral. Ahora los tiranos están salivando ante las ganancias que se obtienen al sumergir a los lucrativos moduladores genéticos en la carne de los niños. Pfizer ya se jacta de que ganará tanto dinero con su vacuna contra el Covid en 2021 como con todos sus productos en 2020. ¡Y espera hasta 2022, cuando Fauci nos asegura que incluso los bebés y niños pequeños serán apuñalados con el jab! Los tiranos han decretado su derecho a colonizar y explotar los cuerpos de sus hijos, y su trabajo como padres es agradecerles, pagarles y someterse.

Ante esta guerra relámpago de intimidación, coerción y propaganda, ¿Cómo pueden los padres proteger a sus hijos? ¿Qué armas tienen los padres para defenderse? Como en cualquier guerra, la forma de ganar es a través del coraje, la unidad y el conocimiento del enemigo. Por lo tanto, he proporcionado algunos datos para fortalecer su información y compartirla con otros.

La vacuna ya ha demostrado ser peligrosa. El 12 de noviembre, los CDC publicaron las últimas cifras del VAERS (Vaccine Adverse Event Reporting System). Hasta la fecha, los niños de 12 a 17 años han sufrido 22.782 eventos adversos totales, incluidos 1.400 calificados como graves, y 29 muertes reportadas. Entre las muertes: una niña de 17 años de Washington, una niña de 12 años de Carolina del Sur, una niña de 13 años de Maryland y una niña de 17 años de Texas. Se notificaron 59 casos de anafilaxia potencialmente mortal en este grupo de edad, con un 96% atribuido a la vacuna de Pfizer. Se notificaron 552 casos de miocarditis y pericarditis (inflamación del corazón), todos menos 10 vinculados a Pfizer, y 131 casos de trastornos de la coagulación de la sangre, con un 100% vinculado a Pfizer.

Las lesiones causadas por las vacunas en los niños están siendo censuradas por los medios de comunicación y enterradas por la FDA. Maddie de Garay es una niña de 13 años en Ohio cuya madre la inscribió en el ensayo clínico de la vacuna Covid de Pfizer. Ahora está catastróficamente discapacitada y ha sido hospitalizada tres veces en los últimos meses. Sin embargo, Comcast se negó a mostrar un anuncio sobre Maddie, frustrando a la madre de Maddie que esperaba que obligara a los responsables a admitir las lesiones de Maddie. Puedes ver el anuncio de Maddie aquí. La Sra. de Garay documentó los registros médicos de Maddie y los envió a los CDC, la FDA y el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de los NIH sin obtener ninguna respuesta significativa. Pfizer ha categorizado las lesiones sistémicas de Maddie como «dolor abdominal funcional».

Suecia, Dinamarca, Finlandia y Taiwán han dejado de vacunar a los grupos más jóvenes debido al daño cardíaco reportado y otras lesiones. (Ver aquí, aquíaquí.) Los cuatro países reportan tasas preocupantes de miocarditis y pericarditis, que causan inflamación cardíaca, en personas más jóvenes inyectadas con vacunas Covid. Y en Alemania, los datos federales muestran que los niños de 12 a 17 años tenían muchas más probabilidades de sufrir daños por las vacunas Covid que por Covid. Los niños fueron hospitalizados después de la vacuna con miocarditis, pericarditis, trombosis, embolia pulmonar y síndrome de Guillain-Barré. En todo el mundo, los niños sufren las vacunas contra el Covid.

Pfizer NO realizó estudios a largo plazo sobre el impacto de su vacuna en los niños: ninguno, nada. Pfizer admite en su solicitud a la FDA que estudiarán los efectos a largo plazo en los niños DESPUÉS de que reciban la autorización. Los ensayos clínicos de Pfizer consisten en solo dos pequeños estudios de aproximadamente 2,000 niños cada uno. Un grupo fue seguido durante aproximadamente dos semanas después de la vacunación; el otro durante dos meses. Eso es todo. ¡Dos meses! Esa es toda la base para inyectar a millones de niños con vacunas experimentales que tienen consecuencias desconocidas para su salud genética, reproductiva, neurológica, inmunológica, respiratoria y cardiovascular. ¿Qué demonios le sucede a nuestro futuro si algo sale mal?

Fauci y la FDA admiten que no saben si las vacunas son seguras para los niños. «La verdadera pregunta que aún no hemos respondido son los datos de seguridad de una vacuna de ARNm en jóvenes frente a la miocarditis», dijo Fauci a Reuters en octubre. Y el Dr. Eric Rubin, miembro con derecho a voto del panel de la FDA que respaldó la vacuna y editor en jefe de The New England Journal of Medicine, señaló casualmente: «Nunca vamos a aprender sobre cuán segura es la vacuna a menos que comencemos a administrarla. Así es como va». En otras palabras, lo que es importante para estos «expertos» no es proteger a sus hijos. Es proteger la vacuna, con sus hijos como los desafortunados conejillos de indias.

El riesgo de muerte o enfermedad grave de los niños sigue siendo extremadamente bajo. Grandes estudios en Gran Bretaña confirman que el riesgo de los niños de ser hospitalizados o morir de Covid es insignificante. 25 niños de los 12 millones de niños en Gran Bretaña murieron de Covid, y la mayoría de ellos tenían comorbilidades graves. Además, los niños no son factores importantes de infección y casi no representan ningún riesgo para los adultos. No se infectan con frecuencia, y si lo hacen, generalmente tienen síntomas leves.

Médicos prominentes han formado The Unity Project para ayudar a los participantes y grupos a luchar contra los mandatos de vacunas para los niños.

Los tiranos que quieren los cuerpos de sus hijos son implacables. Han orquestado el campo de batalla para que tenga el mandato de alterar permanentemente la biología de sus hijos con sustancias desconocidas para protegerse contra una enfermedad de la que no están en riesgo. En tiempos de caos y desesperación, regrese a los conceptos básicos probados por el tiempo. La mejor manera de proteger a sus hijos es reforzando su sistema inmunológico dado por Dios con alimentos integrales saludables, sol, juego alegre y ejercicio, sueño y tiempo familiar para la gratitud. La guerra la ganarán los padres que protejan a sus hijos.

Fuente: https://www.globalresearch.ca/covid-vaccines-war-children/5762644?utm_campaign=magnet&utm_source=article_page&utm_medium=related_articles

Los adultos vacunados menores de 60 años están muriendo al DOBLE de la tasa de no vacunados…

…la vacuna DUPLICA las muertes por todas las causas.

La Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS), una agencia de informes del gobierno con sede en el Reino Unido, ha publicado nuevos datos que muestran que los adultos ingleses «completamente vacunados» menores de 60 años ahora están muriendo al doble de la tasa de sus contrapartes no vacunadas.

En su Substack, Alex Berenson publicó un gráfico que muestra la diferencia entre los dos grupos. Si bien las muertes no vacunadas en realidad están disminuyendo con el tiempo, las muertes completamente vacunadas están en aumento.

El conjunto de datos original de ONS muestra claramente esto para cualquiera que esté dispuesto a verlo honestamente, porque todos sabemos que los principales medios de comunicación nunca informarán sobre él.

«Yo mismo he comprobado el conjunto de datos subyacente y este gráfico es correcto», escribe Berenson. «Las personas vacunadas menores de 60 años tienen el doble de probabilidades de morir que las personas no vacunadas. Y las muertes en general en Gran Bretaña están muy por encima de lo normal».

«No sé cómo explicar esto aparte de la mortalidad causada por la vacuna», agrega.

Los problemas cardíacos se disparan debido a las inyecciones de ARNm

Una de las razones por las que estos disparos están matando a personas como locos es que destruyen el tejido celular, particularmente dentro y alrededor del corazón.

Los jabs de ARNm (ARN mensajero) son particularmente ofensivos en este sentido, señala Berenson. Varios meses después de inyectarse, el riesgo de una persona de sufrir un ataque cardíaco u otro problema coronario grave se duplica con creces.

«Los pacientes tenían un riesgo de 1 en 4 de problemas graves después de las vacunas, en comparación con 1 de cada 9 antes», escribe Berenson.

¿Te suena familiar? Ese mismo riesgo duplicado de muerte en los vacunados frente a los no vacunados también se aplica a los problemas cardíacos. Parecería como si ser pinchado fuera una forma rápida y fácil de acelerar el riesgo de morir temprano.

En la reciente conferencia anual de la Asociación Americana del Corazón (AHA), el Dr. Steven Gundry, médico de Nebraska y cirujano cardíaco retirado, presentó un estudio que muestra este aumento masivo del riesgo de problemas cardíacos después de la inyección.

Las inyecciones aumentan en gran medida los marcadores inflamatorios endoteliales, explicó. Sobre la base de estos marcadores, a un paciente se le asigna una puntuación que clasifica la probabilidad de que desarrolle un síndrome coronario agudo en los próximos cinco años.

«El síndrome coronario agudo es un término utilizado para describir una variedad de afecciones asociadas con un flujo sanguíneo repentino y reducido al corazón», explica la Clínica Mayo sobre esta clasificación.

«Una de esas afecciones es un ataque cardíaco (infarto de miocardio), cuando la muerte celular resulta en tejido cardíaco dañado o destruido».

En los propios pacientes de Gundry, observó un aumento del riesgo del 11 por ciento al 25 por ciento en la escala del síndrome coronario agudo. Este aumento persistió durante al menos 2,5 meses después de que los pacientes recibieron la segunda dosis, dice.

«Concluimos que las [vacunas] de ARNm aumentan dramáticamente la inflamación en el endotelio y la infiltración de células T del músculo cardíaco y pueden explicar las observaciones de un aumento de la trombosis, la miocardiopatía y otros eventos vasculares después de la vacunación», explicó.

«Claramente hay una sincronicidad escalofriante entre la DUPLICACIÓN DEL RIESGO DE SÍNDROME CORONARIO AGUDO que se muestra en este estudio y los gráficos de datos que muestran una DUPLICACIÓN DE LAS MUERTES GENERALES en Inglaterra que discutió en su publicación de ayer», escribió un comentarista sobre los dos artículos de Berenson.

«Se necesitarán muchos más de estos estudios e historias antes de que los totalitaristas médicos de la FDA y los CDC retroceda debido a la ‘miocarditis leve'», escribió otro, refiriéndose a la falsa afirmación de la directora de los CDC, Rochelle Walensky, de que los casos de «miocarditis leve» después de la inyección son «raros».

«Su objetivo es la despoblación y están disfrutando de los resultados ahora mismo porque no hay retroceso. Sus medios de vida no están amenazados, y están protegidos dentro de sus círculos políticos. Nada menos que el incumplimiento total en el futuro de cualquier mandato covid va a mover esta tiranía».

Fuente: https://www.naturalnews.com/2021-11-23-vaccinated-english-adults-dying-twice-rate-unvaccinated.html#

Sacrificio masivo de niños a plena vista

[Hoy haré un juego de intercambio y prestidigitación atómico y supremo. En primer lugar aparecerá por arte de magia lo que debería estar atrás, en lugar secundario, casi escondido. Después viene lo que se suele llamar, la madre, el meollo de la cuestión. Este último y en segundo lugar es lo que me ha estimulado y percutido para copiar y pegar, y divulgar, con todo el respeto al artículo y al articulista y no por ello falto de autenticidad, lo que de verdad importa. Y recuerden, lo primero se escribió por lo segundo. Y aún así, diré, la Historia la movieron los segundones.] (LTC)

Comentario de un usuario al artículo:

Fidelios Automata dice:

«Primero, este descargo de responsabilidad no debería ser necesario, pero nunca condenaría a los judíos como pueblo, ya que han producido muchos individuos buenos y ejemplares. Dicho esto, parece obvio que el horrible trato de Israel a los palestinos está relacionado con la historia de sus progenitores hebreos. Con respecto al libelo de sangre, creo que la gran mayoría de las acusaciones eran falsas. Recuerde, esta era una época en la que la gente creía que las brujas podían volar por el aire en escobas. Sin embargo, los humanos tienen una capacidad casi ilimitada para el mal, estira la credulidad asumir que tales cosas NUNCA sucedieron».

El artículo: Sacrificio masivo de niños a plena vista

Por LINH DINH

Varios comentaristas en línea han señalado que Covid escrito al revés se convierte en דיבוק en hebreo, que significa dybbuk, un espíritu poseedor malicioso.

Usando Google Translate, descubrí que divoc produjo דיבוק, pero ahora, Google ha jugado con דיבוק por lo que simplemente se traduce como «obsesionado». Muy lindo. Exorcizar, dybbuk es simplemente una pasión excesiva, ya ves, como un amor por el chocolate. Incluso las coincidencias verbales deben ser desinfectadas, para que la gente no tenga ideas.

Lejos de estar poseído por el Covid, con sus confinamientos, pasaporte con derecho a vivir y vacunas de coágulos, solo estás obsesionado con estar a salvo, eso es todo, por lo que tus hijos también deben ser inyectados con proteína espiga y células fetales, para destruir su sistema inmunológico y arruinar su fertilidad futura, si no matarlos.

En esta guerra covid, y definitivamente es una guerra, contra todos nosotros, la propaganda es masiva y constante, y cualquier cuestionamiento de ella se tilda inmediatamente como una «teoría de la conspiración». No se nos permite desafiar a aquellos que están conspirando contra nosotros.

Steve Kirsch pregunta: «¿Cómo van a explicar a todos los recién nacidos con problemas cardíacos?» A sus madres se les ha inyectado proteína espiga, pero no hay correlación, estamos seguros. La directora de los CDC, Rochelle Walensky, insiste en que la proteína espiga no solo es segura para las mujeres embarazadas, sino que es especialmente útil.

Dado que los adultos ya están muriendo por cientos de miles de «vacunas» Covid, e incluso los mejores atletas caen muertos en el campo, ¿por qué estos golpes letales no terminan de inmediato, sino que se extienden a los niños?

Investigando 13 casos de niños que murieron después de ser vacunados, Kirsch señala: «Mi análisis de los registros de VAERS mostró que 5 de los 13 murieron de paro cardíaco. Eso no es normal para los niños. En un período reciente de 5 años (2015 a 2019), ha habido cero muertes que enumeran el paro cardíaco en ese grupo de edad (como era de esperar). ¡Cero muertes en 5 años! Así que las 5 muertes son tanto excesivas como sospechosas y merecen una investigación. Pero no según los CDC».

En 2019, se descubrieron en Perú esqueletos de 227 víctimas de sacrificios, de entre cinco y 14 años. Un año antes, 200 esqueletos infantiles más habían sido desenterrados en otros dos sitios peruanos. Todos habían sido asesinados hace unos 550 años.

Ejemplos de sacrificio de niños se pueden encontrar mucho más cerca de casa. ¿Quién no está edificado, si no encantado, por la historia de Jefté y su hija?

Luchando contra los amonitas, Jefté pidió ayuda a Yahvé, con la promesa de que sacrificará como ofrenda quemada lo que salga por su puerta a su regreso victorioso.

Ciertamente es una promesa extraña, porque ¿no crees que un miembro de la familia era más probable que fuera el primero en saludarlo, incluso si es una oveja, si Jefté estaba durmiendo con una oveja?

Resultó ser su única hija, una hija.

Cuando su padre le dijo que tenía que asesinarla, para cumplir su promesa al Señor, esta niña anónima le pidió «dos meses para vagar por las colinas y llorar con mis amigos, porque nunca me casaré». Conmovedoramente, este «nunca se casará» se repite como un estribillo solo dos oraciones después.

Permitió esta breve suspensión de la ejecución, vagó por las colinas y lloró con sus amigos, antes de que su propio padre la quemara hasta la muerte. (Ver Jueces 11:30-40) Cada año, las hijas pequeñas de Israel pasan cuatro días conmemorando este horrible incidente.

Mucho más conocida es la historia de Abraham y su hijo, Isaac, por supuesto. De la nada, Dios le ordenó a Abraham que quemara a Isaac en una montaña, por lo que el judío obediente estuvo de acuerdo sin preguntas.

Lo que es más interesante para mí son los dos casos en los que Abraham mintió. Primero, les dijo a sus dos siervos que él e Isaac necesitaban ir a adorar, y que volverían. Luego le mintió a su hijo. Es escalofriante:

Abraham tomó la madera para la ofrenda quemada y la colocó sobre su hijo Isaac, y él mismo llevó el fuego y el cuchillo. Mientras los dos avanzaban juntos, Isaac habló y le dijo a su padre Abraham: «¿Padre?»

«¿Sí, hijo mío?» Abraham respondió.

«El fuego y la leña están aquí», dijo Isaac, «pero ¿dónde está el cordero para la ofrenda quemada?»

Abraham respondió: «Dios mismo proveerá el cordero para la ofrenda quemada, hijo mío». (Génesis 22:6-8)

Para matar, a menudo debes engañar.

En el sitio, Abraham ató a su hijo traicionado, puso al niño sobresaltado en la madera y sacó su cuchillo, luego Dios intervino.

Sometiendo a Abraham a tal prueba, un malvado Yahvé lo corrompió, porque Abraham estaba listo para asesinar a su hijo inocente. Yahvé también destruyó la confianza sagrada del niño en su padre, cuyo primer deber era proteger a su descendencia, obviamente. Ese no es mi Dios.

Algunos judíos, entonces, podían asesinar piadosamente a sus propios hijos, pero muchos, muchos más no se abstuvían de masacrar a los goyische. De hecho, tenían que hacerlo.

Discutiendo The Bloody Satanic Sacrifice Rituals of the Jewish Race de Ariel Toaff, Ron Unz escribe: «Parece que un número considerable de judíos asquenazíes tradicionalmente consideraban que la sangre cristiana tenía poderosas propiedades mágicas y la consideraban un componente muy valioso de ciertas observancias rituales importantes en fiestas religiosas particulares. Obviamente, la obtención de tal sangre en grandes cantidades estaba plagada de riesgos considerables, lo que aumentaba en gran medida su valor monetario, y el comercio de los viales de ese preciado bien parece haber sido ampliamente practicado. Toaff señala que dado que las descripciones detalladas de las prácticas de asesinato rituales judías se describen de manera muy similar en lugares ampliamente separados por geografía, idioma, cultura y período de tiempo, es casi seguro que son observaciones independientes del mismo rito. Además, señala que cuando los judíos acusados eran capturados e interrogados, a menudo describían correctamente oscuros rituales religiosos que no podrían haber sido conocidos por sus interrogadores gentiles, que a menudo ocultaban detalles menores. Por lo tanto, era muy poco probable que estas confesiones hubieran sido inventadas por las autoridades».

El asesinato en masa de goyim, incluidos los bebés, ha sido sancionado durante mucho tiempo por Yahweh. Aquí hay algunos ejemplos de rizo de sangre en la Biblia hebrea:

Esto es lo que dice el Señor Todopoderoso: ‘Castigaré a los amalecitas por lo que le hicieron a Israel cuando los dejaron paso cuando vinieron de Egipto. Ahora vete, ataca a los amalecitas y destruye totalmente todo lo que les pertenece. No los perdones; ejecutados hombres y mujeres, niños y lactantes, bovinos y ovinos, camellos y burros.» (1 Samuel 15:2-3)

El pueblo de Samaria debe cargar con su culpa, porque se han rebelado contra su Dios. Caerán por la espada; sus pequeños serán lanzados al suelo, sus mujeres embarazadas rasgadas». (Oseas 13:16)

Como una gacela cazada, como ovejas sin pastor, todos volverán a su propio pueblo, huirán a su tierra natal. Quienquiera que sea capturado será empujado a través; todos los que sean atrapados caerán por la espada. Sus bebés serán des pedazos ante sus ojos; sus casas serán saqueadas y sus esposas violadas. (Isaías 13:14-16)

Hay más, pero entiendes la idea. El último es Yahvé furioso contra los babilonios, cuyas mujeres, según esta divinidad judía, merecían ser violadas en masa.

Tanto gore y grimness. Es hora de un descanso musical judío, «Hija Babilonia, condenada a la destrucción, feliz es la que te paga de acuerdo con lo que nos has hecho. Feliz es el que se apodera de tus bebés y los arroja contra las rocas». (Salmo 137:8-9)

Si bien ciertamente hay sabiduría y poesía en la Biblia hebrea, especialmente en Eclesiastés, Jonás y Job, demasiado de ella está enferma. Además, estos no son relatos históricos sino leyendas, con recientes descubrimientos arqueológicos en Israel que refutan el Éxodo de Egipto y el Reino de Salomón, etc. (Para obtener más información, lea La invención del pueblo judío de Shlomo Sand).

Aunque falsas, las leyendas preciadas revelan mucho sobre la psicología de un pueblo. Para facilitar el escape ficticio de los judíos de Egipto, «A medianoche el Señor derribó a todos los primogénitos en Egipto, desde el primogénito del Faraón, que se sentó en el trono, hasta el primogénito del prisionero, que estaba en la mazmorra, y el primogénito de todo el ganado también». (Éxodo 12:29)

Repetidamente, se nos recuerda, si tan solo prestamos atención, los judíos adoran a un Dios genocida.

«Jesús dijo a [los judíos]: ‘Si Dios fuera tu Padre, me amarías, porque he venido aquí de Dios. No he venido solo; Dios me envió. ¿Por qué mi lenguaje no es claro para ti? Porque eres incapaz de escuchar lo que digo. Perteneces a tu padre, el diablo, y quieres llevar a cabo los deseos de tu padre. Fue un asesino desde el principio, sin aferrarse a la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando miente, habla su lengua materna, porque es un mentiroso y el padre de las mentiras». (Juan 8:42-48)

Con tantas pistas, uno no puede evitar preguntarse si la «vacuna» Covid no es solo el último y más ambicioso episodio de asesinato ritual judío, aunque, por supuesto, también hay muchos goyim satánicos o de Shabat que se unen.

La corriente principal controlada por los judíos y las redes sociales son ciertamente uniformes en el empuje de este genocidio. Así es como expiamos su Holocausto, en su mayoría mítico.

Dado que su Dios es tan vengativo, la venganza nunca está lejos de sus mentes.

El último libro de Linh Dinh es Postcards from the End of America.

Fuente: https://www.unz.com/ldinh/mass-child-sacrifice-in-plain-sight/

La «vacuna» del Covid ha provocado una pandemia

PAUL CRAIG ROBERTS

El corrupto establishment médico estadounidense liderado por el asesino en masa Tony Fauci se vio obligado hace algún tiempo a admitir que la «vacuna» Contra el Covid pierde rápidamente efectividad contra el virus. Pero afirmaron que la «vacuna» protegía contra casos lo suficientemente malos como para enviarlo al hospital o a su muerte.

Ahora Fauci se ha visto obligado a dar marcha atrás en esta falsa afirmación. Vasko Kohlmayer informa:

La semana pasada, el Dr. Anthony Fauci hizo quizás la confesión más condenatoria en la saga de la vacuna contra el Covid. De tal en cuando están las implicaciones de su declaración que la entrevista en la que la hizo bien puede ser un punto de inflexión en la lucha contra el gran fraude de vacunas que se está perpetrando contra los pueblos del mundo.

En una sesión de podcast del 12 de noviembre con el New York Times, Fauci se vio obligado a admitir el hecho de que las vacunas no protegen de manera confiable a sus receptores de Covid grave o la muerte.
Llamado a explicar los datos provenientes de Israel, un país con una de las tasas de vacunación más altas del mundo, Fauci dijo lo siguiente:

«Están viendo una disminución de la inmunidad no solo contra la infección, sino también contra la hospitalización y, en cierta medida, la muerte, que ahora está comenzando a involucrar a todos los grupos de edad. No son solo los ancianos».

En otras palabras, la eficacia protectora de las vacunas disminuye no solo en lo que respecta a la amenaza de infección, sino también en lo que respecta al Covid grave y la muerte. Hablando sobre la efectividad de las vacunas en países con altas tasas de vacunación, Fauci admitió:

«Está disminuyendo hasta el punto de que se está viendo que cada vez más personas contraen infecciones irruptivas, y cada vez más de esas personas que están recibiendo infecciones irruptivas están terminando en el hospital». https://www.lewrockwell.com/2021/11/vasko-kohlmayer/fauci-finalmente-admite-vacunas-no-protegen-contra-covid-grave-o-muerte/

En otras palabras, todas las afirmaciones hechas para la «vacuna» Covid son falsas. Un gran número de personas han sido engañadas por un establecimiento médico corrupto y unos medios de comunicación corruptos en actos de suicidio y lesiones graves a la salud. Sin embargo, la campaña coercitiva para vacunar continúa. Los responsables de esta campaña son asesinos. Estos asesinos incluyen a todos los líderes políticos del mundo occidental.

¿Por qué todos ellos y la escoria mediática siguen mintiendo descaradamente? Estas personas totalmente corruptas siguen promocionando «la pandemia de los no vacunados». No existe tal pandemia. La información de todos los países muestra que la infección y la muerte aumentan con la vacunación. https://www.globalresearch.ca/trends-in-mortality-and-morbidity-in-the-most-vaccinated-countries-twenty-one-proven-facts/5761773

En el Reino Unido, el 74% de las supuestas muertes por Covid entre agosto y septiembre fueron personas vacunadas. https://dailyexpose.uk/2021/09/18/fully-vaccinated-account-for-74-percent-of-covid-19-deaths-in-the-uk/

Los datos recogidos por Public Health Scotland muestran que la campaña de vacunación logró un aumento del 3.071% en las muertes escocesas desde hace un año y más casos de Covid entre los vacunados que entre los no vacunados. https://humansarefree.com/2021/09/covid-19-deaths-higher-than-this-time-last-year.html

«Los no vacunados representan solo el 19,7% de todas las muertes por Covid-19 desde el 14 de agosto de 2021, mientras que la población vacunada representa el 80,3% de todas las muertes desde la misma fecha, y los completamente vacunados representan el 76% de las muertes». https://humansarefree.com/2021/09/covid-19-deaths-higher-than-this-time-last-year.html

Los datos de Israel confirman que la pandemia está entre los vacunados.

La razón por la que los vacunados están en riesgo es doble. La «vacuna» tiene efectos secundarios graves que se confunden con Covid, y la «vacuna» daña y, en última instancia, destruye el sistema inmunológico humano innato, haciendo que los vacunados sean más susceptibles a todos los virus y enfermedades.

Distinguidos científicos e investigadores médicos que son independientes de las subvenciones de Big Pharma han establecido estos hechos, pero los medios de comunicación se niegan a informarlos. Todo lo que la gente recibe de CNN, MSNBC, NPR, BBC, New York Times, CDC, NIH, AMA, políticos y redes sociales es adoctrinamiento que hace que las personas se dañen y se maten al aceptar la «vacuna».

Los hechos son claros. La campaña de vacunación contra el Covid es el mayor movimiento de asesinatos masivos de la historia.

La respuesta pública al libro recién publicado de Robert F. Kennedy, Jr., The Real Anthony Fauci, muestra que la gente está viendo a través de la narrativa orquestada cultivada por los rameros medios de comunicación. El libro ha tenido un apagón mediático como si no existiera, pero sin embargo es el número uno en la lista de los más vendidos de Amazon y el número uno en la lista de los más vendidos de Kindle.

Además de Amazon y Kindle, el libro está disponible en librerías locales y en Barnes & Noble, IndieBound, Bookshop.org, Target, Walmart, Books-A-Million. Compra y lee el libro. Verás que la salud pública está en manos de gángsters.

Lo que la «Pandemia de Covid» nos ha enseñado es que solo podemos tener CERO CONFIANZA en el establecimiento médico, los políticos y los medios de comunicación. Estas personas corruptas tienen agendas totalmente diferentes a la salud pública.

Fuente: https://www.unz.com/proberts/the-covid-vaccine-has-caused-a-pandemic/

Inyección letal: Doctores dan escalofriantes relatos de enfermedades inusuales inducidas por las vacunas Covid. (Por favor, ¡despierten!)

MIKE WHITNEY / https://www.unz.com/

«Los estadounidenses están muertos de miedo… La gente está saliendo del trabajo, no porque quieran perder sus trabajos, ¡pero no quieren morir por la vacuna! … Dicen: ‘Escucha, no quiero morir. Esa es la razón por la que no estoy tomando la vacuna». Así de claro». Dr. Peter McCullough

Un informe en el U.K. Telegraph explica cómo la vacuna Covid-19 ha llevado a un fuerte aumento en el exceso de muertes. Aquí hay un extracto del artículo:

«Casi 10.000 personas más de lo habitual han muerto en los últimos cuatro meses por razones no Covid, ya que los expertos pidieron una investigación urgente del gobierno sobre si las muertes eran prevenibles…

Las últimas cifras de la Oficina de Estadísticas Nacionales mostraron que Inglaterra y Gales registraron 20.823 muertes más que el promedio de cinco años en las últimas 18 semanas. Solo 11.531 muertes involucraron Covid». («La alarma crece a medida que las morgues se llenan con miles de muertes adicionales no Covid», UK Telegraph)

La mortalidad está aumentando porque más personas están muriendo. Y más personas están muriendo porque más personas han sido vacunadas. Existe un vínculo entre el aumento de la mortalidad y la vacuna contra el Covid-19. Naturalmente, los medios de comunicación quieren trasladar la responsabilidad de las muertes a «tratamientos retrasados» y «la falta de atención prevenible». Pero esto es solo una distracción. La causa principal de muerte es la inyección de un patógeno tóxico en el torrente sanguíneo de aproximadamente el 70% de la población. Eso es lo que está causando la coagulación, el sangrado, las embolias pulmonares, los ataques cardíacos, los accidentes cerebrovasculares y las muertes prematuras. Es la vacuna. Aquí hay más

«Las cifras semanales para la semana que terminó el 5 de noviembre mostraron que hubo 1.659 muertes más de lo que normalmente se esperaría en esta época del año. De ellos, 700 no fueron causados por Covid.

Es probable que el exceso crezca a medida que se registren más muertes en las próximas semanas.

Los datos de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido muestran que ha habido miles de muertes más que el promedio de cinco años en insuficiencia cardíaca, enfermedades cardíacas, afecciones circulatorias y diabetes desde el verano.

El número de muertes en hogares particulares también está un 40,9 por ciento por encima del promedio de cinco años, con 964 muertes en exceso registradas en la semana más reciente, que se extiende hasta el 5 de noviembre. («La alarma crece a medida que las morgues se llenan con miles de muertes adicionales no Covid», UK Telegraph)

El repentino aumento de la mortalidad no es un error sin sentido en el radar. Es una señal de alerta que indica una ruptura significativa en la tendencia de cinco años. Algo ha ido terriblemente mal. Se suponía que la vacunación masiva reduciría el número de casos, hospitalizaciones y muertes. En cambio, las muertes continúan aumentando.

¿Por qué?

La respuesta a esa pregunta se puede encontrar en los propios datos. Como admite el autor, ha habido un fuerte aumento en la insuficiencia cardíaca, las enfermedades cardíacas, las afecciones circulatorias y los accidentes cerebrovasculares. (La diabetes es el valor atípico) Estas son precisamente las dolencias que uno esperaría ver si uno acabara de inyectar a millones de personas con un biológico generador de coágulos que desencadena una respuesta inmune violenta que ataca el revestimiento interno de los vasos sanguíneos infligiendo un daño severo a la infraestructura crítica del cuerpo. Entonces, sí, la mortalidad por todas las causas ha aumentado, y es seguro que subirá aún más a medida que más personas se vacunen y sucumban gradualmente a los efectos (frecuentemente) tardíos de un brebaje híbrido que es la piedra angular de un plan maligno para reducir drásticamente la población mundial. Echa un vistazo a esta tabla seguida de un breve comentario de la patóloga de diagnóstico, la Dra. Claire Craig:

Dra. Clare Craig @ClareCraigPath

«Desde el verano ha habido el doble de muertes por covid, pero siete veces más muertes en exceso que el año pasado».

Y aquí hay otro anuncio de Craig:

«Si comienzas en la semana 22 y sumas todas las muertes desde entonces para cada año, entonces algo muy anormal está sucediendo este año entre los hombres de 15 a 19 años».

Por lo tanto, no solo están muriendo más personas, sino que la demografía se ha desplazado hacia abajo a medida que las personas cada vez más jóvenes se ven atraídas al vórtice de la vacuna. En pocas palabras, el número de jóvenes que mueren por un paro cardíaco infligido por la vacuna y miocarditis continúa aumentando sin un final a la vista.

No es sorprendente que la mortalidad por todas las causas sea mayor entre los vacunados que entre los no vacunados, lo que, una vez más, hace que sea más fácil rastrear el problema hasta su raíz, una «vacuna contra la muerte por veneno» citotóxica que suprime el sistema inmunológico innato, daña los órganos vitales y afeita años de la vida de las personas normales y sanas.

Tal vez, haya visto uno de los muchos videos cortos de atletas jóvenes en forma que de repente han caído muertos en el campo de juego o han sido llevados al hospital poco después de recibir la inyección. Si no, aquí hay un enlace a dos de ellos. (Los atletas colapsan después de la vacunación: Ver aquí y aquí)

Según Las noticias israelíes en tiempo real, ha habido un «aumento del 500% en las muertes de jugadores en 2021 … ¡Desde diciembre, 183 atletas y entrenadores profesionales se han derrumbado repentinamente! ¡108 de ellos murieron!»

«Aumento del 500% en las muertes» de atletas?!? ¿Qué vamos a hacer con esto?

Para empezar; la vacuna contra el Covid-19 no es un medicamento. Es el componente esencial en el plan elitista para el exterminio a escala industrial. Está diseñado para infligir lesiones físicas graves a las personas que lo toman. Es impactante que las personas estén tan profundamente en negación que no pueden ver lo que está sucediendo justo ante sus ojos. (Por favor, miren los videoclips de los atletas. Estas son las personas más acondicionadas del planeta y, sin embargo, están siendo golpeadas por la sustancia misteriosa de la vacuna). Así es como el médico sudafricano Shankara Chetty lo resumió en un video reciente publicado en Bitchute:

«El patógeno que está causando todas las muertes por la enfermedad es la proteína espiga. Y la proteína espiga es lo que se supone que la vacuna debe hacer en su cuerpo. … La proteína espiga es uno de los venenos más artificiales que el hombre ha hecho. Y, el objetivo de esta toxina, es matar a miles de millones de personas sin que nadie se dé cuenta. Así que es un veneno con una agenda». («El médico sudafricano Dr. Shankara Chetty habla sobre «El plan más grande», Bitchute)

Ahí está en pocas palabras. Y Chetty no es el único que vincula la vacuna a la agenda de las élites globalistas que planean usar la cobertura de una pandemia para implementar su esquema de «gestión de la población». El ex vicepresidente de Pfizer, Mike Yeadon, ofreció una opinión similar hace unos días en su sitio web. Él dijo:

«Estamos en medio del programa de despoblación más grande que el mundo haya visto, donde la mayoría de la humanidad está actuando como idiotas útiles para él y para su propia desaparición».

De hecho, y hemos tratado de proporcionar la mayor cantidad de información posible sobre el agente biológico que se está utilizando para perseguir esta agenda maligna, la proteína espiga. En los primeros informes, transmitimos la investigación del Dr. Patrick Whelan, quien comprendió el peligro de la proteína espiga antes que nadie. Aquí hay un breve resumen de su análisis de una carta que presentó a la FDA el 8 de diciembre de 2020:

«Me preocupa la posibilidad de que las nuevas vacunas destinadas a crear inmunidad contra la proteína espiga del SARS-CoV-2 tengan el potencial de causar lesiones microvasculares en el cerebro, el corazón, el hígado y los riñones de una manera que actualmente no parece evaluarse en los ensayos de seguridad de estos medicamentos potenciales.

… Meinhardt et al…. muestran que la proteína espiga en las células endoteliales cerebrales se asocia con la formación de microtrombos (coágulos)… En otras palabras, las proteínas virales parecen causar daño tisular sin replicar activamente el virus. La vacuna de Pfizer/BioNTech (BNT162b2) está compuesta por un ARNm que produce una proteína espiga de longitud completa anclada a la membrana. Los estudios en ratones sugieren que una forma no autenticada de la proteína S1 como esta puede causar una microvasculopatía en los tejidos que expresan mucho receptor ACE2.

… parece que la proteína espiga viral … es también uno de los agentes clave que causan el daño a órganos distantes que pueden incluir el cerebro, el corazón, los pulmones y los riñones. Antes de que cualquiera de estas vacunas sea aprobada para su uso generalizado en humanos, es importante evaluar en sujetos vacunados los efectos de la vacunación en el corazón. Tan importante como es detener rápidamente la propagación del virus inmunizando a la población, sería mucho peor si cientos de millones de personas sufrieran daños duraderos o incluso permanentes en su microvasculatura cerebral o cardíaca como resultado de no apreciar a corto plazo un efecto no deseado de las vacunas basadas en proteínas de espiga de longitud completa en estos otros órganos. («La FDA se encoge de hombros ante la terrible advertencia sobre la proteína espiga letal», Truth in the Age of Covid)

Desde el principio, los reguladores gubernamentales y sus aliados en el establecimiento de la salud pública han ignorado (o censurado) las advertencias de médicos e investigadores capaces. También despidieron al inmunólogo y vacunólogo de carrera, el Dr. Byram Bridle, quien fue el primero en su profesión en identificar la proteína espiga como «un agente causal específico de la enfermedad»; «un patógeno». Aquí está Bridle:

«‘Hemos sabido durante mucho tiempo que la proteína espiga es patógena … Es una toxina. Puede causar daño en nuestro cuerpo si está en circulación. Ahora, tenemos evidencia clara de que… la vacuna en sí, más la proteína, entra en circulación sanguínea».

Una vez que eso sucede, la proteína espiga puede combinarse con receptores en las plaquetas sanguíneas y con células que recubren nuestros vasos sanguíneos. Es por eso que, paradójicamente, puede causar tanto coagulación de la sangre como sangrado. «Y, por supuesto, el corazón está involucrado, como parte del sistema cardiovascular … Es por eso que estamos viendo problemas cardíacos. La proteína también puede cruzar la barrera hematoencefálica y causar daño neurológico.

«En resumen,… cometimos un gran error. No nos dimos cuenta hasta ahora. No nos dimos cuenta de que al vacunar a las personas las estamos inoculando inadvertidamente con una toxina». … («Científico de vacunas: ‘Hemos cometido un gran error'», Mujer conservadora)

Una vez más, tenemos a un inmunólogo de gran consideración, con más de 3 décadas de experiencia en su haber, que ofreció su investigación informada y basada en la evidencia sobre un tema que debería haber sido de gran interés para los reguladores que estaban tomando decisiones sobre la seguridad a largo plazo del medicamento experimental que estaban imponiendo a millones de personas en todo el país. Pero no había interés en absoluto. A pesar del hecho de que la ciencia apoyó sus conclusiones, Bridle fue brutalmente atacado, censurado, arrastrado por el barro y obligado a abandonar su lugar de trabajo.

¿Por qué?

Porque sacó las mismas conclusiones que el Dr. Patrick Whelan. Realmente no hay una diferencia sustantiva entre los dos, excepto que los comentarios de Bridle atrajeron más atención en los medios de comunicación, lo que lo convirtió en una mayor amenaza para la estrategia de «vacunación universal». Ese fue su verdadero crimen; descubrió la verdad y puso sus hallazgos a disposición del público, básicamente alertándolos sobre los peligros del «disparo de muerte por veneno». Por eso fue aplastado.

Desde entonces, Bridle ha hecho otras afirmaciones que deberían preocupar a cualquier persona cuyo cáncer pueda estar en remisión. Esto es lo que dijo en una entrevista reciente:

«Lo que he visto demasiado es gente que tenía cánceres que estaban en remisión, o que estaban siendo bien controlados; sus cánceres se han salido completamente de control después de recibir esta vacuna. Y sabemos que la vacuna causa una caída en el número de células T, y esas células T son parte de nuestro sistema inmunológico y son parte de las armas críticas que nuestro sistema inmunológico tiene para combatir las células cancerosas; así que hay un mecanismo potencial allí. Todo lo que puedo decir es que he tenido demasiadas personas que me contactan con estos informes para que me sienta cómodo. Diría que esa es mi mayor preocupación de seguridad más reciente, y también es la que va a ser la más poco informada en la base de datos adversa, porque si alguien ha tenido cáncer antes de la vacuna, no hay forma de que los funcionarios de salud pública lo vinculen con la vacuna». («Dr Byram Bridle habla», Bitchute, :55 segunda marca)

Entonces, ¿la vacuna suprime el sistema inmunológico?

Sí, lo hace, y el autor Alex Berenson proporcionó evidencia de esto recientemente en un artículo que publicó en Substack. Aquí hay un extracto:

«… el gobierno británico… admitió hoy, en su informe más reciente de vigilancia de vacunas, que:

«Los niveles de anticuerpos N parecen ser más bajos en las personas que adquieren la infección después de dos dosis de vacunación». (Página 23)

¿Qué significa esto?…

Lo que los británicos están diciendo es que ahora están descubriendo que la vacuna interfiere con la capacidad innata de su cuerpo después de la infección para producir anticuerpos no solo contra la proteína espiga sino contra otras piezas del virus.

Esto significa que las personas vacunadas serán mucho más vulnerables a las mutaciones en la proteína espiga INCLUSO DESPUÉS DE HABER SIDO INFECTADAS Y RECUPERADAS UNA VEZ

… probablemente sea aún más evidencia de que las vacunas pueden interferir con el desarrollo de una inmunidad robusta a largo plazo después de la infección». («URGENTE: Las vacunas Covid le impedirán adquirir inmunidad completa INCLUSO SI ESTÁ INFECTADO Y SE RECUPERA», Alex Berenson, Substack)

Las observaciones de Berenson cuadran con la investigación que fue compilada a principios de año por científicos de los Países Bajos y Alemania que:

«…advirtió que el … La vacuna (COVID-19) induce una reprogramación compleja de las respuestas inmunes innatas que deben considerarse en el desarrollo y uso de vacunas basadas en ARNm… el equipo de investigación del Centro Médico de la Universidad de Radboud y Erasmus MC en los Países Bajos… mostró que la vacuna alteró la producción de citoquinas inflamatorias por parte de las células inmunes innatas después de la estimulación con estímulos específicos (SARS-CoV-2) e inespecíficos.

Después de la vacunación, las células inmunes innatas tuvieron una respuesta reducida al receptor tipo toll 4 (TLR4), TLR7 y TLR8, todos ligandos que desempeñan un papel importante en la respuesta inmune a la infección viral. un área inexplorada es si la vacunación BNT162b2 tiene efectos a largo plazo sobre las respuestas inmunes innatas 

Esto podría ser muy relevante en COVID-19, en el que la inflamación desregulada juega un papel importante en la patogénesis y la gravedad de la enfermedad», escribe el equipo. «Múltiples estudios han demostrado que las respuestas inmunes innatas a largo plazo pueden aumentar (inmunidad entrenada) o regularse a la baja (tolerancia inmune innata) después de ciertas vacunas o infecciones». (La investigación sugiere que la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 reprograma las respuestas inmunes innatas, nueva red médica)

El hallazgo de Berenson también se alinea con la investigación de vanguardia que muestra que la proteína espiga «impide en gran medida la inmunidad adaptativa» al evitar que el ADN repare las células dañadas. El documento sugiere que la proteína espiga de hecho «impacta en el núcleo de la célula, donde almacenamos nuestro ADN, nuestro material genético central». Aquí hay más del desglose de Berenson del documento:

«…. nuestras células tienen mecanismos para reparar su propio ADN.

Pero, al menos en los experimentos que estos dos científicos realizaron, la proteína espiga parecía interferir con nuestras propias proteínas de reparación del ADN: «Mecánicamente, descubrimos que la proteína espiga se localiza en el núcleo e inhibe la reparación del daño del ADN al impedir el reclutamiento clave de la proteína de reparación del ADN BRCA1 y 53BP1 en el sitio del daño».

Para ser claros, los científicos NO probaron que la proteína espiga estuviera causando estos problemas en personas, o incluso animales … Sin embargo, en un momento en que los países avanzados que tienen altas tasas de vacunación de ARNm (y ADN / AAV) están viendo hospitales inusualmente llenos y tasas de mortalidad más altas de lo normal, son aún más motivo de preocupación. Como explicaron los

autores: «Nuestros hallazgos revelan un mecanismo molecular potencial por el cual la proteína espiga podría impedir la inmunidad adaptativa y subrayar los posibles efectos secundarios de las vacunas basadas en espigas de longitud completa». («URGENTE: Artículo preocupante sobre el impacto de la proteína espiga en el ADN y la reparación del ADN», Alex Berenson, Substack)

En pocas palabras: si la vacuna de hecho inhibe la respuesta inmune innata del cuerpo, entonces las personas se enferman mucho más por las infecciones estacionales que se propagan rutinariamente a través de la población. Su camino hacia la recuperación también será mucho más difícil.

Pero más bien que se trata del ángulo de inmunidad, pasemos a la investigación del Dr. Charles Hoffe, quien fue el primer médico en proporcionar pruebas sólidas de que las vacunas generan coágulos sanguíneos al desencadenar una respuesta inmune en la que el cuerpo ataca la capa delgada de células que recubren las paredes de los vasos sanguíneos. Hoffe encontró que el 62% de sus pacientes que habían sido vacunados dieron positivo para coágulos de sangre en una prueba de dímero D. Naturalmente, estaba alarmado por lo que encontró, particularmente porque la vacuna «estaba causando eventos neurológicos graves, e incluso la muerte. Cuando planteó sus preocupaciones al Colegio de Médicos de Columbia Británica, inmediatamente implementaron una orden de mordaza y lo reprendieron en un intento de intimidarlo y silenciarlo».

Hoffe ha sido entrevistado varias veces y siempre proporciona un relato detallado y fascinante de sus hallazgos. En una entrevista reciente, predijo que algunos vacunados que sufren de problemas relacionados con coágulos probablemente morirían en solo tres años. Esto es lo que dijo:

«… una vez que bloquea un número significativo de vasos sanguíneos a los pulmones, el corazón debe bombear a una resistencia mucho mayor para que la sangre pase a través de los pulmones. Eso causa una afección llamada hipertensión de la arteria pulmonar, que es la presión arterial alta en los pulmones porque muchos de los vasos sanguíneos de los pulmones están bloqueados. Y lo aterrador de esto es que las personas con hipertensión arterial pulmonar generalmente mueren de insuficiencia cardíaca del lado derecho en tres años … Y no solo el panorama a largo plazo es muy sombrío, sino que con cada disparo sucesivo, el daño agregará y agregará y agregará. Va a ser acumulativo porque cada vez se dañan más los capilares». («Shock: El médico advierte que la mayoría de los pacientes vacunados podrían tener daño cardíaco permanente, algunos pueden morir dentro de tres años «Daño cardíaco permanente, algunos pueden morir dentro de tres años», infowars; Minuto 6:10)

Una vez más, no hay discrepancia entre el análisis de Whelan, Bridle y Hoffe. Y aunque el foco de su atención puede variar ligeramente, sus conclusiones son las mismas. Estas inyecciones experimentales plantean graves riesgos para cualquier persona que se permita ser inoculada.

Ahora vea cuán similar es el análisis de Hoffe a la Dra. Rochagne Kilian, quien era médica de la sala de emergencias en el hospital GBHS hasta que renunció en protesta. Este es un video particularmente importante, ya que describe los síntomas «extraños» y las condiciones extremadamente raras que ahora se presentan en las salas de emergencia en todas partes después de la vacunación masiva de millones de personas con la «vacuna contra la muerte por veneno». (Transcribí el video yo mismo, por lo que podría haber errores).

Dr. Rochagné Kilian – Hace sonar el silbato sobre las vacunas Covid-19 y los niveles de dímero dímero D

«Lo que estaba viendo en mi departamento de urgencias, especialmente en los últimos 8 a 9 meses, está relacionado con los niveles de dímero dímero. Utilizamos D-Dimers específicamente relacionados con embolias pulmonares, así como trombosis venosa profunda. D-Dimer detecta cualquier trombosis (coágulos) en el cuerpo, pero no le da un diagnóstico, le da una base para ir más allá y hacer una ecografía y una tomografía computarizada para confirmar o negar la presencia de una embolia pulmonar o trombosis venosa profunda.

La primera parte de 2020 fue probablemente la más lenta en el departamento de emergencias, pero cuando entramos en 2021 y comenzó el despliegue de la vacunación, terminamos viendo un aumento en el accidente cerebrovascular, los ataques isquémicos transitorios y las presentaciones similares a los accidentes cerebrovasculares. (Hubo) definitivamente un número significativamente mayor de esas personas que entraron. Terminé haciendo pruebas de dímero D en estas personas y nunca antes en mi experiencia clínica había visto dímeros D y la cantidad de personas con dímeros D positivos superiores a 2,000, superiores a 3,000 y superiores a 5,000. Mi experiencia clínica me dijo que era necesario ir a buscar un coágulo grande en sus piernas o en sus pulmones. Y terminé haciendo una tomografía computarizada a estas personas. La mayoría de ellos, y diré que casi todos, tenían escáneres negativos que comenzaron a hacerme pensar que si no había un coágulo significativo en sus pulmones, pero mi dímero D era mucho más alto de lo que solía ver, podría no estar concentrado en un coágulo. Pero que se trata de múltiples micro-trombos extendidos por todo el cuerpo, y eso es tan fácil de pasar por alto porque la tomografía computarizada no lo va a recoger.

«Estas personas que ingresaron a la ER eran todas personas desde aproximadamente una semana hasta cuatro meses después de recibir sus 2ª inyecciones. Hay ciertos factores que pueden influir en una prueba de dímero D que puede darle una sensación de un nivel más alto de lo que se esperaría en el cuerpo. Dicho esto, los pacientes en los que estaba haciendo pruebas de Dímero D no tenían un nivel de tal vez una lectura positiva de 500 o 400. Eran más de 3500, más de 5000 ng/ml. Por lo tanto, esos son significativamente positivos sin ninguna prueba de tener una embolia pulmonar. Si estaba viendo altos niveles de dímero D sin un diagnóstico definido, necesitaba hacer más preguntas.

Un estudio dijo que nunca ignore los niveles extremadamente elevados del dímero D. Son específicos para enfermedades graves, incluyendo trombosis venosa, sepsis y / o cáncer. Incluso si el dímero D fuertemente elevado es un hallazgo aparentemente solitario, se debe mantener la sospecha clínica de enfermedad subyacente grave.

Hubo dos afecciones que destacaron y la primera fue la coagulación intravascular diseminada también conocida como CID. El segundo es el síndrome antifosfolípido. Ambas condiciones están relacionadas con una anormalidad en el inicio o la retroalimentación de la vía de coagulación, así como la trombosis o el ciclo de trombosis donde se descomponen los coágulos. La CID es una situación grave a veces potencialmente mortal en la que las proteínas en la sangre involucradas en la coagulación de la sangre se vuelven hiperactivas. Es una cascada que es difícil de detener una vez que ha alcanzado un cierto nivel. Hay ciertas condiciones que desencadenan dic; sepsis significativa, virus subyacentes, traumatismos, cirugía mayor, embarazo y parto. Y menos común causa reacción tóxica a medicamentos, reacción a transfusiones de sangre y trasplantes de órganos. Así que hubo una conexión con los productos intravasculares y una posible CID.

La mayoría de los casos de CID se diagnostican rápida y repentinamente, que es la presentación aguda. Pero hay casos en los que se desarrolla gradualmente, ocurriendo durante un período de tiempo más largo. Esto se conoce como una forma crónica de DIC y yo iría tan lejos como para decir una forma subaguda de DIC que es muy fácil de pasar por alto. La coagulación y el sangrado simultáneos pueden ocurrir con la CID crónica. La parte sangrante viene en sangre en la orina, dolores de cabeza y otros síntomas asociados con hemorragias cerebrales, moretones, inflamación de rojo, pequeños puntos en las extremidades, sangrado en los sitios de las heridas y sangrado de la mucosa. lo que significa sangrado de las encías y la nariz. Definitivamente vi un aumento en las hemorragias nasales y el sangrado de los sitios de heridas anteriores. úlceras, así como erupciones cutáneas que no se podían explicar. Los síntomas y signos de coagulación de la sangre fueron síntomas como dolores en el pecho, ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, AIOS y dolores de cabeza relacionados con el sangrado o no. Así como síntomas relacionados con la insuficiencia renal, debido a la coagulación de esos vasos sanguíneos más pequeños que van a los riñones. El síndrome antifosfolípido es un tipo de afección muy similar. Pero la base del síndrome antifosfolípido es un trastorno autoinmune que significa que el sistema inmunitario del cuerpo produce proteínas, conocidas como anticuerpos, que atacan por error a su propio cuerpo o tejidos. Eso le da a la piel el efecto en cascada del trastorno de la coagulación, pero está relacionado con un desencadenante autoinmune. Básicamente, se presentó exactamente de la misma manera; presión arterial alta que estaba viendo mucho; primer diagnóstico de presión arterial alta, ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, AIOS, problemas de válvulas cardíacas, dolores de cabeza o migrañas repetidos, pérdida de la visión, problemas de equilibrio y movilidad, dificultad para concentrarse o pensar con claridad,

El oyente astuto comenzaría a formarse una imagen de lo que nos han dicho sobre Covid-19, y hay trabajos de investigación que conectan Covid 19 con una enfermedad vascular subyacente. Uno de ellos fue un estudio llamado «Covid 19; desentrañando la progresión clínica del arma biológica virtualmente perfecta de la naturaleza».

«El SARS-Cov-2, que se presenta como síndrome covid-19, no era una base respiratoria, sino una base vascular subyacente. que tuvo ciertas fases de incubación, fase pulmonar, fase proinflamatoria, (que una vez más entra en un proceso de inflamación citotóxica) luego pasa a una fase prototrombina. El Covid-19 es una enfermedad trombótica. implicaciones para la prevención, la terapia antitrombótica y el seguimiento…..

Este cuadro nos muestra ciertos factores de riesgo, anomalías homeostáticas, así como resultados clínicos. Indica un aumento de los niveles de dímero D. También menciona el tromboembolismo venoso, el infarto de miocardio y la coagulación intravascular diseminada que está relacionada con los mecanismos postulados de la coagulación, así como la partenogénesis de la trombosis en Covid-19 …

Comencé a hacer la pregunta, si somos capaces de detectar ciertas conexiones entre las anomalías vasculares y el Covid-19, y basamos nuestro tratamiento propuesto en la proteína espiga, que incluye las inyecciones de Pfizer y Moderna, ¿no deberíamos estar buscando efectos secundarios o complicaciones similares de esa misma inyección?

Si estamos exigiendo ciertos tratamientos, necesitamos hacer la debida diligencia para asegurarnos de cuáles son los efectos secundarios y las complicaciones, especialmente en un momento en que no ha habido estudios a largo plazo». Y eso es lo que me llevó a centrarme en los dímeros D». («Dr Rochagné Kilian – Blows the Whistle on Covid-19 Vaccines and D-Dimer Levels«, Bitchute)

La declaración de Kilian debe leerse una y otra vez. Es la descripción más detallada que tenemos de las misteriosas y profundamente siniestras maquinaciones de un arma biológica diseñada en laboratorio que, en efecto, vuelve los sistemas vascular e inmunológico contra la persona que fue vacunada. La coagulación intravascular diseminada y el síndrome antifosfolípido son nombres que son completamente desconocidos para el pueblo estadounidense, y sin embargo, estas condiciones extrañas ahora son responsables de un número creciente de pacientes que experimentan sangrado, coagulación, dolores de cabeza, erupciones cutáneas, moretones, presión arterial alta e inflamación. Y, en casos más extremos, dolores en el pecho, ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, problemas de válvulas cardíacas y hemorragias cerebrales. Uno solo puede adivinar cómo los medios de comunicación tratarán de encubrir estas condiciones extraordinariamente raras y potencialmente mortales.

Cuando Kilian pregunta:

«Si somos capaces de detectar ciertas conexiones entre las anomalías vasculares y el Covid-19… ¿No deberíamos estar buscando efectos secundarios o complicaciones similares de esa misma inyección?»

¡Bingo! Si la proteína espiga producida por las vacunas inflige el mismo daño interno que el Covid-19, ¿no deberían los médicos esperar ver los mismos síntomas?

Sí, deberían. Y si los síntomas son los mismos, entonces hay una buena probabilidad de que las lesiones inducidas por la vacuna se diagnostiquen erróneamente como Covid-19.

Piensa en eso por un minuto. Ese sería el escenario perfecto para los gerentes de la pandemia y sus patrocinadores multimillonarios a quienes les encantaría ver la inminente montaña de carnicería atribuida al virus menguante en lugar de a su propia vacuna de muerte por veneno.

Y ese es el genio malvado de la estrategia globalista; para extraer las huellas dactilares de la pistola humeante antes de que los investigadores lleguen a la escena del crimen.

La cantidad de planificación que debe haber entrado en esta estafa, es simplemente impresionante.

Fuente: https://www.unz.com/runz/lethal-injection-frontline-e-r-doctor-gives-chilling-account-of-unusual-vaccine-induced-illness/

¿Por qué los médicos hemos guardado silencio?

Por Lucie Wilk

Como médico de hospital del NHS, he tenido un asiento en primera fila a medida que se desarrolla el drama de la pandemia de coronavirus. Ha sido un año y medio de confusión, frustración y enojo para mí, ya que he visto nuestra profesión puesta en complicidad con lo que anticipo que será considerado como uno de los desastres de salud pública más atroces de la historia.

He visto cómo «la ciencia» ha sido presentada en el escenario nacional flanqueada por banderas de la Union Jack como una verdad inexpugnable. Para algo tan aparentemente inviolable, parece cambiar y cambiar desconcertantemente de una semana a otra, y para aquellos de nosotros que miramos debajo de la pompa a los datos simples, vemos la verdad bastante poco emocionante (e inmutable): el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, como resultado, tiene una tasa de mortalidad por infección mucho más baja que las predicciones iniciales. Es menos mortal que la gripe estacional en los niños. La Oficina de Estadísticas Nacionales ha informado que la edad media de una muerte atribuida por Covid en el Reino Unido es de 80,3 años, ligeramente mayor que las muertes por otras causas (78,2 años durante el período de tiempo comparable).

Lo que ha sido más molesto para mí ha sido el cumplimiento incuestionable de la comunidad médica a medida que se han implementado medidas de control de virus cada vez más draconianas, no basadas en la evidencia y destructivas. Parte de la corrupción encubierta, el conflicto de intereses financieros y la politización han quedado al descubierto en editoriales en revistas médicas prominentes como el BMJ. Pero la gran mayoría de los médicos no han tenido interés en hacer preguntas o buscar más.

Mi preocupación por nuestra pasividad profesional se convirtió en alarma, ya que nuestro cumplimiento nos exigió apoyar el despliegue de una vacuna experimental a una población de confianza.

Contrariamente a los principios básicos de la medicina basada en la evidencia, pronunciar una intervención médica experimental como «segura y efectiva» ahora no parece requerir ninguna evidencia revisada por pares de seguridad o eficacia clínicamente significativa. Las vacunas no han demostrado en ensayos clínicos reducir la transmisión, la hospitalización o la muerte. Los ensayos de fase 3 no han terminado y los datos de seguridad no están completos; los primeros ensayos se extenderán hasta 2023.

El formulario de consentimiento para la vacuna Covid-19 no revela su estado como producto experimental sin licencia. Los riesgos siguen siendo en gran parte desconocidos, aunque cada vez está más claro que la vacuna ha resultado en la muerte o lesiones en un número creciente de personas sanas. Se está reconociendo un número creciente de síndromes inducidos por vacunas, incluida la trombocitopenia trombótica inmune, la miocarditis y las irregularidades menstruales, entre muchos otros que se publican en la literatura. En el momento de redactar este informe, se han presentado más de 380.000 informes, 1,2 millones de heridos y 1.700 muertes bajo el esquema de tarjeta amarilla de MHRA.

El propio primer ministro ha comunicado las últimas evidencias, que dos dosis de la vacuna no impiden que uno contraiga el virus, ni detienen la transmisión de persona a persona, simplemente reducen la gravedad de los síntomas. A pesar de esto, está claro que el público está siendo sometido a una implacable campaña mediática de vergüenza y coerción, que deben tomar este producto experimental «por el bien mayor» para que no sean vistos como cobardes egoístas. Ahora es probable que se implemente un pasaporte de vacuna bajo el «Plan B», que propone devolver los derechos humanos y libertades fundamentales usurpados ilegalmente solo a los vacunados. Los trabajadores en el sector de hogares de cuidado han tenido sus medios de vida atados a su cumplimiento de los mandatos de vacunación, y un anuncio reciente confirma que esto pronto incluirá a los empleados del NHS. No solo no hay base científica para estos mandatos, sino que estas acciones coercitivas violan el Código de Nuremberg, al igual que la falta sin precedentes de datos de seguridad animal para un nuevo producto médico. Una traición al Código de Nuremberg constituye un crimen de lesa humanidad.

No termina ahí. La campaña avanza, y ahora incluye la vacunación de los niños contra una enfermedad que tiene una probabilidad estadísticamente insignificante de dañarlos. En el mundo de la medicina basada en la evidencia, los médicos debemos sopesar los riesgos y los beneficios, debemos asegurarnos de que el riesgo de daño sea superado con creces por el potencial de protección o cura. En este caso, sin un riesgo real para los niños sanos de la infección, cualquier daño es totalmente injustificable. Y el riesgo de daño es muy real y medible. La miocarditis relacionada con la vacuna es ahora una lesión reconocida, el riesgo es inversamente proporcional a la edad. Aunque es raro, la miocarditis puede ser fatal, y la fatalidad es más común en la población más joven. Por razones que no tienen nada que ver con la salud, y a pesar de que la junta asesora de JCVI concluyó que los beneficios para la salud no superan los riesgos para los niños, el gobierno aconseja que administremos un medicamento que conlleva un riesgo de lesiones graves a los niños que están sanos y que no tienen un riesgo significativo de la enfermedad contra la que pretende protegerlos.

A pesar de todo esto, y a pesar de nuestra formación para mirar la literatura científica y los datos con un ojo crítico, el silencio de la comunidad médica en el Reino Unido ha sido ensordecedor. Sin embargo, somos nosotros los que deberíamos estar gritando todo esto desde los tejados. Este es un deber de cuidado y un juramento que hemos olvidado.

Por lo general, somos aquellos de nosotros más condicionados por las expectativas de la sociedad, completamente obedientes y deferentes a la autoridad, los que obtenemos la entrada a la medicina. Uno puede ver el camino: éramos niños buenos, obedientes y luego buenos, estudiantes obedientes. Ahora somos médicos buenos y obedientes. Estoy empezando a entender que la bondad se mide de una manera diferente, y la obediencia no es una virtud.

La obediencia se aprende a través del miedo, la amenaza y la intimidación; de hecho, es una programación de trauma y se logra a través de pequeños gestos de control cuando éramos jóvenes e indefensos. Ahora somos adultos pero seguimos operando bajo estos programas infantiles de creencias y miedos. Todavía nos sentimos impotentes y en deuda con una autoridad superior. Todavía nos sometemos a un decreto autoritario incluso cuando anula nuestra brújula moral inherente.

Los horrores del experimento clásico de Milgram demostraron que vivimos en una cultura profundamente traumatizada, y el mismo condicionamiento, en mi opinión, ha dado forma a la comunidad médica y su silencio.

Incluso en la ocasión en que mi evidencia contranarrativa no puede ser negada por un colega, la respuesta habitual es: «Viene del gobierno; nuestras manos están atadas’. Pero la verdad es que la mayoría de las veces los médicos no quieren ver la evidencia; su subconsciente les ha impedido ver que las autoridades del gobierno, Sage y la MHRA, sobre las que proyectamos una confianza infantil, pueden estar equivocadas, corrompidas o deshonestas.

Y así nos comentamos unos a otros sobre todos los cambios que estamos presenciando meses después del lanzamiento de la vacuna: el aumento no estacional de los ingresos hospitalarios, las afecciones autoinmunes posteriores al pinchazo y los trastornos de la coagulación, el número de pacientes «doblemente pinchados» ingresados con infección grave por Covid, el número de vidas arruinadas por el confinamiento y otras políticas de control de Covid. Desafío a cualquier médico a negar que todo esto simplemente se siente mal. Para evitar este sentimiento incómodo, auténtico y humano, información importante sobre la que se debe actuar, buscaremos algo de memoria. «La anécdota no es evidencia» y «la asociación no es causalidad» será la justificación para continuar, sin preguntas, a pesar de que la mayoría de las medidas de control perjudiciales implementadas desde lo alto no se basaron en ninguna evidencia en absoluto. Mientras tanto, un NHS que ya está luchando ha sido dañado irreparablemente por muchas de estas políticas. Estamos abrumados por la demanda que no podemos satisfacer, y la complejidad de la crisis se siente mucho más allá de un solo fideicomiso hospitalario. El lugar de responsabilidad para investigar permanece por encima de nosotros y esperamos a que alguien con más autoridad venga y le dé sentido.

Y mientras permanecemos en silencio, la destrucción continúa.

La mayoría de nosotros entramos en la medicina por las razones correctas: para ayudar a los vulnerables, para reducir el sufrimiento. Sé que mis colegas son amables y bien intencionados y que su fe en nuestros formuladores de políticas de salud pública no elegidos es el resultado de toda una vida de condicionamiento. Para aquellos de nosotros que hemos mirado los datos y vemos la verdad, entiendo el miedo: el riesgo de inconformidad es inmenso; las carreras, la reputación y los medios de vida están en juego. Reconozco una amenaza aún mayor: una amenaza a nuestra profesión elegida, nuestro propósito de vida, la posibilidad de que hayamos estado siguiendo a un dios falso en nuestras honestas intenciones de ayudar a los enfermos. Estamos en una encrucijada difícil, pero la elección para mí es clara.

Aunque no estoy en primera línea en la ‘lucha’ contra el coronavirus, y no he tenido nada que ver con la campaña de vacunación, me siento cómplice de este engaño público. Ya no puedo esconderme dentro de un sistema que ha demostrado ser de voluntad débil y no está dispuesto a oponerse a la erosión irrevocable de los derechos humanos y las libertades inalienables en nombre de la seguridad de la salud pública. Ya ha pasado el tiempo para que crezcamos, nos levantemos y hablemos.

Las opiniones expresadas por la autora son solo suyas y no reflejan necesariamente las opiniones del NHS Hospital Trust, donde trabaja actualmente.

Fuente: https://www.conservativewoman.co.uk/why-have-we-doctors-been-silent/

¿Qué sucede cuando las vacunas comienzan a ser contraproducentes?

Hay mucha gente por ahí que está preocupada por la aparición de alguna nueva variante del SARS-COV2 que evada las vacunas. Además, hay personas que sugieren que esto no es motivo de preocupación: simplemente encontraremos una nueva vacuna contra esta nueva variante. Pero tengo la impresión de que a todo el mundo parece que le falta algo.

«Si aparece una nueva variante que evade las vacunas, simplemente desplegaremos una nueva vacuna contra esa cepa» es una mala línea de razonamiento, porque no hay una sola forma particular de evadir nuestra respuesta de anticuerpos, hay numerosas. Lo que estamos presenciando es que cada nueva subesta de Delta está evolucionando a su manera única, para replicarse en nuestros cuerpos a pesar de la presencia de nuestros anticuerpos.

Si está esperando un momento en el que anuncien que «se ha detectado una nueva cepa en Manchester que es totalmente resistente a las vacunas y pronto reemplazará a todas las demás cepas», entonces eso probablemente no sucederá. Más bien, va a ser más de lo habitual. Con cada bit de información publicada, encontrará que cada vez más personas vacunadas sufren infecciones irruptivas y hospitalización.

De hecho, con la evidencia disponible para nosotros ahora, podemos decir que las vacunas no han logrado proteger al grupo demográfico exacto que se suponía que debían proteger: los ancianos. Los ancianos vacunados siguen teniendo menos probabilidades de morir per cápita que los ancianos no vacunados en el futuro previsible, simplemente porque menos del 10% de las personas mayores en Europa occidental que permanecen sin vacunar generalmente tienen una salud más pobre: son principalmente minorías étnicas y personas que viven en la pobreza o el aislamiento.

Podemos observar la mortalidad acumulada no COVID en ancianos británicos para ver qué está pasando:

Imagen

Si observa esto, notará que los ancianos vacunados mayores de 70 años tienen aproximadamente un 55% menos de probabilidades de morir que los ancianos no vacunados, por causas no COVID. Y aquí tienes la tabla más reciente de las tasas de mortalidad por COVID para las personas mayores:

Para el grupo de más de 80 años en particular, queda claro que el riesgo de muerte no COVID muestra un patrón idéntico al riesgo de muerte por COVID. Mientras ese siga siendo el caso, las autoridades nunca tendrán que admitir que las vacunas fallaron: aún podrán señalar algún gráfico que dice que los ancianos vacunados tienen un 50% más o menos de probabilidades de muerte en comparación con aquellos que no fueron vacunados.

Con las medidas de intimidación que se están tomando actualmente contra las personas no vacunadas, están eliminando a las últimas personas sanas del grupo demográfico no vacunado: si no puedes salir a un pub o un restaurante y no puedes mantener un trabajo sin ser vacunado, ¿qué tipo de personas se ven obligadas a vacunarse? Personas no vacunadas con una vida social activa y saludable, que trabajan en un trabajo regular.

El tipo de personas que no se verán obligadas a pasar por estas medidas para vacunarse son las personas que están desempleadas debido a enfermedades crónicas u otros factores y las personas mayores no vacunadas que viven en aislamiento social. En otras palabras: estas medidas eliminan a las personas sanas del grupo demográfico no vacunado. Esto asegura que los números continuarán mostrando que las vacunas lo «protegen», incluso cuando no lo hacen.

No debe esperar ver algún tipo de actualización del gobierno en la que eventualmente admitan que las personas no vacunadas ahora tienen un menor riesgo de morir por el virus que las personas vacunadas: las medidas que están tomando tienen el efecto de dejar solo un pequeño grupo de personas no vacunadas que naturalmente tienen un riesgo muy alto de morir por este virus debido a su mala salud.

¿Por qué harían eso? ¿Por qué ahora están obligando repentinamente a los jóvenes sanos a tomar estas vacunas? Bueno, aquí hay una posible explicación. Míralo de esta manera: Imagina que tus políticos realmente creyeran que la crisis terminaría después de vacunar a todos los ancianos. Comenzaron a vacunar a las personas inicialmente, detuvieron el programa de vacunación varias veces porque muchas personas murieron repentinamente después de recibir las vacunas, pero luego continuaron los programas de todos modos porque no tenían alternativa y pensaron que sacrificar algunas vidas para poner fin a la pandemia vale la pena el costo.

Pero luego queda claro que las vacunas no resuelven el problema, porque la inmunidad no dura. Peor aún, a partir de los datos de exceso de mortalidad queda claro que las personas están muriendo a causa de las vacunas. Eres un político. Cometiste un terrible error. Entonces, ¿qué haces a continuación? ¿Admite que cometió el peor error de salud pública de la historia, o comienza a tratar de descubrir cómo encubrir el problema? Todas estas medidas que obligan a los adultos sanos de bajo riesgo con una vida social activa y un empleo estable a tomar esta vacuna aseguran que las únicas personas no vacunadas que quedan sean las personas en la demografía de alto riesgo. Este es un efecto secundario casual realmente conveniente para su gobierno, o simplemente están tratando activamente de ocultar lo que realmente está sucediendo. Si quisieran confundir activamente los datos, no podrían estar haciendo un mejor trabajo del que están haciendo actualmente.

Sin embargo, cuando observa el exceso de mortalidad total en la población en un momento dado (el número que es muy difícil de manipular para ellos) en comparación con un año antes, notará que nada ha cambiado sustancialmente para mejor. Como ejemplo, aquí está el exceso de mortalidad en los Países Bajos:

Normalmente, un invierno mortal es seguido por un invierno suave, pero ahora vemos que está sucediendo exactamente lo mismo que el invierno pasado. Lo que te van a decir después de que termine la ola de invierno es: «seguro que se ve básicamente igual que el invierno pasado, ¡pero imagínate cuánto más mortal habría sido si no hubiéramos vacunado a todos»!

Lo que ha sucedido aquí en Europa es lo siguiente. Al principio fuimos testigos de la aparición de un nuevo virus. Casi ninguno de nosotros tenía inmunidad real contra él y el virus ya estaba prácticamente optimizado para infectar a seres humanos ingenuos. Para cuando entramos en invierno, muchas personas tenían cierto grado de inmunidad y comenzaron a surgir diferentes variantes como Alpha, todas las cuales cambiaron de diferentes maneras para sobrevivir a nuestras diversas respuestas inmunes a este virus.

Luego, eventualmente, comenzamos a implementar vacunas. Esto llevó a un aumento repentino masivo de la inmunidad. El virus comenzó a extinguirse. Casi todas las variantes desaparecieron, con la excepción de una, que tenía una ventaja única sobre todas las demás. Como han demostrado los científicos japoneses, Delta tenía la capacidad única de hacer uso de nuestra respuesta de anticuerpos a la región NTD. Si estás esperando una «mejora dependiente de anticuerpos», bueno, ya está aquí. Simplemente no se ve como esperabas que se viera.

Esta capacidad de hacer uso de nuestros anticuerpos contra la región NTD de la proteína Spike parece ser la razón principal por la que Delta logró reemplazar a todas las demás cepas. También parece ser la razón por la que es mucho más infeccioso. El despliegue de las vacunas representó un evento de selección masiva, que hizo que una variante creciera dominante a costa de todas las demás variantes.

La gente te dirá «bueno, las vacunas no son tan efectivas como habían prometido, debido a una nueva variante» como si estas dos fueran ocurrencias separadas. Esta es la mentira de la omisión: ¿Por qué esta nueva variante se convirtió repentinamente en dominante? La respuesta es: Debido a estas vacunas. La respuesta inmune de los seres humanos es lo que impone una presión selectiva sobre este virus. Cuanto más se parece nuestra respuesta inmune a la de otras personas, más forzamos la presión selectiva sobre este virus en una dirección particular. A través de las vacunas, que homogeneizan nuestra respuesta inmune contra una versión particular de la proteína espiga, creamos el tipo de condiciones en las que las versiones del virus que se parecen a Delta comienzan a prosperar a expensas de otras cepas del virus.

Y esa es la etapa a la que hemos llegado ahora. En todo el mundo occidental, diferentes cepas descendientes de Delta están en una carrera por acumular diferentes mutaciones que superen nuestra respuesta inmune humana contra la proteína espiga. Es poco probable que veas que una cepa en particular tenga una ventaja muy fuerte contra otras cepas ahora y elimine a las demás. La fruta de bajo costo ya ha sido cosechada por el virus en forma de Delta convirtiéndose en dominante. Ahora se trata de adquirir diferentes mutaciones, cada una con una leve ventaja.

Lo que va a parecer es que en toda Europa Occidental, gradualmente se va a ver que el porcentaje de personas vacunadas en los hospitales se acerca a la marca del 80-90%. Es muy poco probable que se mueva por encima del 90% de las hospitalizaciones, porque el 7% no vacunado más o menos de los ancianos tienen una salud mucho más pobre que los ancianos vacunados. Pero si no supiera nada mejor y se despertara de un coma y mirara las estadísticas de mortalidad, dudaría de que se hubiera implementado una vacuna.

Desafortunadamente, por varias razones, las vacunas permiten una situación que no habría existido si hubiéramos construido inmunidad natural. Hay una serie de razones para esperar que el virus crezca más mortal en los próximos meses, en comparación con la ola de invierno anterior:

-La inmunidad natural es muy diversa. El sistema inmunológico de una persona se centrará en la proteína Nucleocápside, el sistema inmunológico de otra persona se centrará en la proteína Spike o en una de las otras proteínas. La inmunidad natural también se desarrolla contra diferentes variantes, mientras que la inmunidad artificial se desarrolla contra una proteína espiga que es idéntica en todos los que reciben estas vacunas. Debido a que la inmunidad natural es diversa, los cambios sutiles en el virus no pueden causar el tipo de beneficio de aptitud física que puede causar en condiciones de inmunidad artificial generalizada contra una versión específica de la proteína Spike.

Como todo el mundo tiene una respuesta inmune muy similar, llegamos a una situación en la que el virus puede usar activamente nuestra respuesta inmune para su propio beneficio, a través de la mejora dependiente de anticuerpos. Tales mutaciones que permiten la mejora dependiente de anticuerpos generalmente solo tienen una ventaja de aptitud si casi todos tienen estos anticuerpos. Ya existe un grado de mejora dependiente de anticuerpos, porque casi todos los anticuerpos inducidos por las vacunas contra la región NTD son utilizados por las cepas Delta actualmente dominantes en su beneficio.

https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?dnt=true&embedId=twitter-widget-0&features=eyJ0ZndfZXhwZXJpbWVudHNfY29va2llX2V4cGlyYXRpb24iOnsiYnVja2V0IjoxMjA5NjAwLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X2hvcml6b25fdHdlZXRfZW1iZWRfOTU1NSI6eyJidWNrZXQiOiJodGUiLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X3NwYWNlX2NhcmQiOnsiYnVja2V0Ijoib2ZmIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH19&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1456312682513063943&lang=en&origin=https%3A%2F%2Fwww.rintrah.nl%2Fwhat-happens-when-the-vaccines-start-to-backfire%2F&sessionId=7c48783e802c4b858d9d3a970a425420a8effeb5&theme=light&widgetsVersion=f001879%3A1634581029404&width=550px

La campaña de vacunación dificulta el desarrollo de la inmunidad completa, ya que la respuesta inmune normal a las proteínas más allá de la proteína Spike se previene debido al pecado antigénico original. Esto hace que las infecciones repetidas sean más probables. La evidencia de que esto ya sucede se puede ver en el hecho de que los británicos vacunados tienen tasas de casos más altas que los británicos no vacunados. También se puede ver en el hecho de que los niveles de ARN en las aguas residuales escocesas y holandesas ahora superan los niveles observados durante el pico de invierno.

Entonces, ¿cómo va a terminar este experimento? Los adultos sanos no vacunados se infectan con el virus con el tiempo y desarrollan una inmunidad duradera genuina. Después de un año más o menos, serás vulnerable a la reinfección, pero estas reinfecciones son más leves, como un resfriado común normal. La razón principal por la que este virus se comportó de manera diferente a otros virus corona en adultos es porque teníamos menos inmunidad a este virus.

Los adultos vacunados están al principio protegidos, pero la inmunidad es temporal, ya que se basa en una respuesta en la sangre, centrada únicamente en una versión antigua de la proteína espiga. Esto conduce gradualmente a la siguiente etapa de la pandemia, donde el virus no tiene a nadie más que infectar, excepto a las personas vacunadas con inmunidad menguante. Esto es inevitable, porque casi todas las personas no vacunadas desarrollarán inmunidad esterilizante eventualmente.

Una vez que haya muchas personas con inmunidad inducida por la vacuna menguante en comparación con las personas no vacunadas que aún son susceptibles a la infección, puede ocurrir una selección adicional para la mejora dependiente de anticuerpos y la evasión de anticuerpos. Las mutaciones que habrían tenido un efecto negativo en la condición física cuando todavía había muchos jóvenes no vacunados para infectar ahora comenzarán a tener una ventaja de transmisión en la población general y serán seleccionadas.

Este es el punto al que hemos llegado ahora: no quedan suficientes personas susceptibles no vacunadas en la población, para forzar una presión selectiva suficiente contra la propagación de nuevas mutaciones de ADE y evasión de anticuerpos. El virus ahora se está propagando de una persona vacunada a la siguiente persona vacunada de forma continua. Estas son las circunstancias bajo las cuales el virus cambia para evadir la respuesta inmune inducida por la vacuna. Tales nuevos cambios no ocurren cuando el virus se propaga de una persona no vacunada a una persona vacunada, ¡porque esos cambios no mejoran la replicación en la persona no vacunada!

Este proceso solo comienza realmente una vez que la mayoría de la población ha sido vacunada y un número significativo de personas móviles con muchos contactos han comenzado a desarrollar una inmunidad menguante. Este proceso lleva un tiempo, porque el virus tarda en pasar por este filtro selectivo: tarda unos días en pasar de una persona a otra. Este proceso conduce lentamente a una situación en la que comenzará a ver un aumento en las personas mayores vacunadas hospitalizadas debido a Covid.

He realizado el siguiente gráfico, para ilustrar cómo funciona el proceso:

Si entiendes esto, entonces entiendes que lo que te están diciendo es exactamente al revés: las personas no vacunadas no son un peligro para las personas vacunadas. Las personas vacunadas dependen de un gran reservorio de personas no vacunadas, para que las vacunas sigan siendo efectivas. Esta es, por ejemplo, la razón por la que la vacuna parecía altamente efectiva en los Estados del Sur de Estados Unidos este verano, pero parece altamente ineficaz en Escocia.

Para que las personas vacunadas permanezcan a salvo de este virus, serán necesarias campañas de migración masiva: las personas vacunadas tendrán que propagarse entre las personas no vacunadas. Mientras las personas vacunadas solo interactúen con otras personas vacunadas, la selección natural provocará la propagación de variantes de este virus que evadan su respuesta inmune. Cambiar su respuesta inmune a una respuesta inmune más efectiva es muy difícil y con cada refuerzo que reciban se volverá más difícil.

Una vez que queda claro que las vacunas están fallando, esto lleva a sus responsables políticos al siguiente gran dilema: aumentar o no impulsar.

-Si decides no impulsar, te enfrentas al mismo tipo de situación que vimos el invierno pasado o peor. Las vacunas no serán efectivas y los hospitales no podrán lidiar con la carga de los pacientes, porque los hospitales tienen poco personal y tratan de tratar a los pacientes cuyo tratamiento se retrasó.

-Si decides aumentar, simplemente pateas la lata por el pasillo hasta el próximo invierno. Cada vez que inyectas a alguien con la misma versión antigua de la proteína Spike, el sistema inmunológico aprende a acercarse más a esta versión de la proteína Spike, a expensas de su capacidad para ajustarse a cualquier variante novedosa que surja. Parece funcionar bien a corto plazo, como lo demuestra Israel, pero no es una solución sostenible, porque obstaculiza el sistema inmunológico en su capacidad de adaptarse a la inevitable evolución de este virus.

Además de esto, parece haber una ventana de dos semanas después de la inyección durante la cual tiene un mayor riesgo de infectarse, porque muchos de sus glóbulos blancos se mueven a la ubicación de la inyección en su brazo. Por lo tanto, una campaña de refuerzo masivo puede causar un aumento adicional en las infecciones.

Lo que ha sucedido es lo siguiente: un nuevo virus saltó a la población humana, contra la cual teníamos muy poca inmunidad preexistente. Es el tipo de virus contra el que nuestros cuerpos no desarrollan una respuesta inmune duradera, porque es el tipo de virus que puede usar tales anticuerpos para su propio beneficio cuando muta.

Normalmente los seres humanos desarrollarían una respuesta inmune muy diversa, en respuesta a las diversas variantes que circularán en la población a lo largo del tiempo. Debido a esta respuesta inmune diversa, sería imposible que las pequeñas mutaciones conduzcan a un aumento dramático en la evasión inmune.

Debido a las vacunas, la respuesta inmune de todos ahora se ve muy similar. Esto tiene el efecto de permitir que las mutaciones simples causen efectos dramáticos. Nunca antes habíamos tenido una situación como esta en la historia. Es a través del desarrollo gradual de diversa inmunidad que los virus normalmente se vuelven endémicos. Ahora interferimos con este proceso y estamos a punto de descubrir las consecuencias.

Si vives en una nación de Europa Occidental, ahora puedes esperar aproximadamente la siguiente línea de eventos para proceder:

Las infecciones y hospitalizaciones aumentarán a medida que el clima empeore y la protección inducida por la vacuna disminuya.

Los políticos enfatizarán inicialmente que la mayoría de los pacientes no están vacunados. Eventualmente, esta narrativa progresa a «todavía es más probable que termine hospitalizado si no está vacunado», ya que los pacientes completamente vacunados se convierten en la mayoría. Entonces probablemente redoblan la presión y deciden apresurar los refuerzos, mientras insisten en que la vacuna aún lo protege adecuadamente.

Los medios de comunicación y los políticos insistirán en que todo esto se debe a las personas que permanecen sin vacunar, incluso cuando la evidencia comienza a demostrar que las vacunas no hacen una diferencia sustancial, siempre y cuando se ajusten a los factores de confusión demográfica (lo que generalmente se niegan a hacer, prefieren mostrarle los números brutos). Se implementarán nuevas medidas dirigidas a los no vacunados, pero estas medidas no tendrán un impacto significativo en la ola invernal. En todo caso, aislar a los no vacunados de los vacunados facilita que las mutaciones resistentes a las vacunas se vuelvan dominantes.

Países como los Países Bajos, donde los políticos fueron lo suficientemente tontos como para creer genuinamente que estas vacunas serían el final de este lío, estarán en grandes problemas. Eventualmente, se ven obligados a abandonar su negación e implementar un nuevo confinamiento que afecta a las personas vacunadas y no vacunadas por igual. Los confinamientos se utilizan para ganar tiempo, para desplegar nuevos refuerzos para los ancianos e impulsar la vacunación de los niños. Sin embargo, la vacunación de los niños es la forma más efectiva posible de crear variantes de evasión inmune, porque los niños no vacunados son un baluarte de la selección natural contra las mutaciones que evaden la vacuna. Cuantos más niños vacunamos, más aceleramos la catástrofe que está a punto de suceder.

Después de un invierno horrible con un exceso de mortalidad que excede el invierno anterior, las hospitalizaciones finalmente disminuyen nuevamente. Pero el problema no ha desaparecido.

-Los diferentes descendientes circulantes de Delta continúan divergiendo entre sí. Otras variantes como Beta también pueden aparecer en Europa. Esto ahora prohíbe el despliegue de una nueva vacuna efectiva contra Delta, porque estas cepas están evolucionando en direcciones exactamente opuestas a la versión de Wuhan. El virus ahora desarrollará tal variación que ya no es posible implementar una vacuna efectiva.

-Mientras que la diversidad genética del virus habrá aumentado, la diversidad de nuestra respuesta inmune contra el virus habrá disminuido. La mayoría de los adultos se habrán inyectado tres o incluso cuatro veces, con una versión de Wuhan de la proteína espiga. Con cada vez que se le inyectan estas vacunas, su sistema inmunológico se ve obligado a centrar más de su respuesta en esta versión de Wuhan de la proteína espiga, a expensas de la capacidad de su sistema inmunológico para responder a todas las demás partes del virus y todas las demás variantes que evolucionan con el tiempo.

Los políticos se darán cuenta de que las viejas vacunas ya no funcionarán para el próximo invierno, pero no son inmunólogos y esperan que simplemente se pueda idear una nueva vacuna una vez que los descendientes de Delta hayan evolucionado para ya no verse afectados por esta vacuna. Sin embargo, esto no es posible por dos razones:

1. A medida que aumenta la diversidad genética, se vuelve imposible predecir por qué cepa se verá afectada una región o individuo en particular, por lo que se vuelve difícil optimizar la vacuna.

2. Debido al pecado antigénico original, la primera exposición limita la capacidad de ajustarse a las exposiciones posteriores. La respuesta a las exposiciones posteriores será moldeada por la primera exposición. En términos generales, la vacunación con nuevas cepas simplemente recuerda la respuesta de la vacunación con cepas viejas, en lugar de crear una nueva respuesta.

Debido a que no será posible usar vacunas efectivas, el invierno de 2022 a 2023 conduce a una ola masiva de muertes diferente a todo lo que hemos visto hasta ahora.

Nunca antes habíamos hecho algo así en la historia de la humanidad. Hemos inyectado a toda la población con «vacunas», que hacen que sea un poco más difícil que este virus se replique en el cuerpo de una persona, pero aún así permiten que una persona se infecte y lo transmita. Así es como se genera una explosión en nuevas variantes.

Imagen

Lo que es importante entender es que las vacunas también sirven como un trampolín evolutivo: las mutaciones intermedias que nunca podrían haber sobrevivido el tiempo suficiente para desarrollar más mutaciones ahora pueden sobrevivir en este nuevo entorno de inmunidad inducida por vacunas artificiales. Recuerde, las personas no están desarrollando la amplia inmunidad esterilizante natural que involucra casi todas las proteínas del virus en sus membranas mucosas, que les prohíbe infectarse. Tal inmunidad impide que sus cuerpos sirvan como campos de entrenamiento para que el virus evolucione aún más.

No, están desarrollando inmunidad en la sangre, en lugar de en las membranas mucosas del tracto respiratorio superior, en lugar de en las membranas mucosas del tracto respiratorio superior. Así es como se genera una explosión de variantes, con cambios en la proteína espiga. Variantes que pueden saltar a otras especies animales donde pueden evolucionar aún más. Variantes que evolucionan para hacer uso de su respuesta de anticuerpos. Las variantes con todo tipo de ventajas ahora pueden evolucionar, porque las personas con inmunidad inducida por la vacuna menguante contra la proteína Spike son un trampolín evolutivo perfecto.

Uno de los factores necesarios para que nuestra especie alcance densidades de población tan altas como las que hemos alcanzado hoy en día es la diversidad de nuestra respuesta inmune de persona a persona:

Los loci MHC son algunos de los loci codificantes más variables genéticamente en mamíferos, y los loci HLA humanos no son excepciones. A pesar del hecho de que la población humana pasó por una constricción varias veces durante su historia que fue capaz de arreglar muchos loci, los loci HLA parecen haber sobrevivido a tal constricción con una gran variación. [20] De los 9 loci mencionados anteriormente, la mayoría retuvo una docena o más de grupos de alelos para cada locus, una variación mucho más conservada que la gran mayoría de los loci humanos. Esto es consistente con un coeficiente de selección heterocigoto o de equilibrio para estos loci. Además, algunos loci HLA se encuentran entre las regiones codificantes de más rápida evolución en el genoma humano. Se ha observado un mecanismo de diversificación en el estudio de tribus amazónicas de América del Sur que parecen haber sufrido una intensa conversión de genes entre alelos variables y loci dentro de cada clase de genes HLA.[21] Con menos frecuencia, se han observado recombinaciones productivas de mayor alcance a través de genes HLA que producen genes quiméricos.

Si tuviéramos genes HLA con muy poca diversidad, todos tendríamos una respuesta inmune muy similar a los patógenos. La falta de diversidad en sus genes HLA es uno de los factores que hicieron que los nativos americanos fueran tan vulnerables a los virus introducidos por los colonizadores europeos: estos virus podrían propagarse en un entorno de respuesta inmune homogénea, lo que permitió que estos virus evolucionaran para hacer un uso óptimo de ese entorno en particular.

Si tuviéramos genes HLA con poca diversidad, los patógenos desarrollarían variantes que superarían esa respuesta inmune en particular. La diversidad de nuestra respuesta inmune prohíbe que esto suceda: cualquier cambio en particular no puede ayudar mucho a un patógeno, cuando todos responden al patógeno de una manera diferente.

Con las vacunas basadas en picos, hemos hecho exactamente lo peor que podría hacer: homogeneizamos la respuesta inmune humana a un nuevo virus que se está volviendo rápidamente más diverso genéticamente. Esto es algo de lo que llegaremos a arrepentirnos, porque estaremos lidiando con las consecuencias de ese error en forma de inmunidad deteriorada contra este virus durante décadas. Con cada nuevo refuerzo que inyectamos a las personas, homogeneizamos la respuesta inmune nuevamente y hacemos que sea aún más difícil para el sistema inmunológico responder a las nuevas variantes que surgirán.

Los desarrolladores de vacunas no están muy preocupados por lo que sucede cuando su campaña de vacunas falla, porque nunca antes habían visto una situación en la que una vacuna desplegada a cientos de millones de personas haya fallado. Las vacunas que fracasaron y empeoraron la enfermedad (ver Dengue en Filipinas y Virus Respiratorio Sincitial en los Estados Unidos) siempre fallaron durante los primeros ensayos, en los que solo un par de miles de personas como máximo fueron inyectadas con la vacuna. Esta es la primera vez en la historia que le sucede a cientos de millones de personas simultáneamente.

Sin embargo, la realidad es la siguiente: cuando se inyecta a cientos de millones de personas con una vacuna que se supone que los protege contra una nueva enfermedad infecciosa, pero la vacuna no los protege y las personas vacunadas aún pueden propagar este virus debido al fracaso de la vacuna, se están creando las condiciones exactas en las que el virus crecerá mucho más mortal.

Pero espera, ¿cómo es esto posible? ¿No tiene este virus una tasa de mortalidad por infección de ~ 0.2%? ¿El 99.8% de las personas no sobreviven a una infección por coronavirus? Sí, eso solía ser cierto, antes de que comenzáramos nuestra campaña de vacunación masiva y el virus comenzara a evolucionar en respuesta a nuestros errores. La realidad es ahora que estamos viendo que las infecciones irruptivas son muy graves.

https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?dnt=true&embedId=twitter-widget-1&features=eyJ0ZndfZXhwZXJpbWVudHNfY29va2llX2V4cGlyYXRpb24iOnsiYnVja2V0IjoxMjA5NjAwLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X2hvcml6b25fdHdlZXRfZW1iZWRfOTU1NSI6eyJidWNrZXQiOiJodGUiLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X3NwYWNlX2NhcmQiOnsiYnVja2V0Ijoib2ZmIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH19&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1458200182407893001&lang=en&origin=https%3A%2F%2Fwww.rintrah.nl%2Fwhat-happens-when-the-vaccines-start-to-backfire%2F&sessionId=7c48783e802c4b858d9d3a970a425420a8effeb5&theme=light&widgetsVersion=f001879%3A1634581029404&width=550px

Las personas vacunadas que se infectan ahora tienen un 9% de probabilidades de necesitar ser hospitalizadas en los Estados Unidos. Parte de esto se debe al hecho de que las infecciones irruptivas ocurren principalmente en personas mayores, pero también es producto del hecho de que las vacunas prohíben el desarrollo de una respuesta inmune efectiva.

Las infecciones irruptivas son más graves que las infecciones antes de que tuviéramos vacunas. Estas infecciones irruptivas se volverán más comunes con el tiempo. Sin embargo, lo más importante es que podemos esperar que las infecciones innovadoras comiencen a ser más graves con el tiempo, porque ya no tenemos suficientes personas susceptibles no vacunadas cuyos cuerpos imponen una presión selectiva negativa contra las mutaciones de proteína espiga de anticuerpos / ADE. Por lo tanto, la carga sobre los hospitales aumentará y, en última instancia, llegará al punto en que los hospitales ya no puedan hacer frente a todos los pacientes, lo que llevará a un mayor aumento de la mortalidad.

Necesitamos que los jóvenes sanos permanezcan sin vacunar, no solo para proteger a las personas vacunadas e imponer una presión selectiva contra las mutaciones de la proteína espiga ADE evadidos de anticuerpos/ ADE, sino por la siguiente razón:

¡Los jóvenes sanos no vacunados son los únicos que pueden revelar lo que sucedió!

Si casi no quedan jóvenes sanos no vacunados en países donde la mayoría de las personas recibieron estas vacunas, será difícil probar lo que hicieron: le dieron a la gente una vacuna que empeoró la pandemia. Mientras queden muchos jóvenes sanos no vacunados, será obvio a partir de las estadísticas y de las propias interacciones sociales cotidianas de las personas que los jóvenes sanos no vacunados no están sufriendo los efectos de este virus.

Sin suficientes jóvenes sanos no vacunados, será más fácil para los gobiernos pretender que estas nuevas olas mortales fueron simplemente un producto de alguna nueva variante más mortal que evolucionó espontáneamente, completamente sin relación con la campaña de vacunación.


Lo importante es entender que nada de esto era necesario. Realmente no tenía que ser así. Hubiera sido muy sencillo abordar esta situación, para políticos competentes.

Hágase las siguientes preguntas: ¿Por qué Suecia está bien, sin ningún confinamiento? Japón, el país con la población más envejecida del planeta, tiene 18.000 muertes por COVID, tantas como los Países Bajos. ¿Cómo escapó el África subsahariana de esta plaga?

Es realmente muy simple. Realmente no tienes que ser un genio para descubrir esto. Estos políticos y científicos podrían haber sido aclamados como héroes, si hubieran hecho las cosas muy simples que el tipo promedio en la calle ya descubrió:

-Asegúrese de que todos reciban suficiente vitamina D y vitamina K2.

-Fomentar una dieta y un estilo de vida saludables.

-Animar a los jóvenes a infectarse y volverse inmunes.

No voy a discutir todos los detalles específicos con respecto a la nutrición, pero debería quedar claro para cualquiera que mire la evidencia de que conocemos varios nutrientes que reducen enormemente el riesgo de enfermedades graves. Sin embargo, a los políticos no parece importarles esto: quieren una solución fácil de alta tecnología que sea consistente, confiable y fácil de forzar a las personas.

Los seres humanos pueden elegir someterse a las demandas de su cuerpo. El cuerpo anhela ciertos nutrientes, a cambio nos entrega la inmunidad que necesitamos para sobrevivir en este mundo. Por otro lado, la respuesta que elegimos fue el transhumanismo ordenado por el gobierno: forzamos a nuestros cuerpos a cambiar, engañamos a las células de nuestro cuerpo para que comenzaran a expresar material genético extraño: ARNm encapsulado en lípidos y ADN de una vacuna vectora de adenovirus.

Esto ahora es contraproducente. La naturaleza se niega a plegarse a nuestra voluntad y el resultado de este experimento fallido será la muerte en masa.

Fuente: https://www.rintrah.nl/what-happens-when-the-vaccines-start-to-backfire/

El judío no perdona. La franquicia-Covid Austria recibe órdenes. El país que vio nacer a Hitler seguirá siendo castigado

Austria declara la guerra a los no vacunados solo unos días después de una visita de Soros.

Fuente:

El hijo de George Soros, Alexander, ahora dirige la Open Society Foundation. Recientemente se reunió con el canciller de Austria, Alexander Schallenberg (ÖVP) y el nuevo ministro de Relaciones Exteriores, Michael Linhart (ÖVP).

Los amigos especiales de la familia Soros en los últimos años han incluido al ex canciller federal Christian Kern (SPÖ), el ex canciller federal Sebastian Kurz (ÖVP), el ex alcalde de la ciudad de Viena Michael Häupl (SPÖ) y, por último, pero no menos importante, el actual alcalde de Viena Michael Ludwig (SPÖ). Este último incluso otorgó a George Soros la Gran Condecoración de Honor en Oro por Servicios al Estado de Viena en 2019.

El 8 de noviembre, Alexander Soros se reunió con el Canciller Federal y, según Soros Junior, en su perfil de Twitter, los dos discutieron el deterioro de la situación en los Balcanes Occidentales y el futuro de la CEU, la Universidad Centroeuropea.

En 2017, después de que Hungría prohibiera la universidad de Soros CEU del país debido a sus constantes intenciones de desestabilización (ya había sumido a varios estados en profundas crisis y a menudo se beneficiaba económicamente), el ex canciller Christian Kern (SPÖ) abogó por la reubicación del CEU en Viena.

El contrato se celebró junto con el ex alcalde Michael Häupl. A expensas de los contribuyentes, el Hospital Otto Wagner también fue reconstruido para este propósito. Los académicos de Soros ahora tienen acceso a una lujosa y costosa universidad privada en Viena.

https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?dnt=false&embedId=twitter-widget-0&features=eyJ0ZndfZXhwZXJpbWVudHNfY29va2llX2V4cGlyYXRpb24iOnsiYnVja2V0IjoxMjA5NjAwLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X2hvcml6b25fdHdlZXRfZW1iZWRfOTU1NSI6eyJidWNrZXQiOiJodGUiLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X3NwYWNlX2NhcmQiOnsiYnVja2V0Ijoib2ZmIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH19&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1458440155065421835&lang=en-gb&origin=https%3A%2F%2Ffreewestmedia.com%2F2021%2F11%2F12%2Faustria-declares-war-on-unvaccinated-only-days-after-a-soros-visit%2F&sessionId=2de80f8ab01ef44e1b575b70a5b264606dba15d2&theme=light&widgetsVersion=f001879%3A1634581029404&width=550px

https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?dnt=false&embedId=twitter-widget-1&features=eyJ0ZndfZXhwZXJpbWVudHNfY29va2llX2V4cGlyYXRpb24iOnsiYnVja2V0IjoxMjA5NjAwLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X2hvcml6b25fdHdlZXRfZW1iZWRfOTU1NSI6eyJidWNrZXQiOiJodGUiLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X3NwYWNlX2NhcmQiOnsiYnVja2V0Ijoib2ZmIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH19&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1458486309186646017&lang=en-gb&origin=https%3A%2F%2Ffreewestmedia.com%2F2021%2F11%2F12%2Faustria-declares-war-on-unvaccinated-only-days-after-a-soros-visit%2F&sessionId=2de80f8ab01ef44e1b575b70a5b264606dba15d2&theme=light&widgetsVersion=f001879%3A1634581029404&width=550px

El ex canciller Sebastian Kurz y jefe del ÖVP, desde hace algún tiempo solo se ha estado comunicando en inglés en Twitter, independientemente de si los austriacos lo entienden o no. Fue «genial» «reconectarse» con su «viejo amigo» Alexander Soros. Según las imágenes de la reunión, los dos se conocieron en una acogedora habitación de hotel. Los austriacos deben preguntarse por qué su «vida académica» será en inglés a partir de ahora, especialmente porque su propio idioma ya les ha servido bien durante muchos siglos.

Si bien los austriacos no saben mucho sobre su nuevo ministro de Relaciones Exteriores Michael Linhart (ÖVP), también conoce a Alexander Soros. Es «bueno» conocer al nuevo ministro de Relaciones Exteriores de Austria, explicó Alex Soros en Instagram.

¿Mal momento para un nuevo confinamiento?

Solo unos días después de la visita supuestamente para discutir «cuestiones fronterizas», el gobierno austriaco anunció que tenía la intención de imponer confinamientos estrictos para 3,1 millones de austriacos que no están completamente vacunados. El canciller Alexander Schallenberg se quejó de la tasa de jab «vergonzosamente baja». El Covid-19 se ha convertido en la pandemia de las coincidencias.

«De acuerdo con el plan incremental, en realidad tenemos solo unos días hasta que tengamos que introducir el confinamiento para las personas no vacunadas», anunció Schallenberg durante una conferencia de prensa el jueves. Estas restricciones significan que «uno no puede salir de su casa a menos que vaya a trabajar, comprar (lo esencial), estirar las piernas, es decir, exactamente lo que todos tuvimos que sufrir en 2020».

Pero Austria tiene una tasa de jab más alta que los Estados Unidos. «Con una tasa de vacunación del 62,7 por ciento, Austria no solo tiene una tasa más alta que los Estados Unidos, sino que la mayoría de la población ha sido vacunada hace relativamente poco, lo que debería dar a esas personas una mejor protección. Sin embargo, el país está experimentando su brote más prolífico de la historia, como estamos viendo en todo el mundo, con una relación inversa casi perfecta entre las tasas de vacunación y las tasas de casos de Covid», señaló Daniel Horowitz.

Pero en lugar de cuestionar la vacunación, los líderes austriacos están redoblando la cuestión.

A partir del lunes, el gobierno de Alta Austria está planeando un confinamiento para los no vacunados que incluye a las personas solo parcialmente vacunadas también. El gobernador de Alta Austria, Thomas Stelzer (ÖVP), calificó la situación de «dramática».

El ministro de Salud, Wolfgang Mückstein (Verdes), también exigió confinamientos para los no vacunados en Alta Austria. Las declaraciones de la ministra de Turismo, Elisabeth Köstinger (ÖVP), también son claras y hablan a favor de un confinamiento de los no vacunados: «El tiempo de solidaridad con aquellos que no quieren vacunarse por razones endebles ha expirado. Podemos y las personas vacunadas no renunciarán a sus libertades porque una minoría rechaza constantemente y sin razón médica las medidas de protección y las vacunas. Eso sería injusto y también carecería de solidaridad con todos los demás».

Los jabs experimentales violan el Código de Nuremberg

El presidente del FPÖ, Herbert Kickl, ha sido cada vez más crítico con las medidas de Corona en las últimas semanas, en particular un confinamiento para las personas no vacunadas. El miembro del FPÖ Michael Schnedlitz incluso llamó a un levantamiento contra las medidas planeadas en un video. Bajo el lema «Bienvenidos a la dictadura», se opuso a las restricciones y calificó al gobierno de dictatorial. La vacunación sigue siendo una elección personal, dijo.

Los críticos de la política de vacunación obligatoria del gobierno afirman regularmente que viola el Código de Nuremberg. En agosto de 1947, el tribunal militar estadounidense enumeró diez elementos en su fallo sobre los médicos nazis alemanes en la sección titulada «Intentos médicos permitidos», que más tarde se conoció como el «Código de Nuremberg».

Mientras que los defensores de la política de vacunación afirman que las vacunas son preparaciones aprobadas y, por lo tanto, no un experimento, los críticos han señalado que incluso el futuro canciller alemán Olaf Scholz o virólogos progubernamentales como Alexander Kekulé han hablado de un «experimento» global.

Fuente: http://www.freewestmedia.com/

Mientras tanto en Alemania:

Le llega una segunda orden: https://www.msn.com/es-es/noticias/internacional/alemania-suspende-temporalmente-la-certificaci%C3%B3n-del-pol%C3%A9mico-gasoducto-ruso-nord-stream-2/ar-AAQLKNv?ocid=msedgntp

El exceso de muertes apunta a la agenda de despoblación

[Hay algo malo, dañino en este tóxico llamado «vacuna» o «vacuna» tóxica, experimental ya sea con la proteína espiga u óxido de grafeno o ambos juntos, incluso más huéspedes y artilugios. Lo importante ahora es no inocularse. LTC]

MIKE WHITNEY • NOVIEMBRE 5, 2021 • 3.700 PALABRAS https://www.unz.com/

«Creo que es muy probable que la próxima fase implique la muerte en una escala que empequeñecerá las afirmaciones de «muertes por covid-19″ hasta la fecha». Dr. Mike Yeadon, ex vicepresidente de Pfizer

Pregunta– ¿Por qué la mortalidad en Escocia es más alta en 2021 que en 2020?

Respuesta– Porque más gente está muriendo. Y la razón por la que más personas están muriendo es porque más personas han sido vacunadas. En otras palabras, existe un vínculo entre el aumento de la mortalidad y la vacuna contra el Covid-19.

Pregunta– No se puede probar eso.

Respuesta– Tienes razón, no puedo. La evidencia es toda circunstancial. Pero es convincente, de todos modos. Por ejemplo, el aumento de la mortalidad no solo está ocurriendo en Escocia. Está sucediendo en muchos de los países que lanzaron campañas de vacunación masiva a principios de año. Todos están viendo un aumento significativo en la mortalidad por todas las causas. ¿Por qué? ¿Qué están haciendo diferente en 2021 de lo que lo hicieron en los años anteriores?

Pregunta– Puedo ver a lo que estás llegando, pero todavía no creo que tengas suficiente evidencia para presentar tu caso.

Respuesta– Bien, entonces me dices: ¿Por qué mueren más personas en 2021 que en 2020? Y, tenga en cuenta que la mortalidad por todas las causas no solo ha subido un poco; está rompiendo el promedio de cinco años. Echa un vistazo a esta publicación reciente de Alex Berenson en Substack:

Escocia tiene un 87% de adultos vacunados; las muertes semanales están ahora un 30% por encima de lo normal

14 de octubre, Esto es del Panel Diario Covid-19 de Salud Pública de Escocia:

«El exceso de muertes registradas la semana pasada representa un aumento del 30% en el promedio de cinco años antes de la pandemia para esta época del año. Esta es la 20ª semana consecutiva con un exceso de muertes por encima del promedio de cinco años y la más alta desde la semana que terminó el 10 de enero de 2021″.

Incluso excluyendo las muertes por Covid, estuvieron casi un 20% por encima de lo normal durante la semana más reciente, y la tendencia está aumentando». («Escocia es 87% adulto vacunado; las muertes semanales están ahora un 30% por encima de lo normal», Alex Berenson Substack)

Pregunta– Pero, ¿cómo se puede construir un caso sobre datos de un solo país? Es ridículo.

Respuesta– Pero no es solo Escocia. La misma regla se aplica a muchos de los países que lanzaron campañas de vacunación a principios de año. Aquí hay más de Berenson:

Agregue Alemania, la nación más poblada de Europa, a los países que ven una mortalidad por todas las causas inusualmente alta que NO está relacionada con Covid.

En septiembre, Alemania reportó casi 78.000 muertes, más de un 10 por ciento más que la cifra esperada, dijeron demógrafos del gobierno alemán a principios de esta semana.

Prensa: «Cifras de mortalidad (en Alemania) en septiembre de 2021: 10% por encima de la mediana de años anteriores». («No es solo el Reino Unido; Las muertes por todas las causas también están ahora muy por encima de lo normal en Alemania (80% de adultos completamente vacunados)», Alex Berenson Substack)

Y luego está esto de la cuenta de Twitter de

Data Analyst (echa un vistazo a los gráficos): Análisis de datos @Data_is_Louder

·

Oct 26

Misterio COVID Dinamarca, Finlandia y Noruega El exceso de muertes es mayor que en su peor brote de Covid. Estas misteriosas muertes en exceso ocurrieron en el tiempo junto con el lanzamiento de la vacunación.

Dinamarca –«5 meses es una fila 2021 ha roto el récord de 10 años de personas que mueren por todas las causas….. Muertes por Covid-19 cercanas a cero durante el mismo período».

Lo mismo es cierto en Irlanda, Reino Unido e Israel. Eche un vistazo a Inglaterra (de 10 a 59 años).

Lo que es tan inquietante de este gráfico es que muestra cómo las vacunas se dirigen a los jóvenes. «Si bien el número de muertes por COVID se ha limitado en gran medida a los ancianos … son los jóvenes los que están soportando la peor parte de las lesiones por vacunas. Según VigiAccess, la base de datos de eventos adversos de la Organización Mundial de la Salud, el 41% de los más de 2,4 millones de lesiones por vacunas reportadas hasta ahora se encuentran entre los menores de 44 años, y solo el seis por ciento se encuentran entre las personas mayores de 75 años. («La verdadera pandemia acaba de comenzar, y son ataques cardíacos inducidos por COVID en los jóvenes», Lifesite News)

Eso es algo que no vas a leer en los medios de comunicación, y por una buena razón, también. Porque socavaría su objetivo letal de seguir promocionando la vacuna.

Aquí hay más del analista cuantitativo Joel Smalley:

Joel@RealJoelSmalley

Actualización semanal de muertes de los CDC. «A pesar de» estar más del 80% completamente vacunado, desde el 24-jul, las muertes de mayores de 65 años en Florida son un 14% más altas que en el mismo período del año pasado. «A pesar» de al menos un 50% de vacunación completa en los menores de 65 años, las muertes han subido un 46% y aumentarán a medida que los informes se pongan al día.

Los ejemplos están en todas partes a través de Internet. No tienes que mirar muy lejos. Dondequiera que se llevaron a cabo las vacunaciones masivas, allí también ha aumentado la moralidad. Y, una vez más, estas no son muertes por Covid. Estos son principalmente ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, coágulos de sangre, enfermedades circulatorias y problemas neurológicos; las mismas dolencias inducidas por vacunas de las que nos advirtieron los médicos y científicos que nos han estado diciendo la verdad desde el principio. Resulta que tenían razón después de todo.

En pocas palabras, las vacunas están aumentando las muertes, no reduciéndolas. Están empeorando las cosas, no mejorando. Están perpetuando la crisis sin ponerle fin. Y es por eso que la línea roja en el gráfico apunta hacia arriba. Es una indicación de que el número de muertes continuará aumentando mientras sigamos haciendo lo que estamos haciendo ahora, inoculando a millones de personas con un patógeno citotóxico que desencadena coágulos sanguíneos, inflamación y autoinmunidad. Aquí hay otro gráfico de Escocia con un breve comentario de The Daily Skeptic:

«…. la presencia de una epidemia de Covid no se vio en el verano de 2020, pero se ve en el verano de 2021. ¿Qué difiere entre los dos años? La respuesta obvia es el despliegue de la vacunación contra el COVID-19. No hubo un programa de vacunación contra el COVID-19 en 2020, pero sí hubo un despliegue de vacunas contra el Covid de forma secuencial a grupos de edad cada vez más jóvenes en 2021, un patrón que vemos en la manifestación del exceso de muertes. …. El sistema de notificación de eventos adversos de la Tarjeta Amarilla,…. ya ha registrado más de 1.700 muertes en la población del Reino Unido asociadas con las vacunas COVID-19. Por lo tanto, existe un caso prima facie de que la vacunación contra la COVID-19 sea un factor que contribuya al dramático aumento del exceso de muertes en verano en Escocia en 2021″.
(«Are Vaccines Driving Excess Deaths in Scotland, A Professor of Biology Asks», The Daily Skeptic)

¿Ha notado cómo los medios de comunicación están tratando de encubrir el repentino aumento de la mortalidad? Aquí hay un buen ejemplo de un artículo en el UK Telegraph:

«Si bien el enfoque sigue firmemente fijo en Covid-19, una segunda crisis de salud está surgiendo silenciosamente en Gran Bretaña. Desde principios de julio, ha habido miles de muertes en exceso que no fueron causadas por el coronavirus. Según los expertos en salud, esto es muy inusual para el verano. Aunque se espera un exceso de muertes durante los meses de invierno, cuando el clima frío y las infecciones estacionales se combinan para ejercer presión sobre el NHS, el verano generalmente ve una pausa.

Este año es un caso atípico preocupante.

Según la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS), desde el 2 de julio ha habido 9.619 muertes en exceso en Inglaterra y Gales, de las cuales el 48 por ciento (4.635) no fueron causadas por Covid-19.

Entonces, si todas estas personas adicionales no están muriendo de coronavirus, ¿qué los está matando?

Los datos de Public Health England (PHE) muestran que durante ese período hubo 2.103 registros de muerte adicionales con cardiopatía isquémica, 1.552 con insuficiencia cardíaca, así como 760 muertes adicionales con enfermedades cerebrovasculares como accidente cerebrovascular y aneurisma y 3.915 con otras enfermedades circulatorias». («Miles de personas más de lo habitual están muriendo… pero no es del Covid», Telegraph)

Entonces, según el artículo, hubo:

  • 24% más muertes por insuficiencia cardíaca que el valor basal
  • 19% cardiopatía isquémica
  • 16% de enfermedad cerebrovascular (accidentes cerebrovasculares)
  • 18% otras enfermedades circulatorias

Todas estas dolencias cerebrovasculares, cardíacas y circulatorias no bajan repentinamente del cielo en 2021. Son lesiones generadas por vacunas. ¿Puedes ver eso?

¿Y todos están vinculados a la proteína espiga, que es el «mecanismo biológico de acción» que «daña los vasos sanguíneos, los órganos y causa coágulos de sangre, y que puede matar a un ser humano?» (Cita: Dr. Peter McCullough)

¿Te has preguntado por qué murieron más personas este año de Covid que en todo 2020? Según Johns Hopkins, el Covid mató a 353.000 personas en Estados Unidos en 2020. Pero en solo 10 meses en 2021, 390,000 personas han muerto. ¿Cómo puede ser eso? Después de todo:

  1. Muchos de los extremadamente vulnerables ya han muerto
  2. Los expertos dicen que Delta no es tan letal como la infección original de Wuhan
  3. 100 millones de personas (según los CDC) ya han sobrevivido al Covid y ahora tienen inmunidad natural
  4. Y 190 millones de personas han sido doblemente vacunadas

Estas son cuatro razones por las que las muertes deberían estar disminuyendo. Pero no están disminuyendo, están aumentando.

¿Por qué?

La vacuna, por eso.

¿Y por qué los países con las tasas de mortalidad por Covid-19 más altas, también los países más vacunados?

Es porque «hay una correlación positiva masiva entre el porcentaje de vacunación y las muertes».

Pero no tomes mi palabra para ello. Compruébelo usted mismo. Haz tu propia investigación.

Recientemente, el profesor Norman Fenton de la Universidad Queen Mary de Londres revisó las estadísticas del gobierno (ONS) para ver si podía «determinar el riesgo-beneficio general de las vacunas Covid-19» comparando «las tasas de mortalidad por todas las causas entre los vacunados y los no vacunados en cada categoría de edad».

Su pensamiento sobre el asunto era simple:

«Si el Covid es tan peligroso como se afirma, y si la vacuna es tan efectiva como se afirma, ya deberíamos haber visto muchas más muertes relacionadas con Covid entre los no vacunados que entre los vacunados … (y) Si la vacuna es tan segura como se afirma, entonces debería haber habido muy pocas muertes más por causas no relacionadas con Covid entre los vacunados que entre los no vacunados (en cada grupo de edad). Por lo tanto, el recuento de muertes por todas las causas debe ser mayor entre los no vacunados que entre los vacunados (en cada grupo de edad), lo que confirma que los beneficios de la vacunación superan los riesgos». (Las discrepancias e inconsistencias en los conjuntos de datos del Gobierno del Reino Unido comprometen la precisión de las comparaciones de la tasa de mortalidad entre vacunados y no vacunados»)

Simple, ¿verdad? En otras palabras, si la vacuna es tan grande, entonces debería quedar claro a partir de los datos. Pero eso no es lo que encontró Fenton. Lo que encontró fue todo lo contrario. Encontró que la mortalidad por todas las causas es mayor entre las personas vacunadas que entre las no vacunadas. (Y dependiendo de cómo interprete los datos, podría ser significativamente mayor). Fenton esperaba que su análisis impactaría el debate sobre el programa de vacunación en curso, pero en cambio, ha sido brutalmente denunciado como un extremista de derecha, que es lo que le sucede a cualquiera que se atreva a desafiar la narrativa oficial. Aquí hay más de NPR:

«Dentro del departamento de emergencias del Hospital Sparrow en Lansing, Michigan, los miembros del personal están luchando para atender a los pacientes que se presentan mucho más enfermos de lo que nunca han visto. Tiffani Dusang, directora de enfermería de la sala de emergencias, prácticamente vibra con ansiedad reprimida, mirando a todos los pacientes acostados en una larga fila de camillas empujadas contra las paredes beige de los pasillos del hospital. «Es difícil de ver», dice en su cálido twang texano.

Pero no hay nada que pueda hacer. Las 72 habitaciones de la ER ya están llenas.

«Siempre me siento muy, muy mal cuando camino por el pasillo y veo que la gente tiene dolor o necesita dormir o necesita tranquilidad».

Incluso en partes del país donde el COVID-19 no está abrumando al sistema de salud, los pacientes se presentan a la ER más enfermos de lo que estaban antes de la pandemia, sus enfermedades más avanzadas y que necesitan una atención más complicada.

Los meses de retrasos en el tratamiento han exacerbado las afecciones crónicas y empeorado los síntomas. Los médicos y las enfermeras dicen que la gravedad de la enfermedad varía ampliamente e incluye dolor abdominal, problemas respiratorios, coágulos de sangre, afecciones cardíacas e intentos de suicidio, entre otros. («Las E ahora están inundadas de pacientes gravemente enfermos, pero muchos ni siquiera tienen COVID», NPR)

Repita: «dolor abdominal, problemas respiratorios, coágulos de sangre, afecciones cardíacas». En otras palabras, el hacinamiento en las salas de emergencia podría vincularse tan fácilmente a las lesiones inducidas por la vacuna como a los «tratamientos retrasados». Y observe cómo el autor parece genuinamente preocupado por las florecientes salas de urgencias, pero nunca menciona al elefante en la habitación; la vacuna. ¿Fue solo un desliz de su parte o fue su verdadera intención de engañar a sus lectores desde el principio?

Luego, está esta joya en el New York Post que trata de preparar al público para la avalancha de trastornos «tromboembólicos» que enfrentaremos en un futuro muy cercano. El artículo se titula apropiadamente «El ataque cardíaco poco conocido que está golpeando a mujeres ‘en forma y sanas’ de tan solo 22 años». Aquí hay un clip del artículo:

«Cuando piensas en un ataque al corazón, inmediatamente te imaginas a alguien que es mayor y que ya podría tener problemas de salud subyacentes. Pero los expertos han advertido que las mujeres de tan solo 22 años podrían ser golpeadas por una condición poco conocida.

La disección espontánea de la arteria coronaria (SCAD) ocurre cuando se forma un desgarro en un vaso sanguíneo en el corazón, informa el New York Post. Puede ralentizar o bloquear el flujo sanguíneo al corazón, causando un ataque cardíaco, anomalías en el ritmo cardíaco o muerte súbita, dicen los expertos de la Clínica Mayo.

En general, es una afección poco común, pero los médicos instan a las mujeres a presionar por un diagnóstico y atención cuando se trata de los síntomas. La afección es más común en mujeres de 30 a 60 años, pero los expertos han advertido que está llegando a mujeres sanas y en forma de tan solo 22 años. (El ataque cardíaco poco conocido que está golpeando a mujeres «en forma y sanas» de tan solo 22 años, New York Post)

¿Tienes eso? Así que, según el Post, es perfectamente normal que un joven de 22 años en forma sea golpeado por un ataque al corazón. ¿Crees que, tal vez, el autor está tratando de suavizar las actitudes hacia las lesiones inducidas por la vacuna antes de que nos golpeen como una tonelada de ladrillos? De hecho, lo es, al igual que el artículo en el Times of India sobre la superestrella de celebridades y loco del fitness, Puneeth Rajkumar, quien murió hace unos días de un paro cardíaco. Tenía 46 años. Según The Times of India:

La repentina muerte de Rajkumar ha puesto de relieve una vez más los peligros que muchos en sus 30 y 40 años se enfrentan hoy en día, que es el creciente riesgo de enfermedades cardíacas y paros cardíacos… (Rajkumar) sufrió de una dolencia cardíaca masiva mientras hacía ejercicio en el gimnasio. Conocido por ser demasiado en forma y saludable, Rajkumar solía entrenar a menudo …

Ha habido un aumento impactante en el número de paros cardíacos que se observan entre las personas de sus edades tempranas, o incluso de 20 años. Si bien las dolencias cardíacas y los paros cardíacos generalmente se consideraban una «condición de las personas mayores», ese ya no es el caso, y ahora es una señal de advertencia que los médicos instan a las personas a ser críticamente conscientes. …

Debido a la pandemia, los médicos también han enfatizado que la preocupación por los asuntos relacionados con la salud del corazón se ha desplazado, y ahora es más probable que antes las personas sufran ataques cardíacos silenciosos y paros cardíacos». («El actor de Kannada Puneeth Rajkumar muere a los 46 años, sufrió un grave paro cardíaco mientras entrenaba», Times of India)

¿Parece que los medios de comunicación han aceptado su papel de cómplices del exterminio masivo o es una exageración?

En cualquier caso, podemos esperar ver un diluvio de artículos similares apareciendo en todas partes en un futuro próximo. Artículos como este:

«La actividad física puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco, sugiere un estudio: los nuevos hallazgos no superan los beneficios para la salud del ejercicio, enfatizan los investigadores». El Irish Times

O esto:

«Los ataques cardíacos entre los jóvenes en aumento» El hindú

O esto:

«Los casos de ataque cardíaco aumentaron en 2021 sin límite de edad; esto es lo que lo llevó a ello«, cnbctv18

¿Puedes ver lo que está pasando? Todos estos artículos de corte de galletas fueron inventados con el mismo objetivo en mente, engañar al público para que crea que la extraordinaria ola de muertes entre los jóvenes sanos es completamente normal. («Nada que ver aquí. Muévete»).) Pero, por supuesto, nada de esto es normal. Todo es terriblemente extraño e impactante, por lo que estamos tan enfocados en el exceso de muertes y la mortalidad por todas las causas. Porque, creemos, esto proporcionará la evidencia que necesitamos para demostrar que la vacuna es una parte crítica de la agenda de despoblación de la élite destinada a reducir la población mundial en miles de millones de personas. Todavía creemos que eso es lo que realmente está pasando. Los chicos del gran dinero han decidido erradicar unos pocos miles de millones de cucarachas para que tengan más espacio para estacionar sus Learjets. Da la casualidad de que se decidieron por la vacuna como una alternativa «menos desordenada» a cortarnos en las calles con ametralladoras. No es que perdieran el sueño por ello.

Entonces, ¿cómo va el plan, te preguntas? Mira esto:

«Según las estadísticas de mortalidad por todas las causas, el número de estadounidenses que han muerto entre enero de 2021 y agosto de 2021 es un 18% más alto que la tasa de mortalidad promedio entre 2015 y 2019».

Y aquí hay un clip de un artículo que extrajo sus datos de más investigaciones de buceadores. Echa un vistazo:

«¿Es el COVID Jab responsable del exceso de muertes?…

Matthew Crawford, del Boletín Rounding the Earth, examinó las estadísticas de mortalidad antes y después del lanzamiento de las vacunas COVID … Crawford continúa analizando los datos de los países que tienen una aceptación sustancial de la vacuna y, al mismo tiempo, tienen tasas muy bajas de COVID-19. De esta manera, puede tener una mejor idea de si los pinchazos de COVID podrían ser responsables del exceso de muertes, a diferencia de la infección en sí.

Identificó 23 países que se ajustan a este criterio, lo que representa 1.880 millones de individuos, aproximadamente una cuarta parte de la población mundial. Crawford pasa por una serie de ajustes para eliminar los valores atípicos que podrían sesgar los conjuntos de datos, (pero) después de eliminar a las naciones con más de 100 muertes por COVID por millón antes de su programa de vacunación, llegó a 13 países con una población combinada de 354 millones. …

Sorprendentemente, sin embargo, el número de muertes por COVID en estos 13 países es 11,61 veces mayor después de la vacunación, en comparación con antes de que se implementaran los pinchazos. En cinco de los 13 países, un enorme 90% de sus muertes por COVID-19 se han registrado después de que comenzaron sus campañas de vacunación.

«A primera vista, estos resultados refuerzan el caso de que las vacunas experimentales están matando a la gente», escribe Crawford. «Por lo menos, esta es una señal de seguridad más dramática que debería estimular a las autoridades que se preocupan por nuestra salud a venir a la mesa para una discusión sobre cómo refinar los datos que no están analizando según el conocimiento de nadie …» («¿Son los jabs COVID responsables del aumento de las tendencias de mortalidad?» Mercola.com)

Interesante, ¿eh? Entonces, si tomas los países donde no hay mucho virus e inoculas a un tonelada de personas de todos modos, entonces realmente puedes ver cuántas personas están siendo asesinadas por la vacuna. ¡Al menos 10 veces más!

En contraste, en países donde hay mucha propagación viral, los efectos dañinos de la vacuna son mucho menos visibles. Pero no importa cómo lo corte, la proteína espiga erosiona la infraestructura vital del cuerpo debilitando el sistema vascular, matando las células sanas y las mitocondrias, agotando los linfocitos asesinos y cortocircuitando el sistema inmunológico. Los efectos en cadena de este feroz ataque pueden ser cualquiera de las innumerables dolencias que inevitablemente evolucionan a partir de un sistema circulatorio devastado por patógenos, incluido un paro cardíaco, un accidente cerebrovascular, una embolia pulmonar, una autoinmunidad y muchos otros. En la actualidad, los ataques cardíacos parecen encabezar la lista. Echa un vistazo a esta breve publicación del Dr. Peter McCullough:

El mundo ahora está presenciando una pandemia de ataques cardíacos N-STEMI causados por coágulos de sangre

Un cierto tipo de ataque cardíaco está en aumento en todo el mundo. Los profesionales de la salud en Escocia han visto un fuerte aumento en un tipo potencialmente fatal de ataque cardíaco llamado ataque N-STEMI. Esta condición es el resultado de arterias parcialmente bloqueadas que cortan el suministro de sangre al corazón. Presenta menos daño tisular que un ataque regular de IAMCEST, pero puede ser igualmente fatal. Los casos de ataques STEMI se han mantenido estables durante años, (pero) recientemente se han disparado… Durante el verano, el hospital tuvo que aumentar su número de camas de cardiología en un 44 por ciento, ya que los trabajadores de la salud de primera línea lidiaron con una mayor demanda de pacientes de ataque cardíaco.

Una pandemia de ataques cardíacos que es provocada por una inyección citotóxica que inflige daño a sus víctimas, mueran o no. ¿Es ese un resumen preciso de la vacuna contra el Covid-19?

Lo es. Aquí hay más de The Expose:

«Los datos disponibles del Centro para el Control de Enfermedades en los Estados Unidos muestran que desde que el programa de vacunación contra el Covid-19 se puso en marcha en los Estados Unidos, las muertes debidas a ‘hallazgos clínicos anormales no clasificados en otra parte’ han aumentado exponencialmente en comparación con los niveles de vacunación anteriores al Covid-19

Las muertes en esta categoría incluyen casos para los cuales no se pudo hacer un diagnóstico más específico… o los síntomas eran difíciles de determinar… o los casos fueron remitidos a otro lugar).)

«… el número de muertes debidas a hallazgos clínicos anormales … mantuvo un promedio estable de poco más de 1,000 por semana desde febrero de 2020, y también estaba en estos niveles antes de que la supuesta pandemia golpeara a los Estados Unidos. Sin embargo, alrededor de finales de marzo / principios de abril de 2021 hubo un aumento repentino en el número de muertes anormales registradas por semana, aumentando repentinamente … a más de 7,000 por semana a mediados de septiembre, lo que representa un aumento del 600% en promedio visto cada semana antes del inicio del despliegue de la vacunación covid-19.

La pregunta, por supuesto, es, ¿por qué?

… Lo único que millones de personas tienen en común desde que las muertes anormales comenzaron a aumentar en contra del promedio esperado, es que millones de personas han recibido una inyección experimental, para lo cual no hay datos de seguridad a largo plazo para saber cuáles serán las consecuencias de eso.

Los datos oficiales de los CDC sugieren que las consecuencias de un despliegue masivo de vacunación experimental son un aumento sorprendentemente pronunciado en el número de muertes debido a causas anormales no identificadas …» («Investigación: Los datos oficiales de los CDC muestran un aumento sorprendentemente grande de muertes debido a causas misteriosas anormales desde que comenzaron las vacunas covid-19», The Expose)

El artículo es consistente con las muchas historias que hemos escuchado de enfermeras que informan sobre pacientes que presentan síntomas inusuales «extraños» que eluden el diagnóstico tradicional. Esto no debería ser sorprendente dadas las propiedades únicas de la proteína espiga cuyo ataque sigiloso al sistema vascular ya ha provocado un tsunami de enfermedades cardiovasculares, neurológicas e inmunológicas diferente a todo lo que hemos visto antes. Todas estas muertes se remontan a una «vacuna de muerte por veneno» que está aumentando implacablemente la mortalidad por todas las causas mientras mata a personas que son cada vez más jóvenes. Si duda de esto, eche un vistazo a cuántos atletas están cayendo muertos poco después de haber sido inyectados. Es una historia que está destinada a deprimir el infierno de cualquier ser humano normal.

Vea aquí– «OLEADA DE DEPORTISTAS EN TODO EL MUNDO QUE SUFREN PROBLEMAS DE SALUD INESPERADOS», No es el Beeb.com

Además, echa un vistazo a este esclarecedor video de 2 minutos que trata sobre el paro cardíaco y nuestro falso sistema de informes de lesiones por vacunas. (VAERS)

El Dr. Mike Yeadon resumió los desarrollos recientes en un comentario que publicó en el Canal Morningstar la semana pasada. Él dijo:

«No hay un final lógico … pero la tiranía totalitaria… y la despoblación masiva… Algunos colegas están de acuerdo con la parte de la tiranía, pero se resisten a la despoblación. (Pero) La evidencia apunta firmemente a ello».

De hecho, lo hace.

Fuente: https://www.unz.com/mwhitney/excess-deaths-point-to-depopulation-agenda/

Carta #136 abierta del arzobispo Viganò (sueros genéticos)

A Su Excelencia Monseñor José Horacio Gómez Arzobispo Metropolitano de Los Ángeles

Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos

    A Sus Eminencias y Excelencias Los Arzobispos y Obispos de las Diócesis de los Estados Unidos de América

    Y, por su competencia: A Su Eminencia el Cardenal Luis Francisco Ladaria Ferrer, s.j. Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe

    A Su Eminencia el Cardenal Gerhard Ludwig Müller Prefecto emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe

23 octubre 2021

    Sus Eminencias, Excelencias,

    Le dirijo a usted, arzobispo Gómez, como Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, y a usted, cardenales Ladaria y Müller, por su competencia, algunas consideraciones serias relacionadas con las llamadas vacunas contra el Covid-19.

    Creo que hay algunos aspectos de la pregunta que ahora permiten una evaluación más completa de lo que son estos medicamentos y qué efectos causan; esta evaluación debe conducir a una postura colegiada, de conformidad con el Magisterio de la Iglesia y no influenciada por información sesgada o por noticias erróneas difundidas por los productores de estos medicamentos o por los medios de comunicación.

1. Tema de la Nota de la Congregación para la Doctrina de la Fe

    La Nota sobre la moralidad del uso de algunas vacunas anti-Covid-19 se emitió el año pasado en ausencia de datos completos sobre la naturaleza del suero genético y sus componentes. Le señalo que el tema de la Nota se limita a«los aspectos morales del uso de las vacunas contra el Covid-19 que se han desarrollado a partir de líneas celulares derivadas de tejidos obtenidos de dos fetos que no fueron abortados espontáneamente»,[1] y afirma que«no pretendemos juzgar la seguridad y eficacia de estas vacunas, aunque éticamente relevante y necesario, ya que esta evaluación es responsabilidad de los investigadores biomédicos y las agencias de medicamentos». [2] Por lo tanto, la seguridad y la eficacia no son el tema de la Nota, que al expresar su opinión sobre la «moralidad del uso» ni siquiera expresa su opinión sobre la » moralidad de laproducción» de estos medicamentos.

2. Seguridad y eficacia de las vacunas

    La seguridad y eficacia de las vacunas individuales se determina después de un período de experimentación que normalmente dura varios años. En este caso, las autoridades sanitarias han decidido llevar a cabo experimentos en toda la población mundial, como excepción a la práctica habitual de la comunidad científica, los estándares internacionales y las leyes de las naciones individuales. Esto significa que toda la población se encuentra en la condición de ser susceptible de sufrir los efectos adversos de la vacuna, bajo su propio riesgo, cuando normalmente la experimentación se realiza de forma voluntaria y se lleva a cabo en un número limitado de sujetos, a quienes se les paga para someterse a ella.

    Creo que está claro que se trata de un fármaco experimental que no ha sido aprobado,[3] sino que sólo ha sido autorizado para su administración por los organismos encargados; así como creo que es evidente que existen tratamientos médicos sin efectos secundarios adversos, a pesar de que han sido sistemáticamente boicoteados por las Instituciones de Salud –OMS, CDC, EMA– y por los principales medios de comunicación. Aunque la Iglesia exprese una evaluación moral de los diferentes tratamientos disponibles ,algunos de los cuales se llevan a cabo con medicamentos producidos con líneas celulares que se originaron en un feto abortado, como las vacunas– debe reiterarse que existen tratamientos efectivos que curan a los pacientes y les permiten desarrollar defensas inmunes naturales permanentes. algo que las vacunas no hacen. Además, estos tratamientos no causan efectos secundarios graves, ya que los medicamentos que se utilizan han sido autorizados durante décadas.

    Otros tratamientos recientemente desarrollados son absolutamente efectivos, económicos y no conllevan ningún peligro para quienes los reciben: este es el caso del tratamiento con plasma estudiado y empleado con gran éxito por el médico italiano Giuseppe De Donno. [1]

    El tratamiento con plasma hiperinmune fue fuertemente desaconsejado y boicoteado por las compañías farmacéuticas y los médicos financiados por ellas, porque no cuesta nada y hace inútil la terapia análoga, que se realiza en laboratorios con células monoclonales a costos exorbitantes.

    Las normas internacionales especifican que un medicamento experimental no puede ser autorizado para su distribución excepto en ausencia de un tratamiento alternativo efectivo: esta es la razón por la cual las agencias de medicamentos en los Estados Unidos y Europa han impedido el uso de hidroxicloroquina, ivermectina, plasma hiperinmune y otras terapias con efectividad comprobada. No hay necesidad de recordarles que todas estas agencias, junto con la OMS, están financiadas casi en su totalidad por las compañías farmacéuticas y por fundaciones vinculadas a ellas, y que existe un conflicto de intereses muy grave en los niveles más altos,[2] sobre el cual los medios de comunicación guardan un silencio culpable. [3] Al expresar una evaluación moral de las vacunas, la Iglesia no puede dejar de tener en cuenta estos elementos, ya que provocan una manipulación de la información científica, sobre la base de la cual se han formulado los juicios sobre su calidad moral por parte de la Autoridad eclesiástica.

3. Los medicamentos experimentales no son vacunas en el sentido correcto

    La Congregación para la Doctrina de la Fe, aunque no expresa su opinión sobre la eficacia y seguridad de las llamadas vacunas, sin embargo las define como «vacunas», dando por sentado que en realidad dan inmunidad y protegen a las personas del contagio activo y pasivo. Este elemento es desautorizado por las declaraciones provenientes de todas las autoridades sanitarias del mundo y de la OMS, según las cuales las personas vacunadas pueden infectarse e infectar a otras más gravemente que las que no están vacunadas[4] y encontrar que sus defensas inmunes se reducen drásticamente, si no incluso se destruyen por completo.

    Un estudio reciente confirma que el suero genético puede causar formas de inmunodeficiencia adquirida en quienes lo reciben. [5] Por lo tanto, los medicamentos que se llaman «vacunas» no entran dentro de la definición oficial de una vacuna a la que presumiblemente se refiere la Nota de la FCD. De hecho, una «vacuna» se define como una preparación medicinal destinada a inducir la producción de anticuerpos protectores por parte del organismo, confiriendo resistencia específica contra una enfermedad infecciosa específica (viral, bacteriana, protozoario). Esta definición fue modificada recientemente por la OMS, porque de lo contrario no habría podido incluir medicamentos anti-Covid, que no inducen la producción de anticuerpos protectores y no confieren una resistencia específica contra la enfermedad infecciosa SarsCoV-2.

    Además, mientras que los sueros de ARNm son peligrosos debido a las implicaciones que tienen a nivel genético, el suero Astra Zeneca puede ser aún más dañino, como muestran estudios recientes. [6]

4. Proporcionalidad entre los costes y beneficios de las vacunas

    Limitándose a una evaluación únicamente de la moralidad del uso de las vacunas, la Congregación para la Doctrina de la Fe no tiene en cuenta la proporcionalidad entre los presuntos beneficios del suero genético y los efectos secundarios adversos a corto y largo plazo.

    En todo el mundo, el número de muertes y patologías graves tras la vacunación está aumentando exponencialmente:[7] en solo nueve meses estas vacunas han causado más muertes que todas las vacunas en los últimos treinta años. [8] No solo esto: en muchas naciones, como Israel, por ejemplo [9], el número de muertes después de la vacunación es ahora mayor que el número de muertes por Covid. [10]

    Habiendo establecido que los medicamentos vendidos como vacunas no dan ningún beneficio significativo y, por el contrario, pueden causar un porcentaje muy alto de muertes o patologías graves[11] incluso en sujetos para los que el Covid no representa una amenaza,[12] no creo que podamos concluir que exista una proporcionalidad entre los daños potenciales y los beneficios potenciales.

    Esto significa, por lo tanto, que existe una grave obligación moral de rechazar la inoculación como una causa posible y próxima de daños permanentes[13] o muerte. En ausencia de beneficios, por lo tanto, no hay necesidad de exponerse a los riesgos de su administración, sino que, por el contrario, existe el deber de rechazarlo categóricamente.

5. Nuevos datos sobre la presencia de líneas celulares fetales abortadas

    Recientemente se han publicado revelaciones de ejecutivos de Pfizer que muestran que los sueros genéticos de ARNm contienen material fetal abortado no solo para la producción de la vacuna original, sino también para su replicación y producción a gran escala,[14] y nada sugiere que otras compañías farmacéuticas sean una excepción. El obispo Joseph Strickland[15] también se ha expresado a este respecto, invitando a los fieles a «decir no. No lo voy a hacer solo porque lo ordenes, en eso, quién sabe qué próxima locura surgirá». Esto hace que el uso de estas drogas sea absolutamente inmoral, al igual que es inmoral e inaceptable usar drogas que usan niños huérfanos para la experimentación. [16]

6. Efectos secundarios en madres embarazadas y niños lactantes

    Otro aspecto a considerar es el peligro concreto de efectos secundarios graves en las madres embarazadas y aún más graves en los niños recién nacidos: en los Estados Unidos ha habido 675 abortos espontáneos en madres vacunadas y en el Reino Unido han muerto 521 lactantes. [17] Debemos recordar que para las llamadas vacunas contra el Covid no se puso en práctica la vigilancia activa, sino solo la vigilancia pasiva, que requiere que los pacientes informen ellos mismos los casos adversos; esto significa que los datos sobre los efectos adversos deben multiplicarse al menos diez veces.

7. Componentes de las vacunas

    Me gustaría señalarle que los componentes de los sueros genéticos todavía están ocultos como secretos comerciales, incluso si ya hay múltiples estudios que han analizado el contenido de las vacunas; [18] Por lo tanto, aún no es posible evaluar completamente los otros elementos críticos y sus impactos a largo plazo, porque la experimentación en la población mundial terminará solo en 2023/2025, y no se sabe cuáles son los efectos de la tecnología recién adoptada a nivel genético. [19] La presencia de grafeno en las dosis que se han administrado, reportada por numerosos laboratorios que han analizado su contenido,[20] sugiere que el uso forzado de las llamadas vacunas, junto con el boicot sistemático de los tratamientos existentes de eficacia comprobada[21], sirve al propósito de rastrear a todos los seres humanos vacunados en todo el mundo, que estarán o ya están conectados al Internet de las Cosas[22] por medio de un enlace cuántico de frecuencias de microondas pulsadas de 2,4 GHz o superiores desde torres celulares y satélites. [23] Como prueba de que esta información no es fruto de las fantasías de algún teórico de la conspiración, debe saber que la Unión Europea ha elegido dos proyectos dedicados a la innovación tecnológica como ganadores de un concurso: «El cerebro humano» y «El grafeno». Estos dos proyectos recibirán una financiación de mil millones de euros cada uno durante los próximos diez años. [24]

    Confío en que Su Excelencia, Arzobispo Gómez, tome en seria consideración estas observaciones mías – que me he cuidado de verificar a fondo con médicos católicos altamente calificados[25] – junto con sus hermanos de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos reunidos en Asamblea plenaria del 15 al 18 de noviembre de 2021 en Baltimore, para que la posición oficial de la Iglesia Católica en los Estados Unidos sobre las llamadas vacunas sea revisada y actualizada. Asimismo, pido a Su Eminencia, Cardenal Ladaria, que proceda lo antes posible a la revisión de la Nota de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre la moralidad de ciertas vacunas anti-Covid-19.

    Me doy cuenta de que puede ser extremadamente impopular tomar una posición en contra de las llamadas vacunas, pero como Pastores del rebaño del Señor tenemos el deber de denunciar el horrible crimen que se está llevando a cabo, cuyo objetivo es crear miles de millones de enfermos crónicos y exterminar a millones y millones de personas, basado en la ideología infernal del «Gran Reinicio» formulado por el Presidente del Foro Económico MundialKlaus Schwab y respaldado por instituciones y organizaciones de todo el mundo. [26]

    El silencio de tantos cardenales y obispos, junto con la inconcebible promoción de la campaña de vacunación por parte de la Santa Sede, representa una forma de complicidad sin precedentes que no puede continuar por más tiempo. Es necesario denunciar este escándalo, este crimen contra la humanidad, esta acción satánica contra Dios.

    Con cada día que pasa, miles de personas están muriendo o se están viendo afectadas en su salud por la ilusión de que las llamadas vacunas garantizan una solución a la emergencia pandémica. La Iglesia Católica tiene el deber ante Dios y toda la humanidad de denunciar este tremendo y horrible crimen con la mayor firmeza, dando instrucciones claras y tomando una posición contra aquellos que, en nombre de una pseudociencia subordinada a los intereses de las compañías farmacéuticas y la élite globalista, solo tienen intenciones de muerte. Cómo Joe Biden, quien también se define a sí mismo como «católico», podría imponer la vacunación a 28 millones de niños de 5 a 11años, [27] es absolutamente inconcebible, aunque solo sea por el hecho de que hay prácticamente cero riesgo de que desarrollen la enfermedad SARS-CoV-2. La Santa Sede y las Conferencias Episcopales tienen el deber de expresar una firme condena a este respecto, y también en relación con los efectos secundarios muy graves que pueden resultar para los niños que son inoculados con el suero genético experimental. [28]

    Es igualmente imperativo que haya una intervención de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos destinada a promover la exención religiosa y revocar inmediatamente las prohibiciones impuestas a este respecto por muchos ordinarios a sus sacerdotes. Del mismo modo, todos los requisitos de vacunación para seminaristas y candidatos de comunidades religiosas deben ser revocados. En su lugar, se deben dar directrices claras sobre los peligros relacionados con la administración de la vacuna y sus graves implicaciones morales.

    Estoy seguro de que querrás considerar la gravedad particular de este tema, la urgencia de una intervención iluminada y fiel a la enseñanza del Evangelio, así como la salus animarum que los Pastores de la Iglesia deben promover y defender.

En Christo Rege ,   

    + Carlo Maria Viganò, Arzobispo

Ex Nuncio Apostólico en los Estados Unidos de América

Notas:

[1] Congregación para la Doctrina de la Fe, Nota sobre la moralidad del uso de algunas vacunas anti-Covid-19,21 de diciembre de 2020.

[2] Ibíd.

[3] Senador Ron Johnson:No tenemos una vacuna aprobada por la FDA en los Estados Unidos. La vacuna (Pfizer Comirnaty) disponible en Europa está aprobada, pero la vacuna (Pfizer BNT162b2) utilizada en América solo tiene el uso de autorización de emergencia. – Cfr. https://twitter.com/ChanceGardiner/status/1445262977775534081?s=20

[4] Cf. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32838270/ e https://alloranews.com/covid-19/giuseppe-de-donno-hyperimmune-plasma-doctor-takes-own-life/

[5] Pfizer ahora ha contratado a 22 firmas de cabildeo separadas, todas en Washington, DC, para elaborar una política de drogas en los Estados Unidos. Sí, ese es el #. VEINTIDÓS firmas de cabildeo. Toneladas de altos funcionarios del Congreso y funcionarios de WH han sido reclutados para impulsar la agenda de Pfizer en DC. – Cf. https://twitter.com/JordanSchachtel/status/1444661196792205316

[6] Los fundadores e investigadores de las empresas farmacéuticas han sido reemplazados por fondos de inversión que solo buscan resultados económicos y ahora financian a #OMS y #EMA que deciden sobre las vacunas – Cf. https://twitter.com/CathVoicesITA/status/1448173045248581632?s=20 | En Italia hay 32000 médicos pagados por BigPharma –https://www.ogginotizie.eu/ogginotizie/in-rete-il-report-aifa-32000-medici-pagati-dalle-case-farmaceutiche/

[7] Cf. https://tv.gab.com/channel/white__rabbit/view/breaking-pfizer-scientists-your-covid-antibodies-615b96bcd7e866584941980f y https://www.lifesitenews.com/news/ontario-er-doctor-resigns-over-mandatory-vaccines-and-falsehoods/ médico de > Ontario renuncia por vacunas forzadas, dice que el 80% de los pacientes de ER con problemas misteriosos tenían ambas inyecciones.

[8] Cf. https://twitter.com/alexgiudetti/status/1448528719673430016 y https://theexpose.uk/2021/10/10/comparison-reports-proves-vaccinated-developing-ade/ > Una comparación de los informes oficiales del gobierno sugiere que los completamente vacunados están desarrollando el síndrome de inmunodeficiencia adquirida.

[9] Cf. https://climatecontrarian.com/2021/05/28/revealed-why-the-oxford-astrazeneca-jab-is-even-more-dangerous-than-the-mrna-vaccines/

[10] Las autopsias realizadas en Alemania sobre las muertes después de la vacuna, el estudio de los patólogos, el 50 % de las muertes después de la segunda dosis fueron causadas por la vacuna. – Cf. https://corrierequotidiano.it/cronaca/morti-da-vaccino-patologi-il-50-dopo-la-seconda-dose/

[11] En solo 9 meses, los informes de muertes por preparaciones para Covid-19 han alcanzado el 50 % de TODAS las muertes posteriores a la vacuna administradas en 30 años en los EE. UU. – Cfr. https://infovax.substack.com/p/in-soli-9-mesi-le-segnalazioni-di– Ver también https://wonder.cdc.gov/controller/saved/D8/D188F890

[12] Cf. https://visionetv.it/israele-terza-dose-il-ministero-rassicura-ma-i-cittadini-indignati-replicano-in-massa/ y https://www.gov.il/he/Departments/publications/reports/seav-25092021

[13] Cf. https://twitter.com/bisagnino/status/1448644321327022090?s=20https://infovax.substack.com/p/morti-per-covid-19-prima-e-dopo-lehttps://infovax.substack.com/p/i-tassi-di-miocarditi-post-vaccino

[14] 155 501 reacciones anafilácticas notificadas al VAERS, con un 41 % de los casos atribuidos a Pfizer – Cf.https://twitter.com/ChanceGardiner/status/1446184707964739584?s=20 y (link 

[15] Las tasas de miocarditis posteriores a la vacuna que se encuentran en los jóvenes estadounidenses (12-15 años) son 19 VECES más altas que los valores de fondo normales para estos grupos de edad. – Cfr. https://infovax.substack.com/p/i-tassi-di-miocarditi-post-vaccino | Ver también https://www.sirillp.com/wp-content/uploads/2021/10/Letter-Regarding-Covid-19-Vaccine-Injuries-Dr-Patricia-Lee.pdf | Investigación: Las muertes entre adolescentes varones han aumentado en un 63% en el Reino Unido desde que comenzaron a recibir la vacuna Covid-19 según datos de la ONS. – Cf. https://theexpose.uk/2021/10/04/teen-boy-deaths-increased-by-63-percent-since-they-had-covid-vaccine/

[16] En Turquía, el Dr. Fatih Erbakam, líder del partido Bienestar, denuncia el nacimiento de niños con cola, 3 brazos, 4 piernas, tras la vacunación de los padres, contra el Covid. – Cf. https://www.lapekoranera.it/2021/10/08/turchia-vaccino-dott-fatih-erbakam-i-bambini-nascono-con-la-coda-con-3-braccia-e-4-gambe-video/

[17] La vacuna contra la COVID-19 se desarrolló mediante una línea celular fetal. También lo fueron Tylenol, ibuprofeno… e ivermectina. – Véase https://vajenda.substack.com/p/the-covid-19-vaccine-was-developed | Denunciante de Pfizer publica correos electrónicos que ocultan el uso de «células fetales» del público – Cf. https://thecharliekirkshow.com/columnists/charlie-kirk/posts/pfizer-whistleblower-releases-emails-hiding-fetal-cell-usage-from-public | Pfizer dijo a los científicos que encubrien el uso de tejidos fetales humanos abortados en la fabricación de vacunas, dice el denunciante, cf. https://greatgameindia.com/coverup-aborted-fetal-tissues-vaccines/ y https://twitter.com/ChanceGardiner/status/1446120608970932231 | Impurezas relacionadas con el proceso en la vacuna ChAdOx1 nCov-19. – Cf. https://www.researchsquare.com/article/rs-477964/v1

[18] Obispo de EE.UU. critica a Pfizer después de que correos electrónicos mostraran que la compañía quería ocultar la conexión de Jab con el aborto – Cf. https://www.lifesitenews.com/news/us-bishop-slams-pfizer-after-emails-show-company-wanted-to-hide-jabs-connection-to-abortion/

[19] Pfizer está acusada de experimentar con bebés huérfanos para probar su vacuna contra el Covid-19. – Cf. https://theexpose.uk/2021/10/01/breaking-pfizer-stand-accused-of-experimenting-on-orphan-babies-to-test-their-covid-19-vaccine/

[20] «CDC emite una advertencia urgente recomendando encarecidamente la vacunación de mujeres embarazadas», a pesar de no tener suficientes estudios, 675 abortos en madres vacunadas en EE.UU., 521 en el Reino Unido, bebés que murieron durante la lactancia materna de madres vacunadas, y Pfizer que llevará a cabo el estudio solo en el 2025

Cf. https://twitter.com/ChanceGardiner/status/1443701760833511426?s=20

[21] Ingredientes de la vacuna CoV-19 revelados: La microscopía electrónica de barrido y transmisión revela PEG, óxido de grafeno, acero inoxidable e incluso un parásito.

Cf. https://www.databaseitalia.it/rivelati-ingredienti-dei-vaccini-cov-19-microscopia-elettronica-a-scansione-e-trasmissione-rivela-ossido-di-grafene-acciaio-inossidabile-e-anche-un-parassita/

[22] Véase la entrevista a Jean-Bernard Fourtillan, profesor y experto en farmacología y toxicología:https://twitter.com/Side73Dark/status/1448316251663736840?s=20

[23] Dr. Mariano Amici, Grafeno y óxido peg en vacunas: https://www.marianoamici.com/ossido-di-grafene-e-peg-nei-vaccini/

[24] El profesor Peter McCullough, pionero de la atención temprana, tiene una voz agrietada que evoca el abandono a la muerte de ancianos patients.Cf.https://twitter.com/ChanceGardiner/status/1446240498029670405?s=20

[25] Foro Económico Mundial, Estas son las 10 principales tendencias tecnológicas que darán forma a la próxima década, según McKinsey Cf.https://www.weforum.org/agenda/2021/10/technology-trends-2021-mckinsey

[26] Exclusivo: Patente de Pfizer aprobada para monitorear vacunas en todo el mundo – Cf. https://www.databaseitalia.it/esclusivo-brevetto-pfizer-approvato-per-il-monitoraggio-dei-vaccinati-in-tutto-il-mondo-tramite-microonde-e-grafene

[27] UE: El mayor premio a la excelencia en investigación para los proyectos «Graphene» y «Human Brain» – Cfr. https://www.isprambiente.gov.it/it/archivio/notizie-e-novita-normative/notizie-ispra/2013/01/ue-il-piu-grande-premio-di-eccellenza-nella-ricerca-ai-progetti-grafene-e-cervello-umano | Graphene and Human Brain Project gana el premio a la excelencia en investigación más grande de la historia, mientras continúa la batalla por la financiación sostenida de la ciencia. – Cfr. https://ec.europa.eu/commission/presscorner/detail/en/IP_13_54

[28] Gobierno, Dr. Citro: «O son ignorantes o las órdenes superiores querían a los muertos» – Cfr. https://stopcensura.online/dott-citro-contro-governo-o-sono-ignoranti-oppure-ordini-superiori-volevano-i-morti/

[29] Escuche lo que dijo Bill Gates: https://twitter.com/ZombieBuster5/status/1444245496701272065

[30] La Casa Blanca detalla el plan para vacunar «rápidamente» a 28 millones de niños de 5 a 11 años – Cf. https://www.zerohedge.com/covid-19/white-house-details-plan-quickly-vaccinate-28m-children-age-5-11

[31] Robert W Malone: «Esto es simplemente enfermo. Y desgarrador, tanto literal como figurativamente. Esto debe parar» Cf. https://twitter.com/rwmalonemd/status/1450869124947578880?s=21

Fuente: https://insidethevatican.com/news/newsflash/letter-136-2021-wed-oct-27-vigano-to-gomez/

A TODOS LOS KUN AGÜERO

Lo siento Kun, te ha tocado a tí. Me refiero a que seas tú el referido en este post.

No hay más ciego que el que no quiere ver. Y no va por tí, va por todos los demás. Deportistas jóvenes fallecidos en pleno juego, y otras personas que se están yendo sin avisar. Tú has tenido suerte.

El otro día le explicaba a mi nieta de cinco años un tema delicado (para ella sólo era un ejercicio de parvulitos), pero no para el resto de las personas. Le dije: si en el año 2021, o sea, este año, se ha empezado a vacunar a todo bípedo y los problemas de corazón han subido un 10.000%, ¿a qué es debido el alza de estas enfermedades? Respuesta: A las vacunas.

Informes de pericarditis / miopatía de la vacuna VAERS COVID

Hasta el 22 de octubre de 2021

Fuente: https://openvaers.com/covid-data/myo-pericarditis

https://t.me/famososvictimasvacunas

Aquí una lista a modo de ejemplo de lo que está haciendo la vacuna Covid. Atletas jóvenes. Hay listas de otra clase de famosos y sobre todo de muertes de personas anónimas por fallos cardíacos.

04.06.2021 Italia: El ex-profesional Giuseppe Perrino, de 29 años, se derrumba durante un partido benéfico por su hermano fallecido y muere.

7.6.21, Alemania 38 años
El profesional de tenis de mesa Michael Schneider muere de forma repentina e inesperada .

12.6.21, Dinamarca, 29 años
El futbolista Christian Eriksen se desploma sin vida durante un partido de la Eurocopa – se le puede reanimar si necesita un marcapasos para el resto de su vida.

22.6.21, Hungría, 18 años
El futbolista Viktor Marcell Hegedüs muere mientras calienta para el entrenamiento en Hungría.

14.07.21, Países Bajos, 31 años
El campeón olímpico de patinaje de velocidad Kjelt Nuis, gravemente enfermo tras la vacunación, con problemas cardíacos en el hospital.

16.07.21, Egipto
El futbolista Imad Bayumi murió durante un partido amistoso en Egipto.

22/07/21, Alemania, 36 años
El 22 de julio se enfrentaron el SV Olympia Schlanstedt y el Germania de Kroppenstedt. Durante el partido, el jugador del Schlanstedts Nicky Dalibor sufrió un colapso y tuvo que ser reanimado en el campo.

23.07.21, Alemania, 27 años
Tim B. del SV Hamberge (Schleswig-Holstein) se desploma tras regresar de un torneo de fútbol y muere.

24.07.21, Alemania
Un jugador del TuS Hoberge-Uerentrup (Bielefeld) se desploma en el campo con un paro cardíaco.

31/07/21, Países Bajos, 19 años
La jugadora de balonmano Whitnée Abriska, de 19 años, muere de un paro cardíaco justo antes de un vuelo.

02.08.21, Bélgica, 18 años
Rune Coghe (18 años), del Eendracht Hoglede (Bélgica), sufre un ataque al corazón durante el partido

02.08.21, Austria, 18 años
Un jugador anónimo de 18 años de Burgenland (Austria) se desploma en el terreno de juego y puede ser rescatado gracias al uso de un helicóptero.

08/06/21, Alemania
jugador de la liga de distrito del SpVgg. Oelde II tiene que ser reanimado por su rival .

14.08.21, Bélgica, 37 años
El ex futbolista profesional francés Franck Berrier, de sólo 37 años, fallece a causa de varios infartos mientras jugaba al tenis .

15.08.21 Alemania
El entrenador de porteros del SV Niederpöring sufre un infarto tras un entrenamiento .

16/08/21 Francia 24 años
El profesional del Burdeos Samuel Kalu sufre un paro cardíaco durante un partido de la Ligue 1

18.08.21, Bélgica, 25 años
El futbolista belga Jente Van Genechten (25 años) sufre un paro cardíaco en los primeros compases de un partido de copa .

21.08.21, Turquía, 31 años
Fabrice N’Sakala (31 años), del Besiktas de Estambul, se desploma en el terreno de juego sin intervención del adversario y tiene que ser trasladado al hospital

22.08.21, Italia, 29 años
Pedro Obiang, del club italiano de primera división Sassuolo Calcio, tras la vacunación de Covid con miocarditis en el hospital .

22.08.21, Venezuela, 30 años
La campeona nacional de maratón venezolana Alexaida Guedez muere de un ataque al corazón durante una carrera de 5.000 metros.

24.08.21, Luxemburgo, 29 años
José dos Reis, jugador del Red Black Pfaffenthal (Luxemburgo) se desmaya en el campo y tiene que ser reanimado.

29/08/21, Alemania
En la Liga C de Dillenburg ( Hesse Central) un jugador de Hirzenhain se desploma , el partido es cancelado.

09/05/21, Francia, 16 años
Diego Ferchaud (16 años) del ASPTT Caen sufre un paro cardíaco en un partido de la liga sub-18 en Saint-Lô.

06.09.21, Austria
E ljugador del ASV Baden (Baja Austria) se desploma en el campo y tiene que ser reanimado .

06.09.21, Italia, 16 años
Un jugador de fútbol sin nombre de 16 años en Bérgamo sufre una parada cardíaca

06.09.21, Bélgica, 27 años
El jugador de fútbol amateur belga Jens De Smet (27 años), de Maldegem, sufre un infarto durante el partido y fallece en el hospital.

06.09.21, Italia, 13 años
Un jugador de fútbol de 13 años del club Janus Nova de Saccolongo (Italia) se desploma en el campo con un paro cardíaco

07.09.21, Gran Bretaña, 17 años
el jugador de fútbol de 17 años Dylan Rich muere de un doble ataque al corazón durante un partido en Inglaterra .

09.09.21, Alemania
El jugador del Birati Club Münster sufre en un partido de la liga regional contra el FC Nordkirchen II el destino de Eriksen: colapso con paro cardíaco. El partido se cancela

09/10/21, Alemania, 24 años
Lucas Surek (24) del BFC Chemie Leipzig sufre una miocarditis .

09/11/21, Francia, 49 años
Ain / Francia: Frédéric Lartillot sucumbe a un ataque al corazón tras un partido amistoso en los vestuarios

09/11/21, Italia, 45 años
Andrea Astolfi, director deportivo del Calcio Orsago (Italia), sufre un infarto fulminante al volver de un entrenamiento y fallece a los 45 años sin ninguna enfermedad previa

09/11/21, Dinamarca, 22 años
Abou Ali (22 años) sufre un colapso cardíaco durante un partido de fútbol en Dinamarca

21/11/09, Países Bajos, 19 años
El jugador de hockey sobre hielo Sebastiaan Bos fallece de forma repentina e inesperada .

13/9/21, Alemania
Anil Usta, del VfB Schwelm (Ennepetal), se rompe en el campo con problemas cardíacos

13.09.21, Francia 33 años
Dimitri Liénard del FC Strasbourg se desploma con problemas cardíacos en un partido de la Ligue 1 .

14.09.21, Estados Unidos 37 años
El ex profesional de la NFL Parys Haralson fallece repentina e inesperadamente a los 37 años .

18.09.21, Alemania 25 años
Kingsley Coman (25 años), del FC Bayern de Múnich, es operado del corazón tras sufrir una arritmia.

18.09.21, Canadá 25 años
El futbolista universitario canadiense Francis Perron fallece poco después de un partido .

19.09.21, Francia 19 años
Un jugador de fútbol del FC Nantes de 19 años sufre una parada cardíaca durante un entrenamiento

19.09.21, Alemania
El entrenador de voleibol Dirk Splisteser, del SG Traktor Divitz, se desmaya en el banquillo

21.09.21, Augsburgo
árbitro asistente de un partido de la Kreisliga Augsburg en Emersacker , se desploma con problemas cardíacos

21/09/21, Alemania
En el partido de clasificación para el Mundial femenino entre Alemania y Serbia en Chemnitz, la juez de línea inglesa Helen Byrne, con problemas cardíacos, tiene que ser sacada del campo

27/09/21, Alemania Se suspende el partido
por paro cardíaco del árbitro en un partido del Lauber SV (distrito de Donauwörth)

27.09.21, Italia, 20 años
joven piloto sufre un paro cardíaco al final de un torneo .

28.09.21, Alemania, 17 años
Un jugador de fútbol de 17 años del JSG High Hagen se reanima en Hannoversch Munden durante un partido

28.09.21, Italia, 53 años
53 años de edad, entrenador de fútbol Antonello Campus se rompe en Sicilia durante la práctica con su equipo juvenil y muere

28.09.21, EEUU, 16 años
adolescente dos veces vacunado se derrumba mientras jugaba al fútbol y muere un poco más tarde.

29/09/21, Alemania
El líder del equipo, Dietmar Gladow, de Thalheim (Bitterfeld), sufre un infarto mortal antes del partido

29/09/21, ESTADOS UNIDOS
Un jugador de fútbol de la escuela secundaria se desploma durante el entrenamiento y muere en el hospital.

30/09/21, Alemania
Un jugador se desplomó durante el partido de la liga regional A 2 entre el SV Hoßkirch y el TSV Sigmaringendorf. Sufrió una parada cardíaca y tuvo que ser reanimado .

1.10.21, Alemania, 15 años
el joven portero Bruno Stein del FC An der Fahner Höhe de Gräfentonna, Turingia , fallece a los 15 años .

3.10.21, Austria, 64 años
fallece de forma repentina e inesperada el ex-entrenador de porteros y últimamente cazatalentos Ernst Scherr .

4.10.21, Alemania, 42 años
Alexander Siegfried, del VfB Moschendorf, fallece repentina e inesperadamente.

7.10.21, Italia, 17 años
Un atleta de 17 años de Colverde se desploma mientras se entrena con un paro cardíaco .

8/10/21, Francia, 49 años
Un jugador del SC Massay sufre un infarto mortal durante el partido .
💉💉☠⚰
https://t.me/famososvictimasvacunas

9.10.21, México
El caddie Alberto Olguín se desploma en el campo de golf tras sufrir un infarto. Se dice que es la segunda muerte de este tipo en un corto período de tiempo.

9.10.21, Inglaterra, 29 años
El delantero profesional del Shrewsbury Ryan Bowman tiene que ser atendido con un desfibrilador tras media hora de juego con problemas cardíacos extremos.

10.10.21, Italia, un jugador de fútbol de 18 años
jugador de fútbol se desmaya repentinamente en el campo, es reanimado por su compañero de equipo .

10/10/21, Francia, 40 años
Un jugador del Saint-James sufre un ataque al corazón después de calentar .

21/10, Italia, 59 años
Un corredor de fondo de Biella muere de insuficiencia cardíaca durante una carrera.

10.10.2021, Alemania
En el partido entre el Wacker Mecklenbeck y el Fortuna Freudenberg de la Liga Femenina de Westfalia , una jugadora se desploma poco antes del final sin que el rival pueda influir.

12.10.21 Alemania, 25 años
el portero del HC TuRa Bergkamen, Lukas Bommer, fallece repentina e inesperadamente .

13.10.21, México, 16 años
El estudiante Héctor Manuel Mendoza muere de un infarto mientras entrena .

14.10.21, Brasil, 18 años
El joven futbolista profesional Fellipe de Jesus Moreira sufre un doble infarto y lucha por su vida.

14.10.21, Italia, 27 años
El multicampeón de ciclismo Gianni Moscon tiene que ser operado a causa de graves arritmias cardíacas .

14.10.21, Italia, 53 años
Un futbolista de AH sufre un infarto mientras se entrena .

15.10.21, Estados Unidos, 14 años
La jugadora de fútbol de 14 años Ava Azzopardi se desmayó en el campo y ahora lucha por su vida en coma artificial.

16.10.21, Francia, 54 años
El jugador de AH Christophe Ramassamy muere de un ataque al corazón durante un partido .

17.10.21, Francia, 41 años
Un jugador de fútbol se desplomó en el campo y murió , aparentemente debido a un paro cardíaco.

28.10.21, Alemania,
El co-entrenador del Hertha BSC, Selim Levent, fallece repentina e inesperadamente mientras estaba de vacaciones .

28.10.21, EEUU, 12 años
El niño de 12 años Jayson Kidd se desplomó durante un entrenamiento de baloncesto y falleció posteriormente.

30.10.21, España, 33 años
El delantero Kun Agüero del FC Barcelona tuvo que ser sustituido en un partido por problemas cardíacos . Ahora estará mínimo 3 meses de baja y no se sabe si podrá volver a jugar.
💉💉☠⚰
https://t.me/famososvictimasvacunas

Más: https://www.notonthebeeb.co.uk/post/surge-of-sports-people-worldwide-suffering-unexpected-ill-health

G.R.M.

DEMOSTRADO, LAS VACUNAS CONTIENEN ÓXIDO DE GRAFENO (CAMPRA)

Informe científico definitivo a día de hoy del Doctor Campra.

https://www.dropbox.com/s/b3kbszxvjg1hebl/1-INFORME_T%C3%89CNICO_FINAL_DETECCI%C3%93N_DE_GRAFENO_EN_VACUNAS_COVID.pdf?dl=0

https://www.researchgate.net/publication/355684360_Deteccion_de_grafeno_en_vacunas_COVID19_por_espectroscopia_Micro-RAMAN

https://www.laquintacolumna.net/

¡¡¡ESTAMOS EN GUERRA!!!

Hay valientes, héroes en todas las profesiones de esta guerra, el autor de esta maravillosa viñeta, el australiano Michael Leunig, fue DESPEDIDO por publicarla. Es tan GRAVE que esto ocurra que hasta el más creyente covidicio y/o covidiota debería empezar a rebelarse contra ella. La tiranía globalizadora.

https://t.me/Psicosfera

‘Como ver una película de terror’: objeto con tentáculos en movimiento, fragmentos metálicos encontrados en ‘vacunas’ COVID

Fecha: 23 de octubre de 2021

Autor: Informe Nwo

Fuente: Emily Mangiaracina

La Dra. Carrie Madej echó un vistazo al contenido de las inyecciones de Moderna, Pfizer y J&J bajo un microscopio, y lloró después de confirmar con un segundo lote lo que había visto en el primero.

LifeSiteNews ) – Una internista que miró varios pinchazos de COVID bajo un microscopio está dando la voz de alarma después de su descubrimiento de objetos extraños no identificados en las tomas, incluidos fragmentos metálicos, estructuras «parecidas al grafeno» en cada pinchazo y un tentáculo que se mueve criatura parecida a un organismo en el jab de Moderna.

La Dra. Carrie Madej, quien dijo haber examinado el contenido ampliado de las tomas de Moderna, Pfizer y Johnson & Johnson, encontró «muy molesto» ver cosas en cada golpe que los fabricantes no han sido francos, tan molesto que ella Dijo que lloró luego de verificar con una segunda tanda de disparos lo que había visto en la primera.

Ella  explicó  en el programa Guiso Peters que se le preguntó por primera vez por un laboratorio local de Georgia para examinar al microscopio el contenido de un vial “fresco” Moderna, que se verificó fue modificado antes de ser colocado en una lámina portaobjetos bajo un microscopio compuesto. “No se agregó nada a la solución, no se diluyó nada”, dijo.

“Primero se veía simplemente translúcido. Y luego, a medida que pasaba el tiempo, durante dos horas, aparecieron los colores. Nunca había visto nada como esto. No sucedió ninguna reacción química. Era de un azul brillante y púrpura real, amarillo y, a veces, verde ”, dijo.

Más tarde compartió que cuando preguntó a los ingenieros de nanotecnología de qué podrían provenir los colores brillantes emergentes, los ingenieros dijeron que «lo único que sabían que podía hacer eso» era una luz blanca, con el tiempo, provocando una reacción en «un material superconductor . » En este caso, señaló Madej, la luz blanca provenía del propio microscopio.

Señaló que un ejemplo de sustancia superconductora sería «un sistema informático inyectable».

Madej prosiguió: “Estas fibras aparecían cada vez más. Algunas de las fibras tenían una pequeña estructura de cubo, no estoy seguro de qué era eso. Y también había fragmentos metálicos allí. No eran fragmentos metálicos que estoy acostumbrado a ver, eran exóticos. Eran muy opacos «.

Con el tiempo, dijo Madej, «todas las partículas, todos estos colores comenzaron a moverse hacia el borde» de la diapositiva de la cubierta. “Había un autoensamblaje en marcha, las cosas estaban creciendo. Parecían sintéticos «.

Madej notó algo más bastante extraño: “Había un objeto u organismo en particular, no estoy seguro de cómo llamarlo, que tenía tentáculos saliendo de él. Pudo levantarse del portaobjetos de vidrio. Parecía ser consciente de sí mismo, o ser capaz de crecer o moverse en el espacio «.

Lo encontró perturbador, pero dijo que pensó: «Tal vez fue una casualidad de alguna manera, tal vez solo fue ese vial».

Algún tiempo después, el mismo laboratorio obtuvo más viales de un lote diferente de inyecciones de Moderna, así como un vial de J&J. A Madej le preocupaba ver las mismas cosas que había observado en el primer vial.

“Apareció otra de esas estructuras parecidas a tentáculos”, dijo. “Esto ahora estaba completamente debajo del cubreobjetos, por lo que no había movimiento porque no estaba en el borde, pero no podía creer que vi otro. La misma cosa.» Madej también vio aparecer los “mismos colores” con el tiempo, así como las fibras.

En el frasco de J&J, dijo Madej, había “definitivamente una sustancia que se parecía al grafeno. Todos tenían estructuras similares al grafeno allí. Ya sea que lo fueran o no, no tengo la capacidad de probarlos para saberlo en este laboratorio, pero eso es lo que parecían ser «.

El contenido del vial también tenía «sustancias grasas, una sustancia pegajosa parecida a un pegamento que se consideraría un hidrogel en ambos». 

El vial de J&J “también tenía colores”. “Sus colores eran diferentes, como un tipo de color pastel fluorescente. Una vez más, también hay muchas estructuras sintéticas «. Madej también notó muchas «estructuras de anillos esféricos» en el contenido de J&J.

“Nunca había visto nada como esto antes. Se supone que no deben estar en estas inyecciones. ¿Qué le van a hacer a alguien? ¿Qué le van a hacer a un niño? Comencé a llorar cuando los vi por segunda vez bajo un microscopio, porque era la confirmación de todo lo que vi la primera vez ”, dijo Madej.

Madej apareció nuevamente en el programa de Stew Peters el 20 de octubre para discutir sus hallazgos de un frasco de jab de Pfizer, así como otro frasco de J&J. “Lo que veo en todos estos fabricantes son sustancias sintéticas, como el grafeno, también estos tubos de nanocarbono”, dijo Madej.

«En este vial en particular de J&J», Madej vio «esferas redondas, que no eran burbujas de aire». Continuó: «Hay muchos de estos anillos y, a medida que pasaba el tiempo, se volvían más y más delgados y se expandían y finalmente sacaban algo de material gelatinoso. No estoy segura de qué era, pero había diferentes tipos de cosas dentro de estos. esferas. Así que son casi como una estructura de entrega, eso es lo que estaban haciendo «.

En uno de estos anillos, Madej vio lo que «parecía un organismo traslúcido que iba y venía». Madej primero «pensó que era otro parásito del agua», pero después de seguir observando sus movimientos, «pensó que tal vez se estaba moviendo de una manera más robótica».

Madej vio “el mismo tipo de cosas sintéticas” en el jab de Pfizer, así como “algo que se parece a la teslaforesis. Ahí es cuando estas pequeñas partículas metálicas negras parecidas al grafito comienzan a fusionarse en cuerdas, como una telaraña. Lo hacen a través de cualquier fuerza externa: podría ser luz, podría ser una fuerza magnética, podría ser un impulso, como una frecuencia. De todos modos, todas estas pequeñas partículas se fusionarían y formarían su propia red neuronal, o sus propias fibras o cables «.

Después de escuchar los hallazgos de Madej y ver la documentación de fotos y videos que proporcionó, Peters comentó: «Es como si estuviera viendo una película B seriamente mala, un thriller de terror».

¿Son las criaturas con tentáculos de la ‘vacuna’ Moderna experimentos de hidra ‘inmortales’?

Madej cree que la entidad con tentáculos que encontró en los golpes de Moderna tiene una conexión con el organismo  hydra  vulgaris . “Es uno de los organismos modelo que a los transhumanistas les gusta estudiar y mirar. Sienten que este es un organismo asombroso para la humanidad ”, dijo Madej, en parte porque“ es inmortal en el laboratorio ”y“ produce continuamente sus propias células madre ”.

“Nunca se detiene. Puedes cortarlo en pedacitos, ponerlo en una placa de Petri y se forma una y otra vez ”, continuó. «Están pensando, ¿no sería genial si pudiéramos poner esto dentro del genoma de un cuerpo humano, y luego, si tu mano fuera cortada por un trauma, podrías desarrollar una nueva mano».

La otra razón por la que los transhumanistas están interesados ​​en la hidra, dijo Madej, es que «tiene su propia red neuronal», que parece un nervio humano, y cuando [reunidos] «pueden formar una red en malla, en realidad pueden comunicarse entre ellos. entre sí, casi como si tuvieras tu propia intranet dentro de tu cuerpo «. Señaló que entonces “algo externo podría afectarlo, como un impulso, una frecuencia, algo de 5G, una luz, un imán. ¿Y si algo influyera en esa red de comunicación? «

El 21 de octubre, Karen Kingston  señaló  en el programa Stew Peters que los Institutos Nacionales de Salud (NIH), que  poseen  una participación del 50% en la vacuna mRNA-1273 de Moderna y que ayudaron a desarrollarse bajo el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) ) dirigido por el Dr. Anthony Fauci, «ha patrocinado la investigación sobre la hidra durante más de dos décadas».

De hecho, el NIH tiene una  subsección completa  de su sitio web dedicada al Proyecto Hydra 2.0 Genome.

Kingston también señaló un estudio que encontró que Hydra tiene «aproximadamente la misma cantidad de genes que los humanos, compartiendo muchos de los mismos», y que también encontraron en los genes de Hydra «relacionados con la enfermedad de Huntington» y con la formación de placa observada en Enfermedad de Alzheimer. Ella comparó los síntomas asociados con estas enfermedades con los que experimentan algunos que han recibido golpes de COVID, como temblores corporales, en aquellos que han «perdido el control de su sistema neurológico».

Ella cree que las personas están siendo inyectadas a través de las inyecciones de COVID con «hidra transgénica», que ella describe como un organismo con ADN de otro organismo incorporado.

Hallazgos de la ‘estructura del parto’ de otro médico en Johnson & Johnson jab 

Madej no es el primero en observar objetos metálicos no identificados, sustancias similares al grafeno, partículas autoensambladas y entidades similares a organismos en los pinchazos COVID.

La Dra. Jane Botha  informó  en el programa de Stew Peters el 4 de octubre que cuando puso una gota de un frasco de inyección de J&J bajo el microscopio y dejó la gota descubierta, vio «discos negros muy simétricos» que «parecen estar unidos». por lo que Peters notó parecían ser conectores de metal.

Botha no sabía qué pensar de lo que estaba viendo, pero notó que reflejaban la luz cuando se observaban bajo un campo oscuro y que parecían «autoensamblarse». Vio los mismos discos cuatro veces diferentes, usando cuatro gotas diferentes del mismo vial.

Cuando la muestra se secó, dijo Botha, ya no podía ver las estructuras del disco, pero «comenzaron a formarse líneas negras».

Botha estaba especialmente preocupada por lo que encontró porque cuando vio el fluido del pinchazo a través de una técnica de microscopio diferente, las “estructuras negras” de aspecto más amorfo parecían ser “exactamente la misma estructura” que observó en la sangre de sus pacientes pinchados que estaban experimentando síntomas después de las inyecciones de COVID. Estos síntomas incluyeron coágulos de sangre, dificultad para respirar, dolor de nervios, trombosis severa, embolias severas y dificultades cognitivas, incluyendo pérdida de memoria y depresión.

La investigadora farmacéutica, la Dra. Jane Ruby, compartió en el programa Stew Peters el 6 de octubre que las personas han realizado «búsquedas inversas» y han «reunido mucha ciencia diferente para demostrar que se trata de una tecnología que se llama microburbujas», que dice. es un sistema de administración utilizado para el cuerpo humano.

Ruby dijo que la Dra. Botha «tiene la hipótesis» de que la razón por la que ya no podía ver los discos, sino sólo las líneas negras una vez que se secaba la muestra del pinchazo de J&J, es que «tal vez estaban programados para abrirse» y «derramar su contenido, su carga útil «.

Esta hipótesis se correspondería con la observación del Dr. Madej en la muestra de «anillos» de J&J jab de que «a medida que pasaba el tiempo, se volvían más y más delgados y se expandían y luego finalmente extruían algo de material gelatinoso», que describió como «casi como una estructura de entrega «.

El International Journal of Pharmaceutical Sciences and Research ha publicado una » descripción general » del «concepto de microburbujas como un sistema de administración de medicamentos», que describe las microburbujas como un «tipo esférico pequeño de burbuja», «capaz de penetrar incluso en los capilares sanguíneos más pequeños y liberar fármacos o genes, incorporados en su superficie, bajo la acción del ultrasonido ”.

Hallazgos repetidos de sustancias similares al óxido de grafeno en pinchazos

Otros han observado sustancias en los golpes de COVID que creen que son óxido de grafeno, que se ha  demostrado  en varios experimentos que tiene efectos tóxicos.

El primer hallazgo de este tipo que salió a la luz fue la  observación  del Dr. Pablo Campra Madrid, publicada en el blog español  La Quinta Columna,  que el contenido de lo que fue etiquetado como un pinchazo de Pfizer, visto bajo un microscopio electrónico, “presenta [ed ] una gran similitud con imágenes de óxido de grafeno de la literatura obtenidas por la misma técnica TEM, con aumentos similares ”.

Agregaron que en ambas imágenes “se puede observar una intrincada matriz o malla de láminas flexibles translúcidas dobladas”. Los investigadores concluyeron que aunque la «microscopía no proporciona evidencia concluyente», «proporciona una fuerte evidencia de la probable presencia de derivados del grafeno».

El óxido de grafeno, uno de los muchos derivados del grafeno, es elogiado por sus cualidades que se prestan bien a aplicaciones biomédicas como biosensores, administración de fármacos y transferencia de material genético. Por ejemplo, el Comité Asesor Científico  describe  el diseño realizado por investigadores del Centro Nacional de Neurociencia y Tecnología en China de un «hidrogel que contiene una vacuna de ARN» que utiliza óxido de grafeno, favorecido al menos en parte por su «alta eficiencia de carga de fármacos». debido a su «gran superficie».

De hecho,  se ha dedicado un estudio completo  al «potencial de los materiales basados ​​en grafeno para combatir el COVID-19», que afirma que «el grafeno y los materiales relacionados con el grafeno (GRM) exhiben extraordinarios efectos fisicoquímicos, eléctricos, ópticos, antivirales, antimicrobianos, y otras propiedades fascinantes que los justifican como candidatos potenciales para el diseño y desarrollo de componentes y dispositivos de alto rendimiento necesarios para la pandemia de COVID-19 y otras calamidades futuristas «.

Dr. Robert Young, un Ph.D. y médico naturópata, también ha  examinado  cada pinchazo COVID disponible con microscopía y espectroscopía de rayos X, encontrando objetos en la muestra de Pfizer que tienen similitudes con imágenes de óxido de grafeno. Las imágenes del microscopio y el contenido químico / elemental que encontró a través de la espectroscopia de rayos X lo llevaron a creer que el pinchazo de Pfizer contiene óxido de grafeno.

El Dr. Ruby ha notado que varios  estudios  han  encontrado  efectos tóxicos del óxido de grafeno, incluida su tendencia a provocar la coagulación de la sangre.

Un estudio de 2016   titulado «Toxicidad de las nanopartículas de la familia del grafeno: una revisión general de los orígenes y mecanismos» ha señalado que «debido a su tamaño nanométrico, los GFN pueden llegar a órganos más profundos al atravesar las barreras fisiológicas normales», como «la sangre-cerebro barrera y barrera hematoplacentaria «.

El estudio encontró que «el óxido de grafeno (GO) puede provocar una respuesta inflamatoria aguda y una lesión crónica al interferir con las funciones fisiológicas normales de órganos importantes». “Muchos experimentos han demostrado que los GFN tienen efectos secundarios tóxicos en muchas aplicaciones biológicas”, concluyó.

La propia publicación oficial de la Administración de Drogas y Alimentos de Taiwán (TFDA) también ha  señalado  los efectos tóxicos del óxido de grafeno.

Cabe señalar que Graphene Flagship, financiado por la Unión Europea, ha descrito uno de los principales desarrollos del uso del grafeno como su contribución a los “transmisores y receptores” 5G: “Los transmisores y receptores de ultra alta capacidad que usan grafeno ofrecen una solución única para futuras comunicaciones 5G ”,  dice \ el desarrollo de 2018 en la línea de tiempo del grafeno.

La contribución del grafeno a los “transmisores y receptores de datos” 5G también ha sido  discutida  por el portal de noticias científicas de Radiodifusión Pública de Estonia Novaator.

Fuente: https://nworeport.me/2021/10/23/like-watching-a-horror-thriller-moving-tentacled-object-metallic-fragments-found-in-covid-jabs/

Visto: https://t.me/s/laquintacolumna

El informe del gobierno del Reino Unido eliminado celebra cómo al público le encanta «conformarse»

Escrito por Paul Joseph Watson a través de Summit News,

Un informe gubernamental eliminado que explora cómo hacer que el público modifique su comportamiento para aceptar la nueva ‘economía verde’ revela cómo las restricciones de COVID-19 han creado una población con una «profunda reverencia» por la autoridad y una «poderosa tendencia a conformarse».

El informe fue publicado inadvertidamente por el gobierno británico antes de ser retirado apresuradamente, pero numerosos periodistas pudieron recuperar su contenido.

El documento exploró cómo convertir la psicología del comportamiento en un arma para ‘empujar’ al público a tomar medidas de apoyo y adoptar comportamientos sin que ellos sepan explícitamente que están siendo manipulados.

La investigación encontró que las mismas técnicas que usó el gobierno para obligar a las personas a aceptar el encierro podrían usarse para hacer que cambien sus estilos de vida en nombre de la prevención del cambio climático.

Bajo el título «principios para un comportamiento exitoso», el documento señaló;

“Las declaraciones, acciones y leyes del gobierno dan forma poderosamente a las percepciones del comportamiento normativo y aceptable. Por ejemplo, incluso con una gran cantidad de críticas públicas, muchos todavía percibían la aprobación del gobierno como el criterio para un comportamiento seguro durante el COVID-19 ‘se nos permite hacer esto ahora [así que debemos estar seguros] …’. Esto revela, para muchos, una profunda reverencia por la autoridad gubernamental legítima, independientemente de las opiniones políticas personales. «

Si bien los trucos de relaciones públicas, como vacunar a los funcionarios en vivo por televisión, funcionaron para convencer a la gente de la narrativa, se descubrió que la hipocresía de la élite (funcionarios públicos que violan las reglas de encierro) causa un daño significativo a la confianza pública.

“La hipocresía percibida puede hacer mucho para socavar los esfuerzos para generar participación y apoyo públicos. Esto se observó durante la pandemia de COVID-19 cuando figuras de autoridad prominentes rompieron las pautas, lo que provocó reducciones cuantificables en el cumplimiento público y cambios de actitud «.

“La política verde tiene problemas de reputación profundamente arraigados similares con la hipocresía de la élite”, señala  Breitbart .

“Una característica común de las cumbres sobre el cambio climático ha sido la llegada de asistentes de alto perfil en aviones privados o del gobierno, una desconexión entre palabra y acción que parece poco probable que desaparezca en el corto plazo”.

El documento concluyó que las personas pueden ser fácilmente «empujadas» a cambiar su comportamiento en respuesta a los anuncios del gobierno y «tienen una poderosa tendencia a conformarse».

La investigación también descubrió que incluso si el público no desea cambios forzosos en el estilo de vida, la mayoría tiende a alinearse con el nuevo status quo con bastante rapidez de todos modos.

El informe fue preparado por el Behavioural Insights Team (BIT), un organismo cuasi gubernamental que fue parte del  esfuerzo  por utilizar métodos «totalitarios» y «poco éticos» para infundir miedo en la población como un medio para asustarlos para que cumplan con el encierro. normas.

Un grupo relacionado, el equipo del Scientific Pandemic Insights Group on Behaviors, advirtió al comienzo del primer encierro que «un número sustancial de personas todavía no se siente lo suficientemente amenazado personalmente [por Covid-19]».

«El nivel percibido de amenaza personal debe incrementarse entre aquellos que son complacientes, usando mensajes emocionales contundentes», agregó el grupo, lo que llevó a numerosas campañas de propaganda espeluznantes que exageraron la amenaza de COVID para intimidar al público hasta someterlo por completo.

En resumen, el público es en gran parte irreflexivo, dócil y dócil, y se puede hacer que acepte casi cualquier cosa siempre y cuando sea bombardeado con la propaganda adecuada.

Maravilloso.

Fuente: https://www.zerohedge.com/political/deleted-uk-government-report-celebrates-how-public-loves-conform